Version classiqueVersion mobile

América Latina en la Internacional Comunista 1919-1943

 | 
Víctor Jeifets
, 
Lazar Jeifets

Prefacio

Texte intégral

  • 1 Lazar S. Jeifets, Latinskaia Amerika v orbite kominterna. Opyt biograficheskogo slovar’a. Moscú, I (...)

1El origen de este diccionario lo constituye un libro que apareció hace más de diez años sin que la comunidad científica le prestara la atención necesaria. Editado en ruso y en un momento de gran desinterés por la historia del comunismo, el libro fue fruto de tres décadas de investigación sobre el movimiento comunista en América Latina en la época de la Internacional Comunista (Comintern, 1919-1943).1 Su autor, Lazar S. Jeifets, recogió en las bibliotecas y archivos de la ex Unión Soviética y de la Federación de Rusia, datos biográficos de varios centenares de comunistas, principalmente del subcontinente que, a través de sus actividades políticas, habían entrado en contacto con la sede de la Comintern en Moscú.

2La idea de escribir tal diccionario había aparecido años antes, mientras Lazar preparaba su tesis doctoral. En la ocasión, el asesor de la tesis -catedrático de la Universidad Estatal Leningradense, Herzen Yuri Egorov- le propuso formar un breve apartado biográfico que sirviera de anexo a su trabajo. Más tarde, el material fue incrementado con otros datos, usándose solamente en el cotidiano de la investigación y la enseñanza, sin que se considerara un futuro libro.

3Un nuevo impulso fue dado con la preparación de la antología documental La Comintern y América Latina, por parte del Centro de Estudios Latinoamericanos del Instituto de Historia Universal de la Academía de Ciencias Rusa, preparada por un colectivo encabezado, en aquel entonces, por Nikolai P. Kalmykov, Igor I. Yanchuk y Evgeni A. Larin. Una parte pequeña del material biográfico ya reunido, fue publicada como anexo en esa antología.

4Fue entonces cuando se hizo evidente la necesidad de elaborar una guía para investigadores rusos y extranjeros que les ayudara a orientarse en el enorme conjunto documental del Archivo de la Comintern. Años después, un colega y amigo alemán, Jürgen Mothes, propuso internacionalizar el proyecto, iniciándose así una nueva etapa de colaboración en el área de estudios sobre el pasado cominterniano latinoamericano.

5En efecto, la idea de un proyecto internacional de investigación sobre el comunismo en América Latina, surgió de la comunicación con el historiador de Leipzig (RDA), Jürgen Mothes, aún antes de la caída del muro. La apertura parcial de los archivos de Moscú, a partir del año 1992 -en particular del antiguo Instituto para el Marxismo-Leninismo (ZPA-IML) con sus fondos sobre la Comintern- abrió nuevas perspectivas y facilitó la colaboración con especialistas e instituciones de Europa Occidental.

  • 2 Más informaciones sobre el acuerdo entre el Instituto de sociología (Prof. Klaus Meschkat), el Ins (...)

6Más tarde, en el marco de un proyecto ruso-alemán de cuatro años (1998-2002), y gracias a un acceso privilegiado a los archivos personales que la sección de cuadros de la Comintern había acumulado sobre sus colaboradores, tuvimos la oportunidad de consultar los expedientes personales del fichero «América Latina», en el Archivo Estatal Ruso de Historia Sociopolítica (RGASPI, antiguo IML).2

  • 3 Jeifets L., Jeifets V. y Huber P. La Internacional Comunista y América Latina, 1919-1943. Dicciona (...)

7Fruto de ello, apareció, en idioma castellano, una versión del diccionario mencionado, organizado y revisado por tres investigadores: los rusos, Lazar y Victor Jeifets, y el suizo, Peter Huber.3 Sin embargo, posteriores trabajos de archivo, así como la aparición de nuevas memorias y fuentes documentales, hicieron necesario replantear los temas tocados en esa obra, ampliándola con materiales antes desconocidos, además de corregir erratas encontradas por lectores y autores. Queremos agradecer a nuestro amigo Peter Huber, quien no solamente nos inspiró en preparar la edición del libro en Suiza, sino también, facilitó ciertos trámites editoriales. A él, principalmente, le debemos la corrección de varias biografías de cominternianos de orígen español y francés.

*

8El presente diccionario reúne acerca de 1.500 biografías de comunistas latinoamericanos; de comunistas extranjeros que se ocuparon en Moscú de asuntos latinoamericanos o fueron enviados al subcontinente en misiones políticas.3 Dentro de lo posible, según los datos encontrados, y siempre en el mejor de los casos, hemos intentado estructurar cada biografía en el orden siguiente:

  • Apellido
  • Nombre
  • Seudónimos
  • Fecha y lugar de nacimiento
  • Fecha y lugar de fallecimiento
  • Origen social
  • Formación profesional

9En varios casos se usa como apellido el seudónimo que se había convertido en apellido (Mijail Borodin, Fabio Grobart, Blas Roca, etc.), mientras el verdadero se da entre paréntesis. A veces se dan (entre paréntesis redondo) variantes de nombres de tal o cual personaje. Las fechas sobre la elección a un puesto o fin de la permanencia en el cargo; participación en algún evento o un viaje, se dan entre paréntesis redondos si son ciertos y hay seguridad en su autenticidad. Si los documentos sólo contienen una referencia a la fecha, pero la información es parcial, el dato se pone entre paréntesis cuadrados. Por ejemplo: "BELL, John. Secretario del Buró del Caribe de la Comintern (1933-1935)” significa que Bell ocupaba este puesto desde 1933 a 1935. Otro caso es: “BELOQUI, José. Miembro del CE del PC de Argentina [1942]”, donde no se sabe cuándo fue elegido al CE del PC, pero hay seguridad de que fue miembro de este cuerpo dirigente en 1942.

10En buena medida, esta obra refleja la experiencia propia de producir un diccionario, tanto por las particularidades del contenido, como por el modo de organizar el material. Los datos biográficos de varios personajes no siempre se parecen a las informaciones de las enciclopedias. Son, más bien, una guía en el laberinto de lo poco estudiado, antes que una enciclopedia completa. La descripción pormenorizada de varias biografías se explica por la significación de estas personas y por la accesibilidad de las fuentes. A veces la información estuvo proporcionada por docenas de libros, artículos y documentos. En otros casos, la biografía contiene no más que una línea del texto. Sin embargo, los autores creen que no debe ser esto el criterio para excluir a esta persona del conjunto. La práctica cotidiana de las investigaciones en archivo demuestra que, a veces, la búsqueda (la que puede durar años) permitiría llegar, a partir de esta línea, a resultados importantes. Una sola línea se convierte, de este modo, en advertencia para investigaciones posteriores.

11La información de los documentos de la Comintern muy a menudo es contradictoria y, a veces, materiales referentes a la misma persona, pueden estar en partes diferentes del diccionario. La causa siempre es la misma: no hay suficientes razones para identificar plenamente a personas parecidas. En las circunstancias de clandestinidad y semi-ilegalidad a las que estaban acostumbrados los partidos comunistas latinoamericanos durante años y, a veces, durante decenios, y la necesidad de mantener vínculos con Moscú (que era la sede del estado mayor de la Comintern), hizo que la mayoría de los dirigentes y de los militantes comunistas, así como los emisarios de la Tercera Internacional, tuviesen que usar seudónimos, los que fueron muy comunes en los documentos y correspondencia (que, en varios casos, también fue codificada) y usados hasta en la misma prensa comunista nacional e internacional.

12En la mayoría de los casos, los viajes eran realizados clandestinamente, lo que implicaba la necesidad de usar documentos falsos o de personas ajenas. Muy a menudo, diferentes personajes usaban el mismo pasaporte viajando en diferentes tiempos. Esta es la causa de la falta de claridad sobre la actividad de tal o cual persona en las páginas de los libros históricos. Les conocían dentro de sus propios partidos e, incluso, en la Comintern, con seudónimos (tal vez, la excepción eran los colaboradores del Departamento de Cuadros y los altos dirigentes de la III Internacional). Con estos nombres supuestos, quedaron por décadas (y algunos todavía siguen) en la historia. Incluso, los documentos de la Comintern resguardados en la RGASPI, contienen serios errores.

13Los materiales del Departamento de Cuadros del CEIC no solamente permiten completar las biografías de los funcionarios de la III Internacional y de varios militantes de la izquierda latinoamericana, sino también (¡y esto es mucho más importante!) averiguar las variantes del desarrollo de la izquierda en tal o cual país. Los documentos autobiográficos que no estaban redactados para su publicación, contienen a veces información valiosa sobre detalles de la historia de algunos partidos y grupos comunistas y sus relaciones con Moscú. Es una paradoja que en una organización tan burocrática como fue la Comintern, hasta mediados de los años de 1930 no haya hecho un trabajo sistemático para crear un archivo de datos biográficos de los militantes comunistas. Una excepción a esto fue lo presentado por los trabajadores del aparato del CEIC contratados para labores específicas, quienes tuvieron que llenar cuestionarios, entregar fotos y escribir sus autobiografías. En el archivo no hay datos biográficos pormenorizados de muchas figuras clave de la izquierda latinoamericana, a pesar de que varios de ellos fueron miembros del CEIC, encabezaron estructuras regionales de la III Internacional, o lideraron partidos comunistas y sindicatos comunistas. Tales fueron los casos de Alejandro Barreiro (PC de Cuba), Tomás Uribe Márquez (PC de Colombia), Isaías Iriarte (PC de Chile), José F. Penelón (PC de Argentina y del Secretariado Sudamericano de la Comintern), Juan Greco (PC de Argentina), Julio Antonio Mella (PC de Cuba y PC de México), José Allen (PC Mexicano, del Bureau Latinoamericano de la III Internacional), Luis Emilio Recabarren (PC de Chile), etc.

14La información existente no es sistemática en la mayoría de los casos y su aparición en el archivo se debe a las visitas que los comunistas extranjeros realizaron a Moscú para participar en congresos, o porque eran llamados por el Secretariado del CEIC. En estos casos, mucha de la información dependió de las características de la persona, de sus capacidades y deseos de contar ampliamente su vida y actividad. Las autobiografías, largas y expresivas, de Jorge Vivo d’Escoto (del PC de Cuba), de Antonio Maciel Bonfim (Miranda, del PC de Brasil), de Georgi Skalov (Sinani, dirigente del lender-secretariado de América del Sur y del Centro), son documentos espectaculares y perfectos de este género y ellos no solamente permiten revelar nuevas páginas de la desconocida historia del comunismo continental, sino también, observar ‘marcos personalizados’ de esta historia. En contraste, los documentos de Blas Roca (PC de Cuba) y de los hermanos Rodolfo y Orestes Ghioldi (PC de Argentina), son aburridos y poco informativos.

  • 4 Otra carpeta personal de Iosif Romualdovich Grigulevich esta resguardada en el Archivo del Servici (...)

15Sólo en casos contados, el Archivo de la Comintern contiene datos precisos sobre los militantes del partido comunista mundial que, al mismo tiempo, fueron agentes profesionales de los servicios secretos soviéticos. Así, entre las carpetas personales de los militantes del PCA, hay una breve constancia sobre la “desaparición en España” de un comunista argentino de origen polaco, Jose (Jozef) Kowalski, quien era, según los autores del documento, “un espía trotskista-nazi”. Efectivamente, “Kowalski” fue un colaborador profesional del servicio de inteligencia de la URSS: Iosif Grigulevich enviado a Latinoamérica donde participó en la preparación del asesinato de Lev Trotsky; más tarde, organizó actos de sabotaje en el puerto de Buenos Aires. El aparato de la Comintern, sin embargo, no sabía nada sobre este aspecto de la labor de “Kowalski”4.

16De cierta ayuda para los investigadores, son los materiales de los congresos de la Comintern, la ISR y la IJC, que contienen varios datos que permiten precisar los nombres y la formación de los militantes del partido comunista mundial (las credenciales, los informes de los delegados sobre las labores realizadas por sus partidos respectivos), revelar algunos seudónimos y analizar cómo se cambiaba el status de los representantes de diferentes organizaciones de izquierda en vísperas y durante los congresos (los documentos publicados no siempre reflejan estos detalles).

17Por medida de precaución, y una vez confrontados con esta información fragmentaria, incompleta y, a veces, contradictoria en los expedientes personales o en los documentos publicados, hemos sido muy prudentes antes de fusionar una, dos o tres personas en una biografía. Lo ilustramos brevemente con el caso «Jorge Vidal», estudiante argentino de la Escuela Leninista Internacional (ELI, 1927-1930), y otro «Vidal» (delegado argentino en el Congreso Antiimperialista en Frankfurt, 1929) y un tal «Vidal» que participó en las reuniones del Secretariado Latinoamericano (1927) y estudió en la ELI. La tentación de fusionarlos de antemano en una misma persona fue fuerte: el tiempo de actividad, apellido (o seudónimo) y lugar, eran iguales. Sin embargo, sin tener las pruebas, hemos tardado mucho antes de identificar los tres personajes con el comunista argentino Solomon Elguer, quien actuó bajo el seudónimo «Jorge Vidal», a finales de los años veinte. Este procedimiento cauteloso se impone teniendo en cuenta el caso de los cuatro «Allen» distintos que actuaron en los años 1920-1921 en el movimiento comunista mexicano: «José Allen» (secretario general del PC Mexicano y del Buró Latinoamericano de la III Internacional), «Roberto Allen» (el indio Manabendra Nath Roy que, en el II Congreso de la Comintern, fue delegado del PCM), «Helen Allen» (Evelyn Trent, esposa de M. N. Roy y delegada del PCM en el II Congreso de la Comintern) y «Henry Allen» (seudónimo de Max Cohen, representante sudamericano en el Buró Panamericano de la Comintern).

18Otro ejemplo nos lo proporciona la historia del Partido Comunista de Brasil que había enviado su delegado (Pereira) al Congreso de la Internacional Juvenil Comunista. A primera vista, parece ser el secretario general del PCB, Astrogildo Pereira. Sin embargo, este seudónimo y, tal vez, el pasaporte del secretario general, lo usó para el viaje a Moscú el dirigente de la Juventud Comunista brasileña, Leoncio Basbaum. El mismo Pereira, después de algún tiempo, cruza el océano con el mismo destino, con el seudónimo de “Americo Ledo” (muchos autores adscriben erróneamente este seudónimo a otro brasileño: Fernando de Lacerda). En el movimiento comunista colombiano actuaron dos “Absalón Mazuera”, el que fue el nombre verdadero de sólo uno de ellos, mientras que el otro nada más usó su pasaporte para viajar a Rusia (su nombre verdadero fue José Gonzalo Sánchez).

19Por esto tuvimos que ser muy prudentes en el proceso de identificación de tal o cual personaje y, a veces, acompañar los datos biográficos con palabras como “es probable” (cuando la pertenencia del apellido al personaje referido es notable, pero no está confirmada con otros documentos) y “es posible” (cuando los autores pueden deducirlo a base de lógica y asociaciones, incluso, pero todavía no disponen de los documentos que lo confirmen).

20Ciertos problemas en identificación fueron causados por la incorrecta escritura de varios nombres y seudónimos (consecuencia de traducciones mal hechas, errores en decodificación de los documentos, en transcripción de actas taquigráficas, etc.) Las mismas organizaciones u órganos pueden llamarse de manera diferente e, incluso, dentro del mismo documento, muy a menudo los colaboradores del CEIC confundían los Comités Ejecutivos, Comités Ejecutivos Nacionales, Comités Centrales, Burós Políticos, etc. No dudamos que algunos de estos errores han quedado, desafortunadamente, en las páginas del libro. Agradeceríamos a los lectores atentos que nos avisen sobre tal o cual defecto.

21Nuestro objetivo fue incluir en el diccionario el máximo de información, en lo posible nueva y poco accesible. Al mismo tiempo, nos privamos de ampliar la información ya conocida en enciclopedias. Así, las biografías de Gueorgui Dimitrov, Dmitry Manuilsky, Osip Piatnitsky, Palmiro Togliatti, etc. contienen sólo los trayectos básicos de sus vidas y, por supuesto, la información referente a sus vínculos con asuntos latinoamericanos. Pero hemos dejado de lado los pormenores de sus biografías partidarias respecto a sus propios partidos.

22Un último alcance sobre el contenido de este diccionario. Las persecuciones de las que fueron objeto los comunistas latinoamericanos por parte de los regímenes dictatoriales o autoritarios, los obligaron a viajar, actuar y escribir bajo seudónimos. Los seudónimos de cada militante comunista aparecen en las biografías después del nombre. Para facilitar la búsqueda del nombre verdadero a partir de un seudónimo, hemos constituido un índice de seudónimos de aproximadamente 1.440 entradas, con las identidades correspondientes.

Notes

1 Lazar S. Jeifets, Latinskaia Amerika v orbite kominterna. Opyt biograficheskogo slovar’a. Moscú, Institut Latinskoj Ameriki-Institut vseobschei istorii, 2000.

2 Más informaciones sobre el acuerdo entre el Instituto de sociología (Prof. Klaus Meschkat), el Instituto de Ciencias políticas (Prof. Michael Buckmiller) de la Universidad de Hannover (Alemania) y la dirección del RGASPI (Prof. K. Anderson) bajo: www.gps.uni-hannover.de/ipw/komintern.

3 Jeifets L., Jeifets V. y Huber P. La Internacional Comunista y América Latina, 1919-1943. Diccionario Biográfico. Ginebra: Institute pour recherches du communisme- Instituto de Latinoamérica de la ACR, 2004.

4 Otra carpeta personal de Iosif Romualdovich Grigulevich esta resguardada en el Archivo del Servicio de la Inteligencia Exterior de la Federacion Rusa y el acceso del publico a su contenido esta estrictamente restringido.

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search