Version classiqueVersion mobile

América Latina y su Teoría

 | 
Carlos Mallorquin

3. Discursos y saberes sustentables latinoamericanos

Texte intégral

Preámbulo

1La primera parte del ensayo discute y presenta dos libros de reciente aparición desde una perspectiva latinoamericana examinando aspectos sobre el desarrollo. Se hace una crítica a ciertas interpretaciones del estructuralismo latinoamericano en uno de los libros, y los silencios y desconocimientos del mismo por parte del otro. Otra idea es intentar trascender la aparente contradicción entre la gestión de los recursos renovables, por un lado, y por el otro, la transformación y reforma de las relaciones sociales para pensar el desarrollo desde la noción de las asimetrías de poder, lo cual requiere una lectura alternativa del estructuralismo. En la primera sección (“Discursos y saberes”), se revisan algunos conceptos de Raúl Prebisch para estudiar la idea del mercado, precios y ganancias, en la segunda parte (“Posesión en separación y la constitución de los agentes”) se intenta proponer una serie de categorías y conceptos para pensar las asimetrías de poder a partir de la noción de la heterogeneidad, consecuencia de las diversas formas de posesión en separación de los recursos productivos y simultaìneamente pensar la constitución del agente. Para concluir, ofrezco un bosquejo de un mapa político que podría generarse de una perspectiva que parte de una visión sobre la heterogeneidad económico-social de la región.

Discursos y saberes

  • 1 Jaques Ranciere teoriza este campo discursivo de la siguiente manera: “La actividad política es la (...)

2En la región latinoamericana, la política del desarrollo en el sentido primordial, como el propio término lo sugiere, parte del desacuerdo1: un discurso surgido de la confrontación y del antagonismo, vis a vis las formas de reflexionar en torno a la reorganización y la transformación de las relaciones sociales asimétricas entre agentes de diverso orden, por un lado, y por el otro, respecto de los discursos entonces hegemónicos de procedencia europea y/o anglosajona.

3La narrativa que sigue no supone que pueda sostenerse de manera congruente la idea de la existencia de un aìngulo o perspectiva privilegiada general para reflexionar sobre la política del desarrollo, pero el pensamiento estructuralista latinoamericano se distingue por la manera en que planteó la transformación de las sociedades de la Periferia en el mejor de los casos, y deja abierta tal vez la posibilidad de que pueda ser útil inclusive para pensar problemaìticas del Centro.

4Estos dos libros, cuyos objetivos plantean discutir problemaìticas regionales, tanto teóricas como praìcticas en materia de políticas del desarrollo, se proponen encarar posibles alternativas desde la Periferia, asumiendo la existencia de ciertos discursos y vocabularios surgidos en la región, o sea, con lógicas teóricas que contravienen o trascienden aquellas que gobiernan los aparatos discursivos en los aìmbitos políticos y académicos del Centro. Algunos han denominado el proyecto como un movimiento decolonial del saber/poder (Lander 2000), otros lo llaman la perspectiva del Sur (Connell 2007); de hecho, algunas de las ideas examinadas en los textos anteceden por décadas a su bautismo actual con dicha designación.

5No obstante, los libros se acercan desde diversos aìngulos a la problemaìtica del desarrollo: es a partir del aìmbito de la ecología que Gobernanza ambiental en América Latina (Castro et al. 2015) encara la reflexión y, por su parte, Neoestructuralismo y corrientes heterodoxas en América Latina y el Caribe a inicios del siglo XXI (Baìrcena y Prado 2015), lo hace a desde la economía. Los entrecomillados reflejan las mutaciones teóricas y del vocabulario que subyacen a los planteamientos y que difícilmente pueden agruparse bajo ciertas “disciplinas”.

6Es posible que desde algunos de los textos incluidos en Gobernanza ambiental (Castro et al. 2015) puedan aducirse violaciones a sus postulados al ser incorporados en una discusión sobre una política del desarrollo, sin embargo, ello puede ser producto de cierto desconocimiento del estructuralismo latinoamericano, cuya visión de la política y economía se fundamenta en una característica multiescalar del objeto a examinar y transformar, término extensivamente utilizado en Gobernanza (Castro et al. 2015).

  • 2 Es interesante señalar que para Alejando Nadal, la noción de “heterogeneidad” surge cuando reflexi (...)

7Heterogeneidad es una noción teórica eminentemente latinoamericana, inicialmente para pensar a la región respecto la homogeneidad de la economía del Centro; por lo que sigue, vemos que se convierte en un concepto meridiano y maìs general (Mallorquin 2011)2. Las condiciones de existencia del océano de pequeñas y medianas empresas (Bertola 2015: 269, en Baìrcena y Prado 2015), la variabilidad productiva que presenta, su volatilidad, sus variados ritmos, son características de la región que no pueden eludirse y requieren una explicación. Aquí se subraya que las formas de ejercer cierto poder entre las unidades y las zonas debe dominar el enfoque: supone por tanto una perspectiva que va maìs allaì de una visión tecnológica” y no es exclusiva en el “trópico” (Guy y Skott 2013, 2006; Dosi et. al. 2010), se trata de las asimetrías de poder que gobiernan las “interacciones sociales y arreglos institucionales” (Castro, Hogenboom y Baud 2015: 17, en Castro et al. 2015).

8Desde la década de 1950, la tesis llamada Centro-Periferia (“estructuralismo latinoamericano”) relacionada con el nombre de Raúl Prebisch, subrayó que la evolución y transformación de las sociedades o economías de los países periféricos suponía la deconstrucción y reconstrucción de las ciencias sociales eurocéntricas.

9Sin embargo, Neoestructuralismo (Baìrcena y Prado 2015), presenta una variedad de narrativas para pensar y superar la heterogeneidad; el desarrollo supone una tasa de crecimiento, o un oxímoron si gustan, y transformaciones sociales. Y por lo que viene después, el “desarrollo” supone un cambio cualitativo que requiere reformar las relaciones asimétricas de poder:

La reproducción de las asimetrías productivas se asocia también a la evolución de variables que estaìn maìs allaì de lo tecnológico. Existen dinaìmicas sociales y políticas que afectan el ambiente institucional y los incentivos al aprendizaje, y que refuerzan los mecanismos acumulativos del cambio técnico (...), debe resaltarse que no existe nada de inevitable o inmutable en la divergencia de los países menos desarrollados (Cimoli y Porcile 2015: 229, en Baìrcena y Prado 2015).

10Lo anterior se evidencia con la distinción entre la idea de crecimiento y la de “desarrollo”: esta última supone una serie de cambios cualitativos en las asimetrías de poder que presentan ciertas relaciones sociales y que gobiernan el horizonte económico-social de la región latinoamericana. Las transformaciones sociales suponían una tasa de crecimiento y una serie de reformas tanto del Estado como en la “economía”. Se puede ilustrar también con el título de un texto claìsico de Celso Furtado (1967), uno de los progenitores del estructuralismo latinoamericanos, Teoría y política del desarrollo económico. Aquí la política se asemeja a la noción de “gobernanza” como parte de un proceso que da dirección a la sociedad y criticaba los discursos entonces hegemónicos de que la evolución de las sociedades se resolvía por su cuenta, si se otorgaba al mercado primacía para usar y distribuir los recursos productivos, lo cual suponía asumir como dada la entonces división del trabajo internacional.

  • 3 Discurso autóctono producto de un largo proceso de transformación teórica durante la década de 195 (...)

11Pero el surgimiento de la propia CEPAL en 1947 y el pensamiento autóctono lo trasformó todo en teoría y en la praìctica3. Preocupan ciertos silencios y hasta retrocesos teórico-praìcticos con la reciente aparición de los textos antes mencionados. En primer lugar, el discurso muy difundido crítico de la reciente especialización y la exportación de ciertos productos primarios: “primarización” (Martinez-Alier y Walter, en Castro et al. 2015), extractivismo, commodities, rentista (Andrade 2015, en Baìrcena y Prado 2015) por parte de la Periferia latinoamericana, sin considerar que se trata de un período coyuntural que ha llegado a su fin (Cypher 2015) y que fueron precisamente esos patrones de exportación los que se intentaban transformar con los encadenamientos hacia atraìs y adelante (como lo expresaba A. O. Hirschman) propuesto por las políticas de industrialización de la década de 1950 por el estructuralismo latinoamericano.

12Ademaìs, los procesos de destrucción creativa, si se me permite un tono schumpeteriano, generó condiciones en la región, tanto sociales como en infraestructura, que niegan la pertinencia del uso de dichas categorías para el día de hoy. La contrapartida discursiva, y hasta exacerbada, insiste en la búsqueda de “transformaciones tecnológicas” cercanas a las de “frontera”, refiriéndose a las que se observan en el Centro (Moreno-Brid 2015, en Baìrcena y Prado 2015; Porta 2015, en Baìrcena y Prado 2015).

13Son las dos caras de una perspectiva atrapada por una lógica discursiva que niega aspectos teóricos que forman la columna vertebral del estructuralismo latinoamericano. Por una parte, se pide a ciertos gobiernos que impidan el uso de los recursos no renovables con fines de recaudación de ingresos y su distribución, sin ofrecer alternativas de reorganización y transformación productiva-social específicas, pero cuando en algunas ocasiones éstas se fomentan por parte de ciertos gobiernos y/o agentes, se les increpa con la idea de que forman parte del universo “capitalista” (Andrade 2015, en Castro et al. 2015). El texto presenta, sin embargo, una serie de estudios donde el uso de los recursos por parte de ciertos agentes productivos refleja una lógica productiva y un vocabulario y metas muy específicas, los cuales contravienen mucho del discurso sobre la importancia de la hegemonía del “valor” mercantil como única vía del desarrollo (Kleiche-Dray y Waast 2015, Barkin y Lemus 2015, Walter y Urkidi 2015, Aguilar-Støen, Toni y Hirsch 2015, en Castro et al. 2015), aunque en partes se olvida dicho aspecto cuando realiza un historial de lo que se denomina como la visión latinoamericana en torno al “medio ambiente” (Martinez-Alier y Walter 2015, en Castro et al. 2015).

14Por su parte, Neoestructuralismo (Baìrcena y Prado 2015), deambula de manera oscilante entre una visión donde la transformación estructural supone un liderazgo del proceso bajo el mecanismo de la innovación industrial y, simultaìneamente, propone ser conservacionista en materia ambiental (Bielschowsky 2009: 175, Caldentey Pérez 2015: 52, en Baìrcena y Prado 2015, Baìrcena y Prado 2015: 21, en Baìrcena y Prado 2015) sin ofrecer opciones en materia de organización productiva.

15En ambos textos prima una perspectiva en parte superada teóricamente en los textos claìsicos del estructuralismo latinoamericano. La noción de productividad (física) y su fomento que se recupera por algunos de los textos en Neoestructuralismo (Baìrcena y Prado 2015), es intensificar la inversión en sectores de alto contenido tecnológico de capital, maìquinas y/o encadenamientos productivos desde sus primeras fases hasta su terminación (mayor valor agregado y si se trata de un producto de exportación, mejor). Por su parte, Gobernanza (Castro et al. 2015) da por sentado que algunas praìcticas y estrategias en el uso (integrado) de los recursos productivos tradicionales y hasta precolombinos (Kleiche-Dray y Waast 2015, en Castro et al. 2015), pueden sustentar ciertos ritmos de aumento de productividad a largo plazo, a pesar de la existencia de aspectos “limítrofes” intra y extra regionales (“capacidad de carga”) que van mutando dada la migración y crecimiento de las ciudades (Parker, Baigorrotegui y Estenssoro 2015, Sejenovich 2015, en Castro et al. 2015).

16No obstante, la evolución teórica del estructuralismo latinoamericano, así como la visión que presenta la ecología marxista o el “ecodesarrollo” (Leff 2007 [1986, primera edición]) advierten que la noción de productividad, su grado de difusión y expansión tiene que ver con las diversas formas bajo las cuales se pueden reorganizar los procesos de trabajo. Ello supone la transformación de las asimetrías de poder de las relaciones sociales hegemónicas. Precisamente ese fue el proyecto político iniciado por Prebisch.

17La tesis central del estructuralismo latinoamericano supone identificar y transformar las asimetrías de poder y reformar el universo económico y social. Por ello, la política de “industrialización” (denominada por algunos como la industrialización por sustitución de importaciones: ISI) forma parte del conjunto de las políticas proyectadas para defender los precios e ingresos de la Periferia, pero sin duda forma parte del imaginario praìctico de la transformación política y social. La reorganización espacial y productiva de la política propuesta generaría los mecanismos para destruir la hegemonía de la oligarquía terrateniente. Eludir estos aspectos, inventa una interpretación económica, o peor aún, “tecnológica” de la historia.

  • 4 “Esta superioridad se debía al ‘capital específico’, por ejemplo, el capital por trabajador, el cu (...)

18Por ejemplo, en la década de 1930, el argumento de Mihail Manoilescu (Love 1996, 2011) era sencillamente que la industrialización era un imperativo, ya que el comercio entre economías que exportaban productos manufactureros y materias primas presentaba un “intercambio desigual” entre las economías en cuestión. La división internacional del trabajo favorecía a las economías industriales debido a que la productividad del trabajo industrial era mayor al de la agricultura en razón de cuatro o maìs, a uno (Love 2011: 107)4.

  • 5 “En cada etapa de este proceso productivo se crea un valor. No doy a la expresión valor ningún sen (...)

19Prebisch se distingue de esta postura en dos aspectos cruciales: a) rechaza la idea de idea de la existencia de un “intercambio desigual” entre Centro y Periferia; lo que se ha denominado el “deterioro de los términos de intercambio” tiene otro sustento: supone una “pérdida” de ingresos en ciertas épocas, así como la existencia de un incremento favorable en otras. La noción de valor/precio en Prebisch, que se refleja en los intercambios, no supone “representar” alguna forma, o esencia ya sea de “trabajo” o “utilidades”. b) negaba que la “productividad agrícola” sea necesariamente menor que el de otras aìreas de la economía. Hablando de la conformación de los precios, Prebisch decía, en un sentido peyorativo, que las tradiciones del pensamiento económico reflejaban argumentos metafísicos5.

20Vale la pena decir algo respecto la noción de “valor” o “precio” en Prebisch, ya que ello también nos ayudaría a reflexionar sobre la manera en que diversas comunidades en la región plantean las “equivalencias” o los precios de sus intercambios. En otras palabras, debemos examinar la idea de beneficio o ganancia.

21Durante la “creciente del ciclo”, aspecto que refleja la característica ondulatoria del ciclo capitalista, y sus consustanciales desequilibrios, se da lugar a un incremento de dinero impulsando hacia arriba tanto producción, como precios, y no sucede lo que nos diría la teoría ortodoxa una baja de los mismos debido a las innovaciones técnicas; éste es el proceso que da “lugar al beneficio de los empresarios” (Prebisch 1948: 330) No niega las innovaciones, el progreso técnico (“frutos del progreso técnico”), pero objeta que se suponga la presencia de una evolución monotónica entre la ganancia y la “productividad”. El precio se constituye de varias capas sucesivas de creación de dinero, utilizados a lo largo de varios y distintos procesos circulatorios mediante los cuales se pagan a los factores o insumos utilizados. Insiste que en dicho proceso, el origen del dinero es una creación por parte del empresario, no proviene de un supuesto ahorro. Para simplificar el argumento, diremos que el dinero creado-no cruza fronteras-“absorbe” el “incremento de la producción terminada” (Prebisch 1948: 332).

22Utiliza la contabilidad convencional adoptada por los empresarios: el valor que dicha proporción de producción queda reflejada en el mercado son los “costos y precios” (Prebisch 1948: 332), la diferencia nos da el “beneficio”. El “residuo” del incremento del dinero que queda en el espacio económico vuelve en “forma de beneficio a manos de los empresarios” (ibíd.), esto se deriva en la tesis de que es el “instrumento monetario” el medio “típico de acumulación del capital”. Existe un límite por supuesto que impide que el proceso continúe sin interrupciones y esto es cuando:

  • 6 Obviamente Prebisch se distingue radicalmente de Keynes y del pensamiento neoclaìsico respecto el (...)

la masa de beneficios es por sí sola suficiente para realizar las inversiones sin el aditamento de nuevos incrementos de dinero (...) pero en la realidad no se llega nunca a ese límite por una razón muy sencilla (...) En el límite a que me refiero el incremento de dinero que usan los empresarios se habraì reducido a cero, pero antes de reducirse a cero habraì comenzado a decrecer el incremento de dinero, por lo mismo que al crecer el beneficio, los empresarios necesitan cada vez menos recurrir a incrementos de dinero y van así reduciendo su magnitud (Prebisch 1948: 334-335)6.

23Pero no sucede el efecto esperado: la disminución de precios, ya que existen obstaìculos, de lo contrario se estaría de vuelta con la concepción ortodoxa.

  • 7 “Es claro que si todas las etapas del proceso productivo se cumplieran por un solo empresario, des (...)

24No se llega por lo tanto a la situación cuando se eliminaría el beneficio por completo que dicha perspectiva presupone. Ello se debe a que en la economía capitalista los beneficios son “irreversibles” (Prebisch 1948: 336), es decir, no se pueden “achicar” porque surge una “insuficiencia relativa de la demanda”. Esto se debe a que el beneficio no “florece” en la última etapa de producción y venta del producto en cuestión, sino que se estuvo generando a través de varios procesos y etapas productivas entre diversos empresarios mientras se acercaba su culminación en el consumidor final, o sea, hasta que se materializaba aquel evento de incertidumbre que Marx llamó: el salto mortal7.

El precio de hoy, el precio final, genera el beneficio en toda la cadena de operaciones hasta llegar al precio que se paga también hoy al productor primario, o sea que éste va a recibir hoy un monto de beneficio en función del precio de consumo vigente (...) De manera que el valor de oferta de esa mercadería ha cristalizado, por decir así, la serie de beneficios generados en el proceso productivo, mucho antes que el artículo salga al consumidor final. Este último, en su demanda, confirmaraì, ratificaraì o no, esa cristalización de beneficios (...) ¿Seraì posible que los empresarios se hagan reembolsar los unos a los otros el beneficio que se han venido pagando y cristalizando en el producto final? No es posible. El beneficio ya ha sido confirmado entre los empresarios y no se puede volver atraìs. Esto es precisamente lo que impide al sistema económico reducir instantaìneamente sus beneficios acumulados cuando la demanda no es suficiente para absorberlos (Prebisch 1948: 337).

25En contraste con la economía ortodoxa, la competencia no tiene influencia alguna sobre el monto general de los beneficios en el conjunto de la economía, ya que estaì dado:

exclusivamente por la diferencia entre el incremento de producción y aquella parte de los incrementos de dinero que quedan en el espacio económico. En consecuencia, a mayor cantidad de incrementos de dinero, mayores beneficios, cualquiera que haya sido el monto de la rebaja de los costos a raíz de las innovaciones técnicas que introducen los empresarios (Prebisch 1948: 355, cursivas mías).

26La cuantía del beneficio estaì dada por los dos fenómenos: la actividad productiva y la monetaria, la competencia no altera la cuantía ni las variaciones” sino su distribución “dentro del conjunto de los empresarios” (Prebisch 1948: 355, cursivas mías).

27Esto no significa que la competencia no sea importante, sino de que su función no es la de “bajar el monto de los beneficios totales que estaì dado por otros factores sino para establecer la forma en que el beneficio se distribuye entre los empresarios” (Prebisch 1948: 355, cursivas mías.)

  • 8 Para no complicar el argumento aquí, no entraré a discutir la noción de competencia del caso ya qu (...)

28Varía la cuantía del beneficio, “no por la competencia, ya que todos los empresarios, hayan o no realizado innovaciones técnicas, reciben su parte alícuota del mismo, pero con base a dicho mecanismo” (Prebisch 1948: 358). Lo que afecta esta cuantía del beneficio es el “retorno de la parte de los incrementos de dinero que había salido a otros espacios” durante “el ascenso cíclico” (ibíd)8.

29La producción en proceso supuso entonces ingresos de contrapartida (factores productivos y beneficios), pero entonces los ingresos que se pagaron hoy superan a la producción terminada en el curso del “crecimiento del ciclo”. No existe sincronía entre el proceso productivo y el circulatorio, entre la aparición de los recursos líquidos en el mercado y los productos y, por lo tanto, no puede haber un “perfecto equilibrio entre la demanda global total de ingresos y beneficios pagados y al oferta global (valor de los artículos terminados)” porque entonces se tendría que asumir una “igualdad entre el tiempo del proceso de circulación de los ingresos y beneficios y el tiempo que tarda el proceso íntegro de la producción” (Prebisch 1948: 418).

  • 9 “No hay-dice Prebisch-ningún mecanismo automaìtico en la economía por perfecta que sea la libre co (...)

30Por lo tanto, se puede decir que el dinero o la demanda final pagados hoy, llega al mercado mucho antes que la producción en proceso en el transcurso del mismo día; existe, como dice Armando di Filippo una “asincronía” (Di Filippo 1981: 54)9. En la visión de Prebisch, la realidad económica la gobierna el tiempo, elemento “ontológico” último que induce el desequilibrio consustancial que presentan los procesos productivos y circulatorios y que explica la evolución cíclica de las economías capitalistas: disparidad de tiempos entre el proceso productivo y el circulatorio, disparidad de tiempos entre la entrada y de salida de recursos entre el Centro y la Periferia; disparidad de tiempos entre los diversos procesos productivos; entre las diversas Periferias, dentro la propia Periferia, y la disparidad de tiempos entre los diversos procesos productivos (Prebisch 1949a: 34-35, 1971: 3-4).

  • 10 “Los productos agrícolas tienen una baja elasticidad precio de la demanda porque se utilizan como (...)

31Una vez que se acepta que ciertos ingresos/dinero parten hacia otro espacio (Centro-Periferia), el fenómeno del deterioro de los términos de intercambios se explica por los ritmos dispares respectivos de sus demandas relativas. Pero al mencionar la “demanda” el argumento de Prebisch no siempre asume la forma ortodoxa del argumento sobre las dispares elasticidades precios-demanda entre los agentes en cuestión10.

  • 11 En el mismo relato, Caldentey presenta también la narrativa en términos de las asimetrías de poder (...)

32En el discurso ortodoxo las asimétricas elasticidades se explican aduciendo que el incremento del ritmo del crecimiento del ingreso en el Centro y, por tanto, su “demanda” respecto de los productos de la Periferia, no van necesariamente en la misma dirección o velocidad, y por tanto, la Periferia debe “diversificar” su estructura productiva, la cual se adaptaría a una demanda-ingreso en aumento en proceso en una economía, sector o aìrea de mayor productividad. Sin embrago, esa visión facilita hablar en términos de elasticidades y de ahí a precios que no cambian faìcilmente (sticky prices”) cuando de hecho estos fenómenos son efectos de una distribución antagónica de recursos y asimetrías de poder diverso11.

33Insistentemente Prebisch habla de las disparidades, no “asimetrías” como diríamos hoy, entre economías centrales y la periferia, las cuales se manifiestan de manera diversa en las respectivas economías y también en la forma de confrontar las fluctuaciones cíclicas y no existe política anticíclica per se que impida la merma de los ingresos desde la Periferia hacia el Centro: en la menguante cíclica pierde lo ganado durante el periodo creciente del ciclo. Se requería, además, una política específica que genere la propagación del progreso técnico. Esto se debe a que las pérdidas de ingreso hacia afuera obedecen a un fenómeno constitutivo de las relaciones asimétricas entre las economías en cuestión. Si a los fenómenos en cuestión se le agregan las pérdidas que son producto del declive en la relación de precios entre la periferia y el centro, tenemos un proceso acumulativo-reiterativo durante el cual el centro no solamente se apropia de los “frutos de su progreso técnico” sino de aquél generado por la propia periferia.

34El fenómeno maìs importante de la explicación sobre la apropiación, o por lo menos la salvaguarda de aquellos frutos del progreso técnico, tiene que ver con las diferentes formas en que las economías y sectores mantienen sus niveles de ingreso, en el centro, donde se hacen grandes esfuerzos para que los efectos de las fluctuaciones cíclicas no castiguen hacia abajo los ingresos de los factores productivos en claro contraste con las economía periféricas –dada la debilidad relativa de sus organizaciones sociales–, donde los ajustes de las devaluaciones y las contracciones la obligan sistemaìticamente a ello.

35En ciertos relatos, el “deterioro de los términos del intercambio” supone reflejar las dispares elasticidades “ingreso de la demanda entre el Centro-Periferia, aunque en Prebisch estaì muy claro que dicho fenómeno forma parte de ciertos aspectos organizativos de índole financiero y sindical entre los agentes en cuestión. Igualmente, la noción de la inflación estructural, producto teórico substantivamente de Furtado (1954) y Noyola (1956), incorpora las asimetrías poder implícitas como explicitas de la obra de Prebisch.

  • 12 La incorporación de la reflexión feminista de Montaño (Montaño 2015, en Baìrcena y Prado 2015), ro (...)

36Ahora bien, tanto la “ausencia” de un signo negativo de los términos de intercambio entre Centro-Periferia durante ciertos períodos, como la “estabilidad” nominal de precios, no son indicios de un “equívoco” teórico del estructuralismo: son aspectos de la configuración de las relaciones sociales contingentes en transformación. En términos de L. Wittgenstein (Wade Hands 2001: 109), puede decirse que el discurso presenta cierta “semejanza familiar” con el “marxismo”. Por lo mismo, ya hemos indicado que no toda la discusión en Neoestructuralismo (Baìrcena y Prado 2015) gira en torno a las diferentes elasticidades precios-demanda; desde otro vocabulario teórico, tanto el examen de obra de J. Robinson por parte de Fuentes Knight (2015), Baìrcena y Prado (2015), como el texto de Boyer (2015, en Baìrcena y Prado 2015), la temaìtica del poder12 de la mano de obra y otros agentes toma la delantera en la reflexión sobre la tasa de acumulación “real” o “esperada”.

37El aspecto maìs preocupante de Gobernanza (Castro et al. 2015) no son las analogías que se realizan entre la noción de deterioro de los términos del intercambio y el “balance comercial físico deficitario” (Martinez-Alier y Walter 2015, Sejenovich 2015, en Castro et al. 2015) de la Periferia, sino su manera de evitar la discusión política sobre el rol del Estado en las transformaciones sociales y que requieren por lógica “ambiental” una política específica sobre el “uso y manejo integrado de los recursos”.

38La noción de “gobernanza” nos ubica en un espacio ambiguo: entre examinar las políticas gubernamentales y sus disposiciones legales administrativas, y la violación sistemaìtica y/o reconstrucción de las mismas. Se mencionan los diversos vocabularios científicos y autóctonos de la región sobre la justicia ambiental en juego, entre diversas instancias: locales, estatales, nacionales, pero no se logra visualizar teóricamente a los agentes. Es cierto que son los “movimientos sociales” (Martínez-Alier, Sejenovich y Baud 2015, en Castro et al. 2015) quienes evocan los diversos e “híbridos” discursos y la razón de su lucha, pero la propia diversidad de los movimientos descrita en el libro no facilita explicar la constitución de los agentes. Podemos reivindicar la siempre contingente evolución de las identidades en proceso de constitución, la lucha de los “pobres”, o “etnias”, pero no estaremos estableciendo conceptualmente algún principio que nos facilite decidir por uno u otro proyecto “ambiental”.

39En otro sentido el texto Gobernanza (Castro et al. 2015) ofrece un avance substantivo por la diversidad de sus estudios específicos y los modelos discursivos comparados en torno el uso y abuso de los recursos productivos, pero sin vocabulario que pueda delimitar el alcance de los resultados y sus evaluaciones (Walter y Urkidi 2015, Parker, Baigorrotegui y Estenssoro 2015, en Castro et al. 2015). Incluso si los quisiéramos describir bajo una noción maìs general como gobernanza posliberal no podrían agruparse bajo una misma lógica histórica.

Posesión en separación y la constitución de los agentes

40Las “economías”, los agentes y sus respectivos horizontes en mutación no obedecen ninguna preestablecida “racionalidad”, ya que sus condiciones de existencia no observan características generales; la diversidad de formas de posesión en separación forman parte de ciertas condiciones de existencia de las unidades productivas, producto de las asimetrías de poder entre sí y los agentes, lo cual hace imposible elaborar una explicación general en torno a los obstaìculos estructurales y su transformación; en otras palabras, se niega la existencia de un “representante general” o racionalidad preconstituida como se observa en la economía ortodoxa.

41Por lo mismo, la hegemonía de ciertos agentes sobre ciertos, ramos, sectores, economías, así como las razones de su “éxito económico no pueden definirse con anticipación al anaìlisis específico. Ante la ausencia de nociones que presuponen agentes pre-constituidos, su constitución se convierte en el centro de la reflexión teórico praìctica. Por otra parte, ello explica que el deterioro de los precios del intercambio no se debe necesariamente a las características de los “productos” que se comercian, ya que dicho deterioro puede presentarse en la Periferia cuando intenta exportar productos “manufacturados” hacia el Centro.

42Algunos de los movimientos sociales, de manera ex-ante, suponen articular su lucha autonómica sin una política de gobernanza maìs allaì de sus espacios bajo su control (Barkin y Lemus 2015, en Castro et al. 2015) (por ejemplo, los zapatistas) haciendo a un lado a políticas estatales del desarrollo o crecimiento; no intentan transformar su vocabulario y praìcticas, otros parecen buscar una especie apartheid administrativa en la manera de organizar sus tareas productivas y de reproducción. Durante el período de su constitución como movimiento, estrictamente hablando no son agentes, o sea, las metas y objetivos estaìn en proceso, así como la incorporación de otros movimientos y discusión de estrategias, y de confrontación local o a nivel nacional, aspectos todos por definirse.

43Sin embargo, existen fronteras y límites de las entidades que llamaríamos agentes, si hablamos de elaborar las condiciones conceptuales de existencia de las unidades: aquellas condiciones de posesión en separación respecto otras unidades productivas y la mano de obra en cuestión. No se trata únicamente del proceso de trabajo de la unidad productiva, sino también de las condiciones de existencia de aquellas actividades, labores e intercambios necesarias para materializar y ejercer una lógica productiva en la unidad de producción respectiva. En términos estrictos son actividades realizadas “fuera” del proceso de trabajo, no obstante que su articulación hacia “adentro” forma parte de las condiciones de existencia de otras actividades en posesión en separación por otras unidades productivas (Barkin y Lemus 2015, en Castro et al. 2015). Pero el estructuralismo latinoamericano otorga una importancia primordial a la incorporación del “Estado” en dicha política, supone incluso efectos como la “construcción” de “mercados”; es por ello que la dicotomía contrapuesta entre “estado/mercado” no pertenece al ideario estructuralista latinoamericano: dicha acepción es un invento del pensamiento neoliberal y forma parte de su relato “negro” de la historia del proceso del desarrollo regional.

44La transformación/reconstrucción de la agricultura, o del campo, y por tanto las reformas agrarias discutidas durante el período de posterior a la Segunda Guerra Mundial, implicaban la disgregación de los vastos espacios concentrados en pocas manos y por tanto las lógicas “productivas” cuasi “feudales”. La posesión en separación de las condiciones de existencia de las unidades productivas entre sí, haciendas y/o unidades de subsistencias y la incorporación de la mano de obra en las haciendas se realiza mediante mecanismos que oscilaban entre la forma salarial/mercantil de mano de la obra estacional, provenientes de las unidades productivas de subsistencia, las cuales a su vez, al igual que la mano de obra, podrían decirse “encasilladas” a la lógica productiva de las grandes propiedades o “Haciendas”.

45Especialmente para Prebisch, la promoción de la disgregación de dichos espacios, creando un océano de pequeños propietarios, cuyos agentes poseyeran en separación ciertas de sus condiciones de existencia, hacía posible pensar la ampliación del radio de acción del (os) mercado (s). Esta transformación, por ejemplo, cambiaría radicalmente las asimetrías de poder de las unidades productivas entre sí, y respecto las grandes unidades agrícolas -cuya modernización/industrialización debía impulsarse-, y modificaba el horizonte salarial y político de la mano de obra. Políticamente se proponía derrotar a la oligarquía terrateniente. El “Estado” generaría “mercados” donde no existían previamente, elementos teórico-políticos que fueron anticipados y criticados por la corriente “dependentista” (Kay 1989). Igualmente apoyaría la constitución de empresas estatales.

  • 13 Caldentey (Caldentey Pérez 2015, en Baìrcena y Prado 2015) cree factible el uso del modelo a la De (...)

46Por lo arriba mencionado, la noción de “mercado” tiene una acepción muy distinta a la que presenta la corriente neoliberal o marxista, los mercados son los intersticios o espacios que se deben cubrir o articular entre sí, y cuya racionalidad no necesariamente obedece a una lógica mercantil. El término “tecnología comercial” o “tecnologías de comercio” (“trade technology”) de procedencia cuasi keynesiana (De Vroey 2004), ayuda a pensar los aspectos institucionales de poder que explicarían la manera en que se articulan entre sí las unidades productivas y la mano de obra. Obviamente todo este planteamiento cuestiona incluso la posibilidad de proponer un aìmbito donde el óptimo de Pareto sea pertinente para la discusión; incluso aspectos como la oferta y la demanda13 implica hablar de “poder compra” (como decían los escritores del siglo XIX).

47La posesión en separación de ciertas de las condiciones de existencia de las unidades productivas, así como el de la mano de obra, obliga a dichas entidades a “intercambiar” o circular ciertos bienes para obtener aquellos elementos que se requieren para la reproducción de sus respectivas unidades productivas y/o la mano de obra. Las unidades productivas, en particular las agrícolas, no necesariamente calculan y comercian “hacia adentro” bajo la misma lógica comercial-mercantil que puede observarse cuando lo realizan con un horizonte “hacia afuera”. De hecho, la diversidad de formas organizativas y vocabularios (“saberes”) que presenta el imaginario social latinoamericano, reflejan los mecanismos mediante los cuales muchas comunidades y/o unidades productivas articulan internamente esos procesos productivos/comerciales, aunque no necesariamente hegemónicos en sus regiones, y da sustento a su adaptación ante grandes cambios económicos del entorno circundante. La heterogeneidad es consecuencia de las asimetrías de poder, que son consecuencia de la forma en que se poseen en separación ciertas condiciones de la existencia de las unidades productivas. En otras palabras, la presencia del uso del dinero (Bettelheim 1975) no supone fatalmente la presencia de relaciones mercantiles como se despliega bajo la teoría del valor-trabajo y/o neoclaìsica en su acepción utilitaria.

  • 14 Una discusión teórica similar se presenta con el enfoque pos-keynesiano: Sintéticamente, A. Nadal (...)

48Las asimetrías de poder cuyas condiciones de existencia obedecen a las variadas y específicas formas de poseer en separación ciertos medios de la reproducción de las unidades productivas, hacen del ejercicio teórico por construir una teoría general un laberinto perverso en el mejor de los casos14. Por lo tanto, el “mercado” no aparece como una entidad unitaria en términos de “información” para sus participantes, ni obra inconscientemente sobre múltiples procesos laborales bajo la lógica y dominio del intercambio de productos con base a la “forma” “fuerza de trabajo abstracta socialmente necesaria”. El establecimiento de los precios es una forma-entre otras-de ejercer cierto poder por parte de ciertas unidades productivas, de comandar ciertos recursos: cosas y hombres; se niega por lo tanto una teoría general del valor, ya sea fundada en el trabajo o “utilidades”.

49Otra manera de decir lo mismo es plantearlo en términos cuasi marxistas, aunque en contraposición: no existe una relación unívoca y necesaria entre las relaciones de producción y ciertas específicas fuerzas productivas (aunque de hecho en ciertas instancias la propia organización de la división del trabajo del proceso laboral puede convertirse en una “fuerza productiva”, en lugar de su acepción común como un instrumental: “maquinaria”, “hoz”): la noción de heterogeneidad estructural presupone la existencia de diversos “tiempos y espacios” para examinar las condiciones que hacen posible la reproducción de las condiciones de existencia de los capitales invertidos. Y son las asimetrías de poder, generadas por la manera de poseer en separación ciertas de las condiciones de existencia de las unidades “productivas”, la fuente de la heterogeneidad. No se trata necesariamente del patrón tecnológico, aunque en parte las supone por el horizonte de precios que induce a corto y largo plazo. En la perspectiva pos-keynesiana, la generación de precios y costos se presenta con la acepción de aquellas empresas que imponen precios y otras que los absorben (“price setters”, “price takers”). Efectivamente, el pensamiento pos-keynesiano presenta “similitudes familiares” con el estructuralismo latinoamericano incorporando aspectos de las asimetrías de poder para su explicación y por ello invocan la obra de Kalecki (Lavoie 2009).

Colofón

50Habiendo intentado desplazar nociones ortodoxas y del marxismo sobre el uso de los recursos productivos, hemos propuesto a partir del estructuralismo latinoamericano convertir el discurso sobre “manejo integrado de los recursos productivos” en un problema de reorganización productiva pensando en la constitución de los agentes. Distintas categorías de agentes pueden vislumbrase si los examinamos en su participación productiva en términos de los elementos que poseen en separación para la constitución de las unidades productivas. Recuperaríamos por medio de dicho experimento no tanto el aspecto ambiental, pero sí la búsqueda de alianzas y agrupamientos que definirían una estrategia maìs general sobre la reorganización del producto y su distribución: un problema político por excelencia. Se insistió que la presencia de algo que se asemeja a un “mercado” no tiene unidad necesaria tanto para reflexionar sobre sus condiciones de existencia como en sus efectos. El uso del dinero y los precios se tornan meras convenciones, sin ningún “valor” ontológico primordial. Ciertas unidades productivas podraìn articularse entre sí vía arreglos y convenios para absorber costos tanto visibles como invisibles (Montaño 2015, en Baìrcena y Prado 2015).

51El Estado podría emplear su maquinaria fiscal contable para atraer aquellos océanos de empresas pequeñas y medianas y proponer alternativas productivas pensando aspectos del patrimonio natural. Desde abajo hacia arriba surgiraìn muchas posibles alianzas para fomentar reconstruir otras rutas y lógicas productivas, lo cual hay que admitirlo no necesariamente haraìn desaparecer la heterogeneidad económica-social. En otras palabras, las reformas sociales deben reconstruir todo el tejido y las interacciones e instituciones que las políticas neoliberales desarticularon bajo la lógica de la desregulación; hoy la reformas estructurales deben tomar otra dirección, la cual no excluye políticas de innovación industrial, pero hacer de su adopción una estrategia transparente donde las comunidades y autoridades locales y nacionales reconozcan que las trayectorias industriales hegemónicas no facilitaraìn necesariamente la creación de una nueva lógica productiva maìs amistosa con el medio ambiente. Pero a partir de una política multiescalar (Giampietro 2012), las asimetrías productivas entre productores, regiones y naciones pueden convertirse en el objeto principal a transformar, aunque se tengan que subordinar aspectos medioambientales.

52Por todo lo que supone la noción de “heterogeneidad”, la idea de que algo llamado “capitalismo” tenga una unidad constitutiva debe cuestionarse; suficientes estudios presentan formas “polimorfas” de producción y de distribución que niegan “tendencias” generales hacia una necesaria dirección. La existencia de “trayectorias tecnológicas” debe verse siempre producto de trasformaciones contingentes que Schumpeter denominó “creatividad destructiva”.

53Ello ubica la discusión política en un aìmbito que no necesariamente inicia con la problemaìtica ambiental. La reflexión sobre los cambios y transformaciones sociales suponen concentrarnos en mejorar nuestras ideas sobre la cuestión del agente y su posesión en separación de ciertas condiciones de existencia de la reproducción de las unidades de producción. El uso de la noción de “posesión en separación” es crucial porque supone en última instancia idear formas de “poseer en unidad” ciertas condiciones de existencia del uso y distribución de los recursos productivos; formas comunitarias y socialistas de todo tipo ya existen, en viejos envases que podrían recuperarse, así como novedades organizativas cuya cacofonía “precolombina” no debe asustar.

Notes

1 Jaques Ranciere teoriza este campo discursivo de la siguiente manera: “La actividad política es la que desplaza a un cuerpo del lugar que le estaba asignado o cambia el destino de un lugar; hace ver lo que no tenía razón para ser visto, hace escuchar un discurso allí donde sólo el ruido tenía lugar, hace escuchar como discurso lo que no era escuchado maìs que como ruido (Ranciere 1996: 45).

2 Es interesante señalar que para Alejando Nadal, la noción de “heterogeneidad” surge cuando reflexiona sobre la impertinencia del discurso económico hegemónico para pensar los procesos del desarrollo sustentable: “Finalmente, la macroeconomía de la sustentabilidad, requiere desagregar y restaurar cierta heterogeneidad a las variables macroeconómicas (...). Debido a que el medio ambiente es un objeto multidimensional heterogéneo, se requiere un esfuerzo especial para restaurar alguna flexibilidad a los instrumentos de política macroeconómica” (Nadal 2011: 57 y 146).

3 Discurso autóctono producto de un largo proceso de transformación teórica durante la década de 1950 y 1960 (Mallorquin Carlos 2008, entre otros). Durante la transición teórico-praìctica, el centro meridiano de la perspectiva subraya la importancia de pensar las asimetrías de poder (Di Filippo 2013) de las relaciones sociales que constituyen a la “economía” y los agentes involucrados, categoría que conjuga, tanto naciones, regiones, geografías y unidades productivas de toda índole: “esta forma de concebir el desarrollo pone el acento en la acción; en los instrumentos del poder político y en las propias estructuras del poder; y éstas son, en último término, las que explican la orientación, eficacia, intensidad y naturaleza de la manipulación social interna y externa de la cultura, los recursos productivos, la técnica y los grupos sociopolíticos (Sunkel, O. y Paz 1970: 38); (Hernaìndez, 2015 en Baìrcena y Prado, 2015).

4 “Esta superioridad se debía al ‘capital específico’, por ejemplo, el capital por trabajador, el cual era mucho maìs alto en la industria que en la agricultura. El capital específico también indicaba el ‘grado de mecanización’ en cierta industria o (actividad económica) (Love 2011: 107, en Kattel, Kregel y Reinert 2011).

5 “En cada etapa de este proceso productivo se crea un valor. No doy a la expresión valor ningún sentido metafísico” (Prebisch [1949a] 1993: 417). Para la teoría de la ganancia en Prebisch (Mallorquin 2006).

6 Obviamente Prebisch se distingue radicalmente de Keynes y del pensamiento neoclaìsico respecto el origen la función del ahorro (Mallorquin 2016).

7 “Es claro que si todas las etapas del proceso productivo se cumplieran por un solo empresario, desde la producción de la materia prima hasta la venta del artículo final del consumo, el beneficio apareceraì solo al final del proceso, según la relación de la oferta y la demanda. Pero la realidad no es así. Hay varios empresarios distribuidos en las distintas fases; y no se espera la venta final para liquidar el beneficio repartiéndolo entre los participantes en el proceso. Los empresarios se pagan beneficios entre sí con anticipación a la venta final; (...) dada precisamente por la duración del proceso. Volvemos pues aquí a encontrar el tiempo” (Prebisch 1948: 338).

8 Para no complicar el argumento aquí, no entraré a discutir la noción de competencia del caso ya que sustancialmente, Prebisch estaì hablando de el antogonismo entre agentes dispares entre sí, aspecto que se refleja en sus obras del segundo lustro de la década de 1970.

9 “No hay-dice Prebisch-ningún mecanismo automaìtico en la economía por perfecta que sea la libre concurrencia, que asegure la perfecta correlación entre el tiempo de formación de los valores y el tiempo de la circulación de los ingresos generados en el proceso productivo al crear esos valores” (Prebisch 1948: 419).

10 “Los productos agrícolas tienen una baja elasticidad precio de la demanda porque se utilizan como insumos para un producto o bien final. Por ende, un descenso (aumento) en su precio no se traslada de manera plena al producto final; el precio del insumo es solo un componente del precio del bien final. Ademaìs, tienen una baja elasticidad ingreso de la demanda debido a que son considerados (o se aproximan a) bienes inferiores (i. e. la curva de Engel es cóncava). A este factor hay que añadir la superioridad tecnológica del centro en la exportación de manufacturas. Estas dos propiedades de los bienes que exporta e importa la periferia, conjuntamente con la superioridad tecnológica del centro y la estructura de los mercados de bienes y factores, formaron la explicación del deterioro secular de los términos de intercambio (Caldente y Pérez 2015: 64, en Baìrcena y Prado 2015).

11 En el mismo relato, Caldentey presenta también la narrativa en términos de las asimetrías de poder (Caldentey Pérez 2015: 22,51 y 52, en Baìrcena y Prado 2015).

12 La incorporación de la reflexión feminista de Montaño (Montaño 2015, en Baìrcena y Prado 2015), rompe por si sola con las concepciones tradicionales de la academia sobre la relación unívoca entre “productividad física” e ingresos.

13 Caldentey (Caldentey Pérez 2015, en Baìrcena y Prado 2015) cree factible el uso del modelo a la Debreu para pensar la asignación eficiente de los recursos productivos, para Nadal (Nadal 2004) esa tarea es imposible dentro de sus propios postulados.

14 Una discusión teórica similar se presenta con el enfoque pos-keynesiano: Sintéticamente, A. Nadal dice: “Esta crítica demostró que la teoría de la productividad de los factores adolecía de una circularidad fundamental. Sólo es posible determinar la productividad del capital si se conoce el precio de los bienes de capital (porque eso es lo que permite sumar maìquinas heterogéneas y edificios de todo tipo), pero los precios no son independientes de la distribución del ingreso y, en el caso del “capital”, el precio depende de la tasa de ganancia. Por lo tanto, para conocer la productividad del capital es necesario conocer la tasa de ganancia, pero para ello es necesario conocer ¡la productividad del capital! Alejandro Nadal, “Mankiw: la imposible defensa del 1%” jornada. unam. mx: 2013/07/17.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search