Version classiqueVersion mobile

América Latina y su Teoría

 | 
Carlos Mallorquin

1. Las antinomias del desarrollo social sustentable en la periferia

Texte intégral

Al abordarse la cuestión del desarrollo desde el aìngulo exclusivo de la economía estaìndar () sin que exista ninguna teoría que lo ligue al mundo físico (como tampoco, de forma generalmente reconocida, al mundo social) parece como si siempre se hablara del mismo fenómeno en todo tiempo y lugar (Naredo 2006: 199-200, cursivas mías)

Introducción

1En la periferia y especialmente en América Latina, estos tiempos no son “normales”. La discusión sobre el desarrollo, incluso en términos abstractos, requiere nuevos términos de referencia y aún maìs si se trata del desarrollo social sustentable. Esto puede deducirse de una breve descripción social de la región (un bosquejo rudimentario) y la complejidad de las reformas necesarias para repensar la sustentabilidad social. La asimetría del poder y las consecuentes desigualdades que determinan la evolución de las relaciones sociales y sus condiciones de existencia en la región, han generado en ciertos sectores un sentimiento de “marginación” y de no “pertinencia”, multiplicando la discriminación y exclusión secular (Cepal 2007). A esto le sigue un resumen de la discusión del vocabulario que dio forma a la manera en que se pensó en la región el patrón de la evolución/desarrollo (“crecimiento, desarrollo y la sustentabilidad social”) en los últimos cincuenta años.

  • 1 Sus autores fueron Donella H. Meadows, Dennis L. Meadows, Jørgen Randers.

2Ello debe ayudarnos a confrontar los dilemas y las paradojas de nuestras decisiones una vez que hemos establecido que el mundo necesita maìs desarrollo y no menos desarrollo, como se ha planteado entre algunos cierta tradición de la economía ecológica, a partir del famoso reporte de 1972 The Limits to Growth1.

  • 2 Como veremos maìs adelante quiero radicalizar la propuesta de Gallopin (2003: 21) quien los distin (...)

3En primer lugar, el desarrollo incorpora y supera (Hegel) la noción tradicional de “crecimiento”, no obstante la importancia del mantener cierta tasa mínima de “crecimiento” anual de la “economía”, tanto en el Centro como en la Periferia, a sabiendas que debemos establecer políticas de administración/control sobre la (necesaria) destrucción de algunos recursos renovables y no renovables para “sustentar” el desarrollo. El desarrollo social sustentable supone una transformación y organización cualitativa muy especial de la economía, cambiando las formas de posesión en separación de las unidades productivas entre sí. Es importante señalar que aquí se utiliza “sustentabilidad” y “sostenibilidad” como sinónimos2.

4Por lo tanto, para la teoría latinoamericana del desarrollo, el “desarrollo social sustentable” no es un oxímoron como Naredo (1987 y 2006) nos quiere hacer creer, debido a que presume que la dirección y transformación cualitativa de la economía debe darse a través de una serie de mutaciones de las formas de posesión en separación de las unidades productivas entre sí, las cuales generan las asimetrías de poder que observamos entre las unidades productivas, sectores y ramas productivos, en otras palabras la heterogeneidad. Esta perspectiva va maìs allaì del mero crecimiento y transformaciones tecnológicas, tiene que ver con los cambios sociales y políticos: una problemaìtica de poder entre y dentro de las unidades productivas. Una teoría del poder social no debe necesariamente privilegiar a ningún costo la intensidad de la razón producto/capital. Esta perspectiva sostiene que el discurso económico convencional o mainstream ha errado en sus explicaciones sobre los mecanismos de la distribución del ingreso, que es lo que necesita problematizarse. Una vez que aceptamos la existencia de un mundo heterogéneo, consecuencia de las asimetrías de poder, ya no puede asumirse la existencia de algún mecanismo general para elucidar las condiciones de existencia de las entidades involucradas; a su vez, las diversas y diferentes condiciones de existencia implican divergentes y específicas estrategias para transformar las asimetrías de poder en cuestión.

Un diagnóstico rudimentario

5La especie humana es producto de sus pulsiones “agresivas”, característica que debe distinguirse del rol que la “violencia” ha jugado en la historia; la mera agresión es meramente una “respuesta del organismo” (Echeburúa 2010: 34, Vera 2010) durante su proceso de adaptación al medio ambiente. La institucionalización u organización de nuestro comportamiento agresivo es de suma importancia para establecer estrategias de desarrollo social-sustentables social a largo plazo.

6Por otra parte, los sucesos violentos, de naturaleza organizada o no, pueden a su vez caracterizarse como un fenómeno colectivo y/o comunitario (externo a la familia, grupos, organizaciones, bandas) o de índole individual (suicidio). También podemos pensar la violencia en términos de sus víctimas (mujeres, niños, tercera edad), o del contexto en que sucede, la escuela, hogar, trabajo, calles (Sanmartín 2010).

7El crimen organizado, o la violencia estatal, pueden ser considerados parte del fenómeno social-colectivo, convirtiéndose en un fenómeno político: la guerra y/o los choques entre distintos sectores. Algunos argumentarían que la “violencia” es parte y “producto del proceso de lucha por el poder” (Sosa 2004a: 10, Sosa 2004b: 115).

8En parte la violencia tiene motivos de lucro: bandas organizadas que ofrecen protección u organizaciones de traìfico de drogas, que parecen un fenómeno que requiere planificación social, en contraste con la delincuencia fortuita: asalto y robo. Pero tal vez estamos ante un cambio profundo del Estado y su larga tradición sobre el monopolio de la violencia. La debilidad institucional del Estado en la periferia ya no es una tesis controversial. En las dos últimas décadas el crimen y la violencia han proliferado en muchas aìreas y la mayoría de la guerras” son un asunto interno y no entre naciones (Rojas 2008, Sosa 2004a).

9En el año 2000, 520.000 personas fueron víctimas de homicidio. En el Caribe la tasa se incrementa dramaìticamente: 30 homicidios por cada 100.00 habitantes, mientras que el promedio en América del Sur es de “26 y 22 América Central” (Rojas 2008: 10). Si individualizamos los datos por país (véase el Cuadro 1), Colombia con 68 alcanza el primer lugar y México con 10.9 (los datos no incluyen los homicidios del período reciente que conservativamente alcanza 50.000 muertes) y Cuba 5.2 por cada 100.000 habitantes. Corresponda el fenómeno a una materia llamada de seguridad interna o un asunto de seguridad pública, esos fenómenos no pueden maìs que impedir la institucionalización de la generación de las “capacidades comunitarias” (Rojas 2008: 12) y sus relaciones sociales, bases del desarrollo social sustentable.

  • 3 En Río De Janeiro, Brasil, las autoridades municipales, en algunas “favelas” (Viva Río), encuentra (...)

10En su mayor parte, la política gubernamental por parte de los gobiernos ha respondido con programas para profesionalizar sus fuerzas militares y policiacas (Mesa 2008) y, en algunos casos, con políticas que muestran cierta creatividad3, pero en general confrontan a la violencia con mayor violencia. La desigualdad y la pobreza parecen estar relacionados, pero no de manera lineal con la expansión y creciente ambiente violento.

Cuadro 1. Comparación internacional de tasas de homicidio

Economía

Año

Tasa de homicidio (por 100.000 hab.)

Colombia

2000

68,0

El Salvador

1999

37,0

Rusia

2000

28,4

Brasil

2000

27,1

Venezuela

2000

26,2

Puerto Rico

1999

17,4

Ecuador

2000

16,8

Kazajstaìn

1999

16,4

Estonia

2000

13,9

Ucrania

2000

13,1

Letonia

2000

12,5

Moldavia

2000

11,9

Bielorrusia

2000

11,4

México

2000

10,9

Panamaì

2000

9,8

Lituania

2000

9,3

Rep. de Kirguiz

2000

8,0

Nicaragua

2000

6,7

U. S. A.

1999

6,1

Costa Rica

2000

6,1

Uruguay

2000

5,5

Cuba

2000

5,2

Fuente: World Bank. Crime, Violence and Economic
Development in Brazil: Elements of Effective Public Policy.
Poverty Reduction and Economic Management Sector Unit.
World Bank, Washington D.C. 2006. Citado por Rojas 2008:11

11El incremento de la tasa de criminalidad es producto a su vez de algunas fuerzas propiciatorias que deben tomarse en cuenta como el consumo de alcohol y drogas, que conforman la dialéctica de la inequidad, altas tasas de urbanización, “de desempleo” y “corrupción” (Rojas 2008: 14), pero particularmente el “desempleo” juvenil.

12Si tomamos en cuenta estos criterios y las fuerzas propiciatorias, Colombia tiene la mayor tasa de homicidios y México hasta recientemente en el décimo lugar. Comparativamente, a medida que se incrementa la desigualdad y el desempleo, mayor es el número de homicidios. Aspectos del medio ambiente que son amplificados por la impunidad y acceso desigual a la justicia, que a su vez explica la “inseguridad” que la mayoría de habitantes percibe en las ciudades de la región (Pascual 2004, Kruijt 2008) (véase el cuadro 2).

Cuadro 2. América Latina: indicadores comparados

Cuadro 2. América Latina: indicadores comparados

Nota: Las cifras dentro de [] corresponden a datos del 2005; y los datos dentro () corresponden a 2004.

a. Honduras y Bolivia no fueron considerados debido a la ausencia de datos sobre homicidios de ambos países.
b. Datos de la CEPAL basado en Encuestas Nacionales. Las cifras corresponden al año maìs reciente en que se realizó la Encuesta por lo que son diferentes entre los países.
c. Tomados de la OIT. No hay información homogénea, los datos se presentan para dibujar una imagen del desempleo urbano pero no son comparables entre sí. El territorio abarcado varía, en algunos países se trata de una o varias aìreas metropolitanas, en otros las cifras corresponden a una total nacional urbano y en otros al total nacional.
d. Tomados de la OIT. No hay información homogénea los datos se presentan para dibujar una imagen del desempleo juvenil urbano. pero no son comparables entre sí. Los grupos de edad considerados son diferentes entre sí en un rango de los 15 a 24 años. El territorio abarcado varía, en algunos países se trata de una o varias aìreas urbanas y en otros las cifras corresponden a un total nacional.
Fuente: Elaboración por parte de Rojas (2008: 15) con base en UNFPA. Estado de la Población Mundial 2007: Liberar el potencial del crecimiento urbano. En: www.unfpa.org; ECLAC Panorama Social de América Latina 2007; OPS. Situación de Salud en las Américas: Indicadores Baìsicos. 2007. www.paho.org; PNUD. Informe de Desarrollo Humano 2007/2008 www.undp.org

13Parte de la característica violenta del medio ambiente tiene que ver con el creciente traìfico de armas livianas; 75% de dichas armas no estaìn controladas por el Estado (Rojas 2008). La muertedebido a estas armas observa a Colombia en el primer lugar, Brasil quinto y los Estados Unidos en el treceavo (véase cuadro 3).

Cuadro 3. Países con las mayores tasas registradas de muerte por arma de fuego en el mundo* (por 100.000 hab.)

Cuadro 3. Países con las mayores tasas registradas de muerte por arma de fuego en el mundo* (por 100.000 hab.)

A: Ranking. B: País. C: Año. D: Total muertes por arma de fuego (mínimo). E: Tasa total de muertes por arma de fuego (mínimo). F: Tasa de homicidios por arma de Fuego. G: Tasa de suicido por armas de fuego. H: Tasa de muertes accidentales. I: Tasa de muertes no determinadas por arma de fuego. J: % de homicidios por arma de fuego. K:% de muertes por arma de fuego que no son homicidios.
* Tasa de muerte por arma de fuego considerando 112 países.

14A su vez el traìfico de drogas y actividades relacionadas intensifican esta tendencia. Por ejemplo, los ciudadanos deportados por los Estados Unidos hacia América Central y el Caribe de hecho recibieron su entrenamiento y profesionalización en las calles y caìrceles del coloso del Norte (Martí), convirtiéndose en la fuente maìs importante de la mano de obra de las organizaciones ilícitas dirigidas por las bandas de drogas (Kruijt 2008, Aguilera 2008).

15Algunos gobiernos han aceptado que han perdido el control de ciertas aìreas geograìficas que se encuentran bajo las órdenes de las bandas organizadas del crimen. Las drogas generan una ganancia extraordinaria. El mercado es transnacional y el Fondo Monetario Internacional ha calculado que su “comercio” involucra entre 500.000 y 1.5 millones de millones de dólares y, sin embargo, no existe regulación intergubernamental o controles entre distintas naciones (Mesa 2008). El crimen organizado tiene sofisticadas metas a corto y largo plazo, se trata de un “crimen transnacional” (Rojas 2008: 28) y desafían las fronteras tradicionales y soberanías nacionales.

16Por otra parte, maìs de 50% de los secuestros suceden en México y Colombia. La violencia colectiva implica altos costos para los estados de la región; se ha calculado por el Banco Mundial que en 2006 ocupa alrededor del 3% al 5% del PIB; 3.6% Costa Rica, 3.7% Jamaica y Ecuador 7%, gran parte dedicada a las actividades de represión y no de prevención o control. La sorprendente parte de la narrativa sobre la región pacificada es que hay maìs muertes de personas por medio de las “armas livianas”, que cuando existieron “insurrecciones armadas” en la región (De León-Escribano 2008: 88).

  • 4 Se podría utilizar aquí ciertas ideas de E. Laclau (1985 y 1990) sobre la función del “antagonismo (...)

17Las bandas juveniles tienen una notoria presencia en América Central-no solamente los “Maras” (Vazquez 2010)- y la violencia/confrontación se ha convertido en una de las fuentes por medio de las cuales se construye su identidad (Pirker 2004, Aguilera 2008): sus luchas y constantes enfrentamientos entre sí y contra la “sociedad” generan el imaginario de algún tipo de pertinencia colectiva e inserción social para contrarrestar su “marginación” cultural y económica4. Desafían el control de ciertos lindes geograìficos y zonas en muchas ciudades en América Latina, donde domina el desempleo y la naturaleza informal del empleo.

18Es necesario una búsqueda de formas políticas y de organización que logren transformar las “tendencias”, desesperanzadoras en la región:

“En el crimen organizado la violencia es un instrumento fundamental de su accionar. Ello ha significado el incremento en el número de muertos en la región, particularmente en el norte de América Latina: en México y Centroamérica. Según el informe del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos 2015, se registraron maìs muertos que en un país en guerra como Irak. Según este estudio, el 21% de todos los caídos en conflictos en el mundo en el año 2015, que alcanzaron 167.000, se registraron en México, El Salvador, Guatemala y Honduras. Es decir, 34.000 muertos en estos países de los cuales alrededor de 17.000 ocurrieron en México. El número de homicidios se incrementó de manera exponencial en el último periodo. De igual forma, cuando se analizan las 50 ciudades maìs violentas del mundo, 41 se encuentran en América Latina y de estas 21 se ubican en Brasil. La región requiere hacer un esfuerzo fundamental para reducir el número de homicidios dolosos y ello estaì directamente relacionado con el efectivizar, por un lado, el monopolio de la fuerza por parte del Estado; y por otro, con la presencia de este en el conjunto del territorio nacional (Rojas 2016: 61).

19El otro aspecto del medio ambiente social que obstaculizan profundamente una estrategia de desarrollo social sustentable es la violencia sistemaìtica contra la mujer. El hogar se ha convertido en un lugar muy peligroso para las mujeres, hijos y adolescentes (De León-Escribano 2008), aunque los adolescentes tienen, momentaìneamente, la posibilidad de llegar a la calle.

20La invisibilidad de la mujer y los niños forma parte de la estructura institucional del Estado (De León-Escribano 2008; Lagarde y De Los Ríos 2010 y Lorente 2010). En algunos lugares como la ciudad de México, se han creado ad hoc facultades y leyes para institucionalizar su defensa (Lagarde y De Los Ríos 2010, Monaìrrez 2010). Para Mayra Buvinic, su anaìlisis de Guatemala demuestra que la desigualdad estaì altamente correlacionada con la violencia” (Buvinic 2008: 41) en el hogar. La violencia doméstica (mujeres y niños) también impide cualquier proyecto de desarrollo y general altos costos para su control y “administración” para proteger a sus víctimas. Costos directos de curación y protección, así como costos “indirectos”, acrecientan los aspectos emocionales negativos, ampliando la marginación de ciertos individuos y las sinergias necesarias para promover una política de desarrollo social sustentable.

21Si bien Kruijt no encuentra una correlación simple entre la “pobreza” y el “contexto en cual es generado” (Kruijt 2008: 58), el creciente sector “informal” de la población trabajadora, en el cual se concentra en las ciudades, se ha convertido en el núcleo donde sucede la violencia urbana. Las “zonas grises” entre el aspecto “formal” e “informal” de la economía se ha ensanchado y la justicia tiene un espacio ambiguo en la medida que alcanzamos las zonas informales de las demarcaciones urbanas y, por tanto, la inseguridad mencionada previamente.

22Por lo tanto, las percepciones y sentimiento ciudadano de no pertenecer, su “marginación” del proceso de la organización cotidiana de la ciudad, forma parte del horizonte político de la urbe. La discriminación reina con la ausencia de expectativas solidarias entre vecinos (Székely 2006). Este fenómeno se refleja en la baja tolerancia del “otro” por ciertos sectores sociales y su mínima actitud participativa o metas comunes, que es producto de una perspectiva cultural “individualizada” (Cepal 2007).

23Ademaìs, en las últimas dos décadas el crecimiento en América Latina promedia el 3% anual y no ha habido ningún cambio profundo en las tendencias de la distribución del ingreso (Cepal 2010 y Bulmer-Thomas 2003). La región presenta amplias disparidades de ingreso entre diversos sectores sociales que no se han modificado. Igualmente, la región presenta para el mismo periodo una intensa concentración espacial poblacional con ciertas actividades económicas, multiplicadas por “disparidades” territoriales (PIB per caìpita territorial), en contraste con la evolución de los países de la OCDE.

24Casi el 88% de la población en la Amazonia y los territorios Andinos presentan graves déficits en recursos baìsicos: materiales de construcción, acceso al agua potable, ausencia de factores educativos; en México y América Central estas disparidades geograìficas y de ingreso son notables en zonas ocupadas por las poblaciones indígenas (Cepal 2010). Las desigualdades y disparidades son reproducidas a su vez dentro de las ciudades y sus periferias, casi en toda la región latinoamericana.

Crecimiento, desarrollo y la sustentabilidad social

  • 5 “De la noche a la mañana dos mil millones de personas se volvieron subdesarrolladas. En realidad, (...)
  • 6 Sintomaìticamente, Prebisch utilizó economías en desarrollo en lugar del término subdesarrollo has (...)

25En el inicio fue el verbo. Para enero 20 de 1949, los países de la región fueron ubicados entre las aìreas subdesarrolladas por el discurso inaugural del recientemente electo presidente de los Estados Unidos: Harry S. Truman (Truman 1949)5. Ademaìs, prometió ayudar aquellas naciones subdesarrolladas que defendían la libertad. Unos meses después en el mismo año apareció el reporte presentado por Raúl Prebisch (1949) a la Comisión Económica para América Latina (Cepal) titulado El desarrollo económico de la América Latina y algunos de sus principales problemas. Inmediatamente alcanza el lugar de un claìsico de la literatura sobre la situación latinoamericana o de la periferia y las alternativas para lograr su “desarrollo” y “crecimiento”6 versus las del “centro”. Aunque la Cepal fue perseguida y obstruida antes y después de su creación en 1947 por el gobierno estadounidense, la institución de las Naciones Unidas fue finalmente instalada en 1951 después de un período de prueba de tres años (Mallorquin 2012).

  • 7 Luis Althusser (1969), insiste que el pasado no debe leerse en términos del presente, un “futuro a (...)

26Por lo tanto, el “desarrollo” es una construcción teórica posterior a la Segunda Guerra Mundial. Antes de la Primera Guerra Mundial, el discurso económico y sociológico eurocéntrico o anglo-sajón dominaba la región: discurso teleológico por excelencia las referencias hacia las aìreas atrasadas se explicaban en términos de la necesaria evolución que tomarían a imagen y semejanza de las economías del centro, como un “futuro anterior” para utilizar una expresión de L. Althusser7. Ademaìs, Arndt (1981) ha demostrado que la noción de desarrollo económico para esas aìreas era vista como un proceso de apertura y explotación de los recursos naturales. Esas nociones difícilmente pueden hacerse congruentes con aspectos explícitos sobre el bienestar de la población y crecimiento per caìpita generados en las décadas de 1930 y 1940, colateralmente a la construcción de las cuentas de ingreso nacionales y los modelos macroeconómicos keynesianos (Danby 2012). Como han insistido Heilbroner 1964, Love 1980 y Arndt 1987 (Cfr. Mallorquin 1998), previo a la Segunda Guerra Mundial poco se escribía sobre las aìreas atrasadas”, que no fuera señalando las supuestas “etapas” superadas por las economías “industriales”.

27La Cepal, en la década de 1950, bajo el liderazgo de Raúl Prebisch, logró concentrar entre sus funcionarios algunos de los teóricos maìs sobresalientes de la región sobre la problemaìtica del desarrollo y crecimiento. Cuestionaron la antigua tradición del papel de la periferia como productores de bienes primarios, insistiendo en la transformación de su economía por medio de una serie de reformas estructurales”: entre ellas “reforma agraria”, “reforma fiscal”, “industrialización de ciertos sectores” y la “integración” de la región. El proyecto de transformación político-social, articulado a cierta mutación estructural y, por tanto, la industrialización, no es meramente el resultado del deterioro de los términos de intercambio que sufre la periferia en su intercambio con los países del centro, sino que forma parte de la estrategia para abrir espacios políticos a nuevas fuerzas sociales para reducir la preeminencia del poder oligaìrquico latifundista en la mayoría de los países latinoamericanos. Por lo mismo, el argumento a favor de la industrialización no surge de la banalidad de que la industria es mucho maìs productiva que la producción agraria, como podría deducirse del argumento del rumano Mihael Manoilescu y la importancia de la intervención estatal en la economía. La explicación de Prebisch sobre el mecanismo del intercambio que genera el deterioro secular de los términos de intercambio demuestra, en última instancia, que se trata de las asimetrías de poder entre las economías en cuestión (centro y periferia) y que había que transformarlas.

28Mientras tanto, en América Latina, bajo la “protección” de la Cepal, teóricos como Celso Furtado, entre otros (Cfr. Mallorquin 2005), deconstruyeron el discurso económico y sociológico anglosajón en general, primero cuestionando su validez para las aìreas llamadas subdesarrolladas y, en segundo lugar, una vez establecida la concepción estructuralista de la economía latinoamericana, condenando la mayoría del vocabulario de la economía como impertinente, incluso para las economías desarrolladas y especialmente la llamada síntesis keynesiana, que domesticaba los aspectos teóricos maìs interesantes de Keynes.

  • 8 En contraste con políticas “hacia afuera” o de orientación exportadora de bienes primarios antes d (...)

29Durante el proceso de reconstrucción teórica entre 1950 y 1970, el discurso latinoamericano sobre el desarrollo tuvo que confrontar la paradoja de relativamente altas tasas de crecimiento, impulsadas por políticas de desarrollo “hacia adentro”8, inéditas hasta el día de hoy, sin una correspondiente reducción de las desigualdades de ingresos sectoriales y/o geograìficas (las famosas brechas). Por lo tanto, el supuesto de que los aspectos “heterogéneos” de la economía/país desaparecerían, se convirtió en la base para repensar su siempre y nunca acabada presencia relativa. Esencialmente la problemaìtica de la heterogeneidad demuestra que es consecuencia de la asimetría de poder entre las unidades productivas; regiones y naciones. No se trataba de un problema “tecnológico”, o de déficits en la industrialización, ni particularmente una característica de las economías “subdesarrolladas”. Su presencia nunca acabada, tanto en la periferia como en el centro, es producto de las divergentes/conflictivas, “formas de posesión en separación”-para utilizar un término de Bettelheim (1975)-, por parte de las unidades productivas de ciertas condiciones de existencia: la manera en que ciertas unidades de producción poseen algunas de las condiciones de existencia de otras unidades y las diversas formas en que la mano de obra también estaì separada de ciertas de sus condiciones de existencia.

  • 9 Aquí podemos hacer uso de la noción de “empotramiento” (“embeddedness”); de Polanyi y del vocabula (...)

30Por lo tanto, “el (los) mercado” (s) es (son) una serie de unidades productivas entre sí, cuyos mecanismos de “posesión en separación” institucionalizados dan organización a cierto tipo de articulación entre unidades productivas y mano de obra; formas de “posesión en separación” que deben ser transformados por medios políticos y legales9. El rol complementario o la supuesta interdependencia entre las unidades productivas y las entidades financieras, y los hogares, supuesto como un evento automaìtico por la economía convencional, exige una explicación.

  • 10 Singer argumenta: El problema de los países subdesarrollados no es solamente el crecimiento, sino (...)

31Como resultado, el pensamiento latinoamericano inició diferenciando el “crecimiento” del “desarrollo”10, lo cual suponía transformar la manera en que las unidades productivas y la mano de obra se articulaban entre sí, ampliando el radio de acción de la “economía” vía la incorporación de una mayor proporción de la fuerza de trabajo.

32Las divergentes condiciones de existencia de las unidades de producción en algunos casos obstaculizan o mejoran las diferentes estrategias para imponer/defender ciertos precios, en ciertos sectores o ramas productivas: la asimetría de poder entre las unidades productivas, regiones, y naciones hacen posible la heterogeneidad. Quedaba claro que el desarrollo suponía un proceso –político– complejo que va maìs allaì de impulsar la razón producto/capital.

33El otro aspecto de la promoción del “desarrollo” es la naturaleza de las políticas (“inclusión/exclusión”) para reducir las diferencias o distancias (“brechas”) dentro y entre sectores laborales. La misma amplificación del radio de acción de la mano de obra dentro y entre distintos sectores y ramas productivas y las unidades productivas, es considerada tan importante como incrementar la tasa salarial. Transformar el horizonte agrario, dominado por diversas relaciones sociales de “dependencia” entre diversas formas de retribución o “salariales”, formó parte de la perspectiva de la reforma, destruyendo las formas asimétricas de poder entre los llamados “latifundios” y los “minifundios”, o sea, las circundantes mini-posesiones de tierra que servían de sustento a la “mano de obra” requerida por los terratenientes durante diversos períodos del año.

34El desarrollo ya no se considera como aquel proceso mediante el cual se “alcanzaría” a los países “desarrollados”, reproduciendo sus patrones de trabajo en la periferia a su imagen y semejanza: se convirtió en un objetivo político para nivelar las condiciones entre distintas economías, regiones, sectores, empoderando y democratizando el proceso de toma de decisiones, privadas y públicas.

  • 11 No creemos que la evaluación elaborada sobre la disciplina de la “economía” por parte de los estru (...)

35El discurso económico, especialmente en los países anglosajones11, presenta la problemaìtica del crecimiento y desarrollo en términos de una supuesta evolución dada en dichas naciones a partir de la “revolución industrial”. Para la década de 1970, Furtado (1974), el desarrollista por excelencia, discutiendo el libro de Meadows et al. (1972) ya hablaba sobre el “mito del desarrollo”, en el sentido de que la industrialización por medio de un proceso capital intensivo, y una política de altamente concentradora del ingreso, fomentada por el régimen militar brasileño (“el milagro brasileño”), no podía ser considerado como “desarrollo”. Esto explica la importancia de las transformaciones estructurales para los estructuralistas latinoamericanos, y las reformas en los varios aìmbitos previamente señalados, que a su vez iluminan los espacios donde se dan las confrontaciones políticas sobre esos temas con la corriente “dependentista” (véase, Kay 1989).

36En sus prolongadas batallas teórico-políticas durante la década de 1950 y 1960 con los discursos hegemónicos anglosajones, así como con el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, no tomaron en cuenta la problemaìtica del medio ambiente, ni ciertos aspectos negativos del desarrollo en términos ecológicos. Y, sin embargo, son precisamente las características desarrolladas sobre el aìmbito económico y sus relaciones sociales lo que hace faìcil su incorporación a la problemaìtica ambientalista, ampliando las críticas ya realizadas al discurso neoclaìsico convencional a partir de ciertas lógicas ecológicas o sobre el medio ambiente.

37Los estructuralistas comparten la crítica de Naredo contra la noción del sistema económico y del “equilibrio”, pero llegan a él por un sendero teórico distinto: teorizando las asimetrías de poder. Para Naredo la idea del “equilibrio” en la ciencia económica aparece como producto de fuerzas contrapuestas que nos remite a la analogía respecto la mecaìnica claìsica:

“Si, como se postula en el ‘modelo’ de Walras, o en la versión simplificada del mismo presentada por Cassel antes expuesta, las disponibilidades de ciertos factores o productos vienen prefijadas de antemano, sus precios de equilibrio aparecen inequívocamente determinados al aplicar el isomorfismo de la palanca con la condición indicada de que en el equilibrio han de demandarse todas las cantidades disponibles, evitando que los factores o productos que no cumplan esta condición puedan influir en el modelo al asignarles automaìticamente un precio nulo, atribuyéndoles la condición de ‘bienes libres’ que quedan fuera del campo de lo económico. Pues conocidas estas cantidades (fuerzas) los precios (brazos de la palanca) han de fijarse de forma que cumplan la condición de equilibrio que exige la ley de conservación del valor (o de conservación del impulso que, en el caso del equilibrio de la palanca, exige que se anulen los momentos de las fuerzas que actúan sobre ella).

El problema se reduce, como hemos indicado, a un simple ajuste de precios y cantidades que encuentran solución sin recurrir a otros factores dentro del marco mecanicista indicado, apareciendo descartada ab initio la posibilidad de que en las soluciones de equilibrio ofrecidas por el modelo aparezca un subempleo de recursos motivado por una insuficiencia de la demanda efectiva, como maìs tarde postularaì Keynes. (...) la noción de producción posfisiocraìtica, establecida por los economistas claìsicos y neoclaìsicos, se asienta sobre un enfoque mecanicista de los procesos físicos en el que buscó originariamente su coherencia. (...), el paralelismo entre Newton y Walras (...) tiene un sentido que va maìs allaì de la simple metaìfora literaria: la coherencia del sistema establecido por Walras en el campo de lo económico-limitado a ese universo autosuficiente y equilibrado de los valores de cambio-dependía de que Newton hubiera descubierto de verdad el sistema del mundo físico” (Naredo 1987: 319,283). [Véase también Mirowski 1989].

38Para los estructuralistas latinoamericanos la negación del principio del “equilibrio”, y el reconocimiento de ciertas estabilidades de la “economía”, solamente pueden explicarse como un fenómeno contingente, producto de ciertos acuerdos entre divergentes poderes y acuerdos institucionales consagrados entre las unidades productivas, apoyadas en estructuras financieras (véase también Di Filippo 2009). Por lo tanto, los agentes y las unidades productivas no tienen ninguna forma de caìlculo general o universal: en un universo económico heterogéneo y asimétrico, las estrategias de inversión en ciertas tecnologías implican una deliberación sobre la problemaìtica del tiempo, a corto y largo plazo. El agente se concibe condicionado-pero no determinado-históricamente, articulado de manera contingente a ciertas relaciones sociales, no el universal “ homo economicus” racional del discurso económico del “mainstream”, tal vez cercano a la concepción de la “racionalidad acotada” (bounded rationality) que algunos institucionalistas han recuperado recientemente.

39Se deriva de allí una necesaria ausencia de “unidad” específica entre ciertas relaciones sociales y las fuerzas productivas. El estructuralismo otorga una importancia crucial al rol del Estado o la participación pública en la organización y administración y el establecimiento de las reglas de inversión, o para reconstruir el proceso de circulación, geograìfico o mercantil, así como los puentes entre los diferentes sectores productivos y zonas geograìficas. El estructuralismo ofrece premisas interesantes para resolver o confrontar la división natural/institucional que ha sido fuente de mucho debate sobre las estrategias sustentables o no de desarrollo, pasadas y presentes.

40La concepción de los mecanismos sociales para la toma de decisiones, los “centros de decisión”, son vitales para pensar la planificación de la inversión, así como los mecanismos de asignación de los recursos, perspectiva que tiene una peculiar similitud al “Institucionalismo Político” de Kapp (Berger y Esner 2007: 534). Comparte igualmente la idea de la “causalidad circular acumulativa circular” y “sistema” y, por tanto, ciertas afinidades con Kapp: “el concepto formal de sistema adquiere sentido y contenido únicamente haciendo explícito las características selectas de modos específicos de asociación (Kapp citado por Berger y Elsner 2007: 533). Esta perspectiva, en contraste con otros tipos del enfoque de sistema abierto, va maìs allaì de la mera utilización de la metaìfora del sistema automaìtico de retroalimentación entre y dentro los límites.

  • 12 (Gallopin 2003: 28) Véase graìfico 8.

41Por ejemplo, Gallopin acepta que todos los “seres vivientes” sufren mutaciones, pero debe cuidarse que el proceso no destruya las “fuentes de renovación” (Gallopin 2003: 21). Igualmente, supone posible el desarrollo sustentable si tomamos en consideración las necesidades a corto y largo plazo sin “comprometer la capacidad de las generaciones futuras” (Gallopin 2003: 23). Y si bien intenta distanciarse de las tradiciones “eco-céntricas” introduciendo en su modelo del “enfoque de sistema”12, algo que llama lo “social”, la idea de “sistemas abiertos” y el “medio ambiente”, insumos/productos, subsistemas o “elementos” (Gallopin 2003: 9), pueden elaborarse en términos abstractos e independientemente de la materia en cuestión, lo cual deja fuera precisamente la discusión sobre la lógica y dirección que toman los agentes, así como los insumos/productos, es decir, “las decisiones políticas”.

42Gallopin hace una distinción entre el “desarrollo sostenible” y “sostenibilidad”: el concepto de desarrollo sostenible es muy distinto al de sostenibilidad, en el sentido que la palabra “desarrollo” apunta claramente a la idea de cambio, cambio gradual y direccional. Como se veraì maìs adelante, el desarrollo no significa necesariamente crecimiento cuantitativo, ya que se asemeja maìs bien al concepto de despliegue cualitativo de potencialidades de complejidad creciente (que, puede o no incluir o requerir crecimiento cuantitativo) (Gallopin 2003: 22).

43Pero la diferenciación es improcedente si tomamos en serio la noción de “desarrollo”: de hecho su argumento central tiene que ver con cambios, transformaciones y una dirección cualitativa, que presupone la “sostenibilidad”.

44Por su parte, el “Institucionalismo Político-Económico” (Berger y Elsner 2007: 533) o la perspectiva estructuralista, plantea desde un inicio las cuestiones en términos políticos y la forma en que deben materializarse la asignación de los recursos, privados o públicos o de los “comunes”, como gustan algunos siguiendo a Elinor Ostrom.

45Apropiadamente, Berger y Elsner dicen (2007: 535): La elaboración de la política debe tener presente que debido a que el sistema estaì en movimiento, los coeficientes de las interrelaciones entre las varias condiciones bajo una causalidad circular no son conocidas con precisión debido a la inercia, rezagos temporales en algunos períodos y aìreas, incluso una ausencia de respuestas del sistema ante los cambios (Myrdal 1968: 1870-1878). Por tanto, el que la elabora debe estar consciente del complejo factor del tiempo, porque los efectos sobre las diferentes variables del sistema pueden ser muy diferentes durante el transcurso del tiempo (también ej. Myrdal 1957: 19).

46Al igual que la proliferación de los discursos sobre el desarrollo/crecimiento en la década de 1970, la propagación de los discursos sobre el desarrollo sustentable no se quedó corto durante las dos últimas décadas. No podemos dudar de la importancia de las críticas a las limitaciones de los enfoques eco-céntricos o de la economía ecológica sobre el desarrollo sustentable, ya sea desde la tradición marxista (Foladori y Pierri 2005) o maìs general cuasi termodinaìmica por parte de Naredo (1987 y 2006): a decir de Naredo, el devastado globo terraìqueo, resultado de una serie de lógicas productivas industriales, se ha convertido en una gran mina (Naredo 2006: 53).

47Estos enfoques presentan, como el de Gallopin, dificultades similares para establecer ciertas pautas para la elaboración de estrategias específicas en la periferia: el “capitalismo” (en Naredo, “la ideología en el pensamiento económico”), opera como un bloque de posiciones unificado con su propio régimen y leyes de movimiento cuyas condiciones de existencia estaìn predeterminadas, praìcticamente sin historicidad. La lucha de clases ocupa el rol de guía del mecanismo de trasformación (en Naredo, deconstrucción de las categorías del pensamiento económico, los oxímoros, imperturbables de la economía convencional), sin las consideraciones históricas y geograìficas específicas, borrando la heterogeneidad de los espacios económicos/geograìficos/territoriales y no solo en la “periferia”.

48En última instancia, maìs allaì de haber establecido una serie de contradicciones sobre las que el discurso económico evoluciona, eludiendo la problemaìtica sobre lo que constituye crecimiento, sin reponer los recursos destruidos o el “stock” (Naredo 1987 y 2006), no existe una perspectiva “arquimédica” o privilegiada desde la cual podamos predeterminar las estrategias políticas del desarrollo social sustentable, sin discutir previamente las relaciones de poder y las alternativas de los agentes presupuestos por sus imaginarios sociales.

49Ademaìs, si consideramos la problemaìtica mencionada anteriormente sobre el factor complejo del tiempo, el estructuralismo latinoamericano no podría haberlo dicho mejor:

“Brevemente, una vez que se acepta plenamente el caraìcter abierto de los sistemas económicos, la formulación de las metas sociales y objetivos y el problema de las elecciones colectivas ya no se pueden evitar. Tales objetivos y elecciones respecto el estadio de la dinaìmica ecológica sostenible y la sostenibilidad del balance económico y el mejoramiento de las condiciones de existencia sociales e individuales (calidad de vida) debe convertirse en el punto de partida normativo de la ciencia económica” (Berger y Elsner 2007: 534).

  • 13 “Para la economía ecológica, la multiplicidad de posibles soluciones no es un defecto del método s (...)
  • 14 “Para ello hay que relativizar la lógica unidimensionalmente monetaria que subyace tras la aplicac (...)

50No se trata sencillamente de que la utilización metafórica del enfoque de sistemas para explicar los intercambios dentro y entre distintos aìmbitos puede volverse ambigua, o teóricamente imprecisa: el problema es que a veces el vocabulario sistémico evapora la posibilidad de hablar sobre las condiciones políticas, las asimetrías de poder entre distintas “poblaciones” y localidades/territorios, evadiendo el vocabulario difícil e inclemente que guían nuestras decisiones. Pero el debate/reflexión sobre la confrontación política es parte necesaria del proceso cuando se deben tomar decisiones, va incluso maìs allaì de la pertinencia o no de optar por evaluaciones de tipo multicriterial (Alier y Jusmet 2001: 241)13 o “plurales” (Naredo 2006: 151).14

51El estructuralismo latinoamericano ofrece una imagen de lo económico/social como una articulación contingente entre diversos agentes y unidades de producción y, al igual que el marxismo, intenta confrontar y superar las asimetrías de poder entre las unidades en cuestión, deconstruyendo y transformando las reglas o pautas de trabajo (J. R. Commons), o sea, las instituciones que gobiernan las praìcticas de los agentes y cuyas condiciones de existencia no son generales, ni universales. Originalmente desarrolló su perspectiva desde el Estado, como el epicentro de las transformaciones, hoy debe repensar y recuperar las estrategias y reformas desde “abajo hacia arriba”, incorporando los movimientos sociales de base y la participación ciudadana (Veltmeyer y O´Malley 2003).

52Como se ha dicho antes, la perspectiva cuestiona la noción de equilibrio y asume que los precios son generados por una serie de caìlculos y praìcticas contables (Mallorquin 2015). No tiene dificultad alguna en aceptar con Alier y Jusmet (2001) y Naredo (1987) que los criterios de la inversión y “costos” son solamente convenciones para tomar decisiones y hacerlas conmensurables y comparables entre sí: las unidades contables, y sus “agregados monetarios (Naredo), no representan nada verdadero, utilidades o valores (de trabajo, naturaleza, u otros). El estructuralismo evade la discusión metafísica (Prebisch) sobre la esencia de precios y/o valores: los precios son producto de una serie de praìcticas contables. La perspectiva estructuralista latinoamericana niega la existencia de una necesaria articulación o unidad entre ciertas relaciones sociales y las fuerzas de producción y, por tanto, sobre la manera adecuada o no de orga nizar el proceso de trabajo. Procesos de innovación y reconversión tecnológica son factores variables de la evolución histórica y la capacidad adaptativa de los agentes. Igualmente considera que no existen necesidades baìsicas en general, a partir de las cuales se pueden diseñar estrategias de mantenimiento del desarrollo social sustentable. Con ello no se niega la importancia de conocer los kilo-calorías requeridos para el consumo (de energía endosomaìtica) de las personas y comunidades para su reproducción, ni tampoco la que se refiere al uso exosomaìtico de energía utilizada para llevar a cabo la movilidad humana y la de sus actividades productivas.

53Pero no podemos eludir el hecho de que muchas especies han desaparecido y muchas otras seguiraìn ese camino. En una concepción del medio ambiente holística, no existe una predeterminada diferenciación entre nosotros y nuestro cambiante medio ambiente. En términos éticos podría argumentarse que nuestra especie tiene una fecha de caducidad, ya que el sol desapareceraì algún día y nuestro proyecto de existencia podría plantearse como la preservación y propagación de nuestro DNA, peculiar a la “variabilidad sustentable intraespecífica” (Lombardo 2010: 405) de nuestro orbe. Por su parte, el discurso ambientalista y ecológico, habla de “justicia” intergeneracional e intergeneracional, como si estas cuestiones podrían definirse independientemente del medio antagónico y conflictivo que forman parte de nuestra historia evolutiva. Pero, independientemente, de las metas o estrategias, la justicia solamente puede surgir a partir de mecanismos de resolución de nuestras diferencias para generar formas de reconocimiento del “otro” y sus tradiciones culturales.

54Estamos hoy muy lejos de la discusión generada por el discurso económico de posguerra cuando Keynes profetizaba (Tamanes 1985) el fin del “problema económico”, si se evitaban las guerras y se reducía la tasa de población en los próximos 100 años.

55A pesar de la faìbula sobre la globalización, tanto el problema ambiental, o el económico”, no pueden predeterminarse fuera de la política “nacional” y a veces “regional”. La vigilancia del “stock” de la orbe y su recomposición inicia en dichos “espacios”, así como la discusión sobre el lugar donde ubicar los “residuos”: se trata de una problemaìtica política, de poder, no técnica.

56La teoría del desarrollo en su versión latinoamericana pone en primer lugar la discusión política para transformar y reducir las asimetrías de poder entre las diversas unidades de poder y los agentes respectivos. La noción de “óptimos” del discurso económico convencional son un aspecto secundario en las propuestas sobre la “asignación de recursos”, porque no se trata de un evento de naturaleza “técnica”. El desarrollo social sustentable supone pensar la problemaìtica en términos de una cuestión social.

57Pero en la periferia dicha estrategia inicia hoy con la reconstrucción de la relación Estado/Sociedad. Lo que a su vez supone reorganizar los mecanismos y procesos de inclusión de gran parte de las comunidades marginadas y reducir la tasa delincuencial. Igualmente, ante la ausencia de información ecológica baìsica, debemos rescatar ciertas tradiciones y movimientos sociales, cuyos mecanismos de defensa cultural y territorial, en ciertas ocasiones los convierten, sin saberlo, en diestros “ecólogos rebeldes” (Alier 2012a, 2012b y 2012c) y Tetreault et. al (2012).

58Para culminar, Naredo ha dicho que la “llamada historia ecológica, al igual que la economía ecológica, surgió como una reacción al predominio del enfoque económico estaìndar (2006: 198). En este texto hemos argumentado que el estructuralismo latinoamericano se construyó a partir del rechazo y liberación de la misma tradición discursiva cuasi colonial. Niega, no obstante, a dichos engendros (historia ecológica, economía ecológica) la solvencia teórica para analizar las interacciones de las “sociedades humanas con el medio físico” (2006: 198). Aquí hemos propuesto una tercera alternativa, a partir del estructuralismo latinoamericano, para intentar pensar y superar dichos problemas. La superación de dichos desaciertos desde una visión latinoamericana puede verse en la obra de Enrique Leff, capítulo que sigue a continuación.

Notes

1 Sus autores fueron Donella H. Meadows, Dennis L. Meadows, Jørgen Randers.

2 Como veremos maìs adelante quiero radicalizar la propuesta de Gallopin (2003: 21) quien los distingue.

3 En Río De Janeiro, Brasil, las autoridades municipales, en algunas “favelas” (Viva Río), encuentran un intercambio favorable en la reducción de muertes por armas de fuego, permitiendo ciertos tipos de traìfico de droga, si se realiza sin la portación de armas de fuego (Fernandes 2008). Por otra parte, hoy existen comunidades cuyos habitantes han recuperado las funciones policiales de sus ciudades, haciendo a un lado las fuerzas del “orden” estatal.

4 Se podría utilizar aquí ciertas ideas de E. Laclau (1985 y 1990) sobre la función del “antagonismo” para comprender la lógica en cuestión.

5 “De la noche a la mañana dos mil millones de personas se volvieron subdesarrolladas. En realidad, desde entonces dejaron de ser lo que eran, en toda su diversidad, para convertirse en un espejo invertido de otros: un espejo que los desprecia y los envía al final de la cola, un espejo que reduce la definición de su identidad, la de una mayoría heterogénea y diversa, a los términos homogeneizantes de una pequeña minoría” (Esteva citado por Naredo 2006: 193).

6 Sintomaìticamente, Prebisch utilizó economías en desarrollo en lugar del término subdesarrollo hasta la década de 1970.

7 Luis Althusser (1969), insiste que el pasado no debe leerse en términos del presente, un “futuro anterior”; por ejemplo, el Capital, de Marx, es un producto teórico que supera y repudia sus años “Hegelianos”.

8 En contraste con políticas “hacia afuera” o de orientación exportadora de bienes primarios antes de la Segunda Guerra Mundial.

9 Aquí podemos hacer uso de la noción de “empotramiento” (“embeddedness”); de Polanyi y del vocabulario de los institucionalistas en la década de 1920, Commons, Veblen y Ayres (Cfr. Mallorquin 2006).

10 Singer argumenta: El problema de los países subdesarrollados no es solamente el crecimiento, sino de desarrollo. El desarrollo es crecimiento maìs cambio; el cambio, a su vez, es social y cultural a la vez que económico y también cualitativo, como cuantitativo (…) El concepto clave debe ser el mejoramiento cualitativo de la vida de las personas”, citado por Arndt 1987: 89.

11 No creemos que la evaluación elaborada sobre la disciplina de la “economía” por parte de los estructuralistas latinoamericanos forme parte de la crítica que Naredo ha realizado al pensamiento económico en general; gran parte de su arsenal se dirige contra la visión anglosajona: “El variado mosaico que habían ofrecido las sociedades humanas se reducía ahora [después de la segunda guerra mundial] draìsticamente al enjuiciarlo dentro del binomio desarrollo/subdesarrollo, valorando positivamente todo los relacionado con aquel y negativamente todo lo vinculado a éste, o condenando sin apelación lo tradicional y venerando en bloque lo moderno. Los países del Tercer Mundo se definieron así negativamente, por contraposición a la modernidad y el desarrollo de las metrópolis, incluyéndolos en la categoría homogénea de países atrasados o subdesarrollados. Y lo maìs curioso es que la población de estos países-comprendida la generalidad de intelectuales y políticosasumieron en lo esencial estos planteamientos mediatizados por las metrópolis, presentando una situación en extremo paradójica: todo el mundo dice perseguir la independencia nacional y todo el mundo propone, como medio, emprender una modernización y un desarrollo que se definen maìs o menos explícitamente con arreglo a las tecnologías y las pautas de consumo y de comportamiento propias de las metrópolis. Mimetismo éste que refleja la profunda dependencia ideológica operada a través de las categorías de la ciencia económica” (Naredo 1987: 356).

12 (Gallopin 2003: 28) Véase graìfico 8.

13 “Para la economía ecológica, la multiplicidad de posibles soluciones no es un defecto del método sino maìs bien lo contrario: entre economía y ecología son frecuentes los conflictos y ninguna técnica sustituye el debate social sobre el tema (Alier y Jusmet 2001: 272).

14 “Para ello hay que relativizar la lógica unidimensionalmente monetaria que subyace tras la aplicación usual del caìlculo coste-beneficio – y los óptimos que comporta-abriendo la reflexión a una pluralidad de enfoques y dimensiones, que obligadamente abre también el razonamiento económico de la sociedad otorgando nuevos grados de libertad a la toma de decisiones. Pues este enfoque abierto y transdisciplinar de la gestión ya no sirve para proponer un óptimo –que suele hacerse coincidir con los deseos de los intereses dominantes-sino que sirve para iluminar los principales problemas y conflictos ligados a la toma de decisiones de la gestión ya no sirve para proponer un óptimo, sino un abanico de soluciones razonables (Naredo 2006: 151).

Table des illustrations

Titre Cuadro 2. América Latina: indicadores comparados
Légende Nota: Las cifras dentro de [] corresponden a datos del 2005; y los datos dentro () corresponden a 2004.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/934/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 111k
Titre Cuadro 3. Países con las mayores tasas registradas de muerte por arma de fuego en el mundo* (por 100.000 hab.)
Légende A: Ranking. B: País. C: Año. D: Total muertes por arma de fuego (mínimo). E: Tasa total de muertes por arma de fuego (mínimo). F: Tasa de homicidios por arma de Fuego. G: Tasa de suicido por armas de fuego. H: Tasa de muertes accidentales. I: Tasa de muertes no determinadas por arma de fuego. J: % de homicidios por arma de fuego. K:% de muertes por arma de fuego que no son homicidios.* Tasa de muerte por arma de fuego considerando 112 países.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/934/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 78k

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search