Version classiqueVersion mobile

La forja de una opinión pública

 | 
Pablo Martínez

Coda Los huérfanos de la escritura, la escritura de los huérfanos

Texte intégral

Qué más digno objeto de la atención del hombre que la felicidad de sus semejantes.
Manuel Belgrano, “Medios generales de fomentar la agricultura, animar la industria y proteger el comercio en un país agricultor”, 1895.

1Casi todo el material impreso analizado en este libro salió de la Real Imprenta de los Niños Expósitos, fundada por el virrey Vértiz en 1780, para con sus ganancias solventar los gastos de la Casa de Niños Expósitos creada el año anterior. Si los siglos transcurridos desde la formulación del proyecto ilustrado no han dado pruebas contundentes de su logro en el afán de una humanidad mejor -antes bien, desde perspectivas como la de Theodor Adorno y Max Horkheimer, algunos de los momentos más oscuros de la historia pueden explicarse por el excesivo ahínco con que se abrazó ese proyecto-, en la caridad que aparecía como el objetivo último del establecimiento impresor se encuentra el complemento necesario de la razón en una empresa colectiva cuyo fin sea no solo conocer más, sino también ser mejores.

2La posibilidad de una humanidad más humana, sin que la expresión sea un pleonasmo, requiere razón y caridad. El conocimiento no es cobijo suficiente para personas abandonadas en un mundo postradicional en el que el fundamento trascendente se ha desplazado de modo tal vez irremediable; para una la cultura occidental huérfana de Dios, no hay razón ni conocimiento que pueda sustituirlo.

3Cabello y Mesa escribía una historia de la civilización que ligaba su comienzo con el establecimiento de una ley escrita o la fundación de una ciudad, llevada a cabo por distintas figuras de culturas lejanas; no señalaba - tal vez no lo notó- que algunos de esos fundadores fueron expósitos: Moisés, Rómulo y Remo, Manco Capac. El don de la escritura, necesario para conservar la información y garantir la vida en común ordenada por la ley, fue posible porque hubo quien se apiadase de esos niños expósitos. Si el conocimiento ha de hacernos mejores, lo hará cuando se base en la caridad con quienes nos necesitan.

© Ariadna Ediciones, 2021

Licence OpenEdition Books

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search