Version classiqueVersion mobile

La forja de una opinión pública

 | 
Pablo Martínez

Apuntes finales

Texte intégral

October knew, of course, that the action of turning a page, of ending a chapter, or of shutting a book, did not end a tale. Having admitted that, he would also avow that happy endings are easy to find…
Neil Gaiman, The Sandman: Seasons of Mists, 1992.

1A lo largo de este estudio hemos explorado esa primera década del siglo XIX, en Buenos Aires y su zona de influencia, procurando evitar pensarla como propedéutica o camino al proceso revolucionario. La actual reticencia de las humanidades a postular un objetivo tal vez deseable pero sobre todo inevitable para los experimentos de vida en común, sea la civilización, el progreso, la dictadura del proletariado o la Grande Argentina, me ha llevado a ser parco en la atribución de causalidades e influencias. Pero por más renuencias y precauciones que el observador albergue, con todo, el carácter central del acontecimiento “Revolución de Mayo”, tanto en la serie histórica propiamente dicha como en los relatos que luego le asignaron un sentido cada vez más mítico aunque no por ello más falso, se impone como el fin de una indagación: brilla por su ausencia. Como señalaba Roger Chartier en relación con su búsqueda de los orígenes culturales de la Revolución Francesa,

  • 647 Chartier, Espacio público…, 14.

… no se trata tanto de saber si el acontecimiento está presente en ideas que lo anuncian, lo prefiguran o lo exigen, como de reconocer las mutaciones de creencias y de sensibilidad que harán descifrable, aceptable, la destrucción tan rápida y tan profunda del antiguo orden político y social.647

  • 648 El mismo Chartier sostiene: “ ¿No hay entonces que invertir los términos de nuestra pregunta inicia (...)

2Por supuesto, la diferencia central entre una y otra revolución es que mientras la Francesa, al tiempo que se pensaba como novedad absoluta y reinicio de los tiempos, reconocía en las luces del siglo XVIII -incluso podría decirse: las creaba como tales648- sus precursores, la de Mayo, aunque nace afirmando cierta continuidad jurídica y política con la retroversión de la soberanía y la luego llamada “máscara de Fernando VII”, rechaza con mayor énfasis aun cualquier continuidad con un pasado que se quiere dejar atrás rápidamente. Si los discursos de la década están marcados por la pulsión de futuro, la venida de uno que no era el esperado por quienes se apresuraban hacia él volvió poco útiles las herramientas conceptuales elaboradas en el período previo para hacer “descifrable” una destrucción por lo menos tan rápida y profunda como la de su contraparte gala.

3La confianza en un porvenir positivo al que se habría de llegar a través de la difusión de los conocimientos y el uso de la razón que justifica en buena medida todas las empresas “periodísticas” de la época, en una síntesis sencilla de lo que llamamos “Ilustración” (no solo como período histórico claramente identificable sino también, como señalé en el capítulo 1, como disposición mental que todavía nos interpela), tiene variaciones que debemos reconocer para comprender el cambio que 1810 trajo. Volvamos a la figura con cuyas reflexiones abrimos las nuestras: Manuel Belgrano, quien en los discursos de graduación de la Academia de Náutica de 1802 y 1806 exaltaba una épica de letrados que construían el progreso de la mano de “los buriles, los escoplos, las prensas” y la matemática como la ciencia presente en toda actividad humana (sobre todo en las productivas); en 1810, en una situación similar (la apertura de la Academia de Matemáticas creada por la Junta en septiembre), elogia esta ciencia como base de la formación militar:

  • 649 Gazeta extraordinaria del 17 de septiembre de 1810, 3.

Nuestro Superior Gobierno ha conocido la importancia de esta exclamacion, y se ha apresurado, como lo veis, á dar principio á un establecimiento, capaz de dotar el valor de nuestra juventud guerrera con todas las calidades necesarias que lo distingan entre todas las naciones, por ilustradas que sean.
Sí: en este establecimiento hallará el jóven que se dedique á la honrosa carrera de las armas, por sentir en su corazon aquellos afectos varoniles, que son los introductorios al camino del heroismo, todos los auxilios que puede suministrar la ciencia Matemática aplicada al arte mortifero, bien que necesario de la guerra.649

4No es que en los años previos a la revolución la guerra fuese una realidad completamente ajena al Río de la Plata; sí que ahora es tan central que equivalen, para Belgrano, al camino tan mortífero como necesario hacia el heroísmo con el que antes podía investir a los letrados, como vimos en el capítulo 3.

5En ese sentido, y también en relación con la definición y los alcances de la opinión pública, como estudiamos en el 4, 1810 es el cierre de una época y el comienzo de otra. El discurso ilustrado establecido durante la primera década del siglo se resignificará y se verá obligado a hacerle espacio suficiente a pasiones nuevas, como la de la libertad y el patriotismo, aunque las razones luchen por imponerse incluso en un contexto de violencia generalizada. Pero esas pasiones, a la vez, pueden ser instiladas por una nueva didáctica cuyos recursos no distan mucho de los que el Telégrafo… o el Semanario… han usado para difundir esa forma burguesa y racional de las pasiones: los intereses.

6Pensar la época de la prensa periódica como objeto tuvo un riesgo que espero haber superado: hacer una historia de la prensa periódica. Como señalé en la introducción, su irrupción define la época, pero eso no la hace el único fenómeno novedoso o significativo de ella, sino que más bien importa por los cambios que fuerza o modula en los géneros y soportes materiales ya establecidos, así como en las adaptaciones que las formas de lectura y escritura se ven obligadas a realizar, en las figuras de letrado que se construyen en el ejercicio de esa lectura y esa escritura y en los modos de circulación de los discursos en ese espacio socialmente construido que denominamos “opinión pública”.

7El discurso ilustrado, emancipador por su confianza en la mejora de la humanidad como especie, planteó en el Río de la Plata un problema y, al mismo tiempo, un desafío para la elite letrada que el establecimiento de esos primeros experimentos de prensa periódica impresa parecieron venir a resolver, solo de manera parcial: cómo ampliar el conocimiento a quienes no lo tienen. ¿En qué consiste ese conocimiento? Bajo el prisma ilustrado, en primer lugar, es útil (o utilitario: se sabe algo para hacer hacer algo) y, en segundo, se origina en Europa, si bien su constatación en América podría eventualmente contribuir a ampliarlo con nuevos descubrimientos. De modo que desde una perspectiva imperial, los nuevos conocimientos de las ciencias naturales y de la reflexión política y social se concebían como herramientas del desarrollo económico y de disciplinamiento de los súbditos americanos, en tanto las teorizaciones neomercantilistas y fisiocráticas, así como los adelantos de la botánica y las prácticas modernizadoras del uso del suelo, hacían suponer que la pobre y olvidada colonia que había sido Buenos Aires y su espacio de influencia durante dos siglos y medio podría volverse un polo productivo de agricultura, de la mano de la cual no tardarían en establecerse artesanos manufactureros y comerciantes en la versión del Semanario… -en la del Correo de Comercio, sería más bien al revés: el comercio estimularía el agro y la manufactura.

  • 650 Ernst Curtius sitúa en la cultura helenística y sobre todo en la latinidad de plata y la contemporá (...)

8Abordar esas publicaciones, ya analizadas en el pasado con el fin de construir o bien una historia política o bien una historia del pensamiento argentino, desde una perspectiva que privilegia su densidad semiótica y la complejidad del soporte prensa periódica, así como llevar adelante la intepretación específica de algunos de sus textos con miradas propias de la crítica literaria, nos ha permitido relevar la relación compleja que tuvieron con el soporte libro, cuya centralidad en la cultura occidental resulta incuestionable en los comienzos del despliegue de la prensa periódica y aun en nuestros tiempos de hipertextos virtuales650. En una masa de discursos cuya especificidad literaria es al menos cuestionable, indagar en las representaciones de los lectores, las lecturas y los textos rechazando por considerarlo de mero representamen -signo en lugar de objeto- nos permitió ver los pliegues y las fisuras de una caracterización demasiado sencilla en una primera lectura: los lectores de los periódicos parecían distinguirse con claridad de los de los libros en la imagen del público construido por los propios periódicos. Incluso más, si en la similitud con el codex estos hallaban una legitimidad cultural de la que como objeto novedoso carecían, en la baratura y mayor circulación podían proponerse como mejores difusores de un saber que urgía comunicar entre lectores representados con escaso acceso a los libros, fuese por razones económicas, por mediocre capacidad lectora (los lectores “débiles”) o por lejanía física del espacio habitado con privilegio por la letra, la ciudad. La existencia de debates entre textos, la pericia demandada para la lectura continua de un mismo artículo o conjunto de artículos escandido en varios números, la remisión constante a notas al pie o a hipotextos que se suponen conocidos por los lectores, la aparición de esos lectores como autores, las demandas que de ellos se citan y la ficcionalización repetida del acto mismo de leer complejizan esa primera caracterización. En ese sentido, las publicaciones periódicas reformularon las relaciones de los sujetos con la lectura y la escritura a lo largo de la década, como puede comprobarse no solo en ellas sino también en la producción en verso contemporánea.

  • 651 Mentar el “valor estético” como argumento para la canonización de un determinado texto plantea de m (...)

9En efecto, la lectura de los poemas de la primera década del siglo XIX nos deparó menos sorpresas que comprobaciones: en ellos volvemos a ver las certezas ilustradas que auguraban un futuro promisorio y a la mano a partir de las políticas liberales en una estética neoclásica cuyo mayor exponente era el ornado poema de Lavardén “Al Paraná”. Que sus lecturas se vieran plasmadas en versos y prosas que rápidamente lo canonizaron habla en primer lugar de un valor estético extraordinario en el pobre contexto en que nació651, pero también del lugar “vacante” de poeta prestigioso que Lavardén pudo ocupar de manera eficaz, al menos hasta la aparición de López y Planes en 1808, con un estro poético cargado también de futuro, sí, pero cuyo elogio no era ya el de las fructíferas producciones de las orillas bañadas por el Paraná sino el bravo ardor de los patriotas del Plata que rechazaron al invasor de allende los mares. El trabajo con la tipografía, con los paratextos (títulos, portada, notas al pie), con las opciones estilísticas (representación de la oralidad, estética neoclásica) y con determinadas temáticas (paisaje e historia locales) procuraban sin embargo conducir la interpretación de los textos a lectores ya no pensados tan débiles, sino más bien dotados de una libertad de interpretación concebida quizás como excesiva si no estaba bien conducida por los autores de los textos.

10Si el ilustrado espíritu de la época demandaba de los textos en verso la utilidad que el romanticismo ya naciendo en Europa descartaría, esa utilidad sería la difusión de determinados contenidos: la poesía cumple en todos los casos una función pedagógica que aun así reconoce diferencias cuando pasa de un discurso moral a una didáctica de la patria. Así como las respuestas que el texto de Lavardén suscitó servían para indagar en los criterios de valoración de la poesía, aquellas a las que que el largo poema de Rivarola dio lugar reclamaban de este no solo la utilidad sino también la novedad estética que no había preocupado al autor del Romance heroyco… Al contrario, él descansaba en el reconocimiento de una forma estrófica tradicional para aspirar a la mayor difusión posible de un lector que se concebía común pero no por ello con la paternalista debilidad que le atribuían los redactores de periódicos.

11En la escritura en verso apareció también por primera vez una legitimación del autor a partir ya no de conocimientos de origen europeo o de lugares sociales relevantes, sino del heroísmo militar que Belgrano exalta en su discurso en la Academia de Matemáticas, cuando López y Planes firmó su Triunfo argentino con el grado obtenido en las mismas acciones bélicas que se disponía a relatar, abriendo así la puerta a un nuevo criterio de valor: el patriotismo de los textos. En esa tríada -utilidad, novedad formal, patriotismo- habría de jugarse la tímida protocrítica letrada a la hora de evaluar un determinado poema. Pero mensurar el patriotismo de un texto implica un desplazamiento de la obra al autor, de modo que las figuras autorales construidas en la conjunción de la obra y la biografía dan la clave para la legitimación de un determinado discurso que circula en la sociedad en tanto que “emanación” de esa figura autoral, como estudiamos detenidamente en el capítulo 3. En ese sentido, a partir de los tres autores que postulé como síntesis posible de tres formas de intervenir en la opinión pública -el erudito, el letrado moderno, el poeta patriótico-, puede pensarse de otro modo la transición del orden colonial al revolucionario. Autores clave de la historia cultural y política argentina, Funes, Belgrano y López y Planes, a quienes podríamos sumar -como “figuras mixtas”- a Cabello y Mesa, Vieytes y Moreno, en este estudio aparecen dando cuenta de imaginarios sociales amplios y, si bien pasibles de coexistir, que remiten a legitimidades y autorizaciones diversas.

12La emancipación, que trajo una demanda inusitada de los esfuerzos y las habilidades de los letrados formados en una mentalidad tradicional, continuó una tendencia que el Estado colonial borbónico ya había instalado, en direcciones a veces ligera y a veces totalmente divergentes. Esos letrados habían sido redefinidos como publicistas a partir de la percepción de un público que, sobre la base de la recepción continuada de textos distintos, se había constituido gracias al accionar de la prensa periódica. Este cambio, tan significativo como gradual, da paso a una legitimidad distinta de las opiniones, que pasan de asentarse en la autoridad en un sentido tradicional (en el auctor de la temprana modernidad) a encontrar ya en la primera década del siglo XIX su fundamento en la opinión pública, en tanto que verdad compartida y transparente. No es entonces en los contenidos de los textos que se encuentra la novedad (o al menos no se encuentran innovaciones radicales respecto de aquellos difundidos por otros medios en las décadas previas), sino que esta es la alteración del modo de circulación. Y, de la mano de esa alteración, tiene lugar un desplazamiento en el criterio de verdad de esos contenidos, que se asientan tanto en la opinión pública como en la figura autoral que los enuncia.

13Los publicistas, a la vez que ponen en juego una discursividad colectiva, son portavoces de una opinión que no se ampara en su propio saber, sino en el que toda una comunidad ha construido a partir de su experiencia histórica como tal. Por ello el final del recorrido nos obligó a repensar, a la luz de los matices hallados en el estudio de la lectura y la escritura de la época, el concepto tan recurrido de “opinión pública” en su contexto específico y acotado, prescindiendo de las teorizaciones que le han otorgado una valoración positiva por su función “democratizadora”, aunque de modo inevitable dialogando con ellas. Más que zanjar las discusiones provocadas sobre todo por la difusión de las ideas de Jürgen Habermas, la densidad misma del concepto, su carácter plurívoco, nos permitió entender mejor la historia literaria de la época de la prensa periódica, a partir del reconocimiento -como Habermas, Guerra y otros autores han señalado con precisión y algunos de quienes los siguieron tendieron a olvidar- de su versión ya existente en el pensamiento tradicional. Los zigzagueos con que los letrados imaginaron la opinión pública, aceptando la diversidad de opiniones pero añorando siempre una unanimidad que procuraban reconstruir -con un signo diferente- en su discurso llegan al paroxismo con la creación de un órgano oficial de difusión del primer gobierno autónomo del Río de la Plata, en el naciente proceso revolucionario. La Gazeta… se vuelve así arena de disputas a la vez que herramienta para obturarlas e imponer una opinión oficial -de una soberanía en crisis, que se está re-creando en ese momento- cuyas fisuras son inevitables al ser formuladas por sujetos particulares como Moreno o Funes.

14Pensada y escrita como fuente para la historia futura, archivo de los documentos públicos que con la furia burocrática típica de las instituciones españolas la Junta produce sin pausa, en la reformulación de un futuro igual de deseado y positivo que el augurado por las publicaciones previas, pero al cual se llegará ahora menos por la difusión de los conocimientos y el ejercicio de la razón y más por imposición de voluntad e imperio de la fuerza armada para la que se hace imprescindible incluso la formación en matemática, la Gazeta… sintetiza, en el relato crítico que se ha delineado, los tanteos y experimentos previos en la construcción de un público lector, así como de una enunciación legítima de verdades políticas. Ese público, dotado ahora de derechos y obligaciones políticas y militares, es interpelado como una totalidad sin variaciones que, en el plano de las representaciones al menos, se identifica plenamente con las opiniones del gobierno. Opiniones que, de modo similar a lo que ocurre en otros puntos de la América lanzada a una aventura independentista que en muchos casos todavía no se imagina como tal, procuran instalar ideales y valores que serán los que sostengan esa aventura: la obediencia a la autoridad, la unión, la constancia, la virtud y el sacrificio por la causa de la patria, que conlleva coraje y honor. La deriva central del concepto de opinión pública en la época resulta así su progresiva politización, de la mano de una mayor difusión, como concluimos al final del capítulo cuarto.

15En ese sentido, la época de la prensa periódica sí prepara, aunque sería imposible afirmar que determina o siquiera anuncia, el cambio revolucionario que ni los más radicales de sus actores podrían sospechar en los años previos a 1810. Que a fines de ese año tanto Moreno como Funes puedan empezar a definir el rumbo político en que se hallan involucrados como el de un cambio radical, que entraña no solo un desplazamiento de las autoridades sino también un nuevo tipo de vínculo político basado en la soberanía popular, resulta sin dudas una conexión más que cronológica entre la época y los tiempos que se avecinan, en los que ese cambio que solo en noviembre de tal año se nombra como “revolución” obligará a los letrados a sucesivos reacomodamientos.

Notes

647 Chartier, Espacio público…, 14.

648 El mismo Chartier sostiene: “ ¿No hay entonces que invertir los términos de nuestra pregunta inicial y sostener que la Revolución es la que ha hecho los libros y la Filosofía, es decir que es a partir del acontecimiento que se constituyó un corpus de obras y de autores que supuestamente lo prepararon y anunciaron? Son múltiples las modalidades de esta construcción retrospectiva de la Ilustración por la Revolución” (ibid., 102).

649 Gazeta extraordinaria del 17 de septiembre de 1810, 3.

650 Ernst Curtius sitúa en la cultura helenística y sobre todo en la latinidad de plata y la contemporánea difusión del cristianismo las primeras valoraciones positivas del libro, incluso como algo “sagrado” (ver Ernst Robert Curtius, “El libro como símbolo”, Literatura europea y Edad Media latina, México, Fondo de Cultura Económica, 1955, t. I, 423-489).

651 Mentar el “valor estético” como argumento para la canonización de un determinado texto plantea de modo inmediato la pregunta respecto de sus bases: ¿qué hace que tal o cual poema, cuento, novela, sea bueno? No será a esta altura de un libro cuyos objetivos están muy lejos de elucidar una pregunta central de la teoría estética que intentaré responderla, pero sí me permito refugiarme en una tal vez en exceso cómoda postura impresionista o intuitiva para recuperar el placer y el goce que un texto como “Al Paraná” genera hoy, a diferencia de los precarios experimentos de Prego de Oliver y Medrano o del mamotreto patriótico de López y Planes.

© Ariadna Ediciones, 2021

Licence OpenEdition Books

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search