Version classiqueVersion mobile

Territorio y Prácticas Socioculturales en debate

 | 
Mónica Vargas Aguirre
, 
Celia Basconzuelo
, 
María Virginia Quiroga
, 
et al.

(Re) construcción política identitaria desde la discursividad local

Ivana Bridarolli

Texte intégral

Introducción

  • 1 Ernesto Laclau, La razón populista, Buenos Aires, Editorial Fondo de Cultura Económica, 2005.
  • 2 Gerardo AboyCarlés, Las dos fronteras de la Democracia Argentina. La reformulación de las identida (...)
  • 3 Rogelio Haesbaert, El mito de la desterritorialización. Del fin de los territorios a la multiterri (...)

1La presente comunicación tiene como objetivo analizar desde los discursos políticos gubernamentales de la ciudad de Rio Cuarto, entre los años 2008 y 2015, los sentidos que se despliegan para comprender la (re) construcción y (re) definición de identidad política y de territorialización local a partir de categorías analíticas propuestas por Laclau1, Aboy Carles2 y Haesbaert3. Ello contribuirá en un primer momento, al esclarecimiento y visibilizacion de algunas categorías y presupuestos teóricos. En un segundo momento, específicamente y de manera trasversal analizar conceptualmente las nociones de identidad política y territorio para discutir sus potencialidades y (re) pensar dinámicas y lógicas políticas y sociales que propenden performativamente conformar sentidos y significados colectivos en la ciudadanía riocuartense, al interior del discurso político.

2La estrategia metodológica propuesta es descriptiva, la misma trata de analizar la problemática discursiva, de manera que el abordaje de estos discursos permita explorar el entramado que conforma la construcción discursiva de las identidades políticas (re) significando en el discurso el sentido del territorio como espacio de lo local donde se lleva a cabo el ejercicio de prácticas políticas y donde confluyen las identidades significativas y colectivas de tramas identitarias. En clave de lectura analítica, su perspectiva, se orienta a comprender la relación de los discursos políticos con la formación de colectivos de identidad política y disputas por el territorio.

Consideraciones teóricas

3La comunicación recoge gran parte de la investigación que se está llevando a cabo sobre el modo en el que se (re) construye la discursividad política gubernamental en clave local en Rio Cuarto durante el periodo 2008-2015 a través de la articulación analítica de Laclau, Aboy Carles y Haesbaert inscribiendo sentidos, significados, efectos y narrativas al interior de los discursos políticos.

4Se intenta problematizar el modo en el que se (re) construyen sentidos, significados, efectos y narrativas al interior de cada discurso, en clave de lectura temporal retrospectiva y prospectiva del discurso político gubernamental. En adelante, nos referiremos al campo disciplinar de la política y de lo político como ámbitos distinguibles entre sí, cuya articulación proceden de un funcionamiento lógico al interior de cada discurso.

  • 4 Oliver Marchart, El pensamiento político posfundacional. La diferencia política en Nancy, Lefort, (...)

5En torno a estos elementos se han desarrollado importantes y significativos debates desde diferentes perspectivas, asentadas en diversos paradigmas de las ciencias sociales. Estas concepciones han ganado importancia en el terreno del pensamiento político posfundacional4 porque por un lado, contribuyen a (re) pensar los momentos instituyentes de lo social en un terreno de lógicas políticas y dinámicas de formación de colectivos sociales en el marco de la contingencia; y, por el otro, el funcionamiento de una dimensión de la política en un sentido óntico. Con esta distinción en el ámbito de la política se entiende que las prácticas onticas se refieren al conocimiento externo de un objeto terminado mientras que la ontología se centraliza en el mismo proceso de constitución de lo real.

6Es en esta línea que inscribimos el acercamiento teórico y metodológico de lo que se entiende por discurso y discutir sus potencialidades para pensar lógicas políticas y dinámicas que contribuyen al análisis de identidades políticas y disputas por la hegemonía desde la discursividad en la ciudad de Río Cuarto en el periodo 2008-2015. Investigar desde el análisis del discurso político, implica (re)preguntarse al interior, cómo construir e interpretar discursivamente situaciones problemáticas originadas en dichos abordajes teóricos a fin de trastocar sentidos y significados donde se propende operacionalizar las teorías en un campo específico: la política y lo político visibilizando al sujeto político que pugna por hegemonizar espacios institucionales como elementos constitutivos del espacio social en clave de lectura territorial identitaria.

  • 5 Ernesto Laclau, Misticismo, retórica y política, Buenos Aires, Editorial Fondo de Cultura, 2002.

7Desde la mirada laclausiana los cruces e intersecciones metodológicas intentan dar cuenta de las modalidades, específicas, que fuerzas políticas partidarias, en un momento dado asumen, y los efectos y sentidos que provocan en un determinado campo político, configuraciones sobre las que a su vez se asientan en la (re) construcción de la identidad política. Se trata de articular retoricas5 provenientes de lógicas políticas, antagonismos, fronteras políticas en relación trasversal a una estructuralidad heterogénea dada, y su vinculación con la dislocación que en algunos casos actúa de manera performativa al interior de los discursos políticos.

  • 6 Ernesto Laclau, Nuevas reflexiones sobre la revolución de nuestro tiempo, Buenos Aires, Editorial (...)
  • 7 Carl Schmitt, El concepto de lo político, España, Editorial Alianza, 2009.

8Para Laclau el discurso es considerado como proceso de construcción social de sentido que abarca una multiplicidad de lenguajes6. El autor recupera del concepto tres aristas: la constitución institucional de la sociedad, la producción de las identidades políticas y las lógicas de las disputas políticas. Ubica al discurso en tres niveles de análisis: lo ontológico (pensar lo político como instancia de institución de lo social), lo óntico (pensar lo modos por los cuales se desarrollan las disputas políticas) y finalmente el discurso como concepto para entender las formas en las que se constituyen los actores e identidades en la gestión gubernamental. En este sentido, el uso del discurso se vincula explícitamente a las narrativas de intentar articular elementos claves para dar cuenta de la articulación que existe de la discursividad política. La idea de identificar al discurso como eje articulador de la gestión gubernamental resulta central para el análisis de las operaciones discursivas constitutivas de la política ya que permiten ejemplificar la construcción de antagonismos. La producción y la lectura del conflicto es relevante a la definición de un campo identitario común, un nosotros y una alteridad un ellos. En este punto, Laclau recupera la distinción propuesta schmittiana amigo/enemigo de este modo, la diferencia nosotros-ellos establece un principio de oposición y complementariedad en el sentido de que la percepción que un grupo desarrolla de sí mismo en relación con los otros es un elemento que al mismo tiempo que lo cohesiona, lo diferencia como rasgo que caracteriza a la política y a la configuración de identidades políticas.7

9El discurso entonces adquiere en el campo de lo político centralidad en tanto se trasforma en una categoría para comprender la lógica de la disputa política. Las diferentes modalidades y estilos de enunciaciones y los actores políticos en determinado contexto social producen discursos que articulan diferentes herramientas (demandas, significantes, lógicas diferenciales y equivalencias) en el marco de la disputa política que generan diferentes sentidos y efectos en la conformación de colectivos de identidad.

  • 8 Ernesto Laclau, y Chantal Mouffe, Hegemonía y estrategia socialista. Hacia una radicalización de l (...)

10En primer lugar, la categoría de hegemonía adopta una concepción discursiva de las relaciones sociales. Así, el significado social de algo se entiende en relación con el contexto general del que forma parte. Es decir, las identidades de los sujetos no adquieren un significado esencial ni totalmente acabado, sino que éste está dado por la inserción en un determinado complejo relacional. Las identidades se encuentran expuestas a los distintos conflictos sociales y es a partir de su negación que tienen posibilidad de existencia. El antagonismo, cumple dos roles simultáneos dado que bloquea la plena constitución de la identidad a la que se opone (y muestra su contingencia) y es, a la vez, parte de las condiciones de existencia de aquella identidad. Laclau y Mouffe afirman que “es un tipo de relación política, una forma, si se quiere de la política; pero no una localización precisable en el campo de una topografía de lo social. En una formación social determinada puede haber una variedad de puntos nodales hegemónicos”8. Desde este enfoque, el campo de emergencia de la hegemonía es el de las prácticas articulatorias que permite catalogar múltiples campos discursivos antagónicos, otorgándole a cada uno una unidad de sentido propio. Es un espacio social y político de puntos nodales, de la constitución de identidades relacionadas y articuladas y la posibilidad de que demandas particulares impongan su interpretación y dislocación como una superficie de inscripción para otras demandas y continuidades discursivas.

  • 9 Aboy Carles, op. cit.

11Desde Aboy Carles9 la categoría analítica identidad política es utilizada desde múltiples sentidos y significados, en tanto implica fuerza y resistencia como también fuente de conflictos y sentidos de pertenencia historiográfica local. En esta línea de análisis, se parte del reconocimiento de lo social como espacio de antagonismos y de fronteras políticas emergiendo desde diferentes geo perspectivas el carácter relacional y a la vez contingente de las identidades políticas.

  • 10 Ibid., p. 54.

12Particularmente la categoría identidad política en clave discursiva se la puede interpretar como una fijación parcial de una configuración discursiva que es la resultante de una práctica articulatoria que en el campo historiográfico local adquiere sentido. El autor, aclara que toda identidad define un cierto límite, fluctuante en las identidades políticas. La diferencia especifica frente a otras identidades estará en la inscripción de una o varias demandas frente a algún tipo de alteridad que apunta al cierre de un espacio de interioridad relativamente homogéneo frente a otras identidades. Como sostiene, la identidad política hace referencia al conjunto de prácticas que adquieren un sentido y que delimitan ciertas orientaciones de la acción a través de un proceso de “diferenciación externa y homogeneización interna”. Así, toda identidad política “se constituye y se trasforma desde una doble perspectiva: competencia entre las alteridades que componen el sistema y tensión con la unidad de referencia”10.

13En este sentido, a la homogenización interna la remite a la dimensión representativa, es decir, un proceso de construcción de equivalencias de demandas en torno a un significante que sobre determina a las diferentes demandas sociales y políticas las particularidades que subvierten su contenido literal. Luego la diferenciación externa supone la dimensión de la alteridad frente a otras identidades. En esta dimensión se generan fronteras políticas entre un nosotros y un ellos. Por último, estos procesos de articulación se generan en un marco de herencias, apropiaciones y preocupaciones que delimitan un campo parcialmente estructurado y sedimentado que el autor denomina dimensión de las tradiciones, identidad que recupera retrospectivamente el pasado para proyectivamente articular el presente.

  • 11 Rogelio Haesbaert, “Del mito de la desterritorialización a la multiterritorialidad”, Cultura y Rep (...)

14El geógrafo brasilero Rogelio Haesbaert, problematiza y complejiza la concepción de territorio, recuperando en clave retrospectiva de la historia, elementos que contribuyen a una conceptualización en un sentido amplio y general del mismo. Para el autor, existen múltiples y variadas formas de comprender el territorio, que las reagrupa en tres grandes categorías: a) la jurídicopolítica: donde el territorio esencialmente se encuentra por debajo de los parámetros de la organización social, el Estado y el poder que ejerce sobre la superficie territorial; b) la económica-social: donde el territorio es la base sostenible y sustentable de la masa poblacional garantizando recursos y modalidades de convivencia social y finalmente, c) la simbólica-cultural en la cual se destacan representaciones intersubjetivas del espacio geográfico y las apropiaciones que de él se desprenden11.

  • 12 Ibid, 19.

15Entiende que territorio, es la base física natural donde los grupos humanos se asientan para su supervivencia; además forma parte de la estructura social dada y esto ya implica que es indisociable de la misma. Desde un enfoque tradicional se recuperan elementos que destacan el ejercicio de la dominación del espacio físico y por ende de la toma de decisiones políticas y sociales de los colectivos y más aún, la recuperación de una dimensión simbólica de las representaciones que hacen al interior del territorio. Es Haesbaert, quien reagrupa todas estas acepciones y reconoce que “todo territorio, geográficamente hablando, tiene siempre una base espacio-material para su constitución”12.

16Considerando la multiplicidad de sentidos, y de presentarse el territorio como polisémico, de naturaleza pluridimensional, histórica y geográfica, una dimensión que emerge es la relación bidireccional entre poder y territorio. El poder pensado como una relación de fuerzas, de prácticas y efectos que el mismo genera al interior de cada territorio. Para el geógrafo, el territorio como construcción categórica transita, se moviliza por y desde diferentes escalas como producto dinámico combinado por la des-territorialización y la reterritorialización es decir, se considera las relaciones de poder construidas en y con el espacio lo que implica advertir que en el territorio pre-existen relaciones de poder delimitadas espacio-temporalmente.

  • 13 Ibid, 40.

17Es de suma importancia, enfatizar el sentido de pertenencia al espacio físico, social y simbólico que se (re)construye a partir de las prácticas sociales que los sujetos sociales y políticos llevan a cabo y de las disputas que se generan en torno al mismo. Por tal motivo, se considera la movilidad como dimensión significante constituyente indisociable a la noción de espacio físico y social. Movilidad como composición en red. De acuerdo a lo expuesto, la movilidad y el territorio presuponen una relación de dependencia mutua que en algunos casos se hace más arraigada. Por tal motivo, el territorio puede ser construido y de construido por escalas geográficas que se desplazan desde las internacionales, a las locales, desde mega ciudades a pequeñas localidades urbanas; temporales contemplando en clave cronológica siglos, décadas, años, meses o días y las ultimas en red como las que abarcan desde multinacionales a pequeños grupos familiares. En otras palabras, “tenemos que preguntarnos sobre la posibilidad de construir multiterritorializaciones alternativas, lo que yo llamo territorios alternativos en la globalización, es decir, una efectiva apropiación de los espacios por esos grupos subalternizados”13. En el sentido planteado por el geógrafo, los grupos sociales y los sujetos aislados visibilizan un territorio, trabajan sobre él y habitan en él proponiendo alternativas que hacen a una mejor apropiación del espacio construyendo proyectos colectivos a partir de inscripciones políticas y sociales propias de las acciones colectivas a escala local.

18De esta manera, se estudiara y analizara en la totalidad de los discursos oficiales el tratamiento y la discusión política en quien se canaliza la figura del ethos, los distintos componentes que articulan el enunciado y la enunciación que se encuentran en los discursos políticos de una época. Nos interesa identificar estas huellas discursivas porque las mismas permitirán analizar en forma conjunta cómo una ciudad intermedia como Rio Cuarto, con rasgos identitarios que hacen a una militancia política ideológica radical de carácter dinámica (re)construye una ciudad modelo a partir de la discursividad política permaneciendo de manera activa la hegemonía partidaria dislocada de la política provincial y nacional.

19Aquí es importante la dinámica política partidaria, que desde lo discursivo, ha permitido que Rio Cuarto en sus gestiones gubernamentales, y su militancia partidaria a la Unión Cívica Radical permanezca en las diferentes acciones y decisiones desde lo colectivo. Es en esta instancia que se dará lugar a la discusión del partido político de la U.C.R. como motor que contribuye a fusionar desde lo discursivo las lógicas de la equivalencia y diferencia al dar respuestas, en primer lugar, al sujeto que se encuentra ideológicamente politizado donde el radicalismo como línea política de gobernabilidad es hegemónica en dislocación con las políticas en los niveles provinciales y nacionales, identificándose como dinámica y conflictiva. Mientras que en segundo lugar, analizar las acciones, medios e instrumentos que el radicalismo ha utilizado discursivamente para mantenerse en la gobernabilidad política institucional desde la llegada de la democracia en la ciudad, recuperando nuevos sentidos en relación a los roles que los actores políticos en el escenario gubernamental adquieren para delimitar y legitimar una modalidad discursiva de poder.

Lecturas teórico-metodológicas: discurso, identidad política y territorio en el contexto de gobernabilidad

20El territorio local como ámbito de organización social y política, espacio hegemónico de la actividad política gubernamental comienza a advertirse particionado en la consolidación de espacios políticoinstitucionales en la esfera nacional, provincial y local respectivamente generando diferenciaciones entre los actores políticos y discursos. Se comienza a delimitar una (re)configuración política en la cartografía territorial que comprende la esfera nacional, provincial y local.

  • 14 Chantal Mouffe, Agonística. Pensar el mundo políticamente, Buenos Aires, Argentina, Editorial Fond (...)
  • 15 Ibid., 16.

21En la ciudad de Río Cuarto, las elecciones municipales por disposición de la Carta Orgánica Municipal no deben coincidir con las elecciones de carácter nacional y provincial. Desde el 2008 al 2015, la ciudadanía riocuartense acudió dos veces a las urnas re eligiendo al actual intendente municipal Juan Jure. Los sucesos y acontecimientos políticos evidencian la presencia del conflicto, la tensión y la confrontación como una instancia constitutiva de lo político. Ello, remite a proponer un razonamiento agonístico14 donde el proceso de territorializacion de la política local debe no solamente atravesar trasversalmente la dimensión ontológica del antagonismo, el gradual proceso de trasformación de sistemas de partidos en las elecciones sino también al conjunto de prácticas e instituciones que deben convivir con permanentes amenazas de discursos adversarios que se disputan en el escenario local el significado de los fenómenos políticos. Se admite que “estas prácticas siempre operan dentro de un territorio de conflictividad influido por lo político”15. El anclaje político identitario de Rio Cuarto recupera el sentido del ethos discursivo, las huellas que materializan procesos de construcción de identidades en torno a la figura de Juan Jure.

  • 16 Diario de Sesiones, Actas de Sesiones, Sesiones Concejo Deliberante de la ciudad de Rio Cuarto, Re (...)

22Es posible afirmar que el pensamiento radical constituye una huella materializada en Juan Jure, y que por lo tanto, se reconocen en sus discursos continuidades y recurrencias, las cuales se registran en el plano interrogativo. Juan Jure, en su discurso expresó: “escuché casi por casualidad un discurso de Raúl Alfonsín y ahí empezó este camino que la vida ha ido abriendo y hoy hace de que este parado frente a todos ustedes siendo el Intendente de la ciudad16”. La memoria discursiva de la militancia radical proporciona al discurso de Juan Jure rasgos que caracterizan su estilo comunicacional militante, informal y juvenil.

  • 17 Chantal Mouffe, op. cit., 193.

23El enunciador político, intendente municipal, es quien escenifica los roles discursivos que responden a posicionamientos políticos e ideológicos dando lugar a espacios de tensión discursiva, intertextuales adversativos y de negociación, en los cuales la lucha por el poder, la ideología y la hegemonía interpelan al sujeto, que mediante el discurso trasciende una “proliferación de significantes flotantes” desde la perspectiva laclausiana17 y estos, pueden ser vistos como un intento de fijar marcas a las configuraciones de la política local territorial. Esta lectura discursiva nos proporcionará algunas pistas para examinar la modalidad y el estilo en que allí se van (re)construyendo las identidades políticas de los riocuartenses.

  • 18 Sebastián Barros, Orden, democracia y estabilidad. Discurso y política en la Argentina entre 1976 (...)
  • 19 Haesbaert, 2011, op. cit., 18.
  • 20 Ibid., 19.

24En esta línea, Barros interpreta el estilo relacional de las identidades que posibilita un acercamiento abierto a diferentes discursos en el cual las identidades se articulan y se relacionan previniendo cavilar en que “ciertos discursos son producto necesario de una situación particular”18. La posibilidad de (re)construir relevamientos sobre los sentidos de la política territorial local en un determinado espacio sociogeográfico aporta al análisis no solo información acerca de los actores políticos en el escenario gubernamental, sino también contribuye a un mejor reconocimiento del territorio donde los sujeto(s) políticos se desarrollan. Al respecto, Haesbaert considera que “el territorio forma parte de la sociedad y, por lo tanto, es indisociable de la misma”19, considerado como espacio relacional comprendido en una estructura compleja, afirmando que “todo territorio, geográficamente hablando, tiene siempre una base espacio-material para su constitución”20.

  • 21 Gerardo Aboy Carles, Los movimientos sociales y los estudios de identidades, en Graciela Di Marco, (...)

25Para comenzar es necesario avanzar en la construcción de un espacio uniforme desde el cual sea posible establecer un dialogo entre el concepto identidad política y territorialidad local; esta aproximación es factible si supone la construcción de un espacio social compartido en el que se refleja la delimitación de dos campos antagónicos definidos por una frontera interna dicotómica por un lado, la pertenencia de un nosotros, y por el otro, el trazado de una frontera con un ellos. De modo que, no hay identidad política si no hay límites que la diferencien y a su vez no hay identidad fuera de un sistema de diferencias. El reconocimiento de la identidad política y la territorialidad local se dirime en la faz agonal de la política en la esfera gubernamental. En esta línea de análisis se recupera de Aboy Carles21 la noción de identidad política y se propondrá una posible aplicación en el contexto discursivo de la gobernabilidad local. Para ello, se consideraran diferentes dimensiones y subdimensiones a los fines de lograr una mayor apropiación del término en el contexto riocuartense.

  • 22 Diario de sesiones, op. cit.,
  • 23 Idem.
  • 24 Elvira Arnoux, El discurso latinoamericanista de Hugo Chávez, Ciencias del Lenguaje, Editorial Bib (...)
  • 25 Diario de sesiones, op. cit.,

26En primer lugar, la dimensión “de las tradiciones”, la misma ha sido desagregada en dos subdimensiones de relevancia a saber: por un lado, los “legados políticos-ideológicos” que en la ciudad de Rio Cuarto se relacionarían con los idearios del partido político Unión Cívica Radical y conforman el esquema que recupera ciertas herencias del pasado en clave de lectura histórica. Emerge del discurso del intendente municipal: “escuche casi por casualidad un discurso de Raúl Alfonsín y ahí empezó este camino que la vida ha ido abriendo y hoy hace de que este parado frente a todos ustedes siendo el intendente de la ciudad22”; y, “recordaba mis primeros pasos en la actividad política que era la organización radical de estudiantes secundarios23” mencionado en reiteradas oportunidades en el discurso “como productor de una representación dominante de mundo y de hombre24” que en el contexto local identifica y establece una marca de diferenciación de la gestión municipal en la ciudad. Expresiones tales como “pertenencias partidarias25” ejemplifican la presencia de continuidades discursivas hegemónicas e ideológicas que nos permiten situarnos, localizar e identificar el discurso político con sus respectivos matices ideológicos partidarios.

  • 26 Ibid., 02/06/2008.

27Por el otro lado, “la promesa de plenitud” que toda identidad política encuentra en las huellas discursivas sus sentidos, en tanto una demanda particular asume en el contexto local una representatividad colectiva sobre la base de la relativa estructuralidad. Expresiones tales como “las nostalgias del Chicharra, Miguel Ángel Abella en el año 83, las del Toño el intendente Benigno Antonio Rins en el año 91 grandes nostalgias, nostalgias que nos deben inspirar, pero yo los convoco a una nueva esperanza, Rio Cuarto del 200826”.

28El análisis de esta sub-dimensión en el discurso de Jure da cuenta de apropiaciones y re-lecturas de determinados acontecimientos, hechos políticos y actores políticos trascendentales para la gubernabilidad territorial local en los cuales se comienzan a recuperar a los fines de reconfigurar el mapa político con líneas directrices que introducen el modo de hacer y pensar la política, la gestión gubernamental y la perspectiva de cambio social. Esta condición de plenitud se refleja primero en la esperanza acompañada de un cambio político en la conducción local y en segundo lugar la invitación a todos los riocuartenses a comprometerse e involucrarse en las temáticas de la ciudad trabajando conjuntamente para restablecer una nueva correlación de fuerzas políticas en un contexto institucional local.

  • 27 Ibid., 02/03/2009.

29En segundo lugar, la dimensión “representativa” con las sub-dimensiones “demandas” y “repertorios”. En el caso de la primera, se analizará aquellas en las cuales se identificarán dentro de los discursos como representativas intentando responder a los intereses de demandas colectivas o bien la reivindicación de demandas que provengan de particulares enmarcadas en el contexto que (re) valoriza el territorio local como campo de lucha y trasformación social. Expresiones tales como “ésta es nuestra visión ideológica de la educación, un camino para la trasformación social. Y es nuestra aspiración que esta profunda convicción se convierta no solo en política de estado circunstancial, sino la misma sea apropiada de manera permanente y sentida por toda la ciudadanía.27

  • 28 Ibid., 01/03/2014.

30Mientras que los “repertorios” aluden a las acciones y diferentes metodologías que explicitan las demandas que se identifican en los diferentes discursos que dan cuenta de la discursividad política. Ejemplo de ello, “Está completamente instalado el sistema tecnológico que nos permite tener las historias clínicas de los pacientes en forma electrónica. Esto nos distingue como municipio. Seguimos fortaleciendo el concepto de ciudad cardioprotegida destacando claramente, también en este caso, a nivel nacional28”. Se registra que en esta dimensión se propende recuperar del discurso político acciones que por un lado son reclamos que provienen de diferentes sectores sociales o bien resoluciones de situaciones que afectan al colectivo social. En este sentido, las demandas y acciones que se generan en el espacio socio-territorial local explicitan una situación problemática pero al mismo tiempo ofrecen posibles respuestas y alternativas.

  • 29 Ibid., 01/03/2013.
  • 30 Idem.

31En tercer lugar, la dimensión “de la alteridad”, aquí es interesante identificar como los discursos políticos en los diferentes periodos gubernamentales se aproximan o se distancian del entorno nacional y provincial en términos de quién o quiénes se definen como el “Otro” y “Nosotros”. Esta dimensión es relevante porque se plantea dos ejes claves: por un lado la búsqueda en el discurso político de quien o quienes conforman el antagonismo, es decir, a modo de ejemplo “Lo hemos dicho y lo hemos hecho, cada día de gobierno es un desafío para alcanzar y llegar a la ciudad que no se ve. Esa ciudad, invisible en apariencia pero que sabemos, también está entre nosotros29”. Hay un sentido de pertenencia a un nosotros distanciándose de quienes circunstancialmente cumplen el rol de adversarios por ejemplo: “quiero hacer un profundo agradecimiento a las distintas Bancadas de la Oposición30”. Y por el otro, la articulación con el gobierno de turno es decir, analizar dentro del discurso político local cual ha sido el rol de la gestión gubernamental en contexto de institucionalidad democrática. Expresiones tales como:

  • 31 Ibid., 04/03/2011.

32Seguimos y seguiremos gestionando fondos para la ejecución de obra pública para la ciudad ante el gobierno Provincial y el Gobierno Nacional entendiendo en su realización que nos corresponde a los riocuartenses por derecho propio31.

33El análisis de la categoría identidad política a partir de las dimensiones y subdimensiones en el que se puede apropiar y comprender la identidad política local permite mostrar, empíricamente, en los discursos gubernamentales de Juan Jure la complejidad, la irrupción-dislocación y la rearticulación discursiva de dicho termino. La identidad política como categoría en si misma presenta diferentes matices que se complementan y se disputan. Es importante comprender los momentos en los que la identidad política emerge y se consolida como cuando se desplaza, disloca y sutura en el contexto local admitiendo de esta manera lecturas discursivas en el abordaje de prácticas articulatorias heterogéneas y dinámicas para la comprensión e interpretación de la discursividad política local en el periodo 2008 al 2015.

Reflexiones Finales

34Es pertinente destacar la relevancia de ciertos conceptos tales como: discurso, identidades políticas y territorio que ontológicamente provienen del campo de la semiótica, la ciencia política, la teoría política y de la geografía como de otros campos científicos dentro de las ciencias sociales para comprender la política local en movimiento.

35Pensar la micro política gubernamental riocuartense nos lleva a (re) pensar cómo se (re) construye desde el discurso la identidad política local y cómo desde la identificación local hay una permanente vinculación con el poder y el control que incide en los diferentes procesos sociales y políticos para apropiarse del contexto local.

36En este sentido, el territorio es un término dinámico, problemático y conflictivo en el cual confluyen las relaciones sociales que se establecen en él. La comunicación intenta aproximarse a una mirada crítica de cómo se recupera lo local identitario en la gestión gubernamental de Juan Jure en el periodo 2008-2015 desde una lectura discursiva. Se intentó introducir algunas aproximaciones teóricas y a la vez, algunos datos empíricos preliminares sobre la discursividad local.

37En el campo de las ciencias sociales específicamente desde la gestión gubernamental articular desde el discurso, la identidad política y la territorialidad es un desafío en clave gubernamental pendiente. Se intentará visualizar en el discurso político de Juan Jure las articulaciones que se ubican entre los lenguajes teórico – analítico desarrollados y adquiridos desde las ciencias sociales a la aprehensión de los fenómenos políticos que trascienden las fronteras indivisibles del discurso político sus sentidos y significados.

Notes

1 Ernesto Laclau, La razón populista, Buenos Aires, Editorial Fondo de Cultura Económica, 2005.

2 Gerardo AboyCarlés, Las dos fronteras de la Democracia Argentina. La reformulación de las identidades políticas de Alfonsín a Menen, Rosario, Santa Fe, Editorial HomoSapiens, 2001.

3 Rogelio Haesbaert, El mito de la desterritorialización. Del fin de los territorios a la multiterritorialidad, México, Editorial Siglo Veintiuno, 2011.

4 Oliver Marchart, El pensamiento político posfundacional. La diferencia política en Nancy, Lefort, Badiou y Laclau, Buenos Aires, Editorial Fondo de Cultura Económica, 2009. El autordefine al pensamiento posfundacional como aquel que cuestiona la existencia de un fundamento último externo a lo social.

5 Ernesto Laclau, Misticismo, retórica y política, Buenos Aires, Editorial Fondo de Cultura, 2002.

6 Ernesto Laclau, Nuevas reflexiones sobre la revolución de nuestro tiempo, Buenos Aires, Editorial Nueva Visión, 2000.

7 Carl Schmitt, El concepto de lo político, España, Editorial Alianza, 2009.

8 Ernesto Laclau, y Chantal Mouffe, Hegemonía y estrategia socialista. Hacia una radicalización de la democracia, Madrid, Editorial Siglo XXI, 2011, 183.

9 Aboy Carles, op. cit.

10 Ibid., p. 54.

11 Rogelio Haesbaert, “Del mito de la desterritorialización a la multiterritorialidad”, Cultura y Representaciones sociales, No 15, (8), Septiembre, 2013, 9-42.

12 Ibid, 19.

13 Ibid, 40.

14 Chantal Mouffe, Agonística. Pensar el mundo políticamente, Buenos Aires, Argentina, Editorial Fondo de Cultura Económica, 2014.

15 Ibid., 16.

16 Diario de Sesiones, Actas de Sesiones, Sesiones Concejo Deliberante de la ciudad de Rio Cuarto, Recuperado de www.concejoriocuarto.gov.ar, 29/06/2012.

17 Chantal Mouffe, op. cit., 193.

18 Sebastián Barros, Orden, democracia y estabilidad. Discurso y política en la Argentina entre 1976 y 19914, Córdoba, Editorial Alción, 2002, 10.

19 Haesbaert, 2011, op. cit., 18.

20 Ibid., 19.

21 Gerardo Aboy Carles, Los movimientos sociales y los estudios de identidades, en Graciela Di Marco, Movimientos sociales, identidades y ciudadanía, Buenos Aires, UNSAM, 2011, 1-8.

22 Diario de sesiones, op. cit.,

23 Idem.

24 Elvira Arnoux, El discurso latinoamericanista de Hugo Chávez, Ciencias del Lenguaje, Editorial Biblos, 2008, 15.

25 Diario de sesiones, op. cit.,

26 Ibid., 02/06/2008.

27 Ibid., 02/03/2009.

28 Ibid., 01/03/2014.

29 Ibid., 01/03/2013.

30 Idem.

31 Ibid., 04/03/2011.

Auteur

Licenciada en Ciencia Política (UNRC). Magister en Ciencias Sociales (UNRC). Doctoranda en Ciencias Sociales (UNRC). Contacto: ibridarolli@yahoo.com.ar.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search