Version classiqueVersion mobile

La forja de una opinión pública

 | 
Pablo Martínez

Capítulo 1. Lectores y lecturas de periódicos

Note de l’auteur

Presenté una primera versión de este capítulo en el grupo de investigación UBACyT “Articulaciones. Voces, letras e imágenes en la literatura argentina” (2010-2012) de la Universidad de Buenos Aires, dirigido por Julio Schvartzman e integrado por Martín Servelli, Adriana Amante, Adriana Rodríguez Pérsico, David Oubiña, Inés de Mendonça, Emiliano Sued, Josefina Cabo, Juan Pablo Luppi, Juan Albin y Jimena Repetto. A todos ellos les agradezco las sugerencias y preguntas que me ayudaron a avanzar. También a los participantes del Coloquio “Lecturas de la cultura argentina: 1810-1910-2010”, en la Universidad Nacional de General Sarmiento (agosto de 2009), del Primer Encuentro sobre Oralidad y Escritura en la Literatura Argentina, en la Universidad de Buenos Aires (abril de 2009), de las Jornadas “Buenos Aires, una sociedad en transformación: entre la colonia y la Revolución”, Universidad Nacional de General Sarmiento (noviembre de 2008) y del Congreso “Textos, Autores y Bibliotecas”, Universidad Nacional de Córdoba (septiembre de 2008), en los que presenté fragmentos específicos de lo desarrollado aquí.

Texte intégral

1Armando Petrucci, quien influyó en tiempos cercanos para convertir la paleografía de una herramienta metodológica en un conocimiento crítico de la cultura escrita, explica que:

  • 23  Armando Petrucci, La ciencia de la escritura. Primera lección de paleografía, Buenos Aires, Fondo (...)

la escritura, al contrario que la lengua, instaura, dondequiera que aparezca, una relación tajante y fuerte de desigualdad entre aquel que escribe y aquel que no; entre aquel que lee y aquel que no, entre el que lo hace bien y mucho y el que lo hace mal y poco; y esta desigualdad sigue y revela a la vez los límites de la distribución social de la riqueza, de las diferencias de sexo, edades, geografías y culturas. Está directamente determinada por ideologías y las estrategias de distribución del poder político, económico y cultural y, en consecuencia, por las funciones y los mecanismos del sistema educativo de toda sociedad históricamente identificable.23

2Algunos reparos a las ideas citadas. La lengua también crea y exhibe jerarquías: las diferencias de lengua, dialecto y sociolecto, la incapacidad articulatoria total o parcial (sordomudez) o la ignorancia por escasa socialización (en los niños ferales al modo de Kaspar Hauser) son algunas de las circunstancias que crean una jerarquía en el orden de la lengua, al igual que las convenciones de cortesía y las diferencias de edad, clase social, género y oficio, típicamente realizada en castellano y otras lenguas romances en las opciones del paradigma pronominal y verbal (yo/nosotros para la primera persona singular, usted/tú/vos para la segunda singular, ustedes/vosotros para la segunda plural). Por otro lado, que las jerarquías instauradas por la escritura en diferentes sociedades sigan rigurosamente las pautas de género, capacidad económica, edad o ubicación o que el vértice de una pirámide escrituraria sea de modo estricto el mismo que el de un orden social, reflejado en su sistema educativo, parece más una expresión de deseo del científico social que una regla válida para “toda sociedad históricamente identificable”.

3Pero también una coincidencia central: la escritura en efecto instaura relaciones desiguales entre individuos y es un índice de ellas. No solo eso, sino también que las relaciones de los propios individuos con lo escrito son múltiples, diferentes entre sí y pueden estar vinculadas a ciertos lugares en un ordenamiento social no necesariamente gradual pero sí con diverso valor. En toda sociedad, la distribución del manejo de recursos simbólicos puede ser tan despareja como la del poder; en ninguna puede ser tan estática como para que no se produzcan cambios en ella, ni tan mecánica como para que las alteraciones en las estructuras de poder sean exactamente del mismo sentido que las de los recursos simbólicos, siquiera porque estos, excepto casos extremos de exterminación física o censura total, pueden tener coartadas parcialmente sus posibilidades de expresión y circulación pero no ser anulados por completo. Después de todo, si Belgrano, en el fragmento antes analizado, se muestra tan orgulloso de los méritos bélicos de Buenos Aires como avergonzado de su producción escrita es porque ve una disparidad entre uno y otro aspecto de la vida social. En este capítulo me centraré en el problema de la lectura, en los desafíos que la elite ilustrada asume para ampliar el alcance de los textos escritos y el modo en que la prensa periódica promueve esa ampliación y a la vez se legitima a partir de ella.

4Hacia 1800, el espacio rioplatense era uno de los más despoblados y pobres extremos del imperio español en América, el cual sin embargo estaba en constante crecimiento económico y demográfico desde mediados del siglo XVIII, merced al aumento del comercio interior desde y hacia la puerta al océano Atlántico, el puerto de Buenos Aires. En esos cincuenta años, una serie de cambios habían sido impulsados por la Corona española en el marco de las políticas tradicionalmente conocidas como “reformas borbónicas”: la expulsión de la Compañía de Jesús en 1767 y la creación del Virreinato del Río de la Plata en 1776, que implicó la reorganización de la burocracia colonial, fueron parte de ellas, cuyo objetivo había sido la modernización del gobierno a partir de una estructura más racional y, sobre todo, una centralización del poder en la figura real, al tiempo que en el caso específico rioplatense se intentaba reforzar militarmente un área amenazada por los portugueses. Desde 1778, además, se tomaron las primeras medidas graduales liberadoras del comercio exterior. Junto con estos tres “grandes cambios”, citados con frecuencia como sintomáticos de las políticas borbónicas, hay que anotar varias decisiones fiscales tendientes a favorecer el crecimiento económico, en particular del sector minero, y también reformas en la administración pública que buscaban un control más rígido por parte de la metrópoli, el rediseño del sistema de correos, la reglamentación precisa de matrimonios y otras medidas cuyo objetivo era consolidar las estructuras sociales existentes.

  • 24  En lo que hace a la escolaridad, a partir de los cálculos de Abel Chanéton, La instrucción primari (...)
  • 25  Ricardo E. Rodríguez Molas, Historia social del gaucho, Buenos Aires, Centro Editor de América Lat (...)

5A comienzos el siglo XIX, la población de la capital virreinal se calcula en 40.000 habitantes. Los porcentajes de alfabetos (personas que pueden leer) en las sociedades coloniales de la América Hispana, estimaciones muy generales en la mayoría de los casos, se sitúan en general entre el tres y el diez por ciento de la población total (incluyendo las “castas”, es decir, indígenas, negros -esclavos o libres, africanos o americanos- y mestizos). No contamos con precisiones mayores para Buenos Aires (el primer censo nacional es de 1869 e indica un alfabetismo de 52,2 % para los mayores de siete años en Buenos Aires -23,8 % en toda la república-; el censo de la ciudad de 1855, 52 %), aunque sí sabemos que la población escolarizada era baja en términos relativos a comienzos del siglo XIX; en todo caso, tenemos que suponer que lectura y escritura son fenómenos muy minoritarios en la sociedad porteña finicolonial24. Y, aun así, involucran a todos sus miembros: de la lectura de las Escrituras y los sermones explicativos en los púlpitos a los bandos oficiales en las calles, de las papeletas de conchabo -pasaporte imprescindible para quienes van de una a otra parroquia rural a partir de 180425- a los periódicos extranjeros contrabandeados, de las marcas a fuego para indicar la propiedad del ganado a los grafitis sobre paredes urbanas, la letra organiza sentidos y vidas de individuos que no necesariamente están en condiciones de descifrarlas. De ahí se sigue también que los modos de relacionarse con ella no son unívocos ni uniformes.

  • 26  Las clases de escritura, en general, estaban en manos de maestros distintos de los que enseñaban a (...)
  • 27  El 20 de julio de 1790, el Cabildo rechazaba el pedido de Francisco Pérez para poner una escuela d (...)

6En primer lugar, porque mencionar lectura y escritura no es redundante, ni se refiere a “dos caras de una misma moneda”; antes bien, se trata de dos prácticas si no radical sí claramente distintas, que ponen en movimiento diferentes sentidos. Y no me refiero en especial a la diversa naturaleza psicofisiológica de ambos procesos, a los órganos del cuerpo humano que involucran y los mecanismos mentales que los controlan, sino a las funciones sociales que adquieren, reflejadas en y provocadas por, simultáneamente, una serie de representaciones que serán interrogadas aquí. De hecho, yendo a una distinción material central, ya no biológica ni psicológica, sino social y cultural, al mencionar arriba a los “alfabetos” inmediatamente agregué una aclaración aparentemente ociosa, “personas que pueden leer”, pues no en todos los casos quienes podían leer eran también capaces de escribir (y en unos pocos quienes realizaban la tarea mecánica de trazar letras sobre el papel no podían leer siquiera lo que “escribían”). El aprendizaje de la escritura, más costoso por el uso de papel, tinta, plumas y material secante (arenilla), era en general posterior a la lectura, considerado un estudio superior que no siempre se continuaba26. Las clases de lectura, en consecuencia, estaban en manos muchas veces de maestros improvisados, a veces colegiales adolescentes, mientras que las de escritura suponían un saber más específico, incluso en sus aspectos biomecánicos27. Y por supuesto que también existía el abandono de los estudios de niños y jóvenes y la pérdida parcial o total de la capacidad de escritura o de lectura por la falta de práctica entre los adultos; de ellas dan cuenta las caligrafías a veces refinadas y otras timoratas de los documentos de la época.

7En consecuencia, analfabetismo, semianalfabetismo, iletrismo, alfabetismo lector y alfabetismo escritor son variables generales que se disponen más o menos como un abanico antes que categorías discretas fácilmente reconocibles. Y por ello, se hace necesaria cierta cautela a la hora de interpretar textos en los que aparecen términos como “leer”, “escribir”, “autor”, “lector” y otros del mismo campo semántico. Durante la primera década del siglo XIX porteño, los letrados son particularmente entusiastas para buscar lectores en cantidad y, cuando no los hay, para crearlos, fomentando la lectura o imaginando diversas figuras de lector que vienen a insertarse en sus textos. El optimismo ilustrado respecto de la lectura es, al mismo tiempo, un afán conquistador de nuevos lectores y nuevas prácticas que se quieren sumar a las exiguas huestes letradas, que define a los sujetos analfabetos o iletrados como carentes de capacidades imprescindibles tanto para su felicidad particular como para el progreso general de la sociedad. De ahí que, nuevamente, escritura y lectura difieran no sólo como actividades humanas individuales, sino también como prácticas socialmente pautadas, entre las cuales se establece una jerarquía que si se expresa bien en la gradualidad de su enseñanza va mucho más lejos de lo que ese ejemplo sugiere.

8Que el mundo de lo escrito nos remita a un modo de comunicación intraelite no implica entonces que aquel sea homogéneo o cerrado, sino que es múltiple y permeable, que entre las propias posibilidades de lo escrito (y también lo impreso) se halla la apertura a su propio “afuera”. Para dar cuenta de esa apertura, además de relevar quiénes leían, es necesario pensar qué se leía en Buenos Aires en esos años. Esta pregunta suele responderse con la consulta de dos series de datos: por un lado, las citas y referencias en la producción escrita de la época; por el otro, los inventarios de bibliotecas. Los dos métodos tienen sus límites. Nadie cita todo lo que lee y muchos citan lo que no han leído; nadie lee solo lo que hay en su biblioteca y muchos tienen bibliotecas más grandes que sus lecturas. Las citas, además, no siempre tienen el rigor de las normas académicas actuales, y a comienzos del siglo XIX se citan traducciones, refundiciones y apócrifos como si fueran originales. Los inventarios de bibliotecas, por su lado, en la mayoría de los casos son testamentarías, por lo cual la información que proveen se reduce a los libros en poder de una determinada persona al momento de morir, sin dar cuenta de aquellos con los que estudió o leyó en su juventud, y de los que prestó, perdió, vendió o canjeó.

1. Lectores y lecturas en la Buenos Aires finicolonial

Leer y escribir son construcciones sociales. Cada época y cada circunstancia histórica dan nuevos sentidos a esos verbos.
Emilia Ferreiro, “Leer y escribir en un mundo cambiante”, 2001.

  • 28  Irving Leonard, Romances of Chivalry in the Spanish Indies, with some Registros of Shipments of Bo (...)
  • 29  Según Roberto Di Stéfano, no había grandes diferencias entre las coleciones de los clérigos y reli (...)

9La idea de una cultura colonial cerrada, con fuerte censura y sin circulación de la ficción ha sido desplazada hace ya unos largos años. La ineficacia de la Inquisición americana, así como el consuetudinario quebrantamiento de las leyes que buscaron limitar las “historias de imaginación” en el continente, señalados primero por Irving Leonard y José Torre Revello, hizo que, sobre todo en los centros del poder español, como México y Lima, la producción intelectual alcanzase el brillo del que autores como Sor Juana Inés de la Cruz o el Inca Garcilaso de la Vega son ejemplos extraordinarios, sí, pero que responden a un contexto28. En un espacio más marginal del imperio español como Buenos Aires, sin embargo, tanto la producción como el consumo de bienes culturales, y en particular de libros, fueron limitados pero no inexistentes. Desde mediados del siglo XVIII, cuando la ciudad empieza a desarrollarse como centro político y económico del extremo sur de América, contamos con algunos testimonios, como catálogos de librerías e inventarios de bibliotecas, que permiten suponer una llegada importante de textos europeos, similares en términos temáticos a los que circulaban en España: las lecturas centrales de la época eran de derecho, teología y obras devocionales, y en menor medida textos de ficción, historia y ciencias, junto con manuales de oficios y artes29.

  • 30  Azamor y Rodríguez donó a su muerte en 1796 su nutrida biblioteca, de mil sesenta y nueve obras (d (...)
  • 31  Parada, op. cit., 2009, 140.
  • 32  Rípodas Ardanaz, op. cit., 1999, 249; Parada, op. cit., 2009, 70.

10Las bibliotecas más importantes eran las eclesiásticas: conventos, colegios y algunos templos guardaban obras como la Biblia, textos de teología dogmática y moral, pastorales (manuales de liturgia, sermonarios, guías de confesión), pero también gran cantidad de obras de derecho canónico y real, así como de reflexión sobre el derecho. Así mismo, libros destinados a estudios básicos o ampliatorios, como diccionarios monolingües y multilingües, gramáticas, vocabularios (de lenguas occidentales e indígenas) y otros de carácter ficcional, en abrumadora mayoría de la Antigüedad clásica, sobre todo latinos. Y en los últimos años del siglo comienzan a aparecer obras de economía y de política, entre ellas varios textos contrarios a los jesuitas, estudios de ciencias naturales, textos literarios ingleses, franceses e italianos (por lo general en traducción) y también periódicos españoles y americanos, muchas veces encuadernados en volúmenes. El Real Colegio San Carlos, formado sobre la base del Colegio de San Ignacio jesuita, tenía una de las bibliotecas más importantes, junto con la de la catedral (donada por el obispo Manuel Azamor y Rodríguez), la del convento de Santo Domingo (aumentada por la donación del librero Silva y Aguiar) y la del convento de la Merced (iglesia de San Ramón), formada sobre la base de la biblioteca particular de Francisco Pietro y Pulido30. Esta última fue la única que ofreció un acceso al público desde 1794 hasta al menos 1807, por lo que aludir a “bibliotecas” en el período es referirse a colecciones destinadas únicamente a los miembros de las instituciones que las albergaban31. Pero de manera extraordinaria (aunque creciente desde mediados de siglo XVIII) sus miembros franqueaban el acceso a amistades y letrados prestigiosos, siempre parte de una elite letrada, por lo que han sido consideradas bibliotecas “cuasi públicas”32.

  • 33  Rípodas Ardanaz, op. cit., 1982, 89-92. Junto con los excepcionales casos de Azamor y Ramírez y Pr (...)
  • 34  Parada, op. cit., 2009, 71. Un caso particular, por el documento que ha dejado y por la minuciosid (...)
  • 35  Ver Buonocuore, op. cit., aún hoy el trabajo más completo sobre el comercio de libros virreinal.
  • 36  Daisy Rípodas Ardanaz calcula que para formar una “buena biblioteca” eran necesarios tres mil peso (...)

11Las colecciones particulares de libros, llamadas por lo general “librerías”, estaban formadas por entre cien y doscientas obras en los casos de los letrados mejor equipados que conocemos33. También estos libros circularon entre amigos, familiares y conocidos de manera intensa34. Escasos y caros, los libros llegaban a Buenos Aires a través de comerciantes dedicados en general a otros rubros, que los incorporaban como una mercadería más35. Por supuesto, también era común encargar libros de manera personal a amigos o familiares que viajaban y algunos letrados venían de Europa con bibliotecas ya formadas, ya fueran peninsulares destinados a América, como Azamor y Ramírez, ya americanos que iban a España a formarse, como Manuel Belgrano y Juan Martín de Pueyrredón. Y las imprentas americanas permitían el acceso a libros y sobre todo folletos más breves y económicos, de uso cotidiano, que se vendían en la propia imprenta o en comercios de varios ramos como pulperías: cartillas de lectura, catecismos, almanaques, libros devocionales, ocasionalmente comedias o colecciones de poemas. En una ciudad como Buenos Aires, sin embargo, puerto de creciente flujo de mercancías, excepto la producción de la Imprenta de los Niños Expósitos, los libros europeos eran más baratos y accesibles que los americanos36.

  • 37  Recientemente Adrian J. Pearce ha sostenido con buenos argumentos la existencia de dos “ciclos de (...)
  • 38  Azara y Cerviño habían nacido en España, pero su desempeño en el Río de la Plata permite asociarlo (...)
  • 39  José Carlos Chiaramonte, La crítica ilustrada de la realidad, Buenos Aires, Centro Editor de Améri (...)
  • 40  En ese período, de hecho, es cuando la economía política adquiere el estatus de conocimiento espec (...)

12A comienzos del siglo XIX, entonces, en una sociedad de gran dinamismo económico y demográfico, la vida cultural se modernizaba de la mano de nuevas lecturas y nuevas prácticas, pero sobre todo a partir de las políticas ya mencionadas como “reformas borbónicas” que, después de al menos medio siglo de iniciadas, daban frutos disímiles según el aspecto en que se pose la mirada37. Si la “modernización hispánica” respondía a una política específica del Estado español, llevada adelante por sus funcionarios en América, también una serie de figuras e instituciones locales ha sido asociada a ese impulso reformista: Juan Baltasar Maziel, Félix de Azara, Manuel José de Lavardén, Pedro Antonio Cerviño, entre los mayores; Mariano Moreno, Manuel Belgrano, Juan Hipólito Vieytes, Juan José Castelli entre los más jóvenes; así como el Real Colegio de San Carlos y el Consulado porteño38. ¿Cuáles eran las ideas reformistas de estos letrados, vinculados al gobierno colonial (y medianamente enfrentados al poder local representado en el cabildo)? Como ha argumentado José Carlos Chiaramonte, la “Ilustración argentina”, si bien tenía una “actitud ante el pasado [que] consistía en una total y violenta condena”39, lejos estuvo de rechazar a las autoridades constituidas o de proponer novedades en el ámbito de la teología (o científicas y filosóficas que pudieran poner en duda sus certezas). El área del pensamiento en que se produciría una más aguda renovación desde la segunda mitad del siglo XVII, junto con aspectos de la reflexión moral y de las ciencias naturales, fue en la economía40.

  • 41  Ver Jorge Gelman, “Presentación”, en Pedro Andrés García, Un funcionario en busca del Estado, Bern (...)
  • 42  Chiaramonte, op. cit., 1994, 48.
  • 43  “Moderado liberalismo económico” porque, en primer lugar, atacando las trabas al comercio de grano (...)
  • 44  Chiaramonte, op. cit., 1994, 114-118.

13Los letrados y funcionarios ilustrados de fines del siglo XVIII y comienzos del XIX venían a discutir con un Estado colonial y una elite que no demostraba gran interés en el desarrollo agrario41. Las memorias consulares presentadas cada año por Manuel Belgrano y su traducción del maestro de la secta fisiócrata, Quesnay, junto con las “representaciones” de los labradores y de los hacendados de 1793 y 1794, son ejemplos de cómo algunos letrados, aun como miembros de la elite, proponían cambios profundos en la economía local; en ellas, “las nuevas doctrinas que ya circulaban por la colonia se utilizan en forma consecuente para el estudio y la formulación de sus problemas económicos y sociales”42. La principal “nueva doctrina” es un moderado liberalismo económico, de inspiración fisiócrata, que pone el acento en la agricultura como madre de todas las riquezas, contra la extendida idea mercantilista de identificar la riqueza de un país con su acervo de metales preciosos, que había relegado el sur de América a un lugar secundario en el imperio español43. Chiaramonte ha establecido, sin embargo, la influencia de los pensadores italianos denominados “neomercantilistas”, sobre todo de Antonio Genovesi, cuyas Lecciones de comercio son citadas y hasta copiadas en las “representaciones”44. A esa influencia se habría debido la aceptación de la industria y el comercio como multiplicadores de la riqueza agropecuaria, que sin embargo mantiene su preeminencia sobre las demás actividades económicas.

14Junto con los nuevos rumbos del pensamiento económico, la renovación de las ciencias naturales a partir de la recepción de la síntesis de la Encyclopédie y de la física newtoniana crearon un ambiente letrado favorable a las novedades y en constante ebullición. De la mano de textos de descripción geográfica e historia natural -en contados casos organizados como relatos de viaje-, así como de propuestas de cambio en los procesos productivos agrícolas, trajeron una cierta disposición a la experimentación y un valor cognoscitivo vinculado a la experiencia que la formación escolástica había relegado frente al peso de las autoridades del saber. De ese modo, de a poco se fue instalando un pensamiento empirista e ilustrado, o, en menos palabras, moderno, que reconfiguró la relación con la lectura y la escritura. La obligación patriótica del hombre ilustrado que menciona Belgrano, la diferencia jerárquica que se construye entre lectura y escritura, las distintas formas de acceso a la letra escrita, la imposición de un orden escriturario e impreso sobre sujetos completamente iletrados, la existencia de una elite alfabetizada e ilustrada; todas estas también son marcas de aquellas diferentes relaciones entabladas con la letra. Considerar la vida intelectual del período implica realizar una selección sobre un sector de la sociedad sometido a una serie de cambios que no necesariamente eran homólogos a los de esta en su conjunto; la pulsión de futuro que define la época encuentra su despliegue en la reducida élite letrada; su rápida difusión en el término de una década, su “popularización”, podría decirse, marca el fin de la época que cuando triunfa como concepción de la temporalidad es ya otra. 1810 -el agitado 1810, no solo ni centralmente el 25 de mayo de 1810- es eso: una ampliación abrupta e irreversible del horizonte de expectativas ya no de un grupo social sino de toda una comunidad.

2. La prensa periódica: búsqueda y creación de lectores

Nuevos lectores crean nuevos textos y sus significados son una función de sus formas.
D. F. McKenzie, Bibliography and the Sociology of Texts, 1985.

  • 45  La primera gaceta manuscrita porteña que se conoce es de 1764. Ver José María Mariluz Urquijo, “La (...)
  • 46  La primera imprenta del actual territorio argentino fue instalada por los padres jesuitas en el Co (...)
  • 47  En el marco de lo que Wiebe Bijker ha denominado “abordaje sociohistórico” de los estudios sobre l (...)
  • 48  Gutiérrez, Bibliografía…, 31-32.
  • 49  Ibíd., 234-246.

15En ese sentido, los primeros productos de prensa periódica impresa en Buenos Aires se definen a partir de la voluntariosa creación de un público lector allí donde, si hemos de creer a sus redactores, no lo había. Antes de aquellos, durante el siglo XVIII habían aparecido hojas volantes esporádicas para informar sucesos particulares; hubo también al menos un intento de periodismo manuscrito, y, por supuesto, circulaban y se leían publicaciones americanas y europeas45. La existencia de una imprenta en la capital virreinal, a partir del traslado de la vieja maquinaria jesuita desde Córdoba en 1780, había posibilitado la publicación impresa de textos locales46. De ella, con la autorización imprescindible de los funcionarios virreinales, saldrían en las siguientes décadas libros, panfletos, libelos y hojas sueltas; y sin embargo difícilmente se podría decir que su llegada a Buenos Aires renovó de manera notoria la vida social. A comienzos del siglo XIX, el modo circulación de la información en la sociedad porteña era principalmente oral: el bando oficial, el pregón de los serenos, el rumor, la conversación en puntos de encuentro, el sermón y otros géneros de la oralidad secundaria informaban tanto sobre las minucias de la vida cotidiana de la ciudad como de los cambios políticos en la metrópoli y las noticias “internacionales” en general. Como veremos más adelante, el cambio tecnológico clave en la circulación de los discursos públicos no es el artefacto imprenta de tipos móviles en sí, sino el dispositivo prensa periódica en el cual aquel se integra47. La imprenta, por otro lado, tenía como principal producción formularios y hojas sueltas con información de uso cotidiano, como almanaques y oraciones religiosas, además de cartillas y catecismos. Juan María Gutiérrez calcula unas ciento ochenta obras impresas en total, como libro o folleto, en formatos que van del folio al dieciseisavo, entre 1782 y 180948, aunque al listar periódicos y otros textos impresos (sin contar formularios, pero sí proclamas y hojas sueltas) da un total de doscientas treinta y una49.

  • 50  Telégrafo I, 1, 1-8.
  • 51  En los dominios ingleses en América, el pionero New-England Courant es de 1721, apenas un año ante (...)
  • 52  La Real Resolución del 24 de febrero de 1791 prohibió todos los periódicos, excepto el Diario de M (...)

16El primer día de septiembre de 1801, un artefacto novedoso alteraba la monótona vida cultural de la ciudad: un impreso de ocho páginas titulado Telégrafo Mercantil, Rural, Político-Económico e Historiógrafo del Río de la Plata. Este incluía una presentación, un poema dedicado al río Paraná y unas “Noticias particulares” sobre los arribos y partidas de embarcaciones, la oferta de esclavos en venta y el hallazgo de un rosario con cuentas y cruz de oro50; pero la novedad era que se presentaba como el inicio de una serie indefinida, dado que prometía dos entregas similares cada semana. De modo tardío en comparación con otras ciudades de América, salía de la única imprenta porteña el primer periódico impreso del Río de la Plata. En efecto, la Gaceta de México y noticias de Nueva España comenzó a publicarse en 1722, la Gazeta de Guatemala en 1729, la Gaceta de Lima en 1743, la Gaceta de la Habana en 1764. Si bien son publicaciones de vida efímera en su mayoría, otras las siguieron en estas y otras ciudades. En las últimas dos décadas del siglo XVIII, sobre todo, hubo un moderado auge de publicaciones en territorios americanos, que aumentaron en calidad, cantidad de páginas y permanencia: la Gaceta de México, compendio de noticias de Nueva España (1784- 1810), el Diario de Lima (1790-1793), el Mercurio Peruano (1791-1795), el Semanario crítico de Lima (1791), la Gaceta de Lima (1798-1804) y el Papel periódico (1791-1797) de Bogotá dan cuenta de ello51. Como ha señalado Beatriz Sánchez Hita, este “auge” americano contrasta con las restricciones que el rey Carlos IV impuso a la prensa periódica peninsular como reacción a la Revolución Francesa52.

  • 53  La Gazeta del Gobierno de Buenos Aires (octubre de 1809-enero de 1810) estaba dedicada casi exclus (...)
  • 54  La Gazeta… cambiaría su formato al medio pliego en 1812, que se volvería el estándar en las siguie (...)
  • 55  Sabemos que Juan Hipólito Vieytes, editor del Semanario…, lo había hecho con este y con el Correo (...)

17Desde ese día hasta la aparición de la Gazeta de Buenos-Ayres (junio de 1810-septiembre de 1821), iniciada por la primera Junta de Gobierno, hubo tres periódicos que se sucedieron entre sí casi sin superponerse en sus fechas de publicación: el Telégrafo… (abril de 1801-octubre de 1802), el Semanario de Agricultura, Industria y Comercio (agosto de 1802-febrero de 1807, con una interrupción en julio y agosto de 1806) y el Correo de Comercio (marzo de 1810-abril de 1811)53. Compartían entre sí la mayor parte de las características formales: impresos in cuarto, medían unos diez centímetros de ancho por dieciséis de alto (excepto algunos números extraordinarios de medio folio), tenían ocho o dieciséis páginas (a veces, en los extraordinarios o suplementos, cuatro o doce), de modo de aprovechar por completo uno o dos pliegos de papel, se publicaban semanalmente (excepto el período bisemanal del Telégrafo…) y sus números se agrupaban en tomos: trimestrales para el Telégrafo…, semestrales para la Gazeta…, anuales para los otros dos54. Los números de página respondían a la organización en tomos, de modo tal que el número uno iba de la página 1 a la 8, el número dos de la 9 a la 16, y así, reforzando fuertemente la continuidad entre ellos. Como en otras publicaciones europeas y americanas, muchos de los artículos se publicaban repartidos en varios números, en ocasiones durante meses, probablemente con la presunción de que el lector reuniría los ejemplares en un volumen, a la manera de las entregas en fascículos55.

  • 56  En sus Recuerdos del Buenos Aires virreinal, escribe Mariquita Sánchez de Thompson, alrededor de 1 (...)

18Estos datos, antes que la acumulación erudita, buscan poner de relieve una característica común en estas publicaciones: su semejanza formal con los libros, al punto tal que una cronista de la época bastante tiempo después se referiría a ellos como “libritos”56. Esa semejanza, de la que sus redactores parecen ser totalmente conscientes, generaría ciertos contenidos paradójicos en los propios textos: si, por un lado, hay un intento diferenciador que propone una especificidad para el nuevo medio, por el otro hay un aprovechamiento de esa semejanza para legitimarlo y, al mismo tiempo, apropiarse de un público lector que, aunque reducido, era el único existente. Sabían que estaban haciendo algo nuevo y de ahí que sintieran la necesidad de definir y explicar qué era eso, para lo cual representaron de distinto modo una figura de nuevo lector: otros sujetos lectores y otro régimen de lectura.

19Volviendo una vez más a la cita inicial de Belgrano, en ella la relación del periódico con el libro es directamente de reemplazo: ante la escasez del segundo, el primero se vuelve un sucedáneo para el fomento de la ilustración. En este sentido, la semejanza material antes señalada seguramente jugó a favor de una buscada identificación entre uno y otro formato. Pero, por otro lado, coherente con el impulso ilustrado de instruir y fomentar el “adelantamiento”, el lector imaginado tenía una definición exacta cuyas características no coincidían con los lectores de libros. La posible utilidad de los textos es el centro de la mayor parte del discurso de los periódicos de la época; el Correo de Comercio estaba destinado en particular a la ilustración de comerciantes, artesanos y labradores, es decir, a los trabajadores de las tres ramas de la economía tal como las concibe el pensamiento fisiocrático y clásico que constituye su armazón ideológica:

  • 57  Correo de Comercio, “Prospecto”, 3.

… nuestro intento es dar á luz todas las semanas un papel titulado Correo de Comercio, en el cual se colocarán las materias con el mejor órden posible en todo ramo de las Ciencias y Artes conocidas: pero á mas que se trata de instruir al Comerciante que nada debe ignorar, se tiene también por objeto ilustrar al Labrador y al industrioso, respecto á que las tres clases deben estar hermanadas, y proceder á la par.57

  • 58  Correo de Comercio I, 1, 3.

20El prospecto del Correo de Comercio inscribe así, en 1810, esta nueva empresa periodística en una serie ya establecida en el todavía novedoso formato (en Buenos Aires). Su primer número se abre con una “Dedicatoria á los Labradores, Artistas y Comerciantes”58, y retoma de este modo la tradición ilustrada que ligaba impresión y educación, concebida a su vez como eminentemente utilitaria. Pero también continúa la senda abierta por la prensa periódica porteña desde el Telégrafo…, que ha seleccionado como público a unos lectores “débiles”, marcados por una serie de carencias específicas, entre las cuales se cuenta la disponibilidad material de libros.

2.1. La construcción de un público lector en el Telégrafo…

En países tan nuevos como el nuestro, en que la instrucción no está jeneralmente difundida; en que no hai grandes motivos de contacto entre los habitantes; donde los principios en que reposa nuestra forma de gobierno no son suficientemente comprendidos por la mayor parte de los ciudadanos; donde el comercio se arrastra mas bien que se mueve, i la industria y la agricultura vejetan lentamente, se necesita, mas que en otro pais alguno, que los diarios circulen con profusion, difundiendo conocimientos… ¿Bastará, empero, establecer periódicos para conseguir resultados tan apetecidos?
Domingo Faustino Sarmiento, “Sobre la lectura de periódicos”, 4 de julio de 1841.

  • 59  Para detalles sobre la vida en América de este personaje tan excéntrico como típico de la época, M (...)
  • 60  El 2 de diciembre, tal vez frente a algunas quejas, Cabello y Mesa se veía obligado a explicar cóm (...)
  • 61  Telégrafo V, 1, 20. Algunos números, probablemente por el apuro en la salida, se conservan sin cor (...)

21El primer periódico impreso en Buenos Aires, llevo dicho, comenzó a publicarse en abril de 1801, dirigido por un letrado extremeño, Francisco Antonio Cabello y Mesa, que ya había participado en publicaciones periódicas en Lima y había dirigido el primer diario de esa ciudad59. Comenzó a publicarse los miércoles y sábados en ejemplares de ocho páginas, pero a partir del número 18 del tomo II (la numeración se reinicia en cada tomo trimestral), del 4 de octubre, pasó a salir todos los domingos con dieciséis páginas. La edición semanal dominical a veces era acompañada por números extraordinarios en la semana, en cuyo caso se “compensaba” el número de páginas60. A partir del 3 de septiembre de 1802, ya cerca de la cancelación, cuando se inició el tomo V, el Telégrafo… volvió a ser bisemanal, con doce páginas los días viernes y cuatro los domingos, reservando esta edición (que si bien tiene regularidad se denomina “Telégrafo extraordinario”) para dar cuenta de las entradas y salidas de buques comerciales y una “Miscelánea” de pequeñas noticias. Entre el 10 de septiembre y el 8 de octubre de 1802 se debió suspender la publicación, pues no había “más que una Imprenta con dos Oficiales compositores, y esta debe siempre preferir á otra qualquiera obra, las que pertenezcan al Real Servicio, principalmente si urge su impresión”61. Al final de cada tomo se incluía un índice, en el que en muchos casos se reordenaba el contenido a partir de una designación distinta de la original, cambiando el título de un artículo o atribuyéndole uno a un texto que no lo tenía. En poquísimas ocasiones el texto se organiza en dos columnas. Se publicaron, en total, ciento diez números ordinarios, dos suplementos y trece extraordinarios, además del “Análisis” que funcionaba como presentación.

  • 62  Ver, entre otros, Ricardo Caillet-Bois y Julio César González, “Antecedentes para explicar el proc (...)

22En su temática, este heterogéneo experimento editorial hacía honor a su largo título: durante el año y medio de vida del Telégrafo…, en sus páginas se pudieron leer desde artículos sobre política e higiene pública hasta fábulas en verso, y desde críticas de costumbres y anécdotas particulares a largas elaboraciones históricas relativas a distintos puntos del Virreinato del Río de la Plata. Pese al fuerte apoyo que recibió del virrey y de otras instituciones oficiales como el Consulado, su abrupto final en octubre de 1802 ha sido explicado a partir de la insatisfacción de las autoridades por las sátiras y críticas insertas en la publicación, tanto por algunos comentarios políticos como, sobre todo, por su contenido reñido con el sentido del “bueno gusto” de la época62.

  • 63  Telégrafo, “Analisis”, 1.

23Nació el Telégrafo… con un objetivo claramente señalado: la mentada difusión de las “luces”. En su prospecto, que se titulaba “Análisis”, Cabello y Mesa trazaba primero una brevísima historia universal, según la cual en los tiempos más remotos las sociedades estudiaban al hombre y la naturaleza y sólo transmitían aquellos conocimientos “que tuviesen mas intima relación con sus intereses, y circunſtancias”63. El primer acontecimiento central de esa historia es una ficción fundante de diversas culturas, la instauración de la ley (que es equivalente al establecimiento de la sociedad, en una versión contraria a las ficciones del “pacto social”), en una enumeración que mezcla al Dios judeocristiano, dioses de diversos panteones, personajes legendarios y reales, hechos históricos e hipotéticos:

  • 64  Ibid., 7.

Dios (en Sinai) diese à Moyses la Ley: Nembrod, à los Bavi [l] onios: Osiris, à Egipto: Foromeo, à los Griegos: Romulo, à Roma: Dracon, à los Atenienses: Zorooſtes, à los Persas: Platon, a los Macedonios: Pitòn, à los Corintos: Minos, à Creta: Lesco, à los Polacos: Mahoma, à los Araves: Protogoras, à los Turcos: Confucio, à los Chinos: Egverto, à Inglaterra: Faramùndo, à los Franceses: Ataulfo à España: Manco-Capac, à los Indios Peruanos…64

24En la mayoría de los casos se trata de creadores de ciudades o de autores de leyes escritas; a lo largo del ensayo, historia de la civilización e historia de la escritura marchan paralelas. Por ello, cuando se particulariza la historia de España y las colonias americanas, los acontecimientos privilegiados son la introducción de la escritura en la península, la primera imprenta, “Máquina admirable”, y, finalmente, la prensa periódica, considerada una institución ilustrada por excelencia:

  • 65  Ibid., 8.

Desde este invento utilisimo: desde la Imprenta (digo) se generalizaron las ideas de los hombres […] todos los individuos de la Sociedad civil, se hicieron utiles, y honraron á la Patria. Ya eſtablecidas las Prensas en casi todas las Naciones, empezaron a sudar papeles innumerables; pero entre ellos, ninguno adoptó por mas util al Eſtado, y Pueblo, que el Periodico ú Folio volante, que baxó diferentes aspectos, se encamina para la pro comun, y su deleyte. A eſtos papeles, deben todos los Paises la iluſtracion, y lugar preferente que hoy ocupan en el luminoso Quadro del Universo [.] Esos Periòdicos, despues del honor, que infieren à la Patria, disponen de las memorias pòstumas: inmortalizan los objetos…65

25Nueve años antes, entonces, Cabello y Mesa delimitaba para la prensa periódica funciones similares a las que Belgrano haría explícitas: difundir conocimientos útiles y fijar la información para el futuro. También el censor oficial de Buenos Aires, Benito Mata-Linares, acordaba en su dictamen inserto en la presentación del Telégrafo…, en lo que parece una baldía repetición del texto redactado por Cabello y Mesa:

  • 66  Ibid., 3.

… ocupado todo [el orbe] por las Guerras, se embruteció la sociedad entera; hasta que la Prensa, asoció todos los Ingenios: una de las principales ocupaciones de esta, ha sido la de los papeles periodicos, y ellos han contribuido a excitar la ilustración […] Buenos-Ayres podrá formar algunos que al mismo tiempo de acreditar la instrucción de sus habitantes, ilustre el Orbe con noticias utiles, sacadas de sus propios fondos, y de la que ſe subministra la vasta extension de este Vireinato [sic]…66

  • 67  Ibid., 4.
  • 68  El Diccionario de la lengua castellana compuesto por la Real Academia Española de 1803 aporta tres (...)

26Con todo, el mismo amable censor que felicitaba y alentaba al innovador letrado advertía explícitamente que debía guardarse moderación, evitar la sátira, “no abusar de los conceptos” y “meditar bien los discursos” para que no se contradijeran con la religión y la política aceptadas67. Y además definía para el Telégrafo… otra doble función: acercar los conocimientos europeos a la lejana colonia rioplatense y comunicar al resto del mundo las “noticias útiles” locales. Qué decir y a quiénes aparecía delimitado en el dictamen del censor y, si bien no sería acatado rigurosamente -abundaron, por ejemplo, los textos satíricos-, contribuyó a moldear tanto el discurso del periódico como las expectativas de los potenciales lectores. Efectivamente, en los números sucesivos los temas y los lectores estaban recíprocamente determinados en el proyecto editorial: noticias porteñas para los europeos, conocimientos europeos para los americanos. Las “noticias” porteñas eran textos informativos sobre la naturaleza, la geografía, la historia o aun anécdotas y leyendas de la región68.

  • 69  Hebe Beatriz Molina, “Edición crítica de la oda ‘Al Paraná’ de Lavardén”, Incipit XVIII, 1998, 159 (...)
  • 70  Telégrafo I, 1, 5.
  • 71  Ibid., 6.
  • 72  Pedro Luis Barcia propone una división ideal del contenido según el formato textual: el verso para (...)

27Sin embargo, el público imaginado para esos textos gradualmente se va identificando con los lectores locales. Ya en el número 1 el famoso poema de Manuel José de Lavardén “Al Paraná” incorpora numerosas notas, cuyo autor exclusivo puede ser el propio Lavardén o, más probablemente, se debieran a este y a Cabello y Mesa69. En algunos casos, aclaran características de la región rioplatense seguramente conocidas por un habitante de ella. Por ejemplo, cuando el verso nombra el “Silvestre Camalote”, la nota explica: “El Camalote es un conocido Yerbazo que se cria en los Remansos del Paraná”70. Pero otras notas ligan el texto poético con el proyecto editorial del periódico; cuando el verso interpela al río “Estiendete anchuroso, y tus vertientes / dando socorros à sedientos campos”, la nota interpela en cambio a la futura Sociedad Patriótica, Literaria y Económica: “La Sociedad Economica tenga por objeto, aunque sea ùnico, indagar el nivel de los terrenos, para proporcionar el regadio à nuestros campos, cueste lo que cueste… ”71. Finalmente, un tercer tipo de notas, sobre las que volveremos, “traducen” metáforas e imágenes poéticas a un lenguaje con referentes más transparentes72.

  • 73  Telégrafo I, 4, 29-30.
  • 74  Telégrafo I, 6, 41-44.
  • 75  El poema de Lavardén no lleva un título claro, aunque la prosa del editor sugiere que este podría (...)
  • 76  Telégrafo I, 6, 44.
  • 77  Cfr. Mónica Martini, “Ecos del periodismo finicolonial en la España a comienzos del Ochocientos”, (...)

28Apenas unos días después, el 11 de abril de 1801, el Telégrafo… incluía una “Canción al Rio Parana, que en loor de la Oda del Dr. Labarden, publicada en el Num. I. compuso nuestro dignisimo Socio Corresponsal D. Joseph Prego de Olibér…73. Y una semana después, la “Oda de D. Manuel Medrano, Oficial del Real Tribunal mayor y Audiencia de Cuentas, en loor de la del N. 1”74. Ese singular diálogo poético o, mejor, esa cadena de dedicatorias que terminaba constituyendo la “Oda” como tal75, redefinía el público lector de Lavardén como eminentemente local: los hiperbólicos elogios de Prego de Oliver y Medrano ( “Hijo Divino del excelso Apolo, / Sabio Argentino, consumado Orfeo”, escribe el segundo76) ya no buscaban dar cuenta de las peculiaridades porteñas para el improbable lector europeo, sino que remiten a la minúscula “república de las letras” de la capital virreinal, en cuyo seno semejantes excesos eran aceptables debido a la pobreza de su escritura en verso, en la que el poema de Lavardén significaba una extraordinaria noticia. Son en verdad muy pocos los textos escritos con un destinatario europeo, pues también en ese sentido Cabello y Mesa utilizó las grietas de la censura, que sugería “exportar” las noticias útiles77.

  • 78  Un colaborador identificado apenas como “un subscriptor” pone de relieve la amplitud de criterio p (...)

29Ahora bien, ¿cómo se haría un lugar la publicación en el consumo de textos escritos entre los escasos lectores porteños? El Telégrafo… apostaba crearse un público propio, tarea urgente, por otro lado, teniendo en cuenta su carácter comercial: más allá de las ampulosas declamaciones de servicio a la patria y de sacrificio por la ilustración de sus prójimos, Cabello y Mesa se proponía convertirlo en una fuente de ingresos estable. De ahí los constantes reclamos a los suscriptores por deudas impagas y aun la amenaza de publicar sus nombres. Por ello, la representación del público sería siempre lo más amplia posible: el Telégrafo… aparecía como un texto útil para todos78. Y, para cierto público, necesario: ningún lector ilustrado debía dejar pasar la oportunidad de instruirse y de apoyar un emprendimiento tan beneficioso, no solo por su propio bien sino también por obligación patriótica. Así lo expresaba su editor, al tiempo que amenazaba veladamente con hacer pública la falta de apoyo:

  • 79  Telégrafo, “Analisis”, 15.

… ¿habrá alguno que no quiera subscrivirse? ¿Que dirán los verdaderos Patriotas, quando lean la Liſta [de suscriptores], y vean que falta D. N. rico, é interesado en las noticias del Telegrafo? ¿Qué dirá el hombre de Corte, de aquel que aun con proporciones muchas (por no gastar dos pesos) anda, corre, y aún vuela por leér de gorra el Telegrafo en los Cafés, y casa del Amigo? […] todos contribuirán á fomento de eſta obra necesaria…79

  • 80  En la presentación del periódico, Cabello y Mesa hace una profesión de fe liberal citando al Conde (...)
  • 81  Telégrafo I, 8, 64; II, 6, 39; I, 30, 238; respectivamente.

30Sin embargo, con el correr de los números tanto el editor como distintos colaboradores fueron delineando otro perfil de los lectores. La concepción ilustrada de la lectura como clave para un progreso individual, que implica también el social80, reaparece al imaginar el lector si no ideal sí específico de la prensa periódica: se trata de un sujeto “débil”, racional hasta cierto punto, pero marcado por carencias específicas. Así, quienes leían el periódico eran “con especialidad” la juventud y el “baxo Pueblo”, “el comun de las gentes”, los “pobres Campesinos como la porcion mas ignorante, mas desvalida, y mas abandonada de los poderosos”81;

  • 82  Ibid., I, 10, 77; destacado mío.

nadie duda que los papeles públicos son la educación de los que no la tienen y la lectura de los que nada leen […] porque el Artesano, la Muger, el Niño y el Holgazan no son capaces de leer un Libro de volumen; y como estos Periodicos son cortos, entretenidos y abundantes en Tiendas, Ante-Salas, y aun Basureros, brindan la curiosidad de las noticias utiles y deleitables, y por diversión empiezan a leerse…82

31Así mismo, si por un lado los textos insertos en el periódico habrían tenido las ventajas de la brevedad y la amenidad, por el otro el acceso a ellos era representado como mucho más fácil que en el caso de los libros: tiendas, antesalas, el café o la casa de un amigo aparecían como probables locaciones para leer “de gorra”. E incluso en el caso de que esa lectura no fuera gratuita resultaba más accesible, como señalaba un colaborador identificado como “El Poeta Medico de las almorranas” al reclamar que los médicos porteños escribieran en el Telégrafo…:

  • 83  Ibid., V, 1, 8. Teniendo en cuenta la coherencia de sus reclamos con el plan editorial, los elogio (...)

Ya que he nombrado á los Medicos de Buenos-Ayres, estimaré á Vm. les diga de mi parte, que si no saben que hay Telegrafos en el mundo? [...] pues, Sr. Mio, yo tengo plata para comprar Telegrafos, y no la tengo para comprar obras abultadas; con que si esos Señores esconden sus noticias me quedaré yo tan mondo, y redondo…83

32En ese sentido, no sólo los antes aludidos “lectores débiles” (para esa concepción del mundo) podían sacar provecho del periódico, sino también quienes carecían del capital económico y cultural para acceder a los libros:

  • 84  Ibid., I, 10, 78.

¿Quantos Sugetos de talento se quedan entumecidos, pedantes, ó incognitos por falta de Libros, de gusto, ó protecciones? Pues todo esto se salva con los buenos Periodicos; porque en ellos se encuentran copiados, traducidos, ú originales los mejores pasages de lo que se ha éscrito, dicho, ó pensado. No digo yo que forma sabios un Papel bolante; pero toca muchos asuntos […] dispierta los entendimientos, hermosea la imaginación, arregla la memoria…84

33Para los escritores del Telégrafo…, el público difería del que participaba del circuito de los libros, no solo por sus calificaciones como lectores ( “que nada leen”), sino también en sus mecanismos de acceso al texto, aun en sus aspectos económicos. Antes que como un “librito” (o su reemplazo), el periódico aparecía como destinado a otro tipo de lectores. “Lectores débiles”, digo, incapaces, según esta descripción, de mantener la atención en la más ardua lectura de un volumen, pero que al mismo tiempo eran los que más necesitaban acceder a los textos para escapar de la ignorancia en la que vivían: niños, jóvenes, mujeres, holgazanes, artesanos y campesinos; todos los que no formaban parte de la elite social de la capital virreinal y, en términos más generales, todos los que no se ajustaban al sujeto ideal del pensamiento ilustrado: un varón blanco, europeo, adulto, racional y educado. En el marco de la función propuesta para las publicaciones periódicas, “excitar la ilustración” de aquellos significa justamente habilitar una transformación que no ha de formar sabios, pero que “dispierta los entendimientos”; cumple así con el programa ilustrado tal como famosamente lo había formulado Kant en el ensayo antes citado:

  • 85  Inmanuel Kant, “Respuesta a la pregunta: ¿Qué es el iluminismo?”, Espacios de crítica y producción(...)

El iluminismo es el abandono que hombre hace de su minoría de edad, en la cual se encontraba por su propia culpa. La minoría de edad consiste en la incapacidad de servirse del propio entendimiento sin ser guiado por otro. Esta minoría de edad es autoculpable, cuando su causa no reside en una insuficiencia del entendimiento, sino en la falta de decisión y el coraje para utilizarlo sin ser guiado por otro. ¡Sapere aude! ¡Ten el coraje de servirte de tu propio entendimiento! Éste es, pues, el lema del iluminismo.85

  • 86  Outram, op. cit., 47-92.
  • 87  Ver Paulo Freire, Pedagogía del oprimido, México, Siglo XXI, 2005, 75-81.

34Aun así, la función propuesta para la prensa parece contradecir el llamado de Kant a hacer de la Ilustración una experiencia personal y prescindir de “ser guiado por otro”. Pero se trata aquí de sujetos que, en la concepción de los propios ilustrados, tenían una “insuficiencia del entendimiento”: una de las contradicciones de la Ilustración es la de suponer una única naturaleza humana basada en la razón y la voluntad y, al mismo tiempo, sostener jerarquías de género, raciales y culturales e instituciones como la esclavitud o el colonialismo86. La concepción de Cabello y Mesa, como, en última instancia, toda propuesta educativa (al menos, de la “educación bancaria”87), supone una jerarquía entre un saber (del lado del escritor) y un no saber (del lado del lector); esos “lectores débiles” necesitaban una guía en el conocimiento del mismo modo que los pueblos no europeos necesitaban incorporar la civilización a través de la “guía” de las potencias coloniales.

  • 88  Telégrafo I, 1, 5.
  • 89  Ibid., I, 1, 6
  • 90  Ibid., I, 1, 7.

35De ahí ese tercer tipo de notas al poema de Lavardén que, como mencioné más arriba, “traducían” imágenes poéticas y alusiones para un lector menos entrenado que su autor en los códigos de la alta cultura. Así, donde el poema dice “… va el ardimiento provocado / del heroico Español, cambiando el Oro / por el bronce marcial te allana el paso”, la nota explica a qué se refiere ese “bronce marcial” al cual llega el Paraná: “Aprontos navales del Supererior [sic] Gobierno y Real Consulado de Comercio contra los Corsarios Ingleses”88. O más directamente da una equivalencia en un lenguaje prosaico: cuando aparece “Ceres” seguido de una llamada, la escueta nota al pie es “Agricultura”89; cuando “las Artes liberales”, “Industria, Artes, Navegacion”90.

  • 91  Cabello y Mesa había anunciado su intención de publicar en el primer ejemplar de cada mes una list (...)

36Ahora bien, ¿eran esos lectores representados en el texto quienes en verdad leían el periódico? Exceptuando alguna mención en memorias o en una carta, resulta difícil saber quién es en efecto lo lean y si coincidían con la representación inscripta en ella. Contamos sin embargo con diferentes series de datos para intentar caracterizarlos. Además de los lectores ideales que hemos analizado más arriba, Cabello y Mesa publicó dos listas de suscriptores que daban prolija cuenta de quiénes lo compraban91. Podemos suponer que existía un acceso al periódico en lugares públicos y también que en los propios hogares y lugares de trabajo particulares la publicación podía ser compartida. El Nuevo Café del Colegio tenía una suscripción, así como el dueño de otros dos cafés (José Marcó), de un billar (José Mestres) y de una pulpería en la ciudad (Pablo Vilarino); en cafés y pulperías estaba disponible para sus clientes y en el colegio de San Carlos sus páginas se pegaban en las paredes, combinando la “moderna” publicidad del periódico con la más establecida de los bandos y proclamas.

  • 92  Para poner en contexto la cantidad total de suscriptores, ver el estudio de Alberto Saladino Garcí (...)

37Sería un error entonces identificar suscriptores y lectores. Aun así, la información respecto de los primeros es demasiado rica como para ignorarla; sobre todo si se tiene en cuenta el hecho de que si no todos los lectores eran suscriptores, muy probablemente todos los suscriptores eran lectores. Del total de los 324 suscriptores que figuran en ambas listas, hay una cantidad significativa de cambios de una a otra: 71 nombres que figuran en la primera no están en la segunda, en la cual aparecen 83 nombres por primera vez92. De ahí que sería difícil suponer que los suscriptores temían la amenaza del “Qué dirán los verdaderos Patriotas…”; cabe más bien pensar que tanto quienes dejaron de comprar el Telégrafo… como quienes comenzaron a hacerlo más tarde tomaron esa decisión por compartir los fundamentos del periódico o bien por el placer que su lectura les deparaba. En todo caso, en buena conjetura se puede sostener que aquellas personas alfabetizadas que tenían interés en el periódico y los medios para comprarlo lo hicieron y que, en consecuencia, si se sustrae el imprescindible factor económico, los suscriptores sí son representativos del conjunto de los lectores.

  • 93  Ver Martini, Francisco Antonio…, 234-244. Martini también incluye -como un extraordinario aporte p (...)
  • 94  Entre aquellos cuya edad logra averiguar Martini, apenas un 4,5 por ciento son menores de treinta (...)
  • 95  Este caso es indicativo de la imprescindible prevención de identificar suscriptores con lectores: (...)
  • 96  El Nuevo Café del Colegio, el Tribunal del Real Consulado, el Hospital de la Caridad de Montevideo

38Y lo que interesa fundamentalmente es el contraste entre esos suscriptores y los lectores tal como aparecían representados en el Telégrafo… Mónica Martini ha realizado un minucioso análisis de la composición social, etaria, de origen, geográfica y profesional de los nombres allí incluidos93. Si buscamos a esos “lectores débiles” a los que se dirigían algunos artículos, vemos que entre los suscriptores, como es esperable, no hay niños ni jóvenes94, pero tampoco hay una sola mujer95. Tampoco es posible identificar a más de un artesano ni a ningún campesino (si había entre ellos holgazanes es todavía más difícil de saber). ¿Quiénes eran entonces? Unificando las dos listas con las que contamos y dejando de lado las suscripciones realizadas por instituciones y comercios96, encontramos que se trata de hombres adultos. En cuanto a su ocupación, vemos un 37 por ciento de comerciantes como el grupo profesional más importante (116 de un total de 313), seguido de un 34 por ciento de funcionarios públicos y empleados de la administración virreinal (106 de 313). A estos últimos podríamos agregar un 12 por ciento de militares y 10 por ciento de eclesiásticos para dar con un total 56 por ciento de empleos burocráticos. Además, contamos un 4 por ciento de profesionales y apenas un 0,3 por ciento de artesanos (solo uno).

39A partir de los datos de las listas de suscriptores, es posible afirmar entonces que al menos una parte importante de los lectores estaba compuesta por sujetos educados, miembros de la elite burocrática y mercantil de la ciudad de Buenos Aires y del resto del virreinato rioplatense. El periódico no habría sido (o por lo menos no fue solamente) “la educación de los que no la tienen” ni la lectura de los que no leen, sino que era consumido por miembros encumbrados de la sociedad finicolonial. Los receptores inscriptos en el texto distan de aquellos nombres que figuran en la lista de suscriptores. ¿Se trataba acaso de un error en la comunicación, de una publicación cuyo lector imaginado no coincidía en absoluto con el lector “real”?

  • 97  “Carta informe, ó sin principio, medio, y fin; escrita por un Anónimo con el designio de criticar (...)
  • 98  “Memorial de la M. N. y M. L. Ciudad de Buenos-Ayres, sobre que en los Almanakes, y otros document (...)
  • 99  “Reflexiones sobre preferir el Puerto de Montevideo al de Ensenada de Barragan”, Ibid., I, 3, 22-2 (...)
  • 100  Carta del “Infausto Pastor” (sin título), Ibid., I, 27, 213-215; respuesta al “Pastor Infausto” (s (...)
  • 101  Cartas sin título en Ibid., I, 83-88 (dos cartas) y 227-229; “Humanidad”, Ibid., I, 271-277.
  • 102  “Relacion histórica de la ciudad de Cordoba del Tucuman, hecha y remitida al Editor, en testimonio (...)
  • 103  “Reflexiones economicas, y politicas en materia del principalísimo abasto de Pan de esta Ciudad de (...)
  • 104  “Minería. La Platina” y “Reflexiones que hace el Editor de este Telegrafo sobre el antecedente ras (...)

40Una aproximación más acertada a los lectores del Telégrafo…, a contrapelo de las explícitas descripciones que de ellos se hacen, requiere considerar los textos que allí aparecieron. Como anotamos más arriba, la variedad de materiales y temáticas define el perfil editorial del periódico, solo parcialmente bajo el criterio de utilidad sostenido con tanto énfasis. En este punto quiero detenerme en una característica particular de esa institución ilustrada por excelencia: la presencia de numerosos debates y polémicas de distinto tipo. En intercambios prolongados por varios números, se discutieron el valor y el criterio para evaluar las obras literarias porteñas97, la fecha de fundación de la ciudad de Buenos Aires98, la mayor conveniencia del puerto de Ensenada o del puerto de Montevideo99, el estado de la campaña de la banda oriental del Río de la Plata100, la utilidad de la vacuna101, la descripción y la historia de la ciudad de Córdoba102, la política económica103 y la explotación minera104, entre otros temas.

41La primera de esas polémicas, sobre la poesía porteña, uno de cuyos participantes fue el propio Cabello y Mesa, estuvo parcialmente basada en ataques personales y argumentos ad hominem, y algo similar podría decirse de la larga respuesta del deán Funes a una anónima descripción de la provincia de Córdoba. Pero todas fueron discusiones a veces borrascosas y otras más amables, en las que el intercambio de datos y elaboraciones lógicas buscaba una apelación a la opinión pública como un tribunal que juzgaba la validez de los argumentos a partir de su racionalidad. El editor, por supuesto, intervenía en esas disputas, en ocasiones como uno de los polemistas, en otras porque debía enmarcar, yuxtaponer o cortar los textos. Incluso podía generar una discusión donde todavía no había tenido lugar e invitar a la refutación de un texto o explicitar las “reglas de combate” en la arena que estaba a su cargo:

  • 105  Telégrafo I, 11, 81-82.

Si […] tratasen solo de convatir, con iguales armas, en la presente Guerra-Literaria sobre la preferencia del Puerto de Montevideo, ó el de la Ensenada; sino fuesen tan egoistas, queriendo sostener un sistema erróneo por solo su particular conveniencia y contra la general de la nación […] si, en una palabra, no me zahiriesen de parcial, que nunca lo fui, soy, ni seré de esa ú otra materia; aseguro (á fé mia) que cumpliendo solo con mi encargo de pronto y fiel Redactor, dexaria en la palestra á entrambos Contendores y para quien entiende mas que yo, el opinar decisivamente […] la Guerra se ha de hacer en el campo del Telegrafo, no con la Lengua, ni la Espada, sino con la Pluma bien cortada; no con injurias, ni sangre, sino con tinta que aunque negra por esencia, ni afee el espejo hermoso y cándido del honor, ni oscurezca la luz que se solicita.105

42En la existencia misma de estos debates públicos en el periódico podemos suponer que había en Buenos Aires lectores ilustrados a los cuales este apelaba, no tanto porque buscaran dirimir los desacuerdos a partir de demostraciones lógicas y factuales (pues nada impide razonar a sujetos poco educados), sino más bien porque exigían de esos lectores una particular pericia en el manejo de los textos: notas al pie y remisiones a documentos o autores, artículos que se fragmentaban en partes y se prolongaban durante varios números (leídos, en consecuencia, a lo largo de semanas o meses), respuestas que llegaban aún más tarde y obligaban probablemente a releer los viejos ejemplares archivados, que no podían buscarse en “Tiendas, Ante-Salas, y aun Basureros”. Estas condiciones de discusión en el Telégrafo… indican que difícilmente fueran sus lectores aquellos que se retrataban como holgazanes para la lectura e incapaces de fijar la atención; antes bien, hablan de una práctica compleja y especializada, que parece requerir una relación fluida y constante con la letra escrita. Las buenas intenciones ilustradas del periódico parecen haber chocado con una organización textual que pedía demasiado a lectores que no tenían educación y que “nada leen”. Los diferentes modos de acceso a la lectura, de los letrados que escribían en el propio periódico (con un nivel educativo similar al de la mayoría de los suscriptores) a los lectores iletrados imaginados para cuyas carencias el Telégrafo… se proponía como parte de la solución, determinaban cómo se habría de consumir ese novedoso producto, la prensa periódica.

43Si Cabello y Mesa no se cansa de exhibir su condición de pionero, de ser el primero en publicar un periódico en Buenos Aires, los editores que seguirían en su senda continuarían algunas de sus concepciones, pero no dejarían de experimentar con el medio en busca de nuevos y más lectores.

2.2. Leer, escuchar y no leer el Semanario d Agricultura, Industria y Comercio (1802-1806)

¿Es ciego error de ilusa fantasía? Ya dócil a tu voz, agricultura, nodriza de las gentes, la caterva, servil armada va de corvas hoces. Andrés Bello, Silva a la agricultura de la zona tórrida, 1826.

44Cuando el Telégrafo… aún corría en la ciudad colonial, otro emprendimiento editorial empezó a desarrollarse: el Semanario de Agricultura, Industria y Comercio, a cargo de Juan Hipólito Vieytes, que comenzaría a publicarse semanalmente los días miércoles a partir del primero de septiembre de 1802. El Semanario…, continuador del Telégrafo… en muchos aspectos, venía sin embargo a proponer un nuevo tipo de periódico y, sobre todo, a delinear un nuevo tipo de lector.

45Si los numerosos adjetivos del título del primero intentaban contener la diversidad temática mencionada, destinado a un público urbano interesado en los múltiples tópicos de la publicación, en el segundo hay otra enumeración de menor heterogeneidad: el propósito inicial del periódico es, a las claras, tratar de materias económicas. Cuánto de ese propósito se cumpliría en los cinco años de existencia del Semanario… es ya otra cuestión: el proyecto inicial de difusión y promoción técnica concebido como el reemplazo de una bibliografía inexistente se vería alterado por urgencias del contexto que obligaron al editor a cubrir una demanda más “periodística” en términos modernos, en tanto el espacio ganado por las “noticias” a través de los años era cada vez mayor.

46El Semanario… se publicó entre 1802 y 1807, excepto durante el mes de octubre en su primer año (al igual que el Telégrafo…), debido a que la única imprenta porteña se hallaba ocupada con la producción de documentos oficiales, y en agosto y las primeras semanas de septiembre de 1806, período en el cual la ciudad se vio profundamente alterada por la conquista inglesa y la reconquista llevada a cabo por los porteños. Son un total de doscientos dieciocho números regulares, cuatro extraordinarios, un suplemento y una “noticia extensa”; casi todos los números ordinarios constan de ocho páginas en cuarto. Cada año de publicación (de septiembre a agosto) se agrupa en un tomo, con una portada en el primer número y un índice en el último (excepto en los tomos IV y V, abruptamente interrumpidos por sendas invasiones). Con el texto desplegado en una columna, artículos que frecuentemente se continúan durante dos, tres o más números y una paginación única para cada tomo (aunque, a diferencia del Telégrafo…, la organización en números es independiente de los tomos), una vez encuadernada la publicación guarda una fuerte similitud formal con cualquier libro de la época, y es evidente que ese era el modo de lectura sugerido por la organización textual y paratextual, que remite más a una estructura de fascículos que a números completamente independientes.

47El periódico surgió como expresión de un proyecto modernizador, cuyo principal sostén sería su editor y autor de muchas de sus páginas, Juan Hipólito Vieytes. Desde el “Prospecto” en que se daba a conocer su plan, buscaba diferenciarse del heterogéneo experimento de Cabello y Mesa y establecer con claridad sus propósitos. El objetivo central era tratar de

  • 106  Semanario de Agricultura, Industria y Comercio, “Prospecto”, viii De aquí en adelante cito como Se (...)

la agricultura en general, y los ramos que la son anexos […] de todos los ramos de la industria que sean fácilmente acomodables a nuestra presente situación, del comercio interior y exterior de estas Provincias: de la educación moral: de la economía doméstica: de los oficios y las artes: de las providencias del gobierno para el fomento de los labradores y artistas: de los elementos de química más acomodados a los descubrimientos útiles, a la economía del Campo y a la mejor expedición de los oficios y las artes.106

48En sus cincos años de vida, hay pocos artículos que no refieran de algún modo a la búsqueda de un progreso indefinido y al optimismo ilustrado, pero tal vez en este “Prospecto” los fundamentos ideológicos eran más explícitos. Las primeras líneas del texto revelan el fundamento de toda la prédica modernizadora de Vieytes y sus colaboradores:

  • 107  Ibid., iii.

Desde que el espíritu de la dominación y de conquista dexó de ser la principal pasión con que se alimentaba el corazón del hombre, y desde que dexó la espada de ocupar el brazo que hoy se exercita en el arado, ya no vemos con horror aquellos campos que en lugar de espigas parecía brotaban hombres destructores destinados solo a aniquilar su propia especie: a la sangre del guerrero le ha sucedido el sudor del labrador, y al espantoso sonido de la trompeta militar la flauta pastoril.107

49Había llegado, para Vieytes, la hora del progreso, cuyo motor principal, según lo prueba la experiencia de las naciones europeas, es la agricultura. Las lecturas de los fisiócratas eran la base de mucha de la elaboración teórica del texto, sobre todo de la principal “campaña” modernizadora que emprende, que es justamente la de aumentar la producción agrícola (y destinar el excedente a la exportación) como base del crecimiento económico general.

50Si bien ese proyecto modernizador estaba destinado a cambiar lo que un economista llamaría hoy la “matriz productiva” de la campaña porteña, no era a partir de la mayor inversión de capitales o del solo aumento de las exportaciones que se esperaba el cambio; la base del progreso (que, como veremos, tampoco era concebido de modo exclusivo en términos económicos) estaba en la difusión de nuevos conocimientos para ser aplicados a la producción agropecuaria. Y en ese sentido el periódico mismo aparecía como la clave del desarrollo económico, pues en su prospecto se buscaba instalar un circuito de la información, que era al mismo tiempo el circuito de la modernización, en tanto lo que la colonia porteña necesitaba son los conocimientos de los sabios europeos:

  • 108  Ibid., iii-iv.

ya es llegado el tiempo en que la voz del sabio (sin que le sirva de obstáculo la inmensa extensión del occeáno que nos separa) se dexe oir distintamente en el centro de nuestras modernas poblaciones […] Pero ¿de qué utilidad podrá servir para el común de nuestros labradores el que un compatriota se forme en el silencio de su gavinete, que atesore solo para sí, que no difunda y propague aquellos conocimientos que adquirió, y que unos libros tan útiles se hallen solo circunscriptos a la pequeña esfera de un estante? Mientras el ciudadano admira los principios de la más profunda teoría […] el pobre habitador de la campaña se mantiene aislado y entregado a sí mismo siguiendo la rutina que aprendió de sus mayores.108

51La longitud de la cita se justifica porque en ella se halla descripta una parte importante de ese circuito: los nuevos conocimientos, al igual que para los redactores del Telégrafo…, eran de origen europeo, y gracias a los libros y los periódicos llegaban al gabinete urbano, pero no a los campesinos, que eran quienes en la práctica debían llevar adelante esa modernización. Para unir la ciudad y la campaña comenzó Vieytes a publicar el Semanario…:

  • 109  Ibid., iv.

ninguna cosa pues puede contribuir con más eficacia a este fin que la publicación de un periódico, por cuyo medio se propaguen de unas Provincias en otras los conocimientos más necesarios a nuestra agricultura e industria.109

52Faltaba un paso más, pues Vieytes no ignoraba que el “habitador” de la campaña carecía, en la inmensa mayoría de los casos, de la capacidad de leer y que, por lo tanto, poco podía ayudar el Semanario… para instruirlo. En ese circuito se insertaría un actor clave, que se identificaba en el prospecto y a quien se le reclamaría su colaboración en varios números del periódico: los curas de campaña. Lo más parecido a un funcionario público en las campañas porteñas en el período del Virreinato, los sacerdotes a cargo de las parroquias rurales son los únicos letrados presentes en ese medio.

  • 110  Ver Roberto Di Stefano y Loris Zanatta, Historia de la Iglesia en Argentina, Buenos Aires, Sudamer (...)
  • 111  El abate François Rozier redactó gran parte de los nueve primeros tomos del Cours complet d’agricu (...)

53En el marco de la modernización de la administración colonial que comentamos más arriba, ciertas políticas buscaron introducir cambios en las funciones de los párrocos rurales, controlando con mayor rigor al clero secular y desplazando o relegando a funciones menores al regular110. La corona española prefería contar con un sacerdocio disciplinado, que actuara según sus instrucciones además de las del Papa, organizado territorialmente, y no en estructuras paralelas de gobierno, como fueron en algunos territorios los dominicos, los franciscanos y, sobre todo, los jesuitas. El pensamiento regalista de los borbones procuraba constituir a los curas de campaña en una suerte de funcionario público que buscase el bienestar común y no solo la salvación espiritual de su feligresía. En ese sentido, la propuesta de Vieytes seguía de cerca la política oficial respecto de la Iglesia. De hecho, tenía modelos muy concretos para ello: el abate Rozier, uno de los autores más citados a lo largo del Semanario…, responsable de un célebre Curso de agricultura en doce tomos, recomendaba su lectura después del sermón por parte de los curas rurales franceses; Gaspar de Jovellanos lo consideraba el mediador ideal para las políticas emanadas por la Corona en el Informe en el expediente de la Ley Agraria presentado al Real y Supremo Consejo de Castilla en 1794; y el título del Semanario de Agricultura y Artes, dirigido a los Párrocos editado en Madrid a fines del siglo XVIII es más que elocuente111.

54De modo que, según el esquema propuesto por la publicación, eran los sacerdotes la pieza clave de la difusión de ese proyecto modernizador iluminista: técnica y ciencia aplicadas de manera sistemática al cultivo:

  • 112  Semanario, “Prospecto”, iv.

… aun seria casi del todo insuficiente este papel por sí mismo, si el zelo conocido de nuestros Párrocos no le diesen todo el valor que le falta para con sus feligreses haciéndoles entender practicamente todo el por menor de sus preceptos en aquella parte que diga mas relacion a su situacion local. ¿Y quién podrá dudar por un instante solo que estos exemplarísimos Pastores no quieran agregar al peso de sus tareas la de enseñar el camino de salir de la miseria?112

  • 113  Ya se había preparado para cumplir su parte; escribe: “tendré a la vista los mejores Autores así N (...)

55Se completaba así el largo circuito de mediaciones entre el gabinete del sabio europeo y la chacra del campesino criollo merced a dos dispositivos de naturaleza muy diversa: si la prensa periódica, medio ilustrado por excelencia, permitía a la voz del sabio viajar de un continente a otro y de la ciudad a la campaña, debía recurrirse a un dispositivo tradicional, la lectura en voz alta, para completar la comunicación, para agregarle al insuficiente papel el valor que le faltaba, la voz. No se le escapaba a Vieytes que si bien él estaba en condiciones de controlar una parte importante de ese circuito no podía hacerlo todo113; de ahí tanto el zalamero tono con que se refiere a los exemplarísimos Párrocos, de cuyo zelo no duda, como el apóstrofe directo que les dedica más adelante:

  • 114  Semanario, “Prospecto”, viii.

El habitador de la campaña debe esperar hoy más que nunca el ensanchar los estrechos límites de sus conocimientos mediante el interés que va a tomar el Ciudadano en enseñarles; pero […] de vosotros Padres y Pastores de los Pueblos, de vosotros es de quienes espera el labrador recibir los preceptos más sensillos de quanto debe practicar para mudar su triste situación.114

  • 115  El concepto de “oralidad secundaria” ha sido elaborado por Walter Ong, quien la define como aquell (...)

56En esa lectura en voz alta se cifraba la efectividad del medio, que por otro lado no hacía sino replicar la mise en scène de la liturgia religiosa: lectura en voz alta de la Palabra, sermón explicativo en boca de quien estaba en condiciones entender ese texto. Pero que al mismo tiempo remitía a una práctica que no sólo se realizaba desde el altar, sino que ha acompañado la lectura en silencio a lo largo de toda su historia, que es el uso de una oralidad secundaria con el objetivo de instaurar una atmósfera comunal a través del lazo de la voz115. El sacerdote rural, como figura de autoridad y de saber, era sin dudas el más adecuado para difundir esos nuevos conocimientos entre los habitantes de la campaña que, como rápidamente reconocería Vieytes, desconfiaban de las tecnologías novedosas que venían a contrariar aquello que la tradición y el hábito habían establecido como la manera correcta de producir alimentos.

  • 116  Según Di Stefano y Zanatta, el “parroco ilustrado” tenía a su cargo un vasto abanico de obligacion (...)
  • 117  Semanario, “Prospecto”, v.

57Pero lo que también se vio obligado a aceptar Vieytes es que no todos los párrocos estaban dispuestos a difundir un discurso cuyo contenido utilitario poco podía conciliarse con la moral católica tradicional, que cifraba en el más allá el goce y condenaba la abundancia. Si por un lado el reclamo de enseñarles a los campesinos a salir de la pobreza podía acomodarse mal que bien a la función de servidores de su parroquia en términos muchos más amplios que la sola salvación de almas, tal como suponía la ideología regalista116, era difícil pedirles que abrieran los ojos del labrador que “… desconoce enteramente aquel deseo que nace con los hombres de aumentar sus comodidades y sus bienes”117, es decir, que difundieran la idea smithiana del interés individual como motor del bienestar general. El pensamiento económico plasmado en el Semanario… remite tanto a los fisiócratas como al pensador escocés Adam Smith, cuyas ideas circulaban a fines del siglo XIX en una serie de refundidores neomercantilistas españoles e italianos. Poniendo el acento en la utilidad, el ahorro, la frugalidad, la industriosidad y, sobre todo, la ambición como virtudes económicas, Vieytes y los demás redactores contradecían la moral católica basada en el desapego de los bienes terrenales. En varios números siguientes del Semanario…, se abogaría en esa dirección.

  • 118  Semanario I, 6, 41.

58Los repetidos reclamos que dirigiría Vieytes a los párrocos para que colaborasen con la difusión del Semanario… pueden ser leídos como un índice de su escasa efectividad. Si a eso se suman también los constantes pedidos de contribuciones, hemos de suponer que la respuesta de los lectores tampoco era la deseada por el editor del periódico. En los cuatro primeros números, se realizó una presentación doctrinal del pensamiento ilustrado que sostendría el periódico, al publicar los artículos “Agricultura”, “Industria”, “Agricultura”, “Comercio”, “Educación moral”. Pero en el número cinco, del 20 de octubre de 1802, junto con “Educación político=moral”, se empezaba finalmente a cumplir la promesa inicial con la aparición de un texto que exponía un saber práctico inmediatamente aplicable: el “Extracto de una memoria del Señor Porati de la sociedad patriótica de Milán, leida en una de sus juntas, sobre el modo de concervar la manteca”. Hasta ahora, el Semanario… no había sido sino una larga addenda al prospecto, la exposición de una serie de principios teóricos que, curiosamente, afirmaban la utilidad y la aplicación inmediata como valores; leídos sus primeros números de corrido, da la sensación de que ese saber práctico sólo comienza a ser elaborado con el método para conservar manteca. Y, sin embargo, tan sólo una semana más tarde (y diez días después del cierre del Telégrafo…), fray Juan Anselmo Velarde (probable seudónimo anagramático de Manuel José de Lavardén), escribiría la primera de sus “cartas” (colaboraciones firmadas, en verdad, cuya retórica epistolar no pasa del encabezado y la firma) en la que las cuestiones teóricas, que poco o nada interesarían al agricultor de la campaña, volverían a ocupar las páginas del periódico. La carta, que ocupaba todo ese número y buena parte del séptimo, cuestionaba la publicación de un artículo del Telégrafo Mercantil…: pese a comenzar con un elogio de la imprenta y luego de afirmar que “ha sido hasta aquí muy de varones prudentes no desanimar con intempestivas críticas a los que han resuelto publicar sus producciones literarias”, llegaba a la siguiente conclusión: “pero ya no se podrán tolerar las nauseas a que provoca el Folleto que baxo el Capitulo POLITICA insertó el Telegrafo del día 8. del presente”118. Desde las páginas del Semanario…, se entablaba una discusión con ese “Folleto” publicado en el Telégrafo…, rebatiendo punto por punto la crítica descripción que su autor hacía de la ciudad de Buenos Aires. El “papelujo”, como Velarde lo denomina, había afirmado, entre otras cosas, que los jóvenes europeos que llegaban a Buenos Aires se volvían haraganes y delincuentes, y las mujeres, al superar el número de hombres en una proporción de doce a uno, eran inevitablemente ligeras. Picado en su orgullo porteño, el “fraile” no sólo contradecía con furia esos argumentos, sino que atacaba directamente la publicación de semejante pieza, el “ensanche” de la libertad de imprenta y el estilo del texto:

  • 119  Ibid., I, 7, 43.

¿Qué juicio se formará en Paises remotos del estado de nuestra cultura si se nos juzgara por aquel papelujo? habrá de concluirse que no tenemos orden, ni estilo, ni decoro para escribir; que ignoramos lo que pasa á nuestra vista; que estamos ayunos de todo principio de politica, y que á fuerza de no saber que decir decimos lo que no sabemos.119

  • 120  Para contribuir a ello, Vieytes promete componer una “Cartilla de Agricultura” dividida en leccion (...)

59Lo que más me interesa del artículo, sin embargo, es que demuestra cómo el circuito que Vieytes había intentado montar estaba lejos de ser realidad: no eran los habitantes de la campaña los que leían el Semanario…, sino que el público estaba compuesto por los mismos lectores que el Telégrafo…, es decir, por los sectores urbanos letrados que conocían y podían intervenir en esa discusión; aun más, el lector de uno de los periódicos era el escritor en el otro (y probablemente lector y escritor de los dos, si se trataba de Lavardén) y temía su lectura en “Paises remotos”, de modo que los “lectores” imaginados (que no leen), los campesinos que, según el plan delineado en el “Prospecto”, recibirían las instrucciones prácticas para mejorar su trabajo de boca de un sacerdote, quedaban totalmente fuera de ese circuito. El reclamo a los párrocos rurales para que leyeran en voz alta el Semanario… se repite varias veces a lo largo de los cinco años de existencia del periódico, aunque ya en el número 10, del 24 de noviembre de 1802, Vieytes reconoce que es un método provisorio y se dirige a otro actor de la sociedad rural, el maestro (que por lo general era el mismo párroco), a quien encarga instruir al hijo del labrador los “principios generales de Agricultura teórica”120. Pero aun así vuelve a reclamar la ayuda de los “Padres de los Pueblos”, no sólo para difundir el periódico, sino que también pide su colaboración en la escritura:

  • 121  Semanario I, 10, 78.

… yo debo por mi parte esperar aun algo mas, pues deseando instruir debidamente al público del éxito feliz de estos primeros ensayos, creo seguramente que tendreis la bondad de comunicarme sucesivamente los adelantamientos que vaya haciendo la juventud de vuestros respectivos Pueblos para publicarla en mi Periodico, y eternizar por semejante modo la memoria del establecimiento mas benefico.121

  • 122  Resulta sintomático, sin embargo, que el texto de Velarde llamase la atención de los censores y le (...)

60O sea que incorporaba una pieza más al circuito delineado en el prospecto, al reclamar a esos intermediarios en la lectura servir también como intermediarios en la escritura y proveer información sobre los adelantos logrados por los campesinos siguiendo los consejos del periódico, para eternizarlos al insertarlos en ese circuito. La propuesta parecía calcada sobre la participación del falso fraile unas semanas antes, y sin embargo era completamente distinta: si Velarde escribía desde la ciudad sobre un texto publicado en la ciudad, Vieytes pedía a los curas rurales que escribiesen desde el campo sobre las experiencias realizadas (y seguramente referidas) por los campesinos que necesitaban de esa mediación en tanto carecían de la capacidad de escribir por ellos mismos ese texto. Asimismo, el objetivo final era transmitir ese “adelantamiento” a otros campesinos en otras regiones a través del periódico, no, como en el caso de Velarde, refutar el contenido de otro artículo y llamar la atención de la censura sobre él. El tipo de fluidez comunicativa que Vieytes pretendía instalar entre el campo y la ciudad y entre letrados e iletrados a través del periódico y los sacerdotes de campaña difería del diálogo que el Semanario… ya había iniciado, independientemente de la voluntad de su editor, en el seno de una sociabilidad típicamente letrada, que suponía, al menos en potencia, la existencia de debates públicos en la prensa, de modo que los artículos y los periódicos dialogasen entre ellos en términos de igualdad122.

  • 123  Recupero solo algunos de los artículos del primer tomo, elegidos al azar. La mayoría de ellos no s (...)
  • 124  Ya unos meses antes, el 16 de febrero, advertía sobre la ampliación de los temas del periódico “po (...)

61Reconocer la necesidad de esos mediadores obedecía, seguramente, a la aguda percepción de Vieytes de la dificultad de su tarea: el público al que él se dirigía, básicamente, no existía, pues no había en la primera década del siglo XIX (y no lo habría durante mucho tiempo) una población rural educada que buscase en la renovación de los métodos productivos el aumento de su riqueza. A medida que avanzaba, la publicación comenzó a alternar su énfasis, disminuyendo en ciertos períodos los contenidos teóricos y las exposiciones de temas políticos y económicos (sobre todo las debidas a la pluma del editor, aunque permanecieran las de otros colaboradores, regulares u ocasionales, y las tomadas de otras publicaciones) en detrimento de las de contenido más técnico, mientras que en otras ocasiones es casi imposible imaginar qué utilidad inmediata tendrían para el labrador argumentaciones sobre la organización ideal de los presidios o la filosofía política de Adam Smith. En las páginas del Semanario…, con todo, los agricultores rioplatenses habrían encontrado detalladas explicaciones no solo de cómo conservar la manteca, sino también modos de aprovechar las crines de los animales, cómo hacer tinta china, cómo blanquear la cera, cómo reconocer el tipo de tierra y qué cultivo resulta más apropiado a ella, cómo mejorar las lanas a partir de la cruza de especies bovinas, cuándo y dónde plantar árboles y cultivos, cómo preservar los sembrados de las aves y un larguísimo etcétera123. Más aun, luego de casi un año de vida, precedidos de una “Advertencia” en la que el editor aclaraba que lo hace para “satisfacer á los justos deseos” de los comerciantes y por “ser este el único Periódico que se publica en esta Capital”, en el número 38, del 8 de junio de 1803, empezaron a incluirse las entradas y salidas de barcos de Buenos Aires (y más adelante también de Montevideo), con indicación de destino/procedencia, cargamento y tripulación124. Esta información utilitaria, cuya importancia en la configuración del periódico puede advertirse en el mero hecho de ocupar con frecuencia dos y hasta tres páginas de las ocho de cada ejemplar, si bien entra en esa noción de conocimientos prácticos (contrapuestos a los discursos teóricos en los que se elogia la agricultura y la industria), tiene un destinatario mucho más fácil de hallar en la ciudad que en la campaña.

  • 125  Ibid., 289-290.

62Y sin embargo apenas un número antes, el 1 de junio, Vieytes publicaba los “Motivos por que se hace dificultosa la subsistencia de este Periódico”, en el cual insistía en definir a sus destinatarios como “la más preciosa, pero al mismo tiempo la más ignorante porción de la Sociedad”, y se preguntaba cuál era “el modo de difundir los conocimientos útiles” entre ellos. En este artículo, que funcionaba como un balance de los nueve meses pasados, el editor entendía su tarea como una labor patriótica, en la que no buscaba “la gloria vana y futil” de ver su nombre impreso en un papel ni el beneficio económico, sino que sólo buscaba cumplir con “la sagrada obligación que la sociedad” le imponía, en términos similares a los que Belgrano utilizaría en la cita con la que inicié este trabajo. “En efecto –escribía-, el deseo de ser útil a mis conterraneos presentandoles de un modo sencillo y facil el camino de salir de la miseria por medio de la aplicación á la agricultura y á las artes, me hizo meditar el plan del Semanario”125. Pero también señalaba:

  • 126  Ibid., 290.

Desde los principios invoqué la ayuda de todos aquellos que amantes á la patria tomaban interés en su felicidad; y llegué no pocas veces á lisonjearme de que seria el organo por donde se transmitirian al Publico los conocimientos mas precisos: ¡pero quánto se ha llegado a engañar mi vana confianza en esta parte!126

  • 127  Ibid., 290. Si para Vieytes la lectura tiene una función netamente utilitaria, con el objetivo de (...)

63Acumulaba luego sus quejas: el agricultor no había compartido sus conocimientos de técnica agropecuaria, el hacendado había guardado silencio sobre cómo manejar las posesiones económicas, el comerciante no había querido trazar un plan de trabajo, y, finalmente, “el Parroc::: ”: una sola letra le quitaba al “… respetable nombre de los que debiendo ser el instrumento de la felicidad en las campañas, no han querido ocupar un quarto de hora en leer un pliego de papel con el titulo de Semanario de agricultura”127. Vieytes empezaba a rendirse ante la evidencia: el particular circuito que había imaginado para llegar directamente a “la más ignorante porción de la sociedad” no funcionó como hubiera esperado; incluso al recorrer el largo quejario que constituye este artículo, queda claro que su destinatario no es esa “porción”, pues se dirigía directamente al agricultor “práctico” (es decir, experto, aunque no necesariamente con instrucción formal sobre el tema), al comerciante, al hacendado y al párroco.

64Catorce días después, cuando ya se había incorporado una sección fija destinada al comercio, la de entradas y salidas de los barcos, al reseñar varias mejoras posibles para los arados, se produce una sugestiva variación en la apelación a los intermediarios: ya no son solo los curas ilustrados, sino también los “hacendados patriotas”. El periódico continuaría apelando a estos dos actores para lograr llegar a los campesinos iletrados, pero en la aparición de los segundos (y en la mención de ellos como receptores) podemos volver a sospechar el poco o ningún éxito que el pedido a los sacerdotes ha tenido. Y en la inclusión de temas cada vez menos específicos, como relatos de viajes, historias moralizantes, discusiones políticas y económicas y hasta unos pocos artículos satíricos o de costumbres, junto con algunos anuncios de compra y venta y de ofrecimiento de servicios profesionales, vemos también cómo el texto fue variando su público imaginado de uno rural a uno cada vez más urbano, aunque no renunciara explícitamente a la línea “técnica” que he señalado antes, ni a la apelación a los intermediarios de la lectura.

  • 128  Según Carlos Prelat, “… el conjunto de temas tratados a lo largo de todas las lecciones constituye (...)

65A esa línea técnica o utilitaria respondían unos “Elementos de química”, que comenzaron a ser insertados a partir del número 103, del 5 de septiembre de 1804, con el objeto de explicar las nociones básicas de esa ciencia y algunas posibles aplicaciones a la “industria” y agricultura rioplatenses128. Vieytes continuaba así el plan original, que explicitaba de nuevo en la presentación de la sección:

  • 129  Semanario III, 103, 5.

… mis únicas miras se dirigen á dar á conocer á mis conterraneos todos los descubrimientos útiles que hace la sábia Europa en estos tiempos, y con especialidad aquellos que digan una inmediata relacion con nuestras producciones y nuestra situación local…129

  • 130  Ibid., 6.
  • 131  Vieytes recurrió a dos series de cartas publicadas en el Semanario de Agricultura y Artes, dirigid (...)
  • 132  Semanario II, 92, 334.
  • 133  Ibid., 306-307.

66de modo tal que ese saber “… viene a ser para el filosofo, el fisico, el medico y el labrador una luz que los guia en sus estudios y descubrimientos”130. El Semanario… volvía a convertirse en el intermediario entre la “sabia Europa” y los productores criollos; pero al describir nuevamente ya no los propósitos, sino la metodología específica de trabajo, Vieytes refería que había acopiado materiales para preparar estos “Elementos…” desde que comenzó la publicación del periódico, investigando en “las obras de Lavoisier, Furcroy, Chaptal y Bertollet”, y que cuando ya se disponía a comenzar la redacción de su trabajo, llegó a sus manos el Semanario de Agricultura y Artes de Madrid, en el cual se trataba la materia en una sección titulada “Cartas a una Señora”131. Esas cartas resultaron ser, a su juicio, de tal claridad y precisión que se convirtieron en su fuente principal. Sin embargo, el mismo título del texto parece ser un mentís: no estaban destinadas a campesinos analfabetos, sino a una señora que lee. Es cierto que Vieytes no se limitaba a copiar, sino que expandía y adaptaba las “Cartas…”, pero también que unas cuantas semanas antes, uno de los más fructíferos colaboradores del periódico, el altoperuano Gabriel Antonio Helvia y Pando, al describir un método para batir leche, comentaba al pasar que el baño con ella es “muy buena receta para falsear edades” y le recomendaba al editor no omitirla, pues “las señoras mugeres tambien son dignas de la lectura instructiva y util de su Periodico”132. Y un poco más atrás todavía, corría el artículo “Educación de las mugeres”, firmado por “M. de T.”, en el que se recomendaba facilitarles el acceso a la educación, no a todas, “… porque el tiempo necesario para cultivar su razon lo necesitan las gentes pobres para ocuparlo en la labor […] pero ¿por qué á las mugeres de fortuna no se les habia de enseñar alguna parte de la historia, de la moral, de la filosofia, de la geografia y de la botanica?”133, sobre todo porque

  • 134  Ibid., 306. El artículo no es una defensa de la educación de las mujeres en tanto que un derecho, (...)

si en su juventud hubiesen tomado el gusto á la lectura, la privación de los placeres no dexaria en su corazon aquel vacio que solo lo ocupa entonces la amargura: tendrian en su conocimiento e instrucción un fondo inagotable de donde proveerse de entretenimientos de otra especie.134

  • 135  Semanario III, 116, 110.
  • 136  Más de un año después, el 29 de enero de 1806, se retoma la publicación de las lecciones, nuevamen (...)

67Si la publicación de estos “Elementos de Química” muestra un nuevo ejemplo de la vacilación en definir a un lector ideal, que en el “Prospecto” se identificaba con los labradores (vía lectura de los párrocos), y que con el correr de los números se iba haciendo cada vez más urbano y burgués (comerciantes y, en menor medida, artesanos), cuando cancelara su publicación Vieytes reconocería que, pese a lo necesario de los nuevos conocimientos para el progreso del Río de la Plata, estos “no han sido del agrado general, acaso por que hasta aqui no se ha tratado en ellas de principios, y cuya aplicacion está solo reservada á la práctica de la agricultura y de las artes”135. La razón para suspender la sección, entonces, era que no era del agrado general, pues se hallaba destinada únicamente a… ¡los destinatarios originales del periódico! No parece una contradicción, sino pragmatismo: los lectores que Vieytes imaginó en el “Prospecto” de 1802 no eran, definitivamente, los que leían ahora, a fines de 1804, el Semanario…, cuya circulación era mucho más urbana que rural136.

  • 137  Semanario, III, 133, 245.

68En sus tres primeros años, entonces, el Semanario… se estableció gradualmente como un periódico que mezclaba artículos políticos y teóricos en general con la explicación de saberes técnicos, junto con noticias regulares del comercio, como el arribo y la partida de buques de los puertos rioplatenses, y otras más extraordinarias, como la llegada de la vacuna antivariólica a Buenos Aires, disposiciones gubernamentales y el hallazgo de una roca peligrosa en el Río de la Plata. Pero el 3 de abril de 1805, en el número 133, incluía un comunicado del “Príncipe de la Paz”, Manuel Godoy, nombrado Generalísimo de las Reales Armas por Carlos IV (y gobernante en la práctica entonces) en el que se declaraba la guerra a Gran Bretaña y se daban las instrucciones que debían seguir los súbditos españoles en esa circunstancia. Se trataba, en realidad, de un capítulo más de las guerras napoleónicas, así como de la vieja rivalidad hispano-inglesa, en el que España pagaba su temporaria adhesión al emperador francés con el saqueo frecuente de sus embarcaciones por parte de corsarios y marinos ingleses. Abajo del comunicado, fechado el 20 de diciembre de 1805 (es una errata por 1804), Vieytes inserta un “Aviso” en el que aclaraba que durante el curso de la guerra se insertarían en el periódico “todas las noticias de este genero”; dado que la única imprenta porteña carecía de los tipos necesarios para publicar las noticias por separado, “… no es de estrañar que queriendo conciliar la curiosidad del publico con su interes se halle obligado el editor á alterar el plan que se propuso en su prospecto”137. A partir de entonces, y hasta su cancelación temporaria en 1806, el Semanario… dedicaría buena parte de su esfuerzo a anoticiar a los americanos del sur sobre el desarrollo de la guerra que había estallado entre España y Gran Bretaña a fines de 1804, conservando la metodología de extractar diarios europeos (y eventualmente americanos, sobre todo de Estados Unidos); se publicaban incluso documentos y artículos a los que se atribuían autoría inglesa que criticaban duramente la guerra y la actitud de su gobierno, lo cual contrastaba con la cerrada defensa del gobierno español que lleva adelante el Semanario… Es difícil decir si se trata de autores reales o fraguados, pues el origen está en periódicos franceses o españoles; es un recurso que la publicación repetiría con mayores certezas poco después, cuando la guerra ya se hubiera trasladado a las costas de Buenos Aires y el periódico se convirtiese en un borrador de la historia.

  • 138  El título puede resultar engañoso: La gazeta de comercio, literatura y política de Bayona era publ (...)

69La incorporación, novedosa en la selección de materiales reproducidos, tuvo éxito en el público. En el número 140, del 22 de mayo de 1805, se insertaba, con el título “Londres 9 de enero de 1805” fragmentos de un artículo firmado por un “Mr. Fox”: el enunciador era un inglés profundamente indignado por los inmorales métodos de su gobierno en la guerra con España; los fragmentos cubrían casi cuatro páginas y al final se indicaba su origen como “Gazeta de Bayona del 31 de Enero138. Más de un mes después, el 3 de julio, se comenzaba a publicar un texto con el título “Breve apelación al honor y conciencia de la nacion Inglesa sobre la necesidad de una inmediata restitucion de las embarcaciones Españolas con caudales” acompañado de la siguiente nota al pie:

  • 139  Semanario III, 146, 350.

A pesar de haberse dado en el numero 140 un extracto de este papel, han sido tales los deseos que ha significado el publico por su redaccion, que me veo en la necesidad de estamparlo entero en el periodico […] en la orgullosa Londres, en el teatro mismo que se decretó el mas barbaro atentado contra el derecho de gentes, tuvo tantos partidarios que lograron despacharse en el mismo dia que salió al publico quince mil ejemplares.139

  • 140  Semanario IV, 184, 270.

70No significa esto que la guerra se transformase en el contenido exclusivo del Semanario…; todavía aparecían, de tanto en tanto, los artículos técnicos, así como el puntual detalle de arribos y partidas de los puertos (a los que ahora se sumaban las presas inglesas de los corsos españoles en el sur del Atlántico), y algunos textos teóricos, como “Educación” (números 155 y 157) y una larga campaña a favor de la vacunación. Pero sí que el espacio ganado por las noticias políticas, si no constante, sería definitivo: dependiendo de la aleatoria llegada de periódicos extranjeros y aun de la información transmitida oralmente por marinos, el Semanario… abundó en información sobre la guerra, desde decisiones gubernamentales a los detalles de una batalla o la captura de un buque en alta mar. Incluso el 25 de marzo de 1806, ante la sorpresa seguramente por información de último momento, se agregó un “Suplemento” de cuatro páginas sobre los movimientos de Napoleón y sus enemigos en Europa, insertando una disculpa de que no se habían dado más que “en glovo las actuales ocurrencias de la Europa” “por la estrechez de tiempo”140. El número siguiente, del 2 de abril, está íntegramente dedicado a la narración de la batalla de Austerlitz, y contiene el doble de las páginas habituales, dieciséis, en las que reproduce un artículo de la Gazeta de Madrid de diciembre de 1805. Casi cuatro meses después de ocurrida, llegaba la noticia más importante sobre la guerra en Europa; podemos suponer que los lectores del Semanario… ya sabían de antemano el resultado de las batallas y las negociaciones; la lectura de su detallado relato, entonces, se relacionaba menos con la ansiedad informativa que caracterizaría al lector de los diarios modernos unas cuantas décadas más tarde que con los “aspectos de mas interés” (como aclara el editor), es decir, con cierto placer en la lectura del relato pormenorizado, mentado aquí como interés y como “justo deseo”.

  • 141  He dedicado un artículo a este tema. Ver Pablo Martínez Gramuglia, “Una ficción ejemplar: las ‘Car (...)

71Es probable que a partir del reconocimiento de ese posible placer o interés en la lectura del Semanario… (secundario frente al imperativo de la utilidad, pero no desdeñable), Vieytes diseñara la estrategia para hacer un intento más de convencer a los sacerdotes rurales de difundir su publicación entre los campesinos analfabetos: la ficcionalización del circuito de la comunicación. A partir del número 165, del 13 de noviembre de 1805, empezaron a aparecer las “Cartas de J. H. V. á un hermano suyo Cura de la jurisdicción de Buenos Ayres”. Desde entonces, hasta la cancelación temporaria de la publicación el 25 de julio del año siguiente, aparecerían diez de estas cartas, y otras dos más cuando se reiniciase la publicación. Si bien los textos eran presentados sin ninguna otra aclaración que su largo título, como otras tantas cartas publicadas previamente, una serie de circunstancias ficcionales rodeaban la serie. En primer lugar, “J. H.V.” remite de manera casi transparente a Juan Hipólito Vieytes, y sin embargo ninguno de estos nombres aparece nunca en las cartas. Por otro lado, en una ciudad en la que las relaciones sociales eran conocidas por todos, más aún en el caso de una figura pública como editor del Semanario…, el destinatario, el “hermano cura”, cuyo nombre en las cartas es Anselmo, no existía. Y en ninguna de las doce cartas se menciona el nombre de “ese curato”, de “ese pequeño punto de la provincia” en el que Anselmo ejercía su ministerio, sino que sólo se aclaraba que estaba ubicado en la campaña porteña. Emisor, receptor y referente, entonces, eran completamente ficcionales141.

72En esta ficción ejemplar, finalmente, un sacerdote ilustrado hacía aquello que Vieytes venía reclamando desde el “Prospecto”: funcionaba como un intermediario ideal entre el discurso modernizador del periódico y los labradores iletrados de la campaña porteña. Esa ficción permitía entonces poner en escena a un párroco a imitar, que instruye sobre cómo y cuándo sembrar, cuándo cosechar, qué hacer con la cosecha, qué ayuda deben prestar las mujeres y los niños, por qué poner cercados. Y constantemente aparece también el deseo del remitente de que otros curas lo imiten y pongan en marcha cambios similares en cada pueblo de la campaña. Pero el contenido mismo de las cartas, los consejos de J.H.V., están lejos del vocabulario y las precisiones técnicas de los primeros tomos del Semanario…; ahora las instrucciones están dados en términos más generales, poniendo el énfasis en los aspectos morales y económicos de la agricultura; es decir, J. H. V. habla más de evitar la holgazanería, de pagar jornales altos y de garantizar la propiedad de la tierra a los labradores que de qué tipo de semilla usar o de cómo cuidarla del gorgojo. Porque en el fondo, en tanto se trata de una situación ficcional que se pretende ejemplar (y de ahí la imprecisión espacial de Anselmo), esos consejos están planteados en términos aplicables a cualquier situación. Justamente por eso evitaba las precisiones, sabiendo que todo conocimiento teórico de la ciencia extranjera exige la adaptación a las condiciones locales y que en realidad el lector que le interesaba no era el imaginario Anselmo sino todos los curas reales desperdigados por la campaña rioplatense.

  • 142  Semanario IV, 196, 339.
  • 143  Ibid., 339.
  • 144  Una vez más, contrasta el interlocutor elegido, un sacerdote, con el contenido del mensaje que se (...)

73La confianza en la experimentación, sin embargo, se limitaba a las cuestiones de técnica agrícola: en la novena carta, la penúltima antes de la interrupción de la publicación, promete no hablar más de agricultura, pues Anselmo se debe guiar por sus propias observaciones, y cambiar el contenido de sus textos a los principios de la economía política que “ha dado á luz la sabia Europa”142, principios estos que sí se suponen universales. De a poco, el contenido de las cartas se había desplazado del mismo modo que el del Semanario… en general: “… mi pluma solo correrá por el espacioso campo de los incontestables principios que se deben consultar quando se trata de asegurar la felicidad de un pais”143. El primero de ellos, la propiedad privada del terreno trabajado144. La “conversión” del funcionario eclesiástico en uno civil parecía ahora completa, en tanto J. H. V. se dispone a instruirlo sobre las bases del buen gobierno y el desarrollo económico. También en ese sentido, la política influyó en las intenciones iniciales del periódico, llevándolo al abandono de los artículos técnicos que ocupaban buena parte de sus primeras páginas.

74Pero si las “novedades” no se impusieron del todo en el contenido del Semanario…, sí terminaron por hacerlo en la posibilidad misma de producir el periódico. A diferencia de los tres tomos anteriores, que reúnen cada uno un año de la publicación, el cuarto se corta abruptamente el 25 de junio de 1806, con el número 197. Y eso se debió a que ese mismo día se veían por primera vez, desde la costa porteña, las corbetas inglesas que, sin ser esperadas de nadie, traían esa distante guerra al sur de América. Las noticias bélicas, finalmente, determinaban la publicación del Semanario… de un modo irrefutable: en la Buenos Aires que los ingleses conquistaron y lograron dominar por poco más de un mes, no había lugar para el periódico de Vieytes, quien por otro lado estaba bastante más atareado desde que cambió la pluma y los tipos de imprenta por el sable del cuerpo de voluntarios que daría lugar al regimiento de Patricios luego de la Reconquista de la ciudad.

2.3. El Semanario… como primera versión de la historia (1806-1807)

… la historia, émula del tiempo, depósito de las acciones, testigo de lo pasado, ejemplo y aviso de lo presente, advertencia de lo porvenir.
Jorge Luis Borges, “Pierre Menard, autor del Quijote”, 1939.

75Así como a lo largo de los cuatro primeros años el proyecto editorial del Semanario… se había ido redefiniendo en respuesta a las demandas de los lectores y a los cambios de la situación política española en general, con la interrupción de junio de 1806 aquel debió reorientarse una vez más, presionado en este caso por la coyuntura específica porteña, en un marco de entusiasmo y temor. Producida la Reconquista de la ciudad de Buenos Aires, el 24 de septiembre de 1806 se reinicia la publicación a partir de un pedido expreso del héroe de la hora, Santiago de Liniers, que un orgulloso Vieytes reproduce en las primeras páginas del número de ese día. Pero al tiempo que elogia su anterior tarea y ensalza las virtudes del periódico, el reconquistador le impone en su carta otra misión más:

  • 145  Semanario, V, 198, 3.

Espero que volverá Vm. á emprender este util curso literario […] como asi mismo espero que me impondrá de los hechos de beneficencia, y de patriotismo con que se han distinguido todos estos moradores en el feliz suceso de la reconquista, y no han llegado á mi noticia, para que todo el Mundo los conozca, sirva de ejemplo á todos…145

76Y en efecto el editor obedecerá el mandato con una disciplina previsible en el ahora capitán de Patricios: el Semanario… se convertirá en un texto de contenido casi exclusivamente político y militar, en el marco de una ciudad que ha sido invadida una vez y que sabe que el enemigo permanece con su flota en el Río de la Plata y con una avanzada en el puerto de Maldonado, muy cerca de Montevideo. Pero en el mismo número inserta las disculpas del caso:

  • 146  Semanario, V, 198, 3.

Testigo sois que […] he hecho quantos esfuerzos me han sido imaginables para cumplir en algun modo con la obligación a que me habia ligado su prospecto, que fue algunas veces necesario el no ceñirme a su proposito, y que para transmitir desde hoy en adelante al mundo entero las glorias de nuestra Patria, y los indecibles esfuerzos que hacen para sostenerla en todo su esplendor sus dignos habitantes, me es hoy, mas que nunca indispensable el relajar una no pequeña parte de aquella obligación.146

77El imperativo de transmitir las glorias de la patria obligó a corregir el prospecto; la pulsión de futuro reorientaba la escritura de ese presente para un lector que todavía no estaba allí, escribiendo ese presente como pasado futuro. En la Buenos Aires que presurosamente se militarizaba entre una y otra invasión, donde se ordenaban ejercicios militares a todos los ciudadanos, se festejaba el triunfo, se otorgaban condecoraciones y se organizaban pujas de poder entre las distintas corporaciones (incluyendo una nueva, las milicias criollas), el Semanario… participaba de una amplia campaña de preparación bélica. En sus artículos, se reproducían proclamas, se estatuían premios para quienes mostrasen más valor en caso de una segunda invasión, se exhibían, en relatos ejemplares de la pasada Reconquista, modelos a seguir, específicos para los hombres, las mujeres, los militares, los niños, y hasta se hacía la crónica de los entrenamientos marciales en la ciudad. Además, se multiplicaban los enunciadores de los textos, que casi no recurrían a reproducir otras publicaciones: abundan los “remitidos”, las proclamas del Cabildo, del virrey Sobremonte y de Liniers, nombrado Comandante militar de la plaza. Y también aparecieron otros nuevos enunciadores resguardados en el seudónimo, como “El soldado”, “Los Comandantes”, “El último soldado de Buenos Aires”.

78Uno en particular se repitió varias veces: “El Observador de Buenos Aires”, que se dirigía alternativamente “a sus compatriotas”, “a sus jóvenes”, “a sus damas” y al público en general más de una vez. El Observador dedicaba sus textos a la prédica patriótica, que era por otro lado la materia principal del Semanario… en el último tomo; mezclando elogios por la acción pasada y recomendaciones frente a un nuevo ataque, los textos participaban del simultáneo clima de festejo y temor que cubrió la Buenos Aires reconquistada.

  • 147  También se publica simultáneamente, como un suelto, una “Noticia extensa” de once páginas sobre la (...)

79Temor que se hacía visible en la reproducción de cada noticia concerniente a Montevideo, sobre la que existía un bloqueo naval y la cercana amenaza de las tropas inglesas apostadas en Maldonado: reproduciendo un Diario de Montevideo, el Semanario… informaba con apenas una o dos semanas de retraso los movimientos cotidianos de las tropas y naves enemigas. Y festejo que se hacía presente no sólo en la permanente exaltación del valor porteño exhibido durante la Reconquista, sino también en otro texto que corría inserto: el 14 de enero de 1807, en el número 214, apareció un mensaje enviado por Liniers al editor del periódico, en el que informaba que se había capturado un bergantín procedente de Liverpool, en el que se hallaron numerosas gacetas inglesas. La obtención de esos textos, llegados seguramente cuando ya el número estaba terminado, despertó tanto entusiasmo en Vieytes que apenas unos días después, el sábado 17, publicó un número extraordinario reproduciendo fragmentos de esas gacetas, publicadas en Inglaterra desde el 13 de octubre al 3 noviembre, cuando llegaron a Londres los rumores de que los ingleses habían perdido su “más valuable conquista”. Nuevamente el Semanario… recurre a darle una voz al enemigo, aunque, lejos de cualquier “polifonía”, es una voz alternativa que reconfirma el contenido del discurso en el cual se inserta147.

80¿Qué quedaba de los propósitos fijados cinco años atrás? El Semanario… incluía todavía algunos breves textos sobre química y artículos que continuaban el discurso modernizador, como un diálogo entre dos esposos sobre la educación que deben dar a sus hijos o unas notas sobre minería elaboradas por el infatigable colaborador altoperuano Hevia y Pando. Incluso aparecieron dos cartas más de J. H. V. a su hermano cura en las que insistía sobre el “sagrado respeto” a la propiedad individual y la necesidad de otorgar tierras a colonos. Pero no hay en ninguna página del tomo V un solo artículo técnico de los que poblaban los otros unos años antes. Los cambios políticos en el Virreinato del Río de la Plata estaban alcanzando otra velocidad y la idea liberal de un progreso económico basado en la estabilidad política y el adelanto técnico ya era inaplicable a esa convulsionada realidad.

81La identidad precisa del “Observador de Buenos Aires” nunca se aclara en el texto, pero en el número 215, del 21 de enero de 1807, Vieytes cometió un lapsus revelador: mezcló las dos series seudonímicas que había creado durante el último año e insertó un artículo con el título “Campamento de la lealtad y patriotismo de Buenos Aires”, con la siguiente aclaración en el subtítulo: “Carta escrita del Observador á un hermano suyo Cura de esta Jurisdiccion”:

  • 148  Semanario, V, 215, 139.

¿Esperas Anselmo [que] continúe como te lo habia prometido, las cartas de economia politica que habia empezado á escribirte en el tiempo de serenidad y de la paz? Miserablemente te equivocas. Ya en otra ocasión te dixe que habia variado enteramente la constitucion de esta populosa Capital.148

82El “Observador” consideraba que ya no era tiempo de tiradas teóricas, sino que los sonidos de la guerra habían traído a la prensa periódica una nueva obligación: la de llevar el elogio del valor y el sentimiento patriótico también a los pueblos de campaña. Ya no quedaban rastros de la plena confianza en la modernidad ilustrada con la que empezaba el “Prospecto”, que instaba a reemplazar la espada por el arado y la sangre de la batalla por el sudor del trabajo: la realidad se había encargado de refutar esa posibilidad abrazada con tanto entusiasmo. Por eso, después de referir cómo en anteriores epístolas (no publicadas) ya le había informado a su hermano sobre la invasión, la Reconquista, la gloria de Liniers y del pueblo porteño, escribía que el único objeto de la nueva carta era el reseñar el día 15 de enero, en el que se realizó la revista general de las tropas, en un clima de algarabía popular:

  • 149  IB d, 140.

Sí Cura mio, tal fue el objeto de tan maravillosa concurrencia. Citadas las tropas de ante mano para este memorable dia, y combidado su vecindario todo á presenciar el primer campo de Marte que desde la conquista se ha visto en nuestra America, se empezó desde las dos de la mañana á tocar la generala por las calles […] Alli hubieras visto el placer y la alegria con que todos concurrieron con sus armas…149

  • 150  Unos años después, en 1822, Bartolomé Hidalgo escribiría el relato que un gaucho le hace a otro de (...)

83Ahora, el texto que viajaba de la ciudad a la campaña era el elogio del patriotismo; cada oración comienza con “Alli hubieras visto…”, haciendo presente cada uno de los elementos mencionados. El Observador refería al cura rural el ordenamiento de los distintos batallones en la ciudad, mencionando los triunfos y virtudes de cada uno, y describía las respuestas de la gente que admiraba los ejercicios militares150. Los labradores se habían convertido en soldados y eso se volvía motivo de orgullo para el letrado porteño:

  • 151  Semanario, V, 216, 151.

figurate todo nuestro inmenso pueblo rodeando á los soldados de la Patria, y admirando la alegria el esfuerzo y el teson con que han sabido estos nunca bien ponderados Compatriotas cambiar la faz de una poblacion agricultora en una Ciudad aguerrida y militar, y tendras apenas una ligera idea de la concurrencia ese dia y de nuestra presente situación.151

84Otra vez, el festejo y el temor; después de todo, si bien fue vivido como una celebración de las glorias pasadas, la revista de tropas era una especie de “ensayo general” en el caso de que se produjera una nueva invasión. En ese marco, seguir planteando la renovación técnica de la agricultura como base del cambio político resultaba extemporáneo; seguir apelando a sus principales actores, los labradores, era, entonces, absolutamente innecesario. Antes que seleccionar un público, el desafío era abarcar a todos los lectores posibles en la coyuntura de un eventual nuevo enfrentamiento con el invasor inglés. Apenas unas semanas después, en febrero de 1807, se suspendía la publicación del Semanario…, esta vez de manera definitiva. Aunque el optimista “Aviso” inserto en la última página informase lacónicamente “El Editor suspende por ahora el Semanario”, apenas unas líneas más arriba el “Aviso al público” se leía:

  • 152  Semanario, V, 218, 170.

El dia 5 del presente se supo en esta Capital haber sido tomada la Ciudad de Montevideo el 3 por la mañana por el Exército Ingles que se hallaba sitiándola y batiandola [sic] desde el 19 del mes anterior. Se ignoran aun las puntuales circunstancias de este infeliz suceso; pero si sabemos que […] su Gobernador, se ha sostenido con las tropas de la guarnicion y con su esforzadisimo vecindario de un modo que hará época en los fastos de la America.152

85Si lo que define esta última etapa de la publicación de Vieytes es la combinación de festejos y temores, la realización de estos obliga nuevamente al cese de la publicación, que con todo no renuncia a describir y escribir el presente como un pasado futuro.

2.4. Los lectores en el Correo de Comercio: de la lectura a la escritura

… el efecto, con resistencias, que se espera de toda lectura, el deseo de entramarme con ese texto, de hacerlo mío, y en consecuencia de escribir…
Noé Jitrik, Fantasmas del saber, 2017.

  • 153  Esta autorización precede a la portada del número 1 y según la paginación original es la primera p (...)

86El tercero de los periódicos finicoloniales, que se publica al filo de la Revolución de Mayo y que viene a cerrar una época y a abrir otra, es el que el secretario del Consulado, Manuel Belgrano, comienza a dirigir movido por la ética del letrado que comentamos al principio del libro: el conocimiento de la letra escrita impone la obligación de “ilustrar” y servir al “adelantamiento de ideas”. El Correo de Comercio se publica entre el 3 de marzo de 1810 (si bien el “Prospecto” es anterior al 24 de enero, fecha en la que el virrey Baltasar Hidalgo Cisneros autoriza la circulación del periódico153) y el 6 de abril de 1811. A partir del número 8, del 21 de abril de 1810, agrega “de Buenos-Ayres” en la segunda línea del título, en tipografía menor. Sale cada sábado durante ese período, sumando un total de cincuenta y ocho números de ocho páginas cada uno, cuarenta y uno de los cuales están acompañados de un “suplemento” de extensión variable (de dos a ocho páginas). Número y suplemento se dividen la información contenida: mientras el primero trata aspectos teóricos de la temática seleccionada por el diario e incluye algunos otros textos de interés general, como poemas y algunas noticias menores, locales y extranjeras, el suplemento, que no está foliado, trae información puramente comercial, como la entrada y salida de buques, precios de artículos y algunos avisos de compra y venta de objetos o de servicios. Como el Semanario…, los números se agrupan en tomos anuales, pero cada uno con una numeración y paginación independiente. El tomo I llega hasta el 2 de marzo de 1811, con un total de cincuenta y dos números, y el tomo II queda trunco el 6 de abril del mismo año, con tan solo seis números. La cancelación del periódico se ha explicado a partir de los acontecimientos del 5 y 6 de abril de 1811, cuando los levantamientos populares de Buenos Aires forzaron la salida del grupo morenista de la Junta de gobierno y cambiaron el clima político de la revolución al imponer la fuerza numérica del “bajo pueblo”.

  • 154  Según Paul Groussac, Belgrano habría dejado de dirigir el Correo de Comercio el mismo 25 de mayo d (...)
  • 155  A partir del primero de septiembre comienza una exposición más o menos sistemática de temas económ (...)

87Me interesa recortar una primera etapa de este periódico, aquella en la que estuvo bajo la dirección de Belgrano, responsable de los números hasta el 25 de agosto de 1810154. El 19 de agosto de ese año Belgrano se veía comprometido en otra obligación patriótica, la de cambiar su título de abogado por el de general: fue comisionado por la Junta de Gobierno para ponerse al frente de la Expedición Auxiliadora del Paraguay. No tenemos datos respecto de quiénes continuaron la edición del periódico; sí sabemos que una gran cantidad de textos posteriores a esa fecha y hasta el cierre pueden ser atribuidos con bastante certeza al mismo Belgrano155. Son artículos doctrinarios, cada uno de los cuales se distribuye en varios números y despliega acercamientos renovadores a la economía. No obstante, con el correr de los números la cantidad de páginas destinadas a ellos es cada vez menor, frente a una nueva materia, la geografía (entendida como descripción física, humana y también económica de diversos puntos del virreinato), que va ocupando más espacio. Y por cierto, a partir de septiembre de 1810 la edición en general se torna más desprolija: hay errores en los números de página, en ocasiones no se publica el suplemento, aparecen espacios en blanco (incluso páginas enteras) u ocupados con sobrias viñetas que hablan de una composición a las apuradas; leídos los números de corrido, queda la conjetura de que a partir de septiembre se pierde la variedad (no hay poesías, ni cartas, y son muy pocas las noticias breves) y se van publicando escandidos textos ya producidos de antemano.

88Pensado en su origen como un continuador del Semanario…, el Correo de Comercio se proponía de modo explícito llenar el vacío que aquel había dejado en la escena letrada porteña. Así lo reconoce Belgrano en la primera página del “Prospecto del periódico que se intenta publicar con el título de Correo de Comercio”:

  • 156  Correo de Comercio, “Prospecto”, s/p [1].

El ruido de las armas, cuyos gloriosos resultados admira el mundo, alejó de nosotros un Periódico utilísimo con que los conocimientos lograban extenderse en la materia más importante á la felicidad de estas Provincias: tal fue el Semanario de agricultura, cuyo Editor se conservará siempre en nuestra memoria, particularmente en la de los que hemos visto á algunos de nuestros labradores haber puesto en práctica sus saludables lecciones y consejos, y de que no pocas ventajas han resultado.156

  • 157  Énfasis visible cuando Belgrano escribe “Los precios de todas las especies vendibles se arreglan p (...)

89El periódico está definido por tratar materias económicas, entendidas en un sentido amplio (al punto de incluir la reforma de las costumbres y el bienestar individual como progreso humano general), abrazando con un énfasis aun mayor que sus predecesores el liberalismo económico157, pero continuando la convicción de la difusión del conocimiento como clave para el crecimiento económico, como no solo enuncia más de una vez sino que “constata” en el caso del Semanario…, dado que la propia experiencia personal ( “hemos visto”) ha permitido evaluar sus resultados. Por eso el elogio de la prensa, incluido como un requisito de la captatio benevolentiae en el “Prospecto”, es casi ritual, dando por buena su demostrada utilidad con la parquedad de la preterición:

  • 158  Correo de Comercio I, “Prospecto”, s/p [3].

No entrarémos á manifestar la necesidad y utilidad de los Periódicos, porque estos son puntos demasiado ventilados, y en que no hay persona que tenga sentido comun, que no esté de acuerdo, de resultas de lo que la experiencia ha demostrado en todas las Naciones que han sabido aprovecharse del feliz descubrimiento de la Imprenta para semejante objeto.158

  • 159  Correo de Comercio I, 18, 143.
  • 160  Llama la atención, frente a la insistencia del Semanario… en el carácter moralizador de la agricul (...)
  • 161  Correo de Comercio, I, 19, 151.
  • 162  Analizaré esta producción en verso en el capítulo 2.

90No hay sin embargo muchos artículos “técnicos”; apenas si alguna nota bastante avanzada la publicación, como “Del modo de conseguir buena fruta, temprana, y de tener algunos arboles con prontitud”159, del 30 de junio, extractada de unos Elementos de agricultura, pero los más de los textos son elaboraciones teóricas que afirman el carácter movilizador del comercio, que estimula la produccion agropecuaria (prefiriendo la ganadería sobre la agricultura) y la industria160. Las “pequeñas noticias” aparecen en el número 19, del 7 de julio, con “Aviso a los boticarios”161. Los poemas, en cambio, están en los primeros números (5, del 31 de marzo; 8, del 21 de abril; 11, del 12 de mayo; y 16, del 16 de junio), para luego ser dejados de lado162.

91Ahora bien, apenas comenzada su prédica, tiene lugar en Buenos Aires el movimiento de mayo de 1810, en el que se desplazaron las autoridades virreinales por una junta autónoma elegida por los miembros del Cabildo de la ciudad, de la cual el propio Belgrano formaría parte como vocal. El relato épico de la Revolución de Mayo ha hecho esperable para muchos autores una prensa periódica que abrazase y difundiese los mismos principios políticos de aquella, y por eso es común en los estudios sobre el Correo de Comercio ver en él o bien una inexplicable indiferencia o bien un críptico apoyo. Ya Juan María Gutiérrez, en su titánica reconstrucción de la historia de la imprenta colonial, afirmaba:

  • 163  Gutiérrez, op. cit., 233.

Puede recorrerse todo entero sin que el lector se aperciba que durante la marcha tranquila del Semanario [sic] pasaban en Buenos Aires los sucesos de la revolución de Mayo. No hay una sola referencia á este gran movimiento. Esta circunstancia es tanto más notable, cuanto el redactor era nada menos que el licenciado don Manuel Belgrano, uno de los patriotas más decididos por la causa del país. En esta tranquilidad había algo de la confianza en la fuerza, y de la fé en el resultado de los medios con que cuenta la razón en los grandes hechos sociales. El « Correo de comercio » era la revolución misma armada de las demostraciones más poderosas á su favor: era un ariete contra el edificio gótico de la Colonia que demolía sin estrépito pero acelerada y eficazmente.163

  • 164  Javier Fernández Sebastián, en un artículo reciente, señala que la pervivencia de la relación caus (...)
  • 165  El propio Belgrano, como veremos en el capítulo 3, procurará explicar esta ausencia en su autobiog (...)

92Es fácil suponer que al señalar su carácter de ariete contra la colonia Gutiérrez pensaba que el liberalismo económico del periódico cumplía también una función política e identificaba el régimen español con el monopolio. El lapsus calami en que confunde el título con antecesor redactado por Vieytes -las bastardillas son de Gutiérrez- nos recuerda, con todo, que en el marco de ese régimen un discurso reformista en lo económico podía circular en términos más o menos equivalentes. No todo liberalismo, reformismo o iluminismo debe leerse como solidario con la revolución ni mucho menos como su antecedente, que, por otro lado, más allá de su derrotero posterior, fue hecha en nombre de un monarca cautivo y con el fin primero de un gobierno autónomo164. Y definida en esos escuetos términos, el movimiento de mayo en efecto no encuentra referencias directas en el Correo de Comercio165.

  • 166  Ernesto Fitte, “Introducción”, Correo de Comercio (edición facsimilar), Buenos Aires, Academia Nac (...)
  • 167  Como señala Fernández Sebastián, volviendo sobre el tópico de la “moderación” de la Ilustración hi (...)

93Ernesto Fitte, en cambio, en la introducción a una edición facsimilar realizada en la década del sesenta del siglo pasado, realiza un esfuerzo por presentar la “dualidad de Belgrano” como una retórica del disimulo de un conspirador ya lanzado a la tarea de la emancipación166. En todo caso, la incerteza de la respuesta (indiferencia o disimulo) es consecuencia de la impertinencia de la pregunta. Plantear cómo el Correo de Comercio da cuenta de la Revolución de Mayo supone una conceptualización específica de los hechos del 22 al 25 de mayo de 1810 que los actores del período solo fueron elaborando de modo gradual y en buena medida ulterior. E impone una función -la propaganda o la difusión de noticias- y una axiología política -la revolución- a la prensa que no tiene por qué darse por sentada. El periódico de Belgrano nace programático, en un sentido mucho más marcado que el Semanario… (y más aún, desde ya, que el “cajón de sastre” del Telégrafo…) y la agitación política del año diez no modifica de modo radical los principios del buen gobierno económico que su redactor se ha propuesto difundir. La relación con el poder, en consecuencia, consiste en poner a su disposición herramientas teóricas, cuya aplicación redundará en beneficios para la población, sin importar quién gobierne167. En un artículo sobre la estadística, señala:

  • 168  Correo de Comercio I, 7, 49.

Nada mas importante que tener un conocimiento exacto de la riqueza y la fuerza de los Estados; este es el objeto de la ciencia Estadística, y su fin para proceder con acierto en todas las disposiciones que se dirijan al órden económico á efecto de fomentar la Agricultura, animar la Industria, y proteger el Comercio, como que son los arcos torales de la felicidad pública.168

  • 169  Correo de Comercio I, 12, 96
  • 170  Correo de Comercio I, 22, 176.

94De su carácter programático se deriva la división entre “número” y “suplemento” para constituir un periódico doctrinario de manera eminente, pues la información utilitaria se considera un exceso, un extra respecto del mensaje que se quiere transmitir, al punto tal que en ocasiones, como el 19 de mayo, el editor puede simplemente indicar “No se dá en esta semana el medio pliego del Suplemento por no haber habido tiempo para su composición”169 o con aun mayor laconismo, el 28 de julio, “Nota. No se da el suplemento esta semana por no tener tiempo”170. La inclusión de noticias menores o incluso de poemas da curso a una necesidad de hacer públicos los textos en el único periódico de la ciudad (o en una de las dos de ella, a partir de la publicación de la Gazeta de Buenos Ayres el 7 de junio, cuyo proyecto editorial es el de un periódico oficial) e incluso en esos casos participa del criterio general de utilidad e ilustración.

95Por eso, la nueva publicación se dirige, según su “Dedicatoria”, a los artesanos, comerciantes y labradores. Otra vez el público seleccionado es el de los “lectores débiles”, dado que a los recién mencionados se le sumarían, con el correr de los números, las mujeres y los jóvenes. Pero, a diferencia del Semanario…, ahora la mediación no es la de la voz, sino la de la letra. Para Belgrano, su editor, la función de la prensa es la comunicación de conocimientos útiles para llevar adelante un programa económico de inspiración liberal (cuyas fuentes, como apuntamos más arriba, están tanto en el pensamiento smithiano como en la fisiocracia y en los pensadores llamados “neomercantilistas”). El crecimiento económico individual habría de redundar en un progreso social general:

  • 171  Correo de Comercio I, 1, 3.

Labradores, que con vuestros afanes y sudores proporcionais á la sociedad la precisa subsistencia, los frutos de regalo, y las materias primeras para proveer á los trabajos provechosos al Estado!
Artistas, vosotros que dando una nueva forma á las producciones de la Naturaleza, sabeis acomodarlas para los usos diferentes á que corresponden, y les añadís un nuevo valor con que enriqueceis al Estado, y aumentais su prosperidad!
Comerciantes, que con vuestra actividad agitais el cambio así interior como exteriormente, y por vuestro medio se fomenta la agricultura é industria, y el Estado recibe las utilidades con que poder atender á sus necesidades y urgencias!
A vosotros todos nos dirigimos á ofrecer nuestros trabajos, sin tener otro interes, ni otras miras que las de vuestros adelantamientos, pues que de ellos indispensablemente ha de resultar los que convienen al Estado.171

96Toda la empresa editorial, entonces, se justifica en el fomento de la actividad económica y la difusión de nuevos conocimientos para el “adelantamiento” de estos tres grupos de trabajadores, que se convertirán en un progreso general en la sociedad. Con todo, propagar conocimientos actualizados no alcanza, sino que también es necesario el cambio del ethos trabajador; como para Vieytes, la manera de lograr la felicidad de los habitantes del Plata es motivando no tanto el trabajo mismo, ni el sentido de la obediencia, ni las regulaciones que se pudieran establecer, sino el deseo de poseer, escaso en una tierra marcada por la abundancia, aunque ya no confiase con la ingenuidad de su predecesor en los sacerdotes católicos como intermediarios:

  • 172  Correo de Comercio I, 3, 17.

… hay […] una crecidisima porcion de manos enteramente inaplicadas, ya por una consecuencia inherente á la abundancia de nuestro pingüe territorio, y ya tambien por falta de aquel poderoso estímulo, que anima, vivifica, y dá energia á los brazos mas inertes. Que se haga conocer á los unos y á los otros necesidades de otro órden que las que han conocido hasta el presente, y estamos ciertos que el deseo de satisfacerlas obrará de un modo mas imperioso que las leyes mas severas, y los mas bien organizados reglamentos.
[…] va ya asomando la aurora de esta felicidad inmarcesible; ya no vemos en nuestros labradores pobres, ni en nuestros jornaleros, aquella miserable desnudez en que traian retratada su indigencia y su abandono; […] el deseo de poseer y disfrutar que desconocieron ántes, va arraigando profundamente en ellos, y dispertando los vivisimos deseos de adquirir…172

  • 173  Silvana Carozzi, Las filosofías de la Revolución. Mariano Moreno y los jacobinos rioplatenses en l (...)
  • 174  La distinción, algo esquemática, citada por Carozzi (op. cit., 189) pertenece a Javier Fernández S (...)
  • 175  La cita es de su autobiografía: “… se apoderaron de mí las ideas de libertad, igualdad, seguridad, (...)

97Como señala Silvana Carozzi, en términos filosóficos para Belgrano las primeras virtudes del hombre y del ciudadano son de origen cristiano: la templanza, el honor, la bondad, la honradez, pero también “las recuperadas por el liberalismo naciente”: la laboriosidad y “esa forma desapasionada de la ambición que se viste con el ropaje de los intereses173. La libertad de la que dota a los hombres se identifica más con la versión inglesa (mesurada, la que puede hallarse en Locke o Jovellanos) que con la francesa (apasionada e igualitarista, como ejemplificaría Juan Santiago Rousseau), que guiada por la mano invisible imaginada por Adam Smith redunda en el bien común174. Ese liberalismo económico, que según la famosa frase se apoderó de Belgrano en su paso por las aulas de Salamanca en tiempos de la Revolución Francesa175, lo lleva a definir como centro de una posible política productiva, junto con el fomento de la laboriosidad, la entrega de la propiedad de la tierra al que la trabaja. En un artículo titulado “Agricultura”, luego de pintar un paisaje poco elogioso de la campaña porteña, marcada por la pobreza de la vivienda (donde viven en hacinamiento las familias) y de señalar como posibles razones la imperfección de las herramientas, los hábitos de cultivo, los modos de cosechar, la falta de crédito o pago por adelantado, los defectos de los caminos rurales y las calles de la ciudad, los impuestos (descriptos como “extorsiones”), las limitaciones a la exportación impuesta por el gobierno (prohibiciones y pago de derechos de extracción), en un artículo de redacción ejemplar en el que dedica un párrafo a cada uno de estos ítems encabezados por “Ni” ( “Ni deducimos que su situación infeliz provenga…”; “Ni nos persuadimos que tenga, su miseria, el orígen…”; etc.), cierra la enumeración:

  • 176  Correo de Comercio I, 17, 130-132.

Ni… pero es tiempo de que manifestemos nuestro concepto diciendo que todos esos males son concausas de la principal, qual es la falta de propiedades de los terrenos que ocupan los labradores: este es el gran mal de donde provienen todas sus infelicidades y miserias, y de que sea la clase mas desdichada de estas Provincias…176

  • 177  Ibid., 132.

98Si la identificación de los males de la campaña tiene una continuidad absoluta con los que reseñaba Vieytes en el Semanario…, la mención de “los autores” de las “extorsiones” (impuestos y confiscaciones), que abusan “del poder que se les confia para otros objetos”, como hay ejemplos “muy recientes”, es acompañada de modo inmediato por la aclaración “que ha sabido refrenar nuestro Gobierno, luego que han llegado á su noticia, por la atencion con que mira á esta clase privilegiada, tan propia de la voluntad Soberana”177. Publicado el artículo el 23 de junio, es una irrupción mínima de la política, pero demasiado contundente para descreer del compromiso revolucionario belgraniano, al punto que es uno de los primeros documentos que afirman la soberanía de la Junta Provisoria de Gobierno de la que el secretario del Consulado ya era parte.

99Para volver a la cuestión de los lectores, ahora que ya hemos visto la propuesta general del periódico, paga la pena pensar la diferencia respecto de las estrategias del Telégrafo… y el Semanario… Si los tres periódicos representan a los “lectores débiles” como destinatarios privilegiados, el Correo de Comercio da un paso más y los incluye respondiendo a su interpelación. Más allá de que es casi incomprobable si esos lectores/escritores inscriptos en el texto son efectivamente quiénes dicen ser, se construye una representación -tal vez ficción- en la que esta relación se verifica a tal punto que esos mismos destinatarios recurren ahora a la escritura: también ellos contribuirán a la ilustración general. El campesino que firma la “Carta de un labrador á los Editores”, por ejemplo, se despide prometiendo otras de este modo:

  • 178  Correo de Comercio I, 7, 55. Otros “campesinos” ya habían firmado en el Telégrafo mercantil y el S (...)

Puede que no sea esta la vez ultima que robe á VV. con mis cartas su precioso tiempo, porque el deseo de que progrese nuestra patria, y un maldito prurito de escribir que se me ha introducido hasta la médula de mis huesos me han impelido a executarlo; pero tendré cuidado en adelante de no ser difuso, y de decir solo lo que crea indispensablemente necesario á nuestra felicidad…178

  • 179  Correo de Comercio I, 9, 70.

100Y “La Amiga de la Subscriptora Anónima”, que había “leído algunos libros” y llegado a un pensamiento propio sobre las sociedades de caridad “… estaba ansiosa de publicarlo y sintiendo que en esta nuestra Patria no hubiese un Periódico en el que pudiera salir á la luz”. Se alegró por ello cuando encontró el Correo de Comercio en la casa de una amiga “… que compra quanto papel sale de la Imprenta”. Los destinatarios del discurso ilustrado, esos lectores débiles a los que los periódicos se dirigían, eran representados ahora como tomando la pluma para ser ellos mismos sus difusores: “No pueden vmds. persuadirse quanta fue mi complacencia al contemplar que ya se habia abierto el camino para ver de letra de molde mis ideas, y que estas llegarían á penetrar en las casas de estos vecinos distinguidos… ”179.

101Estos “lectores débiles”, que ahora toman la palabra, responden con creces a la propuesta del periódico; de sus nombres genéricos estampados como firmas bien puede deducirse una existencia sólo ficcional, como instancia de enunciación creada por el propio periódico que, a la manera de “J.H.V.” en el Semanario…, a la vez ratifica el proyecto editorial y denuncia su fracaso. Estas ficciones responden en alguna medida a las urgencias de un proyecto político reformista cuyos frutos no pueden verse en lo inmediato.

102Como anotaba más arriba, los textos de los periódicos porteños están cargados de una pulsión de futuro que en ningún lugar se ven mejor que en los ambiciosos proyectos de reformas económicas, sean estos de mejora del agro, de creación de escuelas de artes y oficios o de eliminar las regulaciones del comercio exterior para multiplicar las operaciones. Y aun en propuestas mínimas, presentadas con cierta grandilocuencia, la apuesta es a futuro:

  • 180  Correo de Comercio I, 9, 63.

Intimamente persuadidos de que los plantíos acaso un objeto el mas principal, y de la atencion mas útil al público, nos atrevemos á ponerlos en el rango de las virtudes […] En efecto, hacer plantíos es sembrar la abundancia por todas partes, y dexar una herencia pingüe á la posteridad.180

103Del mismo modo que al plantear insistentemente la necesidad de educar a hombres y mujeres:

  • 181  Correo de Comercio I, 21, 167.

Nuestros lectores tal vez se fastidiarán con que les hablemos tanto de escuelas; pero que se convenzan de que existen en un pais nuevo que necesita hechar [sic] los fundamentos de su prosperidad perpetua181

104Ya hemos visto el modo en que el Correo de Comercio elogia las victorias militares de la ciudad de Buenos Aires durante las invasiones inglesas, inscribiéndose en el clima de celebración que las numerosas producciones poéticas, fiestas públicas y celebraciones oficiales del período han contribuido a crear. El último de los tres periódicos finicoloniales viene así a unir un pasado reciente que se considera glorioso con un futuro que no lo es menos. Del presente convulsionado a partir de mayo de 1810 apenas si parece haber rastro, en las apuradas menciones al gobierno como la que señalé más arriba o en el énfasis puesto en el país nuevo en la cita anterior, o en la apelación, en el mismo artículo, a los “Ciudadanos, por nacimiento ó eleccion, de toda la España Americana”, a los que exhorta:

  • 182  Correo de Comercio I, 21, 170.

… fixad vuestra vista, y considerad la terrible falta en que estamos de buenas costumbres; muy pronto os arrebatará vuestro espíritu generoso á remediarlas: discurrid, proponed arbitrios á nuestro Gobierno, que como sean asequibles, los adoptará inmediatamente, pues que estas ideas son suyas, y no se separan un instante solo de su atencion, como del interes universal.182

105Por más que el sujeto al que se apela sea definido todavía como perteneciendo al colectivo “España”, tanto “Ciudadanos” como “Americana” habla de un nuevo vocabulario político, o más bien de su resignificación, pues los dos términos tenían larga existencia. Así como después de las invasiones inglesas a Buenos Aires el discurso del Semanario… se cargó de sentidos políticos novedosos, la propuesta reformista del Correo de Comercio, impermeable a noticias militares y de gobierno -las cuales encontrarán su curso a partir del 7 de junio en la Gazeta… - y a la reflexión sobre el ejercicio del poder, se contaminará sin embargo tan esporádica como significativamente de un vocabulario político nuevo, aun cuando defienda los mismos ideales de difusión e ilustración que antes.

106Para acercarse a ese futuro promisorio de prosperidad perpetua, por ende, resulta coherente postular la necesidad de más lectores y más escritores. ¿Cómo argumenta Belgrano al defender lo que luego se leería como un principio político liberal, la libertad de prensa, el 11 de agosto de 1810?

  • 183  Correo de Comercio I, 24, 176.

Si hay muchos que escriban, habrá mas que lean, y mas que hablen y se ocupen de lo que se escribe y se lee. Todos se van instruyendo y aficionando á las ciencias y á las artes, según sus inclinaciones, y despues de algun tiempo de libertad, saldrán á luz talentos superiores que hasta ahora estarán enmohecidos por la falta de habito y costumbre de discurrir, de hablar con libertad, de leer y de escribir, por el abatimiento en que los han tenido la falta de los libros excelentes, y el despotismo que ha tenido oprimidos hasta los pensamientos.183

  • 184  Ibid., 175. El número 24, del 11 de agosto de 1810, uno de los últimos a cargo de Belgrano, tiene (...)

107Si la amalgama entre difusión del conocimiento, discusión pública y progreso económico, típica del pensamiento ilustrado, halla entonces en la prensa periódica una de sus mejores herramientas y parece garantir un futuro positivo, el pasado inmediato -preciso en uso del pretérito perfecto compuesto: “han tenido”, “ha tenido”- está marcado por el despotismo, un concepto político mucho más fuerte que la ignorancia o la rutina antes criticada. La difusión del conocimiento, entonces, no es ya solo de teorías filosóficas, sino también de un mensaje político exacto, el de la libertad, que resulta ser su condición, como el mismo título del artículo señala: “La libertad de prensa es la principal base de la ilustración pública”184.

  • 185  Idem.
  • 186  Correo de Comercio I, 24, 176.
  • 187  Idem.

108Esa libertad, entendida como “una facultad de escribir y publicar lo que cada ciudadano piensa y puede decir con la lengua”, es, en el discurso del periódico, una parte integral del ser humano y oprimirla sería tan injusto como “… tener atados los entendimientos, las lenguas, las manos, ó los pies a todos los cindadanos [sic]”185. El argumento presentado se sustenta en tres funciones centrales de la libertad de prensa. En primer lugar, esta es básica para la instrucción pública, pues gracias a ella los hombres sabios “comunican las luces” a quienes no lo son, y así “… se disipan los errores que en la primera educacion, ó en alguna mala escuela, o en los perversos libros que en España por desgracia han cundido tanto, se pueden haber tomado… ”186. Belgrano, autor evidente del texto, confía en el poder civilizador de la propia escritura, pero además señala que esta es un camino de elucidación de la verdad que será aceptada por toda la sociedad: “… todos pueden juzgar de las razones, y se aclara la verdad; se uniforman el modo de pensar de la nacion, y las inclinaciones de sus individuos, y asi se establece una voluntad general… ”187. En segundo lugar, la libertad de prensa contribuye al mejor gobierno, pues “los que mandan”, sabiendo que que cualquiera tiene la facultad de criticar, se han de cuidar más. Y por esta vía llega Belgrano al tercer motivo, quizá el central políticamente:

  • 188  Correo de Comercio I, 24, 176-177.

… con ella no hay que temer, que el poder arbitrario haga progresos, ni que echen raices los abusos […] Solo pueden oponerse á la libertad de prensa los que gusten mandar despoticamente […] o los muy tímidos que se asustan con el coco de la libertad, porque es una cosa nueva, que hasta ahora no han visto en su fuerza…188

109Después de establecida esta necesidad y señalada la necesidad de tres excepciones, las críticas al dogma cristiano, las sátiras mordaces y las obscenidades, en el último párrafo el texto realiza un giro sorprendente, dejando entrar toda la violencia física que ya se podía adivinar en el horizonte de agosto de 1810 en un texto cuya temática y prolija argumentación le daban una ilustrada distancia de las complejidades del mundo político:

  • 189  Ibid., 178.

… sin esta libertad no pensemos haber conseguido ningun bien despues de tanta sangre vertida y de tantos trabajos. ¿Qué podrá prometer una nueva constitucion, sin su mayor y mas fuerte apoyo? ¿Quién la conservará en su fuerza sin la opinion pública, ilustrada con esa santa, justa y natural libertad?189

  • 190  Ibid., 179.
  • 191  Ibid., 176.

110La sangre vertida y los trabajos son el costo de esa preciada libertad de imprenta, que justamente por su gran benficio hay que preservar. Suponer que esa libertad de prensa contribuye a la creación de una opinión pública, en el sentido de “opinión compartida”, como retomaremos en el capítulo 4, y a la vez ubicarla en el fundamento de la nueva soberanía que está surgiendo, la representada por la Junta Provisoria de Gobierno de la que Belgrano es vocal, es exactamente el discurso que enarbola el periódico oficial, la Gazeta de Buenos-Ayres, que sin embargo aguardará un par de meses más para reclamar una nueva constitución y discutir cuál sea. Pronto para partir en misión militar, su pluma adquiere la mayor densidad política que algunos historiadores han echado en falta en la coyuntura revolucionaria, al punto tal que la “Nota” que acompaña el artículo parece una confirmación pragmática, casi una puesta en escena, de la libertad de prensa ejercida en los términos de una crítica al poder. En efecto, esa nota habla del “infame Godoy” y de “aquel imbecil Rey”, Carlos IV, quienes nunca podrían haber oprimido a España si hubiesen respetado la libertad de prensa. Incluso más, hasta Napoleón hubiera “… huido de un pais donde la opinion pública sostenida por la libertad de hablar y de escribir, dexaba sin efecto sus mentiras, y no daba entrada á la tiranía”190. La opinión pública, la voluntad general, “una fuerza equivalente á la de muchos exércitos” habría evitado hasta la invasión napoleónica191. Confirmación pragmática de su poder y la vez enunciado contrafáctico y como tal incomprobable, la nota funciona como rúbrica de validez del razonamiento a favor de la libertad de prensa. La verdadera presencia de la Revolución de Mayo en el texto no es su representación, ya sea en términos de ideario político, ya de relato de sucesos revolucionarios, sino la construcción de una opinión pública que sostendrá colectivamente la legitimidad del nuevo gobierno y planificará el futuro glorioso prometido una y otra vez. Claro que el ruido de las armas, que según Belgrano en el “Prospecto” ha alejado el Semanario…, pronto hará lo mismo con el editor del Correo de Comercio.

111Solo en 1811, el 12 de enero, por primera vez aparecen unos ignotos “editores” que informan sobre la carencia de información geográfica sobre “nuestra América” dentro y fuera del país, mostrándose consternados al leer en textos ingleses que Buenos Aires es la capital del Paraguay. Por ello, construyen un autolegio de su tarea, que implícitamente reconoce, legitima y profundiza la reorientación del periódico, de las tiradas teóricas económicas a un mayor énfasis en la descripción geográfica de las distintas zonas del ya perimido virreinato. Pero en ese sentido también, en el alcance espacial de las descripciones, que no rebasan los límites de esa delimitación administrativa, se puede adivinar una afirmación de la soberanía de la Junta en momentos en que ya es contestada en partes del antiguo territorio gobernado por Buenos Aires. A la vez, muestra también cómo el público imaginado ha dejado de ser el de los lectores débiles locales, para ser ahora los comerciantes porteños y extranjeros, que necesitan conocer mejor la región.

3. La época de la prensa periódica en el Río de la Plata

El futuro ya llegó llegó como no lo esperabas todo un palo, ya lo ves.
Skay Beilinson-Indio Solari, “Todo un palo”, 1987.

112En la introducción, justifiqué la delimitación de una época a partir de la pulsión de futuro que atraviesa los textos de los años entre 1801 y 1810. El Telégrafo…, el Semanario… y el Correo de Comercio representan en sus páginas, con mayor insistencia a medida que corre el tiempo, distintos pasados futuros, presentes de la escritura que se quiere dejar atrás, que se quiere convertir rápidamente en pasado en nombre del ubicuo progreso ilustrado; así, al tiempo que dan cuenta de una ampliación del horizonte de expectativas delatan también una insatisfacción creciente con el presente vivido. El cierre de esa época está marcado por el momento en que un evento cargado de futuro se hace presente: la revolución, aun cuando todavía no se la nombre con ese término. Se trata por cierto de un futuro distinto del esperado, que obligará a revisar el pasado y a reconfigurarlo como tal. La difusión del nuevo horizonte de expectativas, cada vez más diferente del espacio de la experiencia, liquida la época a partir de su propio éxito: en 1810 ya las expectativas de cambio económico, social y político han desbordado el permeable círculo de la elite, como culminación de un proceso entre cuyas causas debe ocupar un lugar entre otros la tarea ilustradora de la prensa periódica. Se escribe para ilustrar, se lee para ilustrarse: que aquellas figuras sociales que el pensamiento ilustrado concebía como “lectores débiles” tomen la palabra y produzcan un discurso escrito demuestra no tanto una inversión de roles cuanto un auténtico éxito de la práctica ilustradora de la prensa periódica. Poco importa que se trate de labradores o de mujeres reales, sino que lo relevante es que se presentan y se constituyen como tales en tanto que instancia enunciadora; basta pensar en la diferencia que existe entre plantear como enunciador al propio labrador, tal como hace Belgrano, y necesitar todavía de un intermediario letrado, el sacerdote rural, para producir un diálogo semejante, como ha querido hacerlo Vieytes.

113Al mismo tiempo, es la propia escritura la que perdura, o se piensa a sí misma como perdurable, característica que la imprenta no hace más que potenciar y multiplicar. Solo a partir de la escritura puede postularse una lectura futura, de la cual es pasado; a la vez, para esa escritura, la lectura es menos futura que presente, pues articula y justifica su propia existencia. Si aceptamos que la época que nos interesa explorar aquí se abre cuando un grupo de letrados ilustrados insatisfechos con el presente que viven comienzan a producir textos con esa singular pulsión de futuro, y aceptamos también que da paso a otra en que esa pulsión de futuro se halla propagada en otros estratos de la sociedad (de lo cual el apoyo popular que el “nuevo orden del día” va acumulando después del 25 de mayo de 1810 es prueba cabal), nos vemos obligados a reconocer el rol central que desempeñó la prensa periódica en el despliegue de esa idea al cambiar las relaciones de los sujetos con la escritura. En ese sentido, si bien los periódicos aquí analizados parecen no haber logrado instalarse como un consumo cultural de aquellos lectores tan denodadamente buscados y prolijamente descriptos en sus páginas, difícilmente pueda considerarse esto un fracaso cuando sí lograron algún público; si la lectura de la prensa periódica es una actividad ilustrada tanto como su escritura es una actividad ilustradora, lectura y escritura cumplieron sus funciones al articular el sentido de la época.

Notes

23  Armando Petrucci, La ciencia de la escritura. Primera lección de paleografía, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2003, 27.

24  En lo que hace a la escolaridad, a partir de los cálculos de Abel Chanéton, La instrucción primaria en la época colonial, Buenos Aires, Sociedad de Historia Argentina, 1942, se podría estimar entre mil y dos mil la cantidad de estudiantes de primeras letras en la ciudad a comienzos del siglo XIX, una tasa de entre 0,25 % y 0,5 % de la población, lo cual contrasta con el entre uno y dos por ciento que Carlos Newland (“La educación elemental en Hispanoamérica. Desde la independencia hasta la centralización de los sistemas educativos nacionales”, Hispanic American Historical Review 72: 1, 1991, 335-364), calcula para América. Similar contraste se da en las cifras de Celina Lértora Mendoza, quien para 1773/5 estima un total de 775 cursantes de primeras letras sobre un total de 23.000 habitantes (Celina Lértora Mendoza, “La enseñanza elemental y universitaria”, Academia Nacional de la Historia, Nueva Historia de la Nación Argentina, tomo 3, La Argentina entre los siglos XVII y XVIII, Buenos Aires, Planeta, 1999, 369-402, 377). Sin embargo, en tanto los cálculos están hechos sobre la población total (a diferencia de las actuales, que toman como dividendo la población en edad escolar), puede influir en el caso porteño la gran cantidad de inmigrantes y, por lo tanto, la menor proporción relativa de niños en su población. Tampoco hay que descartar que “… algunos niños y adultos aprendían a leer fuera de la escuela. Muchos lo hacían en sus hogares, a veces por medio de preceptores particulares, una práctica corriente en las clases acomodadas. En muchos casos las madres enseñaban a sus hijos y los patrones a sus sirvientes” (Newland, op. cit., 360).
Todo lo cual habla más de la dificultad de realizar un cálculo adecuado que del número en sí. Los trabajos panorámicos de historia y los específicos de historia cultural, historia de la cultura escrita, historia de la educación y demás campos cercanos saben enfatizar el exiguo porcentaje de lectores entre la población total, pero no contamos con estadísticas precisas. Ver también Manuel Horacio Solari, Historia de la educación argentina, Buenos Aires, Paidós, 1978; Felix Weinberg, Modelos educativos en la historia de América Latina, Buenos Aires, Kapelusz, 1984; Adriana Puiggrós, Qué pasó en la educación argentina: Una historia de la educación argentina de la conquista a la actualidad, Buenos Aires, Galerna, 2004; y Héctor Rubén Cucuzza, “Leer y rezar en la Buenos Aires aldeana”, Héctor Rubén Cucuzza y Roberta Paula Spregelburd (dir.), Para una historia de la enseñanza de la lectura y la escritura en la Argentina, Buenos Aires, Miño y Dávila, 2012, 51-86.

25  Ricardo E. Rodríguez Molas, Historia social del gaucho, Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, 1982, 106.

26  Las clases de escritura, en general, estaban en manos de maestros distintos de los que enseñaban a leer y, cuando se cobraban, eran más caras. En 1772, por ejemplo, el Cabildo nombró a Francisco Antonio de Berea como maestro de primeras letras (solo lectura) y a José Manuel García, “con la obligación de enseñar a escribir y contar y celar sobre la enseñanza de leer”, es decir que el segundo tenía una jerarquía superior al primero en el “sistema” escolar (Chanéton, op. cit., 171). En 1794, Saturnino Peña publica un “Aviso” impreso que ofrece clases de lectura a dos pesos mensuales y de escritura a cuatro, pues la útima “incluye el papel, la tinta y las plumas” (ibid., 193-194). Matías Maggio Ramírez, “Nalgas sangrantes. Un boceto a mano alzada acerca de los problemas de hacer buena letra en la Buenos Aires colonial”, Páginas de guarda 4, 2007, 107-114.

27  El 20 de julio de 1790, el Cabildo rechazaba el pedido de Francisco Pérez para poner una escuela de primeras letras “por quanto la forma de la letra es todavía imperfecta; y que por otra parte se tiene noticia del que el Suplicante es aun Joben” (Acuerdos del extinguido Cabildo de Buenos Aires serie III, t. IX, Buenos Aires, Archivo General de la Nación, 1933, 381). Veinte años después, apasionado por la educación, urgido por la pobreza del país e inflamado del humanismo cristiano que lo caracterizaba, Manuel Belgrano parece refutar directamente al Cabildo: “Basta con que los Maestros sean virtuosos, y puedan con su exemplo dar lecciones prácticas á la niñez y juventud, y dirigirlos por el camino de la Santa Religion y del honor, y pudiendo enseñar á leer bien, poco importa que su forma de letra no sea de lo mejor; suficiente es con que se pueda entender” (Correo de Comercio I4, 26).

28  Irving Leonard, Romances of Chivalry in the Spanish Indies, with some Registros of Shipments of Books to the Spanish Colonies, Berkeley, University of California Press, 1993, y Books of the Brave. Being an Account of Books and of Men in the Spanish Conquest and Settlement of the Sixteenth Century New World, Berkeley, University of California Press, 1992; José Torre Revello, El libro, la imprenta y el periodismo en América durante la dominación española, Buenos Aires, Jacobo Peuser, 1940. Como señala Rolena Adorno en la reedición del libro más conocido de Leonard, “el fracaso de la autoridad inquisitorial para reprimir los libros de literatura popular no merece elogios” (Rolena Adorno, “Introduction”, Leonard Irving, Books…, ix-xl, xvi, traducción mía); no se trata de refutar (o ratificar) la “leyenda negra”, sino de reconocer la oscuridad precisa de una historia de la que sabemos que no es “leyenda”.

29  Según Roberto Di Stéfano, no había grandes diferencias entre las coleciones de los clérigos y religiosos y las de los laicos ( “Religión y cultura: libros, bibliotecas y lecturas del clero secular rioplatense”, Bulletin Hispanique 2, 2001, 511-541). En relación con las bibliotecas, ver José Torre Revello “Bibliotecas en el Buenos Aires antiguo desde 1729 hasta la inauguración de la Biblioteca Pública de 1812”, Revista de Historia de América 59, 1965, 1- 148; Daisy Rípodas Ardanaz, El obispo Azamor y Ramírez: tradición cristiana y modernidad, Buenos Aires, 1982, y “Libros, bibliotecas y lecturas”, Academia Nacional de la Historia, Nueva Historia de la Nación Argentina 3, Período español (1600-1810), Buenos Aires, Planeta, 1999, 247-279; Alejandro Parada, Cuando los lectores nos susurran, Buenos Aires, Instituto de Investigaciones Bibliotecológicas, Facultad de Filosofía y Letras, 2007, 27-54, y Los orígenes de la Biblioteca Pública de Buenos Aires, Buenos Aires, Editorial de la Facultad de Filosofía y Letras, 2009, 59-146); y Alicia Virginia Cernaz, Las transformaciones de un público lector: los periódicos como novedad en el Buenos Aires tardo colonial, 2014, disponible en www.memoria.fahce.unlp.edu.ar, 29-41. Para el comercio de libros, Domingo Buonocuore, Libreros, editores e impresores de Buenos Aires, Buenos Aires, Bowker, 1974; Daisy Rípodas Ardanaz, “Introducción fraudulenta de libros prohibidos en el Río de la Plata (1788)”, Revista de Historia del Derecho 28, 2000, 503-512; Ernesto J. A. Maeder, “Libros, bibliotecas, control de lecturas e imprentas rioplatenses en los siglos XVI a XVIII”, Teología 77, 2001, 8-25; y Cernaz, op. cit., 41-45.

30  Azamor y Rodríguez donó a su muerte en 1796 su nutrida biblioteca, de mil sesenta y nueve obras (dos mil ochenta y cuatro volúmenes), la mayoría de ellas traídas de España por él mismo cuando se radicó en Buenos Aires, con mandato expreso de que se constituyese una biblioteca de acceso público, pero solo con la creación de la Biblioteca Pública de Buenos Aires en 1812 esos libros estarían a disposición de los lectores (Rípodas Ardanaz, op. cit., 1982, 117 y siguientes; Ricardo Levene, El fundador de la Biblioteca Pública de Buenos Aires: estudio histórico sobre la fundación y formación de la Biblioteca Pública en 1810 hasta su apertura en marzo de 1812, Buenos Aires, Ministerio de Justicia e Instrucción Pública, 1938, 73; Parada, op. cit., 2009, 96). Franciso de Pietro y Pulido y su esposa María de las Nieves Justa Aguirre donaron la totalidad de su biblioteca, de trescientos treinta y seis obras (mil volúmenes), al Convento de la Merced, en vida, en 1794, con el cargo de que fuese franqueado el acceso al publico “para que pueda ocurrir el que quiera á aprobecharse dela lectura que le convenga” (Ricardo Levene, “Fundación de una biblioteca pública en el Convento de la Merced de Buenos Aires, durante la época hispánica, en 1794”, Humanidades 32, 1965, 26-51, 33). Prieto y Pulido, además, de 1779 a 1783, llevó un “Cuaderno de los libros que me han llevado prestados” que puede considerarse el primer intento de una biblioteca circulante en el Río de la Plata, estudiado extensamente por Parada, op. cit., 2009, 115-134).

31  Parada, op. cit., 2009, 140.

32  Rípodas Ardanaz, op. cit., 1999, 249; Parada, op. cit., 2009, 70.

33  Rípodas Ardanaz, op. cit., 1982, 89-92. Junto con los excepcionales casos de Azamor y Ramírez y Prieto y Pulido, la otra colección importante fue la de Juan Baltasar Maziel, quien contaba con cuatrocientos veintitrés obras (mil noventa y nueve volúmenes) a su muerte en 1788, muchas de ellas adquiridas por Maziel cuando la expulsión de los jesuitas (Torre Revello, op. cit., 1965).

34  Parada, op. cit., 2009, 71. Un caso particular, por el documento que ha dejado y por la minuciosidad con que lo confeccionó, fue el ya citado de Prieto y Pulido, que llevó su “Cuaderno de los libros que me han llevado prestados” durante cuatro años.

35  Ver Buonocuore, op. cit., aún hoy el trabajo más completo sobre el comercio de libros virreinal.

36  Daisy Rípodas Ardanaz calcula que para formar una “buena biblioteca” eran necesarios tres mil pesos en Buenos Aires, mientras que en una ciudad con fuerte vida cultural como La Plata, con obispado, audiencia y universidad, se requerían sin embargo entre cuatro y cinco mil pesos (Daisy Rípodas Ardanaz, “Libros y lecturas en la época de la Ilustración”, Historia general de España y América en el siglo XVIII. La Ilustración en América, Madrid, Rialp, 1989, tomo XI, vol. 2, 467-496; citado en Cernaz, op. cit., 44.).

37  Recientemente Adrian J. Pearce ha sostenido con buenos argumentos la existencia de dos “ciclos de reforma” anteriores al reinado de Carlos III (1759-1788), con particular fuerza en los territorios americanos, ubicando el primero entre 1710 y 1736 y el segundo entre 1745 y 1763. Ver Adrian J. Pearce, The Origins of Bourbon Reform in Spanish South America, 1700-1763, New York, Plagrave Macmillan, 2014.

38  Azara y Cerviño habían nacido en España, pero su desempeño en el Río de la Plata permite asociarlos al grupo. Asimismo, la división entre “mayores” y “jóvenes” resulta arbitraria: entre Cerviño (el más joven de los que agrupamos entre los primeros) y Vieytes (el más viejo de los segundos) no hay más que cinco años de diferencia. Se trata, en todo caso, de una tenue división generacional, que abreva en el “grado de modernidad” atribuible a los dos grupos. Sobre la interacción entre las elites locales y la Corona española en la instrumentación de las reformas borbónicas, puede consultarse Tulio Halperin Donghi, Reforma y disolución de los Imperios Ibéricos, 1750-1850, Madrid, Alianza, 2005, 17-74; y David Brading, Orbe Indiano. De la Monarquía católica a la República criolla, 1492-1867, México, Fondo de Cultura Económica, 1998, 503-529.
Por otro lado, desde la perspectiva ya clásica de Germán Tjarks, el Consulado no fue una institución reformista, sino más bien lo contrario, una solución corporativa a la defensa de las posiciones ganadas por los comerciantes porteños en la segunda mitad del siglo XVIII (Germán Tjarks, El Consulado de Buenos Aires y sus proyecciones en la Historia del Río de la Plata, Buenos Aires, Instituto de Historia Argentina “Doctor Emilio Ravignani”, 1962). Sin embargo, la defensa de privilegios y prebendas ya obtenidas no era contradictoria con la promoción del libre comercio ni con otras medidas reformistas; al contrario, ya instalados en Buenos Aires y con sólidos lazos comerciales y sociales, los comerciantes más poderosos eran quienes más podían ganar con una política que permitiese mayor competencia. Gerardo Kraselsky ha analizado la creación de las primeras Juntas de comercio y del Consulado como resultado de una negociación con mutuos beneficios para la Corona y los comerciantes porteños, frente a los hacendados locales y los comerciantes de Lima (Gerardo Kraselsky, “De las Juntas de Comercio al Consulado. Los comerciantes rioplatenses y sus estrategias corporativas, 1779-1794”, Anuario de Estudios Americanos 64: 2, 2007, 145-170).

39  José Carlos Chiaramonte, La crítica ilustrada de la realidad, Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, 1994, 17.

40  En ese período, de hecho, es cuando la economía política adquiere el estatus de conocimiento específico en la reflexión europea y puede, por lo tanto, ser separada conceptualmente (hasta cierto punto) de las concepciones filosóficas, éticas y políticas con las que había estado ligada. Semejante “renovación parcial” no habría sido posible un siglo antes. Según María Verónica Fernández Armesto, en el discurso económico aparecen las características del pensamiento moderno más tempranamente. Sobre todo, porque los textos de economía tenían una circulación casi ilimitada en el Río de la Plata, debido a que la censura y la Inquisición ponían más atención en los textos de contenido político o religioso, de modo que aun libros prohibidos escapaban a esos controles (María Verónica Fernández Armesto, “Lectores y lecturas económicas en Buenos Aires a fines de la época colonial”, Información, Cultura y Sociedad 13, 2005, 29-56).

41  Ver Jorge Gelman, “Presentación”, en Pedro Andrés García, Un funcionario en busca del Estado, Bernal, Universidad Nacional de Quilmes, 1997, 11-46, 15-18.

42  Chiaramonte, op. cit., 1994, 48.

43  “Moderado liberalismo económico” porque, en primer lugar, atacando las trabas al comercio de granos y de cueros y carne salada, ambos documentos no dejan de reconocer la autoridad de la Corona para fijar esas trabas. Y, en segundo lugar, porque aun rechazando esas trabas y elevando el afán de lucro a una virtud, este debe ser compatible “con la justicia y la pública utilidad” ( “Los labradores de Buenos Aires piden que no se impida en aquella provincia la extracción de sus frutos”, La Revista de Buenos Aires XVII, 1868, 154-155).

44  Chiaramonte, op. cit., 1994, 114-118.

45  La primera gaceta manuscrita porteña que se conoce es de 1764. Ver José María Mariluz Urquijo, “La Gazeta de Buienos Aires (1764)”, Investigaciones y Ensayos 38, 1988, 449-483. La más antigua de las “noticias” impresas que se conservan, Noticias recibidas de Europa por el Correo de España, y por la vía del Janeyro, tiene fecha de enero de 1781, apenas llegada la imprenta a Buenos Aires, y si bien lleva el número 1, no hay datos respecto de su posible continuación. Ver Celestino Galván Moreno, El periodismo argentino. Amplia y documentada historia desde sus orígenes hasta el presente, Buenos Aires, Claridad, 1944, 27-28; César Luis Díaz, “Los albores del periodismo rioplatense”, Congreso Nacional de Historia Argentina bajo la advocación de los 150 años de la batalla de la Vuelta de Obligado, Buenos Aires, s/e, 1997, vol. 1, 59-71; y Fernando Sánchez Zinny, El periodismo en el Virreinato del Río de la Plata, Buenos Aires, Academia Nacional de Periodismo, 2008.

46  La primera imprenta del actual territorio argentino fue instalada por los padres jesuitas en el Colegio de Montserrat, en Córdoba, en 1764. Luego de la expulsión de la orden en 1767, la universidad y el colegio pasaron al control de los franciscanos, que discontinuaron el uso de la imprenta. Cuando en 1779 el virrey Vértiz ordenó su traslado a Buenos Aires para dar un medio de sostenimiento a la Casa de Niños Expósitos, creada ese mismo año, la imprenta estaba desarmada y guardada en un sótano. Ver Guillermo Furlong, Orígenes del arte tipográfico en América. Especialmente en la República Argentina, Buenos Aires, Huarpes, 1947, 151-163. La real cédula de fundación de la Casa, que autorizaba también la imprenta, es de 1783, pero ya en 1781 se publica el primer folleto, Representación del Cabildo de la ciudad de San Felipe de Montevideo (Juan María Gutiérrez, Bibliografía de la primera imprenta de Buenos Aires. Desde su fundación hasta el año 1810 inclusive, Buenos Aires, Imprenta de Mayo, 1866, 1866, 29). Para una historia completa de la Imprenta de los Niños Expósitos, ver los clásicos Félix Ugarteche, La imprenta argentina: sus orígenes y desarrollo, Buenos Aires, Talleres Gráficos R. Covals, 1929; y Guillermo Furlong, op. cit., 1947, y La imprenta en Buenos Aires (1785-1807), tomo 2 de la Historia y bibliografía de las primeras imprentas rioplatenses (1700-1850), Buenos Aires, Librería del Plata, 1955; ver también los renovadores trabajos de Fabio Ares, especialmente Expósitos. La tipografía en Buenos Aires 1780-1824, Buenos Aires, Dirección General Patrimonio e Instituto Histórico, 2010, y “Las letrerías de Antonio Espinosa en la Real Imprenta de Niños Expósitos. El caso del Telégrafo Mercantil, primer periódico de Buenos Aires”, Cuadernos de Estudio del siglo XVIII 23, 2013, 35-66.

47  En el marco de lo que Wiebe Bijker ha denominado “abordaje sociohistórico” de los estudios sobre la tecnología, una tecnología no consiste sólo en un artefacto mecánico, sino que es una serie de prácticas sociales y culturales que surgen en la interacción de los seres humanos y los dispositivos técnicos (Wiebe Bijker et al., The Social Construction of Technological Systems, Cambridge, MIT, 1990).

48  Gutiérrez, Bibliografía…, 31-32.

49  Ibíd., 234-246.

50  Telégrafo I, 1, 1-8.

51  En los dominios ingleses en América, el pionero New-England Courant es de 1721, apenas un año antes de la Gaceta de México…, si bien hay hojas con informes de precios y de entradas y salidas de mercancías desde 1705. Con todo, para mediados de siglo, prácticamente cada colonia tiene su propio periódico con páginas literarias y políticas y en algunos casos más de uno. Con la proclamación de independencia de Estados Unidos en 1776 y la guerra, las publicaciones políticas se multiplican.

52  La Real Resolución del 24 de febrero de 1791 prohibió todos los periódicos, excepto el Diario de Madrid, la Gaceta de Madrid y el Mercurio histórico y político (estos dos últimos oficiales). Si bien después se hicieron excepciones, entre 1789 y 1808, de los treinta y nueve pedidos de iniciar publicaciones en Madrid solo se aceptan diecinueve. Ver Beatriz Sánchez Hita, “La prensa en Cádiz en el siglo XVIII”, El Argonauta Español 4, 2007, 1-35.

53  La Gazeta del Gobierno de Buenos Aires (octubre de 1809-enero de 1810) estaba dedicada casi exclusivamente a reproducir la Gazeta del Gobierno de Sevilla; en el capítulo 4 me referiré a ella.

54  La Gazeta… cambiaría su formato al medio pliego en 1812, que se volvería el estándar en las siguientes décadas. El formato in cuarto era el estándar en la América colonial y también en la Europa contemporánea, aunque ya a fines del siglo XVIII había publicaciones más grandes al menos en Inglaterra. Por otro lado, el Correo de Comercio y la Gazeta… tienen una caja de texto más aireada y una tipografía más clara y limpia; sus ejemplares no salieron de la imprenta jesuita original, cuyos gastados tipos producían letras irregulares e interespacios sucios en las páginas del Semanario…, sino que había sido enriquecida con las partes metálicas de la imprenta con la que los británicos habían publicado The Southern Star/La Estrella del Sur en la Montevideo conquistada en 1807. También en 1809 llegaron de España quince cajas de letras nuevas (Furlong, op. cit., 1955) Ese mismo año se empiezan a usar, un poco caóticamente y mezclados con las existentes tipografías romanas, tipos de diseño inglés, tanto el ya común Caslon como los novedosos Fry (creado en 1796) y Walbaum (en 1800). El Correo de Comercio trae el nombre y la primera letra de cada número en los refinados tipos ornamentados de Fry y es más sobrio en el uso de orlas y separaciones que sus dos predecesores. Las tipografías que no volverían a ser usadas, bien por decisión del imprentero, bien porque se perdieron, fueron las góticas, elegidas por los británicos para los títulos de The Southern Star/La Estrella del Sur. Remito a Ares, op. cit., 2010 para un estudio pormenorizado de la tipografía de la época.

55  Sabemos que Juan Hipólito Vieytes, editor del Semanario…, lo había hecho con este y con el Correo de Comercio. Ver José Torre Revello, “La biblioteca de Hipólito Vieytes”, Historia 2: 6, 1956, 72-89. Michael Warner llama este modo de producción serial essays, “la forma más extendida de difusión política en el periodismo norteamericano” contemporáneo al aquí estudiado (Warner, op. cit., 65-66).

56  En sus Recuerdos del Buenos Aires virreinal, escribe Mariquita Sánchez de Thompson, alrededor de 1860: “… uno de los Oidores, don Joaquín de Campuzano […] pidió a don José Mila de la Roca, negociante que estaba en el fuerte, fuera a su casa a buscar un Mercurio (diarios como libritos que venían de España)…” (citado en Matías Maggio Ramírez, “Un puro vegetar. Representaciones de la lectura en el Semanario de Agricultura, Industria y Comercio (1802-1807)”, Paulina Brunetti et al., Ensayos sobre la prensa, Buenos Aires, Biblioteca Nacional, 2008, 205-292, 231). Agradezco a Matías Maggio Ramírez el envío de una copia del texto cuando todavía estaba inédito.

57  Correo de Comercio, “Prospecto”, 3.

58  Correo de Comercio I, 1, 3.

59  Para detalles sobre la vida en América de este personaje tan excéntrico como típico de la época, Mónica Martini, Francisco Antonio Cabello y Mesa, un publicista ilustrado de dos mundos (1786-1824), Buenos Aires, Instituto de Investigaciones sobre la Identidad Cultural (Universidad del Salvador)-Dunken, 1998, en particular 15-65. Mónica Martini realiza allí un esfuerzo admirable de recolección y compulsa de datos sobre Cabello y Mesa, a quien se lo menciona por su carácter de pionero en numerosísimos estudios, pero sobre quien no había ningún trabajo comprensivo previo.

60  El 2 de diciembre, tal vez frente a algunas quejas, Cabello y Mesa se veía obligado a explicar cómo contar la cantidad de páginas de la publicación, habida cuenta de que se habían prometido inicialmente dos entregas de ocho páginas por semana: “Algunos han comprehendido que los Telégrafos Extraordinarios no deben contarse entre el nùmero de exemplares que el Editor està obligado á dar á los SS. Subscriptores; y para evitar confusiones y disputas en lo sucesivo se advierte: que quando con acuerdo y venia del Sr. Censor, y à instancia de los mismos SS Subscriptores se reduxo la publicacion del Telégrafo á solos los Domingos, contando siempre de los 2 pliegos que antes salian á luz, uno en el Miercoles, y otro el Sabado, se previno también que dichos 2 pliegos del Domingo serian integros, si en el intermedio de la semana no ocurriesen novedades interesantes, porque en tal caso se publicarian estas por uno, ò mas Extraordinarios, rebaxándose los que fueren de los dos pliegos del Domingo…” (Telégrafo II, 33, 260). La explicación es sugestiva porque, amén de la expresión de la defensa del editor frente a las acusaciones de “deslealtad comercial”, también forma parte de una didáctica del nuevo medio, en línea con la definición de un lector ideal que analizo más adelante.

61  Telégrafo V, 1, 20. Algunos números, probablemente por el apuro en la salida, se conservan sin cortar como una sola hoja que ocupa todo el pliego, pero están diagramados para cortar en cuatro partes y ocupar ocho páginas. Son los números 3 (8 de agosto), 16 (23 de septiembre) y 17 (26 de septiembre de 1801) del tomo II. También hay dos suplementos a medio pliego y un único número, el 8 del tomo IV, de cuarenta y tres páginas, que incluye un texto titulado “Carta crítica sobre la relación historica de la Ciudad de Cordoba que hizo S. M. I. Ayuntamiento, y se publicó en el Telegrafo Argentino N. 4. Tom. III”, firmada por D. Patricio Saliano. “Patricio Saliano” era el seudónimo del deán Gregorio Funes, quien costeó la edición del texto para rebatir los errores de un artículo anterior y, en buena medida, para darse a conocer entre los grupos letrados porteños (Miranda Lida, Dos ciudades y un deán. Biografía de Gregorio Funes, 1749-1829, Buenos Aires, Eudeba, 2006, 119-121). Retomaremos la intervención de Funes en el capítulo 3.

62  Ver, entre otros, Ricardo Caillet-Bois y Julio César González, “Antecedentes para explicar el proceso de clausura del Telégrafo Mercantil, el primer periódico impreso bonaerense”, Revista de Historia de América 12, 1941, 99-120; y Carlos Correa Luna, Augusto S. Mallié y Rómulo Zabala, “Advertencia”, Semanario de Agricultura, Industria y Comercio, Buenos Aires, Junta de Historia y Numismática, 1928, tomo I, 17-27 (edición facsimilar).

63  Telégrafo, “Analisis”, 1.

64  Ibid., 7.

65  Ibid., 8.

66  Ibid., 3.

67  Ibid., 4.

68  El Diccionario de la lengua castellana compuesto por la Real Academia Española de 1803 aporta tres definiciones: “ciencia o conocimiento de las cosas”; “lo mismo que NOVEDAD, Ó AVISO”; y en plural, “las especies diversas en qualquier arte, ó ciencia, que hacen docto, ó erudito á alguno”.

69  Hebe Beatriz Molina, “Edición crítica de la oda ‘Al Paraná’ de Lavardén”, Incipit XVIII, 1998, 159-186, 160.

70  Telégrafo I, 1, 5.

71  Ibid., 6.

72  Pedro Luis Barcia propone una división ideal del contenido según el formato textual: el verso para la poesía y las notas en prosa para los aspectos político-ecónomicos (Pedro Luis Barcia, “Estudio preliminar”, La lira Argentina, Buenos Aires, Academia Argentina de Letras, 2001, 41-60, 50-51), pero más bien parece haber una continuidad entre uno y otro.

73  Telégrafo I, 4, 29-30.

74  Telégrafo I, 6, 41-44.

75  El poema de Lavardén no lleva un título claro, aunque la prosa del editor sugiere que este podría ser “Al Paraná”: “Mas oyd de un Socio nuestro (al Paraná)” (Telégrafo I, 1, 4) escribe, y luego incluye el poema. En primer lugar, el texto no es una oda, o al menos no puede ser incluido en el género sin reparos. Es cierto que “la oda es un referente genérico, no métrico” (María Begoña López Bueno, “Hacia la Delimitación del Género Oda en la Poesía Española del Siglo de Oro”, Grupo P.A.S.O., La Oda, Sevilla, Universidad de Sevilla, 1993, 175-214, 211), que se define por un interlocutor (la oda se dirige a un “tú”) y tiene un tema preciso; “y estos dos rasgos muchas veces se confunden. El poeta se dirige a un ‘tú’ que es el tema –a lo que podríamos llamar un ‘tú temático’–” (Claudio Guillén, “Sobre los comienzos de un género: hacia la oda en España”, Grupo P.A.S.O., op. cit., 149-173, 155); la oda es “la afirmación de una presencia” y solo la convención habría de agregarle una definición temática y estilística (Ibid., 155-156). Sin embargo, desde la adaptación del modelo italiano de Bernardo del Tasso y del latino de Horacio con el que Garcilaso de la Vega introduce el género en la lengua castellana (la “Ode ad florem Gnidi”, de 1543) y su posterior adopción en varias obras de Fray Luis de León, la oda se identificó con el molde estrófico de la lira (versos heptasílabos y endecasílabos con rima aBabB) o eventualmente con alguna variación de siete versos (aBabCBc o aBabcBc las más comunes), que puede clasificarse como estancia o silva. Si a eso se agrega que la explicación para este molde está relacionada con el carácter cantable de la oda, díficilmente los endecasílabos con rima en los versos pares de “Al Paraná” puedan inscribirse en esa tradición -Barcia señala esta diferencia y la piensa como rasgo de originalidad de Lavardén (Barcia, “Estudio preliminar”). Con todo, tanto Prego de Oliver como Medrano no titubean en llamarlo “oda”, opción que el editor retoma en el índice del tomo I. Dos décadas después, el periódico Doña María Retazos, publicado por el padre Francisco de Paula Castañeda en 1821, y la antología La lira argentina preparada por Ramón Díaz en 1824 retomarían la denominación de “oda” con la que aun hoy se lo conoce. Juan María Gutiérrez, que habría trabajado con un ejemplar del Telégrafo… corregido por el propio Lavardén, con más discreción titula “Invocación al Paraná” su edición de 1865 (ver Molina, op. cit., 1998).

76  Telégrafo I, 6, 44.

77  Cfr. Mónica Martini, “Ecos del periodismo finicolonial en la España a comienzos del Ochocientos”, II Congreso Argentino de Americanistas, Buenos Aires, Sociedad Argentina de Americanistas, 1998, tomo 2, 257-269, donde se mencionan diecisiete o dieciocho (según qué criterio se tome) citas o reformulaciones de artículos del Telégrafo… (solo seis de ellas atribuidas) en el Correo Mercantil de España y sus Indias. La mayor parte de la información reproducida es sobre precios y embarques, excluyendo toda mención de los productos que no tenían una circulación ultramarina. También figuran en la lista tres contribuciones del naturalista Tadeo Haenke.

78  Un colaborador identificado apenas como “un subscriptor” pone de relieve la amplitud de criterio para evaluar el valor de un texto literario: “… ¿quál habrá que los merezca [los elogios] mas cumplidamente que aquel en que se hallen convinadas la fuerza de la expresión, con la pureza del estilo, y la común utilidad? ¿Quál que aquel que se arrebate con mas fuerza los públicos sufragios, y que á manera de clarín sonoro transmita desde uno al otro polo la idea de nuestra ilustración? Un papel en que se nos dá un juicio general del año, una Tabla de purgas y sangrías para saber quando son buenas ó malas, ¿puede ser ni mas recomendable por los objetos que abraza, ni mas digno de nuestro aprecio por el común provecho?” (Telégrafo I, 8, 63).

79  Telégrafo, “Analisis”, 15.

80  En la presentación del periódico, Cabello y Mesa hace una profesión de fe liberal citando al Conde del Campomanes: “El deseo de ser feliz, es el primero, y ùnico movil de los hombres […] Entonces son felices, cumpliendo con los deberes de Padre, de Hijo, de Esposo, de Amigo, y de Ciudadano […] la inſtruccion à los Labradores, Manufactureros y Soldados comunes es siempre util al Eſtado…” (Telégrafo, “Analisis”, 11).

81  Telégrafo I, 8, 64; II, 6, 39; I, 30, 238; respectivamente.

82  Ibid., I, 10, 77; destacado mío.

83  Ibid., V, 1, 8. Teniendo en cuenta la coherencia de sus reclamos con el plan editorial, los elogios que dedicaba al periódico y los versos que enviaba cargados con las referencias escatológicas que tanto le gustaban al editor, es probable que el autor del texto fuera el propio Cabello y Mesa.

84  Ibid., I, 10, 78.

85  Inmanuel Kant, “Respuesta a la pregunta: ¿Qué es el iluminismo?”, Espacios de crítica y producción 4/5, 1986, 40-47, 43.

86  Outram, op. cit., 47-92.

87  Ver Paulo Freire, Pedagogía del oprimido, México, Siglo XXI, 2005, 75-81.

88  Telégrafo I, 1, 5.

89  Ibid., I, 1, 6

90  Ibid., I, 1, 7.

91  Cabello y Mesa había anunciado su intención de publicar en el primer ejemplar de cada mes una lista de los suscriptores, informando además el título o empleo y el nombre de la calle y casa donde vivía (Telégrafo, “Analisis”, 15). En verdad, sólo publicó dos listas durante el año y medio que apareció el periódico, la primera antes del primer número, el 14 de febrero de 1801, junto con una explicación de la demora en salir debida a la falta de suscriptores (Telégrafo, “El editor a los señores subscriptores”), y la segunda probablemente junto con el primer número del segundo tomo, en agosto de 1801 (Telégrafo, “Lista de los señores subscriptores al Telegrafo”).

92  Para poner en contexto la cantidad total de suscriptores, ver el estudio de Alberto Saladino García, quien da las siguientes cifras: Gazeta de México, 400 ejemplares; Diario de Lima, 340; Mercurio Peruano, 377; Gazeta de Guatemala, 204; El redactor americano (Nueva Granada), 398; Diario de México, 671; Jornal Económico y Mercantil de Veracruz, 233 (Alberto Saladino García, Ciencia y prensa durante la Ilustración latinoamericana, México, Universidad Autónoma del Estado de México, 1996, 72).

93  Ver Martini, Francisco Antonio…, 234-244. Martini también incluye -como un extraordinario aporte para otros investigadores y con inusual generosidad- un apéndice en el cual identifica el origen, la ocupación, la edad, el lugar de residencia y otros datos de interés (hasta donde ha logrado hallarlos según el caso) de cada suscriptor. Ver 371-410.

94  Entre aquellos cuya edad logra averiguar Martini, apenas un 4,5 por ciento son menores de treinta años (Ibíd., 240). De todos modos, cuando en el Telégrafo… se habla de “jóvenes”, deberíamos pensar más bien en los que hoy se llamarían “adolescentes”, no mayores de dieciocho o veinte años.

95  Este caso es indicativo de la imprescindible prevención de identificar suscriptores con lectores: en el mismo periódico se insertan algunos textos remitidos por mujeres que probablemente eran sus lectoras.

96  El Nuevo Café del Colegio, el Tribunal del Real Consulado, el Hospital de la Caridad de Montevideo.

97  “Carta informe, ó sin principio, medio, y fin; escrita por un Anónimo con el designio de criticar las Poesias insertas en los Ns. 1, 4 y 6”, Telégrafo I12, 89-96; “El editor”, Ibid., I, 25, 193-199”. “Aborto intelectual del Autor de la Carta del N° 12” y “Respuesta del editor”, Ibid., I, 29, 228-232.

98  “Memorial de la M. N. y M. L. Ciudad de Buenos-Ayres, sobre que en los Almanakes, y otros documentos donde se está cometiendo el anacronismo de establecer la época de la fundación de esta Metropoli en el año de la era vulgar de 1536 se subrrogue en el de 1575 que fue cuando realmente se verificó”, Ibid., II, 11, 72-77; “Examen critico de la época de la fundacion de Buenos Ayres promovido por el Memorial de Ennio Tullio Grope, que se halla en el segundo tomo del Telégrafo”, Ibid., III, 2, 9-26; “Discurso histórico cronológico, sobre la fundación de Buenos-Ayres, escrito por el Sr. Oydor honorario, y Teniente Asesor de la Provincia del Potosi D. D. Pedro Vicente Cañete”, Ibid., IV, 2, 17-32; “Al Anónimo, y á D. Juan de Alsina sobre la fundación de Buenos-Ayres, y otros incidentes utiles y curiosos”, Ibid., IV, 3, 33-46, 4, 99-58; “Suplemento al rasgo sobre la fundacion de Buenos-Ayres publicado en los Telégrafos Ns. 3 y 4 desde el folio 33 al 58”, Ibid., IV, 7, 98-102.

99  “Reflexiones sobre preferir el Puerto de Montevideo al de Ensenada de Barragan”, Ibid., I, 3, 22-23, 4, 30-31, 5, 36-39; “Extracto de la Disertacion escrita en Buenos Ayres, refutando las Reflexiones insertas en los Ns. 3, 4 y 5 de este Periodico, [a] cerca de probar la preferencia de uno de los dos Puertos Montevideo ó la Ensenada, para que las Embarcaciones de la Peninsula pueda verificar sus cargas y descargas y esten seguras dentro del surgidero”, Ibid., I, 8, 57-59, 9, 65-69, 10, 73-76.

100  Carta del “Infausto Pastor” (sin título), Ibid., I, 27, 213-215; respuesta al “Pastor Infausto” (sin título), Ibid., I, 238-240; “Memoria sobre los progresos de la Religion hacia el N. del Rio de la Plata”, Ibid., II, 8, 52-55; 9, 63; 10, 69; 11, 76-77; 13, 89-90; “Rural”, Ibid., IV, 9, 157-182.

101  Cartas sin título en Ibid., I, 83-88 (dos cartas) y 227-229; “Humanidad”, Ibid., I, 271-277.

102  “Relacion histórica de la ciudad de Cordoba del Tucuman, hecha y remitida al Editor, en testimonio por los SS. de su Ilustre Cabildo, Justicia, y Regimiento”, Ibid., III, 41-49; “Justicia, y Regimiento de la ciudad de Cordoba del Tucuman”, Ibid., IV, 273-280; “Carta critica sobre la relacion histórica de la Ciudad de Cordoba que hizo S. M. I. Ayuntamiento, y se publicó en el Telegrafo Argentino N. 4 Tom. III”, Ibid., IV, 113-155. Analizaré esta discusión en el capítulo 3.

103  “Reflexiones economicas, y politicas en materia del principalísimo abasto de Pan de esta Ciudad de Buenos-Ayres divididas en quatro Capitulos”, Ibid., III, 65-74, 81-87, 107-109; “Rural. Examen critico sobre las reflexiones político económicas que se hallan publicadas desde el N. 5 Tom. III de este Telegrafo”, Ibid., IV, 542-549.

104  “Minería. La Platina” y “Reflexiones que hace el Editor de este Telegrafo sobre el antecedente rasgo, y de los medios que deben adoptarse, como únicos, para que prospere la minería, en general, de esta America Meridional”, Ibid., IV, 525-540.

105  Telégrafo I, 11, 81-82.

106  Semanario de Agricultura, Industria y Comercio, “Prospecto”, viii De aquí en adelante cito como Semanario… El “Prospecto” lleva números de página romanos, por lo que los respetamos, aunque en minúsculas.

107  Ibid., iii.

108  Ibid., iii-iv.

109  Ibid., iv.

110  Ver Roberto Di Stefano y Loris Zanatta, Historia de la Iglesia en Argentina, Buenos Aires, Sudamericana, 2000, en particular 85-104. También puede consultarse el artículo más específico de Jaime Peire y Roberto Di Stefano, “De la sociedad barroca a la ilustrada: aspectos económicos del proceso de secularización en el Río de la Plata”, Andes 15, 2004, 117-150, en el que la pérdida del poder de las órdenes se explica en términos económicos.

111  El abate François Rozier redactó gran parte de los nueve primeros tomos del Cours complet d’agriculture theorique, pratique, économique, et de médecine rurale et vétérinaire, suivi d’une méthode pour étudier l’agriculture par principes ou dictionnaire universel d’agriculture, publicados en París entre 1781 y 1786; luego se publicarían tres tomos más entre 1800 y 1805. La edición que manejó Vieytes fue una de quince tomos en octavo, titulada Curso completo ó diccionario universal de agricultura teórica, práctica, económica, y de medicina rural y veterinaria. Escrito en francés por una sociedad de agrónomos, y ordenado por el abate Rozier. Traducido al castellano por don Juan Alvarez Guerra, individuo en la clase de agricultura de la Real Sociedad Económica de Madrid, publicada por la Imprenta Real de Madrid en 1797. El Semanario de Agricultura y Artes, dirigido a los Párrocos se publicó en Madrid entre 1797 y 1808, y Vieytes mantenía una suscripción intermitente, aunque logró completar la colección. Para su caracterización, ver Elisabel Larriba y Gérard Dufour, El Semanario de Agricultura y Artes dirigido a los párrocos (1797-1808), Valladolid, Ámbito, 1997.

112  Semanario, “Prospecto”, iv.

113  Ya se había preparado para cumplir su parte; escribe: “tendré a la vista los mejores Autores así Nacionales como Extrangeros que en estos últimos tiempos ilustrados hayan tratado con más conocimiento sobre las materias indicadas. Consultaré los mejores periódicos de Europa (a los que ya me he subscripto con anticipación) para comunicar al público los conocimientos útiles que puedan fácilmente acomodarse a nuestra situación actual; y finalmente recibiré e insertaré en los papeles semanales, todas quantas memorias se me remitan (francas de porte) con tal que en ellas se trasluzca la utilidad que tiene por objeto este Periódico” (Semanario, “Prospecto”, vii). Y cumpliría; en los cinco años que publicó el periódico, citó una gran cantidad de autores europeos. Félix Weinberg da una lista: Montesquieu, Ulloa, Nickols, Arnold, Pauw, Buffon, Linneo, Hales, Berthollet, Lavoissier, Fourcroy, Vauquelin, Chaptal, Rumford, Jenner, Reamur, Parmentier, Guthrie, Cadet de Vaux, Paracelso, Franklin, Jovellanos, Ustariz, Zabala, Campillo, Foronda, Ward, Galiani, Morellet, La Ribière, Hume, Smith, Rozier, La Rochefoucauld, Young, Valcárcel, Gotte, Poncelet. Hay una fuerte presencia de enciclopedistas entre los que tienen un perfil más “científico” (biología, química, agricultura, meteorología), mientras que, con la excepción de Smith y su refundidor Cumpre (y en cierta medida Franklin, aunque sus ideas económicas están casi ausentes), los autores de economía y de economía política son o bien españoles (como Jovellanos, a quien se le podría agregar Campomanes) o bien italianos (Foronda, Galiani) (Felix Weinberg, “Juan Hipólito Vieytes, precursor y prócer de mayo”, en Juan Hipólito Vieytes, Antecedentes económicos de la Revolución de Mayo, Buenos Aires, Raigal, 1956, 18-19).
Por otro lado, la fuente más importante de Vieytes, aun en los casos de varios de estos grandes nombres, eran los periódicos a los que se hallaba suscripto o compraba sueltos. A lo largo de los doscientos dieciocho número, refiere: Annales des arts et manufactures, Anales de literatura, ciencia y artes, Correo Mercantil de Madrid, Espíritu de los mejores diarios, Gazeta de Bayona, Gazeta de Filadelfia, Gazeta de Panamá, Gazeta de Lisboa, Gazeta de Madrid, Gazette Nationale ou le Moniteur Universel, Journal des arts et manufactures, L´esprit des journalistes, Mercurio de España, Mercurio Peruano, Minerva Peruana, Papel periódico de Santa Fe de Bogotá, Semanario de Agricultura y Artes, dirigido a los Párrocos, y The Naval Chronicle. También, sin que sea posible identificarlos, menciona Gazeta de la Salud, Gazeta extranjera, Papel público de Londres y Semanario de Agricultura y Comercio. El periódico El Soñador aparece como la fuente de un artículo, pero Paul Verdevoye y Matías Maggio Ramírez no han podido identicar de qué periódico se trata, pues Vieytes muchas veces castellaniza los títulos, los abrevia o los cita desprolijamente. Ver Paul Verdevoye, Costumbres y costumbrismo en la prensa argentina desde 1801 hasta 1834, Buenos Aires, Academia Argentina de Letras, 1994, y Matías Maggio Ramírez, “Un puro vegetar. Representaciones de la lectura en el Semanario de Agricultura, Industria y Comercio (1802-1807)”, en Paulina Brunetti et al., Ensayos sobre la prensa, Buenos Aires, Biblioteca Nacional, 2008, 205-292; agradezco a Matías Maggio Ramírez el envío de una versión digital de su artículo cuando todavía estaba inédito.

114  Semanario, “Prospecto”, viii.

115  El concepto de “oralidad secundaria” ha sido elaborado por Walter Ong, quien la define como aquella deliberada y formal, que se basa en el uso del escrito y del material impreso, pero que aun así engendra un sentimiento de grupo similar al de la oralidad primaria (ver Ong, op. cit., 134). Joyce Coleman, que discute varios aspectos de la teoría de Ong, utiliza el concepto de “auralidad” (aurality, que en inglés es un homófono de orality, oralidad), que remite a la lectura en voz alta de un texto a cargo de un lector autorizado frente a un público que oye (ver Coleman, op. cit.). El objetivo de Coleman es analizar la lectura tardomedieval y de la temprana modernidad (es decir, contemporánea a la expansión del uso de la imprenta en Europa) realizada para un público letrado que, de acuerdo a sus hipótesis, prefería escuchar textos como una práctica social común antes que leerlos en una silenciosa soledad. La textualidad del Semanario…, sin embargo, no tiene características que respondan al objetivo final de una lectura oral (más bien al contrario, tiene algunas que atentan contra ella, como la escansión de textos en varios números o el uso de la nota al pie). Es mucho más visible la representación de una lectura tal inserta en el texto que un texto elaborado con esos fines: el ideologema funciona como refuerzo en un doble sentido: el que lee frente a un público que escucha, sabe, y lee porque sabe. Chartier ha analizado cómo en la Francia del s. XVIII esa práctica lectora ya no tenía vigencia, y aun así permanecía en el imaginario sobre la lectura (Roger Chartier, Libros, lecturas y lectores en la edad moderna, Madrid, Alianza, 1994). A juzgar por la propuesta de Vieytes, también lo estaba en el contexto rioplatense de comienzos del s. XIX (y sería posible afirmar que hoy sigue existiendo). Lograr que esa representación fuera real le habría asegurado Vieytes un alcance pleno al público deseado.

116  Según Di Stefano y Zanatta, el “parroco ilustrado” tenía a su cargo un vasto abanico de obligaciones que iban desde la variolización contra la viruela a la enseñanza de las primeras letras y la resolución de conflictos familiares o de propiedad (Di Stefano y Zanatta, op. cit., 145-157 y 175-182).

117  Semanario, “Prospecto”, v.

118  Semanario I, 6, 41.

119  Ibid., I, 7, 43.

120  Para contribuir a ello, Vieytes promete componer una “Cartilla de Agricultura” dividida en lecciones, que comenzará a insertar bastante más tarde, a partir del número 44, del 20 de julio del año siguiente, elaborada como una serie de preguntas y respuestas a la manera de los catecismos de la época.

121  Semanario I, 10, 78.

122  Resulta sintomático, sin embargo, que el texto de Velarde llamase la atención de los censores y les pidiera que llevasen adelante su trabajo de manera más eficaz; señalaba así los límites institucionales que esos debates podían tener en el contexto del Antiguo Régimen, en los que se reconocía la existencia de una autoridad situada sobre el debate. Volveremos sobre esto en el capítulo 4.

123  Recupero solo algunos de los artículos del primer tomo, elegidos al azar. La mayoría de ellos no son originales, sino que reproducen (a veces traducen o adaptan) textos aparecidos en libros y, sobre todo, periódicos de Europa y Estados Unidos. El primer número enteramente “técnico” es el 13, del 15 de diciembre de 1802, en el cual no aparecen más que algunos breves comentarios sobre el progreso y la búsqueda de la riqueza, junto con las sugerencias de plantar árboles en las estancias y de cruzar las ovejas para obtener mejores lanas. En estos artículos, en general se exaltan la facilidad de la nueva técnica y los excelentes resultados “a bajo costo”, así como su origen en la experimentación.

124  Ya unos meses antes, el 16 de febrero, advertía sobre la ampliación de los temas del periódico “por ser el único que al presente se publica en esta Capital”, comprometiéndose a publicar todas las noticias “que baxo cualesquiera respecto pudieran interesar al público” (Semanario, I, 22, 176).

125  Ibid., 289-290.

126  Ibid., 290.

127  Ibid., 290. Si para Vieytes la lectura tiene una función netamente utilitaria, con el objetivo de modernizar la economía, también define un tipo de lectura negativa, en tanto compite con esa modernizadora: “Sí, compatriotas: quando hacemos tan poco aprecio de aquel tiempo que malgastamos en leer novelas y romances…” (Semanario I, 37, 292). Es probable que esa sea la causa de la ausencia de ficciones en el Semanario…: excepto el caso de las “Cartas de J.H.V”, algunos diálogos y algún artículo jocoso, Vieytes no publica textos que no refieran directamente a realidades comprobables. Más rigurosa aun es la exclusión de poesía, de la que no hay ningún ejemplo en sus cinco años de vida, a diferencia del predecesor Telégrafo… y el sucesor Correo de Comercio.

128  Según Carlos Prelat, “… el conjunto de temas tratados a lo largo de todas las lecciones constituye lo que, por entonces, se consideraba una exposición completa de una Química elemental general” (Carlos Prelat, La ciencia y la técnica en el “Semanario” de Vieytes, Bahía Blanca, Universidad Nacional del Sur, 1960, 19), lo cual no deja de ser bastante si se considera que Vieytes estaba lejos de ser un especialista en el tema.

129  Semanario III, 103, 5.

130  Ibid., 6.

131  Vieytes recurrió a dos series de cartas publicadas en el Semanario de Agricultura y Artes, dirigido a los Párrocos de Madrid: el “Compendio de chimica acomodado a la instrucción de las mujeres” y los “Principios de botánica en cartas a una Señora”, de los tomos X y XII respectivamente, los dos de 1802.

132  Semanario II, 92, 334.

133  Ibid., 306-307.

134  Ibid., 306. El artículo no es una defensa de la educación de las mujeres en tanto que un derecho, sino que propone en la lectura una ocupación útil para las mujeres en su vejez, una vez que habiendo “marchitado la lozanía de sus preciosos días”, “el espanto, la melancolia y la desesperación son los únicos recursos que le aguardan” (idem). La propuesta es una suerte de bovarismo inverso, en el que el deseo sexual (nunca mentado como tal, pero sugerido en la descripción) no es despertado ni avivado por la lectura, sino sustituido por esta, proveedora de “entretenimientos de otra especie”. La relación entre deseo y lectura en los textos de Vieytes ha sido explorada por Matías Maggio Ramírez, aunque siguiendo una serie distinta, relacionando lectura y autoerotismo. Según Maggio Ramírez, las representaciones de la lectura como debilitadora del vigor corporal y distractora de asuntos importantes en las cartas de J.H.V se inscriben en un discurso común en la época de condenar el exceso de lectura, que se ligaba al solipsismo y a la masturbación. Ver Maggio Ramírez, op. cit., 2008.

135  Semanario III, 116, 110.

136  Más de un año después, el 29 de enero de 1806, se retoma la publicación de las lecciones, nuevamente “a pedido del público”: “Han sido tan repetidas las reconvenciones que se me han dirigido, especialmente del Perú, para la prosecución de esta materia, cuya publicación se suspendio mas de un año hace del periodico, que al fin me veo precisado á continuarlas, aunque sea repartiendo solas dos lecciones cortas en cada mes” (Semanario IV, 175, 167). El periódico insistía entonces con su propósito original, pero se guardaba bien de hacer equilibrio entre los contradictorios deseos del público: ahora sólo publicaría dos “lecciones cortas” cada mes, para (intentar) contentar a todos sus lectores.

137  Semanario, III, 133, 245.

138  El título puede resultar engañoso: La gazeta de comercio, literatura y política de Bayona era publicada por un fraile rebotado, Luis Gutiérrez, en esa ciudad, pero en español y distribuida clandestinamente en toda España, sobre todo en el norte. Si el mentado “Mr. Fox” no era más que una instancia ficcional de enunciación (lo cual parece muy probable), en todo caso no se debía su invención a Vieytes, quien parece “comprar” (al igual que el público) la existencia de un inglés tan crítico. Pese a la clandestinidad de la publicación, Vieytes la cita más de una vez a la hora de dar noticias sobre la guerra. Para más datos sobre La gazeta…, ver Claude Morange, “Un panfleto clandestino de 1800 – Presentación”, Seis calas en la crisis del Antiguo régimen español, Alicante, Instituto de Cultura Juan Gil-Albert, 1990, 279-400; y Elisabel Larriba, “La prensa, verdadera vocación de tres eclesiásticos a finales del Antiguo Régimen”, Hispania Nova 4, 2004, 114-129. Las otras fuentes de artículos supuestamente ingleses son la Gazeta de Madrid (texto al que más se recurre para informar sobre la guerra) y la Minerva Peruana.

139  Semanario III, 146, 350.

140  Semanario IV, 184, 270.

141  He dedicado un artículo a este tema. Ver Pablo Martínez Gramuglia, “Una ficción ejemplar: las ‘Cartas de J.H.V. a un hermano suyo’”, Gustavo Lespada (coord.), El factor literario. Realidad e historia en la literatura latinoamericana, Buenos Aires, NJ, 2018, 19-35.

142  Semanario IV, 196, 339.

143  Ibid., 339.

144  Una vez más, contrasta el interlocutor elegido, un sacerdote, con el contenido del mensaje que se envía: “Tu verás [el medio para] cebar el interes del hombre por el deseo de poseer y disfrutar, unico resorte que debe tocarse á qualquier coste para sacarlo de su inercia. Debes firmemente creer que siempre que cada individuo no tenga por unica mira su interes no hay que esperar que haga jamás el menor esfuerzo para adelantar el interes ageno, y como la suma de los intereses individuales constituye el interes general, ve aquí como serán inútiles los caminos que se tomen para cimentar éste sino se proteje aquel” (Semanario, IV, 370l). Era una nítida expresión del pensamiento económico liberal, al tiempo que una prolija negación de todo principio de caridad.

145  Semanario, V, 198, 3.

146  Semanario, V, 198, 3.

147  También se publica simultáneamente, como un suelto, una “Noticia extensa” de once páginas sobre la victoria de Francia (aliada española) sobre Prusia (aliada británica) en la batalla de Jena.

148  Semanario, V, 215, 139.

149  IB d, 140.

150  Unos años después, en 1822, Bartolomé Hidalgo escribiría el relato que un gaucho le hace a otro de la celebración del aniversario de la revolución. La narración de las fiestas es exigida por Chano a Contreras, pues el primero no ha podido concurrir debido a un “accidente de trabajo”: ha sido apuñalado por un gaucho a quien le ha vendido caballos, “por señas, que el trato se hizo / con caña y con mate amargo” (Bartolomé Hidalgo, “Relación que hace el gaucho Ramón Contreras a Jacinto Chano de todo lo que vio en las fiestas mayas de Buenos Aires en 1822”, Bartolomé Hidalgo y otros, Poesía gauchesca gauchesca rioplatense, Caracas, Biblioteca Ayacucho, 1977, 23-24); por efecto del alcohol, el comprador rechaza el precio y terminan en una pelea. En la campaña porteña de 1822, por cierto más productiva que lo fue en la primera década del siglo XIX, las operaciones comerciales se cierran de un modo distinto del que previó Vieytes en su Semanario…, en el cual soñaba no con gauchos pendencieros dedicados al ganado, sino con una pequeña república agraria de colonos trabajadores y civilizados. Tampoco pudo imaginar Vieytes, claro, el eficacísimo dispositivo propagandístico que la ciudad revolucionaria primero y de las guerras civiles después encontraría para apelar a ese público rural que tan esquivo le resultó a él: la poesía gauchesca (ver Ángel Rama, “El sistema literario de la poesía gauchesca”, Bartolomé Hidalgo y otros, op. cit.).

151  Semanario, V, 216, 151.

152  Semanario, V, 218, 170.

153  Esta autorización precede a la portada del número 1 y según la paginación original es la primera página del tomo I, mostrando los todavía lábiles protocolos de la prensa periódica: un documento oficial funciona a la manera de la indicación de los “privilegios” (reales) o “imprimátur” (eclesiático) de los libros en los primeros siglos de la imprenta.

154  Según Paul Groussac, Belgrano habría dejado de dirigir el Correo de Comercio el mismo 25 de mayo de 1810; para Ángel Rivera y Raúl Quintana, su responsabilidad se extendió hasta agosto y según Gondra hasta el número 32, del 6 de octubre de ese año, si bien ninguno ofrece datos concluyentes. Ver Paul Groussac, Santiago de Liniers, Conde de Buenos Aires, Buenos Aires, El Elefante Blanco, 1998, 315; Ángel Rivera y Raúl Quintana, “Aparición de los géneros periodísticos en la época colonial”, Boletín de la Academia Argentina de Letras XIII, 1944, 85-225, 214; y Luis Roque Gondra, Las ideas económicas de Manuel Belgrano, Buenos Aires, Talleres Gráficos L. J. Rosso y Cia., 1923, 86-88.

155  A partir del primero de septiembre comienza una exposición más o menos sistemática de temas económicos, cuyo estilo permite suponer la autoría de Belgrano: “Comercio” (Correo de Comercio I, 26, 193-197), “Comercio” (Correo de Comercio I, 27, 203-206; 28, 207-214; 29, 215-217; 30, 223-230; y 31, 231-234), “Modo de sostener la buena fé del comercio” (Correo de Comercio I, 29, 217-222), “De la concurencia” (Correo de Comercio I, 31, 234-238; 32, 239-240), “De la navegación” (Correo de Comercio I, 39, 304-306; 40, 307-314; y 41, 315-321), “De los seguros” (Correo de Comercio I, 42, 325-332; 43, 333-335), “Del cambio” (Correo de Comercio I, 43, 335-340; 44, 341-348; 45, 349-352), “De la circulacion del dinero” (Correo de Comercio I, 45, 352-355; 46, 362-363; 47, 367-372; 48, 379-380; 49, 386-388; 50, 393-396; 51, 402-404; y 52, 410-411), “Del crédito” (Correo de Comercio I, 52, 411-412; II, 1, 7-8), “Crédito general” (Correo de Comercio II, 1, 8; y 2, 12-15), “Crédito público primera rama” (Correo de Comercio II, 2, 15-16; y 3, 21), “Crédito público, segunda rama” (Correo de Comercio II, 3, 21-24; y 4, 29-32) y “Bancos” (Correo de Comercio II, 4, 32; 5, 38-40; 5, 45-48, con la indicación final de “se continuará”). Si bien “De la agricultura” (Correo de Comercio I, 32, 240-246; 33, 247-253; 34, 255-262; y 35, 265-270) y “De las manufacturas” (Correo de Comercio I, 35, 270-272; 36, 273- 280; 37, 281-288; 38, 289-296; y 39, 299-304) se pueden insertar en el plan general de exposición, tienen un estilo menos cuidado y más farragoso en datos, que hacen suponer, o bien una redacción improvisada, o bien en colaboración, o bien directamente hecha por otro autor.

156  Correo de Comercio, “Prospecto”, s/p [1].

157  Énfasis visible cuando Belgrano escribe “Los precios de todas las especies vendibles se arreglan por si mismos en todas partes, siguiendo en ello la regla de la demanda efectiva” (Correo de Comercio I, 2, 9).

158  Correo de Comercio I, “Prospecto”, s/p [3].

159  Correo de Comercio I, 18, 143.

160  Llama la atención, frente a la insistencia del Semanario… en el carácter moralizador de la agricultura, por la ética del trabajo que impone, la defensa de la ganadería en términos también morales que tiene un artículo con el título de “Realengos” que se publica en dos partes (números 18 y 19) y queda inconcluso, por lo que carece de firma, aunque el estilo no parece el de Belgrano: “Mientras que el labrador, y negociante disponen himnos en honor de la inocente vida del primero, y explendor de las empresas del segundo, levanto el eco para recordaros la honrosa ocupacion de nuestro exercicio pastoril, mas perfecto, mas sencillo, y noble respecto de la agricultura, por ser menos trabajoso, é inclinar menos los hombres á la tierra” (Correo de Comercio I, 18, 142). También llama la atención, a fines de junio de 1810, cuando los lazos con el centro económico del Virreinato, Potosí, están casi cortados, la percepción de la centralidad de la actividad para el futuro económico de la región rioplatense, que leída hoy parece parece profética: “[El ganado e] s considerado como principal sustancia del Reyno, emanando de su prosperidad el gran consumo de carnes, copioso trafico de pieles, abundantes sebos, y demas apreciables articulos de la economia rural, sobre cuyos industriales polos rota tambien el comercio de nuestras fertiles Provincias, contribuyendo su fluxo, y refluxo al engrandecimiento del fondo público, que ha de sostener la brillantes [sic] y cargas del estado” (idem).

161  Correo de Comercio, I, 19, 151.

162  Analizaré esta producción en verso en el capítulo 2.

163  Gutiérrez, op. cit., 233.

164  Javier Fernández Sebastián, en un artículo reciente, señala que la pervivencia de la relación causal -a su juicio equivocada- entre Ilustración y revolución se debe a que son dos términos connotados de modo positivo, con los cuales “nos sentimos todavía en una relación de filiación” (Javier Fernández Sebastián, “La Ilustración, la revolución y nosotros (que las quisimos tanto)”, Revista de Occidente 445, 2018, 21-38, 23), pese a que “hace tiempo que la historiografía más solvente viene mostrando no sólo que la política ilustrada en general tuvo poco que ver con la política revolucionaria, sino que ni siquiera ‘Ilustración’ y ‘revolución’ son conceptos estables y aproblemáticos…” (Ibid., 24-25).

165  El propio Belgrano, como veremos en el capítulo 3, procurará explicar esta ausencia en su autobiografía.

166  Ernesto Fitte, “Introducción”, Correo de Comercio (edición facsimilar), Buenos Aires, Academia Nacional de la Historia, 1970, 3-36, 11.

167  Como señala Fernández Sebastián, volviendo sobre el tópico de la “moderación” de la Ilustración hispánica (en comparación con los franceses), “a diferencia del tronco principal de las Lumières radicales, teñidas muchas veces del color de la utopía, los ilustrados hispanos ciñeron sus discusiones en tertulias, en las sociedades patrióticas y en la prensa a asuntos prácticos, relacionados con la economía, la educación, las artes, las expediciones geográficas y las ciencias útiles, dejando generalmente de lado las grandes cuestiones abstractas de carácter ideológico-político” (Fernández Sebastián, op. cit., 28-29, destacado en el original).

168  Correo de Comercio I, 7, 49.

169  Correo de Comercio I, 12, 96

170  Correo de Comercio I, 22, 176.

171  Correo de Comercio I, 1, 3.

172  Correo de Comercio I, 3, 17.

173  Silvana Carozzi, Las filosofías de la Revolución. Mariano Moreno y los jacobinos rioplatenses en la prensa de Mayo. 1810-1815, Buenos Aires, Prometeo, 2011.

174  La distinción, algo esquemática, citada por Carozzi (op. cit., 189) pertenece a Javier Fernández Sebastián y Juan Francisco Fuentes, Diccionario político y social del siglo XIX español, Madrid, Alianza, 2002.

175  La cita es de su autobiografía: “… se apoderaron de mí las ideas de libertad, igualdad, seguridad, propiedad, y sólo veía tiranos en los que se oponían a que el hombre, fuese donde fuese, no disfrutase de unos derechos que Dios y la naturaleza le habían concedido…” (Manuel Belgrano, “Autobiografía del General Don Manuel Belgrano, que comprende desde sus primeros años (1770) hasta la revolución del 25 de mayo”, Adolfo Prieto, Los años de la emancipación, Rosario, Biblioteca, 1974, 25-43, 26). Las ideas que se apoderan de Belgrano excluyen la fraternidad del credo revolucionario francés, pero incluyen la seguridad (en un texto escrito en la insegura conyuntura de 1812) y la propiedad, es decir, el concepto mismo de apoderarse de bienes (tierras, en este caso). El liberalismo económico que se apropió de Belgrano en su juventud se hizo propio y de ahí las inflexiones de su prédica en las páginas del Correo de comercio, aun con las contradicciones que ese pensamiento entraña: o bien la libertad, o bien la igualdad, o o bien la propiedad tarde o temprano se privilegia frente a las otras. De ello da prueba el suplemento del mismo número en que corre el artículo que citamos arriba, que luego de informar los “Precios corrientes de los efectos de Castilla” en la ciudad de San Juan y en La Paz, así como las entradas y salidas de barcos en el puerto de Buenos Aires, incluye el brutal “aviso clasificado”: “Se vende una Negra con cria de tres meses, quien la necesite podrá verse con Don Juan Manuel Cano en la casa de la Imprenta” ( “Suplemento al Correo de Comercio de Buenos-Ayres del 23 de Junio de 1810”, s/p [4]).

176  Correo de Comercio I, 17, 130-132.

177  Ibid., 132.

178  Correo de Comercio I, 7, 55. Otros “campesinos” ya habían firmado en el Telégrafo mercantil y el Semanario…

179  Correo de Comercio I, 9, 70.

180  Correo de Comercio I, 9, 63.

181  Correo de Comercio I, 21, 167.

182  Correo de Comercio I, 21, 170.

183  Correo de Comercio I, 24, 176.

184  Ibid., 175. El número 24, del 11 de agosto de 1810, uno de los últimos a cargo de Belgrano, tiene una serie de características anómalas, en la línea de la “desprolijidad” que anotábamos más arriba. El número 23 termina en la página 184, con un artículo sobre la cría de ganados del cual se anuncia, como era habitual, “se concluirá”. Pero el 24 empieza en la página 175, haciendo un “salto atrás” incluso incoherente, pues el número 22 había terminado en la 176, o sea que no cabría especular que uno de los dos números no debía salir; además, en el 24 se continúa (aunque no se concluye) el artículo sobre la cría de ganados. Por otro lado, cuando termina el artículo sobre la libertad de prensa, se inserta una “Nota” extractada de la Minerva Peruana del 10 de mayo impresa toda en bastardillas. El número siguiente, el 25, retoma la numeración del 24 (empieza en la página 183), no del 23. Por eso más que suponer indecisiones o censuras por el tema a tratar, habría que pensar en una composición a las apuradas.

185  Idem.

186  Correo de Comercio I, 24, 176.

187  Idem.

188  Correo de Comercio I, 24, 176-177.

189  Ibid., 178.

190  Ibid., 179.

191  Ibid., 176.

© Ariadna Ediciones, 2021

Licence OpenEdition Books

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search