Version classiqueVersion mobile

Redacción impura

 | 
Dino Pancani

Caótico

La mano contra el más débil

Texte intégral

129 enero, 2008

2Portal Movimiento Generación de los 80.

3La década de los ochenta, tiempo que hoy mercantilmente llena programaciones radiales, multitiendas y avejentados rostros de autoridades, trata de ser instalada en nuestras vidas como un arenal que debemos despercudir, soltar, no recordar, que debe ser olvidado.

4En algunas ocasiones, mi memoria de niño recuerda algunas imágenes televisivas descontextualizadas, donde el contexto fue dado por mi cotidianeidad familiar. Una de esas imágenes es la de Bobby Sands, el representante del Sinn Féin, quien tras 66 días de huelga de hambre murió en la cárcel de Long Kesh. Tempranamente comprendí que los oídos sordos, que la vista miope, que el sabor amargo de la autoridad, podía asesinar lentamente.

5Los recuerdos de esa imagen no son casuales, no es el capricho de los olores, de un sabor o de las imágenes televisivas, lo que me devuelve a los ochenta, es el asesinato a Patricia Troncoso, es el secuestro de un Estado privatizado, es la indignidad humana lo que rememora nuevamente a Bobby Sands, y la remembranza aparece a través de esta luchadora por la causa mapuche, a través de esta mujer tranquila, pausada, generosa y decidida.

6¿Qué pedía Sands y otros diez que murieron tiempo después? Mejoras carcelarias. Condiciones de reclusión que dignificaran su condición de ser humano; nada más y nada menos que ser tratados como personas.

7No deja de ser coincidente la historia del pueblo irlandés del norte y la del pueblo mapuche, sus luchas por ser reconocidos, respetados, dignificados, se enfrentan a la indolencia y la arrogancia de los gobernantes de turno. Muestra de su lucha, es la madurez de sus líderes que, a pesar de que se les vulnera, se les arrebata, se los oprime, no han asumido las prácticas adoptadas por el IRA. Lamentablemente las infames prácticas realizadas por el reinado británico han sido asumidas y perfeccionadas por el Estado chileno.

8Con la militarización de la zona, que ha promovido el gobierno, vemos cómo los impuestos de los chilenos se gastan en defender las granjerías de unos pocos, colocándoles a su servicio carabineros transformados en guardias privados, fiscales militares y civiles afines a los dueños ilegítimos de las tierras, y medios de comunicación que juegan un rol activo en desvirtuar una verdad que se huele en todo Chile.

9El conflicto mapuche evidencia lo peor de la política y los políticos chilenos, actúan con indiferencia ante el atropello a la dignidad individual y colectiva del pueblo mapuche, ni siquiera espero que compartan sus demandas, todo ello, puede ser discutible, lo que es impresentable es que no quieran otorgarle legitimidad a la demanda, práctica propia de una dictadura. Con sus ternos Armani, observamos la defensa terrorista de los intereses económicos que representan o atónitos tratamos de comprender el silencio cómplice que se auto imponen. No deja de ser “curioso” que quienes vivieron el atropello de sus derechos fundamentales y hoy tienen responsabilidades designadas o cargos de responsabilidad popular, se mantengan en silencio, como si aquella violación sistemática a la dignidad humana no fuese de su conocimiento.

10Corría el año 81 y mientras Bobby Sands luchaba por su vida, imagino que la señora Bachelet radicalizaba su posición en contra de la dictadura, motivada por su historia personal y la de su pueblo; imagino que es el periodo en el cual acepta otras formas de lucha, más allá de las tradicionalmente democráticas, pues la democracia ya era solo un recuerdo; imagino que valora la resistencia que hombres y mujeres hacían de la opresión de aquellos años; imagino que vivía con miedo, con dolor, con impotencia. Imagino que es el periodo en el cual la mejor humanidad de la presidenta de la República afloró para asumir una lucha resuelta en contra de la dictadura.

11La presidenta de la República (en un régimen presidencialista) y muchos representantes y artífices de la toma de decisiones de la política chilena, deben responder por qué las violaciones a los derechos humanos que con tanta honradez, franqueza y valentía denunciaron en el pasado, hoy las minimizan, relativizan, silencian o promueven.

12El secuestro de Patricia Troncoso, los interrogatorios ilegales a niños, los allanamientos, la destrucción de viviendas, las golpizas a comuneros, el asesinato de los jóvenes Lemun y Catrileo, las torturas en las comisarías, son algunos de los actos visibles de terror estatal en la zona de La Araucanía. Su denuncia activa debería ser asumida por las fuerzas de izquierda; por los sectores progresistas, sería, a lo menos, un acto de coherencia.

13Corría el año 81, y como figura mundial se encumbraba la Dama de Hierro, aquella señora peinada, circunspecta, con expresión a nada, aquella que vimos risueña junto al dictador en su estadía en Londres. Margaret Thatcher prometió mano dura, la misma que escuchamos de algunos ministros chilenos, quieren mantener el orden público con toda la fuerza que el Estado les permite, es decir, con fuerza irracional, carente de justicia, ética y al servicio de las minorías adineradas. Ojalá la presidenta Bachelet logre no reconocerse en la mano dura de la señora Thatcher y dé paso a escuchar y resuelva por la vida del pueblo mapuche.

© Ariadna Ediciones, 2021

Licence OpenEdition Books

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search