Version classiqueVersion mobile

La forja de una opinión pública

 | 
Pablo Martínez

Introducción

Texte intégral

El hombre hace la historia, pero no las épocas. .
Hans Blumenberg, La legitimidad de la Edad Moderna, 1966

… in short, the period was so far like the present period, that some of its noisiest authorities insisted on it being received, for good or for evil, in the superlative degree of comparison only.
Charles Dickens, A Tale of Two Cities, 1859.

1En febrero de 1810, en Buenos Aires, capital del Virreinato del Río de la Plata, en las vísperas de una transformación política y social cuyos alcances no llegará a ver en su propia vida, un brillante funcionario colonial que parece tener asegurado el éxito en ese mundo a punto de extinguirse da a conocer un texto que dice:

  • 1 Correo de Comercio I, “Prospecto”, 1-2. Cito como Correo de Comercio e indico el tomo en números ro (...)

… un grupo de Patricios […] proyectaron un nuevo papel, prestándose á trabajar, gratuitamente, para llenarlo, avergonzados de que la gran Capital de la América Meridional, digna hoy de todas las atenciones del mundo civilizado, no tubiese un Periódico en que auténticamente se diese cuenta de los hechos que la harán eternamente memorable, é igualmente sirviese de ilustración en unos paises donde la escasez de libros no proporciona el adelantamiento de las ideas á beneficio del particular y general de sus habitadores.1

  • 2 Dado que volverá a aparecer, el concepto de “época” exige una definición o, al menos, en este momen (...)

2El fragmento, que alterna entre carencias y riquezas, nos provee de varios datos importantes para el análisis que aquí empezamos. En primer lugar, su autor, Manuel Belgrano, vive en una ciudad que se celebra a sí misma y se considera digna de que el mundo civilizado le preste atención; que tres meses antes de la Revolución de Mayo ya mencione los “hechos que la harán eternamente memorable” no tiene relación con el movimiento de Mayo del cual poco se puede anticipar todavía, sino que se debe a una evaluación del pasado reciente de cuya excepcionalidad este futuro revolucionario no duda: Buenos Aires, después de convertirse en capital del virreinato, ha visto multiplicar su población y crecer su economía, enriquecido su cultura y enfrentado con éxito dos invasiones de Gran Bretaña, la potencia europea que va camino de convertirse en hegemónica en Occidente. En febrero de 1810, un universo de sentidos (y de prácticas y de acciones) está por desmoronarse, y de ese cambio la historia posterior hará un parteaguas, mito fundacional y motivo de orgullo de una nación, la argentina. Y sin embargo, para Belgrano ya hay motivos para esas atenciones del presente y la posteridad; si algunos cambios históricos concretos hacen creíble esa percepción, paga la pena indagar en cuáles son los significados que se les otorgan, qué otros posibles parecen estar surgiendo (y ser obliterados en la serie histórica posterior), cómo se articularon las novedades políticas y culturales de los últimos años de dominación colonial, de qué modo, en fin, se da sentido a la época vivida2.

  • 3 En la Gazeta de Buenos-Ayres, apenas unos meses después, cuando comienzan a aparecer las distincion (...)
  • 4 Escasez que, como veremos en el capítulo 1, más bien debería entenderse como concentración en algun (...)

3Y también en quiénes tomaron para sí la tarea de darle sentido o de darle un sentido, quiénes formularon los interrogantes y las respuestas que reflexionaban acerca de esa época. El fragmento informa asimismo sobre ello, pues ese “grupo de Patricios” se hace cargo por igual de las señaladas virtudes como de las carencias; “patricios” en el doble sentido de élite social y de criollos, nacidos en la “patria” porteña3. En ellos recae la vergüenza por no contar con un medio acorde a los altos méritos de la “gran Capital” en la que viven, que sólo puede ser subsanada con la creación de un periódico. Una carencia, entonces, que genera en ellos la obligación de crearlo para suplir, a su vez, otra, al parecer insoluble: la escasez de libros4. Esa elite social es el grupo alfabetizado en la ciudad colonial; ellos son quienes toman para sí la doble obligación de dar a conocer al mundo las proezas porteñas y de ilustrar a un público local que no tiene libros. “Ilustrar”, a su vez, tiene como objetivo ulterior el “adelantamiento de las ideas”.

4De ese modo, y esta es la tercera de las cuestiones sobre las que este fragmento nos obliga a preguntarnos, Belgrano da cuenta de dos funciones que parecen idiosincrásicas de la letra impresa: la difusión de ideas “útiles” para los contemporáneos y la conservación de hechos significativos para el lector futuro.

  • 5 La pregunta fue planteada por Johann Friedrich Zöllner en la revista berlinesa en septiembre de 178 (...)
  • 6 Ver Moisés Mendelssohn, “Acerca de la pregunta ¿a qué se llama ilustrar?”, AA. VV, ¿Qué es la Ilust (...)
  • 7 El Diccionario de la lengua castellana (llamado Diccionario usual) de la Real Academia Española, en (...)
  • 8 Cfr., sin embargo, los clásicos Claude Lévi Strauss, “Lección de escritura”, Tristes trópicos, Buen (...)

5En atención a la primera de estas funciones, el Correo de Comercio (el periódico del cual este texto es un “Prospecto”, es decir, un adelanto), al igual que sus predecesores en la historia de la prensa porteña, nace con el objetivo central de instruir a sus lectores, como parte de un programa ilustrado de cambio social a través de la educación. La dificultad de definir exactamente qué fue (o qué es) la Ilustración se constata no sólo en los largos debates retrospectivos todavía sostenidos por la historia intelectual y de la filosofía, sino también en los que los contemporáneos llevaron a cabo; por ejemplo, en la temprana convocatoria en la revista Berlinische Monatsschrift en 1783 a definirla, respondida con el famoso ensayo de Inmanuel Kant “ ¿Qué es la Ilustración?”5. Sin embargo, parece imposible encontrar una versión de la Ilustración que no esté marcada por la confianza en los resultados positivos de la propagación del conocimiento, ya sea a partir del uso de la razón individual en la esfera pública (en la versión kantiana), ya a partir de un proceso de entrenamiento de la razón guiado por quienes ya están ilustrados (en la respuesta de Moisés Mendelssohn al mismo interrogante)6. De allí sale, de modo más o menos explícito, una obligación para los letrados, aún más enfática en contextos de “escasez de libros” como el americano: contribuir a esa difusión. “Ilustrar”, tal como lo usa Belgrano, tiene el significado de enseñar, educar7. En cierto sentido, en tanto el letrado se define por su manejo de la escritura, poder escribir, hacerlo e ilustrar resultan acciones lógicamente encadenadas, si no sinónimas. Son pocos los fragmentos del múltiple y a veces contradictorio legado de la Ilustración que siguen siendo sostenidos sin ambages. Entre ellos, tal vez solo el consenso sobre ciertos derechos considerados fundamentales e inalienables (derechos “humanos”, según la terminología actual) sea más extendido que la casi universal valoración de la educación, que liga el alfabetismo con la democratización del poder y el saber8.

  • 9 Ver Habermas, Jürgen, Historia y crítica de la opinión pública, Barcelona, Gustavo Gilli, 1982. Uno (...)

6Jürgen Habermas, en Historia y crítica de la opinión pública, ha realizado una convincente defensa de la idea de que la difusión de ciertas prácticas de lectura y los cambios que acompañaron esa difusión fueron centrales en las alteraciones de la vida política occidental que describimos como “el fenómeno revolucionario”, que a su vez han dejado una activa herencia en un proyecto político a largo plazo, descripto a veces como “liberal”, “democrático” o “moderno”, pero para el cual el mejor rótulo sigue siendo el aun así anacrónico de “ilustrado”9. En el fragmento de Belgrano, el “adelantamiento de las ideas” es sólo posible gracias a la existencia de libros, o bien de sus improvisados sucedáneos, los periódicos. Lectura y progreso se implican mutuamente; por ello la vergüenza de los patricios porteños es también la falta de producción textual en una ciudad admirada por todo el “mundo civilizado”. El “Prospecto” del Correo de Comercio forma parte de grupo de textos locales sobre la lectura en la primera década del siglo XIX, que se inicia con la presentación del Telégrafo Mercantil, Rural, Político-Económico e Historiógrafo del Río de la Plata y halla su culminación -y un desvío fundamental- en la Gazeta de Buenos Ayres. En esa serie, hay algunos en los cuales la lectura está abordada explícitamente como tema, pero también otros en los aparecen determinadas imágenes de lectores o en los que se indica al lector cómo leer; es decir, son textos en los que la lectura está inscripta en la propia trama lingüística que los forma. Leer adquiere en ellos un sentido específico, en el cual se cifran no sólo las esperanzas ilustradas, sino un modo de entender el funcionamiento de la lectura en el marco de una cultura impresa con fuerte presencia de la oralidad. Pero la marca ilustrada de la lectura o, mejor, la marca “ilustradora” de la escritura deviene un motor textual que genera discurso y asigna roles: se escribe para ilustrar, se lee para ilustrarse.

  • 10 Cfr. la interpretación original que da Alberto Manguel a verba volant, scripta manent. Escribe: “La (...)
  • 11 El término “pulsión” está demasiado ligado a la teoría psicoanalítica, para la cual designa una fue (...)
  • 12 La idea, por cierto, es de Koselleck, pero la formulación verbal de “futuro pasado”, al igual que f (...)
  • 13 Koselleck, op. cit., 194.

7La segunda de las funciones a las que se refiere Belgrano, en cambio, abreva en una tradición mucho más larga y, podría decirse, más prestigiosa para entonces que la Ilustración. La asociación de escritura y posteridad, que también es de escritura y pasado (y de un pasado imaginado valioso para el futuro), tiene para entonces el valor de un truismo arraigado: de la sentencia de Cayo Tito en el Senado romano (scripta manent) y la de Job en el Antiguo Testamento (Job 19, 23-24: Quis mihi tribuat, ut scribantur sermones mei? / Quis mihi det, ut exarentur in libro / stilo ferreo et plumbeo, /in aeternum sculpantur in silice?) a los típicos y tópicos elogios barrocos y neoclásicos del poder recordatorio de la escritura (ejemplos todos disponibles en el Río de la Plata cuando Belgrano escribe), lo escrito es garantía de permanencia10. La consciencia de que ciertos hechos recientes harán la ciudad “eternamente memorable” no es sólo de los responsables del Correo de Comercio; también lo es de prácticamente todos los letrados del período, que escriben para la posteridad sin pedir permiso ni disculpas. El efecto es paradójico: en los textos de la primera década del 1800, hay una pulsión de futuro que se manifiesta en el saberse (ya) pasado11; todo apunta hacia adelante, cuando se mirará hacia atrás y se valorarán los hechos memorables del presente y del pasado inmediato. Invirtiendo la idea de Reinhart Koselleck, lo que se construye en la literatura de la época es un pasado futuro12: así como Koselleck veía en los “futuros del pasado” la clave para entender una nueva percepción del tiempo histórico específicamente moderna en la que el horizonte de expectativas se separa cada vez más de las experiencias vividas, los pasados futuros (pasados del futuro) que aparecen en los relatos construidos a partir de los cambios políticos del Río de la Plata incluyen una serie de expectativas cuya comparación requiere del superlativo: nada tan glorioso como el presente, excepto el futuro. Esa nueva concepción del tiempo es, de hecho, la que permite a los hombres modernos imaginar, por primera vez, que es posible escribir y hacer la historia de modo simultáneo13.

  • 14 Diccionario de la lengua castellana compuesto por la Real Academia Española, 1803: “El conocimiento (...)

8¿Cuál es el lugar de una “literatura” en ese contexto? No existe, por supuesto, una autonomía de los hechos estéticos de naturaleza lingüística y por lo tanto no tiene sentido pensar que un texto puede atravesar un tamiz estricto para delimitar su pertenencia o no a ella. Si “lo literario” es en sí mismo un régimen de lectura (es literatura lo que una época lee como tal), no se trata de disolver toda diferencia entre las distintas series discursivas para afirmar despreocupadamente que todo es literatura, sino más bien de superponer dos lecturas errantes: el anacronismo y el sincronismo. Para la época, “literatura” es el conjunto de textos escritos, concebido como un legado de la civilización14; considerar hoy literario un sermón, un bando virreinal y un artículo sobre la agricultura parece o bien un excesivo respeto a esa definición o bien una avanzada posmoderna sobre cronologías ajenas; y sin embargo, sincronismo y anacronismo se reenvían mutuamente para permitir destacar el carácter polisémico de esos textos (y el sentido variable e histórico del concepto de “lo literario”).

  • 15 Koselleck, op. cit., 257.

9Ese concepto, con todo, tiene una relación determinante con la temporalidad de los textos: la posibilidad concreta de reunir las experiencias del presente y las expectativas del futuro, unas no menos imaginadas que las otras; como escribe Koselleck, “no hay expectativa sin experiencia, no hay experiencia sin expectativa”15. Para explicar otro momento del despliegue moderno, Adriana Rodríguez Pérsico propone:

  • 16 Adriana Rodríguez Pérsico, Relatos de época. Una cartografía de América Latina. 1880-1920, Rosario, (...)

Si el discurso filosófico tiene la capacidad de responder a una situación histórica, cabría decir lo mismo para la literatura, una práctica significante que analiza su presente, extendiendo lazos hacia el pasado y el futuro. Las preguntas circunscriben un campo de significaciones donde se inscriben los relatos. Su estructura temporal cruza las tres dimensiones: tomando como foco el presente se dirige hacia el pasado -hace emerger la tradición, señala fundaciones- o hacia el futuro con lo que la actualidad queda anudada a expectativas utópicas.16

  • 17 Walter Ong, Orality and Literacy: The Technologizing of the Word, New York, Routledge, 1982.
  • 18 Ver Elizabeth Einsenstein, The Printing Revolution in Early Modern Europe, New York, Cambridge Univ (...)
  • 19 Gazeta I, 239.

10Por cierto: literatura, escritura, impreso no son términos sinónimos ni que designen conjuntos coextensos o incluidos uno en el otro. Sin embargo, es necesario dar cuenta de los tres fenómenos para abordar la cultura impresa de comienzos del siglo XIX. Pues que entre los años 1801 y 1810, cuando en Buenos Aires se instala un nuevo medio de comunicación, la prensa periódica -cuyo despliegue a lo largo de la década reorganiza el universo de los discursos sociales-, los textos producidos en esa ciudad adquieran esa pulsión de futuro obedece no sólo a cuestiones ideológicas, sino también a los nuevos soportes materiales que están disponibles para volver públicos esos textos. Y es por la disponibilidad de esos soportes materiales que puede pensarse una lectura futura: si sin escritura toda “literatura oral” está condenada a la caducidad y el olvido (aun en contextos de transmisión oral), la capacidad conservadora de la escritura -la connotación política del adjetivo no es central pero tampoco inapropiada en este caso- es compartida y reforzada por la imprenta cuando esta aparece en Occidente17. Lo impreso y lo escrito son categorías diferentes, con distintos problemas específicos, pero en términos de reproducción (y, por lo tanto, de conservación) en la historia occidental la imprenta vino a aumentar de modo exponencial la capacidad de la escritura, a la vez que reforzaba su carácter fijo (o relativamente más fijo que la oralidad), carácter fijo que le concedían a un texto un valor de verdad particular por el solo hecho de estar escrito e impreso18. Como rezaba un refrán citado en la Gazeta de Buenos-Ayres en 1810, letra de molde y hombre de España no mienten19.

  • 20 Michel de Certeau, Artes de hacer 1. La invención de lo cotidiano, México, Universidad Interamerica (...)

11Al dar cuenta de los hechos que harían la ciudad “eternamente memorable”, Belgrano está contribuyendo al relato ya instalado de grandeza porteña y proyectándolo al futuro con la triple garantía de escritura, imprenta y literatura. Pues el carácter literario de los textos que aquí interrogaremos no sólo está implicado en su inagotable polisemia (librado a la interpretación, todo texto la tiene), sino que también se cifra en los relatos que ellos contienen que dotan de sentido a la propia práctica de la escritura (un sentido del que esta carece de por sí). Se trata de relatos orientadores, que organizan los sentidos y contribuyen a determinarlos, cuya temporalidad inscripta se tensiona en las demandas del pasado, el presente y el futuro. Como ha escrito Michael de Certeau, “Del mismo modo que los fetiales romanos, los relatos ‘marchan’ delante de las prácticas sociales para abrirles un campo”20.

  • 21 Escribe Pierre Rosanvallon (quien también cita a de Certeau): “Si la literatura y la poesía tienen (...)

12Estos relatos no solo abren las posibilidades de las prácticas futuras; también dan sentido a la realidad presente y al hacerlo exhiben las insalvables incoherencias de esa realidad, nunca del todo aprehensible por el discurso. En el marco de los profundos cambios sociales y culturales que agrupamos en la idea de “modernidad”, que empieza a desplegarse en el Río de la Plata en los años cruciales de fines del siglo XVIII y comienzos del XIX, la cambiante percepción de una realidad no menos cambiante da lugar a una producción literaria -en un sentido anacrónico y sincrónico- que redefine tanto las figuraciones de la lectura y la escritura como, más en general, el mundo simbólico21.

Nota sobre las citas

13Las citas respetan en todos los casos la ortografía, puntuación y acentuación originales, muy distintas de las normas vigentes, así como las bastardillas y otros destacados, indicando cuando son míos; solo en casos significativos recurrí al sic aclaratorio de que esas “incorrecciones” son del original y no errores de copia. La indicación en la nota al pie remite a la edición utilizada; en varios casos, se han consultado ediciones críticas o facsimilares posteriores, pero privilegio la original. En la bibliografía final, se indica también la primera edición o la fecha aproximada de producción en el caso de los manuscritos.

Notes

1 Correo de Comercio I, “Prospecto”, 1-2. Cito como Correo de Comercio e indico el tomo en números romanos, el número en arábigos -excepto para la Gazeta de Buenos-Ayres- y la/s página/s en arábigos, separados por comas. La paginación responde a los tomos. Citaré del mismo modo los otros periódicos trabajados. El “Prospecto” no se considera un número, sino que constituye una entrega extraordinaria anterior a la salida del periódico mismo, en el que se explicita el proyecto editorial (lo que se llamaría luego “número cero”, cuando diarios y revistas se convirtieran en empresas comerciales).

2 Dado que volverá a aparecer, el concepto de “época” exige una definición o, al menos, en este momento de la discusión, un acercamiento, una formulación que lo haga operativo y explicativo. Hans Robert Jauss ha planteado que una época es una unidad que permite reconocer un mundo común si aquella alberga también una autoconcepción de la época (Hans Robert Jauss, Las transformaciones de lo moderno. Estudios sobre las etapas de la modernidad estética, Madrid, Visor, 1995, 65-67). Es decir, para que esa unidad exista debe tener una imagen de sí misma. La reflexión de Jauss señala tres umbrales de época en el largo despliegue de la modernidad, 1800, 1850 y 1912, y cómo hacia mediados del siglo XIX cambió la función de la experiencia estética, que pasa de comprender el propio tiempo como unidad (lo que sería típico del arte hasta 1850) a reflejar expectativas que ya no coinciden con lo vivido, es decir, a anticipar el cambio de época y ya no a darle sentido. En ese sentido, las artes -entre ellas, la literatura- se tornan heraldos de las experiencias (imaginadas) por venir.

3 En la Gazeta de Buenos-Ayres, apenas unos meses después, cuando comienzan a aparecer las distinciones entre español americano y español peninsular, el redactor se encarga de deslindar el concepto de “patricio”, confirmando (al negarla) la identidad con “criollo”: “La voz patricio no significa criollo: todos los que componen esta comunidad, reconocen ésta por su patria, observan sus leyes, y costumbres, se someten á su Gobierno, y la sirven con su persona, sus bienes, y sus talentos son patricios. Los nacidos aquí, lo son por naturaleza; y los de afuera establecidos aquí, por adopcion.” (Gazeta I, 261-262).

4 Escasez que, como veremos en el capítulo 1, más bien debería entenderse como concentración en algunas pocas bibliotecas particulares que como imposibilidad de acceso (al menos por parte de quienes pueden leerlo).

5 La pregunta fue planteada por Johann Friedrich Zöllner en la revista berlinesa en septiembre de 1783 y en su justificación indicaba que “todo el mundo” usaba el término dándole una importancia tan grande como a la idea de verdad, pero sin poder precisar su sentido. A la pregunta respondieron, además de Kant, algunos filósofos y escritores de la Alemania de fines de siglo XVIII: Johan Georg Hamann, Johan Herder, Gotthold Lessing, Moisés Mendelssohn, Friedrich Schiller. Para un análisis de esas respuestas y otras del período, ver Gonzalo Portales, “Aufklärung: Emancipación, Autonomía y Humanidad”, Políticas de la alteridad. Tolerancia y márgenes de la verdad en el proyecto ilustrado, Santiago, Universidad ARCIS, 2001, 19-30. Dorinda Outram ha sintetizado eficazmente la historia de las definiciones de la Ilustración, partiendo del artículo de Kant para llegar a las discusiones sobre el tema a fines del siglo XX; Outram, además, sostiene que la revista organizó una especie de “concurso” de ensayos para responder a la cuestión (Dorinda Outram, The Enlightenment, New York, Cambridge University Press, 2005, 1-10).

6 Ver Moisés Mendelssohn, “Acerca de la pregunta ¿a qué se llama ilustrar?”, AA. VV, ¿Qué es la Ilustración?, Madrid, Tecnos, 1999, 11-15.

7 El Diccionario de la lengua castellana (llamado Diccionario usual) de la Real Academia Española, en su edición de 1803, da como primera acepción del término “dar luz al entendimiento”. El Diccionario de la lengua castellana (Autoridades) (tomo IV), de 1734, es más explícito, también en la primera acepción: “dar luz ó aclarar alguna cosa, ya ſea materialmente, ya en el ſentido eſpiritual de doctrina o ciencia”.

8 Cfr., sin embargo, los clásicos Claude Lévi Strauss, “Lección de escritura”, Tristes trópicos, Buenos Aires, Paidós, 1988, 319-328; y Jack Goody y Ian Watt, “The Consequences of Literacy”, Comparative Studies in Society and History 5, 1963, 304-345; así como el más reciente Jack Goody, The Theft of History, New York, Cambridge University Press, 2006. Escribo esto en agosto de 2011, mientras de casualidad escucho una canción recién editada de Las Pastillas del Abuelo, una banda porteña de rock barrial, con una letra que riñendo con la sintaxis sostiene una ideología sorprendentemente ilustrada: “Como empezar a leer no hay apertura. / Como tildar a alguien soberbio no hay peor tilde. / Como maestra la mejor es la lectura. / Como primera condición ser bien humilde. / Porque leer es como teletransportarse […]// Con mis pupilas hambrientas / devoro copia tras copia. / Mente y emociones filtran, / formo ideas propias. // Abierto a leer estoy, todo cuanto se lea. / Mi conciencia filtra y formo mi propia idea. // ¡A leer cuanto se pueda y a escribir, / que ese sea el ocio que para el sistema / ¡cada ignorante es negocio! // Que alcohol, que paco y falopa / que está así la libertad. / El sistema levanta copas / y adormida esta la sociedad.”, “Leer y escribir”, Desafíos.

9 Ver Habermas, Jürgen, Historia y crítica de la opinión pública, Barcelona, Gustavo Gilli, 1982. Uno de los méritos del planteo de Habermas, que ha logrado resistir algunos de los reparos que suscitó, es la intersección entre un estudio de las prácticas y otro de los discursos sobre la lectura. Tal vez a ello se deba su mayor aceptación en la crítica literaria y la historia cultural que entre los historiadores sociales y políticos y los politólogos (cfr. con todo Dardo Pérez Guilhou, La opinión pública española y las cortes de Cádiz frente a la emancipación hispanoamericana: 1808-1814, Buenos Aires, Academia Nacional de la Historia, 1981; François-Xavier Guerra y Annick Lempérière, “Introducción”, Los espacios públicos en Iberoamérica. Ambigüedades y problemas. Siglos XVIII-XIX, México, FCE, 1998, 5-21; y Eugenia Molina, El poder de la opinión pública. Trayectos y avatares de una nueva cultura política en el Río de la Plata. 1800-1852, Entre Ríos, Universidad Nacional del Litoral, 2009), pese a que la intención del filósofo alemán fuera la de incidir en una discusión centralmente política (y sólo en un segundo plano histórica) en el clima intelectual de la Alemania de posguerra. El libro de Terry Eagleton, The Function of Criticism: From “The Spectator” to Post-Structuralism, London, Verso, 1984; y el de Roger Chartier Espacio público, crítica y desacralización en el siglo XVIII, Buenos Aires, Gedisa, 1995, exploran los límites de la noción de “esfera pública” tal como la ha planteado Habermas, además de dar cuenta con mayor detalle de espacios específicos (Inglaterra y Francia-París, respectivamente). Ninguno de los dos puede entenderse sino en diálogo con él, aunque los énfasis en cada caso se orienten a la crítica y a la producción literarias y filosóficas, antes que al pensamiento específicamente político.

10 Cfr. la interpretación original que da Alberto Manguel a verba volant, scripta manent. Escribe: “La clásica frase scripta manent, verba volant -que en nuestro tiempo ha pasado a significar ‘lo escrito permanece, las palabras se las lleva el aire’- antes expresaba precisamente lo contrario; se acuñó en alabanza de la palabra dicha en voz alta, que tiene alas y puede volar, en comparación con la silenciosa palabra sobre la página, que está inmóvil, muerta” (Alberto Manguel, Una historia de la lectura, Barcelona, Random House Mondadori, 1996, 99). Es cierto que Homero (griego, no romano) usa ciento veintitrés veces la fórmula “palabras aladas” (épea pteróenta) para introducir el discurso directo de varios personajes sin repetir su nombre (Milman Parry, “The Traditional Metaphor in Homer”, The Making of Homeric Verse, Oxford, Clarendon Press, 1971, 365-375, 372); sería un error descartar el contenido de la expresión por su carácter “meramente” formular, pero esta tiene lugar en el contexto de una cultura oral y, sobre todo, adquiere su sentido en la concepción del aeda como portavoz de la palabra divina. San Pablo (también griego en su formación intelectual), autor de “la letra mata, mas el Espíritu da vida” (2 Corintios 3: 6), contrapone la escritura no a la oralidad, sino a una palabra de origen divino, dotada de una fuerza propia, un halitus.

11 El término “pulsión” está demasiado ligado a la teoría psicoanalítica, para la cual designa una fuerza síquica que orienta la acción del sujeto. Por ende, no tendría sentido hablar de la pulsión de un texto, de un género discursivo o de una época; si uso aquí “pulsión” es en un sentido que recupera su origen en el latín tardío (pulsio, “impulso”, “empuje”, pero también “impresión sobre los sentidos”). Es tentador, sin embargo, considerar también el hecho de que, para la teoría freudiana, la pulsión nunca se satisface completamente (por la interdicción del incesto): una pulsión de futuro es necesariamente irrealizable.

12 La idea, por cierto, es de Koselleck, pero la formulación verbal de “futuro pasado”, al igual que futures past y futur passé, serían más bien responsabilidad de los traductores al castellano, inglés y francés del título vergangene Zukunft, “futuros del pasado”, “futuros anteriores (que tuvieron o no lugar)”; ver la introducción de Keith Tribe a la traducción norteamericana (Reinhart Koselleck, Futures Past. On the Semantics of Historical Time, New York, Columbia University Press, 1979, xi). La libertad sintagmática del castellano, sin embargo, permite incluso invertir la interpretación sin necesidad de cambiar la fórmula: un futuro pasado es, o puede ser, casi lo mismo que un pasado futuro.

13 Koselleck, op. cit., 194.

14 Diccionario de la lengua castellana compuesto por la Real Academia Española, 1803: “El conocimiento de las letras, ó ciencias”.

15 Koselleck, op. cit., 257.

16 Adriana Rodríguez Pérsico, Relatos de época. Una cartografía de América Latina. 1880-1920, Rosario, Beatriz Viterbo, 2008, 15-16.

17 Walter Ong, Orality and Literacy: The Technologizing of the Word, New York, Routledge, 1982.

18 Ver Elizabeth Einsenstein, The Printing Revolution in Early Modern Europe, New York, Cambridge University Press, 2005. La edición original del libro, de 1983 (basada a su vez en su tesis doctoral de 1981) ha recibido interesantes críticas en las décadas posteriores a la aparición de ese libro, entre ellas Michael Warner, The Letters of the Republic. Publication and the Public Sphere in Eighteenth-Century America, London, Harvard UP, 1990; Joyce Coleman, Public Reading and the Reading Public in the Late Medieval England and France, Cambridge, Cambridge University Press, 1996; David McKitterick, Print, Manuscript, and the Search for Order (1450- 1830), New York, Cambridge University Press, 2003; y Sabrina Alcorn Baron et al., Agent of Change: Print Culture Studies After Elizabeth L. Einsenstein, Amherst, University of Masachusetts Press, 2007. La propia Einsenstein ha respondido en “An Unacknowledged Revolution Revisited”, American Historical Review 107: 1, 2002, 87-105, y en el posfacio a la reedición de 2005. El modo como la imprenta permite una mayor cantidad de reproducciones en menor tiempo y con menor costo es un hecho que no parece discutible, aunque McKitterick ha argumentado que estas no eran tan “homogéneas” (ni mucho menos idénticas) como Einsenstein suponía.

19 Gazeta I, 239.

20 Michel de Certeau, Artes de hacer 1. La invención de lo cotidiano, México, Universidad Interamericana, 1996, 138.

21 Escribe Pierre Rosanvallon (quien también cita a de Certeau): “Si la literatura y la poesía tienen como función abrirnos a la presencia del mundo con la ayuda tambaleante de las palabras, encuentran una nueva razón de existir en medio de las incertidumbres de la era democrática. El novelista y el poeta son a su singular manera agrimensores de ambigüedades y descifradores de silencios. Permanecen abiertos a las contradicciones del mundo y jamás permiten que el concepto escape a la carnadura de lo real” (Pierre Rosanvallon, Por una historia conceptual de lo político, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2003, 60-61). Cfr. la nota 2.

© Ariadna Ediciones, 2021

Licence OpenEdition Books

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search