Version classiqueVersion mobile

Territorio y Prácticas Socioculturales en debate

 | 
Mónica Vargas Aguirre
, 
Celia Basconzuelo
, 
María Virginia Quiroga
, 
et al.

La construcción de un público vecinal

El papel de la opinión barrial

Celia Basconzuelo

Texte intégral

Introducción

  • 1 Denominamos así a todas aquellas entidades institucionales cuya territorialidad e identidad se corr (...)

1Las organizaciones socio-territoriales (en adelante OST)1, dentro de las cuales cabe considerar las asociaciones fomentistas, registran su momento fundacional en Argentina a partir del momento en que la periferia de cada ciudad, una vez avanzado su poblamiento, comenzó a requerir de mayor infraestructura, urbanización y desenvolvimiento de servicios. Los vecinos que allí habitaban comenzaron a demandar por esas cuestiones, primero, a través de la petición y luego asociándose. Así nació el fomentismo en los barrios.

  • 2 Hernán Ouviña, “Las asambleas barriales y la construcción de lo “público no estatal”: la experienci (...)

2El repertorio de estas prácticas participativas ha sido reflejado por numerosos estudios de caso en nuestro país. Sin embargo, es menos conocido el aporte del fomentismo en el campo de la opinión.2 En torno de esta arista gira la presente contribución. A partir de un estudio de caso concentrado en los espacios barriales de la ciudad de Río Cuarto (Córdoba) se analiza laconstrucción de un “público vecinal”. El marco temporal comprende dos momentos: en un caso, entre fines de los años ’50 y mediados de los ’60 cuando Argentina transitaba por la etapa posperonista, con gobiernos democráticos y regímenes autoritarios; en otro caso, a comienzos de los años’90 cuando el neoliberalismo irrumpió para transformar la economía y las relaciones entre la sociedad civil y el Estado.

  • 3 Respecto del fomentismo riocuartense pueden distinguirse dos etapas: un fomentismo de primera gener (...)
  • 4 Entendemos por ciudadanía vecinal el proceso que conlleva al desarrollo y fortalecimiento de derech (...)
  • 5 Guillermo O’Donnell, El Estado burocrático autoritario, Buenos Aires, Editorial de Belgrano, 1982.

3Se demostrará, por un lado, que la construcción de una opinión vecinal devino de un proceso previo signado por la consolidación de la organización social en el espacio barrial donde desenvolvió una serie de prácticas sociales sostenidas en el tiempo.3 Por eso, la visibilización de la opinión vecinal no surgió en todas las OST fomentistas de Río Cuarto, sino en aquellas que presentaban una trayectoria previa. Se demostrará también que ese proyecto colectivo -sintetizador de las diferentes aristas del trabajo comunitario- a la vez que fortalecía las prácticas vecinales, contribuía a redimensionar el derecho a la palabra por parte de los territorios de base como actor social de la periferia. De manera entonces que las prácticas participativas en la escala territorial de base encontraron otro plano desde donde contribuir en la construcción de la ciudadanía vecinal.4 Por último, se demostrará que este caso permite introducir matices en el conocimiento de una época -fines de los años 50 a mediados de los 60- respecto de la cual se entiende predominó un tipo de Estado burocrático-autoritario, en palabras del politólogo Guillermo O’Donnell, que propendió a la despolitización de la sociedad y la desmovilización de los sectores populares, mediante una anulación de los mecanismos políticos y democráticos con el fin de restablecer un “orden social”.5

4Las fuentes empleadas para este estudio son las publicaciones existentes en el Archivo Histórico Municipal de Río Cuarto. Respecto de ellas nos abocamos a investigar el proceso de construcción de una opinión vecinal, preguntándonos ¿qué tópicos les interesaba a las entidades fomentistas posicionar en la opinión barrial?, ¿cubrían inquietudes meramente fomentista o también expresaban preocupaciones por lo social urbano y por los problemas nacionales?

5Comenzaremos discutiendo en un nivel teórico qué entendemos por lo “público no estatal” y sobre esta base se explicitará, en segundo término, el concepto “público vecinal”. La tercera parte del trabajo comprende el análisis de las publicaciones vecinales.

Lo público no estatal

  • 6 Nuria Cunill Grau, Repensando lo público a través de la sociedad. Nuevas formas de gestión pública (...)

6Nuria Cunill Grau (politóloga y cientista social) publicó en 1997 su libro “Repensando lo público a través de la sociedad”6 y allí sentó hipótesis claras para comprender -sobre la base de una inspiración habermasiana- cómo se constituye ese espacio público no estatal.

  • 7 Ibid, 24.

7En opinión de la autora, es una falacia circunscribir lo público a la esfera estatal. Por el contrario, existe una dimensión pública y política radicada en lo social, es decir, una “función política primigenia de la sociedad que se traduce en la crítica y el control sobre el Estado y que implica “una relación regulativa”.7 Esta afirmación lleva a pensar que lo político no queda confinado sólo a la esfera del Estado, ni tampoco que el Estado se constituye en el único con derecho de expresar los intereses de los individuos.

8En la argumentación de la autora, lo público refiere lo común, lo colectivo, lo que es visible y de interés de todos: “nace deuna concepción horizontal del poder, de la interacción discursiva y práctica de los individuos libres e iguales interesados en el bien común”. Lo público no es un dato dado sino “un proceso de construcción” que incumbe a la sociedad, al Estado y, sobre todo, a las relaciones entre ambos”.

9Inclusive, ese proceso puede seguirse históricamente, pues un primer momento que permitió el desplazamiento de lo público hacia lo social se concretó a medida que el liberalismo y la democracia fueron implantados y los derechos ingresaron en la esfera de lo público. Cunill señala que el primer momento remite entonces al impacto que los derechos y el desarrollo de la democracia tuvo para crear y expandir una esfera pública que fue primero eminentemente burguesa.

  • 8 Ibid., 27-30.

10En ese marco, comprendido entre los siglos XVIII y XIX, resultaron fundamentales para la formación de una opinión pública la aparición de una prensa crítica, los partidos políticos y el parlamento. Acompañaron el proceso, los derechos individuales: “la defensa del espacio de la libertad contra el Estado se concentrará así en la reivindicación de la libertad de expresión y, sobre todo, de la autonomía asociativa”; pero, esa representación de la opinión pública quedó articulada a un interés de clase y por lo tanto, lo público refirió la opinión burguesa.8

11El segundo momento -de interés particular para nuestro estudio- corresponde al Estado de Bienestar, cuya función fue estructurar el orden social sobre la base de la ampliación de los derechos sociales, la justicia distributiva y un desarrollo económico y social promovido directamente por el Estado. El objetivo de lograr una integración social legitimaba la preeminencia de la acción económica y gestora del Estado por sobre la política. Es un momento, según la autora, en que la esfera pública-social terminó por desnaturalizarse en razón de abandonar su rol de mediación entre el Estado y la sociedad para quedar integrada a lo estatal. Por otro lado, el espacio público habría perdido su función política y de mediación y, por lo tanto, el espacio de la opinión resultó alcanzado por esa dinámica que todo lo integraba. Y así afirma:

  • 9 Ibid., 39-40.

en el Estado social que, sobre todo, administra, distribuye y asiste, menguan los intereses políticos' de los ciudadanos, constantemente subsumidos a los actos de la administración, y acaban reduciéndose primordialmente a reclamaciones ligadas a la profesión. La representación de las cuales tiene que correr a cargo, evidentemente, de las grandes organizaciones sociales […] El espacio público se ha transformado perdiendo su función política. De sostener una función de crítica y control sobre el poder político, los poderes sociales pasan directamente a ejercerlo. El principio de la crítica es así sustituido por el de la integración. La sociedad pierde autonomía frente al Estado al dejar de mediar ante él […] La publicidad crítica es desplazada por la publicidad manipuladora9.

12En virtud de estas consideraciones pueden inferirse varios supuestos: 1) frente a la acción centralizadora del Estado social (modelo que se corresponde con la etapa de este estudio) la esfera pública social habría quedado absorbida, por tanto, sin capacidad de expresarse de manera autónoma, menos todavía en cuanto a la efectiva participación ciudadana; 2) La movilización ciudadana no alcanzó a ser significativa en el marco de ese modelo de Estado. 3) El espacio público respondió a una lógica de integración. 4) La opinión pública crítica habría perdido substancial terreno.

13Ahora bien, si en líneas generales esta interpretación acerca de lo público se reflejaría bastante en la lógica del régimen político que tuvo vigencia en Argentina desde mediados de los años 60, cuando el onganiato impuso un modelo de Estado de autoritario, al descender a los espacios locales algunos intersticios se generaron desde la sociedad civil que permitirían matizar tales supuestos. Según se verá en el apartado subsiguiente, algunas OST vecinales de Río Cuarto durante ese período histórico contribuyeron a mantener activa la opinión territorial.

Un “público vecinal”

  • 10 Ibid., 52.

14Retomando la tesis de Nuria Cunill, según la cual lasasociaciones voluntarias se constituyen en actores claves de todo espacio público democrático, por cuanto son las encargadas de sentar temas de relevancia para el conjunto de la sociedad10, puede inferirse -tras contemplar el estudio de caso- que desde la participación en los territorios de base y mediante sus prácticas asociativas, las OST fomentistas formaron parte de ese espacio público societal. Pero, además, contribuyeron en ese mismo plano, de otro modo al crear un “público vecinal” y forjar una opinión que revistió esos alcances.

15El mecanismo que sirvió como punto de encuentro con la sociedad barrial fueron las pequeñas publicaciones editadas por las mismas OST, con fondos propios. Presentaban la forma de folletos breves, conteniendo entre seis y ocho páginas y con una frecuencia mensual.

16Fueron pensadas para circular dentro del barrio, con un propósito informativo aunque también de opinión, teniendo como interlocutores a los vecinos y como temática convocante los problemas del territorio y las acciones emprendidas. El público que conforma su auditorio eran esos habitantes de la periferia, que en el contexto del caso riocuartense se componía de clase media y estratos populares.

17Los barrios, que ya reconocían un proceso de visibilización en la opinión pública a través del canal de comunicación de la prensa local, de los análisis y de la opinión que los redactores volcaban en las columnas editoriales o bien a través de las secciones específicas, amplificaron ese derecho construyendo “en el territorio” una voz propia.

18Ese camino admitía un locus de formación que en cierto modo tenía semejanzas y diferencias con el anterior. De una parte, la interpelación al poder municipal, pues se entendía el municipio en clave administrativa y ejecutor de las políticas públicas nacionales o provinciales. De otra parte, un discurso social que en razón de su contenido no iba a resultar conflictivo para los gobiernos autoritarios; de hecho las asociaciones vecinales proclamaban su apartidismo.

Las publicaciones territoriales

19Una etapa precedente vio la luz de la revista La Voz de Alberdi (1946), órgano del Centro Vecinal de Ayuda Social y Cultural. La siguiente etapa, casi al concluir el régimen peronista, estuvo signada por la formación de las asociaciones vecinales a partir de 1954 y con ellas una nueva oleada de expresión escrita vecinal. Una de ellas fue la revista Banda Norte (1958) y otra, el órgano de difusión con que contó la Federación de Asociaciones Vecinales, La Voz de los Barrios (15-11-1958).

Un público desde Banda Norte

  • 11 Banda Norte fue uno de los sectores barriales de la ciudad de Río Cuarto que tuvo sus inicios en la (...)

20En el barrio Banda Norte11 se difunde la revista Banda Norte. Por la solidaridad vecinal. Su primer director fue Carmelo Bruno, después Leandro Miskoski y tenía como editorial la firma “Namuncurá”. Los números consultados -existentes en el Archivo Histórico Municipal- datan de diciembre de 1958 y comienzos de 1959, es decir que debió emitirse en forma mensual. Al parecer fue la única de ese tipo en la ciudad.

  • 12 Las fuentes periodísticas permiten registrar la constitución de un “comisión vecinal de fomento” fe (...)
  • 13 AHMRC, Caja… op. cit., Carpeta Vecinal Banda Norte, 7/6/1957, f. 121; 21/6/1957, f. 134.

21Esta publicación se divulga dos años después de constituida la asociación vecinal.12 En efecto, en 1956, en el marco de la renovación institucional fomentista que se había encarado desde 1954, se da a conocer la organización de una “Comisión Vecinal de Banda Norte”, constituida el 22 de noviembre bajo la conducción de Esteban Giordana (presidente) y Carmelo Bruno (secretario). Sus estatutos fueron aprobados rápidamente.13 Una de las primeras acciones fue conseguir donaciones entre los vecinos para continuar sosteniendo aquel servicio de salud primaria.

  • 14 Revista Banda Norte. 1/12/1958, 7. “Durante el mes de noviembre han ingresado 20 solicitudes de soc (...)

22¿Qué tópicos contenía esa publicación mencionada? Por un lado, el vínculo con los actores económicos de la ciudad y del barrio. Este aspecto se hacía visible a través de algunas firmas comerciales y empresariales que manteniendo sus casas matrices en el centro, instalaban sucursales en los barrios; por otra parte, las publicaciones contaban con patrocinadores comerciales en el barrio (negocios, profesionales, pequeñas empresas productoras y fabricantes. Por otro lado, se trataba de visibilizar los socios y darles una entidad como actores centrales en el proceso participativo y deliberativo de la asociación. La revista solía publicar los nombres de sus socios, fuesen personas individuales, comercios y pequeñas empresas del sector. Contabilizan 240 hacia 1959. El socio -ante todo el vecino comprometido- era el primer interesado en conocer la marcha de las gestiones, quien participaba de manera activa de la Asociación y aportaba, además de la cuota social, la voz y el voto en el proceso decisorio. La divulgación de esas identidades probablemente tenía la finalidad de acercar a otros vecinos hacia la participación vecinal.14

  • 15 Ibid. 1/2/1959, 6.
  • 16 Desde la Revista se solicitaba: “Necesitamos orientación para servir mejor y por lo tanto su mejor (...)

23En el mismo sentido tiene su importancia atraer nuevos socios para la AV, nuevos lectores y colaboradores: alentando entre los vecinos lectores, las suscripciones a la revista, la difusión de este órgano entre quienes no era conocida. Era reiterado el mensaje: “difunda esta Revista para que podamos transformarla en una gran Revista que haga honor a Banda Norte”15. Instándolos para expresar la “palabra vecinal”16, en definitiva hacia la construcción de un colectivo vecinal.

24Otra temática abordada por la revista comprende la labor formativa de la gestión vecinalista. Quizá éste sea el punto más contributivo a un proceso democratizador que caracterizaba al interior de estas entidades en una sociedad gobernada por regímenes con déficit democrático. A través del boletín de la Comisión Directiva, se describía la gestión de la AV en procura de servicios: la luz eléctrica domiciliaria (transcripción de notas enviadas al gobernador, al ministro de gobierno, al presidente del directorio de la empresa prestataria de luz), una mayor eficiencia en el acceso de los pasajeros al servicio de ómnibus local, gestión para lograr el arreglo de las calles del barrio, concreción de la construcción de la sede social y apertura de la biblioteca, instalación de un consultorio médico en el barrio.

  • 17 Cuando finalmente el gobierno de la provincia llamó a licitación para la red de alta y baja tensión (...)
  • 18 Ibid, 2-3.
  • 19 Así, por ejemplo, se vio cuando la revista convocó a los vecinos tanto para constituir la sub comis (...)
  • 20 Se realizó un reportaje al fundador del fomentismo en el barrio (Carlos Miatello, a su vez director (...)

25El relato de las conquistas barriales permitía inferir el éxito de la gestión vecinal17, reforzar lazos de sociabilidad y enfatizar la visión de lo comunitario.18 Explicar cómo se llevaba a cabo la gestión devenía en otro proceso conexo: acentuar los valores cardinales del fomentismo (solidaridad vecinal y búsqueda del bien común)19, mantener viva la tradición vecinalista apelando a recuperar la historia de la asociación.20 Se trata de un discurso atravesado por una mirada exitosa y no crítica de la gestión.

  • 21 En una entrevista realizada por la revista al fundador del vecinalismo en el barrio, se decía: “Con (...)

26Ahora bien, la participación y la representación social fueron consideradas un eslabón necesario para la plataforma de otro proceso que se valoraba oportuno desarrollar: crear una representación política del vecinalismo.21

  • 22 Se trata de artículos relacionados con lugares geográficos, recomendaciones para la preparación de (...)
  • 23 Cabe recordar que quien ofició primeramente como redactor de la revista era Carmelo Bruno, un sacer (...)
  • 24 Al referirse al deporte profesional expresaban: “Somos de esta opinión: la mujer debería excluirse (...)

27Otro tema del cual se ocupó la publicación es la formación cultural barrial. Fue un proyecto de la AV Banda Norte poseer una biblioteca propia, reeditando así la tradición del fomentismo. Además se trataba de ofrecer artículos de contenido cultural22, otros se interesaban por la mujer23, contribuyendo así a reproducir el modelo de género propio de la época24, otros difundían las actividades del club barrial.

28Por último, la revista buscó también recrear la sociabilidad barrial e interbarrial. En este sentido, la revista constituyó un referente para dar a conocer cumpleaños, aniversarios, nacimientos, defunciones, bautismo, matrimonios, es decir, la vida cotidiana del vecino. Divulgaba las actividades de la cooperadora de la escuela República Oriental del Uruguay. También para divulgar el Boletín Radial de la Federación de Asociaciones Vecinales que se emitía por la radio urbana (LV 16 Radio Ranquel)

Otra opinión desde Banda Norte al calor de los años ‘60

  • 25 AHMRC, Caja Asociaciones… op. cit., Carpeta Vecinal Banda Norte, 1961, f. 111.

29Cinco años después, el 16 de agosto de 1961 -en el contexto de un gobierno democrático y del proyecto desarrollista impulsado por Frondizi y Frigerio- los vecinos del barrio realizaron una asamblea extraordinaria donde se aprobaron nuevos estatutos para la entidad que pasó a denominarse “Asociación Vecinal Banda Norte” y que reconocía a aquella Comisión de 1956 como su antecesora, precisándose que la jurisdicción territorial también era la misma.25

  • 26 Ibid., fs. 107, 109. Hacia 1973 se calculaba que la cantidad de socios de la vecinal era de 253. Ib (...)

30Continuidad pues en cuanto a la práctica fomentista, la apropiación territorial, la gestión de servicios, la disponibilidad de recursos propios, la asistencia social, y la visibilización de una práctica participativa más intensa. Este aspecto resaltaba auspiciado por un contexto democrático que se extendió hasta 1966 (golpe militar) y se tradujo, al interior del fomentismo, propiciando instancias de participación (las asambleas ordinarias y extraordinarias, el consejo directivo, las comisiones anexas, el derecho electoral para los asociados, la incorporación de la mujer y de la juventud a las comisiones específicas.26

  • 27 Ibid., 1961, fs. 107, 109

31Resulta difícil pues no asociar ese incentivo a la participación con la aparición de un público vecinal y el cauce publicitario y comunicativo que lo hacía posible. En torno de esta idea de alentar un público vecinalse retomaba desde el discurso uno de las valoraciones integrales del fomentismo y del Estado de Bienestar, “la solidaridad vecinal”, aunque para darle nuevos alcances: impulsarían publicaciones, reuniones sociales, festivales y medios de agrupamiento y ayuda. Precisamente, en el marco de esa asamblea refundacional y de acuerdo con ese principio, se discutió la posibilidad de reeditar el periódico “Banda Norte”, que fuera órgano oficial de la institución. Allí, sin embargo, se argumentó que debido a los aumentos en los costos de impresión sería difícil encarar la reedición del mismo; también se consideró que los avisos publicitarios deberían aumentarse a un precio que los comerciantes no estarían dispuestos a pagar. Por eso, la posibilidad que se encontró fue costear la edición por parte de los propios asociados. El proyecto fue aprobado por unanimidad.27

La opinión vecinal en los años del neoliberalismo

32Entre 1976 y 1980 la acción del vecinal se vio interceptada por la vigencia del régimen autoritario de la última dictadura. La refundación democrática a partir de 1983 alentó nuevamente la conformación de nuevas AV. Hacia fines del decenio, el cambio de signo político en la conducción nacional (del radicalismo al menemismo y su alianza con el neoliberalismo) devino en el comienzo de reformas estructurales. Con ellas se iniciaba la década del ’90.

33El Estado fue uno de los actores afectado por ellas. Ese Estado, que había emergido como actor regulador de la política económica en los’30 y se afirmó en los’40 en el área social para constituirse como un Estado Benefactor, sufría ahora un fuerte embate proveniente de las teorías neoconservadoras. Simultáneamente, una conciencia cada vez mayor acerca del no retorno del Estado de Bienestar hizo que la sociedad civil demostrase en las últimas década un fuerte dinamismo descubriendo la potencialidad que encierran nuevas prácticas sociales y estrategias de acción colectiva, todavía más si son desplegadas desde el espacio local, sobre todo urbano. Consecuencia de ello fue la aparición de nuevos actores sociales, el crecimiento de acciones movimientistas y asociacionistas, la proliferación de organizaciones no gubernamentales y agrupamientos diversos.

34En Río Cuarto, y en ese contexto, vieron la luz un número importante de nuevas asociaciones vecinales: Alto Privado Norte (1990), Barrio Paraíso (1990), El Acordeón, hoy La Agustina (1990, José y Mariano Cabral (1990), Las Delicias (1990), Pueblo Nuevo (1990), Barrio Valacco (1992), Jardín Norte (1992), Residencial Norte (1992), San Martín (1992), Santa Teodora (1995) y Juan M. de Pueyrredón (1995).

35Es decir que conforme se fue reflejando un crecimiento poblacional al interior de los barrios junto con una expansión de la urbanización en la periferia, las más antiguas vecinales se fragmentaron y dieron nacimiento a otras nuevas en los años ‘90. Paralelamente, la sanción de la nueva carta orgánica municipal (1996) y el proceso de descentralización de los servicios, contribuyeron a crear un clima de relación entre el Estado municipal y las OST inédito: las AV asumieron la concreción de acciones hasta ese momento administradas por el municipio, a cambio del otorgamiento por parte de éste de subsidios.

36Junto a las nuevas entidades, y la continuidad del vecinalismo, se editaron dos publicaciones. Banda Norte hoy (1994), subtitulada “periódico independiente” y Pueblo Alberdi (1996), una publicación de la asociación vecinal Centro del Barrio Alberdi.

37¿Qué elementos ejes del discurso social estaban presentes? El vínculo con la ciudad, mediatizado por la publicidad de profesionales, empresas, negocios localizados en el macro y micro centro, el apoyo de los sectores económicos del barrio a través de la publicidad de pequeños y medianos negocios, pequeñas empresas fabricantes y distribuidoras, y negocios que ofrecen servicios (peluquerías, remisses) iban configurando los soportes sociales de la práctica publicitaria.

38Otra marca presente en el discurso social será no tanto visibilizar a los socios y darles una entidad como actores centrales en el proceso participativo y deliberativo de la asociación, tal como se había hecho en la década del 60, sino al vecino propiamente dicho y la continuidad por insistir en una opinión vecinal. Se procura interesarlo en la marcha de la asociación y construir una opinión vecinal. Ello se refleja claramente en el primer número del boletín Banda Norte hoy, donde los editores (en este sentido se subraya la función de los periodistas del barrio) realizaron un llamado a los vecinos expresando:

  • 28 Revista Banda Norte hoy, Junio de 1994, 3.

Nosotros estamos cerca y podemos publicar que su hijo ganó un premio en el club y lo que opina acerca de los temas que inciden en su vida diaria. Para eso estamos. Estamos aquí desde ahora, para reflejar el entorno más próximo, lo que nos pasa en el Barrio, en este que es nuestro lugar en el mundo.28

  • 29 Folleto Pueblo Alberdi, 1996, 7

39Esa apelación al socio, en tanto depositario de derechos, implicaba enfatizar la participación social desde el territorio. El vecinalismo era interpretado como el ámbito primario para desarrollar la participación y así mejorar la calidad de vida del sector barrial. Se creía fundamental el ejercicio de las prácticas democráticas y en ese sentido el punto de partida debía ser la propia vecinal; por eso se expresaba: “Tenga presente que ud. es el puntal de la vecinal, piense que cada puntal o columna que se pierde debilita la estructura vecinalista”.29

  • 30 Revista Banda Norte hoy, op. cit., 4.

40Continúa divulgándose la gestión vecinalista y la construcción discursiva se orientaba más a reflejar la palabra de las autoridades de la AV. Continúa también recreándose las valoraciones cardinales del vecinalismo, “la solidaridad”, “la vida comunitaria”. Aparece clara la idea de asociar la gestión vecinal al ejercicio de una representación social de quienes son “vecinos” y “contribuyentes” y la gestión de servicios:“Nos preocupamos por ser los representantes de los intereses de los contribuyentes del Barrio, por eso promovemos y fomentamos el progreso en todos sus aspectos”.30

  • 31 Ibidem.

41La preocupación por la formación cultural barrial no fue abandonada, se incluía una sección de recetas culinarias (Banda Norte). Divulgación de las actividades de los jardines maternales, talleres de corte y confección (Alberdi). La acción interbarrial –matriz distintiva de los años ’60- no aparece encauzando la sociabilidad noventista; sí en cambio la labor intrabarrial, particularmente con los centros culturales y educativos del barrio, así como los de asistencia social. Ello podría hacer incidido en un desgaste de los lazos intervecinales y declive de la entidad que los representaba, el Círculo Vecinal. Por ejemplo, el presidente de la AV Banda Norte, por entonces Osvaldo Pagés expresaba: “mantendremos nuestra afiliación al Círculo pero no participamos ni compartimos los objetivos de esa institución”.31

42Dos datos novedos para la relación Estado local-AV eran resultados desde el discurso. Por un lado, el vínculo con el municipio. En ese sentido, se daba amplia difusión a las obras encaradas por el municipio en los barrios (obras viales, construcción de nuevas escuelas, extensión del alumbrado público, agua y cloacas, nuevo puente, erradicación de villas en la costa del río Cuarto.

43Asimismo, un dato importante desde el plano de la institucionalidad que cobraron los vínculos fue la creación de la Subsecretaría de Asuntos Vecinales, dependiente del Municipio y en contacto con las AV. Por otro lado, la acción de descentralizar servicios, que se difundía esclareciendo a los vecinos cuáles eran los servicios ofrecidos desde la vecinal: desmalezado, alquiler de mobiliario ofrecido por la vecinal, asesoría letrada, vacunación infantil gratuita, talleres culturales, entre otros.

Una publicación colectiva: La Voz de las Vecinales (1996-2000)

44Se trata de una publicación colectiva, de mayor continuidad editorial. Fue un momento en que los barrios estaban representados a través de cuarenta y seis AV. Esta publicación buscó posicionarse desde un discurso de información y de opinión en la búsqueda de lograr una mayor concientización social acerca de la actualidad del trabajo barrial, sus actores, las relaciones interinstitucionales y las articulaciones sociales. La Voz de las Vecinales, editada desde 1996 fue una de esas producciones colectivas. Otra, Río Cuarto, Noticias, El diario de los vecinos que se editó en 2004. También nació un proyecto de contar con una Radio FM de las vecinales.

45Desde La Voz de las Vecinales se alentaba la historicidad del proceso vecinalista, recreándose la historia de cada AV, se consagraba una semana del vecinalismo, e narraban aspectos del accionar vecinal, se alentaba el rol de la ciudad como capital nacional del vecinalismo, se alentaba la participación femenina. Otro punto importante fue el apoyo y difusión que tuvo la COVERA (Confederación Vecinalista y Fomentista de la República Argentina)

A modo de conclusión

46El presente artículo ha focalizado en una tipología de OST: las AV, por caso las de Río Cuarto en dos momentos emblemáticos para analizar las relaciones Estado-organizaciones de la sociedad civil: entre fines de los años ’50 a mediados de los ’60 y los años ’90.

47En tanto organizaciones que alentaron formas de representación social contribuyeron a redimensionar lo público no estatal y desde esa posición operaron como una instancia de crítica y control sobre el aparato del Estado municipal. Si lo público no estatal, radica en la sociedad, ello significa que el lugar de realización de la política no puede quedar centrado únicamente en el Estado. Desde la esfera social se actualiza lo político. Y ese camino fue el que emprendieron las AV, aunque proclamando su apartidismo.

48Fueron años en que de la preocupación por lo territorial y los servicios, las AV direccionaron su participación hacia la construcción de una opinión. Una opinión que revalorizaba la relación con lo territorial, la participación social y la representación en el mismo sentido. El eje central de ese discurso social era, entonces, una preocupación por lo colectivo barrial que se expresa sin apelar a mediaciones políticas, sino desde las representaciones sociales del vecindario.

49Sin embargo, algunos contextos políticos que las atravesaron no parecían propiciar ese tipo de acciones colectivas, particularmente los regímenes autoritarios de 1966 a 1973. Aun así, las AV se plantearon como espacios para la participación y la representación social. Dos dimensiones que pueden ser consideradas pilares fortalecedores de los regímenes democráticos.

50¿Por qué no fueron abatidas por aquellos regímenes autoritarios? Por un lado, porque durante el onganiato se propició una forma de organización social de tipo corporativa; por la otra, en razón del perfil que declaraban estatutariamente esas entidades barriales (no partidismo), pero sobre todo porque de algún modo estaban reguladas y “fiscalizadas” por el gobierno municipal.

51Las AV sobrevivieron a la última dictadura. Llegaron a los años’80 portando valores emblemáticos del fomentismo-la solidaridad como valor cardinal del discurso y de las prácticas vecinales-, recreando una matriz cultural que asociada a la solidaridad resultaba constitutiva también del sujeto colectivo. Lo público fue recuperado, nuevamente el accionar colectivo pudo desplegarse. La solidaridad permitió recrear el ejercicio de la autonomía social contribuyendo en la construcción de ciudadanía. De una ciudadanía vecinal donde el sujeto comunitario se reconoce en razón de relaciones y vínculos sociales de vecindad. Pero, se avecinaba un embate: por un lado, a partir de la reformulación de las reglas de juego municipal que no habilitaron mayores procesos de participación vecinal y por otro lado, de una evolución de las propias AV que no consiguieron transitar del posicionamiento territorial barrial a la conformación de una instancia renovada de representación interbarrial con continuidad histórica

Notes

1 Denominamos así a todas aquellas entidades institucionales cuya territorialidad e identidad se corresponde con el territorio de base.

2 Hernán Ouviña, “Las asambleas barriales y la construcción de lo “público no estatal”: la experiencia en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”, disponible en bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/becas/2002/mov/ouvina.pdf

3 Respecto del fomentismo riocuartense pueden distinguirse dos etapas: un fomentismo de primera generación, fundado en 1913, en los dos primeros barrios en formación: hacia el este de la ciudad (Barrio Alberdi) y hacia el norte (Banda Norte), que se prolongó durante los años’30 y ‘40 mediante la refundación de la antigua asociación; o bien como ocurrió en otros puntos de la ciudad, mediante la creación de nuevas comisiones fomentistas. Hacia el final de la década peronista, un fomentismo de segunda generación que impulsó la constitución de asociaciones vecinales, las que se dieron estatutos y procuraron obtener personería jurídica.

4 Entendemos por ciudadanía vecinal el proceso que conlleva al desarrollo y fortalecimiento de derechos de aquellos residentes (vecinos) de los barrios, que fueron validados desde su fundamentación en derechos constitucionales como el de petición, opinión y asociación.

5 Guillermo O’Donnell, El Estado burocrático autoritario, Buenos Aires, Editorial de Belgrano, 1982.

6 Nuria Cunill Grau, Repensando lo público a través de la sociedad. Nuevas formas de gestión pública y representación social, Venezuela, CLAD, 1997.

7 Ibid, 24.

8 Ibid., 27-30.

9 Ibid., 39-40.

10 Ibid., 52.

11 Banda Norte fue uno de los sectores barriales de la ciudad de Río Cuarto que tuvo sus inicios en la primera década del siglo veinte, aunque el proceso de loteos en el sector comenzó a registrarse en las últimas dos décadas de la centuria anterior.

12 Las fuentes periodísticas permiten registrar la constitución de un “comisión vecinal de fomento” fechada el 19 de agosto de 1939, según lo registraron al día siguiente los diarios El Pueblo y Justicia. Por tanto, no se cuenta con datos previos de otra entidad fomentista en el sector. La entidad continuó con sus actividades en el barrio, probablemente de manera initerrumpida ya que un documento del archivo de gobierno municipal, fechado el 23 de marzo de 1944, da cuenta de la suspensión del aporte que recibía una sala de primeros auxilios en el barrio ante la falta de presupuesto municipal. En los años siguientes no se tiene más información sobre la entidad barrial. Comenzaba la década peronista. Archivo Histórico Municipal de Río Cuarto (en adelante AHMRC), Caja Asociaciones Vecinales, No 5, 1944, Carpeta Vecinal Banda Norte, f. 130

13 AHMRC, Caja… op. cit., Carpeta Vecinal Banda Norte, 7/6/1957, f. 121; 21/6/1957, f. 134.

14 Revista Banda Norte. 1/12/1958, 7. “Durante el mes de noviembre han ingresado 20 solicitudes de socios, siendo esto un gran estímulo para la C.V. como así también se han hecho presentes a nuestras reuniones de los días jueves y en forma espontánea, muchos vecinos con el ánimo de prestar su eficaz y valiosa colaboración, para que nuestro barrio llegue a ser lo que anhelamos todos los que vivimos en él”.

15 Ibid. 1/2/1959, 6.

16 Desde la Revista se solicitaba: “Necesitamos orientación para servir mejor y por lo tanto su mejor opinión”. Ibid., 16.

17 Cuando finalmente el gobierno de la provincia llamó a licitación para la red de alta y baja tensión y así proveer de luz eléctrica a Banda Norte, la revista de la AV expresó: “Es una grata noticia que anuncia el más esperado triunfo de la Asociación Vecinal de Banda Norte”. Ibid., 8.

18 Ibid, 2-3.

19 Así, por ejemplo, se vio cuando la revista convocó a los vecinos tanto para constituir la sub comisión de cultura como para la atención al público de la biblioteca, expresando: “Necesitamos personas de buena voluntad que deseen colaborar como bibliotecarios […] a la vez que servirá a sus vecinos, que es servir a la patria […] Necesitamos también colaboradores para constituir la Sub-Comisión de Cultura y llenar otras vacantes de no menos importancia para el bien común”. Ibid., 8.

20 Se realizó un reportaje al fundador del fomentismo en el barrio (Carlos Miatello, a su vez director de la Escuela Industrial Ambrosio Olmos), quien junto a otros 15 vecinos dieron nacimiento en 1943 a la primera entidad, cuya acción primaria fue resolver el problema de las acequias, gestionar un servicio policial, iluminación pública, líneas telefónicas, arbolado para las calles, servicio de ómnibus. Entre ellos, Pedro Ronchi, Francisco y Nicolás D’Eramo, Marinelli, Lastra, Montanari, Fava.

21 En una entrevista realizada por la revista al fundador del vecinalismo en el barrio, se decía: “Conversamos sobre los problemas insolubles de los barrios y llegamos a la conclusión de que sin representantes en la comuna, los barrios van a progresar muy lentamente”. Ibid, 1/3/1959, 5.

22 Se trata de artículos relacionados con lugares geográficos, recomendaciones para la preparación de huerta familiar, página de adivinanzas, consejos alimentarios, recetas de cocina, sección de gramática castellana, página de entretenimientos, humor

23 Cabe recordar que quien ofició primeramente como redactor de la revista era Carmelo Bruno, un sacerdote del clero local, después lo fue Leandro Miskoski.

24 Al referirse al deporte profesional expresaban: “Somos de esta opinión: la mujer debería excluirse de toda actividad deportiva profesional. El mejor de los deportes […] determinará casi inevitablemente la quiebra de la armonía de las formas y acaba dando a la mujer un aspecto menos femenino. Dejando a un lado lo estético, señalemos también el peligro para la salud”. Ibid., 1/12/1958, 15.

25 AHMRC, Caja Asociaciones… op. cit., Carpeta Vecinal Banda Norte, 1961, f. 111.

26 Ibid., fs. 107, 109. Hacia 1973 se calculaba que la cantidad de socios de la vecinal era de 253. Ibid., 1973, f. 15.

27 Ibid., 1961, fs. 107, 109

28 Revista Banda Norte hoy, Junio de 1994, 3.

29 Folleto Pueblo Alberdi, 1996, 7

30 Revista Banda Norte hoy, op. cit., 4.

31 Ibidem.

Auteur

Es Doctora en Historia (Universidad Nacional de Cuyo, Argentina), Post-doctor en Ciencias Sociales (CEA-UNC), Magister en Partidos Políticos (CEA-UNC), Profesora y Licenciada en Historia (UNRC). Actualmente Investigadora Adjunta del CONICET, docente de la Universidad Nacional de Río Cuarto, Directora de la Maestría en Ciencias Sociales (UNRC) y Miembro de Número de la Junta Provincial de Historia de Córdoba. Ha publicado libros y artículos en revistas nacionales y del exterior relacionados con la historia social, particularmente sobre las organizaciones de la sociedad civil.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search