Version classiqueVersion mobile

Territorio y Prácticas Socioculturales en debate

 | 
Mónica Vargas Aguirre
, 
Celia Basconzuelo
, 
María Virginia Quiroga
, 
et al.

Movimiento de autoconvocados de la ciudad de Río Cuarto

Carlos Reynoso

Texte intégral

Introducción

1La presente comunicación tiene como objetivo analizar el denominado Movimiento Ciudadanos Autoconvocados de la ciudad de Rio Cuarto. En este sentido, tales procesos colectivos entendidos como la aparición en el espacio público de nuevas asociaciones que emergen a partir de la denominada crisis política institucional del año 2001, permiten vislumbrar nuevas lecturas sobre el sentido de la ciudadanía, en sentido formal y sustancial, las identidades locales y la dinámica de los procesos democráticos.

2Reconociendo las propuestas teóricasanalíticas comprendidas en el presente escrito la metodología es de carácter cualitativo la cual permitirá ampliar los espacios de reflexión crítica en la ciudad de Rio Cuarto propendiendo al debate sobre la participación ciudadana y su relación con las instituciones locales.

Intersticios ciudadanos y prácticas de lo indescindible

  • 1 Ernesto Laclau, La razón populista, Buenos Aires, Editorial Fondo de Cultura Económica, 2005.
  • 2 Gerardo Aboy Carlés, Las dos fronteras de la Democracia Argentina. La reformulación de las identid (...)
  • 3 Jacques Ranciere, El Desacuerdo. Política y Filosofía, Buenos Aires, Editorial Nueva Visión, 2007.

3La presente comunicación Dinámicas Sociales, Identidad Política y Ciudadanía. Un estudio de caso del Movimiento Ciudadanos Autoconvocados de la Ciudad de Rio Cuarto, tiene como objetivo analizar tópicos vinculados a las nociones de ciudadanía particionada en demandas democráticas y populares de Ernesto Laclau1, e identidad política de Aboy Carles2 profundizando la perspectiva de un nuevo contrato social en Ranciere3.

4Un aspecto que constituye las búsqueda de las categorías mencionadas y que permitieron integrar a las definiciones, la profundidad requerida en el desarrollo del presente escrito, está relacionado con el proceso de transformación de las estructuras políticas y sociales que comienzan, su fragmentación, entre otras, con la caída del Estado de Bienestar, el cual otorgaba una malla de contención y respuestas a las demandas que la sociedad requería.

5La agudización de la crisis del modelo neoliberal en la década del noventa en Argentina, impactó en diversos ámbitos económicos, políticos y sociales. La ciudad de Río Cuarto no estuvo exenta de la misma. En este marco, surge el denominado Movimiento Ciudadanos Autoconvocados de la Ciudad de Rio Cuarto como trama colectiva del espacio público vinculada a nuevas modalidades ciudadanas asociativas y como respuesta de la sociedad civil frente al sistema estatal. Es en este marco, que la multiplicidad de significados de tales problemáticas se encuentra interpeladas sobre múltiples enfoques que trasversalmente articulan en el estado una relación de potencialidades complejas y construcciones teóricas que no siempre contemplan las realidades locales. Considerando tales procesos colectivos desde una perspectiva teórica, significa indagar en los aportes realizados por pensadores de la acción colectiva y la protesta social en el contexto globallocal y encontrar, sus fases de desarrollo y formas de manifestación colectiva.

6La acción colectiva reconoce tres etapas vinculadas a su formación, elección y ámbito de desarrollo. Inicialmente, un colectivo de individuos norequiere de una organización, una estructura o instancias de aglutinamiento de intereses colectivos. En segundo lugar, el debate epistemológico se concentra en la elección participativa de cada integrante de la acción colectiva orientado a maximizar sus recursos y minimizar los costes de su participación. En tercer lugar, diversos autores han considerado la posibilidad que la resultante de la participación en tanto acción colectiva implica la problemática de la exclusividad en el disfrute de tales beneficios tangibles e intangibles. Tales interrogantes permiten introducir a un debate conceptual y procedimental del campo de lo político como bien público como pertenencia a la comunidad política como sujeto activo identificado como actor histórico.

7El espacio público se transforma en el escenario donde se gestan, desarrollan y concluyen tales acciones colectivas. Es decir, los impactos que se desarrollan en torno a la matriz social y política de Latinoamérica, constituyen unos de los indicadores que nos permiten distinguir la génesis de las nuevas modalidades de las acciones colectivas. Es decir, reconoce en la articulación y modalidad de las acciones colectivas, la (re) construcción del espacio público a partir de una nueva dinámica, otorgando en este sentido al tradicional Estado–Nación, una serie de demandas políticas y sociales, a las cuales aún no otorga las respuestas institucionales demandadas por la protesta social y las acciones colectivas.

8Desde el campo disciplinar de la Ciencia Política se advierte que la recuperación de las instituciones políticas coloca el acento en la capacidad de los gobiernos en cuanto afecta lo que presupone el ejercicio procedimental de lo que se entiende como calidad de las políticas públicas. Otro aspecto en clave de lectura histórica, desde el anclaje disciplinario concentra su mirada en una lectura sobre la historicidad de los sujetos y las estructuras sociales como epicentro argumentativo de sus teorías.

  • 4 Ibid, 99.

9Un aspecto que constituye la búsqueda de las categorías mencionadas y que permitieron integrar las definiciones requeridas en el desarrollo del presente ensayo está relacionado con la distinción de lo que se denomina en la lectura laclausiana demandas democráticas y demandas populares.4 En su obra, aborda la problemática de la articulación de las peticiones que paulatinamente se trasforman en reclamos. Al respecto, analiza lo que supone articulaciones equivalenciales y su vinculación con los procesos subjetivos.

  • 5 Ibidem.

10La emergencia de la categoría pueblo sitúa históricamente al sujeto entendiéndolo a partir de sus potencialidades en dichas articulaciones. Laclau sostiene entendiendo que la satisfacción o no de una demanda que “permanece aislada la denominaremos demanda democrática. A la pluralidad de demandas que, a través de su articulación equivalencial constituyen una subjetividad social más amplia, la denominaremos demandas populares: comienza así, en un nivel muy incipiente a constituir al “pueblo” como actor histórico potencial5”.

El movimiento de ciudadanos

  • 6 Entrevista a referente del Movimiento Autoconvocado de la ciudad de Rio Cuarto, 14/09/2015.

11En este marco, las características de las articulaciones de las demandas del denominado Movimiento Ciudadanos Autoconvocados de la Ciudad de Rio Cuarto pueden interpelarse, precisamente a partir de estas dos nociones conceptuales. Para José Luis, referente del movimiento autoconvocados de la ciudad de Rio Cuarto, la composición del mismo estaba conformada por “trabajadores, profesionales, maestros, docentes, familias desocupadas. Había de todo. En ese momento era increíble6”. Es decir la composición de las demandas se articularon en lo podemos denominar una demanda popular en tanto articulación de nuevas subjetividades a partir de la ruptura de las cadenas equivalenciales de las instituciones políticas.

12La segunda demanda que remite a la noción de historicidad y sujeto en la lectura laclausiana, se advierte que en las afirmaciones de otro ciudadano integrante del movimiento. Claudio al respecto considera en relación a las organizaciones colectivas:

  • 7 Entrevista a referente ciudadano Autoconvocado de la ciudad de Rio Cuarto, 22/08/2015.

13que es forma natural de organizarse que uno ha visto a lo largo de la historia. Tiene que ver con la gente reconociéndose como iguales y de repente entender que la organización es superior cuando se reconocen todos como iguales y confluye una idea que cuando hay una persona que lidera y manda y el resto obedece7.

  • 8 Aboy Carles, op. cit., 64.

14En esta línea de pensamiento, Aboy Carles concibe a las identidades políticas “como prácticas sedimentarias de sentido que definen orientaciones gregarias de la acción a través de un mismo proceso de diferenciación externa y homogeneización interna”8. La operacionalización de la categoría identidad política en el territorio local comprende los momentos en que la identidad política emerge y se manifiesta en el contexto local, reconociendo de esta manera prácticas articulatorias heterogéneas. La materialidad discursiva de los ciudadanos autoconvocados, supone desde la perspectiva teórica de Barros ingresar:

  • 9 Sebastián Barros, “Despejando la espesura. La distinción entre identificaciones populares y articu (...)

en ese terreno indescindible entre la dislocación y la relativa estructural dado en el que se ponen en juego estos procesos identificatorios. Allí interactúan y se contaminan mutuamente los lenguajes disponibles y la percepción de su crisis; como también lo hacen las posibilidades de credibilidad y la particularidad de cada representación de la dislocación9.

15Es decir, la representación ciudadana en tanto problemática de identificación constituye uno de los lenguajes posibles.

  • 10 Alejandro Groppo, Los dos príncipes Juan D Perón y Getulio Vargas. Un estudio comparado del populi (...)

16Desde la perspectiva laclausiana, la dislocación se hace explicita dentro del proceso de plena constitución del sistema y también lo incompleto de todo en el conjunto de identidades que se localizan en su interior. Tal dislocación, contribuye a visualizar que cada sistema posee límites y que cualquier identidad reconoce una exterioridad que la constituye. Entiende que la dislocación puede ser asociada y que dicha exterioridad es reabsorbida por el sistema que forma parte o por el contrario es irreductible a no ser susceptible de ser incorporada al sistema “la dislocación se vuelve un factor antagónico10”. Es decir, el rol del antagonismo permite delimitar los límites propios del sistema.

  • 11 Carta Orgánica Municipal, 1996, Artículo 196: “En la elección de los concejales y del Intendente e (...)

17En la ciudad de Río Cuarto, los miembros del movimiento ciudadanos autoconvocados acentúan sus críticas al sistema electoral local y consideran, que el mismo, atenta al carácter republicano y representativo y consideran que el contenido actual del articulo No 19611 de la Carta Orgánica Municipal, resulta de carácter abstracto. En el mismo fundamentan sus integrantes que el Intendente Municipal y los miembros del Concejo Deliberante, son elegidos en una misma lista o boleta y obstaculiza la elección en forma separada de sus miembros.

  • 12 Propuesta de Enmienda al Concejo Deliberante de la ciudad de Río Cuarto, expediente No 12995.
  • 13 Barros, op. cit., 11.

18Los informantes manifestaron en diversas oportunidades, su interés en el mejoramiento del sistema democrático, reforzando la participación ciudadana y el ejercicio responsable de la representatividad política. No obstante, realizaron criticas al sistema electoral vigente considerando como un sistema que de “continuar con este cepo electoral es avalar un sistema que premia la obsecuencia12”. Es decir las lógicas articulatorias laclausianas se visibilizan en clave de lectura retrospectiva/prospectiva de juegos de lenguaje que enfrenta al sujeto histórico de una plebs que quiere ser populus.13

Las identidades políticas

19En este marco se comienzan a articular las fronteras políticas. La definición de un ellos, y en consecuencia del propio campo en el que se inscribe un nosotros. Es en este desplazamiento donde reside la especificidad de la política como la unidad distorsionada de lo uno y lo múltiple como lo irrepresentable y se constituyen en dispositivos de mediación del lenguaje para demostrar que no fueron reconocidos, constituyendo de esta manera un escenario político de las partes y del todo en disputa por los sentidos y los significados de las practicas colectivas. Al mismo tiempo que irrumpen y distorsionan la política con sus efectos y sentidos instituyen una nueva modalidad de comprender el orden en la estructura gubernamental.

  • 14 Jacques Ranciere, En los bordes de lo político, Buenos Aires, Editorial La Cebra, 2007, 72.

20Lo irrepresentable que no forma parte del todo pero que en nombre del desplazamiento y de la invisibilización que le provocan generan en el campo político fronteras móviles y antagónicas que al interior se identifican con lo colectivo. De esta manera, las experiencias en la esfera local generan diversos efectos y sentidos dislocatorios sobre la distribución de lugares sociales, contextos y cuerpos porque se trata de sujetos que desde los márgenes de los discursos dislocan al orden del consenso, esto implica en palabras de Ranciere “que no son solamente seres de necesidad, de queja o de grito, sino seres de razón y discurso, que pueden oponer razón a las razones y esgrimir su acción como una demostración”14. Intentar abordar este pensamiento, implica pensar los conceptos de democracia y nueva ciudadanía. El primero como modo de subjetivación mediante el cual existen y se constituyen en tanto sujetos dislocantes y el segundo como emergencia de un sujeto en abierta latencia identitaria. Ranciėre admite que:

  • 15 Ibid, 87-88.

21la verdadera participación es la invención de ese sujeto imprevisible que hoy día ocupa la calle, ese movimiento que no nace de otra cosa que de la democracia misma. La garantía de la permanencia democrática no pasa por ocupar todos los tiempos muertos y los espacios vacíos por medio de formas de participación o contrapoder; pasa por la renovación de los actores y de la forma de su actuar, por la posibilidad, siempre abierta, de una emergencia de ese sujeto -que eclipsa. El control de la democracia no puede ser sino a su imagen: versátil e intermitente, es decir, pleno de confianza15.

22Esta apreciación del autor, plantea la emergencia de un proceso de construcción al interior de cada identidad política, sujetos al interior/exterior de los bordes del orden del consenso porque dislocan o irrumpen lógicas sociales y políticas capaces de otorgar coherencia y sentido a las experiencias colectivas locales. Ranciere reconoce que:

  • 16 Ranciėre, op. cit., 45-46.

23la actividad política es siempre un modo de manifestación que deshace las divisiones sensibles del orden policial mediante la puesta en acto de un supuesto que por principio le es heterogéneo, el de una parte de los que no tienen parte, la que, en última instancia, manifiesta en sí misma la pura contingencia del orden, la igualdad de cualquier ser parlante con cualquier otro ser parlante. Hay política cuando hay un lugar y unas formas para el encuentro entre dos procesos heterogéneos16.

  • 17 Slavoj Zizek, “Más allá del análisis del Discurso”, en Ernesto Laclau Nuevas reflexiones sobre la (...)

24Desde la lectura laclausiana, la identidad política, no puede pensarse como identidades cerradas sino en continuos desplazamientos. De esta manera, los procesos de constitución y redefinición de una identidad no se dan de una manera automática, ni aislada sino que esta emerge del conflicto, de lo que se denomina “falla estructural”17, la cual supone la puesta en marcha de un complejo entramado de articulaciones y sobredeterminaciones que en el ámbito local conforman el sentido y pertenencia como identidad. Como correlato quien contribuye a la definición de antagonismo en la constitución de identidad ciudadana Slavoj Zizek remarca que si el antagonismo es la presencia de un ´otro´ y ´nosotros´, una posible hipotética derrota de ese enemigo conduciría a su supresión y la identidad quedaría plenamente constituida. Al respecto afirma:

  • 18 Ibid, 259-260.

no es el enemigo externo el que me impide alcanzar la identidad conmigo mismo, sino que cada identidad, librada a sí misma, está ya bloqueada, marcada por una imposibilidad. Y el enemigo externo es simplemente la pequeña pieza, el resto de realidad sobre el que proyectamos o externalizamos esta intrínseca, inmanente imposibilidad18.

25Es decir, cada posición del sujeto adquiere así un carácter incompleto y abierto colocando el acento en la idea de imposibilidad de constituirse en identidades plenas y cerradas. El antagonismo era aquello que no se podía decir, era definir una frontera política de relación antagónica y como límite de la objetividad. La dislocación constituye un radical de exclusión entre lo real y lo simbólico. Un juego de lenguajes que se materializa en la noción de ciudadanía autoconvocada.

26Es en esta línea de pensamiento que la noción de Democracia adquiere relevancia desde las lecturas de Ranciėre en relación dialógica con Laclau, quien define a la misma como un:

  • 19 Para Ranciėre la policía es “la ley, generalmente implícita, que define la parte o la ausencia de (...)
  • 20 Ibid, 126-127.

modo de subjetivación de la política-si por política se entiende otra cosa que la organización de los cuerpos como comunidad y la gestión de los lugares, poderes y funciones-o más precisamente, democracia es el nombre de una interrupción singular de ese orden de distribución de los cuerpos en comunidad que se ha propuesto conceptualizar con el empleo de la noción ampliada de policía.19 Es el nombre de lo que viene a interrumpir el buen funcionamiento de ese orden a través de un dispositivo singular de subjetivación20.

27Este dispositivo comprende tres aspectos: inicialmente es un tipo de comunidad que interpela una esfera de apariencia política ydefine de manera sustantiva la noción de pueblo. En este sentido, la apariencia democrática no se opone al juego de lo “real” y no constituye una ilusión de la idea de comunidad. Se materializa y se expresa en tanto representación de lo visible a una realidad que la vuelve a manifestar en tanto duplica los sentidos. En segunda instancia el pensador francés alude a la categoría de pueblo en tanto no constituye un sujeto para ser pensado como sumatoria de partes como en la lectura hobbesiana.

  • 21 Ibid, 127.

28Presupone, que la articulación de Pueblo y Democracia se conjugan. Los sujetos de la democracia “desajustan” el carácter representativo en tanto institucionalización de las facciones en pujas. La necesaria existencia democrática presupone una tercera articulación que podríamos denominarlo intersticio del vacío/presencia. Es en este ámbito que toda praxis política que presuponga estatalidad o definición societaria u ostente algún tipo de definición estática y homogénea de alguna de las partes en litigio no puede ser considerada democrática. Es allí, donde la identidad siempre es un espacio de lo abierto, de lo múltiple e infinito. La identidad democrática es geométrica, multiforme, policrómica y disonante. Hay democracia, por último, “si hay un litigio dirigido en el escenario de manifestación del pueblo por un sujeto no identitario21”.

  • 22 Chantal Mouffe, En torno a lo político, Buenos Aires, Editorial Fondo de Cultura Económica, 2011, (...)

29De los diálogos intelectuales entre Jacques Ranciėre y Ernesto Laclau se reconoce un concepto que se imprime en el campo de lo político y amplía las posibilidades de articulación de lo indecidible: la posdemocracia. Complementando las formas de concebir la política y lo político Mouffe, admite a “lo político como la dimensión de antagonismo constitutiva de las sociedades humanas, mientras que entiendo a la política como el conjunto de prácticas e instituciones a través de las cuales se crea un determinado orden, organizando la coexistencia humana en el contexto de la conflictividad derivada de lo político”22. Entender que lo óntico y lo ontológico integra a las tramas colectivas de la ciudadanía supone en alguno de sus aspectos comprender la emergencia de diferentes sectores sociales y políticos y a los cuales el Estado como articulador de los mismos, no podía articular con políticas públicas integrales.

A manera de conclusión: hacia un logos como palabra

30Hablar de democracia, implica una visión y una práctica cotidiana, que reconoce al conjunto social y su relación con el hombre a partir de principios de igualdad y libertades públicas. En este sentido, el carácter del crecimiento de demandas por parte de la ciudadanía, frente a los ámbitos institucionales, trajo aparejado nuevas problemáticas que complejizaron el espacio público. Es en esta instancia es donde se gestan ontológicamente categorías analíticas con las cuales se comienza a pensar lo político y la política de manera integral en que se asume, se piensa y se analiza las acciones colectivas y la protesta social ciudadana de la ciudad de Rio Cuarto en el marco de protestas, rupturas institucionales y (re) configuraciones del espacio público y de la institucionalidad y la nueva articulación de políticas públicas.

  • 23 Ibid, 147.

31La afirmación de un logos como palabra y como cuenta, que entienda a una nueva conceptualización ciudadana del contrato presupone una paradoja en la lucha contra la exclusión como consenso. Es decir, el planteo de un nuevo contrato social de la autoconvocatoria “edificados en el punto mismo en que la responsabilidad del individuo y la malla del vínculo social se disgregaban”23. Allí la democracia será el modo de las nuevas formas de subjetivación de la polis abierta, como retorno paradójico del vacío constitutivo, en equilibrio a las funciones de las partes y del todo como actualización de la potencia plena de igualdad.

Notes

1 Ernesto Laclau, La razón populista, Buenos Aires, Editorial Fondo de Cultura Económica, 2005.

2 Gerardo Aboy Carlés, Las dos fronteras de la Democracia Argentina. La reformulación de las identidades políticas de Alfonsín a Menen, Rosario, Santa Fe, Editorial Homo Sapiens, 2001.

3 Jacques Ranciere, El Desacuerdo. Política y Filosofía, Buenos Aires, Editorial Nueva Visión, 2007.

4 Ibid, 99.

5 Ibidem.

6 Entrevista a referente del Movimiento Autoconvocado de la ciudad de Rio Cuarto, 14/09/2015.

7 Entrevista a referente ciudadano Autoconvocado de la ciudad de Rio Cuarto, 22/08/2015.

8 Aboy Carles, op. cit., 64.

9 Sebastián Barros, “Despejando la espesura. La distinción entre identificaciones populares y articulaciones populistas”, VI Congreso Latinoamericano de Ciencia Política, Asociación Latinoamericana de Ciencia Política (ALACIP), Quito, 2012.

10 Alejandro Groppo, Los dos príncipes Juan D Perón y Getulio Vargas. Un estudio comparado del populismo latinoamericano, Villa María, Editorial Eduvim, 2009, 44.

11 Carta Orgánica Municipal, 1996, Artículo 196: “En la elección de los concejales y del Intendente el elector sufraga por los candidatos de una sola lista oficializada y registrada. La mencionada lista indica en primer término la nómina de concejales. Para la elección de los miembros del Tribunal de Cuentas el elector puede sufragar por una lista diferente. El voto de cada elector es intransferible, computándose sólo en favor de los candidatos incluidos en la lista por la cual votó”.

12 Propuesta de Enmienda al Concejo Deliberante de la ciudad de Río Cuarto, expediente No 12995.

13 Barros, op. cit., 11.

14 Jacques Ranciere, En los bordes de lo político, Buenos Aires, Editorial La Cebra, 2007, 72.

15 Ibid, 87-88.

16 Ranciėre, op. cit., 45-46.

17 Slavoj Zizek, “Más allá del análisis del Discurso”, en Ernesto Laclau Nuevas reflexiones sobre la revolución de nuestro tiempo, Buenos Aires, Editorial Nueva Visión, [1990], 2004, 76.

18 Ibid, 259-260.

19 Para Ranciėre la policía es “la ley, generalmente implícita, que define la parte o la ausencia de la parte de las partes. Pero para definir esto hace falta en primer lugar definir la configuración de lo sensible en que se inscriben unas y otras. De este modo, la policía es primeramente un orden de los cuerpos que define las divisiones entre los modos del hacer, los modos del ser y los modos del decir, que hace que tales cuerpos sean asignados por su nombre a tal lugar y a tal tarea; es un orden de lo visible y lo decible que hace que tal actividad sea visible y que tal otra no lo sea, que tal palabra sea entendida como perteciente al discurso y tal otra al ruido”. Ibid., 45.

20 Ibid, 126-127.

21 Ibid, 127.

22 Chantal Mouffe, En torno a lo político, Buenos Aires, Editorial Fondo de Cultura Económica, 2011, 16.

23 Ibid, 147.

Auteur

Lic. en Ciencia Política. Docente en el Departamento de Ciencias Jurídicas, Políticas y Sociales, UNRC. Maestrando en Ciencias Sociales. Contacto: creynoso@hum.unrc.edu.ar

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search