Version classiqueVersion mobile

Un protagonismo recobrado

 | 
Olga Ulianova
, 
Alessandro Santoni
, 
Raffaele Nocera

Capítulo VII. En la recta final. Hacia el plebiscito. 1986-88

Texte intégral

Aylwin a la guía del PDC

  • 465 Era una etapa de redefiniciones en la izquierda, en que el mismo PS-Almeyda empezaba a tomar distan (...)
  • 466 Memorandum for VADM John M. Poindexter, SUBJECT: “Background paper for Secretary Schultz’s presenta (...)

1El año 1986 fue realmente “decisivo”, aunque no en el sentido auspiciado por los comunistas chilenos. Las protestas de julio no desembocaron en una sublevación popular, sino más bien marcaron el agotamiento de la protesta social. El descubrimiento de los arsenales en Carrizal Bajo, en agosto, y el fallido atentado contra el dictador, en septiembre, fueron duros golpes para la opción de una salida a través de la lucha armada. Tales acontecimientos, lejos de generar una radicalización del cuerpo social, alejaron ulteriormente de los comunistas a los sectores que temían una escalada hacia la militarización del conflicto. Las mismas bases del PDC (que habían sido un factor relevante hasta ese momento en determinar la política de la directiva de Valdés) se inclinaron mayoritariamente hacia la postura de los sectores más moderados dentro del partido465. Estos últimos, liderados por Aylwin y Zaldívar, contaron además con importantes apoyos a nivel internacional. En colaboración con el gobierno de la RFA, Washington se activó con mayor fuerza para lograr una transición democrática, presionando al régimen y la misma oposición. En relación a las condiciones políticas que se estaban generando, es en extremo interesante el contenido de un documento preparatorio para la reunión del NSC sobre Chile en noviembre: “La oposición democrática, por su parte, se ha alejado decididamente de los comunistas, como reacción del descubrimiento del arsenal y del intento de asesinato, pero también por las constantes presiones de US, respaldadas, a petición nuestra, por la Alemania federal”466.

  • 467 AHGV, Correspondencia de Juan Hamilton a Gabriel Valdés, 31 de julio de 1986, código: gvs_1159.

2Estas presiones siguieron existiendo a lo largo del período de la dirección de Valdés, contribuyendo a debilitarla. Respecto de las preferencias de la CDU, es significativo hacer mención a una polémica que se produjo en julio de 1986 entre Valdés y Hamilton relativa a un encuentro que este último, junto con Zaldívar, tuvo con Geisler el 28 de ese mismo mes. Hamilton afirmaba: “Dudo que pueda ser cierto lo que tú dices que te expresó Geisler, en orden a que habríamos planteado deslealmente críticas a tu conducción personal del Partido”. Hamilton reconoció que se conversaron cuestiones relativas a la estrategia del partido y que “por lo demás, Geisler expresó gran coincidencia” con los planteamientos de sus interlocutores, afirmando no compartir la tesis de Valdés que no se pueda conversar estos temas con extranjeros467.

  • 468 Valdés manifestó el temor de que el régimen manipulara el proceso de inscripción (en el intento de (...)
  • 469 CDP, Fm Secstate WashDC to Amembassy Santiago, P121759Z MAY87. Subject: Gabriel Valdés discusses pr (...)

3Cuando Valdés, junto con Ignacio Walker y Mariano Fernández, se encontró con Richard Schifter, Subsecretario de Estado para los Derechos Humanos y Asuntos Humanitarios, el 4 de mayo de 1987, el tono de la discusión no fue de los más amistosos. En esa reunión Valdés se mostró muy optimista sobre la capacidad electoral de los partidos de centroizquierda. Según él, en elecciones libres el PDC ganaría el 40 %, el PS-Núñez el 15 %, y el PC-PS-Almeyda el 15-20%468. Sin embargo, lamentó que el gobierno norteamericano estuviese privilegiando a los contactos con la derecha, considerándola “la solución fácil para el problema”, y que la Embajada estuviese “aislando a los democratacristianos, prefiriendo asociarse con elementos del Gobierno y de la Centro-derecha”. Schifter aseguró que la política del gobierno estadounidense era de relacionarse con toda la oposición, pero agregó que “la democracia la pueden construir solo los democráticos” e instó a Valdés “a leer a Lenin, donde encontrará la prueba que no se puede confiar en los leninistas como partners para la construcción de la democracia”. Frente a estas palabras, Valdés “indicó que había roto con los comunistas”469. La tensión entre las dos partes era evidente.

4Respecto a la exclusión de los comunistas, considerada una condición fundamental para EE. UU., es interesante, por otra parte, considerar el punto de vista de un exponente del sector moderado del partido, Enrique Krauss:

  • 470 Entrevista con Enrique Krauss, Santiago, 2014.

“los comunistas mantuvieron, y ahí sí que le hablo como protagonista, un contacto permanente con nosotros y hubo que explicarles, yo se lo expliqué a Volodia Teitelboim en más de una oportunidad que ellos nos echaban, por así decirlo, a perder la foto. Si nosotros aparecíamos con los comunistas perdíamos mucho respaldo. Entonces ellos tenían que entender, y al final terminaron entendiendo que, efectivamente, en esta primera etapa, la recuperación democrática la teníamos que hacer nosotros y ellos portarse lo bien que correspondía. Algunos se portaron bien y otros se portaron mal, pero nos ayudaron incluso a reaccionar con los que se portaban mal, te quiero decir, en el sentido de controlar los movimientos sociales”470.

  • 471 CDP, Fm Secstate WashDC to Amembassy Santiago, 0 230600Z OCT86. Subject: Encouraging greater pragma (...)

5Sin embargo, el Departamento de Estado, pese a apreciar el progresivo alejamiento de la AD respecto de los comunistas, lamentaba en esta fase la reticencia de ésta coalición a “adoptar una línea pragmática”, que implicase la capacidad de generar acuerdos con la misma Junta Militar. Para inducir a la oposición a cambiar su postura, los responsables de la política estadounidense solicitaban a la Embajada en Santiago su punto de vista respecto de la posibilidad de usar a “terceros países” para fortalecer el mensaje, “incluyendo a eventuales planes de viajes a Europa y a otros países latinoamericanos por parte de figuras clave de la oposición, de los cuales la embajada esté en conocimiento”471.

  • 472 CDP, Memorandum of conversation, December 16, 1986.

6El 10 de diciembre de 1986, el embajador Barnes y la consejera política Charlotte Roe se reunieron, en la oficina del mismo Embajador, con una delegación de la AD integrada por René Abeliuk, quien en ese momento ocupaba el cargo de presidente del organismo, Armando Jaramillo y Eduardo Cerda; mostrándose los chilenos disponibles a entablar un diálogo con la Junta. Abeliuk opinó que el negarse al diálogo sobre la ley de partidos fue un error y que su partido, los socialdemócratas, ya tenía conversaciones privadas sobre el tema. Significativamente, en esa misma instancia, la delegación hizo presente el tema de las dificultades económicas de la AD, no para pedir ayuda, sino “para que se sepa”. Sin embargo, posteriormente hicieron llegar una solicitud más explícita472. El 15 de diciembre, Abeliuk y Cerda pidieron una reunión con el Deputy Chief of Mission (DCM), George Jones:

  • 473 Ibid.

“Al solicitar la cita, pidieron que nadie más estuviera presente. Luego de una breve discusión sobre las reuniones del PN y el PDC – en las cuales, dijeron, había triunfado la línea moderada, favoreciendo elecciones libres y negociaciones con la Junta – volvieron a plantear la necesidad de un apoyo financiero a la Alianza. El DCM dijo que la única institución del gobierno de los Estados Unidos cercana a esa área era el National Endowment for Democracy (NED) y los institutos bipartidistas afiliados a él. Sin embargo, la NED había dejado en claro que no deseaba financiar actividades en Chile directamente relacionadas con los partidos políticos; por ejemplo, se había mostrado reacia a ayudar a la Fundación Frei porque está demasiado vinculada al PDC. (Agregó que) los europeos, particularmente los alemanes, por supuesto, tenían una larga historia de apoyo a los partidos latinoamericanos (subrayado en el original) e hizo presente que los norteamericanos mantenían consultas periódicas con los países de la CEE y que podrían interceder en favor de la Alianza. Abeliuk preguntó cuándo podrían tener una respuesta. El DCM contestó que no antes de finales de enero”473.

7[...]

  • 474 Entrevista con Enrique Krauss, Santiago, 2014.

8El PDC mantuvo firme la opción de una alianza con la izquierda no-comunista o “renovada”. Sin embargo, Krauss, a este respecto, se refiere a dificultades con la CDU: “la fórmula podía no gustarles, esto de que se planteara un pacto con la gente que venía de la Unidad Popular, les costaba un poquito entenderlo. Ahora, la presencia comunista, eso ya podía producirles más de algún derrame cerebral”474. Por su parte, Zaldívar dice que:

  • 475 Entrevista con Andrés Zaldívar, Santiago, 2014. Ver Meetings with Foreigners—February 1986: Christi (...)

“Lo que si tengo conciencia es de una visita que yo hice a Washington con representantes alemanes e italianos de la Internacional. Y nos reunimos en ese tiempo en que estaba de vicepresidente Bush padre. Tuvimos una reunión en la Casa Blanca, me acuerdo, en la cual tratamos este tema como Internacional en el sentido que nosotros creíamos que Estados Unidos tenía que embarcarse” […] “Nosotros fuimos a dar casi un testimonio. En ese sentido, la necesidad de que no solo en Chile, sino que, en América Latina en su conjunto, nosotros debiéramos potenciar todo lo que fuera el entendimiento social cristiano, social demócrata, liberal y con eso definir claramente este doble perfil del socialismo, de un socialismo más bien marcado en la línea de lo cubano y un socialismo marcado más en la línea de los socialdemócratas”475.

9[...]

  • 476 Eugenio Tironi, Sin miedo, sin odio, sin violencia. Una historia personal del NO, Santiago, Ariel, (...)

10En abril de 1987 vino la visita del Papa. Para el régimen constituía la oportunidad de relegitimarse a los ojos del mundo, recomponiendo su conflicto con la Iglesia Católica, que había sido un problema constante durante todos esos años. También se veía la posibilidad de subrayar la convergencia con el anticomunismo del Papa polaco. La Iglesia chilena, por su parte, quería evitar exactamente lo que Pinochet se proponía. Producto de las negociaciones entre la Iglesia y el régimen sobre la visita, se logró una mayor apertura política y de información. Varios DC: Sergio Molina, Raúl Troncoso, Patricio Aylwin y Eduardo Frei hijo, participaron en la organización de la visita. Según Tironi, el Papa, con su llamado al reencuentro y a la democracia, marcó un giro favorable para la transición pacífica476.

11[...]

12El cambio de equilibrios al interior del PDC, que en 1987 llevó a Aylwin a la presidencia del partido, fue acogido con simpatía por EE. UU. Recién elegido, Aylwin, junto con el nuevo comité ejecutivo, se reunió con una delegación del Congreso norteamericano. A esas alturas el partido se proponía llevar a la oposición democrática a un consenso sobre un candidato, probablemente no un político sino una figura de autoridad moral, para ofrecer un diálogo a la Junta.

13[...]

  • 477 CDP, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC, R211436Z OCT87. Subject: Christian Democratic Party’ (...)

14Durante el otoño de 1987, George Jones se encontró en reuniones separadas con varios exponentes de la mayoría DC: Aylwin, los vicepresidentes Zaldívar y Boeninger, el secretario general Gutemberg Martínez y los miembros del consejo nacional ejecutivo Juan Hamilton, Carlos Dupre y Eduardo Cerda. Un informe sobre estos encuentros destacaba que el grupo dirigente parecía unido en la estrategia a seguir. Zaldívar se veía como el primus inter pares en la directiva de Aylwin, el que estaba a cargo de las financias. Además, había elaborado un plan para el esfuerzo electoral, incluyendo el tema de la financiación externa; había viajado a Europa con Lagos y Molina, el 17 de octubre, y era probable que fuese a EE. UU. en diciembre. Por otra parte, persistía en los interlocutores norteamericanos la preocupación por las acciones de la izquierda del PDC, la cual estaría saboteando la política de la directiva, además de poner en dificultad a Aylwin con la creación de alianzas con el PC y la izquierda (una línea que estaba jugando en favor del régimen)477.

15Con la asunción de la nueva directiva, la DC se posicionaba, finalmente, como partido clave en la articulación de una estrategia que veía a su principal impulsor externo en la administración Reagan – hacia el cual convergían otras fuerzas DC y sectores de la socialdemocracia –, lo que lo legitimaba plenamente ante el “mundo occidental” en su posición de partido eje del futuro gobierno democrático de Chile. Las fuentes norteamericanas traslucen cierta ambivalencia del gobierno alemán, si bien señalan que era con el partido de la CDU, y con la KAS, con que se encontraban más acuerdos sobre la situación chilena.

16[...]

17La estrategia de coordinación norteamericana al parecer encontraba ciertas resistencias. Existían elementos de indudable convergencia con algunos gobiernos y partidos extranjeros. Otros no estaban muy convencidos de una acción directa en Chile. Otros seguían canales autónomos. También existía una mayor propensión de los europeos a fórmulas de centroizquierda.

18[...]

  • 478 CDP, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC, R282100Z AUG87. Subject: CODEL Lagomarsino meetings (...)
  • 479 Idem.

19En la etapa previa al plebiscito, estadounidenses y alemanes trataron de activar contactos con el régimen para solicitar la apertura del diálogo con la oposición usando el instrumento de la presión económica. En 1987 una delegación de parlamentarios norteamericanos, en conversaciones con representantes del gobierno y de la comunidad empresarial, insistió en que “un intento exitoso del presidente Pinochet para quedarse en el poder más allá de marzo de 1989 tendría consecuencias duramente negativas en las relaciones con EE. UU., en todos los aspectos”. A la nueva directiva del PDC, el jefe de la delegación, el republicano Robert Lagomarsino, explicó que, si no se lograba el retorno a la democracia, el Congreso seguramente procedería a imponer sanciones a Chile (suscitando la perplejidad de sus interlocutores a este respecto)478. Contextualmente, la CDU buscó establecer contactos con el régimen para solicitar la apertura al diálogo con la oposición. Durante un viaje a Chile en 1986, el secretario general de la CDU, Geissler, fue encargado por Kohl de buscar entrevistarse con figuras del régimen, sin éxito479.

  • 480 Hofmeister, op. cit., 45.
  • 481 CDP, Fm Amembassy Bonn to Secstate WashDC, P 041657Z FEB88. Subject: Coordinating support for democ (...)
  • 482 Hofmeister, op. cit., 43-44.

20En agosto de 1987, representantes de la CDU (Volker Rühe y Werner Schreiber) viajaron a Chile, reuniéndose con los dirigentes del PDC, de la campaña por el NO y con el jefe de la Fuerza Aérea, el general Fernando Matthei, quien les aseguró que el ejército respetaría las reglas del juego en el caso de que el plebiscito significase una derrota para Pinochet480. En diciembre, fue el mismo Kohl quien escribió una carta al general Pinochet, instándolo a abrir sin reservas el proceso de democratización y a garantizar la igualdad de oportunidades para la oposición. Esta iniciativa fue acompañada por la decisión del gobierno federal de votar a favor de un préstamo de 250 millones de dólares a Chile, por parte del Banco Mundial, pese a la existencia de posiciones contrarias dentro del mismo gobierno alemán481. El 27 noviembre Aylwin planteó la posibilidad de enfrentar el plebiscito (en caso de no lograr elecciones libres) en el marco de la Constitución. Según Hofmeister, habían pesado las presiones alemanas. Por otra parte, ese mismo mes de noviembre, durante un viaje a Chile, Geissler impulsó a los dirigentes del PDC para que prepararan un candidato alternativo para el plebiscito482.

Alemania Federal y otros países países europeos

  • 483 Véase Frankfurter Allgemeine Zeitung, 27 de septiembre de 1986. Hofmeister, op. cit., 24-25.
  • 484 Wille, op. cit., 25. El autor señala que la FES en los ‘70 apoyó al sector de Leighton en clave uni (...)
  • 485 Hofmeister, op. cit., 44-47.

21En septiembre de 1986, en el Parlamento Federal alemán, se manifestó la existencia de un amplio acuerdo sobre la situación en Chile. Lo fundamental fue que ambos partidos apoyaron la formación de la nueva alianza entre el PDC y el socialismo renovado e incrementaron sus esfuerzos de cooperación con ella483. Según Ricardo Núñez: “La Fundación Friedrich Ebert tuvo la virtud de entender que aquí había una solución específica, propia y singular, que era que los socialistas tenían en Chile la posibilidad de entenderse con los democratacristianos a efectos de derrotar una dictadura”484. Según Hofmeister, la conformación de la Concertación por el No facilitó la posibilidad de una acción conjunta de los principales partidos alemanes respecto de la situación chilena: “Después de que en Chile, a principios de febrero, se produjo una alianza multipartidista a favor de la preparación conjunta para el plebiscito, se hizo posible una práctica concertada de los partidos alemanes respecto a Chile”485.

  • 486 CDP, Fm Secstate WashDC to Amembassy Rome Paris London Bonn Madrid Brussels Ottawa Tokyo The Hague (...)

22Como ya mencionamos, a partir del giro de mediados de los ochentas y hasta el plebiscito, uno de los aspectos relevantes de la estrategia de Washington fue la búsqueda constante de una colaboración con grupos políticos de Europa y América Latina. Ya en noviembre de 1986, a través de las embajadas norteamericanas, se recopiló información sobre la posición existente respecto del tema chileno en varios países de Europa y América Latina. Contextualmente, se generó un análisis de la situación a nivel de las misiones diplomáticas de la CEE que iban en la misma dirección planteada por Washington, juzgando oportuno mantener una política cauta en favor de un entendimiento entre la oposición y el régimen486.

  • 487 CDP, Fm Amembassy Madrid to Secstate WashDC, R121811Z NOV86. Subject: Enlisting support of Spanish (...)

23Juzgando los informes enviados desde las diferentes misiones diplomáticas, existía en algunos casos la preocupación de evitar que las iniciativas de algunas fuerzas extranjeras se alejaran del camino trazado por la Casa Blanca, por ejemplo, en lo que concernía a la necesidad de marginar a los comunistas chilenos. En el caso de los partidos españoles, por ejemplo, se observaba que “todos apoyan la necesidad de un diálogo entre la oposición y los militares y todos aconsejan moderación y rechazan la violencia. La experiencia de la transición española a la democracia es, como se puede entender, tomada como modelo”. Sin embargo, este mismo “modelo” español tenía sus inconvenientes desde el punto de vista estadounidense. En relación a los contactos establecidos con dirigentes del PSOE se informaba que éstos parecían manifestar su preferencia por la inclusión de los comunistas en el proceso de transición, una actitud que derivaba de su experiencia y al hecho de que “el partido comunista español, a su juicio, haya jugado un rol legal y ampliamente positivo en la transición”487.

  • 488 CDP, Fm Amembassy Rome to Secstate WashDC, P251815Z NOV86. Subject: Support of Chilean transition t (...)

24Existía una fuerte convergencia entre Estados Unidos y el gobierno y los partidos italianos. La década de los ochentas estuvo marcada por la formación de un gobierno de socialistas y democratacristianos en Roma que representó un ejemplo interesante para la evolución de la oposición chilena. Del PSI, que Bettino Craxi había llevado a abandonar todo tipo de referencia al marxismo para abrazar el credo reformista, se apreciaba la tendencia a favorecer los sectores moderados de la izquierda chilena, desmarcándose de ciertas tendencias existentes en el corazón de la IS. Se subrayaba que ese partido veía favorablemente la idea de “consultas con EE. UU. respecto de Chile”, y que “entendía y, en gran medida, compartía nuestro punto de vista” sobre tal situación. De la DC italiana (y de la misma IDC, cuya línea se asimilaba a la del partido italiano) se destacaba que estaba en la misma línea con Washington, y “ansiosa de coordinar su política hacia Chile con EE. UU.” En los últimos meses, la DC italiana y la IDC habían aconsejado a los democratacristianos chilenos ser pacientes, seguir las conversaciones con el régimen y trabajar para mantener unida la Alianza Democrática. Los DC italianos eran, además, fuertes partidarios de un diálogo con el ejército, pues lo estimaban el único medio para asegurar una contienda abierta y limpia en 1989”. Se mencionaba también futuros viajes de dirigentes importantes de ese partido, tales como Flaminio Piccoli y Ciriaco De Mita, a EE. UU., en los cuales se pensaba tocar el tema chileno488.

25[...]

26Por otra parte, frente al desafío de la transición, se hacía necesario reconsiderar y sistematizar la ayuda económica. En este contexto, asumió particular interés el papel de esos países europeos que se caracterizaban por la presencia de fuertes partidos democratacristianos y socialistas. Fue en estos países que la directiva de Aylwin, apoyada por EE. UU. y la CDU, logró obtener aliados importantes para su plan de transición.

  • 489 Altman, Piñeiro y Toro, op. cit., 14.

27De cierta manera, la conformación de esta red fue el fruto de un proceso gradual de articulación de alianzas internacionales en la cual el PDC se impuso como el principal interlocutor chileno. En esta fase, la realización de asambleas interparlamentarias en Chile permitió subrayar el apoyo del mundo externo al proceso de democratización, creando así dificultades al régimen. Núñez destaca el papel de los italianos y españoles en inspirar a la DC chilena: “La conducta de la DC se relaciona con la de la DC en Italia y en la transición española”489.

  • 490 García Gutiérrez, citado en Patricio Ruiz Godoy, “Hacia una transición modelo: influencia y signifi (...)
  • 491 Ibid., 140-142.
  • 492 Ibid., 127-149.
  • 493 Altman, Piñeiro y Toro, op. cit., 14.
  • 494 Opazo Romero, op. cit., 207.
  • 495 Cristina Luz García, “Exportando democracia: la implicación española en el plebiscito chileno de 19 (...)

28A nivel de relaciones interpartidistas cabe mencionar la debilidad del mundo democratacristiano español. Sin embargo, en este contexto, el PDC pudo contar con una relación directa ya consolidada con el Partido Socialista y con Felipe González. El modelo de transición española fue visualizado como ejemplo positivo por sectores de la oposición chilena. El gobierno del PSOE y el mundo político ibérico a su vez implementaban una política orientada a exportar ese modelo como sello e imagen de la Nueva España490. Numerosos políticos españoles pertenecientes a diferentes sectores del espectro político viajaron a Chile dando charlas y entrevistas respecto a la transición en su país y su aplicabilidad al contexto chileno491. Justo en la etapa en que se gestionaba el Acuerdo Nacional, la Fundación Frei organizó, entre el 10 y el 12 de diciembre de 1986, una conferencia sobre la transición en España, “Consenso y transición: la experiencia de España”, con la participación del ex primer ministro Adolfo Suárez, el socialista Leopoldo Torres (PS) y el democratacristiano Óscar Alzaga (PDP)492. Muy publicitada a través de la prensa, a ella asistieron muchos líderes de la oposición, entre ellos Ricardo Núñez y Gabriel Valdés, quienes comentaron la presentación de Suárez sobre “El proceso político de la transición española”. Eduardo Frei Ruiz-Tagle introdujo las labores, sugiriendo que el modelo de la transición pactada en el marco de la legalidad franquista, a través de acuerdos con ciertos sectores del régimen y con el aislamiento de las extremas derecha e izquierda, debería servir de modelo para Chile. Es decir, tomó explícitamente posición para entablar un diálogo con las FF. AA. y para el uso de la Constitución de 1980. Para Núñez: “Adolfo Suárez llega a Chile y deviene un factor determinante en fortalecer la idea de la unidad entre (la) DC y (los) socialistas”493. Por lo general, cabe destacar el carácter aglutinante de las iniciativas sobre Chile, que abarcaban a todo el espectro político en torno a un proyecto de democratización494. A nivel de ayuda económica hubo aporte gubernamental del PSOE y también, en la fase del plebiscito, se recolectaron recursos para la campaña del NO a través del Comité de apoyo a las elecciones libres en Chile, en la que participaba todo el espectro político desde el PCE hasta la AP y los sindicatos. Hubo una amplia presencia de figuras políticas españolas en Chile, lo que refleja la voluntad de exportar el modelo o, más bien, el deseo de vigilar que el proceso chileno siguiera un camino análogo. Suárez estuvo a cargo de guiar a la delegación internacional patrocinada por el Instituto Nacional Demócrata para asuntos internacionales495.

El apoyo financiero al plebiscito

  • 496 CDP, Fm Amembassy Bonn to Secstate WashDC, P 041657Z FEB88. Subject: Coordinating support for democ (...)

29En la fase previa al plebiscito fue evidente el esfuerzo de la directiva DC y de sus principales referentes internacionales para cerrar filas en torno a una posición común. Aún el 2 de febrero de 1988, Josef Thesing, jefe de la sección internacional de la KAS, se reunía con la Embajadora norteamericana en la RFA. Según él, la oposición estaba dividida (cabe recordar que justo ese día, el 2 de febrero, se anunciaba la creación de la Concertación de Partidos por el No) y Pinochet estaba en buena posición para ganar la consulta, lo que conduciría a una radicalización de la situación chilena. Por eso la KAS estaba trabajando para revertir esta situación y, para conseguirlo, entre otras cosas estaba financiando el inminente viaje de Aylwin a Alemania y una estadía en EE. UU.496. Efectivamente, a principios de marzo, Aylwin, acompañado del secretario Gutenberg Martínez y Enrique Krauss, responsable de asuntos exteriores del PDC, viajaron a Alemania e Italia. En Alemania se entrevistaron con Kohl, Willy Brandt, el ministro de exteriores, el liberal Hans-Dietrich Genscher, y con el líder de la CSU, Franz Josef Strauss. En Italia lo hicieron con el secretario nacional de la DC, Ciriaco De Mita, con el entonces presidente del Consejo, Giovanni Goria, y con los dirigentes de la DC Flaminio Piccoli, Giulio Andreotti e Amintore Fanfani. En el Vaticano fueron recibidos por el mismo Pontífice. Probablemente durante este viaje se definieron aspectos de la ayuda financiera alemana e italiana. Por lo menos en el caso italiano, uno de los dirigentes de la DC local que recibió a la delegación, Piccoli, explicó a la Embajada norteamericana en Roma que efectivamente se tocaron temas financieros prácticos:

  • 497 CDP, Fm Amembassy Rome to Secstate WashDC, R 211657Z MAR88. Subject: Visit of Chilean DC leader Ayl (...)

“Piccoli dijo que Aylwin pidió ayuda financiera adicional por parte de la DC italiana y de otros partidos democráticos europeos. Piccoli dijo que con Aylwin discutieron un plan para pedir a los miembros del parlamento europeo que donen el sueldo de un mes al fondo para ayudar a los partidos democráticos chilenos (Piccoli nos pidió que este plan se mantuviera secreto). Aylwin dijo que la oposición democrática necesitaba aproximadamente 10 billones de liras italianas (cerca de 8 millones de dólares) para completar su campaña para el plebiscito”497.

  • 498 CDP, Fm Amembassy Rome to Secstate WashDC, P 042016Z MAR88. Subject: Foreign support for democracy (...)

30Por otra parte, el mismo Zaldívar, antes del viaje, había indicado al consejero político de la embajada de EE. UU. que de sus “recientes conversaciones en la Alemania Federal”, había recibido la indicación de “que el canciller Kohl quería que el presidente del PDC Patricio Aylwin viniera a Alemania, pero no antes de marzo debido a no especificadas circunstancias políticas en la República Federal”. La impresión de Zaldívar era que “los alemanes abrirán los cordones de la bolsa después de la visita de Aylwin del 6 al 10 de marzo, y que esta era una de las razones de Aylwin para viajar”498.

  • 499 Idem.

31Al respecto, llama la atención que en este y en otros informes a Washington, los responsables de la diplomacia norteamericana expresasen más de una opinión crítica sobre la escasez de las ayudas que sus aliados europeos estaban destinando a la causa de la oposición chilena. A comienzos de marzo de 1988, antes del viaje, la embajada de EE. UU. en Santiago informaba sobre la llegada de las ayudas, específicamente desde Italia (US$130.000) y Holanda (US$115.000), a las cuales se habían sumado US$140.000 (con la intención de aportar otros 140.000 dólares más). Igualmente, interesante es que esta opinión negativa la compartieran los representantes de los partidos por el No. “Los democratacristianos están muy decepcionados por la falta de apoyo de los otros, en particular por la Alemania Federal”, si bien parece verosímil que esto pudiese ser una forma de presionar499.

  • 500 CDP, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC, R310954Z MAR88. Subject: Visit of PDC President Aylw (...)
  • 501 Entrevista con Enrique Krauss, Santiago, 2014.

32Después del viaje a Europa, Krauss se reunió con el consejero político de la embajada de EE. UU. en Santiago para entregarle informaciones respecto del viaje y discutir el inminente nuevo viaje de Aylwin a Washington. Al respecto, Aylwin “debe ser recibido a los más altos niveles”. Todos daban su apoyo. Alemanes e italianos veían con favor un acercamiento al mundo empresarial y a sectores de la Junta, así como el hecho de que se coordinase la acción de la oposición con EE. UU. Durante ese viaje, se había manifestado el respaldo de un amplio espectro político, que iba “desde Franz Josef Strauss hasta los comunistas italianos”. La única nota negativa venía, paradójicamente, del Vaticano. La designación de obispos conservadores según el PDC dejaba a entender que el Vaticano se preparaba para la permanencia de la Junta500. Según Krauss, el mismo recibimiento con Juan Pablo II dejó muy amargado a Aylwin (el Papa preguntó si existía libertad religiosa en Chile, agregando que, en este caso, las otras libertades estaban destinadas a seguir)501.

  • 502 Michael Pinto-Duschinsky, “Foreign Political Aid: The German Political Foundations and Their US Cou (...)
  • 503 Angell, op. cit., 190-191.
  • 504 David Altman, Rafael Piñeiro y Sergio Toro, “Chile. Coordinating a successful democratic transition (...)
  • 505 Según Pinto-Duschinsky, en 1988 el presupuesto de todas las fundaciones del partido alemán en su co (...)
  • 506 Según los datos de Pinto-Duschinsky, el NED, entre 1984 y 1988, contribuyó a la transición chilena (...)
  • 507 Maura Brescia, Manos limpias: la corrupción en las empresas públicas, Santiago, Mare Nostrum, 2001, (...)

33No es el objetivo de este trabajo entrar en los detalles de la ayuda canalizada hacia el PDC y el frente de oposición ni durante la campaña por el NO ni en los años anteriores. Dicha tarea necesitaría de fuentes documentales que no están a nuestra disposición. Sin embargo, vale la pena señalar algunos datos y desarrollar algunas reflexiones a partir de trabajos que se han dedicado a este tema y de las fuentes norteamericanas disponibles. Pinto-Duschinsky, basándose en fuentes de las fundaciones alemanas y del NED, destaca el papel fundamental jugado por la Fundación Adenauer, la Fundación Nacional para la Democracia y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional en el período 1984-88, agregando que “otra ayuda fue reportada proveniente de los fondos de los gobiernos italiano y holandés” y que “los proyectos de la Fundación Adenauer fueron coordinados con la Internacional Demócrata Cristiana y con su filial latinoamericana, la ODCA”502. También Alan Angell ha destacado que, junto con Alemania, los principales donantes fueron los EE. UU., Gran Bretaña, Holanda e Italia503. Altman, Piñeiro y Toro504 destacan, citando al mismo Pinto, que la ayuda alemana habría sido cinco veces superior a la de EE. UU. La contribución mayor fue la de la KAS (US$24 millones). Otra ayuda importante, según estos últimos autores, provino de Holanda, Suecia (SIDA y SAREC) y Canadá (IDRC con CIEPLAN). Si bien estas informaciones pueden no ser exhaustivas sobre el origen y el monto de los dineros, y abarcan un periodo mucho más amplio de tiempo, sí son significativas en la medida en que todas ellas destacan la relevancia de la ayuda de la CDU y de las fundaciones alemanas505. También, en menor medida, fueron importantes el NED y otras fuentes norteamericanas506. Por otro lado, todos indican el compromiso holandés y, con la excepción de un caso, el italiano. Según Maura Brescia, “entre 1987 y 1993, los dineros enviados por ONGs italianas a similares chilenos, llegó a US$ 70.000”. El aporte principal se entregó en la época del plebiscito y durante la campaña de Aylwin507.

  • 508 CDP, Telegram, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC, P042016Z MAR88. Subject: Foreign Support f (...)

34La NED y la KAS, que se relacionaron principalmente con el PDC, fueron los principales contribuyentes en la fase del plebiscito. Esto reflejaba la imposición de la línea orientada a impulsar y apoyar una estrategia de transición pactada para Chile, con exclusión del comunismo. La información que manejaba la Embajada norteamericana mostraba cierto nivel de coordinación entre la administración de EE. UU. y una serie de países, como la RFA, Italia y Holanda, en que existían importantes partidos DC. Y los interlocutores chilenos de la Embajada en esta materia eran los máximos dirigentes del PDC508.

Notes

465 Era una etapa de redefiniciones en la izquierda, en que el mismo PS-Almeyda empezaba a tomar distancia del PC (a su vez afectado por divisiones sobre el camino a seguir) y a acercarse al socialismo renovado.

466 Memorandum for VADM John M. Poindexter, SUBJECT: “Background paper for Secretary Schultz’s presentation at NSC meeting on Chile”, November 13, 1986 https://ciperchile.cl/wp-content/uploads/reagan-library-1.pdf.

467 AHGV, Correspondencia de Juan Hamilton a Gabriel Valdés, 31 de julio de 1986, código: gvs_1159.

468 Valdés manifestó el temor de que el régimen manipulara el proceso de inscripción (en el intento de mantener bajo el registro).

469 CDP, Fm Secstate WashDC to Amembassy Santiago, P121759Z MAY87. Subject: Gabriel Valdés discusses prospects for free elections in Chile with HA A/S Schifter.

470 Entrevista con Enrique Krauss, Santiago, 2014.

471 CDP, Fm Secstate WashDC to Amembassy Santiago, 0 230600Z OCT86. Subject: Encouraging greater pragmatism by Chile’s democratic opposition. Se veía con preocupación el rechazo a la oferta de Pinochet para establecer consultas con el ministro del Interior, Ricardo García, sobre la cuestión de los partidos políticos. La negativa de la AD “parecía haberle dado a Pinochet la posibilidad de superar tácticamente a la oposición otra vez”, fortaleciendo su posición frente a “las presiones (que existen) desde la misma Junta para abrir un auténtico diálogo”.

472 CDP, Memorandum of conversation, December 16, 1986.

473 Ibid.

474 Entrevista con Enrique Krauss, Santiago, 2014.

475 Entrevista con Andrés Zaldívar, Santiago, 2014. Ver Meetings with Foreigners—February 1986: Christian Democratic International Delegation led by Andres Zaldívar of Chile, February 6, 1986. [OA/ID 19817] http://bush41library.tamu.edu/files/foia/2004-0732F.pdf

476 Eugenio Tironi, Sin miedo, sin odio, sin violencia. Una historia personal del NO, Santiago, Ariel, 2013, 171-174.

477 CDP, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC, R211436Z OCT87. Subject: Christian Democratic Party’s centrist leadership mobilizing to confront presidential plebiscite.

478 CDP, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC, R282100Z AUG87. Subject: CODEL Lagomarsino meetings with political parties and private sector.

479 Idem.

480 Hofmeister, op. cit., 45.

481 CDP, Fm Amembassy Bonn to Secstate WashDC, P 041657Z FEB88. Subject: Coordinating support for democracy in Chile. Meeting with the Konrad Adenauer Institute.

482 Hofmeister, op. cit., 43-44.

483 Véase Frankfurter Allgemeine Zeitung, 27 de septiembre de 1986. Hofmeister, op. cit., 24-25.

484 Wille, op. cit., 25. El autor señala que la FES en los ‘70 apoyó al sector de Leighton en clave unitaria.

485 Hofmeister, op. cit., 44-47.

486 CDP, Fm Secstate WashDC to Amembassy Rome Paris London Bonn Madrid Brussels Ottawa Tokyo The Hague Vienna Oslo Stockholm Copenhagen Lisbon Wellington Buenos Aires Brasilia Caracas Montevideo San José Santiago, P162130Z JAN88, Subject: Coordinating support for democracy in Chile.

487 CDP, Fm Amembassy Madrid to Secstate WashDC, R121811Z NOV86. Subject: Enlisting support of Spanish political parties on Chilean transition to democracy.

488 CDP, Fm Amembassy Rome to Secstate WashDC, P251815Z NOV86. Subject: Support of Chilean transition to democracy.

489 Altman, Piñeiro y Toro, op. cit., 14.

490 García Gutiérrez, citado en Patricio Ruiz Godoy, “Hacia una transición modelo: influencia y significación de la transición española en la oposición chilena a la dictadura (1980-1987)”, en Izquierdas, n° 24, julio de 2015, 129.

491 Ibid., 140-142.

492 Ibid., 127-149.

493 Altman, Piñeiro y Toro, op. cit., 14.

494 Opazo Romero, op. cit., 207.

495 Cristina Luz García, “Exportando democracia: la implicación española en el plebiscito chileno de 1988”, en Revista de Historia Social y de las Mentalidades, vol. 19, n° 1, 2015, 63-83.

496 CDP, Fm Amembassy Bonn to Secstate WashDC, P 041657Z FEB88. Subject: Coordinating support for democracy in Chile. Meeting with the Konrad Adenauer Institute.

497 CDP, Fm Amembassy Rome to Secstate WashDC, R 211657Z MAR88. Subject: Visit of Chilean DC leader Aylwin to Italy.

498 CDP, Fm Amembassy Rome to Secstate WashDC, P 042016Z MAR88. Subject: Foreign support for democracy in Chile.

499 Idem.

500 CDP, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC, R310954Z MAR88. Subject: Visit of PDC President Aylwin to Europe.

501 Entrevista con Enrique Krauss, Santiago, 2014.

502 Michael Pinto-Duschinsky, “Foreign Political Aid: The German Political Foundations and Their US Counterparts”, en International Affairs, vol. 67, n° 1, enero de 1991, 56.

503 Angell, op. cit., 190-191.

504 David Altman, Rafael Piñeiro y Sergio Toro, “Chile. Coordinating a successful democratic transition”, en Kathryn Stoner y Michael McFaul (eds.), Transitions to Democracy: A Comparative Perspective, Baltimore, John Hopkins University Press, 2013, 206.

505 Según Pinto-Duschinsky, en 1988 el presupuesto de todas las fundaciones del partido alemán en su conjunto alcanzó los US$170 millones, muchos más recursos de los que cualquier otra organización no-gubernamental tenía a su disposición. Pinto-Duschinsky, op. cit., 35. Durante el periodo 1983-88, el 57 % de los fondos de la FKA estuvieron dirigidos a América Latina, además del 32 % de la FES y el 38 % del total (considerando liberales y CSU). Esto muestra la tendencia general de la FKA a focalizarse en esta región. Ibid., 37. En la década de 1980, tanto la Konrad Adenauer como la FES concentraron sus operaciones del Cono Sur en Chile. Pinto-Duschinsky sugiere que se gastaron un total de 38.878.000 de marcos apoyando a la transición en Chile entre 1984 y 1988. De estos, 24.599.999 procedieron de la FKA y 9,502,000 de la FES (Ibid., 40) El ministerio del desarrollo prohibió a las fundaciones financiar proyectos políticos (Ibid., 39), sin embargo, esta limitación tenía poco sentido en un contexto como el chileno de los años ochenta, donde los partidos estaban fuera de la ley y su acción se orientaba a varios proyectos sociales y culturales (Ibid., 41).

506 Según los datos de Pinto-Duschinsky, el NED, entre 1984 y 1988, contribuyó a la transición chilena por un total de 3.990.000 dólares de la época. “(Administrados por el Instituto Nacional Demócrata, US$1.092.000; por el Instituto Nacional Repúblicano, US$372.000; por el Centro Internacional para la Empresa Privada, US$104.000; por el Free Trade Union Institute, US$1.041.000; por otros benefectores del NED, US$380.000). Los beneficiados por el NED incluyeron: US$1.041.000 a los sindicatos chilenos (principalmente a la Central Democrática de Trabajadores, CDT, y, en menor medida al Comando Nacional de Trabajadores, CNT); más de US$750.000 para ‘centros de investigación’ (Centro de Estudios Políticos, CEP; Centro de Estudios del Desarrollo, CED; y la Facultad Latinoamericana de Estudios Sociales, FLACSO); US$248.000 para editoriales independientes (Editorial Andante y La Época); US$492.000 para cooperativas y organizaciones de barrios populares (incluyendo a la AVEC). Muchos proyectos se relacionaron específicamente con los registros electorales y el entrenamiento de cara al plebiscito.” El CED recibió ayuda de EE. UU. Otras fuentes fueron la Agencia Internacional para el Desarrollo, con US$1.285.000 y el Instituto Estadounidense para el Desarrollo del Trabajo Libre, que aportó US$1.490.000. El total de la ayuda estadounidense fue de US$6.765.000 según NED, “Programs of the Endowment and its institutes in Chile. Septiembre de 1988”, en Internal AID document, and AIFLD, reports to the annual meetings of trustees. Angell señala que el AID entregó 1,2 millones de dólares al CAPEL, que a su vez financiaba a CIVITAS. En 1987 el Congreso de EE. UU. votó un fondo especial de US$1.000.000 para Chile (Fundación Nacional para la Democracia). Más allá de este préstamo especial, financió varias actividades, medios de comunicación, talleres y centros de estudios. Ver también Alan Angell e Isabel Turrent, La cooperación internacional en apoyo de la democracia política. El caso de Chile, México, El Colegio de México, 1989, 240-243.

507 Maura Brescia, Manos limpias: la corrupción en las empresas públicas, Santiago, Mare Nostrum, 2001, 22.

508 CDP, Telegram, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC, P042016Z MAR88. Subject: Foreign Support for Democracy in Chile.

© Ariadna Ediciones, 2021

Licence OpenEdition Books

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search