Version classiqueVersion mobile

Un protagonismo recobrado

 | 
Olga Ulianova
, 
Alessandro Santoni
, 
Raffaele Nocera

Capítulo IV. Frei, líder de la oposición

Texte intégral

La administración Carter

  • 299 Al respecto ver Keys, op. cit., 75-126.

1El caso chileno, que implicó el derrocamiento del presidente democráticamente electo y el empleo de la prisión política, la tortura, el asesinato y la desaparición de personas, representó un hito clave para la instalación de la problemática de los Derechos Humanos (DD. HH.) en la política internacional. Si bien la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH) fue aprobada por las Naciones Unidas en 1948, el tema se situó en el centro del debate internacional recién en la década de los setentas. En los EE. UU. el impulso llegó de la convergencia entre sectores liberal y otros conservadores anti-comunistas. En ambos casos, se trató de responder a fenómenos negativos y contrarios a los “valores americanos” que ocurrían fuera de las fronteras de los EE. UU. Para los conservadores, su epicentro estaba en la URSS y en los países socialistas. Para los liberales, en los regímenes aliados en el Tercer Mundo, como el del Vietnam del Sur. Si bien los dos discursos tenían héroes y villanos distintos, permitieron que el tema cobrara centralidad en el debate público y en la agenda de la política norteamericana299. Las primeras hearings (audiencias) sobre el caso chileno en el Congreso norteamericano se realizaron semanas después del golpe. Fueron convocadas por representantes demócratas, apoyándose en casi tres mil cartas, telegramas y peticiones de repudio hacia la Junta, recibidos en el Congreso desde distintas partes de EE. UU., pero principalmente de California. Entre 1974 y 1976 el tema de los DD. HH. se incorporó plenamente al debate en el Congreso, principalmente como herramienta de la crítica de los demócratas hacia la administración republicana. Si bien existían múltiples lugares en el mundo donde los derechos de las personas no eran respetados, el caso chileno se volvió emblemático. Cada vez que el nombre del país aparecía en el debate legislativo (relaciones bilaterales, ayuda económica, temas de cooperación), era inevitable que se abordara el tema de los DD. HH.

  • 300 Keys, op. cit., 238.

2En el discurso de la Democracia Cristiana chilena, el concepto de los DD. HH. como línea de crítica y rechazo al régimen militar apareció inmediatamente en las semanas post golpe. De hecho, antes de convertirse en tema de política mundial, el concepto ya estaba presente en el lenguaje de las iglesias y organismos humanitarios, incluyendo la filosofía personalista de los socialcristianos. Esta cercanía conceptual favoreció el reencuentro entre el discurso de la DC chilena, opositora a la Junta a partir de 1975, y el de los demócratas norteamericanos. En la campaña presidencial norteamericana el tema de los DD. HH. se volvió central y, con el triunfo del candidato demócrata Jimmy Carter, se instaló por primera vez como eje discursivo de la política exterior. En toda la historia de la relación bilateral chileno-estadounidense, fue la campaña presidencial norteamericana donde más veces se mencionó al nombre de Chile. A partir de los hallazgos de la comisión Church, bastante incómodos para la misma DC, el debate evolucionó hacia la denuncia por la implicación de la administración Nixon-Kissinger en el golpe, así como la mantención de su apoyo al régimen, a pesar de la violación continua de los DD. HH. Así, uno de los puntos culmines en la referencia a lo internacional en el debate televisivo entre Carter y Ford, fue la acusación del demócrata hacia la administración Ford de haber dirigido al Chile de Pinochet el 85 % de todos los fondos aprobados en 1975 en EE. UU. en el marco del programa “Food for Peace300.

3Con Carter en la Casa Blanca, las relaciones de la DC chilena con la administración norteamericana mejoraron sustancialmente. Poco antes de la elección, el asesinato del ex-ministro de Relaciones Exteriores Orlando Letelier, llevado a cabo el 21 de septiembre de 1976 en Washington por mano de la DINA, provocó un duro golpe a las relaciones entre EE. UU. y la Junta. No obstante, cabe destacar que el discurso a favor de los DD. HH. no llegó a convertirse en un articulador sistémico de la política exterior de los EE. UU., y siempre se combinó con las líneas de cooperación realistas que habían trascendido a las distintas administraciones. La administración Carter, en este sentido, osciló constantemente entre la lógica de los DD. HH. que propiciaba el apoyo a la oposición chilena y la lógica de relaciones interestatales que defendía la necesidad de convivencia con el régimen militar.

  • 301 CDP, Department of State, Memorandum: "Proposed visit of Ex President Frei", January 77.
  • 302 CDP, Department of State, Amembassy Santiago, Memorandum of Conversation. Subject: Letelier; Frei o (...)

4De todos modos, desde la inauguración de la nueva administración norteamericana el trato hacia la DC chilena y su líder en Washington cambió. En vez de intentar “apaciguar” al dictador chileno para, supuestamente, hacerlo escuchar las recomendaciones de EE. UU. sobre los DD. HH., la administración demócrata comenzó hablando fuerte, presionando y, a la vez, demostrando su apertura hacia la oposición a la dictadura. En 1977 el ex-presidente Frei fue recibido por el vicepresidente de EE. UU., Walter Mondale, en Washington, provocando esta reunión un ataque de ira del dictador chileno. En realidad las primeras recomendaciones del Departamento de Estado a principios del año fueron tibias y apuntaron sólo a una recepción del ex-presidente chileno por parte del Subsecretario de Estado encargado de asuntos hemisféricos, justificándolo con los mismos argumentos usados un año antes para evitar su reunión con los personeros norteamericanos301. Un periodista norteamericano había informado a la Embajada que Frei estaba terminando un nuevo libro en el que, junto con criticar la política económica del régimen, lanzaría una propuesta de “alternativa democrática”, una opción política unitaria opositora que excluyese solo a los comunistas. La misma fuente indicaba sobre los propósitos de Frei de asumir con la DC una posición más firme en su confrontación con el régimen. Como muestra de aquello se citaban las publicaciones de CIEPLAN con críticas a la política económica del régimen que habían provocado expresiones de preocupación y gestos de intimidación por parte de la DINA302.

  • 303 Gazmuri, op. cit., 900-901. AFM, Carta de Jimmy Carter a Eduardo Frei, 4 de marzo de 1977.

5Marzo de 1977 trajo otra explosión de “disgusto” de Pinochet con Frei y con la administración norteamericana. El canciller chileno en funciones, coronel Enrique Valdés, visitó oficialmente al Embajador norteamericano para darle a conocer formalmente la molestia. Primero, se trató de la votación del representante de EE. UU. en la comisión de DD. HH. de la ONU en contra del régimen chileno. El segundo motivo de molestia del dictador fue una carta pública que el presidente Carter le envió a Frei, apoyándolo en el desmentido de supuestos pagos de la CIA al PDC303. Anteriormente Frei le había escrito a Brzezinski, manifestando su rechazo a esa noticia, que a partir de las investigaciones del Senado había logrado visibilidad en la prensa norteamericana y mundial:

  • 304 AFM, Frei a Brzezinski, 25 de febrero de 1977. Frei mencionaba que él había escrito incluso a Carte (...)

“La noticia a que me refiero ha tenido además difusión en los principales diarios europeos y de América latina. Afecta a mi honor y buen nombre. La Comisión Investigadora del Senado Norteamericano declaró expresamente que no tuvo ningún conocimiento del origen de las ayudas que, a través de otros canales, llegaron a diversas entidades en Chile, ni de su monto. Por supuesto que yo jamás recibí ni un centavo”304.

  • 305 CDP, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC, O092310Z MAR77, Subject: ME meeting with acting GOC (...)

6El coronel Valdés preguntó por la autenticidad de la carta de Carter, que fue confirmada por el Embajador. En nombre de Pinochet, protestó por el encabezado de la misiva que decía “Sr. Presidente” y por los saludos que contenían “para usted y el pueblo de Chile”. Pinochet leía eso como el reconocimiento por parte de EE. UU. de Frei como presidente legítimo del país y eso le provocaba gran molestia. El Embajador trató de calmar al emisario, indicándole que se trataría de las formas de cortesía comunes en EE. UU. y que las relaciones diplomáticas se mantenían vigentes con el gobierno305. Justamente en esta fase llegó el golpe de fuerza de Pinochet, con la prohibición de los partidos políticos que no habían sido proscritos sino declarados en receso en 1973, medida dirigida directamente en contra de la Democracia Cristiana. La CIA informó el 15 de marzo:

  • 306 CDP, CIA, Latin America. Regional and Political Analysis. Chile: Tough Measures, March 15, 1977.

“El presidente Pinochet, en una serie rápida de grandes movidas políticas, ha demostrado su estricto control sobre el gobierno y ha señalado su intención de seguir con la línea dura. Pinochet ha abolido los restantes partidos políticos del país, extendió el estado de sitio y removió ministros [...] La decisión de prohibir todos los partidos políticos llegó poco después de los ataques públicos de Pinochet contra todos los grupos políticos, donde él los llamó instrumentos de la ‘subversión’ (comillas del documento CIA) [...] Hasta ahora, los partidos de centro y derecha, aunque severamente restringidos, persistían. La última movida está dirigida principalmente en contra de los democratacristianos dirigidos por el ex-presidente Eduardo Frei. El partido y Frei han sido frecuentes fuentes de críticas y, durante las semanas recientes, han aparecido preparando una nueva ofensiva contra el gobierno”306.

El ascenso de Frei a líder de la oposición

  • 307 CDP, Department of State, Amembassy Santiago, Memorandum of Conversation, March 22, 1977.

7Una semana más tarde el consejero político de la Embajada visitó en su oficina a Raúl Troncoso, “líder PDC, miembro del entorno del ex presidente Frei”. La conversación fue sobre la reacción del PDC a la disolución del partido. Troncoso habló del golpe, de la severidad de las medidas, de la amplitud del concepto de “actividades políticas”, de la sociabilidad de los DC más allá de las funciones políticas, etc. Se refirió también a las presiones y los seguimientos hacia los dirigentes DC y aseguró que sus nervios aguantaban bien. Tras comentar reacciones de diversos actores chilenos a la disolución del PDC, recibió la aseveración de que la Embajada iba a mantener sus contactos habituales con el PDC. No obstante, la posibilidad de que las reuniones en la sede diplomática sirviesen de escenario para encuentros entre los líderes DC con destacados partidarios del régimen de línea más moderada, fue vista por la Embajada como contraproducente y se sugirió llevar estos contactos a más bajo nivel307.

  • 308 CDP, National Security Council, Memorandum, For: Zbigniew Brzezinski, From: Robert Pastor. Subject: (...)

8El giro en las relaciones entre EE. UU. y Chile, y de la visión norteamericana del régimen de Pinochet, se puso en evidencia con la recepción del ex-presidente Frei por parte del vicepresidente Mondale. La decisión sobre la visita se tomó a mediados de mayo a partir de la solicitud de los chilenos que, inicialmente, apuntaban a un encuentro con el presidente de EE. UU. El responsable para América Latina y el Caribe del Consejo de Seguridad Nacional (NSC), Robert Pastor, puso el tema en discusión: “Existen obvias y serias implicancias del encuentro entre el Presidente Carter y el ex Presidente Frei para las relaciones entre EE. UU. y Chile a corto y largo plazo. Según los informes, Pinochet es paranoico y peligroso”. Los informes de Pastor señalaban que la reunión propuesta implicaba peligros para los DC “que aún tienen casa y negocios en Chile”, pero frente a la pregunta de “si está dispuesto a sacrificar ambos como yo creo que tendrá que hacer si Frei se reúne con el Presidente Carter, su respuesta sin vacilaciones fue un sí”308. Sorprende la firmeza con la que los altos funcionarios norteamericanos vinculaban un acto de desafío internacional a Pinochet con un riesgo mayor para cualquier chileno que se atreviese a perpetrarlo. Es la lectura de los organismos de seguridad norteamericanos sobre la ‘peligrosidad’ de Pinochet tras el atentado contra Letelier. Para Pastor:

“la política que sentamos para Chile en los próximos meses tendrá serias y duraderas implicaciones para nuestra política sobre los DDHH. Podríamos trazar la línea del ‘gran violador (de DDHH)’ alrededor de Chile, declararlo paria y buscar apoyo a esta política entre los países democráticos. Si siguiéramos esta línea, podríamos votar en contra de los préstamos a Chile en los organismos multilaterales, encontrarnos con los líderes opositores y en los esencial, mantener una postura distante y fría”.

  • 309 Idem.
  • 310 CDP, National Security Council, Memorandum, May 16, 1977.

9Una alternativa a esta línea sería “seguir tratando a Pinochet, esperando mejoras mínimas en DD. HH.”309. Unos días después, la reunión “inter-agencias” convocada por el Consejo de Seguridad Nacional, discutió el tema: “Si Carter se reuniera con Frei, el gobierno de Pinochet obviamente se enfurecerá e interpretará la reunión como una interferencia en los asuntos internos y tal vez como un esfuerzo por derrocar el actual régimen”. Unos participantes del debate advertían sobre el eventual cierre de Pinochet hacia las presiones de los EE. UU. en los DD. HH., mientras que otros se preguntaban acerca de la eficacia previa de tal presión y “si los EEUU tenían algo que perder o tal vez algo que ganar” al declarar paria el régimen de Pinochet. Ente las posibles consecuencias del encuentro se preveía “la posibilidad… de que Frei sería exiliado”. Se analizaba también “si esto sería perjudicial tanto para los intereses de Frei (en el entendido que EE. UU. apoya a Frei) o para los intereses de EE. UU.”. Por otro lado, “Si Carter se negara a encontrarse con Frei, su administración en efecto daría su aprobación al gobierno de Pinochet”. Sopesando los pros y los contras, en esa etapa se decidió que Brzezinski, el influyente Secretario de Seguridad Nacional, recibiría a Frei, mientras que el Secretario de Estado, Cyrus Vance, como contrapeso, lo haría con el Embajador del régimen310.

  • 311 CDP, National Security Council, Memorandum, Subject: Frei/Almeyda visit, May 19, 1977.

10Robert Pastor advirtió a Brzezinki de la resistencia del Departamento de Estado a recibir a Frei e insistió en los efectos positivos de la reunión: “La influencia de EE. UU. en Chile es muy grande; la decisión de reunirse con Frei puede comenzar a sentar bases de un proceso que llevará al retorno del gobierno civil. No inmediatamente, pero a mediano plazo”311. No obstante, las preocupaciones sobre los efectos en la seguridad de las personas continuaban: “Todos los partidarios de Frei [...] creen que la junta será herida, pero no esperan que la Junta acabe con Frei o alguno de sus partidarios en Chile. No estoy tan seguro, como Valdés, de que no habría repercusiones violentas en Chile… Pero aquellos que aceptan la posibilidad del riesgo para sus familias o propiedad en Chile me han dicho que desean asumir este riesgo”. Pastor expresaba así su desconfianza ante las opiniones de los chilenos sobre los efectos inmediatos de la reunión, en pro de la transición en Chile, y destacaba la firmeza de las posiciones de Pinochet. No obstante, remarcaba los efectos posibles a mediano plazo.

  • 312 CDP, The White House, Washington, Memorandum, Subject: Your Meeting with Eduardo Frei, May 24, 1977 (...)
  • 313 CDP, The White House, Washington, Memorandum, Subject: Your Meeting with Eduardo Frei, May 24, 1977
  • 314 Idem.

11Al parecer, los partidarios de la nueva agenda de DD. HH. pesaron más que los funcionarios del Departamento de Estado. La reunión se realizó a nivel de vicepresidente. El memorándum de Brzezinski dirigido a Mondale destacaba que Frei llegaría a Washington desde Europa, donde habría sido recibido por Willy Brandt y Helmut Kohl en Alemania, además de los primeros ministros de España y Bélgica, y explicaba las razones de la política internacional de DD. HH. que pesaron para tomar la decisión de recibirlo312. Como contexto se señaló la prohibición de todos los partidos políticos y la prolongación del estado de sitio por Pinochet, lo que era interpretado como su intención de perpetuarse en el poder, por lo que “los grupos democráticos en Chile están perdiendo las esperanzas”. Esto explicaría que “Frei, una persona cuidadosa, se haya embarcado en un esfuerzo para ampliar e intensificar la oposición internacional a Pinochet y tal vez construir apoyo para un gobierno alternativo”313. Se advertía sí que “Pinochet puede interpretar (la reunión) como una señal (de) que los EE. UU. estén coronando la oposición a su régimen y puede intensificar la actual ola de represión”. La percepción de peligro parecía ser mayor entre los norteamericanos, mientras que “Frei y sus colegas han dicho que no anticipan consecuencias muy negativas como resultado del encuentro, pero que aceptan el riesgo de todas formas”314.

  • 315 CDP, Department of State, Memorandum of Conversation, Subject: Forthcoming Visits of Chilean politi (...)
  • 316 CDP, Fm Secstate WashDC to Amembassy Santiago, O250242Z MAY77, Subject: Ex President Frei to see Vi (...)

12A la misma hora que Brzezinski elevaba el citado memorándum al vicepresidente Mondale, el encargado de América Latina del Departamento de Estado, Luers, recibía al Embajador chileno en Washington, Jorge Cauas, tratando de mitigar los efectos de la noticia de la entrevista con el líder opositor en la Casa Blanca. A ese fin, insistió en la estatura internacional de Frei, en su activa participación en el debate global, prescindiendo de su papel en la coyuntura política chilena. Adicionalmente Luers trató de dar explicaciones no menos difíciles frente al recibimiento en Washington, si bien no a nivel presidencial, de Clodomiro Almeyda, líder del PS y ex-canciller del gobierno de Allende. Al parecer, las explicaciones no surtieron mucho efecto y el documento señala que Cauas “comenta en conclusión que nuestro recibimiento de dos mayores oponentes a su gobierno más o menos al mismo tiempo, será extremadamente difícil de comprender a su gobierno y que el resultante perjuicio en las relaciones entre EE. UU. y Chile no se puede minimizar”315. El mismo día Luers envió un telegrama a la Embajada de EE. UU. en Santiago, reiterando los argumentos entregados en la reunión con Cauas para enfrentar los cuestionamientos del régimen chileno apelando a su condición de “líder democrático hemisférico”316. No estamos seguros de que estas referencias a la estatura internacional del líder DC sirviesen para bajar la animadversión en su contra por parte de Pinochet, sino tal vez sólo para que no actuase de manera abierta.

13La reunión Frei-Mondale se concretó a las 11.30 del 25 de mayo de 1977. Además del vicepresidente, participó en ella el Secretario de Seguridad Nacional, Zbiegnew Brzezinski. El memorándum y posible temario de conversación preparados para Mondale, expresan la visión que de Frei se tenía en las instancias de política internacional norteamericana:

  • 317 CDP, The White House, Washington, Memorandum, Subject: Possible Talking Points for Ex President Fre (...)

“Frei viene a Washington en lo que puede ser el momento más difícil de su carrera política. La Junta gobernante proscribió al PDC en marzo pasado, confiscando sus propiedades y prohibiendo toda actividad política. El PDC no está preparado para operar clandestinamente. Los miembros del partido, incluyendo a Frei, están convencidos que, si el PDC no puede jugar un papel político activo, el partido se desvanece. De ahí que el partido y Frei han decidido que la situación llama a la acción”317.

14Se destacaba que, desde el golpe hasta la prohibición del partido, tanto Frei, como el PDC mantenían un bajo perfil. La única intervención pública de Frei que se señalaba era la relacionada con la publicación, en 1975, de un ‘panfleto’ que criticaba “las prácticas de DD. HH. de la junta”. Se describieron también las acciones de censura contra el PDC y la persecución de sus militantes sindicales y juveniles. Junto a esto, se entregó una interpretación de su actividad internacional:

  • 318 Idem.

“Como él y su partido ya no pueden exponer sus puntos de vista en Chile. Frei debe hacerlo ahora en la escena internacional. Por esta razón viene a Washington. Por razones políticas, él busca la exposición en el más alto nivel. Aunque él pudiera preferir evitar la publicidad de su visita al Vice-Presidente, sabe que la noticia de su visita a la Casa Blanca se sabrá en Santiago. Él sabe que la Junta – con razón o sin ella – interpretará su recibimiento por parte del Vice-Presidente Mondale como el apoyo de los EE. UU. a él y a su partido. Esta interpretación tenderá a reafirmar la sospecha de Pinochet de que EE. UU. está tratando de derrocar su gobierno”318.

15La conversación finalmente versó tanto sobre Chile, como sobre la cultura de los DD. HH. en cuanto paradigma del desarrollo universal. Fue Brzezinski quien redactó en una frase el resumen del planteamiento de Frei para el presidente Carter, en sintonía con las políticas internacionales de su administración:

  • 319 CDP, The White House, Washington, Memorandum, Subject: The Vice President Meeting with Eduardo Frei (...)

“(El) 25 de mayo el vicepresidente Mondale y yo tuvimos una discusión muy útil con el ex Presidente chileno Eduardo Frei. Frei nos instó a continuar con nuestro fuerte compromiso con los DD. HH. y la democracia, pero fue deliberadamente cuidadoso contra la intervención de EE. UU. de cualquier índole. Todo lo que él ha pedido fue la consistencia política; teme que nuestra política está a menudo comprometida por los agregados militares de EE. UU. cuyo compromiso con los ‘mismos valores de la Casa Blanca’ es dudoso”319.

16Si bien el tema planteado por Frei guardaba relación directa con el juego político interno norteamericano, en particular durante esa administración demócrata, a la vez estaba orientado a minimizar el espacio de acción del régimen de Pinochet a través de la agregaduría militar de EE. UU. Mientras tanto, la Embajada de EE. UU. advertía:

  • 320 CDP, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC, O251555Z MAY77, Subject: Deputy Secretary Christophe (...)

“La recepción del cardenal Silva, Frei y Almeyda en un corto período por la Casa Blanca […] provocará una furia desenfrenada aquí. Los tres visitantes son enemigos – más que opositores – de este régimen. El instinto inicial de la junta será de represalias rencorosas, su segundo instinto probablemente será agacharse, pero finalmente tal vez nos escuche”320.

  • 321 CDP, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC, O251922Z MAY77, Subject: Deputy Secretary’s Meeting (...)
  • 322 CDP, Department of State, Briefing Memorandum. Subject: Your Appointment with Chilean Ambassador Ca (...)
  • 323 CDP, Department of State, Briefing Memorandum. Subject: Your Meeting with Admiral Carvajal at Grena (...)
  • 324 CDP, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC, R 281635Z MAY77, Subject: Dealing with Chile’s Exile (...)

17Refiriéndose a la reunión del Vicesecretario de Estado Warren Christopher con el Embajador Cauas, el mensaje recomendaba adoptar un tono decidido y enrostrarle nuevos casos de violaciones de DD. HH. que la Embajada estaba informando a Washington321. Para esa reunión con Cauas, la sección latinoamericana del Departamento de Estado le preparó un memorando al subsecretario. Se destacaba que el encuentro se iba a realizar un día después de que el vicepresidente Mondale se hubiese reunido con el ex-presidente Frei y un día antes de que el mismo Christopher recibiese al ex-canciller de Allende, Almeyda, “los dos más prominentes adversarios de la Junta”. Se esperaba la protesta formal de Cauas, probablemente su “retiro para consultas” a Santiago, y se admitía que “obviamente, los chilenos tienen pocas cosas a su disposición para hacernos la vida desagradable. Pero tenemos que estar preparados para estas eventualidades”. El documento señalaba el “desempeño miserable en DD. HH.” del régimen chileno y sistematizaba las reclamaciones que en este campo le haría el subsecretario322. Dos semanas más tarde, el secretario de estado Vance se encontró con el canciller chileno, almirante Carvajal, en la asamblea de la OEA, en Granada, basándose en el mismo memorando que había servido para la reunión anterior, y agregándole antecedentes del encuentro entre Christopher y Cauas323. A su vez, el 28 de mayo, el informe de la Embajada en Santiago analizó las reuniones tanto con Frei, como con Almeyda, haciendo distinciones entre ambas, destacando el interés de los líderes de la ex UP por un “frente amplio” con la DC y expresando, de su parte, que esto “no convendría” a los intereses de EE. UU. Se puede resaltar el registro por parte de la Embajada de que “el más probable resultado de la formación de frente amplio sería el giro de los servicios armados detrás de Pinochet hacia las posturas más duras”324; o, en otras palabras, la percepción de que, si tal frente amplio se organizase, provocaría una nueva ola represiva en el país.

  • 325 CDP, Amembassy Santiago, Memorandum of Conversation, June 16, 1977.

18La molestia del régimen para con Frei iba bastante más allá de los militares. El 16 de junio un funcionario de inteligencia de la Embajada se reunió con el editor jefe de El Mercurio, Arturo Fontaine Aldunate, quien insistió en la “falta de comprensión mutua entre EE. UU. y Chile en el tema de los DDHH”. Según el editor, “en Chile hay un sentimiento de que los EEUU quieren que Chile regrese al viejo sistema que todos los chilenos han repudiado, el sistema que trae de vuelta viejos nombres como Frei, Durán, partido políticos, desórdenes, etc.”325.

19En junio de 1977 el tema de las violaciones de los DD. HH. en Chile fue tratado en la Asamblea General de la OEA celebrada en la isla de Granada. La revista Hoy publicó materiales, volcando la atención de la opinión pública chilena hacia la Asamblea, a un par de semanas de su celebración. Se destacaba que “el tema ápice volverá a ser el de DD. HH., donde ha puesto énfasis la nueva administración Carter”. Especial cobertura se le dio al informe de la Comisión Especial preparado por el jurista venezolano Andrés Aguilar, su conclusión de que el gobierno chileno incumplía sus propios decretos y los nombres de los 40 desaparecidos desde la anterior Asamblea General. Frei, entrevistado por la revista, aprovechó la circunstancia para hacer recordar a los militares su estatura internacional:

  • 326 Hernan Millas, “Imagen exterior: los Derechos Humanos en la OEA”, en Hoy, n° 2, 8 al 14 de junio de (...)

“Cuando era el Presidente el general Ibáñez y yo estaba en la oposición, viajé a Europa y fui recibido por Adenauer, Fanfani y Nixon y nadie lo consideró una injerencia de estos países en la política chilena. Durante la administración de Jorge Alessandri, estuve con Erhard, Segni, el rey Balduino y Kennedy, y tampoco su gobierno especuló acerca de los motivos de estas entrevistas. Cuando Allende era Presidente –y todos saben de mi oposición a su régimen-, fui recibido por Nixon. Franco me dio almuerzo en El Prado, estuve con Wilson y con el comité conservador, con Willy Brandt, y nadie buscó una doble intención”326.

  • 327 Reproducido en Chile-América, n° 35-36, septiembre-octubre de 1977, 147-156.
  • 328 Abraham Santibáñez, “América Latina: El contra-informe Linowitz”, en Hoy, 29 de junio al 5 de julio (...)

20Los chilenos que se desempeñaban en los organismos internacionales adquirieron un nuevo protagonismo en esta nueva etapa de las relaciones entre EE. UU. y América Latina. Si la política latinoamericana de la administración Carter partió con el “informe Linowitz”, propuesta elaborada por uno de los asesores cercanos del presidente, a mediados de 1977, ésta recibió respuesta y retroalimentación (motivada por el propio Linowitz y el subsecretario Ted Todman) de parte de un grupo de destacados intelectuales y políticos latinoamericanos que fueron en apoyo y complemento de la propuesta. Este texto tuvo el título de “El rol de los Estados Unidos en el desarrollo autónomo de América Latina” y fue elaborado por el Foro Latinoamericano327 en el que participaron el ex-presidente de México Luis Echeverría y el secretario ejecutivo de la CEPAL, Enrique Iglesias. Ente los chilenos, la figura clave que participó en su elaboración fue Gabriel Valdés, quien lo hizo junto con todo su equipo de trabajo en Nueva York. Fue precisamente Valdés el encargado de entregarle el informe a Sol Linowitz y mantener la coordinación con él de parte del Foro Latinoamericano328.

  • 329 CDP, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC, R121510Z AUG77, Subject: Lowenstein visit.

21A pesar de sus declaraciones de “no tomar partido”, y a diferencia de la administración anterior, la diplomacia norteamericana de la era Carter no perdió oportunidad de demostrar al régimen dónde estaban sus simpatías en Chile. Así, a un par de meses del conflicto originado por la recepción de Frei en la Casa Blanca, Allard Lowenstein, el nuevo representante de EE. UU. ante la comisión de DD. HH. de la ONU y destacado político demócrata y activista de los derechos civiles, cercano a los Kennedy, visitó Chile (9 de agosto de 1977) y, además de las reuniones con las autoridades, solicitó especialmente reunirse con líderes religiosos chilenos, como el cardenal Silva y el rabino Kreiman, así como con el ex-presidente Frei. En la conversación, Frei criticó las políticas económicas del régimen que, según él, iban a fortalecer a la izquierda; se pronunció en contra de una alianza amplia con la ex UP, pues tal alianza sería el “beso de la muerte” para el PDC y solicitó a EEUU presionar al régimen por el fin del estado de excepción, la restauración de las libertades públicas y la disolución de la DINA329.

  • 330 CDP, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC, OR152031Z AUG77, Subject: Todman visit. Second day i (...)
  • 331 Si bien el Secretario Adjunto declaró públicamente que no tenía que ver con estas declaraciones, el (...)
  • 332 CDP, CIA, Latin America Brief, Aug 17, 1977.

22Los mismos argumentos los reiteró Frei al día siguiente en la reunión con el Secretario de Estado Adjunto para Asuntos Latinoamericanos, Terence Todman, siendo la única voz “fuertemente crítica” que Todman escuchó en sus reuniones oficiales en Chile330. Vemos aquí, por un lado, la cautela de Frei dentro del juego político chileno y, por el otro, su exposición a la ira del régimen apareciendo como la principal contraparte de la administración norteamericana extremadamente crítica con la Junta. Todman llegó a Chile a dos días de la visita de Lowenstein, el 11 de agosto de 1977, siendo el funcionario estadounidense de más alto nivel que visitaba Chile desde el inicio de la administración Carter. De las previas cuatro visitas de personeros norteamericanos a la región, Chile fue excluido. La revista Hoy destacó la voluntad estadounidense de que Chile volviese a ser una democracia antes de lo planteado en el discurso de Chacarillas de Pinochet331. Durante la visita de Todman en Chile, Pinochet anunció la abolición de la DINA. El informe de la CIA al respecto resaltó la importancia de la presión norteamericana para lograr este paso. Para demostrar su carácter positivo se recurrió a la figura de Frei: “Incluso el ex presidente Frei, líder del más grande partido político del país y ferviente crítico de Pinochet, reconoce que la disolución de la DINA podría ser un paso positivo”332.

  • 333 “Parlamentarios de EEUU. Los últimos enviados”, en Hoy, 24 al 30 de agosto de 1977, 18-19.

23En la semana siguiente a la visita de Lowenstein y Todman, una delegación del Congreso norteamericano formada por 11 representantes de ambos partidos visitó Chile y tuvieron reuniones con Pinochet, los ministros de hacienda y RR. EE., así como con el cardenal Silva y con el “Grupo de los Diez”, una de las primeras agrupaciones sindicales opositoras de filiación DC (sin participación PC ni de otras fuerzas de izquierda). Los dirigentes sindicales expresaron sus críticas al estado de las libertades laborales en el país y sus expectativas de que la visita de los congresistas norteamericanos ayudase a cambiar las políticas del gobierno. Según el semanario Hoy, el informe de los congresistas debía complementar el de los subsecretarios Todman y Lowenstein333.

  • 334 Hernán Millas, “El gobierno militar. Al cumplirse cuatro años”, en Hoy, 31 de agosto al 6 de septie (...)
  • 335 Luis Álvarez Baltierra, “Gobierno. Los primeros cuatro años”, en Hoy, 7 al 13 de septiembre de 1977 (...)
  • 336 Hernán Millas, “Cita en Washington, El delicado protocolo”, en Hoy, 7 al 13 de septiembre de 1977, (...)
  • 337 Keys, op. cit., 150.

24A principios de septiembre de 1977 Pinochet viajó a EE. UU. a la ceremonia de la firma del tratado que devolvería el canal interoceánico a Panamá. La semana previa Hoy explicó: “esta vez sucederá al revés. Será el gobierno de Carter el que precisará de visitantes extranjeros para presionar a su opinión pública”. En vista de que la idea de la devolución del canal no gozaba de la simpatía de los ciudadanos norteamericanos, la administración necesitaba demostrar un amplio apoyo internacional a la medida, por lo que convocó a todos los gobernantes del hemisferio, incluyendo a las dictaduras que habían sido muy criticadas por Washington por sus violaciones de los DD. HH. Los anfitriones convocantes eran, en todo caso, no el presidente de los EE. UU., sino el secretario general de la OEA, Alejandro Orfila y el presidente de Panamá, Omar Torrijos334. El número siguiente de la revista, dentro de un artículo engañosamente solemne y conmemorativo, no dejó de mencionar que la cita era colectiva y la convocante era la OEA. Dentro de la enumeración de los supuestos logros del gobierno en esos cuatro años, se le recordaba a Pinochet que le iban a preguntar por el estado de excepción aún reinante en Chile y por los DD. HH.: en estos cuatro años “hay temas que han sido obligados en los foros internacionales como la ONU y la OEA”. Últimamente el gobierno “salvo en contadas ocasiones, ha tenido puertas abiertas para los visitantes” y se recordaba que “uno de los rechazos más categóricos fue en contra de la Comisión de DD. HH. de la ONU… en 1975”335. Para destacar lo masivo del evento y la ausencia de contenidos reales, se dedicó un artículo entero a describir los pormenores del protocolo336. Dentro de la visita se contemplaba una reunión entre el presidente Carter y Pinochet, muy halagada por los medios afines al régimen y duramente criticada por la oposición. Juan Gabriel Valdés, cientista político e hijo del ex-canciller, mandó una carta personal y de mucha confianza a Mark Schneider, ex-consejero de Kennedy y, a la sazón, Subsecretario del Estado para Derechos Humanos y Asuntos Humanitarios337, en la que le planteó “una gran preocupación por los últimos acontecimientos que envuelven al gobierno norteamericano y a la dictadura de Pinochet”. Su visión de la entrevista concedida en la Casa Blanca a Pinochet era extremadamente crítica:

  • 338 AHGV, Carta de Juan Gabriel Valdés a Mark Schneider, 14 de septiembre de 1977, código: gvs_1267.

“Las entrevista con el presidente Carter ha aumentado su legitimidad interna y debilitado gravemente a su más inmediato enemigo, Eduardo Frei y, en general, a la Democracia Cristiana… Tenemos aquí de este modo un caso típico en que la magnitud de la presión política aplicada, consigue un resultado absolutamente contradictorio con el que se perseguía originalmente: en vez de un mejoramiento de la situación de DDHH, lo que se logra es el afianzamiento de la dictadura de Pinochet. Francamente hablando y sin temor a exagerar, pienso que la entrevista de Pinochet y el Presidente Carter, recargó al pueblo de Chile con, posiblemente, un año más de dictadura”338.

  • 339 Hernán Millas, “Presidente Pinochet. Misión en Estados Unidos”, en Hoy, 14 al 20 de septiembre 1977 (...)

25La realización de la entrevista se interpretó como ganancia de los burócratas del Departamento de Estado, presionados a su vez por la Cancillería chilena, frente al equipo más cercano del presidente Carter, reunido en el NSC y en la Subsecretaría de Estado para los Derechos Humanos y Asuntos Humanitarios. Hoy, por su parte, destacó que era el séptimo viaje al extranjero de Pinochet en cuatro años (una forma sutil de recordar su aislamiento internacional). Si bien se refirió al encuentro como un paso para superar el aislamiento, se centró en explicar y, por lo tanto, atraer la atención, al hecho de que los medios norteamericanos sólo trataron mínimamente la visita de Torrijos, quien había ido a firmar el tratado del canal y que la visita del resto de los gobernantes de América apenas fue mencionada en las páginas interiores de algunos diarios. Por el contrario, destacaron que el único material sobre Chile publicado en esos días fue un artículo en The New York Times en el que se trataba el problema de los DD. HH. Se explicó que el presidente Carter recibió a todos los “presidentes militares del Cono Sur”. Según sus propias palabras, con Pinochet trató los temas de la salida de Bolivia al mar, el tratado de proliferación de armas nucleares, lo nocivo de la carrera armamentista para los objetivos del desarrollo y, por supuesto, la situación de los derechos humanos en Chile339. La revista no lo comentó, pero la misma enumeración daba a entender que no se trató de temas del agrado del dictador chileno.

  • 340 Idem.
  • 341 Idem.

26Las interpretaciones críticas se recogieron a través de las opiniones de los partidarios del régimen. Así, se citó a Hermógenes Pérez de Arce, director del diario La Segunda: “Ambos aparecieron sonrientes ante las cámaras, mientras el locutor hacía notar que no se habían dado la mano para posar ante los medios informativos”. El intento de Pinochet de convocar a un desayuno a los medios norteamericanos resultó en desaires de algunos medios y “preguntas incisivas” de otros: ¿“Usted mandó a matar a Letelier?”340. Comentando sutilmente la mezcla del ambiente de desinterés generalizado por el evento y de rechazo a la figura de Pinochet, la revista mencionó que, de día, Pinochet pudo salir de compras como cualquier mortal sin ser reconocido, pero en la noche, a la hora de la recepción que el presidente Carter diera a las visitas en la Casa Blanca, hubo un mitin de protesta frente al palacio presidencial. Para evitar la censura, la revista cita a El Mercurio, La Tercera y La Segunda, que opinaron que la manifestación era poco numerosa, agregando, algunos de esos medios, que los participantes supuestamente habían sido pagados. A esta visión se contrapone la de Associated Press, quien señalara que era “una de las más grandes manifestaciones ante la Casa Blanca desde la época de las protestas contra la guerra de Vietnam”341.

La creación de la revista Hoy

27La revista Hoy había sido creada en 1977 por un grupo de periodistas cercanos a la DC. En ese momento todos los medios de comunicación vinculados no sólo a la izquierda, sino también a la DC, habían sido clausurados por el régimen. La revista Ercilla, que durante años fue la voz extraoficial del mundo DC, estaba registrada como propiedad de un empresario “amigo”, quien, en 1976, la vendió al grupo económico Cruzatt-Larraín. Los nuevos propietarios no aceptaron, en la práctica, no entremeterse en la línea editorial de la revista, lo que llevó a que su cuerpo periodístico, unas 40 personas en total, con Emilio Filippi a la cabeza, presentasen una renuncia colectiva.

  • 342 CDP, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC, R231911Z FEB77, Subject: Christian Democrats ask US (...)

28La principal dificultad para crear un nuevo órgano fue conseguir fondos. En febrero de 1977 el PDC solicitó a la Embajada norteamericana un apoyo (“verbal, no financiero”) para un nuevo semanario que se llamaría Hoy. El Embajador comentó que, “por más que cuidadosamente se intente evitar que aparezca el patrocinio DC, la revista va a expresar puntos de vista no compatibles con el gobierno”. Desde su perspectiva, una declaración de apoyo directo por parte de algún destacado líder norteamericano podía resultar contraproducente y que “para los intereses de los EEUU sirve más una discreta indicación a los personeros selectos del gobierno sobre nuestra creencia de que la existencia de Hoy sería una señal a la opinión pública mundial que el gobierno de Chile permite la libertad de expresión”342.

29El objetivo se logró gracias al apoyo inicial del sacerdote nicaragüense Miguel d’Escoto, de la congregación Mariknoll, con vínculos históricos con Chile y residente en ese momento en EE. UU., quien consiguió el financiamiento inicial. La gestión de Gabriel Valdés fue importante para lograrlo. La continuidad de la publicación fue lograda gracias al apoyo permanente de la ONG holandesa “Organización Católica para el Cofinanciamiento de Programas de Desarrollo” (Cebemo). La carta de apoyo al proyecto por parte del cardenal Silva fue clave para recibir este apoyo. Para evitar las represalias del régimen, el financiamiento holandés operó a través de un banco suizo que aparecía prestando recursos a la revista chilena y el nombre de la ONG no se comprometía públicamente. La revista se constituyó como “sociedad periodística” en la que los fundadores, el equipo de Ercilla renunciado, eran los propietarios. El permiso de DINACOS se logró conseguir poniendo a la cabeza de la negociación al gerente del proyecto, sin visibilidad política previa y jugando con el nombre de la publicación, que apelaba a una antigua revista chilena homónima de periodismo interpretativo, sin adhesión política conocida. El formato Times que asumió la revista fue novedoso en esa época en Chile y la apelación a éste también pudo haber ayudado a lograr la autorización.

30Más difícil resultó mantener la revista en el tiempo, oscilando entre la censura del régimen y la aspiración del equipo periodístico de poder informar a los lectores. De la misma forma en la que los fondos de solidaridad internacional fueron claves para mantener la revista económicamente, el tratamiento de los temas internacionales fue parte importante del lenguaje utilizado para llevar la información a los lectores. Así, desde su fundación, la revista Hoy fue el primer medio en Chile en publicar reportajes y análisis sobre los procesos de transición europea, en particular española, así como entrevistar a sus protagonistas. Con el tiempo, las transiciones latinoamericanas comenzaron también a tomar más espacio en sus páginas. El debate sobre los temas económicos cuestionó el modelo económico del régimen, contando para esto con la participación de economistas extranjeros y funcionarios de organismos internacionales.

31Noticias cortas del ámbito de la cultura informaban sobre los éxitos de los actores chilenos exiliados, la publicación de libros de los autores exiliados, los nombramientos de académicos exiliados en universidades y organismos internacionales, así como las obras sobre Chile de autores y artistas extranjeros que aparecían alrededor del mundo. De esta manera, sin nombrarlo, se daba cuenta del “apagón cultural”: el destierro de lo mejor del mundo artístico, literario y cultural nacional. También se mostraba la imagen que de la realidad chilena tenía el medio cultural mundial. Estando la revista dirigida al público culto, para los cuales estos temas importaban, era un recurso de gran llegada pública.

Death List

32La noticia más sorprendente, en octubre de 1977, vino de la Embajada de EE. UU. en Estocolmo. La prensa sueca dio cuenta de que el nombre del primer ministro sueco Olaf Palme:

  • 343 CDP, Fm Amembassy Stockholm to Secstate WashDC, R041126Z OCT77, Subject: Palme Allegedly on Chilean (...)

“aparece en una ‘lista de muerte’ (death list) junto con el nombre de Orlando Letelier… Otros nombres en la sospechosa lista eran Carlos Altamirano, Andrés Pascal Allende y Eduardo Frei. Según se comunicó, la información sobre la lista de muertes estaba incluida en un informe, aun no publicado, del grupo de trabajo de DD. HH. de la ONU que ha tomado testimonios de varios chilenos aun residentes en aquel país”343.

33La Embajada norteamericana en Estocolmo tomó la noticia en serio e intentó conseguir un comentario de Palme, sin éxito. Por su parte:

  • 344 Idem.

“el Secretario Internacional del Partido Socialdemócrata de Suecia, Pierre Schori, confirmó que Olaf Palme estaba al tanto de este desarrollo desde hace seis meses y que la policía secreta sueca, SAPO, ha prestado una atención especial a los chilenos que visitan el país desde ese entonces. Schori agregó que es sabido que el gobierno de Pinochet tiene agentes en Escandinavia, en primer lugar, en Noruega. Los refugiados políticos chilenos han informado a los socialdemócratas suecos que estos agentes están también en Suecia actualmente”344.

  • 345 En 2013 consultamos a Eugenio Ortega, yerno de Frei y su estrecho colaborador durante años (a la sa (...)

34El documento provenía de Suecia y estaba centrado en la amenaza para su primer ministro. Es notable que el documento fue tomado en serio por las agencias de seguridad y no se desmintió su existencia o probabilidad. En cuanto a los nombres chilenos de la lista, a los diplomáticos norteamericanos y suecos no les sorprendieron, considerando su protagonismo en la oposición a la dictadura, la imagen que ya poseía Pinochet ante la opinión pública mundial y los atentados organizados por el régimen contra sus opositores en Buenos Aires (Prats), Roma (Leighton) y Washington (Letelier). Cabe destacar que, de las personas mencionadas en la lista, el único que vivía en Chile era Eduardo Frei345.

  • 346 CDP, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC, O031215Z JAN78, Subject: Chilean National Consultati (...)
  • 347 CDP, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC, OP162038Z JAN78, Subject: Updated on banished Chilea (...)
  • 348 CDP, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC, R202104Z JAN78, Subject: Bernardo Leighton returns t (...)

35El año 1978 se inauguró con el anuncio del régimen de realizar “una consulta nacional”. La información de la Embajada norteamericana sobre este asunto incluyó la declaración de Eduardo Frei en la que el líder democratacristiano “rechaza ambas, la forma y la substancia del plebiscito, pero dice que este abriría puertas a un cambio en el futuro”.346 Nuevamente, frente a la coyuntura política chilena, la voz del ex-presidente era una referencia obligada para la administración demócrata, que desconfiaba del régimen militar chileno. Pinochet guardaba rencor, pero frente al explícito apoyo norteamericano (“Frei es líder democrático hemisférico”) atacó al PDC. En los días siguientes, una docena de dirigentes democratacristianos fueron arrestados y relegados a lugares lejanos dentro de país.347 En los años previos, este castigo era reservado a los militantes de izquierda de perfil público. En paralelo con estas acciones represivas, el régimen autorizó el retorno de algunos exiliados, siendo la figura más conocida Bernardo Leighton. Su recibimiento en el aeropuerto se convirtió en un acto emotivo que fue presidido por Eduardo Frei y el “maestro” Jaime Castillo Velasco. Otra pequeña manifestación, esta vez juvenil, se realizó frente a la ex sede del PDC en Alameda. “No se reportaron arrestos”, informó la Embajada norteamericana.348 Por un lado, la Embajada atribuía el retorno de algunos exiliados a la presión continua de la Casa Blanca. Por el otro, la referencia a “sin arrestos”, suponía que, frente a este tipo de actos, la represión y las detenciones eran algo esperado. Cabe destacar que en los documentos estadounidenses el nombre de Bernardo Leighton apareció con frecuencia a partir de septiembre de 1976 en el contexto de la investigación del asesinato de Letelier, como un caso paralelo y como confirmación de la existencia de una campaña de atentados en contra de las figuras de la oposición por parte del régimen de Pinochet.

  • 349 CDP, Amembassy Santiago, Memorandum of Conversation, February 16, 1977.

36Si bien el Departamento de Estado no veía con buenos ojos la posibilidad de una alianza (o acercamiento) del PDC con la izquierda, sí esperaba posibles acercamientos con los partidos de derecha, también proscritos a partir de 1977. No obstante, a partir de la entrevista con Patricio Phillips, ex-parlamentario del Partido Liberal y, luego, del Partido Nacional que se declaraba algo distanciado del régimen, el 16 de febrero de 1978, se percibió que en el PN “permanece un nivel muy bajo de confianza hacia el PDC entre su militancia.” Phillips lo atribuía al recuerdo de las elecciones de 1964: “el PN nunca ha perdonado a él (Frei) o al PDC”. La Embajada planteaba la posibilidad de que parte del PN se convirtiese en el apoyo civil de Pinochet en el momento en el que éste intentase crear su propio partido político, dejando con eso al PDC al margen del juego político de la transición349.

  • 350 CDP, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC, O42214Z JUL78, Warning Notice, Subject: Manuel Contr (...)
  • 351 El riesgo que implicaba para los opositores al régimen intentar investigar a los organismos represo (...)
  • 352 “Caso Letelier. Investigación en Washington”, en Hoy, 15 al 21 de marzo de 1978, 9-11; “Caso Leteli (...)

37En el transcurso de 1978 la noticia relacionada con el nombre de Eduardo Frei a la que el Departamento de Estado le asignó mayor importancia (transmitida dentro de la categoría de “notica preocupante” con especiales medidas de seguridad) está fechada el 14 de julio. Al encontrarse con el embajador Landau en la Embajada belga, Eduardo Frei lo apartó para una conservación reservada, comunicándole su preocupación de que el ex-jefe de la DINA, Manuel Contreras, estuviese armando una especie de agencia privada de seguridad: “Frei dijo que, primero, dudaba de esos informes, pero dos generales de carabineros le comunicaron básicamente lo mismo al respecto. Incluso, se le informó que la nueva DINA ya estaba funcionando en tres direcciones en Santiago”. Según Frei, estas medidas formarían parte de una “estrategia de supervivencia” que Pinochet le habría ofrecido a Manuel Contreras. El Embajador comentaba que ya habían escuchado rumores sobre el resurgimiento de la DINA: “Ahora vienen de las fuentes del PDC”, lo que supuestamente le daba mayor credibilidad y llevó la preocupación a tratar de aclarar qué significaba “ese revivir de la DINA como fuerza privada”350. El documento deja en evidencia que el PDC, o el círculo de Frei dentro del partido, hacía su propio seguimiento o investigación respecto de los organismos represivos del régimen, actividad tremendamente riesgosa351. El tema central, con el cual Chile estaba presente en los medios norteamericanos, era el caso Letelier. En Chile, los medios leales al régimen se dedicaban a desmentir los hallazgos de la investigación y las hipótesis de la prensa norteamericana. La DC estaba ausente de esta polémica, más allá de su participación en la denuncia y en la reproducción en la revista Hoy de los avances de la investigación en los Estados Unidos y los respectivos cometarios de los juristas chilenos.352

  • 353 Hernán Millas, “El remezón del “Washington Post”, en Hoy, 21 al 27 de junio de 1978, 7- 9.
  • 354 Claudio Orrego Vicuña, “A propósito del Washington Post, en Hoy, 21 al 27 de junio de 1978, 8.
  • 355 Millas, op. cit., 9.

38En junio de 1978 el periódico de The Washington Post publicó un material en extremo crítico sobre el régimen de Pinochet. Por primera vez un medio norteamericano de prestigio planteaba la retirada del dictador: “¿Acaso no es un patriota? Entonces que renuncie”. La larga historia de América Latina ofrecía múltiples testimonios acerca de que a este tipo de declaraciones de los medios norteamericanos importantes les seguían pasos prácticos de los gobiernos. Pero esta vez no ocurrió así. Sin embargo, sirvió para levantar una ola nacionalista en el país. La conclusión del artículo planteaba que, si el general Pinochet dejaba su cargo, no se produciría un vacío de poder, porque la DC “tiene una organización política intacta, la que cuenta con substancial respeto”353. Los líderes DC no demoraron en expresar su “desacuerdo y desagrado” con el artículo, si bien trataron de llevar la atención hacia las reacciones que caracterizaban de “tropicales” a los partidarios del gobierno y a lo que creían el meollo del asunto, las violaciones a los DD. HH. y el asesinato de un opositor por parte de la DINA (que ellos afirmaban sin ninguna duda) fuera de las fronteras chilenas354. La preocupación por las posibles represalias, en todo caso, fueron muy vivas. Una declaración de la DC denunció “una campaña de extrema derecha” que pretendía responsabilizar a la DC por dicho artículo. “Rechazamos categóricamente imputaciones en sentido que la Democracia Cristiana acepte otro camino para elegir las autoridades que la libre y soberana determinación del pueblo de Chile, con prescindencia de cualquier influencia o intereses extranjeros”355.

  • 356 Chile-América, n° 41-42, abril-mayo de 1978, 157.
  • 357 Hoy, 18-24 de abril de 1978, 12.

39Mientras tanto, el 4 de abril de 1978, tras 20 meses de exilio, regresaba a Chile Jaime Castillo Velasco, quien había sido expulsado junto con Eugenio Velasco al presentar, durante la sesión de la OEA en Santiago, el informe sobre la situación de los DD. HH. en el país. El “Maestro”, como se le decía en la DC, pasó su exilio en Venezuela. Sin pertenecer al ala izquierda del partido, como la mayoría de los DC exiliados, en esos meses estableció un estrecho vínculo y diálogo con ellos. A su vez, como abogado, dio una lucha jurídica por su derecho a vivir en su patria. Aprovechando el levantamiento del estado de sitio en Chile, Jaime Castillo Velasco decidió regresar sin autorización explícita del régimen argumentando, jurídicamente, que el levantamiento del estado de sitio había hecho caducar las disposiciones de él emanadas.356 El régimen, enfrentado a la presión internacional, decidió dejarlo entrar para evitar escándalos mayores. A su regreso al país, entrevistado por Hoy, negó el concepto de crisis de las democracias occidentales, planteando que las dictaduras no habían dado soluciones a los problemas que los gobiernos democráticos presentaban. Al mismo tiempo, llamó a los partidos políticos a “aprender la lección de la democracia”.357 Dentro del debate de la oposición a la dictadura, sus palabras no le negaban a ninguna fuerza política la capacidad de aprender la “lección democrática”, por lo que dejaba abierta la posibilidad para que la DC colaborase con una izquierda renovada.

  • 358 Hoy, 21-27 de junio 1978, 9.

40A su vez, el 19 de junio de 1978 regresó al país Bernardo Leighton. La autorización de su retorno fue explícita y el resultado de una fuerte y prolongada campaña internacional. En el aeropuerto lo esperaron unas mil personas, lo que convirtió su recibimiento en una de las manifestaciones más grandes del año. La actividad fue encabezada por Eduardo Frei y Jaime Castillo Velasco358, lo que reafirmaba la imagen de una DC reunificada en las posturas de decidida oposición al régimen.

  • 359 Chile-América, 52-53, marzo-mayo de 1979, 17.

41El año 1979 no trajo muchas novedades. Los informes de la Embajada destacaron la estabilización del régimen, sus éxitos económicos y diagnosticaron un apoyo tácito por parte de la mayoría de la población. Los únicos espacios para la disidencia se encontraban en el movimiento sindical, donde se perfilaba una oposición transversal al Plan Laboral. Un largo informe de la situación chilena elaborado por el departamento de inteligencia del Departamento de Estado ni siquiera menciona a los partidos opositores. Sólo hacia finales de 1979 la Embajada registró un mayor activismo opositor por parte de la DC. Mientras tanto, a lo largo del año distintas declaraciones de Frei y de otras figuras de la DC, tanto a medios internacionales como chilenos, adquirieron una mayor radicalidad. Respondiendo a los preparativos del régimen de una nueva constitución, Frei y Leighton encabezaron una campaña por la reapertura de los registros electorales, en la que lograron reunir tanto a figuras de los partidos de izquierda como a antiguos liberales. A su vez, en una carta a Hoy a principios de 1979, Frei planteó la existencia de “dos clases de ciudadanos” en Chile: los partidarios del régimen (dueños del capital) y el resto. La dura crítica abarcaba tanto aspectos políticos como las consecuencias sociales del rumbo económico. A través de Sergio Onofre Jarpa, el régimen respondió a Frei acusándolo de “traición a la Patria”, pues sus declaraciones “ahuyentan las inversiones extranjeras”359.

Notes

299 Al respecto ver Keys, op. cit., 75-126.

300 Keys, op. cit., 238.

301 CDP, Department of State, Memorandum: "Proposed visit of Ex President Frei", January 77.

302 CDP, Department of State, Amembassy Santiago, Memorandum of Conversation. Subject: Letelier; Frei on Christian Democrat Policies; Other Rumors, January 14, 1977.

303 Gazmuri, op. cit., 900-901. AFM, Carta de Jimmy Carter a Eduardo Frei, 4 de marzo de 1977.

304 AFM, Frei a Brzezinski, 25 de febrero de 1977. Frei mencionaba que él había escrito incluso a Carter el 21 de febrero para manifestarle su rechazo y reconduciendo todo a un plan para desprestigiarlo.

305 CDP, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC, O092310Z MAR77, Subject: ME meeting with acting GOC Foreign Minister Colonel Enrique Valdés: Tyson statement and President letter to Frei.

306 CDP, CIA, Latin America. Regional and Political Analysis. Chile: Tough Measures, March 15, 1977.

307 CDP, Department of State, Amembassy Santiago, Memorandum of Conversation, March 22, 1977.

308 CDP, National Security Council, Memorandum, For: Zbigniew Brzezinski, From: Robert Pastor. Subject: Proposed Visit of president Frei, May 13, 1977.

309 Idem.

310 CDP, National Security Council, Memorandum, May 16, 1977.

311 CDP, National Security Council, Memorandum, Subject: Frei/Almeyda visit, May 19, 1977.

312 CDP, The White House, Washington, Memorandum, Subject: Your Meeting with Eduardo Frei, May 24, 1977. La recuperación de las relaciones activas de Frei con el mundo político europeo parece haber representado un factor de cierta importancia para tomar la decisión de recibirlo en Washington. De hecho, en la reunión que finalmente se concretó con el vicepresidente Mondale, el anfitrión le preguntó a Frei no sólo por la situación en Chile, sino por sus impresiones europeas. En este último punto el informe de la reunión recoge las palabras del ex-presidente de que “después de los Estados Unidos, las opiniones de los alemanes son las que más pesan en los chilenos”. También la elección de España se explicó “porque España tiene una influencia en Chile”: CDP, Memorandum of Conversation. SUBJECT: Vice President´s meeting with former Chilean President Eduardo Frei, May 25, 1977.

313 CDP, The White House, Washington, Memorandum, Subject: Your Meeting with Eduardo Frei, May 24, 1977.

314 Idem.

315 CDP, Department of State, Memorandum of Conversation, Subject: Forthcoming Visits of Chilean political Figures to Senior US Officials, May 24, 1977.

316 CDP, Fm Secstate WashDC to Amembassy Santiago, O250242Z MAY77, Subject: Ex President Frei to see Vice President Mondale.

317 CDP, The White House, Washington, Memorandum, Subject: Possible Talking Points for Ex President Frei’s Call on the Vice president Wednesday, May 25, 1977.

318 Idem.

319 CDP, The White House, Washington, Memorandum, Subject: The Vice President Meeting with Eduardo Frei, May 25, 1977.

320 CDP, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC, O251555Z MAY77, Subject: Deputy Secretary Christopher’s Meeting with Ambassador Cauas.

321 CDP, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC, O251922Z MAY77, Subject: Deputy Secretary’s Meeting with Chilean Ambassador.

322 CDP, Department of State, Briefing Memorandum. Subject: Your Appointment with Chilean Ambassador Cauas, May 25, 1977.

323 CDP, Department of State, Briefing Memorandum. Subject: Your Meeting with Admiral Carvajal at Grenada, June 3, 1977.

324 CDP, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC, R 281635Z MAY77, Subject: Dealing with Chile’s Exiles.

325 CDP, Amembassy Santiago, Memorandum of Conversation, June 16, 1977.

326 Hernan Millas, “Imagen exterior: los Derechos Humanos en la OEA”, en Hoy, n° 2, 8 al 14 de junio de 1977, 10-14. El tema de la reunión en Granada continuó en varios números de la revista, que destacó la acción del Embajador norteamericano ante la ONU Andrew Young, primer afroamericano en ese puesto y muy comprometido con las causas del Tercer Mundo. La revista reprodujo la entrevista de Carter donde le dio todo su apoyo a Young y elaboró un análisis que preveía el fortalecimiento de la dupla Brzezinski-Young en la política exterior norteamericana Juan Abraham-Lorena, “Young, embajador controvertido”, en Hoy, n° 3-4, 22 a 28 de junio 1977.

327 Reproducido en Chile-América, n° 35-36, septiembre-octubre de 1977, 147-156.

328 Abraham Santibáñez, “América Latina: El contra-informe Linowitz”, en Hoy, 29 de junio al 5 de julio de 1977, 53-55.

329 CDP, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC, R121510Z AUG77, Subject: Lowenstein visit.

330 CDP, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC, OR152031Z AUG77, Subject: Todman visit. Second day in Santiago.

331 Si bien el Secretario Adjunto declaró públicamente que no tenía que ver con estas declaraciones, el semanario planteó que tal vez reflejasen diferencias de enfoque dentro de la propia administración norteamericana, donde las posturas del consejero de seguridad nacional Z. Brzezinski eran, por lo general, más duras en los temas de los DD. HH. que la de los funcionarios del Departamento de Estado: Abraham Santibáñez, “El enviado de Carter”, en Hoy, 10 al 16 de agosto de 1977, 10-13; Hernán Millas “Lowenstein: una misión política”, en Hoy, 10 al 16 de agosto de 1977, 12-14.

332 CDP, CIA, Latin America Brief, Aug 17, 1977.

333 “Parlamentarios de EEUU. Los últimos enviados”, en Hoy, 24 al 30 de agosto de 1977, 18-19.

334 Hernán Millas, “El gobierno militar. Al cumplirse cuatro años”, en Hoy, 31 de agosto al 6 de septiembre 1977, 8.

335 Luis Álvarez Baltierra, “Gobierno. Los primeros cuatro años”, en Hoy, 7 al 13 de septiembre de 1977, 7-11.

336 Hernán Millas, “Cita en Washington, El delicado protocolo”, en Hoy, 7 al 13 de septiembre de 1977, 11-12.

337 Keys, op. cit., 150.

338 AHGV, Carta de Juan Gabriel Valdés a Mark Schneider, 14 de septiembre de 1977, código: gvs_1267.

339 Hernán Millas, “Presidente Pinochet. Misión en Estados Unidos”, en Hoy, 14 al 20 de septiembre 1977, 8-12.

340 Idem.

341 Idem.

342 CDP, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC, R231911Z FEB77, Subject: Christian Democrats ask US political support for new magazine.

343 CDP, Fm Amembassy Stockholm to Secstate WashDC, R041126Z OCT77, Subject: Palme Allegedly on Chilean Assassination List.

344 Idem.

345 En 2013 consultamos a Eugenio Ortega, yerno de Frei y su estrecho colaborador durante años (a la sazón, parte del equipo de Gabriel Valdés en el PNUD en Nueva York y uno de los organizadores de la mencionada reunión en la Casa Blanca), si alguna de las agencias de seguridad implicadas o alguna fuente política sueca o norteamericana, le había advertido a Eduardo Frei o a sus cercanos sobre estas amenazas. La respuesta fue tajante: “Nadie nos avisó de nada”. La situación resultaba aún más incomprensible y dolorosa para Eugenio Ortega considerando que conocía bien a Pierre Schori, Secretario Internacional de la Socialdemocracia sueca y estaba en contacto permanente con él. Conversación con Eugenio Ortega Riquelme, Santiago, mayo de 2013.

346 CDP, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC, O031215Z JAN78, Subject: Chilean National Consultation Update as of January 2.

347 CDP, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC, OP162038Z JAN78, Subject: Updated on banished Chilean Christian Democrats.

348 CDP, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC, R202104Z JAN78, Subject: Bernardo Leighton returns to Chile.

349 CDP, Amembassy Santiago, Memorandum of Conversation, February 16, 1977.

350 CDP, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC, O42214Z JUL78, Warning Notice, Subject: Manuel Contreras reported to have proposed survival strategy to Pinochet.

351 El riesgo que implicaba para los opositores al régimen intentar investigar a los organismos represores quedaría en evidencia unos años más tarde, con el brutal degollamiento de tres profesionales comunistas que, bajo el alero de la Vicaría de Solidaridad y de la prensa opositora, estaban investigando y denunciando a los integrantes de los equipos represivos de la dictadura.

352 “Caso Letelier. Investigación en Washington”, en Hoy, 15 al 21 de marzo de 1978, 9-11; “Caso Letelier II. La misión de Libedisnky”, ibid., 11-15; “Caso Letelier III. El suicidio de Osorio”, ibid., 15-18.

353 Hernán Millas, “El remezón del “Washington Post”, en Hoy, 21 al 27 de junio de 1978, 7- 9.

354 Claudio Orrego Vicuña, “A propósito del Washington Post, en Hoy, 21 al 27 de junio de 1978, 8.

355 Millas, op. cit., 9.

356 Chile-América, n° 41-42, abril-mayo de 1978, 157.

357 Hoy, 18-24 de abril de 1978, 12.

358 Hoy, 21-27 de junio 1978, 9.

359 Chile-América, 52-53, marzo-mayo de 1979, 17.

© Ariadna Ediciones, 2021

Licence OpenEdition Books

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search