Version classiqueVersion mobile

Un protagonismo recobrado

 | 
Olga Ulianova
, 
Alessandro Santoni
, 
Raffaele Nocera

Capítulo III. A la oposición, 1977-80

Texte intégral

El problema de las alianzas

  • 205 AFM, Carta de Eduardo Frei a Fernando Castillo Velasco, 9 de julio de 1975.

1A partir del giro a la oposición, empezaron a darse los primeros prudentes intentos de apertura hacia sectores de la izquierda. La plataforma de Zaldívar marcó un cambio relativo, al indicar como una necesidad la búsqueda de consensos mínimos, pero manteniendo la negativa a los contactos con fuerzas marxistas y la oposición a las alianzas frentistas. Por otra parte, la DC se abrió paulatinamente a que las izquierdas pudiesen evolucionar, acercándose a posiciones socialdemócratas y tomando distancia de los comunistas y del MIR (y la historia del socialismo chileno parecía dar buenas razones para pensar en esta eventualidad). Ya en julio de 1975 Frei había escrito a Fernando Castillo Velasco, a quien esperaba en Chile para agosto de ese año, expresando la voluntad de conversar con él sobre la situación chilena y la posibilidad de una recuperación democrática: “El segundo problema es el que verdaderamente importa: cómo lograr este camino y cómo ponerlo en práctica, y ahí, como Ud. dice, viene el problema de las alianzas. Es sobre eso que quiero hablarle cuando Ud. venga”. Frei se demostraba abierto a superar los odios y a olvidar la campaña contra él de personeros de la UP: “no tengo ni resentimientos personales ni prejuicios contra personas ni contra ideas”205.

  • 206 Citado por Gazmuri, op. cit., 891-892.
  • 207 Ortega Frei, op. cit., 67.
  • 208 “La Democracia Cristiana propone iniciar un movimiento nacional de restauración democrática”, en Ch (...)
  • 209 Reproducido en Chile-América, n° 35-36, septiembre-octubre de 1977, 75-79.
  • 210 Ortega Frei, op. cit., 70-71.

2Pocos meses después, en una carta al ex-presidente colombiano Carlos Lleras Restrepo, el 4 noviembre de 1975, Frei auspiciaba un encuentro con sectores radicales y elementos de la derecha independientes. Si bien consideraba difícil abrirse a una alianza con la izquierda, consideraba la posibilidad de establecer puentes con “elementos socialistas o de la ex-UP” que se mostrasen dispuestos a retratar los errores del pasado, pero lamentaba que “desgraciadamente lo que hace falta es un gran Partido Socialista, auténticamente democrático, dirigido por personas en el que el país confíe. Ese es nuestro gran problema”206. En 1977, el documento de respaldo a la candidatura de Zaldívar a la presidencia hizo explícitamente referencia a la posibilidad que sectores de izquierda pudieran romper con el “pasado dogmatismo de las ortodoxias”207. A fines de septiembre y primeros días de octubre, Zaldívar realizó un viaje por América Latina y Europa. Entre sus interlocutores estuvieron tanto democratacristianos como algunos socialdemócratas208. El 6 de octubre de 1977, el PDC emitió el documento Una patria para todos209, que, al plantear un movimiento nacional de restauración democrática, abría una ventana al diálogo que suscitaba la valoración positiva de la izquierda exiliada210.

  • 211 Chile-América, n° 41-42, abril-mayo de 1978, 158.

3El 28 de abril de 1978 el PDC sacó una declaración pública. En fechas anteriores, el régimen militar había incorporado ministros civiles al gabinete presentándolo como el inicio del proceso de democratización. La Democracia Cristiana rechazó este anuncio de los militares, interpretando los cambios como la incorporación al poder político de los detentores del poder económico. El PDC planteó entonces una serie de medidas que iban desde un calendario claro de los cambios, pasando por la derogación de una serie de disposiciones que anulaban las libertades individuales y sindicales, hasta la idea de una Asamblea Constituyente para elaborar una nueva Constitución. Si bien el documento suponía un proceso de transición pactada y ordenada, no mencionaba partidos políticos como herederos del régimen. La forma en que se encontraban formuladas las propuestas que, según los autores del documento, harían efectivo un proceso de democratización, lo hacía rotundamente inaceptable para los militares y partidarios civiles del régimen, ni siquiera como punto de partida de una negociación211. De todos modos, la apertura de la directiva a la colaboración con otros sectores evitaba definirse en términos de alianzas políticas partidistas. Las diferencias seguían. Uno de los temas centrales del debate fue la posibilidad de una alianza entre la DC y los partidos de la ex UP.

  • 212 Renán Fuentealba, “En el 22 aniversario del Partido Demócrata Cristiano”, en Chile-América, n° 56-5 (...)

4En julio de 1979, celebrando en Caracas los 22 años del PDC, Renán Fuentealba, fue más abierto en cuanto a la posibilidad de colaboración con los partidos de izquierda, aunque tampoco los nombraba explícitamente: “Las circunstancias históricas pueden colocar a la DC en una situación de liderazgo y como elemento aglutinador. Si llega este momento, asuma su papel, pero sin soberbia, dispuesta a compartirlo generosamente, renunciando a situaciones de privilegio”212. En el acto participaron los chilenos exiliados, tanto los de la DC como de los partidos de izquierda, destinatarios de esta parte del discurso. La importancia que el gobierno socialcristiano de Venezuela atribuyó a este evento se expresó en la presencia del presidente del Congreso Nacional venezolano, Godofredo González.

  • 213 Comisión Política PDC, Acuerdos propuestos por la Comisión Política, 27 de junio de 1979. Citado po (...)

5Por otra parte, en la etapa 1978-1979, el grupo dirigente del PDC, descartando toda perspectiva de “frente antifascista”, se abrió progresivamente a acuerdos entre partidos en función de acciones comunes y de apoyo a la movilización social, pero exigiendo – en un documento redactado por la Comisión política del partido – que éstos debiesen ser autorizados por la Directiva, y “llevarse a cabo en Chile, por los representantes oficialmente designados”213. Era una pequeña apertura y al mismo tiempo, una desautorización a las iniciativas que otros estaban gestionando, motu proprio, en el exilio. Y justamente de esto, entre otras cosas, parecía quejarse Valdés en una carta a Zaldívar en marzo de 1980, relacionada con la cooperación que el primero tenía con el Instituto para el nuevo Chile de Rotterdam, dirigido por Jorge Arrate, y en el cual se desempeñaba Otto Boye:

  • 214 AHGV, Carta de Gabriel Valdés a Andrés Zaldívar, 19 de marzo de 1980, código: gvs_1095.

“A mi regreso de un viaje de un mes por Europa, leo tu carta del 28 de enero. Desde luego te expreso mi extrañeza y no puedo acceder a tu pedido de comprensión. En treinta y tantos años de militancia en el partido, al cual siempre serví con disciplina y devoción, nunca recibí de la autoridad del Partido, ni siquiera del Presidente de la Republica cuando fui ministro, una carta así. Mucho menos la suponía en las circunstancias en que viven el país y el Partido. Nunca he pensado ni manifestado interés en organizar un proyecto en combinación o a través del Instituto Chile de Rotterdam (sic). Puedes estar tranquilo, en lo que a mí respecta, en cuanto a los recursos del Partido sobre los cuales se me ha pedido opinión en Holanda, y siempre he apoyado, pues los considero todos escasos y necesarios. Nunca me ha interesado tampoco saber cómo, quién y para qué se gastan, a pesar de que, sin obtener respuesta e información alguna, pregunté a ti y a los demás amigos de la Directiva cuál era la materia del proyecto de Los 24 con el solo objeto de no interferir en relación con el propósito que he tenido de organizar un centro de estudios.
No ando detrás de recursos que puedan afectar a los del Partido, ni en gestiones políticas en Rotterdam, ni en Chile, ni en ninguna parte, tampoco me interesa formar grupos. Lo que sí trato de organizar es lo que haré en Santiago y para ello creo tener toda la libertad moral, intelectual y académica para conversar y convenir mis posibles trabajos dentro del margen que el régimen y las circunstancias permitan. Para las tareas del Partido estaré siempre listo, como lo he estado toda mi vida, no en grupos sino en su corazón. Pero para organizar mi vida y mis trabajos, mantendré mis criterios y derechos. Me habían dicho que me escribirías una carta pidiéndome no ir a Holanda. Estimé la noticia tan absurda que no la creí. Aceptar áreas exclusivas, territorios vedados, monopolios y prohibiciones injustificadas me parece inconcebible”214.

6Otra misiva de este mismo período, escrita por Fuentealba y dirigida a Valdés, hacía referencia al asunto:

  • 215 AHGV, Correspondencia de Renán Fuentealba a Gabriel Valdés, 22 de septiembre de 1980, código: gvs_1 (...)

“Recibí hace un par de días copia de la carta que envió Otto Boye a Zaldívar sobre nuestra participación en el Instituto Nuevo Chile. Me parece muy buena, seria e irrefutable. Se la mostré a Jaime Castillo, quien pasó por acá de vuelta a Chile, después de una reunión de ODCA en Nicaragua. Me dijo que no tenía conocimiento alguno de lo obrado por Zaldívar y que jamás se había hablado de esto en la Directiva del Partido. Como suponíamos, el chico ha corrido con colores propios, pero lo grave es que compromete su firma en peticiones ajenas a su competencia”215.

  • 216 AHGV, Correspondencia de Gabriel Valdés a Renán Fuentealba, 1 de mayo de 1980, código: gvs_1109.

7Valdés respondió compartiendo la “estimación acerca de la carta de Otto Boye” que encontraba “muy buena”, y de la “actitud de Andrés” que, según el ex-canciller, ya tenía “otros precedentes”216. Más allá de la dificultad de reconstruir los términos de la disputa, detrás se puede vislumbrar una competencia por el liderazgo y los recursos, la preocupación de Zaldívar por mantener la disciplina y el control de las relaciones internacionales del partido.

La solidaridad del mundo político europeo

  • 217 CDP, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC, OP162038Z JAN78, Subject: Updated on banished Chilea (...)
  • 218 CDP, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC, O42214Z JUL78, Warning Notice, Subject: Manuel Contr (...)

8Más allá de las diferencias, el PDC en esta fase restableció sus redes internacionales convirtiéndose en un interlocutor central para muchos sectores del mundo político europeo. En la medida en que las acciones opositoras de los democratacristianos en Chile adquirían una mayor notoriedad, junto con las medidas represivas del régimen en contra de ellos, se hacían manifiestos los gestos solidarios de los gobiernos del viejo continente. En enero de 1978, 12 militantes del PDC (entre ellos Andrés Aylwin y Belisario Velasco) fueron detenidos y relegados a zonas lejanas e inhóspitas de Norte de Chile, a 4 mil metros de altura. El embajador estadounidense informó de la visita del encargado de negocios danés, en calidad de líder de la Comunidad Europea, quien le había expresado la preocupación de sus colegas de que “tan conocidos políticos antimarxistas fueron objeto de tal represión” y anunció la posibilidad del retiro del embajador de la Comunidad Europea217. Las embajadas europeas comenzaron a recibir formalmente a los líderes democratacristianos en Santiago. En julio de 1978 el encargado de negocios de Bélgica organizó una cena para el cardenal Silva, Frei, Andrés Zaldívar y Juan Hamilton. En la actividad participaron embajadores europeos y el norteamericano, informando más tarde a sus países de las percepciones democratacristianas de la situación chilena218.

  • 219 Fondazione Istituto Gramsci, Archivio PCI, Franco Calamandrei a Giancarlo Pajetta, Sergio Segre e U (...)

9Es muy probable que la recuperada relación con los correligionarios democratacristianos constituyese un factor importante en permitir esta reacreditación en el exterior del PDC. Ya vimos cómo la relación con la DC italiana mejoró sustancialmente después de 1975. Es significativo que, a mediados de 1978, el ya mencionado Amintore Fanfani, quien había sido muy crítico a la posición de Frei en 1973, organizara un almuerzo para el ex-mandatario en el que invitó a un grupo restringido de personalidades del mundo de la política local. Entre ellas estaba el comunista Franco Calamandrei, vicepresidente de la Comisión de Asuntos Exteriores del Senado, que informó a los dirigentes de su partido (y a Luis Guastavino, representante del PC chileno en Italia, que no estaba a conocimiento del asunto): “En el contexto del activismo ecuménico y de las aspiraciones de Fanfani, el fin era evidentemente el de empezar una reacreditación democrática de Frei, en función de su relanzamiento en la perspectiva de un retorno de Chile a la democracia”219.

  • 220 A su retorno, escribió al vicepresidente de la DC europea, Norbert Schmelzer, para que recibiera a (...)
  • 221 Textos de Tomás Reyes y Andrés Zaldívar presentados al Plenario de la DC en enero de 1977. Reproduc (...)

10En 1977, durante su viaje a Europa, el mismo Frei tuvo manera de gestionar sus contactos con los DC holandeses220. Por su parte, la CDU alemana acompañó a los dirigentes chilenos en esta gira, intensificando sus iniciativas políticas contra la represión. La visión de una DC unificada y opositora agradaba a sus contrapartes europeas. Las diferencias persistentes entre quienes promovían una alianza con la izquierda y quienes no aceptaban tal cosa, pertenecían al campo de la discusión interna y no generaban mayores dificultades a sus compañeros europeos, quienes incluso más bien coincidían con la postura de cautela frente a alianzas explícitas con la UP221. Pese a esto, el nuevo escenario sí generó ciertas tensiones con la CSU bávara e, incluso, dentro de la KAS, en la medida en que existían posiciones favorables al régimen y críticas al PDC. Por otra parte, Frei se mostraba muy crítico de la escasa capacidad de las DC europeas (en particular de los italianos que mantenían la guía de la UMDC) de generar políticas efectivas en el contexto latinoamericano y este tema dominará su correspondencia con líderes italianos en esta época.

11Si la opción de una convergencia con la izquierda marxista-leninista era descartada por el grupo dirigente del PDC, ya Frei vislumbraba la posibilidad de establecer acuerdos más amplios con una izquierda socialdemócrata que, sin embargo, por aquel entonces no tenía muchos adeptos chilenos. La dimensión internacional, como veremos, iba a constituir una pieza importante para revertir esta situación. La transición española, en particular, dio algunas orientaciones importantes, lo que se tradujo en buenas relaciones con el mundo político peninsular. Lo significativo es que, cuando aún se oponían a acuerdos con la izquierda chilena, Frei y sus camaradas se abrieron, ya desde mediados de los setenta, al diálogo con la socialdemocracia europea, y alemana en especial, sobre la base de la necesidad de impulsar la creación de un socialismo renovado para Chile; años antes de que este proceso lograra efectivamente implementarse. Orientados inicialmente por el afán de la apertura de diálogo con el Partido Radical, miembro chileno de la IS, en pro de la construcción de una alianza centrista en Chile, estos vínculos llevaron a un diálogo fructífero que acompañó la evolución de la política de alianzas del partido en los años siguientes.

12Al mismo tiempo, el atentado en Washington el 21 de septiembre de 1976 que costó la vida al ex-canciller del gobierno de la Unidad Popular y ex-Embajador en Estados Unidos, Orlando Letelier y su colaboradora norteamericana, Ronni Moffitt, marcó un cambio rotundo en las relaciones entre Washington y el régimen chileno. Pocas semanas después, triunfó en las elecciones norteamericanas el candidato demócrata Jimmy Carter con la bandera de los DD. HH. en su programa presidencial, la cual se afirmaba en las investigaciones que el Partido Demócrata había incentivado en el Senado para dilucidar la acción encubierta auspiciada por la administración republicana a favor del golpe chileno.

Las dificultades con la CSU y la KAS

  • 222 Fernández Baeza, op. cit., 51.
  • 223 AFM, Carta de Helmut Kohl al general Augusto Pinochet, 20 de septiembre de 1977.

13En la medida en que la DC chilena pasaba a la oposición y las heridas en su interior se cerraban, la CDU alemana se encontraba frente a una disyuntiva. Los actos de crítica al régimen militar por parte de los dirigentes chilenos, así como la respuesta represiva que afectaba a los democratacristianos, obligaban a los alemanes a mostrarse más activos. Esto implicaba ir más allá de la estrategia de supervivencia diseñada por la Fundación Adenauer, para adoptar públicamente iniciativas de apoyo al partido hermano y de crítica al régimen militar. Dirigentes políticos, juveniles y sindicales de la CDU viajaron a Chile para plantear su postura en el tema de los derechos humanos. Su origen en la CDU les permitía llegar y ser escuchados por las figuras más altas del régimen. El ya mencionado presidente de la Fundación, Bruno Heck, protestó en 1976 ante Pinochet por el cierre de la revista DC Política y Espíritu financiada por la misma KAS. Unos meses antes, el dirigente juvenil CDU Matthias Wissmann advirtió contra los planes del régimen de prohibir al PDC, planteando que esto solo fortalecería a los comunistas, que, a diferencia de los DC, sabían trabajar en la clandestinidad. Los dirigentes sindicales de la CDU se reunieron con los gremios afines y abogaron por las libertades sindicales. Desde Bonn, el mismo líder de la CDU, Helmut Kohl, mandó, en agosto de 1976, un telegrama de protesta a Pinochet a raíz de la expulsión del país de Jaime Castillo Velasco222. En septiembre de 1977, Kohl escribió una carta al dictador chileno, lamentando los atropellos a los derechos humanos y protestando contra a la prohibición del PDC223. En los años siguientes el futuro canciller y su partido levantaron la voz reiteradamente para protestar contra al plebiscito de 1980 y contra la expulsión de Andrés Zaldívar.

  • 224 Julio Sierra, “La Democracia Cristiana alemana, dividida sobre la situación chilena”, en El País, 9 (...)
  • 225 Ver también Fermandois, Mundo y fin de mundo…, 430.
  • 226 Hofmeister, op. cit., 38.

14Sin embargo, en el mundo democratacristiano alemán no faltaron sectores que mostraron cierta incomodidad frente a ese giro opositor del PDC, no solo negándose a adoptar una posición de crítica abierta hacia el régimen militar chileno, sino que dándole a este último abiertas señales de simpatía y solidaridad. Era el caso, en particular, de la CSU (Christlich-Soziale Union), el tradicional aliado bávaro de la CDU. Desde el establecimiento de la República Federal, en 1949, los dos partidos habían funcionado en base a una división del trabajo por esferas geográfico-religiosas. Mientras la CDU se articulaba a lo largo del territorio nacional, excepto Bavaria, reuniendo en sus filas a católicos y a protestantes, la CSU era un partido explícitamente católico, socialmente más conservador que su hermano, y se concentraba en el contexto regional bávaro. En el Bundestag los diputados de los dos partidos se sentaban juntos en la misma fracción parlamentaria. Sin embargo, justo en estos años se manifestaba la existencia de fuertes tensiones entre ambos, las cuales acompañaban la competencia por el liderazgo entre Kohl (nuevo líder de la CDU, considerado más progresista) y el histórico jefe de la CSU, el ultraconservador Franz Josef Strauss. Una rivalidad que, después de la derrota de Kohl en las elecciones de octubre 1976, casi llevó a una ruptura histórica, llevando a la CSU a amenazar con constituirse en un grupo parlamentario autónomo y buscar difundirse en otros estados fuera de Bavaria. Es probable que estas tensiones hayan pesado en la política seguida por los dos partidos hacia Chile224. En un gesto polémico, Strauss hizo llegar su apoyo abierto a la dictadura chilena225. Los políticos alemanes habían discutido sobre la oportunidad de asistir a las celebraciones del 125° aniversario de la inmigración alemana en Chile, a fines de 1977. Strauss quiso participar. Se encontró con Pinochet y tuvo palabras de aprecio para su gobierno226.

  • 227 Idem.
  • 228 Chile-América, n° 48-49, noviembre-diciembre de 1978, 5. Ver El Mercurio, 15 noviembre de 1978 y 16 (...)

15Otra vez, en Alemania, se abrió una disputa. Socialdemócratas y liberales protestaron. La CDU defendió a Strauss diciendo que había pedido la reintroducción de la democracia227. En señal de apoyo al régimen de Pinochet, la Fundación Hanns Seidel, vinculada a la CSU, ofreció un programa de capacitación para los dirigentes sindicales. El gerente de la Fundación, Siegfried Lengl, llegó a Chile con carta de presentación de Strauss y el 15 de noviembre de 1978 fue recibido personalmente por Pinochet228. Sin embargo, también dentro de la CDU existían algunas reservas. Un tema importante eran los cuantiosos recursos de la cooperación alemana para el desarrollo. Mientras Frei y la DC chilena solicitaban que fuese canalizada a través de la Iglesia Católica, los encargados del área de la CDU preferían canales estatales. Es interesante a este propósito señalar las impresiones de la embajada chilena en Bonn respecto de la postura de la CDU-CSU hacia Chile:

  • 229 AMRE, De Encargado de Negocios, Ronald Geiger a MRE, 19 de agosto de 1976, Oficio confidencial. Cit (...)

“Por su posición política interna, la Unión CDU/CSU mantiene una actitud hacia nuestro Gobierno que puede manifestarse de moderadamente cordial. Esta actitud no puede ser más expresiva debido a la intensa agresión de que fue objeto nuestro país después del pronunciamiento militar y que se mantiene hasta ahora, pero en forma más atenuada. Si así fuera, seguramente la (CDU) sería calificada de fascista, siendo fácil blanco de los contrarios de nuestro Gobierno, y haciendo peligrar sus posibilidades para las próximas elecciones parlamentarias. Existe, además, otro hecho como es el de que la CDU forma parte del movimiento internacional Demócrata Cristiano y su actitud se encuentra condicionada por este hecho que no puede relativizarse. Sin embargo, puede afirmarse que, en general, es entre los miembros de este Partido donde nuestros esfuerzos, problemas e inquietudes encuentran mayor eco y comprensión”229.

  • 230 Entrevista con Ricardo Hormazábal, Santiago, junio 2014.

16Por otra parte, llama la atención que esta observación corresponda al mes de agosto de 1976, cuando la DC chilena ya se encontraba en oposición abierta al régimen militar, y que esta postura de la DC chilena ni siquiera se mencione entre los factores que influyeron en la postura de CDU en el tema de Chile. Para la embajada chilena la postura de CDU hacia Chile estaba determinada, por un lado, por su alianza con la conservadora CSU de Baviera (partidaria abierta del régimen de Pinochet) y, por otro, por la opinión pública generalizada en Europa (que identificaba al régimen chileno con fascismo) que incluía al movimiento internacional democratacristiano. Otro punto de crisis se generaba a propósito de la misma KAS, a través de la cual se canalizaba el apoyo al PDC chileno. Según Hormazábal, el apoyo de la KAS bajó en 1976 a raíz de la actitud del representante en Chile que no compartía la postura opositora del PDC chileno: “Los alemanes siguieron manteniendo el apoyo para formación, pero mucho más reducido, porque el representante de la fundación Adenauer se hizo partidario de la junta y el presidente era partidario de Pinochet, ellos restringieron notablemente el aporte”230.

  • 231 AFM, Carta de Eduardo Frei a Bruno Heck, 7 de octubre de 1980.
  • 232 Cuando envió una carta al dictador para protestar contra la represión, Kohl pidió el respaldo a los (...)

17Willy Otten, responsable de la Fundación, causó una dura polémica cuando en 1980 publicó un artículo crítico del PDC y favorable al plebiscito de ese año, lo que condujo a duras protestas de Frei y al alejamiento de Otten de la Fundación231. Los becarios de la KAS de hecho encontraron un medio mucho más receptivo a su interpretación de la realidad chilena entre los nuevos dirigentes de la CDU, en primer lugar, en la persona de Helmut Kohl. Justamente, a partir de la relación que se estableció con los DC chilenos en Alemania, y por impulso de ellos, Kohl tomó la iniciativa de enviar el mencionado telegrama de protesta a Pinochet en agosto de 1976232. Según Hormazábal, ya en 1975, durante la visita a Alemania del entonces presidente del PDC Patricio Aylwin, los becarios le solicitaron reorientar la relación con los pares alemanes desde la KAS hacia el departamento internacional de la CDU. Pese a estas tensiones, la CDU apoyaba una línea de salida consensuada entre los militares y el PDC, así como la idea de la inconveniencia de los vínculos del PDC con el PCCh.

El “modelo” español

  • 233 Reproducido en Chile-América, n° 35-36, septiembre-octubre de 1977, 75-79.

18El 6 de octubre de 1977, el documento partidista Una patria para todos se refería, de paso, al “proceso de restauración democrática (que) sacude hoy a toda América Latina y (que) se identifica con las experiencias de países europeos muy ligados a los nuestros”233. En esos años, la geografía política europea se veía revolucionada por el fin de las últimas dictaduras existentes en la parte occidental del viejo continente. En Grecia y Portugal, el colapso del régimen de los coroneles y del Estado Novo habían sido el producto de dramáticas crisis militares (la aventura de Chipre, en el caso griego, y los conflictos coloniales africanos, en el caso portugués) que socavaron las bases del autoritarismo y abrieron el paso a procesos de transición democráticas que no estuvieron libres de graves tensiones. En cambio, en España, después de la muerte de Franco, se produjo un retorno relativamente pacífico y consensuado a la democracia a través de la colaboración entre sectores del franquismo y de la oposición. El año 1977 fue clave. El 15 de junio tuvieron lugar las primeras elecciones democráticas y empezó el proceso de redacción de una nueva constitución democrática. En octubre se firmaron los pactos de la Moncloa con el fin de establecer lineamientos consensuados para un programa de reforma económica y un programa jurídico y político.

  • 234 AFM, Eduardo Frei a Juan Carlos I, 8 de julio de 1977.

19Las modalidades de este proceso captaron de manera especial la atención de la Democracia Cristiana chilena. En julio de ese mismo año Eduardo Frei, quien en un viaje a Europa había tenido la oportunidad de reunirse con el rey Juan Carlos, a su retorno a Chile, en una carta enviada al monarca para agradecerle su acogida, insistió en la “inmensa importancia que tiene para América Latina y para Chile lo que está ocurriendo en España”, cuya transición Frei consideraba un ejemplo y una lección útil para el país y el resto del continente234. En octubre de 1977 Gabriel Valdés escribió a Marcelino Oreja, ministro de asuntos exteriores en el gobierno de Adolfo Suárez, con el cual había podido conversar en Nueva York durante la asamblea de la ONU:

  • 235 AHGV, Carta de Gabriel Valdés a Marcelino Oreja, 24 de octubre de 1977, código: gvs_0949.

“Quisiera referirme al rol decisivo que España ha comenzado a jugar en un nuevo tipo de asociación con la América Latina, que necesita vitalmente a España no solo en el campo comercial, tecnológico y cultural, sino en el político”235.

  • 236 Idem.
  • 237 Idem.

20En lo político esto implicaba “la acción de España como ejemplo, apoyo e irradiación en la reconstrucción y el afianzamiento democrático de los países latinoamericanos”236. En la conversación en Nueva York Valdés habría insistido en la necesidad y urgencia de pensar en España alguna institución que “sea el lugar, donde los españoles y los iberoamericanos, en común, puedan intercambiar sus experiencias, precisar las ideas y formular las proposiciones que hagan posible la vigencia democrática y el desarrollo económico de tantas naciones de nuestra región”237.

  • 238 Opazo Romero, op. cit, 217-223.
  • 239 “Suárez recibe al presidente de la DC chilena”, en El País, 21 de junio de 1978. (http://elpais.com (...)
  • 240 Gazmuri, op. cit., 911.

21Si bien en los años anteriores algunos sectores democratacristianos habían jugado un cierto papel en impulsar una apertura desde adentro del régimen, en España no se había logrado consolidar un importante partido DC. No obstante, la Unión de Centro Democrático (UCD), liderada por el presidente del gobierno, Adolfo Suárez, se convirtió en el actor político principal de la transición española. Una federación de grupos heterogéneos (que incluía desde amplios sectores del franquismo hasta elementos socialdemócratas) aglutinaba en su seno un sector democratacristiano que mantenía relaciones con los chilenos desde hacía tiempo. Durante su existencia estableció una relación privilegiada con el PDC y fue muy activa sobre el tema chileno. Dirigentes de la UCD viajaron a Chile. Se organizaron seminarios sobre Chile en España238. Zaldívar con Hamilton viajaron a España invitados por la UCD y establecieron contactos con el mismo Suárez239. Frei participó en 1978 en el I congreso de la UCD240.

22La UCD, coalición heterogénea de tradición partidista débil en que destacaba la figura del líder, pronto se disolverá. Su ayuda no asumió los caracteres orgánicos de la que venía de otras partes y fue sobre todo moral. La lección de la transición española sin embargo fue aún más importante. El papel personal de Suárez fue relevante, como destaca Grugel:

  • 241 Jean Grugel, External support for democratization in Latin America: European political parties and (...)

“Suárez vino a representar en el exterior la transición española a la democracia, y su peso personal en América Latina fue considerable. Fue miembro fundador del Instituto Nacional Demócrata para Asuntos Internacionales, una organización pluripartidista que observó, monitoreó y promovió los procesos de democratización en Corea, Filipinas y Chile”241.

  • 242 Jaime Moreno Laval, “España: el reestreno de la democracia”, en Hoy, n° 2, 8 al 14 de junio 1977, 5 (...)
  • 243 Abraham Santibáñez, “Suárez el hombre clave”, en Hoy, n° 2, 8 al 14 de junio de 1977, 58.
  • 244 Moreno Laval, op. cit., 56.
  • 245 Idem.

23El número 2 de la revista Hoy (segunda semana de junio de 1977), órgano que siguió a Ercilla después de que el régimen se hizo con el control de esta última, apareció con la imagen de Adolfo Suárez sobre la sombra de Franco anunciando con grandes letras “el reestreno de la democracia” en España, es decir, la realización de las primeras elecciones libres después de más de cuarenta años. El análisis, a cargo de Jaime Moreno Laval, hablaba significativamente de una “vía española hacia la democracia”, destacando algunos de los cambios ocurridos en España que incluían una Iglesia Católica aggiornata, que había adoptado posiciones contrarias al régimen, así como la participación de una parte de la oficialidad en la (clandestina) Unión Militar Democrática. Pero el tema central era la importancia del centro político, el más probable ganador de las elecciones y “la alternativa para no dividir a España en dos campos hostiles y… homologarse a las demás fuerzas no marxistas que gobiernan en Europa Occidental”242. La columna de Abraham Santibáñez rezaba “Suárez, el hombre clave”243. La UDC era caracterizada como una fuerza centrista unificada formada por “democratacristianos, socialdemócratas, independientes, a los que pertenece Suárez”244. También se mencionaban acusaciones de “Kerensky” que la derecha española le hacía a Suárez245. Para el lector chileno, estas acusaciones sonaban a las que el mismo régimen militar y sus partidarios utilizaban contra Frei en el país.

  • 246 Opazo Romero, op. cit., 239-242.
  • 247 En el número del 19 octubre 1978, el periódico español ABC señaló que Frei asistió al pleno de la C (...)
  • 248 Sin embargo, cabe notar un aspecto que podía resultar más incómodo para los democratacristianos chi (...)
  • 249 Moreno Laval, op. cit., 54-57.
  • 250 El País, 24 de junio de 1980.
  • 251 “Las gestiones de Felipe”, en Hoy, 31 de agosto al 6 de septiembre de 1977, 11.
  • 252 Jaime Moreno Laval, “Felipe González. La visita de un socialista”, en Hoy, 7 al 13 de septiembre de (...)

24La lección española mostraba el camino de la colaboración con fuerzas del régimen, y con una izquierda reformada – el PSOE, con quien se creó una buena relación a partir de 1977246, como recuerda Zaldívar247 – que, a juicio del PDC, aún no existía en Chile248. El mencionado artículo de Hoy destacó la modernización del partido socialista que “por nada quiere revivir el Frente Popular entre socialistas y comunistas”, así como el liderazgo del joven Felipe González que esperaba una gran votación y la legalización del PC249. Para la dirigencia del PDC, Chile necesitaba un partido como el PSOE para “buscar una salida al actual régimen dictatorial del país”250. Felipe González vino por primera vez a Chile, en calidad de diputado recién electo, a principios de septiembre de 1977. En dicha ocasión vino para expresar su solidaridad con el encarcelado líder del partido socialista Erich Schnake y, como abogado, a solicitar que se le conmutase la pena por extrañamiento. La revista Hoy reporteó su viaje y destacó la conmoción mediática que provocó. La interpretación fue la de la visita a Chile de un personaje político de relevancia mundial. De sus contactos partidistas, no obstante, no se habló más allá del saludo que le envió el Partido Socialista251. Sin embargo, sí se mencionaron sus visitas al arzobispado de Santiago, a la Vicaría de Solidaridad y una serie de reuniones con familiares de detenidos desaparecidos y con “amigos personales”. Hoy relató su biografía en clave heroico-militante: origen popular, militancia temprana, encarcelamientos, clandestinidad. También sus viajes al extranjero y el resurgir del PSOE. Y la actualidad del líder en Madrid, en “un barrio de clase media”. En una entrevista a la revista, Felipe González calificó como inútil la política represiva del franquismo, relacionó la posibilidad de la transición con una movilización social madurada a través del tiempo, la evolución de las propias instituciones armadas, la disposición “generosa” de “uno de los sectores” a “superar el pasado sin ningún espíritu de venganza”. Al mismo tiempo, aceptó el planteamiento del entrevistador que lo situaba a él junto a Adolfo Suárez como los “políticos más influyentes de España”, si bien destacando que provenían de “escuelas diferentes”252.

  • 253 Chile-América, n° 48-49, noviembre-diciembre de 1978, 48.

25No solamente España y su transición fueron emblemáticas para Chile. También el caso chileno fue importante para la política española, convirtiéndose a veces en un pretexto de definiciones para las fuerzas políticas peninsulares. El 14 de octubre de 1978 El País publicó una entrevista a Eduardo Frei en la que ex-presidente planteó una diferencia explícita entre dictaduras latinoamericanas tradicionales y modernas; estas últimas caracterizadas por la “pretensión de inventar un sistema conceptual antidemocrático en su esencia”, caracterizándolas como “forma nueva fascistoide”. A la afirmación que “el continente aprecia un retorno a un esquema económico liberal, como resultado casi lógico de las malas experiencias socializantes”, el líder de la DC chilena respondió de forma muy dura, considerando que la apelación al esquema económico liberal, llevado al extremo, era “un disparate” que “no conduce a un verdadero desarrollo económico” y que estaba acentuando “la tragedia social de esta América Latina”. Por otra parte, destacó la importancia de la experiencia española para América Latina, en especial por su rechazo a la intransigencia y a la violencia, así como por la valoración de la democracia253, sin hacer referencia al espectro de las fuerzas políticas que protagonizaban la transición.

La UMDC y el diálogo con la socialdemocracia

26Pese a las dificultades que la dictadura imponía a su libertad de movimiento, Frei desarrolló en estos años una intensa actividad internacional. Esto le proporcionaba un espacio para el compromiso político que le estaba vetado en su país y, al mismo tiempo, respondía a la convicción de que era preciso posicionarse en el entramado de redes transnacionales que pudiesen influir en la situación chilena, ayudando así al proyecto de recuperación democrática elaborado por el PDC. El ex-presidente colaboró en darle un nuevo impulso a la UMDC, insistiendo en la necesidad de relanzar la acción de esta organización en la región. Una tarea que consideraba urgente al percibir la importancia que asumían las redes políticas transnacionales en la política continental.

  • 254 AFM, Carta de Eduardo Frei a Angelo Bernassola, 7 de noviembre de 1975. Estos conceptos fueron expr (...)

27La misma correspondencia con los amigos italianos atestigua que el principal interés de Eduardo Frei era el fortalecimiento de la internacional democratacristiana y su capacidad de contrarrestar la expansión y la propaganda comunista en el mundo. A este respecto, se mostraba muy crítico de la poca capacidad operativa demostrada hasta entonces. En este sentido, ya en una carta enviada en noviembre de 1975 a Angelo Bernassola, el ex-presidente hacía notar, a propósito del congreso del 28-29 de ese mes en el que no pudo participar (porque la situación en Chile era “cada día más difícil”), que: “he leído el proyecto de declaración o mensaje. Lo encuentro realmente muy débil, confuso y, en ningún caso, un documento de categoría para un congreso mundial […] lo que la Democracia Cristiana requiere después de tantos años es algo más que dos días de reuniones para hacer un mensaje. Creo que esto requeriría un análisis más profundo y sin apresuramientos”254.

  • 255 AFM, Carta de Eduardo Frei a Angelo Bernassola, 23 de marzo de 1977. Bernassola contestaba comparti (...)
  • 256 Para la invitación al ex-presidente chileno véase AFM, Cartas de Mariano Rumor a Eduardo Frei, 8 de (...)
  • 257 Como ya fue mencionado, Frei fue invitado incluso al congreso de la Unión Juvenil Mundial Democrata (...)
  • 258 AFM, Carta de Eduardo Frei a Mariano Rumor, 28 de enero de 1978.

28Pero fue en marzo de 1977 cuando Frei, escribiendo acerca de la invitación a participar en la reunión del Comité Ejecutivo (6-7 de mayo en Bruselas) dio un duro ataque a la acción de la UMDC y, entre líneas, al rol de la DC italiana: “No sé si esta reunión tenga por objeto entregar un documento. Con toda franqueza, mi querido Angelo, esto es lo menos importante. El mundo está abrumado de documentos. El problema es saber qué es lo que podemos hacer, cómo hacerlo; fijarnos una estrategia y una táctica bien definida, cosa que hoy no existe”255. En enero de 1978, sin la intermediación de Bernassola, Frei escribía directamente a Rumor a propósito de la reunión del Comité Político de la UMDC que tuvo lugar en Caracas256 y en la cual no pudo participar257. Frei destacaba: “Quiero aprovechar esta ocasión […] para manifestarle una vez más mi convicción de que es necesario mejorar, agilizar y hacer más eficiente la organización de la Unión Mundial de la Democracia Cristiana en un mundo en que otras fuerzas ideológicas y políticas actúan con tanta eficacia para validar sus respectivas posiciones e influir en el curso de los acontecimientos mundiales”258. Frei agregaba, sobre el tema específico del encuentro, es decir, sobre la “Democracia en América Latina”, que:

  • 259 Idem.

“No basta luchar en contra de las dictaduras. Es necesario también señalarles a los pueblos una alternativa que sea capaz de desarrollar sus economías, realizar la justicia, incorporar al pueblo a la vida de cada Nación, y respetar la libertad y los derechos de cada persona […] En América latina el extremismo violentista y revolucionario ha sido la causa y el origen de muchas de las dictaduras que oprimen a estos pueblos. Por eso el movimiento democratacristiano no puede contentarse con una posición tímida y negativa, sino que debe luchar por definir las ideas, construir las imágenes y las bases de un orden político, social y económico que responda a las exigencias de esta hora histórica […] la Democracia Cristiana chilena es hoy más vigorosa que antes, está más unida que antes, y su posición es firme, clara y decidida, porque sabe que ella constituye una fuerza indispensable al porvenir de Chile”259.

  • 260 AFM, Carta de Mariano Rumor a Eduardo Frei, 1 de febrero de 1978.
  • 261 AFM, Eduardo Frei a Arístides Calvani, 3 de marzo de 1978.

29Sin dar demasiado peso a las quejas y críticas hechas por Frei, Rumor contestaba, señalando con satisfacción, que “lo que me ha impresionado favorablemente es la consonancia entre europeos y latinoamericanos no solo a nivel de sentimiento sino en las evaluaciones políticas de fondo. ¡Este camino ha sido recorrido!”; y agregando “en nombre de todos reafirmo los sentimientos de nuestra sentida solidaridad, la garantía de nuestra voluntad de operar para ustedes y junto a ustedes sin tregua y sin reservas”260. Un problema de fondo que emergía en el análisis de Frei era la acción de “otras fuerzas ideológicas y políticas” que competían con la DC, demostrando mucha más eficacia. Entre ellas, Frei tenía especial interés crítico por la acción que iba desarrollando el socialismo europeo en América Latina. En se mismo periodo a Arístides Calvani, después de que asumiera como secretario general de la ODCA, le comentaba: “Estamos muy lejos de tener la eficiencia de cualquiera internacional, ya sea comunista y ahora también socialista. Con motivo de la Comisión Brandt he tenido ocasión de ver cómo funciona esa maquinaria. Nosotros estamos aún en el primer año de primaria, mientras los otros están en la Universidad”261.

  • 262 Ver Fernando Pedrosa, La otra izquierda. La socialdemocracia en América Latina, Buenos Aires, Edito (...)
  • 263 Ortega Frei, op. cit., 55.

30En esta etapa Frei mostraba un fuerte interés, mezclado con preocupación, por el activismo que la Internacional Socialista estaba desarrollando en América Latina. El ex-canciller alemán Willy Brandt había asumido en 1976 como presidente de la Internacional Socialista, relanzando su presencia en el Tercer Mundo en general, y en América Latina en particular. Chile, junto con los procesos revolucionarios centroamericanos, constituyó una prioridad para la política latinoamericana de la IS262. Esta acción implicó la apertura de la IS a contactos con fuerzas de inspiración marxista que causaba la preocupación de Washington. Frei se mostraba fuertemente crítico en la medida en que le parecía que en esta tendencia de la IS (colaborar con fuerzas de índole marxista), había una disposición cínica que, a su juicio, era la causa de los regímenes militares. Sin embargo, Frei auspiciaba contactos entre la UMDC y la tendencia más moderada de la IS. Es muy probable que estuviese prestando atención al papel que la IS y la Fundación Friedrich Ebert (Friedrich Ebert-Stiftung, FES), vinculada a la SPD, desarrollaban para respaldar a los socialistas españoles y portugueses. La referencia en el documento Una patria para todos parece significativa. De hecho, en El mandato de la historia, Frei llamaba a partidarios del socialismo democrático a considerar el modelo europeo263. Si la política latinoamericana de la socialdemocracia europea era objeto de sus críticas, el papel desempeñado por esta fuerza en las transiciones europeas era visto como el camino correcto para Chile y América Latina. En este contexto, Frei se preocupó de crear relaciones con el mundo de la socialdemocracia europea para influir en su política.

31En 1976, en el marco de uno de sus viajes internacionales, Frei viajó a Israel, donde se entrevistó con Golda Meir, quien le aconsejó contactarse con el presidente de la FES en Alemania, Alfred Nau. Antes de su regreso a Chile, durante una breve estadía en Alemania, coordinó un encuentro con Nau. De retorno en el país, el 30 de julio escribió a la ex primera ministra israelí, para expresarle su satisfacción:

  • 264 AFM, Eduardo Frei a Golda Meir, 30 de Julio de 1976.

“Recuerdo que Ud. se extrañó de lo que yo le manifesté respecto a las actividades de esta entidad en América latina, y eso me indujo a ver al señor Nau partiendo de la base de su juicio sobre él. Tuve con él una larguísima entrevista y estoy feliz de haberlo hecho. Yo había conocido hace años al señor Nau. Pude hablar con él con extremada franqueza. Me causó una impresión muy profunda, de un hombre recto y muy honesto, sincero y auténticamente democrático. Yo le planteé mis puntos de vista y él los suyos, que fueron, a mi entender, compartidos por ambos. Además, le hice entrega de un libro publicado bajo el amparo de la Fundación y que contiene las mayores falsedades”264.

32En la misma carta reiteraba sus posiciones sobre la necesidad de una fuerte socialdemocracia en Chile y América Latina:

  • 265 Idem.

“Estos países necesitan fuertes partidos socialdemócratas y también fuertes partidos democratacristianos, ya que hay una inmensa masa que responde a esa idea. Si no hay una conjunción clara de estas dos fuerzas para construir un sistema democrático estable, predominará o la extrema derecha de corte fascista y totalitaria, o la extrema izquierda de corte comunista y también totalitaria. Esta, para mí, es una idea central. Sin eso este hemisferio va a ir de tumbo en tumbo; ojalá Ud. pudiera ayudarnos ante la socialdemocracia europea. Ellos pueden ayudar para que una socialdemocracia se constituya en Chile, o robustecer a otras en que ya existen. Y no dejarse arrastrar por la información de quienes, por recibir su ayuda, aparecen en Europa como demócratas cuando en Latino América han tratado de destruir la democracia”265.

  • 266 “Memorándum no oficial de la Democracia Cristiana”, en Chile-América, n° 35-36, septiembre-octubre (...)
  • 267 Ibid., 121.

33La misma IS, por otra parte, demostró interés en establecer un diálogo con la DC chilena que invitó, junto a todas las fuerzas de la UP (comunistas incluidos) a la conferencia que organizó en Rotterdam en agosto 1977 junto con el Partido del Trabajo de Holanda y el Instituto para el Nuevo Chile. Se trataba de discutir sobre las futuras perspectivas para Chile. La naturaleza de la iniciativa iba en la dirección de una alianza más amplia de la que el partido de Frei estaba dispuesto a aceptar. La DC decidió no participar, pero envió un memorándum no oficial266. En él se planteaba que habría espacio para el inicio de una democratización (citando actos y avisos del gobierno de los últimos meses), y se daba de entender que ello se debía a una mayor presión sobre el gobierno por parte de la opinión pública, y que “el papel protagónico en esta democratización le pertenece al país entero”. De ahí que el documento señalase que el PDC se oponía “a la idea del liderato de uno o más partidos tradicionales (inevitablemente minoritario y superestructural), ante la idea del reagrupamiento del pueblo chileno en torno a las tareas de la democratización.” Este es el sentido que se le daba en el documento a Una patria para todos. Se planteaba la necesidad de un “movimiento político nuevo de reconciliación y de unidad nacional” y, por ello, “se niega a dar mucha consistencia a la mera alianza de los partidos”267. Se consideraba que discutir el binomio “socialismo” o “comunitarismo” no ayudaba a la salida, así como tampoco tratar de definir de antemano las formas de gobierno. El texto era ambiguo y podía ser interpretado tanto como la aspiración a una especie de nuevo centro incluyente (donde la DC jugaría un papel aglutinador), como una transición pactada con sectores que formaban la base del régimen militar. Chile-América publicó la siguiente interpretación del documento democratacristiano:

  • 268 Chile-América, n° 39-40, enero-marzo de 1978, 81-82.

“El PDC cree que un frente político con otros partidos, desde un punto de vista práctico, perjudicaría su acción dentro del país, por cuanto la opinión pública íntegra está aún muy sensible a los antagonismos e impotencias partidarias de antes del 11 de septiembre. Se produciría una polarización entre los partidos Comunista y Socialista por un lado y, por otro, una especie de centro derecha que imposibilitaría la influencia de la democracia cristiana sobre sectores hoy vacilantes. El PDC, por otra parte, sostiene que todavía sigue recibiendo críticas de partidos de la Unidad Popular y de otros. En estas condiciones no aparecería fácil explicar una decisión de formar un pacto con ellos. Además, un paso semejante, perjudicaría sus conexiones internacionales, orientadas hacia la restauración democrática, dado que es evidente que hay discrepancias entre partidos comunistas, social demócratas y demócratas cristianos, y consiguientemente repercutiría esto hasta en los gobiernos. No es útil suscitar estos problemas en el exterior a raíz de la cuestión política. A juicio del PDC, la opinión pro-Pinochet se da en una zona heterogénea, fundada en el temor, la inercia mental, la ignorancia, los prejuicios, los intereses sociales, y también en una fuerte decepción respecto de todos los partidos políticos, de los gobiernos democráticos y de las líneas extremistas de acción política”268.

  • 269 AFM, Willy Brandt a Eduardo Frei, 21 de octubre de 1977.
  • 270 AFM, Eduardo Frei a Willy Brandt, 2 noviembre de 1977.

34Por otra parte, justo en este periodo, Eduardo Frei se acercaba al ex-canciller Willy Brandt (quien había asumido la presidencia de la IS). Se conocían desde antes. Brandt estuvo la primera vez en América Latina en 1968, precisamente en Chile, durante el gobierno de Frei. La invitación a Frei para incorporarse a la Comisión Brandt (la primera comisión Norte-Sur de la ONU), fue el comienzo de una fructífera cooperación e implicó la búsqueda de un acercamiento respecto a la situación latinoamericana. En octubre de 1977, Frei le solicitó a Brandt entrevistarse con Hamilton y Zaldívar, quienes se encontraban de viaje en Alemania269. En noviembre 1977 Frei aceptó la invitación a participar en la comisión y, en vista de su viaje a Bonn en diciembre, expresó a Brandt la intención de abordar el tema chileno (“En esa oportunidad espero también poder conversar con Ud. sobre la situación interna de Chile”)270.

  • 271 Pedrosa, op. cit., 172.

35Es probable que en los años siguientes el ex-canciller alemán y el ex-presidente chileno hayan encontrado más de un punto de acuerdo. El historiador Fernando Pedrosa, en su trabajo sobre la acción de la Internacional Socialista en América Latina, afirma, refiriéndose a la participación de Frei en la Comisión Brandt, que con la DC chilena “se habían construido importantes grados de acuerdo (no así en cuestiones relacionadas con Centroamérica) que continuaron incluso después de que Frei fuera asesinado”271. Esta convergencia se manifestó también en una carta que, en diciembre de 1980, Brandt le escribió al socialista francés Edgard Pisani sobre encuentros de este último con Frei y lo deseable de una colaboración entre la UMDC y la IS que el ex-canciller compartía con el ex - presidente chileno:

  • 272 AFM, Willy Brandt a Edgard Pisani, 18 de diciembre de 1980.

“Con gran interés me enteré de su encuentro con Eduardo Frei. Estoy completamente de acuerdo con la idea de que en América latina se hace preciso un cierto nivel de cooperación entre la DC y los socialistas. Por esa misma razón ayer hablé con Rumor en Luxemburgo. Con él nos pusimos de acuerdo que se establezcan contactos a nivel de presidentes de las dos organizaciones internacionales”272.

  • 273 Eduardo Frei, “Opinión sobre el momento actual” (Discurso pronunciado 24 de agosto de 1979 en el ho (...)
  • 274 Idem.

36Por otra parte, más allá de los niveles de convergencia logrados con Brandt respecto a la situación chilena, la participación en la Comisión Brandt reforzaba la imagen de Frei como figura política de estatura internacional. Varias de sus intervenciones públicas en Chile en 1978-1979 las hizo en calidad, precisamente, de representante de América Latina en esta comisión, integrando sus propuestas de futura democracia para Chile en el proyecto del Nuevo Orden Internacional que estaba trabajando la Comisión. Desde el gasto improductivo y agobiante para los países pobres en la carrera armamentista, pasando por los problemas energéticos y centrándose en el “desorden monetario que permite exportar la inflación de las grandes potencias”, junto con la idea de la internacionalización de la vida política y económica de los países: “Cada vez es más cierto que dependen de acontecimientos que se resuelven frecuentemente fuera de sus fronteras y al margen de su control o intervención”273. Los temas monetarios llevaban al ex-presidente al debate contra los economistas del régimen, cuestionando ya no solo la ausencia de libertades y derechos, sino la eficiencia misma de su modelo económico, haciéndolo en términos propios del debate económico occidental. El planteamiento de la creciente internacionalización suponía el rechazo al nacionalismo y la tendencia a la autarquía del régimen. A su vez, en línea con los planteamientos de la CDU alemana, destacó que “la economía social de mercado solo es operante en un régimen donde se respeten todas las libertades… ”274.

  • 275 Chile-América, n° 62-63, marzo-mayo de 1980, 24.

37Siempre en torno a la Comisión Brandt, Frei dio una conferencia en Roma el 22 de mayo de 1980. Ahí presentó “un cuadro elocuente de los principales problemas del mundo, desde el punto de vista de la relación Norte-Sur, a la luz de los Estudios de la Comisión”. A la conferencia asistieron varios ministros y altos dirigentes políticos italianos y el orador fue presentado por Andreotti275. Por otra parte, es importante señalar que, como relata Fermandois, en esta fase (1977-78) el gobierno socialdemócrata-liberal de Bonn se orientaba hacia la idea de que en Chile era preciso construir una centroizquierda que incorporase a sectores moderados de la ex Unidad Popular:

  • 276 Memorándum de Marré, encargado de América Latina en el AA, a Friedrich Ebert Stiftung, 24 de mayo d (...)

“se fue perfilando la estrategia de Bonn de colaborar para que en Chile se creara una centroizquierda que considerara a fuerzas de la Unidad popular, aunque solo aquellas con vocación democrática. Se piensa que más lazos con la RFA podrían obrar en este sentido”276 .

  • 277 Idem.
  • 278 Fermandois, “La política de la guerra fría…”, 271.

38También se buscó reforzar las relaciones con la DC chilena y con sectores del gobierno militar, en particular a través del general Matthei277. El mismo Frei, en conversaciones con exponentes del gobierno alemán a mediados de 1977, había promovido su idea de crear una socialdemocracia que fuese contraparte de la DC278. Es interesante hacer referencia a las impresiones que un periodista del diario comunista italiano L’Unità, manifestaba de retorno de un viaje a Chile a fines de 1978:

  • 279 Giorgio Oldrini, “Pinochet non riesce piú a imbrigliare la vita della societá”, en L’Unitá, 8 novie (...)

“Justo en estas semanas se está manifestando un diseño que tiene, al parecer, sus impulsores en ciertos ambientes de EE. UU. y del gobierno alemán (social-liberal), para crear una alternativa que excluya al PC, basada en la derecha, en la DC y en un partido de inspiración socialdemócrata que debería nacer de una fusión entre el PR, un sector de la derecha constitucional y un sector del fragmentado PS”279.

39Eran palabras que expresaban la visión de una fuerza política, el PCI italiano, que había desarrollado un papel relevante en los años anteriores en apoyo a la estrategia de frente antifascista de sus camaradas chilenos, estableciendo a este fin una convergencia importante con los disidentes del PDC y, en particular, con Leighton. Este “diseño”, al cual hacía referencia L’Unitá, parecía contrarrestar la política del frente y converger con los esfuerzos del grupo dirigente democratacristiano.

  • 280 AFM, Carta de Eduardo Frei a Mariano Rumor, 2 de febrero de 1981.

40Cabe por otra parte mencionar que el acercamiento progresivo con la IS, no eliminaba cierta lógica de competencia entre Internacionales, y que el mismo Frei seguía bastante preocupado respecto a la capacidad de acción manifestada por la UMDC. En una carta a Rumor, del 2 de febrero de 1981, disculpándose por no poder asistir a una reunión de dirigentes de la DC a realizarse en marzo, se expresaba sobre el tema a discutir en aquella instancia: “Ud. sabe que, hace mucho tiempo, estoy vivamente preocupado de la situación de la UMDC”. En lo específico, Frei hacía referencia al desafío que venía de “la acción de dos internacionales formalmente organizadas (la comunista y la socialista), y una tercera, que, si bien no tiene la institucionalidad de las otras, está operando cada vez con mayor intensidad. Yo la llamaría neoliberal”280.

41Frei destacaba la intensificación de la acción de la Internacional Socialista en el continente, la cual podía contar ahora con “una organización muy superior y recursos abundantes para sostenerla”. Señalaba además la importancia que el creciente peso del PSOE había tenido para esta actividad y la flexibilidad con la que estaba actuando, dirigiéndose hacia partidos como el PRI, la AD, los liberales en Colombia y el APRA. El veía la coexistencia de dos tendencias, “una inclinada hacia el marxismo, otra claramente socialdemócrata”; esta última con buenas conexiones en Estados Unidos, especialmente en la prensa. Según Frei, la UMDC no tenía una organización parecida a la de las otras internacionales y, además, estaba convencido de que, así como “los ejércitos, las empresas modernas, tienen una organización propia, actualizan sus conocimientos y definen sus métodos de acción”, asimismo “el Partido Comunista, en cierta forma, opera así en el plano político”. Con esta premisa no sorprende que para el ex-presidente: “Sería absolutamente inútil plantearse una acción en el futuro si no somos capaces, primero, de aclarar nuestras ideas; tomar la decisión de afrontar el problema en su verdadera magnitud; y contar con los medios económicos para implementar esa acción […] Sin recursos nada se podrá hacer. Lo primero son las ideas, pero sin lo segundo tampoco podremos hacer nada”. Pero, acerca del tema de los recursos, y sin olvidar la ayuda recibida en los años anteriores, Frei quiso aclarar que habría que distinguir:

  • 281 Idem.

“lo que es la solidaridad fraternal entre los partidos democratacristianos, hecho muy positivo, y lo que es una organización propiamente dicha. Nosotros hemos contado con la solidaridad y la amistad de los PDC europeos de una manera que no terminaremos de agradecer y que constituye para nosotros un respaldo muy importante. Pero otra cosa muy distinta es organizar una UMDC capaz de proyectar una acción que responda a la magnitud de los problemas que debemos enfrentar”281.

EE. UU., la UMDC, la IS y la democratización en América Latina

  • 282 VIII Reunión del Comité Ejecutivo UMDC, Lisboa, 25-26 de junio de 1980. Informe del Secretario Gene (...)
  • 283 Informe del Secretario General de la UMDC, 13. Rumor, en agosto 1978, invitó a Frei para que se hic (...)
  • 284 Pedrosa, op. cit., 57.
  • 285 AFM, Programmentwurf. Veranstalter: Konrad Adenauer Stiftung und American Enterprise Institute. Par (...)
  • 286 Thesing, op. cit., 41-43.

42En esta fase, se ponía con urgencia la problemática de la coordinación entre los esfuerzos de diferentes actores externos que podían tener alguna incidencia en el contexto chileno. Las relaciones entre estos actores pasaron por una fase de redefinición que se cruzó con sus respectivas acciones en la situación centroamericana. Por su parte, la UMCD buscó reiteradamente acuerdos con la Internacional Socialista y con los partidos norteamericanos, en aras de una colaboración en materia de derechos humanos y restablecimiento de la democracia. El Comité Político de la UMDC, en las reuniones realizadas en Curaçao, en mayo de 1975, y en Roma, en julio de 1976, había deliberado establecer una plataforma para la defensa de los derechos humanos, colaborando con otras fuerzas democráticas. Esto llevó al intento de coordinar iniciativas entre la Internacional Socialista, la Internacional Liberal y los partidos de EE. UU. a partir de una reunión realizada en diciembre 1976 en Nueva York. En los años siguientes, las diferencias con la IS, en particular respecto de Guatemala y República Dominicana, obstaculizaron este proyecto y aconsejaron, como lo expresaba el Secretario General de la UMDC, el guatemalteco René de León Schlotter, “organizar las actividades en materia de DH por su cuenta, y mantener contactos bilaterales con las otras fuerzas políticas democráticas”282. En línea con tales decisiones, en noviembre de 1978 se realizó un encuentro reservado de líderes de la DC mundial, organizado por la KAS en el balneario de Cadenabbia, al lado del lago de Como en Italia, donde se abordó, entre otros, el tema de la relación con ambientes políticos, sociales y culturales de EE. UU.283 La CDU alemana y la KAS, por su parte, impulsaron en esta fase contactos con ambientes conservadores norteamericanos, en vistas a la posible elección de Reagan, quien visitó Alemania en 1978 y tuvo una reunión con los dirigentes de la Fundación. Allí se discutió una posible cooperación en Centroamérica, contexto en el cual los EE. UU. estaban extremadamente molestos con la política de tercera fuerza perseguida por la IS284. De allí nació la idea de la reunión realizada en Washington, entre el 21 y el 23 de mayo de 1980, copatrocinada por la KAS y el American Enterprise Institute, cercano a los republicanos. Participaron líderes políticos, sociales y empresariales de Europa y América Latina285. Al parecer, los democratacristianos de América del Sur se mostraron bastante “escépticos”286. El mismo Frei expresó sus dudas en una carta que le escribió al ex-presidente venezolano Rafael Caldera:

  • 287 AFM, Frei a Caldera, 7 de abril de 1980. La correspondencia del periodo con Caldera por lo general (...)

“Al respecto, estoy bastante preocupado. Por una parte, el tema es interesante y, por la otra, me preocupa que este seminario, en vez de organizado por una Universidad u otra entidad de alto prestigio intelectual, lo sea, según mis informaciones, por un instituto vinculado a hombres de negocios o personajes que han tenido un papel de extrema derecha en la política norteamericana. Además, entre los europeos, no veo a ningún alemán de categoría, salvo a Heck. Tengo temor de que una reunión para referirse a América latina en Washington en estas condiciones pueda prestarse a interpretaciones poco gratas en el hemisferio”287.

  • 288 Jesús Ceberio, “Willy Brandt, encargado por la Internacional Socialista para buscar una salida nego (...)

43Progresivamente se produjo un acercamiento de posiciones. A raíz de la noticia de la iniciativa de Washington, en la reunión de la sección latinoamericana de la IS en Panamá, se deliberó tomar contactos con EE. UU. a través de Brandt, para buscar así un acuerdo sobre El Salvador288. En los años siguientes, se asistió a un mayor esfuerzo para generar una convergencia entre Internacionales políticas, en la que los chilenos tuvieron un papel importante, sobre todo después que Andrés Zaldívar asumió la dirección de la UMDC.

El socialismo real y el mundo comunista

44La problemática de las alianzas entre las fuerzas opositoras del régimen militar, desde el punto de vista de la directiva del PDC, tenía un fuerte correlato internacional. Durante los setenta el mundo comunista jugó un papel importante en la acción de solidaridad con la oposición chilena. Los dirigentes del PC operaban directamente desde Moscú y los socialistas habían establecido su centro en la RDA. Cuba también daba acogida a partidarios de la izquierda y del MIR. Más allá de esto, la causa chilena era objeto de una convergencia de fuerzas a ambos lados de la cortina que participaban en actos conjuntos contra la Junta chilena. La Democracia Cristiana no abandonó su visión del mundo “tercerista”, pero con diferencias relevantes entre sus corrientes. Mientras la izquierda interna mantuvo relaciones fluidas con el mundo socialista, la directiva consolidó su occidentalismo. Esta postura se debió no sólo a su antagonismo ideológico al comunismo, sino a la voluntad de disputarle al régimen la bandera de referente del mundo occidental y a la conciencia de que el proceso de democratización tenía que contar con el apoyo de los poderes externos pertenecientes al “mundo libre”. Es interesante notar que, si bien las menciones al socialismo real o a los partidos comunistas del mundo en los documentos y análisis internacionales DC fueron escasas, la mayoría de ellas estuvieron dirigidas al eje de los Derechos Humanos. En este sentido, la visión DC coincidía con la de la administración Carter.

  • 289 AHGV, Carta de Gabriel Valdés a Carlos Rafael Rodríguez, 29 de marzo de 1974, código: gvs_0362.
  • 290 AHGV, Carta de Gabriel Valdés a Jorge Edwards, 22 de julio de 1974, código: gvs_0438.

45En los primeros años post-golpe las expresiones de solidaridad de ese mundo con la causa chilena fueron vistas con preocupación por la directiva DC y aquella mayoría ambivalente que aún no se pronunciaba contra el régimen. Se veía en este movimiento el fortalecimiento de la izquierda y “ataques a la DC”. De los integrantes de la minoría opositora democratacristiana de aquellos años, el más abierto hacia la colaboración fue Gabriel Valdés. Desde su cargo en las Naciones Unidas orientado a los problemas de desarrollo del Tercer Mundo, trabajaba con todos. En los primeros años post-golpe viajó a Cuba y a la URSS. Se escribía con Carlos Rafael Rodríguez en un tono que supone una amistad y confianza antigua289. Fue convocado por los funcionarios de Naciones Unidas a Cuba para ayudar a resolver el complejo problema de los refugiados chilenos en la isla, no militantes de partidos de izquierda, que querían salir de Cuba y se encontraban con el problema de no disponer de documentos que les permitieran insertarse en otras sociedades (los documentos de refugiados entregados por Cuba les cerraban muchas puertas). En 1974 escribía a Jorge Edwards con motivo de la aparición de su libro Persona non grata donde el escritor y diplomático describía las penurias que pasó en sus años de embajador en Cuba y, al mismo tiempo, como amigo de los escritores disidentes de la isla. Tras expresarle su solidaridad y reflexionar acerca de lo erróneo que fue desde el principio el nombramiento de Edwards en esa embajada, Valdés le reprochaba el tono de su libro que consideraba un ataque injusto a Cuba en el peor momento y destacaba que desde su punto de vista, los aciertos del régimen cubano eran mayores que sus errores290.

  • 291 Mónica Blanco, “Eurocomunismo: Bautizo equívoco para una nueva herejía”, en Hoy, n° 6, 6 al 12 de j (...)
  • 292 Óscar Pinochet de la Barra, “Internacionalismo parcelado”, en Hoy, 27 de julio al 2 de agosto, 55.

46Desde 1977 los análisis internacionales de la revista Hoy agregaban reflexiones acerca de las negociaciones entre EE. UU. (administración Carter) y la URSS, apoyando tanto los temas de desarme, como el de DD. HH. Los cambios en la cúpula soviética eran tratados a nivel de suposiciones, como acostumbraba a hacer la prensa occidental, en ausencia de fuentes directas o interpretaciones más cercanas. Por otra parte, un nuevo fenómeno que llamaba la atención de los analistas DC a mediados de 1977 fue el eurocomunismo. Hoy le dedicó un largo, sesudo y analítico reportaje que, junto con tratar el fenómeno en su conjunto, veía en particular los casos de Italia, Francia y España291. Para el caso de España se destacaba la legalización del PC en los marcos de la transición, su comportamiento cuidadoso y responsable y su buena votación después de 40 años de prescripción en las primeras elecciones parlamentarias, cuando alcanza el 10 %, igualando al conjunto de las fuerzas franquistas y de derecha. Se destacaba la renuncia de los eurocomunistas a la “dictadura del proletariado”, su crítica a la ausencia de libertades en la URSS y su adhesión a los valores democráticos. “Tal vez el eurocomunismo tenga la última palabra”, concluía el artículo. En otro número de la revista, la columna de opinión de Óscar Pinochet de la Barra planteaba que “Moscú necesita un Concilio Vaticano II. Su error consiste en creer y tratar de hacer creer que nada ha sucedido en el mundo en los últimos 60 años”292. Si bien no hay referencias explícitas a Chile, por el carácter de la revista sometida a la censura, ya el hecho de presentar ampliamente el fenómeno del eurocomunismo en la prensa accesible al lector chileno, lo convertía en una base para una futura reflexión.

  • 293 María Paz del Río, “Berlín: recuerdos de la Guerra Fría”, en Hoy, 10 al 16 de agosto 1977, 54-57.
  • 294 Óscar Pinochet de la Barra, “El acuerdo Brezhnev-Tito”, en Hoy, 7 al 13 de septiembre de 1977, 57.

47En agosto de 1977, María Paz del Río publicó un reportaje extenso dedicado al problema de Berlín y los 16 años del Muro. El tema fue tratado exclusivamente como un problema entre las potencias vencedoras con explicaciones del estatus jurídico de Berlín Occidental y referencias a las formas de presencia del tema en las negociaciones de detente293. Por eso no se encuentra una caracterización del régimen de gobierno de la RDA, ni de los problemas de la disidencia ni de los interesados en abandonar el país. Siendo la RDA el país que proporcionalmente más comprometido estaba con la izquierda chilena en el exilio y la resistencia, este enfoque podría interpretarse como un esfuerzo por evitar eventuales problemas con aliados en la oposición a la dictadura. Una atención especial se prestó a los procesos en Yugoslavia. Así, Óscar Pinochet de la Barra, tras repasar la historia de las desavenencias entre Yugoslavia y la URSS, destacó, con sorpresa, los acuerdos entre Brezhnev y Tito que daban garantías a la “libre elección de diferentes caminos de la construcción socialista”. El autor atribuía esta flexibilidad de Brezhnev a las presiones que sentía por parte del eurocomunismo294. Se hacía así una diferencia entre el socialismo real en la URSS y en los países de Europa Oriental, entre los cuales tempranamente se destacó a Polonia:

  • 295 Óscar Pinochet de la Barra, “El curioso comunismo polaco”, en Hoy, 5 al 11 de octubre de 1977, 58.

“La parte final de la década del 40 no era semejante a 1917, ni el adelanto económico ni la cultura del centro de Europa comparables a los existentes en el San Petersburgo de Nicolás II… El comunismo se instaló en el primero de estos lugares sobre cimientos capitalistas y burgueses, rápidamente preparados para recibir el peso de la dictadura roja con sus innumerables apparatchik295.

  • 296 Idem.

48De ahí que se explicasen sus contradicciones y la “desgana” de los europeos orientales frente al modelo soviético. Polonia, entre ellos, se caracterizaba como un país donde “el catolicismo y el comunismo pelean a plena luz del día”. Por eso se decía que “algo pasa en Polonia y debemos observar cautelosamente hacia este país”. El despertar de las sociedades de Europa del Este se planteaba como posible consecuencia de la difusión de eurocomunismo, incluso “si no prende mañana en Italia, Francia y España”296.

  • 297 Chile-América, marzo-mayo de 1980, n° 62-63, 24.

49En marzo de 1980, en Hoy, Frei habló del problema del exilio de manera muy expresiva y en términos muy duros. A la vez comparó la situación chilena con las expulsiones de los disidentes de la URSS, lo que puede leerse como una afirmación de la posición tercerista de la DC. A su vez, al respecto de las recientes críticas sobre la situación de los DD. HH. en la URSS por parte de la socialdemocracia y del eurocomunismo, Frei recordaba que “por eso venimos clamando y protestando desde hace ya años, cuando el nombre del autor de Gulag era un desconocido para los chilenos”. No obstante, el discurso estaba dirigido contra el régimen chileno, a quien le quitaba la autoridad para criticar a los países tras el telón de acero o de presentarse como alternativa al comunismo: “Pero… nos preguntamos si pueden constituirse en jueces quienes proceden de igual manera. ¡A quienes entonces se aplicaría mejor lo de la paja en el ojo ajeno y la viga en el propio!”297.

  • 298 Chile-América, junio-septiembre de 1980, n° 64-65, 101.

50Varios documentos y entrevistas de los DC en esas fechas expresan una alta valoración del eurocomunismo. Se intenta ponerlo como ejemplo al comunismo criollo y supeditar la posibilidad de aceptación de entendimiento con los comunistas a su aceptación del modelo de sus pares italianos, españoles y franceses. De todos modos, la nueva Guerra Fría estaba destinada a limitar la posibilidad de incidencia del fenómeno eurocomunista. También ponía fin a la colaboración que había caracterizado la solidaridad con Chile. A principios de 1980, Zaldívar declaró que, tras los sucesos de Afganistán, su partido excluiría todo posible acuerdo con el Partido Comunista298.

Notes

205 AFM, Carta de Eduardo Frei a Fernando Castillo Velasco, 9 de julio de 1975.

206 Citado por Gazmuri, op. cit., 891-892.

207 Ortega Frei, op. cit., 67.

208 “La Democracia Cristiana propone iniciar un movimiento nacional de restauración democrática”, en Chile-América, n° 35-36, septiembre-octubre de 1977, 75.

209 Reproducido en Chile-América, n° 35-36, septiembre-octubre de 1977, 75-79.

210 Ortega Frei, op. cit., 70-71.

211 Chile-América, n° 41-42, abril-mayo de 1978, 158.

212 Renán Fuentealba, “En el 22 aniversario del Partido Demócrata Cristiano”, en Chile-América, n° 56-57, agosto-octubre de 1979, 109-113.

213 Comisión Política PDC, Acuerdos propuestos por la Comisión Política, 27 de junio de 1979. Citado por Ortega Frei, op. cit., 73-76.

214 AHGV, Carta de Gabriel Valdés a Andrés Zaldívar, 19 de marzo de 1980, código: gvs_1095.

215 AHGV, Correspondencia de Renán Fuentealba a Gabriel Valdés, 22 de septiembre de 1980, código: gvs_1109.

216 AHGV, Correspondencia de Gabriel Valdés a Renán Fuentealba, 1 de mayo de 1980, código: gvs_1109.

217 CDP, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC, OP162038Z JAN78, Subject: Updated on banished Chilean Christian Democrats.

218 CDP, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC, O42214Z JUL78, Warning Notice, Subject: Manuel Contreras reported to have proposed survival strategy to Pinochet.

219 Fondazione Istituto Gramsci, Archivio PCI, Franco Calamandrei a Giancarlo Pajetta, Sergio Segre e Ufficio Segreteria, 19 de mayo de 1978, 3° bimestre, Estero, MF 330, 1886-1887.

220 A su retorno, escribió al vicepresidente de la DC europea, Norbert Schmelzer, para que recibiera a Zaldívar y Hamilton. Sobre el viaje ver Gazmuri, op. cit., 903. Ver también, AFM, Carta de Eduardo Frei a Wilhelm Klaus Norbert "Norbert" Schmelzer, 14 septiembre 1977. Poco antes pidió a TLM Thurlings que recibiera a Rafael Moreno (con ambos había conversado en Bruselas): AFM, Carta de Eduardo Frei a TLM Thurlings, 29 agosto de 1977. A principios de 1979 Tomás Reyes participó en la celebración del centenario de uno de los dos partidos democratacristianos protestantes de Holanda ( “Antirevolutionary Party) donde llevó la visión de la DC chilena acerca de los destinos de América Latina. Allí planteó el concepto del desarrollo integral que se mide por medio de la satisfacción de las necesidades básicas de la población en alimentación, vivienda, salud, educación y trabajo, contraponiendo este concepto a la linea promovida por los “Chicago Boys”. Planteó también la vinculación del concepto del desarrollo “ajustado al modelo y cultura propios del medio ambiente donde se aplica”, así como al respeto de los derechos y libertades de las personas y la distribución equitativa del ingreso. Defendió la integración regional, pero a la vez planteó la aceptación “de capitales y tecnología extranjera”. Llamó a “ajustar el comercio mundial, los precios de materias primas los términos de intercambio”. Al mismo tiempo, defendió las PYMEs, cooperativas y empresas propiedad de trabajadores y pidió control sobre las transnacionales. Es notorio cómo en la medida en que el régimen se consolidaba y mostraba al mundo occidental los éxitos de su modelo económico, el debate y la crítica DC al régimen se trasladase al campo de la economía, contraponiéndose al modelo de la dictadura, uno con fuerte sesgo social. Chile-América, n° 54-55, junio-julio de 1979, 64-66.

221 Textos de Tomás Reyes y Andrés Zaldívar presentados al Plenario de la DC en enero de 1977. Reproducido en Chile-América, n° 28-29-30, febrero-abril de 1977, 179-203.

222 Fernández Baeza, op. cit., 51.

223 AFM, Carta de Helmut Kohl al general Augusto Pinochet, 20 de septiembre de 1977.

224 Julio Sierra, “La Democracia Cristiana alemana, dividida sobre la situación chilena”, en El País, 9 de diciembre de 1977. http://elpais.com/diario/1977/12/09/internacional/250470004_850215.html

225 Ver también Fermandois, Mundo y fin de mundo…, 430.

226 Hofmeister, op. cit., 38.

227 Idem.

228 Chile-América, n° 48-49, noviembre-diciembre de 1978, 5. Ver El Mercurio, 15 noviembre de 1978 y 16 noviembre de 1978. La Fundación Hanns Seidel, fundada en 1967 y asociada a la CSU, trabajó posteriormente con los centros de estudios de la derecha. Pinto-Duschinsky destaca que financió el Centro de Estudios Públicos (CEP) y el Centro de Formación Cívica (CFC) durante la transición.

229 AMRE, De Encargado de Negocios, Ronald Geiger a MRE, 19 de agosto de 1976, Oficio confidencial. Citado en Fermandois, “La consternación del país amigo…”, 44-45.

230 Entrevista con Ricardo Hormazábal, Santiago, junio 2014.

231 AFM, Carta de Eduardo Frei a Bruno Heck, 7 de octubre de 1980.

232 Cuando envió una carta al dictador para protestar contra la represión, Kohl pidió el respaldo a los parlamentarios de la Unión para su iniciativa. Sin embargo, los CSU se opusieron, con el pretexto de que la carta sería ineficaz en su fin de apoyar a Frei y la DC chilena.

233 Reproducido en Chile-América, n° 35-36, septiembre-octubre de 1977, 75-79.

234 AFM, Eduardo Frei a Juan Carlos I, 8 de julio de 1977.

235 AHGV, Carta de Gabriel Valdés a Marcelino Oreja, 24 de octubre de 1977, código: gvs_0949.

236 Idem.

237 Idem.

238 Opazo Romero, op. cit, 217-223.

239 “Suárez recibe al presidente de la DC chilena”, en El País, 21 de junio de 1978. (http://elpais.com/diario/1978/06/21/espana/267228013_850215.html).

240 Gazmuri, op. cit., 911.

241 Jean Grugel, External support for democratization in Latin America: European political parties and the southern cone, EIAL (Estudios Interdisciplinarios de América Latina y el Caribe), vol. 4, n° 2, julio-diciembre de 1993. http://www.tau.ac.il/eial/IV_2/grugel.htm (ver Fundación Frei).

242 Jaime Moreno Laval, “España: el reestreno de la democracia”, en Hoy, n° 2, 8 al 14 de junio 1977, 54-57.

243 Abraham Santibáñez, “Suárez el hombre clave”, en Hoy, n° 2, 8 al 14 de junio de 1977, 58.

244 Moreno Laval, op. cit., 56.

245 Idem.

246 Opazo Romero, op. cit., 239-242.

247 En el número del 19 octubre 1978, el periódico español ABC señaló que Frei asistió al pleno de la Cámara, donde fue aplaudido por los diputados UCD. Los socialistas, sin aplaudir, se pusieron de pie. Los comunistas permanecieron sentados. http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1978/10/19/005.htm l

248 Sin embargo, cabe notar un aspecto que podía resultar más incómodo para los democratacristianos chilenos, es decir la participación del PCE en el proceso.

249 Moreno Laval, op. cit., 54-57.

250 El País, 24 de junio de 1980.

251 “Las gestiones de Felipe”, en Hoy, 31 de agosto al 6 de septiembre de 1977, 11.

252 Jaime Moreno Laval, “Felipe González. La visita de un socialista”, en Hoy, 7 al 13 de septiembre de 1977, 19-21.

253 Chile-América, n° 48-49, noviembre-diciembre de 1978, 48.

254 AFM, Carta de Eduardo Frei a Angelo Bernassola, 7 de noviembre de 1975. Estos conceptos fueron expresados también a Mariano Rumor en una carta de la misma fecha: AFM, Carta de Eduardo Frei a Mariano Rumor, 7 de noviembre de 1975.

255 AFM, Carta de Eduardo Frei a Angelo Bernassola, 23 de marzo de 1977. Bernassola contestaba compartiendo las observaciones del ex-presidente chileno y, agregando, que en Bruselas estaba contemplada también una reunión con la prensa internacional para presentar el Manifiesto Político de la UMDC: “Este es un documento que consideramos útil sobre todo para profundizar nuestra reflexión ideológica y reforzar las bases para la elaboración de la estrategia común a la que te has referido; y, según nuestro parecer, un punto de partida para profundizaciones y reflexiones que pueden y deben abrir nuevas perspectivas políticas para el movimiento mundial democratacristiano”. AFM, Carta de Angelo Bernassola a Eduardo Frei, 12 de abril de 1977.

256 Para la invitación al ex-presidente chileno véase AFM, Cartas de Mariano Rumor a Eduardo Frei, 8 de agosto de 1977 y 31 de octubre de 1977.

257 Como ya fue mencionado, Frei fue invitado incluso al congreso de la Unión Juvenil Mundial Democratacristiana en 1977, y tampoco en ese caso pudo asistir.

258 AFM, Carta de Eduardo Frei a Mariano Rumor, 28 de enero de 1978.

259 Idem.

260 AFM, Carta de Mariano Rumor a Eduardo Frei, 1 de febrero de 1978.

261 AFM, Eduardo Frei a Arístides Calvani, 3 de marzo de 1978.

262 Ver Fernando Pedrosa, La otra izquierda. La socialdemocracia en América Latina, Buenos Aires, Editorial Capital Intelectual, 2012.

263 Ortega Frei, op. cit., 55.

264 AFM, Eduardo Frei a Golda Meir, 30 de Julio de 1976.

265 Idem.

266 “Memorándum no oficial de la Democracia Cristiana”, en Chile-América, n° 35-36, septiembre-octubre de 1977, 120-121.

267 Ibid., 121.

268 Chile-América, n° 39-40, enero-marzo de 1978, 81-82.

269 AFM, Willy Brandt a Eduardo Frei, 21 de octubre de 1977.

270 AFM, Eduardo Frei a Willy Brandt, 2 noviembre de 1977.

271 Pedrosa, op. cit., 172.

272 AFM, Willy Brandt a Edgard Pisani, 18 de diciembre de 1980.

273 Eduardo Frei, “Opinión sobre el momento actual” (Discurso pronunciado 24 de agosto de 1979 en el hotel “´Higgins de Viña del Mar con motivo de su participación como miembro de la Comisión Norte-Sur), en Chile-América, n° 56-57, agosto-octubre de 1979, 97- 104.

274 Idem.

275 Chile-América, n° 62-63, marzo-mayo de 1980, 24.

276 Memorándum de Marré, encargado de América Latina en el AA, a Friedrich Ebert Stiftung, 24 de mayo de 1977. PAAA, ZA, 301, 544.80/10 CHL, 108.016. citado por Fermandois, “La política de la guerra fría…”, 270.

277 Idem.

278 Fermandois, “La política de la guerra fría…”, 271.

279 Giorgio Oldrini, “Pinochet non riesce piú a imbrigliare la vita della societá”, en L’Unitá, 8 noviembre 1978, 8.

280 AFM, Carta de Eduardo Frei a Mariano Rumor, 2 de febrero de 1981.

281 Idem.

282 VIII Reunión del Comité Ejecutivo UMDC, Lisboa, 25-26 de junio de 1980. Informe del Secretario General de la UMDC René de León Schlotter, 7-8.

283 Informe del Secretario General de la UMDC, 13. Rumor, en agosto 1978, invitó a Frei para que se hiciera cargo del tema de las relaciones con los EE. UU., pidiendo informaciones al respecto.

284 Pedrosa, op. cit., 57.

285 AFM, Programmentwurf. Veranstalter: Konrad Adenauer Stiftung und American Enterprise Institute. Participarían, entre otros, Schlesinger y Brezezinski.

286 Thesing, op. cit., 41-43.

287 AFM, Frei a Caldera, 7 de abril de 1980. La correspondencia del periodo con Caldera por lo general es interesante. Véase Roberto Papini, The Christian Democrat International, New York-London, Rowman & Littlefield, 1996, 197-198.

288 Jesús Ceberio, “Willy Brandt, encargado por la Internacional Socialista para buscar una salida negociada a la crisis”, en El País, 3 de marzo de 1981 http://elpais.com/diario/1981/03/03/internacional/352422010_850215.html.

289 AHGV, Carta de Gabriel Valdés a Carlos Rafael Rodríguez, 29 de marzo de 1974, código: gvs_0362.

290 AHGV, Carta de Gabriel Valdés a Jorge Edwards, 22 de julio de 1974, código: gvs_0438.

291 Mónica Blanco, “Eurocomunismo: Bautizo equívoco para una nueva herejía”, en Hoy, n° 6, 6 al 12 de julio 1977, 56-59.

292 Óscar Pinochet de la Barra, “Internacionalismo parcelado”, en Hoy, 27 de julio al 2 de agosto, 55.

293 María Paz del Río, “Berlín: recuerdos de la Guerra Fría”, en Hoy, 10 al 16 de agosto 1977, 54-57.

294 Óscar Pinochet de la Barra, “El acuerdo Brezhnev-Tito”, en Hoy, 7 al 13 de septiembre de 1977, 57.

295 Óscar Pinochet de la Barra, “El curioso comunismo polaco”, en Hoy, 5 al 11 de octubre de 1977, 58.

296 Idem.

297 Chile-América, marzo-mayo de 1980, n° 62-63, 24.

298 Chile-América, junio-septiembre de 1980, n° 64-65, 101.

© Ariadna Ediciones, 2021

Licence OpenEdition Books

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search