Version classiqueVersion mobile

Un protagonismo recobrado

 | 
Olga Ulianova
, 
Alessandro Santoni
, 
Raffaele Nocera

Capítulo I. Los años del aislamiento, 1973-75

Texte intégral

El Partido Demócrata Cristiano después del golpe

  • 19 Ver Partido Demócrata Cristiano, Declaración oficial, 12 de septiembre de 1973, en Jorge Donoso Pac (...)
  • 20 Partido Demócrata Cristiano (Consejo Nacional), Posición del Partido Demócrata Cristiano frente a l (...)

1En los meses siguientes al trágico golpe de Estado militar del 11 de septiembre de 1973, el Partido Demócrata Cristiano tuvo que enfrentarse con una de las situaciones más críticas de su historia. La directiva del partido, liderada por Patricio Aylwin, se había declarado a favor de la acción de las Fuerzas Armadas, que consideraba la única posible solución para salvar al país del caos en que, a su juicio, había sido hundido por el gobierno de Salvador Allende19. A partir del supuesto, destinado a revelarse trágicamente incorrecto, que el golpe abriría las puertas a un rápido retorno a la democracia, y que el PDC – con los partidos de izquierda fuera del juego político – asumiría en tal contexto un papel central, el grupo dirigente trató de aprovechar los contactos que tenía al interior de la jerarquía militar, en particular con el ex edecán de Frei, general Óscar Bonilla, para influir en su conducta. Como es sabido, estos esfuerzos produjeron resultados más bien escasos. La Junta de gobierno se negó reiteradamente y hasta con desdén a cualquier pacto con los que consideraba parte de esa misma clase política que habría conducido al borde del desastre a Chile. Solo aceptó el aporte a título personal, en áreas específicas, que le podían ofrecer algunos exponentes y militantes democratacristianos. Esto fue autorizado por los mismos dirigentes del partido, como colaboración “técnica, profesional o funcionaria, dentro de la línea de nuestro pensamiento”20.

2El golpe había generado un quiebre dramático al interior de la cúpula del partido. A la línea de la directiva se oponía abiertamente un grupo de dirigentes que, en los años anteriores, había sido partidario del diálogo con la Unidad Popular. Estos, en una declaración emitida el 13 de septiembre, condenaron “categóricamente el derrocamiento del Presidente Constitucional de Chile”, y rindieron homenaje a la memoria de Allende, de cuyo gobierno habían sido “invariables opositores”. En otros puntos, su declaración presentaba matices diferentes respecto de la posición oficial del partido. Con cierto escepticismo, declaraban recoger como “positiva” la voluntad expresada por las Fuerzas Armadas de “restituir el poder a la voluntad del pueblo y respetar las libertades públicas”. Por otra parte, señalaban que las responsabilidades de lo acontecido recaían en errores de todos. Reconocían así las culpas del mismo PDC, si bien precisaban:

  • 21 “Declaración disidente: 13 de septiembre 1973”, en Donoso Pacheco (comp.), op. cit., 467- 469. Véas (...)

“Pero, a nuestro juicio, hubo quienes tuvieron mayor responsabilidad. En primer lugar, el dogmatismo sectario de la Unidad Popular que no fue capaz de construir un camino auténticamente democrático para el socialismo, adecuado a nuestra idiosincrasia. Especial condenación merece la irresponsabilidad de la ultraizquierda. En segundo lugar, la Derecha económica que, con fría determinación aprovechó los errores de la Unidad Popular para producir un clima de tensión, de ceguera y de pasión política que, unido a lo anterior, hizo imposible un consenso mínimo al descalificar a quienes lo buscábamos con objetividad y con cordura”21.

3Las referencias a la opción de un “camino auténticamente democrático para el socialismo” y a la acción desestabilizadora de la derecha, marcaban implícitamente algunas diferencias de fondo con el grupo dirigente, que se oponía a todo tipo de solución socialista y había seguido una línea de estrecha colaboración con la derecha. Más allá de tales matices, el mismo hecho de manifestarse públicamente como grupo que se desmarcaba de la directiva representaba un acto político significativo. La lista de los firmantes incluía a Renán Fuentealba, Bernardo Leighton, Radomiro Tomic, Ignacio Palma, Fernando Sanhueza, Sergio Saavedra, Claudio Huepe, Andrés Aylwin, Mariano Ruiz-Esquide, Jorge Cash M., Jorge Donoso, Belisario Velasco, Ignacio Balbontín, Florencio Ceballos, Waldemar Carrasco y Marino Penna. Algunos de ellos eran nombres que pesaban no poco en las jerarquías de la colectividad y en su historia. Además, la postura de este “grupo de los trece” era a su vez compartida por el ex canciller del gobierno democratacristiano y a la sazón director del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) con sede en Nueva York, Gabriel Valdés, quien no se encontraba en Chile en el momento del golpe, así como otros dirigentes del partido que, por diversas razones, no lograron ser contactados por el grupo de firmantes iniciales, entre ellos el ex rector de la Universidad Católica, Fernando Castillo Velasco. Si estas dificultades representaban un desafío inmediato para la unidad y las perspectivas del PDC en Chile, también complicaban extremadamente su posición internacional, justamente en un momento en que, en un escenario de incertidumbre, se hacía necesario poder contar con apoyos externos que aseguraran, a nivel financiero y político, su estrategia y su misma continuidad.

Las tensiones con la DC italiana y la UMDC

  • 22 “Declaración de la UMDC sobre la situación en Chile. Septiembre de 1973”, en Cuadernos Para el Diál (...)
  • 23 Esto se debe también al hecho de que a partir de los sesenta la vida política italiana, de manera a (...)

4En primer lugar, la fractura al interior del grupo dirigente democratacristiano había generado grandes dificultades en las relaciones entre el partido y su principal referente internacional, constituido por los partidos de la misma matriz ideológica, agrupados en la Unión Mundial Demócrata Cristiana (UMDC). En septiembre de 1973, esta institución emitió una declaración en que rechazaba el uso de la violencia en la vida política chilena, manifestaba y reiteraba “firmemente su decidida condena al golpe de Estado militar que ha suprimido las libertades y las garantías constitucionales en Chile”, formulando “sus votos para un inmediato empeño de las fuerzas democráticas chilenas a fin de que determinen el rápido retorno al país a la normalidad democrática y constitucional”22. Una declaración que no criticaba abiertamente a la directiva del PDC, pero marcaba una diferencia de fondo con la interpretación de los hechos que había sido presentada por dicha colectividad. Esta línea expresaba el punto de vista de importantes sectores de la organización y, en particular, de importantes partidos europeos. Desde un comienzo, los partidos italiano, holandés y belga, así como algunos sectores del mundo democratacristiano español y francés, asumieron una actitud crítica y mostraron más sintonía con el ala disidente del PDC, que se había opuesto tajantemente al golpe. Esta postura era el fruto de convicciones ideológicas y morales, así como de las repercusiones del golpe en el debate político nacional de cada país. En Italia, por ejemplo, la posición de la mayoría de la DC local tuvo que considerar el impacto que esos acontecimientos generaron en el juego político nacional. La enérgica condena del golpe de Estado por parte de la oposición comunista y del mismo Partido Socialista, que en aquel momento formaba parte de la mayoría de gobierno, impidió a los democratacristianos apoyar a los “amigos” chilenos o contener la indignación en su contra. A esto se debe agregar que el 11 de septiembre y la muerte de Allende suscitaron un movimiento de profunda indignación, no solo en los partidos de la llamada “izquierda constitucional”, sino también en los sindicados, en la prensa, en el mundo cultural e intelectual y en la mayoría de la opinión pública italiana. Las fuerzas de izquierda habían seguido con mucho interés el experimento de la UP, dedicándoles en sus medios de información, a partir de 1970, un espacio nunca concedido a otros eventos producidos contemporáneamente en la escena internacional. En este país la vía chilena al socialismo y luego el golpe de Estado ocuparon un lugar de absoluto relieve en el debate político, en la prensa y en la producción editorial de los años setentas23.

5En el debate que se abrió dentro del mundo político y de la opinión pública europea, el PDC y su líder Frei fueron el blanco de las acusaciones de complicidad con un golpe militar, definido de fascista, que ponía fin a la tradición democrática chilena. En tal contexto, a sus correligionarios europeos podía costarles caro dar apoyo a su par chilena. Objeto de muchas polémicas fue por ejemplo una entrevista al ex-mandatario publicada el 10 de octubre de 1973 por el diario español ABC donde el propio Frei había expuesto:

  • 24 Entrevista al ex-presidente Eduardo Frei Montalva, realizada por el periodista Luis Calvo, publicad (...)

“La gente no se imagina, en Europa, que este país está destruido. No saben lo que ha pasado. Los medios informativos, o callaron lo que estaba ocurriendo desde 1970, en que Salvador Allende, rompiendo todas sus promesas, y alejándose de la legalidad, inicia una obra de destrucción sistemática de la nación, o dieron noticias falsas al mundo, porque eran, acaso, sin saberlo, cómplices de esta enorme falsedad: que se estaba haciendo un raro experimento político, consistente en la implantación del marxismo por métodos legales, constitucionales, civilizados. Y eso no ha sido verdad, ni es verdad. Y el mundo entero ha contribuido a la destrucción de este país, que hoy no tiene más salida salvadora que el gobierno de los militares”24.

  • 25 AFM, Intervención de Eduardo Frei durante el XII Congreso del Partido Demócrata Cristiano de Italia (...)

6En realidad, Frei no hizo nada más que reiterar lo que había escrito a algunos de los principales dirigentes democratacristianos europeos durante los tres años anteriores. A los camaradas italianos, por ejemplo, se les había informado reiteradamente de la situación política nacional. Unos pocos meses antes del golpe, con ocasión del XII Congreso de la DC celebrado en Roma en el mes de junio, Frei declaró que el PDC se estaba enfrentando a un gobierno que “está llevando al país hacia una dictadura totalitaria y que ha destruido, en dos años y medio, la economía del país de una manera inimaginable […] La D.C. se opone a la destrucción de la democracia, de los valores que hicieron a nuestra patria respetable, se opone a los que han sembrado el odio y la violencia”25.

  • 26 AFM, Eduardo Frei Montalva a Angelo Bernassola, 27 de junio de 1971. Frei reiteraba algunas semanas (...)
  • 27 AFM, Eduardo Frei Montalva a Angelo Bernassola, 5 de abril de 1973.
  • 28 AFM, Eduardo Frei Montalva a Mariano Rumor, 23 de mayo de 1973. La documentación por ahora disponib (...)

7De la correspondencia entre el líder chileno y los democratacristianos de Italia, se puede mencionar el intercambio epistolar con Angelo Bernassola, jefe de la Sección Exterior de la Dirección Central de la DC y hombre de confianza del dirigente Mariano Rumor. Ya en 1971 Frei advertía a Bernassola que “la situación política aquí se ha agravado extraordinariamente […] Le vuelvo a repetir que la línea de independencia y oposición clara cuenta hoy con más del 95 % del Partido”26. Durante 1973 el ex-presidente declaró que la situación en Chile estaba inexorablemente llegando a un punto de ruptura y, sobre todo, que el PDC estaba haciendo una dura oposición al gobierno de la UP. En marzo, después de las elecciones, Frei reiteró a Bernassola que “la situación en Chile empeora por días”27. Dos meses después lo hizo con el mismo Rumor, en una carta en que además le informaba que Raúl Troncoso, de visita a Roma, le iba a plantear “ante Ud. una ayuda que Ud. nos podría dar, que no tiene carácter económico pero que podría ser de vida o muerte en los próximos meses. Yo creo que es algo sencillo para Uds. pero muy decisivo para nosotros”28.

8Pese a los esfuerzos realizados antes del golpe para informarlos y lograr su apoyo, para el grupo dirigente del PDC se hacía ahora necesario defender su posición frente a los que eran sus históricos aliados internacionales. A este fin, el 24 de septiembre de 1973 el Departamento Internacional de la DC chilena, encabezado por Enrique Krauss redactó su Carta Demócrata Cristiana desde Chile, la que hizo llegar a los partidos hermanos. El documento se proponía “suministrar a los Partidos Demócrata Cristianos y personalidades mundiales una información objetiva de la realidad y los sucesos políticos que vive nuestra patria”. Entre otras cosas, recogía la versión de los militares acerca de la muerte de Allende y responsabilizaba a su gobierno de la crisis que hizo necesaria la intervención militar. Respecto de la posición asumida por el PDC indicaba:

  • 29 Archivo Histórico Gabriel Valdés (en adelante AHGV), Carta Demócrata Cristiana desde Chile, 24 de s (...)

“Los observadores políticos han considerado que la declaración del PDC es equilibrada y perfectamente acorde con las circunstancias que se viven en Chile. Coinciden en estimar que ella interpreta claramente el pensamiento de la gran base social de la Democracia Cristiana, fenómeno que puede ser difícil conjugar a la distancia con principios doctrinarios aplicables en países que no han vivido la experiencia marxista que estaba sufriendo Chile y que lo precipitó en la peor crisis de su historia y que estuvo a punto de consolidarse a través de un autogolpe destinado a instaurar por la fuerza la dictadura comunista”29.

  • 30 Ver Alessandro Guida, Come nasce una dittatura. Rappresentazione e autorappresentazione del regime (...)
  • 31 Ignacio González Camus, Renán Fuentealba. En la génesis de la Concertación, Santiago, Catalonia, 20 (...)
  • 32 Cristián Gazmuri, op. cit., 864.
  • 33 “El Partido Demócrata Cristiano y la dictadura militar”, en Chile-América, n° 4, 1975, 45. Ver tamb (...)

9Un episodio muy controvertido guarda relación con las giras a Europa y América Latina que realizaron varios dirigentes y exponentes democratacristianos en el periodo inmediatamente posterior al golpe30. Dos de ellos, Pedro Jesús Rodríguez y Alejandro Silva Bascuñán, integraron una misión de juristas, encargada por la Junta Militar para explicar a sus colegas europeos las razones de la toma del poder por parte de los uniformados31. Más importante aún, en octubre de 1973, una delegación del partido integrada por Enrique Krauss, Juan Hamilton y Juan de Dios Carmona viajó a Venezuela, Holanda, Italia, España y Alemania Federal, con el fin de “explicar a la comunidad internacional lo que realmente había sucedido en Chile” y obtener el apoyo de los partidos hermanos a la política de la directiva32. Según informaciones publicadas más tarde por Chile-América – la revista publicada en Roma por un grupo de exiliados que incluía a Bernardo Leighton y Esteban Tomic, exponentes del sector disidente del PDC – la gira se realizó “con la aquiescencia de la Junta Militar”. La revista afirmaba que Frei habría acordado la gira de una delegación del partido con el nuevo Ministro del Interior de la Junta, su ex-edecán, el general Óscar Bonilla, el 14 de septiembre, junto con el envío de la carta a la UMDC para justificar la posición asumida por su partido frente a la acción de los uniformados. Informaciones que suscitaron la indignación del ex-mandatario33.

  • 34 Héctor Opazo, Los actores no gubernamentales españoles ante el régimen militar de Augusto Pinochet (...)

10Lo que es cierto es que la gira confirmó las preocupaciones respecto de la línea asumida por los europeos. En España, donde aún seguía en pie la dictadura franquista, las posiciones defendidas por Frei en su entrevista a ABC y las explicaciones de Krauss y Carmona, durante su paso por Madrid, “generaron el repudio de varios dirigentes y militantes democratacristianos”, en particular dentro del sector liderado por Joaquín Ruiz Giménez34. Según el mismo Krauss, encargado de entrevistarse con los democratacristianos holandeses:

  • 35 Entrevista con Enrique Krauss, Santiago, 2014. Según recuerda Krauss, él viajó a Venezuela con Carm (...)

“en Holanda había mucha preocupación porque la información de que disponía el gobierno holandés y especialmente los dos partidos cristianos, el católico y el protestante, provenían de los curas holandeses, los padres holandeses que estaban acá en Chile. Ellos fueron muy críticos... los padres holandeses, aparte del colegio San Juan Evangelista, también tenían presencia en varias comunas populares. Entonces habían informado, digamos, ya era patente […] nosotros estábamos a un mes o un mes y medio de ya ocurrido el golpe, evidentemente que había demostración de la forma en que estaba actuando la dictadura. Entonces esa información les pesaba mucho”35.

  • 36 Es significativo que, como señala Fermandois, el gobierno alemán, en ese entonces constituido por s (...)

11A esta explicación, habría que agregar otra. En los Países Bajos, dos de los tres partidos cristianos existentes en ese entonces, el Partido Popular Católico (Katholieke Volkspartij, KVP) y el Partido anti-Revolucionario (Anti-Revolutionaire Partij, ARP) participaban en el gobierno del laborista Joop den Uyl. Ese tipo de contexto político, donde los democratacristianos gobernaban junto a los socialistas, favorecía la asunción de una actitud de condena unitaria al golpe, a raíz de la indignación y el rechazo que había suscitado el golpe en el mundo de la izquierda europea36. Aylwin ha recordado las dificultades encontradas durante otra visita a Europa, cuando junto con Claudio Orrego se entrevistó con los dirigentes de las dos DC belgas (la francófona y la flamenca):

  • 37 Patricio Aylwin, El reencuentro de los demócratas. Del golpe al triunfo del NO, Santiago, Ediciones (...)

“En Bruselas fuimos recibidos por dirigentes de los dos partidos demócrata cristianos, en una concurrida asamblea. En mi pobre francés, pero ayudado por Claudio – que lo hablaba bien – expusimos nuestra verdad y contestamos las muchas preguntas que se nos hicieron, muchas de ellas en tono condenatorio. Me esforcé en explicar el desastre económico, la confrontación social y el quebrantamiento del Estado de Derecho a que Chile había sido arrastrado por la Unidad Popular; les pregunté cómo habrían actuado ellos si en su propio país hubieran vivido una situación semejante”37.

12De estos partidos, sin duda, el que tenía una importancia fundamental para los DC chilenos, era la Democrazia Cristiana italiana (DC), por representar el miembro más importante e influyente de la familia, junto a la CDU alemana, y por ejercer una fuerte hegemonía al interior de la UMDC, cuya presidencia tenía en sus manos. Con los italianos, además, el PDC había mantenido una relación privilegiada a lo largo de los años sesenta, encontrando un decidido apoyo a su política por parte de dirigentes importantes como Amintore Fanfani y Aldo Moro, en contraste con el mayor escepticismo manifestado por los alemanes respecto de las reformas de la Revolución en Libertad. Bajo muchos aspectos, para Frei y muchos dirigentes del PDC, este partido era un importante referente a nivel político y afectivo. Sin embargo, a diferencia de la misma UMDC – que, al condenar el golpe, había evitado enfrentarse directamente con el PDC chileno – la DC italiana tomó expresamente distancia de la directiva de Aylwin a través de un comunicado oficial publicado en el diario Il Popolo, el 14 de septiembre. En este se leía que:

  • 38 Il Popolo, 14 de septiembre de 1973, 1.

“Mientras reconozcamos al partido de los democratacristianos chilenos el derecho de defender su propia conducta y su propia línea política, criticando aquella de sus adversarios [...] creemos poder atribuir a la DC italiana el derecho de decir que [...] la expresión de simple “pesar” no nos parece adecuada a la gravedad de los hechos. Además, es difícil comprender cómo se pasa de la realidad de una violenta interrupción del proceso democrático-constitucional, que también la DC chilena hasta tres días antes apoyaba como el único correcto, a la optimista espera del desarrollo de una intervención, que la DC italiana [...] condena”38.

  • 39 La fórmula gubernamental de centroizquierda comienza en Italia con el ingreso del Partido Socialist (...)

13Quien “estableció la línea del partido” fue Fanfani, uno de los más influyentes dirigentes del partido y, junto a Moro, uno de los principales artífices de la centroizquierda italiana39. En aquel momento era secretario de la DC. El 13 de septiembre escribía en su diario:

  • 40 Archivio Storico del Senato della Repubblica (en adelante ASSR), Fondo Fanfani, Diario, 13 de septi (...)

“La DC chilena hace un comunicado muy servicial sobre los jefes chilenos. Hago escribir un comentario desde el Popolo, también contra las izquierdas italianas que tienden a confundir los jefes chilenos con la DC italiana. Es verdad que las perspectivas empeoran y no será fácil volver al sistema democrático ni siquiera en Chile. La DC de allá terminará por dividirse”40.

  • 41 “No se restaura el orden pisoteando la libertad”, Il Popolo, 13 de septiembre de 1973, 1.
  • 42 ASSR, Fondo Fanfani, Diario, 12 de septiembre de 1973.
  • 43 Atti parlamentari, Camera dei Deputati, VI Legislatura, Sesión del 26 de septiembre de 1973, 9149-9 (...)

14El mismo día y siempre a través de las páginas de Il Popolo, Fanfani condenó también el uso de la fuerza41, quejándose, como se desprende de su diario, que había acontecido justamente lo que él había pronosticado en junio de 1973 a Gabriel Valdés (quien en ese momento se encontraba en Italia para participar, junto a Frei, en el XII Congreso de la DC), es decir “que el hecho de invitar a los militares a participar en el gobierno de Allende, acabaría por convencerlos de que tenían que tomar el poder y prescindir de los civiles. “ ¡Él no creyó en mi predicción que, lamentablemente, se ha cumplido!”42. A todo esto, hay que agregar que el golpe chileno fue objeto de un debate en el Parlamento italiano el 26 de septiembre de 1973, debate en el cual fue muy difícil, para la DC, definir qué conducta asumir. La línea oficial fue la de condenar el golpe de Estado, pero al interior del partido hubo divisiones entre quienes criticaban abiertamente a Frei y la directiva del PDC – sobre todo las corrientes internas de izquierdas – y los que en realidad aprobaban su conducta, como Flaminio Piccoli y Giulio Andreotti, entre otros. Estas divisiones se manifestaron en el Parlamento, donde la DC tuvo que enfrentarse a la ofensiva de los partidos de izquierda43.

  • 44 Enrico Berlinguer: “Imperialismo e coesistenza alla luce dei fatti cileni”, en Rinascita, n° 38, 28 (...)
  • 45 Respecto de la respuesta de la DC italiana al golpe, ver Raffaele Nocera, “Le ripercussioni del gol (...)
  • 46 El problema diplomático a su vez se cruzó con el problema de los refugiados en la Embajada. Estos h (...)
  • 47 Varias fuentes confirman que el gobierno italiano quería conservar las relaciones. La sede diplomát (...)

15Pesaban también en determinar la línea adoptada por la DC italiana, las supuestas o reales responsabilidades que este mismo partido tuvo al avalar la línea de oposición dura a Allende por parte de la DC chilena. Las connivencias con Frei ahora podían causarle graves daños políticos al partido de mayoría. La DC, tras una breve fase en que había gobernado con una mayoría de centro, había recién vuelto a conformar una alianza con los socialistas del PSI. Estos últimos, en componente mayoritario, habían sacado de los acontecimientos chilenos una lección válida para Italia: la DC tenía que seguir adelante con la centroizquierda, porque de su ruptura podría derivar un giro autoritario. A su vez, desde la oposición, el secretario general del Partido Comunista Italiano (PCI), Enrico Berlinguer, propuso que la lección de Chile llevaba a un “compromiso histórico” entre comunistas, socialistas y democratacristianos, para evitar que se pudiera desencadenar el peligro golpista44. Los dos grandes partidos de la izquierda italiana, pese a sus diferencias, dirigieron la campaña de solidaridad en función de una política de colaboración entre centro e izquierda, en nombre del llamado a la unidad antifascista. Esto obligaba, por decirlo así, a la DC a conformarse y tomar distancia del PDC chileno, si no quería ser tachada de connivencias con la derecha golpista45. Esta situación influyó en la decisión del gobierno de no reconocer diplomáticamente a la Junta Militar46: una decisión, cabe destacar, que no llevó a la ruptura de las relaciones con el gobierno militar – como había solicitado la izquierda política – y respondió, en gran medida, a la opción del ministro de Asuntos Exteriores, Aldo Moro, para una estrategia de “espera”, es decir, esperar que el clima político se enfriase para, eventualmente, mantener las relaciones diplomáticas47.

  • 48 Ignacio González Camus, Renán Fuentealba. En la génesis de la Concertación, Santiago, Catalonia, 20 (...)

16Volviendo a la delegación del PDC, ella había hablado en Roma con Mariano Rumor, en ese momento Presidente del Consejo (jefe del gobierno italiano) y Presidente de la misma UMDC, quien se mostró muy crítico. Según Juan de Dios Carmona, uno de los miembros de la delegación, la actitud de Rumor fue lo que impulsó a Frei a escribir a este último la carta de protesta para explicar la posición del PDC, nota que generaron no pocas polémicas en los años siguientes48. En ella Frei denunciaba que:

  • 49 AFM, Carta de Eduardo Frei a Mariano Rumor, 8 de noviembre de 1973. Una reproducción integral se en (...)

“una propaganda muy concertada y dirigida pretende ensombrecer el nombre de la Democracia Cristiana chilena y, en especial, el de algunos de sus personeros, sin que hayan faltado quienes le han dado acogida, ignorantes de la verdadera realidad”49.

  • 50 Gazmuri, op. cit., tomo II, 868.

17El ex-presidente reivindicaba el apego de la DC chilena a la democracia y sus batallas contra todos los autoritarismos y totalitarismos, denunciaba la instrumentalización comunista de los hechos de Chile y lamentaba la postura de algunos sectores de la DC internacional. También, defendía la acción de las Fuerzas Armadas y se demostraba partidario de la colaboración, criticando las exageraciones sobre la envergadura de la represión. Patricio Aylwin, quien en noviembre fue a Alemania Federal para asistir al congreso de CDU en Hamburgo, debía entregarle la carta al presidente de la UMDC. Para no generar aún más molestias y recriminaciones, Aylwin no la entregó y la carta no llegó directamente a las manos de Rumor, como estaba previsto, sino en una copia50.

  • 51 AFM Carta de Eduardo Frei a Angelo Bernassola, 5 de marzo de 1974.
  • 52 AFM, Carta de Angelo Bernassola a Eduardo Frei, 10 de enero de 1974.

18La relación con la DC italiana pasará entonces por una fase de extrema dificultad. Meses más tarde, Frei se quejaba con Angelo Bernassola de no haber recibido ninguna respuesta por parte de Rumor y de los italianos. Expresó que, a su juicio: “El Partido Comunista [italiano] usa [ba] el caso chileno para atacar y chantajear a la DC italiana. Su dualismo es evidente y nosotros lo sufrimos en toda su extensión”51. Sus palabras daban cuenta de la tensión que se había creado entre los dos partidos, así como del clima de amargura desde el punto de vista humano. Bernassola trató de explicar las razones que habían impulsado a la DC italiana a tomar posición a favor de los disidentes: “después del congreso de junio pasado, aquí muchas cosas y personas cambiaron, y no siempre los nuevos conocen los hechos y los precedentes de la situación política de otros países”, alegando que “algunas cosas sucedieron de cierta manera para evitar problemas mayores o complicaciones internas”52.

19En realidad, a esa altura los dos bandos internos del PDC estaban desencadenando una auténtica batalla con el fin lograr una legitimación internacional para sus respectivas posiciones. Los disidentes del PDC buscaron, y obtuvieron, el apoyo de la DC italiana y de gran parte del mundo político europeo. Desde Nueva York, Gabriel Valdés agradeció expresamente a Fanfani su posición frente a los acontecimientos:

  • 53 AHGV, Carta de Gabriel Valdés a Amintore Fanfani, 25 de septiembre de 1973, código: gvs_0216.

“He intentado inútilmente comunicarme telefónicamente con Ud. desde Lima y desde Nueva York, para expresarle mi agradecimiento por sus oportunas y justas declaraciones sobre el golpe militar en Chile y la actitud del partido. A este propósito confío que Ud. haya recibido mi telegrama. En la posición incorrecta que los dirigentes del partido seguían y que culminó con la declaración emitida después del golpe de estado, sus palabras han sido un severo llamado y necesario al respeto de los principios que dan vida a la esencia misma de la Democracia Cristiana”53.

20Desde la directiva del partido, en cambio, se trató de usar algunas declaraciones realizadas por Renán Fuentealba durante su presidencia del PDC, que demostraban su oposición al gobierno de Allende y avalaban la validez de la línea adoptada por la nueva directiva frente al golpe. El 21 de noviembre, Fuentealba escribía al mismo Presidente de la UMDC, para contrarrestar esta iniciativa:

“Tengo conocimiento de que altos personeros democratacristianos chilenos, se han dirigido a Ud. tratando de justificar la vacilante y débil actitud que nuestro partido tuvo con ocasión de los últimos acontecimientos. Esas personas que siempre me han combatido, hasta el extremo de jugarse enteros para sacarme de la Dirección del partido, a fin de que este adoptara una actitud política de absoluta intransigencia frente al gobierno de la UP, invocan ahora, con frecuencia, párrafos de discursos o documentos míos, en que critiqué duramente al gobierno de Allende y denuncié sus desviaciones totalitarias”.

  • 54 AHGV, Carta de Renán Fuentealba a Mariano Rumor, 21 de noviembre de 1973, código: gvs_0232.

21Fuentealba reivindicaba luego las diferencias que lo alejaban de la nueva directiva, insistiendo que su oposición fue siempre contraria a soluciones de fuerza (“que otros, en cambio, veían siempre con buenos ojos y estimulaban directa o indirectamente”) y abierta al dialogo con la izquierda54.

  • 55 Otto Boye, Hermano Bernardo. 50 años de vida política vistos por Bernardo Leighton, Santiago, Edito (...)

22Siempre en noviembre de 1973, Gilberto Bonalumi, presidente de la Unión Internacional de las Juventudes Demócrata Cristianas y exponente de la izquierda del partido, invitó a Bernardo Leighton a Italia, para que pudiera descansar y, al mismo tiempo, explicar a los dirigentes de las DC italiana y europeas su punto de vista sobre la situación chilena55. El “hermano Bernardo” como se le decía en su partido, aceptó y asumió tal tarea con profundo sentido de deber moral, participando además en múltiples actos de repudio a la dictadura, en conjunto con los militantes de los partidos de la Unidad Popular. Invitado por los democratacristianos holandeses a participar en un acto unitario organizado en conjunto con los socialistas, realizado el 11 de septiembre de 1974 en Ámsterdam, reivindicó la continuidad entre el programa de gobierno del PDC y el de la UP, las coincidencias con la plataforma de Tomic y destacó que la acción del gobierno Allende se había mantenido en el marco de la democracia, más allá de algunos errores. Eran declaraciones que, si las comparamos con las del 13 de septiembre, de alguna forma reflejaban el ambiente en que se estaba desarrollando la actividad solidaria en Europa. También reflejaban no solo la distinta postura, sino las posibilidades de hacer política, de los democratacristianos afuera de Chile con respecto a los que se quedaron en el país.

  • 56 “Cile: il d.c. Leighton privato della cittadinanza”, en Il Popolo, 9 de octubre de 1974, 12.

23El discurso provocó la ira del dictador, dándole el pretexto para prohibirle a Leighton el regreso a Chile y convertirlo así en el primer exiliado entre los líderes históricos del PDC. Este, por su parte, en su réplica contra esta medida, y comentando la declaración hecha por Angelo Bernassola como Secretario General adjunto de la UMDC y publicada en el diario de la DC italiana Il Popolo56, declaraba:

  • 57 Boye, op. cit., 208.

“Agradezco sinceramente la resolución de la Unión Europea Demócrata Cristiana, especialmente a su Presidente, Mariano Rumor y a su secretario general, Angelo Bernassola. Aparte de lo que ella vale para mí, constituye también una nueva demostración de solidaridad de los partidos demócratas cristianos con mi país y con mi partido, dentro del marco de la democracia y de la libertad. Siempre han actuado con el mismo criterio de respeto a la democracia y a las instituciones de cada país. Como dirigente de la DC chilena, aprovecho esta ocasión para dejar establecido que así procedieron nuestros amigos de los PDC de Europa durante nuestro Gobierno y, posteriormente, durante el gobierno de Salvador Allende en que nosotros estábamos en la oposición democrática. Si algunos chilenos o extranjeros pensaron y obraron de otra manera, fuera de estas normas de lealtad política, con atropello a los gobiernos elegidos por el pueblo, esa actitud pertenece exclusivamente a ellos, bajo su responsabilidad personal; pero no compromete a la Unión Mundial ni a las DC de Europa y de Chile”57.

  • 58 En su declaración, Bernassola se había limitado a decir que Leighton había siempre actuado “en plen (...)

24Palabras que parecían destinadas a diferentes objetivos. Por un lado, defendían al PDC de la acusación de ser una fuerza golpista y a los DC europeos de haberlo apoyado en tal estrategia; por otro, se dirigían implícitamente a los correligionarios que habían apoyado el golpe, insistiendo sobre el hecho que los democratacristianos europeos estaban con Leighton y con su sector58. Por otra parte, esta afirmación estaba en línea con la habitual conducta cautelosa de la DC italiana en el plano internacional y, también de la UMDC.

La posición de la CDU alemana

25Pese a las dificultades que afectaban a sus relaciones con el partido italiano y otras colectividades democratacristianas europeas, la DC chilena pudo seguir contando con el respaldo del principal socio latinoamericano del movimiento, el COPEI (Comité de Organización Política Electoral Independiente), el partido socialcristiano venezolano, que había mostrado más comprensión para los argumentos de los chilenos, con cuyos dirigentes mantenían en no pocos casos lazos de amistad. Frei se quejó mucho con el líder del COPEI, Rafael Caldera, respecto de la conducta de los DC del viejo continente. En una carta que él envió a finales de diciembre de 1974 escribía:

  • 59 AFM, Carta de Eduardo Frei a Rafael Caldera, 9 de diciembre de 1974.

“Rafael […] lo más difícil no es la lucha que sostenemos adentro, sino las interpretaciones torcidas y generalmente calumniosas e infames que se hacen contra la DC y especialmente de mí. Se nos ha querido presentar en primer término como proclives a este régimen y a veces hasta comprometidos con él […] somos víctimas de una campaña orquestada a nivel mundial. Voy a ponerte un solo ejemplo. [Una revista] de gran circulación en Italia, publica una entrevista a Bernardo Leighton, y en sus títulos dice que yo estoy en plenas conversaciones con Pinochet; y agrega que la DC alemana me ha entregado por años 400 mil dólares anuales […] y el ingenuo Bernardo […] contesta dando por hecho que esto es así […] los europeos, en líneas bastante generales, o están asustados, o acorralados, o dan opiniones falsas, o sienten vergüenza de expresar su solidaridad a quienes se ven infamados. Esa cobardía les resultará costosa”59.

  • 60 Las fuentes disponibles hasta ahora no permiten confirmar y comparar los montos invertidos por los (...)
  • 61 Sobre las fundaciones en la RFA, el origen histórico y el marco institucional en que se desarrolla (...)
  • 62 Ver Mario Fernández Baeza, “Solidaridad para la libertad, la democracia y la justicia social: 50 añ (...)
  • 63 El tema del anticomunismo también tuvo que ver con la relación con el gobierno norteamericano. Llam (...)

26Sin embargo, el PDC encontró si la comprensión y el apoyo de la CDU de la Alemania Federal. Este era un dato no menor, si consideramos que era en Bonn donde a nivel práctico se gestionaban los mayores recursos políticos y financieros reconducibles al mundo democratacristiano a nivel mundial60. La gravitación del partido alemán se debía a la capacidad de acción desarrollada a través de la Fundación Konrad Adenauer (Konrad-Adenauer-Stiftung, KAS) que, creada inicialmente para fomentar la formación democrática en Alemania, se había convertido en el brazo de la acción internacional de la CDU61. Esta era en gran medida autónoma respecto de las iniciativas de la UMDC, cuya capacidad operativa superaba con creces. El PDC chileno había gozado de este respaldo en los años sesenta, cuando la que entonces era conocida como Academia Eichholz (KAS desde 1964), había iniciado sus actividades en América Latina. En este periodo se crearon en Chile algunas instituciones que actuaron como canalizadoras de los programas de formación política implementados por tal institución: el Instituto de Estudios Políticos (IDEP), dirigido por Claudio Orrego, el centro de formación política del PDC, así como la Corporación de Promoción Universitaria (CPU) y la Corporación de Promoción Juvenil (CPJ). Al mismo tiempo, el Instituto de Solidaridad Internacional desarrollaba cursos de formación en Alemania para dirigentes de otros países62. No siempre esta colaboración había sido fácil, por el peso del anticomunismo63 y del conservadurismo de la CDU que la situaba mucho más a la derecha que el PDC. Según Enrique Krauss:

  • 64 Entrevista con Enrique Krauss, Santiago, 2014.

“siempre hemos tenido un problema de conflicto con los alemanes que yo creo que sigue vigente. Los alemanes no entendían cómo un democratacristiano podría estar propiciando la Reforma Agraria. Entonces, argumentar eso, yo fui Ministro de Economía de ese gobierno en donde en alguna oportunidad tuve que ir a Alemania y argumentarles de que, claro, un demócrata cristiano alemán planteando la Reforma Agraria sería absolutamente inentendible. Pero que un demócrata cristiano chileno, en las condiciones que existían en ese momento podía estar buscando que se mantuviera el statu quo y no instar a que se cambiara el sistema de tenencia de la tierra, no era lo que nos correspondía hacer. Y eso se ha mantenido. Todavía yo creo que hay sectores de la CDU, ni qué decir de la CSU, que no nos entienden mucho”64.

  • 65 Thesing, op. cit., 44.

27Por su postura ideológica, este partido había sido siempre más proclive a apoyar los sectores más moderados del partido chileno y, después de septiembre 1973, se alineó desde un comienzo con la directiva del PDC. Según Josef Thesing, una de las autoridades de la KAS que estuvieron involucradas en el trabajo con Chile: “A diferencia de la Democracia Cristiana en Italia, la CDU y la Fundación no dudaron nunca de las causas y los responsables del golpe”65. A nivel público la CDU tuvo que condenar al golpe, pero con palabras bien diferentes de las usadas por su par italiana:

  • 66 Wilhelm Hofmeister, “Die deutschen Christdemokraten und Chile”, en KAS-Auslandsinformationen, n° 7/ (...)

“Inmediatamente después que el General Pinochet tomó el poder por la fuerza el 11 de septiembre, la directiva de la CDU declaró que, sin defender de ninguna manera al golpe, lo consideraba la consecuencia necesaria de la situación política anterior. Solo una semana después afirmó que el partido deploraba el violento derrocamiento del gobierno constitucional de Chile, apoyaba la posición del PDC al respecto y condenaba la completa falta de respeto por los derechos humanos mostrada por la dictadura militar”66.

  • 67 Sobre el viaje de Zaldívar, Moreno y Troncoso a Alemania, ver AFM, Carta de Eduardo Frei a Bruno He (...)

28De hecho, en los tres años siguientes, los dirigentes de la mayoría del PDC -entre ellos, Eduardo Frei, Patricio Aylwin, Andrés Zaldívar, Rafael Moreno, Raúl Troncoso, Juan Hamilton- viajaron en reiteradas ocasiones a Alemania, lo que en sí demuestra una fluidez de relaciones que ya no existía con Italia67. A propósito de su viaje, Patricio Aylwin ha recordado:

  • 68 Patricio Aylwin, El reencuentro de los demócratas. Del golpe al triunfo del NO, Santiago, Ediciones (...)

“En el ánimo de dar a conocer en el exterior lo que pensábamos sobre lo ocurrido y explicar nuestra posición, Claudio Orrego y yo viajamos a Alemania a mediados de noviembre, invitados por la Fundación Adenauer. Encontramos bastante comprensión de nuestros amigos democratacristianos alemanes, que nos recibieron muy cordialmente y nos brindaron su solidaridad. Se me dio tribuna en el Congreso de la CDU en Hamburgo, oportunidad en que mis palabras de saludo y reafirmación de la histórica vocación libertaria de la Democracia Cristiana y de su compromiso permanente en la lucha contra el totalitarismo y cualquier forma de tiranía concitaron calurosos aplausos”68.

  • 69 Fernández Baeza, op. cit., 37.
  • 70 Fermandois, op. cit., 18-19. La CDU, que seguía fiel a la línea del no reconocimiento de la RDA (fo (...)

29Visitantes alemanes llegaron a Chile y se reunieron con Frei, Aylwin y otros dirigentes del PDC. En estas instancias, las conversaciones oscilaron entre la preocupación por la política represiva de la Junta y las sugerencias alemanas a sus pares chilenos para que mostraran una mayor disposición a negociar con los mismos militares. Incluso en Alemania Federal no faltaron polémicas. La CDU, que había gobernado al país ininterrumpidamente desde la creación de la Republica Federal, en 1949, hasta 1969, se encontraba ahora en la oposición. La socialdemocracia (Sozialdemokratische Partei Deutschlands, SPD) liderada por Willy Brandt – en el gobierno con los liberales – había expresado simpatías hacia el gobierno de Allende, pese a la preocupación por los intereses privados alemanes y a las molestias suscitadas por la decisión del gobierno chileno de reactivar las relaciones diplomáticas con la RDA antes que lo hiciera el mismo gobierno de Bonn69. En realidad, esta apreciación merece ser matizada para el caso socialdemócrata. El punto es que el gobierno de Brandt estaba en aquel entonces desarrollando su política de apertura (Ostpolitik) que en 1972 habría conducido al establecimiento de relaciones con la RDA. Bonn había pedido que el reconocimiento se hiciera por etapas, y que otros países no se anticiparan al acuerdo entre las dos Alemanias. Efectivamente, según Fermandois, “el establecimiento de relaciones con la DDR, el 22 de abril de 1971, enfrió las relaciones”. Sin embargo, la firma del tratado entre RFA y RDA, a fines de 1972, hizo desaparecer todo tipo de recriminación70.

  • 71 Joaquín Fermandois, Mundo y fin de mundo. Chile en la política mundial, 1900-2004, Santiago, Univer (...)
  • 72 Hofmeister, op. cit., 33-35.

30Gran parte de la opinión pública de izquierda y de la SPD (en particular el Staatssekretär Hans Matthöfer) vieron con simpatía al experimento chileno. El congreso de Hannover hizo una declaración de apoyo. La CDU, en cambio, tenía una visión crítica del proceso, en línea con sus pares chilenos. El golpe había sido entonces objeto de tensiones políticas -como destaca Fermandois- por la tendencia de la SPD a “dejar en bochorno a la CDU, apuntando a que su congénere chilena había sido instigadora del golpe”. Al mismo tiempo, mientras el aparato de la CDU apoyaba a Frei, la juventud “no se pudo sustraer al influjo general”, causándole no pocos problemas a los chilenos71. El Presidente de la KAS, el diputado Bruno Heck, fue el primero de los personeros políticos alemanes en visitar Chile después del golpe. En sus declaraciones a los medios alemanes lamentaba los acontecimientos, pero responsabilizaba al gobierno de la Unidad Popular por la crisis que llevó a tal desenlace, destacando que esta era la opinión recogida entre los DC chilenos. También Heck hizo declaraciones sobre la situación de los presos en el Estadio Nacional que se prestaron a ser interpretadas como un intento de bajar el perfil a la represión, lo que suscitó polémica con la SPD, que vio en la postura de la CDU una justificación del golpe72.

  • 73 From Lahn to Federal Minister for Foreign Affairs, 5 de noviembre de 1973. PAAA, ZA, 100587. Bd. 16 (...)
  • 74 Hofmeister, op. cit., 35.

31En noviembre de 1973 el mismo Frei fue invitado a Alemania para asistir al congreso de la CDU en Hamburgo, donde el ex-presidente debía entregar su versión de los acontecimientos chilenos. En el Ministerio de Relaciones Exteriores alemán se discutió la posibilidad de que el ministro recibiera a Frei en una cena oficial. Por un lado, se le veía como una figura con gran futuro: “Se trata de uno de los políticos más importantes de su país. Si se restablecen la libertad y la democracia en Chile dentro de un tiempo razonable, tiene las mayores posibilidades de ser un candidato a la presidencia”73. Por otro lado, se señalaba que para la izquierda era uno de los responsables del golpe y su defensor, por lo que tal gesto podía ser interpretado como apoyo al régimen militar chileno. De hecho, frente a los riesgos que implicaba y a la movilización de grupos de izquierda contra su llegada a Hamburgo, se suspendió la misma visita de Frei al Congreso74.

  • 75 Fermandois, “La consternación del país amigo”, 13-78. Ver también Joaquín Fermandois, “La política (...)

32De todos modos, la CDU, a diferencia de sus pares de otros países, no estaba gobernando con los socialistas, y no tenía que preocuparse demasiado de los efectos políticos de las controversias sobre Chile. También es cierto que la actitud general del gobierno hacia el nuevo régimen fue menos negativa que en Italia y otros países. Como destaca Fermandois, si bien el SDP, como partido, condenó la intervención militar, la postura gubernamental fue fría pero moderada. La recepción de asilados en la Embajada alemana fue más tardía, circunscrita inicialmente a ciudadanos y descendientes alemanes. La RFA reconoció tempranamente al régimen militar, respetó los compromisos de cooperación económica y créditos acordados75. Pese a las polémicas públicas, existía la voluntad de mantener buenas relaciones diplomáticas y económicas con Chile.

  • 76 El informe de los dos diputados está adjunta en Informes del Embajador de RFA en Chile al Ministeri (...)
  • 77 Thesing, op. cit., 44.

33La postura ideológica de la CDU y la realidad política alemana permitían a la directiva del PDC encontrar en Bonn una buena comprensión para su línea, en todos sus matices. Esto por supuesto implicó que, en la medida en que se hizo patente la envergadura de la represión, no faltaron algunos limitados gestos de protesta contra el régimen de parte de los CDU alemanes. Así, en enero de 1974, dos diputados del CDU visitaron a los prisioneros en la isla Dawson, condicionando la continuidad de la ayuda económica alemana a la liberación de los dirigentes de la Unidad Popular76. Solo cuando el PDC tomó el camino de la oposición abierta al régimen, aparecieron conflictos que reflejaban las distintas posturas ideológicas de alemanes y chilenos (mientras que la DC italiana, una vez recompuesta la fractura de los primeros años, volvía a establecer con el partido chileno una relación privilegiada). Mientras tanto, la ayuda de la KAS a su par latinoamericano continuó. En las condiciones marcadas por la consolidación de una dictadura militar, esta colaboración adquirió un mayor significado para la supervivencia del partido chileno. La Fundación tuvo que readecuar sus programas al nuevo contexto político, usando los espacios que el régimen permitía. Como recuerda Thesing: “El gobierno militar prohibió la actividad de las contrapartes o la limitó fuertemente. En todos los casos se vieron sometidos al control de las autoridades. Junto con el PDC, la Fundación desarrolló una “estrategia de supervivencia” para aquellos años hasta 1989”77.

  • 78 Ver Fernández Baeza, op. cit., 48-54.
  • 79 Ibid., 49.

34En los primeros años post golpe con el financiamiento de la KAS siguieron funcionando la Corporación de Promoción Juvenil (CPJ) y el Instituto de Estudios Políticos (IDEP), luego clausurados por los militares en 1974. La revista Política y Espíritu con el mismo financiamiento, se mantuvo hasta 1975, reapareciendo en 1983. En 1974 fue creado el Instituto Chileno de Estudios Humanísticos (ICHEH), que recogió el trabajo del IDEP. En reemplazo de la CPJ se reabrió el Instituto de Humanismo Cristiano (IHC) bajo la dirección del jesuita Mario Zañartu y la Secretaría ejecutiva de Mario Fernández. A pesar de que las organizaciones y elecciones estudiantiles estaban prohibidas, esta organización se dedicó a la preparación de los futuros dirigentes estudiantiles. Otros programas financiados por la KAS pasaron bajo el alero de la Iglesia78. Recuerda Mario Fernández que “Durante 1974, el primer año de la dictadura, gran parte de la actividad de formación de la JDC se concentró en un perímetro de dos calles en la zona antigua de Santiago aledaña a la Alameda: Almirante Barroso y Erasmo Escala. Todas las sedes de tales instituciones pertenecían al Episcopado de Santiago o a la Compañía de Jesús”79.

35Las actividades de la Corporación de la Promoción Universitaria, la Parroquia Universitaria, la Fundación Cardjin, el Centro de Estudios Laborales Alberto Hurtado (CELAH) recibieron financiamiento de la KAS. En lo que concierne la formación doctrinaria y política, esta se concentró en diversas organizaciones, en Chile y excepcionalmente en Venezuela (la CDU alemana no tenía una “escuela de cuadros” internacional en su territorio). La ODCA que, a su vez, recibía el apoyo financiero de la CDU, jugó un papel muy importante en la supervivencia del PDC en esos años. Según Ricardo Hormazábal, quien posteriormente fue senador y Embajador en Alemania:

  • 80 Entrevista con Ricardo Hormazábal Santiago, 2014.

“Las relaciones más fuertes eran con el partido de Venezuela y sus centros de estudio financiados por los alemanes. Toda esa formación política se trasladó al ICEDEC en Venezuela. Calvani, que era un gran canciller, hizo acuerdo con los norteamericanos […] El partido era muy admirado, las figuras DC eran muy admiradas en Venezuela. Nosotros tuvimos la presidencia de la JDC de América Latina. En la ODCA teníamos una influencia grande”80.

  • 81 “Las becas eran entregadas por el Institut für Begabtenförderung (IBK), establecido en 1965, y por (...)
  • 82 Entrevistas con Juan Miguel Carril y Alejandro Morales, dirigentes juveniles DC en los setentas. Sa (...)

36Al mismo tiempo, la KAS aumentó el número de becas universitarias de pregrado y posgrado para el PDC chileno que fueron ocupadas preferentemente por los dirigentes jóvenes que necesitaban salir del país81. De acuerdo a los testimonios de sus participantes, la postura de los jóvenes DC que integraban estas estructuras era por lo general mucho más radical de la de sus auspiciadores. También eran mucho más abiertos a colaborar con las organizaciones y militantes de izquierda82. Uno de los becarios de aquellos años, el mismo Hormazábal, recuerda, que la decisión de presionar por el aumento de las becas dentro de la DC chilena, tenía un componente de competencia (pensando en los tiempos post dictadura) con la izquierda, que sí preparaba mucha gente becada fuera de Chile. En cuanto a los mecanismos de selección de becarios en esta época, primaban los criterios de seguridad (“sacar del país”) y se operaba a través de las solicitudes personales, como en el caso de Hormazábal y Edgardo Riveros.

Estados Unidos, la financiación al PDC y la gira a Europa

37La relación con el mundo político norteamericano constituía otro asunto bastante preocupante a los ojos de Frei y del grupo dirigente. En 1968 la llegada de Richard Nixon al poder puso fin al apoyo de las administraciones demócratas a la Revolución en libertad. No solo se trataba de un corte de la ayuda al funcionamiento del partido, sino del fin de múltiples programas de cooperación desarrollados a través de la USAID (United States Agency for International Development). No obstante, durante el gobierno de la UP, el PDC recibió apoyo para sus actividades de oposición. Después del golpe, sin embargo, Washington mostró escaso interés en el PDC, estimando que el nuevo escenario aconsejaba privilegiar las relaciones con los militares. Los contactos con los democratacristianos eran considerados, en este sentido, contraproducentes, por el hecho que podrían alimentar la molestia de los nuevos gobernantes.

  • 83 Peter Kornbluh, Pinochet: los archivos secretos, Barcelona, Critica, 2004, 143-150.

38En los meses siguientes, el Comité 40, la CIA y el Departamento de Estado, discutieron la conveniencia de la continuidad de apoyo al PDC chileno, mencionando tanto la aprobación de sumas importantes el 20 agosto de 1973 – de la que la dirección del partido ya estaba informada –, como la solicitud de esta última de no cortar el apoyo frente a las dificultades de la nueva etapa. La estación de la CIA en Santiago y el embajador Davis propusieron seguir distribuyendo las ayudas ya autorizadas en agosto por el Comité 40 (1 millón de dólares, del cual se habían distribuido solo 13.000 antes del golpe) hasta mediados de 1974 para ahí cerrar el ciclo, avisando de aquello con anticipación al PDC. La CIA y el Departamento de Estado, en cambio, estaban a favor de anular esta decisión y cortar el financiamiento inmediatamente para no causar problemas con el nuevo gobierno. Davis argumentó en el sentido de que algunos proyectos ya habían sido iniciados83.

  • 84 Chile Declassification Project, en http://foia.state.gov (CDP), U.S. Department of State, Memorandu (...)

39Como explicaba un memorando dirigido al director de la CIA, esos recursos servirían para financiar el viaje de un “escuadrón verdad” democratacristiano que estaba de visita en América Latina y Europa “para explicar la decisión del PDC de apoyar al nuevo gobierno chileno”84. Se trataba justamente de la delegación integrada por Enrique Krauss, Juan Hamilton y Juan de Dios Carmona, cuya gira había ya empezado. Las iniciativas de Davis y de la estación de la CIA en Santiago, dirigidas a “crear una campaña de propaganda para popularizar los programas de la Junta y, al mismo tiempo, ejercer una influencia moderadora sobre el gobierno”, recibieron el apoyo del Bureau of Intelligence and Research (INR) y del Bureau for Inter-American Affairs (ARA) del Departamento de Estado, que recomendaron su aprobación por parte del Comité de los 40:

  • 85 CDP, U.S. Department of State, Memorandum to: P - Ambassador Porter, through: INR - Mr. Ray S. Clin (...)

“El ARA y el INR creen que deberíamos suministrar los fondos especificados anteriormente, cuyo pago la Estación se comprometió a considerar válidos el 20 de agosto. Esta autorización no caducó, sino que terminó únicamente porque el Departamento tomó medidas, con el apoyo de la Agencia, para cancelarla después de que se habían hecho los compromisos. Los proyectos son ambos sólidos y están diseñados para promover los objetivos de nuestra política. El riesgo es mínimo. El embajador Davis, durante una reciente visita en Washington, informó a ARA de su apoyo a ambos proyectos”85.

  • 86 Kornbluh, op. cit., 143-150.
  • 87 Ibid., 146-150. Lo que demuestra el hecho de que Frei estuviera al tanto del financiamiento norteam (...)

40Según Kornbluh, la gira contó con el respaldo de la CIA que le había pedido ayuda al PDC, entre otras cosas, para limpiar la imagen de la Junta en el exterior, uno de los objetivos principales de la agencia en este momento. En realidad, la documentación no permite dar por cierto si los dirigentes democratacristianos que viajaron, o los que tomaron la decisión de organizar el viaje, estaban enterados de dónde venían los recursos. Como la Dirección de operaciones de la CIA explicaba, en un memorándum al Comité 40, el plan de este viaje había sido concebido por la directiva del PDC, justamente con el fin de explicar su posición al exterior. La falta de recursos del partido llevó a la embajada norteamericana y a la estación de la CIA a considerar la idea de financiar el viaje clandestinamente. Este fue un último acto de buena voluntad de parte norteamericana. En los meses siguientes se abrió un debate en que la estación de la CIA propuso seguir con el financiamiento al PDC, enfrentándose al departamento de Estado. Washington se demostró más tibio que Davis respecto de la posibilidad de apoyar al partido de Frei. Pese a la opinión de la misma CIA, el Comité de los 40 – en aras de no crear problemas diplomáticos con el gobierno militar – decretó el fin de la ayuda financiera que el partido recibía desde 196486. La estación local de la CIA y la embajada lograron que se entregaran los dineros ya prometidos. El mismo Frei, el 18 de abril, se juntó con el embajador Popper, cuya intercesión permitió un último desembolso para cumplir con gastos comprometidos. De esta manera se cerraba el capítulo del financiamiento al PDC87.

  • 88 CDP, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC priority, P 062238Z OCT73. Subject: Frei, the Christi (...)
  • 89 Barbara Keys, Reclaiming American Virtue. Human Rights Revolution of the 1970s, Cambridge, Harvard (...)

41Más allá de los aspectos financieros, el grupo dirigente democratacristiano buscó constantemente el apoyo norteamericano. En su última etapa en Santiago, el embajador Davis mantuvo entrevistas con Frei. El 4 de octubre, los dos se reunieron privadamente. En esta primera reunión, según Davis, Frei se habría referido al golpe como “necesario”, aunque lamentó que la Junta no quisiera colaborar con el PDC. El ex-presidente mencionó el fallido intento de Aylwin para organizar una reunión con la Junta, a través de una carta que nunca fue contestada y caracterizó el estado del presidente del partido como “frustrado y nerviosamente exhausto”. Si bien el PDC no fue objeto de exoneraciones masivas y el personal democratacristiano de bajo y mediano rango estaba siendo reintegrado a sus lugares de trabajo, Frei opinó que el partido debía mantenerse al margen (del gobierno y las decisiones) durante un periodo que, creía, sería más largo (varios años). La tarea del PDC por mientras sería “trabajar a nivel de base para el futuro”. Esta sería, según Frei, “la posición correcta para el PDC”. Davis, conforme con la opinión de Frei, según consta por el tono del memorando, aprovechó la instancia para promover los planes norteamericanos de limpiar la imagen de la Junta. Según Davis, Frei “se habría demostrado dispuesto a dar su ayuda, especialmente para mejorar la imagen de la Junta en el exterior” (sin mencionar ninguna iniciativa especifica)88. En particular, al Departamento de Estado le preocupaba la postura que ante el tema chileno habían asumido sectores del Partido Demócrata de Estados Unidos quien, en ese momento, controlaba el Congreso. A la condena del golpe, similar a la expresada por los partidos de centro e izquierda europeos, los demócratas agregaban acusaciones a la administración republicana de haber promovido o incluso realizado el golpe chileno. El caso chileno marcó un profundo daño a la imagen de la administración y sirvió de catalizador para la emergente campaña por los derechos humanos en Estados Unidos. Como señala Barbara Keys, el golpe representó “el evento decisivo que acapararía los titulares y dominaría las preocupaciones liberales por los Derechos Humanos”89.

  • 90 AHGV, Carta de Edward Kennedy a Gabriel Valdés, 4 de octubre de 1973, código: gvs_0222.
  • 91 Keys, op. cit., 150.
  • 92 Elizabeth Subercaseaux, Gabriel Valdés. Señales de historia, Santiago, Aguilar, 1998, 178.
  • 93 AHGV, Carta de Gabriel Valdés a Patricio Aylwin, 19 de octubre de 1973, código: gvs_0225.

42Mientras tanto, la voz de Gabriel Valdés adquiría importancia en el mundo político norteamericano, como interlocutor privilegiado de los demócratas y de los sectores progresistas de la Iglesia Católica norteamericana. En Estados Unidos, Valdés se reunía con Edward Kennedy, a pedido de este último, quien – también en base de la información entregada por el ex Canciller – empezaba a llevar adelante una serie de iniciativas dirigidas a poner al régimen militar bajo presión. Entre ellas, la propuesta de una enmienda al Foreign Aid Bill para presionar a la Junta con relación al tema a los Derechos Humanos (DD. HH.)90. Se trató de la enmienda presentada el 2 de octubre al Foreign Assistance Act, dirigida a cortar las ayudas a Chile hasta que este no respetara los derechos humanos y destinada a ser aprobada solo con un procedimiento mucho más moderado, es decir, solicitándole al Presidente para presionar a Chile a fin de que respetara los derechos humanos91. Por otra parte, Kennedy logró que el Senado aprobara una resolución para entregar visas a chilenos víctimas de torturas92. La acción de Valdés había generado acusaciones de traición en Chile, que lo obligaron a defenderse con sus mismos correligionarios. Así se defendía con Aylwin: “Si creen que yo tengo influencia para movilizar el Senado Americano y orquestar la campaña contra la Junta, me hacen una elegía a mi poder, pero es ridículo pensarlo”93.

  • 94 CDP, Telegram, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC, P062238Z OCT73. Subject: Frei, the Christi (...)
  • 95 Idem.

43Conociendo la cercanía histórica del PDC con los demócratas – y con Edward Kennedy, en particular –, el embajador Davis insinuó la conveniencia de que Frei escribiera un artículo para frenar las “exageraciones y distorsiones que parecían dominar en la prensa internacional” y que mandara “una copia previa del escrito o un breve mensaje al senador Kennedy”. El Embajador podría entregarlo94. Frei se habría mostrado disponible. El día siguiente, el Embajador aprovechó un almuerzo en que estaba invitado el general Leigh para consultarlo sobre la posibilidad de “enlistar la ayuda de la DC”, para mejorar la imagen de la Junta sin involucrar a los militares. Si bien Leigh se demostró extremadamente contrario a contactos con los políticos y se expresó en términos muy duros sobre los democratacristianos, en particular sobre Aylwin, finalmente aceptó – a insistencia del embajador – la idea que el PDC pudiera ayudar, sin que esto implicara concesiones o compromisos por parte de la misma Junta95.

  • 96 CDP, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC, P312100Z OCT73. Subject: Eduardo Frei’s views.

44El 31 de octubre, antes de despedirse, Davis tuvo el último intercambio de opiniones con el ex-mandatario antes de su partida de Chile. La posibilidad de una colaboración del PDC con los planes norteamericanos para mejorar la imagen del nuevo régimen volvió a plantearse y “Frei reiteró su interés en escribir al senador Kennedy y tratar de convencerlo”96. Al igual que en los casos de los amigos y correligionarios europeos, Frei sufría de lo que consideraba la incomprensión de sus cercanos en el mundo demócrata norteamericano. No obstante, tanto este artículo para los medios norteamericanos como la carta personal a Kennedy nunca fueron escritos. Durante la reunión del 31 de octubre, Davis había notado un cambio importante en la postura del ex-mandatario. La opinión de éste sobre el golpe cambió de “necesario” a “inevitable”. La preocupación central que Frei trataba de transmitir al Embajador era la escalada que había asumido la acción represiva del gobierno y en particular “los asesinatos masivos”:

“Su mayor preocupación es la continuidad de las ejecuciones sumarias por ‘intentos de fuga’ u otros pretextos. [Frei] acaba de pasar algunos días en la zona de Coquimbo-La Serena y estaba alterado por informes que había escuchado sobre las ejecuciones sumarias allá, en Antofagasta y en otras partes. También dijo que estaba escuchando constantemente informes preocupantes sobre el uso de la tortura en los interrogatorios”.

  • 97 Idem.

45En estas condiciones, Frei “estaría consolidando sus dudas respecto a la posibilidad de tomar una posición de apoyo activo” al régimen. El ex-presidente estaba pidiendo la ayuda de Estados Unidos para convencer a la Junta a parar la avalancha represiva. El Embajador manifestó la idea de que el gobierno norteamericano debía abstenerse de tomar posiciones a nivel público, privilegiando presiones de bajo perfil97.

Un partido dividido. La acción del ala disidente

46En la práctica, en aquellos primeros años de la dictadura, quienes poseían mayores vínculos internacionales eran los representantes de la disidencia de izquierda del PDC. Los personajes más reconocidos entre ellos eran Leighton quien, en Roma, se impuso como contraparte en los contactos con la DC italiana y la UMDC; y Valdés en Nueva York, vínculo clave con los demócratas norteamericanos, el mundo católico de los Estados Unidos, así como con amplias redes políticas mundiales en las que participaba en su calidad del director del PNUD y luego como subsecretario general de las Naciones Unidas para América Latina. Este sector podía ser escuchado y obtener apoyo tanto en las filas de la UMDC y del mundo demócrata norteamericano, como entre las fuerzas políticas de la izquierda europea y latinoamericana.

  • 98 Ver Mariana Perry, Exilio y Renovación. Transferencia política del socialismo chileno en Europa Occ (...)
  • 99 Junto a la asociación “Italia-Chile” y al comité de los partidos chilenos “Chile democrático”, la r (...)
  • 100 Sobre las relaciones entre el mundo político italiano y chileno durante la dictadura, véase Paula Z (...)

47El grupo disidente impulsó activamente el diálogo con las fuerzas de la Unidad Popular en contra de la opinión de la mayoría del partido. El exilio fue el contexto donde se dieron los primeros pasos bajo el amparo de gobiernos y partidos anfitriones98. Un papel importante lo jugó la experiencia de la revista Chile-América99, publicada en Roma por un grupo que incluía a exponentes de la DC (Bernardo Leighton, Esteban Tomic), del MAPU-OC (José Antonio Viera-Gallo) y de la IC (Julio Silva Solar) y que recibía un potente influjo del ambiente político italiano marcado por los éxitos electorales del PCI y su propuesta de un “compromiso histórico” con la DC100.

  • 101 González Camus, op. cit., 238-239. Sin embargo, el Instituto de Investigaciones Sociales (ILDIS), q (...)
  • 102 Ibid., 239.

48Desde estos sectores surgían los primeros contactos de la DC chilena con la socialdemocracia internacional. Y no solamente en Roma o en los viajes internacionales de Gabriel Valdés. El representante en Chile de la Fundación Friedrich Ebert (SPD alemana), Karl-Heinz Stanzick, a comienzos de 1974, tomó contacto con Renán Fuentealba, con quien había tenido una relación estrecha desde hacía tiempo, para solicitar su opinión respecto de los planes de la Fundación de cerrar su sede en Santiago, ante las dificultades que presentaba su actuar bajo la dictadura. En su respuesta, Fuentealba destacó la importancia de la labor de la Fundación para la oposición a la dictadura que recién se estaba organizando. Su opinión fue determinante, según Stanzick, para que la Ebert prolongara un tiempo más su funcionamiento en Santiago101. Significativamente, Fuentealba, en su carta de agradecimiento, lo hacía en nombre de “todos cuantos comulgamos con las ideas socialdemócratas” y se pronunciaba a favor de un amplio movimiento opositor a la dictadura102. En su opinión, la socialdemocracia internacional podría ayudar a las fuerzas democráticas chilenas a lograr la necesaria unidad.

  • 103 AHGV, Carta de Radomiro Tomic, 27 de septiembre 1973. código: gvs_0218; Carta de Patricio Silva, 27 (...)

49En lo que concierne a Valdés, su alto cargo en la estructura de las Naciones Unidas le permitía llevar el tema chileno a los escenarios y foros internacionales más amplios. Su postura era similar a las del grupo de los 13 y en algunos puntos incluso más abierta a la colaboración con la izquierda, tanto chilena, como internacional. Las cartas que recibía desde Chile de sus amistades vinculadas al ala progresista de la DC y, en particular, las de su consuegro Radomiro Tomic, reforzaban el radicalismo de su visión de lo acontecido en el país103. La posición de Valdés en la ONU le permitía ayudar a múltiples profesionales chilenos que buscaban salir del país para encontrar trabajo en organismos internacionales que potenciaran su desarrollo académico y profesional y que, en el futuro, traerían nuevos temas y enfoques al debate público chileno. Muchos de estos autoexiliados venían del mundo DC cercano a la disidencia que rechazó el golpe. Trabajando en su mayoría en los temas relacionados con el desarrollo, estos profesionales chilenos lograron sensibilizar a toda la red de organismos de la ONU con la problemática chilena.

50La amplitud de las actividades y contactos del ex-canciller constituyó un elemento decisivo para acreditar, a nivel internacional, las posiciones del sector disidente del PDC en relación a un entendimiento con la izquierda y, en cierta medida, sirvió para consolidar el liderazgo del mismo Valdés al interior de él. Es significativo que en su correspondencia hiciera constantemente referencia a esa dimensión.

  • 104 AHGV, Carta de Gabriel Valdés a Ramón Huidobro, 9 de enero de 1974, código: gvs_0254.
  • 105 AHGV, Carta de Gabriel Valdés a German Vergara Donoso, 27 de febrero de 1974, código: gvs_0320.
  • 106 Ver AHGV, Carta de Gabriel Valdés al general Prats, 8 de enero 1974, código: gvs_0252. Al ex-comand (...)
  • 107 AHGV, Carta de Gabriel Valdés a Bernardo Leighton, 18 de enero de 1974, código: gvs_0263.
  • 108 AHGV, Carta de Gabriel Valdés a Alejandro Foxley, 15 de febrero de 1974, código: gvs_0299.

51Por ejemplo, en enero de 1974, se comunicaba con el Embajador y militante socialista Ramón Huidobro, para contarle de su estadía en Lima, donde fue recibido por las autoridades del gobierno, la conferencia que dio en Bogotá y contactos con el dirigente liberal Misael Pastrana, así como de la visita a Israel, donde tuvo una conversación de más de dos horas con Golda Meir, y su reunión con refugiados chilenos en Roma “en un entendimiento que si se hubiera producido antes de septiembre, habría cambiado los hechos”104. En la carta al diplomático Germán Vergara Donoso, le contaba de sus reuniones con Carlos Andrés Pérez, quien estaba a punto de comenzar su período presidencial; de la apertura de Brasil, con el nombramiento del canciller Antonio Francisco Azeredo da Silveira, a quien Valdés nombraba como su amigo. También se refería al éxito de la intervención de Tencha Allende en la comisión de DD. HH. de la ONU: “Permanentemente hay foros en universidades y despachos en el NY Times”. “En Europa el ambiente es peor (para el régimen), sobre todo en Francia, Holanda, Italia, Bélgica y Alemania, sin olvidar Suecia”105. El 8 de enero de 1974 Valdés escribía al general Prats, exiliado en Argentina, compartiéndole su visión de lo que estaba ocurriendo en Chile, expresándole su apoyo y argumentando la necesidad de unidad de “los que amamos a Chile”. Le anunciaba también un próximo viaje a Argentina y su deseo de reunirse con él106. A Bernardo Leighton le avisaba de este viaje a Buenos Aires – que había anunciado a Prats – y proponía coordinar una reunión allí107; al igual que a Alejandro Foxley, a quien indicaba posibilidades de financiamiento de algunos proyectos de CIEPLAN por vía de la ONU a través de PNUD o ILPES108.

  • 109 AHGV, Carta de Gabriel Valdés a Otto Boye, 11 de junio 1974, código: gvs_0411.
  • 110 AHGV, Audiencia con Paulo VI, código: gvs_1291.

52Si bien la DC no era un partido confesional, sus relaciones con la Iglesia chilena y con el Vaticano eran de importancia primordial. Y era este otro canal a través del cual Gabriel Valdés intentaba reforzar las posturas opositoras dentro de la DC. En junio de 1974 recibió en EE. UU. al cardenal Raúl Silva Henríquez y lo puso en contacto con personalidades de más alto nivel tanto en Washington como en Nueva York, incluyendo una reunión con el Secretario General de Naciones Unidas. En todas ellas, el Cardenal recibió apoyo y expresiones de admiración por su postura frente a la dictadura. Valdés admiraba la valentía y resolución de sus declaraciones. “Realmente, es el jefe de la resistencia y está dispuesto a correr todos los riesgos, que no desconoce y sobre los cuales habla con franqueza”, señalaba Valdés en una carta a Otto Boye109. El 11 de septiembre del mismo año, Valdés fue recibido por el papa Pablo VI. Junto con agradecer a la Santa Sede por el apoyo a los refugiados y expresar nuevamente su alta apreciación del trabajo realizado por el cardenal Silva, Valdés criticó la cooperación de ciertos democratacristianos con el gobierno, lo que impedía la participación del PDC como partido “en la resistencia”110. Respecto de la situación en Chile y el actuar de su partido en los primeros días después del golpe, Valdés expresó su opinión en una carta a Patricio Aylwin, de 19 de octubre de 1973:

  • 111 AHGV, Carta de Gabriel Valdés a Patricio Aylwin, 19 de octubre 1973, código: gvs_0225.

“Para salvar el cuerpo o el poder, o la posibilidad del poder, hemos ido perdiendo el alma […] DC y dictadura son esencialmente opuestos. La imagen nuestra fuera es atroz y no solo por obra de los marxistas. Leer las declaraciones de Eduardo F. comentadas en todas partes negativamente –por decir lo menos– quitan toda esperanza en la posibilidad de recuperación. Seguir denigrando a Allende lo encuentro deshonesto. Estamos en presencia de fascismo que no podemos negar y que nos aplastará. Seguir justificando –y algunos aplaudiendo– con el argumento que la UP había producido el caos y que quería una dictadura, no tiene justificación… Que la Junta dé sus explicaciones es natural, pero que la DC avale lo que sucede y nos convirtamos en abogados me resulta intolerable”111.

  • 112 AFM, Patricio Aylwin a Gabriel Valdés, 8 de mayo de 1974.

53La polémica entre los dos dirigentes tomó tonos mucho más duros en los meses siguientes. El ex-canciller siguió criticando a la directiva del PDC por haber hecho una “oposición sin escrúpulos, entreguismo a la derecha y sujeción de nuestra conducta” basada en la tesis “militares a corto plazo, DC a largo plazo”. Aylwin rechazaba tales acusaciones porque, a su manera de ver, las responsabilidades del golpe eran del gobierno de Allende, y negó a Valdés “la autoridad para darme lecciones de moral o de consecuencia política, ni menos para negarme la capacidad de representar los principios y el pensamiento de los democratacristianos chilenos”112.

54Frei tuvo que defenderse de los ataques lanzados por sus compañeros de partido que se encontraban fuera del país. En una carta a Leighton, el ex-mandatario se detuvo en las motivaciones que lo habían empujado a enviar la misiva a Mariano Rumor:

  • 113 AFM, Eduardo Frei Montalva a Bernardo Leighton, 22 de mayo de 1975. Leighton y Anita Fresno fueron (...)

“En un momento en que en Italia la desencadenada y millonaria propaganda comunista y marxista me hacía aparecer como asesino, a la Democracia Cristiana chilena como cómplice del golpe, y a todos los de la Unidad Popular como unos ángeles democráticos que habían caído por la siniestra y malévola acción de algunos chilenos, entre asesinos y vendidos, era necesario establecer la verdad de lo que había ocurrido en Chile y la realidad del proceso histórico que había vivido el país. Hacer un análisis histórico, en que no hay un solo error, no es justificar la dictadura. Es señalar la verdad histórica”113.

55Además, Frei desmentía la acusación de que la carta a Rumor hubiera estado ideada el 15 de septiembre de 1973 en casa de Javier Lagarrigue, en presencia del general Óscar Bonilla:

  • 114 AFM, Eduardo Frei Montalva a Bernardo Leighton, 22 de mayo de 1975.

“La carta fue escrita por mí sin previa consulta con nadie, porque consideré un deber moral hacerlo para levantar los cargos inicuos que se hacían en contra de la Democracia Cristiana y en contra mía personalmente. La única persona que conoció esa carta en Chile, una vez redactada, fue Patricio Aylwin […] La carta no se conoció en Chile y la repartí privadamente a dirigentes DC de Europa”114.

Notes

19 Ver Partido Demócrata Cristiano, Declaración oficial, 12 de septiembre de 1973, en Jorge Donoso Pacheco (comp.), Tomic, testimonios, Santiago, Editorial Emisión, 1988, 467, y en Eugenio Ortega Frei, Historia de una alianza, Santiago, CED-CESOC, 1992, 42-43. La dirección nacional emitió otros dos comunicados, a finales de septiembre y de noviembre, menos condescendientes hacia la Junta Militar, sobre todo en materia de violación de los derechos humanos, pero reiterando su juicio sobre la responsabilidad de la Unidad Popular. Véanse, Posición del PDC frente a nueva situación del país, 27 de septiembre de 1973 y Patricio Aylwin Azócar, Informe sobre posición de la Democracia Cristiana chilena frente al gobierno de S. Allende, Noviembre de 1973, ambos en Archivo Histórico. Casa Museo Eduardo Frei Montalva (en adelante AFM). Se agradece a los responsables del archivo la posibilidad de consultar la documentación. Considerado que el material de este archivo ha sido revisado por los tres autores en distintos años y esto ha coincidido con un cambio en los criterios de catalogación, se ha optado por dejar solo las referencias generales.

20 Partido Demócrata Cristiano (Consejo Nacional), Posición del Partido Demócrata Cristiano frente a la nueva situación del país, 27 de septiembre de 1973, 8, citado por Ortega Frei, op. cit., 45.

21 “Declaración disidente: 13 de septiembre 1973”, en Donoso Pacheco (comp.), op. cit., 467- 469. Véase también Gazmuri, op. cit, vol. II, 856-857; y Jorge Donoso Pacheco y Grace Dunlop Echavarría, Los 13 del 13. Los DC contra el golpe, Santiago, RIL Editores, 2013.

22 “Declaración de la UMDC sobre la situación en Chile. Septiembre de 1973”, en Cuadernos Para el Diálogo. Especial Chile, Madrid, Octubre de 1973, nº 121, 50. La declaración fue también publicada por el periódico de la DC italiana Il Popolo en la primera página del 14 de septiembre, bajo el título “Ferma condanna dell’Unione mondiale d.c.”. La ODCA, en cambio, emitió una declaración sobre el golpe en la que justificaba la conducta del PDC, que no había participado del golpe de Estado, afirmando que lo acontecido el 11 de septiembre había sido “directa o indirectamente provocado por el sectarismo y por el desastre económico y social y por el odio fratricida producido por el gobierno de la así llamada Unidad Popular”. La declaración se encuentra en Papini, L’Internazionale DC, 274, nota 99.

23 Esto se debe también al hecho de que a partir de los sesenta la vida política italiana, de manera algo parecida a la chilena, había empezado a ser sacudida por una profunda radicalización del enfrentamiento social y, en la década siguiente, por una grave crisis económica. Estos procesos, junto con los primeros pasos de la “estrategia de la tensión” y de la acción del terrorismo de extrema izquierda, contribuyeron a definir el trasfondo social y político con el que se percibieron los sucesos chilenos en Italia. Ya el 12 de septiembre se difundieron movimientos de protesta contra la Junta Militar chilena y manifestaciones de solidaridad, de las que fueron partícipes buena parte de la sociedad y opinión pública italiana, profundamente impresionada por lo que había sucedido en el país latinoamericano.

24 Entrevista al ex-presidente Eduardo Frei Montalva, realizada por el periodista Luis Calvo, publicada en el diario español ABC el 10 de octubre de 1973, con el título “Habla Eduardo Frei en exclusiva mundial”. http://www.salvadorallende.cl/Golpe/autores/La%20entrevista%20de%20Frei%20en%20el%20ABC.pdf.

25 AFM, Intervención de Eduardo Frei durante el XII Congreso del Partido Demócrata Cristiano de Italia, 6 de junio de 1973.

26 AFM, Eduardo Frei Montalva a Angelo Bernassola, 27 de junio de 1971. Frei reiteraba algunas semanas después: “La situación general continúa siendo muy grave o peor que la que yo le señalara durante mi visita a Italia. La situación económica se deteriora de una manera más rápida que lo que se había previsto. La tentativa socialista-comunista de estrechar el cerco e ir a un estado totalitario se hace para el país cada día más evidente. La lucha es aquí cada vez más difícil y dura [se] están creando condiciones cada vez más difíciles para la supervivencia de la democracia”: AFM, Eduardo Frei Montalva a Angelo Bernassola, 16 de septiembre de 1971. Ver también la carta de Frei a Bernassola del 27 de octubre del 1972.

27 AFM, Eduardo Frei Montalva a Angelo Bernassola, 5 de abril de 1973.

28 AFM, Eduardo Frei Montalva a Mariano Rumor, 23 de mayo de 1973. La documentación por ahora disponible no permite aclarar qué tipo de ayuda Frei estaba pidiendo a los democratacristianos de Italia. Solo sabemos que una carta análoga fue enviada también a Bernassola, en la que el ex-presidente señaló que las cuestiones que Troncoso debería haber afrontado con los amigos italianos “nos tienen extremadamente inquietos” (AFM, Eduardo Frei Montalva a Angelo Bernassola, 23 de mayo de 1973).

29 Archivo Histórico Gabriel Valdés (en adelante AHGV), Carta Demócrata Cristiana desde Chile, 24 de septiembre de 1973, código: gvs_0214 (consultable, como todos los otros documentos de este archivo, en www.ahgv.cl). Además, en el documento se sostiene que la Junta Militar “debió actuar forzadamente por las circunstancias de un país al borde de la guerra civil”, y con el objetivo de “unir a la familia chilena, reconstruir el país, normalizar la vida ciudadana y prolongar su presencia en el poder sólo hasta el logro de estos objetivos”.

30 Ver Alessandro Guida, Come nasce una dittatura. Rappresentazione e autorappresentazione del regime militare cileno dentro e fuori i confini nazionali (1973-1980), Tesi di Dottorato, Universitá L’Orientale, Napoli 2017, 66-68 y 104-108.

31 Ignacio González Camus, Renán Fuentealba. En la génesis de la Concertación, Santiago, Catalonia, 2007, 182-183.

32 Cristián Gazmuri, op. cit., 864.

33 “El Partido Demócrata Cristiano y la dictadura militar”, en Chile-América, n° 4, 1975, 45. Ver también Gazmuri, op. cit., 859 y 864-865. Por otra parte, es posible decir, como veremos más adelante, que la gira contó con el respaldo político y financiero norteamericano.

34 Héctor Opazo, Los actores no gubernamentales españoles ante el régimen militar de Augusto Pinochet (1973-1990): apoyo a la democratización y defensa de los Derechos Humanos, Memoria para optar al grado de Doctor, Universidad Complutense de Madrid, 2009, 219-220.

35 Entrevista con Enrique Krauss, Santiago, 2014. Según recuerda Krauss, él viajó a Venezuela con Carmona y, luego, a Holanda solo. Hamilton se agregó al grupo en su visita a Italia. El mismo Krauss con Hamilton fueron a Bonn y se volvieron a juntar con Carmona en Madrid antes del retorno.

36 Es significativo que, como señala Fermandois, el gobierno alemán, en ese entonces constituido por socialdemócratas y liberales, explicara la falta de una respuesta común de los países europeos al golpe con la reacción muy “política” de los gobiernos de Italia, Holanda y Bélgica: Joaquín Fermandois, “La consternación del país amigo: Bonn y Chile 1973-1977”, en Boletín de la Academia Chilena de la Historia, n° 122, 2013, 25. Los tres países mencionados fueron, también, entre los que recibieron un número importante de asilados en sus sedes diplomáticas. Ver Fernando Camacho, “Los asilados de las Embajadas de Europa Occidental en Chile tras el golpe militar y sus consecuencias diplomáticas: El caso de Suecia”, en Revista Europea de Estudios Latinoamericanos y del Caribe, 81, octubre de 2006, 24; Raffaele Nocera, “Il governo italiano e la DC di fronte al golpe cileno”, en Nuova Storia Contemporanea, n° 2, marzo-abril 2008, 99-104.

37 Patricio Aylwin, El reencuentro de los demócratas. Del golpe al triunfo del NO, Santiago, Ediciones B, 1998, 46-47. Aylwin también hace referencia al escepticismo mostrado durante ese mismo viaje por sectores democratacristianos franceses.

38 Il Popolo, 14 de septiembre de 1973, 1.

39 La fórmula gubernamental de centroizquierda comienza en Italia con el ingreso del Partido Socialista italiano, primero en la mayoría (1962) y luego en el gobierno (1963).

40 Archivio Storico del Senato della Repubblica (en adelante ASSR), Fondo Fanfani, Diario, 13 de septiembre de 1973.

41 “No se restaura el orden pisoteando la libertad”, Il Popolo, 13 de septiembre de 1973, 1.

42 ASSR, Fondo Fanfani, Diario, 12 de septiembre de 1973.

43 Atti parlamentari, Camera dei Deputati, VI Legislatura, Sesión del 26 de septiembre de 1973, 9149-9189. Ver también Luigi Giorgi, La DC e la política italiana nei giorni del golpe cileno, Bologna, Zikkaron, 2018.

44 Enrico Berlinguer: “Imperialismo e coesistenza alla luce dei fatti cileni”, en Rinascita, n° 38, 28 de septiembre de 1973, 3-4; “Via democratica e violenza reazionaria”, en Rinascita, n° 39, 5 de octubre de 1973, 3-4; “Alleanze sociali e schieramenti politici”, en Rinascita, n° 40, 12 de octubre de 1973, 3-5.

45 Respecto de la respuesta de la DC italiana al golpe, ver Raffaele Nocera, “Le ripercussioni del golpe sulle relazioni italo-cilene, 1973-1975”, en Raffaele Nocera y Claudio Rolle (eds.), Settantatré. Cile e Italia, destini incrociati, Nápoles, Think Thanks, 2010, 55-78; y Raffaele Nocera, “11 de Septiembre de 1973: incomprensiones y ambigüedades entre la DC chilena y la italiana”, en Izquierdas, n° 24, Julio 2015, 150-172. En lo que concierne a la respuesta del PCI, ver Alessandro Santoni, El comunismo italiano y la vía chilena. Los orígenes de un mito político, Santiago de Chile, RIL Editores, 2011, pp. 197-229; Alessandro Santoni, “El Partido comunista italiano y el otro “compromesso storico”: los significados políticos de la solidaridad con Chile (1973-1977)”, en Historia, n° 43, vol. II, julio-diciembre 2010, 523-546; Andrea Mulas, Il Cile di Allende e la politica italiana: il compromesso storico, San Cesario di Lecce, Manni, 2005; Valentine Lomellini, “Bisbigliando al « nemico »? Il Pci alla svolta del 1973, tra nuove strategie verso Washington e tradizionale anti-americanismo”, en Ricerche di Storia Politica, n° 1/2013, 25-44; Alessandro Guida, Le lezione del Cile. Da Unidad Popular al golpe del 1973 nella stampa italiana di sinistra, Napoli, Università degli Studi di Napoli “L’Orientale”, 2015.

46 El problema diplomático a su vez se cruzó con el problema de los refugiados en la Embajada. Estos hechos han sido ampliamente tratados en las memorias publicadas por los diplomáticos italianos a cargo de la gestión de esta situación. Ver Tomaso de Vergottini, Miguel Claro 1359. Recuerdos de un diplomático italiano en Chile 1973-1975, Santiago, Editorial Atenea, 1991; Emilio Barbarani, Chi ha ucciso Lumi Videla, Milán, Mursia, 2012; Piero De Masi, Santiago. 1 febbraio 1973-27 gennaio 1974, Roma, Bonanni Editore, 2013.

47 Varias fuentes confirman que el gobierno italiano quería conservar las relaciones. La sede diplomática chilena en Italia estuvo convencida, en los primeros meses, de que esta fuera la voluntad de Roma y solo habría que esperar que disminuyera la “presión periodística” y que los partidos socialista y comunista pudieran justificar este paso con sus propias bases. Un ejemplo de las repercusiones del tema del reconocimiento de la Junta Militar en el debate político italiano emerge de un cable enviado a principio de octubre por el funcionario chileno en Italia, Sergio Pizarro, al Ministerio en Santiago en el que se afirmaba que el reconocimiento era “asunto crucial de debate político interno […] reconocimiento “en seco” implicaría hasta la ruptura de la coalición de centro izquierda y la consecuente caída del gobierno dirigido por presidente Rumor […] el partido socialista sostiene tesis “que reconocimiento italiano debería estar condicionado a promesas de autoridades chilenas en orden a normalizar situación, suspendiendo arrestos personas, fusilamientos, liberación detenidos y llamado a elecciones”. Naturalmente esta posición extrema ha limitado la amplitud de maniobra de las demás fuerzas de la coalición […] la posición partido socialista italiano es más intransigente aún que la de partido comunista local” (Archivo del Ministerio de Relaciones Exteriores –en adelante AMRE-, Embajada chilena en Roma al Ministerio de Exteriores, Cable cifrado estrictamente confidencial n° 83, 5 de octubre de 1973). El gobierno italiano hubiese querido proceder en una iniciativa compartida con las demás naciones en el ámbito de la CEE. Los países de Europa Occidental mantuvieron las relaciones diplomáticas basándose en el principio de que lo que se reconoce son Estados y no los gobiernos.

48 Ignacio González Camus, Renán Fuentealba. En la génesis de la Concertación, Santiago, Catalonia, 2007, 182-183.

49 AFM, Carta de Eduardo Frei a Mariano Rumor, 8 de noviembre de 1973. Una reproducción integral se encuentra en Eduardo Frei, Obras Escogidas, Santiago, Centro de Estudios Políticos Latinoamericanos Simón Bolívar, 1993, 500-519, y en el libro a cargo de Sofía Correa et al., Documentos del siglo XX chileno, Santiago, Editorial Sudamericana, 2001, 413-427. Véase, para un comentario, Moulian y Guerra, op. cit., 275-285. Ver también Gazmuri, op. cit., 865-869.

50 Gazmuri, op. cit., tomo II, 868.

51 AFM Carta de Eduardo Frei a Angelo Bernassola, 5 de marzo de 1974.

52 AFM, Carta de Angelo Bernassola a Eduardo Frei, 10 de enero de 1974.

53 AHGV, Carta de Gabriel Valdés a Amintore Fanfani, 25 de septiembre de 1973, código: gvs_0216.

54 AHGV, Carta de Renán Fuentealba a Mariano Rumor, 21 de noviembre de 1973, código: gvs_0232.

55 Otto Boye, Hermano Bernardo. 50 años de vida política vistos por Bernardo Leighton, Santiago, Editorial Aconcagua, 1986, 205.

56 “Cile: il d.c. Leighton privato della cittadinanza”, en Il Popolo, 9 de octubre de 1974, 12.

57 Boye, op. cit., 208.

58 En su declaración, Bernassola se había limitado a decir que Leighton había siempre actuado “en plena coherencia con la inspiración y con la línea democrático cristiana”. Ver “Cile: il d.c. Leighton privato della cittadinanza...”.

59 AFM, Carta de Eduardo Frei a Rafael Caldera, 9 de diciembre de 1974.

60 Las fuentes disponibles hasta ahora no permiten confirmar y comparar los montos invertidos por los alemanes y los italianos. Pero permiten afirmar, como se ha adelantado en la introducción y en las páginas anteriores, que en los años sesenta el financiamiento de los democratacristianos de Italia al PDC fue importante, sobre todo porque el partido chileno tenía una vocación reformista y cercana a la orientación de centro-izquierda de los colegas italianos. En realidad, la DC italiana intentó financiar a todo el mundo democratacristiano latinoamericano (que, en su interior, tenía muchas almas no siempre en línea con los valores del internacionalismo DC), excepto el COPEI que estaba más en sintonía con la CDU. No es casualidad que, en 1962, cuando comienza la ayuda económica de la DC al PDC, el partido italiano también lanzó un programa de apoyo a todas las formaciones democratacristianas de América Latina por un importe total de 60.000 dólares anuales. Ver Archivo Roberto Savio, Piano minimo di aiuti ai partiti DC dell’America Latina, s.f., sobre 336, expediente “Plan ayudas DC latinoamericana”; y Archivo Luigi Sturzo, Fondo della Democrazia Cristiana, Segreteria Politica, Schema di aiuti alla Democrazia Cristiana Latino Americana, s.f., caja 159, expediente 15.

61 Sobre las fundaciones en la RFA, el origen histórico y el marco institucional en que se desarrolla su acción, véase Josef Thesing, “La Fundación Konrad Adenauer en América Latina: historia de una larga cooperación”, en Diálogo Político. Edición Especial, noviembre de 2011, 14-17.

62 Ver Mario Fernández Baeza, “Solidaridad para la libertad, la democracia y la justicia social: 50 años de cooperación de la Fundación Konrad Adenauer con Chile”, en La Fundación Konrad Adenauer y la promoción de la democracia. Experiencias de 50 años de cooperación con Chile, Santiago, KAS, 2012, 33.

63 El tema del anticomunismo también tuvo que ver con la relación con el gobierno norteamericano. Llama la atención el hecho de que, durante su gira a Italia en 1965, en una entrevista con Aldo Moro, en aquel entonces jefe del gobierno, Frei se quejara mucho con los italianos de que los Estados Unidos no entendieran el rol de los comunistas en Chile. De hecho, Frei afirmó: “Nuestra voluntad de resistir a la penetración comunista […] previniendo el éxito con adecuadas reformas económicas y sociales, no puede ser puesta en duda […] Lo que los estadounidenses entienden con dificultad es que el problema del comunismo es distinto en Chile, como lo es en Italia, y en los EE. UU. Ellos ven un comunista ruso, chino, vamos, un extranjero. Nosotros nos vemos las caras con comunistas que son nuestros ciudadanos y que no podemos matar o arrestar o combatir como a un extranjero” (Archivio Centrale dello Stato -en adelante ACS-, Fondo Aldo Moro, Apuntes sobre la entrevista del Presidente de la República chilena Eduardo Frei con el Presidente del gobierno Aldo Moro en el Palazzo Chigi el sábado 3 de julio 1965, sobre 80, expediente 224, “Entrevistas 1965”).

64 Entrevista con Enrique Krauss, Santiago, 2014.

65 Thesing, op. cit., 44.

66 Wilhelm Hofmeister, “Die deutschen Christdemokraten und Chile”, en KAS-Auslandsinformationen, n° 7/2004, 23.

67 Sobre el viaje de Zaldívar, Moreno y Troncoso a Alemania, ver AFM, Carta de Eduardo Frei a Bruno Heck, 20 de septiembre de 1976. En septiembre 1977 Andrés Zaldívar, en calidad de presidente PDC, viajó a Alemania con el vicepresidente encargado de las relaciones internacionales, Juan Hamilton. En este caso Frei solicitó entrevistas con Kohl y con Brandt: AFM, Carta de Eduardo Frei a Helmut Kohl, 13 de septiembre de 1977; Carta de Eduardo Frei a Helmut Kohl, 13 de octubre de 1977; Carta de Willy Brandt a Eduardo Frei, 21 de octubre de 1977. Ver también Fernández Baeza, op. cit., 53.

68 Patricio Aylwin, El reencuentro de los demócratas. Del golpe al triunfo del NO, Santiago, Ediciones B, 1998, 46.

69 Fernández Baeza, op. cit., 37.

70 Fermandois, op. cit., 18-19. La CDU, que seguía fiel a la línea del no reconocimiento de la RDA (formulada en 1955 por el Ministro de Relaciones Exteriores Walter Hallstein), se opuso a la política de Brandt y hasta intentó provocar su caída en 1972, con una moción de censura que fracasó por pocos votos.

71 Joaquín Fermandois, Mundo y fin de mundo. Chile en la política mundial, 1900-2004, Santiago, Universidad Católica de Chile, 2005, 430.

72 Hofmeister, op. cit., 33-35.

73 From Lahn to Federal Minister for Foreign Affairs, 5 de noviembre de 1973. PAAA, ZA, 100587. Bd. 167, 301, 321.36 CHL, 383.25. Citado por Fermandois, “La consternación del país amigo”, 42.

74 Hofmeister, op. cit., 35.

75 Fermandois, “La consternación del país amigo”, 13-78. Ver también Joaquín Fermandois, “La política de la guerra fría: el caso de la Alemania federal, 1973-1977”, en Tanya Harmer y Alfredo Riquelme (eds.), Chile y la guerra fría global, Santiago, RIL-PUC, 2014, 265-272.

76 El informe de los dos diputados está adjunta en Informes del Embajador de RFA en Chile al Ministerio, 24 de enero de 1974. PAAA, ZA, 301–300.25 CHL. Citado por Fermandois, “La consternación del país amigo”, 43.

77 Thesing, op. cit., 44.

78 Ver Fernández Baeza, op. cit., 48-54.

79 Ibid., 49.

80 Entrevista con Ricardo Hormazábal Santiago, 2014.

81 “Las becas eran entregadas por el Institut für Begabtenförderung (IBK), establecido en 1965, y por el propio ISI, que estableció un programa ad hoc para aumentar el número de becas”; ver Fernández Baeza, op. cit., 52. Fernández también señala que “Como una muestra de la importancia de los ex becados chilenos de la KAS considérese que de los 8 embajadores de Chile en Alemania entre 1990 y 2012, 5 han sido ex becarios y una ex funcionaria de la KAS” (Idem).

82 Entrevistas con Juan Miguel Carril y Alejandro Morales, dirigentes juveniles DC en los setentas. Santiago, 2014.

83 Peter Kornbluh, Pinochet: los archivos secretos, Barcelona, Critica, 2004, 143-150.

84 Chile Declassification Project, en http://foia.state.gov (CDP), U.S. Department of State, Memorandum for: Director of Central Intelligence, via: Deputy Directors for Operations: Chile - Initial Post-Coup Support. October 9, 1973.

85 CDP, U.S. Department of State, Memorandum to: P - Ambassador Porter, through: INR - Mr. Ray S. Cline, from: ARA - Jack B. Kubisch: Chile - Initial Post-Coup Support. October 11, 1973. Si bien la documentación está parcialmente censurada y no permite aclarar de qué proyectos se trataba, es probable que haga referencia a la gira.

86 Kornbluh, op. cit., 143-150.

87 Ibid., 146-150. Lo que demuestra el hecho de que Frei estuviera al tanto del financiamiento norteamericano a su partido.

88 CDP, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC priority, P 062238Z OCT73. Subject: Frei, the Christian Democrats and the Junta.

89 Barbara Keys, Reclaiming American Virtue. Human Rights Revolution of the 1970s, Cambridge, Harvard University Press, 2014, 148.

90 AHGV, Carta de Edward Kennedy a Gabriel Valdés, 4 de octubre de 1973, código: gvs_0222.

91 Keys, op. cit., 150.

92 Elizabeth Subercaseaux, Gabriel Valdés. Señales de historia, Santiago, Aguilar, 1998, 178.

93 AHGV, Carta de Gabriel Valdés a Patricio Aylwin, 19 de octubre de 1973, código: gvs_0225.

94 CDP, Telegram, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC, P062238Z OCT73. Subject: Frei, the Christian Democrats and the Junta.

95 Idem.

96 CDP, Fm Amembassy Santiago to Secstate WashDC, P312100Z OCT73. Subject: Eduardo Frei’s views.

97 Idem.

98 Ver Mariana Perry, Exilio y Renovación. Transferencia política del socialismo chileno en Europa Occidental, 1973-1988, Santiago, Ariadna, 2020

99 Junto a la asociación “Italia-Chile” y al comité de los partidos chilenos “Chile democrático”, la revista Chile-América fue un espacio muy importante de reflexión y encuentro político que se publicó en Roma durante nueve años a partir de 1974. Ver Esteban Tomic, “L’esperienza di “Chile-América””, en Politica Internazionale, n° 4-5, julio-octubre de 1997, 207- 211.

100 Sobre las relaciones entre el mundo político italiano y chileno durante la dictadura, véase Paula Zaldívar, “Tracce e frammenti: la vita politica in Cile e i suoi rapporti con l’Italia, 1960- 1990”, en Nocera y Rolle (eds.), op. cit., 79-113.

101 González Camus, op. cit., 238-239. Sin embargo, el Instituto de Investigaciones Sociales (ILDIS), que desde 1967 operaba como oficina de la FES en Santiago, tuvo que dejar sus actividades en abril de 1974. Andreas Wille, Hacia la democracia social... Cuatro décadas de la Fundación Friedrich Ebert en Chile, Santiago, Friedrich-Ebert-Stiftung, 2007, 21.

102 Ibid., 239.

103 AHGV, Carta de Radomiro Tomic, 27 de septiembre 1973. código: gvs_0218; Carta de Patricio Silva, 27 de septiembre 1973, código: gvs_0217.

104 AHGV, Carta de Gabriel Valdés a Ramón Huidobro, 9 de enero de 1974, código: gvs_0254.

105 AHGV, Carta de Gabriel Valdés a German Vergara Donoso, 27 de febrero de 1974, código: gvs_0320.

106 Ver AHGV, Carta de Gabriel Valdés al general Prats, 8 de enero 1974, código: gvs_0252. Al ex-comandante en jefe del ejército envió también el texto de una conferencia sobre el papel de las FF. AA. en América Latina que había dado en la Universidad de Pennsylvania.

107 AHGV, Carta de Gabriel Valdés a Bernardo Leighton, 18 de enero de 1974, código: gvs_0263.

108 AHGV, Carta de Gabriel Valdés a Alejandro Foxley, 15 de febrero de 1974, código: gvs_0299.

109 AHGV, Carta de Gabriel Valdés a Otto Boye, 11 de junio 1974, código: gvs_0411.

110 AHGV, Audiencia con Paulo VI, código: gvs_1291.

111 AHGV, Carta de Gabriel Valdés a Patricio Aylwin, 19 de octubre 1973, código: gvs_0225.

112 AFM, Patricio Aylwin a Gabriel Valdés, 8 de mayo de 1974.

113 AFM, Eduardo Frei Montalva a Bernardo Leighton, 22 de mayo de 1975. Leighton y Anita Fresno fueron el blanco de un intento de asesinato organizado por la DINA en colaboración con neo-fascistas italianos. Ver Patricia Mayorga Marcos, El Cóndor Negro. El atentado a Bernardo Leighton, Santiago, Aguilar, 2003. La DINA (Dirección de Inteligencia Nacional) fue la policía política secreta del régimen militar chileno que funcionó entre 1973 y 1977 (aunque oficialmente fue creada en 1974). Estuvo a cargo del coronel Manuel Contreras y se subordinó directamente al general Augusto Pinochet. La DINA fue responsable de múltiples actos de violaciones de DD. HH. cometidos en aquellos años. Fue disuelta y reemplazada por la CNI (Central Nacional de Inteligencia) en 1977 a raíz del escándalo internacional provocado por el asesinato del ex canciller del gobierno de la Unidad Popular, Orlando Letelier, en el centro de Washington.

114 AFM, Eduardo Frei Montalva a Bernardo Leighton, 22 de mayo de 1975.

© Ariadna Ediciones, 2021

Licence OpenEdition Books

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search