Version classiqueVersion mobile

Redacción impura

 | 
Dino Pancani

Los medios

Verbos en juego

Texte intégral

19 octubre, 2020

2Inédita

3Las escuelas de periodismo se esmeran en enseñar, entre otras materias, la utilización de los verbos: ¿Por qué los medios comunicación masiva insisten en llamar caída a un empujón?, soslayando, de ese modo, que las imágenes muestran el empujón del carabinero Sebastián Zamora a un adolescente; desestimando la versión de la fiscal Ximena Chong, quien calificó al carabinero como un “peligro para la sociedad”; del juez de garantía, Jaime Fuica Martínez que estimó que “a criterio de este tribunal, (el carabinero) propicia la caída del menor”; del propio carabinero Zamora: “Jamás quise empujarlo para que cayera” y de numerosos testigos (ninguno carabinero) que indican a Zamora como responsable del empujón al adolescente que terminó inconsciente en el río Mapocho.

4Ensayemos tres ideas relacionadas:

51.- La propiedad de los medios de comunicación masiva y su dependencia de los auspiciadores, subordina la verdad y la ética al financiamiento del medio, que, disimulando esta relación, altera el verbo y con ello el origen de la noticia. Que un adolescente termine agónico en un río producto de la acción de un carabinero, es un acontecimiento que reúne todas las características para convertirse en noticia, porque no es un acontecimiento habitual, aunque el abuso policial haya devenido en norma.

62.- Hoy, mantener un medio de comunicación masiva es ganancia simbólica, es invertir en incidencia, es contribuir al statu quo, manejar la agenda pública, enmarcar lo posible, defender intereses reducidos, potenciar unas voces y acallar otras, naturalizar culturas, ideas y comportamientos que no cuestionen lo habitual. Quienes controlan los medios de comunicación masiva, por lo general, son los patronos de la pesca, la minería, el agua, las forestales y otros recursos que “movilizan” la economía.

73.- Los medios de comunicación masiva organizan su quehacer estructurando su trabajo a partir de frentes noticiosos, se agrupan desde la autoridad: el frente educación obtiene noticias desde el Ministerio de Educación; policial, desde el Palacio de los Tribunales; economía, desde el Ministerio Hacienda, entre otros, generándose una supeditación del medio a su fuente principal. A esta rareza, se suma que el importe de los viajes y otras actividades del quehacer periodístico son costeadas por la fuente y, hoy, en tiempos de híper conectividad, incluso la institución gubernamental y/o empresarial, envía al medio de comunicación imágenes y declaraciones que, cual aduana, este hace circular a través de su plataforma.

8Hagamos el ejercicio: si Carabineros es la institución que genera noticias, que entrega exclusivas al medio, que hace programas con canales de televisión que atraen auspiciadores: ¿los medios de comunicación masiva tendrán la independencia para informar, sin subterfugios verbales, que un carabinero empujó a un muchacho al río? ¿Por qué los medios de comunicación masiva insisten en llamar caída a un empujón?, esta pregunta no es un mero ejercicio semántico, la RAE define en su primera acepción para caer: “Dicho de un cuerpo: Moverse de arriba abajo por la acción de su propio peso”; y para empujar: “Hacer fuerza contra alguien o algo para moverlo, sostenerlo o rechazarlo” (https://www.rae.es/​drae2001).

9Consiste en precisar la Verdad y esto los aleja de la estructura de Poder, mantener la ambigüedad les permite presentar una mercancía (noticia) en medio de un proceso manipulador.

10Estas ideas no pretenden exculpar al colega que se aleja de los marcos éticos que las escuelas de periodismo instruyen, pretenden relevar que el quehacer periodístico es parte de un sistema que urge sea reflexionado y modificado, en perspectiva de incorporarlo a una nueva Constitución; un sistema que debe desarrollarse desde un enfoque de Derechos Humanos: pluralista y diverso, tanto en sus fuentes de información como en la propiedad del medio, con sentido de lo público y pilar fundamental de la convivencia democrática.

© Ariadna Ediciones, 2021

Licence OpenEdition Books

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search