Version classiqueVersion mobile

Redacción impura

 | 
Dino Pancani

Derechos humanos y memoria

Plebiscito 1988, acontecimiento en disputa

Texte intégral

127 septiembre, 2018

2Portal Radio Cooperativa

3El próximo 5 de octubre se cumplen 30 años del Plebiscito que dio inicio a una larga transición, desde un régimen dictatorial a un sistema democrático. La fecha puede festejarse o conmemorarse, entendidos como conceptos con matices diferenciados.

4El momento tensiona interpretaciones que difícilmente podrán encontrarse en sus conclusiones, pues la valoración del presente se juega, precisamente, en este acontecimiento.

5Para unos, el acuerdo entre la dictadura y una parte mayoritaria de la oposición, conducida por la Concertación de Partidos por la Democracia, debe festejarse, ya que era la única forma posible de instalar una “democracia protegida”; mientras que para un sector minoritario, quienes conmemoran, fue el resultante de las luchas sociales que obligaron a la dictadura y a una parte de la oposición a buscar una salida que evitara una tragedia y asegurara continuidad sin cambios fundamentales.

6Lo anterior, podemos graficarlo en los matices que se expresan en el llamado a votar NO, y quienes optaron por convocar a un NO, hasta vencer.

7Si vamos al origen del Plebiscito, no debería sonrojarnos aceptar que el Plebiscito fue fruto del acoplamiento de cúpulas políticas que aceptaron la persistencia del sistema político y económico de la dictadura, en función de lograr el preciado “cambio de mando” en orden; de paso, se aseguró impunidad, en el amplio sentido del concepto, léase: mantener una constitución ilegítima, leyes orgánicas que aseguraban continuidad económica y social, oscuras privatizaciones de empresas del Estado e impunidad a las violaciones a los derechos humanos, entre otros temas.

8Probablemente, si se hubiese construido desde la derrota total de la dictadura y su modelo, hoy no tendríamos las expresiones negacionistas que se mantienen en la derecha política.

9 Lo anterior no invalida el esfuerzo y el aporte de quienes optaron por una salida que excedía el accionar delimitado por los marcos de la elite negociadora, actores políticos y sociales que propugnaban la salida de Pinochet, la creación de una asamblea constituyente y la conformación de un gobierno provisional, medidas que, el conjunto de partidos políticos que conformaron el primer gobierno transicional desconocieron haber propugnado, sumándose al cronograma de la dictadura.

10Finalmente, se impuso el pragmatismo que orientaba el comportamiento de la oposición mayoritaria, negociar con los militares y la derecha la instalación de un sistema democrático.

11Las declaraciones de algunos dirigentes de la otrora Concertación, intentan encapsular el Plebiscito, relevando el rol que cumplieron las elites y desconociendo e invisiblizando, incluso, los esfuerzos que sus bases realizaban en su territorio, un quehacer que se fundó en expresiones individuales y colectivas de resistencia a la dictadura, traducidas en manifestaciones políticas, sociales y culturales que fueron fundamentales para reorganizar el movimiento democrático.

12En resumen, el Plebiscito es una fecha que tiene la virtud de haber evitado más derramamiento de sangre, profundizar la tragedia, disminuir el miedo; sin embargo, el Plebiscito es también un acontecimiento que nos condenó a construir un país sobre la base de consensos asimétricos, donde la dictadura siguió con poder de veto, los cómplices civiles y militares gozaron de impunidad y el sistema económico y social se instaló como el único posible.

13Cimientos que llevamos tres décadas tratando de cambiar para edificar otros que emulen a la democracia pre dictatorial.

14Decida usted, ¿el plebiscito lo conmemora o lo festeja?

© Ariadna Ediciones, 2021

Licence OpenEdition Books

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search