Version classiqueVersion mobile

Redacción impura

 | 
Dino Pancani

Prólogo

María Olivia Mönckeberg Pardo

Texte intégral

1En medio de esta pandemia, un día de fines de marzo, Dino Pancani me pidió que prologara su libro. Me dediqué un fin de semana casi completo a leer una por una las columnas que él había recopilado en este tiempo de encierro en el que asumió sus nuevas responsabilidades como director de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Chile. Las horas se pasaron volando, pese a que me gusta tener en mis manos un libro de papel. Y confieso -a esta altura del confinamiento y del trabajo en el computador- que el formato digital me resulta menos amigable.

2No obstante, desde el primer momento me sentí atraída por lo que el autor relata y plantea en estas columnas escritas entre el año 2006, a través del blog de la generación de jóvenes de los 80 a la que pertenece -la G 80 como la llamaron- hasta ahora, cuando en este año 2021 él publica sus opiniones en el diario digital de la radio Universidad de Chile.

3El recorrido al que nos invita Dino Pancani abarca los escritos que difundió en el diario digital El Mostrador y los más recientes en la sección de columnas de la radio Cooperativa que editaba la periodista Manola Robles, quien nos dejó hace unos meses.

4La selección de los artículos no es cronológica, como podrán apreciar. Tampoco es al azar, sino que tiene una lógica que los lectores vamos comprendiendo en la medida que pasamos las páginas, con la ayuda memoria de los títulos de los diferentes capítulos o secciones. Se trata de una división por grandes temas a los que el autor les dedicó en su momento especial tiempo y atención, por lo que estaba observando con su mirada crítica e inquisitiva o por las reminiscencias que le trajeron. Algunos los vivió como protagonista o testigo. Otros los estudió o sobre ellos se ha detenido a reflexionar hasta hoy.

5Pero hay algo muy especial en estos escritos. Una interesante mezcla de estilos, casi un híbrido entre la expresión de su pensamiento comprometido y desafiante y el relato rico en descripciones. Entre la columna y la crónica. Entre un periodismo de opinión claro, nítido y fuerte que con argumentos trata de demostrar al lector la validez de su juicio sobre un determinado tema y una crónica atractiva abundante en sustantivos y sobre todo en adjetivos que dan color y vida a lo que expone.

6De repente uno podría decir que son muchos los calificativos que acompañan determinada situación. Sin embargo, al aplicar la lupa de la lectura atenta podemos comprobar que cada uno de los términos tiene un contenido particular, quiere mostrar un aspecto diferente del hecho que está relatando o del argumento que está sosteniendo. A veces, se desliza entre el hilo de las palabras un dejo de ironía o de suspicacia que ameniza el relato, pese a que se esté refiriendo a un problema grave.

7Surgen así a un ritmo rápido sus vivencias, sus experiencias, algunas confesiones y -desde luego- sus puntos de vista; sus malestares, sus críticas y a ratos su indignación sobre mucho de lo que hemos visto transcurrir en especial en los años post dictadura. O como él los llama, “los años transicionales”.

8También se da una mezcla, contrapuntos y saltos en el tiempo al interior de varias de las columnas. Asociaciones libres de ideas y de imágenes que se toman el primer plano contribuyen a enriquecer el relato y a conocer un poco más a su autor, su manera de pensar y sus puntos de vista.

9Incluso la primera, que da comienzo al capítulo dedicado a Derechos Humanos y Memoria, se inicia con unas líneas sobre Fabiola Campillai, quien perdió sus dos ojos por la violencia de carabineros en el estallido social de octubre de 2019, para saltar a un recuerdo en que surgen las imágenes de los 80. Alude a la película El Negro -estrenada hace poco- y busca explicar lo que habría llevado a optar por la violencia a un joven Ricardo Palma Salamanca, quien después fue integrante del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, condenado por el homicidio del ex senador Jaime Guzmán Errázuriz ocurrido hace 30 años. Y vuelve al presente Dino Pancani en otro brinco a través del tiempo que da cuenta de los miles de víctimas de la violencia policial durante el estallido social.

10Otras figuras que ya no están aparecen también en retratos elaborados por el columnista. Nos encontramos así con personajes que marcaron época como Sebastián Acevedo, padre que se inmoló en Concepción en noviembre de 1983, cuando la Central Nacional de Informaciones (CNI) secuestró a sus hijos María Calendaria y Galo. La admiración y el respeto del autor enaltecen también a dos sacerdotes de esa Iglesia católica que se la jugó por las víctimas en esos tiempos aciagos: Mariano Puga, el cura obrero que falleció en marzo de 2020, hace ya más de un año, al comienzo de la pandemia, y el jesuita José Aldunate, quien había partido seis meses antes en septiembre de 2019.

11Con el correr de las páginas, arrancan entre las palabras y las descripciones de Dino Pancani pedazos de sí mismo, dolores y nostalgias. Recuerdos y enojos. Y al hablar de lo ocurrido en ese - o este- tiempo complejo de transición podemos apreciar que profundiza en sus críticas en particular sobre lo sucedido con la avasallada educación pública, y se adentra en la cultura, un sector que estudió y conoció con mucha propiedad desde la prehistoria del actual Ministerio de la Cultura, las Artes y el Patrimonio. En varias columnas muestra como este sector vital para el desarrollo de la sociedad ha quedado a la vera del camino.

12Hay en el libro también un capítulo dedicado a los medios de comunicación, a la concentración de la propiedad que no deja de agudizarse y que impide el debate amplio y plural, oculta realidades y al final ha contribuido al deterioro de las instituciones y no permite mejorar la propia democracia que hemos querido construir.

13Más aún, en estas páginas hay una constante que se desliza e impregna las palabras que fueron dando forma a estas columnas en distintas fechas y medios desde las primeras hasta las últimas: la crítica profunda y coherente al modelo neoliberal impuesto en dictadura. Ese modelo que ha provocado la aguda desigualdad existente en Chile, y que está en la base -aunque muchos no lo vieran venir- precisamente en lo ocurrido a partir de octubre de 2019 y se ha hecho más evidente en lo que la pandemia ha dejado al desnudo.

14Pero más acá de los conceptos y las críticas que en mayor o menor medida un lector o lectora podrá compartir o no, en mi caso sentí una curiosa sensación que me transmitió este texto desde las primeras páginas: al leer el monólogo constituido por sus columnas en distintos tiempos me parece que he conocido un poco más a su autor. Y me gustaría que sin pandemia ni cuarentenas pudiéramos conversar cara a cara sobre ciertos temas; sobre el horrible tiempo de la dictadura, sobre sus comienzos como dirigente estudiantil y su combativa militancia, en momentos en que yo misma junto a muchos otros dábamos una firme lucha pacífica contra el dictador y su régimen desde el periodismo y las organizaciones sociales, junto a profesionales, trabajadores, mujeres, estudiantes y pobladores.

15Como nos ha ocurrido a tantos, este ya largo tiempo de incertidumbres, de preocupaciones y confinamiento, de vivir lo que jamás hubiéramos imaginado, nos ha llevado a menudo a nuestro pasado. A pensar y repensar. A tantas imágenes de la niñez y la adolescencia; a la juventud física ida hace mucho, junto a la vida universitaria, a las reformas interrumpidas, a esas batallas de los 70 y los 80 por la libertad, la justicia y la democracia que culminaron en aquel triunfo del No en 1988 y las primeras elecciones de fines del 89; a la madurez que pasamos sin darnos cuenta en ese tiempo “transicional” del que habla Dino en estas columnas, en el que se respiraba un aire diferente, pero que seguía el peso del modelo socioeconómico, del sistema electoral binominal y permanecían los cerrojos de la Constitución del 80 y sus leyes “de amarre”…

16En fin, tantas y tantas vivencias de los años idos y de lo que ha venido sucediendo después hasta llegar a ser lo que somos hoy. Tantos y tantos recuerdos, con ya varias generaciones marcadas directa o indirectamente por los horrores de la dictadura y-después- por un cierto desencanto del que en una u otra medida somos portadores, pero que a la vez tratamos de doblegar con la esperanza siempre de un mañana mejor.

17Las remembranzas bien hilvanadas y las provocativas palabras de Dino Pancani nos despiertan las propias vivencias, nos llevan a evocaciones del pasado y nos vuelven a traer al presente, con muchas preguntas que aún no logran tener respuesta.

18Se pueden tomar también estos escritos como una invitación a no quedarnos paralizados aún en las circunstancias complejas como las que venimos afrontando hace más de un año: el país requiere cambios profundos, como quedó de manifiesto en forma elocuente el 25 de octubre de 2020 con el abrumador triunfo en el Plebiscito que determinó Aprobar una nueva Constitución.

19El periodismo desde la opinión fundamentada, como lo ha practicado Dino Pancani; desde la investigación, como lo desarrollamos otros en libros y reportajes tiene una obligación ineludible que no es ni más ni menos que aportar elementos para que se conozca la realidad y se reflexione y discuta en torno a ella. Es este un requerimiento de la democracia. Y así lo entendemos quienes estamos convencidos de que nuestra profesión tiene un fundamental rol social que cumplir. Hoy más que nunca.

Auteur

Premio Nacional de Periodismo 2009 Profesora Titular Universidad de Chile Santiago, abril de 2021

© Ariadna Ediciones, 2021

Licence OpenEdition Books

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search