Version classiqueVersion mobile

Clasistas, antiimperialistas y revolucionarios

 | 
Pablo Garrido

6. ¿Qué hacer con la revolución? El Partido Socialista en el Gobierno

Texte intégral

  • 761 “El partido está siempre luchando por las causas más avanzadas, duras y definidas”, Boletín del Com (...)
  • 762 Carlos Altamirano, “Sobre la acusación constitucional a la Corte Suprema decidida por el partido”, (...)

En primer lugar, nosotros queremos decir: que estamos en el Programa de la UP por su desarrollo y su aplicación consecuente. Pero estamos en esta línea para avanzar y para cumplir. Queremos que este proceso se vaya haciendo irreversible hacia el socialismo, para llegar al fin del periodo del compañero Allende con las banderas del socialismo flameando en este país.761
 Nosotros representamos el viento de la historia, nosotros representamos las grandes banderas de los pueblos oprimidos que junto al nuestro están en la lucha, que nosotros hoy día, ayer y mañana, estamos en esta batalla, que más que la batalla del Partido Socialista es la batalla del pueblo de Chile, y más que la batalla del pueblo de Chile, es la batalla de la liberación continental latinoamericana, es la batalla de los pueblos del mundo por constituir una nueva sociedad.762

1La organización de la Unidad Popular en octubre de 1969 significó la reconfiguración de la alianza de izquierda bajo la combinación política propuesta por el Partido Comunista, mientras que la opción de un “Frente revolucionario de Trabajadores” propuesta por los socialistas quedó sepultada. Durante los años de la Revolución en Libertad no solo el radicalismo viró hacia posiciones de izquierda, la Democracia Cristiana en el Gobierno sufrió una serie de tensiones respecto de la profundidad de las reformas impulsadas, gestando un polo rebelde que fue clave en la configuración de un sector cristiano y revolucionario. La movilización social impulsada por el Gobierno de Frei y las expectativas generadas en torno a las transformaciones alentaron un proceso de izquierdización extendido al sistema de partidos que tendió a la descomposición del centro político acercando, con distintas intensidades, al Partido Radical y a sectores de la Democracia Cristiana al FRAP.

  • 763 Álvarez, op. cit., 216.

2En 1969, los radicales consolidaron su viraje izquierdista aprobando un programa de reformas que coincidía en varios puntos con las propuestas del FRAP, mientras que el PDC vivió una escisión liderada por facciones de izquierda y militantes de las juventudes, quienes exigieron profundizar las reformas del Gobierno y avanzar en la construcción de un régimen socialista-comunitario. Después de las elecciones parlamentarias de marzo de 1969, donde el FRAP obtuvo casi el 30 % de los votos, el PC —que obtuvo su mejor resultado hasta el momento con poco más del 16 %— insistió en la unidad con la “burguesía progresista” señalando la necesidad de superar los márgenes de la alianza socialista-comunista para derrotar a una derecha en vías de recuperación electoral y evitar un Gobierno de continuidad democratacristiana.763 El PS, que había logrado poco más de un 12 % de los votos, terminó por aceptar la ampliación de alianza suscribiendo junto al FRAP una invitación a la que respondieron positivamente el PR, el grupo de escindidos del PDC reunidos en el Movimiento de Acción Popular Unitaria (MAPU), y los pequeños Partido Social Demócrata (PSD) y Acción Popular Independiente (API).

  • 764 “Conclusiones del pleno nacional del Partido Socialista, celebrado los días 11, 12 y 13 de julio de (...)
  • 765 “ ¡El socialismo al poder!”, Boletín del Comité Central del PS 2, agosto-septiembre 1969.

3Pese a los acercamientos con el centro, el PS no modificó su lectura respecto de los radicales. Las conclusiones del pleno realizado en julio de 1969 apuntaban que la ideología del PR “se define por la defensa de la sociedad burguesa”, negando “el legítimo derecho de los trabajadores de buscar otros métodos de lucha como la violencia revolucionaria”. No obstante, reconocieron en el viraje del radicalismo una nueva actitud de la burguesía progresista, ahora alineada con algunas de las transformaciones propuestas por las “fuerzas revolucionarias” del FRAP. En este sentido, el llamado socialista fue a configurar un Frente Revolucionario en el que tenían cabida “todos los partidos, organizaciones y personas abiertamente comprometidas en la lucha antiimperialista y que están por la substitución del régimen capitalista por una sociedad socialista”.764 El PS resaltó el compromiso programático por sobre cualquier divergencia, sin embargo, insistió en imprimir un carácter revolucionario, clasista y antiimperialista a la prematura campaña presidencial, impulsando la integración de grandes contingentes populares “a un movimiento social y político que trascienda lo simplemente electoral para orientarse hacia la liberación definitiva del pueblo de Chile”.765

  • 766 Manuel Cabieses, “Chile: el voto o el fusil”, Punto Final 73, suplemento a la edición, 28 de enero (...)
  • 767 Mario Garay, La Cuestión de la Unidad, Santiago, s/i, 1968, 29.

4El discurso socialista ratificó los acuerdos y las perspectivas estratégicas sancionadas en Chillan, apelando vagamente a las condiciones de la revolución chilena y a la subordinación de los sectores centristas a la dirección y al programa revolucionario para justificar el pacto con los radicales. La ampliación del frente de izquierda no estuvo exenta de polémica, siendo criticada como una expresión de la vieja política de frentes electorales agitados por la izquierda tradicional. Para Manuel Cabieses, articulista de la revista Punto Final, la temprana apertura de la coyuntura presidencial demostraba la supervivencia de la antigua lógica frentepopulista bajo un renovado discurso revolucionario y antiimperialista que desconocía la caducidad de las formas electorales como instrumento para acceder al poder. La crítica apuntaba contra el electoralismo de la izquierda tradicional, que habría adoptado las elecciones como una estrategia general que en los hechos subordinaba cualquier opción revolucionaria al resultado de las urnas.766 En una posición distinta, Mario Garay del PSP, llamó a abandonar los sectarismos y la rigidez doctrinaria para afrontar un proceso de unidad con el centro que ya en 1968 se vislumbraba inevitable. No obstante, la nueva alianza debía estar condicionada a la toma del poder y no a la mera “participación” de la izquierda en el Gobierno como sucedió durante el Frente Popular, asegurando la transformación de las “bases materiales de la sociedad, las relaciones de propiedad y construir el socialismo”.767

  • 768 “Conferencia Nacional del Programa del Partido Socialista. Octubre 1969”, Boletín del Comité Centra (...)

5Frente a las elecciones presidenciales de 1970, el PS intentó imprimir un sentido revolucionario a la campaña, planteando que la unidad debía practicarse desde la base y generando un entendimiento capaz de desbordar las direcciones partidarias, configurando un discurso abiertamente crítico de la experiencia reformista de Frei y explícito a la hora de plantear las metas socialistas de la candidatura de izquierda. La proyección de los acuerdos de Chillan situó la campaña presidencial como un espacio de acumulación de fuerzas y movilización de masas, insistiendo en que la agudización del enfrentamiento entre las reivindicaciones populares y el cada vez más represivo régimen burgués empujarían naturalmente la movilización popular hacia formas superiores de lucha. Con tal fin, los socialistas convocaron a una conferencia programática bajo la consigna “Unidad para la lucha por la conquista del poder y por la construcción del socialismo” para octubre de 1969, en un intento por generar orientaciones prácticas sobre estos asuntos.768

  • 769 Faúndez, op. cit., 175-181 y Torres, op. cit., 314-320.

6Pese a que las lecturas sobre la realidad represiva del régimen burgués y la caducidad de las elecciones se mantuvieron vigentes en el discurso partidario, la Unidad Popular asumió un lenguaje distinto. La política comunista de amplias alianzas tuvo un éxito tal que llegó a barajarse la posibilidad de un amplio bloque popular conformado por el PDC, el PR y el FRAP que corría el riesgo de dejar completamente aislados a los socialistas en su “Frente Revolucionario”. Pese a que esta opción fue desechada por comunistas y democratacristianos, las posiciones del PC respecto de la vía no armada y la revolución por etapas fueron las que finalmente permearon el discurso unitario. Lejos de precipitar simultáneamente las transformaciones de la fase democrático-burguesa y la revolución socialista, la UP se propuso crear condiciones que permitiesen, en palabras de Salvador Allende, “abrir la puerta al socialismo”. El programa básico de la UP buscaba la profundización del proceso reformista iniciado por la Revolución en libertad, proponiendo una serie de medidas democratizadoras del régimen político y de alto contenido social, y una serie de modificaciones al régimen jurídico y de propiedad con carácter “antioligárquico, antiimperialista, antifeudal y antimonopólico”.769

  • 770 Peter Winn, La revolución chilena, Santiago, LOM, Santiago, 2013, 39-45.

7Lejos de agitar la estrategia del Frente Revolucionario y de adherir a sus perspectivas armadas, la UP proyectó el etapismo comunista al plantear como objetivo principal del programa crear condiciones favorables para la construcción de un nuevo régimen socialista a través de las instituciones y lógicas del régimen democrático. La UP apuntó a superar el régimen económico-social existente a través de un nuevo Estado popular, aprovechando los instrumentos institucionales, constitucionales y la legalidad vigente para impulsar las transformaciones estructurales necesarias. En este sentido, el programa ofreció un “camino democrático hacia un socialismo democrático” con una fuerte orientación personalista y electoralmente pragmática, que relevo la figura del candidato presidencial y las perspectivas de un gobierno de coalición por sobre los discursos izquierdistas del PS y otros grupos.770

  • 771 “La lucha de clases debe jugar un papel principal en la campaña presidencial”, Boletines del Comité (...)

8Las perspectivas electorales, pacíficas y legales de la UP configuraron un problema mayor para las líneas estratégicas abiertamente rupturistas. La redacción del programa en 1969 sintetizó las ambigüedades sin ofrecer una solución tajante a las mismas, sin embargo, obligó a los socialistas a definirse sobre el rol del aparato administrativo y de la democracia burguesa en el proceso revolucionario chileno. Ante las constantes interpelaciones de la DC y la derecha, el PS relegó las perspectivas “agudas” de lucha a un segundo plano sin abandonarlas, apareciendo episódicamente durante la campaña distintas posiciones al respecto. El Comité Central imprimió un sentido de esclarecimiento ideológico y educación política a la campaña, promoviendo un “estilo de conducción” que se limitó a un discurso crítico del reformismo de Frei y de agitación revolucionaria.771 No obstante, algunos dirigentes insistieron en el carácter instrumental del régimen democrático y la legalidad burguesa, utilizada siempre según la conveniencia de las clases dominantes. Al respecto, Clodomiro Almeyda insistió en el carácter inevitable del enfrentamiento, al señalar que para los sectores conservadores “la lesión de los valores que para ellos son la base del actual orden social justifican el empleo de la violencia” y agrega:

  • 772 Clodomiro Almeyda, “El socialismo y la violencia”, Las Noticias de Última Hora, 27 de julio de 1970

De manera que tomar en cuenta, tomar conciencia de que nuestra flamante democracia vale para la extrema derecha solo cuando le es favorable y no para cuando le es adversa, no constituye sino el más elemental deber de una fuerza que actúa en política como lo es el Partido Socialista. Cuando éste ha sostenido que la pugna política mundial y continental tiende hacia la violencia, esta solo constatando un hecho objetivo. Y cuando en su quehacer político tiene presente esa circunstancia y no cae en el idealismo de creer que nuestras luchas políticas son versallescas y de que todos están dispuestos a jugar limpio, no hace sino comportarse racionalmente.772

  • 773 “Proceso definitorio”, Las Noticias de Última Hora, 4 de septiembre de 1970.

9Pese a las discusiones episódicas sobre el papel de la violencia, los medios socialistas se abocaron por completo a la coyuntura electoral y a las perspectivas transformadoras de un Gobierno de la Unidad Popular. La elección fue presentada como un enfrentamiento de caracteres históricos entre una opción capitalista y autoritaria representada por Alessandri, una alternativa reformista y continuista encarnada por Tomic, y la apertura de un proceso genuinamente “transformador y dinámico” con Salvador Allende. Las Noticias de Última Hora, en vísperas de la elección presidencial, insistían en señalar que un Gobierno de la UP “no representa amenazas para el pueblo chileno ni para la nación, significa solo el término del predominio centenario del poder los ricos. Representa la primera posibilidad de que el pueblo se abra verdaderamente el camino al poder. Significará independencia económica y el asentamiento real de la soberanía de Chile y el termino de la dependencia extranjera”.773

  • 774 “El desafío de la historia”, Las Noticias de Última Hora, 6 de septiembre de 1970.

10Los resultados de la elección dieron el triunfo a Salvador Allende con el 36 % de los votos, venciendo por un estrecho margen de 40.000 sufragios al candidato de la derecha Jorge Alessandri. Las elecciones demostraron la difícil correlación de fuerzas y anunciaron las dificultades del nuevo Gobierno para lograr mayorías parlamentarias. La Democracia Cristiana, que obtuvo un 28 %, se transformó en un actor clave para la estrategia de la Unidad Popular, enfocada a la configuración de una mayoría social y política capaz de impulsar el programa revolucionario desde el Estado y el Parlamento. Al respecto, Última Hora resaltó la visita de Radomiro Tomic a Salvador Allende después de los comicios, destacando las convergencias entre el nuevo Gobierno y los sectores de “izquierda cristiana” como reflejo de una conciencia mayoritaria en favor del proceso transformador que iniciaba.774

11La intención de la UP era transitar al socialismo por la vía de la institucionalidad vigente, lo cual constituía el sello distintivo de la experiencia chilena, primera en el mundo en que los partidos marxistas alcanzaban el poder mediante las elecciones. La correlación de fuerzas en el Parlamento y la estrategia de la izquierda obligaban a la negociación y al ejercicio institucionalizado de la política, tópicos particularmente conflictivos para el socialismo durante toda su trayectoria. Con la llegada de Allende a la presidencia, el PS enfrentó una serie de interrogantes que lo llevaron a polemizar respecto de las características del nuevo Gobierno, la profundidad y velocidad de las transformaciones y el rol de las fuerzas antagónicas en el proceso. El tópico de la legalidad y el respeto a la constitución configuraron un problema mayor para la reflexión socialista, tradicionalmente tajante a la hora señalar los límites de la institucionalidad y denunciar las ficciones del régimen democrático burgués. El PS afrontó desde el Gobierno la espinosa cuestión de los limites institucionales a la hora de impulsar una política revolucionaria que, de acuerdo con sus propias definiciones, debía tarde o temprano superar el formalismo y desbordar los márgenes de la formalidad. ¿Qué hacer con la revolución? Parece ser la pregunta más importante del debate socialista durante los tres años siguientes.

12La mayoría relativa alcanzada por la izquierda en las elecciones presidenciales exigía, al igual que en 1958, la ratificación del resultado electoral en el Congreso Pleno. Desde el alessandrismo se propuso desconocer el resultado, extendiendo una invitación al PDC para votar en bloque contra la ratificación de Allende. Finalmente, la DC condicionó sus votos al “Estatuto de garantías constitucionales”, documento que buscaba impedir eventuales arbitrariedades contra las libertades públicas, el derecho de enseñanza y la ley de partidos políticos, y que fue aceptado por la UP y el propio Alessandri como salida política a la inusualmente extendida coyuntura presidencial. Para el PS, estos hechos demostraban que el triunfo electoral no había resuelto el problema de la toma del poder ni mucho menos derrotado la resistencia de las fuerzas tradicionalmente regresivas: la burguesía y el imperialismo.

  • 775 “El gobierno popular y las tareas políticas del partido”, Boletín del Comité Central del PS 7, sept (...)

13El informe de Adonis Sepúlveda al pleno de octubre 1970 es decidor respecto de este punto. Alcanzada la presidencia correspondía iniciar la conquista del poder y la construcción del socialismo, no obstante, el derrotero de la revolución chilena debía ser capaz de cumplir con estas tareas “partiendo desde las actuales estructuras de carácter capitalista”. Según el informe, el desafío era mayúsculo considerando la heterogénea composición social de la Unidad Popular y los límites del aparato administrativo para impulsar medidas genuinamente revolucionarias. Alcanzada la presidencia no bastaban los decretos para quebrar la estructura del régimen capitalista, por lo que la acción partidaria estaría enfocada a “crear aceleradamente las condiciones para cambiar, durante el ejercicio de este gobierno, el carácter capitalista del sistema vigente para transformarlo en un régimen socialista”. Y agrega: “concretamente, la alternativa para el Partido Socialista es la siguiente: Ahora o nunca”.775

  • 776 Ibid., 10.
  • 777 Ibid., 11.

14El socialismo se propuso en durante la presidencia de Allende realizar las distintas transformaciones sociales y reformas políticas que permitiesen hacer “irreversible” el proceso revolucionario. En términos concretos esto implicaba profundizar la reforma agraria, ampliar la base social de apoyos del Gobierno y avanzar hacia la incorporación de hecho del movimiento popular organizado al ejercicio del poder a través de la naciente área nacionalizada de la economía. Logrados estos objetivos, correspondería la legalización del nuevo Estado Popular, formalizando la incorporación masiva de los trabajadores al poder mediante una nueva constitución y una asamblea popular. La realización de este punto crucial dependía fundamentalmente “de la movilización de masas y de su incorporación al poder en la vida misma”, por lo que el llamado fue a buscar con urgencia “caminos y conductos o mecanismos para que el pueblo sea en la práctica conductor de su destino, ese mismo pueblo será la fuerza invencible que institucionalizara su derecho a ser poder”.776 El informe no cambió los diagnósticos respecto de la burguesía ni del imperialismo, sectores que después del 4 de septiembre aún conservaban su poderío financiero y controlaban parte del aparato administrativo. Al respecto, Sepúlveda señaló que “no debemos olvidar que estamos haciendo una revolución social” y que la práctica de la legalidad burguesa no clausuraba la lucha de clases, la que tendería a agudizarse “en la misma medida que avancemos en la conquista del poder económico y político”.777

  • 778 Carlos Altamirano, “El Partido Socialista y la Revolución Chilena. Enero de 1971”, Víctor Farías (e (...)

15Durante enero de 1971 se realizó el XXIII Congreso del PS en la ciudad de La Serena. El torneo, que contó con la presencia de Salvador Allende, estaba llamado a definir las principales orientaciones del partido en el Gobierno. La radicalización discursiva y la “recuperación” política iniciada a mediados de la década de 1960 no evitaron que los socialistas formaran una nueva alianza con el PR. Tampoco se restaron de los procesos electorales, privilegiando esta vía por sobre las perspectivas estratégicas de la movilización de masas y el trabajo clandestino, llegando inclusive a aceptar un inédito compromiso de garantías constitucionales presionados por la DC. En este contexto, el torneo estuvo dividido entre la continuidad de Aniceto Rodríguez y un sector liderado por el senador Carlos Altamirano, representantes de dos alternativas de conducción política del Gobierno. Para Altamirano, quien a la postre fue elegido Secretario General, el triunfo de la UP abría un cuadro de clara división política y social entre “los que están por cambios estructurales y los que no aceptarán esos cambios, defendiendo sus intereses por la fuerza de las metralletas”.778 Este cuadro exigía al PS replantear sus tareas frente al Gobierno y transformarse en un agente dinamizador del proceso social y un catalizador de las transformaciones.

16Las operaciones para desconocer la elección de Allende en el congreso, el estatuto de garantías constitucionales y la acción de grupos armados de ultraderecha instalaron una percepción sobre la institucionalidad y las clases antagónicas que fue leída como una radicalización de su papel regresivo, señalando la necesidad estratégica de dar un “salto cualitativo” que permitiese derrotar definitivamente a las clases comprometidas con el orden. Para estos sectores, la toma del poder pasaba necesariamente por la transformación en un sentido socialista del aparato administrativo y del sistema económico, donde el movimiento de masas alrededor del Gobierno adquirió un papel fundamental. Al respecto, el propio Altamirano señalaba que el Gobierno de la UP debía impulsar una política de masas “que deberá promover los cambios de estructura política, social y económica que el país ha exigido a través de su mayoría soberana” y agrega:

  • 779 Idem.

Y ello no será posible ni manteniendo el aparato estatal burgués con su secuela de corrupción y vicios enquistados en una burocracia desmesurada, un aparato policial orientado a la represión del pueblo, un Parlamento conservador y obstruccionista y un sistema judicial clasista, ni enfrentando esta realidad con nuestras viejas formas partidistas. Los partidos de izquierda han vivido toda una existencia política aceptando sin protestas el juego electoralista, parlamentario y burgués.
La nueva coyuntura histórica nos plantea un extraordinario desafío, que debemos aceptar y resolver exitosamente: la revolución chilena solo será posible en la medida que las vanguardias de la clase trabajadora sepan revolucionarse a sí mismas, se incorporen sin temores a las masas populares y encuentren en ellas el dinamismo, la orientación y la fuerza que harán posible la conducción del pueblo chileno hacia la construcción del socialismo. El sectarismo partidista y el apego a las tradiciones del orden burgués son los grandes enemigos de la revolución.779

  • 780 “Resolución política del XXIII Congreso”, Boletines del Comité Central del PS 9, enero-febrero de 1 (...)
  • 781 “El Partido Socialista llama al pueblo de Chile”, Boletines del Comité Central del PS 9, enero-febr (...)

17Las resoluciones políticas del congreso caracterizaron los primeros meses del Gobierno como un periodo de agudización de las contradicciones entre el poder de las masas y el poder de la burguesía, destacando como objetivo principal del periodo “afianzar el gobierno, dinamizar la acción de las masas, aplastar la resistencia de los enemigos y convertir el proceso actual en una marcha irreversible hacia el socialismo”.780 El congreso reafirmó el sentido clasista de la revolución chilena, destacando la importancia de la unidad socialista-comunista para hacer frente a las contradicciones de clase aún vigentes al interior de la UP mediante el cumplimiento del programa y la movilización del contingente popular organizado. Las conclusiones y resoluciones dan cuenta de un momento de actualización discursiva, proyectando las perspectivas estratégicas desarrolladas durante la década anterior a las labores de gobierno. Si bien Allende insistió en su discurso a la sesión inaugural del torneo en las perspectivas legales y pacíficas del proceso chileno, las conclusiones reavivaron el lenguaje despreciativo de la institucionalidad burguesa y un tono principista enfocado al cumplimiento del programa revolucionario como objetivo principal.781

  • 782 Walterio Fierro, “Comisión política internacional”, Boletines del Comité Central del PS 8, diciembr (...)

18El PS ratifico las adhesiones internacionales y los planteamientos antiimperialistas suscritos en 1967. El informe sobre política internacional redactado por Walterio Fierro poco antes del congreso destacó las transformaciones de la estrategia imperialista norteamericana en el continente después de la Alianza para el Progreso, caracterizada por la intervención militar directa, el sabotaje encubierto a través de la CIA y la promoción de “dictaduras gorilas” con la finalidad de contener el ascenso de los movimientos populares en América Latina. El afán continental seguía estando vigente, sin embargo, las perspectivas abiertas por la revolución chilena cambiaron el peso específico del PS en el plano continental. Según el informe de la comisión internacional, el éxito de la revolución chilena pasaba por el cumplimiento del programa, la incorporación efectiva de las masas al poder y “la correlación de fuerzas internacionales que impidan al imperialismo yanqui intervenir abierta o encubiertamente para bloquear o torcer el curso del proceso revolucionario en nuestro país”. Al respecto, el documento señalaba “podemos sostener que las peculiaridades que se dan en el proceso político y social chileno no hacen de esta experiencia un proceso aislado, desconectado del contexto político latinoamericano y mundial”. Y concluye: “nuestra experiencia, con todo lo singular que ella aporta al proceso revolucionario mundial, debe insertarse en el camino de la liberación latinoamericana para que junto a Cuba socialista constituya una base de apoyo permanente a los pueblos explotados”.782

19El congreso significó una actualización de la línea política, que comenzó a insistir en la participación protagónica y autónoma de las masas como garantes del cumplimiento del programa y elemento defensivo del proceso frente a una oposición —interna y externa— cada vez más beligerante. Pese a que esto no redujo la importancia del espacio parlamentario ni sacó la práctica partidaria de la legalidad, configuró una actitud que tendió a tensionar los límites de la institucionalidad desde la acción político-sistémica y la movilización social. La afirmación del contenido de clase y la centralidad del programa también se reflejó en la actitud aliancista del PS, reacio a la negociación con la DC y abierto a la colaboración con sectores de la izquierda extraparlamentaria. Las definiciones del PS plantearon la divergencia con el PC y el propio Allende, interesados en mantener puentes con la DC y una movilización popular disciplinada acorde a la estrategia de impulsar las transformaciones en el marco de la legalidad.

  • 783 Luis Corvalán Márquez, “Los partidos políticos y el golpe del 11 de septiembre”, Santiago, Editoria (...)

20El asesinato de Edmundo Pérez Zujovic, político democratacristiano de larga trayectoria y ministro del Interior durante el gobierno de Frei a manos de un comando de la ultraizquierdista de la Vanguardia Organizada del Pueblo en junio de 1971 tendió a la polarización de las fuerzas políticas. Después del atentado la DC viró hacia la oposición comenzando a colaborar en labores parlamentarias y pactos electorales con el Partido Nacional. Pese a que los democratacristianos insistieron en que su oposición era de carácter “progresista” y autónoma de la derecha, el discurso de la DC reclamó contra el estado de agitación y eventuales restricciones del Gobierno a las libertades públicas, dando origen a un distanciamiento progresivo de la UP y sus partidos. La nueva posición del PDC fue criticada por los sectores progresistas favorables a la agenda transformadora del Gobierno, quienes terminaron saliendo del partido fundando la Izquierda Cristiana, movimiento que a la postre integraría las filas de la UP.783

  • 784 “Pleno nacional del Partido Socialista”, Boletines del Comité Central del PS 15, agosto de 1971, 2.
  • 785 Idem.
  • 786 Ibid, 3.

21El pleno del PS en agosto de 1971 abordó la nueva situación política, destacando su ascendente conflictividad y la agudización de las maniobras opositoras contra el Gobierno. Ante la escalada de la “burguesía y el imperialismo”, el PS propuso “acelerar la gestión revolucionaria iniciada el 4 de noviembre” para alcanzar “la plenitud del poder político y reivindicar para el pueblo las fuentes de producción fundamentales, sentando las bases materiales necesarias para la construcción de la sociedad socialista”.784 El emergente discurso maximalista del PS, sin embargo, apuntó fundamentalmente a la aceleración del proceso dentro de los contornos propuestos por la UP. El pleno exigió acrecentar el número de empresas nacionalizadas y bajo control de sus trabajadores, aumentar la cantidad de hectáreas expropiadas en el campo y terminar con las trabas jurídico-institucionales que impedían el desarrollo del proceso. Para el PS “ha llegado el momento de adecuar jurídicamente a la institucionalidad chilena a las transformaciones revolucionarias que están remodelando nuestra sociedad”.785 Pese al discurso movilizador y a las perspectivas de masas planteadas en el torneo de La Serena, el pleno fue enfático en llamar a la disciplina popular condenando “las acciones espontaneicistas de masas, expresadas en tomas inorgánicas e indiscriminadas de industrias y fundos, las que si bien contienen un fondo de justicia reivindicativa frente a una explotación centenaria, perturban el desarrollo de la política del gobierno en áreas de su actividad”.786

22Hacía finales de 1971 el Gobierno enfrentaba una situación compleja. El proceso de nacionalizaciones y la promesa de no utilizar la fuerza en contra del pueblo generó una ola de tomas de terreno, ocupaciones de empresas y expropiaciones agrícolas que se había vuelto difícil sino imposible de controlar por parte de las organizaciones de masas afectas al Gobierno. Además, el reagrupamiento de la oposición en una alianza informal liderada por el PDC y el PN significó sonados reveses electorales para la UP, derrotada en las elecciones complementarias de julio de 1971 y enero de 1972. En tanto, el agotamiento del paquete de medidas económicas iniciales comenzó a mostrar los primeros síntomas de desabastecimiento, y con él, aparecieron también las primeras manifestaciones callejeras contra la administración de Allende.

  • 787 Julio Faúndez, Democratización, desarrollo y legalidad. Chile. 1831-1973, Santiago, Ediciones UDP, (...)

23 En marzo de 1972 el Congreso aprobó una enmienda constitucional presentada por el PDC, la cual buscaba controlar los términos y condiciones del proceso de nacionalizaciones impulsado por el Gobierno. Debido a la trascendencia de la legislación, el Ejecutivo utilizó su poder de veto iniciando una serie de negociaciones con la DC que no llegaron a buen puerto. Una vez fracasado el acuerdo, una declaración conjunta de la DC y el PN sostuvo el derecho del Parlamento a rechazar el veto presidencial por mayoría simple de votos. La compleja situación legislativa proyectó el conflicto político como un choque entre poderes del Estado y entrampó la labor del Gobierno mediante el bloqueo parlamentario, situación que se agudizó en la medida que la DC y el PN asumieron posiciones comunes en el plano legislativo. La estrategia institucional de la Unidad Popular comenzó a chocar con la lógica inflexible de las negociaciones parlamentarias, entrampando las opciones legislativas del proceso a partir de ese momento.787

24La agudización del conflicto político entre el Gobierno y la oposición, el recrudecimiento de la crisis económica y el bloqueo de la iniciativa legislativa del Ejecutivo endurecieron las posiciones socialistas, quienes comenzaron a rechazar con mayor encono las tendencias reformistas, la negociación con sectores de la burguesía y la burocratización del proceso derivada de su ritmo legalista e institucional. El discurso se abrió una vez más hacia el movimiento de masas, señalando la incorporación masiva de los trabajadores al poder como la clave para la defensa del Gobierno, la irreversibilidad del proceso y la conquista del poder. El pleno de febrero de 1972 fue el encargado de plantear rectificaciones a la estrategia del partido frente a los primeros síntomas de crisis gubernativa. Adonis Sepúlveda, Secretario General subrogante durante la reunión plenaria, señalaba que el periodo estaba caracterizado por una agudización de la lucha de clases expresada en la intensidad y coordinación de las acciones opositoras. Para el senador, la beligerancia de la derecha exigía profundizar y acelerar el proceso revolucionario hasta volverlo irreversible. Para que esto ocurra era necesaria la participación “real y efectiva de las masas en todos sus niveles y en todos los aspectos de la vida económica, política y social de Chile”. Y agrega:

  • 788 “Pleno Socialista: Profundizar la revolución con participación del pueblo”, Las Noticias de Última (...)

Esta movilización debe expresarse no solo en el desfile callejero, en arrebatarle la calle a los momios y pijes fascistas, sino que también en una acción permanente de las masas por el control de la distribución de los productos alimenticios, en la lucha contra la especulación, en los trabajos voluntarios para elevar la producción, en el impedir el abuso de los arriendos, en una vigilancia revolucionaria de todos los mandatarios destacados por los partidos de la Unidad Popular en la gestión administrativa.788

  • 789 Partido Socialista, “Informe del Comité Central al pleno de Algarrobo”, Víctor Farías (ed.), op. ci (...)

25El largo informe presentado por Sepúlveda al pleno realizó una detallada explicación de la estrategia seguida por el PS en 18 meses de gobierno, constatando la agudización de la lucha de clases como el principal elemento del periodo. Además, reconoció una serie de problemas derivados de las particulares condiciones de la revolución chilena. Conquistado el aparato administrativo, la UP habría logrado hacerse con una herramienta del poder burgués, evidenciado las contradicciones entre los objetivos socialistas perseguidos por los partidos populares y el carácter clasista del Estado. El carácter de clase del Estado fue apuntado como la limitante principal de la acción del Ejecutivo, determinando las características generales del proceso de transformación. Dirigiéndose principalmente a los sectores izquierdistas, Sepúlveda insistió en que “debemos ser conscientes de lo que podemos exigirle al gobierno y que no le podemos exigir”, señalando que “ahora que el Estado burgués está encabezado por la Unidad Popular no le podemos pedir al gobierno que destruya este Estado burgués, porque es parte de él, sino que cree condiciones para la destrucción de ese aparato”.789. Y agrega:

  • 790 Ibid., 1926.

¿Qué lecciones sacamos de nuestra experiencia? Es necesario utilizar al máximo, ‘sacarle el jugo’ a la actual institucionalidad, ‘exprimir’ sus posibilidades arrinconando a la burguesía dentro de su propia telaraña legal, haciéndola sufrir el peso de las instituciones creadas a su ‘imagen y semejanza’. Ellos crearon la ley de seguridad interior del estado, pues, que la sufran, aprobaron una ley de reforma agraria, pues, que la aguanten; otorgaron instrumentos legales para expropiar o intervenir empresas, que lloren ahora si se aplican masivamente; concentraron en el Presidente de la República la política exterior, bueno, que se quejen de rabia cuando éste lleva adelante una política internacional independiente y de desafío al imperialismo.790

  • 791 Ibid., 1953. Las cursivas son del original.

26El control de una parte del aparato administrativo del Estado, la agudización de la lucha de clases entre el proletariado organizado y una burguesía cada vez más sediciente y rebelde frente a la legalidad, y los cambios en la correlación de fuerzas entre las clases sociales producto de las medidas impulsadas por el Gobierno hacían de la situación una coyuntura revolucionaria en pleno desarrollo y aún por resolverse. Según el informe, la resolución de esta coyuntura en favor de los trabajadores y la revolución socialista pasaba, necesariamente, por la profundización y aceleración del proceso desde el Ejecutivo y con la participación masiva de los trabajadores. Apoyados en la creciente conciencia de clase, la ascendente organización del movimiento popular y las germinales expresiones de “democracia social” surgidas en el seno del movimiento popular organizado, la posición del PS fue la de incorporar a este contingente “en todos los medios de decisión”, o en otras palabras “que sea la masa la que dirija y participe en las acciones, pero esta participación no puede estar limitada por el sectarismo. Se trata de la participación de los trabajadores como clase, y por tanto, sin exclusiones de ninguna naturaleza dentro de su marco. Trabajador que participa es trabajador que apoya a la revolución”.791

27El pleno delineó una doble estrategia. Por un lado, el Ejecutivo debía persistir en las realizaciones que la institucionalidad y la lógica transaccional del régimen democrático permitan, insistiendo en la ampliación de las conquistas y la aplicación intensiva de los instrumentos legales disponibles en orden a acelerar las expropiaciones y profundizar la participación de los trabajadores. Por otro, el PS debía propiciar la unidad desde la base, por encima de todo sectarismo y en función de incluir a las masas en el proceso. Lo anterior implicaba actuar por fuera de los limites partidarios, ampliando la base social de apoyos a todos aquellos sectores comprometidos y favorables a los cambios, valiéndose de las organizaciones populares ya constituidas —comités de la UP, sindicatos, gremios, federaciones estudiantiles, etc.— y las nuevas expresiones de organización colectiva — comités de administración, sindicatos campesinos, juntas de aprovisionamiento— para hacer frente a los distintos problemas y coyunturas del Gobierno, como la administración de la propiedad social, la expropiación agrícola y el control del desabastecimiento y la especulación de precios.

  • 792 “Pleno del Partido Socialista”, Las Noticias de Última Hora, 18 de marzo de 1972.
  • 793 “Problemas, peligros y salidas para el proceso”, Posición 7, 30 de mayo de 1972.

28En este contexto, los socialistas viraron hacia posiciones aún más tajantes a la hora de rechazar negociaciones legislativas con el PDC para destrabar el curso del Gobierno, relevaron los límites de la institucionalidad burguesa señalando al Parlamento como una “trinchera reaccionaria” y exigieron con mayor enconó continuar con la marcha del Gobierno, señalando que el PS “no se prestará para el juego de las transacciones del Programa de la Unidad Popular. Al revés, su voluntad y toda su fuerza de partido arraigado en las masas trabajadoras constituyen la mejor garantía de una profundización del proceso de cambios revolucionarios”.792 La resistencia creciente de las fuerzas regresivas desde el Parlamento y las trabas puestas por instituciones como la Contraloría General de la República y el Poder Judicial al proceso de nacionalizaciones creaban un inmovilismo que resultaba peligroso para la supervivencia misma del proceso. En este sentido, la propuesta del PS fue un plebiscito que lograse destrabar la situación de empate social a la que había llegado la revolución chilena, buscando “una definición de los chilenos entre los que están por los cambios y los que quieren impedirlos”.793 La posición socialista chocó con la estrategia del PC y del propio Allende, aún abierta a buscar acuerdos con la DC, aunque sean parciales, tratando de evitar que la oposición actuase en bloque y de destrabar las perspectivas legales de realización del programa.

29A mediados de 1972 el conglomerado de Gobierno se reunió para dirimir las flagrantes divergencias entre los dos partidos más importantes de la UP, divididos entre una perspectiva legalista, negociadora y favorable a una consolidación de las conquistas ya logradas en el proceso, y otra, partidaria de la aceleración y profundización de este. La reunión se decidió por la propuesta del PC, compartida por el PR y la API, en orden a mejorar la situación económica, consolidar la administración del sector productivo ya nacionalizado y limitar la ampliación del área nacionalizada de la economía con la inclusión de 91 nuevas empresas estratégicas. Además, la reunión resolvió iniciar una nueva negociación con la DC, orientada a destrabar la discusión respecto del veto presidencial, evitar un enfrentamiento entre poderes del Estado y salvar el camino formal para las transformaciones. Pese a una serie de informaciones iniciales positivas respecto de las negociaciones, estas finalmente fracasaron.

  • 794 Faúndez, op. cit., 238-239.

30El fracaso de las negociaciones planteaba el final de la vía legalista de la Unidad Popular. Según la oposición, después de aprobado el proyecto al Ejecutivo le quedaban como opciones promulgar la reforma constitucional o llamar a plebiscito. Terminadas las conversaciones entre la UP y la DC, esta última oriento su acción hacia una coordinación formal con la derecha en labores de oposición, la que finalmente término en una Confederación Democrática, alianza electoral abierta a todos los partidos opositores al Gobierno. Además, el fracaso de las negociaciones coincidió con un aumento de las acciones desde la Contraloría y los Tribunales de Justicia que tramitaron distintos recursos favorables a los propietarios afectados por los decretos de requisición y expropiación. En resumen, con el fracaso de las negociaciones se agudizaron las distancias políticas entre Gobierno y oposición, las divergencias en el seno de la UP y el conflicto entre los distintos poderes del Estado, poniendo nuevas trabas a la estrategia legalista y formal del Gobierno.794

  • 795 Orlando Millas, “La clase obrera en las condiciones del Gobierno Popular”, El Siglo, 5 de junio de  (...)

31La nueva situación política después del fin de las negociaciones no clausuró las distancias y divergencias entre socialistas y comunistas a la hora de comprender el proceso político. Según Orlando Millas, ministro de Hacienda y miembro de la Comisión Política del PC, la correlación de fuerzas había cambiado desfavorablemente para el Gobierno y el movimiento popular producto de errores políticos y económicos “que podemos resumir como transgresiones al programa de la Unidad Popular”. Cabría entonces, “poner el acento en la defensa del Gobierno Popular, en su mantenimiento y en la continuidad de su obra” para lo cual “deberán hacerse concesiones y, al menos, neutralizar a algunas capas y determinados grupos sociales, enmendando desaciertos tácticos”.795 Para Millas, la coyuntura exigía como tarea fundamental salvaguardar la hegemonía social de la clase obrera en la alianza con los sectores sociales comprometidos con el programa antiimperialista, antimonopólico y antioligárquico, formula que por lo demás, había llevado a Salvador Allende a la presidencia de la República. Para lograr lo anterior, se hacía indispensable terminar con las desviaciones “ultraizquierdistas”, la indisciplina de sectores del movimiento popular esmerados en tomas y expropiaciones indiscriminadas, y la dualidad estratégica al interior de la UP, cuestiones que solo contribuían a aislar a la clase obrera de sus aliados potenciales, ahora alineados con la derecha y las tendencias sediciosas.

  • 796 Arnoldo Camú, “Ganar, en primer lugar, a las fuerzas revolucionarias”, Posición 12, 4 de julio de 1 (...)

32La respuesta socialista vino de Arnoldo Camú, miembro de la Comisión Política, asesor de Salvador Allende y uno de los más destacados dirigentes de la facción chilena del Ejercito Liberación Nacional. Para Camú, la propuesta del ministro implicaba un cambio de estrategia en el movimiento popular derivada de una errónea apreciación sobre las fuerzas sociales en disputa. La propuesta del PC fue criticada por ponderar la estrategia de la izquierda en función de las fuerzas enemigas, obviando que la tarea principal es la de unir a las grandes masas del proletariado detrás del movimiento social dirigido por la Unidad Popular. Para Camú “difícilmente se podría decir que esta tarea esta cumplida en Chile como para poner por encima de esta tarea y contradictoriamente a ella otras tácticas conducentes a la ‘captación’ o ‘neutralización’ de la pequeña o mediana burguesía y otros sectores medios y pequeños burgueses”. En este sentido, la estrategia de sumar o neutralizar a las capas medias resistentes al proceso por medio de concesiones no solo resultaría en un error estratégico, sino también en una transgresión y una “dilación impermisible” al cumplimiento del programa y el objetivo de poder planteado por la izquierda.796

  • 797 “El partido está siempre luchando por las causas más avanzadas, duras y definidas”, Boletín del Com (...)

33El PS no signó grandes esperanzas en las negociaciones con la DC, sin embargo, el fracaso de las tratativas sirvió como una demostración de las lecturas sobre la burguesía, su legalidad y sus posiciones frente al proceso revolucionario. En este aspecto, Adonis Sepúlveda acusaba a la oposición parlamentaria de haberse salido de legalidad violando “claras y terminantes disposiciones constitucionales que le dan prerrogativas y facultades al presidente de la República”.797 La DC habría dado pruebas suficientes de su alineación con las fuerzas regresivas y contrarrevolucionarias, criticando la aplicación de leyes y disposiciones del Ejecutivo que en muchos casos fueron creadas o utilizadas por el Gobierno de Frei en un sentido “reformista” y “burgués”. La actitud de la oposición en el Parlamento y las presiones recibidas por el Ejecutivo desde Contraloría y la Corte Suprema reafirmaron las críticas contra la institucionalidad, la que fue percibida como una estructura clasista, resistente a la transformación y a la voluntad popular mayoritaria, sin que esto significase abandonar los espacios de la democracia formal. En este aspecto, Sepúlveda insistió en presentar cada proyecto de ley enviado por el Ejecutivo como un paso más dentro del proceso de consolidación revolucionaria y en transformar a cada elección en una verdadera demostración de fuerzas entre revolucionarios, reformistas y reaccionarios.

34Los socialistas insistieron en la “inclusión de las masas al poder” y en la necesidad de acelerar el cumplimiento del programa como manera de hacer frente con éxito a la “ofensiva reaccionaria” sostenida desde el Parlamento, los Tribunales de Justicia y la Contraloría. Para Iván Núñez, articulista permanente del semanario Posición, el programa de la UP que originalmente se proponía la doble tarea de cumplir con la fase democrático-burguesa de la revolución y preparar las condiciones para la transición al socialismo debía actualizarse. El cuadro político después de las negociaciones haría aparecer de un modo “cada vez más nítido que la revolución chilena debe ser un proceso ininterrumpido” y que esta debe “profundizarse poniendo como centro de gravedad las tareas socialistas y planteándose como condición ineludible la conquista del poder por el proletariado”. Para Núñez, los hechos habrían demostrado la prescripción de las tesis etapistas de la revolución e instalado la necesidad de precipitar las tareas socialistas para salvaguardar la continuidad y el éxito del proceso. Al respecto, escribió:

  • 798 Iván Núñez, “El programa de la Unidad Popular es compromiso revolucionario”, Posición 14, 19 de jul (...)

Los porfiados hechos han demostrado que, tal como lo plantea el PS a través de su línea del Frente de Trabajadores, la revolución chilena o se plantea como socialista o deja de existir como revolución (…) en suma, no solo por respeto a la letra del programa de la UP sino por imperativo del proceso concreto este debe ser interpretado y cumplido como el programa para la revolución socialista. Lo contrario es reincidir en Chile en frustraciones reformistas, y con ello, abrir el paso al triunfo de la contrarrevolución.798

  • 799 “Acusación constitucional contra la Corte Suprema”, Boletín del Comité Central del PS 24, segunda q (...)
  • 800 Carlos Altamirano, “Sobre la acusación constitucional a la Corte Suprema decidida por el partido”, (...)

35Pese a estas definiciones, los socialistas insistieron en utilizar la institucionalidad, pero dotándola de un nuevo significado. En julio de 1972 el partido resolvió presentar una acusación constitucional contra la Corte Suprema, el fin político del proyecto era terminar con el bloqueo institucional, y demostrar las tendencias reaccionarias y los intereses de clase representados en las instituciones del régimen capitalista. La acusación fue presentada como una acción contra un poder burgués que en los hechos defiende “la existencia del latifundio, la propiedad privada de grandes fábricas, industrias y monopolios, es decir, el sistema semicolonial y retardatario que se consigna en sus viejos códigos”.799 En palabras de Carlos Altamirano, el bloqueo institucional al Gobierno y la intromisión de los Poderes Judicial y Legislativo en la labor del Ejecutivo son una expresión más de la lucha de clases en curso, superando lo meramente formal y jurídico para transformarse en los hechos en “un problema ideológico, en un enfrentamiento de intereses, en una lucha muy seria en que está de por medio el interés de la clase obrera, los campesinos chilenos de la patria, y por otro, el interés de los reaccionarios, de los latifundistas, de los viejos monopolistas chilenos, del imperialismo”.800

36La acusación constitucional marcó un precedente en la actitud socialista frente a la legalidad y la institucionalidad, señalando el carácter irremediablemente burgués del aparato administrativo aún controlado por los partidos populares. Los distintos procesos administrativos y judiciales, la oposición parlamentaria y la coordinación de las fuerzas opositoras en el plano electoral y social resultaban expresiones del carácter clasista del Estado y el compromiso institucional con el orden capitalista, a penas magullado por las conquistas del Gobierno de la UP. El discurso de oposición, destinado a deslegitimar la legalidad del Ejecutivo también contribuyó decisivamente a la consolidación de este diagnóstico, que señaló al Parlamento, los Tribunales y la Contraloría como “trincheras institucionales de la burguesía”. Ante este este cuadro, los socialistas se decidieron una vez más por la profundización y aceleración del proceso mediante la inclusión de las masas al poder. No obstante, en esta ocasión el partido se abrió hacia las distintas expresiones de Poder Popular más allá de los limites partidarios y la dirección de la UP, señalando al movimiento social organizado como el elemento clave para dirimir la lucha de clases y el bloqueo institucional. Insistiendo en las tradicionales tesis de la revolución en los países dependientes, el PS propuso precipitar el proceso revolucionario, asegurando su continuidad e irreversibilidad mediante la inclusión, de hecho y “desde abajo”, del movimiento popular organizado en el curso del Gobierno.

6.1 ¡Avanzar sin transar! Movilización de masas y Poder Popular en defensa del Gobierno y la revolución

  • 801 Hugo Cancino, Chile. La problemática del poder popular en el proceso de la Vía Chilena al Socialism (...)

37El Poder Popular fue uno de los tópicos fundacionales del programa de la UP. No obstante, su definición programática estuvo lejos de ser unívoca, haciendo referencia a la participación ampliada y organizada de las bases sociales en el Gobierno; un instrumento de transformación del sistema de poder y los medios de producción; y el germen de un nuevo Estado generado a partir de la movilización popular. Pese a que la pluralidad del concepto obedece tanto a las divergencias al interior de la izquierda como a la falta de un debate sistemático sobre el mismo, en términos generales el Poder Popular fue visto como un agente dinamizador de la red de organizaciones y bases sociales afectas al Gobierno y sus partidos, las que estaban llamadas a ampliar su penetración y radio de acción social dentro del marco institucional y las labores de gobierno. Esta visión tomó distancia de las nociones clásicas propuestas por el marxismo-leninismo, que vinculaban la idea del poder popular a las experiencias del comunalismo y el consejismo, y a la generación de un poder paralelo y antagónico del aparato estatal burgués. Por el contrario, para la Vía Chilena al Socialismo el Estado burgués, controlado por los partidos populares, era el aparato fundamental y dirigente de las transformaciones, subordinando al movimiento popular organizado a sus orientaciones.801

  • 802 Frank Gaudichaud, Poder Popular y Cordones Industriales. Testimonios sobre el movimiento popular ur (...)

38En términos específicos, el Poder Popular tomaba forma en los miles de Comités de la Unidad Popular organizados durante la campaña, los cuales estaban destinados a representar a la izquierda en los territorios, defender el resultado electoral en caso de ser necesario y posteriormente educar a los trabajadores. Sin embargo, la ausencia de tareas concretas los hizo desaparecer casi por completo después de las elecciones. El modo práctico por el que el Gobierno impulsó este tipo de poder bajo su objetivos fue mediante el área nacionalizada de la economía, donde el sistema de consejos administrativos transformó radicalmente las practicas gerenciales y verticalistas preexistentes. Estas experiencias fueron inicialmente limitadas a las empresas que formaban parte del área de propiedad social (APS) y los marcos de acción institucional propuestos por el Gobierno. No obstante, las expectativas abiertas por el triunfo de Allende generaron un movimiento que desbordó con creces los limites inicialmente impuestos a la participación de los trabajadores, refrendado en el alto número de expropiaciones agrícolas, tomas de sitio e industrias fuera del plan económico y sin autorización del Gobierno. Una parte importante del movimiento popular, de hecho, actuó fuera del alcance y con total autonomía de las directrices de la UP.802

  • 803 “Pensamiento del Partido en las Jornadas de El Arrayan”, Boletín del Comité Central del PS 19, ener (...)
  • 804 Idem.

39El autoproclamado rol de vanguardia del PS y su espacio en el Gobierno influyeron en el papel que los socialistas asignaron al movimiento popular en su estrategia después de 1970, abogando por la inclusión efectiva de los trabajadores al poder a través de los grupos afectos a los partidos y organizaciones de masas de la UP. No obstante, ante el recrudecimiento de la situación política a finales de 1971 el discurso partidario comenzó a asumir un tono distinto. Junto a la política de hacer irreversible el proceso revolucionario, emergió la idea de promover un gobierno obrero parcial en la producción y las organizaciones territoriales, llamando a la inclusión del movimiento de masas sin distinciones partidarias a labores de gobierno para la defensa de las conquistas ya logradas y la aceleración del proceso revolucionario. Con la entrada del movimiento popular organizado al aparato estatal el PS pretendía consolidar el proceso, buscando generar “cambios efectivos en las relaciones de producción que hagan imposible una vuelta al pasado. Esto significa el principio del cambio del carácter del Estado”.803 Los socialistas plantearon que ante una reacción en ascenso solo quedaba la ofensiva: “consolidar lo hecho hasta ahora es importante, pero siempre que al mismo tiempo aumentemos la velocidad de nuestras conquistas. De contrario, corremos el riesgo de consolidar una situación desfavorable”.804

  • 805 Corvalán Márquez, Los partidos políticos… op. cit., pp. 263-268
  • 806 Erich Schnake, “La Asamblea del Pueblo”, Posición 17, 8 de agosto de 1972.

40El discurso movilizador tomó mayor protagonismo después del fracaso de las negociaciones sostenidas entre la UP y la DC. Ante el cierre de la salida institucional, el PS abogó por “otros caminos” para seguir adelante con los objetivos socialistas del programa, evidenciando nuevamente las divergencias al interior de la izquierda. En julio de 1972 las provinciales del Biobío del PS, MIR, MAPU, IC y el PR se reunieron junto a 139 organizaciones sociales, sindicales y campesinas en la ciudad de Concepción para fundar una Asamblea del Pueblo. Si bien no hubo una lectura homogénea respecto de los fines y principios de la asamblea, el PC y el propio Allende se apresuraron en condenar una reunión que aparentemente estaba fundando un poder paralelo al esquema institucional. Solo el MIR llamó a la creación de un poder popular alternativo mediante la conformación de consejos territoriales permanentes y la clausura del Parlamento, el que debía ser reemplazado por una asamblea popular al más breve plazo.805 Los representantes del PS señalaron que la asamblea debía orientarse a ampliar las bases de apoyo del presidente Allende, y que la creación del poder popular no podía ser alternativo ni antagónico al Gobierno, por el contrario, contribuiría a complementar su gestión. En este aspecto: “pretender que esa asamblea haya querido o quiera erigirse en un poder paralelo es un grave infantilismo en quienes lo pudieran preconizar o una falta de imaginación y confianza en el pueblo en quienes desde su propio seno la atacan”.806

  • 807 “La burguesía contra el Partido Socialista”, Ibid.
  • 808 “Izquierdismo: una posición ideológica”, Posición 20, 29 de agosto de 1972.

41El PS reivindicó su posición a la izquierda de la UP, señalando que solo afianzando la alianza entre los sectores explotados y los partidos populares la izquierda podrá “arrastrar a su lado a grandes sectores de las capas medias que ahora vacilan, pues no tienen seguridad de como continuara el proceso y esto los desorienta y muchas veces los entrega en manos del enemigo”.807 La reivindicación izquierdista del PS reorientó su política hacia las expresiones populares independientes y fuera de los márgenes de acción del Gobierno, reivindicando las tomas de fundos, industrias y la multiplicación de las organizaciones sociales autónomas como expresiones de poder. En este sentido, el apoyo de las masas se consigue “planteando en forma simultánea tareas democrático-burguesas y tareas socialistas. Esto se ha visto en forma irrefutable en el caso de la requisición de empresas, de la defensa de las industrias intervenidas y en la movilización masiva de los trabajadores cuando se trata de impedir su devolución”.808

42El discurso izquierdista relevó como tarea principal la dinamización del proceso, una política de masas y el reagrupamiento de las fuerzas revolucionarias —dentro y fuera de la UP— en torno al PS. Los medios partidarios insistieron en recuperar el sentido de vanguardia y la política de masas para hacer frente a la resistencia de la burguesía y el imperialismo, y también, para corregir las orientaciones reformistas en el seno de la UP. El modelo de la autogestión obrera, las experiencias del comunalismo y la autodefensa coparon el debate partidario en la búsqueda de modelos y salidas alternativas al complejo cuadro político del país, relevando experiencias como la Comuna de París y las perspectivas de la acción directa como justas expresiones de resistencia y poder popular. Respecto de las organizaciones de masas, los socialistas promovieron su funcionamiento autónomo de las directivas del UP y libre de las trabas administrativas del Gobierno, apostando por un nuevo estilo de conducción que relevó las tareas políticas por sobre el control administrativo de las mismas. La preocupación del partido viró hacia las recientemente creadas Juntas de Abastecimiento y Control de Precios (JAP), centros de madres, juntas de vecinos, comités de vigilancia y cordones industriales, señalando la necesidad de integrar y coordinar la acción de estas organizaciones a todo nivel. En este sentido, Posición justificaba la nueva política señalando que los socialistas:

  • 809 “A grandes males, grandes remedios”, Posición 18, 22 de agosto de 1972.

No estamos propiciando el espontaneísmo por principio o a ciegas, sino reconociendo una verdad válida para todos los procesos revolucionarios, y es que las direcciones y los cuadros del partido son, por su número relativamente escaso incapaces de dar origen o de manejar el conjunto enorme de iniciativas que nacen del seno mismo de la masa, que tendrá que desplegar energías inauditas para llevar a cabo la tarea histórica que todavía hay que cumplir: reglamentar y planificar la vida económica en beneficio de las propias masas y quitar el poder de hacer daño que aún conservan los capitalistas (…) hacen falta menos esquemas y mucha más preocupación por la realidad. La única exigencia es que realmente sean organismos representativos de los trabajadores. Creemos que los partidos de la UP deben ser los animadores de este movimiento que se ha iniciado en diversas partes del país y que creemos está destinado a tomar gran vuelo. En todo caso, nuestro Partido Socialista asume en esta tarea un rol principal.809

  • 810 Manuel Antonio Garretón y Tomas Moulian, La Unidad Popular y el conflicto político en Chile, Santia (...)

43La crisis económica, los problemas de abastecimiento y una sensación generalizada de amenaza en contra de la propiedad privada sirvieron para radicalizar la oposición de gremios y sectores de la clase media, grupos cada vez más convencidos de que el Gobierno representaba una amenaza totalitaria y antidemocrática. La situación fue aprovechada por los partidos de oposición, llevando la confrontación política y la movilización hasta su punto más agudo con la paralización prácticamente total de los gremios bajo su influencia en octubre de 1972. En el Congreso las bancadas del Partido Nacional y la Democracia Cristiana agudizaron el bloqueo parlamentario y la utilización de las herramientas legales para trabar la acción del Ejecutivo, destacando el carácter inconstitucional, ilegal e ilegitimo del Gobierno. Lo que inicialmente fue un conjunto de demandas económicas y gremiales del transporte y el comercio adquirió rápidamente las dimensiones de un pliego puramente político, exigiendo el retorno del Estado de derecho, frenar las nacionalizaciones y poner fin al trabajo de las organizaciones de masas ligadas a la distribución y la producción. Con el pasar de los días se sumaron federaciones estudiantiles, asociaciones empresariales y colegios profesionales, extendiendo la protesta por todo el país en un paro general orientado a derribar el Gobierno.810

  • 811 “Huelgas Políticas”, La Nación, 13 de octubre de 1972.
  • 812 “El pueblo y sus partidos responderán al plan golpista de la derecha”, Las Noticias de Última Hora, (...)
  • 813 Gaudichaud, op. cit., 34

44El Gobierno se valió de la legalidad decretando zonas de emergencia y utilizando a las FF. AA. en labores de orden público. La Nación, cuyo director era el histórico militante socialista Oscar Waiss, destacaba que el paro no obedecía a aspiraciones económicas, correspondiendo a “una pieza más de la maquinaria sediciosa, montada con escrupulosidad y cuidado por los que manejan estas ‘situaciones’”.811 La hipótesis de la sedición fue aceptada unánimemente por los partidos de la UP, que llamaron a sus militantes al trabajo voluntario y pidieron duras sanciones judiciales contra los instigadores y organizadores del movimiento, argumentando que sus motivaciones no eran otras que precipitar la intervención de las Fuerzas Armadas para derribar al Gobierno legalmente constituido.812 La respuesta a la paralización gremial vino principalmente desde el movimiento de masas. Las empresas nacionalizadas no dejaron de trabajar y muchas industrias se abstuvieron de sumarse al paro ante la opción de que los trabajadores reanudaran autónomamente las faenas. Las JAP y otras organizaciones de masas abrieron al público los comercios cerrados logrando palear, en parte, el desabastecimiento y el acaparamiento de artículos de primera necesidad. En su apoyo se articularon comités de vigilancia y se fortaleció la relación entre las organizaciones de la producción y la sociedad civil, dando vida a los Comandos Comunales, encargados de suplir los distintos rubros paralizados y mantener al país funcionando pese a las movilizaciones.813

45Para hacer frente a los problemas de abastecimiento y transporte el PS llamó a multiplicar la creación de Comandos Comunales. La idea fue coordinar los esfuerzos de las organizaciones de base generando nuevas formas de colaboración orientadas a superar problemas concretos de distinto nivel, algunos estructurales como la producción industrial y el comercio, y otros muchísimo más cotidianos como la locomoción colectiva y el abastecimiento de enceres básicos. La gravitación del movimiento social organizado fue fundamental para sostener al Gobierno y mantener la actividad productiva, transformándose en una experiencia ejemplificadora de la “iniciativa creadora” y democrática del movimiento popular. La movilización de octubre fue para los socialistas una verdadera primavera proletaria, destacando el ingenio y el impulso creativo de las organizaciones sociales para hacer frente a los problemas diarios planteados por la paralización gremial.

  • 814 “Para avanzar hay que destruir el poder burgués”, Las Noticias de Última Hora, 24 de octubre de 197 (...)

46El PS aprovechó la coyuntura para exigir nuevas requisiciones, multiplicar el número de organizaciones de masas y cumplir con mayor fuerza el programa de la Unidad Popular y sus tareas socialistas. Frente a la agudización de la lucha de clases, el “Poder Obrero” apareció como el elemento fundamental para dirimir el conflicto, por lo que los socialistas apoyaron la toma de industrias y la autogestión en las labores de abastecimiento y supervigilancia del comercio. Hacia finales de octubre de 1972, cuando el paro mostraba sus primeras señales de agotamiento, un manifiesto firmado por los representantes sindicales, campesinos e industriales del PS exigió al Gobierno expropiar todas las empresas paralizadas, cortar los contratos con los transportistas en huelga y organizar la economía con un sentido de clase, poniendo el énfasis de la producción en el APS y las industrias tomadas de hecho. El manifiesto cerraba diciendo que “el país no se ha detenido porque los trabajadores han desbaratado los planes de la burguesía y el imperialismo”.814

  • 815 “Crear desde ahora mismo las bases del poder obrero”, Boletín del Comité Central del PS 29, primera (...)

47El paro fue leído como una coyuntura ejemplificadora del diseño político de la oposición, su desprecio por la legalidad y el compromiso total de la DC con la derecha. Además, resultó clarificador respecto de las falencias del trabajo de la UP en el plano social y del potencial movilizador de la izquierda frente a futuros enfrentamientos de mayor envergadura. Una vez finalizada la paralización, la orientación fue “crear las bases del poder obrero” multiplicando la formación de Comandos Comunales. La fundamentación de esta política fueron las dificultades del Gobierno para coordinarse con las distintas organizaciones sociales afectas a la UP, y la incapacidad de dirigir a las organizaciones formadas independientemente y las empresas espontáneamente tomadas. Los socialistas acusaron al Gobierno de no promover mecanismos efectivos de participación obrera ni mantener canales de comunicación fluidos con el movimiento popular, dando muestras de “una gran falta de confianza en la masa” y de las pugnas internas entre tendencias “reformistas y revolucionarias” al interior de la UP. Para resolver estos problemas y hacer frente a una inminente contraofensiva de la oposición, no bastaba con nuevas concesiones a las clases medias ni con el control de las instituciones creadas por la burguesía, por el contrario, se debía crear una organización capaz de enfrentar con éxito y desde la base una nueva arremetida contra el Gobierno y el proceso en su conjunto, tal y como sucedió durante la paralización de octubre.815

48El nuevo viraje hacia la política de masas obedeció a un diagnóstico sobre la situación política y la dinámica de clases sociales después del paro. Por una parte, quedaba probada la intención de la derecha y el PDC de derrocar a Salvador Allende mediante la articulación de un frente político con amplias perspectivas movilizadoras en las clases medias y sectores populares, utilizando los poderes del Estado aún bajo su control, y sin escrúpulos a la hora de romper la legalidad. Por otra parte, la práctica insurreccional de grupos terroristas de derecha, los intentos por involucrar a las Fuerzas Armadas y la ascendente ola de atentados y violencia callejera instalaban en el horizonte un enfrentamiento con costos sociales inevitables. Frente a este cuadro, los socialistas optaron por la articulación de un masivo movimiento de clase que sirviera como base de sustentación social al Gobierno, permitiéndole prescindir de los sectores medios, responder a nuevas tentativas sediciosas, seguir avanzando en el cumplimiento del programa y asegurar la irreversibilidad del proceso.

49Sin hablar directamente de un poder paralelo, la intención de multiplicar los comandos comunales obedeció a la necesidad de crear una capacidad administrativa, económica y política independiente del Estado y de las formas “burguesas” de administración pública, comercio, producción y gestión empresarial. Lo anterior significaba promover el desarrollo de lógicas y practicas socialistas —economía planificada, horizontalidad administrativa y autogestión territorial— para crear en los hechos las bases de un nuevo poder, capaz de reemplazar y prescindir del formalismo del Estado y las orientaciones políticas de la UP. Indudablemente, esta política fue también un intento por recuperar en alguna medida el control político de un movimiento cuyo “espontaneísmo” desbordaba con creces a las organizaciones de masas y directivas políticas de la UP.

50La orientación hacia el movimiento social organizado y el desarrollo del poder popular relevaron la importancia del área de propiedad social, las organizaciones de base y las actividades industriales y agrícolas controladas autónomamente por los trabajadores. Estas formas de poder tenían su expresión más notable en el área de propiedad social, orientada a cumplir con los objetivos antimonopólicos y antiimperialistas del gobierno mediante la requisición de empresas estratégicas y la nacionalización de los recursos naturales. Este sector de la economía era, por sus características y objetivos, cualitativamente distinta en su administración y desarrollo a las viejas empresas estatales, destacando el sistema de autogestión y planificación desde la base como factores esenciales para el desarrollo de las metas “socialistas” del gobierno.

  • 816 Pedro Vuskovic, “Las empresas del área social deben ser expresión del poder del pueblo”, Las Notici (...)
  • 817 Pedro Vuskovic “Superar viejas estructuras”, Las Noticias de Última Hora, 23 de noviembre de 1972.

51En este contexto se desarrolló durante noviembre de 1972 el encuentro de trabajadores del APS. En su discurso inaugural, el presidente de la CORFO, ex ministro de Hacienda y militante socialista Pedro Vuskovic insistió en los factores cualitativos y los alcances políticos de este sector económico, bajo control obrero e inspirado en criterios distintos a los de la vieja propiedad estatal capitalista. En palabras de Vuskovic, el área social es “la avanzada en la transformación socialista de la economía chilena”,816 destacando la importancia productiva del sector, pero también, el desarrollo de toda una “cultura proletaria” surgida por la iniciativa obrera al alero de la nueva propiedad. Obras de teatro, la publicación de novelas y poemarios obreros, funciones ambulantes de cine y la organización de conjuntos folclóricos en los lugares de trabajo también resultaban expresiones ejemplificadoras de este nuevo tipo de protagonismo popular empujado por el Gobierno. No obstante, el aspecto más destacado fue la respuesta de este sector a los problemas surgidos con la paralización gremial de octubre. Durante la movilización el área social habría demostrado la potencialidad de los trabajadores, quienes por encima de las trabas administrativas y técnicas “se hicieron cargo y fueron capaces de mantener el funcionamiento de la economía chilena”.817

  • 818 Carlos Altamirano, “Drástico castigo contra los responsables del intento golpista”, Las Noticias de (...)

52Las FF. AA. cumplieron con su rol constitucional en las zonas de emergencia, siendo incluidas al gabinete durante la crisis con el fin explícito de afianzar la autoridad, el orden público y agregar un elemento “jurídicamente neutral” al Gobierno. Pese a que los institutos armados sostuvieron su subordinación a la autoridad legalmente constituida, también es cierto que abundaban los rumores golpistas y que eran frecuentes las interpelaciones políticas a la oficialidad. En este sentido, la inclusión de los militares al gabinete reforzó el discurso constitucionalista y legalista, sin embargo, los objetivos del PS en el Gobierno no variaron. Según Carlos Altamirano, la inclusión de las FF. AA. debía ser “un instrumento que, sumado al potencial de combate del proletariado, asegure la continuidad y profundización del proceso revolucionario”.818

53La presencia de oficiales en el gabinete, incluido el comandante en jefe del Ejército Carlos Prats, daba nuevas proyecciones al enfrentamiento social en los espacios institucionales. En este sentido, Walterio Fierro, destacó como la agudización del enfrentamiento entre clases había roto el normal funcionamiento de los poderes del Estado en torno a intereses sociales e ideológicos enfrentados. Ante este cuadro, las FF. AA. cumplirían una función de puente entre el campo de la legalidad manejado por el movimiento popular —el Ejecutivo, el aparato administrativo y la naciente área social— y el campo institucional controlado por la burguesía —el Parlamento, el Poder Judicial y la Contraloría—, determinando “los limites dentro de los cuales podrá moverse la acción administradora y de gobierno”.

  • 819 Walterio Fierro, “La lucha de clases y el campo de la legalidad”, Las Noticias de Última Hora, 20 d (...)

Y agrega: Serán ellas —las FF. AA.— las que concederán la fuerza pública que permita el cumplimiento oportuno de las decisiones de los tribunales, sea cual fuere el contenido, más o menos político (o de clase), de tales decisiones. En la medida que las Fuerzas Armadas se han identificado con su condición respetuosa de la legalidad y la institucionalidad, y en la medida, también, que esta institucionalidad y legalidad ha pasado a ocupar, una vez más, el primer plano de la confrontación de clases, recibirán ellas la presión creciente de la burguesía y el imperialismo por restaurar su dominio perdido, y de las masas por avanzar resueltamente en las transformaciones revolucionarias. A fin de cuentas, será la lucha de masas, entonces, el factor decisivo que permitirá endilgar, más temprano o más tarde, el proceso revolucionario nuestro por el sendero más recto hacia el socialismo.819

  • 820 Carlos Altamirano, “Una batalla más en esta gran guerra de clases”, Boletín del Comité Central del (...)

54Afianzado el carácter “legal” del Gobierno con la presencia militar en el gabinete, las divergencias al interior de la izquierda tomaron un renovado protagonismo frente a las elecciones parlamentarias de marzo de 1973. El paro evidenció que comunistas y socialistas insistirían hasta el final en sus concepciones estratégicas, agudizando el debate entre las opciones de consolidar el Gobierno o profundizar el socialismo. La opción promovida por el PC consistía en delimitar el área social de la economía y fortalecer la producción ya nacionalizada, corregir los errores de dirección y persistir en atraer a los sectores de clase media para lograr la formación de una mayoría social favorable a los cambios. Mientras que el PS insistió en su concepción estratégica de terminar con el dominio del imperialismo, los monopolios, el latifundio e iniciar la construcción del régimen socialista. En la práctica, avanzar al socialismo significaba extender el área de propiedad social y liquidar inmediatamente el latifundio, pero también, incluir definitivamente a las masas con la perspectiva de construir “por debajo y encima de esta institucionalidad caduca” una “organizada movilización de masas, con la perspectiva de constituir un auténtico poder popular que sirva de respaldo al gobierno revolucionario de Salvador Allende”.820

  • 821 “El PS contesta a los compañeros del PC”, ibid., 21.

55En una carta dirigida al Secretario General del PC, Carlos Altamirano insistió en el papel protagónico de la clase obrera, señalando que la posición del PS rechazaba todo entendimiento con los grupos sociales antagónicos y cualquier transacción que signifique afectar el ritmo ascendente de la lucha revolucionaria de las masas. El Secretario General socialista señaló la necesidad de “abrir paso a una nueva institucionalidad”, capaz de impulsar las transformaciones revolucionarias que el Estado burgués capitalista se había demostrado impotente de realizar. Para Altamirano, “el gobierno de la UP solo tendrá sentido revolucionario en la medida que deje de apoyarse exclusivamente en dicha institucionalidad”, volviendo imperativa la constitución de “gérmenes del poder obrero”. En este sentido, “la participación e intervención directa de los trabajadores debe constituir el pilar fundamental para hacer irreversible el proceso, sentar las bases del poder popular, cambiar las relaciones de producción, iniciar la planificación socialista y educar política, técnica y administrativamente a las masas”.821

  • 822 Ibid., 22.

56Para Altamirano, los trabajadores debían “vanguardizar” a otros sectores de masas, dirigiéndolos por sobre los obstáculos de la legalidad burguesa que entrampaban la marcha del proceso. En consecuencia, el PS propuso la creación de organismos independientes al poder constituido, que “nacen no dependientes del gobierno como tampoco en contra del gobierno, toda vez que ellos nacen para ayudar el proceso revolucionario, y el gobierno constituye hoy una palanca fundamental que impulsa ese proceso”.822 Las definiciones en torno a un poder popular independiente y la prioridad por una estrategia de masas rompían con el esquema de poder planteado por Allende y el PC, en el que el movimiento de masas estaba delimitado principalmente a las empresas nacionalizadas y las organizaciones afectas al Gobierno. Sin embargo, las definiciones favorables al desborde institucional y al ejercicio informal del poder no fueron posiciones excluyentes del PS. Después de octubre, el MAPU y la IC radicalizaron sus lecturas y vivieron sus propias discrepancias con el Gobierno, mostrándose favorables a la tesis de desbordar la institucionalidad mediante la configuración de un poder popular independiente. Lo propio hizo el MIR, que apoyó explícitamente a los candidatos del PS y la IC al Parlamento ante la convergencia de opiniones respecto al poder popular.

  • 823 “Entre la espada y la pared los que buscan la guerra”, Posición 41, 22 de marzo de 1973.

57Los resultados de la elección, aunque favorables para el oficialismo que subió su representación parlamentaria, mantuvieron el cuadro general de la crisis y significaron el fin de la presencia militar en el gabinete. El 44,23 % obtenido por la UP seguía siendo insuficiente para destrabar el transito legislativo del Gobierno sin recurrir al PDC, mientras que el 55,49 % obtenido por la Confederación de la Democracia (CODE) seguía siendo insuficiente para destituir desde el Parlamento al presidente Allende. El PS, que pasó de 14 a 28 diputados y eligió a sus cincos senadores obtuvo menos votos que en las elecciones municipales, sin embargo, logró afirmarse como la primera fuerza de izquierda en el Parlamento y las más votada de la UP con un 18,37 %. Comentando las elecciones, Altamirano destacó que los resultados cerraban el camino electoral a la derecha para derrocar al Gobierno desde el Parlamento, por lo que se esperaba un aumento de la beligerancia y la acción sediciosa. Lo anterior, dejaba intacto el objetivo de cumplir el programa, la tarea de crear el poder obrero y abrir el paso a una nueva institucionalidad.823

  • 824 “Resolución política del pleno del Partido Socialista”, Posición 44, 7 de abril de 1973.

58Las resoluciones del pleno de marzo abordaron el cuadro político después de las elecciones y profundizaron las posiciones respecto del poder popular, explicitando la radicalizada posición socialista frente al Gobierno. Aduciendo la necesidad de defender el proceso revolucionario, el PS se abrió explícitamente hacia las organizaciones paraestatales y clasistas, señalando que el mejor camino para consolidar al Gobierno y defender sus conquistas era superar la fase democrático-burguesa iniciada por la UP e impulsar las tareas socialistas desde el movimiento de masas y el aparato administrativo. Considerando la experiencia de octubre, la propuesta fue “encontrar la adecuada correspondencia entre el uso del poder de gobierno y de la fuerza de las masas” y el “desarrollo acelerado de todas las formas de poder popular”, planteando que la participación de estas organizaciones “aseguran el desarrollo del poder popular alternativo a la institucionalidad burguesa pero no al gobierno. Sin depender del gobierno, el poder popular surgido desde la base lo complementa”.824

  • 825 Idem.

59En este aspecto, el desarrollo del poder popular fue orientado principalmente al control y dirección independiente de las actividades económicas y productivas en manos del Estado, con miras a “ejercer plenamente el poder de decisión política que hoy radica en los mecanismos de la institucionalidad burguesa”.825 El 19 de abril de 1973 el Partido Socialista celebró sus 40 años de vida en la política chilena con un acto masivo en el Estadio Nacional y una reunión solemne de su Comité Central en el Teatro Municipal de Santiago. Los discursos dieron cuenta del ambiente radicalizado, la vigencia de las perspectivas de vanguardia y las tareas de masas. En esta línea, el discurso de Adonis Sepúlveda fue expresivo de las expectativas sobre la resolución del proceso revolucionario al señalar que, cerradas las opciones parlamentarias y derrotado el paro patronal de octubre, la burguesía preparaba una nueva arremetida que clausuraba las perspectivas pacíficas para la resolución del conflicto social en curso. En este contexto:

  • 826 Adonis Sepúlveda, “El Partido ha sido y es venero de las inquietudes y ansias revolucionarias de la (...)

La única política correcta está basada en radicalizar la lucha de clases; comprometer a los demás partidos de la Unidad Popular con la política de nuestro partido; producir en los hechos la dirección socialista del proceso; darle al área de propiedad social un carácter dominante en la ciudad y en el campo; transformar la participación en organización, administración, gestión y dirección de los trabajadores tanto de las unidades productivas como del Gobierno y, consecuentemente, del poder; poner a la altura de las circunstancias al Partido Socialista fortaleciendo su lucha ideológica y estratégica de Frente de Trabajadores, como una herramienta de ruptura de la actual formación social y económica y de la captura del poder popular revolucionario sobre la base de la aplicación profunda del programa de la UP, que inevitablemente nos llevara al socialismo.826

60El cuadro de crisis institucional, bloqueo parlamentario y la emergencia de nuevas huelgas en el sector minero instalaron en el PS la perspectiva de un enfrentamiento decisivo contra la burguesía y el imperialismo, abriendo una nueva etapa de la lucha de clases en torno a la dicotomía “socialismo o fascismo”. En el periodo posterior a las elecciones de marzo, la acción opositora insistió en llamar a huelgas y a acusar la ilegalidad del Gobierno desde Parlamento. Mientras que la Contraloría se declaró incompetente para destrabar el conflicto entre poderes surgido a propósito del proyecto de reforma constitucional presentado por la DC, sumando un nuevo revés institucional para el Gobierno y su estrategia legalista. En este contexto, se instalaron con fuerza en la UP el discurso contra la guerra civil, el compromiso irrestricto con el programa y la perspectiva de la movilización masiva para hacer frente a una inminente insurrección contra Allende. Además, la difícil situación institucional y el fracaso de los canales legales para dirimir el conflicto instalaron a las FF. AA. como un contingente político clave para decidir el proceso en favor del Gobierno o la oposición.

  • 827 Garretón y Moulian, op. cit., 135-144 y Valenzuela, op. cit., 137-173.

61La salida de las FF. AA. del gabinete inició un deterioro de las relaciones entre el Gobierno y los institutos armados. La oficialidad insistió que su presencia en las labores ministeriales socavaba el principio de unidad y disciplina interna, cuestión que fue considerada por Allende para no insistir en el nombramiento de militares al gabinete. Las FF. AA. se instalaron como un contingente político en disputa que fue convocado desde la oposición, que acusó la existencia de grupos armados nucleados en torno a las organizaciones de masas afectas a la UP, y también desde el Gobierno y sus partidos, que insistieron en el rol constitucional y el origen popular de los uniformados.827 El 29 de junio de 1973 el regimiento blindado N.° 2 dirigido por el Teniente Coronel Roberto Souper intentó tomar el palacio de La Moneda. El ataque fue instigado por miembros de Patria y Libertad con la pretensión de sumar a otros sectores disconformes de las FF. AA. en la tarea de derribar al Gobierno. El ataque, que fue repelido por el General Prats y motivó la petición de estado de sitio por parte del Ejecutivo, terminó por confirmar para el PS la ruptura total del Estado de derecho y del régimen burgués.

  • 828 Carlos Altamirano, “Deberes y derechos del pueblo chileno en la hora actual”, Boletín del Comité Ce (...)

62Carlos Altamirano acusó que el frustrado golpe fue agitado por la oposición desde el Parlamento y el Poder Judicial, dejando a la institucionalidad burguesa irremediablemente dañada con el fin de derribar al Gobierno de Allende. Refiriéndose a los cursos de acción después del Tanquetazo, Altamirano pidió al Gobierno actuar sin contemplaciones con los responsables del movimiento y señaló la “obligación de atenderse a la nueva legalidad surgida como producto genuino de las profundas transformaciones sociales y económicas del país, y como fruto forzado de la conducta ilegitima y sediciosa de los grupos reaccionarios”.828 Después de la asonada el enfrentamiento se tomó la lógica del partido, el que asumió una posición beligerante frente a la oposición, acusándola de buscar la ilegalidad del Gobierno desde el Parlamento e intentar que las FF. AA. interviniesen en favor de los intereses burgueses y en contra de Allende. Después del 29 de junio la vía institucional fue totalmente descartada en el discurso socialista, que a llamó a consolidar el proceso de facto apoyado en las organizaciones de masas. En una posición completamente opuesta, el propio Allende se encargó en insistir en el carácter del Gobierno al señalar que el proceso chileno

  • 829 “Palabras pronunciadas por el presidente de la República, Compañero Salvador Allende Gossens ante e (...)

Tiene que marchar por los cauces propios de nuestra historia, nuestra institucionalidad, nuestras características, y por lo tanto el pueblo debe comprender que yo tengo que mantenerme leal a lo que he dicho, haremos los cambios revolucionarios en pluralismo, democracia y libertad, lo cual no significa ni significará tolerancia con los anti demócratas, tolerancia con los subversivos y tolerancia con los fascistas.829

  • 830 “Repulsa socialista a toda acción tendiente a desencadenar una guerra civil”, Diario de Sesiones de (...)
  • 831 Carlos Altamirano, “Discurso a los trabajadores de los cordones industriales”, Farías (ed.), op. ci (...)

63La invocación en el Congreso de la ley de control de armas y el allanamiento de empresas ocupadas, locales de la CUT y hasta el Cementerio Metropolitano por parte de personal militar fue leída por el PS como la preparación de las condiciones que desencadenarían la guerra civil mediante el enfrentamiento de las FF. AA. con los obreros. Ante la amenaza, el deber de la clase trabajadora en su conjunto era no permitir “por motivo alguno, la vuelta atrás en la historia de la patria”.830 La evidente fractura de las fuerzas militares y el rechazo del Parlamento al estado de sitio solicitado por el Gobierno terminaron de transformar las percepciones respecto de las FF. AA. y la oposición, y mientras el Partido Nacional declaró que los institutos armados no estaban obligadas a obedecer un Gobierno ilegitimo e inconstitucional, los socialistas llamaron abiertamente a la desobediencia de los suboficiales y soldados ante a una próxima intentona golpista: “no solo tienen el deber de negarse a acatar órdenes que signifiquen disparar contra el pueblo o participar en aventuras golpistas contra el Gobierno de los Trabajadores —sus hermanos de clase—, sino de oponerse activamente. Estamos seguros de que este criterio patriótico, nacional y revolucionario, prevalecerá”.831

64Durante los tres años de Gobierno de la Unidad Popular el Partido Socialista paso de la vía institucional a intentar el desborde de ese camino, motivado por la crítica situación parlamentaria y el bloqueo de la acción del ejecutivo. Desde la perspectiva del PS, la vía chilena al socialismo había demostrado desde temprano que la sola acción institucional no bastaba, y que el problema del poder no pasaba exclusivamente por el control del Estado. El 4 de septiembre de 1970 había comenzado la revolución chilena y la construcción de un régimen completamente nuevo que se disponía, desde las lecturas del PS, a afectar un conjunto de intereses que hacían del enfrentamiento y el conflicto una situación inevitable. El éxito del Gobierno de la Unidad Popular pasaba por asegurar en el menor tiempo posible las transformaciones que hicieran de la revolución chilena un hecho consumado e irreversible. Sin embargo, la unidad de la oposición y su manifestación de masas durante el paro gremial de octubre de 1972 significaron un quiebre en la estrategia y también en las posiciones del partido. La cada vez más entrampada acción institucional, si bien necesaria y útil, demostró no ser suficiente por si misma para afianzar el cambio revolucionario, instalando la necesidad política de desbordarla desde el movimiento de masas, levantado en brazo ejecutivo de las transformaciones incapaces de ser impulsadas desde la institucionalidad.

65Uno de los problemas fundamentales planteados por el proceso chileno fue la diferenciación constante entre el control del aparato administrativo y la toma efectiva del poder político, haciendo del Gobierno una conquista necesaria pero insuficiente por sí misma para impulsar el cambio revolucionario. La Unidad Popular abrió un proceso de construcción socialista que se propuso crear nuevas formas de participación obrera y democracia avanzada que fueron rápidamente superadas por el movimiento popular. Ante los choques de las organizaciones de masas con los limites burocráticos y legales, el PS insistió en desbordar los escollos institucionales mediante la acción directa y la organización independiente, configurando una tensión permanente entre el PS y las demás fuerzas del Gobierno. El progresivo bloqueo de la acción institucional desde el Parlamento y los Tribunales demostró que el control del Estado no implicaba la toma del poder, escalando el desprecio socialista por la institucionalidad burguesa hasta su rechazo total como medio para impulsar transformaciones estructurales. Por esta razón, la política del partido se planteó la necesidad de crear condiciones que permitiesen la transformación radical y revolucionaria del orden socioeconómico nacional, pasando por medidas concretas como la organización popular independiente y la expansión del área de propiedad social a través de nuevas empresas controladas por sus trabajadores “de facto” y sin mediar decreto alguno. La radicalización del PS durante los años de la Unidad Popular fue el abandono paulatino de la posición estratégica de la alianza para actuar desde las premisas del Frente de Trabajadores y bajo el esquema de la revolución en el Tercer Mundo, propiciando la movilización popular como elemento dinamizador de los resortes otorgados por la institucionalidad vigente para cumplir con las tareas de la “revolución burguesa” y de la revolución socialista simultáneamente

66Finalmente, los militares no se volcaron al proceso revolucionario ni los soldados de tropa desobedecieron sus mandos, tampoco se verificó la insurrección de los comandos comunales ni el funcionamiento del poder obrero. El Frente de Trabajadores y la revolución chilena habían fracasado. El 11 de septiembre de 1973, con 41 años de diferencia, los aviones volvieron a marcar el destino del socialismo. Esta vez las naves no eran rojas ni lanzaban panfletos llamando a la redención social, en cambio, anunciaban el fin —y el horror— del socialismo chileno hasta ese momento.

Notes

761 “El partido está siempre luchando por las causas más avanzadas, duras y definidas”, Boletín del Comité Central del PS 23, julio 1972, 7.

762 Carlos Altamirano, “Sobre la acusación constitucional a la Corte Suprema decidida por el partido”, Boletín del Comité Central del PS, 25 agosto de 1972, 9.

763 Álvarez, op. cit., 216.

764 “Conclusiones del pleno nacional del Partido Socialista, celebrado los días 11, 12 y 13 de julio de 1969”, Boletín del Comité Central del PS 2, agosto-septiembre 1969.

765 “ ¡El socialismo al poder!”, Boletín del Comité Central del PS 2, agosto-septiembre 1969.

766 Manuel Cabieses, “Chile: el voto o el fusil”, Punto Final 73, suplemento a la edición, 28 de enero de 1969.

767 Mario Garay, La Cuestión de la Unidad, Santiago, s/i, 1968, 29.

768 “Conferencia Nacional del Programa del Partido Socialista. Octubre 1969”, Boletín del Comité Central del PS 2, agosto-septiembre 1969.

769 Faúndez, op. cit., 175-181 y Torres, op. cit., 314-320.

770 Peter Winn, La revolución chilena, Santiago, LOM, Santiago, 2013, 39-45.

771 “La lucha de clases debe jugar un papel principal en la campaña presidencial”, Boletines del Comité Central del PS 4, enero-marzo de 1970.

772 Clodomiro Almeyda, “El socialismo y la violencia”, Las Noticias de Última Hora, 27 de julio de 1970.

773 “Proceso definitorio”, Las Noticias de Última Hora, 4 de septiembre de 1970.

774 “El desafío de la historia”, Las Noticias de Última Hora, 6 de septiembre de 1970.

775 “El gobierno popular y las tareas políticas del partido”, Boletín del Comité Central del PS 7, septiembre-noviembre de 1970, 8.

776 Ibid., 10.

777 Ibid., 11.

778 Carlos Altamirano, “El Partido Socialista y la Revolución Chilena. Enero de 1971”, Víctor Farías (ed.), La izquierda chilena (1969-1973), Santiago, Centro de Estudios Públicos, 2000.

779 Idem.

780 “Resolución política del XXIII Congreso”, Boletines del Comité Central del PS 9, enero-febrero de 1971, 4.

781 “El Partido Socialista llama al pueblo de Chile”, Boletines del Comité Central del PS 9, enero-febrero de 1971, 20-22.

782 Walterio Fierro, “Comisión política internacional”, Boletines del Comité Central del PS 8, diciembre de 1970, 16.

783 Luis Corvalán Márquez, “Los partidos políticos y el golpe del 11 de septiembre”, Santiago, Editorial USACH, 2019, 145-148.

784 “Pleno nacional del Partido Socialista”, Boletines del Comité Central del PS 15, agosto de 1971, 2.

785 Idem.

786 Ibid, 3.

787 Julio Faúndez, Democratización, desarrollo y legalidad. Chile. 1831-1973, Santiago, Ediciones UDP, 2011, 216-220.

788 “Pleno Socialista: Profundizar la revolución con participación del pueblo”, Las Noticias de Última Hora, 18 de marzo de 1972.

789 Partido Socialista, “Informe del Comité Central al pleno de Algarrobo”, Víctor Farías (ed.), op. cit., 1924.

790 Ibid., 1926.

791 Ibid., 1953. Las cursivas son del original.

792 “Pleno del Partido Socialista”, Las Noticias de Última Hora, 18 de marzo de 1972.

793 “Problemas, peligros y salidas para el proceso”, Posición 7, 30 de mayo de 1972.

794 Faúndez, op. cit., 238-239.

795 Orlando Millas, “La clase obrera en las condiciones del Gobierno Popular”, El Siglo, 5 de junio de 1972.

796 Arnoldo Camú, “Ganar, en primer lugar, a las fuerzas revolucionarias”, Posición 12, 4 de julio de 1972.

797 “El partido está siempre luchando por las causas más avanzadas, duras y definidas”, Boletín del Comité Central del PS 23, julio 1972, 5.

798 Iván Núñez, “El programa de la Unidad Popular es compromiso revolucionario”, Posición 14, 19 de julio de 1972.

799 “Acusación constitucional contra la Corte Suprema”, Boletín del Comité Central del PS 24, segunda quincena de julio de 1972, 1.

800 Carlos Altamirano, “Sobre la acusación constitucional a la Corte Suprema decidida por el partido”, Boletín del Comité Central del PS 25, agosto de 1972, 2.

801 Hugo Cancino, Chile. La problemática del poder popular en el proceso de la Vía Chilena al Socialismo. 1970-1973, Aarhus, Aarhus University Press, 118-132.

802 Frank Gaudichaud, Poder Popular y Cordones Industriales. Testimonios sobre el movimiento popular urbano, 1970-1973, Santiago, LOM Ediciones, 2004, 13-55.

803 “Pensamiento del Partido en las Jornadas de El Arrayan”, Boletín del Comité Central del PS 19, enero-febrero 1972, 28.

804 Idem.

805 Corvalán Márquez, Los partidos políticos… op. cit., pp. 263-268

806 Erich Schnake, “La Asamblea del Pueblo”, Posición 17, 8 de agosto de 1972.

807 “La burguesía contra el Partido Socialista”, Ibid.

808 “Izquierdismo: una posición ideológica”, Posición 20, 29 de agosto de 1972.

809 “A grandes males, grandes remedios”, Posición 18, 22 de agosto de 1972.

810 Manuel Antonio Garretón y Tomas Moulian, La Unidad Popular y el conflicto político en Chile, Santiago, CESOC, 1993, 114-126.

811 “Huelgas Políticas”, La Nación, 13 de octubre de 1972.

812 “El pueblo y sus partidos responderán al plan golpista de la derecha”, Las Noticias de Última Hora, 17 de octubre de 1972.

813 Gaudichaud, op. cit., 34

814 “Para avanzar hay que destruir el poder burgués”, Las Noticias de Última Hora, 24 de octubre de 1972.

815 “Crear desde ahora mismo las bases del poder obrero”, Boletín del Comité Central del PS 29, primera quincena de diciembre de 1972, 12.

816 Pedro Vuskovic, “Las empresas del área social deben ser expresión del poder del pueblo”, Las Noticias de Última Hora, 22 de noviembre de 1972.

817 Pedro Vuskovic “Superar viejas estructuras”, Las Noticias de Última Hora, 23 de noviembre de 1972.

818 Carlos Altamirano, “Drástico castigo contra los responsables del intento golpista”, Las Noticias de Última Hora, 8 de noviembre de 1972.

819 Walterio Fierro, “La lucha de clases y el campo de la legalidad”, Las Noticias de Última Hora, 20 de noviembre de 1972.

820 Carlos Altamirano, “Una batalla más en esta gran guerra de clases”, Boletín del Comité Central del PS 32, febrero de 1973, 8.

821 “El PS contesta a los compañeros del PC”, ibid., 21.

822 Ibid., 22.

823 “Entre la espada y la pared los que buscan la guerra”, Posición 41, 22 de marzo de 1973.

824 “Resolución política del pleno del Partido Socialista”, Posición 44, 7 de abril de 1973.

825 Idem.

826 Adonis Sepúlveda, “El Partido ha sido y es venero de las inquietudes y ansias revolucionarias de las generaciones de ayer y de hoy”, Boletín del Comité Central del PS 34, abril de 1973.

827 Garretón y Moulian, op. cit., 135-144 y Valenzuela, op. cit., 137-173.

828 Carlos Altamirano, “Deberes y derechos del pueblo chileno en la hora actual”, Boletín del Comité Central del PS 36-37, junio-julio 1973, 4.

829 “Palabras pronunciadas por el presidente de la República, Compañero Salvador Allende Gossens ante el pueblo reunido en la plaza de la constitución, 29 de junio de 1973”, Textos de Salvador Allende (1973), Biblioteca Clodomiro Almeyda, 2016, 425.

830 “Repulsa socialista a toda acción tendiente a desencadenar una guerra civil”, Diario de Sesiones de la Cámara de Diputados. Sesión 21, 24 de julio de 1973.

831 Carlos Altamirano, “Discurso a los trabajadores de los cordones industriales”, Farías (ed.), op. cit., 4805.

© Ariadna Ediciones, 2021

Licence OpenEdition Books

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search