Version classiqueVersion mobile

Clasistas, antiimperialistas y revolucionarios

 | 
Pablo Garrido

3. Tensiones, debates y colaboración: el Partido Socialista frente al Partido Comunista y la Democracia Cristiana

Texte intégral

  • 327 Moulian, op. cit., 174-178; Faúndez, op. cit., 122-138; Isabel Torres, La crisis del sistema democr (...)

1Durante la década de 1950 el sistema de partidos chileno sufrió una reconfiguración de sus actores y lógicas. Las organizaciones surgidas bajo el influjo de la ola ibañista a inicios de la década, luego de una fugaz existencia, tendieron a desaparecer y a fusionarse en nuevas agrupaciones una vez que el Gobierno perdió toda iniciativa programática y apoyos parlamentarios. La desilusión ibañista terminó por fortalecer las posiciones de los desprestigiados partidos tradicionales, que volvieron a controlar el rumbo de los acontecimientos una vez pasada la vorágine septembrista. El reordenamiento incluyó la unidad del PC y el PS, la desintegración del Partido Agrario Laborista y el repunte electoral de los partidos tradicionales (conservadores, liberales y radicales). Sin embargo, el proceso más importante en este sentido fue la reconfiguración del centro tras la aparición de la DC en 1957, que comenzó a copar este espacio del espectro político en desmedró del PR.327

  • 328 Arturo Valenzuela, El quiebre de la democracia en Chile, Santiago, Ediciones UDP, 2013, 31- 44.

2El periodo de Ibáñez, pese a ser un momento de descredito profundo de la política tradicional, terminó por dibujar contornos más definidos entre las distintas tendencias de la política chilena. El centro, que fue utilizado por el heterogéneo movimiento ibañista mientras hubo alguna esperanza de llevar adelante el programa, quedo vacante producto de la disgregación de las fuerzas septembristas hacia el final del Gobierno. Después de 1958, el sistema de partidos se organizó en tres bloques bien definidos, con agendas distinguibles y una política de alianzas basada en fines programáticos, configurando una tendencia extendida por todo el sistema de partidos hacía la polarización y el compromiso con programas de reforma estructural.328

  • 329 Eduardo Devés, El pensamiento latinoamericano en el siglo XX. De la CEPAL al neoliberalismo. Tomo I (...)
  • 330 Alan Angell, Chile de Alessandri a Pinochet: en busca de la utopía, Santiago, Editorial Andrés Bell (...)

3Durante el decenio de 1950 se asentó un nuevo tipo de pensamiento económico-social, surgido del desarrollo de las ciencias sociales y económicas en América Latina. Santiago fue sede de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), el Centro para el Desarrollo de América Latina (DESAL) y la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), permitiendo la inserción de un numeroso grupo de intelectuales en el aparato público, las universidades, centros de estudios y organismos internacionales. El desarrollo y el subdesarrollo fueron los tópicos fundamentales del pensamiento latinoamericano de post guerra. Vinculados originalmente al crecimiento económico y autosuficiente de las naciones subdesarrolladas, estos conceptos pasaron a designar un proceso de modernización más amplio y complejo329. En Chile, el Gobierno de Jorge Alessandri intentó representar una opción gerencial y tecnocrática que prometió terminar con el problema de la inflación apoyado en los sectores empresariales. Presionado por la Alianza para el Progreso, su gobierno esbozó algunas medidas reformistas, iniciando una tímida reforma agraria y una nueva política del cobre que aumento los impuestos a las empresas explotadoras del mineral330. En este contexto, las opciones transformadoras y modernizadoras de la Revolución en Libertad democratacristiana y la alternativa socialista propuesta del FRAP basaron sus principales medidas en el trabajo de expertos, que incidieron de modo sustantivo en la articulación de los programas de gobierno del periodo.

  • 331 Alan Angell, Partidos políticos y movimiento obrero en Chile, Ediciones Era, Ciudad de México, 1974 (...)

4La fundación del FRAP en 1956 significó la primera instancia de unidad político-programática donde los partidos populares asumieron el rol dirigente. La apuesta por prescindir del centro y promover un programa de transición socialista polarizó las posiciones al interior de la alianza entre un PC dispuesto a entenderse con los partidos de centro progresista y un PS que siguió rechazando, con cada vez más encono, toda alianza con partidos burgueses. Por su parte, la aparición de la DC y su programa de reformas logró agrupar al mundo católico y a un importante polo progresista influenciado intelectualmente por el pensamiento social de la Iglesia, permitiéndole al nuevo partido disputar los apoyos del mundo católico con el Partido Conservador y la representación de los sectores medios, populares y del mundo del trabajo con la izquierda.331

5Durante la primera mitad de 1960, la polarización se configuró en torno a dos proyectos de transformación estructural que se convirtieron en el nudo crítico del debate público. El programa DC era abiertamente anticapitalista e incluía medidas típicamente exigidas por la izquierda como la reforma agraria y la nacionalización del cobre, por lo que inicialmente el PS vio en el nuevo partido un “aliado eventual” para impulsar algunas reformas desde el campo parlamentario. Sin embargo, la existencia de un sector abiertamente anticomunista y el sentido programático del PDC desecharon rápidamente la posibilidad de un entendimiento entre ambos sectores. La DC criticó al comunismo tanto como al régimen capitalista, imprimiendo a su discurso un carácter tercerista que intento abstraerse de la disputa global de Guerra Fría, sin que esto fuera impedimento para la circulación de un discurso anticomunista y crítico de las influencias soviéticas en el PC y de la “cubanización” del PS después de 1961.

6El FRAP fue interpelado respecto de su compromiso con el sistema democrático y sobre los alcances institucionales de un eventual gobierno de izquierda, lo que obligó al candidato Salvador Allende a reafirmar su compromiso con las vías de la democracia formal y definir los alcances institucionales del proyecto de transición socialista. La derrota del FRAP en las elecciones presidenciales de 1964 inauguró un nuevo periodo de disidencias internas y faccionalismo que terminaron radicalizando el lenguaje y algunas posiciones políticas del socialismo. En el PS aparecieron voces críticas respecto a la conducción de la campaña y al uso de un lenguaje conciliador con la excusa de atraer a los sectores independientes y de centro izquierda, que terminaron por afianzar posiciones rupturistas y para-institucionales. Una vez instalado el Gobierno, la DC fue vista por el PS como “la nueva cara de la reacción oligárquica”, del imperialismo y del Vaticano, radicalizando desde su rol como opositor al Gobierno los discursos sobre la revolución, las instituciones y sus tesis políticas.

7La relación entre los partidos del FRAP no fue menos polémica. La alianza socialista-comunista, si bien correspondía a una de carácter programático, mantuvo la independencia ideológica y teórica de cada partido como condición mínima de la unidad. Pese a que el FRAP consiguió resultados electorales y sociales positivos desde temprano, mantuvo algunos asuntos no resueltos que redundaron en nuevos episodios de discusión entre sus partidos. En la izquierda coexistieron dos líneas contradictorias, con diagnósticos distintos sobre el proceso social necesario para llevar adelante la construcción del socialismo y la naturaleza de la revolución chilena.

8Uno de los puntos más complejos fueron las distintas alianzas para enfrentar las elecciones. En 1958 el debate fue encendido por una invitación del PC a la DC para sumarse a la candidatura de izquierda insistiendo en los puntos programáticos comunes, cuestión que fue duramente criticada por el PS. Detrás de la invitación comunista estaba la idea de sumar a los sectores progresistas, política sostenida por el PC en distintas instancias congresales en desmedro del “infantil y sectario” FT. Las desavenencias definieron los contornos del debate sobre el rol de las clases sociales en el proceso político chileno y los alcances de una eventual alianza con partidos de centro progresista. Al interior del PS la política comunista fue recibida sin unanimidad, desatando una vez más la discusión intestina entre un sector que comenzó a abrirse a la posibilidad de colaborar con la DC y el PR, y otro, resuelto a prescindir de los sectores burgueses privilegiando la movilización del “contingente popular organizado” para desbordar la institucionalidad.

9Otro asunto de discusión fueron las divergentes adscripciones internacionales de ambos partidos. Si bien el XX Congreso del PCUS allanó el camino para el entendimiento socialista-comunista, el PC no dejo de suscribir a las distintas consignas agitadas por la URSS. El PS, crítico de la Unión Soviética desde su fundación, fue insistente a la hora de condenar las pretensiones hegemónicas y dirigentes de la URSS sobre el movimiento obrero internacional, tensionando las relaciones con el PC chileno cada vez que éste último tomo posiciones por el bloque soviético. La opción por procesos revolucionarios independientes de la dirección soviética y de acuerdo con la realidad de cada país animó el debate más interesante entre ambos partidos, dando cuenta de posiciones y diagnósticos disimiles más profundos que la mera adscripción o etiqueta de la izquierda chilena en el escenario internacional de Guerra Fría.

10El PS fue tensionado desde la izquierda por dos procesos simultáneos. Por una parte, la política comunista encontró apoyos en un sector de la militancia socialista, llevando al partido incluso a conversar una posible colaboración con la DC para las elecciones de 1964. Por otra, la progresiva agudización del enfrentamiento entre capitalismo y socialismo en América Latina después del triunfo de la Revolución cubana, derivó en un proceso de radicalización de la reflexión política que llevó al PS a distanciarse aún más de una posible alianza con sectores vinculados al imperialismo y la oligarquía nacional.

11Considerando lo anterior, este capítulo revisa los debates del PS con el Partido Comunista y la Democracia Cristiana, entendiendo que es en esta instancia donde mejor se evidencian a nivel discursivo las posiciones intelectuales y políticas. La relación entre socialistas y comunistas transcurrió entre la colaboración y el debate, evidenciando en más de una ocasión las distancias teóricas y doctrinarias entre ambos. El debate obligó al PS a explicitar posturas y a diferenciar la línea política del Frente de Trabajadores respecto de la línea comunista del Frente de Liberación Nacional. En otro apartado, se revisan los debates entre el PS y la Democracia Cristiana, siguiendo el proceso mediante el cual la DC pasó de ser considerada un “aliado eventual” en el campo legislativo, para luego alzarse como un nuevo centro político, de carácter reformista y programático que disputó las bases de apoyo clásicamente de izquierda, proceso del que el PS fue especialmente reactivo entrando de lleno a debatir —y a disentir— con la DC y su programa para la realización de una “Revolución en Libertad”.

3.1 Nuestros caminos conducen al socialismo. Las disputas al interior de la alianza socialista-comunista

  • 332 Angell, op. cit., 130-149.

12Como se ha mencionado con anterioridad, las relaciones entre comunistas y socialistas entre 1933 y 1956, año de la fundación del FRAP, oscilaron entre la abierta hostilidad y la colaboración entusiasta. Buena parte de esta relación estuvo determinada por la convivencia de dos partidos abiertamente marxistas, que compitieron por el control del espacio sindical y la representación de la clase obrera, el campesinado y grupos de trabajadores calificados y profesionales. Hasta 1936, el PS recibió exmilitantes y disidentes del PC que se encontraron con corrientes abiertamente anticomunistas, conviviendo diferentes interpretaciones respecto del espacio internacional, el papel del PC chileno y el rol de la Unión Soviética en la izquierda global.332

  • 333 Andrew Bernard, El Partido Comunista de Chile, 1922-1947, Santiago, Ariadna Ediciones, 2017, 79-110

13Durante la década de 1930 el PC depuró y bolchevizó su militancia, estrechando las relaciones con la Unión Soviética y la Internacional Comunista. Algunos expulsados durante este proceso participaron de la República Socialista y del periodo fundacional del PS, mientras que otros, principalmente de la corriente hidalguita, ingresaron al partido en años posteriores. Esto contribuyó a conflictuar la convivencia entre ambas organizaciones en prácticamente en todos los espacios en los que compartieron durante los primeros años de socialismo organizado. Ya en 1933, la política del PC fue disputar la representación de los sectores obreros y campesinos que fueron aglutinados en torno al recién formado PS. Del mismo modo, cuando el PC propuso impulsar la unidad de ambos partidos “desde la base”, el PS acusó una intentona comunista para debilitar su posición en el movimiento sindical. Al menos hasta el fin de las políticas del tercer periodo en 1935, el enfrentamiento fue el hecho más recurrente de la convivencia socialista-comunista.333

  • 334 Milos, op. cit., 19-23.

14La disputa dio paso a la colaboración cuando la línea del PC viró hacia la unidad de todos los sectores progresistas con la política del Frente Popular. Después de 1935, el PC asumió una nueva actitud frente a los socialistas y el Block de Izquierdas, poniendo fin a la política aislacionista sostenida hasta entonces. Siguiendo las tesis sancionadas en el VII Congreso de la Internacional Comunista, el PC sostuvo que la revolución chilena pasaba por el cumplimiento de “etapas” y momentos de acumulación de fuerzas, en los que la burguesía progresista cumple un rol fundamental.334 En línea con estas definiciones, el PC comenzó a promover una gran alianza de obreros, campesinos, sectores medios y burgueses a la que concurrieron radicales y socialistas.

  • 335 Faúndez, op. cit., 84-103.

15La victoria del FP supuso una nueva etapa de las relaciones entre ambos partidos, marcada por la colaboración en el Gobierno y la política internacional de la II Guerra Mundial. Si bien la unidad permitió ganar la elección y acrecentar el contingente electoral de la izquierda, ambos partidos utilizaron su posición en el Gobierno para sobreponerse al otro. Una seguidilla de enfrentamientos reanudó prontamente las hostilidades, permitiendo al PR consolidarse como eje del gobierno ante la división de la izquierda. Con el fin del frente en 1941, el PS intento excluir a los comunistas de la Alianza Democrática (AD) y de los acuerdos con el PR sin éxito hasta 1946, año en que la candidatura radical-comunista ganó las elecciones presidenciales sin el PS. Las disputas de la izquierda abrieron camino para que la derecha influyera sobre las distintas administraciones radicales, lo que postergó la realización del programa de reformas y facilitó la aprobación de las leyes represivas que ilegalizaron al PC en 1948.335

  • 336 Carmelo Furci, El Partido Comunista y la Vía Chilena al Socialismo, Santiago, Ariadna Ediciones, 20 (...)

16La proscripción obligó al PC a funcionar de un modo “semiclandestino” que no clausuro el debate interno ni la discusión política. En la ilegalidad, el PC hizo una lectura crítica de su participación en los gobiernos radicales concluyendo que la incapacidad modernizadora de los gobiernos de coalición se debía, principalmente, a que las fuerzas de avanzada secundaron a un PR socialmente híbrido y políticamente comprometido con la oligarquía. Estas consideraciones, expuestas en el programa de 1948, sirvieron de antecedente para la política del Frente de Liberación Nacional que replanteó la alianza de los partidos populares con sectores de la burguesía progresista bajo la conducción y hegemonía de la izquierda.336

  • 337 Galo González, “El Frente del Pueblo es un sólido movimiento por la liberación nacional y social de (...)

17La ilegalización del PC tendió a mejorar las relaciones con los socialistas. El sector Revolucionario agrupado en el PSP protestó contra las medidas represivas acercando inicialmente a ambos partidos en torno a la defensa y restauración de las libertades democráticas. Sin embargo, la “cuarta posición” presidencial promovida por el PC y otras facciones socialistas en 1952 reavivaron la beligerancia de un sector socialista contra los comunistas y el Frente Nacional del Pueblo (FRENAP). Para el PC, el FRENAP significó un paso importante para protestar contra la ilegalización y para aglutinar a una serie de sectores populares en torno a un gran “movimiento de liberación nacional” y un programa democrático, antiimperialista y antifeudal.337 La candidatura de Salvador Allende también sirvió como una plataforma para agitar la unidad de la izquierda, al respecto Galo González escribía: “la clase obrera unida es y debe ser la fuerza central del movimiento popular, alrededor de la cual y bajo su dirección se agrupen todas las fuerzas democráticas, progresistas y patrióticas en un solo y gran frente de liberación nacional y social”. Y agrega:

  • 338 Galo González, “El Frente del Pueblo, núcleo central del movimiento de liberación nacional y social (...)

En relación con la campaña electoral, se ha dado un paso histórico en cuanto al entendimiento entre socialistas y comunistas. Nuestro propósito -y el de los socialistas- debe ser de que esta unidad no sea temporal, sino permanente, de que ella se extienda a los socialistas populares unitarios y dé ya resultados más prácticos en lo que respecta a la unidad de la clase obrera, fortaleciendo los sindicatos y federaciones y yendo rápidamente a la fusión de ambas CTCh como un paso más hacia la Central Única de Obreros y Empleados.338

18Después de que el PSP pusiera fin a la colaboración con Ibáñez en 1953, quedaron delineadas las dos propuestas unitarias de la izquierda. Mientras el FRENAP insistió en dar continuidad a la alianza progresista que había levantado la candidatura de Salvador Allende, el PSP se abrió a la colaboración exclusiva de los partidos obreros, descartando cualquier compromiso con las demás fuerzas progresistas que participaron de la campaña allendista. La divergencia respecto de la fórmula para coordinar a los partidos de izquierda fue el primer problema de la unidad y obedeció a las lecturas que cada organización hizo sobre su experiencia en el Frente Popular.

19Ambas posiciones se enfrentaron en una polémica abierta y en su mayoría pública que se mantuvo latente desde 1952 con llamados de uno y otro sector a la colaboración y el entendimiento, evidenciando diferencias sobre cuestiones fundamentales como la naturaleza de la revolución chilena, las posibilidades institucionales de la misma y las dinámicas de las clases sociales en el proceso. Estas divergencias obedecen al desarrollo de trayectorias ideológicas y políticas independientes, y por momentos incluso enfrentadas, que no cesaron en sus polémicas incluso después de lograda la unidad en el Frente de Acción Popular en 1956.

20La fundación del FRAP selló la colaboración de la izquierda en una coalición que por primera vez tuvo a los partidos populares como fuerza política hegemónica, ofreciendo al país un programa de transformaciones estructurales de carácter reformista y una plataforma electoral con candidatos comunes para las elecciones a todo nivel. La unidad no evitó nuevas discrepancias sobre los principios orientadores de la alianza, que comenzó a ser criticada desde el PS por su orientación exclusivamente electoralista y la gravitación de las tesis comunistas. La discusión respecto a este tópico determinó buena parte de la convivencia entre ambos partidos y permeó el debate de las reunificadas fuerzas socialistas, que tuvieron en la figura de Salvador Allende al principal defensor del programa y la política frapista.

21Después del congreso unitario de 1957, el PS contó con una tendencia favorable a las tesis de la coexistencia pacífica y de la revolución democrático-burguesa que reorganizó las corrientes internas en torno a dos tendencias mayoritarias: una a favor de sumar a los sectores de la burguesía progresista en un programa presidencial, y otra, cada vez más reacia al electoralismo y a la colaboración con los partidos tradicionales. Sobre la cuestión del cómo y en alianza con quien alcanzar el poder, el PS vivió un viraje progresivo hacia un discurso principista y crítico de las posibilidades revolucionarias de la estrategia frapista. Más allá de los debates respecto de la inclusión y rol de la burguesía en la alianza, la discusión de la izquierda evidenció distancias en el campo teórico y en la evaluación de la experiencia política previa, que permitieron la emergencia y desarrollo de dos diagnósticos sobre el proceso social y la revolución chilena.

3.1.1 El Frente de Liberación Nacional y la Vía Pacífica

22La ilegalización del PC y la ruptura de la alianza con los radicales inauguró un momento de definiciones y debates sobre la línea política del partido. Durante este periodo el PC proclamó una línea de resistencia combativa con la pretensión de derrocar al Gobierno de González, poniendo fin a la política de colaboración mantenida durante las distintas administraciones radicales. Esta línea tuvo una variación tendiente a la lucha armada que fue defendida por la facción de Luis Reinoso, secretario de organización durante la clandestinidad, la que pese a ser intensamente debatida en el seno del partido, culminó con la expulsión de este último y todo su sector.

  • 339 Furci, op. cit., 85-86.
  • 340 “Conclusiones del X Congreso del Partido Comunista de Chile”, Diario de Sesiones del Senado. Sesión(...)

23Con el programa de emergencia, sancionado en 1950, se inauguró la política del Frente de Liberación Nacional.339 Esta promovía un programa tendiente a la protección económica de los trabajadores y reclamaba el restablecimiento de las libertades públicas, proponiendo un conjunto de medidas de profundización democrática y nacionalismo económico que permitieran desarrollar un proceso modernizador de corte democrático-burgués. Esta línea fue desarrollada en extenso durante el X Congreso del partido en 1956, del cual inclusive se desprendió un programa. El congreso fue realizado en la clandestinidad, por ello, la publicación de sus conclusiones en el periódico El Siglo desató una ola represiva dirigida a la maquinaria editorial del PC, decretándose el cierre de la empresa impresora Horizonte y querellas del Gobierno contra El Siglo. Además, fueron tomados detenidos algunos periodistas del periódico y allanados locales del FRAP, donde se encontraron folletos con las conclusiones de la instancia. Pese a que las informaciones y documentos oficiales del torneo comunista fueron reproducidas en distintos medios de circulación nacional, solo fueron allanados, clausurados y procesados legalmente los medios comunistas.340

  • 341 Idem.

24Las conclusiones pusieron énfasis en la unidad del movimiento popular como cimiento para desarrollar las tareas de la revolución democrática burguesa, la cual debía organizarse en torno a un amplio movimiento democrático donde la clase obrera, aliada al campesinado, asumieran el papel dirigente. La alianza debía, además, ser capaz de convocar a industriales, intelectuales, comerciantes y “a todos los sectores populares para que defiendan mejor sus intereses legítimos, alcancen sus reivindicaciones y puedan participar más activamente en la lucha por la liberación nacional”. Según el congreso, las tareas de esta primera etapa estaban determinadas por la unidad del movimiento popular y por la posibilidad de acrecentar las bases de apoyo incluyendo acciones conjuntas con “los sectores democráticos de otros partidos” para generar “un gobierno democrático de liberación nacional, o sea, que la mayoría de los chilenos gobierne a Chile, en vez de que una minoría siga aprovechando el poder para gobernar en su exclusivo interés y contra las conveniencias de la patria”.341

25La democratización cumplía un rol fundamental en la realización del proyecto de liberación nacional, sobre todo para asegurar que las transformaciones se realizasen pacíficamente. En este aspecto, el PC abogó por la inscripción masiva de obreros, campesinos y soldados en los registros electorales y por la derogación de las leyes represivas, convencidos de que la ampliación del sufragio es el primer paso para la toma del poder por parte de una mayoría, hasta ese momento, excluida del juego democrático formal. El mismo documento señalaba:

  • 342 Idem.

La posibilidad de que estas transformaciones se realicen pacíficamente en nuestro país está determinada por el gran desarrollo social y político de la clase obrera y por su capacidad - demostrada ya en otras ocasiones- de agrupar a su alrededor a la mayoría nacional y de conquistar importantes victorias electorales en condiciones de mayor libertad. Los comunistas señalamos a todas las organizaciones y personas democráticas la conveniencia de luchar para que nuestro pueblo pueda utilizar todas las posibilidades de semejante camino.342

  • 343 Partido Comunista de Chile, Programa del Partido Comunista de Chile, s/i, Santiago, 1956.

26Según la instancia, la vigencia del régimen capitalista en el país configuraba un cuadro de explotadores y explotados, dándole continuidad a las tesis clásicas sobre la lucha de clases. El diagnóstico fue complementado con una nueva caracterización sobre la acción del imperialismo en Chile, país perteneciente al grupo de naciones económicamente dependientes de los monopolios extranjeros. Esta dependencia, además de expresarse en asuntos comerciales, también lo hace de modo político a través de los pactos de ayuda militar y la importación de leyes que, como la ley maldita aprobada por el gobierno de González Videla, son antidemocráticas y antipopulares.343 Lo novedoso de esta lectura es que colocó entre los grupos perjudicados por el régimen capitalista y el imperialismo a comerciantes, industriales y a pequeños y medianos propietarios de tierra. De esta forma, el PC consideró a estos sectores, antes antagónicos, como aliados fundamentales para la formación de un “Gobierno Democrático de Liberación Nacional”.

  • 344 Rolando Álvarez, Forjando la vía chilena al socialismo. El Partido Comunista de Chile en la disputa (...)

27Los énfasis políticos del PC insistieron en la necesidad de crear un bloque con participación de distintos sectores políticos tributarios de la política frente populista.344 Si bien el programa reconocía a la oligarquía, los industriales y a buena parte de la burguesía como elementos cómplices del imperialismo, el PC confió en que esta última podía cambiar la correlación de fuerzas de la política nacional. Para el programa, los intereses de las burguesías nacionales son naturalmente antagónicos a los del imperialismo, haciendo de la alianza entre ambos sectores una realidad transitoria y perfectamente superable. Sin embargo, la intención de convocar a estos grupos para la construcción de un hipotético “Gobierno de Liberación Nacional” presentaba una novedad. Recogiendo parte de la experiencia del Frente Popular, el PC propuso que la conducción de este movimiento y del futuro gobierno debía ser asumida por la clase obrera y sus partidos. En este sentido:

  • 345 Programa del Partido Comunista de Chile, op. cit, 9.

Los gobiernos que ha tenido el país han servido, en lo fundamental, los intereses de las clases dominantes y han facilitado la penetración del imperialismo. Tal política la han realizado incluso aquellos gobiernos de la burguesía que han surgido de resonantes victorias electorales del pueblo y que estaban comprometidos a cumplir programas democráticos en favor de la independencia y el progreso de Chile y del bienestar de las masas (…) Teniendo en cuenta esta realidad, es preciso llevar nuevas fuerzas sociales a la dirección del país, es decir, darle a la clase obrera las principales responsabilidades del poder. Sin embargo, junto a ella deben actuar en el gobierno otras fuerzas sociales, incluyendo aquellos sectores de la burguesía nacional que estén dispuestos a luchar por la independencia y el progreso nacionales.345

  • 346 Camilo Fernández, “El discurso del Partido Comunista de Chile sobre la democracia, 1956-1964”. Auto (...)
  • 347 Alfonso Daire, “La política del Partido Comunista desde la post guerra a la Unidad Popular”, August (...)

28Además de reivindicar la vía institucional como principio democrático, el PC intentó imprimir una vocación mayoritaria y buscó comprometer a todos los sectores progresistas en torno a un programa de profundización democrática. Los comunistas propusieron nacionalizar las riquezas naturales, la reforma agraria y la promoción de la industria nacional buscando los apoyos de comerciantes e industriales progresistas para la formación de un “Frente Único Anti imperialista y Anti feudal”, capaz de impulsar desde las instituciones existentes la realización del programa.346 La política del Frente de Liberación Nacional siguió siendo materia de debate y teorización sin variar sustancialmente en sus aspectos fundamentales, proponiendo un programa antioligárquico, antifeudal y antiimperialista. Sin embargo, y pese a que entre el X y el XIII Congresos del PC cuestiones como la política de alianzas, la vía pacífica y el entendimiento socialista-comunista en el marco del FLN fueron asuntos frecuentemente reflotados, estos nunca fueron completamente clausurados, transformándose en un nudo conflictivo de la convivencia entre los partidos del FRAP.347

  • 348 Luis Corvalán M., “Las tensiones entre la teoría y la practica en el Partido Comunista durante los (...)
  • 349 Hernán Venegas, “El Partido Comunista de Chile: antecedentes ideológicos de su estrategia hacía la (...)

29Los planteamientos del PC postulaban que los cambios y transformaciones podían ser llevados adelante de manera gradual y por medio de las instituciones republicanas, en el entendido de que el socialismo es resultado del desarrollo fases intermedias, sin ruptura institucional y sin expresiones de violencia.348 Esta posición, sin embargo, no rechazó la adopción de otras formas “agudas” de lucha, configurando una política de alianzas que, por una parte, intentó mantener la unidad de la izquierda, y por otra, abrirse hacía al centro, buscando los apoyos del PR y sectores socialcristianos.349

  • 350 Camilo Fernández y Pablo Garrido, “Progresistas y revolucionarios. El Frente de Acción Popular y la (...)
  • 351 Diario de Sesiones del Senado. Sesión 17, 8 de julio de 1958.

30Fundado el FRAP, comunistas y socialistas se comprometieron a la acción conjunta y unitaria en todos los frentes de lucha, promoviendo la creación de comités de independientes profrapistas y de izquierda movilizados en labores electorales y de propaganda. La alianza respetó la independencia de cada partido en la discusión teórica, la elaboración de posiciones doctrinarias y definiciones estratégicas, sentando las bases para el disenso. Producto de lo anterior, es que buena parte del discurso unitario y de las acciones conjuntas se dividieron entre ambas estrategias. Mientras el alcance de la alianza correspondía a los postulados del Frente de Trabajadores, excluyendo a los partidos de centro salvo algunas acciones conjuntas en el campo parlamentario, en términos programáticos este se circunscribía a los postulados progresistas del Frente de Liberación Nacional y al programa de profundización democrática del PC.350 En palabras del propio Salvador Allende: “nuestro programa, en esencia, no es un programa socialista, sino uno distinto, en el sentido de que creará las condiciones que permitan un gobierno popular que transforme nuestra democracia anémica, sin vitalidad, sin imaginación, sin sentido ni fuerza creadora”.351

  • 352 Materiales de discusión XI Congreso Nacional del Partido Comunista de Chile, s/i, 1958, 2.
  • 353 Ibid., 14.

31Esta situación de aparente equilibrio no evitó que durante las campañas presidenciales de 1958 y 1964 el PC insistiera en ampliar la base social de la alianza. En esta línea, el congreso comunista de 1958 expresaba que en la etapa actual “no se persigue suprimir la propiedad de los capitalistas nacionales. Al contrario, de lo que se trata es de abrir grandes posibilidades a todas las actividades económicas nacionales y de limitar y suprimir gradualmente la acción regresiva de los monopolios”. Y continúa: “En vez de aislar a la clase obrera en un sectario Frente de Trabajadores, planteamos que ella se ponga al frente de todas las fuerzas nacionales para derrotar a los enemigos fundamentales”.352 En este sentido, la política del PC acentuaba la necesidad de realizar “el imperativo patriótico de unir sin tardanza en torno a la candidatura presidencial del pueblo a todas las fuerzas progresistas para detener a Jorge Alessandri”, recalcando que “los intereses de las capas medias no son antagónicos con los de la clase obrera y sí con los de la reacción oligárquica e imperialista”.353

32Durante la realización del XI Congreso, con Jorge Alessandri ya electo como presidente de la república, el PC siguió en la misma línea, recalcando la necesidad de ampliar la base social de la alianza en torno al FRAP y su oposición a la política socialista:

  • 354 Luis Corvalán, La línea de la liberación. Informe del Comité Central al XI Congreso del Partido Com (...)

En la elección presidencial planteamos, como se sabe, el entendimiento del FRAP con los radicales, en base al apoyo del Partido Radical a la candidatura de Salvador Allende y de la formación de un gobierno de coalición que incluyera a todas las fuerzas que se plegaran a esta candidatura. Tal entendimiento habría asegurado la victoria. Un gobierno del FRAP con participación radical, presidido por el doctor Salvador Allende, habría sido ciertamente preferible al gobierno del Sr. Alessandri.
La alta votación de Allende, no se debió, como algunos creen, al hecho de que se marchara sin los radicales. Se debió a otros varios factores: a la unidad socialista-comunista, a la unidad de los partidos populares, al carácter anti imperialista y anti feudal del programa, al trabajo en el campo, a las fuertes posiciones de la clase obrera en la dirección del movimiento, en proceso de conquistar su rol hegemónico. El entendimiento con los radicales habría sumado a la candidatura popular fuerzas diez veces más numerosas que las que podrían haberse apartado de la campaña por un izquierdismo mal entendido, por infantilismo revolucionario.
Después de estas experiencias y frente al nuevo gobierno reaccionario sería suicida que siguiéramos una posición aislacionista (…) No vemos razones teóricas ni prácticas para que pudiera perseverarse en tal política.354

33Si bien la actitud del Partido Comunista no cambió radicalmente durante prácticamente toda la década del sesenta, logrando a la postre incluir al PR y a sectores cristianos en la Unidad Popular, hay algunos hechos que obligaron al PC a definir algunas cuestiones. La Revolución cubana y el impacto que tuvo en la izquierda chilena detonó un proceso de discusión sobre las posibilidades de la vía pacífica y un rico intercambio con el PS al respecto. Al mismo tiempo, declaraciones vertidas por el plenario del PDC en 1961 que pusieron en duda la vocación democrática del comunismo internacional, presionaron para que el PC volviera a referirse a la vía institucional, la cuestión de la democracia y al papel de esta en el escenario nacional y continental después del triunfo de Fidel Castro. Por último, acontecimientos internacionales como la invasión soviética a Hungría, el cisma sino-soviético y las relaciones entre la URSS y Yugoslavia pusieron en tensión, otra vez, las relaciones entre socialistas y comunistas.

  • 355 “Carta dirigida por el Secretario General del Partido Comunista, Senador Luis Corvalán al president (...)

34Por lo anterior, no es extraño constatar que ante las críticas cruzadas al programa comunista a inicios de 1960 estos comenzaran a definir de modo más explícito los alcances de la vía pacífica y el FLN para la política nacional, insistiendo en varias ocasiones en la necesidad de ampliar la alianza comprometiendo a los sectores centristas para el cumplimiento de las tareas democrático-burguesas. El PC vio en la DC la posibilidad de integrar una coalición progresista, atendiendo a las agendas programáticas comunes y al discurso anticapitalista de algunos grupos democratacristianos. Sobre este asunto, en 1961 el Secretario General del PC escribía a Eduardo Frei señalando que “ningún partido político por si solo puede cambiar las cosas en Chile” e insistía en que los comunistas “hemos luchado y seguiremos luchando por la unidad de acción de todas las fuerzas progresistas que concuerden, aunque sea en algunos puntos”.355

  • 356 “Informe rendido por el Secretario General del partido, camarada Luis Corvalán, en la sesión inaugu (...)
  • 357 Ibid., 63.

35En su XII Congreso de 1962, los comunistas afirmaron el FLN y describieron las implicancias que tendría un futuro gobierno democrático de liberación nacional. En este aspecto, Luis Corvalán señaló como primera tarea la aplicación de un programa de nacionalizaciones y reforma agraria que “no será todavía un régimen socialista, puesto que su objetivo no es la socialización de todos los medios de producción”.356 Para cumplir con estas tareas, el PC llamó al conjunto de fuerzas antifeudales, antiimperialistas y democráticas coincidentes con el programa de desarrollo “anticapitalista” planteado por la izquierda. Al respecto, el mismo Corvalán declaraba no tener reparos “para marchar juntos con la democracia cristiana en todos los combates futuros, incluida la lucha por la formación del gobierno popular”357 delineado por el FRAP.

  • 358 “Intervención del camarada Orlando Millas”, Hacía la conquista de un gobierno popular… op. cit., 15 (...)
  • 359 Luis Corvalán, “La vía pacífica es una forma de la revolución (1963)”, Camino de Victoria, Santiago (...)

36En la misma instancia Orlando Millas defendió la validez de la vía pacífica y la posibilidad de una “revolución democrática” en Chile, señalando que el programa del partido buscaba realizar el proceso de transformaciones “por el camino menos doloroso”. Para Millas: “los nuevos caracteres de la situación mundial que, al ascender la influencia del socialismo y extenderse los movimientos de liberación favorecen el desarrollo pacífico de nuestra revolución si somos capaces de unir a la clase obrera y agrupar a su alrededor a todas las fuerzas antiimperialistas”.358 El PC fundamentó la validez de la vía pacífica en factores propios de la realidad nacional, a saber: la existencia del FRAP como organización combativa capaz de aglutinar al proletariado frente a las elecciones; un sistema político que en condiciones de ascenso de las luchas populares puede transformar las elecciones en coyunturas decisivas para la instalación de un gobierno popular; la existencia de una voluntad nacional mayoritaria a favor de transformaciones estructurales; y por último, la existencia de una tradición democrática-burguesa que otorgaba un espacio destacado a los valores republicanos en desmedro de las tentativas golpistas.359

  • 360 Como se mencionó en el capítulo anterior, el XX Congreso del PCUS fue crucial para allanar el camin (...)

37Pese a que la línea comunista fue definida en sus puntos esenciales con anterioridad al XX Congreso del PCUS, Corvalán apeló a las condiciones políticas concretas, a nivel nacional e internacional, para definir la vía pacífica como una estrategia plausible y legitima para la revolución chilena, en conformidad con las tesis planteadas por la URSS.360 Con esto, el PC reafirmó su compromiso con la vía democrática y estableció distancias con la Revolución cubana, que a inicios de la década de 1960 ya se alzaba como una experiencia modélica en los imaginarios de buena parte de la izquierda latinoamericana. Corvalán insistió en que el compromiso democrático de la vía pacífica no estaba en el respeto a la legalidad, sino en el contenido de masas que el PC pretendía dar al proceso. De este modo “el concepto marxista leninista de la revolución es que ella solo puede ser obra del esfuerzo gigantesco de millones de personas, de la organización y la lucha multitudinaria de las masas y que hay y habrá revolución consecuente si el proletariado conquista la dirección del movimiento” y agrega “La Revolución cubana no desmiente sino confirma esta verdad. Ella incorporó a la lucha a las más amplias masas y ha sido consecuente, derivando en una revolución socialista”. Sobre las perspectivas de la revolución chilena, señaló:

  • 361 Luis Corvalán, “La vía pacífica y la alternativa de la vía violenta (1961)”, Camino de Victoria, 48 (...)

La revolución chilena tendrá también que ser la obra de las grandes masas populares y, en primer término, del proletariado. Se abrirá paso a través de la lucha de masas, siendo lo más probable que ello ocurra por la vía pacífica. La vía violenta, como hemos dicho, no está descartada. Pero en cualquiera de los dos casos, vale la pena subrayarlo, se trata de incorporar al combate a la mayoría del pueblo, de desplegar a todo viento la bandera de la lucha de las masas y de realizar las mismas tareas. Bajo cualquiera de sus formas, el contenido de la revolución, si está encabezada por el proletariado y su Partido, es siempre el mismo, una serie de combates de clase que deben culminar en la toma del poder político para iniciar de inmediato las grandes transformaciones económicas, sociales y culturales.361

38El programa comunista buscaba cumplir una primera etapa de la revolución, la fase democrático-burguesa. Esto incluía tareas concretas de largo y corto plazo, contemplando además de la profundización democrática, la recuperación mediante nacionalizaciones de las riquezas naturales en manos del imperialismo, una reforma agraria capaz de liquidar el latifundio, el fin de los monopolios y la aceleración del desarrollo industrial. Según el PC esta política debía impulsar un proceso de liberación nacional capaz de rescatar la soberanía e independencia económica de Chile frente a los monopolios extranjeros y, al mismo tiempo, sacar al país de su condición dependiente y premoderna. El etapismo a la hora de caracterizar el proceso revolucionario y el rescate de la burguesía como actor progresivo del proceso político fueron a la larga los asuntos más polémicos del debate con el PS y su política de Frente de Trabajadores.

3.1.2 El Frente de Trabajadores y la disputa con el comunismo

39Desde su fundación, el PS contó entre sus filas con tendencias críticas del PC y otras derechamente anticomunistas. La reflexión respecto al movimiento comunista internacional rescató la Revolución rusa y sus iconos como elementos inspiradores de la vocación marxista y revolucionaria del partido. Sin embargo, los socialistas también criticaron su regresión hacía un gobierno totalitario, burocrático e imperialista. La crítica al estalinismo fue unánime en las huestes socialistas, que miraron con desconfianza las adscripciones del PC chileno a la Internacional Comunista y su conducción políticamente centralizada en el PCUS. El antisovietismo se tradujo en una crítica constante a la política internacional de la URSS y a las adscripciones del PC chileno a esta última. Por esta razón, durante los primeros años el PC fue visto como un partido seguidor de doctrinas extranjeras y caracterizado como un “cuerpo extraño” para la realidad socio-política nacional.

  • 362 “Nuevo viraje comunista”, Crítica, 24 de junio de 1941.

40Después de 1939 el conflicto europeo fue el eje de la discusión entre ambos partidos, que tomaron distintas posiciones frente a la guerra. El PS reprochó el pacto nazi-soviético de 1939 y los sucesivos virajes de la política internacional soviética, que situaron a la URSS como un actor neutral y luego de la invasión alemana de 1941 como una nación beligerante del lado de las democracias aliadas. Los sucesos de Europa repercutieron en la política del PC chileno, que cambio su discurso de acuerdo con las consignas del esfuerzo bélico soviético en una actitud que fue criticada como zigzagueante y oportunista por el PS. La sensibilidad con la que PC recibió cada movimiento de la URSS tensionó al Frente Popular y llegó inclusive a ser apuntada como una amenaza para la soberanía nacional, en este sentido, “los comunistas chilenos podrían dar una nueva voltereta. Pero no por ello debe creérseles, ni puede creérseles. Mañana, un cambio en la actitud de Moscú determinará otro viraje. Un partido de estas características no es un partido chileno. Y carece de derechos para pretender arrogarse un rol en la formación de nuestro país”.362

41Durante la posguerra los socialistas criticaron la política expansionista soviética, continuando los reproches con posterioridad a la muerte de Stalin y al XX Congreso del PCUS. Si bien los círculos del PSP aplaudieron los nuevos lineamientos de la política internacional de Moscú, las críticas a las adscripciones internacionales del PC nunca desaparecieron totalmente. Socialistas y comunistas dieron proyecciones nacionales al debate sobre política internacional, reflejando distintas tendencias intelectuales de la izquierda global a través de sus líneas políticas. De este modo, acontecimientos internacionales como la invasión soviética de Hungría o la Revolución cubana rápidamente adquirieron un tono polémico para la convivencia de la izquierda, que evaluó desde ópticas distintas los vaivenes del mundo bipolar de Guerra Fría.

  • 363 Marcelo Casals, El alba de una revolución, Santiago, LOM Ediciones, 2010, 44-47.

42Durante la década de 1950 las percepciones sobre los comunistas cambiaron progresivamente. Después de la proscripción del PC y de la desilusión ibañista, el PSP comprendió la necesidad de una alianza que comprometiera, al menos, a los partidos obreros ante el retroceso que significaron estas experiencias para el movimiento popular. El llamado a la unidad sindical durante el gobierno de Ibáñez y a la unidad en un “Frente de la Clase Trabajadora” a partir de 1953 obedecieron al nuevo esquema teórico del PSP y sus orientaciones sobre el carácter de la revolución chilena. En este sentido, la sospecha antisoviética dio pasó a un debate abierto sobre las opciones y condiciones de una alianza que comenzó a ser solicitada tanto por el PSP como por el FRENAP. Las conversaciones reflejaron rápidamente lecturas disímiles sobre la experiencia política previa y el rol de las clases sociales en el proceso político nacional, que derivaron en un debate sobre el papel de la burguesía y sus partidos en el desarrollo de la revolución chilena.363

43Estas diferencias no fueron solamente discursivas y superaron el espacio de la discusión estratégica, contribuyendo a la clarificación y discusión de las tesis del FT. Buena parte de estos debates explicitaron un desencuentro respecto de las concepciones políticas e imaginarios sobre el proceso revolucionario en Chile. Si bien el PC no fue la única fuerza que influenció la discusión socialista, el debate entre ambos partidos dejó en claro la existencia de divergencias que no terminaron de ser resueltas una vez lograda la unidad.

  • 364 “El FRENAP propone al Partido Radical pacto electoral de largo alcance”, Las Noticias de Última Hor (...)
  • 365 “Entendimiento de izquierda ¿habrá clara plataforma?”, Las Noticias de Última Hora, 3 de febrero de (...)
  • 366 “PSP planteo unión con el FRENAP en torno a un programa de acción de 5 puntos”, Las Noticias de Últ (...)
  • 367 Faúndez, op. cit., 165-169.
  • 368 FRAP, Un camino nuevo para Chile: el programa del Gobierno Popular, Santiago, Impresora Horizonte, (...)
  • 369 Clodomiro Almeyda, “La experiencia popular y el FRAP”, Nuevos Rumbos 8, marzo de 1957.

44Los desencuentros se expresaron ya en la formación del bloque de izquierda. A inicios de 1956 el FRENAP, por intermedio del PS, inició los acercamientos para formalizar una alianza electoral “de largo alcance” con el PR y el PSP.364 Sin embargo, los radicales optaron por un entendimiento exclusivamente electoral manteniendo su independencia ante las críticas de los sectores conservadores del partido. Por su parte, el PSP se mostró favorable al entendimiento con el FRENAP pero crítico de la posibilidad de integrar al PR en la alianza.365 A la larga, fue el PSP quien insistió en la unidad abogando por un entendimiento circunscrito a los partidos ideológicamente afines, argumentando que la unidad “no vale tanto por la amplitud numérica de los elementos que pretende contener como por la cohesión y comunidad de propósito de sus acuerdos”.366 Fundado el FRAP, se organizó una conferencia programática con miras a levantar una candidatura presidencial unitaria en donde las diferencias fueron expuestas, mas no resueltas. La alianza reflejó el interés de cada partido por colaborar desde sus propias estrategias, obedeciendo programáticamente a las tesis del PC y cumpliendo con la exigencia socialista de no incluir a los partidos burgueses.367 La discusión programática pasó rápidamente a un segundo plano tras los buenos resultados obtenidos en la elección de regidores de abril de 1956. Finalmente, el conglomerado proclamó la candidatura de Salvador Allende en 1957, ofreciendo “un camino nuevo para Chile” resumido en cuatro pilares fundamentales: más democracia, más independencia nacional, más desarrollo económico y más bienestar social.368 Pese a las diferencias episódicas, fundado el FRAP el PSP agitó un discurso unitario que instaló la necesidad de reunificar a las facciones socialistas y un renovado aire de confianza hacía el PC, al que percibieron con mayor autonomía política del PCUS y abierto a imprimir un carácter nacional y americano al movimiento popular. Para los círculos socialistas el FRAP inauguraba una nueva etapa del movimiento obrero marcada por la unidad y autonomía de las fuerzas populares, luego de las amargas experiencias de colaboración con el Frente Popular y el gobierno de Ibáñez. Sin embargo, hubo posiciones disimiles a la hora de ponderar las diferencias con los comunistas. Figuras como Clodomiro Almeyda y Oscar Waiss representaron dos lecturas sobre las divergencias de las fuerzas de izquierda. Mientras el primero destacaba que las diferencias “no afectan al común concepto de que solo la hegemonía del movimiento obrero podrá asegurar en Chile la prosecución de las tareas incumplidas por la burguesía y la realización de los objetivos socialistas”,369 el segundo fue mucho más crítico, apuntando que el PC cometía el error de obviar que las tareas de la fase democrático-burguesa —ampliación democrática y modernización económica— tenían vigencia para las clases explotadas, pero no para los sectores de la burguesía implicados en el proceso. En este aspecto:

  • 370 Oscar Waiss, “Una política de clase para la revolución socialista”, Nuevos Rumbos 8, marzo de 1957.

Lo que olvidan los teóricos de la ‘liberación nacional’ es que los dos objetivos (de la fase democrático-burguesa) son válidos para los sectores explotados -campesinos, obreros, empleados- pero no para los demás socios de la empresa. Para la burguesía, y en cierta medida, para sus sectores más allegados, todo lo que sea excederse de los marcos de la democracia burguesa parlamentaria, escoltada por sus tribunales, sus hipócritas “habeas corpus”, sus policías, sus detectives, sus ejércitos y sus marinas de guerra es una monstruosidad. ¿Más fábricas, más negocios, más ganancias? ¡Perfectamente! ¿Más escuelas, más maestros, más libros? Todavía… pero ¿Más derechos, más control, más intervención en sus libros de contabilidad? ¡De ninguna manera!370

45Socialistas y comunistas compartían un diagnóstico general, que apuntó a la idea de una modernización truncada por la acción de las oligarquías nacionales y el imperialismo extranjero como la causa principal de los problemas nacionales. En principio, ambos concordaban en la necesidad de cumplir con las tareas de la fase democrático-burguesa y aspiraron a un programa común de ampliación del régimen democrático y desarrollo económico inspirado en valores antioligárquicos y antifeudales. Sin embargo, cada línea política obedecía a lecturas disimiles sobre el rol de las clases sociales en el proceso y sobre el carácter mismo de la revolución chilena.

  • 371 “Hacia la conquista del poder por los Trabajadores”, Boletín del Comité Central del PS 4, enero de  (...)

46En el diagnóstico socialista, Chile aparecía ubicado en el grupo de países subdesarrollados y dependientes, lo que significó una lectura del proceso nacional cruzada por el conjunto de ideas vinculadas a las luchas anticoloniales por la liberación y la independencia nacional en el Tercer Mundo. En este sentido, los fracasados intentos de modernización dirigidos por la burguesía fueron sindicados como responsables del dispar desarrollo de las estructuras económico-sociales del país, permitiendo la convivencia de sectores desarrollados y capitalistas con otros semifeudales y precapitalistas. Para el PS “la clase burguesa de estos países ha fracasado; sus compromisos con el imperialismo, su alianza con los sectores latifundistas que mantienen un Estado semifeudal en el campo, su organización en monopolios les resta toda posibilidad creadora. En el caso de nuestro país, ha mantenido el poder durante toda su historia y ha fracasado”.371

  • 372 Ibid., 3.

47Las particulares condiciones del régimen semicolonial y dependiente descartan que el carácter de la revolución chilena sea el de una revolución democrático-burguesa, sin embargo, las condiciones del retraso y el subdesarrollo estructurales también harían imposible la realización de una revolución socialista allí donde, como en el campo, las condiciones son aún precapitalistas. En Chile —y el resto de los países latinoamericanos— se requeriría otro tipo de revolución que no es burguesa ni socialista, una “característica de estos países, originada por el extraordinario desarrollo de los países capitalistas e imperialistas y por el increíble retraso de otras zonas coloniales. Sin embargo, esta revolución es una etapa en el camino del socialismo. La hemos denominado la REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA DE TRABAJADORES (sic.)”.372

  • 373 Idem.

48Esta revolución fue caracterizada como una fase previa, donde se crearían condiciones democráticas para transitar hacia las conquistas propias de una revolución socialista. Esta revolución era antiimperialista, proponiendo un programa de nacionalizaciones que pretendió reforzar la soberanía nacional mediante el control estatal de las riquezas naturales; latinoamericana, por cuanto reconocía el imperialismo y el subdesarrollo como una realidad de alcance continental, ligando el éxito del proceso nacional a la suerte de la revolución en la región; antifeudal y antioligárquica, apuntando al retraso social y económico como consecuencia directa del control político propio de las formas tradicionales de propiedad agraria; democrática, en tanto aspiraba a la ampliación de la soberanía popular y a la construcción de instituciones bajo el control de las grandes mayorías nacionales; por último, fue clasista en tanto consideraba que “la única clase social con autoridad histórica para cumplir los objetivos re-estructuradores de esta revolución, es la clase trabajadora, porque no se encuentra comprometida con el orden actual, sino, por el contrario, tal orden la mantiene oprimida y en condiciones de explotación y de miseria, incompatibles con un verdadero estado de justicia y libertad”.373

  • 374 Carlos Huneeus, La Guerra Fría en Chile Gabriel González Videla y la ley maldita, Santiago, Debate, (...)

49En marzo de 1958 el presidente de la DC Rafael Gumucio planteó a los partidos de oposición la necesidad de reformar el sistema electoral con miras a las próximas elecciones presidenciales, llamando a formar un grupo parlamentario al que concurrieron el PAL, el PR y los partidos del FRAP. La coalición, a la postre denominada “Bloque de saneamiento democrático”, quedó formada con la finalidad expresa de derogar las leyes represivas de 1948, devolver la legalidad al PC y reestablecer el derecho a voto a quienes habían sido privados de él. Así mismo, impulsó una serie de reformas al registro electoral para controlar el cohecho, ampliar el padrón y facilitar la inscripción masiva en los registros electorales.374

  • 375 Víctor Sergio Mena, “Ángulos políticos de la semana”, Izquierda 4, 29 mayo de 1958.

50El FRAP adhirió al bloque en el entendido de que derogar la ley maldita se trataba de un objetivo programático inmediato que en el contexto de las elecciones acrecentaba las posibilidades de una victoria presidencial de Allende. Por su parte, el PS fue enfático en señalar que el entendimiento entre las distintas fuerzas de oposición se circunscribía exclusivamente a la aprobación de las medidas legislativas y al campo parlamentario, señalando que el entendimiento “no autoriza para estimar que la conducción popular y mucho menos los trabajadores han desahuciado el juicio que les merece el papel de la burguesía en el desarrollo de los hechos económicos y sociales que están conformado y conformaran la realidad chilena”.375

  • 376 “Llamamiento comunista debilita confianza popular en el triunfo”, Boletín del Comité Central del PS(...)

51Ante el éxito de la iniciativa parlamentaria, el Partido Comunista por medio de su Comité Central hizo un llamado a la directiva del PR y a sectores que apoyaban la candidatura de Frei para que se sumaran a la campaña de Allende y a la alianza de izquierda. El PS respondió airadamente, señalando que un acuerdo de este tipo, además de minar la confianza popular “daría personería de izquierda a la directiva reaccionaria” comprometiendo a los partidos populares “con la red de intereses reaccionarios vinculados al radicalismo y esferas dirigentes, que de este modo se verían incorporados a un movimiento político que, precisamente, debe tener como objetivo combatir tales intereses”.376

  • 377 “El socialismo enjuicia llamado del PC. ¡No, a la conciliación!”, Izquierda 5, 6 de junio de 1958.
  • 378 “Ángulos políticos de la semana”, Izquierda 6, junio de 1958.

52El llamado a colaborar fue visto como una concesión a la burguesía y juzgado como tal a través del semanario Izquierda, que protestó contra una política que fue percibida como un nuevo intento comunista para conciliar a clases sociales antagónicas.377 Desde la lectura del PS “cuando se está consciente de lo que representan las fuerzas centristas económica, social y políticamente, no puede ser sino un afán suicida el pretender introducirlas en el seno del movimiento popular”.378 Pese a que la unanimidad del PR se negó a plegar sus apoyos a Allende, las críticas denotaron la intransigencia de la línea política socialista que pese a estar abierta a recibir los apoyos de los sectores medios y grupos descolgados del PR, discrepaba respecto de involucrar a los partidos tradicionales en un eventual gobierno, argumentando que tal alianza no sería otra cosa que reeditar la fracasada formula frentepopulista.

  • 379 “Informe tendencioso, cargado de material soviético y es inexacto en el enfoque nacional e internac (...)

53Una vez electo Jorge Alessandri, la polémica se reactivó durante el XI Congreso del PC en noviembre de 1958, después de que Luis Corvalán contara el infantilismo revolucionario socialista y su negativa a aceptar un entendimiento con el PR entre las causas de la derrota del FRAP en las elecciones. El PS contestó reavivando el argumento antisoviético al señalar que la táctica comunista estaba acomodada a las necesidades militares y políticas de la URSS, y que el informe presentado por el jefe comunista “lleva a la discusión al viejo sistema rusófilo de la adjetivación sin argumentos, de la cita a los clásicos (Lenin, Marx), en forma trunca y acomodando los juicios en los aspectos favorables a sus argumentos”.379

  • 380 Idem.

54Los socialistas desmintieron las acusaciones de sectarismo recordando que durante la campaña se habían hecho distintos llamados a las bases del PR para que se sumaran a la candidatura de Allende, prescindiendo de cualquier entendimiento con la directiva y con la candidatura del radical Luis Bossay. El PS se negó cualquier entendimiento oficial con los radicales, temiendo que un acuerdo de esta naturaleza pudiera “castrar” el sentido renovador del FRAP, implicándolo en una fórmula que “aunque fuese en torno al camarada Allende, significaba sacrificar los aspectos más creadores del programa buscando los ‘puntos comunes’ que nos permitieran dar una batalla en conjunto”.380 Sin embargo, para los medios socialistas la crítica comunista escondía un asunto de mayor trascendencia para ambas organizaciones. En este sentido:

  • 381 Idem.

El problema está en que el partido comunista no cree en que puede triunfar en un país subdesarrollado un sistema socialista que inicie por un camino diferente la construcción socialista incorporando a las grandes masas trabajadoras y sectores medios una tarea común de independencia, desarrollo económico y transformaciones. Para encubrir tal pensamiento, recurren al viejo y clásico esquema de la revolución chilena sosteniendo que ésta es una revolución democrática burguesa y que en consecuencia todos los esfuerzos de la clase y del pueblo deben dedicarse a facilitar el desarrollo de esta revolución. Lógicamente si tal fuese la característica de la revolución en los países atrasados del mundo, lo que corresponde es colaborar con la burguesía (…) En Chile, como en todos los países atrasados y dependientes del mundo, no se dan las características para el desarrollo de la revolución democrático-burguesa porque el extraordinario crecimiento de las fuerzas imperialistas y el estado de dependencia de esos países hace que sus burguesías hayan perdido toda independencia y todo sentido revolucionario. Hoy día son aliadas del imperialismo, de la oligarquía dueña de la tierra y son los dueños sostenedores de los monopolios, factores todos que atentan mortalmente contra la revolución demo burguesa. (…) El infantilismo es de aquellos que esperan que la revolución se la importen al país y se la instalen, como se instala una fábrica o una máquina.381

  • 382 Partido Socialista de Chile, XVIII Congreso General Ordinario del Partido Socialista, Santiago, Edi (...)

55El XVIII Congreso socialista de 1959 profundizó sobre las distancias estratégicas y “filosóficas” al interior del FRAP, señalando las disimiles evaluaciones en cada partido sobre la experiencia del Frente Popular como la principal fuente de la polémica. Las lecturas del PS y el PC concordaban en señalar que el problema fundamental de la izquierda durante el FP fue el hecho de ser fuerzas subordinadas al Partido Radical en la coalición de gobierno. Mientras la lectura comunista propuso una alianza de nuevo tipo con la burguesía donde prevaleciera la clase obrera y sus partidos como fuerza principal, el PS terminó por descartar de plano cualquier alianza con sectores que, por su extracción social, relaciones e intereses son siempre regresivos. En la práctica, estas experiencias habrían demostrado que “la revolución chilena no es una revolución democrático-burguesa. O mejor dicho, que esta revolución no puede prosperar en nuestro país”.382

56Según el informe de Salomón Corbalán, que realizó un largo análisis sobre las dos posiciones en disputa, el Gobierno llamado a realizar la fase democrática burguesa de la revolución, en la cual debía desarrollarse con mayor intensidad la acción modernizadora de una burguesía progresista y pre revolucionaria, era justamente el Frente Popular. En ese sentido, era de esperar que con el fortalecimiento de las posiciones de la burguesía en el poder se desarrollaran dos contradicciones tendientes a modernizar las relaciones de producción y cambiar la fisonomía nacional: una entre capitalistas chilenos y el capital extranjero, y otra entre capitalistas nacionales y oligarquía terrateniente. Ambas contradicciones debían ser, siguiendo los esquemas del marxismo clásico, el inicio de la liquidación del viejo orden feudal en el campo y del desarrollo de la capacidad industrial del país. Si bien el FP y el resto de los gobiernos radicales tendieron a la industrialización y a otros comportamientos progresivos, desde la lectura del PS, el frentismo no resolvió estas contradicciones impulsando una modernización truncada, producto del compromiso de la coalición, y particularmente del PR, con la burguesía nacional y el capital extranjero.

  • 383 Ibid., 132.

57La trascendencia de este congreso radica en la consolidación de una posición ideológica clara, que intentó conciliar los objetivos de largo plazo con las estrategias y objetivos de corto plazo apuntalando un diagnóstico más acabado sobre el proceso político nacional. La tesis socialista recogió la experiencia política previa y la discusión teórica registrada en el seno del partido, sirviendo como orientación práctica frente a cuestiones como la política de alianzas y el campo sindical. En este aspecto, el Frente de Trabajadores aparecía como una táctica clasista, que propuso como primera etapa de la revolución chilena el desarrollo de la República Democrática de Trabajadores. Sin embargo, y pese al ya característico discurso intransigente y rupturista, el PS jamás se negó a participar de acuerdos transitorios con todas las fuerzas en el espacio parlamentario ni se restó de los distintos procesos electorales, insistiendo en que la utilización del medio electoral no significa “una idealización del sistema electivo, sino la utilización de un método de lucha circunscrito a determinados periodos de la historia de Chile”.383

58La instancia también puso en entredicho el papel rector de la URSS sobre el movimiento revolucionario mundial. Desde 1947 la reflexión sobre este asunto estableció dos puntos que merecen ser nuevamente mencionados: en primer lugar, la experiencia de la Revolución rusa habría sufrido una regresión en su desarrollo que derivó en un régimen burocrático y totalitario, donde la concentración estatal de los medios de producción dio al régimen la forma de un capitalismo de Estado. En segundo lugar, el PS rechazó la política expansionista soviética en el periodo de posguerra, considerando que las distintas acciones de Moscú en Europa Oriental obedecían más a cálculos geopolíticos e intereses imperialistas que a la lucha por el socialismo. Por esta razón, frente a un PC particularmente sensible de la política internacional soviética, el PS criticó el dogmatismo comunista a la hora de trazar sus directrices sobre política internacional y juzgar otras experiencias de liberación nacional.

  • 384 Julio Cesar Jobet, Socialismo, libertad y comunismo, Santiago, Imp. San Jorge, 1958.
  • 385 Julio Cesar Jobet, Socialismo y comunismo, Santiago, Ediciones Espartaco, 1952, 27.
  • 386 Julio Cesar Jobet, El socialismo en Chile, Santiago, Imp. San Jorge, 1956, 22.

59Las corrientes críticas del comunismo se mantuvieron vigentes durante prácticamente toda la década de 1950. Una de las voces más persistentes en este sentido fue la de Julio Cesar Jobet, quien apunto su crítica principalmente al movimiento comunista internacional y a la subordinación de los PC en todo el mundo a los intereses globales de la URSS. En la crítica de Jobet se conjugaron diversos aspectos doctrinarios y políticos, sin embargo, primó una lectura que no diferenciaba entre la política seguida por el PCUS y su “sección chilena”. Según el autor, socialistas y comunistas representaban posiciones antagónicas, que se reflejaron en dos interpretaciones “irreconciliables” de la teoría marxista y en constantes disputas por el control del campo popular.384 En último término, el diagnóstico sobre la doctrina comunista apuntó a su carácter foráneo y carente de todo sentido nacional, apuntando que los PC del mundo son “un cuerpo extraño en cada nación, sometidos incondicionalmente a los apetitos de Rusia, aun si ellos son contrarios a los intereses de los obreros de su país, de la libertad, de la paz y de la nación”.385 Para Jobet, y una parte importante de la opinión socialista, la doctrina del PS era antagónica al totalitarismo estalinista y al burocratismo estatal del partido único, desconociendo el mando único de la URSS y su rol de vanguardia en la revolución mundial. Las diferencias eran tales, que Jobet llegó a estimar la unidad de la izquierda como una realidad transitoria, pues “del análisis de las relaciones entre el comunismo y el socialismo en Chile, se desprende nítidamente que no existe el menor vinculo doctrinario, político y espiritual entre ambos movimientos”.386

  • 387 El XI Congreso del PC realiza una fuerte crítica al Comunismo Yugoslavo tras la ruptura de relacion (...)
  • 388 Partido Socialista de Chile, XVIII Congreso General Ordinario del Partido Socialistaop. cit., 31.

60A partir de la década de 1950 el PS defendió la legitimidad de las diversas formas y caminos de construcción socialista, relevando las características nacionales de cada proceso. Esta postura se fundamentó en el examen de otras experiencias de “Democracia Popular” que, como China y Yugoslavia, recibían por entonces el ataque y la censura del movimiento comunista por alejarse del tutelaje político de la URSS. Ante el escenario de disputa global, el PS no aceptó como única vía revolucionaria entregar “toda nuestra energía y nuestro apoyo a la potencia antagónica, la Unión Soviética”. Y agregaba, sobre la actitud del PC chileno387, que este “se ha vuelto al sistema estaliniano de calificar y anatemizar a los movimientos socialistas que no se han adscrito al ‘campo socialista’ o que no aceptan la hegemonía o dirección de dicho campo”. El PS optó por una política tercerista, ubicándose discursivamente por encima de la lógica de bloques mundiales antagónicos y abierto a reconocer la legitimidad de todas las fórmulas nacionales de construcción socialista o socializante.388

  • 389 “Cede la política de los bloques”, Izquierda 2, Segunda época, julio de 1961, 4-5.
  • 390 “Diplomacia bilateral vuelve la espalda a los pueblos”, Boletín del Comité Central del PS 10, junio (...)

61Durante la década de 1960 el PS se acercó a posiciones emergentes y novedosas del sistema internacional que lo llevaron a profundizar en torno a la política de bloques, el papel de la URSS en el movimiento revolucionario mundial y a criticar la influencia del PCUS en el PC chileno. Los socialistas miraron de cerca la declaración de independencia de los pueblos coloniales elaborada por la XV Asamblea General de la ONU en 1960 y la organización de países no alineados, que reunía a las naciones africanas y asiáticas recién independizadas por movimientos de liberación nacional junto a otras como la Cuba de Fidel Castro, el Egipto de Nasser y la Yugoslavia de Tito.389 Esta organización, ajena a la lógica del enfrentamiento global entre potencias, contribuyó a la actualización de posiciones y a una relectura del escenario internacional por parte de la intelectualidad socialista, que vio en ella la apertura de un nuevo periodo en las relaciones internacionales, capaz de llevar al mundo a “mejores soluciones, ya que involucra el derecho que tiene cada pueblo de darse su propio camino hacia la construcción de niveles de vida más justos”.390

  • 391 Nikita Khrushchev, Documents of the XXII Congres of the CPSU. Vol. I, Nueva York, Crosscurrent Pres (...)

62Desde la realización del XX Congreso del PCUS, los cambios del escenario internacional modificaron la política exterior soviética. El campo de los países socialistas experimentó transformaciones producto, entre otras cuestiones, de la posición dirigente y muchas veces arbitraría de la URSS sobre estas naciones. Yugoslavia y Albania recibieron la censura de las instancias internacionales bajo control soviético, mientras que China comenzó hacía finales de la década de 1950 a protestar contra la “unilateralidad soviética” de las relaciones en el campo socialista, iniciando un progresivo distanciamiento entre Moscú y Pekín. Además, la aparición de un “tercer bloque” compuesto por naciones recientemente independizadas y en luchas de liberación nacional en África, Asía y América Latina cambió la fisonomía del conflicto global entre potencias. Para la URSS, la consolidación de dichos procesos nacionales pasaba por la colaboración activa de estas regiones con el campo socialista,391 contraviniendo, en la opinión del PS, la independencia y soberanía de cada país. El congreso de 1961 ahondó largamente sobre estos tópicos, abriendo el debate sobre la política de bloques y poniendo en duda la hegemonía soviética sobre el campo socialista. Según el informe, la posición soviética implicaba:

  • 392 “Solo con el apoyo de las Masas Trabajadoras se afianzará la Revolución en Latinoamérica”, Arauco 2 (...)

Que Yugoslavia no estaría construyendo el socialismo por no aceptar incorporarse dentro del ‘campo’ o sistema socialista, y estaría dilapidando sus fuerzas y corriendo serio peligro de regresar al capitalismo (…) Significaría igualmente que Cuba, que ha iniciado el camino de la construcción del socialismo y está en su etapa más dura para asegurar su progresivo desarrollo socialista, tendría que incorporarse al ‘campo’ suscribiendo los pactos militares respectivos y asimilándose a las normas comunes del sistema, restringiéndose en esta forma el camino que de acuerdo a su propia realidad, muy diferente a las del campo, estima más aconsejables. (…) no se crean relaciones socialistas cuando en el mismo programa (del PCUS) se establece, en forma tan categórica, que es teóricamente un error que cada país quiera seguir su propio camino sin incorporarse al sistema comandado por la Unión Soviética.392

63Estos tópicos comenzaron a ser debatidos entre socialistas y comunistas después de que Raúl Ampuero, por entonces Secretario General del PS, criticara a la URSS respecto del tema yugoslavo y la política de bloques, apuntando al PC chileno como defensor de posiciones “dogmáticas”, “sectarias” y “litúrgicas” sobre estos asuntos. La respuesta comunista fue entregada por Orlando Millas, quien acuso al dirigente socialista de estar influenciado por un “reflejo condicionado antisoviético”. Más allá del tenor de estas primeras discusiones, el debate puso sobre la mesa asuntos vitales para la unidad del FRAP como las posibilidades de la vía pacífica en la revolución chilena, la división del mundo en bloques antagónicos, el papel de la URSS sobre el movimiento revolucionario mundial y los fundamentos de la teoría marxista en ambos partidos.

  • 393 La polémica socialista comunista, Santiago, Prensa Latinoamericana S.A., 1962, p. 14.

64El intercambio sobrepasó la discusión sobre la correlación mundial de fuerzas, dando origen a un debate de profundo contenido ideológico. La preocupación principal de Ampuero fue la influencia de la URSS sobre la elaboración teórica y las posiciones políticas de los partidos comunistas de todo el mundo, sosteniendo que tal principio ha significado un retraso para el movimiento revolucionario global reflejado en “la impermeabilidad de muchos partidos comunistas para apreciar las condiciones concretas de la lucha revolucionaria en ciertos países”, y agrega que “dentro de los esquemas dominantes en el mundo comunista, ni la revolución árabe, ni la revolución boliviana, ni la Revolución cubana se habrían producido, y todas ellas contribuyeron sustancialmente a alterar el cuadro internacional”.393

65La respuesta esta vez llegó desde la comisión política del PC. Los comunistas defendieron la lógica de bloques y el papel de la URSS en tanto vanguardia del campo socialista, en tanto la revolución bolchevique, como primera revolución socialista triunfante, transformó al pueblo soviético —y su partido— en una experiencia modélica y de avanzada en la construcción del comunismo. Sin embargo, para los comunistas chilenos, era falso que el PCUS haya tomado el mando ideológico y político de los partidos comunistas del mundo, respetando en cambio, los principios de la autodeterminación y soberanía de los pueblos a la hora de elegir libremente como construir el socialismo en cada país:

  • 394 Ibid., 30.

El movimiento Comunista internacional parte de dos principios que se complementan y no son contrapuestos entre sí: del principio relativo a los rasgos comunes de toda revolución en sus diversas etapas y del principio de los rasgos particulares de cada proceso revolucionario concreto. Se incurre en posiciones revisionistas cuando se niega el primer principio y en posiciones sectarias cuando se niega el segundo.394

66Y respecto de las acusaciones sobre revisionismo en las tesis de la vía pacífica, el PC contestó:

  • 395 Ibid., 32-33.

La vía pacífica no tiene nada que ver con la pasividad, no es una vía reformista sino revolucionaria, no se basa en un amortiguamiento sino en la agudización de la lucha de clases; es, en fin, un camino que conduce a la revolución en determinadas circunstancias. Y lo que es más importante, ya no solo en nuestras palabras sino nuestra labor política demuestra lo que afirmamos (…) pensamos que ustedes, socialistas, desean, igual que nosotros, comunistas, que el FRAP llegue al poder través del movimiento de masas, sin guerra civil, sin necesidad de violencia armada, más concretamente, utilizando con tal fin la coyuntura de las próximas elecciones presidenciales.395

  • 396 Ibid., 53.

67Si bien la polémica no termino con las diferencias, las dejó explicitadas y desarrolladas. El debate tuvo una influencia fundamental a la hora de marcar posiciones entre ambos partidos. Después del intercambio, el PS reafirmó su posición antiimperialista e internacionalista, y mantuvo las críticas a la vía pacífica acusándola de “crear en las masas una falsa confianza en lo que podemos llamar la ‘normalidad’ de las instituciones democráticas”.396 Respecto de este último punto, es que la respuesta del PC sobre la viabilidad de cumplir con la revolución chilena de acuerdo con la vía pacífica evidenció un tema aún no resuelto para el PS: la definición de los medios de lucha que llevarían a la toma del poder según el Frente de Trabajadores.

68El debate registrado durante todo el periodo del FRAP evidenció la deuda socialista a la hora de definir una vía para la disputa del poder político. Inicialmente, el PS optó por el camino electoral intentando copar los espacios de representación formal para construir desde las instituciones una República Democrática de Trabajadores. Sin embargo, los cambios en la situación internacional, y particularmente la oleada de la Revolución cubana en América Latina, incidieron en la reflexión socialista. Para un sector del PS, la invasión de Playa Girón en 1961 por fuerzas norteamericanas demostraba que los procesos de liberación nacional se enfrentaban irremediablemente al problema de la violencia y la guerra imperialista. Sobre este asunto, la reflexión apuntó hacia aquellas experiencias que, pese a lograr el poder por la vía de las elecciones como Bolivia o Venezuela, se enfrentaron a la acción de las FF. AA., las burguesías y oligarquías nacionales y el imperialismo. Al respecto, Raúl Ampuero señalaba:

  • 397 Raúl Ampuero, “Reflexiones sobre la revolución y el socialismo”, Chelen y Jobet, op. cit., 149-150.

Uno de los grandes vacíos de nuestro análisis político lo constituye el insuficiente desarrollo de la tesis del ‘Frente de Trabajadores’ en relación con los métodos de lucha. El Partido Socialista ha sintetizado en esta concepción una política de claro contenido social; una estrategia de valor inapreciable en la práctica de la lucha de clases, pero que enunciada en un plano puramente principista no resuelve por sí sola la elección de los métodos de lucha.
Si el Partido desea cumplir cabalmente con su rol histórico, deberá agotar el examen del significado de la violencia en el curso de los acontecimientos chilenos. Cualquiera que él sea, y ello dependerá de condiciones históricas y sociológicas concretas, su presencia en nuestras luchas políticas parece ineludible, y sería un pecado de leso optimismo el suponerla ajena a las tradiciones de nuestras clases dominantes y una ingenuidad imperdonable incurrir en la idealización de los instrumentos electorales.397

69Este tópico comenzó a ser debatido con fuerza durante el año 1964. En medio de la campaña presidencial, el PS se vio tensionado por interpretaciones divergentes de la línea del Frente de Trabajadores y sus orientaciones prácticas, derivando en el faccionalismo interno y nuevas expulsiones durante el congreso realizado ese mismo año. En la práctica, impulsar una política profundamente institucional orientada a la organización de alianzas electorales ya demostraba en parte el carácter del FT: la toma del poder político por la vía de las elecciones. Si bien la participación electoral fue una política sostenida por el PS desde su fundación, el asunto de las vías y la reflexión sobre el papel de la violencia en el proceso revolucionario fueron asuntos latentes y jamás clausurados del todo mientras estuvo vigente la política del FT.

  • 398 “Revolución y democracia”, Arauco 48, enero de 1964, 3.

70En este sentido, el problema de los métodos de lucha fue abordado con mayor intensidad conforme el FRAP enfrentó distintas coyunturas electorales, tomando fuerza luego de la derrota de Allende en las elecciones presidenciales de 1964. Para algunos sectores por “la naturaleza misma de nuestro método de lucha, el movimiento popular, está constreñido, en gran medida, a moverse dentro de ciertos marcos que de no modificarse rápida y profundamente entrabaran la acción gubernativa”398 agregando que, paradojalmente, se deberá comenzar a construir poder revolucionario, es decir una fuerza con capacidad para construir el socialismo y defender dicho proceso, una vez alcanzado el Gobierno mediante las elecciones.

  • 399 Luis Corvalán, Seguir avanzando con las masas. Informe al XIII Congreso del Partido Comunista de Ch (...)

71En 1964 Allende prácticamente triplicó sus votos respecto de la elección presidencial anterior, sin embargo, el crecimiento electoral no evitó que con la derrota de la resurgiera un nuevo disenso entre los partidos de izquierda. Para el PC, la derrota del FRAP demostraba de manera concisa la necesidad de ampliar la alianza a la burguesía progresista, sobre todo si eso implicaba comprometer a algunos partidos tradicionales para lograr disipar, al menos en parte, el ambiente anticomunista vivido durante las elecciones. Lo anterior se tradujo en un nuevo llamado a la unidad de acción y entendimiento de todas las fuerzas renovadoras del país en tareas de oposición al Gobierno de Frei durante el XIII Congreso del PC realizado en 1965.399

  • 400 Partido Comunista de Chile, Unidad Socialista Comunista. Cimiento del movimiento popular. Documento (...)
  • 401 El Socialismo y la Unidad. Cartas del Partido Socialista al Partido Comunista, Colección de documen (...)

72Para el PS, la insistencia del PC en ampliar la alianza incluyendo a los partidos de centro denotaba, según su Secretario General, “cierto sentido un poco fatalista de no creer que los partidos vanguardias pueden jugar el papel revolucionario que han hecho otros pueblos, otros partidos, otras vanguardias”.400 Sin embargo, las relaciones volvieron a tensionarse luego de que el PS criticara el excesivo electoralismo del FRAP, diciendo que “al no haber orientado la lucha social hacía un enfrentamiento decisivo de clases y al haber encajonado el ascenso del movimiento popular dentro del mecanismo jurídico de la burguesía, convirtiendo esta forma de lucha en el camino propio de la revolución chilena, en los hechos dejamos la lucha popular chilena sin otra salida momentánea que el triunfo electoral”.401

73La derrota de 1964 inauguró un periodo de radicalización discursiva en el FRAP y un endurecimiento de las líneas políticas de socialistas y comunistas. El PC dio continuidad a su línea y programa político intentando distintos acercamientos con el centro que reanimaron el debate respecto de los límites de la alianza frapista. Por su parte, el PS vivió un proceso de radicalización que se inició casi inmediatamente después de sabidos los resultados electorales, poniendo en el centro del debate partidario el problema de los medios lucha y los aspectos orgánico-partidarios consecuentes con los fines y medios revolucionarios de la política del Frente de Trabajadores.

3.2 Reformistas y revolucionarios. El Partido Socialista frente a la Democracia Cristiana y la Revolución en Libertad

74Con la fundación de la Democracia Cristiana en 1957, emergió una fuerza política de nuevo tipo que se ubicó discursivamente fuera de los esquemas clásicos de izquierda y derecha, cambiando la fisonomía y competencia del sistema de partidos chileno. La organización, fundada del encuentro entre vertientes ideológicas diversas como el conservadurismo, el social cristianismo y algunos remanentes del ibañismo, asumió un lenguaje movilizador y vanguardista. En menos de una década, la DC logró desplazar al PR del centro político, alcanzando la Presidencia de la República con el 56 % de los votos en 1964 y transformándose en la primera fuerza política del país al conseguir el 43 % en la elección parlamentaria del año siguiente.

75Pese a recibir apoyo de los Estados Unidos en el marco de los planes para la contención de la izquierda en América Latina, la DC elaboró un programa de gobierno transformador y con amplias perspectivas de inclusión popular bajo la consigna de una Revolución en Libertad, que inquietó tanto a los sectores tradicionalmente conservadores como al FRAP. Los democratacristianos prometieron profundizar la reforma agraria e hicieron suyas propuestas programáticas clásicas de la izquierda, como la modificación del régimen de propiedad, la nacionalización o chilenización de las riquezas naturales, una política sindical agraria, la extensión del régimen democrático y la participación social en el Estado.

76En un principio, la oposición compartida al Gobierno de Alessandri y la aparente comunión de intereses programáticos entre la DC y el FRAP hicieron plausible una coalición de partidos progresistas, sin embargo, sucedió todo lo contrario. El nuevo partido tenía una base doctrinaria e ideológica definida que, si bien fue materia de algunos desencuentros internos, permitió elaborar líneas programáticas propias y novedosas. Lo anterior, sumado a un temprano éxito electoral y social, llevaron a la DC a tomar una posición de autonomía frente a las presiones de la izquierda y a los condicionales apoyos de la derecha. Esta actitud independiente y defensora de una estrategia que proclamó un camino propio influenció los debates de la izquierda sobre la posibilidad de colaborar electoral y programáticamente con la DC hasta 1961.

77En 1964 la DC alcanzó la presidencia agitando un programa de transformaciones estructurales en oposición al marxismo y al capitalismo, logrando movilizar a diversos sectores sociales mediante un discurso revolucionario novedoso que caló hondo en los sectores medios y populares. Frei propuso una Revolución en democracia, libertad y pluralismo relevando las diferencias de la propuesta democratacristiana con el proyecto totalitario y extranjerizante de la izquierda marxista y del individualismo capitalista. La DC se declaró un partido no confesional, pero insistió en representar una política con vocación cristiana y moderna, poniendo fin a la hegemonía del Partido Conservador sobre los sectores católicos y socavando su principal sustento ideológico y electoral.

78Este apartado revisa la reacción socialista frente a la aparición de un nuevo centro político progresista y renovador, y las repercusiones de su emergencia en el debate de la colectividad. Frente a los posibles puntos comunes entre el FRAP y la DC, el PS intentó diferenciar el proyecto de la izquierda explicitando sus valores democráticos y revolucionarios, frente a lo que estimó una nueva alternativa reformista y proimperialista. Pese a la derrota electoral, el PS apostó por imprimir un sentido revolucionario a las perspectivas de transformación estructural y movilización de masas abiertas por el nuevo gobierno, su plan de nacionalizaciones, reforma agraria y promoción popular. Después de 1964, los socialistas empujaron la radicalización de las reformas democratacristianas sosteniendo una “oposición revolucionaria”, virando hacia un discurso que relevó los diagnósticos rupturistas y las acciones de masas como elementos distintivos de una “autentica” política revolucionaria. En este proceso influyeron otros hechos como la Revolución cubana, algunas modificaciones en la correlación de fuerzas al interior del mismo partido y el fracaso que supuso para la izquierda en general el triunfo de Eduardo Frei. Sin embargo, la necesidad de tomar distancia de las transformaciones impulsadas por la Revolución en Libertad también fue fundamental en el proceso de definición y radicalización ideológica vivido por el PS durante la segunda mitad de la década de 1960.

3.2.1 El ascenso de la Democracia Cristiana y la Revolución en Libertad

  • 402 Sol Serrano, “La Iglesia católica y las elecciones de 1964: las confluencias del catolicismo modern (...)

79La Democracia Cristiana nace de la fusión en un solo partido de la Falange Nacional, elementos del Partido Agrario Laborista y Conservador Social Cristiano, formalizando una alianza que en términos electorales y legislativos ya existía desde los frentes cívicos de oposición al Gobierno de Ibáñez. Como principal figura del nuevo partido emergió el senador Eduardo Frei, perteneciente a la generación de jóvenes que rompió con el viejo Partido Conservador y fundó la Falange Nacional en 1938. Sin ser un partido confesional, el PDC declaró ser de vocación cristiana y sus principales figuras adscribieron al pensamiento católico reformista y al ala avanzada de la doctrina social de la Iglesia católica.402

  • 403 Casals, La creación de la amenazaop. cit., 237-238.

80En poco tiempo el partido logro aglutinar a una importante base social de sectores medios y populares, que le permitieron copar el centro político en desmedro de un disminuido Partido Radical. Su marcado ascendente cristiano y moderno le permitió desplazar al Partido Conservador como organización política representante de los católicos, recibiendo un importante contingente de militantes provenientes de ese partido. Además, el discurso renovador y la inserción del partido en el mundo social también extendieron la popularidad del PDC a sectores del mundo sindical y popular antes prácticamente monopolizados por la izquierda. En este aspecto, su discurso “cristianizo la revolución” configurando una noción de transformación cristiana y no violenta que resulto llamativa para un numeroso sector de cristianos comprometidos con el cambio social.403

  • 404 Partido Demócrata Cristiano, Declaración de principios de la Democracia Cristiana, s/i, 1957, 3.

81En su declaración de principios señalaron como objetivo la construcción de un régimen de “verdadera cristiandad”, democrático, igualitario y orgánico fundado en un nuevo orden de “economía humana”, distinto en sus principios y finalidades al capitalismo y al colectivismo de izquierda. El nuevo régimen debía organizar la vida colectiva con vistas a lograr el “bien común” y propender a nuevas formas de trabajo, propiedad y participación popular. La finalidad última del partido era la construcción de una sociedad sin clases sociales que sustituya “las estructuras del capitalismo y el socialismo, hasta que se excluya todo vestigio de explotación de una clase por otra”.404

  • 405 Partido Demócrata Cristiano, Un plan, un hombre, un gobierno. Plan Frei, s/i, 1958.

82En las elecciones presidenciales de 1958 la DC presentó un programa que propuso impulsar la industrialización, una nueva política del cobre, privilegiar las relaciones internacionales en el marco de las Naciones Unidas y fuera de la política de bloques, y la modernización del campo y la explotación agrícola. Todo, bajo el respeto de la más estricta legalidad y cuidando las normas de la convivencia democrática.405 Desde el principio, el discurso de la DC fue profundamente ideológico, promoviendo la creación de un Estado y una sociedad de nuevo tipo que fue complementado por un elemento técnico y desarrollista, lo que atrajo a sectores reformistas, tendencias de izquierda moderada y capas medias que no terminaban de convencerse del programa del FRAP.

83Las definiciones internas sobre la campaña dan muestras del carácter doctrinario y aislacionista de la candidatura. Los democratacristianos se desmarcaron de las tendencias vigentes en el sistema político nacional, señalando al Partido Radical como el causante de los problemas económicos y sociales; acusando al alessandrismo de ser una nueva expresión derechista carente de contenido nacional y popular; y que las divergencias en el FRAP hacen de Allende alguien “hoy moderado y mañana audaz y violento. Su política internacional es contradictoria y envuelve una posición pro-rusa, absurda para Chile. Su política interna es democrática y dictatorial a la vez. Imposible de que el FRAP democratice al país”, agregando sobre Frei que:

  • 406 Comando Independiente Candidatura Presidencial de Eduardo Frei Montalva, Curso de capacitación. El (...)

Es la única candidatura que ha surgido de manera espontánea, sin cábalas politiqueras. Ha sido una voz unánime a través de todo el País. La candidatura se define como: REALISTA, PROGRESISTA, TÉCNICA, EVOLUTIVA Y POPULAR (sic.). Es la única que asume un carácter nacional. Ella supera la postulación derechista que es anti-histórica, la Radical que es indefinida y agresiva y la frapista que es utópica y demagógica.406

  • 407 Ibid, 5.

84Frei consiguió un sorpresivo tercer lugar con el 20,7 % equivalentes a poco más de 255.000 sufragios y su partido se declaró en “oposición constructiva” al Gobierno alessandrista. La DC experimentó el aumento de su militancia y poder de convocatoria al mismo tiempo que terminó de tomar definiciones en el campo ideológico y político con la realización de su primera Convención Nacional en 1959. La resolución sobre política nacional presentó un diagnóstico sobre las estructuras vigentes, declarando que de mantenerse las actuales condiciones estas conducirán inevitablemente “al trastorno social, a la dictadura o un régimen de inspiración comunista”.407 La posición política sancionada por la instancia consideraba que Chile, como país atrasado, posee instituciones democráticas imperfectas que sin embargo son preferibles a una “dictadura democrática de transición” para transformar el régimen político, configurando un discurso maniqueo que insistió en la urgencia de decidir entre un gobierno democratacristiano o una dictadura comunista.

  • 408 Castillo Velasco, op. cit.
  • 409 Jaime Castillo Velasco, Individualismo, colectivismo y comunitarismo, s/i, Instituto de Derechos Po (...)

85En términos ideológicos, la posición de la DC estaba alineada con las ideas del Humanismo Integral propuestas por el filósofo francés Jacques Maritain. La doctrina del PDC era crítica del capitalismo y, particularmente, del materialismo, acusado de promover la descristianización de la sociedad moderna y la aparición de programas políticos y filosóficos negacionistas de la “moralidad natural” de los sujetos. La revolución pretendía ser una solución cristiana a la crisis del sistema capitalista, impulsando un programa de reformas estructurales totalmente distinto al “totalitarismo” de la revolución comunista. En este aspecto, las ideologías como el comunismo y el socialismo marxista fueron rechazadas de plano, acusadas de ser políticamente totalitarias y filosóficamente materialistas.408 En cambio, propusieron la construcción de un régimen comunitario que fue visto como la realización de un imperativo de carácter moral y cristiano, que en el plano político pretendía superar la crisis del sistema capitalista armonizando los derechos del individuo frente a la sociedad con los derechos de la sociedad frente al individuo.409 En términos prácticos significaría:

  • 410 Partido Demócrata Cristiano, El abc de la Democracia Cristiana, s/i, 1962, p. 21.

En un régimen comunitario, los asalariados tienen pleno y directo acceso a la propiedad de los medios de producción de las empresas en que trabajan. Ellos son dueños de la empresa, en forma cooperativa, y ellos tienen tuición y dirección sobre la misma (…) desaparece totalmente el sistema capitalista (en que “unos ponen el capital y otros ponen el trabajo”), puesto que capital y trabajo está en las mismas manos. Los trabajadores son sus propios patrones.410

  • 411 Julio Silva Solar, El régimen comunitario y la propiedad, Santiago, Ediciones del dpto. de capacita (...)
  • 412 Ibid., 26.

86En el diagnóstico de la DC, solo un gobierno radicalmente transformador podía superar las desigualdades propias del orden capitalista. Estas desigualdades, que se expresan en el ámbito local y global, se producirían cuando con “el trabajo de toda la comunidad, con el trabajo de todos los hombres, se sostiene una minoría privilegiada que aprovecha y acumula estos bienes, mientras la masa trabajadora, la masa proletaria, la masa campesina queda desposeída o reducida a los bienes elementales para mantener su vida y su reproducción”.411 Producto de estas asimetrías, es que la sociedad comunitaria fue propuesta como una solución redistributiva al régimen de injusticias y concentración económica propia de la sociedad capitalista, acabando de paso, con el conflicto social que crea el caldo de cultivo para la acción comunista.412

  • 413 Jaime Castillo, “Reflexiones sobre el pluralismo”, Los caminos de la revolución, Santiago, Editoria (...)
  • 414 Jaime Castillo, Las fuentes de la Democracia Cristiana, Santiago, Editorial del Pacifico, 1968, 50.

87La doctrina del PDC criticó al comunismo y al capitalismo por igual, revelando el carácter individualista y el régimen de explotación desarrollado bajo el régimen económico liberal, incapaz de superar el retraso social y económico de las naciones subdesarrolladas. Detrás del imperativo económico hubo un fundamento político que buscó sustituir los valores liberal democráticos por los del pluralismo, por coincidir los primeros en su génesis histórica con el sistema capitalista y desarrollarse a la par con la estructura del Estado liberal. Según Jaime Castillo,413 uno de los principales intelectuales del PDC, el régimen liberal desconocía la personalidad humana al dejar todos los aspectos de la vida colectiva al arbitrio de la competencia, haciendo del Estado un ente restrictivo y totalitario que proscribe cualquier doctrina distinta al liberalismo político y económico. El gran problema del liberalismo, desde esta visión, es que termina en “la formación de nuevas clases privilegiadas, el antagonismo mortal de intereses sociales, el descontrol del sistema económico y su impotencia para seguir satisfaciendo las necesidades colectivas de la humanidad”.414

88Siguiendo el argumento de Castillo, la DC debía promover nuevas formas y estructuras políticas capaces de construir una “Fe Común Democrática”, contraria a todo totalitarismo. En este aspecto, la nueva democracia tenía el deber moral de combatir, en el plano ideológico y político, a toda doctrina que no acepte el pluralismo ni comparta una fe común democrática, es decir, a toda doctrina que como el marxismo o el capitalismo cayera en tendencias totalitarias. Esta definición en torno a los límites del régimen democrático fue polémica para la vida al interior del partido, en particular cuando se trató de definir una actitud común frente a la izquierda agrupada en el FRAP.

89La colaboración ya había existido en tiempos del FRENAP, cuando el PS de Allende y el PC compartieron labores de oposición al Gobierno de Ibáñez junto a socialcristianos y algunos grupos conservadores. Mientras Castillo consideraba a la izquierda como un antagonista, un sector pequeño pero fundamental, compuesto por figuras como Gumucio, Tomic y Fuentealba no tuvieron problemas en negociar y colaborar en el espacio parlamentario con los partidos marxistas, advirtiendo la comunidad de intereses existentes entre ambos sectores. Hacia finales de la década de 1960, algunos de estos grupos suscribieron a una doctrina “socialista comunitaria” y a una “vía no capitalista de desarrollo” que acercó a sectores de la DC a los partidos del FRAP. En la izquierda tampoco hubo unanimidad al respecto. Mientras para el PC los sectores cristianos eran susceptibles de ser atraídos a una alianza progresista, la intransigencia del PS y el anticomunismo democratacristiano hizo de la discusión sobre la unidad un asunto complejo y polémico para las tres fuerzas.

  • 415 Casals, op. cit., 242.
  • 416 “La última junta nacional del PDC”, Política y Espíritu 266, noviembre de 1961, 6-7.

90Las labores de oposición al Gobierno de Alessandri instalaron en varias ocasiones la idea de un llamado democratacristiano a la unidad de las fuerzas de oposición, incluyendo principalmente al FRAP en una serie de compromisos cuyos límites fueron por momentos difusos. Sin embargo, despuntando la década de 1960, el PDC comenzó a subrayar sus distancias ideológicas y discursivas con la izquierda, volviendo recurrentes los roces con el FRAP.415 La línea democratacristiana había declarado “estar en el camino a la conquista del poder” para definir su pretensión de ir a las elecciones de 1964 con un programa y un candidato propio, no obstante, apostó por un discurso ambiguo que combatió frontalmente en el campo ideológico a la doctrina comunista y, al mismo tiempo, reconoció tendencias progresistas e intereses comunes en el plano político-parlamentario con la izquierda.416

  • 417 “El FRAP y la Democracia Cristiana”, Política y Espíritu 267, diciembre-enero de 1962.
  • 418 Casals, El alba de una revoluciónop. cit., 97-103.

91Para la DC, el FRAP estaba constituido por dos fuerzas en principio antagónicas, pero mutuamente dependientes para cumplir con sus objetivos. En el plano ideológico la revista Política y Espíritu destacaba que la izquierda estaba tensionada entre dos opciones, una clasista e intransigente apoyada por los socialistas, que había sido la tesis de conducción de la izquierda hasta la elección de 1958; y un frente antiimperialista propuesto por el PC, abierto a una alianza con sectores “burgueses y pequeño burgueses” siempre y cuando estos se subordinaran a los intereses programáticos de izquierda. Al respecto la misma publicación escribía: “la posición frapista frente al PDC consiste en dar a éste la misión de llevar su clientela electoral a una coalición dominada por socialistas y comunistas”,417 descartando de plano cualquier entendimiento con la izquierda más allá de acuerdos transitorios. La reunión de la izquierda en Las Vertientes y los llamados del XII Congreso del PC, así como una invitación de la derecha a formar una coalición antimarxista a inicios de 1962 precipitaron la definición democratacristiana. En su reunión, el FRAP tomó la decisión de nominar a un candidato único de la coalición a la presidencia y acordó rechazar cualquier intento de negociación o transacción con otras fuerzas políticas.418 Instalado el problema presidencial, la Junta Nacional del PDC sostuvo su voluntad de levantar una candidatura y un programa independiente con miras a las elecciones presidenciales bajo la consigna del camino propio, rechazando toda alianza que pudiera comprometer programáticamente al partido. Asumiendo una posición principista, la DC condicionó toda posibilidad unitaria al acuerdo doctrinario y programático, marcando distancias insalvables con el FRAP y en particular con el PC. En este sentido, entre democristianos y comunistas

  • 419 Partido Demócrata Cristiano, El abc de la Democracia Cristiana, s/i, 1962, 7.

Hay una diferencia integral. Tienen un diverso concepto de la persona y sus derechos: de la familia; de la economía y del Estado. Diferentes son sus tácticas y sus objetivos. Por eso no puede existir entre ambas fuerzas ni alianzas ni pactos políticos, parlamentarios, ni electorales. En consecuencia, el Partido tampoco podría celebrar alianzas con el FRAP integrado por estas fuerzas de una manera determinante.419

  • 420 “ ¿Podemos ganar el 64?”, Política y Espíritu 272, julio de 1962, 19.

92Además de precipitar la definición presidencial, los llamados de ambas fuerzas derivaron en un esfuerzo de esclarecimiento ideológico y doctrinario que insistió en el significado de la independencia al interior del partido. En el PDC, la alianza con la derecha fue percibida como reaccionaria y antidemocrática, acusando que detrás del contenido “antimarxista” se encontraban tendencias oligárquicas y regresivas, mientras que una alianza con el FRAP significaba entronizar en el poder una dictadura comunista. En este aspecto: “la esencia de la situación no consiste en unir a la Democracia Cristiana con la vieja derecha o izquierda frapista; es, por el contrario, crear la esperanza de una sociedad nueva en que las instituciones sociales de derecha o las instituciones políticas de izquierda no tendrán ya cabida”.420

  • 421 Moulian, op. cit., 209-211.
  • 422 María Antonieta Huerta, Catolicismo social en Chile, Santiago, Ediciones Paulinas, 1991, 513.

93Desde su época como Falange Nacional, la DC bregó por encumbrarse como una fuerza de peso al interior del mundo católico, disputando con el Partido Conservador el papel de representantes políticos de la fe católica. Pese a no ser un partido confesional, la DC ligó su elaboración doctrinaria y discursiva a los esquemas de la doctrina social de la Iglesia, alineando sus opciones y propuestas políticas con las de la jerarquía eclesiástica.421 En este aspecto, encontró un aliado importante en la renovada Iglesia católica de finales de 1950, abierta a una nueva opción por los pobres y una preocupación por los asuntos sociales y el mundo popular que derivó en un compromiso con la transformación estructural y la acción social de base.422 En este sentido, fue la Iglesia la que tomó partido por la transformación y el bien común, llamando en algunos casos a que los cristianos tomen parte de la Revolución en marcha:

  • 423 “Revolución en América Latina”, Mensaje 11: 115, diciembre de 1962, 592.

No vemos cómo pueda conciliarse una actitud auténticamente cristiana con una actitud cerradamente anti-revolucionaria, opuesta al cambio radical y urgente de estructuras. Inmensamente más cristiana nos parece la actitud que enfrenta el hecho de la revolución en marcha y se esfuerza en dirigirla por canales cristianos. Esta acritud brota de una convicción: todos somos hermanos, todos tenemos el deber y el derecho de realizar nuestra misión y tarea humana, todos debemos vivir humanamente. Debemos, por consiguiente, instaurar un régimen político, un orden jurídico, social y económico que realice efectivamente el ‘bien común’, el bien de todos, aunque tengamos que sacrificar ciertos bienes “particulares”.423

  • 424 Ulises Cárcamo, “Radicalización eclesial y renovación política. 1964-1973”, Marcial Sánchez (ed.), (...)

94Resulta interesante que esta nueva impronta cristiana en el mundo de la política abogue por la revolución y el cambio radical de estructuras. Desde la lectura de algunos sectores católicos, el proceso de transformación si bien se encontraba en marcha estaba aún en pugna entre distintas posibilidades. En este sentido, la misión de los cristianos ante la revolución radicaba en asegurar que la transformación social asumiera un sentido cristiano ante la opción totalitaria del marxismo o del liberalismo, lo que se tradujo en el compromiso de la Iglesia con la justicia social, la política contingente y un acercamiento al reformismo democratacristiano.424 De esta reflexión, profundamente ideológica, es que los significados doctrinarios de los democratacristianos sobre ideas como la revolución y la democracia en clave pluralista son distintos a los agitados por la izquierda marxista y la derecha tradicional. La revolución cristiana planteaba la creación de una nueva sociedad comunitaria, mientras que la democracia pluralista y la crítica al totalitarismo garantizaban la vigencia de las “libertades humanas” durante y después del proceso transformador, dándole al PDC una impronta renovadora y democrática que se nutrió del antagonismo intelectual con la izquierda “totalitaria y antidemocrática”.

  • 425 Ricardo Yocelevzky, La Democracia Cristiana chilena y el gobierno de Eduardo Frei (1964-1970), Ciud (...)

95Bajo la influencia del sociólogo y sacerdote jesuita Rogers Vekemans y la teoría de la marginalidad, los técnicos del partido comenzaron a elaborar una serie de propuestas dirigidas especialmente a los grupos sociales y electorales clásicamente de izquierda. Desde este punto de vista teórico, la DC elaboró un diagnóstico que relevó las características específicas de las sociedades latinoamericanas, expresivas de una relación dicotómica entre masas marginadas y participantes, reeditando la lógica del análisis centro/periferia en un sentido local. La DC promovió políticas tendientes al reordenamiento del campo social mediante la acción de los “cuerpos intermedios” que, en la práctica, pretendían ser el enlace entre el mundo social y sus organizaciones con el Gobierno para participar de las transformaciones en el campo, la industria y las poblaciones. De esta forma, pobladores, obreros y campesinos pasaron a formar parte de un contingente social en disputa, atraído por dos posibilidades revolucionarias que los interpelaron directamente para tomar el control y el rol dirigente del Estado.425

  • 426 George W. Grayson, El Partido Demócrata Cristiano chileno, Santiago, Editorial Francisco de Aguirre (...)
  • 427 George W. Grayson, “Chile’s Christian Democratic Party: Power, Factions and Ideology”, The review o (...)

96Estrechamente vinculada a estas definiciones sobre la propiedad y las características del nuevo régimen aparece la política de Promoción Popular, la cual pretendía la integración de las clases marginadas y el desarrollo autónomo de las comunidades locales. Para lo anterior, a partir de 1962 el PDC comenzó a trabajar en la reactivación o fundación de organizaciones de base que además de contribuir como fuerza electoral con miras en las elecciones, debían involucrar a las comunidades en las actividades productivas y toma de decisiones en un futuro gobierno.426 Impulsando una política inclusiva, la DC convocó a un amplio y diverso sector de la población. Si la Falange Nacional antes de integrarse al PDC era un partido más bien pequeño, con presencia predominante de católicos de clase media influenciados por la doctrina social de la Iglesia, el corporativismo y algunos resabios conservadores, para mediados de la década de 1960 la DC presentaba una militancia más diversificada, compuesta por campesinos, pobladores, trabajadores, intelectuales, industriales y una masa importante de estudiantes universitarios, con ideologías tan distantes como el marxismo, el anticapitalismo, socialdemócratas, creyentes cristianos, de otras religiones y ateos.427

  • 428 Partido Demócrata Cristiano, Dice la Democracia Cristiana a los Partidos Comunista y Socialista, Ed (...)

97Las tensiones discursivas de la izquierda en torno al carácter revolucionario del proyecto democratacristiano se hicieron evidentes en 1963. Una vez proclamada la candidatura de Salvador Allende, los partidos del FRAP denunciaron el carácter imperialista y capitalista de la DC tildándola como la “nueva cara de la reacción”. Por su parte, el PDC declaró que Chile debía decidir entre dos vías revolucionarias. La primera, encarnada por los partidos frapistas y, la segunda, por los democratacristianos. La primera implicaría la suspensión de las libertades públicas, la instauración de una filosofía impuesta por el Estado y la persecución política, mientas que “la otra vía revolucionaria contra el orden establecido es la de la Democracia Cristiana. Ella se define con la fórmula de revolución en libertad, revolución sin paredón”. Y agrega “esta revolución, acorde con el sentido de la época, debe y puede hacerse en libertad, en pleno y real funcionamiento de las instituciones democráticas, sin violación de los derechos humanos, sin prolongar las injusticias, los dolores o las miserias del tiempo anterior”.428 La DC rompió con el monopolio discursivo de la izquierda sobre el proyecto revolucionario en Chile, adjetivando la palabra revolución para denotar que era completamente posible llevar adelante una transformación radical de nuevo tipo, que no obedezca a los métodos soviéticos defendidos por el PC ni a los castristas defendidos por el PS.

  • 429 Casals, op. cit., 110-121.

98En este contexto, la Democracia Cristiana enfrento la elección presidencial de 1964 con un programa de reformas estructurales y con la expectativa de evitar una dictadura comunista, presentando en un renovado lenguaje revolucionario y transformador varias de las ideas expuestas en 1958. El programa de transformaciones generó los resquemores de la derecha, sin embargo, los resultados de la elección complementaria de marzo de 1964 cambiaron el panorama de la campaña presidencial. La proximidad de las elecciones para sustituir al fallecido diputado por Curicó Oscar Naranjo con los comicios presidenciales instaló la elección complementaria como una verdadera prueba de fuerza antes de septiembre. Finalmente, la victoria del candidato del FRAP y el desmoronamiento de la alianza liberal conservadora fracturaron a la derecha que, ante la posibilidad de un Gobierno de Allende entregó incondicionalmente sus apoyos a la candidatura de Frei.429

  • 430 Partido Demócrata Cristiano, Tercera Declaración de Millahue, Santiago, Imp. El Imparcial, 1964.
  • 431 “Tercera declaración de Millahue”, Diario de Sesiones de la Cámara de Diputados. Sesión 58, en 21 d (...)

99Renan Fuentealba, diputado y presidente nacional del PDC, fue el encargado de sintetizar la posición política de la candidatura de Frei después de la elección complementaria en un documento que más tarde fue bautizado como la III Declaración de Millahue.430 Fuentealba leyó los apoyos recibidos como parte de un fenómeno mayor, del que esperaban que los “sectores democráticos”, aún divididos entre la candidatura del radical Julio Duran y Eduardo Frei, siguieran el ejemplo de la derecha y apoyaran a la Democracia Cristiana. La DC denunció al FRAP de intentar dar una falsa apariencia democrática e insistió en oponerse políticamente al comunismo, dándole a las elecciones presidenciales un carácter plebiscitario respecto de dos proyectos de transformación radical. Chile enfrentaba dos caminos para realizar “su irrevocable voluntad de cambios al quedar en definitiva la elección presidencial circunscrita a las candidaturas de nuestro abanderado Eduardo Frei y del candidato del FRAP Salvador Allende”.431 Estos dos caminos serían La Revolución con dictadura, representada por la victoria del FRAP y La Revolución en Libertad, comprometida con la transformación del régimen sin atentar contra los valores cívicos y las libertades democráticas. El mismo Frei, en un discurso dado a los profesionales y técnicos democratacristianos desarrolló esta idea:

  • 432 Dece, s/i, julio de 1964.

Desde hace muchos años hemos anunciado que tarde o temprano se presentará en Chile el enfrentamiento de las fuerzas que quieren el cambio, que han nacido del rechazo de fórmulas políticas, sociales y económicas que no han resuelto el problema de la miseria y de la injusticia.
Son dos concepciones que en Europa se enfrentaron después de la última guerra y que hoy se presentan en Chile (…) El Frente de Acción Popular, cualesquiera sean las tácticas electorales, propone al pueblo el camino del marxismo leninista; de la violencia moral y política; de la omnipotencia del Estado en todas las manifestaciones de la vida nacional; de la colectivización y de la desviación del porvenir de Chile hacia la órbita del mundo comunista.432

100La DC logró en un periodo acotado transformarse en una fuerza electoral de peso y con capacidad suficiente para disputar en términos sociales y discursivos la hegemonía del proyecto revolucionario con la izquierda. El programa del PDC no solo estableció diferencias mediante el adjetivo “libertad” para sostener su compromiso con el régimen democrático, sino que sus fuentes intelectuales y su programa de reformas eran diametralmente distintos al propuesto por el FRAP, otorgando un nuevo sentido a ideas y medidas que hasta ese momento parecían ser monopolio de la izquierda. En suma, el proyecto de la Revolución en Libertad obligó al FRAP a elaborar un lenguaje capaz de explicitar las diferencias de contenido doctrinario y político, iniciando un proceso de discusión y progresiva intransigencia ideológica del cual el PS fue protagonista.

3.2.2 No hay cambios ni revolución. El Partido Socialista frente a la Democracia Cristiana

  • 433 “Democracia Cristiana es la derecha con hielo y soda”, Izquierda 1, 18 de abril de 1958.

101Durante la campaña presidencial de 1958 el principal contendor de la izquierda fue la candidatura de Alessandri, que en la lectura del FRAP representaba a una derecha “gerencial” de tendencias regresivas y antipopulares, ligada a los grandes industriales, terratenientes y al imperialismo. La candidatura de Frei fue vista por el PS como expresión de una derecha con matices modernos en comparación con la vieja derecha conservadora. Además, por su relación con exmilitantes del Partido Agrario Laborista, fue apuntada como una opción de continuidad del Gobierno de Ibáñez. En la visión de los socialistas, la candidatura de Frei era una respuesta al “inmovilismo egoísta de la vieja derecha temerosa de los ‘trastornos sociales’, exhiben un espíritu de mayor sensibilidad social, abierto a ciertas reformas de superficie, expresado en un demagógico lenguaje renovador y progresista. Pero, en el fondo, ocultan un acusado conservatismo”.433

  • 434 Salomón Corbalán, “El pueblo de Chile sabe que se está jugando su destino”, Izquierda 13, julio de  (...)

102Según el pleno socialista de ese año, las tres candidaturas ajenas al FRAP “tienen un mismo significado, la mantención del sistema actual, la supervivencia de un régimen de dictadura de clase, en el que la clase dominante del Estado y de la institucionalidad tradicional es la oligarquía terrateniente, la burguesía industrial monopolista, los clanes económicos, las fuerzas extranjerizantes”.434 En suma, para el PS, la DC no presentaba grandes diferencias con los sectores tradicionalmente conservadores, manteniendo las alianzas e intereses comunes con las clases “feudocapitalistas” y sectores de la gran burguesía. Una vez resuelta la elección presidencial en favor de Alessandri por un estrecho margen de votos, el FRAP y la DC asumieron distintas actitudes de oposición. Mientras Frei declaró una oposición constructiva y respaldó en el congreso pleno el resultado electoral, la izquierda acusó fraude y criticó los apoyos democratacristianos al nuevo Gobierno.

  • 435 Casals, La creación de la amenaza… op. cit., 222-223.
  • 436 “La Izquierda verdadera”, Izquierda 21, octubre de 1958.
  • 437 “Ahora, nueva etapa de la lucha popular”, Izquierda 24, octubre de 1958.

103La segunda mayoría alcanzada por Allende instaló al FRAP como una fuerza política de peso y un serio aspirante al poder, y sus partidos leyeron los resultados como una victoria organizativa que demostró el éxito de la línea política trazada.435 Inmediatamente después de la elección, el FRAP instó a los partidos radical y democratacristiano a respaldar las acusaciones de fraude electoral rechazando la ratificación de Alessandri. No obstante, el PR y el PDC anunciaron sus votos en el congreso pleno. Ante estos hechos, el PS evaluó la nueva correlación de fuerzas apelando al lenguaje dicotómico de su línea política: reunidas en el FRAP estaban las verdaderas fuerzas izquierdistas y progresistas del país, mientras que junto a la burguesía tradicional en el Gobierno se encontraban los sectores centristas “conformados por los grupos sociales y económicos igualmente burgueses, pero que buscan abrirse un lugar bajo el sol de los altos intereses”.436 Con la elección resuelta en el congreso pleno, los socialistas confirmaron sus tesis respecto de la justeza del Frente de Trabajadores, el éxito de una política de alianzas intransigente y la dinámica de las fuerzas sociales en Chile, en especial de las centristas. Sobre este último punto, democratacristianos y radicales eran representantes de sectores e intereses sociales idénticos y siempre regresivos, descartando cualquier tipo de alianza con un centro que fue percibido como la extensión de la derecha en el Gobierno. Una editorial del semanario Izquierda escribía: “La experiencia de los últimos años en nuestro país —cuajada del innoble juego del pseudoizquierdismo y del falso interés por las aspiraciones populares— demuestra la incapacidad de los sectores medios para tentar siquiera rozar la epidermis de los problemas de estructura que afectan al país y al pueblo en su conjunto” y concluye “esa misma experiencia señala que aquellos sectores, antes de cumplir con el pueblo, prefieren actuar consuno con la oligarquía y el imperialismo para seguir la traición y la represión”.437

  • 438 Pedro Pablo Correa, “La Iglesia Chilena y la cuestión moral a partir del concilio vaticano”, Marcia (...)
  • 439 Conferencia Episcopal de Chile, Hablan los obispos: deber social y político en la hora presente, Sa (...)

104La crítica a la transacción y a la componenda con la derecha se transformó en parte elemental del discurso socialista durante la presidencia de Alessandri, determinando su capacidad de apertura al centro y su discusión con un PC dispuesto al entendimiento con el resto de la oposición. Esta crítica alcanzó al mundo católico, que desde 1950 se encontraba cada vez más influido por los aires reformistas de la Conferencia Episcopal Latinoamericana. La Iglesia tomó posición respecto del conflicto global de Guerra Fría y en Chile se decidió entre las opciones transformadoras del marxismo y la democracia cristiana, situándose como un actor relevante del proceso político a inicios de la década de 1960.438 En 1962 la Conferencia Episcopal dio a la publicidad la carta El deber social y político en la hora presente, por la cual, la jerarquía expuso sus diagnósticos y soluciones frente a la situación sociopolítica del país, poniendo especial énfasis en el problema de la distribución de la riqueza. El documento expresó el compromiso con el cambio social y la mejora de las condiciones de vida de las mayorías, declarando su oposición doctrinaria al comunismo y al liberalismo capitalista. En este sentido, pidió a sus fieles “promover por medio del voto una verdadera reforma de las estructuras del país, para que, en la medida de lo posible, su fisonomía sea más conforme a los principios cristianos”.439 Para el PS, Democracia Cristiana e Iglesia Católica pasaron a formar parte de una misma tradición política, comprometida con un programa reformista y rectificador del régimen capitalista, inspirado en el discurso demagógico del humanismo cristiano, y cuya única finalidad era contener el avance de la izquierda en el mundo popular. En esta línea, un artículo de la revista Arauco expresaba:

  • 440 Manuel Espinoza Orellana, “Catolicismo y Marxismo”, Arauco 14, enero-febrero de 1961.

para el catolicismo, el humanismo consiste en hacer del hombre un esclavo de dios, un servidor incondicional de los designios de la trascendencia divina. Mientras tanto, una minoría privilegiada detenta el poder temporal y obtiene el halago de una vida material sin inquietudes, mientras la gran mayoría de los creyentes vive en condiciones materiales subhumanas, pensando en la recompensa divina, de una vida eterna en el reino de Dios.440

  • 441 Conferencia Episcopal de Chile, La Iglesia y el problema del campesinado chileno, Santiago, 1962.
  • 442 “Algunas opiniones sobre la pastoral”, Boletín del Comité Central del PS 24, septiembre de 1962, 1- (...)
  • 443 Mario Garay, “Encíclica Mater et Magistra”, Arauco 18, julio de 1961.

105Ese mismo año, la Conferencia Episcopal publicó la carta La iglesia y el problema del campesinado chileno, señalando la necesidad de la reforma agraria y la urgencia de mejorar los niveles de vida en el campo para mantener al campesinado lejos de las fórmulas redistributivas propuestas por la izquierda. La carta denunció “los juicios simplistas y preconcebidos por la demagogia de los extremismos políticos faltos de ideología fundada y de conocimientos técnicos”, y agregó sobre la campaña campesina del FRAP, que esta “busca solo un pedestal popular y el avance de ideas subversivas”.441 Para el PS, el contenido de la pastoral fue eminentemente político y demostraba las posiciones “anticomunistas” y “regresivas” de la Iglesia, su compromiso con el régimen vigente, la burguesía y el imperialismo. El socialismo acusó que detrás del discurso de redención y cambió estructural, la jerarquía católica usaba sus influencias en el mundo popular para combatir el marxismo y la revolución por medio de la DC.442 Después de 1962 para el PS, al menos oficialmente, ya no había dudas sobre la convergencia de intereses y compromisos políticos entre la Iglesia y la DC, relevando aún más el discurso sobre el carácter regresivo y “antisocialista” de la Iglesia y el mundo católico.443

  • 444 “Democristianos se disfrazan de revolucionarios para servir mejor al imperialismo”, Izquierda 3, ju (...)

106Cuando la DC proclamó la Revolución en Libertad en 1963, el PS percibió la consigna como un intento demagógico y populista, sin otra finalidad que contener el ascenso de los movimientos revolucionarios y la influencia castrista en América Latina.444 El proyecto reformista de la DC fue percibido como una estrategia de contención promovida por los EE. UU. que pretendía, mediante la modernización de las estructuras tradicionales, acabar con el descontento popular, poner atajo a la movilización social en el continente y liquidar el orden oligárquico para permitir el ascenso de una clase media cada vez más numerosa. Desde esta óptica, el programa democratacristiano efectivamente promovía el cambio estructural, pero con el alcance y forma propias de la revolución democrático-burguesa. En este aspecto:

  • 445 Ibid.

El Partido Demócrata Cristiano anda detrás de esta singular revolución burguesa que patrocina la Alianza por el Progreso en beneficio, de rebote, de la alta burguesía. Por el contrario, el FRAP, los partidos populares, el movimiento de las masas en su conjunto buscan los caminos que conducen a la eliminación del poder burgués, a una real, profunda y autentica transformación de la sociedad, a la revolución socialista en beneficio directo del pueblo trabajador (…) (la DC) oculta bajo su aparente trivialidad retorica el contrabando de objetivos políticos de gran alcance: la identificación de la democracia cristiana con los ‘fines revolucionarios’ de la Alianza por el Progreso, con sus tesis ideológicas y políticas, y, más que nada, su propósito de conducir la lucha de la burguesía nacional por la conservación de su poder político y el fortalecimiento de su desarrollo económico.445

107En esta lectura la DC formaba parte de un plan imperialista, que al igual que el Plan Marshall en Europa, necesitaba de un ingrediente político en apariencia no comprometido con el conflicto global para sostener los intereses del imperialismo norteamericano en Chile y América después del triunfo de la Revolución cubana. Para los socialistas, la DC era un nuevo caso de “sustitución populista” que siguiendo la experiencia de otros movimientos latinoamericanos como el APRA y el MNR boliviano, asumieron posiciones aparentemente transformadoras pero influenciadas por el “contrabando ideológico del imperialismo”. En este contexto, la elección de 1964 asumió perspectivas continentales transformándose en un nuevo escenario de enfrentamiento entre las fuerzas que pugnan por el poder en la región después del triunfo de Fidel Castro. Al respecto, el semanario Izquierda escribía:

  • 446 “Democracia Cristiana: la mano del imperialismo en Chile”, Izquierda 1, 1 de junio de 1963.

A un lado han quedado los que están con el actual orden de cosas (caracterizado dramáticamente por la brutal explotación imperialista) o los que, pretendiendo reflotarlo, lo critican en función de ‘novísimas teorías’ como Revolución en Libertad, sin paredón, progreso en la democracia. En la barrera opuesta, junto a la Revolución cubana, nos hemos ubicado los que deseamos el progreso, los cambios profundos, la instauración de una sociedad más justa.446

  • 447 “El Partido Socialista y el proceso nacional”, Arauco 47, diciembre de 1963.

108Pese a asumir un lenguaje cada vez más confrontacional, el socialismo sostuvo conversaciones con el PDC para evaluar una hipotética alianza, reconociendo la aparente comunidad de intereses programáticos entre ambos partidos. Los acercamientos fracasaron, según el PS, por la intransigencia y falta de “escrúpulos ideológicos” de la candidatura de Frei, a quien acusaron de no importarle llegar al poder “con el apoyo de las fuerzas populares de avanzada, que buscan reformas estructurales, o con la colaboración activa y por supuesto, interesada, de los sectores oligárquicos representados en los sectores reaccionarios”.447 Las acusaciones de demagogia y oportunismo contra la DC fueron sostenidas durante toda la campaña con la intención de develar la “verdadera cara” de la revolución en libertad y, sobre todo, establecer diferencias claras entre el proyecto revolucionario de la izquierda y el plan reformista de la candidatura de Frei.

  • 448 Joaquín Fernández, “Allende, el allendismo y los partidos: El Frente de Acción Popular ante las ele (...)

109La plataforma económica de la candidatura del FRAP en 1958 estuvo a cargo de una comisión compuesta por técnicos y profesionales independientes y militantes de izquierda. El programa estuvo mediado por las ideas del desarrollismo cepalino y algunas políticas económicas inspiradas en el bloque del este, destacando la planificación estatal y medidas tendientes a la industrialización nacional.448 No obstante, los círculos y medios socialistas difundieron distintas versiones del pensamiento económico-social global y latinoamericano que se reflejaron en el programa de gobierno. El arribo de estas ideas obedeció a fuentes diversas, y estuvo ligada inicialmente a experiencias como la Yugoslavia socialista y las revoluciones de México y Bolivia, erigidas en modelos de desarrollo y modernización que interpretaron los valores revolucionarios y antiimperialistas del partido. Entre 1930 y 1950 el programa socialista apuntó al latifundio, la oligarquía y la penetración extranjera como factores causales del retraso económico social chileno y latinoamericano, adscribiendo a formulas modernizadoras de tendencia marxista y nacionalista, y promoviendo modos de administración y propiedad como la autogestión obrera y las cooperativas agrícolas.

  • 449 Eduardo Devés, “La circulación de las ideas y la inserción de los cientistas económico-sociales chi (...)

110Hacia finales de la década de 1950 comenzaron a circular las ideas del neomarxismo de la mano de los escritos de Leo Huberman, Charles Bettelheim y Paul Sweezy, publicados por la editorial Prensa Latinoamericana junto a una impresión chilena de la revista Monthly Review que fue distribuida por la misma empresa.449 Durante la primera mitad de la década siguiente publicaciones oficiales como la revista Arauco, el semanario Izquierda y otras con repercusión en los círculos socialistas como Punto Final y Polémica, difundieron distintas tendencias del pensamiento humanista y económico-social de izquierda, incluyendo trabajos de intelectuales como literatos, economistas y cientistas sociales latinoamericanos y europeos. Sin embargo, después del triunfo de la Revolución cubana las agendas de investigación fueron renovadas, transformando a la isla en el objeto de estudio preferido de los intelectuales y medios de difusión durante la década de 1960.

  • 450 Alexis Cortés, “Clodomiro Almeyda and Roger Vekemans: The tension between autonomy and political co (...)
  • 451 Mario Vera fue ingeniero comercial de la Universidad de Chile. Se desempeñó como docente de la Facu (...)
  • 452 “Los socialistas plantean una solución definitiva: la nacionalización del cobre”, Arauco 18, julio (...)

111La relación entre política y academia superó con creces al espacio de la CEPAL e influyó en el desarrollo de las ciencias sociales en el país, poniendo el ejercicio profesional de estas disciplinas en universidades y centros de estudio al servicio de las preocupaciones político-militantes, las discusiones ideológicas y la realización de los proyectos políticos del momento.450 La Universidad de Chile fue el centro de reflexión académica de mayor influencia en el debate socialista. Además de Eugenio González, quien se desempeñó como decano de la Facultad de Filosofía y rector de la universidad, también destacó la figura de Clodomiro Almeyda, quien desde 1949 tuvo a su cargo cátedras de economía rural y ciencia política, llegando a ser director de la Escuela de Sociología de esa casa de estudios entre 1967 y 1970. En este contexto, en 1961, el PS formó una Comisión Nacional de Estudios Técnicos encabezada por el economista Mario Vera Valenzuela,451 encargada de elaborar documentos e insumos técnico-estadísticos para apoyar la reflexión programática del partido. Vera junto al también economista Pedro Ríos colaboraron en los aspectos económicos de la propuesta socialista para la nacionalización del cobre, preparada por los senadores Altamirano y Allende en 1961.452

  • 453 Comisión Nacional de Estudios Técnicos del Partido Socialista, Esquema económico de Chile – 1962, S (...)
  • 454 Ibid., p. 4.
  • 455 Idem.
  • 456 Idem.

112El trabajo más importante de la comisión fue Esquema económico de Chile publicado en 1962.453 En su presentación el estudio invitó al lector a evitar las “formulaciones meramente emotivas” y las “simples consignas políticas o electorales” para comprender “el frío, pero elocuente lenguaje estadístico y científico”.454 En términos generales el texto describió la crisis económica en torno a los problemas de la inflación, la desigual distribución del ingreso, la subexplotación del agro, la entrega de los recursos minerales al capital foráneo, un pobre desempeño del sector exportador y al “estagnamiento” del crecimiento interno. La estructura de clases chilena sería característica de los países “semicoloniales” y “sometidos a la presión imperialista”, destacando el desarrollo de una dinámica social de “contradicciones constantes entre los intereses particulares de determinados grupos y clases por una parte y el interés colectivo por la otra”.455 No obstante, estos problemas obedecían principalmente a un factor político-social, que impedía el desarrollo de las fuerzas productivas y la corrección de los vicios administrativos: “el predominio de los grupos sociales tradicionales en el manejo del país”.456

  • 457 Diego Martin Giller. “ ¿Teoría de la dependencia? Orígenes y discusiones en torno de una categoría (...)

113Documentos como estos contribuyeron a otorgar una dimensión técnica a las propuestas antioligarquicas y antiimperialistas del partido, y una nueva caracterización “científica” de los fenómenos vinculados al proceso político chileno como la penetración imperialista y la dinámica de las clases sociales. Esto no significó que el discurso de los científicos sociales fuese univoco. La preocupación por el desarrollo de la agenda cepalina dio paso al estudio del cambio y la transformación social, y a versiones críticas del enfoque desarrollista. Esta renovación de las agendas de investigación ocurrió en un momento donde el marxismo se extendió como enfoque analítico de sociólogos y economistas, y en medio de una acalorada discusión sobre las perspectivas del cambio social en América Latina abiertas por la Revolución cubana. Para estas tendencias, el fracaso del modelo de sustitución de importaciones no explicaba por sí mismo la imposibilidad de las naciones americanas para impulsar el desarrollo, pasando de las caracterizaciones puramente económicas del fenómeno a la búsqueda de variables socio políticas que explicasen el subdesarrollo. De esta crítica nacieron un conjunto de reflexiones que formaron la denominada “teoría de la dependencia”, quienes remplazaron la problemática del desarrollo, el enfoque de la modernización y el estructuralismo por el análisis de una categoría acorde a la realidad latinoamericana: el subdesarrollo tematizado en torno al “problema de la dependencia”.457

114Entre los “dependentistas” más destacados se encontraba el sociólogo socialista y profesor de la Universidad de Chile Enzo Faletto, autor junto a Fernando Henrique Cardoso del texto Dependencia y desarrollo en América Latina. Otro de los intelectuales destacados en la materia fue el economista brasileño Theotonio dos Santos, quien ingresó al PS luego de llegar a Chile en calidad de exiliado en 1966. Dos Santos se desempeñó como investigador en el Centro de Estudios Socioeconómicos de la Facultad de Economía y Política de la Universidad de Chile, encabezando el grupo de investigación sobre las relaciones de la dependencia en América Latina. Influenciados por la experiencia de la Revolución cubana, este grupo de autores ensayó algunas soluciones a los problemas del subdesarrollo y la dependencia que propusieron la transformación revolucionaria en desmedro de las opciones de la gradualidad reformista.

  • 458 Casals, op. cit., 329-408.
  • 459 “Fetiches de la democracia”, Arauco 49, febrero de 1964.

115En este contexto, la DC invocó la experiencia castrista para colocar en el centro del debate público la cuestión de las formas y procedimientos democráticos. Las acusaciones contra el FRAP, inculpado de pretender emular en Chile los procedimientos y programas de La Habana, configuraron la elección presidencial en torno a las opciones excluyentes de democracia cristiana o dictadura comunista.458 Ante esto, el PS clarificó su compromiso democrático luego de años sosteniendo un discurso antiinstitucional y de desprecio a las formas legales de la democracia burguesa. Arauco, revista teórica del partido, dedico especial atención al problema de la democracia acusando el “fetichismo” con el cual los sectores comprometidos con la continuidad del régimen mitifican una tradición cívica aparente, que comprometía a cada vez más sectores del país “con una cierta dignidad institucional abstracta, que, debidamente explotada por los detentores del poder, ha servido de base para la formación de un verdadero etnocentrismo chileno”459 .

  • 460 “Revolución y Democracia”, Arauco 48, enero de 1964.

116La liquidación de un orden democrático percibido como una ficción, con valores cívicos y demoliberales enunciados, pero nunca practicados, fue presentado como un primer paso a la democracia plena. El PS desarrolló un discurso crítico de las estructuras democráticas que, sin embargo, no contempló abandonar los mecanismos formales a la hora de plantearse una estrategia para alcanzar el poder. Por el contrario, en Chile se hacía necesario “forjar el poder de la revolución nacional desde las viejas estructuras”, señalando que la diferencia entre la revolución por medios ilegales y aquella que sigue los cauces formales radicaba solamente “en el momento en que se forja verdaderamente el poder revolucionario: en el primer caso, durante la lucha de liberación; en el segundo, una vez alcanzado el veredicto electoral”.460

117Alcanzado el poder, el cambio estructural podía realizarse sin suspender las libertades públicas y en consonancia con los intereses nacionales. En primer lugar, ante las acusaciones de implantar un régimen “importado”, el PS contestó que, desde su concepción teórica, cada país posee condiciones particulares que determinan sus medios de lucha. En el caso chileno, el movimiento revolucionario actúa por la vía electoral según las tesis del Frente de Trabajadores. Del mismo modo, ante las voces que acusaban la clausura de las libertades públicas y la instalación de una dictadura, la respuesta socialista apeló a las características emancipadoras de la teoría marxista. En este sentido:

  • 461 “ ¿Revolución Marxista, y también Revolución Cristiana?”, Arauco 38, marzo de 1963.

Estamos luchando justamente por lograr la libertad, porque queremos la libertad del hombre y porque la revolución la estamos haciendo por el hombre, porque obtenga su desarrollo pleno, por su realización, aquí en la tierra (…). Para nosotros libertad significa la plenitud para que el hombre pueda realizarse. No la libertad que se expresa en fórmulas contenidas en las Constituciones, en los documentos que son básicos para la estructura de una República, pero que no se practican, no se viven; y no pueden vivirse mientras en la sociedad haya quienes sean los dueños de los medios de producción y, esos medios de producción estén en un solo sector social, que está justamente impidiendo la plena realización del hombre.461

  • 462 Idem.

118El imperativo democrático del socialismo se desarrolló en torno a la promoción de una democracia más profunda y extendida, capaz de remplazar al sistema liberal vigente en términos institucionales y valóricos. Para el PS, en Chile funcionaba una democracia ficciosa, sostenida en instituciones que actuaban como válvulas compensatorias frente a la presión de los anhelos populares, y cuya vigencia es mantenida, siempre y cuando, “su funcionamiento no llegue a vulnerar la permanencia de los mecanismos sociales que la dominan. Tan pronto como la resignación se quiebra y surge la protesta pública, haciéndose peligrosa por su volumen, se arbitran las providencias legalistas para silenciarla”.462 En la lectura socialista, el régimen vigente amparaba a la oligarquía mediante la exclusión popular de los registros electorales y la concentración del poder político en manos de una sola clase que, ante su desventaja numérica, se refugia en el ejercicio arbitrario de la autoridad y la ley. En último término, el compromiso democrático del socialismo no fue con la institucionalidad ni con sus formas o prácticas, sino que con la transformación de estas para instalar una democracia popular y socialista.

119Empujado por la interpelación democratacristiana, el discurso socialista sobre las características de la institucionalidad democrática fue revisado, desarrollando nuevas perspectivas para la revolución chilena desde el aparato estatal y por medio de la acción electoral. El PS utilizó el lenguaje de la ley y la constitución para afirmar el carácter oligárquico del régimen, y con él, justificar la necesidad de transformarlo en un sentido revolucionario y socialista usando para ello todos los mecanismos legales disponibles. Las directivas del PS insistieron en una estrategia que transformó las campañas electorales en momentos de agitación y a cada espacio de representación formal en una plataforma para superar las lógicas excluyentes del Estado, en un intento de conciliar la movilización de masas con la acción institucional y sistémica. En este aspecto:

  • 463 “Enfoque nacional del XX Congreso”, Izquierda 15, 10 de febrero de 1964.

La línea socialista permite la utilización de todos los medios legales consagrados por el régimen para extender y fortalecer el movimiento popular, pero tiene clara conciencia de que los derechos de las masas solo serán respetados por nuestros adversarios en la medida que el pueblo tenga la fuerza necesaria para imponer tal respeto. En tal sentido, las elecciones presidenciales constituyen solo uno de los elementos de la victoria, cuya consagración únicamente será posible si la amplitud del movimiento, si su grado de organización y de disciplina, si la consciente política del pueblo, llegan a un grado que le permita enfrentarse con éxito a la conspiración reaccionaria.463

120Estas definiciones no fueron unánimemente aceptadas por las distintas corrientes internas, que comenzaron a manifestarse, otra vez, por medio de la “acción fraccional”. La directiva de Raúl Ampuero decretó expulsiones masivas aludiendo a la filiación trotskista de algunos sectores, mientras que en otros, se instaló un discurso crítico al electoralismo y al formalismo democrático, inaugurando un debate sobre las formas de lucha consecuentes con la política del Frente de Trabajadores. El desencuentro fue expresivo de un partido en el que convivían dos discursos enfrentados sobre una misma orientación política. Mientras las distintas directivas no dejaron de afirmar “el sentido revolucionario” de las distintas campañas electorales y el potencial transformador de un gobierno de izquierda, las tendencias opositoras desestimaban, con cada vez más fuerza, el potencial revolucionario de las instituciones democráticas. Pese a las tensiones, el PS no abandonó las elecciones ni los distintos espacios de representación formal, llevando el verbalismo revolucionario, el discurso beligerante y las alocuciones clasistas a espacios que, como el Congreso, son insignes de la institucionalidad democrática y la tradición republicana.

121El XX Congreso realizado en febrero de 1964 evidenció estos procesos. Por una parte, la directiva reafirmo el carácter revolucionario de la candidatura presidencial de Allende, por otra, insistió en que la plataforma electoral del FRAP se ajustaba a la estrategia del FT. En su informe como Secretario General, Ampuero reconocía que las labores de oposición al Gobierno de Alessandri acercaron a socialistas y democratacristianos, sin embargo, las diferencias irreconciliables entre la DC y el FRAP respecto del programa de transformaciones hacían imposible una candidatura común de las fuerzas progresistas. En este sentido:

  • 464 Raúl Ampuero, 1964: año de prueba para la revolución chilena, Santiago, Editorial Prensa Latinoamer (...)

La revolución ha sido siempre una radical sustitución de los valores protegidos por la libertad; la conquista de la libertad de las masas ha limitado cada vez más la “libertad” tradicional de las minorías, puesto que si la condición de la libertad de unos pocos consiste en negársela a los demás, esa no es una libertad, sino un privilegio” y continua, “Por eso Revolución en Libertad es un lema absurdo, no porque se unan conceptos antagónicos o incompatibles, sino, justamente, porque quien separa a la revolución de su contenido libertario no entiende lo que es ni la revolución ni la libertad.464

122Respecto del régimen comunitario, el mismo informe señalaba:

  • 465 Idem.

Equívoca entelequia, apenas diferente del ‘capitalismo popular’ recetado por las embajadas yanquis a los pueblos de América. Aunque se esmeren en confundir a las gentes, no se podrá hallar parentesco alguno entre la autogestión obrera de la Yugoslavia Socialista y esta tentativa de ‘apatronar’ a los trabajadores. En Yugoslavia la propiedad es pública, desaparecieron el empresario privado y la plusvalía; el trabajador participa en la dirección de las unidades económicas a título de productor y no de accionista. El régimen comunitario en cambio se inserta en una sociedad de clases, en un sistema de propiedad privada; es un intento por solidarizar al obrero con el sistema capitalista.465

123En la lectura de Ampuero, la Revolución en Libertad era un proyecto progresista y transformador, pero limitado a aquellas realizaciones propias de la modernización democrático-burguesa. En este sentido, el discurso de la democracia cristiana obligó al PS a un ejercicio de diferenciación discursiva y programática que derivó en una radicalización de las posiciones revolucionarias al interior del debate socialista. Este proceso se enmarco principalmente en la reflexión socialista y tocó el carácter electoral y el compromiso con la institucionalidad democrática del FRAP, generando un nuevo punto conflictivo sobre las características de la movilización social impulsada por la izquierda.

  • 466 Dece 2, julio de 1964.
  • 467 Dece 3, septiembre de 1964.

124Pese a los intentos del FRAP por dar un énfasis democrático y progresista a su programa, Frei terminó imponiéndose en las elecciones tras una campaña marcada por el anticomunismo. Pese a recibir el apoyo de una derecha preocupada ante una eventual victoria de Allende, el PDC sostuvo el carácter anticolonialista y revolucionario de su programa, insistiendo en que dichos apoyos no implicaban compromiso programático alguno.466 Una vez electo, Frei afirmó su oposición categórica al marxismo y al capitalismo, declarando el inicio de un proceso “de izquierda” que ofrecía a Chile un camino para realizar transformaciones estructurales sin suprimir las libertades públicas más elementales.467 Este discurso tercerista y doctrinariamente intransigente fue mantenido por el Gobierno, que enfrentó desde la lógica del “camino propio” las elecciones parlamentarias de 1965 y los primeros debates legislativos sobre las reformas.

  • 468 Albert L. Michaels, “The Alliance for progres and Chile’s ‘Revolution in Liberty’, 1964- 1970”, Jou (...)
  • 469 “El pueblo de Chile entregó su confianza a Frei y el PDC”, Dece 3, septiembre de 1964.
  • 470 “Discurso pronunciado por el comandante Fidel Castro Ruz, primer secretario del Partido Unido de la (...)

125El PDC imprimió un carácter internacional a su victoria, tratando de proyectar continentalmente el proceso chileno. Frei se transformó en el símbolo de la Alianza por el Progreso y Chile en un laboratorio de las políticas de desarrollo promovidas por los EE. UU. para toda América Latina468. Según la Democracia Cristiana, en Chile se enfrentaron “las dos fuerzas que en América Latina, más que en otras partes, constituyen el dilema de las clases populares: Democracia Cristiana o Marxismo”.469 La repercusión fue tal, que el propio Fidel Castro se refirió a la elección presidencial chilena, señalando a Frei y la Revolución en Libertad como la nueva versión de la política imperialista norteamericana. Según Castro, en Chile no se libró una batalla entre “la extrema derecha y extrema izquierda, entre revolucionarios y reaccionarios (…) sino entre reformistas y revolucionarios”.470 Y agrega:

  • 471 Idem.

Aparentemente los imperialistas quieren presentar el ejemplo de Chile como un ejemplo frente a nuestro ejemplo; aparentemente quieren poner la experiencia chilena a emular con la experiencia cubana. Pues bien: ¡Estamos encantados de esa emulación! Y aun cuando tengamos en contra a los imperialistas con todos sus medios, y todos sus recursos y todo su bloqueo, y aun cuando los imperialistas apoyaran esa experiencia con todos sus recursos, y aun cuando ningún bloqueo y ningún obstáculo se interpusiera en la gestión de ese gobierno, aceptamos esa emulación, aceptamos encantados esa emulación, para ver qué país avanza más, qué experiencia llega más lejos, cuál de ellas resuelve los problemas esenciales y verdaderos de los pueblos, y en cuánto tiempo los resuelve.471

  • 472 “Por sus vínculos con el extranjero el FRAP hará oposición a Frei”, Izquierda 28, segunda quincena (...)
  • 473 Agustín Álvarez, “Las contradicciones del Freismo”, Izquierda 29, primera quincena de octubre de 19 (...)

126En el PS, la elección de Frei fue explicada por los apoyos recibidos desde de la derecha nacional y el imperialismo norteamericano, que vieron en la candidatura de la DC “una tabla de salvación para sus privilegios” y el estatus quo del orden internacional.472 Si bien los socialistas no cambiaron su diagnóstico respecto a la heterogeneidad de las fuerzas sociales que dieron el triunfo a la DC, los resultados demostraron la popularidad de la Revolución en Libertad entre los sectores obreros, medios y la pequeña burguesía. Los apoyos populares mezclados con los de la derecha demostraban las contradicciones sociales existentes al interior del nuevo Gobierno, adelantando que las expectativas encontradas y la radicalización de los antagonismos de clase serían la característica del nuevo escenario político tras la victoria de Eduardo Frei.473 Ante este escenario, el PS no tardó en declarar su “total e irreductible” oposición al Gobierno, que pese a representar algunas tendencias antioligárquicas y redistributivas, era incapaz de impulsar un programa verdaderamente revolucionario.

127Pese a que figuras como Raúl Ampuero y Aniceto Rodríguez apuntaron al crecimiento electoral del FRAP y a la penetración de la izquierda en los sectores medios e independientes como elementos positivos de la derrota, la crítica se tomó nuevamente el debate interno. Los sectores críticos que no fueron expulsados durante el XX Congreso comenzaron a cuestionar la vigencia y, sobre todo, las perspectivas electorales de la línea del Frente de Trabajadores, reconfigurando el debate sobre las formas de lucha en un intento por superar el electoralismo. Lo anterior, abrió las puertas para que los sectores más radicales tomaran el control del partido durante el XXI Congreso de 1965, marcando el inicio de una etapa de radicalización y redefinición política.

  • 474 Mario Palestro, “Recuperaremos nuestro estilo de combate y nuestro propio lenguaje para que el pueb (...)

128La posición socialista se volvió intransigente en lo político y también en lo ideológico. El triunfo de la Revolución en Libertad sirvió como catalizador de un momento de construcción discursiva que tendió a dibujar una “verdadera” posición revolucionaria, socialista y de izquierda frente a un Gobierno reformista, burgués y derechista. La actitud opositora fue refrendada con la opinión, cada vez más extendida al interior del partido, en favor de rescatar el lenguaje revolucionario y sin ambages contra la reacción, el imperialismo y la burguesía para captar a los elementos populares confundidos por la campaña democratacristiana. Sobre esta actitud, proyectándola hacia las elecciones parlamentarias de 1965, el diputado Mario Palestro declaraba: “recuperaremos nuestro estilo de combate, hablaremos nuestro propio lenguaje, no ocultaremos nuestros planteamientos programáticos, ni plegaremos nuestras rojas y limpias banderas; en suma: aplicación sin contemplaciones de la política de Frente de Trabajadores, reiterando y ratificando nuestra condición de partido de Vanguardia de los trabajadores chilenos”.474 En una línea similar, una editorial de la revista Arauco señalaba:

  • 475 “Enfoque socialista del gobierno actual”, Arauco 59, noviembre de 1964, 11.

Debemos terminar con el purito enfermizo de andar encontrando cosas buenas en nuestros adversarios. Para nosotros, cualesquiera sean sus pelajes y sus matices, proviniendo de la trinchera de nuestros enemigos, no hay elementos más o menos ‘progresistas’, medidas más o menos acertadas o ‘patrióticas’, pasos más o menos ‘positivos’. La política y acciones prácticas de nuestros adversarios democristianos son reaccionarias, nefastas y negativas, porque son el producto de nuestras contradicciones de clase. La DC merece nuestra oposición y es nuestra enemiga porque, hoy por hoy, es la Derecha, la fuerza representante de los intereses de la burguesía y del imperialismo camuflados bajo ropajes populistas, izquierdistas y demagógicos.475

  • 476 Partido Socialista de Chile, El Partido Socialista enjuicia al gobierno de la Democracia Cristiana, (...)
  • 477 “Pleno nacional del Partido Socialista”, Arauco 62, marzo de 1965.

129Con el advenimiento de la DC a La Moneda, el PS seguía “fiel al programa del gobierno popular, que ofreció una categórica orientación ideológica y política a las masas en la campaña presidencial del Pueblo”, anunciando que mediría cada iniciativa del Gobierno “con la vara de nuestro propio juicio encarnado en aquel programa verdaderamente revolucionario, democrático y antiimperialista”.476 Con las elecciones parlamentarias de marzo de 1965, donde la DC se transformó en la primera mayoría con el 43,6 % de los votos, el PS confirmó su diagnóstico sobre el Ejecutivo, señalando que el resultado se debía al apoyo electoral y financiero de los partidos tradicionales, que se volcaron a la DC “transformándola irremisiblemente en la última trinchera de las fuerzas políticas, sociales y económicas de la derecha chilena”.477

  • 478 Adonis Sepúlveda, “El Partido Socialista en la revolución chilena. Tesis política aprobada por el X (...)

130Esta posición se explica, en parte, por los cambios internos registrados tras la derrota de 1964 y refrendados en el Congreso General de Linares el año siguiente. En este aspecto, el nuevo Secretario General, Adonis Sepúlveda, adujo que la elección se perdió al enfrentar los trabajos de campaña con actitudes derrotistas y conciliadoras, ayudado a la confusión de posiciones entre el FRAP y la DC. La lectura de Sepúlveda insistió en que la campaña del FRAP desvirtuó la línea del Frente de Trabajadores en beneficio de la vía pacífica propuesta por el Partido Comunista, sin que el PS realizara intento alguno por cambiar la conducción hacia perspectivas “verdaderamente revolucionarias”.478

  • 479 Partido Socialista de Chile, El gobierno tranza la soberanía de Chile, Santiago, Prensa Latinoameri (...)

131Mientras Frei estuvo en el poder, la oposición socialista se encargó de marcar sus distancias con el Gobierno desestimando el contenido revolucionario de sus reformas, apuntando a las contradicciones sociales de la DC y su compromiso con el statu quo cada vez que se presentó oportunidad para hacerlo. Cuando en 1965 se comenzaron a discutir los nuevos convenios del cobre, proyecto insigne de la Revolución en Libertad, el PS denunció el saqueo imperialista y las aparentes relaciones entre personeros del Gobierno y los “terratenientes mineros” nacionales y extranjeros, acusando a Frei de ofrecer “las mismas viejas fórmulas fracasadas, con el mismo viejo contenido, pero con un moderno maquillaje de ‘revolucionarios’”.479 Si bien, el desacuerdo practico era respecto de la duración del nuevo trato con las compañías extranjeras y la participación del Estado en las utilidades resultantes, el PS aprovechó de sostener sus posiciones y criticar las tendencias centristas del Gobierno:

  • 480 Diario de Sesiones del Senado. Sesión 31, 10 de agosto de 1965.

El Partido Socialista lucha por transformaciones revolucionarias que cambien las viejas estructuras económico-sociales, abriendo el camino a la organización de una sociedad más justa e igualitaria. Pensamos que para lograr estas profundas transformaciones es necesario el enfrentamiento con las clases defensoras de la vieja sociedad, pues conciliar con ellas, transar y quedarse inmóvil, es una posición centrista, es hacer cualquier cosa, menos una revolución.480

132En medio de la discusión sobre la chilenización del cobre en 1965, el PS dio a la publicidad la Declaración de septiembre, pronunciándose en favor de la nacionalización total de los recursos naturales y en contra del imperialismo económico y financiero. El documento destaca un diagnóstico particular y novedoso respecto de la realidad común del imperialismo en Chile y toda América Latina, llamando a reeditar la gesta independentista del siglo XIX para obtener una segunda independencia bajo las banderas del socialismo revolucionario. La declaración desarrolla la alternativa socialista para la nacionalización de los recursos naturales y combatir el imperialismo, marcando distancias políticas evidentes con la DC. En este sentido, la nacionalización y el rescate efectivo de la soberanía solo son posibles mediante un proceso revolucionario nacional auténtico “cuyas banderas fundamentales sean una reforma agraria que entregue real y efectivamente la tierra a los campesinos y una actitud antiimperialista que liquide, sin debilidades, toda explotación extranjera de las riquezas fundamentales”. Y continua:

  • 481 “Declaración política del Partido Socialista de Chile sobre la independencia económica de Chile”, D (...)

La Democracia Cristiana chilena que habla de una curiosa “revolución en libertad”, que en esencia carece de contenido revolucionario auténtico y que de libertad solo tiene aquella que permite continuar su juego sucio a los viejos expoliadores del orden burgués y a los inversionistas extranjeros con los cuales hoy se asocia en el cobre para que sigan esquilmando la economía nacional y empobreciendo más a nuestro pueblo.
Al pactar con el imperialismo norteamericano por largos 20 años, para facilitar que continúe la vergonzosa explotación de nuestro cobre, riqueza vital para salir del retraso y del subdesarrollo económico, la Democracia Cristiana ha probado ser partidaria del status quo, del empate social, limitada a impulsar superficiales reformas que terminan por configurarla como fuerza política condenada a permanecer en el centro político indefinido, apuntalando al régimen capitalista con todo su regresivo contenido político y social. Suministrar morfinas populistas tranquilizadoras, no evitará, sin embargo, el verdadero torrente revolucionario que más temprano que tarde se precipitará sobre Chile.481

  • 482 “El socialismo y el mensaje presidencial”, Arauco 65, junio de 1965.

133Para el PS, la adscripción del PDC a la Alianza por el Progreso, su colaboración con el empresariado y los grandes propietarios de la tierra resultaban contradictorias con cualquier anhelo de reforma estructural y revolucionaria, fundando un discurso ambivalente que por un lado reconocía la necesidad de cambios radicales, y por otro, respetaba la vigencia del sistema capitalista y la dependencia imperialista. En este sentido, la DC fue apuntada como un movimiento reformista que se “proclama como una fuerza revolucionaria y anticapitalista, pero toda posibilidad de desarrollo y de progreso la fundamenta en los empresarios capitalistas nacionales y los inversionistas norteamericanos. En resumen, son los defensores del capitalismo, aun cuando en las palabras constituyen sus detractores”.482

  • 483 “Reforma Agraria”, Arauco 82, noviembre de 1966.

134La gran diada discursiva del PS durante el periodo de Frei fue entre Reformismo y Revolución. La elección de 1964, pese a ser favorable al “reformismo” democratacristiano, habría demostrado una voluntad mayoritaria en favor de realizar transformaciones profundas, refrendada en la alta votación conseguida por las opciones progresistas en desmedro de las fuerzas políticas tradicionales. En el diagnóstico socialista, el Gobierno representaba intereses de clase antagónicos que hacían del reformismo democratacristiano una tendencia antipopular y regresiva. No obstante, en la práctica, el PS apoyó una serie de iniciativas parlamentarias abogando por su profundización y radicalización. Tal fue el caso de la discusión sobre reforma agraria, donde pese al consenso extendido a favor de aplicarla, el PS insistió en otorgarle un “sentido revolucionario” argumentando que la transformación del agro “no puede ni debe mirarse como un proceso aislado dentro del conjunto de reformas básicas planteadas por la revolución socialista. La liberación del campesinado debe hacerse junto con la supresión del monopolio comercial e industrial, la nacionalización de las empresas extranjeras, la banca y la reforma educacional”.483

  • 484 La política socialista respecto al problema agrario se expone en Una política socialista frente al (...)
  • 485 Diario de Sesiones de la Cámara de Diputados. Sesión 90, 19 de mayo de 1966.

135En ambas cámaras legislativas los parlamentarios socialistas apuntaron al espíritu detrás del proyecto para acusar sus tendencias regresivas, capitalistas y su compromiso con el imperialismo, exigiendo la aplicación de una repartición rápida y masiva que además de liquidar el latifundio, sea capaz de impulsar nuevas formas de trabajo y propiedad colectiva e incluir al campesinado en la vida cívica nacional.484 En el PS se instaló la idea de que detrás de la iniciativa del Gobierno estaba la intención de apuntalar el sistema capitalista y contener el ascendente movimiento campesino. Por ejemplo, para el diputado Andrés Aravena la reforma agraria respondía “al temor de que las fuerzas trabajadoras empleen medios reñidos con las disposiciones burguesas que arrojarían violentamente del poder a la clase parasitaria y explotadora. En otras palabras, es el eco respondido de la táctica de pequeñas concesiones que para la América Latina se delineó a través de la Alianza para el Progreso”.485

  • 486 Diario de Sesiones del Senado. Sesión 11, 19 de octubre de 1966.

136Pese a las críticas, el PS prestó su apoyo parlamentario al proyecto, por considerar que “abre las compuertas para iniciar un proceso revolucionario que solo será tal en la medida en que comprometa a las masas”.486 Sin embargo, la crítica abogó por una versión más radical, por una “reforma revolucionaria” capaz de transformar el régimen de propiedad de la tierra, terminar con la explotación de la mano de obra asalariada y redistribuir significativamente las utilidades del agro. Al respecto, el senador Salomón Corbalán declaró:

  • 487 Idem.

No venimos a aplicar recetas de ninguna especie. Queremos hacer nuestra propia experiencia; pero para realizarla debemos partir de ciertas premisas fundamentales: la tierra para los que la trabajan; no más mano de obra asalariada en el campo, y que todas las formas de propiedad sean compatibles con estas premisas fundamentales. Todas las formas de trabajo deben ser tales que incorporen al campesino a la gestión de la empresa de la cual es cooperador, copropietario o mantiene una comunidad de trabajo. La autogestión debe caracterizar el trabajo en común. Todo el sistema, que debe ser amplio y ágil, siempre dispuesto a su perfeccionamiento, debe también estar basado en que cada uno reciba de acuerdo con el trabajo que ha entregado. Fundado en el principio socialista de que cada cual reciba en proporción al esfuerzo que entrega, de acuerdo con la cantidad de trabajo, el sistema permitirá al más eficaz, al que alcanza mayor rendimiento, recibir más. En esta forma, habrá emulación, típica dentro de la etapa de desarrollo socialista.487

137Durante la presidencia de Frei, se instaló en la intelectualidad socialista un diagnóstico radicalizado sobre el estado de descomposición del régimen capitalista, la penetración imperialista y la revolución que fue progresivamente permeando el discurso del PS frente al Gobierno. Después de 1965 se instaló una tesis política nueva, que constató las transformaciones del espacio internacional para declarar la crisis sistémica del orden capitalista global y del imperialismo en América Latina, percibiendo la “receta reformista” promovida por la Alianza para el Progreso como la última barrera de contención al ascenso del movimiento revolucionario. En Chile, Frei y el resto de las fuerzas tradicionales que concurrieron en su apoyo fueron apuntados como la expresión nacional de dicha disputa, haciendo de la Revolución en Libertad la versión chilena de la política “antisocialista y retardaría” promovida por los EE. UU. en la región.

138Para el PS, el estado de las fuerzas sociales y políticas en Chile y América Latina ya no admitían un programa reformista que, como el del PDC, pretendiera afianzar las desmejoradas posiciones de las burguesías nacional y el imperialismo mediante una serie de medidas reformistas y modernizadoras. En este contexto, la construcción del discurso socialista sobre la revolución insistió en la radicalización de las medidas reformistas impulsadas por el Gobierno, acercando su horizonte programático a nuevas experiencias revolucionarias que, como Cuba, destacaron por su radicalidad, novedad y vigencia para el espacio latinoamericano. Frente a la Democracia Cristiana, en definitiva, el Partido Socialista vivió un proceso de radicalización que se tradujo en una reinterpretación de la estrategia clasista, delineando una línea política que recogió la experiencia de la Revolución cubana. En este aspecto:

  • 488 “Balance del gobierno democristiano”, Arauco 82, noviembre de 1966, 31.

Los socialistas pensamos que ya no es posible revivir etapas definitivamente superadas en el proceso social y político chileno. Y, en consecuencia, jamás volveremos a integrar gobiernos de colaboración de clases, ni apuntalar una decrépita sociedad burguesa, incapaz de subsistir y desarrollarse por sí misma ni mucho menos introducir en ella injertos híbridos de tipo socialista. En esta forma, además de desprestigiar nuestras propias ideas, pasamos también a ser responsables del desastre nacional, del estancamiento económico, de los contubernios politiqueros y de la miseria y la injusticia creciente” y concluye, “En definitiva, el reformismo (de izquierda y de derecha) favorece a las fuerzas reaccionarias y compromete a los partidos de vanguardia en los sucios juegos de hacer política de derecha con partidos de izquierda.488

139Desde su aparición, la DC y la Revolución en Libertad jugaron un papel fundamental en el proceso de radicalización discursiva y programática del PS. El uso de un lenguaje revolucionario y la aparente comunión de intereses políticos con la izquierda promovió un proceso de definición y distanciamiento que incluyo la disputa por los significados del “verdadero” proyecto revolucionario entre los partidos del FRAP y el PDC. Frente a la opción reformista, el PS comenzó progresivamente a afirmar que el momento de hacer la revolución había llegado, promoviendo la profundización de las medidas “evolutivas” del PDC en un sentido revolucionario y socialista. Pese al aparente consenso interno, las formas de la movilización revolucionaria y la estrategia a utilizar para cumplir con las tareas de la política de Frente de Trabajadores siguieron siendo materia de discusiones y disidencias internas.

140La atención constante del PS a los movimientos y procesos en otros países contribuyó decididamente a la discusión sobre este tópico en particular. Los socialistas observaron de cerca el devenir de procesos revolucionarios dentro y fuera de Latinoamérica, estableciendo redes de contacto y colaboración que los acercaron a corrientes políticas y diplomáticas novedosas que influyeron en los modos de comprender el proceso revolucionario en Chile, América Latina y todo el Tercer Mundo. Sin pretender emular una formula extranjera, el PS hizo gala de su posición antiimperialista elaborando una lectura particular sobre la revolución en América Latina que lo llevó a sostener una preocupación constante por los distintos procesos nacionalistas y revolucionarios en el continente, guiado por el horizonte programático de lograr instancias de coordinación entre las distintas fuerzas antiimperialistas de la región.

141Desde el PS se elaboraron diagnósticos novedosos sobre la realidad sociopolítica y económica del continente que enlazaron la reflexión sobre lo nacional con el espacio americano, ligando el devenir de los procesos revolucionarios nacionales con la suerte de la lucha antiimperialista en la región. A través del tiempo, la intelectualidad socialista se acercó a las tendencias más destacadas del antiimperialismo latinoamericano y mundial, tejiendo una rica red de intercambios políticos e intelectuales que influyeron sobre la fisonomía del discurso y la ideología del PS. Desde esta perspectiva, la reflexión partidaria se acercó a las nociones del indoamericanismo durante la década de 1930 y a las corrientes neutralistas y nacional-revolucionarias durante la década de 1950, animando una nutrida discusión que influyó sobre las distintas líneas políticas del partido.

142Los continuos acercamientos e intercambios del PS con experiencias de liberación nacional en Asía, África y América Latina terminan otorgando un nuevo sentido tercermundista a las posiciones antiimperialistas, que relevó las características comunes de subdesarrollo y dependencia existente entre las tres regiones y configuró una discusión sobre el fenómeno imperialista más allá de los márgenes del continente latinoamericano. El punto más destacado de esta tendencia fue la participación del PS en la Conferencia Tricontinental y posteriormente en la Organización Latinoamericana de la Solidaridad (OLAS), momentos que consolidaron la adscripción socialista a una lectura común, de alcance global primero y continental después, sobre las perspectivas de liberación nacional y el fenómeno imperialista en todo el Tercer Mundo.

Notes

327 Moulian, op. cit., 174-178; Faúndez, op. cit., 122-138; Isabel Torres, La crisis del sistema democrático. Las elecciones presidenciales y los proyectos políticos excluyentes. Chile. 1958–1970, Santiago, Universitaria, 2014, 39-78; Luis Corvalán Márquez, Del anticapitalismo al neoliberalismo en Chile. Izquierdas, centro y derecha en la lucha por los proyectos globales. 1950-2000, Valparaíso, América en movimiento, 2018, 51-93.

328 Arturo Valenzuela, El quiebre de la democracia en Chile, Santiago, Ediciones UDP, 2013, 31- 44.

329 Eduardo Devés, El pensamiento latinoamericano en el siglo XX. De la CEPAL al neoliberalismo. Tomo II, Buenos Aires, Biblios, 2003, 23-35.

330 Alan Angell, Chile de Alessandri a Pinochet: en busca de la utopía, Santiago, Editorial Andrés Bello, 1993, 37-46.

331 Alan Angell, Partidos políticos y movimiento obrero en Chile, Ediciones Era, Ciudad de México, 1974, 177-193.

332 Angell, op. cit., 130-149.

333 Andrew Bernard, El Partido Comunista de Chile, 1922-1947, Santiago, Ariadna Ediciones, 2017, 79-110.

334 Milos, op. cit., 19-23.

335 Faúndez, op. cit., 84-103.

336 Carmelo Furci, El Partido Comunista y la Vía Chilena al Socialismo, Santiago, Ariadna Ediciones, 2008, 79-94.

337 Galo González, “El Frente del Pueblo es un sólido movimiento por la liberación nacional y social de Chile”, Principios 10, abril-mayo de 1952, 3-7.

338 Galo González, “El Frente del Pueblo, núcleo central del movimiento de liberación nacional y social”, Principios 11, junio-julio 1952, 3.

339 Furci, op. cit., 85-86.

340 “Conclusiones del X Congreso del Partido Comunista de Chile”, Diario de Sesiones del Senado. Sesión 4, 5 de junio de 1956.

341 Idem.

342 Idem.

343 Partido Comunista de Chile, Programa del Partido Comunista de Chile, s/i, Santiago, 1956.

344 Rolando Álvarez, Forjando la vía chilena al socialismo. El Partido Comunista de Chile en la disputa por la democracia y los movimientos sociales (1931-1970), América en Movimiento, Santiago, 2020, 120.

345 Programa del Partido Comunista de Chile, op. cit, 9.

346 Camilo Fernández, “El discurso del Partido Comunista de Chile sobre la democracia, 1956-1964”. Autoctonía 2: 2, julio-diciembre 2018, 199-218.

347 Alfonso Daire, “La política del Partido Comunista desde la post guerra a la Unidad Popular”, Augusto Varas (comp.), El Partido Comunista en Chile, Santiago, CESOC-FLACSO, 1988, 141-238.

348 Luis Corvalán M., “Las tensiones entre la teoría y la practica en el Partido Comunista durante los años 60 y 70”, Manuel Loyola y Jorge Rojas (comps.), Por un rojo amanecer. Hacia una historia de los comunistas chilenos, Santiago, Impresora Vals, 2000, 227-244.

349 Hernán Venegas, “El Partido Comunista de Chile: antecedentes ideológicos de su estrategia hacía la unidad popular (1961-1970)”, Revista de historia social y de las mentalidades 7: 2, 2003, 45-69.

350 Camilo Fernández y Pablo Garrido, “Progresistas y revolucionarios. El Frente de Acción Popular y la Vía Chilena al Socialismo. 1956-1967”, Izquierdas 31, diciembre de 2016. 71-101.

351 Diario de Sesiones del Senado. Sesión 17, 8 de julio de 1958.

352 Materiales de discusión XI Congreso Nacional del Partido Comunista de Chile, s/i, 1958, 2.

353 Ibid., 14.

354 Luis Corvalán, La línea de la liberación. Informe del Comité Central al XI Congreso del Partido Comunista de Chile, Santiago, Imp. Lautaro, 1958, 30-31.

355 “Carta dirigida por el Secretario General del Partido Comunista, Senador Luis Corvalán al presidente del Partido Demócrata Cristiano, Senador Eduardo Frei”, Política y Espíritu 260, mayo de 1961, 42.

356 “Informe rendido por el Secretario General del partido, camarada Luis Corvalán, en la sesión inaugural del XII Congreso Nacional del PCCh el 13 de marzo de 1962, en el salón de honor del parlamento”, Hacía la conquista de un gobierno popular. Documentos del XII Congreso Nacional del Partido Comunista de Chile, Santiago, Imp. Horizonte, 1962, 60.

357 Ibid., 63.

358 “Intervención del camarada Orlando Millas”, Hacía la conquista de un gobierno popular… op. cit., 152.

359 Luis Corvalán, “La vía pacífica es una forma de la revolución (1963)”, Camino de Victoria, Santiago, Horizonte, 1971, 51.

360 Como se mencionó en el capítulo anterior, el XX Congreso del PCUS fue crucial para allanar el camino de la unidad Socialista-Comunista. Desde el PSP, el grupo socialista más crítico de la política internacional soviética, se aplaudió la independencia otorgada a los partidos comunistas del mundo para definir su política nacional. El texto del XX Congreso señalaba: “Nuestra política exterior se determina, como enseña el marxismo-leninismo, teniendo en cuenta las peculiaridades concretas de la situación y la correlación real de fuerzas, apreciando acertadamente las diferencias y los matices en la política de los distintos países en cada periodo y, ante todo, en la cuestión principal para nosotros: la lucha por la paz”. En A.I. Mikoian, Discurso pronunciado en el XX Congreso del PCUS, Moscú, Ediciones en Lenguas Extranjeras, 1956, 15.

361 Luis Corvalán, “La vía pacífica y la alternativa de la vía violenta (1961)”, Camino de Victoria, 48-49.

362 “Nuevo viraje comunista”, Crítica, 24 de junio de 1941.

363 Marcelo Casals, El alba de una revolución, Santiago, LOM Ediciones, 2010, 44-47.

364 “El FRENAP propone al Partido Radical pacto electoral de largo alcance”, Las Noticias de Última Hora, 1 de febrero de 1956.

365 “Entendimiento de izquierda ¿habrá clara plataforma?”, Las Noticias de Última Hora, 3 de febrero de 1956.

366 “PSP planteo unión con el FRENAP en torno a un programa de acción de 5 puntos”, Las Noticias de Última hora, 7 de febrero de 1956.

367 Faúndez, op. cit., 165-169.

368 FRAP, Un camino nuevo para Chile: el programa del Gobierno Popular, Santiago, Impresora Horizonte, s/f.

369 Clodomiro Almeyda, “La experiencia popular y el FRAP”, Nuevos Rumbos 8, marzo de 1957.

370 Oscar Waiss, “Una política de clase para la revolución socialista”, Nuevos Rumbos 8, marzo de 1957.

371 “Hacia la conquista del poder por los Trabajadores”, Boletín del Comité Central del PS 4, enero de 1958, 2.

372 Ibid., 3.

373 Idem.

374 Carlos Huneeus, La Guerra Fría en Chile Gabriel González Videla y la ley maldita, Santiago, Debate, 2009, 334-342.

375 Víctor Sergio Mena, “Ángulos políticos de la semana”, Izquierda 4, 29 mayo de 1958.

376 “Llamamiento comunista debilita confianza popular en el triunfo”, Boletín del Comité Central del PS 7, mayo-junio de 1958, 7.

377 “El socialismo enjuicia llamado del PC. ¡No, a la conciliación!”, Izquierda 5, 6 de junio de 1958.

378 “Ángulos políticos de la semana”, Izquierda 6, junio de 1958.

379 “Informe tendencioso, cargado de material soviético y es inexacto en el enfoque nacional e internacional”, Izquierda 28, noviembre de 1958.

380 Idem.

381 Idem.

382 Partido Socialista de Chile, XVIII Congreso General Ordinario del Partido Socialista, Santiago, Editorial Prensa Latinoamericana, 1959, 46.

383 Ibid., 132.

384 Julio Cesar Jobet, Socialismo, libertad y comunismo, Santiago, Imp. San Jorge, 1958.

385 Julio Cesar Jobet, Socialismo y comunismo, Santiago, Ediciones Espartaco, 1952, 27.

386 Julio Cesar Jobet, El socialismo en Chile, Santiago, Imp. San Jorge, 1956, 22.

387 El XI Congreso del PC realiza una fuerte crítica al Comunismo Yugoslavo tras la ruptura de relaciones con la URSS, sobre todo por la tesis del Mariscal Tito en contra de la política de bloques militares.

388 Partido Socialista de Chile, XVIII Congreso General Ordinario del Partido Socialistaop. cit., 31.

389 “Cede la política de los bloques”, Izquierda 2, Segunda época, julio de 1961, 4-5.

390 “Diplomacia bilateral vuelve la espalda a los pueblos”, Boletín del Comité Central del PS 10, junio de 1961, 2.

391 Nikita Khrushchev, Documents of the XXII Congres of the CPSU. Vol. I, Nueva York, Crosscurrent Press, 1961, 49-62.

392 “Solo con el apoyo de las Masas Trabajadoras se afianzará la Revolución en Latinoamérica”, Arauco 23, diciembre de 1961, 9-21.

393 La polémica socialista comunista, Santiago, Prensa Latinoamericana S.A., 1962, p. 14.

394 Ibid., 30.

395 Ibid., 32-33.

396 Ibid., 53.

397 Raúl Ampuero, “Reflexiones sobre la revolución y el socialismo”, Chelen y Jobet, op. cit., 149-150.

398 “Revolución y democracia”, Arauco 48, enero de 1964, 3.

399 Luis Corvalán, Seguir avanzando con las masas. Informe al XIII Congreso del Partido Comunista de Chile, Folleto N° 1, Santiago, Horizonte, 1965.

400 Partido Comunista de Chile, Unidad Socialista Comunista. Cimiento del movimiento popular. Documentos del XIII Congreso Nacional del Partido Comunista de Chile, Folleto N° 2, Santiago, Horizonte, 1965, 22.

401 El Socialismo y la Unidad. Cartas del Partido Socialista al Partido Comunista, Colección de documentos N° 1, Santiago, Ediciones Prensa Latinoamericana, 1966, 9.

402 Sol Serrano, “La Iglesia católica y las elecciones de 1964: las confluencias del catolicismo moderno”, Carlos Huneeus y Javier Couso (eds.), Eduardo Frei Montalva: un gobierno reformista. A 50 años de la “Revolución en Libertad”, Santiago, Universitaria, 2016, 405-418.

403 Casals, La creación de la amenazaop. cit., 237-238.

404 Partido Demócrata Cristiano, Declaración de principios de la Democracia Cristiana, s/i, 1957, 3.

405 Partido Demócrata Cristiano, Un plan, un hombre, un gobierno. Plan Frei, s/i, 1958.

406 Comando Independiente Candidatura Presidencial de Eduardo Frei Montalva, Curso de capacitación. El significado de las candidaturas presidenciales, 1957 (documento mecanografiado, disponible en la colección de la Biblioteca del Congreso Nacional).

407 Ibid, 5.

408 Castillo Velasco, op. cit.

409 Jaime Castillo Velasco, Individualismo, colectivismo y comunitarismo, s/i, Instituto de Derechos Políticos, 1971.

410 Partido Demócrata Cristiano, El abc de la Democracia Cristiana, s/i, 1962, p. 21.

411 Julio Silva Solar, El régimen comunitario y la propiedad, Santiago, Ediciones del dpto. de capacitación doctrinaria del PDC, 1964, 7-8.

412 Ibid., 26.

413 Jaime Castillo, “Reflexiones sobre el pluralismo”, Los caminos de la revolución, Santiago, Editorial del Pacifico, 1972, 27-33.

414 Jaime Castillo, Las fuentes de la Democracia Cristiana, Santiago, Editorial del Pacifico, 1968, 50.

415 Casals, op. cit., 242.

416 “La última junta nacional del PDC”, Política y Espíritu 266, noviembre de 1961, 6-7.

417 “El FRAP y la Democracia Cristiana”, Política y Espíritu 267, diciembre-enero de 1962.

418 Casals, El alba de una revoluciónop. cit., 97-103.

419 Partido Demócrata Cristiano, El abc de la Democracia Cristiana, s/i, 1962, 7.

420 “ ¿Podemos ganar el 64?”, Política y Espíritu 272, julio de 1962, 19.

421 Moulian, op. cit., 209-211.

422 María Antonieta Huerta, Catolicismo social en Chile, Santiago, Ediciones Paulinas, 1991, 513.

423 “Revolución en América Latina”, Mensaje 11: 115, diciembre de 1962, 592.

424 Ulises Cárcamo, “Radicalización eclesial y renovación política. 1964-1973”, Marcial Sánchez (ed.), Historia de la Iglesia en Chile. Tomo V. Conflictos y esperanzas. Remando mar adentro, Editorial Universitaria, Santiago, 203-236.

425 Ricardo Yocelevzky, La Democracia Cristiana chilena y el gobierno de Eduardo Frei (1964-1970), Ciudad de México, Ediciones UNAM, 1987.

426 George W. Grayson, El Partido Demócrata Cristiano chileno, Santiago, Editorial Francisco de Aguirre, 1968, 350-353.

427 George W. Grayson, “Chile’s Christian Democratic Party: Power, Factions and Ideology”, The review of politics 31: 2, abril de 1969, 147-171.

428 Partido Demócrata Cristiano, Dice la Democracia Cristiana a los Partidos Comunista y Socialista, Editorial del Pacifico, 1963, 3.

429 Casals, op. cit., 110-121.

430 Partido Demócrata Cristiano, Tercera Declaración de Millahue, Santiago, Imp. El Imparcial, 1964.

431 “Tercera declaración de Millahue”, Diario de Sesiones de la Cámara de Diputados. Sesión 58, en 21 de abril de 1964.

432 Dece, s/i, julio de 1964.

433 “Democracia Cristiana es la derecha con hielo y soda”, Izquierda 1, 18 de abril de 1958.

434 Salomón Corbalán, “El pueblo de Chile sabe que se está jugando su destino”, Izquierda 13, julio de 1958.

435 Casals, La creación de la amenaza… op. cit., 222-223.

436 “La Izquierda verdadera”, Izquierda 21, octubre de 1958.

437 “Ahora, nueva etapa de la lucha popular”, Izquierda 24, octubre de 1958.

438 Pedro Pablo Correa, “La Iglesia Chilena y la cuestión moral a partir del concilio vaticano”, Marcial Sánchez, op. cit., 733-792.

439 Conferencia Episcopal de Chile, Hablan los obispos: deber social y político en la hora presente, Santiago, Publicación del Secretariado General del Episcopado de Chile, 1962, 25.

440 Manuel Espinoza Orellana, “Catolicismo y Marxismo”, Arauco 14, enero-febrero de 1961.

441 Conferencia Episcopal de Chile, La Iglesia y el problema del campesinado chileno, Santiago, 1962.

442 “Algunas opiniones sobre la pastoral”, Boletín del Comité Central del PS 24, septiembre de 1962, 1-2.

443 Mario Garay, “Encíclica Mater et Magistra”, Arauco 18, julio de 1961.

444 “Democristianos se disfrazan de revolucionarios para servir mejor al imperialismo”, Izquierda 3, julio de 1963.

445 Ibid.

446 “Democracia Cristiana: la mano del imperialismo en Chile”, Izquierda 1, 1 de junio de 1963.

447 “El Partido Socialista y el proceso nacional”, Arauco 47, diciembre de 1963.

448 Joaquín Fernández, “Allende, el allendismo y los partidos: El Frente de Acción Popular ante las elecciones presidenciales de 1958”, Izquierdas 23, 2015, 90-157

449 Eduardo Devés, “La circulación de las ideas y la inserción de los cientistas económico-sociales chilenos en las redes conosureñas durante los largos 1960”, Historia 37: 2, 2004, 337- 366.

450 Alexis Cortés, “Clodomiro Almeyda and Roger Vekemans: The tension between autonomy and political commitment in the institutionalization of Chilean sociology, 1957– 1973”, Current Sociology, julio 2020.

451 Mario Vera fue ingeniero comercial de la Universidad de Chile. Se desempeñó como docente de la Facultad de Economía en la misma casa de estudios ejerciendo como jefe de trabajos del Seminario de Econometría y Estadística de dicha escuela. Escribió entre otras publicaciones La política económica del cobre en Chile (1961), Una política definitiva para nuestras riquezas básicas (1964), La encrucijada del cobre (1965, en coautoría con Elmo Catalán) y El Fierro: despreciada viga maestra de Chile (1966, en coautoría con Elmo Catalán).

452 “Los socialistas plantean una solución definitiva: la nacionalización del cobre”, Arauco 18, julio de 1961.

453 Comisión Nacional de Estudios Técnicos del Partido Socialista, Esquema económico de Chile – 1962, Santiago, Editorial Prensa Latinoamericana, 1962. También fue publicado bajo el nombre “Características de la economía chilena” por la revista Arauco en los números de agosto, septiembre y octubre de 1962.

454 Ibid., p. 4.

455 Idem.

456 Idem.

457 Diego Martin Giller. “ ¿Teoría de la dependencia? Orígenes y discusiones en torno de una categoría problemática”, La Revista del Centro Cultural de la Cooperación ‘Floreal Gorini’ 21: 12, 2014, 1-30.

458 Casals, op. cit., 329-408.

459 “Fetiches de la democracia”, Arauco 49, febrero de 1964.

460 “Revolución y Democracia”, Arauco 48, enero de 1964.

461 “ ¿Revolución Marxista, y también Revolución Cristiana?”, Arauco 38, marzo de 1963.

462 Idem.

463 “Enfoque nacional del XX Congreso”, Izquierda 15, 10 de febrero de 1964.

464 Raúl Ampuero, 1964: año de prueba para la revolución chilena, Santiago, Editorial Prensa Latinoamericana, 1964, 16.

465 Idem.

466 Dece 2, julio de 1964.

467 Dece 3, septiembre de 1964.

468 Albert L. Michaels, “The Alliance for progres and Chile’s ‘Revolution in Liberty’, 1964- 1970”, Journal of Interamerican Studies and World Affairs 18: 1, febrero 1976, 74-99.

469 “El pueblo de Chile entregó su confianza a Frei y el PDC”, Dece 3, septiembre de 1964.

470 “Discurso pronunciado por el comandante Fidel Castro Ruz, primer secretario del Partido Unido de la Revolución Socialista y Primer Ministro del gobierno revolucionario, en el acto de graduación de 250 médicos, celebrado en el teatro de la CTC Revolucionaria el 10 de septiembre de 1964”. (Disponible en: http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1964/esp/f100964e.html)

471 Idem.

472 “Por sus vínculos con el extranjero el FRAP hará oposición a Frei”, Izquierda 28, segunda quincena de septiembre de 1964.

473 Agustín Álvarez, “Las contradicciones del Freismo”, Izquierda 29, primera quincena de octubre de 1964.

474 Mario Palestro, “Recuperaremos nuestro estilo de combate y nuestro propio lenguaje para que el pueblo apoye al PS”, Izquierda 30, primera quincena de noviembre de 1964.

475 “Enfoque socialista del gobierno actual”, Arauco 59, noviembre de 1964, 11.

476 Partido Socialista de Chile, El Partido Socialista enjuicia al gobierno de la Democracia Cristiana, s/i, Impresora Horizonte, 15 de enero de 1965, 4.

477 “Pleno nacional del Partido Socialista”, Arauco 62, marzo de 1965.

478 Adonis Sepúlveda, “El Partido Socialista en la revolución chilena. Tesis política aprobada por el XXI Congreso General de Linares”, Arauco 79, agosto de 1966, 17-38.

479 Partido Socialista de Chile, El gobierno tranza la soberanía de Chile, Santiago, Prensa Latinoamericana S.A., 1965, 6.

480 Diario de Sesiones del Senado. Sesión 31, 10 de agosto de 1965.

481 “Declaración política del Partido Socialista de Chile sobre la independencia económica de Chile”, Diario de Sesiones del Senado. Sesión 47, 14 de septiembre de 1965.

482 “El socialismo y el mensaje presidencial”, Arauco 65, junio de 1965.

483 “Reforma Agraria”, Arauco 82, noviembre de 1966.

484 La política socialista respecto al problema agrario se expone en Una política socialista frente al problema agrario: pan, tierra y libertad para el campesinado chileno elaborado durante el XIX Congreso General de Los Andes en 1961 y dado a la publicidad en las sesiones del Senado como posición oficial del partido durante la discusión del proyecto. Ver: Diario de Sesiones del Senado. Sesión 13, 21 de octubre de 1966.

485 Diario de Sesiones de la Cámara de Diputados. Sesión 90, 19 de mayo de 1966.

486 Diario de Sesiones del Senado. Sesión 11, 19 de octubre de 1966.

487 Idem.

488 “Balance del gobierno democristiano”, Arauco 82, noviembre de 1966, 31.

© Ariadna Ediciones, 2021

Licence OpenEdition Books

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search