Version classiqueVersion mobile

Clasistas, antiimperialistas y revolucionarios

 | 
Pablo Garrido

Introducción

Una trayectoria político-intelectual del socialismo chileno contemporáneo

Texte intégral

  • 1  Antonio Gramsci, Cuadernos de la cárcel. Tomo V, Ciudad de México, Ediciones ERA, 1999, 31.

Se trata de ver si el “deber ser” es un acto arbitrario o necesario, es voluntad concreta, o veleidad, deseo, amor a la fantasía. El político en acción es un creador, un suscitador, pero ni crea de la nada, ni se mueve en el vacío turbio de sus deseos y sueños. Se funda en la realidad efectiva, ¿pero qué cosa es esta realidad efectiva? ¿Es acaso algo estático e inmóvil o no es más bien una relación de fuerzas en continuo movimiento y cambio de equilibrio? (…) El “deber ser” es concreción, incluso es la única interpretación realista e historicista de la realidad, es la única historia en acción y filosofía en acción, la única política.1

1El Partido Socialista de Chile es una de las organizaciones políticas protagónicas del desarrollo político-social chileno durante el siglo XX. Fundado por diversas tendencias y corrientes de ideas socialistas en 1933, se erigió desde temprano como una alternativa de izquierda al comunismo, privilegiando una interpretación no dogmática, nacional e independiente del marxismo que caracterizó la impronta ideológica del partido y resultó novedosa para el debate público chileno. El PS alcanzó rápidamente altos niveles de institucionalización producto de una temprana inserción en el sistema político a través de ministerios y cargos de elección popular, logrando una nada despreciable representación parlamentaria y una organización de alcance nacional en menos de una década. Sin embargo, el consenso respecto de los fines y orientaciones de la política socialista fue más bien esquivo, configurando una vida interna rica en posiciones y lecturas políticas muchas veces enfrentadas sobre aspectos capitales del quehacer partidario.

  • 2  Hernan Rosenkranz y Benny Pollack, Revolutionary Social Democracy: The Chilean Socialist Party, Lo (...)

2Con la fundación del PS se institucionalizó la vocación de poder de corrientes socialistas de procedencias y trayectorias políticas diversas, configurando un partido de tendencias con un debate interno rico en diferencias ideológicas y referentes políticos, que relevó el papel de la discusión intelectual en la configuración de opciones tácticas y estratégicas.2 Pese a su rápida y exitosa inserción en la política formal, la presencia socialista en los espacios democrático-institucionales no fue argamasa suficiente para lograr la unidad, persistiendo las lecturas enfrentadas sobre cuestiones ideológicas de fondo y posiciones contrapuestas a la hora de caracterizar y proyectar el sentido de la acción partidaria en el proceso social chileno.

3El socialismo es una ideología presente en el país desde el siglo XIX que asumió un rol protagónico en la articulación y desarrollo del movimiento obrero a inicios del siglo XX, sin embargo, la fundación del PS fue un hito clave en la trayectoria de esta ideología política. Sin ser los novísimos seguidores de la doctrina socialista en el país, la fundación del partido marcó el hito fundacional del socialismo chileno contemporáneo que, a partir de ese momento, adquirió una fisonomía novedosa y distinta a las expresiones políticas de inspiración socialista preexistentes. El nacimiento de la organización es el hito inaugural de un nuevo periodo en la reflexión política socialista, inspirada en las corrientes del pensamiento progresista y revolucionario de la primera mitad del siglo XX, de declarado sentido nacional y latinoamericano, crítico de las corrientes globales del pensamiento de izquierda y particularmente de la tradición comunista soviética. El PS, a cuya fundación concurrieron distintas facciones socializantes y tradiciones de izquierda, disputo con el Partido Comunista (PC) la hegemonía del movimiento sindical organizado durante sus primeros años, sin embargo, la coexistencia de dos partidos marxistas y abiertamente revolucionarios también se tradujo en notables momentos unidad que redundaron en éxitos organizativos, electorales y políticos para ambas organizaciones.

4Pese a la existencia de un PC más antiguo y previamente organizado, el PS logró desarrollar una trayectoria política e intelectual independiente que lo distanció de las corrientes del pensamiento de izquierda más difundidas del periodo, desarrollando una organización que obedeció a valores y prácticas políticas profundamente arraigadas en una lectura particular de los problemas nacionales. La laxitud de las definiciones ideológicas iniciales permitió a los intelectuales socialistas adscribir a marcos interpretativos y corrientes ideológicas diversas y novedosas para el espacio político chileno como el indoamericanismo y el tercer mundismo; y a liderazgos diplomáticos e internacionales como el cardenismo, el castrismo y el titoismo. La diversidad de fuentes intelectuales y referentes políticos convirtió a los socialistas en entusiastas seguidores de los distintos procesos nacionalistas y descolonizadores en Asía y África, llevándolos a forjar lazos con algunos de los movimientos y personeros más importantes de la izquierda progresista y revolucionaria del momento, permitiendo la formación de una nutrida de red intercambios políticos que dio forma al debate interno y a la reflexión partidaria.

5La diversidad de matrices ideológicas se expresó en tendencias que, además de disputarse el control de las posiciones directivas de la organización, leyeron desde distintos marcos interpretativos la política nacional e internacional del periodo. El pensamiento socialista fue frecuentemente debatido y redefinido en un proceso dinámico, donde intervinieron diferentes corrientes de opinión inspiradas en distintas tradiciones, tendencias intelectuales y programas emancipadores reflejados en una variedad de discursos políticos no siempre de acuerdo sobre los medios, objetivos y fines de la política partidaria. Entre los socialistas convivieron diagnósticos disimiles sobre la realidad nacional e internacional, esquemas revolucionarios y tradiciones políticas que contribuyeron a modelar las opciones estratégicas, organizativas y doctrinarias disponibles para la acción política del PS durante todo el periodo aquí estudiado.

6El presente trabajo reconstruye la trayectoria político-intelectual del Partido Socialista de Chile entre los años 1932 y 1973, revisando su irrupción y desenvolvimiento en la vida política nacional a través de momentos claves para el desarrollo de la reflexión partidaria. Como se expondrá en las próximas páginas, estos momentos frecuentemente sobrepasaron los límites de la vida partidaria, estando ligados a acontecimientos y procesos propios del desarrollo político global, continental y nacional del siglo XX. Se argumenta que durante el periodo en cuestión se registraron una serie de debates que dieron cuenta de distintas etapas en el desarrollo organizativo, social e intelectual del socialismo chileno contemporáneo. Estos debates se enmarcaron en tres conceptos clave y que fueron frecuentemente discutidos durante toda la trayectoria: clase, antiimperialismo y revolución. En distintos momentos, y con significados diversos, las tendencias se definieron a sí mismas y a su organización como clasista, antiimperialista y revolucionaria, sin que existiera un consenso sobre el alcance político y programático de estas definiciones.

7En lo especifico, el trabajo identifica aquellos momentos y coyunturas que evidencian estos debates, con sus cambios semánticos y discursivos; también reconoce las fuentes y experiencias, nacionales e internacionales, socialistas o no, que dieron sentido y sirvieron de inspiración a los distintos intelectuales del PS; y por último, caracteriza los diversos imaginarios, discursos y expectativas de los conceptos de clase, antiimperialismo y revolución en el pensamiento político socialista. Para esto, se recurre al análisis de aquellos acontecimientos donde el debate se intensifica, explicitando la configuración de posiciones políticas discursivamente divergentes. Por esta razón, y atendiendo a las lógicas internas del PS, en este libro se destacan instancias como congresos y plenos, espacios oficiales e institucionalizados de discusión e intercambio ideológico que fueron frecuentemente desbordados por el disenso, así como acuerdos legislativos y procesos electorales, momentos siempre polémicos para la vida interna del socialismo.

  • 3  Hans Bödeker, “Sobre el perfil metodológico de la historia conceptual. Temas, problemas, perspecti (...)
  • 4  Stefan Collini et al., “What is intellectual history?”, History Today 35: 10, 1985, 52.
  • 5  William Connolly, The Terms of Political Discourse, Nueva Jersey, Princeton University Press, 1993 (...)

8Desde el punto de vista metodológico el trabajo se inscribe en el campo de la historia intelectual y del pensamiento político, que en términos generales se preocupa por los pensamientos, ideas, argumentos y creencias de las sociedades pasadas. La preocupación por los conceptos y sus significados pasados vuelve útil el enfoque de la historia conceptual propuesta por Reinhart Koselleck,3 la cual postula que los conceptos políticos contienen experiencias sobre el pasado y expectativas sobre el futuro que son expresivos de la pluralidad semántica de un tiempo histórico. Al respecto, es necesario mencionar dos premisas fundamentales: en primer lugar, la historia se traduce y articula en conceptos, pudiendo ser interpretada mediante ellos; y, en segundo lugar, estos conceptos poseen una trayectoria histórica que es observable a través del tiempo. En este sentido, los conceptos políticos son magnitudes categoriales polisémicas y cambiantes a través del tiempo, revelando experiencias acumuladas sobre el pasado y las expectativas sobre el futuro que tienen los actores. Como apunta J. G. A. Pocock sobre la historia de los discursos políticos, es necesario reconocer que los discursos, la literatura y las declaraciones públicas en general, involucran un elemento de teoría y se llevan a cabo en una variedad de contextos.4 En este aspecto, el lenguaje político es el medio por el cual los actores participan de una comunidad política, tomando parte de los intercambios discursivos que dan sentido al medio social en el que se desenvuelven. El lenguaje político, cuya característica esencial es su carácter incontrolable e imposible de monopolizar en sus usos, hace del discurso un medio esencialmente disputable por quienes cohabitan en un mismo contexto histórico y comparten un lenguaje común. Por último, hablar de una trayectoria intelectual implica reconocer que los proyectos políticos, así como las doctrinas y las ideologías, son construcciones que pese a expresarse de un modo “más o menos formalizado” siempre están sujetas al cambio de sus significados principales, careciendo de coherencia interna y continuidad a través del tiempo.5

  • 6  Quentin Skinner, “Some Problems in the Analysis of Political Thought and Action”, Political Theory(...)

9Lo anterior implica reconocer en los distintos soportes del debate socialista el medio de entrada para pesquisar el desarrollo de la discusión ideológica, resaltar sus cambios y continuidades, y el conjunto de discursos que conforman la “teoría” y la acción política.6 Este enfoque toma distancia de la historia de los intelectuales, preocupada de las biografías, redes y soportes materiales de los personajes vinculados a la discusión intelectual, el cual, si bien reviste utilidad para este trabajo, tiende a relevar los grandes textos y a personajes particulares en desmedro del lenguaje de uso cotidiano en los distintos soportes escritos de la reflexión y difusión partidaria.

  • 7  Pierre Rosanvallon, Por una historia conceptual de lo político, Ciudad de México, FCE, 2003.

10El pensamiento político es un objeto de estudio contingente que remite al amplio campo de lo político, relacionado tanto con la existencia institucional de la política —el Estado, las elecciones, el poder— como con aquellos aspectos constitutivos de una comunidad política —los símbolos, libertades y valores que dan forma a la vida en común—.7 En este sentido, reconstruir la trayectoria intelectual de una organización partidaria implica rescatar sus proyectos, debates y principios situándolos en el espacio de la política, sus lógicas sociales y sus instituciones, reparando en sus aspectos contextuales y consecuencias prácticas. Para el caso socialista, la discusión respecto de las clases sociales y la naturaleza de la revolución chilena es inseparable de la disputa estratégica y el debate sobre la configuración de alianzas político-electorales; del mismo modo, la reflexión sobre el antiimperialismo está estrechamente relacionada a ideas y acontecimientos de la política global, que contribuyeron a dar forma y sentido a aspectos cruciales del debate político, organizativo e ideológico del socialismo.

11El trabajo se sustenta en una amplia revisión de fuentes partidarias que incluye periódicos, revistas, folletos y documentos de circulación interna editados por el PS y algunos de sus miembros y facciones de manera independiente durante todo el periodo en cuestión. Además, se revisa el desarrollo de otras fuerzas políticas con las que el socialismo se vinculó directamente, considerando también documentos de otras organizaciones como la Democracia Cristiana (DC), el Partido Comunista y distintos grupos socialistas escindidos durante toda su trayectoria. Por último, se incluyen los diarios y sesiones del poder legislativo, espacio que por sus características deliberativas es una rica fuente de posiciones partidarias, discursos públicos y debates sobre distintas materias de interés para el desarrollo de este trabajo.

12Entre las investigaciones y tesis sobre el desarrollo histórico del socialismo chileno abundan los trabajos inspirados en el doctrinarismo y la función político-militante del quehacer intelectual. Finalizando la década de 1930, comenzaron a circular distintas lecturas que vincularon la trayectoria del joven partido con aspectos cruciales del desarrollo político nacional. Así, figuras como Julio Balmaceda y Luis Zúñiga desarrollaron una interpretación que relacionó el surgimiento del PS con los problemas de la dominación oligárquica, la penetración imperialista y el retraso socioeconómico, perfilando una primera política calificada como antifeudal, antioligárquica y antiimperialista. Sin embargo, fue entre 1950 y 1973 cuando la circulación de folletos y trabajos históricos sobre la trayectoria socialista fue más notable, haciendo las veces de balance y revisión política de la experiencia acumulada. Estos textos también dan cuenta de la diversidad de posiciones internas, reflejada en una rica variedad de lecturas, diagnósticos y evaluaciones sobre el desarrollo político chileno y el papel del socialismo organizado en el mismo.

13Figuras como Alejandro Chelen, Oscar Waiss y Julio Cesar Jobet — entre otros— publicaron una serie de documentos que, mediante la revisión histórica de la trayectoria partidaria, esbozaron distintas lecturas sobre el devenir del proceso político social chileno y las perspectivas de una política socialista, antiimperialista y revolucionaria. En consecuencia, las diversas historias y concepciones de la experiencia acumulada adquirieron distintos lenguajes, dando cuenta de una rica diversidad de posiciones frente a los asuntos más polémicos del debate como la política de alianzas, el carácter de la revolución chilena o las características de la penetración imperialista en el país. Este grupo de textos, dirigidos a un público militante y orientados al debate interno, entrega valiosísima información respecto de la diversidad de marcos interpretativos presentes en la discusión interna, mostrando desde un ejercicio intelectual no siempre profesional, las diversas fuentes del pensamiento político socialista.

14En este sentido, el caso más notable es el de Julio Cesar Jobet, quien desde la década de 1940 comenzó a acumular una numerosa producción historiográfica que mezcló artículos y libros sobre la historia de Chile con lecturas sobre la trayectoria del socialismo, insertando una interpretación particular del desarrollo político y social del país en el pensamiento y acción del partido. El momento culmine de su reflexión lo constituyen los dos tomos titulados El Partido Socialista de Chile, publicados en 1973. Este trabajo es la síntesis de numerosos artículos y folletos que abordaron la experiencia socialista, enmarcando la acción del PS en el esquema general de la lucha de clases en Chile desarrollada por el mismo autor en obras como su Ensayo crítico del desarrollo económico social de Chile publicado en 1951.

  • 8  Julio Cesar Jobet, El Partido Socialista de Chile. Tomo I, Santiago, Prensa Latinoamericana, 1973, (...)
  • 9  Ibid., 45.

15En la lectura de Jobet, el PS logró unir en una misma organización a sectores medios y proletarios, dando un nuevo impulso al descabezado movimiento popular chileno de inicios de la década de 1930. El socialismo surge como una expresión nacional y no dogmática del marxismo revolucionario y la teoría leninista de la organización partidaria, logrando aglutinar a una serie de movimientos marxista-revolucionarios y reformistas inspirados en distintas vertientes de la doctrina socialista bajo principios antioligárquicos y antifeudales. En este sentido, el socialismo destacó como un partido enfocado a la realidad económica y social chilena “con una nueva y penetrante visión, desprovista de estrechos esquemas previos y recetas falsas”8 venidas del extranjero, formando una organización de carácter “revolucionario y socialista, nacional y americanista”.9

16Otro de los nombres interesantes es el de Oscar Waiss, autor de numerosos artículos periodísticos sobre las distintas disidencias internas y ensayos sociohistóricos como Presencia del socialismo en Chile (1952) y Nacionalismo y socialismo en América Latina (1954). En ambas obras, Waiss presenta un acabado esquema sobre la penetración imperialista en el continente y el papel cómplice de las oligarquías y burguesías criollas. El pensamiento socialista chileno, de raíces profundamente nacionales y americanas, constataría la impotencia de las clases dominantes para impulsar cualquier proceso de cambio progresivo hacia la superación del subdesarrollo económico y social, contrariando las tesis ampliamente difundidas en la izquierda del periodo sobre el potencial progresista de las burguesías nacionales.

17Con el tiempo, éste se transformó en uno de los marcos interpretativos más difundido sobre la revolución chilena y latinoamericana, permeando a las corrientes de sensibilidad “revolucionaria” con un discurso clasista, emancipador y rupturista que caló hondo en la izquierda revolucionaria despuntando la segunda mitad del siglo XX.

  • 10  Alejandro Chelen, Trayectoria del socialismo. Apuntes para una historia crítica del socialismo chi (...)

18También están los trabajos de Alejandro Chelen, quien aborda en los textos Flujo y reflujo del socialismo en Chile (1961) y Trayectoria del socialismo. Apuntes para una historia crítica del socialismo en Chile (1967) toda la experiencia acumulada en función de dos posiciones encontradas al interior del partido: el reformismo y la revolución. Para Chelen, el gran problema del PS a la hora de alcanzar sus objetivos revolucionarios es la acción sostenida de una dirección reformista e interesada en el aparato del Estado y sus espacios de representación formal, cediendo toda impronta transformadora frente a la política colaboración de clases. La representación de intereses sociales contrapuestos hace del PS un partido que, pese a plantear “una línea teórica justa y que las masas acogen con fervor porque interpreta sus inquietudes, no bien se ha recorrido un camino más o menos exitoso, vuelve a caer en tácticas y procedimientos ya superados”.10

  • 11  Fernando Casanueva y Manuel Fernández, El Partido Socialista y la lucha de clases en Chile, Santia (...)

19Por último, está el trabajo de Fernando Casanueva y Manuel Fernández11 quienes proponen desde la tradición marxista una lectura de largo plazo en la cual la trayectoria del PS obedece al desarrollo de la lucha de clases en Chile. Desde el compromiso militante, el trabajo sostiene y afirma los principios políticos vigentes del partido, validando desde la reflexión historiográfica la línea política socialista del Frente de Trabajadores. Para los autores, el PS es un sujeto político natural del devenir histórico chileno cuya trayectoria esta entroncada al desarrollo del movimiento obrero, haciéndolo heredero de una larga tradición clasista y obrerista. Los autores ofrecen una mirada crítica de la experiencia partidaria durante el gobierno del Frente Popular, dirigida por la codicia administrativa y el reformismo, estableciendo el fracaso de la experiencia frentista como el punto de partida de una política “genuinamente” revolucionaria y contraria a la colaboración con partidos ajenos a la clase obrera.

  • 12  Eliecer Carrasco, Acerca del desarrollo histórico del Partido Socialista de Chile, París, Taller O (...)
  • 13  Ibid., 49.

20En una línea similar, pero con posterioridad a 1973, se encuentra el trabajo de Eliecer Carrasco,12 quien caracteriza la trayectoria histórica del PS en dos periodos. Un primer momento, comprendido entre 1930 y la mitad de la década de 1940, se caracterizaría por la convivencia de dos formas enconadas de leer la realidad nacional, una revolucionaria y otra reformista, animando el debate político e ideológico del periodo a propósito de la colaboración ministerial y la participación del PS en los gobiernos de coalición después del triunfo del Frente Popular. Un segundo momento se caracterizaría por el desarrollo de la política del Frente de Trabajadores, logrando a partir de 1955 aglutinar, homogenizar y fortalecer la estructura partidaria detrás de sus postulados teóricos y orientaciones políticas.13

  • 14  Ignacio Walker, “Democracia, populismo y leninismo. El Partido Socialista de Chile (1932-1973)”, S (...)
  • 15  Ibid., 169.

21Un segundo grupo de bibliografía proveniente de las ciencias sociales y producido en su totalidad después de 1973 apunta hacia la evaluación y balance crítico de la experiencia socialista a raíz de su participación en el Gobierno de la Unidad Popular, tomando el golpe de Estado como hito fundamental de la trayectoria partidaria. En esta línea, para Ignacio Walker14 el factor central en el fracaso de la “Vía Allendista al socialismo” es la ausencia de una tradición socialista democrática en el PS. Si bien el trabajo reconoce en el humanismo socialista de Eugenio González una vertiente del mencionado “socialismo democrático”, el PS habría sostenido una actitud ambigua sobre la democracia política y una tendencia constante a los liderazgos populistas expresados en figuras como Marmaduke Grove y en los apoyos del Partido Socialista Popular (PSP) a la candidatura presidencial de Carlos Ibáñez en 1952. Para Walker, el desarrollo del PS después de la experiencia populista de Ibáñez se caracterizó por la radicalización de los antagonismos de clase, girando progresivamente hacia “una postura crecientemente leninista e insurreccional, que veía en las instituciones de la democracia representativa un obstáculo mayor en el proceso de instauración de una sociedad socialista”.15 Producto de lo anterior, durante el gobierno de la Unidad Popular se habría registrado un desencuentro agudo entre las opciones políticas socialistas y la vía allendista en democracia, pluralismo y libertad.

  • 16  Benny Pollack (ed.), Mobilization and socialist politics in Chile, Liverpool, University of Liverp (...)

22También están los trabajos de Benny Pollack y Hernan Rosenkranz, quienes revisan diversos aspectos del desarrollo organizativo del socialismo chileno. Los autores destacan que con el PS emerge un partido marxista con una trayectoria independiente del Partido Comunista sin que esto imposibilite la colaboración entre ambos, configurando un movimiento de izquierda único en América Latina comparable solo con los casos de Italia y Francia. En este contexto, la autoproclamación del marxismo y la adopción sui generis de principios leninistas de organización configuraron un partido en el que la ideología ocupó un lugar central, generando una vida interna donde las corrientes socialdemócratas convivieron con otras altamente receptivas de los “ismos” propios de la segunda mitad del siglo XX — titoismo, maoísmo, castrismo, latinoamericanismo, antiimperialismo, etc.—, delineando un debate de fuentes ideológicas diversas y expresiones organizacionales novedosas.16

  • 17  Rosenkranz y Pollack, op. cit.

23Los autores reconocen tres fases en el desarrollo histórico del PS: La primera es la de consolidación (1933-39), caracterizada por la inserción del partido en la arena política nacional bajo principios marxistas, antioligárquicos, antifascistas, nacionalistas y latinoamericanistas. Durante este periodo, el socialismo cumplió un rol destacado en la organización sindical del movimiento obrero dando cabida a la colaboración de sectores medios y proletarios bajo la fórmula de los trabajadores “manuales e intelectuales”; la segunda etapa (1939-53) fue caracterizada por la división interna y el reflujo electoral del partido después de ingresar a labores ministeriales durante el Frente Popular. Con el ingreso a las tareas gubernativas, el PS habría caído en la burocratización, la corrupción y en prácticas de coaptación organizativa valiéndose de su nueva posición en la administración pública, motivando la aparición de diversas corrientes de recuperación política e ideológica críticas a las directivas; la tercera fase es la de la ideología (1953-70), la que está caracterizada por la consolidación del partido como representante de un importante sector de izquierda, una convivencia interna democrática, una relación de colaboración y competencia con el PC reflejada el mundo sindical organizado y el debate estratégico entre ambas organizaciones.17

  • 18  Edison Ortiz, El Socialismo chileno de Allende a Bachelet (1973-2005), Santiago, Alerce talleres g (...)

24Otro de los trabajos es el de Edison Ortiz,18 que pese a concentrar su análisis en el periodo posterior a 1973 aporta cuestiones interesantes para comprender el desarrollo de la colectividad. El autor señala la existencia de una subcultura socialista, destacando que el desarrollo de ideas y tendencias diversas al interior del partido obedece a las distintas fases del desarrollo político nacional. En este aspecto, los primeros 40 años de vida del PS se caracterizarían por los fenómenos de la restauración democrática luego de la dictadura de Ibáñez, la inspiración nacional desarrollista, la adopción del modelo de sustitución de importaciones y el desarrollo de distintas subculturas de izquierda subsidiarias y, hasta cierto punto, desarrolladas al alero de los partidos socialista y comunista.

  • 19  Paul Drake, Socialismo y Populismo en Chile 1936-1973, Valparaíso, Instituto de Historia, Universi (...)

25Por último, se encuentra el trabajo de Paul Drake19 quien reconoce dos fases bien definidas en el desarrollo histórico del PS. Un primer momento, desde su fundación hasta la década de 1950, se caracterizaría por el desarrollo y auge socialista bajo los influjos políticos de un movimiento con fuertes rasgos populistas, mientras que el segundo momento por el desarrollo de posiciones ideológicas que contribuyeron a la configuración de un partido revolucionario y de izquierda. Desde la utilización de la categoría populista, que incluye la preminencia de liderazgos carismáticos, organización de un movimiento de masas, una visión utópica de la revolución y una vocación anti status quo el autor propone que el desarrollo del PS se encuentra en una tensión constante entre “socialismo y populismo”, configurando una organización donde las reminiscencias populistas se expresaron constantemente a través de sus liderazgos y modos de hacer política.

  • 20  Gabriel Salazar, Conversaciones con Carlos Altamirano. Memorias críticas, Santiago, Debate, 2010.

26Hay un tercer grupo de bibliografía que corresponde a memorias y reflexiones autobiográficas de distintos actores del socialismo chileno durante el periodo, las que pese a proponer lecturas globales y de largo plazo para caracterizar el desarrollo histórico del PS tienden a entroncar estas reflexiones con la experiencia militante y autobiográfica. En este aspecto, se encuentran las memorias de Carlos Altamirano basadas en un extenso trabajo de entrevistas con el historiador Gabriel Salazar20 en las que analizó su trayectoria, la del partido y su papel como jefe de la organización. Entre las corrientes que habrían influenciado el pensamiento socialista, Altamirano destaca el latinoamericanismo como la idea principal de los años fundacionales, influenciada por vínculos con distintos movimientos y caudillos políticos del continente que contribuyeron a dinamizar y dar contornos propios la reflexión política del PS. Sin embargo, el periodo clave de la trayectoria socialista fue la radicalización iniciada en la década de 1960, época de “acciones concretas” inspiradas en las luchas de liberación nacional. De esta forma, personajes como Fidel Castro y Ho Chi Minh, y experiencias como los movimientos estudiantiles del año 1968 y las guerras de liberación, marcarían el inicio de una etapa cualitativamente distinta en la política partidaria.

  • 21  Ricardo Núñez, El gran desencuentro. Una mirada al socialismo chileno, la Unidad Popular y Salvado (...)

27Otro trabajo es el de Ricardo Núñez,21 quien revisa el desencuentro de las fuerzas políticas progresistas de centroizquierda, desde el PC a la DC, y el peso de la figura de Salvador Allende para hacer una síntesis del proceso que devino en el fracaso del Gobierno de la Unidad Popular. El autor señala que con la fundación del PS se verifica un cambio cualitativo de cómo hasta entonces se entendía y practicaba la política, destacando el desarrollo de una posición independiente e inspirada fundamentalmente en la realidad nacional. Entre las novedades se cuenta la capacidad de representar a grupos sociales diversos y una inclinación intelectual al humanismo, dando forma una organización con signos identitarios propios y de una rica cultura interna en la que convivieron matrices socialdemócratas, racionalistas y obreristas.

  • 22  Belarmino Elgueta, El socialismo chileno durante el siglo XX. Experiencias de ayer para una constr (...)
  • 23  Ibid., 216-221.

28Por último, el trabajo de Belarmino Elgueta22 sitúa el desarrollo de las luchas por el socialismo en Chile en el proceso cultural, ideológico y político global del siglo XX, relevando la influencia de experiencias extranjeras de alcance mundial como las guerras europeas y las distintas revoluciones después de 1917 como fuentes fundamentales del pensamiento socialista. En este sentido, el autor periodiza estas luchas en tres grandes ciclos: el primero comprende la fundación y organización de los primeros partidos obreros, caracterizado por la aparición del imperialismo y las masacres obreras; el segundo, se distingue por los 40 años de desarrollo del Partido Socialista desde su fundación a la derrota de la Unidad Popular, periodo durante el cual el PS ofrece una nueva orientación al movimiento popular chileno; un último periodo abarca los 27 años contados desde la instalación del régimen dictatorial hasta la primera década de restablecimiento democrático, caracterizado por la aparición del neoliberalismo y de nuevos desafíos para el pensamiento socialista frente al cambio de época vivido con el fin de la Guerra Fría. Ahondando en estos momentos, el autor señala que el periodo comprendido entre 1933 y 1973 posee una continuidad en torno a la política del Frente de Trabajadores, que tiene su “germen” en la alianza de trabajadores manuales e intelectuales de principios de la década de 1930 y su máxima expresión en la idea de poder popular agitada por el PS durante el Gobierno de Salvador Allende.23

29El presente libro propone que la trayectoria política-intelectual del socialismo contemporáneo posee como característica fundamental el desarrollo de una serie de corrientes de opinión interna que además de disputar el control de la organización mostraron un desacuerdo constante respecto al contenido, fines ideológicos y políticos del socialismo. Ni la presencia de Grove ni el influjo de Ibáñez, dos casos icónicos en el estudio de la tendencia populista al interior del PS, lograron clausurar el desacuerdo ni poner fin a los recurrentes fraccionamientos. Si bien es innegable la tendencia populista de los dos personajes antes mencionados, su influencia debe ser leída críticamente, no porque el liderazgo de Grove e Ibáñez no cumplan con muchas de las características que los expertos acuerdan para definir el carácter populista de los mismos, sino porque el populismo está lejos de ser una influencia demasiado gravitante en el ideologizado debate socialista. Los liderazgos populistas cumplieron una función importante en el desarrollo del partido, permitiéndole institucionalizarse como organización política en 1933 y alzarse como la principal fuerza de izquierda en el Parlamento, superando momentos de división y menoscabo electoral en 1952. Sin embargo, la convivencia del partido con estas experiencias fue siempre conflictiva, contradictoria y, sobre todo, acotada en el tiempo.

30La tensión característica de la trayectoria del PS es entre socialismo e ideología, es decir, entre las distintas vertientes ideológicas y tradiciones socialistas que se expresaron en la vida interna. En este sentido, durante el desarrollo histórico del PS hay un enfrentamiento constante entre tendencias revolucionarias y reformistas —también llamadas socialdemócratas— que, con diferentes vocabularios y lenguajes, propusieron distintos estilos de conducción, desarrollaron posiciones divergentes respecto de la estrategia de poder y del fin a largo plazo del partido. Esta discusión, lejos de ser meramente abstracta o puramente estratégica, construyó los imaginarios y las posiciones políticas, determinó las lecturas globales y delineó las distintas opciones político-organizativas. En último término, el debate construyó una ideología, un discurso y una práctica política propia que en los hechos estuvo lejos del purismo revolucionario y obrerista, y también de las demonizaciones antidemocráticas e insurreccionales.

31La irrupción de la República Socialista y el liderazgo de Marmaduke Grove en 1932 inician esta trayectoria. Bajo el influjo de este acontecimiento, que otorgo sentido y contenido al socialismo chileno, las distintas tendencias ya existentes del socialismo revolucionario y reformista tomaron posiciones, agrupándose una parte de ellas en torno al liderazgo común de Grove. Si bien el influjo del líder carismático es indudable para explicar el movimiento de masas que convocó el ideal socialista tras la revolución del 4 de junio, la sublevación tuvo la particularidad de convocar a sectores provenientes tanto del movimiento obrero organizado como de las clases medias emergentes. El mismo programa de acción inmediata, que a la postre se transformó en el primer documento programático del PS, incluía una serie de medidas distributivas, industrializadoras y nacional-desarrollistas que lejos de despreciar el Estado y sus instituciones se valían de ellas para impulsar una serie de reformas sociales y promover el nacionalismo económico.

  • 24  Benny Pollack, “Class and Mass in the Chilean Socialist Party”, Pollack (ed.), op. cit.
  • 25  Jobet, El Partido Socialista de Chile… op. cit. y Chelen, Flujo y reflujo del socialismo chileno… (...)

32La temprana configuración del socialismo como un movimiento de masas obedece a las condiciones mismas del desarrollo político y social chileno. El PS de los primeros años fue un partido pluriclasista en el que convivieron tradiciones intelectuales diversas basadas en el mundo sindical y gremial.24 Si bien el influjo de Grove y la República Socialista fueron, al menos inicialmente, suficientes para mantener la cohesión de un partido a penas definido en sus propósitos y medios, la convivencia interna se volvió conflictiva hasta vivir una primera escisión a propósito de la alianza con el Partido Radical y el Partido Comunista en la combinación del Frente Popular. Contrario a las interpretaciones posteriores que tendieron a ubicar al PS como un elemento de continuidad de una larga tradición socialista decimonónica y popular,25 en sus inicios el PS se autoproclamó como la revolución en marcha, enarboló las banderas de la redención social y reivindicó una vocación renovadora y antioligárquica, promocionándose como una organización de nuevo tipo frente a los caducos partidos históricos. Las características renovadoras del discurso socialista fueron reclamadas por distintas facciones críticas durante el Frente Popular y los gobiernos de coalición subsiguientes, quienes no dudaron en criticar la burocratización del partido tras su ingreso a las labores de gobierno.

33La alianza frentepopulista inauguró una nueva lógica en el disenso interno, marcada por la presencia en el aparato administrativo y la colaboración ministerial. El carácter del debate y las periódicas divisiones fueron socavando el liderazgo de Grove y de las directivas sucesivas hasta volver imposible la cohesión partidaria. Con el ingreso del partido al Gobierno, se registró un importante crecimiento electoral y parlamentario, sin embargo, la presencia en el Ejecutivo puso de manifiesto un desencuentro de marcado carácter ideológico respecto de los fines del PS en la labor gubernativa. En algunos sectores, hubo rechazo a la alianza con el PC, considerado la expresión chilena de las ambiciones globales soviéticas; otros, desconfiaban de un partido oligárquico y reaccionario como el radical. La aparición de una corriente de oposición inconformista puso sobre la mesa la cuestión de las temporalidades del proceso transformador inaugurado por el Frente Popular, para estos sectores liderados por Cesar Godoy Urrutia, la participación en el Gobierno solo tenía sentido en función de llevar adelante un programa revolucionario y socialista.

34Si bien los inconformistas fueron expulsados, el desencuentro sobre la participación gubernativa comenzó a perfilar el debate entre dos corrientes con fines y propósitos distintos al interior del joven partido. Por un lado, las tendencias de izquierda declaraban constantemente la necesidad de actuar orientados por el socialismo revolucionario, impulsando la movilización de masas y medidas concretas como la reforma agraria. Por el otro lado, la facción de Grove, Bernardo Ibáñez y Oscar Schnake bregó constantemente para mantener a la organización en la órbita del Gobierno, convencidos de que su participación en el Ejecutivo sería la garantía para llevar adelante medidas socializantes que inauguraran una fase de transición al socialismo. La participación del PS en distintas combinaciones de gobierno después del Frente Popular avivó el debate sobre los fines y objetivos del partido, las perspectivas revolucionarias de las alianzas pluriclasistas y un desencuentro con el PC que con frecuencia asumió las características de un enfrentamiento por la hegemonía del movimiento sindical. El escaso desarrollo programático y de definiciones ideológicas fueron el caldo de cultivo para que el debate se tornara crítico durante la década de 1940, periodo de retroceso electoral, ejercicio autoritario de los liderazgos y faccionalismo interno.

35Durante sus primeros años, el PS logró reunir entre sus filas una diversidad de doctrinas y corrientes que, por momentos, se evidenciaron incompatibles entre sí. El temprano éxito electoral y sobre todo el uso de un lenguaje revolucionario, antiimperialista, antioligárquico y antifeudal configuró desde un principio una tensión entre las opciones estatalistas y rupturistas. Importantes sectores del PS evidenciaron el divorcio entre la fraseología revolucionaria y el papel secundario jugado por el socialismo en los gobiernos de alianza con el PR, mientras que otra facción jamás se sintió representada por el discurso revolucionario y canónico del marxismo. El fortalecimiento de los sectores críticos, que se hicieron con el control de la organización a mediados de la década de 1940, es un antecedente destacado de la transformación intelectual del PS durante el decenio siguiente.

36El PS fue una organización que prestó especial atención a los distintos procesos y referentes internacionales y, en ocasiones, trató de traducir y proyectar dichas experiencias a la realidad nacional. Este diálogo es una característica notable para comprender las etapas de transformación intelectual, insertas en la rica diversidad ideológica de la izquierda mundial de mediados del siglo XX.

37Los socialistas reflexionaron sobre la estrategia de frentes populares con los antecedentes de Francia y España sobre la mesa, radicalizaron sus posiciones frente al autoritarismo y al anticomunismo cuando la Ley Maldita acusó la presencia de la Guerra Fría global en el país, y miraron con atención las experiencias de los distintos movimientos anticoloniales en todo el planeta, debatiendo sobre estas experiencias en el marco de una reflexión propia que puso énfasis en lo nacional y latinoamericano.

38La aparición de nuevos liderazgos y la redacción en 1947 de una nueva fundamentación teórica que estuvo a cargo de Eugenio González marcan el principio de un nuevo proceso de definiciones que, pese a no terminar con el faccionalismo, desarrolló nuevas orientaciones programáticas y configuró un vocabulario común que redefinió los contornos del debate político y el sentido de la acción partidaria. Estas definiciones no abandonaron los principios fundamentales sostenidos por el partido, sin embargo, propusieron lecturas novedosas sobre la naturaleza del proceso social chileno y sus perspectivas de transformación. Lejos de la continuidad, el programa de 1947 implicó un momento de profundas transformaciones que, pese a no desmarcarse por completo de la reflexión anterior, cambiaron de modo sustantivo la fisonomía del debate y la reflexión política del PS.

  • 26  Benny Pollack, “The Chilean Socialist Party: Prolegomena to its Ideology and Organization”, Journa (...)

39El documento teorizó sobre el proceso político nacional y la naturaleza de la revolución chilena, declarando la impotencia transformadora de las burguesías nacionales y la necesidad de llevar adelante, por medio del Estado y con participación exclusiva de los trabajadores manuales e intelectuales, la construcción de una república democrática de trabajadores. Estos principios fueron el antecedente directo de la política del Frente de Trabajadores (FT) que desde su proclamación en 1955 se transformó en la orientación con la cual el PS encaró sus definiciones tácticas y estratégicas para alcanzar el poder. Las tesis del FT redefinieron la relación con el Partido Comunista y teorizaron una nueva política revolucionaria, clasista y antiimperialista propiamente chilena, repensando las perspectivas democráticas del PS y su relación con la institucionalidad burguesa. Un Frente de Trabajadores comandado por la clase obrera fue a partir de este momento la consigna sostenida hasta 1973, sin que esto significase una unidad de criterios.26

40El Frente de Trabajadores rechazaba que en Chile y el Tercer Mundo fuera necesario cumplir con las tareas “democrático burguesas” de la revolución, desechando la suposición de “etapas” para construir el socialismo. Las características semicoloniales del régimen económico y las tendencias regresivas de la burguesía nacional, hacían necesaria que la “revolución democrática de trabajadores” fuera dirigida por una alianza con exclusiva participación de los partidos populares, rechazando de plano colaborar con partidos socialmente híbridos o representantes de la burguesía. El contenido eminentemente clasista, revolucionario y de masas de la tesis política fue materia de nuevos desencuentros, animando las distintas discusiones del partido después de 1955.

  • 27  Julio Pinto, “La revolución: objetivo compartido”, Julio Pinto (coord.), Cuando hicimos historia: (...)

41Desde estos preceptos, el PS enfrentó el complejo y cambiante escenario político de la década de 1960, periodo en el que la transformación estructural del Estado y la revolución social fueron una expectativa compartida por el centro y la izquierda.27 Desde un esquema que caracterizó el proceso chileno como uno de “liberación nacional”, el PS agitó los valores del neutralismo y el antibloquismo tomando distancias con el conflicto global entre potencias. No obstante, la reflexión partidaria relevó las experiencias nacionalistas y descolonizadoras en el Tercer Mundo y miró de cerca las prácticas insurreccionales en naciones como Cuba y Vietnam, en un proceso que redefinió el discurso y los alcances estratégicos de la política socialista a partir de ese momento.

42Detrás de la fraseología revolucionaria y rupturista, el PS desarrolló una práctica insistente en el mundo social y en el plano de la política formal que chocó con el discurso antiinstitucional y despreciativo de las formas “demoburguesas”. Pese a que el sentido común de un sector importante de la sociedad chilena actual expía parte de sus culpas apuntando a la radicalización socialista y al Frente de Trabajadores como factores del quiebre democrático de 1973, lo cierto es que bajo estos principios el PS logró sus más altos niveles de institucionalización, organización y presencia en la sociedad chilena, participando de lleno en el juego democrático y contribuyendo de manera innegable a la organización y fortalecimiento del movimiento popular, llegando inclusive a ser la primera fuerza de la Unidad Popular en las críticas elecciones parlamentarias de marzo de 1973.

43En su autoproclamado rol de vanguardia revolucionaria, el PS despreció las instituciones de un sistema que consideraba caduco, extranjerizante y oligárquico, sin que esto implicase restarse de las posibilidades del juego electoral. Más allá del aparato político formal, el debate respecto de los valores democráticos en el PS fue constante, apuntando a la sustitución de un régimen opresor y reproductor de desigualdades mediante la aplicación de formas de participación popular revolucionarias y avanzadas. El lenguaje rupturista fue la versión socialista del imperativo transformador que copó el debate político nacional, proponiendo una política clasista, antiimperialista y revolucionaria en defensa de los sectores oprimidos, la soberanía nacional y en el que la emancipación destacó como punto de partida para la construcción de una sociedad más democrática, igualitaria y participativa bajo las banderas del socialismo.

44Como es común en el desarrollo de esta trayectoria, el aparente acuerdo sobre los principios del Frente de Trabajadores fue justamente el motivo de los debates. Todos los sectores del partido, incluidos algunos escindidos, concordaron en la justeza de la política socialista, sin embargo, enfrentaron posiciones respecto de la correcta aplicación y fidelidad de las distintas dirigencias del PS con sus tesis y principios. Detrás de la radicalización socialista de la década de 1960 hubo un rico debate respecto de las temporalidades del proceso revolucionario, las posibilidades transformadoras de una alianza pluriclasista, el rol de la violencia en las perspectivas emancipadoras nacionales y un desencuentro con el rol de la institucionalidad democrática en el proceso revolucionario. El desacuerdo socialista se transformó en un punto álgido del debate de toda la izquierda después de 1964, surgiendo nuevas organizaciones herederas de la reflexión del PS que resultaron fundamentales para la creación del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y la proliferación del lenguaje ultraizquierdista y de las tesis insurreccionales al interior del mismo partido.

45El Frente de Trabajadores, lejos de ser un cuerpo doctrinario estático, se transformó desde el debate y la contingencia. Los acontecimientos de la Revolución cubana y la aparición de la Democracia Cristiana (DC) cambiaron una vez más la forma y contenido del debate político nacional y de la izquierda en particular. La triunfante revolución en Cuba avivo entre los socialistas una discusión sobre las perspectivas de la lucha armada en América Latina, en momentos en que la Revolución en Libertad propuesta por la DC se levantaba como una alternativa transformadora de alcance continental, anticapitalista y no comunista que antagonizó directamente con la experiencia cubana. La revolución y la democracia pasaron a ser los imperativos del momento y el punto esencial del debate entre dos fuerzas —el FRAP y la DC— que se arrojaron la representación de los sectores populares reivindicando modos, ideas y proyectos que pese a ser similares en muchos puntos, se inspiraron en reflexiones y referentes enfrentados sobre la nueva sociedad a construir.

46La experiencia del Gobierno de la DC y la adscripción a un comando central revolucionario de alcance continental avivaron una reflexión interna que tendió a radicalizar las posiciones de izquierda en el PS. Conforme avanzó la década de 1960, los socialistas endurecieron sus posiciones, discutieron las vías o formas de la lucha revolucionaria y se extendió el uso del lenguaje rupturista y anti institucional al espacio parlamentario y sindical. Sin embargo, el discurso radical no impidió una nueva aventura electoral junto a los partidos centristas y burgueses en medio de un ambiente interno cada vez más crítico a los pactos puramente electorales. Pese a las constantes resistencias a las tesis de Vía Pacífica y al Frente de Liberación Nacional agitadas por el PC, el PS llegó al poder en 1970 participando de una amplia alianza pluriclasista y agitando un programa de transformaciones graduales derivado de una concepción etapista de la revolución que tenían por objeto realizar una transición al socialismo.

47La nueva participación socialista en el Gobierno configuró cuestiones excepcionales para el desarrollo político chileno, que vio como una alianza de partidos abiertamente marxista y revolucionaria alcanzaba la presidencia por medio de elecciones. Los socialistas llegaron al Gobierno en una alianza con el centro y compartiendo posiciones hegemónicas con los comunistas, encontrando dificultades desde el principio para llevar adelante un programa revolucionario por la vía de las instituciones y la ley. Los años de la Unidad Popular fueron una prueba para la izquierda, que enfrentó el momento de hacer la revolución. Bajo esta lógica, el PS apostó por la precipitación del cambio con el objetivo de volver irreversible el proceso revolucionario iniciado tras el triunfo electoral de 1970. Conforme las instituciones democráticas se fueron mostrando incapaces de resolver el conflicto y el bloqueo opositor literalmente asfixió la iniciativa legislativa del Gobierno, el PS y bajo su alero toda la izquierda revolucionaria, volvieron a agitar un discurso teniente a conciliar la acción de masas con el campo parlamentario, tensionando una vez más las posiciones de toda la izquierda.

48En momentos en que el socialismo parece ser sinónimo de tiranía, opresión y dictadura vale la pena reconstruir una trayectoria que dibuja los derroteros de una ideología global que cuenta con uno de sus exponentes más destacados en el Partido Socialista de Chile. Pese a estar siempre atento al espacio mundial y latinoamericano, el PS logró representar los anhelos de renovación, democratización y transformación social de un sector importante del movimiento popular chileno con lecturas innovadoras sobre el proceso político nacional, que entremezclaron una serie de referentes intelectuales foráneos con la experiencia acumulada para elaborar un cuerpo teórico e ideológico pensado desde y para la revolución chilena.

49Los primeros dos capítulos de este libro apuntan a los primeros años del socialismo chileno contemporáneo. El primero aborda la experiencia de doce días de la República Socialista y las reflexiones generales del momento en que se constituye el partido como corriente hegemónica del amplio espectro de tendencias socialistas existentes en el Chile de la década de 1930. En este sentido, se examinan las diferencias políticas entre las distintas tendencias que concurrieron en apoyo de la efímera república y el influjo grovista en la unificación de estas en torno al Partido Socialista de Chile. El segundo capítulo abarca el periodo comprendido entre el Frente Popular y la adopción de la línea del Frente de Trabajadores en la década de 1950, reparando en la caótica vida interna y en los alcances ideológicos del debate socialista. Se repasan las diversas escisiones y discusiones a propósito de la presencia socialista en los sucesivos gobiernos radicales y en la segunda administración de Carlos Ibáñez. Además, se aborda el proceso de elaboración y discusión teórica que derivó en la adopción de un nuevo programa y una nueva orientación política, ideológica y estratégica hacia finales de 1940.

50El tercer capítulo trata el debate del socialismo con dos fuerzas que son cruciales para comprender su desarrollo: el Partido Comunista y la Democracia Cristiana. Respecto de la relación con el PC, se revisan las discrepancias y acuerdos estratégicos e ideológicos entre el Frente de Trabajadores y la política de Frente de Liberación Nacional, tesis predominantes para orientar la unidad de la izquierda durante el Frente de Acción Popular (FRAP) a partir de 1956 y de la Unidad Popular, desde 1969. En un ejercicio similar, se revisa el debate de la izquierda frapista con la Democracia Cristiana, poniendo especial atención al proceso de radicalización y diferenciación discursiva iniciado por el PS para marcar distancias con el proyecto “reformista” democratacristiano. El desarrollo de estos debates fue expresivo de las diferencias entre socialistas y comunistas al interior del FRAP, y de las distancias sustanciales entre algunas de las corrientes del PS con el programa de la Revolución en Libertad.

51El cuarto capítulo revisa el abundante diálogo internacional del socialismo, poniendo especial atención a la recepción de las experiencias internacionales que resultaron modélicas para los intelectuales socialistas. En él se revisan las lecturas sobre el espacio latinoamericano y la reflexión sobre el antiimperialismo, tópicos polémicos y constantes durante todo el desarrollo histórico del PS. En particular, el apartado examina las relaciones, de mayor o menor intensidad, con experiencias como la Yugoslavia socialista del Mariscal Tito, la Cuba de Fidel Castro, el debate respecto del rol de la URSS en el movimiento revolucionario mundial y la reflexión respecto de las nociones de “campos” y “bloques” de influencia propios de la configuración bipolar durante la Guerra Fría. Finalmente, se examina el debate en torno a la adscripción del PS a la polémica Organización Latinoamericana de la Solidaridad (OLAS) en 1967.

52El quinto capítulo ensaya una explicación de mediano plazo del proceso de radicalización discursiva e ideológica del PS, tomando en cuenta la discusión desarrollada durante la década de 1960 hasta llegar al congreso de Chillan en 1967. Esta instancia, pese a su escasa revisión sistemática, resulta siempre polémica y nunca bien ponderada por comentaristas y estudiosos, quienes suelen destacar la adscripción por la lucha armada en Chile y América Latina sancionada por el congreso como una prueba irrefutable de los fines políticos de la izquierda. En particular, se repasa la discusión y elaboración de una nueva opción estratégica para el desarrollo de la política del Frente de Trabajadores, marcada por el contexto insurreccional y de efervescencia revolucionaria de la década de 1960. Por último, el sexto capitulo revisa a modo de cierre la participación del PS en el Gobierno de la Unidad Popular, examinando el debate en torno a una pregunta que tensionó al partido en los momentos críticos del Gobierno de Salvador Allende: ¿Qué hacer con la revolución?

53Antes de terminar esta introducción quisiera reconocer a las distintas personas que colaboraron en el desarrollo de este trabajo. En primer lugar, me gustaría reconocer los comentarios y orientaciones de la profesora Cristina Moyano, quien dirigió la tesis de maestría que dio origen a este libro y sugirió distintos puntos que fueron fundamentales para su fisonomía actual. Quiero agradecer a Joaquín Fernández, Gabriel Cid, Camilo Fernández y Jacqueline González, quienes se tomaron el tiempo de leer y comentar versiones tempranas del manuscrito, haciendo valiosas sugerencias temáticas y bibliográficas. No puedo dejar de mencionar la colaboración de José Balaguer, y por su intermedio, de la Biblioteca Clodomiro Almeyda, quienes me facilitaron el acceso a parte de su nutrida colección inclusive antes de estar disponible al público. Su labor de rescate, recopilación y difusión del patrimonio socialista posee un valor incalculable y merece toda la atención de los investigadores interesados en el socialismo y la izquierda en Chile. También me gustaría reconocer a los trabajadores y las trabajadoras de los salones Camilo Henríquez, Gabriela Mistral y Pablo Neruda de la Biblioteca Nacional y a los de la Biblioteca del Congreso Nacional de Santiago, de quienes recibí siempre la más atenta colaboración. Por último, quiero agradecer el dedicado trabajo de edición de Víctor Saldaña y a Ariadna Ediciones por darme cabida en su proyecto editorial.

Notes

1  Antonio Gramsci, Cuadernos de la cárcel. Tomo V, Ciudad de México, Ediciones ERA, 1999, 31.

2  Hernan Rosenkranz y Benny Pollack, Revolutionary Social Democracy: The Chilean Socialist Party, Londres, F. Pinter, 1986, 10-48.

3  Hans Bödeker, “Sobre el perfil metodológico de la historia conceptual. Temas, problemas, perspectivas”, Historia y Grafía 32, 2009, 131-168; Reinhart Koselleck, Futuro Pasado. Para una semántica de los tiempos históricos, Barcelona, Paidós, 1993.

4  Stefan Collini et al., “What is intellectual history?”, History Today 35: 10, 1985, 52.

5  William Connolly, The Terms of Political Discourse, Nueva Jersey, Princeton University Press, 1993, y J. G. A. Pocock, Pensamiento político e historia: Ensayos sobre teoría y método, Madrid, Ediciones Akal, 2009, 35-49.

6  Quentin Skinner, “Some Problems in the Analysis of Political Thought and Action”, Political Theory 2: 3, agosto 1974, 277-303.

7  Pierre Rosanvallon, Por una historia conceptual de lo político, Ciudad de México, FCE, 2003.

8  Julio Cesar Jobet, El Partido Socialista de Chile. Tomo I, Santiago, Prensa Latinoamericana, 1973, 33.

9  Ibid., 45.

10  Alejandro Chelen, Trayectoria del socialismo. Apuntes para una historia crítica del socialismo chileno, Buenos Aires, Editorial Astral, 1967, 152.

11  Fernando Casanueva y Manuel Fernández, El Partido Socialista y la lucha de clases en Chile, Santiago, Quimantú, 1973.

12  Eliecer Carrasco, Acerca del desarrollo histórico del Partido Socialista de Chile, París, Taller Orlando Letelier, 1980.

13  Ibid., 49.

14  Ignacio Walker, “Democracia, populismo y leninismo. El Partido Socialista de Chile (1932-1973)”, Socialismo y democracia. Chile y Europa en perspectiva comparada, Santiago, CIEPLAN-Hachette, 1990.

15  Ibid., 169.

16  Benny Pollack (ed.), Mobilization and socialist politics in Chile, Liverpool, University of Liverpool, 1981.

17  Rosenkranz y Pollack, op. cit.

18  Edison Ortiz, El Socialismo chileno de Allende a Bachelet (1973-2005), Santiago, Alerce talleres gráficos, 2007.

19  Paul Drake, Socialismo y Populismo en Chile 1936-1973, Valparaíso, Instituto de Historia, Universidad Católica de Valparaíso, 1992.

20  Gabriel Salazar, Conversaciones con Carlos Altamirano. Memorias críticas, Santiago, Debate, 2010.

21  Ricardo Núñez, El gran desencuentro. Una mirada al socialismo chileno, la Unidad Popular y Salvador Allende, Santiago, FCE, 2018.

22  Belarmino Elgueta, El socialismo chileno durante el siglo XX. Experiencias de ayer para una construcción de futuro, Ciudad de México, Universidad Autónoma Metropolitana, 2007.

23  Ibid., 216-221.

24  Benny Pollack, “Class and Mass in the Chilean Socialist Party”, Pollack (ed.), op. cit.

25  Jobet, El Partido Socialista de Chile… op. cit. y Chelen, Flujo y reflujo del socialismo chileno… op. cit.

26  Benny Pollack, “The Chilean Socialist Party: Prolegomena to its Ideology and Organization”, Journal of Latin American Studies 1: 10, 1978, 117-152.

27  Julio Pinto, “La revolución: objetivo compartido”, Julio Pinto (coord.), Cuando hicimos historia: La experiencia de la Unidad Popular, Santiago, LOM Ediciones, 2005.

© Ariadna Ediciones, 2021

Licence OpenEdition Books

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search