Version classiqueVersion mobile

Las Izquierdas Latinoamericanas

 | 
Caridad Massón

Izquierdas y cultura

Protestantismo en Cuba: ¿A la derecha o a la izquierda de Dios Padre?

Yoana Hernández Suárez

Texte intégral

1Los conceptos y términos que a diario empleamos suelen estar acompañados de una enorme carga simbólica. Con el decursar del tiempo pueden sufrir transformaciones que los lleven a descentralizar su propio origen. Es en este sentido que las siguientes reflexiones intentarán desacralizar o matizar el uso del concepto de izquierda dentro del protestantismo cubano de inicios del siglo XX.

  • 1 Sobre la definición de izquierdas existen diversos criterios. Sin embargo, se produce una coincide (...)

2De manera general se ha considerado a una persona o movimiento de izquierda si busca alcanzar un cambio económico y social, incluyendo la diversificación económica y la industrialización, una distribución más equitativa de la riqueza nacional, la liberación de la economía del control extranjero, una reforma agraria y las mejoras a la vivienda, educación y salud. Estas características, como bien podemos notar, se han diversificado en el transcurso del tiempo a través las disímiles realidades o contextos históricos.1

3Para el teólogo brasileño, Frei Betto, ser de izquierda, es optar por los pobres, indignarse ante la exclusión social, inconformarse con toda forma de injusticia o desigualdad social.

4Si buscamos el posible origen del término existe una tendencia a considerar que el mismo surgió en la votación que tuvo lugar el 14 de julio de 1789 en la Asamblea Nacional Constituyente surgida de la Revolución francesa en la que se discutía la propuesta de un artículo de la nueva Constitución en la que se establecía el veto absoluto del rey a las leyes aprobadas por la futura Asamblea Legislativa. Los diputados que estaban a favor de la propuesta, que suponía el mantenimiento de hecho del poder absoluto del monarca, se situaron a la derecha del presidente de la Asamblea. Los que estaban en contra, y defendían que el rey sólo tuviera derecho a un veto suspensivo y limitado en el tiempo poniendo por tanto la soberanía nacional por encima de la autoridad real, se situaron a la izquierda del presidente. Así el término "izquierda" quedó asociado a las opciones políticas que propugnaban el cambio político y social, mientras que el término "derecha" quedó asociado a las que se oponían a dichos cambios.

5A partir de ese momento los usos y desusos del término son incontables. ¿Cómo entender entonces las alianzas actuales entre ambos grupos? ¿Cómo explicar la proyección social de algunas instituciones que a primera vista pudieran considerarse líderes de la derecha mundial?

6El objetivo esencial de la presente ponencia está dirigido a analizar el accionar educacional y social del protestantismo en Cuba durante la primera mitad del siglo XX. Más que permitirnos una radiografía de tales asuntos, la idea radica en ofrecer elementos que desde la historia de las denominaciones protestantes en Cuba muestran la flexibilidad del término “izquierda”. Matizar su uso, sin dogmas preestablecidos puede enriquecer el análisis actual del mismo, en tanto se habla de crisis de la izquierda, de debilitamiento de las izquierdas entre otras afirmaciones.

7Se desea insistir en la importancia de los contextos históricos y el papel de los sujetos sociales en la construcción de discursos, símbolos y estereotipos políticos, sociales, culturales, etc.

  • 2 Rafael Cepeda, La herencia misionera en Cuba, Costa Rica, Departamento Ecuménico de publicaciones, (...)

8Desde su surgimiento, el protestantismo se consideró un movimiento contestatario, sin ser de izquierda, que rompió con la dinámica establecida por el catolicismo. Desde el siglo XVI sus representantes protestaron contra el llamado dogma de la Iglesia Católica, así como sus vínculos con el poder político.2

9Durante el siglo XIX, los cubanos asistieron a un proceso de lucha por independizarse del dominio colonial español. La Iglesia Católica, básicamente su jerarquía, estableció fuertes alianzas con la corona española en contra de la lucha de los mambises cubanos. En aquel contexto, a partir de la década del ochenta, comenzaron a establecerse en Cuba denominaciones protestantes provenientes de los Estados Unidos. ¿Qué nivel de aceptación podrían tener aquellos misioneros que, como parte del cristianismo, también eran aliados de una cultura anglosajona, diferente a la de los cubanos?

10Si nos ajustamos a lo que de manera general se ha entendido por ser de izquierda, aquellos misioneros sin asumir tal definición fueron vistos como aliados del anexionismo, por lo tanto, no encajaban, aparentemente en tal definición.

  • 3 Idem.

11Los Estados Unidos habían intervenido en la guerra de 1895 de manera muy abierta. Muchos cubanos, como Martí, alertaron del peligro de tal intromisión. Sin embargo, un grupo de cubanos que habían migrado a la norteña nación, huyendo de la persecución de la corona española, se asentaron en aquel territorio y desde allí prepararon la guerra necesaria. Unido a ello, conocieron las prácticas del protestantismo y posteriormente lo trajeron a Cuba, como se ha expresado, a finales del siglo XIX. Más allá de este contacto, la gran avalancha de misioneros norteamericanos ocurrió durante 1898.3 ¿Sería casual? La Constitución provisional redactada por el entonces gobernador de Santiago de Cuba, Leonardo Wood, permitió la libertad de cultos y expresión en Cuba. Por lo tanto, en el imaginario de la nación, si bien era aquella la religión de los americanos, también era una práctica diferente a lo que representaba el catolicismo. Desde las lecturas que la historia nos permite, estábamos en presencia de una corriente del cristianismo, pero diferente a la otra que se había aliado al colonialismo, conservadora en su accionar y si de etiquetas se trata, sentada más a la derecha de Dios que a la izquierda.

12¿Cómo entonces entender ese proceso de aceptación paulatina, desconfiada, pero in crecento del protestantismo en Cuba durante el siglo XX?

13Fue, en mi opinión, a través de la educación, que los protestantes lograron calar más en la realidad de los cubanos. Con sus disimiles diferencias, cada denominación creó escuelas al lado de cada iglesia que fundaba, se ocupó por llenar aquellos espacios descuidados por el catolicismo, es decir, las zonas rurales. Fue, sin que su esencia lo justifique, un movimiento de avanzada, que asumió lo mejor de la pedagogía de la época y supo adaptarlo a sus estudiantes.

  • 4 Yoana Hernández Suárez, Entrevista realizada a Alberto Abreu, (ex alumno y profesor- Colegio Candl (...)
  • 5 Ver Rafael Cepeda, Apuntes para una historia del presbiterianismo en Cuba, La Habana, Departamento (...)

14No obstante, la amplia labor social y educacional llevada a cabo por aquellos maestros y misioneros, no tuvieron entre sus objetivos cambiar el orden social, político y económico que laceraba la nación cubana durante la primera mitad del siglo XX. En tal sentido fueron cuidadosos de formar estudiantes disciplinados que respetaran sus instituciones, no que se enfrentaran a ellas.4 Sin embargo, tal realidad no conlleva el abandono de los protestantes de los principales problemas nacionales. Desde un conservadurismo en ocasiones ingenuo, lograron trazar estrategias propias de grupos de izquierda comprometida. Por ello, más que valorar una posición definida, homogénea, resulta más acertado entender el accionar de los protestantes como diverso, acorde a sus principios religiosos, pero, a su vez, pragmáticos, comprometidos con la niñez y la juventud, con los principales problemas de salud, educación, por la economía famélica, por el descuido de las instituciones, etc. Parte de sus objetivos estuvieron en función de ayudar a los más desposeídos, a los sectores de menos ingresos, a las personas de las zonas rurales, mientras que también fomentaban una disciplina quieta, inerte, poco acorde a la idiosincrasia rebelde y libertaria de los cubanos. Todo ello, por supuesto, con valiosas excepciones que la historia se ha encargado de reivindicar en cierta medida.5

15En estos análisis y de manera ilustrativa de los criterios que he expresado en la ponencia, introduciré un aspecto que resulta distintivo en la práctica educacional y que ha sido motivo de debate a la hora de analizar las posturas del protestantismo en Cuba. Existe una historiografía que dentro y fuera de la Isla se ha encargado de ver a los colegios del protestantismo como meros portadores de valores de la cultura norteamericana, baluartes del conservadurismo, anexionismo y ¿por qué no? de una derecha social y religiosa.

16Más allá de los apasionamientos que el tema puede despertar, la realidad es bastante ilustrativa. Los protestantes desde sus orígenes manifestaron gran preocupación por la situación de vida de sus feligreses, sus hábitos, costumbres. Los que llegaron a Cuba hicieron gala de su gran dedicación a las cuestiones relacionadas con la infancia, la familia, la salud, la educación y la moral de la sociedad. Consideraban que la Iglesia Católica en Cuba no había logrado barrer, en siglos de permanencia, los males morales que afectaban a la nación, como baluarte espiritual que era.

17La labor moralizante estuvo presente en el quehacer pastoral, pues, como parte integrante de la tarea evangelizadora consideraban que el evangelio debía transformar al ser humano y por ende a la sociedad en su conjunto. Así, desde el primer momento, emprendieron una campaña encaminada a divulgar los efectos perniciosos del alcohol en el ser humano.

18Estas campañas de adecentamiento ciudadano se extendieron en otros asuntos tales como lidias de gallos, las proyectadas corridas de toros y los juegos de azar, expresándose que estos vicios y malas costumbres tendían a degradar al pueblo y eran la causa de la pobreza de muchas familias, razón por la cual debían prohibirse.

19Los presbiterianos se sumaron al movimiento ecuménico en contra del alcoholismo, la prostitución y el juego. En uno de sus colegios, La Progresiva, se desarrolló una labor muy seria con sus alumnos y la comunidad.

20Los protestantes consideraban que desde el aula se debían formar los valores de un buen ciudadano, pero a partir del amor. Por ello concebían la educación como la fuerza del espíritu y del carácter.

21En muchos colegios se realizaban las semanas de la juventud en la cuales se festejaba “el día de la Buena voluntad Pública” en la que el lema era “Cero Zángano”. También incentivaban la participación ciudadana y aportar con el trabajo. Todos tenían que hacer algo. Formaban brigadas para limpiar zapatos, limpiar y embellecer las aulas, oficinas, patios y dormitorios. Además, los estudiantes pintaban, deshollinaban, etc. Salían del marco reducido de los colegios y barrían las calles, las aceras, todos vistiendo ropa de trabajo. Se trataba de que la comunidad sintiera aquel espíritu y se involucrara de cualquier manera.

22Llama la atención en el desempeño educacional del protestantismo el papel que otorgaron a las asociaciones estudiantiles. Contrario de lo que la cultura del individualismo proponía, los misioneros incentivaron el trabajo colectivo, e intercambio con otros colegios, no solo los religiosos y con la comunidad. Resulta oportuno resaltar aquellas labores en las cuales los alumnos debían ocuparse de atender a las personas más necesitadas de las comunidades donde radicaban, de hacerles sentir atendidos, al menos como parte de una comunidad. Estas estrategias, si bien no fueron masivas, adquirieron un valor simbólico importante para aquellas personas que se vieron involucradas. Preocuparse y ocuparse del otro, no solo desde la caridad, si no desde el compromiso social es, a mi juicio, y más allá de otros análisis, una postura significativa.

23Además de las labores de compromiso social con los enfermos, ancianos, los niños, la comunidad, la creación de clubes científicos, agrícolas, deportivos, literarios, llama la atención en el diseño pedagógico de los protestantes la manera en que se enseñaba a sentir y amar a Cuba.

  • 6 Colectivo de autores, Paradojas culturales de la República (1902-2000), La Habana, Editorial de Ci (...)

24Aunque las escuelas protestantes existían bajo los auspicios de sus juntas misioneras, estas no entrañaban un carácter religioso de intolerancia y opresión. A ellas podían ir los niños de cualquier otra denominación religiosa o sin filiación alguna. El niño gozaba de libertad de conciencia, y aunque se les daba a conocer la vida y hechos religiosos de Jesucristo y sus discípulos, no inducía a abandonar ideales ni credos religiosos, los conceptos de libertad de pensamiento eran propios del protestantismo desde sus inicios.6

25La celebración de actos conmemorativos, desfiles y otras actividades de carácter cívico-patrióticos fueron una de las experiencias más significativas en la labor del magisterio protestante dirigida a formar sentimientos patrios.

26Los actos cívicos-patrióticos en los que participaban los colegios, como procesiones, inauguración de mausoleos y monumentos, además de la institucionalización del ritual de la Jura de la Bandera, funcionaban como hechos consagratorios de los diferentes gobiernos de la República, cuyas figuras principales procedían de las filas independentistas, pero, al mismo tiempo, permitían la constante producción y reproducción del imaginario patriótico de las gestas libertarias, desde su dimensión ética.

27Entre las principales acciones que los misioneros manifestaron, llama la atención su moralismo, es decir, creer que el problema inmediato de Cuba y de los cubanos se resolvía con no tomar bebidas alcohólicas, no fumar, no bailar, guardar el domingo, no asistir a peleas de gallos y evitar otras costumbres generalizadas. Sobre este aspecto se pudo observar que los conceptos de moral religiosa del protestantismo no estaban tan arraigados en Cuba como pretendían los misioneros. La propia manera del cubano de asumir una religiosidad diversa hizo que confluyeran en un solo individuo disímiles creencias religiosas.

  • 7 Rafael Cepeda, Obras citadas.

28Otro elemento característico de la labor de los misioneros en Cuba - y coincidiendo en gran medida con los juicios del historiador cubano Rafael Cepeda- fue el idealismo, creer que una buena república podía ser construida con solo establecer escuelas e iglesias protestantes. A ello puede añadírsele su conformismo, el cual consistió en aceptar, sin análisis ni reflexiones profundas, las interpretaciones y tesis sostenidas por los periódicos norteamericanos de una etapa expansionista, colmados de falsedades “patrióticas”, “humanitarias” y “religiosas”. No obstante, tales actitudes sufrieron un proceso de transformación a partir del contacto con los sujetos históricos implicados en el proceso educativo. En todo el período estudiado se mantuvo la idea de las relaciones simbólicas que en el plano de la cultura popular reflejaban las diversas y complejas formas de asumir la realidad postcolonial y las expresiones de la propia identidad nacional, concebida como un proceso complejo de articulación de pertenencia, plural y en permanente conflicto.7

29Los métodos, programas de estudio, actividades extracurriculares, el interés por formar ciudadanos conscientes de su papel en la sociedad, la transmisión de valores morales, el cuidado de un cuerpo sano, no solo con la práctica deportiva sino con el cuidado de la higiene personal, los hábitos de lectura, amor a las artes, a las ciencias, la naturaleza, la agricultura, fueron elementos que identificaron la labor educacional de aquellos colegios. Todo ello no excluye que los misioneros tuvieran en sus agendas un interés evangelizador, e incluso, enseñar a los niños y niñas cubanos los valores de una cultura de la cual eran portadores. Pero los sujetos históricos a los cuales se dirigió el discurso desempeñaron un papel transformador más que receptor de valores y sentimientos preconcebidos para su enseñanza. No se debe asumir la existencia de estos procesos como acciones unilaterales, sino múltiples.

30Otro elemento medular en la proyección de los colegios estuvo relacionado con la cuestión racial. Sobre este aspecto se puede señalar que se comportó de manera relativamente similar en los colegios. Las ligeras diferencias no estuvieron relacionadas por las normativas o prohibiciones, sino en la composición racial según la zona geográfica donde estaba anclado el colegio. No se encontraron prohibiciones en cuanto a la temática racial, cualquier niño tenía la posibilidad de ingresar a los colegios, siempre que estuviese en condiciones de costearse sus pagos. Fue en este aspecto donde radicó la real limitante. Se observó en las fuentes consultadas y en las imágenes existentes que la mayoría de los estudiantes era de piel blanca.

31Las cifras existentes en cuanto a las cuotas y pagos demostraron que si bien eran precios relativamente módicos los que se debían abonar al colegio, con relación a los salarios de la época las familias más pobres no podían pagarlos. La mayoría de los niños eran hijos de familias de las comunidades donde estaban radicados los colegios, estos eran trabajadores. Pero recuérdese que existían familias que no ostentaban ningún tipo de empleo, o estos eran esporádicos, por lo cual los ingresos eran inestables y dudosamente, podrían dedicarse a costear estudios.

32En cuanto a las formas de participación, intercambio entre los alumnos, se desarrollaron diversas estrategias que indican el interés de lograr relaciones de solidaridad entre los jóvenes y su comunidad.

33Los intentos misioneros por reordenar la vida cotidiana de los cubanos chocaron, necesariamente, con los intereses particulares de aquellas generaciones. Los esfuerzos por crear en los niños y niñas cubanos hábitos de colectividad parece contradictorio con los valores de un individualismo reconocido en las relaciones capitalistas. Sin embargo, en el caso de los colegios protestantes, se crearon vías de sociabilización entre los estudiantes, creando en ellos hábitos de solidaridad, de confianza y de respeto a sus semejantes.

34Las sociedades literarias, los diferentes equipos deportivos, las competencias intercolegiales, contacto con el entorno, el interés por la agricultura, las artes, las ciencias en general, etc. permitieron formar una conciencia participativa, de intercambio y auto superación en los educandos. Todos los colegios contaron con una o más sociedades literarias en las cuales se desarrollaron acciones relacionadas con la cultura y el arte en general. Se trataba de educar a los estudiantes en el conocimiento a las artes, ya fuese la danza, la música, la pintura, literatura, artes escénicas, entre otras.

35Los espacios dedicados a la práctica deportiva contaban con modernos equipos para la ejecución de diferentes deportes. Se trataba de crear una mente y cuerpo sano en los estudiantes y para ello se incluían asignaturas de Educación Física y otras especialidades relacionadas con deportes específicos a los cuales podían aspirar los estudiantes.

36Los elementos aquí comentados, más que verse en algunos casos cómo contradictorios en lo concerniente a su alcance en la conformación del ciudadano cubano, deben ser entendidos, sobre que todo, como recursos diferentes, que nutrieron a la nación en otra manera de percibir la realidad cubana, como lo hicieron en su momento otras influencias culturales como la española, asiática o africana, salvando las diferencias. Los cubanos tomaron aquello que les resultó más atractivo o provechoso en su desempeño, y tuvieron la posibilidad de intercambiar, interactuar y transformar un discurso que les fue presentado, inicialmente, como el más adecuado, pero que terminó por ser readecuado desde los patrones propios de nuestra idiosincrasia.

37Si se considera y valida el alcance que la educación tiene en las sociedades, su participación y vinculación con las estructuras sociales, su poder formativo o deformador, su rol ideológico, su instrumentalización en los procesos de dominación para perpetuar la dependencia de los pueblos, su papel emancipador, cultural, su función también liberadora, se comprenderá entonces la importancia de estos análisis y el valor de trascender la función cognitiva de los mismos hasta lograr una historia funcional, utilitaria. Tales premisas han estado presentes en cada una de las líneas aquí expuestas.

  • 8 Para ampliar la información consúltese: Yoana Hernández Suárez, Protestantes en Cuba: Desarrollo y (...)

38Considero oportuno asumir el estudio de las izquierdas sin esquematismos conceptuales. El accionar social y educacional de los protestantes en Cuba es muestra de la heterogeneidad que pueden asumir tales análisis. Es imprescindible contextualizar cualquier valoración que se haga sobre estos movimientos o individuos en tanto responden a una realidad histórica que demandará su propia dinámica. Tampoco resulta saludable presuponer que las izquierdas son puras, absolutas, incorruptibles o indestructibles. Estos posicionamientos han estado y de seguro estarán sujetos a cambios, readecuaciones, redefiniciones, revaloraciones y, también crisis, cuestionamientos. La alerta estará en la autenticidad de sus proyectos, en el compromiso real de sus propuestas, en el reconocimiento a la realidad histórica y la necesaria adecuación a los tiempos que les corresponda vivir.8

Notes

1 Sobre la definición de izquierdas existen diversos criterios. Sin embargo, se produce una coincidencia en resaltar su proyecto social en función de los sectores más vulnerables de la sociedad.

2 Rafael Cepeda, La herencia misionera en Cuba, Costa Rica, Departamento Ecuménico de publicaciones, 1986, p. 21.

3 Idem.

4 Yoana Hernández Suárez, Entrevista realizada a Alberto Abreu, (ex alumno y profesor- Colegio Candler College), La Habana, 12 de febrero, 2009.

5 Ver Rafael Cepeda, Apuntes para una historia del presbiterianismo en Cuba, La Habana, Departamento de Publicaciones de la Iglesia Presbiteriana Reformada, 1986.

6 Colectivo de autores, Paradojas culturales de la República (1902-2000), La Habana, Editorial de Ciencias Sociales, 2015, p 31.

7 Rafael Cepeda, Obras citadas.

8 Para ampliar la información consúltese: Yoana Hernández Suárez, Protestantes en Cuba: Desarrollo y organización. 1900-1925, La Habana, Editora Historia, 2006; Rafael Hernández, Rafael (compilador), Culturas encontradas: Cuba y los Estados Unidos, La Habana, Centro de Investigación y desarrollo de la cultura cubana Juan Marinello y Centro de Estudios Latinoamericanos David Rockefeller, Universidad de Harvard, 2001; Rafael Hernández, Huellas culturales entre Cuba y los Estados Unidos, La Habana, Centro de Investigación y desarrollo de la Cultura Cubana Juan Marinello, 2000; y Rafael Hernández, Mirar a Cuba: Ensayos sobre la cultura y sociedad Civil, La Habana, Editorial Letras Cubanas, 1999.

Auteur

Investigadora del Instituto de Historia de Cuba

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search