Version classiqueVersion mobile

Las Izquierdas Latinoamericanas

 | 
Caridad Massón

Izquierdas y cultura

¿Es la problematización de género un tema pendiente de la izquierda?

Algunas visiones de escritoras latinoamericanas

María Antonia Miranda González

Texte intégral

  • 1 Mi traducción.

Matamos a la Reina. Nos abrimos paso por una serie de habitaciones privadas y la acuchillamos (…) Luego nos encontramos en el tribunal entre un numeroso grupo de mujeres vestidas con túnicas de penitente que realizaban una manifestación con carteles. Todas cantaban “Yo maté a la Reina”, lo que producía una gran confusión. (Rosemary Pringle y Sophe Watson).
Y tú Odete, ¿te preocupas con Brasil?
Avergonzada Odete no sabía dónde poner las manos. ¿Qué había en Brasil que mereciera tantos cuidados, o una respuesta firme en aquella hora? ¿Acaso debía hablar de Getulio, de Chico Alves? Como si fuera de hecho posible para alguien hablar de su país, y decir cosas parecidas a las de una persona de la que se gusta. No sé doña Eulalia, creo que sí. Solo que no sé bien como es Brasil. Siempre es difícil entender el país de uno. ¿No cree la señora? (Nélida Piñon)1

  • 2 Joan Scott, “Gênero: uma categoria útil para a análise histórica”, en Educação e Realidade, Porto A (...)

1En primer lugar ¿qué significaría aquí “problematizar” el concepto de “género”2? El término, por sí solo, y en el campo de las discusiones, en el que se encuentra inmerso, resulta bastante problemático a la luz de la emergencia de las nuevas identidades, y de los otros sujetos que tienen formas contingentes de dialogar con su “eficacia”, sobre todo en estos tiempos, donde la temática de los cuerpos y las territorialidades se afianzan, y surgen nuevas lecturas sobre la construcción de poderes, y las formas cómo funcionan las relaciones de poder.

  • 3 Isabel Allende, La casa de los espíritus, Barcelona, Planeta Diagostini, 1982.
  • 4 Nélida Piñon, A República dos Sonhos, Rio de Janeiro, Livraria Francisco Alves, 1984.
  • 5 Nélida Piñon, O presumível coração da América, Rio de Janeiro, Record, 2011. Para Nélida Piñon la r (...)

2Y aunque no es la primera vez que se escribe sobre los vínculos entre feminismo e izquierda, quisiera continuar este texto tomando en cuenta algunos fragmentos y visiones que están sumergidos en las obras narrativas de dos escritoras latinoamericanas, Isabel Allende (1942) y Nélida Piñon (1937) y/o alrededor de sus experiencias, en un marco “literario” mayor que facilita las afinidades electivas. Autoras que fueron escogidas por los sucesos que se relatan en sus obras: “La Casa de los Espíritus”3 y “La República de los Sueños”4, además por el dato biográfico que distingue a Isabel Allende como chilena, y en el caso de Piñon, por la publicación de sus discursos pronunciados, bajo el título: El Presumible Corazón de América.5 Dos obras que se distinguen, a pesar de sus diferencias, por dar voz a un grupo de mujeres que no figuran en las colecciones de mujeres reconocidas o notables. Por tratarse de los personajes más invisibles. Y, porque de la misma forma, parecieran señalar que la propuesta de una versión histórica, a partir de fuentes ilegítimas, a los ojos de los discursos tradicionales, y a los referentes de las instituciones consolidadas, significa hablar de una América bastarda, hija desconocida, renegada, que creció en silencio pero que iba tejiendo el subconsciente de su rebeldía.

3Hablar de América, en el sentido de encontrar alguna explicación a la magnitud de lo que esta palabra representa, cuando es mencionada, trae en su base la ambivalencia entre las posturas de los recortes investigativos, según las posibilidades académicas, y las pretensiones de una búsqueda de sus signos en las vidas de aquellos, que al ser llamados latino-americanos, parecen carecer de las posibilidades de explicarse a sí mismos, según los recortes de esa procedencia.

4En la balanza de la vida cotidiana, ¿cuál es el peso de esta denominación? ¿Está en la trayectoria de luchas que atravesaron la historia continental para conseguir las diferentes independencias y liberaciones? ¿En los esfuerzos de integración, en las pautas registradas en las agendas políticas de izquierda? ¿O en las marcas de las opresiones que se reinstalan como un continuo que parece enmarañar, una y otra vez, los efectos de las situaciones y las acciones “libertadoras”?

5Entre esas marcas consolidadas por una reproducción cultural, con énfasis en las conductas dominantes, están las del Género.

  • 6 Como sabemos, a mediados de los años 60 del siglo XX surge la segunda ola feminista en Estados Unid (...)

6El surgimiento del movimiento feminista en América Latina se ubica en la Literatura en la década de 60 y 70 relacionadas a las vertientes de izquierda en este contexto y a la lucha contra las dictaduras. Numerosas autoras refieren que la posterior emergencia de los movimientos de mujeres en AL, también en Centro América, forma parte del derrame de los movimientos de izquierda, pero también de la influencia del movimiento feminista internacional6. Por ejemplo, en Perú muchas mujeres que dieron origen al movimiento provenían de las filas de la izquierda, lugar desde el cual iniciaron la tarea de cuestionar la ausencia de un discurso claro con relación a la subordinación femenina, y de la misma manera, sus posiciones como sujetos diferenciados por una condición: precisamente la de ser mujeres, así como aquellos conflictos que comenzaban a revelarse en el interior de las familias, y la fragilidad con que eran representadas en las estructuras de la dirección partidaria.

  • 7 Isabel Allende, Obra citada, p. 195.

Ana Díaz, una estudiante que, como Miguel, llevaba la insignia del puño alzado, hizo la observación de que eso sólo duele a las mujeres ricas, porque las proletarias no se quejan ni cuando están pariendo, pero al ver que los pantalones de Alba eran un charco y que estaba pálida como un moribundo, fue a hablar con Sebastián Gómez […]: – Esto pasa por meter a las mujeres en cosas de hombres – bromeó. – ¡No! ¡Esto pasa por meter a los burgueses en las cosas del pueblo! – replicó la joven indignada.7

7En este fragmento, producto de la elaboración ficcional de Isabel Allende (1982) en un contexto específico, se desdoblan los chistes del sentido común, y las divisiones binarias entre “las cosas de mujeres” y las de “los hombres”, compartiendo otra dicotomía que resalta “las cosas de los burgueses” y “las del pueblo”, porque las proletarias “no se quejan”. Se coloca de forma contrastante el interés por la lucha de clases versus “los problemas femeninos”, o en la atmósfera descrita, una dicotomía en la resolución de conflictos que provienen de modos de presentarse desde lo femenino, con relación a los valores masculinos circundantes, desde los cuales una mujer proletaria parecía sentirse más próxima y, en consecuencia, aceptada. Allende consigue desenvolver cierta coherencia imprevista, entre estos hechos de pertenencia de clase y las complejidades de las relaciones entre los sexos. Ella relata que una gran parte de la clase media se alegró con el golpe militar, porque significaba la vuelta al orden, a la limpieza de las costumbres, las sayas para las mujeres y el cabello corto para los hombres.

8La problematización de género aquí propuesta como tema pendiente puede parecer, entonces, un asunto de preocupación de las feministas, en sus análisis de las intersecciones que se leen como los entrecruzamientos entre “raza”, “género”, y “clase”, la conocida interseccionalidad, empleada por el feminismo estadounidense, para el cual una política feminista de localización envuelve una temporalidad de lucha, y no una posición fija. Conceptos claves para entender la reproducción de las condiciones de opresión social, que al inicio fueron colocadas al lado de las situaciones que “supuestamente” las han revolucionado.

9Sin embargo, la presencia del tratamiento literario de cierto “objeto común” abría un camino para ejercitar las miradas oblicuas. La conjunción patria-nación se presentaba en las obras leídas de las autoras Allende (1982) y Piñon (1984) como el objeto compartido, tanto por el feminismo como por la izquierda, simultáneamente. Un hecho que puede resultar de utilidad cuando se tratan de analizar encuentros y desencuentros, alianzas y rupturas en los distintos ámbitos nacionales.

  • 8 Josefina Ludmer, Aquí América Latina: una especulación, Buenos Aires, Eterna Cadencia, 2010.

10Por otro lado, la crítica argentina Josefina Ludmer8 destaca que la producción de símbolos nacionales se encuentra inscrita en una cronología que alude a la política en términos oficiales, ya que dentro de un primer período (1830-1980), la nación y la nacionalidad son instancias ideológicas y económicas que ocupan a los representantes de derecha y de izquierda en un mismo espacio de lucha como también se advierte en varios momentos del romance “La República de los Sueños” (1984) de Nélida Piñón.

  • 9 Sonia Montecino, “Identidades de Género: Fisuras y Amalgamas en el imaginario cultural chileno (del (...)

11El tratamiento que realizan las escritoras sobre este llamado objeto compartido nos prepara para el ejercicio de desmontar la idea de que: “La esfera pública y la noción de una comunidad política surgen precisamente como alternativa al estado nación y su relación estructural con el nacionalismo”. Principalmente porque en esta narrativa analizada se nos recuerda que desde el espacio de la casa y con “los signos de la madre” se ritualizaron los actos de impugnación de la dictadura. Que la cazuela consiguió expresar las demandas públicas del mismo modo que las necesidades que ella evoca9. En fin, se nos recuerda el emblema radical de que “lo personal es político”.

12En la obra de Isabel Allende (1982), La Casa de los Espíritus, la historia relata la vida de la familia Trueba, durante cuatro generaciones, así como los movimientos sociales y políticos de Chile pós-colonial, a través del registro del personaje Clara, quien compone una serie de cuadernos en los cuales la escrita combina lo cotidiano con eventos reales-maravillosos. Las principales figuras de la trama son siempre mujeres, sobre todo, aquella que encarna el papel de escritora, con la función de organizar e recrear la memoria de la familia en un texto que permite establecer conexiones profundas con otras narrativas de escritoras latino-americanas. Como es el caso de Nélida Piñón (1984) que, con La República de los Sueños, crea una saga sobre las aventuras de los inmigrantes que aportaron a Brasil un legado cultural, pues como el Esteban Trueba de Allende, Madruga también es un joven que sale en busca de fortuna.

  • 10 Eurídice Figueiredo, Mulheres ao espelho: autobiografia, ficção, autoficção, Rio de Janeiro, Editor (...)

13A partir de una serie de empleos humildes, se describen las trayectorias de éxitos y fracasos que frecuentemente ponen a prueba los ideales de libertad y de felicidad. En el texto de Piñón es la nieta Breta la encargada de unir los fragmentos y reconstituir la historia de su familia que se confunde con la historia reciente del país. Emerge la mujer como personaje con una función específica, la de escritora, con el poder de narrar su realidad y a sí misma.10

14Presenciamos un despertar de las mujeres hacia la concientización no solo en términos de clase, sino también en términos de las limitaciones y los obstáculos que impedían su ingreso en las actividades revolucionarias del momento. La literatura expresaba de esta forma, las posibilidades de imaginar un país o nación, en los llamados años del compromiso, por el hecho de que publicar un autor latinoamericano en los años 50 y en los 70-80 se asociaba al ‘compromiso’ social del mismo, ya que se produjeron en América Latina cambios vertiginosos: como sabemos las dictaduras militares, las revoluciones marxistas, unidas a la inestabilidad social, y las crisis económicas.

  • 11 En México hay autoras de la talla de Inés Arredondo, Elvira Bermúdez, Rosario Castellanos, Guadalup (...)

15En esas décadas duras surge una corriente imparable de escritoras11, no uniformes pero sí unidas por inquietudes sociales, políticas y dispuestas en la mayoría de los casos a empujar la sociedad hacia la democratización, como una respuesta de denuncia de las posiciones diferenciadoras; de la omisión en las actividades que los personajes hombres asumían, en la incorporación activa a los eventos que resultarían los seleccionados, o definitorios, para construir una llamada historia oficial, de marcado carácter androcéntrico.

16Las formas de ocuparse en pensar la nación, dentro de sus obras, tomaba como punto de partida no consciente, la propia tradición logo-falocéntrica que las ignoraba, sin llegar a realizar alguna convocatoria explícita que las inspirara a construirla. Así, la mística del género se perfila como un factor de vulnerabilidad, de construcciones patriarcales que se transformaron también, en aparato ideológico de tortura y de exclusión. Estos personajes mujeres, Alba (en Allende) y Breta (en Piñon), fueron en ambas situaciones descritas, figuras conectoras. Fueron colocadas en los márgenes y desde allí se encontraron empujando los límites de lo posible, en los entre-lugares de la acción, mediante la escrita que significó partir, por medio de las palabras, para la lucha y también para el exilio.

  • 12 Elisabeth Jelin, Los trabajos de la memoria, Madrid, Siglo XXI, 2002. Cap. 6: El género en las memó (...)

17Al mismo tiempo, pueden ser entendidas como tipificación del movimiento de mujeres que usaron la escrita, como ejemplificara Elizabeth Jelin12, en su investigación de memoria en el caso de las dictaduras. El efecto literario de la creación del biografema (una construcción autobiográfica que utiliza la ficción) apunta para la conformación del sujeto mujeres escritoras latino-americanas, juntando en esa conformación el eje de identidad de género con el eje de identidad nacional, exponiendo prácticas transformadoras de justicia social, a través de la costura con la tradición, y los trazos embutidos que amplían los momentos de dolor; para explicar, a partir de él, el destino y la creación de disímiles representaciones de país.

  • 13 La resistencia (movimientos organizados o proyectos de intelectuales latinoamericanos) que se viste (...)

18De igual manera, en esta escrita persiste la elaboración mística alrededor de la falta, y de la paradoxal presencia de los cuerpos de los muertos, ilustrada a través de los suicidios de los presidentes Getulio y Salvador Allende, en una paradoja vida-muerte que ayuda a las autoras a explicar la nacionalidad. La lógica de los romances estudiados restablecía de esta forma, en el imaginario del cuerpo social, a las minorías activas que sufren con el devenir entre las estigmatizadas políticas, sus escondrijos e interjecciones13.

  • 14 Flávio Tavares, O dia em que Getúlio matou Allende e outras novelas de poder, Porto Alegre, L&PM, 2 (...)

19Fue durante este proceso dialógico que advertí la publicación de otro libro sobre memoria que también comprendía ciertos impactos nacionales. Un libro que me llevaría a adoptar el término realidadficción de Ludmer para mostrar, como la autora quiere hacer ver, la conjunción de ambas dimensiones. El texto de Flavio Tavares: “El día que Getúlio mató Allende, y otras novelas de poder”14 colocaba la especie de diálogo que me proponía con los personajes de Alba (Allende) y Breta (Piñón), en un nivel más abarcador que las palabras, en un nivel de acciones que se reflejan en diferentes épocas y contextos de un mismo espacio, el espacio de “América Latina”, en un nivel que se pregunta repetidamente por la muerte, que hace de la muerte una insignia en los momentos más álgidos de la política formal y también, un emblema.

20La coincidencia del título del libro con mi recorte de investigación iba al punto de tener ambos presidentes como personajes fundamentales en los romances de Allende y Piñon. El efecto de espejo que estaba proponiendo trazar a la hora de hablar de una composición latino-americana en destaque, a partir de los imaginarios políticos estaba siendo utilizada por el periodismo fantástico de Tavares que, al hacer la reconstrucción anecdótica sobre los suicidios, incluía esa metáfora y su lectura personal de una afinidad electiva. Con certeza una de las escenas más contundentes en la “Casa de los Espíritus”.

21El declara en su texto: Estábamos en septiembre de 1973, pero aquellos ojos yo los conocía de septiembre de 1954.

  • 15 Flávio Tavares, Obra citada, p. 29

Y, con aquellos ojos de la consciencia del inconsciente, leí los despachos de las agencias internacionales de noticias informando que Allende se había suicidado en el sofá de la antesala de su gabinete, disparándose con la ametralladora que le regaló Fidel Castro, al saber que la resistencia había llegado al fin. Fui uno de los tres redactores que prepararon la edición del Excelsior del día siguiente sobre el golpe de Chile, con un título a lo largo de ocho columnas, en la primera página informando sobre el suicidio de Allende15.

22En el texto de Tavares se describe un encuentro en China durante el cual el presidente Allende se había interesado por la muerte de Getúlio. De ahí que las próximas inquietudes giraran en torno de profundizar en el sentido y la coherencia que la imposibilidad física-espacial, e histórica de Getulio matar a Allende, presenta como realidad anunciada, como propuesta discursiva y también como forma de relacionar los sucesos significativos de dos realidades sociales aparentemente distantes.

23Pero no es la figura y el ingenio de este autor lo que se destaca en primer lugar, y sí la forma como se sedimentan comprensiones sobre micro-poderes, vínculos que atraviesan la realidad, que llegan a la ficción y que resultan, en su entendimiento más abarcador, en una realidad-ficción. Se trata de una resonancia que hacía eco y que me parecía muy semejante con la imposibilidad, (o no) de Alba encontrar una Breta en una esquina y mirarle a los ojos, sus ojos de periodista, mostrarle la mano machucada, o aquellos cuadernos de anotar la vida, de quedarse acostadas en el suelo, listas para intercambiar las fotos de la familia de Clara por alguno de los objetos de la caja de Esperanza. Sorprendidas las dos con el hecho de tener la misión tan parecida de resarcir una saga familiar a través de los apuntes y objetos recordados. De partir para los primeros trazos de una escrita precoz abriéndola para espanto de lo público. Y la muerte acechándolas. Escondidas en un segundo plano, o en el plano oculto, que los eventos establecidos para la publicitación limitaban, por su condición de reservistas.

  • 16 Isabel Allende, Obra citada, p. 25
  • 17 Nélida Piñon, Obra citada, p. 319

24“El día que Getulio mató Allende” puede ser sintetizado con la Casa de los Espíritus y la República de los Sueños, o mejor, La Casa y la República, reafirmaron el día en que dentro de un juego imposible un suicidio llevó a otro (por intermedio de una dinámica no linear, no causal, especulativa, especular). Y en la cohesión densa de ese postulado poético, advertir la presencia del trabajo sistemático desarrollado por la actividad intelectual-artística de las mujeres, al calor de la efervescencia de los valores y del activismo de los movimientos de izquierda. De hecho en los dos romances se trabaja, en este aspecto, el vínculo individuo-nación, así como las tres dimensiones asociadas entre sí: memoria, dolor y olvido: “Iban de luto, silenciosos y sin lágrimas, como corresponde a las normas de tristeza en un país habituado a la dignidad del dolor”16. “¿Desde cuándo un solo hombre tiene fuerzas para traicionar un país, Madruga? Es siempre una clase entera la que traiciona una nación, dijo Venancio, de aspecto abatido”17.

  • 18 Josefina Ludmer, obra citada, 2010.

25Son las muertes conectadas con los saltos de la modernidad que transforman y alteran las vidas individuales en América Latina, lugar en el que la relación entre la experiencia personal y el acontecimiento histórico aparece de forma directa, casi sin mediación. La dictadura militar o la implantación forzosa de la modernidad no solo producen saltos de tiempo y rupturas políticas y económicas, penetran en las vidas de las personas, entran en sus casas y deciden en sus destinos18.

26El matiz a ser resaltado va más allá de la mirada de los grupos formales y de las formaciones partidarias, en ellas se persiguen las prácticas, tal como menciona Ludmer que son intencionadas como las otras políticas, con la capacidad de disolver los órdenes formales o que aparecen sin fundamento: y que son las políticas de la producción y la destrucción de la vida, las que se ocupan de las enfermedades, del sexo, de la sangre, las que se rescatan del lenguaje, y también las políticas del miedo.

27Vale añadir que en los dos romances se evidencia el hecho de que la tortura, (inherente a la política del miedo) es una maquinaria para la tortura social a través de los cuerpos de los individuos. Aunque en estas obras, lo que se busca amputar, por la vía de su reducción, son los tejidos de la subjetividad, sus incompatibilidades; al proponerse descubrir y minar el origen del posicionamiento “subversivo” a las posturas tradicionales de la identidad de género, más allá del pensamiento ideológico. Estos cuerpos son diferenciados y esta diferencia es aumentada o disminuida, según los códigos de género del imaginario colectivo del aparato represor, en manos de hombres: los torturadores, médicos, militares, que aplicaban técnicamente, las medidas físicas y psicológicas.

  • 19 Joan Scott, Préfacio a “Gender and Polítics of history, Cadernos Pagu, Campinas, n. 3, p. 11-27, 19 (...)
  • 20 Heleieth Saffioti, Ontogênese e filogênese do gênero: ordem patriarcal de gênero e a violência masc (...)

28Así, e introduciendo un fundamento teórico para la exposición de nuestro “objeto compartido”, resultaría interesante agregar que la elección de hacer una lectura del par estado-nación, (y/o patria/nación) en el universo narrativo, comparte con Scott19 la imagen de la resistencia que interactúa con una abertura a la temática, por colocar en el foco de atención la recreación de una nación con cierta independencia de la idea abstracta de Estado, inclusive por presentarse como una propuesta micro-sentida, en una escala espacial afectiva y de tensiones que son las relaciones de familia, y por ilustrar, como ya lo señalara Saffioti20, las distribuciones jerárquicas de las cuotas de poder, y la capacidad de negociación femenina.

29Si bien, en algunos de los trechos leídos se fueron componiendo las situaciones de ruptura con el modelo tradicional que persiste en algunos de los contextos de la familia latino-americana del “hombre proveedor y la ama de casa”, enfatizando en la independencia de las mujeres con relación a sus maridos, también las personajes fueron colocadas en una situación de mayor dependencia y vulnerabilidad con respecto al estado, en cuanto empleadas, clientes y consumidoras de los servicios públicos.

  • 21 Nancy Fraser, “Repensar el ámbito público: una contribución a la crítica de la democracia realmente (...)

30Esta distinción de los matices entre arquetipos que fluyen por las líneas del discurso estudiado ayudan a explicar la exacerbación del sexismo característico del ámbito público neoliberal, y de manera simultánea las nuevas normas de género que prescribían la domesticidad femenina y una marcada separación entre los ámbitos que nos ocupan desde el inicio en esta discusión, el público y el privado. Ámbitos que funcionaban como signos clave de la diferencia entre la burguesía y las clases tanto altas como bajas21.

31Lo cual se traduce en la reproducción que integra a las mujeres, tanto en la familia como fuera de esta, de forma tal que se encuentren extendiendo las actividades domésticas y del cuidado en los espacios públicos como una prolongación de sus tareas en la esfera privada. Conformándose así cadenas globales de cuidado, que transfieren cuidados de unos a otros hogares, donde las latinoamericanas más pobres son las más oprimidas.

32Esto es lo que consigue atravesar subrepticiamente las interacciones personales durante la organización y las acciones, o espacios creados para desarrollar la abertura a las oportunidades, los derechos de justicia y equidad que poseen como eje directriz, si no la eliminación radical, por lo menos, la disminución de las diferencias entre las clases, estratos, y las brechas que son indicadas por los disimiles factores de marginalización social.

33Esta circunstancia, tal vez, permita comprobar la tesis que mantienen algunas teóricas, sobre la mayor dependencia de las mujeres de las políticas de los Estados en comparación con los hombres, lo que parece dificultar una acción estratégicamente combinada de oposición, o de contra-respuesta, directa para aquellos enunciados identificados como patriarcales, y que provienen de los mismos. Y a la vez, parece interferir en las propuestas que intervengan en el pre-requisito de la posición fija de un cerco pasivo, que significa la etiqueta del género, por ser un cerco que se mueve, conjuntamente, con la lectura corporal-sexual de lo femenino.

34Al parecer, lo anterior, también coloca limitaciones al reconocimiento de la coexistencia de la aceptación del control, cuando se presenta como beneficioso, y su perfil androcéntrico, aunque sus efectos vayan fundando términos estrechos a través de los cuales se hace viable el tipo de relación registrada por el interés del poder oficial; que se manifiesta como poco negociador, e instalado en otra espacialidad; muchas veces fuera de las esperanzas y de los sueños individuales, específicamente al consolidar la visión que confunde la transformación con los cambios de las políticas públicas, al movimiento con las instituciones, desechando la experiencia propia de la mayoría de las mujeres como la fuerza motriz de los cambios en su propia opresión. Esta visión política se va consolidando como una clara estrategia reformista: es decir, que coloca la esperanza de los cambios en la vida de las mujeres, fundamentalmente, en los cambios legales, sin una clara confrontación a los modos falocéntricos que las afectan en lo cotidiano.

Intentos reconciliatorios entre feminismo e izquierda en los espacios y los locales “de las memorias”

35El ejercicio de ir a buscar la experiencia coagulada en “la Casa de los Espíritus” y en la “República de los Sueños”, responde a la necesidad de salirse fuera de los marcos sólidos e restringidos para acceder a lo cultural y leer allí, las expresiones de seres de carne y hueso que se resisten a ser agrupadas y homogenizadas de modo artificial, por tener lo cultural como vehículo de formas que aprecian el movimiento en su creatividad, como esfuerzo genuino y auténtico de redes que recrean, con maleabilidad y participación, sus símbolos y la preponderancia de los encuentros intersubjetivos.

36Como apunta Ludmer, las escritoras mujeres y jóvenes, aquí representadas, como personajes de dos obras específicas, se introducen en una diversidad de marcos imaginativos del pasado, en una aproximación histórica a través de la memoria. Ellas son encuadradas en literaturas precisas y reconocibles, siempre dentro del pasado nacional. Delante del objeto “estado” ellas parecen continuar teniendo la geografía limitante del cerco femenino y las trabas para pensar las funciones, hasta las definiciones frente al imaginario que abarca la nación, en muchos casos por la persistencia de las estructuras jerárquicas que diluyen las agendas feministas, o simplemente las iniciativas organizadas por las mujeres.

37Como parte de los esfuerzos por esclarecer proyectos tangenciales aparece esta temática “resurgente” de la construcción de las memorias: ¿cómo podrían ocuparse los intentos reconciliatorios entre feminismo e izquierda de entrar en una “conversación” profunda sin hacerlo a través de los espacios y los locales “de las memorias”, y sobre todo de las que fueron vencidas?

38La actividad en el espacio privado de la habitación que, en las narrativas, no es extensamente relatada si no, más bien sugerida, es una elaboración simbólica que funde los objetos a la aprobación, la recepción y el consentimiento de personajes como Odete con la historia fabricada. De este modo, esos objetos pueden ser percibidos y construidos siguiendo la participación del habla invisible que Odete representa, así como la marca de su mirada y de su aprobación. Se ofrece, por consiguiente, a través de la escrita literaria, una materialización que sustenta la hipótesis de que, durante esta fabricación de la memoria, hay presente una autoría silenciada, que como en el caso de la Nana en Allende, se trata de una presencia que se confunde con ausencia.

  • 22 Marcia Hoppe, Rompendo o silêncio: gênero e literatura na América Latina, Porto Alegre, Editora da (...)

39No perdamos de vista el hecho de que algunos escritos de memoria surgieron, en Brasil, sobre todo a partir de los años 80. En consonancia Márcia Hoppe Navarro22 distinguía que la principal característica de ficción producida por las escritoras latino-americanas durante este período consiste en una re-evaluación del papel de la mujer en la historia y que eso se puede atribuir a aquellas mudanzas generales que ocurrieron a partir de los movimientos de liberación de la mujer que marcaron los años 60 y 70, como ya vimos, vinculados a los movimientos de izquierda. En este contexto, de los 80, se condensan los esfuerzos de enfrentamiento. A través de los conflictos que vivieron en carne propia las militantes, se puso en evidencia cómo las desigualdades de clase, sexo y raza impedían y limitaban la democracia y cómo existían articulaciones y engranajes que las reforzaban mutuamente entre sí configurando un sistema de opresión, por algunas, definido como: capitalismo patriarcal racializado. También se pone en evidencia la necesidad de analizar sus efectos en conjunto.

  • 23 Sonia Montecino, Obra citada, 2007.

40En ese mismo sentido, es un momento que se distingue (en términos generales y que abarca el espacio latino-americano), por el paso de lo prospectivo a lo retrospectivo, por el movimiento de reintroducir al historiador en la historia, y por pasar a mirar de una forma relativamente nueva el tratamiento sobre lo nacional, con la aparición de la categoría de lugar conjugada con la trilogía compuesta por nociones sobre memoria, patrimonio e identidad. Además de esto, es un período que se caracteriza por la aparición de un discurso femenino que en el caso de Chile, presenta una preocupación por las relaciones de género entendidas como relaciones de poder, además de acompañar la lucha por la democracia: El golpe de Estado de 1973, como utopía de mercado como síntesis social y con el autoritarismo como forma de gobierno, produjo un quiebre radical en las formas de expresión política de las diferencias, pero al mismo tiempo profundizó modelos de género y al hacerlo, como una consecuencia inesperada, posibilitó la emergencia de nuevos discursos femeninos23.

41Igualmente, los romances de Allende y de Piñon son obras que fueron publicadas en fechas muy próximas, 1982 y 1984 respectivamente, años que fueron influenciados por los encuentros feministas, ya que, en 1983, el año intermediario a las publicaciones se realiza el Segundo Encuentro Feminista Latino-americano y del Caribe en Lima (Perú).

42El rescate de la producción de ese evento viene por el hecho de tener registros compartidos con la narrativa que analizo. En esta orden, creo necesario destacar que, durante el encuentro, se acuerda definir ideológicamente el feminismo a secas, hasta entonces imperaba la definición de feminismo socialista. Esta idea fue trasladándome de la panorámica de los asuntos del movimiento para su eclosión en la literatura, debido a que se puede entrelazar, como una especie de correlato con el romance la Casa de los Espíritus, sobre todo por el tratamiento que hace la autora del término compañero, para sustituir el nombre del presidente, como parte de esa contextualización que extravasa lo imaginativo.

43Regresando al encuentro realizado en Perú, y como bien se puede leer esa interpretación en algunos trechos del romance de Isabel Allende, observamos que se manifiesta no solo la crítica a la actitud del partidismo político socialista en lo que respecta al proyecto feminista, sino que se hace evidente la denuncia de la omisión de prácticas transformadoras de las formas en que se reproducen las desigualdades con trasfondo machista, aunque en algunos casos el género y la igualdad fueron llevados al campo de las discusiones sobre la mujer revolucionaria. Estas experiencias están cargadas de numerosas fricciones cuando las entendemos desde las vivencias de las mujeres actuantes en los movimientos guerrilleros, de las que fueron obligadas a exiliarse y también, de las que participaron en el movimiento estudiantil, de las organizaciones académicas politizadas, arquetípicamente retratadas en las obras de 82 y 84 por los personajes de Alba y Breta, y que tienen coincidencias con los análisis formulados sobre la compañera como concepto.

44Como sabemos, Salvador Allende produjo un discurso renovador de las formas de interactuar con la autoridad con su autodenominación de compañero presidente. El compañero en esta temporalidad que referencia la romancista pasó a ser una estructura denotativa de las relaciones de igualdad, en todas las escalas, con la pretendida función de disminuir, o hasta ignorar las cuotas desiguales en el dominio social. La palabra compañero resumía la aparición de una propuesta diferente de relaciones interpersonales, una alteración en la forma de identificarlas, y por tanto, de generar una autoidentificación. El término se inmiscuía en la trama cotidiana, que no quedaba solamente comprometida con la llamada política oficial, especialmente, al considerar que atraviesa el sistema de género y sus interacciones específicas. La narrativa seleccionada ilustra, a partir del recurso de apropiación del término, modos alternativos para despertar las otras políticas singulares.

45Es importante rescatar que la conciencia feminista latinoamericana fue alimentada por las múltiples contradicciones experimentadas por las mujeres. El significado de la compañera, divergía de manera contrastante con su par. Nacía, una vez más, otro binomio de género plantado en los términos de la política oficial que comenzaba a lucir, en una pretensión vertical (recreada en el texto literario) cierta preocupación por las interacciones familiares.

  • 24 Montecino, Obra citada, p. 129

La compañera a cambio del amor total de su amante, debía suscribirse a su lucha, pero además adquirir protagonismo sólo una vez que este desapareciera. Así ser la compañera requiere, por un lado, una dimensión sacrificial y, por el otro la dependencia ideológica de la pareja, asumiendo la secundariedad de una reservista24.

46El dolor de la compañera fue un dolor que llevó la marca de la identificación de género: la tortura sutil y simbólica comenzó bien antes de ser capturada, dentro de la propia relación afectiva con su par. En las autoras se percibe como la compañera era un resultado de lo simbólico subordinado. Las compañeras “aprendieron” que los partidos políticos no eran su espacio; al menos para asuntos propios. Que las movilizaciones alrededor de los derechos reproductivos, y del aborto marcaban un conjunto de dimensiones específicas y políticamente importantes que delineaban otras formas de opresión dentro de la lucha que defendía a los oprimidos.

47Las feministas del Perú relatan que poco a poco fueron siendo definidas a los ojos de los miembros (hombres y mujeres) de partidos de izquierda, como “mujeres histéricas”, y también tratadas como “pequeño burguesas”, que alentaban las divisiones influenciadas por el feminismo occidental. Esto trajo como consecuencia un cambio en las relaciones con estos partidos. La autonomía que recién despertaba dentro del movimiento feminista fue considerada como una especie de abandono de la lucha real, y como un ataque a los esfuerzos de la unidad popular por conformar o alentar la existencia de guetos. Y aunque el debate alrededor de la democracia no era en ese momento una preocupación clara de la izquierda se imponía el prerrequisito sobre el impacto de las ideas feministas en la sociedad como un resultado vinculado a la lucha por una democracia plena y radical, como modo de vida, y no solo como forma de gobierno.

48A principios de los ochenta ellas abogaron por un feminismo sin apellidos, (y sin apellidos llega a plasmarse en las páginas de las escritoras) tal vez con el sentimiento de dar la espalda a las mujeres populares, sin embargo, con el intuito de desmovilizar los efectos que tendían cada vez más a homogeneizarlas según las perspectivas clasista y economicista que tendían a agrupar y a hacer análisis de sus acciones en términos más cuantitativos que cualitativos. Si se obviaron fases de su protagonismo, de sus procesos, así como las experiencias enriquecedoras en las búsquedas de nuevas identidades, estos rasgos brotaron en el pensamiento creativo que logró publicar y hacer visibles sus métodos eficaces para responder a las necesidades familiares, sus capacidades de lucha y de apoyar a las luchas generales, mediante las producciones de las romancistas citadas, entre muchas otras.

49Otro aspecto interesante de estas obras es precisamente que la figura de la madre fue representada: como madres de mujeres. Conforme se trazaba un diálogo implícito con los estereotipos de las madres sacrificadas que entregaban sus hijos (por ejemplo, al servicio de la instancia mayor, en nombre de la defensa de los ideales patrios), se denunciaban y evaluaban sus costos y se perfilaba el camino de la escrita como su principal exposición.

50¿Existía algún significado oculto para esta inversión del centro de atención tradicional? ¿Se mudaba la construcción identitária del deber ser? Algunas de los personajes que aparecen como anónimas en el texto “La Casa”, son las madres de hijos “ajenos” y también parieron hijos/as de diferentes hombres:

  • 25 Isabel Allende, Obra citada, p. 258

Era una de esas mujeres estoicas y prácticas de nuestro país, que con cada hombre que pasa por sus vidas tienen un hijo y además recogen en su hogar a los niños que otros abandonan, a los parientes más pobres y a cualquiera que necesite una madre, una hermana, una tía, mujeres que son el pilar central de muchas vidas ajenas, que crían hijos para que se vayan también y que ven partir a sus hombres sin un reproche, porque tienen otras urgencias mayores de las cuales ocuparse25.

  • 26 Sara Guardia, “Literatura e escrita feminina na América Latina”, en Anuário de Literatura, Florianó (...)

51Así afirmaba Piñón utilizando la voz materna de Eulalia: Esta hija se va a llamar “Esperanza”. Y de esta forma interactúa con la continuidad de presentaciones de personajes madres-niñas que van a protagonizar la narrativa latino-americana del siglo XX, lo cual, según teóricas como Sara Guardia26, se convierte en una característica que permite el enfrentamiento de la protagonista con los valores sociales tradicionales, en un proceso que pone en juego los deseos de los individuos y sus posibilidades de cumplirlos.

52Los ejemplos de la literatura y de las situaciones oníricas recuerdan el postulado de Foucault (1975) cuando hacía referencia a que precisamos cortar la cabeza del rey, enunciado a partir del cual explicaba los micro-lugares de poder, para descentralizar la idea de poder absoluto en las manos del gobierno. Estas historias escogidas donde también se relata el desafío mujer-estado no solo se preocupan con llegar hasta esta mítica cabeza, sino que también comenzaron a transgredir la lógica de los espacios y a transmutar algunas definiciones de política.

53Se trata de una revisión que, al finalizar sus respectivas lecturas provoca la aproximación empática con las tramas de los personajes sumergidos en la búsqueda de la defensa de sus raíces, en los viajes de exilio, en los lugares de tortura, en el frente de lucha, en la subversión de los valores de género, en la resistencia. Se trata, la mayor parte del tiempo, de exponer una identidad personal en fase de desdoblamiento, de lucha interna, de luto.

54No obstante, también es difícil negar el hecho de que la lógica patriarcal encontró, además del sufragio femenino, una práctica subversiva en las mujeres que eligieron ser creadoras de sentido. Esto es, crear un significado en un lugar que no estaba antes, organizar la atmosfera circundante para providenciar un sentido que extienda las formas de apropiarse de la nueva realidad creada, tener la osadía de nombrar un significado oculto hasta el momento de ser enunciado por su creadora; hacerlo circular, en las pocas permisibilidades de los significantes instaurados, tórnalo creencia, tórnalo espacio habitable. Necesariamente hay espacios que no pueden ser ocupados sino es a través de la tentativa de aniquilación de las ideologías operantes, de la denuncia de sus carencias y de la adecuación o muerte que un espacio nuevo le reserva, para sorpresa, asombro o resistencia.

55Las alianzas y las rupturas para las mujeres ¿cuáles serían, según el plano literario y según programas que se resisten a la desigualdad y exclusión como proponen las agendas de izquierda? ¿Es la problematización de género un tema pendiente?

56Como la proposición viene desde las obras narrativas el resultado de un primer análisis se me antojaba como un bosquejo que se abría paso desde lo micro, sobre todo desde el terreno de lo microsentido, y de las afecciones, en el mapa emocional de las izquierdas, sobre todo en la creación de una geografía y una composición latinoamericanas que se distinguiera por el asomo y el atrevimiento de dar voz a los/las oprimidos/as más invisibles.

57Al final, son seres de memoria. Entran y forman parte del patrimonio de la nación como símbolos culturales que encuentran, a través del discurso literario una puerta para resistir a la expulsión. Por este motivo, es transformándose en sujetos de la cultura que ganan el lugar dentro de los parámetros de acogida del pensamiento social que lida con los márgenes de la nacionalidad. Una emergencia que se cualifica como salvadora y que interpreto como mecanismo de revelar e conectar puntos estratégicos de conformación de espacios de sentido, para los movimientos que nos ocupan, una vez que, a través de su consolidación y existencia, puede manejarse y dialogar con los significantes instaurados, con una escrita que resulta ser una narrativa política de los afectos.

Notes

1 Mi traducción.

2 Joan Scott, “Gênero: uma categoria útil para a análise histórica”, en Educação e Realidade, Porto Alegre, v. 16, n. 2, p. 5-22, jul./ dez. 1990. El género para Scott (1986) consta de cuatro elementos interrelacionados entre sí, y cuyas relaciones complicadas serían justamente la materia del conocimiento histórico desde esta perspectiva. Estos elementos serían: 1- símbolos culturalmente disponibles que evocan múltiples representaciones contradictorias de la mujer. 2- conceptos normativos que manifiestan las interpretaciones de los significados de los símbolos, sobre todo doctrinas educativas, científicas, legales y políticas, 3- el género como expresión del sistema de parentesco, 4- la identidad subjetiva del género.

3 Isabel Allende, La casa de los espíritus, Barcelona, Planeta Diagostini, 1982.

4 Nélida Piñon, A República dos Sonhos, Rio de Janeiro, Livraria Francisco Alves, 1984.

5 Nélida Piñon, O presumível coração da América, Rio de Janeiro, Record, 2011. Para Nélida Piñon la recreación sobre el “descubrimiento” del lenguaje parte, desde el inicio, de la denuncia de las pocas oportunidades y de los obstáculos de las mujeres, dentro de la tradición occidental colonial, frente a la acción de discursar, pronunciar los discursos como mujer. El acto de denuncia, y la señalización de este hecho es la primera señal política de la cual parte para hablar de América.

6 Como sabemos, a mediados de los años 60 del siglo XX surge la segunda ola feminista en Estados Unidos, este grupo de mujeres comenzó llamándose Movimiento por la Liberación de las Mujeres y estuvo vinculado a la Nueva Izquierda y al Movimiento de Paz contra los eventos que se sucedían en Vietnam.

7 Isabel Allende, Obra citada, p. 195.

8 Josefina Ludmer, Aquí América Latina: una especulación, Buenos Aires, Eterna Cadencia, 2010.

9 Sonia Montecino, “Identidades de Género: Fisuras y Amalgamas en el imaginario cultural chileno (del 60 al 90)”, en María Luisa Femenías, Perfiles del feminismo iberoamericano, Catálogos. Buenos Aires, v. 3, 2007.

10 Eurídice Figueiredo, Mulheres ao espelho: autobiografia, ficção, autoficção, Rio de Janeiro, Editora da Universidade do Estado do Rio de Janeiro, 2013.

11 En México hay autoras de la talla de Inés Arredondo, Elvira Bermúdez, Rosario Castellanos, Guadalupe Dueñas también guionista, la catedrática Beatriz Espejo, Margo Glanz, Luisa Josefina Hernández, la cuentista Judith Martínez; Mª Luisa Mendoza también conocida como la China, Magdalena Mondragón, María Luisa Ocampo, Aline Petterson, Margaret Sheed o la española Josefina Vicens. En Centroamérica algunas escritoras del momento son la salvadoreña Claribel Alegría, la nicaragüense Gioconda Belli, las costarricenses Carmen Naranjo, Eunice Odio y Julieta Pinto, las guatemaltecas Blanca Luz Molina y Leonor Paz, y en Panamá Gloria Guardia. En el Caribe coexisten dos realidades muy diferentes: las escritoras dominicanas Ana Virginia de Peña, Melba M ª Marrero y Virginia Peppen tiene un panorama de signo distinto al de las cubanas. En Cuba, escriben Nora Badía, Omega Agüero, Aracely de Aguillilla, Dulcila Cañizares, Esther Costales, Mary Cruz, poeta y periodista vinculada al Castrismo Belkis Cuza como Esther Díez Llanillo, Iris Dávila que trabajó con el Che Guevara, Tania Díez, Alga Marina Elizagaray, Nersys Felipe escritora de cuentos, Georgina Herrera, María Elena Llana, Dulce Mª Loynaz – vinculada a un movimiento definido como es la Poesía Pura –, Thelvia Marín, Renée Méndez, Anisia Miranda, Nancy Morejón, Ana Núñez, Carilda Oliver; Gloria Parrado, Graciela Pogolotti, Nancy Robinson, la escritora infantil Teresita Rodríguez Baz, Mercedes Santos, Cleva Solís, Evora Tamayo, Yolanda Ulloa y Marta Vignier”. SAGARRA GAMAZO, Adelaida. Mujeres escritoras. ArteHistória. Disponível em:. Acesso em: 22 out. 2015.

12 Elisabeth Jelin, Los trabajos de la memoria, Madrid, Siglo XXI, 2002. Cap. 6: El género en las memórias, p. 99-115.

13 La resistencia (movimientos organizados o proyectos de intelectuales latinoamericanos) que se viste de diferencias identitarias apelan al unísono a la imaginación política de una unidad que las contenga, limando la imposibilidad de representación a través del conjunto de experiencias comunes que tengan transitado los cuerpos, dentro de ellos, aquellos lastimados y que provienen de las llamadas minorías, siendo la mayor cantidad de personas en situación de exclusión, las minorías políticas. Apelan a la identidad y a la unidad, totalidad, sustentando así la paradoja que existe en la práctica y a partir de la cual se problematiza, al menos a nivel discursivo, la existencia de una América Latina.

14 Flávio Tavares, O dia em que Getúlio matou Allende e outras novelas de poder, Porto Alegre, L&PM, 2014.

15 Flávio Tavares, Obra citada, p. 29

16 Isabel Allende, Obra citada, p. 25

17 Nélida Piñon, Obra citada, p. 319

18 Josefina Ludmer, obra citada, 2010.

19 Joan Scott, Préfacio a “Gender and Polítics of history, Cadernos Pagu, Campinas, n. 3, p. 11-27, 1994.

20 Heleieth Saffioti, Ontogênese e filogênese do gênero: ordem patriarcal de gênero e a violência masculina contra mulheres, FLACSO, jun. 2009.

21 Nancy Fraser, “Repensar el ámbito público: una contribución a la crítica de la democracia realmente existente” en, Debate Feminista, México, v. 4, n. 7, p. 23-58, 1993, p. 29.

22 Marcia Hoppe, Rompendo o silêncio: gênero e literatura na América Latina, Porto Alegre, Editora da UFRG, 1995.

23 Sonia Montecino, Obra citada, 2007.

24 Montecino, Obra citada, p. 129

25 Isabel Allende, Obra citada, p. 258

26 Sara Guardia, “Literatura e escrita feminina na América Latina”, en Anuário de Literatura, Florianópolis, v. 18, n. esp. 1, p. 15-44, 2013.

Auteur

Investigadora del Instituto Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search