Version classiqueVersion mobile

Travesía de la Esperanza

 | 
Froilán Ramos Rodríguez

Consideraciones finales

Texte intégral

1A partir de esta investigación histórica sobre la presencia de la inmigración portuguesa en Barquisimeto (1948-1958) y luego de haber abordado, analizado y explicado el desarrollo de este proceso en el tiempo, se pueden establecer las siguientes reflexiones:

2En primer lugar, la política migratoria del Estado venezolano experimentó varias etapas durante el siglo XX y con rasgos propios. Por ejemplo: una política migratoria dirigida (1936-1945), un período de transición y apertura (1945-1948), una política migratoria selectiva, dirigida y de “puertas abiertas” a la inmigración europea, con signos discriminatorios y etnocentristas, puesto que se buscaba que los inmigrantes fueran de piel blanca, provenientes de Europa, de origen étnico germano-nórdico (europeos centrales, alemanes, austriacos; y del norte, daneses); latinos-mediterráneos (europeos de sur, italianos, españoles, portugueses) y eslavo-orientales (europeos de este, rusos, ucranianos, polacos). También se permitió el ingreso en cantidades significativas de inmigrantes provenientes de los archipiélagos del Atlántico: canarios (Islas Canarias, territorios del Estado español) y madeirenses (Isla de Madeira, posesión insular de Portugal).

3En este sentido, la política migratoria llevada a cabo por los gobiernos militares desde 1948 hasta 1958 presentaron rasgos neopositivistas, dado que asociaban la inmigración blanca europea con las ideas de modernidad, el orden, el progreso, por lo que se desarrollaron acciones gubernamentales tendientes al arribo masivo de los inmigrantes, la designación “Agregados de Inmigración” en representaciones diplomáticas en algunos países de Europa, la disminución de los trámites burocráticos-administrativos de ingreso a la nación, entre otras labores relacionadas con la traída de inmigrantes por el Instituto Agrario Nacional (IAN), la fundación de colonias agrícolas con inmigrantes y la Ley de Naturalización de 1955. Todo esto evidencia los lineamientos del Estado venezolano orientados a la llegada del mayor número de inmigrantes blancos europeos.

4En segundo lugar, el proceso de inmigración europea –y en especial de nacionalidad portuguesa– se presentó tardíamente en Venezuela, si se le compara con otras naciones americanas. Argentina, Brasil, Uruguay, Estados Unidos, Canadá recibieron tempranamente el mayor número de emigrantes europeos. Asimismo, los factores endógenos y exógenos que influyeron en esta movilidad europea hacia suelo venezolano están, principalmente, en el deterioro económico generado por la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) y en los ingresos resultantes de la renta petrolera, los cuales permitieron al Estado nacional la disposición de cuantiosos recursos y el apreciable ritmo de crecimiento experimentado por la nación en el decenio de los cincuenta.

5 En este sentido, si bien Portugal se mantuvo neutral en la Segunda Guerra Mundial y pudo lucrarse económicamente en los primeros años de la contienda, al ser proveedor de materias primas para dos de las potencias beligerantes principales, Alemania y Gran Bretaña, este incremento de su economía no tuvo una equitativa distribución de la riqueza nacional generada, por lo que ya para 1945-1946 se producen emigraciones que irán aumentando en los años y las décadas subsiguientes. Esto no era nada nuevo en el devenir histórico portugués, pero la cantidad de emigrantes se acrecentará en los sesenta con las guerras coloniales libradas por Portugal para mantener sus posesiones ultramarinas en África y Asia.

6De esta manera la emigración portuguesa se dirige hacia Venezuela, atraída por las informaciones recibidas sobre la bonanza petrolera, su modernización material, una moneda fuerte, las oportunidades de empleo. Estos factores, entre otros, sucesivamente atrajeron a un número creciente de lusitanos que optaron por cruzar el Atlántico. Esta presencia portuguesa, de hecho, tenía vieja data en esta parte de América. Ya desde los tiempos de la conquista y la colonización varios lusitanos participaron en la exploración tierra adentro y en la fundación de ciudades, manteniendo una constante presencia en la visita de la región más septentrional de Suramérica.

7En tercer lugar, el proceso de inmigración portuguesa en la ciudad de Barquisimeto presenta varios rasgos distintivos: la mayor parte de los emigrados provenía de localidades rurales, campesinas, pequeñas aldeas de la Isla de Madeira y en menor cantidad de Portugal Continental. Mayormente emigraron hombres jóvenes, con edades entre los 17 y 35 años, solteros, con instrucción básica y profesiones variadas (principalmente oficios agrícolas, técnicos). Casi todos llegaron en barco, después de ocho y hasta quince días de navegación. La mayoría desembarcó en La Guaira.

8En el proceso de inserción económica de los inmigrantes portugueses en la urbe crepuscular se observa que la mayoría permaneció un período en Caracas. En este lugar se concentraba la mayor parte de los extranjeros recién llegados, antes de llegar a Barquisimeto. Este tiempo era aprovechado para estabilizar la situación económica y ahorrar dinero para luego invertir. Generalmente, ya en la ciudad neosegoviana, los inmigrantes lusitanos fueron empleados por sus propios compatriotas en actividades de comercio, servicios, transporte. Se desempeñaban en labores de largas jornadas, entre diez y dieciocho horas diarias, en trabajos de exigencia física.

9En Lara los inmigrantes portugueses llegan en una “primera oleada” entre 1945 y 1959, en la cual su número asciende de 10 contabilizados en 1940 a más de 800 para 1961. Con este incremento en su presencia también se aprecia un aumento en las actividades económicas practicadas por los mismos. Para 1950, y el período en estudio, la población urbana supera a la población rural en Venezuela. Esta tendencia igualmente se presentaba en la Ciudad de los Crepúsculos y experimenta un crecimiento demográfico significativo por diversas razones. Dentro de este espacio urbano, los portugueses fundaron bares, bares-restaurantes, cafés, cafés-fuentes de soda, panaderías, abastos, entre otros servicios y sectores comerciales que les permitió la acumulación de capital a partir de transacciones con minoristas y detallistas de diversos productos, el expendió de diferentes mercancías, influenciadas por la posición geográfica y mercantil de Barquisimeto en la región Centro-Occidental de Venezuela y la instalación en la ciudad de relevantes empresas distribuidoras de golosinas, comestibles, gaseosas, alimentos.

10Esta “primera oleada” de inmigrantes portugueses en Barquisimeto, si bien no fue la más numerosa, de compararse con otras nacionalidades presentes en la ciudad, como la italiana y la española, sí se mantuvo constante y aumentó en las décadas de los sesenta y setenta, ya que llegaron lusitanos hasta inicios de los ochenta.

11De igual modo, estos inmigrantes lusos llegados a la urbe crepuscular entre 1945 y 1959 fueron “pioneros”, es decir, sirvieron de “ancla” y/o “base” para propiciar la llegada posterior de mayores cantidades de portugueses. Esta “segunda oleada”, entre 1962 y 1976 aproximadamente, fue las más nutrida debido a las guerras coloniales de Portugal (entre otros factores). En los decenios de los sesenta y setenta los portugueses logran pasar de ser la fuerza de trabajo migrante de los cincuenta a convertirse en pequeños propietarios de establecimientos comerciales, al diversificar y ampliar sus actividades de inversión, e incluso, adquiriendo pequeñas granjas en las afueras de la ciudad. Durante estos años el mayor crecimiento lo experimentará en el sector panadero, al fundar numerosas panaderías dedicadas al expendio de pan salado de trigo en las crecientes comunidades populares y barrios.

12En el plano de la integración social de los inmigrantes portugueses en Barquisimeto, se observa lo siguiente: siendo la mayoría de los emigrados solteros al momento de llegar a tierra venezolana, la constitución de la familia y sus respectivos hijos ocurrió en Venezuela. La mayor parte de los inmigrantes lusitanos se instaló en pensiones y hasta en el mismo lugar de trabajo, en el centro de la ciudad, esperando un tiempo prudencial para estabilizarse económicamente, de manera que pudieran solventar los gastos de traslado de su pareja desde Portugal o Madeira, así como el mantenimiento del hogar. Muchos de los portugueses se casaron por poderes con una joven coterránea y luego enviaron la respectiva “carta de llamada” para que viajara dese Portugal hasta la ciudad neosegoviana. En otros casos contrajeron nupcias con inmigrantes europeas y/o venezolanas. La mayoría de las familias portuguesas procrearon varios vástagos, entre dos y cinco en promedio, quienes nacían en Barquisimeto. Estos lusovenezolanos crecieron con el castellano como idioma materno y el portugués como segundo idioma (más del ámbito familiar), contribuyeron con tareas y labores dentro del negocio paterno, al tiempo que estudiaron en escuelas y liceos públicos; la mayoría hereda los establecimientos comerciales de los progenitores, en los se sucede una segunda generación, otros alcanzaron formación universitaria en distintos campos del saber humano.

13De igual manera el trato y la relación de los barquisimetanos fue cordial. En términos generales se mantuvo en condiciones de hospitalidad, receptividad amabilidad, sin hechos xenófobos o agresiones violentas. El mayor contacto establecido entre los inmigrantes lusitanos y los barquisimetanos ocurrió en entornos comerciales, debido a los trabajos desempeñados por los primeros. De esta forma, en el trato vendedor-cliente (en otras ocasiones el trato era más bien como patronos, vecinos, amigos, entre otros). Así fue creándose dentro del imaginario popular la imagen de “el portu” de la panadería, del abasto, de la charcutería o la frutería, con un castellano entrecortado, de humilde actitud, presente en barrios y siempre con el negocio abierto.

14En cuarto lugar, la presencia y los aportes de los inmigrantes lusitanos a la ciudad barquisimetana han sido variados en las décadas posteriores a su llegada. Se destacan en la temprana organización de la comunidad portuguesa residente en Barquisimeto a mediados de los años sesenta, primero con el Centro Portugués en 1967, luego con la fundación del Centro Luso Larense en 1977, con sede en El Manzano, seguido de la constitución de Centro Atlántico Madeira Club en 1984, con sede en Agua Viva. Son los anteriores espacios sociales y culturales para el esparcimiento, la recreación y la conservación de los valores tradicionales portugueses y madeirenses. Con el tiempo se ampliaron las instalaciones en estos lugares y se promovieron diferentes actividades de difusión de folklore, platos típicos, música, bailes, entre otros, además de asumir la celebración del 10 de junio, Día de Portugal y del poeta Luis Vaz de Camões; y del 1 julio, Día de la Autonomía de la Isla de Madeira, con ofrendas al Libertador, Simón Bolívar, misa religiosa y brindis social.

15Otro aspecto en el que se han destacado los inmigrantes portugueses asentados en Barquisimeto ha sido en la devoción por la Virgen de Nuestra Señora de Fátima. Este fervor religioso motivó la organización de la comunidad entorno al proyecto de levantamiento de una iglesia consagrada a la patrona portuguesa, el cual se materializó entre 1974 y 1976 con la intervención decisiva del Padre João da Assunção Jorge (1908-2003). Sacerdote lusitano, fundador de la iglesia y su primer párroco, ejerció este servicio por más de treinta años y de esta forma se ganó la estima de la feligresía lusa. Este hecho es de suma relevancia, puesto que por un lado se logró la unión, el esfuerzo y las contribuciones monetarias de la comunidad lusitana en un mismo proyecto, es decir, un espacio de orientación espiritual, liderado por un religioso portugués, donde fuera posible canalizar las saudades del alma. Por otro lado la creación de una nueva parroquia eclesiástica –y las facultades otorgadas al monseñor Jorge para la atención de los fieles portugueses– representó un alto reconocimiento para la comunidad por parte de la Iglesia Católica regional, dirigida por monseñor Benítez Fonturvel, Arzobispo de Barquisimeto.

16Por otra parte, con el desarrollo urbano de Barquisimeto, creció también la fundación de panaderías por parte de los portugueses, quienes se asentaron a lo largo y ancho de la ciudad, en comunidades populares; de esta forma, junto con el expendio de pan de trigo salado, este alimento aumentó su presencia como acompañamiento de los platos principales, desplazando a la arepa tradicional, lo cual representa un cambio trascendental en el patrón del consumo de cereales en a la dieta del barquisimetano, puesto que se sustituye el trigo por el maíz. Esta transformación experimentada en Barquisimeto y Venezuela, motivada por varias razones, asoció el consumo generalizado de pan de trigo a los panaderos lusitanos, quienes los elaboraban y vendían, mientras la población laboraba. De hecho: la idea de ser un alimento ya preparado, capaz de acompañar casi cualquier plato, ha quedado vinculada a las panaderías de portugueses. También, dentro del sector panificador, lo portugueses han tenido importante participación en la organización de asociaciones formales para su representación en los intereses de este gremio productivo. Son los casos de AIPASIEL y FEVIPAN.

17Asimismo, la gastronomía portuguesa en Barquisimeto se ha dado a conocer a través de los restaurantes fundados por los lusitanos y también por los clubes, lo cual se ha hecho patente en el consumo de los barquisimetanos de perejil, bacalao, vino, variedades de pan de trigo y aceite de oliva (Gallo). El aumento de estos alimentos renovó el paladar crepuscular, tradicionalmente habituado al chivo, los sueros, los quesos, contribuyendo a nutrirlo y ampliarlo, además de permitir la degustación de un caldo verde, o bolo do coco. En este sentido, se adaptaron platos típicos con los ingredientes aportados por los portugueses. Esto se hace evidente cuando se adereza con aceite Gallo alguna sopa o comida antes de saborearla.

18De la misma manera, una de las expresiones que ha tenido mayor arraigo dentro de la comunidad lusitana radicada en Barquisimeto ha sido el fútbol. Si bien este deporte no se desarrolló hasta el ámbito profesional, como ha ocurrido con los portugueses asentados en la ciudad de Caracas, sí hubo un despertado gusto por esta disciplina. Se jugaron partidos, torneros, sin rigurosidad organizativa. Más bien, eran juegos tipo “caimanera” que sin embargo sirvieron para el entretenimiento deportivo de varias generaciones de inmigrantes lusos (los de los cincuenta, sesenta, setenta, sus hijos). La pasión futbolística de los portugueses de Barquisimeto, parece haberse mantenido intacta con el transcurso de los años. Si bien los primeros inmigrantes, por razones de edad, ya no practican el deporte, sí siguen los partidos de las ligas europeas, los mundiales y los juegos amistosos y clasificatorios a la Copa Mundial, tanto de la selección de Portugal como la de Venezuela, pero ahora los domingos por la tarde y en los televisores de algunos de los mencionados clubes.

19Por otro lado, el poder de hacer afirmaciones acerca de lo bueno o no del movimiento inmigratorio portugués hacia Barquisimeto no es competencia del historiador. Se trata más bien de la reconstrucción de un proceso histórico que ha contribuido a la configuración urbana, económica y productiva de la ciudad y su imagen, además de la comprensión del origen de los lusobarquisimetanos que hoy día forman parte integral de la población local, al ser hijos y nietos de inmigrantes. En todo caso la labor que se ha reunido en estas páginas constituye tan solo un esfuerzo por comprender y reflexionar la realidad histórica de Barquisimeto y sus inmigrantes, el fortalecimiento de su memoria, sus lazos como pueblo que son parte de una nación, Venezuela.

20En síntesis, en la ciudad de Barquisimeto se ha asentado –desde mediados de los cuarenta hasta inicios de los ochenta– una comunidad inmigrante portuguesa que se ha identificado por su laboriosidad, insertándose e integrándose a la urbe de los crepúsculos con la fundación de pequeños comercios, panaderías, abastos; con estos establecimientos se han relacionado con sus clientes barquisimetanos y han levantado económicamente a sus familias, permitiendo a sus hijos, los lusodescendientes, formarse en universidades y con el paso de los años heredar los negocios paternos. Así, con el envejecimiento natural de los inmigrantes, se mezclan las generaciones, los hijos, los nietos y las saudades. Si algún rasgo ha denotado la presencia portuguesa en la ciudad fundada por don Juan de Villegas, ha sido su no intervención en política, su trabajo constante en su establecimiento, su silencio y reserva, su devoción por la Virgen de Fátima y su gusto por el fútbol.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search