Version classiqueVersion mobile

Las Izquierdas Latinoamericanas

 | 
Caridad Massón

Figuras, discursos, contrastes

Stirner y México

Rina Ortiz Peralta et Enrique Arriola Woog

Texte intégral

  • 1 Así, por ejemplo, su nombre no aparece en el sugerente ensayo de Daniel Kersffeld, “El activismo j (...)
  • 2 La historia del Partido Comunista Mexicano, así como la de otros grupos de oposición de izquierda, (...)
  • 3 Según muestran los documentos procedentes del RGASPI, Stirner tuvo a su cargo los asuntos mexicano (...)

1En la historia de la izquierda de América Latina y, más puntualmente en la de los partidos comunistas, la apertura de los archivos del Comintern (Internacional Comunista) ha permitido conocer episodios que habían permanecido en la penumbra. El presente trabajo pretende trazar a grandes rasgos la figura de Edgar Woog, alias Alfred Stirner, uno de los emisarios del Comintern menos conocidos1, a pesar de que fue pieza fundamental en la comunicación que se estableció entre el Partido Comunista Mexicano2 y la meca comunista en Moscú3.

  • 4 Alejandro Miguel, “Alfredo Stirner y el PCM”, Oposición, año IV, núm. 38, octubre de 1973, p. 19. (...)
  • 5 Max, Ernest y Bertrand Woog emigraron a México desde Basilea, Suiza a principios del siglo XX, emp (...)
  • 6 Archivo Estatal Ruso de Historia Social y Política, (en adelante RGASPI, por sus siglas en ruso), (...)

2Cabe señalar que una parte de la historia de estos emisarios está envuelta en el mito, en la secrecía a la que por décadas recurrieron los partidos comunistas en su calidad de fuerza opositora, en muchas ocasiones perseguida. En buena medida, los propios militantes contribuyeron a velar dicha historia. Alfred Stirner no fue la excepción. En 1973 en una entrevista concedida a Oposición, órgano del Partido Comunista Mexicano (PCM), Stirner afirmaba que había llegado a México en febrero de 1920 en busca de trabajo, encontrándolo en la Droguería Cosmopolita4 y que muy pronto comenzó a vincularse con los comunistas mexicanos. Sin embargo, creemos factible que Stirner se encontrara en México antes de esa fecha, puesto que tres de sus hermanos ya vivían allí.5 Por otra parte, en su expediente personal, localizado en el Archivo Estatal Ruso de Historia Social y Política, obra un carnet de ingreso al PCM de noviembre de 1919, fecha de fundación del partido. El carnet está expedido a nombre de Enrique Martin, de profesión bibliotecario. Esta ocupación la menciona Edgar Woog en varias autobiografías, donde señala que nació en Liestal, Suiza, el 24 de abril de 1898, en el seno de una familia judía, no completó sus estudios universitarios, empleándose como bibliotecario6.

3No queda muy claro si a su arribo a México, Stirner ya tenía nexos directos con el Comintern, lo que sabemos con certeza es que, en los años precedentes, en Suiza, Woog había participado activamente en el movimiento de la juventud socialista, estando muy cerca de Willi Münzenberg, quien posteriormente presidiría la Internacional de la Juventud Comunista (IJC). Esta experiencia fue sin duda invaluable durante su estancia en México, ya que en pocos meses logró establecer estrechas relaciones con jóvenes afines a la causa socialista como José Valadés, Manuel Díaz Ramírez y Rosendo Gómez Lorenzo, entonces reunidos en una organización que aglutinaba a trabajadores de diversas ramas. Estos jóvenes serían más tarde sus principales interlocutores.

  • 7 RGASPI, Fondo 495, Opis. 108, exp. 3, Carta de José Allen a Edgar Woog,
  • 8 Sobre los principales cambios véase: G.M. Adibekov, Z.I. Shajnazárova, K.K. Shirinya. Organizatsio (...)
  • 9 El partido comunista en México surge de una reunión convocada por varias organizaciones socialista (...)

4De esta manera, ya para abril de 1920 Edgar Woog se había labrado un lugar en el naciente movimiento comunista mexicano, según puede apreciarse en una larga misiva que le envía José Allen, entonces dirigente del PCM, donde resume la azarosa historia de los primeros meses de vida del partido y le otorga facultades para que “alguno de los camaradas en Suiza” pudiera representar a México en “el próximo mes de mayo” en una “Junta Internacional, en cualquier parte de Europa Occidental”7. Allen se refería sin duda al II Congreso de la Internacional Comunista que se celebró en Moscú en julio-agosto de ese año. Precisamente en dicho congreso se reformó la estructura organizativa de la IC8, creándose la denominada Agencia Americana, integrada por Sen Katayama, Louis Fraina y Karl Jansen, cuyo principal objetivo era impulsar el desarrollo de los partidos comunistas en la región, comenzando por unificar a los partidos que se disputaban la representatividad de los comunistas tanto en Estados Unidos, como en México.9

  • 10 La actuación de Sen Katayama está presentada extensamente en una antología preparada por Daniela S (...)

5Según muestran los nuevos documentos, a partir de este momento existieron dos canales de comunicación con la Meca comunista: de un lado la mencionada Agencia Americana, con Sen Katayama como el principal emisario para México10 y del otro lado, a través de Edgar Woog. Y si bien esta actuación simultánea no fue excluyente, lo que podemos derivar a partir de la información disponible, es que, en el caso particular de México, durante los primeros años de existencia del partido coexistieron dos posiciones. Por un lado, encontramos a militantes que, desde el pragmatismo, pretendían ir ganando terreno utilizando los resquicios que brindaba una revolución aún no agotada y que consideraban al campesinado un factor imprescindible en la lucha. Del otro lado, estaban quienes veían en las resoluciones y directivas del Comintern la principal guía para la acción.

  • 11 RGASPI, Fondo 495, Opis. 108, exp. 14, f. 10
  • 12 José Mancisidor, Síntesis histórica del movimiento social en México, México, CEHSMO, 1976, p. 85

6A lo largo de 1920 Edgar Woog estableció contacto con la juventud de avanzada. Así, había afianzado su amistad con María del Refugio (Cuca) García, muy cercana al general Francisco Mújica, uno de los caudillos radicales; conocía también a Elena Torres, próxima a José Vasconcelos. Una muestra de sus estrechos vínculos es que, por ejemplo, Cuca García le ofreció el apoyo del Gral. Mújica para tramitar su nacionalización, incluso ya se mencionaba que adoptaría el nombre de Alfredo.11 Por otra parte, tuvo participación activa en la formación de la Federación de Jóvenes Comunistas de México, fundada el 22 de agosto de 1920 y encabezada por José C. Valadés, Manuel Díaz Ramírez y Rosendo Gómez Lorenzo. Este grupo será, como veremos más adelante, el núcleo del nuevo partido comunista. En principio se asentaba: “La Federación de Jóvenes Comunistas no es un partido sino una organización de jóvenes proletarios. Su propósito es destruir por la acción revolucionaria el actual estado burgués capitalista, usando como medio transitorio, la dictadura del proletariado, ejercida por los soviets (consejos de campesinos, obreros y soldados), para llegar a la sociedad comunista”.12

7Mientras tanto, desde su sede en Estados Unidos la Agencia Americana había establecido contacto con los comunistas mexicanos, primero mediante la correspondencia y ya para enero de 1921 directamente, a través de Frank Seaman. El propósito central era penetrar en el movimiento obrero mexicano y promover la creación de una organización que aglutinara a los sindicatos para afiliarlos a la Internacional Sindical Roja (Profintern). Posteriormente, en marzo, llegó Sen Katayama, quien en los meses siguientes y desde la clandestinidad se ocupó de elaborar, por un lado, los informes sobre la situación del movimiento comunista en México que remitía a la IC y, por el otro, aquellos programáticos dirigidos a fortalecer la acción comunista en el interior del país.

8Así tenemos que, en algún sentido, existían coincidencias entre el objetivo que perseguía Seaman y el trabajo que desarrollaba el organismo juvenil comunista. En marzo de 1921 se creó la Confederación General de Trabajadores (CGT), organización obrera alternativa a la CROM (Confederación Regional Obrera Mexicana) en la cual se apoyaba abiertamente el gobierno mexicano. Los comunistas lograron ponerse a la cabeza de la CGT y proclamaron su adhesión a la Internacional Sindical Roja (Profintern), nombrando a Manuel Díaz Ramírez como delegado al Congreso que debía celebrarse en Moscú en julio de ese año.

9Edgar Woog salió de México en febrero de 1921 y volvió en diferentes ocasiones, según lo demandaron las circunstancias, además mantuvo correspondencia con las principales figuras del movimiento comunista en el país. Las cartas e informes de Stirner constituyen una parte significativa del fondo del Partido Comunista Mexicano en el Archivo Estatal Ruso de Historia Social y Política, y dan cuenta de los problemas que aquejaron al partido entre 1921 y 1928. Son justamente estos documentos los que nos permiten considerar a este personaje como el principal representante y portavoz de los comunistas en este período.

10Stirner salió de México en vísperas de la convención para la organización de la CGT, y regresó al país unos meses después, en noviembre. Durante ese lapso José Valadés le da cuenta de las principales noticias: la creación de la CGT, la conducta de algunos miembros de la organización comunista, se perfilan asimismo algunos de los problemas que aparecen como una constante en los años siguientes como, por ejemplo, las disensiones al interior del partido en torno al parlamentarismo, la relación con el gobierno o la posición frente al anarcosindicalismo de fuerte raigambre en el país.

11Stirner contaba, pues, con información de primera mano, pero además tuvo oportunidad de encontrarse en Moscú con Manuel Díaz Ramírez quien, como mencionamos, asistió al congreso del Profintern, en tanto que Stirner participó como delegado de México al II Congreso de la Internacional Juvenil Comunista, celebrado también en el verano de 1921. Es factible que la presencia de ambos haya permitido a la dirigencia del Comintern adquirir una idea más cabal de los sucesos mexicanos y eso explique que unos meses más tarde sea Stirner quien reciba la documentación correspondiente a la clausura de la Agencia Americana, así como el fondo remanente destinado a la causa mexicana.

  • 13 En general la Agencia Americana no cumplió las expectativas de la IC y se resuelve disolverla. Sob (...)

12La correspondencia permite conocer que el partido comunista, presidido por José Allen, no había logrado avances sustantivos en sus dos primeros años de existencia; en contraste, la Federación de Jóvenes Comunistas había celebrado su I Congreso, su influencia había crecido dentro de algunos sindicatos y en varios lugares de la república, y sus publicaciones habían aumentado considerablemente su tiraje. Estos informes, aunados a los del escaso éxito alcanzado por Sen Katayama13, sumido en la clandestinidad, determinaron al Ejecutivo de la IC a impulsar la refundación del Partido Comunista sobre la base del núcleo juvenil. Así pues, en noviembre de 1921 Edgar Woog, ya con el seudónimo de Stirner, regresó a México para promover la renovación del partido y permaneció en el país hasta finales del siguiente año.

  • 14 Fondo 533, Opis. 4, exp. 15
  • 15 Ibid.

13En diciembre de 1921 se efectuó el congreso de refundación del Partido Comunista Mexicano. Las expectativas de la IC respecto de Stirner, eran que éste lograra establecer contactos con otros países de América Latina y trabajar de consuno con los camaradas de Estados Unidos para trazar una línea de acción común para el continente14. Simultáneamente debería colaborar con la dirigencia del PCM, atender las consultas de la juventud comunista, informar a la IC, así como fortalecer los contactos con el Buró Panamericano. Muy pronto se hicieron evidentes las dificultades que entrañaba semejante carga. En una carta se preguntaba cómo podría atender todas estas tareas, si “tengo que salir a buscar el pan de cada día […] ¿Qué piensa hacer nuestro CC para darme la posibilidad material de llevar a la práctica el mandato que me ha conferido?”15

  • 16 Estos materiales resultan particularmente interesantes puesto que parten de su experiencia directa (...)
  • 17 Fondo 533, Opis. 4, exp. 11
  • 18 Ibid.

14Las cartas remitidas por Stirner en 192216, tanto a la IC como a sus camaradas de la IJC, permiten conocer los avances del movimiento comunista y también los problemas derivados de algunas de las directivas recibidas desde Moscú que entraban en franca contradicción con las peculiaridades de los obreros mexicanos y sus organizaciones17. Las difíciles condiciones económicas consecuencia de largos años de lucha armada se veían agravadas por las presiones de los capitales extranjeros, ello repercutía, necesariamente, en el movimiento: el desempleo cundía entre los comunistas y crecían los aprietos para sacar a tiempo las publicaciones. Sin embargo, señalaba que el número de seccionales en los estados aumentaba, mientras que en la capital del país disminuía. Asimismo, veía con cierto optimismo el trabajo entre la juventud: “cada martes tenemos una reunión de la célula; cada jueves hay un mitin en algún sector obrero; cada quince días hacemos un pequeño festejo con teatro político, música, discursos, etc.”18

  • 19 Ibid.

15En su opinión, uno de los problemas más graves radicaba en la escasa educación de los obreros, poco informados, con nulos conocimientos teóricos y con una confusa comprensión de la función que desempeñaba el sindicato a diferencia de pertenecer a una organización comunista. En ocasiones, señalaba Stirner, los obreros creen que la Juventud Comunista debe mediar entre patrones y obreros; en otras ocasiones, se la ve como un club cultural.19

16En su correspondencia, Stirner deja ver que la situación política que privaba en el país tampoco facilitaba la labor comunista, pues mucho de lo que proclamaban los dirigentes del gobierno creaba confusión: los propios gobernantes se consideraban bolcheviques, los líderes sindicales oficiales declaraban ser los auténticos representantes del proletariado, haciendo creer que eran ellos los reconocidos por el Profintern. Por otra parte, efectivamente algunos caudillos radicales veían con enorme simpatía y apoyaban materialmente la causa comunista, facilitando traslados, pagando viáticos, etc.

  • 20 RGASPI, Fondo 495,108, exp. 24.

17A los ojos de Stirner los mismos comunistas distaban mucho de sus pares en Europa. “Aunque son furibundos propagandistas de la Tercera Internacional, carecen de nociones claras y conocimientos sobre el socialismo científico o sobre los métodos de lucha comunista. Se someten a la mentalidad apolítica de las masas y para no perder la confianza de las organizaciones obreras el PCM declaró que no participaría en la lucha parlamentaria.”20

18A pesar de las adversas circunstancias, después de la refundación del partido, podemos constatar si no un ascenso gradual del movimiento comunista, al menos es posible ver a algunos de sus líderes presentes en movimientos sociales importantes como el inquilinario o bien cercanos a representantes del ala radical de la revolución mexicana, como Francisco Múgica, Felipe Carrillo Puerto y Adalberto Tejeda. Tomemos en consideración que a principios de los años 20 reconocerse socialista no era un fenómeno extraordinario, sino la manera más consecuente de llevar adelante los fines de la pregonada revolución social. Asimismo, se había ganado para la causa comunista al senador Luis Monzón y no se descartaba la posibilidad de obtener el apoyo de otros personajes con puestos importantes. Debe apuntarse que Stirner presenció solamente los primeros pasos de este proceso, pues ya para noviembre de 1922 se encontraba en Berlín de donde marchó a Moscú.

  • 21 RGASPI, Fondo 495, 79, exp. 24a

19Las condiciones en las que se ve obligado a desarrollar su trabajo, con enormes dificultades económicas, con esporádica comunicación con la dirigencia en Moscú y en un ambiente de creciente hostilidad a cualquier oposición al gobierno revolucionario, fueron minando el entusiasmo inicial de Stirner y lo llevan a decidir en abandonar el país para reintegrarse al movimiento en Europa.21 El asunto de su regreso se planteó en diversas ocasiones, y aunque no sabemos con certeza las circunstancias de su partida, presumimos que salió para participar como delegado en el IV Congreso de la IC, celebrado en noviembre-diciembre de 1922.

20En el mencionado congreso se adoptó la denominada táctica del frente único, que planteaba la participación de los partidos comunistas en una lucha política de largo plazo, que suponía incluso posibles repliegues para los cuales los partidos comunistas debían estar preparados. En el caso de México la aplicación de esta táctica tuvo importantes consecuencias ya que 1923 fue un año de definiciones políticas por la proximidad de las elecciones presidenciales.

  • 22 Carta de A. Stirner a C. Dehesa, RGASPI, Fondo 495, Opis 108, exp. 34, f. 1-5
  • 23 René Zavaleta Mercado, El poder dual en América Latina, México, Siglo XXI Editores, 1974 p. 7, 17

21En su correspondencia con los comunistas mexicanos, Stirner indicaba que la nueva táctica de la IC y la participación activa del PCM en la política del país debería discutirse en su II congreso, a celebrarse en abril de 1923. Subrayaba, asimismo, que era en la práctica política donde se reconocía a los verdaderos revolucionarios. A Stirner no se le ocultaban las dificultades que encerraba llevar a la práctica la nueva táctica debido en parte al peso de las ideas anarcosindicalistas y porque algunos comunistas veían en ello el camino a la corrupción. De ahí que enfatice que esa resolución se había tomado “después de largas y minuciosas discusiones en una comisión especial nombrada al efecto, especialmente de delegados de los demás países latinoamericanos, con los representantes de los sindicatos revolucionarios de Francia y España y demás camaradas conocidos y antiguos luchadores del Partido Comunista Ruso. … no se ha olvidado ningún punto que pudiera demostrar las dificultades a pesar de que exista una oposición a participar en política”.22 Asimismo, Stirner argumentaba que: “Lo que hoy puede ser razonable y a favor del movimiento de emancipación, mañana puede formar un peligro para este mismo movimiento y lo que ayer era imposible hoy puede hacerse una necesidad. Reconocer esto es haber dado el primer paso hacia la revolución.” Efectivamente, como bien señala René Zavaleta, “una táctica, por tanto, si bien es a la vez una síntesis de toda una historia y de todo un pensamiento anteriores, es a la vez un hecho emergente y no puede evitar un grado de improvisación, porque depende de una situación que, como universalidad de datos disímiles en apariencia, no podría ser pensada con antelación. … la eficacia de una táctica depende del lugar al que ella conduce”23.

22La participación de los comunistas en el juego político implicaba trabajar en varias direcciones: por un lado, era preciso avanzar en la organización obrera y por otro, en la definición de las fuerzas políticas con las que se podría colaborar. En el primer aspecto, se reconocía que, si bien era cierto que, durante el año 1922, se había mostrado gran fuerza y tenacidad en el empeño, éste no había cristalizado en la creación de organizaciones obreras disciplinadas y capaces de atraer a la mayoría de la juventud obrera. En los meses previos al II congreso del PCM, tuvieron lugar varios conflictos que evidenciaron las dificultades que enfrentaban los comunistas para conquistar al sector obrero. A principios de 1923 estalló la huelga de tranviarios de la Ciudad de México, las banderas rojas ondeaban en las instalaciones de la Compañía de Tranvías de México, con las letras emblemáticas de la CGT y las organizaciones sindicales rojas se unificaron en torno a los huelguistas mientras que la oficialista CROM organizó con esquiroles otra directiva sindical de tranviarios para romper la huelga y reprimir a los obreros rojos, para ello contó con el apoyo de los generales Celestino Gasca, gobernador de la ciudad de México quien se declaraba socialista, y Arnulfo R. Gómez, Jefe militar del Valle de México. Los comunistas tuvieron presencia en otros conflictos de envergadura como el ocurrido en Veracruz contra la Compañía Mexicana de Petróleo “El Águila”, de capital extranjero; asimismo, iniciaron una cruzada para resucitar el movimiento inquilinario con el apoyo de los ferrocarrileros. Los comunistas habían logrado también penetrar en algunas organizaciones dominadas por la CROM como en los Establecimientos Fabriles y Militares. El partido trabajaba con algunos camaradas de los establecimientos para organizar el Frente Único en la próxima convención de la CROM con el apoyo del sindicato de inquilinos y tranviarios.

  • 24 Ibid.
  • 25 Ibidem.

23Pero a pesar de los logros, la organización era todavía débil. Stirner confiaba en que la juventud podría impulsar los cambios y la exhorta a estudiar, a “abandonar el lirismo revolucionario y transformar esta fuerza digna de poetas y habladores en fuerza real, poniéndose con cuerpo entero en la vida práctica, luchando en ella misma para transformarla hacia la sociedad comunista,…”24 En su opinión el conocimiento de la realidad era la única vía para guiar a la clase obrera y garantizar la victoria, desconocer la historia los conducía a aferrarse a modelos puros. En ese sentido apuntaba: “Uno de los aspectos más interesantes en la lucha emancipadora del proletariado mexicano es la indiferencia política de los mejores elementos en las filas del partido comunista. La mayoría de los camaradas sinceros que vienen luchando desde años en el campo revolucionario de México han, hasta la fecha, seguido una táctica exclusivamente anti-política. Esta actitud, consecuencia de largos y amargos años de experiencia, ha creado una situación bastante difícil para el proletariado mexicano. Cerrar los ojos ante esta verdad sería seguir una táctica de avestruces. Reconocemos todos la gran obra que ha realizado la propaganda anarquista en los países de América Latina…”25

  • 26 RGASPI, Fondo 495, Serie 108, exp. 33 Carta de Manuel Díaz Ramírez a Edgar Woog, 24 de abril de 19 (...)
  • 27 RGASPI, Fondo 495, Serie 108, exp. 33 Carta de Manuel Díaz Ramírez a Edgar Woog, 1 de febrero de 1 (...)

24La dirección comunista respondió positivamente al llamado para alentar la participación política de los militantes; de este modo, se hace saber a Stirner que en el congreso la resolución había sido aprobada por unanimidad, lo que significaba que “El P.C. de México ha entrado de lleno a formar parte completamente de la Comintern”. Asimismo, se resolvió concentrar todas las fuerzas en el periódico “Frente Único” de Veracruz como el órgano sindical del partido y en “La Plebe” como el órgano oficial doctrinal.26 Se le informa también de los avances logrados en las diferentes regiones: “[en] Sonora; parte de Sinaloa; Coahuila, Tamaulipas, Veracruz, Yucatán y parte de Campeche… Somos ya bastantes los que creemos que la práctica del partido será modificada en el sentido de estar completamente dentro de las tesis aprobadas por el […] congreso de la Comintern; Veracruz y Coahuila según todos los indicios, serán los primeros baluartes del Partido en México. Tenemos grandes proyectos para la lucha de este año, de acuerdo con las resoluciones de la Comintern”.27

  • 28 RGASPI, Fondo 495, Serie 108, Exp. 33. Carta de Manuel Díaz Ramírez a Edgar Woog, 24 de abril de 1 (...)
  • 29 Ibid. Carta de Manuel Díaz Ramírez a Edgar Woog, 23 de julio de 1923,

25En el sector campesino los comunistas habían conseguido mayores logros, el mismo Manuel Díaz Ramírez informaba a Stirner que tenían gran influencia entre las ligas agrarias fundadas por Úrsulo Galván, quien se desempeñaba como Secretario de Agricultura del CC del PCM; en tres de ellas (Veracruz, Michoacán, Coahuila) los comunistas predominaban28, además se trabajaba en otros estados como Morelos y Puebla para formar una organización nacional campesina. La cuestión campesina había sido uno de los factores esenciales de la reciente revolución y la solución a las demandas de este sector era uno de los asuntos fundamentales para el país, en opinión de Díaz Ramírez el asunto agrario había sido discutido por el gobierno con “los gringos y éstos le pararon el asunto al manco (Álvaro Obregón) y le dijeron que o cambiaba de política sobre las cooperativas de campesinos o no había más negociaciones, o lo que es lo mismo reconocimiento.”29 Lo cierto es que el gobierno federal había comenzado a desarmar a los campesinos. Otros indicios, aparentemente menores, reflejan el recelo de las autoridades: Miguel Mendoza López, Director del Departamento de Cooperación Agrícola fue expulsado de la Secretaría de Agricultura, acusado de hacer política y de contratar solamente propagandistas comunistas.

  • 30 Ibid.

26En cuanto a las fuerzas políticas con las que era posible colaborar, debemos recordar que previamente existía cercanía con algunos funcionarios, misma que se reafirma en ese 1923. Por ejemplo, José Vasconcelos, Secretario de Educación Pública apoyaba al partido, incluyendo a sus miembros en la campaña de “Maestros misioneros”. Manuel Díaz Ramírez se ufanaba de tener “ocho o diez propagandistas pagados por el gobierno”. El referido apoyo comprendía diversos círculos: “Sorpréndete – Lombardo Toledano – el director de la preparatoria y otros influyentes les ha dado por ser comunistas.”30

  • 31 RGASPI, Fondo 495, Serie 108, exp. 33. Carta de Manuel Díaz Ramírez a Alfred Stirner, 1 de febrero (...)
  • 32 Ibid. Carta de Rafael Carrillo a Edgar Woog, 21 de abril de 1923
  • 33 Allen trabajaba en los Establecimientos Fabriles y Militares, controlados por Morones dirigente de (...)
  • 34 Ibid. Carta de P. García (José Allen) a Edgar Woog, mayo 1923

27En la esfera de la sucesión presidencial que se avecinaba, se analizaban las posibilidades de los dos principales contendientes. Las posiciones de los militantes al respecto divergían, reflejando de alguna manera la división imperante entre los jefes revolucionarios que se disputaban el poder. La correspondencia nos permite conocer las distintas perspectivas, desde las cuales la IC podía juzgar la lucha política en México. Para Manuel Díaz Ramírez, miembro del CC del partido, era indudable que Adolfo De la Huerta, ministro de Hacienda, sería el próximo presidente de México31. De distinta opinión era Rafael Carrillo, dirigente de la Juventud Comunista, quien puntualizaba que Plutarco Elías Calles, ministro de Gobernación, era quien tenía el control y “las opiniones contrarias están equivocadas”32. Por su parte, José Allen33, sostenía que “Calles es el candidato oficial y pareciera que De la Huerta cede […] Por conservación, debemos ser tolerantes con Calles, sin apoyarlo ni tener ningún compromiso, pero siempre listos para lanzarnos a su sombra, contra los de la reacción sostenida por el petróleo y Wall Street. Una división del proletariado mexicano sería el retardamiento indefinido de la liberación de él.”34 De este modo, los comunistas mantuvieron una actitud expectante hasta que la rebelión de Adolfo de la Huerta les llevó a respaldar el orden institucional, definiendo su apoyo a Plutarco Elías Calles. Sin embargo, el acercamiento no fue duradero como veremos adelante.

  • 35 Kevin Macdermott, Jeremy Agnew Comintern, History of International Communism from Lenin to Stalin, (...)

28En los primeros años de vida del PCM, sus militantes pudieron actuar de una forma bastante libre y por tanto más adecuada a las circunstancias del momento, porque al interior de la Internacional Comunista prevalecía la denominada táctica del Frente Único, que suponía la unidad de diversas fuerzas opositoras al capitalismo, al tiempo que se esperaba popularizar gradualmente los métodos comunistas, y se confiaba en que la fuerza misma de los hechos desenmascararía a los líderes reformistas. Sin embargo, una serie de acontecimientos condujo a un cambio en la política de la IC, iniciándose en 1924 el denominado período de bolchevización, que implicó la introducción de una mayor disciplina en el seno de los partidos comunistas afiliados a la IC y el seguimiento y ejecución puntual de las directivas emanadas del centro rector del movimiento comunista mundial. La destitución o expulsión de los militantes insumisos se convirtió en una norma y los núcleos dirigentes se volvieron cada vez más dependientes de la dirección de Moscú.35

  • 36 Jeifets Lazar y Victor Jeifets, “Tovarish Andrei... ne tol'ko kak posol, no i kak staryi chlen rus (...)

29La bolchevización coincidió con el ascenso del general Plutarco Elías Calles al poder, frente a quien los comunistas habían tenido una posición vacilante. Coincidió también con el reconocimiento de la URSS y el establecimiento de relaciones diplomáticas, nombrándose a Stanislav Pestkovskii como representante plenipotenciario de la república soviética. Un hecho fundamental y del que no se sabía nada hasta hace unos años36 es que el embajador era simultáneamente emisario de la Internacional Comunista. Justamente la intromisión de Pestokvskii en la vida del PCM provocó la primera gran crisis a su interior, cuyo contenido intentaremos bosquejar basándonos, por un lado, en la correspondencia que enviaron a Stirner los principales implicados y, por el otro, en los documentos que remitía al Comité Ejecutivo de la IC el propio embajador Pestkovsky. Cabe señalar que la injerencia de este emisario no quedó registrada en los documentos del partido, es decir, en ningún documento se le nombra, lo cual muestra el sigilo que formalmente se guardaba.

  • 37 Fondo 495, Serie 108, exp. 39, f. 10. Pestkovskii utilizó el pseudónimo de Andrei o Andrés.

30Pestkovskii presentó sus cartas credenciales el 7 de noviembre de 1924 y ya para el 8 de diciembre enviaba su primer informe a la Internacional Comunista37, evaluando la situación en que se encontraba el comunismo mexicano. El panorama que encontró debió desalentarlo: numéricamente el partido no llegaba a los mil militantes, pero además eran poco conscientes, las finanzas eran deplorables y entre sus dirigentes apenas uno merecía su confianza y ni siquiera era mexicano: el camarada Bertram Wolfe. Señalaba el embajador que: “El camarada Carrillo, secretario del partido, es un camarada bueno y leal, pero muy joven (tiene 22 años). Y si bien reconocía que Úrsulo Galván era “extraordinariamente activo como líder campesino” y la importancia que revestía el movimiento campesino, así como el éxito de la agitación comunista bajo la bandera de la Internacional Campesina realizada en los estados de Veracruz y Michoacán, no dejaba de subrayar que el líder de este trabajo, “el camarada Galván” (quien había estado en Moscú en el congreso de la Internacional Campesina), aunque fuerte y leal, era un camarada sin formación política”.

31Seguramente con gran diligencia Pestkovskii intentó combatir las flaquezas del PCM, ahondando un proceso de “limpieza” que se había iniciado en 1924, una vez efectuado el balance de los resultados de la rebelión delahuertista y los vaivenes que hubo dentro del PCM en el apoyo a la candidatura de Plutarco Elías Calles. El blanco de sus ataques fue Manuel Díaz Ramírez quien, en mayo de 1924, había dejado el puesto de Secretario General. Su lugar lo había ocupado Rafael Carrillo. El cambio en la dirección aparentemente originó fricciones al interior del PCM que se manifestaron en la intención de cambiar la sede del Comité Ejecutivo del partido al estado de Veracruz, donde el movimiento de las Ligas Agrarias constituía la principal fuerza del partido y con las que trabajaba muy cercanamente Manuel Díaz Ramírez.

32A través de las cartas dirigidas a Alfred Stirner por los principales implicados en el conflicto, Díaz Ramírez, Carrillo y B. Wolfe, podemos percibir que detrás de los ataques y críticas personales, se encuentran posiciones políticas discordantes. De un lado aquellos que, desde el pragmatismo, pretendían ir ganando terreno utilizando los resquicios que brindaba una revolución que todavía no se consideraba agotada y que además consideraban al campesinado un factor imprescindible en la lucha. Del otro lado estaban quienes veían en las resoluciones y directivas del Comintern la guía para la acción.

  • 38 Carta de Rafael Carrillo a Edgar Woog, 1 de mayo de 1924, RGASPI, Fondo 495, opis 108, Exp. 41, f. (...)

33Las cartas no señalan claramente el origen de las discrepancias, pero es evidente que se habían formado dos grupos. Díaz Ramírez se había alejado de la dirección del partido, de lo cual se quejaba el nuevo secretario, Rafael Carrillo, quien había trabajado muy de cerca con él y con el dirigente de las Ligas Campesinas, Úrsulo Galván. Carrillo señalaba: “Manuel se ha eliminado realmente del trabajo de dirección y responsabilidad del Partido, se verá obligado a mandarme a Veracruz, para organizar y orientar”38.

  • 39 RGASPI, Fondo 495, Opis 108, exp. 41

34Uno de los elementos de las fricciones era la posición que debían adoptar los comunistas en relación con el gobierno. Desde el comité central se atacaba el “chambismo”, es decir, aceptar un puesto en alguna oficina de gobierno; asimismo se procuraba mantener la pureza del partido negándose o absteniéndose de colaborar con los gobiernos locales y se instaba a no participar en las elecciones si no se hacía específicamente bajo la bandera comunista. Esto a ojos de otros militantes como Díaz Ramírez o Úrsulo Galván que habían estado participando realmente en los movimientos, resultaba un desacierto. Otro factor que influyó seguramente fue el hecho de que la conferencia del Partido eligiera a Bertram Wolfe para representarlo en el V Congreso de la IC39, en lugar de haber optado por Díaz Ramírez. La correspondencia nos deja ver que las dificultades se fueron ahondando paulatinamente, a pesar de que durante algunos meses Díaz Ramírez y Carrillo siguieron trabajando por la causa precisamente en Veracruz.

35Cuando Wolfe regresó de Moscú en otoño de 1924, en ausencia de Díaz Ramírez, se convirtió en la figura central en la dirección del PCM y en esa posición lo encontró Pestkovsky. De este modo, sus opiniones debieron ser tomadas en consideración por el embajador y es indudable también que Wolfe utilizaba cualquier ocasión para desacreditar a Díaz Ramírez:

Dentro del Partido todo anda más o menos como siempre-un poco más de salud en cuanto a cotización y la desaparición del marcado oportunismo del año anterior. Solamente Ramírez y uno de los nuevos, Alfaro Siqueiros, nos dan problemas. Yo sé muy bien que para ti es difícil creer que Manuel no hace lo que debe sino todo lo contrario, pero es menester hablar con toda franqueza – más y más se hace un peligro para la salud del partido. No puede conceptuar su vida sin una “chamba” y cualquier cosa que hacemos que puede poner en peligro su puesto con el gobierno, el ataca o sabotea. Está haciendo todo lo posible a mantener dificultades personales. En Jalapa tuvo influencia muy mala sobre Galván y la liga y tuvimos que reemplazarle por Almanza. Propuso, entre otras cosas, la fundación de un nuevo partido político local en Veracruz. Saboteó la fundación de Locales del Partido en Jalapa y Córdoba. Nos atacó porque estamos utilizando a Monzón como debe de usarse a un Senador Comunista. Fue a Monzón a decirle: “El comité ejecutivo del Partido está sorprendido a Ud. Está obligándole a hacer cosas que comprometen su porvenir político. Si sigue en su curso actual, no va a ser reelecto. Monzón que antes tenía mucha fe en Manuel, más que en el comité, lo mandó al diablo, y sigue “comprometiendo su porvenir”.
Vive con Cuca ahora y los dos se han vuelto muy Mujiquistas. Cuando Primo Tapia viene a esta, Manuel le trae a ver a Mújica e impide su reunión con nosotros. Lo mismo con todos los que viene de Michoacán. También los manda a ver a Ballesteros, un sinvergüenza, expulsado por nosotros, que ayudó en conseguir la expulsión de Soria en Ciudad Juárez y que ha recibido de Morones el puesto de inspector de Trabajo. Son unos ejemplos de un sin número de cosas que está haciendo contra el partido. Además, de sabotear no hace nada.

  • 40 RGASPI, 495/108/45, f. 21
  • 41 RGASPI, 495/108/49, f. 7

36De este modo, Manuel Díaz Ramírez se convierte en el villano. Wolfe y Carrillo lo atacan y acusan sistemáticamente, enfatizando la mala influencia que ejerce sobre otros militantes como Galván y Manuel Almanza. Sin embargo, de acuerdo a los principios partidistas, solamente una reunión de delegados podría examinar y resolver la situación que se vivía en el PCM. Es posible que Pestkovskii haya sido quien impulsó la convocatoria al III congreso del partido, en la cual debían dirimirse los problemas. El 18 de febrero de 1925 la IC dio su anuencia para que dicha reunión se celebrara en abril, subrayando que el asunto principal a discutir sería: La situación económica y política de México y las tareas inmediatas del partido.40 Sin embargo, entre los propósitos declarados señala Carrillo: “En este Congreso, esperamos quitar TODO EL LASTRE AL PARTIDO para poder seguir adelante, con los que quieran seguir una trayectoria comunista en nuestra lucha. Quizá esto acarree unas pocas medidas enérgicas contra los oportunistas del Partido, Ramírez, Cuca y otras, pero esperamos que ellos tengan la suficiente confianza y honradez para seguir leales al Partido.”41 Desde luego Díaz Ramírez lanzaba también acusaciones y procuraba aportar pruebas de lo que consideraba los manejos amañados de Carrillo y Wolfe.

37En Moscú, la situación debió considerarse seria puesto que el Ejecutivo de la IC envió telegramas a las partes solicitando “terminar la lucha de fracciones” y aunque en el Congreso se llegó a un compromiso provisional, el asunto no sólo no fue resuelto, sino continuó agravándose.

38Un nuevo informe de Pestkovsky de agosto de 1925 da cuenta de la delicada situación al interior del partido, del que –a instancias suyas- había sido expulsado Díaz Ramírez, pero que tampoco contaba ya con la presencia de Wolfe por haber sido deportado del país. Como postdata de su carta el embajador anota:

Después de terminar este informe se recibió aquí una carta de Stirner, en defensa de Ramírez, expulsado hace poco del comité Central (asunto que mencioné arriba). El caso es que Stirner es amigo de Ramírez y de Cuca (su esposa) y les confía la información. Mientras tanto, Ramírez es un auténtico rufián (en lo político). Esto lo afirmo 1) sobre la base de las conversaciones que sostuve con él personalmente y en las que defendió al sindicato amarillo de los tranviarios, que estaba sostenido por los patrones y para el cual pedía el apoyo del partido en contra de los laboristas. Además, propuso fundar un periódico obrero financiado por diversos “generales” descontentos con Calles (el presidente de México) y 2) Yo leí varias cartas de Ramírez a su esposa, en las que hablaba de su colaboración con el gobernador de Veracruz y con el Ministro de Comunicaciones. Después de ello, me empeñé en expulsar a Ramírez del Comité Central. En esa reunión estuvo presente Oswaldo y se decidió unánimemente su expulsión. En vista de que Stirner es el único, entre Ustedes, que sabe español y, en consecuencia, su único informante en cuestiones latinoamericanas, les recomiendo ser muy cuidadosos con sus informes. Hace tres años que está lejos de México y América Latina y olvida que, durante este tiempo, en la atmósfera política corrompida que aquí existe, algunos de los intelectuales que en su tiempo eran comunistas pudieron corromperse. De una u otra forma, mientras yo esté aquí, Ramírez no será dirigente del partido, porque ahora él está haciendo su carrera política a la mexicana y por los medios más ruines.

39El problema pues, había rebasado el ámbito interno del partido, la intromisión del emisario de la IC no solo era flagrante, sino amenazaba escindir un partido débil, y perder para la causa comunista a un líder que aglutinaba a las fuerzas campesinas más importante en ese momento. No se trataba de un asunto de hombres o personalidades, sino del lugar que se asignaba al movimiento campesino en la lucha revolucionaria o comunista.

40Según nos deja ver el informe rendido por Stirner42: “En julio de 1925 el compañero Andrés exigía la expulsión del compañero Ramírez “como el llamado autor intelectual de la política de la Liga Campesina”. En verano del 25 la Central [el Comité Central del PCM] logró interceptar cartas de Ramírez [dirigidas] a su mujer en las cuales Ramírez se queja sobre la política del Comité Central y le llama al compañero dirigente incapaz de dirigir al partido. Esta oportunidad se aprovechó y en una sesión de la embajada con una parte de los miembros del Comité Central se decidió la suspensión del compañero Ramírez y tres días después fue suspendido como militante.”

41En septiembre, una conferencia del partido debía ratificar la expulsión de Díaz Ramírez, pero mientras tanto Stirner intervino para que la IC exigiera la presencia de Carrillo y Ramírez en Moscú a fin de dirimir las diferencias. Por razones económicas Díaz Ramírez no pudo asistir, de modo que solamente Carrillo compareció ante el Comité Ejecutivo de la IC, donde reconoció que la “expulsión de Ramírez llevaba consigo la ruptura con el movimiento campesino de Veracruz”. Aunque Stirner reconocía errores en la actuación de Galván y Díaz Ramírez, sabía que era imprescindible mantener el ascendiente del partido sobre un sector tan importante como el campesino.

42Cuando Carrillo regresó a México, las pugnas aparentemente se limaron, sin embargo, el embajador continuó insistiendo en que el Secretario General había sido convencido por Stirner y exigía la expulsión de Díaz Ramírez. Las cosas llegaron a tal punto que Stirner debió viajar a México para mediar en el conflicto. Así relata su experiencia:

Al día siguiente de mi llegada tuve una plática con Andrés. Hablamos sobre las perspectivas. Él dijo textualmente: “Soy de la opinión que en este momento no podemos crear un partido de masas en México. Además, el ambiente es tan corrupto, que cuando les abramos las puertas, llegarán los elementos oportunistas para utilizar el partido para su carrera. Tenemos que crear ahora grupos, darles una buena capacitación comunista y ponerlos a trabajar en los sindicatos y demás organizaciones proletarias.” A Ramírez lo calificó como un elemento corrupto que representa al oportunismo en el partido. “Si usted logra la rehabilitación de Ramírez, pondré mi renuncia como delegado”, dijo al final.
Como se pospuso el Congreso por un mes, tuve suficiente oportunidad para conocer la verdadera situación.
De hecho, no existía ningún Comité Central. Tres o cuatro compañeros del Comité Central llegaban regularmente a la embajada. Allí se tomaron, muchas veces sólo con Carrillo, las decisiones más importantes que fueron llevadas posteriormente a las sesiones del Comité Central. En las sesiones del Comité Central participaba además un compañero de Yugoslavia que era empleado de la embajada. Justamente este compañero defendía, todavía hasta mi llegada, (…) la opinión de que era necesario crear una tercera central sindical para contrarrestar a los reformistas. El secretario de la embajada, el compañero J., declaraba abiertamente que era trotskista, [y] que los campesinos representaban un peligro para el partido. Es obvio que con la autoridad de la cual gozaba el compañero Andrés no sólo como embajador, sino como viejo militante del partido ruso, incluso las ideas políticas de los empleados de la embajada eran importantes para los miembros del Comité Central del partido. Sin embargo, lo que los compañeros de la embajada razonaban con un sinnúmero de argumentos teóricos y políticos, lo expresaban los compañeros mexicanos en forma abiertamente cruda sin ninguna base teórica. En el Congreso, por ejemplo, expresaba un miembro del Comité Central: "¿Qué nos importan los 30,000 miembros de las ligas campesinas del estado de Veracruz?, también podemos salir adelante sin ellos." El mismo compañero decía: "El trabajo en los sindicatos reformistas es inútil, tenemos que crear una nueva central sindical, y ya llegarán los trabajadores reformistas con nosotros”. Al hablar el compañero Carrillo en su informe sobre la cuestión agraria, se sobresaltó y fuera de sí expuso, que “los compañeros de la Liga Campesina no querían reconocer la hegemonía del proletariado”. Otro miembro del Comité Central declaró en la Comisión de organización: “Lo que necesitamos es un pequeño grupo de gente que actúe con disciplina férrea (…)
Estas eran las principales tendencias en el CC que encontraron suelo fértil en la embajada. No hay que olvidar que el partido poseía en los años 19-20 fuertes tendencias anarquistas, que estas tendencias de por sí encuentran buena respuesta en el proletariado mexicano (aunque ya no tan fuerte como antes), de modo que estos puntos de vista de “izquierda” y supuestamente “enemigos de cualquier oportunismo” encuentran suelo fértil. Ahora me queda más claro que la posición agresiva del compañero Andrés respecto del compañero Ramírez obedecía a una cuestión de principios: a una desviación ultra-izquierdista sobre la organización y la cuestión sindical y una tendencia trotskista en la cuestión campesina.”

43A pesar de que el embajador consideró que la rehabilitación de Díaz Ramírez equivalía a mermar su autoridad como emisario de la IC, Stirner logró que prevaleciera su punto de vista y de la manera más sutil en el congreso se le restituyeron a Díaz Ramírez sus derechos como militante. Aparentemente el problema quedó zanjado, pero Pestkovskii no dio su brazo a torcer, según puede deducirse del mismo informe de Stirner:

Todavía en la tarde, antes de que terminara el Congreso, tuve una plática con Andrés. Maldecía en todas modalidades a Ramírez y a mi política. Que yo apoyaba elementos que corrompían al partido; que trataba todo el asunto de manera ‘abstracta’, en pocas palabras, que yo quería un partido de trabajadores y campesinos, lo que estaría empero en contra de todos los principios del bolchevismo, [y] algo completamente nuevo en la Internacional Comunista y que él ya encontraría medios y recursos para seguir la lucha en Moscú. Antes de partir a Moscú lo encontré una vez más. Le decía que el partido agradecería todo buen consejo de parte de la embajada, sin embargo, no había posibilidad alguna para una dirección directa del partido como había sido el caso hasta ese momento. Él me contestó textualmente: “Creo que la dirección también debería estar ahora en manos de la embajada. La embajada debe tener el derecho de actuar en contra de malas decisiones de la Central. El gobierno de por sí sabe que la verdadera dirección del partido está en la embajada. Si pasa algo, me harán responsable. Entonces es mejor que la dirección del partido también se encuentre de hecho en mis manos, al menos por el período que no haya representante del CEIC.

44Pero a pesar de su insistencia, la posición de Pestkovskii fue desatendida. Para el gobierno soviético poco a poco la defensa del socialismo en un solo país se convirtió en la prioridad de la política exterior, de modo que los representantes oficiales debían mantenerse al margen, evitando intromisiones directas en los asuntos de los partidos comunistas de los lugares de su misión. Al poco tiempo, al parecer a causa de unas declaraciones inconvenientes, Pestkovsky fue removido de su cargo. Pero tampoco para Stirner la discusión de la cuestión mexicana terminó con la rehabilitación de Díaz Ramírez, a la luz de la nueva política cominternista, el campesinado no podía llevar la voz cantante, la clase obrera debía ir a la vanguardia; por lo tanto, el PCM debía ajustarse al nuevo rumbo que marcaba la organización rectora del movimiento comunista mundial.

Notes

1 Así, por ejemplo, su nombre no aparece en el sugerente ensayo de Daniel Kersffeld, “El activismo judío en el comunismo de entreguerras. Cinco casos latinoamericanos”. Nueva Sociedad, núm 247, septiembre-octubre de 2015, pp. 152-164,

2 La historia del Partido Comunista Mexicano, así como la de otros grupos de oposición de izquierda, es una historia fragmentaria debido en buena medida al carácter mismo de estas organizaciones. Siendo objeto de continuas persecuciones, los archivos del PCM fueron saqueados y destruidos en diversas ocasiones. La memoria de su actividad se conserva muy mermada en el Centro de Estudios del Movimiento Obrero y Socialista, heredero de la documentación del PCM. Otras huellas han quedado dispersas en otros repositorios como el archivo de la Dirección General de Investigaciones Políticas y Sociales, actualmente resguardado en el Archivo General de la Nación, el Archivo de la Secretaría de Relaciones Exteriores, etc. En este sentido los materiales de la Internacional Comunista localizados en el Archivo Estatal Ruso de Historia Social y Política (RGASPI, por sus siglas en ruso) arrojan nueva luz sobre las dificultades que enfrentaron los comunistas para encontrar su lugar en el escenario político mexicano.

3 Según muestran los documentos procedentes del RGASPI, Stirner tuvo a su cargo los asuntos mexicanos entre 1919 y 1928. Participó como representante de México en el Pleno del Comité Ejecutivo de la Internacional de la Juventud Comunista en la preparación del II Congreso de dicha organización, y resultó electo delegado. Fue mandatario del Partido Comunista Mexicano al III (1922) y IV (1924) Congresos del Comintern. En el último fue electo integrante del Comité Ejecutivo de la Internacional Comunista y representante de América Latina. Como miembro del Comité Ejecutivo del Comintern participó en el V Congreso de dicha organización y fue elegido para la Comisión Internacional de Control, por parte de México. Fue miembro del Partido Comunista (Bolchevique) de la Unión Soviética. Durante la guerra civil española participó en la formación de las brigadas internacionales. Posteriormente se desempeñó como Secretario General del Partido Suizo del Trabajo (Comunista), representándolo en los congresos XX, XXI, XXII y XXIII del PCUS y en la celebración del cincuentenario de la fundación de la URSS. Este brevísimo resumen biográfico nos da una idea de la importancia de un personaje que se mueve en la primera década de vida de la IC, antes de que se produjera el viraje a la izquierda que llevaría al PCM a la confrontación con el gobierno.

4 Alejandro Miguel, “Alfredo Stirner y el PCM”, Oposición, año IV, núm. 38, octubre de 1973, p. 19. En la entrevista dice que es la Droguería Americana, ubicada en la Casa de los Azulejos; en realidad se trata de la Droguería Cosmopolita

5 Max, Ernest y Bertrand Woog emigraron a México desde Basilea, Suiza a principios del siglo XX, emprendieron varios negocios relacionados al comercio y venta de joyería. Según asienta el periódico El Informador (24/08/1969) tiempo después se les unió Edgar. Agradecemos a Delia Salazar, de la Dirección de Estudios Históricos del INAH, la información encontrada sobre esta familia.

6 Archivo Estatal Ruso de Historia Social y Política, (en adelante RGASPI, por sus siglas en ruso), Fondo 495, Opis 65ª, f. 82

7 RGASPI, Fondo 495, Opis. 108, exp. 3, Carta de José Allen a Edgar Woog,

8 Sobre los principales cambios véase: G.M. Adibekov, Z.I. Shajnazárova, K.K. Shirinya. Organizatsionaya Struktura Kominterna, 1919-1943, Moscú, Rosspen, 1997; Rina Ortiz, “La telaraña roja” en: Delia Salazar y Gabriela Pulido, De agentes, rumores e informes confidenciales. La inteligencia política y los extranjeros (1910-1951), México, Instituto nacional de Antropología e Historia, 2015, pp. 229-255

9 El partido comunista en México surge de una reunión convocada por varias organizaciones socialistas para formar un solo partido nacional. En dicha reunión participaron grupos e individuos de muy distinta naturaleza, entre ellos el norteamericano Linn Gale, quien fundó el denominado Partido Comunista de México y solicitó a la III Internacional el reconocimiento. Sin tener información precisa de lo que sucedía en México, la oficina del Comintern llegó a creer en la realidad de la existencia de dos partidos comunistas, como ocurría en los Estados Unidos.

10 La actuación de Sen Katayama está presentada extensamente en una antología preparada por Daniela Spenser y Rina Ortiz, La Internacional Comunista en México: los primeros tropiezos. Documentos, 1919-1922. México, Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México, 2006,

11 RGASPI, Fondo 495, Opis. 108, exp. 14, f. 10

12 José Mancisidor, Síntesis histórica del movimiento social en México, México, CEHSMO, 1976, p. 85

13 En general la Agencia Americana no cumplió las expectativas de la IC y se resuelve disolverla. Sobre la actividad de la Agencia véase: RGASPI, Fondo 495, Opis 18, exp. 65

14 Fondo 533, Opis. 4, exp. 15

15 Ibid.

16 Estos materiales resultan particularmente interesantes puesto que parten de su experiencia directa en la práctica cotidiana de los comunistas mexicanos y apreciar las peculiaridades de un estado en formación

17 Fondo 533, Opis. 4, exp. 11

18 Ibid.

19 Ibid.

20 RGASPI, Fondo 495,108, exp. 24.

21 RGASPI, Fondo 495, 79, exp. 24a

22 Carta de A. Stirner a C. Dehesa, RGASPI, Fondo 495, Opis 108, exp. 34, f. 1-5

23 René Zavaleta Mercado, El poder dual en América Latina, México, Siglo XXI Editores, 1974 p. 7, 17

24 Ibid.

25 Ibidem.

26 RGASPI, Fondo 495, Serie 108, exp. 33 Carta de Manuel Díaz Ramírez a Edgar Woog, 24 de abril de 1923

27 RGASPI, Fondo 495, Serie 108, exp. 33 Carta de Manuel Díaz Ramírez a Edgar Woog, 1 de febrero de 1923

28 RGASPI, Fondo 495, Serie 108, Exp. 33. Carta de Manuel Díaz Ramírez a Edgar Woog, 24 de abril de 1923

29 Ibid. Carta de Manuel Díaz Ramírez a Edgar Woog, 23 de julio de 1923,

30 Ibid.

31 RGASPI, Fondo 495, Serie 108, exp. 33. Carta de Manuel Díaz Ramírez a Alfred Stirner, 1 de febrero de 1923

32 Ibid. Carta de Rafael Carrillo a Edgar Woog, 21 de abril de 1923

33 Allen trabajaba en los Establecimientos Fabriles y Militares, controlados por Morones dirigente de la CROM

34 Ibid. Carta de P. García (José Allen) a Edgar Woog, mayo 1923

35 Kevin Macdermott, Jeremy Agnew Comintern, History of International Communism from Lenin to Stalin, (Ed. en ruso), p. 74

36 Jeifets Lazar y Victor Jeifets, “Tovarish Andrei... ne tol'ko kak posol, no i kak staryi chlen russkoi partii...”, Latinskaya Amerika, No 6, 1997; “Stanislav Pestkovskii. Tovarich Andrei. Dvoinoi portret v meksikanskom inter'ere” en Latinskaya Amerika, 2002

37 Fondo 495, Serie 108, exp. 39, f. 10. Pestkovskii utilizó el pseudónimo de Andrei o Andrés.

38 Carta de Rafael Carrillo a Edgar Woog, 1 de mayo de 1924, RGASPI, Fondo 495, opis 108, Exp. 41, f. 29

39 RGASPI, Fondo 495, Opis 108, exp. 41

40 RGASPI, 495/108/45, f. 21

41 RGASPI, 495/108/49, f. 7

Auteurs

Investigadora del Instituto Nacional de Antropología e Historia, Centro Regional Veracruz

Investigador independiente

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search