Version classiqueVersion mobile

Para una sociología de la emancipación mental

 | 
Juan Miguel Chávez
, 
Gonzalo García

Abordajes latinoamericanos de la crisis del marxismo. La revista mexicana Cuadernos Políticos (1974-1989)

Mariana Bayle

Texte intégral

  • 1 Adolfo Sánchez Vázquez, De Marx al marxismo en América Latina, México, Itaca, 1999.

1Los marxismos –en plural– conforman uno de los capítulos más nutridos entre los distintos linajes del pensamiento latinoamericano. Como ha destacado el filósofo Adolfo Sánchez Vázquez difícilmente pueda trazarse una historia de las ideas en América Latina prescindiendo de los conceptos, debates y figuras que de modos variados se filian al viejo (y joven) Marx.1 Tratándose de un pensamiento para la transformación, gran parte de las polémicas del marxismo han asumido el constante desafío de actualizar la teoría para vincularla a una realidad y a una praxis concreta. En América Latina, uno de los debates más ricos en implicancias -por la variedad de intervenciones y por su extensión en el tiempo- fue el que decantó a fines de la década de 1970 en torno a lo que fue percibido como una crisis.

  • 2 Horacio Tarcus ha elaborado un estudio y una compilación de documentos sobre la “primera crisis del (...)
  • 3 Martín Cortes, “Contactos y diferencias: la crisis del marxismo en América Latina y Europa”, Cuader (...)
  • 4 Louis Althusser, “Dos o tres palabras (brutales) sobre Marx y Lenin”, Dialéctica, núm. 8, México, 1 (...)

2Si bien las crisis en la tradición del marxismo no eran una novedad,2 aparecieron entonces en la Europa Latina una serie de debates que fueron tomando densidad.3 El italiano Norberto Bobbio abrió uno de los cauces principales de la polémica cuando cuestionó la existencia de una teoría marxista del Estado. Fue en este contexto, a fines de 1977, que Louis Althusser declaró “ ¡Por fin la crisis del marxismo!”.4 Con esta provocadora afirmación, el autor francés, desde las propias filas del marxismo, asumió la crisis y evidenció una constelación polémica donde se anudaron tópicos nodales para la tradición: la relación entre socialismo y democracia, la teoría del Estado, la transición al socialismo, la revolución, el partido.

3Ahora bien, aun cuando las palabras de Althusser tuvieron impacto en la región, el desarrollo de la crisis en América Latina debe explicarse en relación a sus particulares condiciones de recepción y producción. Así, se plantea necesariamente una definición amplia de la crisis que la contemple desde su sustrato común: el desacople entre teoría y práctica, y que la sitúe dentro de los debates teórico-políticos de las izquierdas del periodo. Para ello, México se nos presenta como un espacio privilegiado de observación.

4Este capítulo ofrece un abordaje posible sobre los modos en que se definió y se debatió la crisis del marxismo en América Latina a partir de las intervenciones de Adolfo Sánchez Vázquez, Bolívar Echeverría y Ruy Mauro Marini en la emblemática revista Cuadernos Políticos. Nacidos en España, Ecuador y Brasil, respectivamente, estos autores compartieron la experiencia del exilio en México y participaron activamente de un debate que se desplegó en el vasto universo revisteril mexicano de los años setenta. Fundada en 1974 y clausurada en 1990, Cuadernos Políticos fue un espacio relevante para la significación de una crisis que distó de tener definiciones unívocas.

Cuadernos Políticos como espacio de debate

  • 5 Como destacó Raúl Burgos, el exilio encontró “en México una acogida amable, hecho que convirtió a e (...)
  • 6 Citamos la Biblioteca de Pensamiento Socialista dirigida por J.M. Aricó en Siglo XXI, la colección (...)
  • 7 Humberto Musacchio, “Los libros sagrados”, Nexos, México, 1 junio, 1982, recuperado de: https://www (...)

5Los derroteros latinoamericanos de la crisis del marxismo vinieron a expresarse especialmente en México, donde estaba reunida una buena parte de la intelectualidad crítica del continente. Desde mediados de la década del setenta, un flujo importante de exiliados se había radicado en el país, en un contexto relativamente favorable para la circulación de ideas y el pensamiento de izquierda.5 Las casas editoriales sostenían una actividad profusa y en sus catálogos las colecciones de cultura marxista ocupaban un lugar importante.6 Las grandes universidades -sobre todo la UNAM- conocían entonces un desarrollo y crecimiento inusitados; intelectuales de izquierda aparecían con frecuencia en la prensa masiva y eran interlocutores válidos en el debate público.7

6En este ambiente, se conformó una densa trama de publicaciones periódicas de izquierda que circularon mayormente desde mediados de la década del setenta hasta fines de la década siguiente. En este conjunto destacaron Historia y Sociedad (1965-1970 y 1974- 1981), una publicación conformada mayormente por intelectuales del Partido Comunista Mexicano; Coyoacán. Revista marxista latinoamericana (1977-1985), que se identificó con la corriente trotskista, Dialéctica (1976-2016), una revista originada en la Universidad Autónoma de Puebla, centrada en filosofía y psicoanálisis y Controversia. Para el examen de la realidad argentina (1979-1981), sostenida por miembros del exilio argentino, entre otras. Este conjunto de revistas teórico-políticas conformó uno de los medios que más cabalmente expresó el carácter prolífico del pensamiento marxista del periodo. Herramientas privilegiadas para la intervención política desde el campo intelectual, especialmente permeables al diálogo y el intercambio, las revistas estuvieron estrechamente vinculadas a su momento histórico y con frecuencia adelantaron desarrollos que se encarnarían posteriormente en reconocidos libros.

7Cuadernos Políticos -auspiciada por la prestigiosa editorial ERA-formó parte de aquella trama y condensó los principales debates que surcaron al marxismo de la época. La publicación apareció en la Ciudad de México durante la segunda mitad del año 1974 y, después de publicar sesenta números consecutivos, se canceló en 1990. En sus páginas, las plumas de A. Sánchez Vázquez, R. Mauro Marini y B. Echeverría encontraron un terreno favorable para el debate, donde fueron más que colaboradores ocasionales: Marini y Echeverría hicieron parte del consejo editorial junto a un grupo de pensadores mexicanos: Carlos Pereyra, Rolando Cordera, Arnaldo Córdova y Adolfo Sánchez Rebolledo. Así, una de las virtudes de la revista fue haber conjugado a intelectuales del exilio y a miembros de la intelectualidad local, habilitando un marco amplio para la crítica.

8Los tres autores que aquí consideramos compartieron la condición exiliar, aunque pertenecen a experiencias generacionales diferentes: Sánchez Vázquez llegó a México siendo muy joven, en 1939, con un nutrido grupo de republicanos expulsados de España ante el ascenso del franquismo. Luego de una larga estadía académica en Alemania, y si bien no se vio forzado, Echeverría optó por condiciones más favorables ante el ambiente represivo en su Ecuador natal y arribó a México a fines de 1968. Momento en el que Marini tuvo que abandonar el país ante la escalada represiva que siguió al movimiento popular-estudiantil. Los itinerarios de Marini y Echeverría evidenciaron así los contrastes de la política del Partido Revolucionario Institucional (PRI) que, al tiempo que censuraba y reprimía -especialmente al movimiento estudiantil y obrero y a la izquierda local-, recibía a decenas de intelectuales críticos latinoamericanos.

9Protagonista destacado de las polémicas del exilio sudamericano, Marini había partido de Brasil hacia México con el derrocamiento de Joao Goulart en 1964. Como consecuencia de su estrecha cercanía con los líderes del movimiento estudiantil mexicano, el brasileño se vio constreñido a renunciar al asilo político y partió hacia Chile, donde se vinculó con el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). El golpe de Estado encabezado por Augusto Pinochet lo obligó a un nuevo traslado en su itinerario exiliar y recaló nuevamente en tierras mexicanas hacia 1974, año de la fundación de los Cuadernos. En sus memorias, Marini recordaría la creación de la revista como la iniciativa más relevante que llevó a cabo en esta etapa de su trayectoria:

  • 8 Ruy Mauro Marini, Memoria, Archivo Ruy Mauro Marini, 1990, recuperado de: www.marini-escritos.unam. (...)

A diferencia de lo que ocurre en ese tipo de publicación, él (consejo editorial) funcionaba como un verdadero equipo de trabajo… Esa dinámica, llena de contradicciones, además de constituir un ejercicio de convivencia democrática, dio un resultado positivo: lejos de ostentar el monolitismo sofocante de la mayoría de las revistas marxistas, Cuadernos supo ser un órgano estimulante y flexible, que abrió espacio a nuevas ideas y a nuevos autores, ventilando el clima intelectual de la izquierda mexicana.8

  • 9 Nota editorial, Cuadernos políticos, núm. 1, México, jul-sept., 1974.

10A partir de esta impronta colectiva, la independencia partidaria, la crítica a los dogmatismos y la actualización del marxismo en América Latina, fueron las premisas desde las cuales partió el proyecto de Cuadernos Políticos. En palabras del consejo editorial: “Eslabonar la lucha revolucionaria con un nuevo y más alto nivel de reflexión teórica, alejado de todo tipo de sectarismos y dogmatismos es, en última instancia, el propósito que anima a Cuadernos Políticos”.9 Este fue el propósito que enmarcó y dio sentido a las intervenciones de Marini, Echeverría y Sánchez Vázquez en un debate que, naturalmente, excedió sus páginas.

Las lecturas de la crisis en tres planos

11Si bien sostuvo un estrecho diálogo con el debate europeo, desde México, la intelectualidad de izquierda elaboró una cartografía propia sobre la crisis del marxismo. En efecto, las distintas líneas de abordaje que se visualizaron en Cuadernos Políticos respondieron a la complejidad de todo debate colectivo, pero sobre todo expresaron la voluntad de actualizar el vínculo entre el pensamiento marxista y la realidad latinoamericana.

12Si bien las definiciones de la crisis compartieron un sustrato común -el desacople entre teoría y práctica política- los modos de definir tanto el marxismo como la crisis y aquella relación, arrojaron diagnósticos y respuestas variadas. Los autores escogidos aquí pueden leerse como expresiones de tres planos o momentos -aunque no cronológicos, sino en parte simultáneos- de la crisis. Un primer momento, que coincide con la segunda mitad de la década de 1970, donde la revista remitió a ciertos contrapuntos del debate europeo y se centró en las críticas al cientificismo de Althusser y del italiano Lucio Colletti. Frente al marxismo pensado como ciencia, Adolfo Sánchez Vázquez afirmó a la praxis como su categoría definitoria. Un segundo plano, donde Ruy Mauro Marini identificó la crisis del marxismo, en tanto se evidenció la incapacidad de la teoría para conformar de una estrategia de poder. En el cruce de las décadas de 1970 y 1980, su actualización, es decir, la puesta en práctica de una estrategia política revolucionaria, estuvo encarnada en la experiencia de las organizaciones armadas centroamericanas. Por último, un tercer plano, que se desplegó a lo largo de los años ochenta, estuvo marcado por el debate acerca de la naturaleza del socialismo real. Al respecto, si bien la revista alentó la crítica hacia la Unión Soviética, intentó desvincular el legado de Marx del posible, aunque inesperado, desenlace catastrófico del mundo soviético.

13De este modo, las lecturas de la crisis se asociaron a ciertos postulados a través de los cuales se intentó persistir en el marxismo: desde la filosofía de la praxis de Sánchez Vázquez, a partir de la reivindicación de las luchas centroamericanas, en la propuesta de Marini y desde los marxismos periféricos en la reflexión de Bolívar Echeverría. 1989 sería el punto de quiebre del debate. La caída del muro de Berlín plantearía un dilema tan profundo al punto de que, si bien siguió afirmando la actualidad del marxismo hasta sus últimos números, Cuadernos Políticos terminó por desaparecer como consecuencia de un proceso sobre cuyos impactos solo se podía especular.

Adolfo Sánchez Vázquez: praxis vs ciencia

14Cuadernos Políticos fue un espacio de recepción del debate en el marxismo europeo. La revista mexicana replicó artículos de un conjunto de publicaciones afines, críticas al comunismo partidario, como la española Zona Abierta (1974-2006) y la reconocida New Left Review. En sus índices aparecieron los españoles Ludolfo Paramio y Fernando Claudín; los italianos Lelio Basso, Lucio Colletti y Rossana Rossanda -miembro del grupo Il Manifesto, escisión del Partido Comunista Italiano- y el historiador inglés Perry Anderson, entre otros. Las contribuciones de estos autores evidenciaron las zonas y problemas con los cuales dialogó el marxismo latinoamericano: la relación entre socialismo y democracia, la teoría leninista del partido, el lugar de la ideología en el marxismo, entre otros tópicos.

  • 10 Ver, por ejemplo: Damián López, “La soledad de Althusser. La lectura de Maquiavelo como clave de un (...)

15En esta polifonía, el francés Louis Althusser constituyó el eje gravitacional del debate. La conferencia en la que declaró el estallido de la crisis había partido por reconocer el impacto teórico y práctico de los “los horrores del régimen estalinista” y terminó por afirmar que el marxismo carecía de una teoría del Estado. Si bien, luego de la edición póstuma de sus escritos de los años ochenta, estas intervenciones pueden ser vistas como el inicio de un giro y una renovación en su obra hacia un “materialismo aleatorio”, en aquel momento, Althusser fue leído por sus críticos, de hecho cada vez más numerosos, como el representante de un marxismo cientificista al borde de la caducidad.10

  • 11 Carlos Illades, “La renovación del marxismo”, en Carlos Illades (comp), Camaradas. Nueva historia d (...)

16Sánchez Vázquez fue uno de los principales intelectuales que desde México interpeló la lectura althusseriana. Ahora bien, la polémica entre estos rivales teóricos no se inició con aquella declaración de la crisis, sino que debe inscribirse en un contrapunto de largo aliento, donde la filosofía de la praxis se contrapuso al marxismo concebido como ciencia. Sobre todo en la primera mitad de la década de 1970 el althusserianismo cosechaba numerosos adeptos en la academia mexicana -como Carlos Pereyra, Enrique González Rojo y Luis Salazar Carrión-,11 lo que estimuló a Sánchez Vázquez a elaborar una crítica pormenorizada ante un marxismo que caracterizaba como teoricista. El desarrollo de esta crítica se sostuvo un tiempo considerable: en 1982 apareció la edición mexicana de Ciencia y revolución. El marxismo de Althusser, que había conocido su primera edición en Madrid en 1978. No obstante, previamente aparecieron artículos en revistas que adelantaron la discusión conformando sus capítulos preliminares.

  • 12 Louis Althusser, Elementos de una autocrítica, Puebla, Fontamara, 1975.
  • 13 Adolfo Sánchez Vázquez, “El teoricismo de Althusser. Notas críticas sobre una autocrítica”, Cuadern (...)
  • 14 Ibíd., 85.

17En respuesta a los Elementos de una autocrítica (1975), el libro del filósofo francés aparecido en 1974 y publicado en México al año siguiente,12 Sánchez Vázquez publicó en los Cuadernos el artículo “El teoricismo de Althusser”.13 Aquí el autor dividió la obra de Althusser en dos fases: la primera contenía los famosos Pour Marx y Lire Le capital, siendo su rasgo distintivo la autonomización de la praxis teórica. Si bien la incorporación de la lucha de clases en la teoría marcaría el paso a la segunda fase -donde se ubicaron los textos de la autocrítica- no se habría producido “una ruptura radical”. Pese a sus contundentes autocriticas -a saber: “el ‘primado de la teoría sobre la práctica’, la ignorancia del ‘papel de la lucha de clases en la filosofía de Marx’ y en haber tratado la ciencia marxista como una ciencia entre otras”-14 en la obra de Althusser el estatuto teórico y la práctica revolucionaria permanecían escindidas. En un complejo recorrido que revisó sus virajes, Sánchez Vázquez concluyó que pese a sus rectificaciones, Althusser no lograba escapar de su teoricismo, es decir, continuaba excluyendo la práctica real del proceso de conocimiento. En otras palabras, postulaba una ciencia autónoma de la política.

  • 15 Ídem.
  • 16 El debate no carecía de concesiones. Advertía Sánchez Vázquez que no se trataba de caer en el utopi (...)

18El filósofo hispanomexicano desarrolló así una crítica que buscaba desmontar “la práctica teórica”, dispositivo político y epistemológico althusseriano. La teoría por sí misma no transforma la realidad, “no es de por sí una forma de praxis”.15 Ahora bien, Sánchez Vázquez no negaba tout court el componente científico: “la constitución del marxismo como ciencia frente a la ideología o la utopía es capital, pero sólo se explica por su carácter práctico; es decir, solo desde en y por la praxis”.16 Althusser no terminaba de asumir que, si el marxismo es un arma para la revolución, la reflexión teórica forma parte del proceso mismo de transformación de lo real.

  • 17 Si bien está compuesta por numerosos textos, la obra de Sánchez Vázquez, encuentra una síntesis en (...)
  • 18 Adolfo Sánchez Vázquez, Filosofía de la praxis, México, Siglo XXI, 2003 [1967] [1980].

19En su intervención en los Cuadernos, y también a lo largo de buena parte de su obra,17 Sánchez Vázquez buscó establecer las premisas para la unidad entre teoría y práctica -el meollo de la crisis- afirmando a la praxis como la categoría fundamental del marxismo. En esta lectura, la praxis operaría como basamento y unidad de los demás aspectos del marxismo: la crítica de lo existente, el proyecto de emancipación y el conocimiento de la realidad a ser transformada. En otras palabras, la filosofía de la praxis no solo planteaba al mundo como un objeto a ser transformado, sino que postulaba la transformación de la función misma de la teoría, al integrarla como momento esencial de la actividad práctica.18

  • 19 María Chiara Fugazza, “Los dos Marx de Colletti”, Cuadernos Políticos, núm. 11, México, 1977.

20De este modo, la imposibilidad de pensar la política desde Marx solo podía diagnosticarse desde un marxismo tomado como ciencia, que relegaba así sus aspectos crítico-prácticos a la categoría de mera ideología -acusación que también se aplicó desde la revista a los desarrollos del italiano Lucio Colletti-.19 A partir de esta crítica, el marxismo praxeológico constituía una respuesta a la crisis, negando los términos en los que era planteada por Althusser. En efecto, podría afirmarse que la disputa, definida por Sánchez Vázquez en la oposición ciencia-praxis, bloqueó la posibilidad de encontrar alguna productividad en las problemáticas que el francés señaló en aquella conferencia.

  • 20 Adolfo Sánchez Vázquez, Prologo a la edición de 1980, en Filosofía de la praxis, op. cit., 19.
  • 21 Ídem.

21De hecho, para Sánchez Vázquez la crisis no era una novedad de los años setenta, sino que remontaba su inicio a los tiempos del XX Congreso del PCUS, cuando “la bancarrota del stalinismo”,20 según sus palabras, lo estimuló a escribir Filosofía de la praxis. El clima de una crisis ya cabalmente declarada demandó una nueva actualización: en 1980, el libro conoció su segunda edición, revisada y ampliada. En el prólogo, el autor reafirmó la necesidad de “marcar las distancias respecto de un marxismo cientificista o epistemológico que, impulsado por un legítimo afán de rescatar su cientificidad y, con ella, la racionalidad de la práctica política, desembocaba en una nueva escisión de teoría y práctica”.21

Ruy Mauro Marini y la estrategia revolucionaria

  • 22 Nota editorial, Cuadernos Políticos, núm. 1, México, 1974, 3.
  • 23 Ruy Mauro Marini, nota editorial, Cuadernos Políticos, núm. 30, 1981, 5.

22Desde los primeros números, el equipo de Cuadernos Políticos había advertido sobre la dificultad del marxismo latinoamericano para elaborar una crítica concreta sobre los procesos y dilemas contemporáneos del continente que permitiese trazar lineamientos políticos. A pesar de los significativos avances que habían representado las críticas al dogmatismo soviético y los desarrollos teóricos originales sobre la especificidad histórica del continente, para entonces, “el marxismo aún no se traduce en un desarrollo correlativo y coherente de las tácticas y estrategias revolucionarias que deberían, precisamente, nutrirse y servirse del método de análisis marxista”.22 De esta manera, en Cuadernos se llamó la atención sobre la reducción del marxismo a los límites de una teoría desvinculada del movimiento social y de los proyectos de transformación política. En una nueva coyuntura, “al tiempo que refinaban su aparato conceptual y analítico y que realizaban su trabajo teórico, los intelectuales marxistas latinoamericanos perdían pie en la lucha de clases que se libraba en el continente”.23 El punto de quiebre lo habría marcado el golpe de Estado en Chile:

  • 24 Ídem.

La academización del marxismo… se da, paradójicamente, de manera simultánea a la persecución y desmantelamiento por obra de la contrarrevolución entonces triunfante. Pero la paradoja tiene su razón de ser: empujados por la represión, los militantes marxistas van siendo expulsados de un país a otro, van perdiendo sus raíces en la lucha de clases concreta y, procedentes como eran de la clase media culta, acaban por hacer vida nueva en los claustros universitarios. Chile y México constituyen etapas clave en ese proceso itinerante de los militantes marxistas.24

  • 25 Marta Harnecker y Joaquín Villalobos, “De la insurrección a la guerra”, Cuadernos Políticos, núm. 3 (...)
  • 26 Cristina Pirker y Omar Nuñez, “Puente, retaguardia y voz: la ciudad de México en el trabajo polític (...)

23Marini escribió estas notas en 1981 para introducir en los Cuadernos una entrevista a Joaquín Villalobos,25 entonces miembro de la comandancia General del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN). En aquel momento, se vivía en El Salvador un proceso de ascenso de la lucha armada que era leído con optimismo desde México, territorio que operó como plataforma de proyección internacional para las organizaciones armadas centroamericanas.26 Mientras resonaba la consigna “Si Nicaragua venció, El Salvador vencerá” -que filiaba el proceso salvadoreño al triunfo en 1979 del Frente Sandinista de Liberación Nacional-, Marini caracterizaba la intervención de la guerrilla en Centroamérica como expresión de la línea más fecunda de desarrollo del pensamiento marxista latinoamericano, en tanto se trataba del análisis concreto de una realidad concreta.

  • 27 Sobre la revalorización democrática de la izquierda latinoamericana existen numerosos trabajos. Rem (...)
  • 28 Ver, por ejemplo: Julio Godio, “Experiencia sandinista y revolución continental”, Controversia, núm (...)
  • 29 Ruy Mauro Marini, nota editorial, op. cit., 5
  • 30 Ibíd., 6

24Esta lectura encontraba sus interlocutores rivales en una fracción creciente de la izquierda que discurría por el camino de la revalorización democrática y criticaba duramente las experiencias de lucha armada luego de los golpes militares acaecidos en el Cono Sur.27 En este clima, el triunfo del FSLN en Nicaragua impactó de modos divergentes: desde ser leído como un fenómeno excepcional, sin ninguna posibilidad de exportación,28 hasta erigirse en el nuevo ejemplo para la revolución en el continente. Marini, quien se halló entre estos últimos, leyó en Nicaragua el desplazamiento del epicentro revolucionario hacia Centroamérica. Así, “el marxismo regresaba a sus orígenes políticos de lucha”.29 En otras palabras, la acción revolucionaria venía a alumbrar el resurgimiento de un marxismo latinoamericano de carácter revolucionario. En alusión crítica a las lecturas de filiación gramsciana que entonces encontraban numerosos adeptos, Marini reivindicó una lectura del marxismo que emergía de la práctica política: “… que la llevaba a enfatizar, más que el consenso, la fuerza más que el ejercicio de la hegemonía, la conquista del poder, más que las estrategias políticas strictu sensu, la guerra”.30

  • 31 Agustín Cueva, “El fetichismo de la hegemonía y el imperialismo”, Cuadernos Políticos, núm. 39, 198 (...)

25Es necesario situar esta intervención de Marini junto a la colaboración en la revista del ecuatoriano Agustín Cueva. Ambos autores afirmaron el carácter revolucionario del marxismo frente a las corrientes que redescubrían a Gramsci como un autor para pensar el vínculo entre socialismo y democracia. En efecto, el pensador italiano conformó una de las aristas desde las que se discutió la crisis. En “El fetichismo de la hegemonía y el imperialismo” Cueva arremetió contra las lecturas simplistas de Gramsci que terminaban por separar “el momento ideológico cultural de la dominación de clase, de la dominación misma”.31 En lugar de concebirse como un momento estructural de la reproducción social, la hegemonía era delineada como una dimensión autónoma de la sociedad que sería posible alterar aun antes de la transformación de la estructura de poder. Desde la perspectiva de Cueva, en su empeño por criticar el economicismo, las corrientes que proponían aquello acabarían por sostener la autonomía absoluta de la esfera política. De ahí su fetichización. Para Cueva -siguiendo a Lenin- la conquista de la hegemonía no podría estar separada de la conquista del poder político. El propio Gramsci nunca habría pasado por alto el momento militar que conlleva la lucha de clases. Al suprimirse este momento, se nubla el hecho fundamental de que la dominación descansa en última instancia en los aparatos represivos. Este supuesto olvido terminaría por asignar a la revolución un carácter confuso, de cambio lento y gradual, una transformación, de hecho, sin revolución.

  • 32 Ruy Mauro Marini, nota editorial, Cuadernos Políticos, núm. 30, 1981, 6.

26En síntesis, a partir de este tipo de lecturas, la crisis del marxismo se identificó con cierto gradualismo reformista que se acercaba a una salida socialdemócrata, paradójicamente en el marco de profusos desarrollos teóricos. Para Marini, esta paradoja tenía su explicación: el predominio del marxismo en la producción intelectual tenía su contracara en lo inocuo de su influencia política, decantando en una teoría “depurada de su contenido radical, crítico y revolucionario”.32 En contraste, al calor de la lucha centroamericana, el marxismo se reencontraba con el devenir del movimiento social demostrando su vitalidad.

Hacia la pluralización del marxismo

  • 33 Louis Althusser, op. cit. 99.

27Como señalamos, si un capítulo fundamental de la crisis versó sobre la carencia de una teoría del Estado en Marx, la transición al socialismo y el llamado socialismo real fueron parte del dilema. La URSS había demostrado que, lejos de extinguirse, el Estado había crecido y engendrado una burocracia anquilosada. El problema que se presentaba era entonces dilucidar la naturaleza de la relación entre la tradición marxista y la experiencia del socialismo real. Ya Althusser había alertado sobre “… la extrema dificultad de proveer una explicación marxista satisfactoria de una historia que, después de todo, ¡se había hecho en nombre del marxismo!”.33

  • 34 Ver por ejemplo: Carlos Pereyra, “Señas de identidad”, Nexos, núm. 112, México, 1988, recuperado de (...)
  • 35 Eric Hobsbawm, “El marxismo hoy: un balance abierto”, Cuadernos Políticos, núm. 36, México, 1983.
  • 36 Ibíd, 9
  • 37 Ibíd, 13

28En efecto, muchos consideraron entonces que las derivas autoritarias del bloque soviético se encontraban inscritas en el “proyecto político marxista”.34 Frente a este cuestionamiento, las respuestas no fueron homogéneas. En su entrega número treinta y seis los Cuadernos publicaron un capítulo del ambicioso trabajo en la editorial Einaudi Storia del marxismo de Eric Hobsbawm bajo el título “El marxismo hoy: un balance abierto”.35 Aquí el historiador inglés partió por afirmar que el socialismo real pertenecía a la historia del marxismo. Asumiendo las secuelas de la crisis, consideró que “por más alejadas que tales doctrinas puedan hallarse respecto de sus ideas originarias… éstas derivan históricamente de aquellas”.36 Ahora bien, si la crisis implicaba que viejas certezas se esfumaban, la teoría fundamental del marxismo necesitaba de una revisión. Y el sentido que tomara, era lo que debía discutirse: “… cien años después de la muerte de Marx, ninguna versión particular de este marxismo reexaminado o modificado podía considerarse afirmada de modo preeminente”. Aunque esta situación -según el autor- podría razonablemente concebirse como una crisis, el marxismo permanecía vital: “… sería absurdo sostener… que ha agotado sus potencialidades intelectuales y creativas. Marx ha conquistado el universo intelectual de nuestro siglo”.37 No obstante, sus futuros derroteros no podrían predecirse, el marxismo permanecía como un balance abierto.

  • 38 Adolfo Sánchez Vázquez, “Ideal socialista y socialismo real”, Nexos, México, 1 de agosto, 1981, rec (...)

29Desde los primeros momentos de la década del 80, Sánchez Vázquez había puesto en discusión la realidad de la Unión Soviética en la prensa mexicana. Su vocación polémica se manifestó en los espacios elegidos: la revista Nexos, donde apareció “Ideal socialista y socialismo real”,38 tenía llegada a un público más amplio que Cuadernos Políticos. Aquí señaló que en el socialismo real:

  • 39 Ídem.

… el productivismo predomina sobre los valores humanistas proclamados; una densa red de privilegios aleja cada vez más la igualdad social; las libertades proclamadas se han vuelto formales cerrando el paso a las libertades reales; la inexistencia de una democracia efectiva, socialista, bloquea el paso de la administración estatal a la autogestión social; el Estado al reforzarse y autonomizarse cada vez más, lejos de iniciar el proceso de su autodestrucción, usurpa más y más, las funciones de la sociedad civil hasta hacerla casi inexistente; el Partido, como partido único, fundido con el Estado, sigue ostentándose como vanguardia sin una verdadera legitimación popular.39

  • 40 Para Sánchez Vázquez la crítica al socialismo real debía recuperar el ideal silenciado, con todo su (...)

30Estado y Partido se habían vuelto una misma cosa, fundiéndose los intereses de la burocracia estatal con la burocracia del partido. Para Sánchez Vázquez, el interés del socialismo real era entonces el inmovilismo, es decir, el mantenimiento de la propiedad estatal y el autoritarismo. El filósofo resaltó las condiciones históricas específicas que habían dado lugar a una “nueva formación social”, donde la necesidades de fortalecer al Estado desataron un proceso autonomización y burocratización. Por lo tanto, se debía concluir que el socialismo real no era realmente socialista”.40

31Entonces ¿se debía deslindar el socialismo real del proyecto socialista? O bien, ¿de qué forma se podía procesar la experiencia soviética sin que afectara el núcleo revolucionario del socialismo, sin que oscureciera su legado? En vísperas de la caída del muro de Berlín, y en uno de los últimos números de los Cuadernos, Bolívar Echeverría publicó en la revista “Quince tesis sobre modernidad y capitalismo”, un texto que sería fundamental para el resto de su obra. Aquí señaló que el socialismo real y el capitalismo no habían dejado de compartir una misma matriz:

  • 41 Bolívar Echeverría, “Quince tesis sobre modernidad y capitalismo”, Cuadernos Políticos, núm. 58. Mé (...)

Considerado como orbe económico o “economía-mundo”, el “mundo socialista” centrado en torno a la sociedad rusa es el resultado histórico de un intento frustrado de rebasar y de sustituir al orbe económico o “mundo capitalista”. Sin posibilidades reales de ser una alternativa frente a este… no ha pasado de ser una modalidad deformada del mismo: una recomposición que lo separa definitivamente de él, pero que lo mantiene en su dependencia.41

32Asumiendo -como Hobsbawm- o rechazando -como Sánchez Vázquez- la relación entre tradición socialista y socialismo real, las críticas a su versión soviética y los intentos de pluralizar el pensamiento marxista fueron claros. Así, en los años ochenta el marxismo fue perdiendo aceleradamente su centro geográfico de referencia en la URSS y tal vez esto podía constituirse en una ventaja epistemológica y política donde América Latina tenía algo que decir.

  • 42 Ídem. En “15 tesis sobre modernidad y capitalismo” Echeverría comienza a desarrollar su lectura de (...)

33Si Hobsbawm dejaba el balance abierto, cuestionando las vías unívocas del marxismo, Echeverría intentó darle contenido a través de sus “vías heterodoxas”. Las 15 tesis sobre modernidad y capitalismo, se trataron de una exploración teórica sobre las posibilidades de “una modernidad diferente de la que se ha impuesto hasta ahora, de una modernidad no capitalista”.42 La modernidad sería, desde esta perspectiva, no un proyecto inacabado que tendría que profundizarse como se ha repetido para la periferia del mundo, sino un conjunto de posibilidades plausibles de ser actualizadas desde otros sentidos. Con las siguientes palabras Echeverría concluye la segunda tesis:

  • 43 Bolívar Echeverría, “Quince tesis sobre modernidad y capitalismo”, Cuadernos Políticos, núm. 58, Mé (...)

No está fuera de lugar poner una vez más en tela de juicio la vieja certeza, remozada ahora con alivio, después de la lección del desencanto, que reduce el camino de la modernidad a esta huella da por sentada la identidad entre lo capitalista y lo moderno; averiguar otra vez en qué medida la utopía de una modernidad postcapitalista - ¿Socialista? ¿Comunista? ¿Anarquista?- es todavía realizable…43

  • 44 Bolívar Echeverría, “Prologo”, El discurso crítico de Marx, México, FCE, [1986] 2017.

34Así pues, una vez expulsados sus “ocupantes inadecuados” de su lugar histórico, el socialismo podía recuperar su calidad de terreno fértil para la utopía. De este modo, si bien en sus “tesis” Echeverría desarrolló una crítica radical y original a la modernidad capitalista, la síntesis sobre la lectura de la crisis de quien fue uno de los mejores exponentes del marxismo latinoamericano, fue elaborada en el prólogo al libro El discurso crítico de Marx.44

35Bolívar Echeverría exploró en estas páginas la crisis a la luz de sus últimos fundamentos. Aquí señaló que la tríada comunismo-izquierda-marxismo, considerada como el contrasentido de la barbarie capitalista del siglo XX, enfrentaría una imposibilidad de actualizarse. De ahí su crisis, desplegada al menos en tres afirmaciones de aquel contrasentido. En primer lugar, la afirmación del sujeto histórico, es decir, la clase obrera industrial, ya no encarnaría ni sería la portadora del proyecto político comunista. En segundo lugar, el ejemplo de la sociedad no capitalista ubicada en el socialismo realmente existente -especialmente en la URSS- habría fracasado al calor de la represión y de las nuevas formas de explotación. Finalmente, el mismo destino habría tenido la idea de que la técnica moderna era neutral, que su configuración no tendría que ver con la explotación del trabajo y que el objetivo era liberar las fuerzas productivas. Ante la crisis de una figura histórica y concreta -expresada en la referida tríada-, Echeverría propuso recurrir a los marxismos periféricos. Reconociendo la “polisemia del nombre Marx” y las muchas y diversas posiciones desde las que se lo aborda productivamente, el ecuatoriano-mexicano apostó a los marxismos marginales, que:

  • 45 Ibíd., 23.

… al acompañar, en calidad de estorbos y desviaciones, la historia del marxismo predominante, fueron la causa de la persistencia en él de un cierto grado de radicalidad y por lo tanto, de efectividad revolucionaria. Es una historia que ha desgastado todas sus ‘vías preferenciales’, que se ha vuelto toda ella marginal, el marxismo que parece poder renacer de su crisis actual es el de esta tradición heterodoxa.45

36Rosa Luxemburgo, Hermann Goerter, Karl Kosik, Karl Korsch, Erns Bloch, Georg Lukacs, podían contarse para Echeverría entre los exponentes de esos marxismos marginales. De este modo, los desarrollos teórico-políticos que apostaron a la revitalización de Marx a través de sus derroteros periféricos y la posibilidad de una modernidad alternativa, expresaron la propuesta de Bolívar Echeverría en un contexto de crisis.

  • 46 Nota editorial, Cuadernos Políticos, núm. 59/60, México, 1990, 5.

37Para la revista, fue necesaria una prueba más de vida del marxismo que no pudo ofrecer. Sintomáticamente, su último número salió en 1990. La predecible aunque inesperada caída del bloque soviético marcó su clausura. El último número, titulado “1898. Doce meses que cambiaron a Europa del Este”, declaró estar “dedicado a documentar tanto el desconcierto que han provocado en la izquierda los acontecimientos de 1989 como la voluntad de Cuadernos Políticos de entenderlos y de analizar en ellos una posibilidad renovada del socialismo”.46 No obstante, y tal vez aquí un punto paradojal, sin haber sostenido ningún tipo de compromiso con la URSS, la voluntad de renovación de la revista esta vez no se vio actualizada.

  • 47 Gandler, op. cit., 127.
  • 48 Bolívar Echeverría, “La ERA de Cuadernos Políticos”, op. cit., 36.

38Es posible afirmar, junto con Neus Espresate, que Cuadernos Políticos llegó a su fin por muerte natural. Así lo definió la editora en una entrevista concedida a Stefan Gandler,47 quien señaló que, aunque la demanda de la revista no había mermado, ya no existían textos que hubieran podido ser publicados en el marco del proyecto. La caída del muro -un “símbolo en suspenso”- condensó las tendencias que habían horadado la cultura de izquierda por varias décadas y afectó tanto a ortodoxos como a heterodoxos. Años después, Bolívar Echeverría anotó: “La extinción de Cuadernos Políticos se inscribe dentro de un hecho mayor que había comenzado a darse ya antes del derrumbe del sistema soviético y su ‘socialismo real’: el fin del periodo de existencia de este tipo muy especial de publicaciones periódicas que eran a la vez críticas y de izquierda. Se trata en verdad del fin de todo tipo de discurso teórico político”.48 De este modo, la revista expresó un quiebre generalizado.

Palabras finales

39Consideradas como uno de los instrumentos más importantes de intervención político- intelectual, las revistas se nos ofrecen como una entrada novedosa desde la cual se puede vislumbrar la complejidad de los debates político-intelectuales en un periodo determinado. En estas páginas indagamos sobre algunas de las vías a través de las cuales la intelectualidad latinoamericana participó del debate sobre la crisis del marxismo, tomando como eje la publicación mexicana Cuadernos Políticos, cuyo proyecto colectivo y heterodoxo fue una de sus señas características. Nacida en una coyuntura crítica para la izquierda continental, y a lo largo de sus dieciséis años de existencia, la revista supo hacer dialogar los dilemas del exilio y de la izquierda mexicana, involucrándose en diversos debates: desde la revolución a la democracia, de la ciencia hasta la praxis.

40El debate por la crisis del marxismo fue ilustrativo, adquirió un lugar sustancial y mostró los desafíos que implicaba su actualización en una coyuntura compleja para el continente. Como intentamos demostrar en estas páginas, Marini, Sánchez Vázquez y Bolívar Echeverría pueden ser leídos productivamente a la luz de la crisis: la reivindicación de la lucha revolucionaria en Centroamérica, así como la centralidad del concepto de praxis y la potencialidad de una modernidad alternativa, constituyeron modos de permanecer en el marxismo. Difícil tarea, sobre todo durante la década de ochenta, cuando la URSS perdía su ya entonces desgastado lugar de referencia para la gran familia de la izquierda. En términos generales, la necesidad de pluralizar y abrir el marxismo marcó el nervio de la reflexión de quienes pretendieron permanecer bajo su legado. Paradójicamente, Althusser intentaba una operación semejante con la postulación de un “materialismo aleatorio”, pero estos recorridos solo se empezarán a conocer después de su muerte. En los años ochenta, su silencio bloqueó la posibilidad de un diálogo que, especulamos, podría haber sido fructífero.

  • 49 Ver por ejemplo: Razmig Keucheyan, Hemisferio izquierda, un mapa de los nuevos pensamientos crítico (...)

41No obstante, si bien la vigencia del marxismo se sostuvo desde diversos frentes, el fin de los Cuadernos constituyó, probablemente, una manifestación importante de que la crisis adquiría nuevas características. Como señaló el historiador argentino Elías Palti (2015), la disolución de la URSS representó para la izquierda una experiencia traumática, donde se quebró todo un aparato simbólico que eliminó las posibilidades de inteligibilidad sobre el mundo que se conocía hasta el momento. El proceso de actualización del marxismo ya no halló bases donde sostenerse. Así, esta crisis superó las anteriormente vividas por el marxismo, se trató, en sus palabras, una crisis abismal. El desafío pasaba entonces por superar la perplejidad y crear los nuevos caminos de confluencia entre teoría y praxis, en un difícil contexto de hegemonía neoliberal. Estos asuntos -sobre los cuales podemos hallar pistas en las revistas que sobrevivieron en los años noventa- constituyen otro capítulo para el pensamiento crítico latinoamericano, donde el marxismo perdió la preeminencia que sostuvo durante gran parte del siglo pasado.49

Bibliographie

Bibliografía50

ALTHUSSER, LOUIS, “Dos o tres palabras (brutales) sobre Marx y Lenin”, en Dialéctica, núm. 8, México, 1980.

ANDERSON, PERRY, “Las antinomias de Antonio Gramsci”, en Cuadernos Políticos, núm. 13. México, 1977.

ANDERSON, PERRY, “Una entrevista político filosófica con Lucio Colletti”, en Cuadernos Políticos, núm. 4, México, 1975.

BURGOS, RAÚL, “Gramsci y la izquierda en América Latina”, en Em Pauta, núm. 22. Rio de Janeiro, 2009, recuperado de:
https://www.e-publicacoes.uerj.br/index.php/revistaempauta/ article/viewFile/49/48

CORTES, MARTÍN, “Contactos y diferencias: la crisis del marxismo en América Latina y Europa”, Cuadernos Americanos, Nueva Época, Vol. 2, núm. 148, 2014.

CUEVA, AGUSTÍN, “El fetichismo de la hegemonía y el imperialismo”, Cuadernos Políticos, núm. 39, México, 1984.

DOMÍNGUEZ MICHAEL, CRISTOPHER, “Los marxismos mexicanos”, Nexos, 1 octubre, 1983, recuperado de: https://www.nexos.com.mx/?p=4243

ECHEVERRÍA, BOLÍVAR, Presentación a la primera edición, El discurso crítico de Marx, México, ERA, [1986] 2017.

ECHEVERRÍA, BOLÍVAR, “La ERA de Cuadernos Políticos”, en Ediciones ERA. 35 años. Edición homenaje, Neus Espresate, México, Universidad de Guadalajara, 1995.

ECHEVERRÍA, BOLÍVAR, “1989”, en Cuadernos Políticos, núm. 59-60, México, 1990.

ECHEVERRÍA, BOLÍVAR, “Quince tesis sobre modernidad y capitalismo”, en Cuadernos Políticos, núm. 58. México, 1989, recuperado de: www.cuadernospoliticos.unam.mx

FUGAZZA, M. CHIARA, “Los dos Marx de Colletti”, en Cuadernos Políticos, Num. 11, México, ERA, 1977.

GANDLER, STEFAN, Marxismo crítico en México: Adolfo Sánchez Vázquez y Bolívar Echeverría, México, FCE, 2008.

GODIO, JULIO, “Experiencia sandinista y revolución continental”, Controversia, núm. 5. México, 1980.

HARNECKER, MARTA Y VILLALOBOS, JOAQUÍN, “De la insurrección a la guerra”, Cuadernos Políticos, núm. 35. México, 1983.

HOBSBAWM, ERIC, “El marxismo hoy: un balance abierto”, Cuadernos Políticos, núm. 36. México, 1983.

ILLADES, CARLOS, “La renovación del marxismo”, en Illades (comp) Camaradas. Nueva historia del comunismo en México, México, FCE, 2017.

KEUCHEYAN, RAZMIG, Hemisferio izquierda. Un mapa de los nuevos pensamientos críticos. Madrid: Siglo XXI, 2013.

LECHNER, NORBERT, “De la revolución a la democracia”, en Los patios interiores de la democracia. Chile, FCE, 1988.

LÓPEZ, DAMIAN, “La soledad de Althusser. La lectura de Maquiavelo como clave de una renovación teórica”, en Sociohistórica, núm. 25, La Plata, 2009, recuperado de: http://www.memoria.fahce.unlp. edu.ar/art_revistas/pr.4432/pr.4432.pdf

MARINI, RUY MAURO, Memoria, Archivo Facultad de Economía –UNAM, 1990, recuperado de: http://www.marini-escritos. unam.mx/002_memoria_marini_esp.html

MARINI, RUY MAURO, (1981) “Nota Editorial”, Cuadernos Políticos, núm. 30, México, 1981.

MUSACCHIO, HUMBERTO, “Los libros sagrados”, en Nexos. 1 junio, 1982, recuperado de: https://www.nexos.com.mx/?p=4069
Nota editorial, Cuadernos Políticos, núm. 59-60. México, 1990.
Nota editorial, Cuadernos Políticos, núm. 41. México, 1984.
Nota editorial, Cuadernos Políticos, núm. 30. México, 1981.
Nota editorial, Cuadernos Políticos, núm. 3, México, 1975.
Nota editorial, Cuadernos Políticos, núm. 1, México, 1974.

PALTI, ELÍAS, Verdades y saberes del marxismo. Reacciones de una tradición política ante su crisis, Buenos Aires, FCE, 2005.

PEREYRA, CARLOS, “Señas de identidad”, Nexos, núm. 112, 1988, recuperado de: http://www.nexos.com.mx/?p=5045

PIRKER, CRISTINA Y NUÑEZ, OMAR, “Puente, retaguardia y voz: la ciudad de México en el trabajo político-militar del FMLN”, en revista Izquierdas, Chile, 2011, recuperado de: www.izquierdas.cl

ROSSANDA, ROSSANA, “Notas sobre el estado. Entrevista a Althusser”, Cuadernos Políticos, núm. 18. México: ERA, 1978.

SÁNCHEZ VÁZQUEZ, Adolfo, Filosofía de la praxis, México: Siglo XXI, [1980] 2013.

SÁNCHEZ VÁZQUEZ, Adolfo, De Marx al marxismo en América Latina. México, Itaca, 1999.

SÁNCHEZ VÁZQUEZ, Adolfo, “Cuestiones marxistas disputadas”, en Cuadernos Políticos, núm. 42. México: ERA, 1985.

SÁNCHEZ VÁZQUEZ, Adolfo, “Ideal socialista y socialismo real”, en Nexos, 1 de Agosto de 1981, recuperado de: http://www.nexos.com. mx/?p=3899

SÁNCHEZ VÁZQUEZ, Adolfo, “El teoricismo de Althusser. No-as críticas sobre una autocrítica”, Cuadernos Políticos, núm. 3, México, 975.

TARCUS, HORACIO, “Tomás G. Masaryk y la invención de la crisis del marxismo´”

Políticas de la Memoria, núm. 14. Buenos Aires, 2014.

Notes

1 Adolfo Sánchez Vázquez, De Marx al marxismo en América Latina, México, Itaca, 1999.

2 Horacio Tarcus ha elaborado un estudio y una compilación de documentos sobre la “primera crisis del marxismo”, cuyos protagonistas fueron: T. Masaryk, E. Berstein, G. Sorel y B. Croce. El debate se desarrolló entre 1898 y 1905 en torno al revisionismo de Berstein. En pocas palabras, Masaryk sostuvo que el marxismo, en tanto principal sustento teórico del movimiento socialista, atravesaba una crisis en sus fundamentos científicos y también filosóficos, los cuales ya no serían adecuados para el socialismo moderno. Horacio Tarcus, “Tomás G. Masaryk y la invención de la ´crisis del marxismo´”, Políticas de la Memoria, núm. 14. Buenos Aires, 2014.

3 Martín Cortes, “Contactos y diferencias: la crisis del marxismo en América Latina y Europa”, Cuadernos Americanos. Nueva Época, Vol. 2, núm. 148, México, 2014.

4 Louis Althusser, “Dos o tres palabras (brutales) sobre Marx y Lenin”, Dialéctica, núm. 8, México, 1980.

5 Como destacó Raúl Burgos, el exilio encontró “en México una acogida amable, hecho que convirtió a este país, a partir del segundo lustro de los años 70, en punto neurálgico de la vida política latinoamericana, en caja de resonancia y lugar privilegiado para la observación, estudio y discusión de los procesos en marcha en las sociedades latinoamericanas, y convirtió a sus universidades e institutos de pesquisa en espacios frecuentados por una pléyade de intelectuales vinculados a la izquierda”. Raúl Burgos, “Gramsci y la izquierda en América Latina”, Em Pauta, núm. 22. Rio de Janeiro, 2009. Asimismo, hay que destacar el impacto en el campo intelectual de la Reforma política de 1977, un proceso de apertura democrática por parte del Partido Revolucionario Institucional (PRI) que, aunque limitado, provocó cambios importantes entre los que se cuenta la legalización del Partido Comunista Mexicano (PCM) luego de décadas de proscripción.

6 Citamos la Biblioteca de Pensamiento Socialista dirigida por J.M. Aricó en Siglo XXI, la colección Teoría y Praxis armada por Adolfo Sánchez Vázquez en Grijalbo. La Colección Filosófica que dirigió Oscar del Barco en la Universidad Autónoma de Puebla. Entre las editoriales que albergaron la cultura de izquierdas también se cuentan Juan Pablos, Martínez Roca, El Caballito, ERA, entre otras.

7 Humberto Musacchio, “Los libros sagrados”, Nexos, México, 1 junio, 1982, recuperado de: https://www.nexos.com.mx/?p=4069;CristopherDomínguez Michael, “Los marxismos mexicanos”, Nexos, México, 1 octubre, 1983, recuperado de: https://www.nexos.com.mx/?p=4243

8 Ruy Mauro Marini, Memoria, Archivo Ruy Mauro Marini, 1990, recuperado de: www.marini-escritos.unam.mx

9 Nota editorial, Cuadernos políticos, núm. 1, México, jul-sept., 1974.

10 Ver, por ejemplo: Damián López, “La soledad de Althusser. La lectura de Maquiavelo como clave de una renovación teórica”, Sociohistórica, núm. 25, La Plata, 2009, recuperado de: http://www.memoria.fahce.unlp.edu. ar/art_revistas/pr.4432/pr.4432.pdf

11 Carlos Illades, “La renovación del marxismo”, en Carlos Illades (comp), Camaradas. Nueva historia del comunismo en México, México, FCE, 2017, 278- 289.

12 Louis Althusser, Elementos de una autocrítica, Puebla, Fontamara, 1975.

13 Adolfo Sánchez Vázquez, “El teoricismo de Althusser. Notas críticas sobre una autocrítica”, Cuadernos Políticos, núm. 3, México, ERA, 1975.

14 Ibíd., 85.

15 Ídem.

16 El debate no carecía de concesiones. Advertía Sánchez Vázquez que no se trataba de caer en el utopismo o en el idealismo: “la expresión socialismo científico es válida si con ella se quiere subrayar que, como movimiento real emancipador y producto histórico de ese movimiento, el socialismo tiene un fundamento objetivo que puede y debe ser conocido científicamente, para fundar racionalmente la acción. Pero resulta estrecha si se olvida que socialismo no sólo es un resultado posible y necesario históricamente, sino un ideal por el que vale la pena organizarse y luchar”. Ídem.

17 Si bien está compuesta por numerosos textos, la obra de Sánchez Vázquez, encuentra una síntesis en sus libros: Las ideas estéticas de Marx (1965) y Filosofía de la Praxis (1 ed. 1967).

18 Adolfo Sánchez Vázquez, Filosofía de la praxis, México, Siglo XXI, 2003 [1967] [1980].

19 María Chiara Fugazza, “Los dos Marx de Colletti”, Cuadernos Políticos, núm. 11, México, 1977.

20 Adolfo Sánchez Vázquez, Prologo a la edición de 1980, en Filosofía de la praxis, op. cit., 19.

21 Ídem.

22 Nota editorial, Cuadernos Políticos, núm. 1, México, 1974, 3.

23 Ruy Mauro Marini, nota editorial, Cuadernos Políticos, núm. 30, 1981, 5.

24 Ídem.

25 Marta Harnecker y Joaquín Villalobos, “De la insurrección a la guerra”, Cuadernos Políticos, núm. 35. México, 1983. Cabe destacar que Joaquín Villalobos fue parte de la comandancia del Ejército Revolucionario del Pueblo (luego fusionado con otras organizaciones en el FMLN) y responsable del fusilamiento del poeta y militante Roque Dalton en mayo de 1975. Al momento de ser publicado este texto en Cuadernos Políticos, estos hechos todavía permanecían en las sombras. Comenzaron a investigarse y a asumirse en 1993, cuando Villalobos se afilia a los gobiernos neoconservadores de México y posteriormente Colombia.

26 Cristina Pirker y Omar Nuñez, “Puente, retaguardia y voz: la ciudad de México en el trabajo político-militar del FMLN”, Izquierdas, Chile, 2011. Recuperado de: www.izquierdas.cl

27 Sobre la revalorización democrática de la izquierda latinoamericana existen numerosos trabajos. Remitimos al conocido texto de Norbert Lechner Los patios interiores de la democracia (1990) donde sintetiza el desplazamiento, en los años ochenta, desde la democracia a la revolución como eje del debate de la izquierda.

28 Ver, por ejemplo: Julio Godio, “Experiencia sandinista y revolución continental”, Controversia, núm. 5, México DF, 1980.

29 Ruy Mauro Marini, nota editorial, op. cit., 5

30 Ibíd., 6

31 Agustín Cueva, “El fetichismo de la hegemonía y el imperialismo”, Cuadernos Políticos, núm. 39, 1984, 35.

32 Ruy Mauro Marini, nota editorial, Cuadernos Políticos, núm. 30, 1981, 6.

33 Louis Althusser, op. cit. 99.

34 Ver por ejemplo: Carlos Pereyra, “Señas de identidad”, Nexos, núm. 112, México, 1988, recuperado de: http://www.nexos.com.mx/?p=5045

35 Eric Hobsbawm, “El marxismo hoy: un balance abierto”, Cuadernos Políticos, núm. 36, México, 1983.

36 Ibíd, 9

37 Ibíd, 13

38 Adolfo Sánchez Vázquez, “Ideal socialista y socialismo real”, Nexos, México, 1 de agosto, 1981, recuperado de: http://www.nexos.com.mx/?p=3899

39 Ídem.

40 Para Sánchez Vázquez la crítica al socialismo real debía recuperar el ideal silenciado, con todo su potencial movilizador y “solo podía hacerse desde otro marxismo que, para nosotros, era el que concebíamos y desarrollábamos en nuestra filosofía de la praxis”. Ver: Sánchez Vázquez, 2013, op. cit., 524.

41 Bolívar Echeverría, “Quince tesis sobre modernidad y capitalismo”, Cuadernos Políticos, núm. 58. México, 1989. Recuperado de: www.cuadernos-politicos.unam.mx . Para Echeverría las innegables diferencias entre ambas modernidades, no resultaban ser más importantes que las similitudes: “El proyecto elemental de la modernidad capitalista no ha desaparecido en la modernidad del “socialismo real”; ha sido simplemente más débil y ha tenido menos oportunidades de disimular sus contradicciones”.

42 Ídem. En “15 tesis sobre modernidad y capitalismo” Echeverría comienza a desarrollar su lectura de los cuatro ethe de la modernidad capitalista: el clásico, el romántico, el realista, y el barroco, ensayando una original teoría materialista de la cultura. A diferencia de los otros ethe, el barroco, sin ser anticapitalista, contendría una combinación conflictiva de conservadurismo e inconformidad. Ver: Stephan Gandler, Marxismo crítico en México: Adolfo Sánchez Vázquez y Bolívar Echeverría, México, FCE, 2008, 418.

43 Bolívar Echeverría, “Quince tesis sobre modernidad y capitalismo”, Cuadernos Políticos, núm. 58, México, 1989.

44 Bolívar Echeverría, “Prologo”, El discurso crítico de Marx, México, FCE, [1986] 2017.

45 Ibíd., 23.

46 Nota editorial, Cuadernos Políticos, núm. 59/60, México, 1990, 5.

47 Gandler, op. cit., 127.

48 Bolívar Echeverría, “La ERA de Cuadernos Políticos”, op. cit., 36.

49 Ver por ejemplo: Razmig Keucheyan, Hemisferio izquierda, un mapa de los nuevos pensamientos críticos, Madrid, Siglo XXI, 2013.

50 Todos los artículos de la revista Cuadernos Políticos pueden ser recuperados en: http://www.cuadernospoliticos.unam.mx/cuadernos/index.html

Auteur

Politóloga (UBA), Magíster en Estudios Latinoamericanos (CEL-UNSAM), becaria doctoral de CONICET–UNSAM.
Contacto: marianabayle@gmail.com

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search