Version classiqueVersion mobile

Las Izquierdas Latinoamericanas

 | 
Caridad Massón

Izquierdas: multiplicidad y experiencias

Repercusión del ascenso de la Segunda República y de la Guerra Civil en España entre los emigrados españoles radicados en Cuba

Danna Pascual Méndez et Eduardo Ponte Hernández

Texte intégral

Introducción

1La instauración de la Segunda República en España fue recibida con agrado por los sectores más progresistas de la colonia hispana residente en Cuba. A partir de ese momento, la mayor de las Antillas, fue testigo de la división de tendencias suscitada entre los emigrados peninsulares. Generalmente, los obreros apoyaban a la República, mientras la élite abogaba por la monarquía encabezada por Alfonso XIII.

2Los españoles de izquierda que habían simpatizado con el régimen iniciado en 1931, aunaron fuerzas en una serie de organizaciones de marcada proyección política. De esta suerte surgieron, entre 1933 y 1935, el Círculo Español Socialista, el Ateneo Socialista Español e Izquierda Republicana Española. Las nuevas sociedades sustentaron, como criterio de inclusión, las afinidades ideológicas entre sus miembros. Sin excluir las tradicionales gestiones benéficas y humanitarias que habían caracterizado al asociacionismo español en la Isla, hubo gran preocupación por elevar el nivel cultural de sus socios. En principio, los grupos mencionados contaron con pocos afiliados y sus actividades estaban limitadas a la ayuda brindada a sus integrantes. Esta situación cambió tras el inicio de la Guerra Civil española.

3El conflicto peninsular influyó de forma notable en la población cubana y, especialmente, en los núcleos hispanos. La división existente en la colonia española se acrecentó. La opinión quedó polarizada entre los partidarios del gobierno constitucional y los de los nacionalistas. Los años de experiencia asociativa del Círculo Español Socialista, el Ateneo Socialista Español e Izquierda Republicana Española permitieron un eficaz protagonismo en beneficio del gobierno del Frente Popular, opacado luego de la promulgación del Decreto presidencial no. 3411 que ilegalizó algunas agrupaciones como el Círculo Español Socialista e Izquierda Republicana Española, en diciembre de 1937.

4La defensa de la Segunda República fue continuada por la Casa de Cultura y Asistencia Social. Esta organización surgida a principios de 1938, junto al Partido Comunista de Cuba, desarrolló actividades en auxilio de los exiliados españoles.

Repercusión del ascenso de la Segunda República Española y de la Guerra Civil entre los españoles de izquierda radicados en Cuba

5Con la firma del Tratado de París en 1898, España culminó sus años de dominio colonial en Cuba. Pese a la salida del gobierno metropolitano, la mayor de la Antillas continuó siendo el destino de preferencia para una numerosa colonia hispana ya residente y para posteriores oleadas migratorias. Los españoles que decidieron no abandonar las cálidas tierras cubanas se dedicaron a fortalecer las asociaciones existentes y crear otras nuevas. Establecieron redes de solidaridad formal que privilegiaban el asociacionismo, según los lugares de origen, y siempre con un fin benéfico y humanitario.

6En un principio las agrupaciones hispanas habían surgido como sociedades de beneficencia, el sucesivo incremento de la inmigración obligaba a conceder mejoras asistenciales y otros beneficios. A fines del siglo XIX estas cedieron paso a la creación de grandes centros regionales cuya directiva recayó en manos de los sectores hispanos más acaudalados. Esto favoreció el respaldo y la creación de instituciones de salud, educación y deporte.

7El incremento de la emigración española a Cuba, durante las dos primeras décadas del siglo XX, posibilitó el auge del asociacionismo hispano en nuestro país. La Isla actuó una vez más como la tierra prometida y generadora, por demás, de ganancias. Su condición de receptora de fuerza de trabajo daba muchas posibilidades a los inmigrantes.

8Entre 1903 y 1924, una amplia gama de instituciones españolas irrumpieron en el panorama de la mayor de las Antillas, como, por ejemplo: la Sociedad Benéfica Burgalesa y el Centro de la Colonia Española de Nuevitas (1903), la Asociación Canaria (1906), el Centro Castellano de la Habana (1909), el Casino Español de Santa Clara (1910), la Casa de Salud y Recreo Hijas de Galicia (1917), el Centro Andaluz de la Habana (1919), las Colonias Españolas de Guantánamo y Holguín (1924), entre otras. Sin lugar a dudas, el Casino Español de La Habana se mantuvo como paradigma del asociacionismo de los peninsulares en Cuba.

9Junto a estos núcleos hispanos, durante la década del treinta del siglo XX, convivieron en Cuba varias asociaciones de marcada proyección política, a partir del ascenso de la Segunda República en España. El advenimiento de un nuevo sistema de gobierno en la Madre Patria fue acogido con agrado por la mayoría de los cubanos y peninsulares. Los representantes más progresistas se identificaron con la instauración del gobierno de Manuel Azaña, mientras que los sectores más conservadores apoyaban a Alfonso XIII. Hacia el interior de la colonia española residente en Cuba se produjo una polarización similar a la que tenía lugar en España. Por un lado, se encontraban los partidarios de la República y por otro los seguidores de la monarquía.

10Es por ello que entre 1933 y 1935 los simpatizantes de Azaña aunaron fuerzas y crearon en la Isla asociaciones de matiz político como el Círculo Español Socialista, el Ateneo Socialista Español e Izquierda Republicana Española. Este tipo de filiación fomentó el contacto con su país de origen y los mantuvo actualizados sobre el acontecer hispano. Aunque las organizaciones continuaron la tradicional gestión benéfica y humanitaria, que había caracterizado al asociacionismo hispano en Cuba, hubo una marcada preocupación por elevar el nivel cultural de sus socios.

11Sus programas no se identificaban con las doctrinas anarquistas y comunistas, se declaraban republicanos y socialistas. Consideraban la República como la verdadera salvación de España y la única forma de gobierno democrático en manos de la mayoría. Manifestaron la defensa de la democracia y del sistema republicano como bastión de la justicia social. Abogaban por un cambio en las condiciones de vida de los trabajadores y la plena garantía de los derechos sociales como el derecho al trabajo, a los servicios médicos y a la instrucción, siempre que las condiciones materiales y objetivas lo permitiesen. Estas sociedades no tomaron partido en los asuntos de la política cubana su preocupación estaba en las cuestiones de España.

12Otra de las características generales del asociacionismo español en cuestión fue el escaso número de asociados dentro del Círculo Español Socialista, el Ateneo Socialista Español e Izquierda Republicana Española hasta el inicio de la Guerra Civil española.

13Durante los años de la guerra civil el continente americano y, de manera particular, la mayor de las Antillas jugó un lugar preferencial en la acogida de emigrantes hispanos beneficiados por las redes de sociabilidad establecidas, lo que hizo más fácil la inclusión en nuestra sociedad. Todos aquellos afiliados a partidos políticos de izquierda, opositores de Franco o los que simplemente temieron por la seguridad de sus vidas encontraron apoyo en gran parte de los países latinoamericanos.

  • 1 Áurea Matilde Fernández, “Evolución de las sociedades españolas en Cuba a lo largo del siglo XX”, (...)

14En la medida que el conflicto cobraba auge en España, hacia el interior de Cuba, las posiciones de los habitantes dieron lugar a la formación de dos bandos: los partidarios de los republicanos y los partidarios de los rebeldes. Lo mismo ocurrió con las comunidades de españoles residentes, que a decir de la historiadora Áurea Matilde Fernández Muñiz “vivieron en su interior, los efectos de la guerra civil desatada en España en los años 30, y después la posguerra. La membresía se dividió en dos bandos, igual que ocurría en España”.1 Las sociedades estudiadas encabezaron el grupo que apoyaba a la República dentro de la emigración española residente en la isla.

15Gracias a la unanimidad de criterio con respecto a la permanencia del sistema republicano en su país natal, el Círculo Español Socialista, el Círculo Republicano Español e Izquierda Republicana Española aunaron fuerzas y crearon el Frente Democrático Español (FDE) el 14 de abril de 1937. Ese año sus gestiones adquirieron un protagonismo decisivo a través de la celebración de numerosos actos en beneficio del gobierno del Frente Popular.

16A pesar de mantenerse alejados de la política interna de Cuba, la situación generada en el país no les hizo fácil sus gestiones. Los partidarios del bando insurgente contaban con el apoyo de los sectores más acaudalados de la élite hispano-cubana, a lo que se sumó la actitud mediadora de Federico Laredo Bru. El presidente antillano, en aras de impedir un conflicto interno en la Isla, ilegalizó las instituciones antes mencionadas por el Decreto presidencial no. 3411, promulgado el 3 de diciembre de 1937.

17Para mantener la ayuda al gobierno republicano español, las asociaciones que formaban el Frente Democrático Español crearon la Casa de Cultura y Asistencia Social. Esta nueva organización progresista resultó determinante en el apoyo al bando republicano español durante la guerra civil y posteriormente jugó un papel importante en el auxilio a los exiliados políticos durante los años de dictadura franquista.

18La Casa de Cultura y Asistencia Social, a diferencia del resto de las asociaciones de izquierda hispana, acogían dentro de su membresía a españoles y cubanos. Intelectuales de renombre como Juan Marinello y Nicolás Guillén engrosaron sus filas.

19La presencia cubana en la lucha que libraba el pueblo español, tanto en el interior de la isla como en el mismo suelo peninsular, tuvo gran relevancia. El papel desempeñado por el Partido Comunista de Cuba y la asociación Auxilio al Niño del Pueblo Español, por citar algunos ejemplos, significó una colaboración medular para el acercamiento hispano- cubano.

Algunas de las asociaciones de españoles partidarios de la Segunda República española surgidas en Cuba entre 1933 y 1938 Círculo Español Socialista

  • 2 Posteriormente ocuparon otros locales en Paseo de Martí no 70, en San Lázaro no 104 hasta quedar u (...)
  • 3 Hasta el momento no se han encontrado datos personales de Ignacio González Cobos.
  • 4 Una Comisión Ejecutiva y otra Directiva constituían la dirección del Círculo Español Socialista. L (...)

20La primera asociación creada por españoles en Cuba, luego del advenimiento de la Segunda República en España, que declaró la preferencia por las ideas socialistas, fue el Círculo Español Socialista (CES). Fundado el 26 de diciembre de 1933 en la calle Paseo de Martí no 105 (altos) en Ciudad de la Habana.2 Estaba integrada exclusivamente por españoles. Esta sociedad contó con filiales en toda la República, pero donde más miembros llegaron a tener fue en La Habana. La iniciativa de su creación se debió a Ignacio González Cobos,3 su primer presidente.4

  • 5 Ellos declararon que querían desarrollar una cultura socialista marxista entre sus afiliados, pero (...)
  • 6 Para las corrientes progresistas y socialistas en España la sociología era identificada con la cue (...)

21Al igual que los centros regionales y asociaciones humanitarias existentes en la Isla, persiguió fines benéficos y de apoyo económico a sus miembros, pero reservó como particularidad el desarrollo de la cultura general, específicamente la cultura socialista marxista5 entre los afiliados. Por esta razón, declararon sus preferencias por el estudio y divulgación de las doctrinas sociológicas,6 económicas y otras análogas para crear una conciencia colectiva y establecer una verdadera justicia social según sus preceptos. Trataron de elevar el nivel cultural de sus socios, pero siempre dentro de lo establecido por las leyes cubanas.

22Respondieron a los intereses de la clase trabajadora, pues la mayoría de sus partidarios eran obreros. Acorde con las posibilidades económicas, el Círculo Español Socialista ofreció ayuda a los miembros desocupados, subsidios en caso de enfermedades o fallecimiento y asesoría a los interesados en regresar a España. Esto fue posible gracias a las cuotas mensuales abonadas por los socios.

23Esta agrupación estaba formada por una sola clase de socios, los de número, sin distinción de sexos. La autoridad y gobierno supremo radicó en una Asamblea General o Asamblea de Socios. El presidente era la legítima representación en asuntos judiciales, extrajudiciales, consulares, representativos y sociales.

24Su reglamento fijó, en el artículo no. 55, la posibilidad de unirse a otras asociaciones siempre que tuvieran intereses afines con la entidad. El 29 de junio de 1934, el Círculo Español Socialista, dio ingreso al grupo Alianza Nacional de Trabajadores. Esta disposición duró poco, en agosto del siguiente año esta decisión fue anulada.

25En principio, el Círculo Español Socialista contó con varios cientos de asociados. Tras el comienzo de la Guerra Civil española, el número de afiliados aumentó tanto en La Habana como en el interior del país. Durante el conflicto se acrecentaron sus recursos, publicaciones y actos públicos en defensa de la Segunda República española. El afán de unir todas las corrientes democráticas españolas devino tarea priorizada, así como la ayuda al pueblo español y a su régimen legalmente establecido.

26La nueva coyuntura obligó al Círculo Español Socialista a incluir cambios en la asociación. En noviembre de 1937 el reglamento fue reformado. La ampliación de sus redes de socialización a lo largo y ancho de la mayor de las Antillas, obligó a hacer cambios en la estructura organizativa para concentrar las fuerzas e impedir la inoperancia de la agrupación. Su nombre cambió por el de Círculo Español Socialista de Cuba, manifestando como principal objetivo, reunir en una progresista y democrática asociación a todos los que simpatizaran con la causa republicana. Tuvo una vida muy activa durante 1937 hasta su ilegalización en diciembre del citado año.

El Ateneo Socialista Español

  • 7 En junio de 1937 cambiaron su domicilio para Prado y San José, luego para San Lázaro no. 136 y fin (...)
  • 8 Ver nota 5.

27Radicado en el Paseo de Martí no. 563 (altos),7 el 7 de agosto de 1935, se creó el Ateneo Socialista Español. Sus asociados declararon como objetivo propagación la cultura socialista entre sus afiliados.8 Al igual que el Círculo Español Socialista promovió estudios que capacitaran de forma eficiente a sus socios y mejorara sus condiciones de vida. Proporcionó el estudio y divulgación de las doctrinas acerca de la sociología. En aras de este fin organizó conferencias, lecturas comentadas y actos de propaganda doctrinaria.

  • 9 Hasta el momento no se han encontrado datos personales de Peguerto Gallego
  • 10 Los cargos estaban ocupados por Fernando Castañón (vicepresidente); Avelino García (secretario); J (...)

28El primer presidente fue Peguerto Gallego.9 La dirección y administración de esta asociación recayó en una Junta Directiva compuesta por un presidente, un vicepresidente, un secretario, un vicesecretario, un tesorero, un vicetesorero y 12 vocales.10 El presidente era la máxima representación legal y oficial a lo largo y ancho de isla.

  • 11 Hasta el momento no se tiene información de que fuera la misma alianza Nacional de Trabajadores vi (...)

29Estaba integrada principalmente por obreros, por lo que se dedicó a gestionar sus demandas ante las autoridades cubanas y españolas a través de una sección llamada Alianza Nacional de Trabajadores que ofreció empleos a sus afiliados y ayudó a todos aquellos que quisieran retornar a España.11

30En 1938 su reglamento fue modificado. Se amplió el criterio de inclusión, aceptaron dos tipos de socios: los de número, que eran exclusivamente españoles y los socios protectores, procedentes de cualquier nacionalidad, con pleno goce de sus derechos sociales. Estos últimos tenían voz y voto en las asambleas, pero no podían ser electos para ocupar cargos en las mismas.

  • 12 Se desconoce los detalles de la información ofrecida por el Círculo Español Socialista acerca de l (...)

31En octubre de 1937, el Partido Socialista de España desautorizó al Ateneo Socialista Español a actuar en su nombre valiéndose de informaciones ofrecidas por el Círculo Español Socialista que aseguraba que en las veladas organizadas por esta institución se atacaba abiertamente la República española y al bando leal.12

32No tomaron partido en la política cubana, pero su condición de españoles les permitía debatir sobre las transformaciones llevadas a cabo en España. Aunque el Decreto no 3411 no lo ilegalizó, es necesario destacar que el Ateneo Socialista Español no marcó pautas en el apoyo a la Segunda República, como sí lo hicieron, el Circulo Español Socialista e Izquierda Republicana. Su actuación durante la guerra influyó en la decisión del gobierno cubano de mantenerlo vigente. La inscripción fue cancelada por el Gobierno Provincial el 1° de diciembre de 1952.

Izquierda Republicana Española

33En el discurso de clausura del congreso fundacional de Izquierda Republicana en España, su presidente Manuel Azaña dirigió unas palabras a los delegados:

  • 13 Izquierda Republicana, en www.izquierdarepublicana.es (Consultado el 20 de febrero de 2011).

En la República encontramos nosotros la salvación o el camino de redención del pueblo español, la ruta que conducía a su mayoría de edad, la ruta que conduce a vivir libre como él quiera, dentro de normas de derecho de justicia y de paz, de paz en todas partes, pero una paz fundada en la ley, en la justicia, en el orden, que no sale de las manos del verdugo, sino de del respeto a la justicia y al cumplimiento del deber.13

  • 14 El 18 de mayo de 1936 cambió para Pi Margall No 105.

34En esta iniciativa un grupo de españoles residentes en Cuba encontró razón para su nucleamiento. Inscrita en el Registro del Gobierno Provincial de la Habana, el 9 de diciembre de 1935, Izquierda Republicana Española fue la tercera organización seguidora de los preceptos enunciados por la República española. Se consideró una entidad con carácter político y estaba regida democráticamente. En línea general, abogaba por los intereses de la cultura y del progreso social de los hispanos residentes en Cuba. Su primer domicilio radicó en Prado y San José.14

  • 15 Tres tipos de reuniones tenían lugar: las asambleas ordinarias celebradas semestralmente, las extr (...)
  • 16 Manuel Millares Vázquez nació en Galicia el 9 de febrero de 1906. Narrador y periodista. Estuvo en (...)

35La administración recayó en una Asamblea General-integrada por todos los afiliados- y un Consejo Central.15 Los acuerdos eran tomados por mayoría de votos. El Consejo Central actuaba como una especie de ejecutivo de la Asamblea y en sus manos quedaba la gestión política, administrativa y de gobierno. Su primer presidente fue Manuel Millares Vázquez.16

  • 17 El Partido Izquierda Republicana se creó en 1934, fruto de la fusión de Acción Republicana, el Par (...)

36Declararon tener vínculos con el Partido Izquierda Republicana de España.17 De ahí que sus fines y programa debían ser aprobados por esta fuerza política, sin incumplir las leyes de la República de Cuba. Al igual que su homóloga madrileña, esta sociedad contó con un periódico titulado Política, como su órgano difusor.

  • 18 Hasta el momento no se ha podido consultar ningún documento que demuestre el intercambio o la depe (...)

37Engrosaron sus filas todos los españoles, mayores de 21 años, sin distinción de sexo, residentes en Cuba y partidarios de las bases programáticas de Izquierda Republicana de Madrid. Por su carácter dependiente, la asociación debía enviar copias de la documentación a la península, además de mantener los vínculos con el Consejo Nacional18 de Madrid, organización central que acogía en sus reuniones a un representante de Cuba con amplias facultades de voz y voto. El 22 de diciembre de 1937, a raíz del Decreto presidencial no. 3411, fue suspendida por tiempo indefinido.

Casa de Cultura y Asistencia Social

38Inscrita en el Registro de Asociaciones del Gobierno Provincial de la Habana, el 31 de enero de 1938, la Casa de Cultura y Asistencia Social tuvo fines culturales, benéficos, recreativos y deportivos. Sus objetivos estaban condicionados por lo estipulado en el Decreto presidencial no 3411. En esta agrupación aunaron fuerzas el Círculo Español Socialista, el Círculo Republicano Español e Izquierda Republicana Española.

  • 19 Pedro Cavia nació en Burgos en 1893. Fue periodista, conferencista y orador. Llegó a Cuba en 1908. (...)

39Con domicilio en la calle Bernaza no 18, inició sus actividades dirigidas a lograr un óptimo desarrollo educativo y una efectiva labor de asistencia mutua en beneficio de sus asociados. Para ello comprendió tres clases de servicios: Culturales, Asistencia Social y Representación Legal. Su primer presidente fue Eustaquio Báez pero la figura más conocida fue Pedro Cavia.19

40Eran miembros de esta asociación todas las personas sin distinción de edad, raza, sexo o nacionalidad que lo solicitaran. La suprema instancia descansó en una Asamblea Nacional integrada por totalidad de los socios. La asociación tuvo jurisdicción a lo largo del territorio nacional. En los límites de cada zona el gobierno residió en su correspondiente Asamblea General. Contó con una Directiva Local integrada por: un presidente, un vicepresidente, cuatro secretarios: el secretario general, de Actas, uno de Cultura y Propaganda y de Organización además de un Tesorero y el número de vocales en dependencia de la cantidad de socios. Por su parte, la Directiva Nacional tuvo con 25 miembros. Los cargos duraban dos años.

41Tras la derrota del bando republicano cambió su reglamento. La Casa de Cultura y Asistencia Social dedicó sus gestiones a la ayuda de los exiliados hispanos. Desplegaron una ardua labor de propaganda y apoyo al pueblo español, que se afanaba en recuperar su República democrática. De las asociaciones objeto de esta investigación, fue la que tuvo una vida más larga. Sus actividades se extendieron hasta fines de 1960.

Actuación de las asociaciones hispanas de izquierda en el marco de la Guerra Civil española

  • 20 Las Brigadas internacionales surgieron al calor del inicio de la Guerra Civil española en 1936. Fu (...)
  • 21 Centre Catalá, Casa de Cultura y Asistencia Social y, por otra parte, las asociaciones cubanas Aux (...)

42Desde el principio del conflicto hispano, Cuba sobresalió en sus aportes a la República española. Además de los donativos, colectas, mítines y propagandas masivas, el pueblo cubano contó con una cifra significativa de representantes en las Brigadas Internacionales20 y en el ejército republicano en general. A la vanguardia de estas tareas estaban las asociaciones españolas de izquierda: Círculo Español Socialista, Izquierda Republicana española, Hermandad Gallega,21 Centre Catalá, Casa de Cultura y Asistencia Social y, por otra parte, las asociaciones cubanas Auxilio al Niño del Pueblo Español junto al Partido Comunista de Cuba y la Gran Logia Masónica de la Isla, que también sentaron pautas en esta misión.

43Con creciente éxito, el Círculo Español Socialista, emprendió una campaña para ayudar a los defensores del gobierno del Frente Popular. Todos los simpatizantes podían adquirir bonos en esta institución. La venta estaba autorizada por la Embajada de España en la isla.

44Para 1937, las fuerzas republicanas tuvieron el protagonismo en la isla con respecto a la ayuda brindada al gobierno del Frente Popular. Ante una derecha resquebrajada, las acciones impulsadas por la izquierda a lo largo del país tuvieron gran resonancia. El 5 de abril de 1937 se celebró en el Teatro Nacional una velada en homenaje al poeta granadino Federico García Lorca, asesinado por los rebeldes al comienzo de la guerra civil. Este acto fue promovido por el Círculo Republicano Español y demostró la simpatía del pueblo de Cuba por la defensa de la democracia en España.

  • 22 “Homenaje a G. Lorca”, Mediodía, La Habana, n. 15, 15 de abril de 1937, p. 4.
  • 23 Luis Amado Blanco fue un conocido escritor, periodista y diplomático español. Fue presidente de la (...)

45El evento contó con la presencia de cinco mil personas.22 En el mismo hicieron uso de la palabra: Rafael Suárez, Luís Amado Blanco,23 Ángel Lázaro, culminando la noche con ovaciones del pública cuando Tete Casuzo, esposa de Pablo de la Torriente Brau, puso voz a algunas composiciones del desaparecido poeta. A partir de este momento, surgió el llamado Frente Democrático Español integrado por el Círculo Republicano Español, el Círculo Español Socialista, Izquierda Republicana Española y Centre Catalá.

  • 24 El Aniversario de la República”, Carteles, La Habana, 25 de abril de 1937, p. 25. La revista Medio (...)
  • 25 Alberto Sánchez Veloso comenzó siendo impresor y luego fue un importante librero. En 1925 creó el (...)

46Esto fue apenas un comienzo. Con motivos del sexto aniversario del advenimiento de la Segunda República española, tuvo lugar un acto en el Parque Hatuey al que acudieron cerca de diez mil personas.24 La primera experiencia de la conjunción de todas las organizaciones mencionadas en el Frente Democrático Español resultó ser un éxito, contribuyendo a elevar la posición de Cuba como defensora de la democracia y la justicia social. El primero en hacer uso de la palabra fue Jaime Montero de Madrazo, diplomático hispano en la isla, quien expresó el heroísmo del pueblo español en su lucha contra los nacionalistas. Continuaron Manuel Millares Vázquez, a nombre del Círculo Republicano Español; Alberto Sánchez Veloso,25 presidente de Izquierda Republicana Española; Baltasar Pagés, secretario del Centre Catalá y Jacinto del Peso secretario del Círculo Español Socialista. Todos abordaron la necesidad de defender la República hispana.

47Prestigiosos intelectuales cubanos se dirigieron al público entre ellos el catedrático de la Universidad de la Habana, Manuel Bisbé, quien enunció los motivos de su simpatía por la causa republicana. Entre poemas de combate y frases plagadas por el deseo de libertad, culminó el acto. Los constantes aplausos reflejaron el sentir del conjunto hispano cubano. Como parte de esta celebración miles de personas acudieron a la legación de España en Cuba para firmar el libro abierto con motivo del sexto aniversario de la fundación de la República en la Madre Patria.

  • 26 Libro blanco fue elaborado por el Ministerio de Estado con los documentos incautados a los legiona (...)

48Como parte de su propaganda en beneficio de la República hispana, el Círculo Republicano Español, el Círculo Español Socialista, Izquierda Republicana Española se pronunciaron contra el fascismo y la injerencia de Italia y Alemania en el conflicto civil. Con motivo del lanzamiento del Libro Blanco de la Intervención Italiana en España presentado ante la Liga de las Naciones por Julio Álvarez del Vayo, el Círculo Español Socialista editó un conjunto de textos en castellano para divulgarlo en la isla.26

  • 27 “Adhesión popular a España. El grandioso Acto del FDE”, Mediodía, La Habana, n. 26, 27 de julio de (...)

49Los eventos promovidos por el Frente Democrático Español continuaron teniendo éxitos. El 17 de julio, al cumplirse el primer año de iniciada la guerra civil, la isla fue motivo de efervescencia al resaltar la heroica defensa del pueblo español y ofrecer un merecido homenaje a los caídos en la lucha. El Parque Hatuey fue el escenario de un multitudinario encuentro a favor de la democracia. En presencia de 17 mil personas27 se produjo la intervención de prestigiosos intelectuales cubanos y españoles de la talla del escritor y conferencista Gerardo Álvarez Gallego y la destacada poetisa Mirta Aguirre, junto al Encargado de Negocios de España en Cuba y una representación de las mujeres antillanas. El día 18, un grupo de mujeres y niños depositaron flores en el Círculo Republicano Español como homenaje a las víctimas de la guerra civil.

  • 28 “Acto pro España en Camaguey”, Mediodía, La Habana, n. 44, 29 de noviembre de 1937, p. 7.
  • 29 “Una ambulancia al gobierno leal”, Mediodía, La Habana, n. 28, 10 de agosto de 1937, p. 19.

50Estas actividades no se limitaron exclusivamente a la capital del país. El 7 de agosto de 1937, el Círculo Español Socialista de Victoria de las Tunas celebró en la Sociedad Unión Fraternal un homenaje póstumo a Pablo de la Torriente Brau y a Federico García Lorca. De forma similar, en Camagüey, se efectuó otra velada homenaje al pueblo español, a la cual concurrieron 3 mil personas.28 El protagonismo correspondió, una vez más, al Círculo Español Socialista. Todas sus filiares en el interior del país aportaron una valiosa contribución en la venta de bonos, recaudación de fondos, en la divulgación de la revista Claridad y en la colecta para el envío a España de una ambulancia con su equipo médico quirúrgico.29 El 27 de noviembre, la delegación del Círculo Español Socialista en Sancti Spíritus, dirigió un acto que homenajeó la fecha y manifestó la adhesión de sus miembros a la causa hispana.

  • 30 “Marcelino Domingo en La Polar”, Mediodía, La Habana, n 34, 21 de septiembre de 1937, p. 13.

51Durante los años que se desarrolló la Guerra Civil hispana, nuestro país recibió numerosos visitantes comprometidos con la Segunda República española. Uno de ellos fue Marcelino Domingo. El socialista presenció la simpatía de la comunidad hispano cubana en un acto organizado en la Polar, el 12 de septiembre de 1937, al que acudieron cerca de 60 mil personas.30 Durante su intervención, enunció las conquistas de la República hispana, culpó a las clases conservadoras del inicio de la guerra y condenó la injerencia extranjera en el conflicto.

52En su periplo por nuestro país, el líder republicano asistió a los locales del Círculo Español Socialista e Izquierda Republicana Española donde expresó su agradecimiento por la acogida que tuvo entre el proletariado español de la isla añadiendo el hecho de sentirse como “en casa”. Finalmente, en la emisora radial El Diario Español del Aire pronunció sus palabras de despedida en defensa de los niños y reconoció la colaboración de la Asociación de Ayuda al Niño del Pueblo Español.

53El 26 de septiembre de 1937, el Teatro Campoamor dio una calurosa bienvenida al escritor costarricense Vicente Sáenz. Las palabras de Francisco Almoyna, presidente del Frente Democrático Español, dieron inicio al acto. Sáenz hizo un recuento de la situación existente en la Madre Patria y de la posición de los intelectuales en la contienda. Al finalizar su discurso solicitó la contribución de cigarrillos para los soldados republicanos.

54Con la puesta en vigor del Decreto presidencial no. 3411 culminó 1937. El lugar del Frente Democrático Español fue ocupado por la Casa de la Cultura y Asistencia Social. Esta asociación estaba obligada a desechar todo vínculo político para mantener la ayuda a la República española. Pese a la realización de numerosos actos, 1938, distó mucho de ofrecer un panorama similar al año anterior.

  • 31 “Almuerzo de despedida a Coleman Blum”, Facetas de Actualidad Española, La Habana, año II., febrer (...)

55El 10 de enero, hubo un almuerzo en el Salón Trimalta para despedir a Coleman Blum, simpatizante de la Segunda República en los Estados Unidos, asistieron el Vicecónsul de España en la Habana, los presidentes de Izquierda Republicana Española, el Círculo Español Socialista, el Círculo Republicano Español, el Centre Catalá y otros miembros del Frente Democrático Español.31 Las mujeres del Círculo Español Socialista en un gesto cordial, entregaron a Blum una bandera de la institución.

  • 32 En Facetas de Actualidad Española, La Habana, a. II, febrero de 1938, p. 52. Según la revista Medi (...)

56Después los concurrentes se trasladaron al estadium La Polar para escuchar las palabras de Juan Marinello, ante un auditorio de 30 mil personas.32 El prestigioso intelectual cubano habló del significado de las acciones que tenían lugar en España y de la trascendencia de lo que debía ser, la democracia y la cultura, defendidas por el gobierno del Frente Popular.

57Blum reciprocó el gesto con una reunión celebrada en el Centre Catalá donde entregó la bandera norteamericana a las cuatro instituciones del Frente Democrático Español como donación de los “Amigos de la Brigada Lincoln”. Se fundó una nueva asociación conocida como “Amigos del Batallón de Cuba” que debía servir de forma notable a la causa hispana desde la isla. El acto no se hizo público por encontrarse las instituciones sancionadas por lo establecido por el Decreto 3411.

  • 33 “Un homenaje y una obligación”, Mediodía, La Habana, n. 78, 25 de julio de 1938, p. 3.

58El pueblo cubano volvió a rendir homenaje a la resistencia del ejército republicano español con motivo del segundo aniversario del inicio de la guerra, el 17 de julio de 1938. El estadium de la cervecería La Polar contó con un auditorio de 100 mil personas.33 Hicieron uso de la palabra Conchita Castanedo, por la emisora radial La Hora Futuro, Eduardo Chibás, Lázaro Peña, entre otros. La clausura estuvo a cargo de Félix Gordon Ordáz, embajador de España en Cuba.

59Con el propósito de ayudar a los niños víctimas de la guerra, el 5 de noviembre se celebró en el stadium del campo La Polar una gala cultural auspiciada por la Casa de la Cultura y Asistencia Social. El discurso de apertura corrió a cargo de Félix Gordon Ordaz y de Juan Marinello. En el acto interpretaron selecciones de zarzuelas madrileñas y se contó con la presencia de la conocida cantante cubana Rita Montaner.

  • 34 “Castelao en Santiago de Cuba”, Crónicas de España, La Habana, 1 de diciembre de 1938, p. 27.

60Las visitas de personalidades españolas vinculadas a la República hispana a nuestro país continuaron. Los luchadores antifascistas, Alfonso Rodríguez Castelao y Luis Soto, estuvieron en la isla a fines de 1938. Con la concurrencia de alrededor de cinco mil personas,34 se llevó a cabo una importante actividad a favor de la España leal en Santiago de Cuba. En el mismo estuvieron presentes Víctor Acuña, representante la Casa de Cultura y Asistencia Social de La Habana, el cónsul de España en esa región y los presidentes de la Casa de Cultura y Asistencia Social y de la Casa de la República española de la provincia.

61Al hacer uso de la palabra los invitados manifestaron la necesidad de la unidad de la sociedad cubana con la causa hispana y el envío de azúcar, tabaco y café. Como un excelente gesto se hicieron donaciones y aquellos que no tenían dinero entregaron prendas demostrando su identificación con la lucha que tenía lugar en España. Castelao y Soto iniciaron viaje a lo largo del país. Camagüey dio una especial acogida a los huéspedes, al igual que lo hicieron los habitantes de Palma Soriano, Holguín, Manzanillo y Vertientes. En la despedida, la Casa de Cultura y Asistencia Social ofreció a los dos luchadores los títulos de socios de honor.

62El 18 de diciembre de 1938 Fernando de los Ríos, embajador de la República española en Estados Unidos, llegó a Cuba invitado por la Asociación de Auxilio al Niño del Pueblo Español. Un acto celebrado en el estadium La Polar dio la bienvenida, junto a los representantes de la Casa de la Cultura y Asistencia Social.

  • 35 “El caso del Monte Yciar”, Nosotros, La Habana, febrero de 1939, p. 10.

63En 1939, la derrota del bando republicano era inminente. La Casa de la Cultura y Asistencia Social continuó sus actividades, pero en socorro de los exiliados hispanos. Los sucesos con el barco Monte Yciar son ejemplo de ello. Gracias a las gestiones de esta institución junto a Blas Roca, Secretario del Partido Comunista de Cuba, iniciaron gestiones ante el gobierno de la mayor de las Antillas para que interviniera y poder salvar a ocho tripulantes españoles que venían a bordo del barco Monte Yciar.35

64El 1ro de abril de 1939 culminó la Guerra Civil Española y se instauró un nuevo gobierno. Sin embargo, la derrota del Frente Popular no significó el fin de las gestiones de los partidarios de la Segunda República en la isla. El salto de calidad dado en el asociacionismo español marcó a los sectores más progresistas de Cuba. La colonia hispana continuó muy identificada con los sucesos que tenían lugar en la tierra que los vio nacer.

Conclusiones

65El movimiento republicano español en Cuba cobró auge con la instauración de la Segunda República española motor impulsor de las ideas socialistas canalizadas a través del Círculo Español Socialista, el Ateneo Socialista Español e Izquierda Republicana Española. De composición exclusivamente española, estas organizaciones se conformaron por afinidades políticas y no por el lugar de procedencia. Su ideario en pro de las ideas socialistas, las mejorías en las condiciones de vida, y la defensa de los preceptos democráticos defendidos por la Segunda República le ganó las simpatías de los obreros y distanció a estas organizaciones de la élite peninsular radicada en la isla.

66En principio, estas asociaciones contaron con pocos afiliados y limitaron su radio de acción a La Habana. Las actividades que realizaron eran exclusivamente en beneficio de sus miembros, ya fuera ayuda económica, judicial o laboral. Toda esta labor se insertó en medio de un contexto cubano caracterizado por la profunda inestabilidad política, el auge del movimiento revolucionario, la defensa del sistema político republicano y la condena al injerencismo de Estados Unidos en los asuntos internos, escenario del cual el Círculo Español Socialista, el Ateneo Socialista Español e Izquierda Republicana Española se mantuvieron alejados.

67Con el comienzo de la guerra en España, el Círculo Español Socialista, el Ateneo Socialista Español e Izquierda Republicana Española extendieron su radio de acción a lo largo y ancho de toda Cuba. Fueron protagonistas de actos memorables lo que nos permite catalogar a 1937 como el año del liderazgo de la izquierda a favor de la Segunda República. Entre las actividades más relevantes cabría citar las colectas de dinero y productos, la venta de bonos, el envío de equipos médicos y el recibimiento de personalidades de la política española.

68La actitud asumida por el gobierno cubano determinó el desempeño de la comunidad hispana más democrática. Desde el reconocimiento exclusivo al gobierno del Frente Popular, expresado por el presidente Miguel Mariano Gómez Arias, hasta los matices enunciados meses más tarde por Federico Laredo Bru: reconocimiento oficial a la República española y “neutralidad benevolente”, hacia los insurrectos hispanos. En igual sentido, se destacan los intentos de mediación de la isla, al igual que México y Uruguay; iniciativa que no fue aprobada por los países del continente americano.

69Por otra parte, las tensiones generadas por la colonia hispana obligaron a Federico Laredo Bru a poner en práctica el Decreto presidencial no. 3411 en diciembre de 1937. Esta disposición puso fin a las gestiones del Círculo Español Socialista, Izquierda Republicana Española y el Círculo Republicano Español, las cuales pasaron a la ilegalidad por su apoyo a la República española, y obligadas a cambiar de proyección para continuar su labor y marcó, a su vez, el inicio del declive del asociacionismo hispano de izquierda radicado en la isla.

70A partir de 1938, se nuclearon en la Casa de Cultura y Asistencia Social con un pobre desarrollo si se compara con el glorioso año 1937. Aun así, se mantuvieron con vida hasta el final de la guerra y posteriormente hicieron historia por la ayuda brindada a todos los exiliados políticos de la dictadura franquista.

Notes

1 Áurea Matilde Fernández, “Evolución de las sociedades españolas en Cuba a lo largo del siglo XX”, Debates Americanos, La Habana, n. 12, enero-diciembre, 2002, p. 161.

2 Posteriormente ocuparon otros locales en Paseo de Martí no 70, en San Lázaro no 104 hasta quedar ubicada finalmente en la calle Industria No. 140.

3 Hasta el momento no se han encontrado datos personales de Ignacio González Cobos.

4 Una Comisión Ejecutiva y otra Directiva constituían la dirección del Círculo Español Socialista. La Comisión Ejecutiva estaba integrada por Ignacio González Cobos (presidente), Francisco Álvarez (secretario general y de correspondencia); Santiago Abascal (secretario de actas y cultura); Fernando Salas (secretario de finanzas y subsidios); Belisario Lana (secretario de organización y propaganda). La Comisión Directiva estaba representada por los cargos mencionados incluyéndose el de José López Villamil (vicepresidente), y como vocales José Iglesias, Antonio Jubrias, el escritor asturiano Hilario Alonso y Ramón Belmonte.

5 Ellos declararon que querían desarrollar una cultura socialista marxista entre sus afiliados, pero no existe ninguna documentación que aclare sus verdaderos fundamentos ideológicos. La ausencia de fuentes que analicen el período inicial de estas agrupaciones impide llegar a conclusiones más certeras y precisas sobre el tipo de ideología que querían divulgar.

6 Para las corrientes progresistas y socialistas en España la sociología era identificada con la cuestión social y con la modernización de la sociedad. Para más información: Salvador Giner, Emilio Lamo Espinosa y Cristóbal Torres, Diccionario de Sociología, Madrid, Alianza Editorial, S.A., 1998, pp. 742-743.

7 En junio de 1937 cambiaron su domicilio para Prado y San José, luego para San Lázaro no. 136 y finalmente para Ignacio Agramonte no 658, el 22 de agosto de 1938.

8 Ver nota 5.

9 Hasta el momento no se han encontrado datos personales de Peguerto Gallego

10 Los cargos estaban ocupados por Fernando Castañón (vicepresidente); Avelino García (secretario); Juan Bujan (vicesecretario); Marcial García (tesorero); Antonio I Parada (vicetesorero) y como vocales Fernando Áreas, Constantino Varela, Julio Rodríguez, José Varela, José Pérez, Manuel García, Manuel Franco, Manuel Negreira, Manuel Fernández, Antonio Blanco, Emilio Vázquez y Juan Miragaya.

11 Hasta el momento no se tiene información de que fuera la misma alianza Nacional de Trabajadores vinculada al Círculo Español Socialista. Pues una ley emitida por el gobierno prohibía la existencia de dos asociaciones con el mismo nombre para evitar confusiones.

12 Se desconoce los detalles de la información ofrecida por el Círculo Español Socialista acerca de las veladas organizadas por el Ateneo Socialista Español. Tampoco se ha podido constatar los posibles vínculos entre este último y el Partido Socialista de España. Solo contamos con la información ofrecida por la revista Mediodía en su edición del 18 de octubre de 1937, no 18, de 1937, p.-16.

13 Izquierda Republicana, en www.izquierdarepublicana.es (Consultado el 20 de febrero de 2011).

14 El 18 de mayo de 1936 cambió para Pi Margall No 105.

15 Tres tipos de reuniones tenían lugar: las asambleas ordinarias celebradas semestralmente, las extraordinarias por disposición del Presidente del Congreso Central o a petición del 20% de los afiliados y la congresional que tenía lugar todos los 14 de abril de cada año.

16 Manuel Millares Vázquez nació en Galicia el 9 de febrero de 1906. Narrador y periodista. Estuvo en territorio español durante los primeros meses de la Guerra Civil española. Defendió la causa republicana a través de numerosos artículos publicados en el diario Pueblo. Posteriormente otro de sus presidentes fue el valenciano Alberto Sánchez Veloso.

17 El Partido Izquierda Republicana se creó en 1934, fruto de la fusión de Acción Republicana, el Partido Radical Socialista y la ORGA. Buscaba la unidad de todos los republicanos. Su líder fue Manuel Azaña.

18 Hasta el momento no se ha podido consultar ningún documento que demuestre el intercambio o la dependencia de Izquierda Republicana de Cuba y su homóloga española. Solo contamos con su reglamento que se encuentra en el Registro de Asociaciones del Archivo Nacional de Cuba que establece esta disposición.

19 Pedro Cavia nació en Burgos en 1893. Fue periodista, conferencista y orador. Llegó a Cuba en 1908. Al iniciarse la Guerra Civil española apoyó decisivamente al bando republicano. Dirigió la Casa de Cultura y Asistencia Social durante casi 20 años. En ocasiones fue detenido por la policía batistiana por sus ideales comunistas.

20 Las Brigadas internacionales surgieron al calor del inicio de la Guerra Civil española en 1936. Fueron unidades militares compuestas por voluntarios extranjeros que participaron en este conflicto bélico y eran partidarios de la Segunda República española. En el caso de Cuba la figura de Pablo de la Torriente Brau constituye uno de los ejemplos más significativos.

21 Centre Catalá, Casa de Cultura y Asistencia Social y, por otra parte, las asociaciones cubanas Auxilio al Niño del Pueblo Español junto al Partido Comunista de Cuba y la Gran Logia Masónica de la Isla, que también sentaron pautas en esta misión.

22 “Homenaje a G. Lorca”, Mediodía, La Habana, n. 15, 15 de abril de 1937, p. 4.

23 Luis Amado Blanco fue un conocido escritor, periodista y diplomático español. Fue presidente de la Sección de Cultura de Izquierda Republicana Española de La Habana.

24 El Aniversario de la República”, Carteles, La Habana, 25 de abril de 1937, p. 25. La revista Mediodía plantea que fueron alrededor de doce mil. “12 000 Personas celebran el VI Aniversario de la República”, Mediodía, La Habana, n. 16, 25 de abril de 1937, p. 7.

25 Alberto Sánchez Veloso comenzó siendo impresor y luego fue un importante librero. En 1925 creó el premio Cervantes para homenajear al autor de la mejor novela publicada. Fue uno de los fundadores de la Institución Hispanocubana de Cultura.

26 Libro blanco fue elaborado por el Ministerio de Estado con los documentos incautados a los legionarios fascistas capturados a principios de marzo en Guadalajara, y destinado a probar que España era víctima de una verdadera invasión extranjera.

27 “Adhesión popular a España. El grandioso Acto del FDE”, Mediodía, La Habana, n. 26, 27 de julio de 1937, p. 9.

28 “Acto pro España en Camaguey”, Mediodía, La Habana, n. 44, 29 de noviembre de 1937, p. 7.

29 “Una ambulancia al gobierno leal”, Mediodía, La Habana, n. 28, 10 de agosto de 1937, p. 19.

30 “Marcelino Domingo en La Polar”, Mediodía, La Habana, n 34, 21 de septiembre de 1937, p. 13.

31 “Almuerzo de despedida a Coleman Blum”, Facetas de Actualidad Española, La Habana, año II., febrero de 1938, p. 50.

32 En Facetas de Actualidad Española, La Habana, a. II, febrero de 1938, p. 52. Según la revista Mediodía fueron 40 mil personas. “El sentido del Acto”, Mediodía, La Habana, n. 51, 17 de enero de 1938, p. 3.

33 “Un homenaje y una obligación”, Mediodía, La Habana, n. 78, 25 de julio de 1938, p. 3.

34 “Castelao en Santiago de Cuba”, Crónicas de España, La Habana, 1 de diciembre de 1938, p. 27.

35 “El caso del Monte Yciar”, Nosotros, La Habana, febrero de 1939, p. 10.

Auteurs

Investigadora del Consejo Nacional de Patrimonio Cultural de Cuba

Profesor de la Escuela Latinoamericana de Medicina de La Habana

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search