Version classiqueVersion mobile

Conceptos clave de la gestión cultural. Volumen II

 | 
José Luis Mariscal Orozco
, 
Ursula Rucker

Patrimonio cultural

Abordajes, perspectivas y herencias

Luis Gabriel Hernández Valencia

Texte intégral

Introducción

1El patrimonio en nuestras sociedades latinoamericanas ha sido el propio y el de todos. La vida transcurre en los colectivos como la familia, los gremios, el barrio (entendido como un conjunto de calles que delimitan un área), la ciudad, la región, la nación y, hasta un conjunto de países. La construcción de lo propio y lo ajeno media en oposición hacia el nivel de contraste: la matria, la patria y lo glocal son los ámbitos desde los cuales construimos aquello que nos pertenece, que por lo tanto debemos cuidar para que lo podamos heredar. Hemos construido este ciclo para tener la certeza de la continuidad histórica, social, cultural… y todo lo que conlleva.

2Desde la Gestión Cultural el patrimonio tiene diversas caras: es contexto, es herramienta, es proceso, es producto, y puede ser más, dependiendo de los abordajes que se hagan de él. Las perspectivas del patrimonio se han ampliado, desde lo cultural a lo natural, de la materialidad hasta la intangibilidad, pasando por los paisajes y los itinerarios culturales, el propio patrimonio ha entrado en una convergencia a veces no tan clara y a veces muy necesaria para avalar políticas y proyectos políticos - económicos - turísticos donde se vive con él o se forma parte de él.

3El sentido de legitimidad converge hoy en la diversidad y en la utilidad para abanderar proyectos, causas e imaginarios. Cada conjunto de colectivos tendrá el reconocimiento de los demás para decir qué le pertenece y cómo le pertenece, no es sencillo establecer las diferencias entre aquellos que son “nacionales” o de la “humanidad” porque al final la patrimonialización ha abusado de las etiquetas y se necesita el referente vivo para preservar los patrimonios, y pasados los años se puede desvincular las apropiaciones, eliminar las significaciones y olvidar las herencias.

4En este texto se propone hacer una revisión para dejar algunos planteamientos en la discusión y apropiación del patrimonio, elemento fundamental en el trabajo de la gestión cultural con las comunidades de referencia y con el reconocimiento de lo nuevo, lo viejo, lo exótico y lo que puede ser pauta para detonar procesos desde la intervención en la organización social de la cultura.

Herencias y Abordajes. De lo singular a los pluralismos.

  • 360 Ignacio González Varas. 2015. Patrimonio cultural. Conceptos, debates y problemas. Cátedra. España. (...)

5La noción de patrimonio no ha sido la misma desde los albores de la humanidad, y menos desde la perspectiva de Latinoamérica. El patrimonio material y el inmueble son los primeros en definirse, pero su valoración estaba en el uso y en el exotismo desde la visión exterior o ajustada a patrones estéticos provenientes de Europa. El coleccionismo es el antecedente inmediato, el reconocimiento y legitimación de lo que es importante de preservar, conlleva una selección, es decir, hay una distinción que da mayor importancia y significación a un objeto, material o inmueble que a otro, se separa lo idóneo para preservar con base en criterios como el gusto, las aficiones o las ideas de belleza, lo que es digno de conservarse. En este sentido, “El patrimonio cultural es, por así decir, la objetivación y selección crítica de elementos de la cultura; es todo aquello que reconocemos, valoramos y deseamos conservar de la cultura”.360

6Otro componente asociado a la idea de patrimonio es el paso del tiempo, pueden existir periodos grandes o cortos desde su creación, pero ello bastará para que se legitime su conservación. En estos intervalos debe gestarse una apropiación, que produzca el sentido de referente simbólico, del por qué sirve al grupo, y se inscriba en la identidad y la memoria colectiva, dándole un valor más allá del económico, un valor cultural, que permite la cohesión social, y por lo tanto, se busque la conservación para las futuras generaciones.

7La sola idea de selección y tiempo requiere contextualizar el propósito del patrimonio, en muchos de los casos, el uso que se le da antes de serlo, cambia para poder preservarlo, porque su noción va acompañada del desgaste, el cual acabaría finalmente con aquello que se quiere conservar, la separación entre el uso y la conservación es una de las principales escisiones que caracterizan al patrimonio actual, el trato especial como creación propone un uso contemplativo para que perdure con el grupo. De esta forma, las nociones primarias de su creación o disfrute se restringen para sacralizarlo. En este tenor, lo sagrado da pauta para usar el patrimonio y establecer reglas para su operación, como totém o numen, no todos pueden acercarse a él, por ello se han formulado los marcos normativos, y con ellos se ha creado toda una estructura sobre quien legitima, quien autoriza, quien propone y quien ejecuta.

  • 361 ICOMOS - ICCROM - UNESCO. 1994. Documento de Nara. Pág. 2.
  • 362 Idem.
  • 363 Ibid, pág. 1.

8Poco a poco el patrimonio y su noción han cambiado, en la historia reciente el inicio de la institucionalización del patrimonio comienza a mediados del siglo XX con la Convención Universal sobre el derecho de autor (1952) en la cual se remarca la necesidad de protección hacia las obras, tomando a todas las artes, y con ello pensando en las producidas desde la antigüedad y las de creación reciente. A partir de estas consideraciones, y debido a los conflictos armados se propone en la Convención para la Protección de los Bienes Culturales (1954 - Convención de La Haya) el reconocimiento de bienes culturales muebles e inmuebles como importantes no sólo para sus pueblos, sino para el mundo. Lo cual comienza a discutirse y afianzarse en los discursos preservacionistas que años más tarde será plasmados en la Carta de Venecia (1964), con las recomendaciones de la conservación y restauración de las “obras monumentales”, ello es el antecedente del parteaguas en el tema, la Convención sobre la protección del patrimonio mundial, cultural y natural (1972), donde se amplía la noción del patrimonio hacia el entorno donde se reproducen las culturas y que también es digno de preservarse en las mejores condiciones para su disfrute, hay implícito en ello, una noción de belleza, asociada a la idea de la contemplación del arte. Después en las décadas de los ochenta y noventa, se comienza a dar valor a otros aspectos culturales como lo popular y tradicional, y lo que ello implica, el capital humano que reproduce las manifestaciones, así se plantean dos documentos importantes: la Recomendación sobre la Salvaguardia de la Cultura Tradicional y Popular (1989) y el Programa de los Tesoros Humanos Vivos (1994 y 2003). En ese mismo año (1994) y enlazando la propuesta de la Carta de Venecia, se adopta la Declaración de Nara sobre la autenticidad, en la misma se señala que de acuerdo con la UNESCO “el patrimonio cultural de cada uno es el patrimonio cultural de todos”361 y que la autenticidad descansa en una perspectiva culturalista “las propiedades del patrimonio sean consideradas y juzgadas en el contexto cultural al que pertenecen”362, en este documento se menciona además que “La diversidad de culturas y patrimonios culturales que existe en nuestro mundo, es una fuente irremplazable de riqueza espiritual e intelectual para toda la humanidad. Su protección y difusión debería ser activamente promovida como un aspecto fundamental del desarrollo humano”363. Y finalmente dos documentos en los albores del siglo XXI concretan el marco conceptual y operativo del patrimonio en nuestros días: la Declaración Universal sobre la Diversidad Cultural 2001, que enfatiza la riqueza cultural ligada al desarrollo de los pueblos; y la Convención para la salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial (2003) que da el paso hacia el reconocimiento del PCI y los grupos que mantienen una vinculación con un pasado remoto, las comunidades indígenas y afrodescendientes, en el caso de América Latina.

9Las definiciones del patrimonio derivadas, o influenciadas, por las convenciones y acuerdos mencionados, han quedado establecidas por la UNESCO, en varios documentos, en el manual “Indicadores UNESCO de cultura para el desarrollo” (2014) establece las siguientes definiciones en torno a los diversos patrimonios:

Primero se precisa el patrimonio cultural

  • 364 UNESCO, 2014, Indicadores UNESCO de cultura para el desarrollo, AECID - UNESCO, pág. 134.

10i) los monumentos: obras arquitectónicas, de escultura o de pintura monumentales, elementos o estructuras de carácter arqueológico, inscripciones, cavernas y grupos de elementos, que tengan un valor universal excepcional desde el punto de vista de la historia, del arte o de la ciencia; ii) los conjuntos: grupos de construcciones, aisladas o reunidas, cuya arquitectura, unidad e integración en el paisaje les dé un valor universal excepcional desde el punto de vista de la historia, del arte o de la ciencia; iii) los lugares: obras del hombre u obras conjuntas del hombre y la naturaleza, así como las zonas, incluidos los lugares arqueológicos, que tengan un valor universal excepcional desde el punto de vista histórico, estético, etnológico o antropológico.364

  • 365 Idem.

11En las primeras definiciones del patrimonio, se detectó la singularidad del entorno donde se desarrolla la cultura, el medio ambiente, ésta ha sido una debate muy importante en las ciencias sociales, la dicotomía entre naturaleza y cultura, en este sentido, la preocupación por preservar el contexto donde se producen las manifestaciones culturales Por patrimonio natural se entienden: i) los monumentos naturales constituidos por formaciones físicas y biológicas o por grupos de esas formaciones que tengan un valor universal excepcional desde el punto de vista estético o científico; ii) las formaciones geológicas y fisiográficas y las zonas estrictamente delimitadas que constituyan el hábitat de especies animales y vegetales amenazadas, que tengan un valor universal excepcional desde el punto de vista de la ciencia o de la conservación; iii) los lugares naturales o las zonas naturales estrictamente delimitadas, que tengan un valor universal excepcional desde el punto de vista de la ciencia, de la conservación o de la belleza natural.365

  • 366 Idem.

12En la relación entre naturaleza y cultura, una de las recientes especificaciones ha sido el patrimonio cultural y natural subacuático el cual comprende todos los rastros de existencia humana que tengan un carácter cultural, histórico o arqueológico, que hayan estado bajo el agua, de forma periódica o continua, por lo menos durante 100 años, tales como: i) los sitios, estructuras, edificios, objetos y restos humanos, junto con su contexto arqueológico y natural; ii) los buques, aeronaves, otros medios de transporte o cualquier parte de ellos, su cargamento u otro contenido, junto con su contexto arqueológico y natural; y iii) los objetos de carácter prehistórico366

  • 367 Ibid, pág. 134-135.

13La conceptualización del patrimonio cultural inmaterial es un hito en las historia del propio término, la percepción de valioso y digno de atesoramiento fue más allá de lo monumental, hacia las tradiciones y prácticas que enriquecen a las comunidades. De esta forma por patrimonio cultural inmaterial se entienden aquellos usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas – junto con los instrumentos, objetos, artefactos y espacios culturales que les son inherentes – que las comunidades, los grupos y en algunos casos los individuos reconozcan como parte integrante de su patrimonio cultural. Se manifiestan en los siguientes ámbitos: a. tradiciones y expresiones orales, incluido el idioma como vehículo del patrimonio cultural inmaterial; b. artes del espectáculo; c. usos sociales, rituales y actos festivos; d. conocimientos y usos relacionados con la naturaleza y el universo; e. técnicas artesanales tradicionales.367

14Aunque también existe la crítica sobre una especie de clasismo entre los patrimonios, mientras que el patrimonio material es producto de grupos hegemónicos, la producción del inmaterial es de los subalternos, en América Latina en específico son los grupos indígenas y los afrodescendientes que han continuado con prácticas inmateriales como formas de reproducción cultural, espacios donde han tenido autonomía como grupo, pero que en contadas ocasiones han permitido la creación de patrimonio material monumental como lo fue en otros siglos.

  • 368 Ibid, pág. 135.

15Se ha especificado cuáles son los tipos de patrimonio, sin embargo, una parte importante en el panorama mundial ha sido la definición de los bienes culturales porque son la base desde la cual comenzó a entenderse el patrimonio, las rarezas, las manifestaciones más características de un pueblo, en ese sentido, se entienden los bienes, cualquiera que sea su origen y propietario, que las autoridades nacionales, por motivos religiosos o profanos, designan específicamente como importantes para la arqueología, la prehistoria, la historia, la literatura, el arte o la ciencia, y que pertenezcan a las siguientes categorías: a. las colecciones y ejemplares raros de zoología, botánica, mineralogía, anatomía, y los objetos de interés paleontológico; b. los bienes relacionados con la historia, con inclusión de la historia de las ciencias y de las técnicas, la historia militar y la historia social, así como con la vida de los dirigentes, pensadores, sabios y artistas nacionales y con los acontecimientos de importancia nacional; c. el producto de las excavaciones (tanto autorizadas como clandestinas) o de los descubrimientos arqueológicos; d. los elementos procedentes de la desmembración de monumentos artísticos o históricos y de lugares de interés arqueológico; e. antigüedades que tengan más de 100 años, tales como inscripciones, monedas y sellos grabados; f. el material etnológico; g. los bienes de interés artístico, tales como: i) cuadros, pinturas y dibujos hechos enteramente a mano sobre cualquier soporte y en cualquier material (con exclusión de los dibujos industriales y de los artículos manufacturados decorados a mano); ii) producciones originales de arte estatuario y de escultura en cualquier material; iii) grabados, estampas y litografías originales; iv) conjuntos y montajes artísticos originales en cualquier material; h. manuscritos raros e incunables, libros, documentos y publicaciones antiguos de interés especial (histórico, artístico, científico, literario, etc.) sueltos o en colecciones; i. sellos de correo, sellos fiscales y análogos, sueltos o en colecciones; j. archivos, incluidos los fonográficos, fotográficos y cinematográficos; k. objetos de mobiliario que tengan más de 100 años e instrumentos de música antiguos.368

16Dentro de los bienes culturales, como definición contemplados en la Convención del Patrimonio Mundial, se definen las siguientes categorías en las directrices prácticas para su aplicación (2005): a) Paisajes culturales; b) Ciudades históricas y centros de ciudad; c) Canales Patrimoniales d) Rutas Patrimoniales. Estos conceptos relacionan distintos aspectos patrimoniales de los lugares, conjuntándose y siendo más confusa su percepción y definición, de estas categorías los paisajes y las rutas son más complejas por las características que les atañen:

  • 369 Directrices Prácticas para la aplicación de la Convención del Patrimonio Mundial

17Los paisajes culturales son bienes culturales y representan las “obras conjuntas del hombre y la naturaleza” mencionadas en el Artículo 1 de la Convención. Ilustran la evolución de la sociedad y de los asentamientos humanos a lo largo de los años, bajo la influencia de las limitaciones y/o de las ventajas que presenta el entorno natural y de fuerzas sociales, económicas y culturales sucesivas, internas y externas.369

  • 370 Ibid.

18En el caso de la ruta patrimonial su definición establece que “se compone de elementos tangibles cuyo significado cultural proviene de intercambios y de un diálogo multidimensional entre países o regiones, y que ilustra la interacción del movimiento, a lo largo de la ruta, en el espacio y el tiempo.”370 . En ambos casos, la interrelación de distintos objetos, edificaciones, entornos naturales, uso y simbolismo adjudicado por los usuarios, y después por los visitantes, crean o resignifican las interrelaciones. A estos conceptos podemos sumar el de itinerario cultural.

  • 371 ICOMOS. Carta de Itinerarios Culturales.

19Toda vía de comunicación terrestre, acuática o de otro tipo, físicamente determinada y caracterizada por poseer su propia y específica dinámica y funcionalidad histórica al servicio de un fin concreto y determinado, que reúna las siguientes condiciones: a) Ser resultado y reflejo de movimientos interactivos de personas, así como de intercambios multidimensionales, continuos y recíprocos de bienes, ideas, conocimientos y valores entre pueblos, países, regiones o continentes, a lo largo de considerables períodos de tiempo. b) Haber generado una fecundación múltiple y recíproca, en el espacio y en el tiempo, de las culturas afectadas que se manifiesta tanto en su patrimonio tangible como intangible. c) Haber integrado en un sistema dinámico las relaciones históricas y los bienes culturales asociados a su existencia371

20Este último es producto de las revisiones que hace el ICOMOS, está aparejado con la ruta cultural, sin embargo hay una noción de multi e interculturalidad que subyace cuando se refiere a los intercambios y relaciones históricas, algo que ha influido en las alianzas entre distintos lugares para articular estrategias de aprovechamiento de los recursos disponibles. En este sentido, la introducción después del 2000 del término de sostenibilidad o sustentabilidad, no de manera indiscriminada sino diferenciada para patrimonio material - inmaterial y patrimonio natural respectivamente ha sido una dimensión que está dando las pautas para la explotación económica de los patrimonios a través del turismo, y la adecuación de las políticas culturales en torno a su preservación, uso y gestión, al respecto las críticas se encaminan a dos rubros: la retracción del estado en los programas de gestión y la posible sobreexplotación de los patrimonios al no existir más fuentes de ingreso en las comunidades.

Patrimonio y gestión cultural, una propuesta de esquema para la producción de modelos.

  • 372 Laurajane Smith. Uses of heritage, New York, Routledge, 2006. Pág.

21En el recorrido por las definiciones y propuestas, vemos como se ha construido una veta con el patrimonio, loable en sus primeros objetivos, y que poco a poco ha institucionalizado el tema de patrimonio. Sus diferentes áreas lo han consolidado como una opción en la producción de sentido, de riqueza, de lazos, de identidad, de poder, y de campo académico, en este sentido “las prácticas de gestión y conservación son en sí mismas representaciones constitutivas del patrimonio, [...] la experiencia performativa del patrimonio se relaciona con la creación, la recreación y la legitimación de los vínculos y la identidad social y cultural en el presente”.372 Conjuntando en este campo con la gestión cultural se propone construir el concepto de Gestión del patrimonio cultural como la articulación de estrategias para diagnosticar, conocer, conservar, preservar y difundir a los distintos patrimonios de las comunidades con el apoyo de los agentes involucrados en su uso, conocimiento y acción cultural. No podemos amar aquello que no conocemos, y en el caso de los gestores culturales, no se puede gestionar aquello que no conocemos y que no hemos entendido en su contexto, con ello, las necesidades y objetivos de sus poseedores, para entender y atender en conjunto con los distintos intereses, la elaboración de una intervención cultural sobre el patrimonio en cuestión.

22También se propone un esquema para la producción de modelos de gestión del patrimonio cultural, sus objetivos generales son conocer, conservar, preservar y difundir. Sobre esta base central se tienden lazos hacia cinco aspectos que dan forma al modelo que se requiera para atender la necesidad o problemática: a) Tipo de proyecto, b) Enfoque, c) Propósito, d) Ámbito y e) Financiamiento, para ello se propone el siguiente esquema:

ESQUEMA PARA LA PRODUCCIÓN DE MODELOS DE GESTIÓN DEL PATRIMONIO CULTURAL

ESQUEMA PARA LA PRODUCCIÓN DE MODELOS DE GESTIÓN DEL PATRIMONIO CULTURAL

Elaboración propia.

23Una parte nodal de este esquema son los campos que lo enmarcan, y que en conjunto son el contexto de producción de la gestión del patrimonio: lo político, lo económico, lo social y la gestión cultural.

  • 373 Anico, Marta y Elsa Peralta, Eds., 2009, Heritage and Identity. Engagement and Demission in the Con (...)
  • 374 González, Op cit., 21

24El campo político es muy cercano a la identidad, establece las relaciones de poder entre los diversos agentes y las decisiones sobre el manejo “a través del patrimonio las personas no sólo experimentan la comunidad, simultáneamente legitiman y consensuan las agendas de sus constructores y cuidadores”.373 En estas relaciones la parte medular radica en cómo se reconoce el patrimonio por parte de la colectividad “de este modo, en la construcción del patrimonio intervienen tanto los objetos reconocidos – los bienes culturales – como los sujetos que reconocen este patrimonio y atribuyen y otorgan, o despojan, de valores y significados – valores históricos, artísticos, identitarios, simbólicos, económicos, etc. – a esos bienes procedentes del universo de la cultura”.374. Y no es casual que la reorganización del patrimonio

  • 375 Florence Lézé. 2013. La protección jurídica del patrimonio cultural inmaterial en la UNESCO. UNAM. (...)

25durante los años noventa, después de haber constatado una crisis de la gobernabilidad, de la democracia (representación, participación, legitimidad…), crisis concebida como consecuencia de la poca eficacia de las formas tradicionales de la acción pública, va a surgir una nueva tendencia política, a nivel local, regional, nacional y mundial, promovida en primeras instancias por el Banco Mundial, luego por las demás instituciones internacionales, regionales y locales, llamada “buena gobernanza” […] La “gobernanza” en el ámbito cultural tiene que ver con la transparencia, la accesibilidad, la participación, el respeto a la identidad, el diálogo intercultural, los derechos culturales, la “diversidad cultural”, así como la gestión del “Patrimonio Cultural Inmaterial”.375

  • 376 Anico, Op cit., 2

26En este ámbito de gobernanza se da el consentimiento a las agendas de las instituciones a nivel internacional y sus contrapartes en lo nacional y regional, y aunque existe un retraimiento del estado “el patrimonio está vinculado al poder y es un dispositivo que influye en la construcción de los estados nación tanto como la identidad política sitúa globalmente a los múltiples grupos (humanos). Estos es probablemente por lo que el patrimonio es epidémico… todos tienen uno”.376

  • 377 Josep Ballart Hernández y Jordi Juan I Tresserras. Gestión del patrimonio cultural, España, Ariel P (...)
  • 378 González, Op cit., 14.

27El campo económico está articulado con el patrimonio por el desarrollo sostenible y el ámbito turístico, aunque las dinámicas locales pueden necesitar una adecuación específica sobre los modelos locales de producción, en los que “la herencia cultural o legado cultural es un activo útil a las sociedades que sirve a distintos propósitos (buenos o malos), y si el derecho de las generaciones que la reciben es disfrutar plenamente de sus valores”.377 El turismo es una actividad que fortalece la dinámica local en otros aspectos que “pueden oscilar desde la aprehensión didáctica de su significado a través de visitas culturales y centros de interpretación hasta la escenificación mercantilizada producto de la sociedad de consumo, que asimila el patrimonio cultural al universo lúdico y festivo del parque temático”.378 Con ello no se duda sobre los aspectos que muestran las comunidades sobre el patrimonio, no es una cuestión purista, sino el interés radica en cómo se construyen las significaciones para los actores involucrados, las adecuaciones del mercado, las necesidades de las instituciones y la flexibilidad de apropiación de contenidos desde lo interno.

  • 379 Anico, Op cit., 1.
  • 380 Smith. Op cit., 7

28Más allá de las pretensiones sobre la valoración del patrimonio, la parte subyacente tendrá que ver con el campo social, con la significación y construcción de identidades “en ese contexto, el patrimonio provee la base material y simbólica para las narrativas, ambos sirven como un recurso para la representación de las identidades y como un lugar para el performance”.379 El patrimonio sirve como frontera y como demarcador social, en ese sentido apoya la instauración o continuidad de separaciones de grupos o de los límites de comunidades, incluso, podríamos aludir a una “metapertenencia” en el caso de los patrimonios mundiales o de la humanidad, porque las apropiaciones no son iguales, podría ser un proceso de desacralización por los distintos objetivos, hay que tener un cuidado que permita continuar con los procesos locales de apropiación y significación para perpetuar el patrimonio desde lo propio para compartirlo con los ajenos. En este campo el patrimonio es una práctica cultural que negocia entre la identidad recibida y la impugnada, con “consecuencias tanto para el análisis académico como para la práctica y la política del patrimonio”.380

29El último campo es la gestión cultural, donde se consideran los procesos de legitimación que regularmente provienen de instituciones externas a las comunidades y del estado, en ello hay lógicas de poder y de empoderamiento, que apoyan la visibilización y diferencia de algo que pertenece y que es valioso. En las últimas décadas se ha desatado una fiebre de patrimonialización que deja de lado las dinámicas en torno a su protección, cuidado y significación, por ello a veces, muchas comunidades esconden sus “tesoros” de los agentes externos para que sigan siendo parte íntima de su relación con el entorno; a veces, las declaratorias son un éxito momentáneo que con el paso del tiempo comienza a hacer mella en la pérdida de significado del patrimonio. En este sentido la patrimonialización tiene que prever cuál es el reconocimiento que la comunidad de origen le da a ese patrimonio y que la iniciativa de su legitimidad sea parte del consenso entre sus diferentes partes. El cómo preservar un patrimonio, refiriéndonos a cualquier índole, es complejo. La pervivencia del grupo, la estima que tiene por su patrimonio y las decisiones informadas son la fórmula perfecta. A veces la exageración de atención puede ser contraproducente como en las malas restauraciones de muebles e inmuebles, o en los planes de manejo. El hilo conductor de preservación debe ser la prevención y la educación de su manejo, con ello se asegura no hacer adecuaciones, y menos llegar a las destrucciones. Aunque en ese sentido hay otros procesos, que por ser emblemáticos los patrimonios, pueden ser más susceptibles de ataque para desprestigiar, amedrentar o sancionar a los grupos que son sus portadores

Conclusiones

30El patrimonio vive porque es útil para alguien, porque le significa a alguien y porque es importante para alguien… cada vez el tema de patrimonio se ha vuelto más robusto, se le agregan acuerdos, nociones y sirve para articular las políticas culturales, que redundan en sus abordajes, en sus modelos de gestión. Las declaratorias son el preámbulo para organizar las vidas de comunidades, de estados, de organizaciones civiles, de gestores culturales que se involucran alrededor de la creatividad de generaciones pasadas y que se han instaurado a través de procesos sociales, culturales, económicos y políticos. Los abordajes, las perspectivas y las herencias son vastas, de diverso origen, lo importante es escoger y seleccionar las adecuadas para proceder en conjunto con los actores que intervienen en la conformación de los viejos y nuevos patrimonios. Seguimos en colectivos que tienen necesidades de reconocimiento, de legitimación, de visibilización y de oportunidades de desarrollo entre toda la multitud de ofertas que tiene el mercado del simbolismo y la significación.

Bibliographie

Bibliografía

Anico, Marta y Elsa Peralta, Eds., 2009, Heritage and Identity. Engagement and Demission in the Contemporary World, Nueva York: Routledge.

Florence Lézé, 2013, La protección jurídica del patrimonio cultural inmaterial en la UNESCO, México: UNAM.

ICOMOS. Ver_Carta de Venecia. https://www.icomos.org/charters/venice_sp.pdf (consultada el 16 de febrero de 2018).

ICOMOS - ICCROM - UNESCO. Ver_Documento de Nara. http://www.icomoscr.org/doc/teoria/DOC.1994.nara.documento.sobre.autenticidad.pdf (consultada el 16 de febrero de 2018).

ICOMOS. Ver_CARTA DE ITINERARIOS CULTURALES. https://www.icomos.org/images/DOCUMENTS/Charters/culturalroutes_sp.pdf (consultada el 16 de febrero de 2018).

Ignacio González Varas, 2015, Patrimonio cultural. Conceptos, debates y problemas, España: Cátedra.

Josep Ballart Hernández y Jordi Juan I Tresserras. 2005, Gestión del patrimonio cultural, España: Ariel Patrimonio.

Laurajane Smith, 2006, Uses of heritage, New York: Routledge.

UNESCO. Ver_ Convención Universal sobre Derecho de Autor 1952 Ginebra, 6 de septiembre de 1952. http://portal.unesco.org/es/ev.php-URL_ID=15381&URL_DO=DO_TOPIC&URL_SECTION=201.html (consultada el 9 de marzo de 2018).

UNESCO. Ver_ Convención para la Protección de los Bienes Culturales en caso de Conflicto Armado y Reglamento para la aplicación de la Convención 1954 La Haya, 14 de mayo de 1954.http://portal.unesco.org/es/ev.php-URL_ID=13637&URL_DO=DO_TOPIC&URL_SECTION=201.html (consultada el 9 de marzo de 2018).

UNESCO. Ver_Convención sobre la protección del patrimonio mundial, cultural y natural 1972. París, 16 de noviembre de 1972.http://portal.unesco.org/es/ev.php-URL_ID=13055&URL_DO=DO_TOPIC&URL_SECTION=201.html (consultada el 9 de marzo de 2018).

UNESCO. Ver_Recomendación sobre la Salvaguardia de la Cultura Tradicional y Popular. 15 de noviembre de 1989.http://portal.unesco.org/es/ev.php-URL_ID=13141&URL_DO=DO_TOPIC&URL_SECTION=201.html (consultada el 9 de marzo de 2018).

UNESCO. Ver_ Declaración Universal Sobre la Diversidad Cultural. 2 de noviembre de 2001.http://portal.unesco.org/es/ev.php-URL_ID=13179&URL_DO=DO_TOPIC&URL_SECTION=201.html (consultada el 9 de marzo de 2018).

UNESCO. Ver_ Directrices para la creación de sistemas nacionales de “Tesoros Humanos Vivos”. 2003. https://ich.unesco.org/doc/src/00031-ES.pdf (consultada el 9 de marzo de 2018).

UNESCO. Ver_ Convención para la salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial (2003). http://unesdoc.unesco.org/images/0013/001325/132540s.pdf (consultada el 9 de marzo de 2018).

UNESCO. Ver_ Centro del Patrimonio Mundial de la UNESCO, 2005, Directrices Prácticas para la aplicación de la Convención del Patrimonio Mundial, consultado en línea. https://whc.unesco.org/archive/opguide05-es.pdf (consultada el 9 de marzo de 2018).

UNESCO, 2014, Indicadores UNESCO de cultura para el desarrollo, Francia: AECID - UNESCO.

Notes

360 Ignacio González Varas. 2015. Patrimonio cultural. Conceptos, debates y problemas. Cátedra. España. Pág. 25.

361 ICOMOS - ICCROM - UNESCO. 1994. Documento de Nara. Pág. 2.

362 Idem.

363 Ibid, pág. 1.

364 UNESCO, 2014, Indicadores UNESCO de cultura para el desarrollo, AECID - UNESCO, pág. 134.

365 Idem.

366 Idem.

367 Ibid, pág. 134-135.

368 Ibid, pág. 135.

369 Directrices Prácticas para la aplicación de la Convención del Patrimonio Mundial

370 Ibid.

371 ICOMOS. Carta de Itinerarios Culturales.

372 Laurajane Smith. Uses of heritage, New York, Routledge, 2006. Pág.

373 Anico, Marta y Elsa Peralta, Eds., 2009, Heritage and Identity. Engagement and Demission in the Contemporary World, Nueva York, Routledge. Pág 1.

374 González, Op cit., 21

375 Florence Lézé. 2013. La protección jurídica del patrimonio cultural inmaterial en la UNESCO. UNAM. México. Págs. 153-154

376 Anico, Op cit., 2

377 Josep Ballart Hernández y Jordi Juan I Tresserras. Gestión del patrimonio cultural, España, Ariel Patrimonio, 2005. Pág. 12

378 González, Op cit., 14.

379 Anico, Op cit., 1.

380 Smith. Op cit., 7

Table des illustrations

Titre ESQUEMA PARA LA PRODUCCIÓN DE MODELOS DE GESTIÓN DEL PATRIMONIO CULTURAL
Légende Elaboración propia.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/7959/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 25k

Auteur

Mexicano. Doctor en Ciencias Sociales por el CIESAS Occidente. Es profesor de la Licenciatura en Gestión Cultural, Sistema de Universidad Virtual, Universidad de Guadalajara. –ORCID 0000-0002-4906-2865.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search