Version classiqueVersion mobile

Conceptos clave de la gestión cultural. Volumen II

 | 
José Luis Mariscal Orozco
, 
Ursula Rucker

Organización cultural

Aspectos para pensar

Uriel Bustamante Lozano

Texte intégral

Presentación

1Diversos son los enfoques, orientaciones y visiones que describen y comprenden la organización, un concepto constantemente enriquecido por la investigación y la experiencia; es precisamente esa amplitud semántica, igualmente un obstáculo para abordarlo, pues siempre se deja algo por fuera cuando se trata de un objeto complejo; por ello solo nos centraremos en la dimensión más vital e importante de cualquier organización: las personas, es en ellas donde residen las capacidades y las limitaciones de la organización, son ellas las que asumen compromisos, responsabilidades y funciones, establecen y ejecutan principios, criterios para la toma de decisiones, en ellas se encuentra depositado el talento, la capacidad, el saber hacer que identifica a la organización.

2Pero ¿cómo adaptar los referentes que define el concepto de organización a las exigencias que convoca el concepto de cultura?, ¿cuál debe ser el papel del gestor cultural en el contexto de esta organización? y por último ¿cómo la organización asume un referente axiológico en respuesta a esa adaptación que le exige el concepto de cultura? Son preguntas que posibilitan conocer la naturaleza de la organización cultural, y conceptualizarla desde el análisis y las interpretaciones que entran a incidir directa e indirectamente en el actual proceso de participación, democracia y construcción de ciudadanía.

Desarrollo

3El papel fundamental que desarrollan las personas en la organización se ve expresado en el conocimiento, las habilidades y las capacidades que se ponen al servicio para el cumplimiento de objetivos y metas, son esencialmente ellas las que coordinan y administran las diversas actividades en la organización, desde ellas se estructuran los grupos grandes y pequeños que relacionados e interactuando desde roles, responsabilidades y funciones específicas contribuyen al propósito predeterminado por la organización.

  • 344 Ariza Montes, José Antonio. 2004. Dirección y administración integrada de personas, España, S.A Mac (...)

4Las personas constituyen el componente humano y profesional que se desenvuelve y dinamiza de una manera metódica y ordenada en función de alcanzar ciertas metas y objetivos, desde las tareas que plasman de manera paulatina la senda que orienta hacia el logro de las aspiraciones y las finalidades trazadas por la organización: “así, las personas cobran un papel muy relevante ya que aunque son evidentemente tangibles, ofrecen a las empresas el recurso intangible de sus destrezas, conocimientos y habilidades de razonamiento para la toma de decisiones”.344

  • 345 Idalberto Chiavenato. 2006. Administración de Recursos Humanos, España, S.A Macgraw-Hill, 2011, 3.

5El objetivo trazado por la organización la compromete a que las acciones que ejecuta representen el significado y el espíritu de éste, plasmado dentro de un tiempo finito, desde una planeación definida en tareas, y como fin último orienta y dirige toda acción u operación de la organización. “Toda organización requiere alguna finalidad, algún concepto del porqué de su existencia y de lo que va a realizar, deben definirse las metas, los objetivos y el ambiente interno que necesitan los participantes, de los que depende para alcanzar sus fines. Los objetivos son las metas colectivas de acuerdo con la significación social.”345

6La articulación entre las personas y los grupos que estructuran la organización, se establece a partir de la definición y asignación de tareas, y de responsabilidades que ellas asumen, la coherencia que los guía se define desde el tipo y el nivel de exigencia que se les demanda en el cumplimiento de las metas y objetivos trazados por la organización; es desde ésta simbiosis que se expresa y define su estructura organizacional, su burocracia, la especialización del empleo, la departamentalización, su cadena de mando, la descentralización y su legitimación.

7Toda estructura organizacional se encuentra fundamentada primero, en los valores fijados, compartidos, y en las convicciones profundas de los individuos y grupos frente al propósito a cumplir, valores que deben ser aplicados en las acciones, definen la toma de conciencia sobre la necesidad de participación en la organización, y, segundo en la apropiación de normas y disposiciones que posibilitan relaciones coherentes entre los individuos y los grupos en función del objetivo, es fundamental que se acepten y respeten:

  • 346 María Valbuena, Rosalía Morillo, Doris Salas, Sistema de valores en las organizaciones, Maracaibo, (...)

8Los valores permiten la unión social en torno a significados compartidos y estimados de manera positiva. El sentido que cada persona descubre e integra en su experiencia personal tiene relación con el nivel de realización individual. Ninguna persona será socialmente reconocida por los valores personales mostrados por sus acciones, sino por su integración de sus valores en la sociedad.346 Los valores dan fuerza a la acción de pertenecer, de formar parte de un conjunto o grupo, de una organización, dan fundamento al compromiso vigorizando la capacidad del individuo y los grupos para cumplir con el desarrollo de su trabajo dentro del plazo establecido; apropiarse de los valores es asumir por parte de los individuos y los grupos la tarea con profesionalismo, responsabilidad y lealtad, dispuestos a hacia la consecución del objetivo trazado por la organización:

  • 347 Esther Julia Castaño González. 2012. Entorno organizacional y desarrollo humano, Caldas, Antioquia, (...)

9La psicología organizacional plantea que la mejor manera de lograr el sentido de pertenencia y compromiso de un empleado no es necesariamente con la parte económica, curiosamente resulta más útil mostrar interés sincero en los sentimientos, pensamientos y opiniones de las personas, en lo que tienen que decir y en la participación que se les pueda dar en las diferentes actividades de la empresa.347

10Para que la organización logre ejecutar y cumplir las tareas que le permiten hacer suyo los objetivos, es necesario que cuenten con una red de recursos:

  • 348 Castaño Gonzales, op.cit., 159.

11La organización debe proyectarse desde lo humano y lo social para que la contribución sea significativa, de aquí que cobre especial importancia el estilo de administrar los recursos físicos referidos al capital invertido en dinero, acciones y activos por parte de las personas, dado que estas dan forma a la organización, por ello la maximización de la riqueza en los negocios no ha significado necesariamente desarrollo humano, sino incremento de la productividad y rentabilidad, concentrado en pocas manos, las que tienen el poder.348

  • 349 Ministerio de comercio, industria y turismo, Código de buen gobierno, Colombia.

12La forma en qué se gestionan los recursos, los procesos, y la forma en que los individuos y grupos se organizan, es decir la estructura organizacional, fundamentan los parámetros de su administración, dimensión esencial para el funcionamiento de cualquier organización; administrar la organización hace referencia a “Gobernar, ejercer la autoridad o el mando sobre un territorio y sobre las personas que lo habitan, ordenar, disponer, organizar, administrar se refiere a planear, organizar, dirigir y controlar, todos los recursos pertenecientes a una organización, con la finalidad de alcanzar los objetivos propuestos.”349

13La organización se cataloga de acuerdo con las formas que asume y con base en criterios de naturaleza diversa, de allí su carácter heterogéneo, expreso en una multiplicidad que traza y proyecta las dimensiones de lo humano y de la realidad, por ejemplo dependiendo del contexto: familiar, negocios, educativo, político, por su localización: local, regional, nacional o internacional, su propiedad: privada y pública, su tamaño: pequeña, mediana o grande, e incluso por su finalidad: con ánimo de lucro y sin ánimo de lucro, Asociaciones civiles, Fundaciones y ONG.

14Para la organización es trascendental hacer evidente que posee la capacidad para asumir obligaciones y realizar actividades que generan plena responsabilidad jurídica, frente a sí misma y frente a terceros, de allí su reconocimiento, así, quedan delimitados sus derechos y obligaciones como organización frente a todos los ciudadanos y puede ser representada judicial y extrajudicialmente.

15Pero ¿cómo se emplean y adaptan estos conceptos y referentes de la organización en la trama y el tejido que refiere el concepto de cultura?, ¿cómo contextualizarlos en una estructura que refiere y configura la organización cultural?, ¿cómo aferrar a partir del referente esencial de la organización la dinámica y la concepción que representa la cultura?

16Responder las preguntas exige en primera instancia partir de un referente construido desde la experiencia de la propia realidad, e implica un desarrollo conceptual que emana de conocimientos previos desarrollados por diversos campos, y alimentado por los saberes empíricos y las prácticas tradicionales de las comunidades:

  • 350 Mincultura, Titulo 1. Principios fundamentales y definiciones, Colombia, Ley 397 de 1997, Art 1, #1 (...)

17Cultura es el conjunto de rasgos distintivos, espirituales, materiales, intelectuales y emocionales que caracterizan a los grupos humanos y que comprende, más allá de las artes y las letras, modos de vida, derechos humanos, sistemas de valores, tradiciones y creencias. La cultura, en sus diversas manifestaciones, es fundamento de la nacionalidad y actividad propia de la sociedad colombiana en su conjunto, como proceso generado individual y colectivamente por los colombianos. Dichas manifestaciones constituyen parte integral de la identidad y la cultura colombianas.350

18Una definición que indiscutiblemente excede y supera la visión instrumental, en la cual puede quedarse anclado el concepto de organización, desde ese enfoque, la organización instrumentaliza la cultura, pues determina medios eficaces y seguros que garantice la producción, sólo los expertos están racionalmente facultados para esta toma de decisiones, lo que necesariamente confluye en arbitrariedades irracionales, efectos de ambiciones y de beneficios particulares.

19El concepto de cultura “ubicada” en los parámetros y coordenadas que estructuran la organización refiere simplemente a un conjunto de actividades que articulan conocimientos teóricos, empíricos, prácticas, actitudes, aptitudes, habilidades y destrezas, refieren un que-hacer que concibe sus énfasis en áreas como la gestión, la administración, la comunicación y las relaciones con el medio externo; de manera instrumental implica el uso de herramientas administrativas en los procesos organizativos de la cultura; de manera analítica y metódica genera estrategias y procedimientos de planeación que se enmarcan en el reconocimiento y valoración de las buenas ideas frente a los retos que impone el desarrollo cultural.

  • 351 Augusto Ángel Maya. 2013. El reto de la vida. Ecosistemas y cultura, una introducción al estudio de (...)

20La cultura asumida desde el enfoque reduccionista, instrumental y funcionalista de la organización es interpretada como el conjunto de herramientas, conocimiento y comportamientos adquiridos, que se trasmiten de una generación a otra, por ejemplo, para L.A White “Específica y concretamente la cultura se compone de instrumentos, utensilios, vestidos, ornamentos, costumbres, instituciones, creencias, ceremonias, juegos, obras de arte, etc. Todos los pueblos, en todas las épocas y lugares han poseído cultura.”351

21Sin embargo, el concepto de cultura no se agota en el enfoque instrumental, relata una reflexión y una visión que parten de lo que tenemos, de la experiencia que hemos acumulado y de la construcción de conocimiento que de manera paulatina define y estructura el campo interdisciplinario donde se sitúa, su comprensión y reconocimiento han provocado nuevos encargos investigativos que articulan la cultura con la academia, la política, la economía y el poder entre muchos otros.

22La cultura, desde el enfoque restringido de organización, refiere un marco operativo que formaliza una voluntad administrativa, definen su praxis con arreglo a fines pragmáticos desde los cuales se legitiman formas de comprensión, apropiación y transformación instrumental de la cultura, la condiciona desde orientaciones, estrategias y dinámicas que despliega la institucionalidad instrumental operativa que da al traste con una visión que motiva espacios de colaboración, participación y convivencia en función de dinamizar los procesos culturales.

23El sentido instrumental con el que se asume la cultura, la aleja de la perspectiva que planea y proyecta un quehacer que impacta en los valores y en los patrones cargados de contenido simbólico, le niega su naturaleza epistémica y axiológica, a cambio le estipula y le impone una racionalidad económica que la aleja de su razón de ser.

24La cultura propicia espacios de conocimiento y reconocimiento interdisciplinario, que como puntos de encuentro articula ciencias, disciplinas y saberes con el fin de dar solución a problemas establecidos en un contexto espacio-temporal determinado, no es un conocimiento purista alejado de la realidad, teorético y erudito, o instrumental y pragmático, la cultura convoca al conocimiento comprometido con la realidad, y es ella quien refiere y define su finalidad y su condición interdisciplinaria.

25Estas nuevas dimensiones que aporta la cultura al contexto de la organización exigen la articulación, el debate y la cooperación de los diferentes saberes, conocimientos en torno a una práctica que tiene como función dinamizar los procesos culturales en las organizaciones, instituciones y comunidad, ello refiere a su vez, la responsabilidad epistémica, política e institucional que implica esta convocatoria interdisciplinaria que demanda la cultura.

26El potencial que convoca la cultura envuelve por igual a organizaciones productoras y distribuidoras de bienes y servicios culturales, hasta las empresas, industrias culturales y los medios de comunicación cuya función se enmarca en reproducir el modelo dominante, o lograr beneficios económicos a través de la incorporación de los bienes y servicios al mercado.

  • 352 Alfons Martinell. 2001. La gestión cultural: singularidad profesional y perspectivas de futuro, (Re (...)

27Según Martinell, “la actividad cultural puede verse desde una perspectiva organizativa. Esto quiere decir que un concierto, una exposición o simplemente un evento artístico, puede organizarse de manera racional. Así, este tipo de hecho permite el uso de recursos, seguridad y protección, lo que significa un gasto o inversión de costos”352, esta perspectiva refiere a la organización cultural.

28La organización cultural tiene como finalidad satisfacer las necesidades culturales de la sociedad, lo que implica un saber teórico-práctico que ha sido principalmente reconocido como una construcción de naturaleza interdisciplinaria y socio-discursiva, que integra espacios de convivencia donde se construyen y de-construyen practicas e identidades de acuerdo con las condiciones socio-históricas; claro está, sin dejar de lado su participación en las dinámicas productivas y de servicios en un país.

29Un saber que organiza, valida y legitima creencias, posiciones políticas, prácticas y sensibilidades respecto a las visiones de mundo, del hombre y la sociedad; un saber que revela las realidades desde el valor de los procesos de organización y representación del conocimiento; a partir de la reflexión sobre la necesidad humana, define e implementa estrategias para erradicar la brecha de la inequidad, y democratizar la participación, aspectos prácticos que dinamizan la cultura.

30Desde este saber se comprende que el fundamento esencial de la organización cultural son las personas, sus cualidades y capacidades que desarrollan en función de la totalidad, no son un recurso, sino el potencial primordial de la organización que dinamiza los procesos culturales, y por ello:

  • 353 Enara Corredera Rilo. 2012-2013. Gestión de los recursos humanos en empresas innovadoras, Lejona, E (...)

Los recursos humanos son un factor importante. El capital humano es un factor económico, creo que tendríamos que tenerlo presente y entender que ha de apostarse más por el desarrollo de las personas, porque ese el factor fundamental del cambio organizacional. Una organización en cultura funciona si sus personas funcionan, si ellas se conectan con la realidad. Podemos tener la mejor organización y los mayores recursos, si fallan las personas, falla todo el proyecto cultural.353

31Es imperioso que la organización cultural deba ser interpretada más allá de un referente fáctico, su comprensión y análisis refiere argumentaciones y prácticas estructurales y estructurantes: económicas, políticas, tecnológicas y sociales, direccionadas por paradigmas, las cuales articuladas desde una autonomía relativa refieren un perfil académico y profesional de carácter interdisciplinario.

32Un perfil que problematiza el conocimiento fraccionado en disciplinas y la administración sectorial del desarrollo cultural, para abrirse al terreno de los valores éticos, los saberes, las técnicas y las prácticas propias de las comunidades, instituciones y organizaciones culturales; un perfil que se constituye desde una posición crítica a la razón instrumental y la lógica del mercado, que acoge y atiende lo complejo, que no solo se estructura en la confluencia de disciplinas científicas establecidas, sino también por la emergencia de un conjunto de saberes teóricos, técnicos y estratégicos excluidos de la traza epistémica como válidos o verdaderos, negando con ello su sentido teórico, su potencial, y sus aplicaciones pragmáticas.

33Un perfil que expresa una multiplicidad de experiencias empíricas, conocimientos académicos y prácticas comunitarias que adquieren su concreción en lo singular de cada cultura, configurándose en la especificidad de lo local, en la búsqueda de sus condiciones de legitimación, en su acervo teórico y de aplicación práctica que emancipa lo simbólico-cultural del discurso dominante y absoluto: el perfil del Gestor Cultural:

  • 354 Mincultura, Titulo 3. Del fomento y los estímulos a la creación, a la investigación y a la activida (...)

34Artículo 28. El gestor cultural. Impulsa los procesos culturales al interior de las comunidades y organizaciones e instituciones, a través de la participación, democratización y descentralización del fomento de la actividad cultural. Coordina como actividad permanente las acciones de administración, planeación, seguimiento y evaluación de los planes, programas y proyectos de las entidades y organizaciones culturales o de los eventos culturales comunitarios.354

35El Gestor Cultural investiga y analiza las problemáticas desde el contexto que le ofrece la organización cultural, no solo en la identificación de los recursos, los materiales, los grupos e individuos, sino también de las prácticas culturales cotidianas, en los modos como la gente se encuentra, se dispersa, en el modo como teje la vida, articula el mundo de la creación con la naturaleza, proyectando a la organización cultural en una dinámica que genera desarrollo y bienestar.

  • 355 Alfons Martinell, Las organizaciones culturales en la gerencia cultural 132.248.35.1/ cultura/ponen (...)

36Frente al sinnúmero de situaciones conflictivas no resueltas y a los resultados de la aplicación de modelos organizacionales y de desarrollo basados en los esquemas económicos del libre mercado y sectarios, resulta fundamental contar con gestores culturales que desempeñen el papel de impulsores, promotores e incitadores de las transformaciones que contribuyen a edificar un nuevo modelo de gestión, como agentes de cambio, están articulados y comprometidos con el desarrollo sociocultural, con el bienestar, liderando desde la organización cultural iniciativas que superan la contingencia de las políticas de gobierno, fortaleciendo el papel de los colectivos desde la consulta, la participación abierta y democrática: “Muchas veces ser gerente (en una organización cultural) no quiere decir lo mismo que ser gerente en otra y puede ser que alguien sea gerente y no cumpla funciones de gerencia, es decir, que no son estructuras homologables, lo que no pasa en el sistema productivo.”355

  • 356 Martinell, op.cit., 132.248.35.1/cultura/ponencias/alfons.htm.

37El gestor cultural utiliza herramientas administrativas, aplica y desarrolla teorías organizacionales que le permiten un acercamiento a la cultura y a su potencial de gestión, le permite estar preparado para no imitar al pie de la letra la organización empresarial o modelos que convoquen los conflictos, la atomización o prevalencia de algún conocimiento sobre otro. Las organizaciones culturales, por su parte, tienen unas características especiales, o por lo menos diferentes. Esto se debe a que la cultura, para desarrollarse y convertirse en un hecho más social, toma formas de organización que, por su finalidad, su función y naturaleza posee características especiales. En el área de la cultura hay una química especial, por ejemplo, la productividad y la rentabilidad de un concierto requiere, por tradición, que se tomen en consideración factores que no se pueden simplificar en términos de costos, como normalmente se hace en una empresa manufacturera.356

38Las organizaciones culturales como productoras de bienes y servicios culturales adquieren características propias de acuerdo con las exigencias del contexto y los recursos, la mayoría de las veces servicios intangibles, productos no almacenables; sus sistemas de organización son heterogéneos, lo que obliga al gestor cultural a adaptarse a sus finalidades específicas, a sus objetivos, entorno, tecnología y producto.

  • 357 Mincultura, op.cit., Titulo 3, articulo 28.

39La organización cultural le exige al gestor cultural que la perciba y dilucide más allá de la lectura economicista, sujeta a una racionalidad instrumental “que trabaja con estructuras que funcionan únicamente por principios de burocracia, del trámite, de la administración, o de los servicios muy especializados”, la cual siempre brindará pérdidas, son muy poco, o poco rentables, que malgastan los recursos; nada más alejado de los propósitos de la organización cultural y en particular del dominio y autoridad que posee el gestor cultural, el cual: “Coordina como actividad permanente las acciones de administración, planeación, seguimiento y evaluación de los planes, programas y proyectos.”357

  • 358 Martinell, op.cit., 132.248.35.1/cultura/ponencias/alfons.htm.

40Para ello la organización cultural dispone de los aspectos técnicos, de infraestructura, de recursos materiales, de un número de personas que trabajan, del ambiente interno y externo en que se sitúan, y de los mecanismos de control y poder, del conocimiento experiencial e investigativo del sector en el que trabaja, y de la consolidación de equipos multidisciplinarios que estructuran una perspectiva de futuro. “En este sentido, creo que es fundamental apostar por las personas, el conocimiento, diagnóstico y conceptualización de los sistemas propios del campo cultural; y, sobre todo, apostar al nuevo concepto de la gestión del riesgo, entendido no solamente como un riesgo de capital, sino como un riesgo de prestigio, un riesgo social de lo simbólico, etc.”358

41Es en la organización cultural donde se gestan nuevos principios, valores y conceptos para la constitución de una racionalidad sustantiva y social, que genera proyectos alternativos de vida y desarrollo, desde la articulación de conocimientos, saberes y técnicas que generen un diálogo desde los niveles de abstracción conceptual, hasta los niveles del saber cotidiano y empírico, donde se expresan sus estrategias y prácticas culturales; sus impactos inciden de manera directa en la reconstrucción de las identidades, resignificando y revalorizando prácticas culturales, desde una mezcla entre saberes tradicionales, con conocimientos científicos, lo que abre nuevos campos interdisciplinarios de actuación y de prácticas culturales.

42La organización cultural no solo refieren estructuras administrativas articuladas por recursos en busca de objetivos, o un conjunto de profesiones y profesionales articulados desde una estructura organizacional de relaciones e interacciones tendientes a constituir un significado meramente técnico, instrumental y pragmático; la organización cultural se inscribe dentro de un campo conceptual y estratégico que acoge y demanda la construcción de una visión integradora, la cual emerge desde el potencial interdisciplinario, suscitado desde una reflexión abierta a la creatividad y a la diferencia, a la complejidad, que no se agota en el conocimiento objetivo tendiente a producir bienes y servicios, por tanto, supera la instrumentalización del conocimiento y la mercantilización de la cultura.

43La organización cultural incorpora el deber ser ético en los individuos y grupos desde valores y principios que posibilitan reconocer la acción conjunta (multicausal) de los diferentes procesos materiales, y órdenes de racionalidad que constituyen su complejidad tendiente a integrar lo general y lo específico, lo racional y lo sensible en el principio de responsabilidad, abierto a la construcción de una nueva racionalidad social y productiva inspirada en la esencia desde donde la cultura convoca.

44Es por ello que la organización cultural refiere siempre nuevos significados que se expresan en principios que trastocan sustancialmente las coordenadas usuales en las que estábamos acostumbrados a encontrar tanto los aparatos teóricos como los referentes fácticos instrumentalistas y administrativistas con los que se concibe la organización, rebatiendo el reduccionismo monista del desarrollo y la racionalidad económica instrumental.

45La legitimación de la organización cultural asume el reto de producir una reflexión desde una perspectiva propia que piensa, asume e impulsa los procesos culturales como esencias que constituyen comunidad, democracia y participación, al igual que determina sus campos operativos, su responsabilidad política y social de la que dan razón las acciones que conforman los procesos de gestión cultural; su legitimidad establece la provisionalidad del paradigma científico, de la razón instrumental, de la lógica del mercado y la economización de la cultura.

46La interpretación de las dinámicas y procesos culturales, la posición de los creadores y gestores culturales, su rol y su función de impulsores gira en torno a dicha legitimación, reconocida desde un proceso histórico marcado por un tipo de racionalidad discursiva hegemónica, y por los procesos discursivos desplegados en el contexto institucional, de allí su legitimación.

47Es indudable que toda organización cultural se encuentra sujeta a contextos legitimantes y normativos, su accionar y su dinámica también se halla definida desde allí, pero igualmente, en la organización cultural se articulan la acción por deber y la acción conforme al deber desde el contenido ético que narra su responsabilidad integral con la cultura.

48La organización cultural tiene en cuenta la rica complejidad que envuelve la cultura, que la determina y, fortalecida por la dimensión epistemológica de carácter interdisciplinario, por las nuevas formas de pensar y las nuevas tendencias globalizadoras, por la lectura permanente del contexto, por la necesidad de investigar nuevas formas de proceder que van más allá de los medios e instrumentos subordinados a la realización de fines o a la satisfacción de necesidades y objetivos puramente pragmáticos e instrumentales, se configura bajo la expansión y proyección del término responsabilidad, se devela como una instancia ética comprometida con el futuro.

49La condición ética de la organización cultural centra su definición en el concepto de responsabilidad, en el reto de concebirla desde una conciencia que actúa por sus propias convicciones, y cuyos efectos se manifiestan en el fortalecimiento de la participación, la democratización, la descentralización y el fomento de la actividad cultural, condiciones donde se desenvuelve cualquier proceso de gestión cultural.

50No tener presente la participación, la democratización y la descentralización sería lesionar la esencia misma de la organización cultural, ésta lleva implícita un locus donde los individuos discuten sobre su presente y sus problemas en una atmósfera común, quien entra a participar en la organización cultural ha de despojarse de su interés individual y someter sus ideas al beneficio del bien colectivo, cuando se razona desde la organización, se razona buscando aportar soluciones no a sus problemas intestinos y “Yoístas”, sino comprometiéndose a la solución de problemas sentidos por la sociedad.

51Desde la perspectiva ética son muy variadas y complejas las demandas por las que tiene que rendir cuentas la organización cultural para saldar sus responsabilidades ante la sociedad que la sostiene, y en el peor de los casos su existencia; es en la organización donde se construye nuestro antes y después, edifica comunidad e institución, donde el después consiste en aprovechar la oportunidad de lo ya hecho, para establecer parámetros y criterios que permitan la configuración de un proyecto cultural comprometido, ello implica un constante reacomodamiento de su estructura organizacional, y la consolidación de políticas que orienten la planificación en pro del desarrollo cultural integral.

A modo de conclusiones

52Referir una construcción conceptual de la organización cultural, demanda una justificación teórica sustentada en el propósito de unificar un conjunto de tareas epistemológicas, políticas y éticas, en un contexto interdisciplinario, desde el reconocimiento de los distintos saberes que posibilitan la construcción de un enfoque holístico, exige una dimensión metodológica que reconozca el potencial y el valor de lo diverso, que articula el orden histórico, del discurso de los saberes, de las estrategias del poder en el saber y del valor de la responsabilidad en un contexto axiológico que refiere una organización comprometida.

53De ningún modo desde un esquema de equivalencias que comprenden la organización cultural desde un carácter meramente economicista y empresarial, las cuales dejan de lado la ontología de lo real, la sustancia discursiva de la cultura, su expresión, el devenir del poder que se encuentra tras las bambalinas de lo político, la esencia axiológica del valor, y el sentido de la existencia humana.

54La organización cultural genera cambios y modos intensivos de intervenir la realidad, confronta las condiciones históricas elaboradas por las narrativas contemporáneas fundamentadas en la racionalidad económica; fortalece alianzas estratégicas en contra de la mercantilización de la cultura; asimismo, rescata la idea de las interconexiones e interrelaciones entre las fuerzas internas y externas de la condición y proyección vital, de lo humano.

55La organización cultural busca ligar las relaciones históricas y sociopolíticas entre el Estado y la cultura; aporta una estructura organizacional y administrativa que fortalece los sistemas de gestión cultural, generando espacios de reflexión y de praxis desde la participación democrática y descentralizada, permite consolidar propuestas de desarrollo alternativo que trasciendan los manejos tradicionales de la cultura.

Bibliographie

Bibliografía

Abello Ignacio. 1998. Cultura: Teoría y Gestión, Nariño, Pasto, Editorial Unariño.

Bemavidez M. Raúl. 1998. Industrias Culturales. Noticias de hoy y el próximo milenio, La Habana.

Chiavenato Idalberto. 1988. Introducción a la Teoría General de la Administración, Mcgraw-Hill. Bogotá.

Drucker Peter. 1998. Hacia una nueva organización, Revista Harvard, ISSN 0210-900X, Nº 82.

García Canclini Néstor. 1987. Políticas culturales en América Latina, México, Editorial Grijalbo.

Hall Richard. 1993. Organizaciones estructura y proceso, Buenos Aires, Editorial Prentice/Hall Internacional.

Martinell Alfons. 1999. Los agentes culturales ante los nuevos retos de la gestión cultural, Barcelona, OEI,

Misman Fabián. 1998. La Cultura ante el Mercado, Revista FUENTES, UNESCO no. 101.

Quintero Víctor Manuel. 2008. Aprendizaje organizacional y calidad. Estado del arte, Colombia.

Storne James y Freeman Edwar. 1992. Administración, México, Prantice Hall Hispanoamericana, S.A.

Rama Claudio. 1998. Documento: La economía de la cultura en el contexto de la globalización, Montevideo.

Williams Sue. 1998. La cultura al poder, revista FUENTES, UNESCO No. 99.

Notes

344 Ariza Montes, José Antonio. 2004. Dirección y administración integrada de personas, España, S.A Macgraw-Hill, 13.

345 Idalberto Chiavenato. 2006. Administración de Recursos Humanos, España, S.A Macgraw-Hill, 2011, 3.

346 María Valbuena, Rosalía Morillo, Doris Salas, Sistema de valores en las organizaciones, Maracaibo, Venezuela, Revista Omnia [en línea], 12.

347 Esther Julia Castaño González. 2012. Entorno organizacional y desarrollo humano, Caldas, Antioquia, Revista Lasallista de Investigación, 148.

348 Castaño Gonzales, op.cit., 159.

349 Ministerio de comercio, industria y turismo, Código de buen gobierno, Colombia.

350 Mincultura, Titulo 1. Principios fundamentales y definiciones, Colombia, Ley 397 de 1997, Art 1, #1-2.

351 Augusto Ángel Maya. 2013. El reto de la vida. Ecosistemas y cultura, una introducción al estudio del medio ambiente, Bogotá, Colombia, Universidad Nacional de Colombia, Sede Manizales.

352 Alfons Martinell. 2001. La gestión cultural: singularidad profesional y perspectivas de futuro, (Recopilación de textos), Cátedra UNESCO de políticas culturales y cooperación, 54.

353 Enara Corredera Rilo. 2012-2013. Gestión de los recursos humanos en empresas innovadoras, Lejona, España, Universidad del País Vasco, 10.

354 Mincultura, Titulo 3. Del fomento y los estímulos a la creación, a la investigación y a la actividad artística y cultural, Colombia, Ley 397 de 1997, Art 28.

355 Alfons Martinell, Las organizaciones culturales en la gerencia cultural 132.248.35.1/ cultura/ponencias/alfons.htm.

356 Martinell, op.cit., 132.248.35.1/cultura/ponencias/alfons.htm.

357 Mincultura, op.cit., Titulo 3, articulo 28.

358 Martinell, op.cit., 132.248.35.1/cultura/ponencias/alfons.htm.

Auteur

Colombia, Doctor en Filosofía, Universidad Pontificia Bolivariana, Sede Medellín, Maestría, Lingüística, Universidad de Antioquia UDEA, Postdoctorado, Administración Educativa y Gestión de la Calidad en Planteles, Profesor Asociado, Universidad Nacional de Colombia, Sede Manizales, Facultad de Administración, Departamento de Ciencias Humanas, 0000-0003-3235-4869

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search