Version classiqueVersion mobile

Conceptos clave de la gestión cultural. Volumen II

 | 
José Luis Mariscal Orozco
, 
Ursula Rucker

Legislación de la cultura

Derechos Culturales y Derecho de Autor. El enfoque de derechos humanos

Rodrigo Valencia Castañeda

Texte intégral

Los Derechos Culturales

1El derecho de autor, el derecho de acceso a la cultura y el derecho a la educación, son derechos culturales. Con muy distintos niveles de elaboración teórica, desigualdades respecto de sus sistemas de protección y reconocimiento, pero todos son derechos que comparten una misma categoría y que están enraizados en aquella matriz amplia de los derechos humanos.

2Ahora bien, el concepto de derechos culturales es un concepto complejo desde el punto de vista jurídico, revestido de dos problemas fundamentales: el primero es que estos derechos constituyen una categoría subdesarrollada en términos teóricos y académicos, por eso han sido considerados por diversos autores, como “el pariente pobre de los derechos humanos”. Luego de la construcción y afianzamiento de los derechos civiles y políticos se otorga reconocimiento a los derechos económicos y sociales y, finalmente, aparecen los derechos culturales en el escenario jurídico internacional de los derechos humanos. Por ello autores como Janusz Symonides se han referido a estos derechos como una categoría descuidada de derechos humanos y el grupo de Friburgo, encargado por UNESCO de elaborar una propuesta de convención de los derechos culturales, tituló su informe previo, como « Los derechos culturales, una categoría subdesarrollada de los derechos humanos ».

3El segundo problema se refiere a la existencia de un error común, que consiste en identificar a los derechos culturales con lo que constituye sólo un aspecto o expresión del concepto: los derechos de los grupos minoritarios. Este error conceptual, atenta contra el desarrollo teórico y el reconocimiento de los derechos culturales, pues se acepta una propuesta que sitúa a estos derechos sólo como una reivindicación de las minorías frente a las mayorías, o de los pueblos indígenas; en circunstancias que los derechos culturales forman parte del patrimonio de todos los seres humanos. De esta forma, se posterga el extenso listado de derechos culturales, que se encuentran dispersos en distintos instrumentos internacionales, como el derecho de acceso a la cultura, al patrimonio cultural, el derecho de acceso y participación en la vida cultural, el derecho a la educación, el derecho a la información y el derecho a la protección de los intereses morales y materiales relacionados con las obras que sean fruto de la actividad cultural de una persona.

4No puede, por tanto, restringirse el concepto de derechos culturales pues esto deriva simplemente en un menoscabo del reconocimiento y observancia que de éstos se hace. Quisiera insistir en este punto pues, si los derechos culturales son derechos humanos, están dotados de esa característica tan importante que los define, cual es su naturaleza de ser universales, indivisibles e interdependientes y, por tanto, no existen, desde un punto de vista axiológico, derechos humanos de segunda o tercera categoría.

5Digo esto porque existe una tendencia equivocada que consiste en jerarquizar los derechos humanos, poniendo en un nivel superior a los llamados “derechos humanos fundamentales”, entre los cuales se comprenden los derechos civiles y políticos; en un nivel inferior, llamado “otros derechos humanos”, se sitúan los derechos económicos, sociales y culturales. Este intento de jerarquización resulta ineficiente por cuanto los derechos del hombre se fundan en el principio de la unidad de la persona humana, principio que implica el carácter de indivisibilidad de estos derechos.

  • 336 Jesús Prieto de Pedro, 2004. “Derechos Culturales y Desarrollo Humano”, Pensar Iberoamérica, Revist (...)

6Dicho esto, avancemos entonces en la definición de los derechos culturales. En palabras de Jesús Prieto de Pedro los derechos culturales son “aquellos derechos que garantizan el desarrollo libre, igualitario y fraterno de los seres humanos en esa capacidad singular que tenemos de poder simbolizar y crear sentidos de vida que podemos comunicar a otros.”336

7Es en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales del año 66, donde por primera vez se acuña en un instrumento importante este concepto y se recoge en el sentido amplio y abierto. Sin perjuicio de que, como ya señalamos antes, el desarrollo posterior del concepto lo ha confinado al estrecho marco del ejercicio de reivindicaciones de las minorías frente a las mayorías. Debe mencionarse también el importante aporte, sobre todo en cuanto al esfuerzo de sistematización que significa, de la Declaración de Friburgo, que reúne y hace explícitos derechos que ya están reconocidos en numerosos instrumentos, aunque de manera dispersa. Esta declaración busca sacar a los derechos culturales de la invisibilidad, pues la ignorancia y marginalización de estos derechos resiente la universalidad y la indivisibilidad de los derechos humanos.

8Creo que es necesario incluir también en el catálogo de hitos de avance en el reconocimiento de estos derechos a la Convención para la Diversidad Cultural. Este es el primer instrumento de derecho internacional que reconoce la importancia fundamental de mantener vivas, en el marco de la globalización, las expresiones culturales de los pueblos. Mediante ella se reafirma, además, la potestad soberana de los Estados para adoptar políticas o medidas que protejan y promuevan la diversidad de las expresiones culturales, tanto a escala nacional como internacional, enriqueciendo la democracia y fomentando el conocimiento mutuo entre los pueblos.

9La tendencia clásica generalmente aceptada es que los derechos humanos constituyen un continuo y su devenir estaría compuesto por tres generaciones, siendo la primera aquella representada por los derechos de libertad, la segunda, por los derechos de igualdad y la tercera por los derechos de solidaridad. Podemos ver que los derechos culturales están presentes en cada uno de estos niveles o generaciones.

10Los llamados derechos de primera generación que, recordemos, según los principios de universalidad, interdependencia e indivisibilidad de los derechos humanos, son denominados de esa forma por ser los primeros en aparecer consagrados en instrumentos jurídicos vinculantes, son derechos afines a la libertad y son propios del Estado Liberal. Apelan, básicamente, a la autonomía del individuo ante el estado, al que se exigen deberes de abstinencia o no intervención. Son derechos tales como la libertad de expresión, de conciencia, de asociación, el derecho a la creación cultural y la libertad artística.

11Los derechos económicos, sociales y culturales corresponden a la segunda generación de derechos y aparecen en el marco del Estado social de derecho. Son derechos de prestación, o sea, en este caso se exige del estado una acción prestacional, dando satisfacción a demandas del más diverso orden, como la salud, la vivienda, la educación y el derecho de acceso a la cultura. De aquí la obligación de los estados de proveer servicios culturales como museos, bibliotecas y de poseer servicios de administración cultural que propicien el fomento y desarrollo de la cultura. Detengámonos un poco en esta parte. Los deberes de los estados en el ámbito de la cultura tienen el mismo sentido y naturaleza jurídica que en la salud, la vivienda o el trabajo. Es decir, son deberes jurídicos propiamente tales, pues no dependen de la mejor o peor disposición que los gobernantes tengan ante los temas culturales. Son obligaciones que emanan de los instrumentos jurídicos internacionales o de normas contenidas en cada una de las constituciones políticas de los estados.

12Finalmente, aparecen los derechos vinculados a la solidaridad o de tercera generación. Si bien su existencia hasta hace poco era fuertemente puesta en duda, es gracias a la labor de Pérez Luño que estos derechos encuentran una definición que les otorga una categoría independiente, adjudicándoles un carácter que nace de la erosión de los derechos fundamentales ante ciertos efectos de la revolución tecnológica. Es así como adquieren reconocimiento el derecho a la paz, el derecho a la calidad de vida, que supone una nueva relación del hombre con la naturaleza, los derechos de identidad y el derecho al goce del patrimonio histórico y cultural de la humanidad. Como se aprecia, son derechos cuyas fronteras aún no están definidas.

13Como dijimos, a pesar de que sólo la segunda categoría hace referencia explícita a los derechos culturales, queda de manifiesto la complejidad de este tipo de derechos, pues se encuentran presentes en todas las generaciones.

El Derecho de Autor

14El derecho de autor, a diferencia de otros derechos culturales, goza de un estatuto que podríamos llamar privilegiado, en términos de sus grados de protección, nivel de elaboración de sus normas y en general, no es aventurado decir que el derecho de autor posee un tratamiento que ha provocado un evidente desequilibrio en su relación con otros derechos, especialmente con el derecho de acceso a la cultura.

15Sin embargo, este es un fenómeno reciente que se sostiene a partir del desmesurado peso específico que ha alcanzado la industria de contenidos culturales a nivel mundial. Si nos detenemos a analizar este fenómeno, lo primero que salta a la vista es que los titulares de los derechos de autor no son los creadores, no son los artistas que plasmaron una idea en una expresión concreta y original, sino que los derechos de autor, gracias a que su dimensión patrimonial puede ser objeto de cesión, recaen fundamentalmente en los grandes conglomerados de la industria editorial, de la música o del audiovisual. Este es un hecho no menor, pues las instituciones jurídicas nacidas y elaboradas para estimular la creación artística que, originalmente, reconocían a los autores un derecho exclusivo y temporal para la explotación de su obra, operan, con las adecuaciones del caso, a favor de titulares derivados, desnaturalizando su sentido primigenio.

16Así es, en su origen el derecho de autor descansó en una refinada construcción jurídica empeñada en articular el interés general de la sociedad y el interés privado del creador.

17Cuando sólo hace tres siglos se aprobó el Estatuto de la Reina Ana, se pasó de un sistema de privilegios entregados al impresor a uno de derechos, por el que se reconocía a los autores la facultad exclusiva de explotar la obra por un período determinado, el que en este caso era de 14 años prorrogables si el autor aún vivía. Por su parte, en Francia, y hace sólo algo más de 200 años, se dictaron los decretos de la Revolución –el de 1791, relativo a los espectáculos y el de 1793 relativo a los derechos de propiedad de los autores de escritos de todo género, de los compositores de música, de los pintores y de los diseñadores– cuyo propósito no es sino asimismo transferir a los autores el privilegio, que hasta entonces habían disfrutado los editores, pero ahora en la forma de derecho de propiedad.

18Como hemos dicho, el derecho de autor persigue conciliar dos intereses, el interés propio del autor a ejercer dominio sobre su obra y el interés de la sociedad a disfrutar sin restricciones de los productos de la creación. Estos intereses sólo pueden articularse si no se pierde de vista el sentido original de esta institución, cual es, otorgar a los creadores un reconocimiento de derechos sobre su obra que permita su explotación exclusiva por un tiempo determinado, a fin de que el creador pueda beneficiarse de su labor creativa y eso lo estimule a seguir creando. Esta interpretación supone entender al conjunto de derechos que configuran el derecho de autor, como una propiedad especialísima, radicalmente alejada de la concepción clásica de la propiedad. La propiedad vinculada al derecho de autor admite dos esferas de limitaciones. Por una parte, una limitación temporal, vale decir, esta propiedad es objeto de protección en su dimensión patrimonial sólo durante el plazo que establece la ley que hoy día comprende toda la vida del autor, más un período que varía de un país a otro pero que se ha incrementado sustancialmente en los últimos 30 años. Después de este plazo, como sabemos, la obra entra al dominio público.

19También esta propiedad es limitada en su extensión por las llamadas excepciones al derecho de autor que -por razones de interés general que tienen que ver justamente con hacer posible la observancia de otros derechos culturales que no tienen menor jerarquía, como el derecho a la educación y el derecho de acceso a la cultura- permiten el uso o acceso a esas obras protegidas sin remunerar ni pedir permiso al titular de los derechos.

20Esta es la particular construcción que apunta a conciliar el equilibrio entre el interés público y el privado. En definitiva, la idea que subyace a esta construcción es que la creación pertenece al dominio público a perpetuidad y que la sociedad entrega al creador, por un tiempo limitado, derechos para que pueda explotar la obra de que es autor y que una vez expirado dicho plazo, la obra vuelve a su origen, es decir, al dominio público. No es baladí pensar en que cuando hablamos de excepciones normalmente pensamos en la no aplicación de la protección de que gozan las obras de la creación por razones de interés general, sin embargo, desde la óptica descrita, la excepción original es otra: eEs la excepción que tiene lugar cuando la sociedad reconoce el derecho exclusivo de explotación a un creador permitiendo que ejerza dominio sobre ella por un tiempo limitado. Por esto hay quienes se han referido a las excepciones en el derecho de autor como “excepciones sobre la excepción”.

¿Es el Derecho de Autor un Derecho Humano?

21Como dijimos al principio, hemos intentado ofrecer una mirada desde la perspectiva de los derechos culturales, entendiendo a éstos esencialmente como derechos humanos. Cabe preguntarse entonces si el derecho de autor es cabalmente un derecho humano y, por tanto, sus titulares reúnen todos los requisitos que esta definición establece y que, básicamente, se remiten a ostentar la condición humana. A nuestro juicio esta es la forma para dilucidar esta interrogante. El derecho de autor, en tanto derecho cultural, sólo puede ser reivindicado por los creadores, titulares originarios, en cuyo favor este derecho ha encontrado reconocimiento jurídico universal al expresar que “toda persona tiene derecho a la protección de los intereses morales y materiales que le correspondan por razón de las producciones científicas, literarias o artísticas de que sea autora”.

22De este modo, la interrogante podría ser contestada sólo haciendo alusión al contenido de las normas que expresamente lo consagran en la señalada dimensión, sea en la Declaración Universal de Derechos Humanos, que en su Artículo 27 dispone

  1. Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten.
  2. Toda persona tiene derecho a la protección de los intereses morales y materiales que le correspondan por razón de las producciones científicas, literarias o artísticas de que sea autora.337

23O bien, en el Artículo 15 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales que señala:

  1. Los Estados Partes en el presente Pacto reconocen el derecho de toda persona a: a) Participar en la vida cultural; b) Gozar de los beneficios del progreso científico y de sus aplicaciones; c) Beneficiarse de la protección de los intereses morales y materiales que le correspondan por razón de las producciones científicas, literarias o artísticas de que sea autora.
  2. Entre las medidas que los Estados Partes en el presente Pacto deberán adoptar para asegurar el pleno ejercicio de este derecho, figurarán las necesarias para la conservación, el desarrollo y la difusión de la ciencia y de la cultura.
  3. Los Estados Partes en el presente Pacto se comprometen a respetar la indispensable libertad para la investigación científica y para la actividad creadora.
  4. Los Estados Partes en el presente Pacto reconocen los beneficios que derivan del fomento y desarrollo de la cooperación y de las relaciones internacionales en cuestiones científicas y culturales.338

24Lo cierto es que, pese a la nitidez con que los señalados instrumentos definen al derecho de autor como un derecho humano, el desarrollo del concepto no ha sido el adecuado. En efecto, el acercamiento al derecho de autor se hace, en la práctica, desde el punto de vista de su dimensión económica, prescindiéndose de las dimensiones éticas que están estrechamente ligadas a su contenido simbólico, en tanto el derecho de autor es expresión de la dignidad y creatividad humana.

25Sostenemos que la mirada predominante en materia de derecho de autor, se ha forjado en el ámbito de las industrias culturales sustentadas y controladas por las grandes corporaciones. Este modelo, es el que se ha construido para ser funcional a los intereses de las industrias culturales y del entretenimiento, para ser aplicado en un ámbito específico caracterizado por una peculiar forma de funcionamiento, situado en un ámbito socio cultural definido y en una época determinada, modelo que también ha obtenido la necesaria protección jurídica al alero de instituciones ajenas al sistema internacional de Naciones Unidas, como la Organización Mundial del Comercio.

26En efecto, el modelo predominante en materia de derecho de autor, mirado con perspectiva histórica, es un fenómeno recientemente (el Estatuto de la Reina Ana solo tiene algo más de trescientos años y las industrias culturales algo más de cien), asentado en la cultura occidental y que entiende el proceso creativo como una construcción eminentemente individual. El enfoque es, por lo tanto, individualista y en consecuencia no puede aplicarse adecuadamente a las creaciones que tienen su origen en comunidades, o incluso en generaciones diversas. Joost Smiers llama la atención respecto de la forma en que ciertas sociedades no occidentales entienden el proceso de creación artística.

  • 339 Joost Smiers, Un Mundo sin Copyright, Artes y Medios en la Globalización, Barcelona, Editorial Gedi (...)

27En muchas culturas no es común que un individuo explote una creación o un invento de manera monopólica durante décadas. Después de todo, los artistas y los inventores continúan el trabajo de quienes los precedieron. Un buen ejemplo de cómo la creatividad artística se nutre del pasado y el presente se observa en el rai, estilo musical de Argelia, y también se aplica a la mayoría de las culturas musicales tradicionales y populares, como el calipso, la samba y el rap, entre otros. Con respecto al rai, Bouziane Daoudi y Hadj Miliani señalan que “un mismo tema admite tantas variaciones como intérpretes haya […]. La base común es el conocimiento compartido, que no se refiere tanto a un repertorio de “textos” existentes como a un conjunto de signos sociales (el mérioula, el menha, el minoun, el z´har, etcétera). No es sencillo reconocer al verdadero autor en el sentido occidental del copyright. De hecho, el rai no tiene autor.339

  • 340 Rosemary Coombe, Cultural Life of Intellectual Properties, Londres, Duke University Press.

28Por otra parte, y en el mismo sentido que señala Smiers, el sistema normativo vigente del derecho de autor incurre, la mayoría de las veces, en separaciones arbitrarias de los ámbitos de los procesos creativos. Lo que para los pueblos originarios es un conjunto de relaciones dinámicas e integradas tanto en el espacio como en el tiempo, según las cuales los textos no se separan de la creatividad continua, el sistema normativo solo ve categorías estáticas.340 En efecto, el sistema normativo del derecho de autor está construido para una realidad que no comprende y no abarca la rica diversidad de los procesos creativos de las distintas culturas del planeta.

29Por lo anterior, si queremos situar al derecho de autor como un derecho humano, necesitamos apartarnos de la estrecha concepción imperante y acercarnos al sentido original. Este no es otro que el reconocido en los instrumentos internacionales de derechos humanos que apuntan a la dimensión ética del derecho de autor, como expresión de la dignidad y creatividad humana.

  • 341 Conferencia Mundial de Derechos Humanos, Declaración y Programa de Acción de Viena 20 años, Documen (...)

30Este enfoque es ratificado por el principio de indivisibilidad e interdependencia de los derechos humanos refrendado por la Declaración de Viena de 1993, por el cual se establece que todos los derechos humanos son universales, indivisibles e interdependientes y están relacionados entre sí. La comunidad internacional debe tratar los derechos humanos en forma global y de manera justa y equitativa, en pie de igualdad y dándoles a todos el mismo peso. Debe tenerse en cuenta la importancia de las particularidades nacionales y regionales, así como de los diversos patrimonios históricos, culturales y religiosos, pero los Estados tienen el deber, sean cuales fueren sus sistemas políticos, económicos y culturales, de promover y proteger todos los derechos humanos y las libertades fundamentales.341 Este principio impone a los Estados el deber de dar al conjunto de los derechos humanos el mismo trato e igual nivel de reconocimiento e importancia. No es legítimo que, por ejemplo, un sistema político subordine los derechos económicos, sociales y culturales a los derechos civiles y políticos, pues sería contrario a la doctrina de los derechos humanos un supuesto respeto a la libertad de expresión si no se garantiza y respeta efectivamente el derecho a la educación. No es razonable pensar que una persona que no ha tenido acceso a la educación pueda tener garantizado su derecho a la libertad de expresión en forma adecuada. Este último derecho supone, para ejercerlo en forma satisfactoria, un nivel mínimo de herramientas que si no se poseen vuelven totalmente vacía la libertad de expresión.

31La situación recién descrita es una demostración de la interdependencia e indivisibilidad de los derechos humanos, pero, aún más, imaginemos que una misma persona tiene garantizados su derecho a la educación y que por lo tanto posee las herramientas que le han permitido instruirse e informarse y además goza de un adecuado nivel de libertades que le permiten emitir opiniones sin restricciones, sin embargo, para emitir dichas opiniones deberá hacerlo en el idioma oficial del Estado, prohibiéndosele hacerlo en su propia lengua. Habría entonces, vulneración de derechos humanos y más específicamente de un derecho cultural.

32En el caso del derecho de autor, para que pueda situarse en un contexto de derechos humanos, será necesario que los sistemas de propiedad intelectual permitan el efectivo ejercicio de los demás derechos humanos consagrados en los respectivos pactos, en especial el derecho de participación en la vida cultural y del derecho de acceso a la cultura.

  • 342 Audrey R. Chapman, La propiedad intelectual como derecho humano: obligaciones dimanantes del aparta (...)

33Un enfoque de derechos humanos establece además la necesidad de que el Estado proteja a sus ciudadanos contra los efectos negativos de la propiedad intelectual. Para ello, los gobiernos deben realizar un análisis muy riguroso e independiente del impacto probable de las innovaciones específicas, así como una evaluación de los cambios propuestos en los paradigmas de la propiedad intelectual, y utilizar estos datos para garantizar la no discriminación en el resultado final. En las opciones y en las decisiones hay que tener especialmente en cuenta los efectos sobre los grupos cuyo bienestar suele estar ausente en el cálculo de la adopción de decisiones sobre propiedad intelectual: los pobres, los desfavorecidos, las minorías raciales, étnicas y lingüísticas, las mujeres, los habitantes de las zonas rurales.342

34Asimismo, la doctrina de los derechos humanos impregna los instrumentos internacionales del llamado principio de la primacía de las obligaciones en relación con los derechos humanos por sobre las políticas y acuerdos económicos que estos puedan suscribir. De este modo y en virtud de la aplicación de este principio, un acuerdo comercial de política de propiedad intelectual no podrá subordinar los derechos establecidos en los instrumentos de derechos humanos a dichas políticas o acuerdos.

35El derecho de autor entonces, es un derecho cultural en los términos que está consagrado en los instrumentos internacionales, esto es, para asegurar a las personas, entendiendo por tal a los creadores y artistas, el derecho a la protección de los intereses morales y materiales que emanan de las obras de que son creadores.

El Derecho a la Educación.

36Hemos visto e intentado analizar desde la perspectiva de los derechos humanos al derecho de autor. Veamos ahora que sucede respecto del derecho a la educación, que es el derecho, junto con el derecho de acceso a la cultura, que subyace tras la necesidad de que las sociedades cuenten con instituciones de difusión del conocimiento tales como las bibliotecas.

37La educación es un derecho fundamental que se encuentra asegurado en la generalidad de las legislaciones a nivel constitucional y en los instrumentos internacionales. Se señala que éste es un derecho radical en el sentido que no es posible sin su concurso la existencia misma de la sociedad y el ejercicio de los demás derechos humanos.

38También es un derecho de carácter social, pues permite al individuo participar efectivamente en una sociedad libre y adquirir las aptitudes y conocimientos necesarios para tomar parte en la sociedad. La educación tiene por objeto asegurar condiciones de integración y promoción a toda persona en la sociedad.

39En general, este derecho señala que cada mujer, hombre, joven y niño tiene el derecho a la educación, capacitación e información. Comprende el derecho a una educación básica, libre y obligatoria, así como todas las formas disponibles de educación secundaria y superior. Asimismo, el derecho de protección a la no discriminación de todas las áreas y niveles de educación como a un acceso igual de educación continua y capacitación vocacional. Por último, comprende también el derecho a la información y a la cultura.

40La transformación del individuo de súbdito a ciudadano solamente puede ser real y efectiva con base en el ejercicio del derecho a la educación. El Estado democrático se legitima con la participación ciudadana, y un ciudadano puede participar con libertad cuando ha ejercido el derecho a la educación de una manera efectiva y real.

41Ahora bien, para que el individuo pueda participar en condiciones de igualdad en la formación de la voluntad general, resulta indispensable que disponga de la información suficiente para que la formación de su voluntad sea autónoma.

42En el sentido anterior, nos preguntamos acerca de la forma cómo la protección al derecho de autor colabora en el reconocimiento del derecho a la educación. Lo cierto es que todos los índices señalan que un régimen severo de protección hacia los autores y titulares de los derechos de autor, a la vez de excesivamente restrictivo para usuarios y consumidores, puede, lejos de promover el derecho a la educación, el acceso a la cultura y alentar el desarrollo de actividades educacionales, constituirse en una traba para las mismas, impidiendo el acceso a fuentes del conocimiento.

43De esta forma, es necesario que las regulaciones sobre derechos autorales se construyan con miras a obtener un equilibrado régimen de protección que armonice los intereses de creadores y titulares, así como el interés público por acceder a las creaciones y participar de los beneficios de las ciencias, las artes y la tecnología.

44Las instituciones modernas que han hecho posible y efectivo el ejercicio del derecho a la educación son las escuelas y las bibliotecas. Para que éstas puedan cumplir adecuadamente su misión, es necesario que estén amparadas por un marco normativo que reconozca la jerarquía e importancia del derecho a la educación y que eéste derecho, desde el punto de vista de los derechos humanos, no puede ser subordinado a otros.

Conclusión.

45La necesidad de un régimen adecuado de protección del derecho de autor constituye una idea con un altísimo grado de consenso, especialmente si esta normativa y estos instrumentos están orientados a garantizar el desarrollo de las ciencias, el arte y la cultura, en definitiva, a estimular la creación, que no es más ni menos que la razón de ser del derecho de autor. No obstante, también logra crecientes niveles de consenso el hecho que un marco jurídico excesivamente proteccionista puede constituirse en un impedimento para el acceso a las fuentes del conocimiento, la libre circulación de las ideas y el imprescindible debate y diálogo necesario para el surgimiento de nuevas expresiones o manifestaciones del intelecto.

46Hoy día, la búsqueda del anhelado equilibrio entre la protección de los derechos de autor y el interés público por acceder a las creaciones, será exitosa en la medida en que a nivel mundial se diseñe y consolide un sistema de excepciones y limitaciones al derecho de autor eficaz, definido por instrumentos internacionales donde pueda expresarse adecuadamente la voluntad de las naciones en un contexto democrático, es decir donde prime el interés general por sobre el interés particular de determinadas industrias culturales. El necesario equilibrio entre el interés particular y el interés público supone que se otorgue al sistema de derecho de autor un enfoque de derechos humanos, pues un sistema que se aparte de esta perspectiva termina afectando el ejercicio de otros derechos culturales como el de acceso a la cultura y el de participación cultural. El mismo enfoque de derechos humanos orienta a los estados en el sentido que estos derechos priman por sobre los acuerdos económicos que estos pudieran adoptar.

47Finalmente, debemos entender que el derecho de autor es un derecho humano en tanto es el reconocimiento y garantía que la sociedad otorga a creadores y artistas para que obtengan una retribución justa y adecuada que estimule la creación e inventiva, en tanto expresión de la dignidad y creatividad del ser humano.

Bibliographie

Bibliografía

Asamblea General de la ONU. 1948. Declaración Universal de los Derechos Humanos (217 [III] A). París.

Asamblea General de las Naciones Unidas. 16 de diciembre de 1966. Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, Adoptado y abierto a la firma, ratificación y adhesión por la Asamblea General en su resolución 2200 A (XXI).

Conferencia Mundial de Derechos Humanos, Declaración y Programa de Acción de Viena 20 años, Documento electrónico, consultado 25 de septiembre de 2018.

Coombe, Rosemary. 1998. Cultural Life of Intellectual Properties, Londres, Duke University Press.

Chapman, Audrey R. Julio-septiembre 2001. La propiedad intelectual como derecho humano: obligaciones dimanantes del apartado c) del párrafo 1 del Artículo 15 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, en La Propiedad Intelectual como Derecho Humano, Ediciones UNESCO, Boletín de Derecho de Autor, Volumen XXXV n.o 3, 16.

Prieto de Pedro, Jesús. 2004. “Derechos Culturales y Desarrollo Humano”, Pensar Iberoamérica, Revista de Cultura, Organización de Estados Iberoamericanos, Número 7 - Documento electrónico consultado el 22 de septiembre de 2018.

Smiers, Joost. 2006. Un Mundo sin Copyright, Artes y Medios en la Globalización, Barcelona, Editorial Gedisa, 112-113.

Notes

336 Jesús Prieto de Pedro, 2004. “Derechos Culturales y Desarrollo Humano”, Pensar Iberoamérica, Revista de Cultura, Organización de Estados Iberoamericanos, Número 7 - septiembre - diciembre 2004Documento electrónico consultado el 22 de septiembre de 2018

337 Asamblea General de la ONU. (1948. Declaración Universal de los Derechos Humanos (217 [III] A). París.

338 Asamblea General de las Naciones Unidas., 16 de diciembre de 1966. Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, Adoptado y abierto a la firma, ratificación y adhesión por la Asamblea General en su resolución 2200 A (XXI), de 16 de diciembre de 1966.

339 Joost Smiers, Un Mundo sin Copyright, Artes y Medios en la Globalización, Barcelona, Editorial Gedisa, 2006, 112-113.

340 Rosemary Coombe, Cultural Life of Intellectual Properties, Londres, Duke University Press.

341 Conferencia Mundial de Derechos Humanos, Declaración y Programa de Acción de Viena 20 años, Documento electrónico, consultado 25 de septiembre de 2018

342 Audrey R. Chapman, La propiedad intelectual como derecho humano: obligaciones dimanantes del apartado c) del párrafo 1 del Artículo 15 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, en La Propiedad Intelectual como Derecho Humano, Ediciones UNESCO, Boletín de Derecho de Autor, Volumen XXXV n.o 3, julio-septiembre 2001, 16.

Auteur

Chileno. Abogado. Profesor Adjunto de la Universidad de Santiago de Chile. ORCID/0000-0001-9994-3903.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search