Version classiqueVersion mobile

Conceptos clave de la gestión cultural. Volumen II

 | 
José Luis Mariscal Orozco
, 
Ursula Rucker

Lectura

Gestión cultural del texto. Campo de acción

Magglio Chiuminatto Orrego et Gonzalo Oyarzún Sardi

Texte intégral

La lectura

1Las disputas por los contornos del lenguaje, por las exclusiones y malversaciones de la palabra, por las bibliografías y las referencias, por las intenciones y estereotipos transmitidos por las narrativas, han estado muy presentes en las más recientes movilizaciones feministas tanto en Chile como en otros países, que han remecido profundamente la escena política. El movimiento feminista ha levantado reivindicaciones que exigen modificaciones en este ámbito. Los intelectuales que han participado en el debate señalan, sin llegar a un total acuerdo, que estas demandas son justificadas, pero parecieran inclinarse por incorporarlas dentro de las formas establecidas por la gramática.

  • 307 Kendrick Lamar is right about white fans rapping. The N-word is off limits. Recuperado: https://www (...)

2Corte. Cambio de escenario. Un artículo del diario británico The Guardian informa que, en un concierto del reconocido músico Kendrick Lamar, en Londres, una mujer del público fue invitada por Lamar al escenario para cantar, en conjunto, una de sus canciones. La canción, continúa el artículo del Guardian, contenía en su estribillo “the N-word”, una palabra conflictiva, peyorativa en muchos contextos y, al mismo tiempo, símbolo de identidad afroamericana; cuando la mujer blanca cantó esta palabra del estribillo, el propio músico le pidió que no la pronunciara, sino que debía hacer “bip” sobre ella.307 La autora del artículo del Guardian concluye que, efectivamente, las personas blancas no tienen derecho a pronunciar esa palabra que empieza por N y que deben terminar con sus faltas de respeto al intentar utilizar un lenguaje que no les pertenece.

3La palabra permea no sólo la políitica o las artes, sino que toda actividad humana. Una de ellas, bastante masiva, es el fútbol. Resulta apropiado mencionar también que los estadios reciben sanciones cuando en ellos se profieren cantos racistas, xenófobos u homofóbicos. También cuando se trata de símbolos, gestos o saludos, que resultan ofensivos o instigadores de la violencia.

4Estas situaciones, como seguramente muchas otras que podemos encontrar si ponemos el foco en una búsqueda de este tipo, implican un esfuerzo por crear nuevos grados de conciencia y por hacer respetar los que se han ido obteniendo y acordando. Implican hacer visibles, para el debate público, el cúmulo de mecanismos y de construcciones sociales que el poder inserta en la base lingüística de nuestras culturas. Quienes están vinculados a la investigación y que han ingresado en el debate público sobre el lenguaje y sobre su vinculación con la dominación y la exclusión, suelen enfatizar que estas movilizaciones atacan un problema hace mucho abordado en disciplinas como la lingüística y la sociología. Como señalan Berger y Luckmann, en su libro clásico sobre la sociología del conocimiento, el “lenguaje se me presenta como una facticidad externa a mí mismo y su efecto sobre mí es coercitivo.

  • 308 Peter L. Berger y Thomas Luckmann, La construcción social de la realidad, Buenos Aires, Amorrortu E (...)

5“El lenguaje me obliga a adaptarme a sus pautas.”308

  • 309 “The basic tool for the manipulation of reality is the manipulation of words. If you can control th (...)

6El lenguaje crea realidad y esa realidad se plasma en prácticas sociales que, sostenidas en el tiempo, se transforman en costumbre y, en muchos casos en políticas de convivencia social. Y ello, que puede parecer al ojo desprevenido una tradición o una costumbre, es una forma de dominación explicita de unos (quienes construyen el discurso) sobre otros (quienes deben desenvolverse en las reglas de ese discurso). En una conferencia de 1978, el escritor norteamericano Philip K. Dick sostenía que: “La herramienta básica para la manipulación de la realidad es la manipulación de las palabras. Si puedes controlar el significado de las palabras, puedes controlar a las personas que deben usarlas.”309

7En este sentido, en las sociedades occidentales contemporáneas (posiblemente en otras también) se libra desde hace décadas una disputa frente a esta función coercitiva del lenguaje. Los grupos discriminados, oprimidos por el lenguaje, no quieren tener que resignarse a sus pautas. Lógicamente, esta discusión sobre el lenguaje toca directamente el campo de la difusión de textos, de la promoción de lectura y de la escritura. No sólo es necesaria, sino que se ha emprendido ya una discusión sobre autores y libros considerados hasta ahora parte de determinados cánones. En términos más amplios, se hace más evidente la relevancia de ampliar el campo de acción de la gestión cultural del texto y de situar efectivamente la actividad lectora en la amplia trama social en la que se desarrolla.

  • 310 “Estudio en Alemania: ¿Queda futuro para el libro?”, Diario El Mercurio, 28 de junio, A8.

8Preguntas como ¿qué se lee?, ¿para qué se lee?, ¿por qué no se lee? deben guiar cualquier esfuerzo por promocionar la lectura, pero no tienen respuestas sencillas que permitan una acción clara y efectiva para mejorar los índices de lectura entre la población. En la Feria del Libro de Frankfurt del año 2018, la Asociación de Libreros de Alemania presentó un estudio titulado “Comprador de libros, quo vadis?”, donde señalan que 7 millones de lectores (un 20 por ciento de los lectores que existían) han dejado de leer en los últimos 5 años. Ante la pregunta de ¿por qué han dejado de leer? La mayoría responde que porque están abrumados por las redes sociales y las pantallas, es decir, porque leen todo el tiempo. Y también por el consumo a la carta de televisión.310

9Por otro lado, pero en este mismo sentido, predomina la idea de que la lectura se ha ido fragmentando ante el uso masivo de la computadora, como si esa forma de abordar uno o varios textos no hubiese existido en el pasado. El uso recurrente y fragmentado de diccionarios, enciclopedias, manuales y hasta de la propia Biblia da cuenta de una práctica de lectura que ha sido permanente en la cultura escrita y que incluso se remonta a tiempos más remotos. Roger Chartier sostiene que:

  • 311 Roger Chartier, Actas del Seminario Internacional ¿Qué leer? ¿Cómo leer? Perspectivas sobre la Lect (...)

“La lectura frente a la pantalla es una lectura discontinua, segmentada, atada al fragmento más que a la totalidad. ¿Acaso no resulta, por este hecho, la heredera directa de las prácticas permitidas y suscitadas por el codex? Este último invita a hojear los textos, apoyándose en sus índices o bien a “saltos y brincos”, à sauts et gambades, como decía Montaigne. Es el codex y no el computador el que invita a comparar diferentes pasajes, como lo quería la lectura tipológica de la Biblia, o a extraer y copiar citas y sentencias, así como lo exigía la técnica humanista de los lugares comunes.”311

10Y aún cuando esa lectura en pantalla no tiene el mismo sentido, su similitud es indesmentible y probablemente sea parte de una práctica identitaria de la cultura escrita.

  • 312 Umberto Eco, Apocalípticos e integrados, Barcelona, Lumen, 1984. pág. 42.

11Desde que la cultura de masas hizo su aparición en escena, como dice Umberto Eco, existe “nostalgia por una época en que los valores culturales eran un privilegio de clase y no eran puestos a disposición de todos indiscriminadamente.”312

  • 313 Joëlle Bahloul, Lecturas Precarias. Estudio sociológico sobre los “poco lectores”, México D.F., Fon (...)
  • 314 Ibid. p. 111.

12Esta visión de la cultura legítima ha conformado parte importante de las apreciaciones sobre la lectura, en las que el texto literario se impone sobre otros tipos de textos y en las que el libro es el soporte esencial para la actividad de lectura. Como señala Joëlle Bahloul, en sus investigaciones sobre quienes se autodefinen como “poco lectores” y sobre las formas en que se mide la lectura a través de encuestas e indicadores, al “distinguir la lectura de prensa de la lectura de libros se desdeña una dimensión esencial de la lectura, pues se instituye esta segunda práctica como modelo de lectura y sólo se tiene en cuenta a los lectores de libros en la cuantificación del grupo lector”.313 Y agrega, sobre la vinculación de la lectura con los universos imaginarios de la ficción literaria, que “la terminología de la lectura como entretenimiento no ayuda. Al principio, cuando se formulan las preguntas del encuestador, dicha terminología tiende a separar la lectura del contexto de la socialización profesional, corporativa o familiar, para transformarla en un retraimiento íntimo y completamente individual.”314

13Afortunadamente, aunque la inercia de las dinámicas y las categorías legítimas continúa concentrando una parte importante de los esfuerzo para promover la lectura del libro (especialmente el libro literario), cada vez están más presentes los esfuerzos por impulsar el uso y el desarrollo de textos desde perspectivas diversas, que asumen las corrientes siempre poderosas de la oralidad, de las imágenes, y también las nuevas expresiones que han hecho posibles las tecnologías de la información y las redes sociales. Como señala Alessandro Baricco, hay que tener en cuenta otras lógicas de asumir la lectura y de caracterizar a los nuevos lectores:

  • 315 Alessandro Baricco, Los Bárbaros, Barcelona, Anagrama, 2008. pág. 110.

“para ellos, una idea no es un objeto circunscrito, sino una trayectoria, una secuencia de pasos, una composición de materiales distintos. Es como si el Sentido, que durante siglos estuvo unido a un ideal de permanencia, sólida y completa, se hubiera marchado a buscar un hábitat distinto, disolviéndose en una forma que es más bien movimiento, larga estructura, viaje. Preguntarse qué es algo significa preguntarse qué camino ha recorrido fuera de sí mismo.”315

14De esta manera, la noción de obra que primó durante la modernidad debe ser replanteada desde el punto de vista de las legitimidades construidas históricamente y también desde las actuales formas de producción y lectura de textos. Los límites de la obra no sólo han cambiado, sino que la misma posibilidad de existencia de límites es dudosa en el entorno digital, donde un texto con hipervínculos puede conducir a otro y este a otro, de forma indefinida. Las obras textuales modernas respondían a un determinado sistema de producción de objetos culturales, de objetos significativos. Y se les otorgaba, por lo mismo, un valor en tanto objetos: eran acumuladas, exhibidas, categorizadas. En la cultura escrita se desarrolló un modelo de negocio donde los productores materiales tenían un rol fundamental (ya sea porque poseen las herramientas o porque poseen el capital necesario para ponerlas en funcionamiento); hoy, en cambio, la existencia del texto como objeto de consumo puede depender principalmente de la voluntad y las capacidades de quien desee o quienes deseen escribirlo; responden a dinámicas colaborativas (o destructivas) que se expresan claramente en las redes sociales. Decimos la existencia del texto, no necesariamente su éxito comercial ni su éxito como fenómeno de masas: ya que, en cuanto fenómeno masa, intervienen en general los mismos procesos de promoción, comercialización y diseño, entre otros, de la comunicación industrial.

15Un fenómeno similar al de la obra literaria se vivió con la obra discográfica, que llevó a la industria de la música a cambiar profundamente su modelo de negocio para adaptarse a la desmaterialización de sus soportes. La televisión también lo ha vivido desde que perdió el monopolio de las señales con la incorporación de la televisión por cable y, más recientemente, los nuevos sistemas de distribución de material audiovisual a la carta.

  • 316 Bahloul, op. cit., pág. 12.

16La producción e interpretación de textos hoy es parte constitutiva de la presentación y representación individual en los entornos virtuales. Se comparten textos, se interpretan palabras claves, se aparece y se es de acuerdo con los contenidos compartidos. Se crea una historia y una trazabilidad digital. La lectura es también lectura del “big data”, donde las conversaciones y expresiones individuales se funden en corrientes de expresión social que son leídas por expertos y por programas computacionales. Todas estas son dimensiones de la lectura que deben permear la gestión cultural del texto o fomento lector. Sin olvidar que, como señala Bahloul, “la lectura constituye un ‘hecho social total’ en el que intervienen diferentes niveles de formulación del capital y del medio cultural de los individuos.”316

Las bibliotecas hoy

17En el campo de acción de la gestión cultural del texto, las bibliotecas ocupan un rol relevante como instituciones centradas principalmente en facilitar y difundir el acceso a fuentes documentales. También han asumido la tarea de impulsar la actividad lectora y el interés por compartir la experiencia de leer y producir textos. Esto ha sido fruto de un cambio de paradigma de las bibliotecas y una evolución de su concepción en concordancia con el desarrollo de las sociedades en las que se encuentran.

18Desde la antigüedad, las bibliotecas han sido el depósito de los libros sagrados y valiosos, por lo tanto, eran espacios de protección y resguardo del libro en tanto objeto, donde el público tenía condiciones de ingreso limitadas (las bibliotecas patrimoniales continúan desempeñando, en gran medida, este papel). La consulta debía estar justificada por la categoría del interesado, con una intención explícita, con un propósito de investigación. Como señala Reinhard Wittmann, durante el siglo XVIII ya existía en Alemania un sistema dinámico e informal de préstamo comercial y también sin ánimo de lucro de libros, pero:

19“Las bibliotecas públicas, es decir, las monacales, municipales, y las de la corte, así como la mayoría de las bibliotecas universitarias (con la excepción de la de Gotinga) desempeñaron en cambio un papel casi nulo en la satisfacción de la nueva sed lectora, e incluso la contrarrestaron. La Ordenanza ducal de bibliotecas de la ciudad turingia de Gotha especificaba:

  • 317 Reinhard Wittmann, “ ¿Hubo una Revolución en la Lectura a Finales del Siglo XVIII?”, GuglieImo Cava (...)

20‘El que quiera ver más de cerca un libro deberá solicitarlo al bibliotecario, que se lo mostrará y, llegado el caso, le permitirá leerlo’”.317

  • 318 Declaración Universal de los Derechos Humanos. Recuperado: http://www.un.org/es/universal-declarati (...)

21Sin embargo, en la medida en que evolucionaron los procesos de democratización de las sociedades y se estableció una concepción de los derechos humanos que incorpora el derecho a la libertad de opinión y de expresión, y que afirma que “este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”318, las bibliotecas públicas incorporaron también el rol de garantes y de impulsoras del derecho humano de acceso a la información, así como el de ser espacios libres de discriminación y de exclusiones, espacios que reflejan y transmiten la esencia de un sistema democrático.

  • 319 Pedro Aguirre Cerda, Mensaje al Congreso, Santiago, 1939. Recuperado: https://www.bcn.cl/historiapo (...)

22Incluso, en procesos con enfoques diferentes, como lo fueron los planes de alfabetización de la población en Chile, a mediados del siglo XX, subyace el objetivo de consolidar un derecho social con la apropiación de la lectura y la palabra escrita. La educación debía permitir al país desarrollarse más y, al mismo tiempo, al trabajador defender mejor sus derechos. En el Mensaje al Congreso del año 1939, Pedro Aguirre Cerda señaló: “… todo plan productor debe ir acompañado de una educación que sirva al hombre y a la mujer en una preparación que infunda en todas las clases sociales un sentido de capacidad y de comprensión de que el país tiene fuerzas sobresalientes que bien conocidas y aprovechadas darán margen sobrado para una economía nacional sana, y que dé beneficio para todas las actividades”.319

  • 320 IFLA/UNESCO, “Manifiesto IFLA/UNESCO sobre la Biblioteca Pública”, 1994. Recuperado: https://www.if (...)

23En este mismo sentido, el Manifiesto Ifla/Unesco sobre la Biblioteca Pública, de 1994, señala que la “libertad, la prosperidad y el desarrollo de la sociedad y de la persona son valores humanos fundamentales que sólo podrán alcanzarse si ciudadanos bien informados pueden ejercer sus derechos democráticos y desempeñar un papel activo en el seno de la sociedad”320. De esta manera, las bibliotecas públicas, como plataformas relevantes en la gestión sociocultural del texto, se incorporan en una amplia red de objetivos colectivos, que tienden a la prosperidad y al despliegue de las posibilidades de las comunidades en las cuales se insertan.

  • 321 IFLA/UNESCO, “Directrices IFLA/UNESCO para el desarrollo del servicio de bibliotecas públicas”, 200 (...)

24Esto implica una afirmación fundamental sobre el sentido del texto y la lectura para el ser humano. La lectura no es sólo un recurso para soñar o imaginar nuevos mundos a partir de la ficción, no es sólo un pasatiempo que ocupa los espacios de ocio. La lectura no es un proceso independiente, anexo o complementario a las actividades que los integrantes de una sociedad desarrollan cotidianamente para mantener o mejorar sus condiciones de vida. La lectura es parte integrante de estos procesos, la lectura es una herramienta para la acción, para expresar y para incorporar conocimiento, para trabajar y conseguir mejores condiciones de vida. Es una noción de lectura que asume el papel que esta actividad puede jugar en el conjunto de interacciones sociales. Como afirman claramente las Directrices Ifla/Unesco para el desarrollo del servicio de bibliotecas públicas (2001): “La biblioteca pública es un servicio inmerso en un entorno, que trata de atender las necesidades de esa comunidad y actúa en ese contexto”.321

  • 322 VV. AA., Gestión Participativa en bibliotecas públicas, Santiago de Chile, DIBAM, 1997. Recuperado: (...)

25En Chile, el Manual de Gestión Participativa en Bibliotecas Públicas, elaborado por la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos, en 1997, constituyó un esfuerzo muy significativo por reforzar este rol de las bibliotecas públicas como agentes comunitarios, involucrados en los desafíos de su entorno. En este documento se señala que las bibliotecas públicas son (o deben ser y dedicar los esfuerzos necesarios para ello) “actores estratégicos en el desarrollo local, que contribuyen a mejorar la calidad de vida de las comunidades que atienden”322. En ese sentido, la biblioteca misma se transforma en un “un texto abierto al público”, podríamos decir que la biblioteca debe ser escrita también por su entorno y leída en conjunto con sus usuarios.

  • 323 Cerlalc, “Guía para el Estudio de Usuarios y de la Comunidad en Bibliotecas Públicas”, Bogotá, Cent (...)

26Esto implica utilizar todos los mecanismos necesarios para mantener el contacto con la comunidad, incluidas reuniones informales y entrevistas con líderes de la comunidad, evaluaciones de satisfacción, grupos focales, encuestas de opinión y talleres, actividades culturales, que permitirán a la biblioteca responder a las necesidades de su entorno y hacer de la lectura y del acceso a los textos una herramienta más para el cumplimiento de los objetivos del entorno.323 Se trata tanto de participar activamente desde la biblioteca en los espacios con los que cuente la comunidad para compartir opiniones, como de invitar a la comunidad a integrarse a la gestión y los debates que se producen dentro de la biblioteca.

27De esta manera, las colecciones bibliográficas, el libro sagrado y objeto de culto, tienen un valor sujeto al contexto social de las necesidades que pueden ser solucionadas, canalizadas o potenciadas a través del texto. Se trata, como se ha señalado en diversas presentaciones sobre gestión cultural en el Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas de Chile, de “pasar de las colecciones a las conexiones”.

Gestión cultural del texto

28Para enfrentar los desafíos que implica la acción cultural del texto, los Estados, especialmente en Iberoamérica, han respondido elaborando e implementando planes y políticas de lectura, muchas veces con matices y alcances de distinto orden. Algunos buscan promover la lectura con un acento más destacado en la acción escolar y otros buscan afectar, de manera más global, todo el quehacer que rodea la lectura en las distintas etapas de la vida (infancia, juventud, adultez, tercera edad) o en distintos ámbitos de su desarrollo (escuela, biblioteca, familia, comunidad, creación artística y escrita), con lo que se pretende impulsar también a la misma industria del libro.

  • 324 CNCA, “Política Nacional de la Lectura y el Libro 2015-2020”, Santiago, Consejo Nacional de la Cult (...)
  • 325 CNCA, “Plan Nacional de la Lectura 2015-2020”, Santiago, Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (...)

29En Chile, la Política Nacional de la Lectura y el Libro aspira a crear condiciones para asegurar a todos los habitantes el acceso a la lectura, el libro, la creación, el patrimonio y los saberes.324 Con una mirada más política, el Plan Nacional de Lectura establece a la lectura como un derecho y declara que pretende “hacer de Chile un país donde se garantice la lectura como un derecho social para todos sus habitantes.”325

  • 326 Caderno do PNLL. Edição atualizada e revisada em 2014. Recuperado: http://www.cultura.gov.br/docume (...)
  • 327 Lei 13696/18 | Lei nº 13.696, de 12 de julho de 2018. Institui a Política Nacional de Leitura e Esc (...)

30El icónico Plan Nacional de Libro y Lectura del Brasil tiene como objetivo “asegurar y democratizar el acceso a la lectura, al libro, a la literatura y a las bibliotecas a toda la sociedad, con base en la comprensión de que la lectura y la escritura son instrumentos indispensables para que el lector, el ser humano, pueda desarrollar plenamente sus capacidades, sea individual o colectivamente.”326 El caso brasilero es particularmente llamativo dado que derivó en una reciente ley que instituye en la legislación una Política Nacional de Lectura y Escritura327 ; la denominada Ley Castilho, conocida así por el emblemático Secretario Ejecutivo del Plan brasilero, José Castilho.

  • 328 Planes nacionales de lectura en Iberoamérica 2017: objetivos, logros y dificultades, Bogotá, Centro (...)

31Este ha sido, en general, el enfoque con que los gobiernos han abordado el tema de la lectura en sus respectivos países, con ciertos matices. Los planes de Colombia y España se proponen, por ejemplo, incrementar el número de lectores, la cantidad de lecturas y los índices de comprensión lectora, en un gesto más cuantitativo como meta que se debe alcanzar. Guatemala y Paraguay ponen su acento en las prácticas pedagógicas y el sistema educativo. Costa Rica y El Salvador sitúan a la biblioteca, especialmente la pública, como agente mediador de sus planes.328

32Si bien las bibliotecas se han visto beneficiadas muchas veces con la aparición de estos planes, que les entregan más financiamiento o mayor protagonismo, para éstas la gestión cultural del texto es una misión anterior a ellos, es una meta inmanente al quehacer de la biblioteca.

33La acción cultural en bibliotecas (especialmente en bibliotecas públicas) debe responder a la misión general de los centros documentales como garantes del derecho humano a la información y la expresión, ambos derechos articulados (no únicamente, pero sí principalmente) a través del lenguaje y las posibilidades de lectura y producción de textos.

  • 329 Bernard Huchet y Emmanuèle Payen, L’action culturelle en bibliothèque, Paris, Èditiones du Cercle d (...)

34La gestión cultural del texto se plantea, en gran medida, como un trabajo que enfatiza y fortalece las conexiones existentes entre los recursos documentales y la posibilidad de documentarse, y el desarrollo de la vida, de las trayectorias vitales, de la comunidad de usuarios actuales y potenciales de la biblioteca. Como señalan Bernard Huchet y Emmanuèle Payen, “si se quiere presentar la biblioteca como algo útil a sus lectores, es necesario demostrarles por las palabras, la participación y el ejemplo, que los documentos que ellos pueden consultar en la biblioteca les servirán en su existencia.”329

35En la gestión cultural del texto, por lo tanto, al igual que en la gestión de bibliotecas, deben plantearse preguntas fundamentales sobre el entorno social en el que desempeña su trabajo, ¿qué sabemos de la comunidad a la cual podemos ser útiles? ¿cuál es su historia y su memoria? ¿quiénes son los y las líderes de la comunidad? ¿cuáles son los medios de vida? ¿de qué manera se desenvuelve la vida de acuerdo con las temporadas del año? A partir de la respuesta a estas preguntas, que requieren, por supuesto, procesos participativos, se podrá elaborar un plan de acción, con fundamentos y objetivos que permitan articular la sucesión de acciones culturales. En este sentido, una acción planificada implica pasar de eventos aislados y esporádicos a una política de acción cultural consistente, que se articule con la política de desarrollo documental (o de colecciones) y con la política general de gestión de la biblioteca pública.

36Ello nos pone en un escenario en el que la biblioteca se nos presenta como un actor social, no necesariamente vinculada a lo que entendemos clásicamente por cultura docta; sin embargo, sí vinculada fuertemente al desarrollo local, político, económico, de salud o de educación, en el que la lectura, y ya no el libro, se configura en instrumento esencial de transformación de la comunidad.

37Lo anterior no se relaciona con las dimensiones de la biblioteca, que en muchos casos en América Latina son espacios pequeños y gestionados sólo por una o unas pocas personas. Tiene que ver más bien con una lógica de gestión y de reflexión sobre el quehacer de la acción cultural, que permite articular acciones dispersas, permite dialogar entre bibliotecas y otras instituciones que participan de una misma comunidad. Es un planteamiento de mirada y disposición, y no necesariamente de recursos involucrados, aunque demanda un trabajo específico y una orientación de acciones.

38Como señalan Huchet y Payen en su reflexión sobre la relación entre la acción cultural en bibliotecas y la política general que debe guiar el desarrollo de esta institución puesta al servicio de la comunidad:

  • 330 Bernard Huchet y Emmanuèle Payen, op. cit., p. 35 (traducción propia)

“es importante inscribir esta actividad en el seno de textos programáticos que vienen a definir la misión y los objetivos de esta política: este es el rol, por ejemplo, de la carta de acción cultural, que unida con la carta documental ya incorporada en numerosas bibliotecas, vendrá a precisar sus diferentes aspectos, determinar igualmente los ejes de trabajo que permitirán de esta manera que la programación responda a sus objetivos, tanto en términos de público ( ¿cuáles son los públicos existentes? ¿cuáles son las herramientas para identificarlos mejor? ¿cuáles son los públicos buscados? ¿cuáles son las acciones para ampliar estas audiencias?) como de cooperación ( ¿con qué aliados? ¿cómo cooperar con otras bibliotecas? ¿por qué motivos y con qué modalidades de trabajo?) y de acciones de valorización de las colecciones para acompañar y nutrir, incluso sobrepasar, la política documental de cada establecimiento.330

39En esta línea de acción, el Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas de Chile desarrolla el programa de acción cultural “Bibliotecas son más que libros”, que efectúa acciones culturales en las bibliotecas públicas de las distintas regiones del país. Este programa ha ido perfeccionando su trabajo gracias al aprendizaje obtenido en cada experiencia de presentación de actividades y en el contacto permanente con las comunidades. Claramente, ha sido esencial para el éxito de cada acción el trabajo previo efectuado con las audiencias, en forma de talleres, reuniones de lectura, coordinación con los actores locales. Esto permite situar la actividad en una dinámica de trabajo que, además de establecer mediación con las audiencias, instala capacidades de gestión cultural en las bibliotecas que acogen el programa.

40El programa ha incluido charlas que exploran la memoria y las identidades locales a través de escritores e investigadores destacados. También realiza presentaciones de lecturas dramatizadas llamadas “Teatro más libros”, que en dinámicas conjuntas con las audiencias enfatizan la unión entre el patrimonio de la dramaturgia local y nacional, la colección de la biblioteca y las experiencias colectivas de las comunidades que participan del taller. El proyecto de música, performance y teatro ““Nacido en un Lugar”, presenta las distintas dimensiones de los procesos migratorios, que han sido objeto de atención de la opinión pública chilena, con la participación de artistas migrantes que cuentan su propia experiencia y comparten con las experiencias del público.

41A esto se suma una enorme cantidad de acciones culturales que surgen desde cada biblioteca pública y que incluyen clubes de lectura, horas del cuento, talleres de artesanía, talleres de arte, recuperación de la memoria local, entre otros.

  • 331 Baricco, op. cit. p. 83

42De esta manera, la biblioteca pública se convierte en un espacio donde los libros se incorporan en un conjunto de relaciones sociales y posibilidades de hacer en las que se pone en práctica, como dice Baricco, “la idea de que el valor del libro reside en ofrecerse como un abono para una experiencia más amplia: como segmento de una secuencia que empezó en otro lugar y que, a lo mejor, terminará en otra parte.”331

Conclusiones

  • 332 Pierre Bourdieu, La distinción. Criterios y bases sociales del gusto, Madrid, Taurus, 1998.

43Uno de los grandes aportes realizados por Pierre Bourdieu para comprender las prácticas culturales, fue situar estas prácticas en el conjunto de interacciones sociales, de intereses y capitales que se ponen en juego y en intercambio en la actividad humana.332 En otras palabras, nuestra vida se desenvuelve a través de un conjunto de transacciones posibles, donde ponemos en juego (entre otros) capitales económicos y capitales culturales, capitales que pueden ser heredados o conseguidos a través de la trayectoria vital de cada uno. Y la lectura forma parte de este proceso. Incluso más, constituye una herramienta fundamental para procurar la adquisición de capitales culturales y para poder utilizarlos apropiadamente en el sistema de interacciones posibles.

  • 333 Bahloul, op. cit. p. 103

44Quien puede leer y escribir bien, puede incorporar ideas, conocimientos, que le permitirán actuar sobre el mundo. Pero es una capacidad que debe ser aprendida, que debe ser dominada en un nivel tal que permita no sólo descifrar palabras, sino ideas y secuencias de ideas. Como señala Joëlle Bahloul a partir de sus investigaciones, “no es raro encontrar la asociación lógica entre escasez cuantitativa de la lectura y la del desciframiento psicotécnico o de decodificación del texto.”333 Intentar un fomento efectivo del texto requiere, por lo tanto, como base, lograr un dominio generalizado y funcional de la lectura entre la población.

45Más allá de este requisito indispensable, el interés por la lectura es una disposición determinada por un amplio conjunto de factores sociales, entre los cuales el entorno urbano, la escuela, las relaciones familiares, de amistad o laborales, desempeñan roles fundamentales. La gestión cultural del texto debe considerar todas estas dimensiones y determinaciones del interés por la lectura e intentar poner el mayor número posible de ellas en interacción. Leer no es (solamente) un acto mágico de ensoñación, una forma de descubrir otros mundos posibles. Es también una forma de modificar este mundo, de conocerlo a fondo y de tener la posibilidad de actuar en él para mejorar las condiciones de vida tanto de la persona que lee como de su comunidad.

  • 334 Bourdieu, op. cit. p. 84

46Dicho de otra forma, la adquisición de la competencia cultural es inseparable de la adquisición insensible de un sentido de aplicación productiva de las inversiones culturales que, al ser producto del acoplamiento a las posibilidades objetivas de hacer valer la competencia, favorece la adaptación anticipada a esas posibilidades, y que es ella misma una dimensión de una relación con la cultura, próxima o distante, desenvuelta o reverente, mundana o académica, forma incorporada de la relación objetiva entre el lugar de adquisición y el “hogar de los valores culturales”.334

47Hoy resulta ineludible la necesidad de abordar el tema de los usos del lenguaje en reivindicaciones políticas relativas al género, en las manifestaciones artísticas o en prácticas deportivas, sólo por citar tres ejemplos mencionados al principio de este artículo. Esa necesidad se basa en el respeto y la dignidad de los derecho de las personas. Porque las palabras significan y, como hemos señalado aquí, configuran realidad. Por lo tanto, la lectura es una conformación social de la que la sociedad, en su conjunto, debe hacerse cargo, ya no sólo como herramienta de acceso, sino como sinónimo de equidad y de igualdad de oportunidades para todas las personas que pertenecen a una comunidad.

48La gestión cultural del texto y las instituciones destinadas a impulsar estas acciones, deben destacar y reforzar el valor social de la lectura y de la posibilidad de documentarse. Un valor que está determinado por las posibilidades de intercambio, de transacción, de validación que tengan los bienes culturales incorporados a través de la lectura con otros valores dentro del sistema de social, por ejemplo, mayores o mejores posibilidades de trabajo, posibilidades de mejores rendimientos de labores productivas, de relaciones sociales más significativas, entre otros.

49En este marco, las iniciativas del fomento de la lectura deben considerar de la forma más amplia posible el conjunto de transacciones que se pueden establecer a partir de ella. Y de la misma manera, continuando un proceso que, como hemos visto, se inició ya hace bastante tiempo, la biblioteca debe ampliar su campo de acción desde un espacio institucional del libro a un agente cultural que genera relaciones y prácticas donde la lectura es significativa. Esta es la importancia de pasar de una biblioteca centrada en las colecciones, centrada en el cuidado del libro en cuanto objeto, a una biblioteca centrada en la posibilidad de conexiones humanas, de vinculaciones sociales que es capaz de establecer o impulsar la lectura.

50Con este objetivo, es indispensable fortalecer el sistema de alianzas y de redes, que permitan a la gestión cultural del texto y a las bibliotecas convertirse en punto de enlace entre diversos ámbitos donde la lectura es y debe ser vital, como el sistema escolar, el mundo laboral, la capacitación continua, las relaciones humanas. Ningún esfuerzo parcial o acción específica puede establecer todas las conexiones que, además, son cada vez más amplias en el mundo digital. Estas acciones y alianzas del mundo físico deben ser también alianzas con los nuevos medios, con textos en la red y descargables en distintos formatos, con interacciones en las plataformas digitales. Es necesario entender que la lectura no es únicamente un universo de ficción, sino también una herramienta de acción para la vida.

Bibliographie

Bibliografía

Aguirre Cerda, Pedro. Mensaje al Congreso, Santiago, 1939. Recuperado: https://www.bcn.cl/historiapolitica/congreso_nacional/discursos/detalle?tipo=presidentes

Bahloul, Joëlle. Lecturas Precarias. Estudio sociológico sobre los “poco lectores”, México D.F., Fondo de Cultura Económica, 2002.

Alessandro Baricco, Alessandro. Los Bárbaros, Barcelona, Anagrama, 2008.

Berger, Peter L. y Luckmann, Thomas. La construcción social de la realidad, Buenos Aires, Amorrortu Editores, 2005.

Bourdieu, Pierre. La distinción. Criterios y bases sociales del gusto, Madrid, Taurus, 1998.

Caderno do PNLL. Edição atualizada e revisada em 2014. Recuperado: http://www.cultura.gov.br/documents/10883/1171222/cadernoPNLL_2014ab.pdf/df8f8f20-d613-49aa-94f5-edebf1a7a660

Cerlalc, “Guía para el Estudio de Usuarios y de la Comunidad en Bibliotecas Públicas”, Bogotá, Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe, (Cerlalc), 2018.

Cerlalc, — “Planes nacionales de lectura en Iberoamérica 2017: objetivos, logros y dificultades”, Bogotá, Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe, (Cerlalc), 2017.

CNCA, Plan Nacional de la Lectura 2015-2020, Santiago, Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, 2015.

—, Política Nacional de la Lectura y el Libro 2015-2020, Santiago, Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, 2015.

Chartier, Roger. “Leer la lectura”, Actas del Seminario Internacional ¿Qué leer? ¿Cómo leer? Perspectivas sobre la Lectura en la Infancia, Santiago, 2013.

Declaración Universal de los Derechos Humanos. Recuperado: http://www.un.org/es/universal-declaration-human-rights/

Dick, Philip K. y Sutin, Lawrence (Editor), The shifting realities of Philip K. Dick: selected literary and philosophical writings, New York, Vintage Books, 1995.

Eco, Umberto. Apocalípticos e integrados, Barcelona, Lumen, 1984.

El Mercurio, “Estudio en Alemania: ¿Queda futuro para el libro?”, Diario El Mercurio, 28 de junio, A8.

Bernard Huchet, Bernard y Emmanuèle Payen, Emmanuèle. L’action culturelle en bibliothèque, Paris: Éditions du Cercle de la Librairie, 2008.

IFLA/UNESCO, Directrices IFLA/UNESCO para el desarrollo del servicio de bibliotecas públicas, 2001. Recuperado: https://www.ifla.org/files/assets/hq/publications/archive/the-public-library-service/pg01-s.pdf

IFLA/UNESCO, Manifiesto IFLA/UNESCO sobre la Biblioteca Pública, 1994. Recuperado: https://www.ifla.org/node/7271

Lei 13696/18 | Lei nº 13.696, de 12 de julho de 2018. Institui a Política Nacional de Leitura e Escrita. Recuperado: https://presrepublica.jusbrasil.com.br/legislacao/600306209/lei-13696-18

Pedro Aguirre Cerda, Mensaje al Congreso, Santiago, 1939. Recuperado: https://www.bcn.cl/historiapolitica/congreso_nacional/discursos/detalle?tipo=presidentes

Roger Chartier, “Leer la lectura”, Actas del Seminario Internacional ¿Qué leer? ¿Cómo leer? Perspectivas sobre la Lectura en la Infancia, Santiago, 2013.

The Guardian, “Kendrick Lamar is right about white fans rapping. The N-word is off limits”, Recuperado: https://www.theguardian.com/commentisfree/2018/may/23/kendrick-lamar-white-rap-fansn-word-off-limits

VV. AA., “Gestión Participativa en bibliotecas públicas”, Santiago de Chile, DIBAM, 1997. Recuperado: http://www.dibam.cl/dinamicas/DocAdjunto_45.pdf

Joëlle Bahloul, Lecturas Precarias. Estudio sociológico sobre los “poco lectores”, México D.F., Fondo de Cultura Económica, 2002.

Peter L. Berger Peter L. y Thomas Luckmann, La construcción social de la realidad, Buenos Aires, Amorrortu Editores, 2005.

Philip K. Dick Philip K. y Lawrence Sutin (Editor), The shifting realities of Philip K. Dick: selected literary and philosophical writings, New York, Vintage Books, 1995.

Pierre Bourdieu, La distinción. Criterios y bases sociales del gusto, Madrid, Taurus, 1998.

Reinhard Wittmann, Reinhard. “ ¿Hubo una Revolución en la Lectura a Finales del Siglo XVIII?”, GuglielImo CavallIo y Roger Chartier (eds.), Historia de la lectura en el mundo occidental, Madrid, Taurus, 2001.

Umberto Cerlalc, “Guía para el Estudio de Usuarios y de la Comunidad en Bibliotecas Públicas”, Bogotá, Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (Cerlalc), 2018.

Cerlalc, “Planes nacionales de lectura en Iberoamérica 2017: objetivos, logros y dificultades”, Bogotá, Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (Cerlalc), 2017.

Notes

307 Kendrick Lamar is right about white fans rapping. The N-word is off limits. Recuperado: https://www.theguardian.com/commentisfree/2018/may/23/kendrick-lamar-whiterap-fans-n-word-off-limits

308 Peter L. Berger y Thomas Luckmann, La construcción social de la realidad, Buenos Aires, Amorrortu Editores, 2005. pág. 55.

309 “The basic tool for the manipulation of reality is the manipulation of words. If you can control the meaning of words, you can control the people who must use the words.” Philip K Dick y Lawrence Sutin (Editor), The shifting realities of Philip K. Dick: selected literary and philosophical writings, New York, Vintage Books, 1995. pág. 265.

310 “Estudio en Alemania: ¿Queda futuro para el libro?”, Diario El Mercurio, 28 de junio, A8.

311 Roger Chartier, Actas del Seminario Internacional ¿Qué leer? ¿Cómo leer? Perspectivas sobre la Lectura en la Infancia, Santiago, 2013.

312 Umberto Eco, Apocalípticos e integrados, Barcelona, Lumen, 1984. pág. 42.

313 Joëlle Bahloul, Lecturas Precarias. Estudio sociológico sobre los “poco lectores”, México D.F., Fondo de Cultura Económica, 2002. págs. 27-28.

314 Ibid. p. 111.

315 Alessandro Baricco, Los Bárbaros, Barcelona, Anagrama, 2008. pág. 110.

316 Bahloul, op. cit., pág. 12.

317 Reinhard Wittmann, “ ¿Hubo una Revolución en la Lectura a Finales del Siglo XVIII?”, GuglieImo CavalIo y Roger Chartier (eds.), Historia de la lectura en el mundo occidental, Madrid, Taurus, 2001. p. 530.

318 Declaración Universal de los Derechos Humanos. Recuperado: http://www.un.org/es/universal-declaration-human-rights/

319 Pedro Aguirre Cerda, Mensaje al Congreso, Santiago, 1939. Recuperado: https://www.bcn.cl/historiapolitica/congreso_nacional/discursos/detalle?tipo=presidentes

320 IFLA/UNESCO, “Manifiesto IFLA/UNESCO sobre la Biblioteca Pública”, 1994. Recuperado: https://www.ifla.org/node/7271

321 IFLA/UNESCO, “Directrices IFLA/UNESCO para el desarrollo del servicio de bibliotecas públicas”, 2001. Recuperado: https://www.ifla.org/files/assets/hq/publications/archive/the-public-library-service/pg01-s.pdf

322 VV. AA., Gestión Participativa en bibliotecas públicas, Santiago de Chile, DIBAM, 1997. Recuperado: http://www.dibam.cl/dinamicas/DocAdjunto_45.pdf

323 Cerlalc, “Guía para el Estudio de Usuarios y de la Comunidad en Bibliotecas Públicas”, Bogotá, Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (Cerlalc), 2018.

324 CNCA, “Política Nacional de la Lectura y el Libro 2015-2020”, Santiago, Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, 2015.

325 CNCA, “Plan Nacional de la Lectura 2015-2020”, Santiago, Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, 2015.

326 Caderno do PNLL. Edição atualizada e revisada em 2014. Recuperado: http://www.cultura.gov.br/documents/10883/1171222/cadernoPNLL_2014ab.pdf/df8f8f20-d613-49aa- 94f5-edebf1a7a660

327 Lei 13696/18 | Lei nº 13.696, de 12 de julho de 2018. Institui a Política Nacional de Leitura e Escrita. Recuperado: https://presrepublica.jusbrasil.com.br/legislacao/600306209/lei-13696-18

328 Planes nacionales de lectura en Iberoamérica 2017: objetivos, logros y dificultades, Bogotá, Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (Cerlalc), 2017.

329 Bernard Huchet y Emmanuèle Payen, L’action culturelle en bibliothèque, Paris, Èditiones du Cercle de la Librairie, 2008. p. 24. (traducción propia)

330 Bernard Huchet y Emmanuèle Payen, op. cit., p. 35 (traducción propia)

331 Baricco, op. cit. p. 83

332 Pierre Bourdieu, La distinción. Criterios y bases sociales del gusto, Madrid, Taurus, 1998.

333 Bahloul, op. cit. p. 103

334 Bourdieu, op. cit. p. 84

Auteurs

Chileno. Doctor en Filosofía y Letras. Profesor de la Universidad Tecnológica Metropolitana, Santiago, Chile. Registro ORCID: https://orcid.org/0000-0001-6723-6825

Chileno. Bibliotecario Documentalista. Subdirector del Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas de Chile. Profesor de la Universidad Tecnológica Metropolitana, Santiago, Chile. Registro ORCID: https://orcid.org/0000-00020541-7994

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search