Version classiqueVersion mobile

Las Izquierdas Latinoamericanas

 | 
Caridad Massón

Presentación

Caridad Massón Sena

Texte intégral

1La distinción entre izquierda y derecha se aplicó por primera vez a la política en la Francia revolucionaria a fines del siglo XVIII. Durante la Asamblea Constituyente de 1792, los convencionales estaban divididos en dos grupos fundamentales: el de la Gironda que se situó a la derecha del Presidente, y el de la Montaña, a su izquierda. Al centro se ubicó una masa indiferenciada a la que se designó como Llano o Marisma Los girondinos deseaban restaurar la legalidad y el orden monárquico, mientras que los montañeses propugnaban un estado revolucionario bajo la consigna de “Libertad, Igualdad y Fraternidad.

2Así se comenzó a producir una identificación de la izquierda con las ideas y actitudes radicales y rebeldes, con las fuerzas progresistas y renovadoras, contestatarias del orden establecido, que pretendía rejuvenecer valores ideológicos, políticos, éticos, sociales, económicos de aquellos sistemas que ya no representaban ni avance ni progreso. La izquierda tiene una evolución histórica signada por su vinculación con las masas populares, el optimismo, la indocilidad y, al mismo tiempo, por su carácter heterogéneo, razón esta última que nos compele a definir su pluralidad. Es decir, más que una izquierda, han existido múltiples corrientes de izquierda.

3Durante el siglo XX, América Latina vivió importantes procesos de desobediencia social y política y fueron numerosas las corrientes políticas de izquierda que figuraron en dichos procesos. Transcendentales episodios de heroísmo protagonizaron sus militantes, pero también cometieron errores e inconsecuencias que permitieron a los sectores derechistas vencerlos en muchas ocasiones.

4Un acercamiento epistemológico con sentido crítico a las múltiples vertientes en que puede ser abordada la historia de esta amplia temática permitiría ganar en claridad sobre nuestro pasado y el porvenir que debemos edificar.

5La Cátedra Antonio Gramsci del Instituto Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello con el objetivo de contribuir a dichos estudios a nivel regional convocó al seminario internacional “LAS IZQUIERDAS LATINOAMERICANAS: SUS TRAYECTORIAS NACIONALES Y RELACIONES INTERNACIONALES DURANTE EL SIGLO XX” que se efectuó los días 14, 15 y 16 de noviembre de 2016 en La Habana. En la organización del mismo participaron el Instituto de Historia de Cuba, la Universidad de Santiago de Chile, la Universidad Nacional Autónoma de México, el Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad Federal de Uberlandia, Brasil, y la Red Iberoamericana de Historiadores del siglo XX. Ello nos permitió contar con la presencia de veinticinco investigadores de seis países: Argentina, Brasil, Colombia, Cuba, Chile y México.

6Este libro pretende dar a conocer de primera mano los importantes tópicos que fueron tratados y debatidos durante las intensas jornadas del evento. Luego de las sugerentes palabras introductorias de Fernando Martínez Heredia director del Instituto Marinello, hemos dividido el contenido de este texto en cuatro secciones con la expectativa de lograr una mejor comprensión de los conocimientos que allí fueron expuestos.

7El capítulo primero, Las izquierdas latinoamericanas. Generalidades y balances nos permite un acercamiento a las concepciones y desafíos de estas corrientes a partir de los criterios del profesor universitario Alberto Prieto, quien con una visión que coordina oportunamente las lecciones de la historia con la situación contemporánea, ayuda a pensar los avances y retrocesos de los gobiernos progresistas del área, en diferentes coyunturas nacionales y contextos regionales. Por su parte, el investigador Orlando Cruz Capote analiza las distintas etapas por las que ha decursado el desarrollo de las ideas marxistas y los partidos comunistas en América Latina, mientras que Tamara Liberman hace una extensa reflexión sobre la influencia de la Revolución Cubana en nuestro continente. A estas tres indagaciones avaladas por autores cubanos, se une la interesante meditación de corte metodológico, realizada por la doctora Elvira Concheiro Bórquez, que nos auxilia en una penetración más profunda de las discusiones teórico-políticas de las izquierdas mexicanas en la pasada centuria.

8Izquierdas: multiplicidad y experiencias, es el contenido del capítulo siguiente, notoriamente el más extenso. Como hemos explicado, entre nosotros no se puede hablar de una Izquierda (en singular), porque hemos tenido y existen izquierdas múltiples, con un número ingente de formas de actuación. Las estudiosas brasileñas Anita Leocadia Prestes y Eliane Soares, confrontan, con detenimiento y rigor, la labor revolucionaria del Partido Comunista del Brasil, sus gestiones por defender las reivindicaciones populares a través de la Alianza Nacional Libertadora y, en dicho entramado, el protagonismo desempeñado por Luis Carlos Prestes durante la década de 1930. Varios autores aportan interesantes puntos de vista sobre eventos y organizaciones que desplegaron sus batallas durante la república burguesa neocolonial en Cuba. Este abanico de saberes incluye las posiciones de los emigrados españoles asentados en Isla con respecto a la Segunda República y la Guerra Civil (Danna Pascual Méndez y Eduardo Ponte Hernández); la controvertida política de alianzas del primer Partido Comunista de Cuba, en la década de 1940, que lo condujo a coaligarse con políticos reaccionarios como Fulgencio Batista en concordancia con las orientaciones antifascistas internacionales (Eloida D. Kindelán Portillo); los altercados y disputas entre los sectores oligárquicos defensores de la vieja política y los representantes del populismo cubano que pretendían ampliar los derechos democráticos de la nación de los años 30 (Julio César Guanche); el origen y las principales operaciones realizadas por la Legión del Caribe (Marisleidys Concepción Pérez); y las relaciones entre el Movimiento 26 de Julio y el Directorio Revolucionario, entre 1952 y 1958, durante el enfrentamiento a la tiranía batistiana (Elvis Raúl Rodríguez Rodríguez). Sobre Chile, Camilo Negri y Augusto Samaniego Mesías analizan, respectivamente, las transformaciones ocurridas en el proyecto económico de la Unidad Popular y las batallas del pueblo mapuche por sus reivindicaciones. De otra parte, se presenta, a la vez, una tesis comparativa sobre la recepción e implementación de la táctica de clase contra clase orientada por la Comintern en tres países totalmente diferentes: México, Brasil y Cuba, realizada por la coordinadora de este libro, Caridad Massón Sena.

9Dentro del mismo registro de experiencias multiformes, se revela el origen y los resultados de la corriente browderista tanto en el seno del Partido Comunista de Cuba (estudio de Paula Ortiz Guilián), como al interior del Partido Comunista de Colombia, durante la secretaría general de Augusto Durán (análisis de Carlos Mario Manrique). Tres sugestivas ponencias logran penetrar en los vericuetos del trotskismo isleño: el investigador mexicano Sergio Méndez Moissen realiza una explicación del surgimiento del Partido Bolchevique Leninista (trotskista) y su participación en la huelga general de agosto de 1933, mientras que dos cubanos, Frank García Hernández y Rafael Acosta de Arriba, tratan el nacimiento de esa tendencia entre sectores proletarios y estudiantiles, llegando hasta su última etapa, en los años 60, cuando fue totalmente desarticulada por el gobierno revolucionario. El pensamiento socialista de Vicente Lombardo Toledano y sus múltiples esfuerzos por organizar el movimiento obrero en México y a nivel continental, nos llega en la palabra del estudioso Cuauhtémoc Amezcua Dromundo, finalizándose así este acápite del libro.

10Enseguida, en Figuras, Discursos, Contrastes, Rina Ortiz Peralta y Enrique Arriola Woog nos muestran detalles de relevancia de la biografía del representante de la Internacional Comunista, el suizo Edgar Woog -alias Alfred Stirner-, quien tuvo gran influencia en la vida del Partido Comunista Mexicano. Luego, María Caridad Pacheco se refiere a la obra y el pensamiento de Juan Marinello, resaltando sus ideas latinoamericanistas en el periodo comprendido entre 1923-1937; Juana Rosales nos conduce al proceso de transformación del poeta Rubén Martínez Villena en intelectual orgánico del PC de Cuba, con sus aciertos y errores; en tanto que Josué Veloz Serrade y Alejandro Gumá Ruiz, nos invitan a profundizar en la subjetividad revolucionaria de un Pablo de la Torriente Brau, que no pertenecía a ningún partido, pero profesaba y accionaba a partir de una conciencia incuestionablemente socialista, antimperialista e internacionalista, un tanto similar a la de Antonio Guiteras, cuya historia ejemplifica las importantes controversias que existieron entre el marxismo autónomo y el marxismo ortodoxo soviético que la Comintern imponía a sus secciones. Este último tema es tratado por Fernando Martínez Heredia. También podemos encontrar cómo el pensar económico del comunista cubano Jacinto Torras estuvo esencialmente influido por las propuestas de José Martí, temática presentada por Orlando Benítez. Para terminar, la argentina Alexia Massholder expone sobre lo fundamental del humanismo del destacado intelectual Aníbal Ponce.

11En Izquierdas y Cultura -capítulo último- hemos incluido aspectos relacionados con los posicionamientos de las izquierdas en los más diversos ámbitos. En la esfera de la literatura, nos encontramos los debates que sobre la lucha armada se dieron a través de la novelística mexicana, referenciados por Patricia Cabrera López y Alba Teresa Estrada; dentro del espacio educacional brasileño, Amália Dias y Marcos Cesar de Oliveira Pinheiro, explican las experiencias contra hegemónicas de los Comités Populares Democráticos y de la Universidad del Pueblo, entre 1930 y 1957. La cubana María Antonia Miranda se cuestiona hasta dónde los problemas de género han sido suficientemente abordados por las izquierdas, analizando cómo se ha comportado el tema en la producción de dos importantes escritoras latinoamericanas: la chilena Isabel Allende y la brasileña Nélida Piñón. Cierran el debate dos artículos sui géneris y no por ello menos interesantes: la investigadora Yoana Hernández Suárez nos propone una relectura de la historia del protestantismo en Cuba a partir de los valores o desaciertos de su labor educacional, y la profesora Leonor Amaro nos comenta cómo, también desde la derecha, fueron muchos los intelectuales cubanos que evaluaron la Revolución Rusa en sus primeros años de existencia.

12La cantidad y calidad de las ideas reflejadas en este seminario nos llevaron por el sendero de la diversidad de saberes. Si de alguna manera estos nos sirven para conocernos mejor y para acercarnos cada día más como individuos o ciudadanos con ansias liberadoras, creemos que una parte importante de nuestros esfuerzos no han sido en vano. Pues, como escribió José Martí, en esta América nuestra, tierra de rebeldes y creadores, la salvación está en “la acción una y compacta de sus repúblicas.”

Auteur

Investigadora del Instituto Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello, La Habana, Cuba

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search