Version classiqueVersion mobile

Conceptos clave de la gestión cultural. Volumen II

 | 
José Luis Mariscal Orozco
, 
Ursula Rucker

Gestión cultural

Aproximaciones empírico-teóricas223

José Luis Mariscal Orozco

Texte intégral

  • 223 Este artículo, forma parte de los resultados de la investigación “Emergencia de la gestión cultural (...)
  • 224 Pierre Bourdieu, El sentido práctico, Madrid, Siglo XXI, 2008.

1En términos generales, podemos decir que la gestión cultural es una práctica social, en el sentido de que son formas de acción que los agentes realizan para la satisfacción de sus necesidades en un campo determinado de la vida social (lo social hecho cosas) con relación a ciertos esquemas de percepción, pensamiento y representaciones que los agentes van internalizando y reproduciendo (estructuras sociales internalizadas) a través del tiempo y de su misma práctica224*.

2A lo largo de la historia, ha habido personas, grupos e instituciones que diseñan y operan acciones culturales. Aprendieron desde la práctica a través de la experiencia y trayectoria que van teniendo los agentes en el campo, el cual está condicionado por disposiciones políticas, sociales, culturales, económicas, ideológicas y ambientales que determinarán a su vez la misma práctica.

  • 225 La diferencia entre “gestión de la cultura” y “gestión cultural”, es que la primera se refiere al f (...)
  • 226 Sergio de Zuribia, Ignacio Abello, y Marta Tabares, Conceptos básicos de administración y gestión c (...)

3No obstante, la práctica social de gestionar la cultura225*, precede el término de gestión cultural. Este término, tomado en parte del management anglosajón, fue adoptado en las dos últimas décadas del siglo XX por diferentes grupos sociales e instituciones para renombrar, agrupar y articular diversas formas de llevar a cabo el trabajo cultural226*. Independientemente del nombre o título que sostengan y el enfoque de su práctica, han venido cumpliendo una función en la sociedad desde contextos institucionales o procesos comunitarios, aunque no se reconozcan o se autodenominen como gestores culturales. Este escrito pretende realizar un acercamiento a la construcción conceptual de la gestión cultural a partir del análisis de su práctica y las definiciones conceptuales que se han dado desde una visión latinoamericana, para ello se analizarán cómo los diferentes perfiles de los gestores y sus denominaciones están relacionados con nichos de práctica que configuran diferentes formas de entender y hacer el trabajo cultural, que a su vez sirvieron como referente para la elaboración de definiciones conceptuales por parte de algunos autores iberoamericanos. Finalmente se brindará al lector una propuesta conceptual que pretende integrar los referentes empíricos y conceptuales revisados bajo un enfoque de construcción disciplinar académica.

Revisión de la práctica empírica

  • 227 Alfonso Martinell, La gestión cultural: singularidad profesional y perspectivas de futuro. Girona, (...)

4Para Martinell227 la gestión cultural no debe considerarse como una disciplina que debe tener un marco epistemológico propio, sino más bien un encargo social que las sociedades complejas otorgan a ciertos individuos para ser responsables de diseñar u operar políticas culturales. Coincidimos con Martinell sólo en que la gestión cultural suele darse como un encargo social, a nuestro punto de vista se puede dar en tres tipos:

  • Como ocupación laboral, esto es, un trabajo remunerado económicamente que implica un salario o un pago por llevarlo a cabo.

  • Como un cargo o comisión comunitaria, un ejemplo de ello se puede observar en la cultura popular, algunas personas son responsables de realizar una serie de actividades culturales por la cual no reciben una remuneración económica.

  • Como una actividad económica secundaria, en el sentido de que funge como una actividad laboral o profesional complementaria a los ingresos primarios de una persona, por lo que no depende de éste para vivir.

5En cualquiera de estos casos, el encargo puede tener tres sentidos: por encargo institucional, por asignación personal o por vocación. En el caso del primero el encargo proviene directamente de las instituciones gubernamentales que en un marco legal y/o de política pública se les da atribuciones de manera ex profeso a ciertas profesiones u oficios como parte del fortalecimiento de esa política de Estado.

6El segundo tipo es la asignación personal y que se le da ese encargo a una persona desde una posición superior a la jerarquía en la que forma parte. Un ejemplo de ello son la mayoría de los directores de cultura de los municipios, regularmente no suelen tener experiencia alguna en el campo y la autoridad municipal le asigna el encargo de diseñar y operar la acción cultural en el municipio. En la práctica cotidiana del ejercicio del cargo va aprendiendo el oficio hasta que termina la administración y por lo tanto su encargo; pero también se da el caso en que esta persona descubre su vocación por la gestión, comienzan a capacitarse y continuar con una trayectoria en el sector cultural.

7El otro tipo es por vocación, esto es, cuando la persona decide tomar el encargo porque va acorde a sus intereses, necesidades y gustos. Suelen ver en la gestión cultural el espacio propicio para la participación en el ámbito cultural tomando como puerta de acceso la creación, promoción, difusión, preservación o consumo de las expresiones artísticas, el patrimonio cultural o los servicios culturales.

8Cualquiera que sea el tipo o el sentido del encargo social, la persona que lo toma, en esencia, se hace responsable de diseñar y operar la acción cultural en diversos niveles, contextos, ámbitos y campos culturales. Visto así, a través de la historia de la humanidad ha habido personas que han realizado esta función en las comunidades; en algunos casos fomentando la endoculturación, en otras la aculturación y en otras la hibridación. La forma en que se le ha denominado a este agente ha sido también diversa: animador, extensionista, promotor, gestor, administrador o mediador, todos ellos con el apellido cultural o artístico.

  • 228 Para una revisión más amplia sobre el tema consultar: José Luis Mariscal Orozco, “La formación y ca (...)

9Estas distintas formas de nombrar el encargo, tienen que ver no solo con la configuración de los contextos políticos, institucionales e ideológicos donde surgen y operan, sino también con los diferentes ámbitos de desempeño y campos culturales donde se lleva la práctica. La forma en cómo se van articulando cada uno de estos elementos va dar cuenta de un mosaico de nociones de cultura, metodologías y enfoques de cómo diseñar y operar la acción cultural que se ve reflejado en los perfiles que se han generado a partir de la formación desde la práctica de los agentes.228*

10En la actualidad, la gran mayoría de los gestores culturales se han formado desde la práctica básicamente en cuatro ámbitos de desempeño:

  • Gubernamental: desde las instituciones de gobiernos responsables de la acción cultural en cualquiera de sus niveles federal, estatal o municipal.

  • Asociativo, desde las organizaciones de la cultura popular o bien desde las asociaciones civiles, colectivos o los también llamados grupos culturales.

    • 229 Para una visión más amplia de este ámbito ver José Luis Mariscal Orozco, Educación y gestión cultur (...)

    Académico, desde las instituciones escolares que realizan actividades culturales como parte de la práctica educativa229*

  • Empresarial, desde la industria y empresas culturales regularmente vinculadas con la comunicación, el espectáculo, discografía y editorial.

  • 230 Cabe mencionar que estos no son necesariamente los campos de la gestión cultural, sino más bien los (...)

11Independientemente del ámbito o ámbitos de desempeño, la formación desde la práctica está sesgada por el campo cultural230* en el que lleva a cabo su labor o proyectos:

  1. Espacios culturales: Relacionado con la infraestructura y equipamiento cultural enfocado a ofrecer servicios culturales como son los museos, galerías, archivos, fonotecas, bibliotecas, centros culturales entre otros.

  2. Cultura popular y patrimonio cultural: En él se desarrollan acciones tanto de creación y reproducción desde las instituciones populares (familia, organizaciones comunitarias y gremiales, etc.) y de promoción, conservación e investigación desde las instituciones gubernamentales y privadas. Elementos importantes de este campo se encuentran por ejemplo las fiestas populares, el arte popular, la medicina tradicional, los oficios, la arquitectura, etc.

  3. Desarrollo artístico: En este campo, los agentes suelen implementar acciones relacionadas con la profesionalización de los creadores, el fomento a la creación, la educación artística, la formación de públicos, etc.

  4. Comunicación y medios: A él corresponden actividades como el periodismo cultural, radio, televisión, publicidad, multimedia, etc.

  5. Producción: Generalmente vinculado con la realización de festivales, muestras, proyectos escénicos y la industria discográfica, editorial, cinematográfica, etc.

12Si observamos en una matriz el cruce entre los ámbitos de desempeño y los campos culturales, se pueden identificar diferentes “nichos de práctica” desde donde los gestores comienzan su formación desde la práctica, ya sea por asignación o vocación, por ocupación laboral o por voluntariado. Conforme va adquiriendo más experiencias y se capacita, el gestor cultural va ampliando los nichos.

Nichos de práctica de la gestión cultural empírica

Campos /Ámbitos

Gubernamental

Empresarial

Asociativo

Académico

Espacios culturales

Casas de la cultura

Galerías

Centros comunitarios

Museos universitarios

Cultura popular y patrimonio cultural

Programas de fomento y conservación

Representantes artísticos

Asociaciones y colectivos

Investigación y publicaciones

Desarrollo artístico

Talleres artísticos, festivales

Academias de arte

Talleres

Investigación, formación y difusión

Comunicación y medios

Difusión cultural

Radio, televisión

Medios comunitarios

Investigación, formación

Producción

Producción editorial, discográfica

Producción discográfica, editorial, espectáculos

Muestras

Investigación, formación, muestras, festivales

13Por supuesto, no todos los gestores culturales llegan a tener experiencia de todos los nichos, sin embargo, esta matriz puede servir como un mapa general desde donde podemos identificar cómo se van formando desde la práctica los diferentes perfiles. La importancia de esto radica en que cada uno de estos nichos conlleva diferentes concepciones de cultura, formas de hacer gestión cultural, los fines que debe tener la acción cultural y sobre todo las competencias del gestor cultural debe atender para realizar su práctica en ese nicho o esos nichos.

Revisión de la conceptualización

  • 231 Un ejercicio interesante sobre las definiciones de gestión cultural se puede consultar en Román, 20 (...)
  • 232 Winston Licona Calpe, La gestión cultural ¿y eso cómo se come?, Bogotá, s/d, 1997.
  • 233 Jorge Bermudes López, “La profesión de la gestión cultural: definiciones y retos”, Boletín del Port (...)

14Diversos autores han elaborado definiciones sobre lo que es la gestión cultural, *231 aunque la mayoría de ellas son de tipo operativo: más que construir una noción o concepto de la práctica, definen al agente que la practica. Suelen ver al gestor cultural como un organizador de actividades culturales y dan un gran peso a la gestión y administración de los recursos232* como se puede observar en la definición que brinda Bermundes: “[la gestión cultural es la] administración de los recursos de una organización cultural con el objetivo de ofrecer un producto o servicio que llegue al mayor número de público o consumidores, procurándoles la máxima satisfacción”233*.

15Bajo esta visión, el gestor cultural debe tener un amplio conocimiento de los lenguajes artísticos y/o los bienes patrimoniales. La destreza básica reside en la capacidad de diseñar y operar actividades culturales regularmente relacionadas con la promoción, difusión, creación y conservación de los bienes artísticos y patrimoniales. Esta conceptualización operativa se observa en los aparatos burocráticos del Estado que privilegian la administración de los bienes y servicios culturales, pero también es un enfoque neoliberal de la práctica, pues se centra sólo en la eficiencia y eficacia del gestor para llevar a cabo las acciones culturales en el ámbito gubernamental y empresarial.

  • 234 Julieta Ramírez Mejía, “Aproximación conceptual a los estudios de la cultura y la gestión cultural” (...)

16Otro acercamiento conceptual que se ha hecho sobre la gestión cultural, es definirla como una forma de mediación entre diversos agentes culturales (regularmente entre creadores y públicos) que hace posible un diálogo, intercambio y enriquecimiento. Así pues, se entiende como “una serie de estrategias utilizadas para facilitar un adecuado acceso al patrimonio y bienes culturales por parte de diversos grupos sociales”234

17Esta idea implica algunos supuestos epistémicos de lo cultural y lo gestionable: la cultura aparece como ciertos productos y servicios con un lenguaje especializado al que no todos tienen acceso a él, por ello se requiere de un agente especializado que sea capaz de divulgar esos lenguajes a los diversos grupos sociales que no tienen acceso a ellos o que no tienen los elementos para comprenderlos. En ese sentido, la estrategia primordial del gestor es la mediación, privilegiando el fomento de la creación artística y conservación patrimonial, así como la formación de públicos capaces de entender las expresiones artísticas y valorar los bienes patrimoniales. Pero ¿Cómo se ha llegado a esta idea de que la cultura y las personas están separadas por lo que se requiere de un agente mediador que las una? Tal vez para responder esta pregunta habrá que hacer un breve acercamiento al proceso de cosificación y sacralización de la cultura.

18Desde el Siglo XVIII pero sobre todo en el XIX se fue dando un rompimiento de la cultura como un hecho cotidiano que se recrea socialmente, por lo que se da una separación entre el mundo creativo y la vida cotidiana. Esta separación implicó la negación de las prácticas culturales populares como una forma de cultura, dándose mayor importancia a la cultura occidental moderna (y preferentemente burguesa) no solo como un modelo a seguir, sino como el único modelo reconocido y legítimo en una sociedad industrial y capitalista.

19Esta postura jugó un papel importante en las políticas desarrollistas y en la conformación de los Estado Nación que buscaron definir y fomentar una “cultura nacional”, regularmente constituida por algunos elementos de la cultura viva comunitaria que fueron descontextualizados, reconfigurados y resemantizados bajo la mirada academicista y elitista para que fungieran como una herramienta de integración social y legitimación de los grupos de poder.

20En esta lógica moderna, el arte se sacraliza por lo que la creación y el consumo cultural dejan de ser parte de la vida cotidiana comunitaria, generando así una ruptura en cuatro aspectos principalmente. El primero se relaciona con la cosificación de la cultura al visualizarla como bienes valiosos (regularmente artísticos y patrimoniales) que pueden ser creados, poseídos y gestionados por algunos “habilitados” para ello, desvalorando los saberes y las prácticas culturales comunitarias consideradas como “folclóricas”, “vernáculas”, “supersticiones” o “populacheras”.

  • 235 Larry Shiner, La invención del arte. Una historia cultural, Barcelona, Paidós Estética 2004, p. 24.
  • 236 Shiner, op. cit

21El segundo tiene que ver con una marcada diferencia entre las llamadas “bellas artes” (poesía, pintura, arquitectura, música, etc.), la artesanía y las artes populares (fabricar zapatos, bordar, contar cuentos, cantar canciones populares). De acuerdo con esta división, la diferencia entre bellas artes y artesanía se basa, supuestamente, en las finalidades que tienen cada una. Las primeras pasaron a ser objetos y prácticas que eran producto de la inspiración y la destreza, y estaban destinadas a la contemplación235 Por su parte, la artesanía pasó a ser toda aquella producción concebida para ser usada o para entretener al pueblo236.

  • 237 Shiner, op cit., p. 25.
  • 238 Pierre Bourdieu, La distinción, Buenos Aires, Taurus, 2002.

22El tercer aspecto de la ruptura es la separación que se da entre artista y artesano. Anterior a esta división, se usaba de manera indistinta los términos artesano y artista para aquellos que dominaban una ars. Se comenzó a definir como “artista” al creador de “bellas artes” y “artesano” al hacedor de algo útil o de entretenimiento. El cuarto y último aspecto tiene que ver con el placer ante las artes y su relación con la educación y la posesión de cultura237*. Durante la edad media, la contemplación desinteresada sólo era aplicada a Dios. Sin embargo, la Ilustración visualizó la secularización del arte y concibió el crecimiento espiritual del ser humano a través del conocimiento y deleite de las bellas artes. Para ello se fueron constituyendo una serie de instituciones que no sólo enseñaban la técnica para crear arte, sino también para transmitir los conocimientos necesarios para saber identificar y disfrutar de las manifestaciones artísticas. Este capital cultural fue de suma importancia en la formación de campos específicos del gusto y del saber, donde ciertos bienes son valorados por su escasez y limitados a consumos exclusivos, los cuales han servido para construir y renovar la distinción de las élites238.

  • 239 Amalia Signorelli, “Cultura popular y cultura de masa. Notas para un debate”, La teoría y el anális (...)

23Sin embargo, a partir del siglo XX y con el surgimiento y proliferación de los medios de comunicación electrónicos, el consumo cultural tiende a homogeneizarse como resultado de las industrias culturales y sus contenidos. Así, se suele observar una tendencia a homogeneizar la cultura de acuerdo a cánones e intereses de la clase hegemónica, la cual buscaba la pérdida progresiva y la sustitución de los patrimonios culturales tradicionales por una concepción del mundo y de la vida prefabricada e impuesta desde arriba, y por lo tanto, un instrumento de dominación239.

  • 240 Jesús Martín-Barbero, De los medios a las mediaciones. Comunicación, cultura y hegemonía, México, G (...)

24Incluso algunas prácticas culturales populares tienden a reconfigurarse y dejan también de ser parte de la vida cotidiana de las comunidades: La deformación opera por la transformación de la fiesta en espectáculo: algo que ya no es para ser vivido, sino mirado y admirado. Convertida en espectáculo la fiesta, que en el mundo popular constituía el tiempo y el espacio de la máxima fusión de lo sagrado y lo profano, pasará a ser el tiempo y el espacio en que se hará especialmente visible el alcance de su separación: la demarcación nítida entre religión y producción ahora sí oponiendo fiesta y vida cotidiana como tiempos del ocio y del trabajo240.

  • 241 Oscar Moreno, “La enseñanza de la gestión cultural”, Revista Gestión Cultural.0: 1, Buenos Aires, 2 (...)
  • 242 Cohelo Texeira, Diccionario crítico de política cultural: cultura e imaginario, México, ITESO, CONA (...)

25Ante esta separación entre el mundo de la creación y la vida cotidiana, el gestor cultural es visto, por lo tanto, como un agente “intermediador o facilitador entre quienes crean una obra artística o científica, quienes poseen la capacidad financiera y quienes acceden a un determinado bien cultural, esto es, el público”241.Desde esta visión el gestor cultural al ser un mediador cultural: “Ejerce actividades de aproximación entre diversos individuos o grupos de individuos y las obras de cultura. Su uso se generalizó durante la década de los ochenta, al ser una versión contemporánea actualizada de los anteriores animador cultural y agente cultural”242.

26Sin embargo, el gestor cultural no solo es intermediario entre los que crean y los que consumen, también juega un papel importante en mantener un equilibrio entre la oferta que se produce y consume en el mercado así como las limitaciones y control que ejerce el Estado con respecto a la creación a través de sus mecanismos burocráticos de apoyo a la cultura:

  • 243 Ventosa, op. cit., p. 2.

[…] constatamos un fuerte desequilibrio de fuerzas a favor de las leyes del mercado (búsqueda compulsiva de la novedad, dictado de las modas, manipulación mediática...) y del Estado (burocratización cultural, control y domesticación creativa merced a la tendenciosa administración de los recursos y subvenciones...), en detrimento de la libertad creativa y artística. La gestión de la cultura actual se mueve, así, entre la tutela del Estado y la vorágine del Mercado243.

  • 244 Mario Viché González, Intervención sociocultural, Valencia, Dissabte, 1989, p. 139.

27Esta visión tiene implícitamente la metáfora de un puente que ayuda a acercar lo que hay a las orillas de un mismo río, sin embargo esta posición se centra primordialmente en el consumo pasivo de los bienes y la infraestructura cultural que lo hace posible: “La gestión cultural supone una actuación de tipo territorial que tiene como objetivo promover la creación cultural y conectar a los creadores con los medios y canales de producción y difusión así como con el ciudadano, receptor del resultado del proceso creativo”244. En el marco de esta concepción de la gestión cultural como una estrategia de mediación cultural, hay algunos autores que consideran que el gestor cultural no solo es un mediador entre creadores y públicos, sino que también debe generar intermediación entre diversos agentes de un mismo territorio para poder generar acciones culturales con un beneficio común a todos:

  • 245 Pedro González Fernández, “La gestión cultural”, Seminario Cultura y Municipios, Sevilla, Federació (...)

28El gestor cultural es o debería ser un profesional de la “intermediación”, que tendría que conocer, comprender, comunicar y relacionar las políticas culturales de los diferentes agentes que actúan en su territorio, a través de muchos frentes internos y externos de la institución pública245.

  • 246 Moreno, op. cit., p. 15.

29Este matiz implica una visión de lo cultural y lo gestionable relacionado con lo público y la necesidad de una participación equitativa e intercultural entre los diversos agentes culturales en el marco de las política pública: Si se aceptara que sólo se puede gestionar aquella cultura capaz de institucionalizarse y que en ella está imbricada desde su origen la tensión entre lo público (Estado/Gobierno) y el negocio, la gestión cultural deberá incluir necesariamente un registro de las políticas públicas, el reconocimiento del carácter regulatorio de aquella y la participación del sector privado246.

30En ese sentido, Martinell considera que la mediación también implica la generación de visiones sobre una problemática y la elaboración de propuestas desde su propio contexto:

  • 247 Martinell, 1999 op. cit.

[los mediadores] construyen la referencia de una política, es decir, crean las imágenes conceptuales que determinan la percepción del problema, la necesidad o el interés que aportan y las propuestas y soluciones apropiadas a cada situación. […] Estos agentes o mediadores aportan su acción para consolidar una actividad social, pudiendo representar, en un contexto determinado, un potencial democrático importante. Por tal razón, el papel de los agentes culturales en el diseño de una política cultural es un elemento definitorio en la implementación y aplicación de sus contenidos.247

  • 248 En este sentido la mediación cultural es sólo una estrategia de acción cultural que tiene como prop (...)

31Hasta aquí se ha dicho que la gestión cultural se ha concebido como como una ocupación relacionada con la organización de actividades culturales248, pero también como una estrategia de mediación cultural, sin embargo a nuestro parecer ambas concepciones en realidad solo son algunas de las funciones que tiene la gestión cultural como parte de una metodología de trabajo todavía más amplia y compleja, por lo que no puede ser definida en sí misma como una concepción de la gestión cultural; para ello habrá que concebirla más allá de una simple función o actividad ocupacional.

32Un primer acercamiento para ampliar la mirada sería revisar la raíz etimológica de gestionar, al respecto Olmos comenta:

  • 249 Héctor Ariel Olmos, Gestión cultural e identidad. Claves del desarrollo, Madrid, Agencia Española d (...)

[…] Gestar es dar origen, generar, producir hechos. Su raíz latina, gerere, significa conducir, llevar a cabo (gestiones), mostrar (actitudes). De esta forma la gestión podría verse como el proceso por el cual se da origen a algo lo que, de por sí, implica movimiento, crecimiento, transformación creadora, relaciones de todo tipo […] Del mismo origen latino derivan: gesta, la historia de lo realizado por alguien, un héroe, un pueblo y también gesto, como actitud o movimiento expresivo del cuerpo. La gestión, entonces, podría considerarse como ese conjunto de gestos a través de los cuales llegamos a dar sentido histórico a una forma de estar siendo en el mundo.249

33Gestionar por lo tanto implica crear y acompañar, pero con conocimiento de causa que permita identificar de donde se parte y a donde se quiere llegar. Para ello, no solo se requiere una buena intención, o una buena mediación, sino la articulación de conceptos y metodologías que permitan analizar e intervenir en lo cultural.

  • 250 Adolfo Colombres, Nuevo manual del promotor cultural, México, Consejo Nacional para la Cultura y la (...)
  • 251 Margarita Maass, Cultura y cibercultur@ para el desarrollo humano. Cultura y desarrollo humano. Vis (...)
  • 252 Víctor Guédez y Carmen Mendez, “Formación en Gestión Cultural”, Memorias del Encuentro Internaciona (...)
  • 253 Ramírez op. cit.
  • 254 Patricio Rivas Herrera, “El desarrollo en el vértice de la gestión cultural”, Cuaderno no 1. Gestió (...)
  • 255 Lucina Jiménez López, Gestión cultural y lectura en tiempos de diversidad, México, Consejo Nacional (...)
  • 256 José Luis Mariscal Orozco, Gestionar en clave de interculturalidad, México, Consejo Nacional para l (...)

34En ese sentido, diversos autores como Colombres250, Mass251, Guédez252 y Méndez, Ramírez253, Rivas254, Jiménez255 y Mariscal256 han hecho acercamientos de visualizar la gestión cultural como un conjunto articulado tanto de acciones, como de funciones y competencias especializadas no solo en el marco de la mejora de los servicios culturales, sino en un contexto más amplio en términos comunitarios y disciplinares a la vez. Una de las primeras definiciones que sigue esta ruta la encontramos en Guédez y Mendez:

  • 257 Guédez y Méndez, op. cit., p. 256.

La gestión cultural es el conjunto de acciones que potencializan, viabilizan, despiertan, germinan y complejizan los procesos culturales, dentro de su particularidad y universalidad. Es un trabajo organizado, es decir, con sentido. Hace referencia a la animación, la mediación, la promoción, la administración, la habilitación y el liderazgo de los procesos culturales257.

  • 258 Jiménez, op. cit., p. 18.

35En ese tenor Jiménez la define de una manera similar, pero haciendo un énfasis en la participación de la comunidad: “conjunto de estrategias e intervenciones articuladas y diseñadas para el logro de ciertos objetivos de desarrollo cultural, en beneficio de una o varias comunidades, a partir de sus propios contextos y participación”258.

36Consideramos que este último acercamiento conceptual puede explicar de una manera más compleja la gestión cultural, solo habrá que tener en cuenta que el proceso de formalización en el que se encuentra en estos momentos, implica mirar el conjunto articulado de acciones, prácticas y competencias en un marco disciplinar académico referencial.

Articulación disciplinar de práctica y conceptualización

37A partir de lo anteriormente expuesto, se propone conceptualizar a la gestión cultural como un campo interdisciplinar que articula conceptos, metodologías, elementos técnicos y financieros para el análisis e intervención de una organización social dada, a partir del diseño, implementación y evaluación de estrategias de acción cultural.

38¿Por qué es un campo interdisciplinar? Al igual que otros campos interdisciplinares como la comunicación o la educación, requiere de diversos enfoques, herramientas, teorías y metodologías, pero a su vez, también desarrolla elementos conceptuales y metodológicos propios. Hay dos características que hacen la diferencia con otros campos interdisciplinares relacionados con la cultura: a) la gestión cultural tiene como objeto el análisis e intervención de una organización social dada; y b) el diseño e implementación de la acción cultural.

39La primera característica enunciada, tiene como supuesto que todas las sociedades tienen prácticas culturales y sus sentidos que se organizan socialmente, de tal manera que su producción, consumo y reproducción dependerá de cómo los diversos agentes definen: las formas y finalidades de llevarlas a cabo, los recursos disponibles y su acceso; las jerarquías y las reglas del juego, así como la valoración, pertinencia e interpretación de las prácticas culturales; por lo que estos elementos se van a presentar de diferente manera en distintas sociedades o grupos sociales y en el tiempo histórico.

40Con respecto a la segunda característica, la acción cultural es una forma de acción social racional con arreglo a fines de intervención de una situación dada a partir de la generación y/o modificación de las condiciones necesarias para que los agentes conciban sus propios objetivos en el ámbito de la cultura.

  • 259 Yañez, op. cit., p. 103.

41Es una acción social, en el sentido de que es mutuamente referida entre diferentes individuos y que se lleva acabo de manera racional, pero no para la realización de una actividad cultural (como puede ser un concierto, una presentación del libro, etc.), sino para solucionar o atender una problemática cultural a partir de la generación o modificación de las condiciones que hacen posible la existencia de la problemática. Por ello, las actividades culturales no van a ser el fin de la acción cultural, sino el instrumento para la solución del problema o necesidad que se quiere atender. En ese sentido “La acción cultural no se concibe en forma abstracta, sino que establece una relación estrecha entre cultura y práxis política, de esta forma la cultura se asume como una dimensión de la política, la cual hace parte, a su vez, de la cuestión cultural”259.

  • 260 Max Weber, Economía y sociedad, México, Fondo de Cultura Económica, 1984.
  • 261 Michel de Certeau, La cultura en plural. Buenos Aires, Nueva Visión, 1999.
  • 262 Texeira, op. cit.

42Esta definición de acción cultural se construye a partir de tres aportaciones conceptuales: de Weber260 sobre la relación y acción social; de Certau261 al considerar que la acción cultural genera las condiciones para la transformación social; y de Texeira262 en el sentido de que toda acción cultural está referida a los agentes culturales.

43La práctica de la gestión cultural implica por lo tanto una articulación interdisciplinar en el que encontramos intersecciones con otros campos disciplinares, lo cual implica la capacidad de la gestión cultural de apropiarse de sus teorías, conceptos, metodologías, herramientas y técnicas para el logro de los objetivos que se plantean.

44Por ejemplo, en una intersección entre educación y el trabajo comunitario podríamos encontrar la educación popular al retomar o compartir una serie de conceptos y metodologías para el trabajo con ciertos grupos sociales con fines de formación en contextos no escolarizados, donde el contexto, el reconocimiento de saberes y la transformación de lo social juega un papel importante en el diseño y operación de las acciones de formación. Cuando se le agrega la gestión cultural en esta intersección se puede observar otro perfil de trabajo como el de la animación sociocultural. Si agregamos otro campo disciplinar relacionado, por ejemplo, la creación y ejecución artística; podríamos visualizar en las diferentes intersecciones distintos perfiles de conocimiento y práctica como la educación artística, la gestión artística, la gestión cultural comunitaria, etc.

Gráfico 1. La gestión cultural como campo interdisciplinar

Gráfico 1. La gestión cultural como campo interdisciplinar

45Así pues, tal y como se puede observar en los siguientes gráficos, y de manera paralela a los nichos de práctica, las diferentes denominaciones (y perfiles) que se les da a los agentes del sector cultural están relacionadas con las apropiaciones conceptuales, metodológicas, instrumentales y operativas que se hace desde la gestión cultural en las distintas intersecciones con otros campos disciplinares.

Gráfico 2. Intersecciones disciplinares de la gestión cultural con la educación, el trabajo comunitario y la creación artística

Gráfico 2. Intersecciones disciplinares de la gestión cultural con la educación, el trabajo comunitario y la creación artística

Gráfico 3. Intersecciones disciplinares de la gestión cultural con la administración, la economía y la creación artística

Gráfico 3. Intersecciones disciplinares de la gestión cultural con la administración, la economía y la creación artística

46En ese sentido hay ciertas problemáticas, objetos y formas de abordaje que pueden ser compartidas o que se construyen en paralelo con diversas disciplinas y campos interdisciplinares en las que la gestión cultural puede aportar elementos para su análisis e intervención. Así pues el binomio análisis - intervención hacen la diferencia con relación otros campos de las ciencias sociales y las humanidades al preocuparse no solo por entender la cultura, sino que su análisis siempre va a estar dirigido hacia la visualización de rutas para intervenir en ella. Y a comparación de otros campos en los que, si se interviene en la realidad, la diferencia radica en que la acción cultural es la unidad base del objeto de la gestión cultural.

47Sin embargo, no toda la acción cultural se lleva a cabo igual, ya que esta presentará variaciones dependiendo los ámbitos de desempeño y los campos culturales en que se realiza la práctica, de la conceptualización que los agentes hacen de “lo cultural” y el posicionamiento político e ideológico del para qué de la acción cultural.

Bibliographie

Bibliografía

Colombres, Adolfo. Nuevo manual del promotor cultural, México, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, 2009.

Bermudes López, Jorge. “La profesión de la gestión cultural: definiciones y retos”, Boletín del Portal Iberoamericano de Gestión Cultural. 4, Barcelona, 2003.

Bourdieu, Pierre. La distinción, Buenos Aires, Taurus, 2002.

—. El sentido práctico, Madrid, Siglo XXI, 2008.

Certeau, Michel. La cultura en plural. Buenos Aires, Nueva Visión, 1999.

De Zuribia, Sergio; Abello, Ignacio y Tabares, Marta. Conceptos básicos de administración y gestión cultural, Madrid, Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura, 2001.

Guédez, Víctor y Mendez, Carmen. “Formación en Gestión Cultural”, Memorias del Encuentro Internacional sobre Gestión Cultural, Bogotá, Colcultura -SECAB, 1994.

González Fernández, Pedro. “La gestión cultural”, Seminario Cultura y Municipios, Sevilla, Federación Andaluza de Municipios y Provincias, 2003.

Jiménez López, Lucina. Gestión cultural y lectura en tiempos de diversidad, México, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, 2012.

Licona Calpe, Winston. La gestión cultural ¿y eso cómo se come?, Bogotá, s/d, 1997.

Mariscal Orozco, José Luis. “La formación y capacitación de los gestores culturales”, Apertura, Revista de Innovación Educativa, 4: 6, Guadalajara, 2006, 56-73.

—. Educación y gestión cultural. Experiencias de acciones culturales en prácticas educativas. Guadalajara, Universidad de Guadalajara, 2009.

—. Gestionar en clave de interculturalidad, México, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, 2015.

Martín-Barbero, Jesús. De los medios a las mediaciones. Comunicación, cultura y hegemonía, México, Gustavo Gili, 1998.

Martinell, Alfons. “Los agentes culturales ante los nuevos retos de la gestión cultural”, Revista Iberoamericana de Educación, 20, Madrid, Mayo – Agosto 1999.

—. La gestión cultural: singularidad profesional y perspectivas de futuro. Girona, Cátedra Unesco de Políticas culturales y Cooperación, 2001.

Maass, Margarita. Cultura y cibercultur@ para el desarrollo humano. Cultura y desarrollo humano. Visiones humanistas de la dimensión simbólica de lo individual y social, México, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes e Instituto Mexiquense de Cultura, 2006.

Moreno, Oscar. “La enseñanza de la gestión cultural”, Revista Gestión Cultural.0: 1, Buenos Aires, 2003.

Olmos, Héctor Ariel. Gestión cultural e identidad. Claves del desarrollo, Madrid, Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, 2009.

Ornelas Tavares, Gloria Evangelina. Formación docente ¿En la cultura? Un proyecto cultural educativo para la escuela primaria. México, Universidad Pedagógica Nacional, 2000

Quintana Cabañas, José María. “Relaciones entre animación sociocultural y gestión cultural”, Pedagogía social: revista interuniversitaria, 12, Salamanca, 1995, 151-156

Ramírez Mejía, Julieta. “Aproximación conceptual a los estudios de la cultura y la gestión cultural”, Revista Escuela de Administración de Negocios, 6, Bogotá, mayo 2007.

Rivas Herrera, Patricio. “El desarrollo en el vértice de la gestión cultural”, Cuaderno no 1. Gestión de políticas Culturales, Ecuador, Ministerio de Cultura del Ecuador, 2011.

Shiner, Larry. La invención del arte. Una historia cultural, Barcelona, Paidós Estética 2004.

Signorelli, Amalia. “Cultura popular y cultura de masa. Notas para un debate”, La teoría y el análisis de la cultura. Guadalajara, CONACyT y Universidad de Guadalajara, 1986.

Texeira, Cohelo. Diccionario crítico de política cultural: cultura e imaginario, México, ITESO, CONACULTA y Secretaría de Cultura Jalisco, 2000.

Touriñán, Juan Manuel. “Educación y gestión cultural. Exigencias de la competencia técnica”, Revista de Educación, número extra 1, Madrid, 2002, 179-198

Ventosa Pérez, Víctor. “Animación Animación y Gestión Cultural: convergencias y diferencias”, Quaderns d’animació i Educació Social, 7, Sevilla, enero 2008, 1-7.

Viché González, Mario. Intervención sociocultural, Valencia, Dissabte, 1989.

Weber, Max. Economía y sociedad, México, Fondo de Cultura Económica, 1984.

Yañez Canal, Carlos. La identidad del gestor cultural en América Latina. Un camino en construcción, Manizales, Universidad Nacional de Colombia, 2013.

Notes

223 Este artículo, forma parte de los resultados de la investigación “Emergencia de la gestión cultural como campo académico” apoyado por el Fondo sectorial Ciencia Básica del CONACyT 2015.

224 Pierre Bourdieu, El sentido práctico, Madrid, Siglo XXI, 2008.

225 La diferencia entre “gestión de la cultura” y “gestión cultural”, es que la primera se refiere al fenómeno empírico etnográfico en que los sujetos diseñan y operan la acción cultural, pues lo que se gestiona no es propiamente la cultura, sino dicha acción; por su parte la segunda hace referencia al concepto (y por lo tanto la abstracción y normalización) de esa práctica social que ha implicado su formalización profesional y disciplinar.

226 Sergio de Zuribia, Ignacio Abello, y Marta Tabares, Conceptos básicos de administración y gestión cultural, Madrid, Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura, 2001.

227 Alfonso Martinell, La gestión cultural: singularidad profesional y perspectivas de futuro. Girona, Cátedra Unesco de Políticas culturales y Cooperación, 2001.

228 Para una revisión más amplia sobre el tema consultar: José Luis Mariscal Orozco, “La formación y capacitación de los gestores culturales”, Apertura, Revista de Innovación Educativa, 4: 6, Guadalajara, 2006, 56-73; Víctor Ventosa Pérez, “Animación Animación y Gestión Cultural: convergencias y diferencias”, Quaderns d’animació i Educació Social, 7, Sevilla, enero 2008, 1-7; José María Quintana Cabañas, “Relaciones entre animación sociocultural y gestión cultural”, Pedagogía social: revista interuniversitaria, 12, Salamanca, 1995, 151-156; y Carlos Yañez Canal, La identidad del gestor cultural en América Latina. Un camino en construcción, Manizales, Universidad Nacional de Colombia, 2013.

229 Para una visión más amplia de este ámbito ver José Luis Mariscal Orozco, Educación y gestión cultural. Experiencias de acciones culturales en prácticas educativas. Guadalajara, Universidad de Guadalajara, 2009; Juan Manuel Touriñán, “Educación y gestión cultural. Exigencias de la competencia técnica”, Revista de Educación, número extra 1, Madrid, 2002, 179-198; Gloria Evangelina Ornelas Tavares, Formación docente ¿En la cultura? Un proyecto cultural educativo para la escuela primaria. México, Universidad Pedagógica Nacional, 2000; y Alfons Martinell, “Los agentes culturales ante los nuevos retos de la gestión cultural”, Revista Iberoamericana de Educación, 20, Madrid, Mayo – Agosto 1999.

230 Cabe mencionar que estos no son necesariamente los campos de la gestión cultural, sino más bien los campos desde donde se forma en la práctica.

231 Un ejercicio interesante sobre las definiciones de gestión cultural se puede consultar en Román, 2011.

232 Winston Licona Calpe, La gestión cultural ¿y eso cómo se come?, Bogotá, s/d, 1997.

233 Jorge Bermudes López, “La profesión de la gestión cultural: definiciones y retos”, Boletín del Portal Iberoamericano de Gestión Cultural. 4, Barcelona, 2003, p. 3.

234 Julieta Ramírez Mejía, “Aproximación conceptual a los estudios de la cultura y la gestión cultural”, Revista Escuela de Administración de Negocios, 6, Bogotá, mayo 2007, p. 17.

235 Larry Shiner, La invención del arte. Una historia cultural, Barcelona, Paidós Estética 2004, p. 24.

236 Shiner, op. cit

237 Shiner, op cit., p. 25.

238 Pierre Bourdieu, La distinción, Buenos Aires, Taurus, 2002.

239 Amalia Signorelli, “Cultura popular y cultura de masa. Notas para un debate”, La teoría y el análisis de la cultura. Guadalajara, CONACyT y Universidad de Guadalajara, 1986, p. 416.

240 Jesús Martín-Barbero, De los medios a las mediaciones. Comunicación, cultura y hegemonía, México, Gustavo Gili, 1998, p. 100.

241 Oscar Moreno, “La enseñanza de la gestión cultural”, Revista Gestión Cultural.0: 1, Buenos Aires, 2003, p. 1.

242 Cohelo Texeira, Diccionario crítico de política cultural: cultura e imaginario, México, ITESO, CONACULTA y Secretaría de Cultura Jalisco, 2000, p. 328.

243 Ventosa, op. cit., p. 2.

244 Mario Viché González, Intervención sociocultural, Valencia, Dissabte, 1989, p. 139.

245 Pedro González Fernández, “La gestión cultural”, Seminario Cultura y Municipios, Sevilla, Federación Andaluza de Municipios y Provincias, 2003, p. 12.

246 Moreno, op. cit., p. 15.

247 Martinell, 1999 op. cit.

248 En este sentido la mediación cultural es sólo una estrategia de acción cultural que tiene como propósito la promoción de un bien o servicio cultural en un grupo social determinado.

249 Héctor Ariel Olmos, Gestión cultural e identidad. Claves del desarrollo, Madrid, Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, 2009, p. 53.

250 Adolfo Colombres, Nuevo manual del promotor cultural, México, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, 2009.

251 Margarita Maass, Cultura y cibercultur@ para el desarrollo humano. Cultura y desarrollo humano. Visiones humanistas de la dimensión simbólica de lo individual y social, México, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes e Instituto Mexiquense de Cultura, 2006.

252 Víctor Guédez y Carmen Mendez, “Formación en Gestión Cultural”, Memorias del Encuentro Internacional sobre Gestión Cultural, Bogotá, Colcultura -SECAB, 1994.

253 Ramírez op. cit.

254 Patricio Rivas Herrera, “El desarrollo en el vértice de la gestión cultural”, Cuaderno no 1. Gestión de políticas Culturales, Ecuador, Ministerio de Cultura del Ecuador, 2011.

255 Lucina Jiménez López, Gestión cultural y lectura en tiempos de diversidad, México, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, 2012.

256 José Luis Mariscal Orozco, Gestionar en clave de interculturalidad, México, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, 2015.

257 Guédez y Méndez, op. cit., p. 256.

258 Jiménez, op. cit., p. 18.

259 Yañez, op. cit., p. 103.

260 Max Weber, Economía y sociedad, México, Fondo de Cultura Económica, 1984.

261 Michel de Certeau, La cultura en plural. Buenos Aires, Nueva Visión, 1999.

262 Texeira, op. cit.

Table des illustrations

Titre Gráfico 1. La gestión cultural como campo interdisciplinar
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/7919/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 24k
Titre Gráfico 2. Intersecciones disciplinares de la gestión cultural con la educación, el trabajo comunitario y la creación artística
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/7919/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 23k
Titre Gráfico 3. Intersecciones disciplinares de la gestión cultural con la administración, la economía y la creación artística
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/7919/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 22k

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search