Version classiqueVersion mobile

Conceptos clave de la gestión cultural. Volumen II

 | 
José Luis Mariscal Orozco
, 
Ursula Rucker

Emprendimiento cultural

Denominación para pensar y contextualizar

Sandra Velásquez Puerta

Texte intégral

1Buscar información sobre emprendimiento cultural implica encontrarse con muchas cifras económicas sobre la cultura, programas estatales y privados de apoyo a emprendimientos y términos que hasta hace poco eran alejados de la gestión cultural como cadena de valor e idea de negocio por ejemplo.

  • 191 El programa Fortalece Cultura, es una iniciativa liderada por la Universidad Nacional de Colombia s (...)

2Definir el concepto emprendimiento cultural para América Latina, es un ejercicio que tomará como referencia la documentación que se ha producido sobre el tema, la reflexión fruto de la experiencia vivida desde los cursos que he orientado, el trabajo que en la actualidad realizamos con el programa Fortalece Cultura191 para emprendedores culturales y la cercanía a iniciativas de emprendimiento en eventos y reuniones del sector.

3El camino que vamos a recorrer se vale de la metáfora del tejido. El inicio es un nudo donde convergen las denominaciones en torno al emprendimiento cultural, luego se organizará la madeja cuando a los planteamientos dados por los documentos se sume la perspectiva de los emprendedores y finalmente se alista la trama para tejer con una propuesta de inquietudes que conduzcan a la reelaboración del concepto que pueda ser útil para la realidad de la gestión cultural en Latinoamérica.

El nudo

  • 192 Gaëtan Tremblay, “Desde la teoría de las industrias culturales. Evaluación crítica de la economía d (...)

4En el nudo evidenciaremos las tensiones, contradicciones y preocupaciones frente al avance que han tenido los términos relacionados con el emprendimiento cultural. Para entender la denominación emprendimiento cultural debemos remitirnos a un marco más amplio, la relación entre economía y cultura. Desde la Escuela crítica de la Comunicación o Escuela de Franckfurt (1948), en la Industria Cultural la relación entre capital y creación desembocaría en la muerte del arte, la relación entre único y reproductividad generaría una pérdida de valor artístico. Sin embargo, como afirma Tremblay lo que ha pasado desde los 70’s es el replanteamiento de los cánones artísticos, nuevos lenguajes y prácticas. Es a finales del siglo XIX cuando las industrias culturales desvirtúan la extinción de la actividad creadora señalada por Adorno y Horkeimer192.

  • 193 Reflexiones significativas de ambos autores como. De los Medios a las Mediaciones y Oficio de Cartó (...)

5A la reflexión de Tremblay es necesario acompañarla de los planteamientos de autores latinoamericanos que han marcado hito en la reflexión sobre la comunicación y la cultura. La capacidad de estas industrias en los procesos de identidad, los planteamientos desde las mediaciones de los receptores y una postura de consumo que difiere del consumismo planteados por Jesús Martín Barbero y Néstor García Canclini193 muestran que más allá de la manipulación de los intereses económicos, los contenidos de la industria del cine, la música y la televisión contribuyeron no solo a la identidad nacional, sino también a forjar un reconocimiento sobre lo que constituye ser latinoamericano. En ese sentido, mas que un efecto negativo de la economía sobre la creación, se logró la circulación de la producción cultural nacional en otros países latinoamericanos y hacia el mundo. La ranchera, el tango, la cumbia, en el caso de la música. El cine mexicano y la novela brasileña y venezolana así lo evidencian; sus contenidos circularon por los países dando a conocer la cultura local y proyectaron hacia otros continentes una manera de ser latinoamericano.

6Ahora bien, si volvemos a la evolución del concepto, en los 70´s la Unesco cambia la denominación del singular al plural y define a las industrias culturales como aquellos y bienes y servicios que combinan la creación, la producción y la comercialización de contenidos creativos protegidos por el derecho de autor. Hasta este momento no se hacía precisión entre el tamaño de las organizaciones, ni énfasis con relación al ánimo de lucro. La diferenciación comienza desde 1990 cuando aparece el concepto el Industria creativa en Australia e Inglaterra. Este concepto define a las pequeñas organizaciones que tienen como eje a la creatividad y que pueden generar empleos. Según la definición de Braun:

  • 194 E.Braun y M.Lavanga, An internacional Comparative Quick Scan of Nacional Policies for Creative Indu (...)

“Actividades que tienen su origen en la actividad individual, la habilidad y el talento, y que tienen potencialidades para la creación de empleo y trabajo a través de la generación y explotación de propiedad intelectual”194.

7El cambio de industria cultural/industrias culturales a industria creativa genera no solo un cambio de perspectiva de las grandes compañías a las pequeñas organizaciones, pymes y emprendimientos, sino también uno de los orígenes del nudo. En muchas ocasiones al buscar sobre emprendimiento cultural se alude a industria cultural cuando las lógicas de creación, producción, distribución y consumo son diferentes, pues los emprendimientos son pequeñas organizaciones mientras la industria se refiere a multinacionales.

8Es verdad que la cadena de valor puede ser similar tanto en las grandes industrias culturales como en los emprendimientos y que existe relación entre ambos tipos de organización, en razón a los cambios económicos que ha sufrido la producción cultural. Sin embargo, las Industrias culturales en la actualidad no se encargan de descubrir talentos porque su accionar en varios países como multinacional no les permite arriesgarse con nuevas propuestas, por ello aprovechan los esfuerzos de las pymes para que su inversión pueda dar resultados económicos más rápido y en muchos países.

9El uso de industria cultural y creativa que unifica su denominación deja de lado diferencias e implicaciones propias del tamaño de las organizaciones, de su relación con el contexto donde se producen y consumen, diferencias que existen en el relacionamiento entre el creador y su público, normativa que concierne a un tipo de organización y no a otra, porque como en otros sectores no es lo mismo pensar en una pyme que en una multinacional para efectos de relación con la institucionalidad pública, privada y del tercer sector.

  • 195 Las características que el documento precisa ambos tipos de organización son: tienen a la creativid (...)

10Ejemplo de esta denominación común lo encontramos en la Guía para las políticas para las industrias culturales y creativas de la Unesco: “[Las industrias culturales y creativas] Son los sectores de actividad que tienen como objeto principal la creatividad, la producción o reproducción, la promoción, la difusión y la comercialización de bienes, servicios y actividades de contenido cultural, artístico o patrimonial”195

  • 196 El cuadro creado por Mario D’Angelo también ha sido reflexionado por César Palmeiro y reelaborado p (...)

11Ir desenredando el nudo implica clarificar la situación entre las relaciones entre las industrias culturales y creativas, para ello, adaptamos la reflexión sobre la industria del disco presentada por Mario D´Angelo196.

Majors (Multinacionales) Pymes/Indies/Independientes
Grupo diversificado de actividades económicas entre ellas culturales Muy poca o ninguna actividad diversificada
Empresa grande con mucha filiares Emprendedor individual, empresa mediana mono nacional o con pocas filiares
Fabricantes de soportes Raramente fabrican soportes
Parte del mercado mundial, de significativa a fuerte, líder Parte del mercado mundial insignificante o débil
Líder en los principales mercados territoriales Parte débil o insignificante del mercado nacional, pocas veces líder
Productos internacionales y departamentos internacionales en las filiares encargadas de comercializar los productos Productos conocidos primero en función de un mercado nacional, eventualmente exportados
Parte significativa de productos internacionales en las estadísticas el mercado mundial Parte de exportaciones débil en las estadísticas del mercado
Distribuidor Raramente distribuidor
Segmento de productos, mercados, estructura y autonomía de segmentos financieros/ estrategias Segmento producto mercado más o menos automatizados, segmento finanzas/ estrategias poco constituidas
Grandes vedettes Política de segmentación de mercado nichos, compra impulsiva

12Ahora bien, la dificultad con los conceptos se acrecienta cuando aparecen otros términos: industria de contenido, industria del entretenimiento, industria protegida por el derecho de autor o incluso, empresa informativa.

  • 197 Sandra Velásquez, De los Andes al Caribe. La Diversidad de la Industria de la música en Colombia, M (...)

13La industria de contenido hace énfasis en la naturaleza tecnológica del soporte de estas organizaciones que sirve para unificar actividades muy diversas con el argumento de la plena convergencia de la cultura con la informática y las comunicaciones. La industria del entretenimiento es una postura en las negociaciones de libre comercio frente a los bienes y servicios culturales defendida por Estados Unidos contraria a la excepción cultural planteada por Francia y Canadá. Cuando la denominación hace la referencia en el derecho de autor tiene implicaciones sobre la propiedad de la creación y finalmente la empresa informativa es un concepto planteado por Alfonso Nieto y Francisco Iglesias, que para los medios de comunicación los entiende desde la relación entre el valor de la información y la gestión empresarial197.

14Como puede apreciarse las denominaciones tienen incidencias que van desde el tamaño de las organizaciones hasta las negociaciones de libre comercio. Si retomamos la madeja frente al concepto emprendimiento cultural, antes de presentar las definiciones encontradas es importante referirnos a la Economía Creativa.

15El paso de las denominaciones cultural y creativa que evidenciamos también cobra sentido cuando en lugar de referirnos a economía cultural hablamos de economía creativa. Lo creativo se sitúa en la sociedad de la información y del conocimiento, un estadio nuevo en el desarrollo del capitalismo que identifica valor en el trabajo intelectual, en el trabajo científico y creativo según Daniel Bell y que, desde la visión de Schumpeter se centra en la innovación:

  • 198 N.Garnham, “De las industrias culturales a las creativas. Análisis de las implicaciones en el Reino (...)

16los emprendedores creaban nuevos productos y procesos que generaban nuevos mercados. La novedad misma de la innovación significaba que no había competencia. El incentivo para innovar, a pesar de los elevados riesgos que surgían de la incertidumbre inherente a si existiría demanda para la innovación, provenían de las super ganancias que se derivarían de una innovación exitosa durante el periodo en que todavía sería un monopolio198.

17Lo creativo implica también la incursión del software y la cercanía con los desarrollos de las TIC´s. La economía creativa, es una respuesta a la decadencia del sector manufacturero, se posiciona como una fuente de empleo y exportación, se plantea como una promesa para un futuro económico mejor donde los recursos creativos con los que se trabaja son ilimitados.

  • 199 Felipe Buitrago e Iván Duque, La economía naranja una oportunidad infinita, New York, Banco Interam (...)

18La economía creativa, desde la perspectiva de la Economía Naranja – uno de los textos más reconocidos relacionados con el emprendimiento cultural-, “representa una riqueza enorme basada en el talento, la propiedad intelectual, la conectividad y por supuesto, la herencia cultural de nuestra región”199.

19Ahora bien, inmerso en la economía creativa o economía naranja es donde debe ubicarse al emprendimiento cultural. El origen del término emprendimiento cultural implica traer a colación las definiciones aportadas por Charles Leadbeater y Kate Oakley en el texto The independents Britain´s New Cultural Entrepreneurs:

  • 200 Ch. Leadbeater y K.Oakley, The Independents Britain’s new cultural entrepreneur, Londres, Demos, 19 (...)

20Acogemos un concepto de emprendimiento cultural entendido como aquellas actividades y procedimientos basados en fórmulas organizativas sociales y privadas que, entendidas genéricamente bajo la fórmula de industrias creativas, toman como base el riesgo, la innovación y la responsabilidad, encaminados a la generación de bienes y servicios culturales como cauce para la expresión de la creatividad y de los valores simbólicos –de origen individual y colectivo– de la sociedad y de ampliación de las posibilidades de acceso a la cultura y de apropiación por los individuos y los grupos de los bienes simbólicos tangibles e intangibles presentes en la vida cultural200.

  • 201 Corporación de Fomento de la producción y asociación chilena de tecnologías de información A.G., Pr (...)

21A esta definición, de emprendimiento cultural también le han aparecido otras maneras de llamarlo. Es así como encontramos los Emprendimientos Creativos y Culturales y las Industrias Artísticas, Culturales y Creativas. El primero está definido como: “Procesos de desarrollo y creación de oferta, donde actividades económicas se transforman en bienes de valor creativo y cultural”201.

22El segundo está enunciado así:

  • 202 Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la ciudad autónoma de Buenos Aires, “Industrias artís (...)

23Las Industrias Artísticas, Creativas y Culturales (IACC) engloban a los sectores que emplean la creatividad como insumo principal. Su proceso productivo involucra la generación de y conexión de ideas que luego son transformadas en bienes o servicios con valor que, generalmente, son transables. Se trata de un sector muy heterogéneo y atomizado, poblado principalmente por emprendedores que trabajan en red202.

24Si la confusión entre las denominaciones es una de las hebras del nudo que debemos desenredar, otra de las puntas es la confusión que se presenta cuando se iguala emprendimiento cultural a sector cultural. Pareciera que toda la actividad de la cultura debe pensarse en clave de idea de negocio, por ello se importante traer a colación el gráfico realizado por el Centro de Estudios Regionales Cafeteros y empresariales que reconoce no solo la diferenciación entre Industrias culturales y creativas, sino también el sector cultura y otras actividades culturales.

Grafico: Centro de Estudios Regionales Cafeteros y Empresariales (Crece) y Ministerio de Cultura Colombia (2005: 19)

Grafico: Centro de Estudios Regionales Cafeteros y Empresariales (Crece) y Ministerio de Cultura Colombia (2005: 19)

Haciendo la madeja

25Una vez señaladas las tensiones del nudo fruto de las diferentes denominaciones y la incursión de diferentes sectores, debemos iniciar con la madeja que nos permita, posteriormente, tejer. En la madeja nos enfocaremos las definiciones desde la etimología del término y en el contexto donde se da el emprendimiento cultural: el emprendedor, las normativas y los programas de apoyo a los emprendedores.

  • 203 http://etimologias.dechile.net/?emprendedor
  • 204 Idem.

26La palabra emprendedor desde el origen latino viene de imprendere (acomenter), que significa según el Diccionario de la Real Academia203: decidirse a una acción o empezar a ejecutarla, intentar, emprender. Según el Diccionario etimológico204 es la persona que tiene decisión e iniciativa para empezar a hacer alguna cosa difícil.

27Las definiciones etimológicas del término remiten a personas capaces de generar una acción que tiene como característica la dificultad. En la literatura sobre el emprendedor tendríamos que sumarle la palabra riesgo. En América Latina se presenta una paradoja porque hemos tenido emprendedores culturales siempre aunque no hayan realizado planes de negocio:

  • 205 Ministerio de Cultura, Compilación de las investigaciones desarrolladas por el grupo de emprendimie (...)

28“Los creadores culturales de nuestros países suelen enfrentar condiciones muy difíciles, con una fuerza, una imaginación y una creatividad que los ha hecho emprendedores, sin que lo sepan o se les llame así”205.

  • 206 Jaron Rowan, Emprendizajes Culturales. Discursos, instituciones y contradicciones de la empresarial (...)

29Lo que no hemos tenido ha sido un sector cercano a las dinámicas económicas y por ello la resistencia ante los discursos de emprendimiento y economía creativa. En cultura, la incursión de la economía vincula a personas que habían estado ajenas a estas dinámicas porque antes tenían ayudas del Estado o porque no se habían considerado agentes económicos206.

30Si bien la resistencia persiste en algunas personas, con los jóvenes el caso es contrario como lo ejemplifica la presentación de un emprendimiento cultural uruguayo:

  • 207 Gestión Cultural UY (GCuy), Emprendedores y empredimientos culturales por dentro-Parte I, 2016, En: (...)

31Nos definimos como emprendedores, generamos nuestros propias oportunidades para hacer andar nuestros proyectos. Somos una organización conformada por un equipo interdisciplinario: gestión cultural, educación social, educación popular, psicología, desarrollo territorial, expresión corporal y artística. Somos cinco, y todos venimos del interior del país. Aunque por razones de logística nos hemos radicado en -o cerca de- Montevideo207.

  • 208 M. Urteaga, “De jóvenes contemporáneos: Trendys, emprendedores y empresarios culturales”, Francisco (...)
  • 209 Opinión de emprendedores culturales de Manizales, Colombia expresado en evento Café Cultural, Maniz (...)

32Efectivamente, los jóvenes trabajan en condiciones de independencia, están conectados con la tecnología, aprenden de las generaciones adultas, tienen una relación sin fronteras entre ocio y trabajo, trabajan de manera colaborativa, tienen múltiples empleos que les permiten llevar a cabo sus iniciativas de emprendimiento, desean estar en movimiento y no les gusta la vigilancia ni el ambiente de oficina, es por ello que se consideran gestores de su propia actividad208. Estos jóvenes manifiestan que el emprendimiento les permite trabajar en lo que más les gusta, tener flexibilidades de tiempo y estar en permanente búsqueda de desarrollo de iniciativas nuevas, privilegian la autonomía sobre la precariedad económica y reivindican – en algunos casos- la necesidad de vivir de lo que hacen209.

  • 210 En este texto nos referimos a industria cultural cuando se alude a multinacionales e industria crea (...)

33La madeja ahora la hilamos desde las normativas relacionadas con el emprendimiento cultural. Las leyes de economía creativa han comenzado a debatirse y aprobarse en los ámbitos nacional y local. En los textos se justifica su aprobación por la importancia económica del sector cultural-casi siempre adjuntando cifras-, por la posibilidad de proyectar la cultura en lo global y también se alude a la diversidad, el patrimonio y la identidad. Los documentos generalmente incluyen la definición de los sectores que comprende esta economía, fondos de apoyo, creación de consejos, sistemas de información, estímulos tributarios y en algunos casos, acciones en relación con el sector educativo, participación de la academia desde investigaciones y registro de emprendimientos. Las normativas consultadas Buenos Aires, Puerto Rico, México Distrito General, Sao Paulo y Colombia evidencian no solo la necesidad de formalizar al sector cultural, sino también un mayor predominio de los términos económicos frente a las realidades del sector cultural. Podría decirse que aunque se refieren a la economía creativa están pensadas desde lógicas de industria cultural210.

  • 211 Algunos ejemplos de estos sitios son: Ideame, Vientos del sur, Gestión Cultural UY.

34En oposición a la normativa donde predomina lo económico, en los programas de formación para emprendimientos culturales, los sitios web de las asociaciones, redes y otros portales sobre el tema generados desde los creadores, gestores y la academia, los planteamientos reflejan más cercanía con las dinámicas del sector cultural211. Las ideas de innovación social, el trabajo colaborativo, la transformación social y la producción sustentable contrasta con los textos de las leyes aprobadas.

  • 212 En la presentación del star model se afirma que poner en marcha proyectos so empresas del sector so (...)

35Desde el sector han aparecido modelos para la formulación de la idea de negocio alternativos al Canvas, han cambiado los términos y metodologías para no generar tanta ruptura con las necesidades e intereses del sector cultural. Es así como star model212 se presenta como un modelo (formato) para presentar ideas de negocio de lo social, lo artístico y lo cultural. En este modelo la fuerza está en el sentido del emprendimiento.

  • 213 Emprendimiento cultural para el patrimonio congreso del folclor

36Las metodologías de programas de emprendimiento cultural como Activos Culturales213, Fortalece Cultura o Herramientas para Camaleones dan cuenta otras maneras de capacitar y acompañar a los creadores. La generación de estas iniciativas desde creadores o gestores culturales que conocen la sensibilidad, expectativas y necesidades del creador, de las comunidades, el público y contexto donde se da la acción cultural permiten mediar en un tema que es al mismo tiempo cultural, social y económico.

37En la realidad, además de los programas directamente relacionados con el emprendimiento es necesario referirnos al proceso de profesionalización que ha venido teniendo la gestión cultural desde los ámbitos académicos informales y formales. Los gestores desarrollan en sus procesos de aprendizaje diferentes capacidades:

  • 214 Schargorodsky, Un perfil del gestor cultural profesional en América Latina y el Caribe: Su relación (...)

38En las necesidades de formación aparecen claros los aspectos más gerenciales de la gestión fundamentalmente en cuanto a la planificación estratégica y el manejo y búsqueda de recursos, imprescindibles en una gestión social de los proyectos. La oferta se construye, en correspondencia con la demanda, en el interjuego de dos aspectos formativos: la disciplinaria (técnica, artística y sociocultural) y la propiamente gestionaria214.

  • 215 Jaron Rowan, Emprendizajes Culturales. Discursos, instituciones y contradicciones de la empresarial (...)

39Es justamente desde el conocimiento en temas de gestión que los emprendedores culturales también pueden buscar el asesoramiento empresarial pues como afirma Rowan no se identifican ni con el sector cultural ni con el sector empresarial más duro. Los emprendedores requieren asesoría de personas con las que se quieren identificar. Siguiendo con el autor, no desean que “hombres de traje” los asesoren porque no saben de esas nuevas industrias215.

¿Tejemos juntos?

  • 216 Unesco, Políticas para la creatividad, Guía para el desarrollo de las industrias culturales y creat (...)

40La clave para lograr la transformación consiste en crear una nueva arquitectura económica capaz de entender los comportamientos atípicos de las industrias creativas y culturales. Esta reconversión, entre otras exigencias, requiere modificar tanto los perfiles empresariales como los marcos fiscales, de inversión y de comercio internacional de productos y servicios culturales. En resumen, depende de la capacidad de concebir, diseñar y aplicar desde el Estado una política nacional de desarrollo de las industrias culturales y creativas”216

41Habitamos un continente que ha reflexionado de manera crítica los efectos de la industria cultural, que ha entendido que las mediaciones se dan no solo en los procesos de recepción sino también desde la producción de contenidos y desde el consumo. Que ha debatido el concepto de desarrollo. Un territorio diverso en el que algunas expresiones artísticas perdieron su origen nacional porque se entienden desde el ser latinoamericano, lo que sucede con la música, el cine, las artesanías, la gastronomía. Tenemos herencia de circulación de contenidos culturales en tiempos de las identidades nacionales, nuestras comunidades indígenas comparten tradiciones, patrimonios tangibles o intangibles. Somos un conjunto de países cuya población joven excede a otros continentes. Hemos reflexionado en torno al decolonialismo, a la necesidad de la generación de modelos propios, ahora es el momento de pensarlos para la relación entre economía y cultura en el emprendimiento cultural.

42Es necesario contextualizar la definición el emprendimiento cultural en América Latina haciendo un reconocimiento a las dinámicas reales del sector cultural que es solidario, colaborativo, que por años ha generado prácticas de autogestión. Para ello debemos valorar el papel que en la actualidad juegan los puntos de cultura, los colectivos, las mingas, los trueques, los procesos comunitarios, las economías subjetivas, alternativas, del bien común que piensan en opciones como bancos de tiempo o monedas alternativas. Pensar la cultura desde una dimensión más allá de lo económico constituye para los países latinoamericanos entender su relación con lo social, con el aporte que ella representa a la solución de problemáticas relacionadas con poblaciones en contextos de vulnerabilidad.

  • 217 Ministerio de Cultura Brasil, Proyecto de la Secretaria de Economía Creativa, Políticas, irecrices (...)

43Independiente del recorte presupuestal o metodológico que va a definir la opción por la economía creativa, o por la economía de la cultura, o por la industria creativa o cultural, su contexto, el lugar donde las convergencias son encontradas y las divergencias son aplanadas, es su nexo con el desarrollo. Necesitamos hoy de un programa que pueda contribuir para asentar la cultura en el centro del debate sobre el desarrollo, no solo por el papel creciente que la cultura ocupa como factor de ingresos para la economía, sino por su contribución a las estrategias de reducción de la pobreza, de favorecimiento a la creación endógena y de promoción de la diversidad217.

  • 218 Rubens Bayardo, Sobre el financiamiento público de la cultura. Políticas culturales y economía cult (...)

44Desde las políticas culturales es importante tener presente las reflexiones de Rubens Bayardo cuando plantea la necesidad de pensar que el financiamiento de la cultura requiere consenso y conflicto, dejar de percibirla como gasto suntuario y antieconómico para pensar desde la perspectiva de inversión donde lo privado, comunitario y público dialoguen218. El mismo autor sugiere ampliar las esferas de la distribución y comercialización que posibiliten la circulación de múltiples manifestaciones, pues casi siempre se promueve la producción y el consumo, sólo los dos extremos en la cadena de valor eliminando las mediaciones de toda la cadena. Que se presente apoyo a la creación de pequeñas y medianas industrias, regulaciones y controles al sector cultural. Con ello la producción en abundancia y el consumo cultural en los países latinoamericano pueden tener los canales adecuados de acceso de los bienes y los servicios para posibilitar un encuentro democrático y representativo de la pluralidad de las necesidades y de las demandas de la sociedad.

  • 219 “Someter la actividad cultural a las normas y los criterios de los mercados de consumo equivale a e (...)

45Tejer implica reconocer que el mercado por si solo no regula, que la producción cultural es diferente de otros bienes y servicios219 por el sentido de su contenido en relación con la identidad, el patrimonio, la diversidad. Que el sector cultural y social tienen rentabilidades diferentes y que los países latinoamericanos en un contexto globalizado requieren tomar decisiones culturales y económicas sobre la riqueza de su producción cultural y también, frente a las alternativas para su defensa y protección, así como lo hacen Estados Unidos o Francia cuando determinan cuotas audiovisuales, por ejemplo.

46Tejer implica retomar la diferencia entre las industrias multinacionales de la cultura, que corresponden a las características de la industria cultural y aquellas pymes y emprendimientos que responden a la industria creativa. No son lo mismo y por ello se requiere no solo denominaciones diferentes, sino también legislaciones que determinen estímulos y gravámenes diferentes, condiciones para el comercio e intercambio que reconozcan aspectos económicos formales y las dinámicas de la producción cultural que pasa por lo underground, lo alternativo, lo informal. Las acciones del sector cultural sin ánimo de lucro.

47La trama para el tejido exigirá una urdimbre donde puedan coexistir múltiples puntadas resultado de diversas maneras de tejer, de hilos de diferentes colores y texturas porque desde lo local, nacional y latinoamericano pueden darse diferentes fórmulas para fortalecer la producción e intercambio local y entre los países. La contextualización del emprendimiento cultural a la realidad de nuestros países requiere reflexiones en contexto, investigaciones sobre las trayectorias de los emprendimientos, sobre los avances en las regulaciones y sus ajustes, así como ha pasado con los cambios en las legislaciones de los medios de comunicación en diferentes países. Muy seguramente se tendrán que acondicionar las normativas frente a la economía creativa, tendrán que fortalecerse los intercambios entre los países latinoamericanos, se necesitará que el sector cultural participe de manera más activa en los debates para evidenciar sus preocupaciones, deseos y necesidades frente a esta nueva realidad de la producción, el financiamiento y el consumo cultural.

48Debemos tejer juntos, debemos buscar fórmulas que posibiliten un emprendimiento cultural más cercano a la concepción de emprendimiento social y que diste del emprendimiento empresarial neto. Empecemos a dar puntadas desde la investigación, desde la formación, desde el conocimiento de las realidades de los emprendedores, desde la capacidad de incidir de forma crítica y propositiva en los programas y políticas de las realidades latinoamericanas, mas que una única respuesta a este tejido conjunto, debemos explorar de forma innovadora un emprendimiento que sea realmente cultural.

  • 220 Organización Ana Carla Fonseja Reis, Economía creativa como estrategia de desarrollo: una visión de (...)

49Eso requiere una armonización de las iniciativas anticipatorias de parte de los creadores, artistas y de la comunidad de negocios, además de respuestas innovadoras de políticas de parte de los gobiernos. No existe una sola receta adecuada, sino algunas opciones estratégicas que requieren políticas públicas conjuntas, teniendo en cuenta las necesidades especiales de los países en desarrollo y la identidad cultural de cada país de manera individual220.

Bibliographie

Bibliografía

Bauman, Z. (2013), La cultura en el mundo de la modernidad líquida, México D.F.: Fondo de Cultura Económica

Bayardo, R (2015), Sobre el financiamiento público de la cultura. Políticas culturales y economía cultural. Publicado en: Equipo Naya.

Com.Ar. Noticias de Antorpología y Arqueología. Link: http://www.equiponaya.com.ar/congreso2002/ponencias/rubens_bayardo.htm. Consultado: 7 de febrero de 2017

Braun, E. y Lavanga, M. (2007). An internacional Comparative Quick Scan of Nacional Policies for Creative Industries. Rotterdam: EURICUR. Erasmus University

Buitrago, F. y Duque, I. (2013) La economía naranja una oportunidad infinita, Banco Interamericano de Desarrollo (BID)

Bustamante, E (2011). España y Latinoamérica Economía Creativa del Entretenimiento digital En: Las industrias creativas. Amenazas sobre la cultura digital. Bustamante, E. (Ed). Barcelona: Gedisa, 2011

Congreso República de Colombia, (2017) Ley Naranja 1834 del 23 de mayo de 2017, Bogotá: Congreso de la República de Colombia.

Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la ciudad autónoma de Buenos Aires (2012), Industrias artísticas, creativas y culturales (IACC), Profesionales que convierten ideas en negocios rentables. Ano V número 25, Noviembre 2012, Buenos Aires: Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la ciudad autónoma de Buenos Aires

Corporación de Fomento de la producción y asociación chilena de tecnologías de información A.G.(2015) Prácticas de emprendimiento creativo y cultural en América Latina, Santiago de Chile: Santiago Creativo de Corfo.

Centro de Estudios Regionales Cafeteros y Empresariales (CRECE) y

Ministerio de Cultura, (2005) Guía para la Elaboración de mapeos regionales de industrias creativas, 2005 [Consultado 6 de junio de 2009]. Disponible: http://sic.conaculta.gob.mx/centrodoc_documentos/284.pdf

D’Angelo, M. (1989). La Renaissance du disque. Paris: La documentation Française

Estado Libre Asociado de Puerto Rico, (2014) Ley para fomentar las industrias creativas 173-2014, octubre 13 de 2014, Microjuris.com

Etimologías de Chile. Net ((s, f), Diccionario etimológico en español. Link: http://etimologias.dechile.net/?emprender. Consultado: 6 de mayo de 2017

Garnham, N. (2011). De las industrias culturales a las creativas. Análisis de las implicaciones en el Reino Unido. En: Bustamante, E. (Ed) (2011), Industrias creativas, Amenazas sobre la cultura digital, Barcelona: Gedisa, 2011

Gestión Cultural UY (GCuy), (2016), Emprendedores y empredimientos culturales por dentro-Parte I En: http://www.gestioncultural.org.uy/2368-2/. Consultado: junio 20 de 2017

Leadbeater, Ch. y Oakley,K.(1999) The Independents Britain’s new cultural entrepreneur. Londres: Demos

Ministerio de Cultura, (2014), Compilación de las investigaciones desarrolladas por el grupo de emprendimiento cultural en los años 2011 a 2013, Cartagena: Crisálida Soluciones Gráficas S.A.S

Ministerio de la Cultura Brasil, (2011), Proyecto de la Secretaria de Economía Creativa, Políticas, directrices y acciones 2011-2014, Brasilia: Ministerio de la Cultura

Organización Ana Carla Fonseja Reis (2008), Economía creativa como estrategia de desarrollo: una visión de los países en desarrollo, Sao Paulo: Itau Cultural

Real Academia Española, (s, f) Diccionario de la Real Academia, Linkhttp://dle.rae.es/?id=Esip2Nv, Consultado: mayo 6 de 2017

Rowan, J. (2010), Emprendizajes Culturales. Discursos, instituciones y contradicciones de la empresarialidad cultural. Madrid: Traficantes de sueños

Schargorodsky (s, f), Un perfil del gestor cultural profesional en América Latina y el Caribe: Su relación con la formación en gestión Cultural. En: Portal Iberoamericano de Gestión cultural www.gestioncultural.org. Link: http://www.gestioncultural.org/ficheros/BGC_AsocGC_HSchargorodsky.pdf Consultado: Junio 29 de 2017

Tremblay, G (2011). Desde la teoría de las industrias culturales. Evaluación crítica de la economía de la creatividad. En: Las industrias creativas. Amenazas sobre la cultura digital. BUSTAMANTE Enrique (Ed). Barcelona: Gedisa, 2011

Unesco (2010), Políticas para la creatividad, Guía para el desarrollo de industrias culturales y creativas, Argentina: Unesco

Unesco (2010), Políticas para la creatividad, Guía para el desarrollo de las industrias culturales y creativas, Paris: Unesco

Urteaga, M.(2012). De jóvenes contemporáneos: Trendys, emprendedores y empresarios culturales, En: Cruces, F, Garcia, N y Urteaga, M (Coord.). Jóvenes, culturas urbanas y redes digitales, Barcelona: Ariel, Fundación Telefónica

Velásquez, S (2015). De los Andes al Caribe. La Diversidad de la Industria de la música en Colombia, Muchas producciones independientes, poca música en el mercado. Manizales: Universidad Nacional de Colombia, 2015

Notes

191 El programa Fortalece Cultura, es una iniciativa liderada por la Universidad Nacional de Colombia sede Manizales, en Alianza con la Cámara de Comercio de Manizales por Caldas que asesora a emprendimientos culturales desde metodologías apropiadas para el sector que son realizadas por gestores culturales.

192 Gaëtan Tremblay, “Desde la teoría de las industrias culturales. Evaluación crítica de la economía de la creatividad”, Enrique Bustamante (Ed), Las industrias creativas. Amenazas sobre la cultura digital, Barcelona, Gedisa, 2011.

193 Reflexiones significativas de ambos autores como. De los Medios a las Mediaciones y Oficio de Cartógrafo de Jesús Martin Barbero y Estrategias para entrar y salir de la modernidad y Lectores, espectadores e internautas de Néstor García Canclini son algunos ejemplos de libros en los que han evidenciado su aporte a la reflexión sobre la cultura, la comunicación y la producción cultural en América Latina.

194 E.Braun y M.Lavanga, An internacional Comparative Quick Scan of Nacional Policies for Creative Industries, Rotterdam, EURICUR. Erasmus University, 2007

195 Las características que el documento precisa ambos tipos de organización son: tienen a la creatividad como componente central, su contenido es artístico, cultural o patrimonial, su función está en terrenos de la economía, la cultura y el derecho, son bienes y servicios protegidos por la propiedad intelectual, combinan los intereses económicos de generación de riqueza y culturales. Generación de sentido, valores e identidades. Sus bienes y servicios tienen innovación y re-creación y tienen demanda incierta de sus públicos Unesco, Políticas para la creatividad, Guía para el desarrollo de industrias culturales y creativas, Buenos aires, Unesco, 2010, p. 18

196 El cuadro creado por Mario D’Angelo también ha sido reflexionado por César Palmeiro y reelaborado por Cristian Osuna, ambos para la industria de la Música

197 Sandra Velásquez, De los Andes al Caribe. La Diversidad de la Industria de la música en Colombia, Muchas producciones independientes, poca música en el mercado, Manizales, Universidad Nacional de Colombia, 2015.

198 N.Garnham, “De las industrias culturales a las creativas. Análisis de las implicaciones en el Reino Unido”, Enrique Bustamante (ed) Industrias creativas, Amenazas sobre la cultura digital, Barcelona, Gedisa, 2011, p. 33

199 Felipe Buitrago e Iván Duque, La economía naranja una oportunidad infinita, New York, Banco Interamericano de Desarrollo (BID), 2013, p. 10

200 Ch. Leadbeater y K.Oakley, The Independents Britain’s new cultural entrepreneur, Londres, Demos, 1999

201 Corporación de Fomento de la producción y asociación chilena de tecnologías de información A.G., Prácticas de emprendimiento creativo y cultural en América Latina, Santiago de Chile, Santiago Creativo de Corfo, 2015, p. 12

202 Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la ciudad autónoma de Buenos Aires, “Industrias artísticas, creativas y culturales (IACC), Profesionales que convierten ideas en negocios rentables”. Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la ciudad autónoma de Buenos Aires, Año V número 25, Noviembre 2012, Buenos Aires, Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la ciudad autónoma de Buenos Aires, 2012, p. 10

203 http://etimologias.dechile.net/?emprendedor

204 Idem.

205 Ministerio de Cultura, Compilación de las investigaciones desarrolladas por el grupo de emprendimiento cultural en los años 2011 a 2013, Cartagena, Crisálida Soluciones Gráficas S.A.S, 2014, p. 38

206 Jaron Rowan, Emprendizajes Culturales. Discursos, instituciones y contradicciones de la empresarialidad cultural, Madrid, Traficantes de sueños, 2010

207 Gestión Cultural UY (GCuy), Emprendedores y empredimientos culturales por dentro-Parte I, 2016, En: http://www.gestioncultural.org.uy/2368-2/. Consultado: junio 20 de 2017

208 M. Urteaga, “De jóvenes contemporáneos: Trendys, emprendedores y empresarios culturales”, Francisco. Cruces, Néstor García, y Maritza Urteaga (Coord.). Jóvenes, culturas urbanas y redes digitales, Barcelona, Ariel, Fundación Telefónica, 2012.

209 Opinión de emprendedores culturales de Manizales, Colombia expresado en evento Café Cultural, Manizales, Universidad Nacional de Colombia sede Manizales.

210 En este texto nos referimos a industria cultural cuando se alude a multinacionales e industria creativa para pymes y emprendimientos.

211 Algunos ejemplos de estos sitios son: Ideame, Vientos del sur, Gestión Cultural UY.

212 En la presentación del star model se afirma que poner en marcha proyectos so empresas del sector social, creativo, cultural y art [sitico no es como fabricar vehículos y por ello se plantea un modelo ajustado a las necesidades de estos sectores que se incluyen en la economía naranja. Para consultar el modelo. Link: https://losentrepreiners.blogspot.com.co/2016/03/star-model-para-el-diseno-de-modelo-de.html

213 Emprendimiento cultural para el patrimonio congreso del folclor

214 Schargorodsky, Un perfil del gestor cultural profesional en América Latina y el Caribe: Su relación con la formación en gestión Cultural. En: Portal Iberoamericano de Gestión cultural www.gestioncultural.org. Link: http://www.gestioncultural.org/ficheros/BGC_AsocGC_HSchargorodsky.pdf Consultado: Junio 29 de 2017, p. 8

215 Jaron Rowan, Emprendizajes Culturales. Discursos, instituciones y contradicciones de la empresarialidad cultural, Madrid, Traficantes de sueños, 2010, p. 19

216 Unesco, Políticas para la creatividad, Guía para el desarrollo de las industrias culturales y creativas, Paris Unesco, 2010, p. 22

217 Ministerio de Cultura Brasil, Proyecto de la Secretaria de Economía Creativa, Políticas, irecrices y acciones 2011-2014, Brasilia, Ministerio de la Cultura, 2011, p. 11

218 Rubens Bayardo, Sobre el financiamiento público de la cultura. Políticas culturales y economía cultural, Publicado en: Equipo Naya. Com.Ar. Noticias de Antorpología y Arqueología. Link: http://www.equiponaya.com.ar/congreso2002/ponencias/rubens_bayardo.htm. Consultado: 7 de febrero de 2017

219 “Someter la actividad cultural a las normas y los criterios de los mercados de consumo equivale a exigir que las obras de arte acepten las condiciones de ingreso impuestas a cualquier producto que aspire al rango de bien de consumo; es decir, que se justifique en términos de su valor de mercado actual. Ahora bien cabe preguntarse si la cultura puede sobrevivir a la devaluación del ser y al ocaso de la eternidad, quizá los peores daños colaterales causados por el triunfo de los mercados de consumo” Zigmunt Bauman, La cultura en el mundo de la modernidad líquida, México D.F., Fondo de Cultura Económica, 2013, p. 96

220 Organización Ana Carla Fonseja Reis, Economía creativa como estrategia de desarrollo: una visión de los países en desarrollo, Sao Paulo, Itau Cultural, 2008, p. 76

Table des illustrations

Titre Grafico: Centro de Estudios Regionales Cafeteros y Empresariales (Crece) y Ministerio de Cultura Colombia (2005: 19)
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/7914/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 23k

Auteur

Colombia. Doctora en Ciencias de la Información y la Comunicación. Profesora de la Universidad Nacional de Colombia sede Manizales. ORCID: https://orcid.org/0000-0001-5285-2975

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search