Version classiqueVersion mobile

Conceptos clave de la gestión cultural. Volumen II

 | 
José Luis Mariscal Orozco
, 
Ursula Rucker

Desarrollo y cultura

Ursula Rúcker et Leticia Marrone

Texte intégral

La construcción de un concepto que marcó toda una época

1En nuestra cotidianeidad encontramos habitualmente la palabra “desarrollo” en contextos y ámbitos diversos y con connotaciones muy variadas, siendo un término que se importa desde otras disciplinas al ámbito cultural, cargando con un bagaje histórico, político y social ambiguo.

2Ya desde los discursos de la modernidad construidos a lo largo del siglo XIX, surge la promesa de una vida mejor en un entorno urbano y se comienza a difundir un menosprecio por lo rural y lo tradicional, incluyendo todo lo relativo a los pueblos originarios y sus consmovisiones. Palabras como progreso, civilización y evolución van tomando fuerza desde Europa para describir los cambios en la sociedad con una aspiración universalista (Cuche, Denise, 1999).

  • 168 http://bibliotecadigital.econ.uba.ar/download/tesis/1501-0560_BleckwedelER.pdf
  • 169 http://www.oecd.org/centrodemexico/laocde/historia-ocde.htm

3La primera mitad del siglo XX trajo consigo la gran guerra y sus consecuencias, entre las que podemos mencionar no sólo la gran destrucción, especialmente del continente europeo, sino la puesta en duda de los modelos que se habían perseguido hasta ese momento. En 1945 Europa quedó devastada, tratando de reconstruir su infraestructura, regenerar sus lazos comerciales y recuperar los tejidos sociales, pero estos objetivos no eran sencillos de alcanzar. No sólo por el estado de destrucción, sino también por el surgimiento de nuevos frentes de conflicto, sobre todo en los territorios de ultramar: las colonias en África y Asia de los distintos países europeos. Este caos indujo a estos países a cerrar sus economías y a negociar en base a acuerdos bilaterales entre ellos o con sus colonias, limitando en gran medida su economía (Florensa, 1986). Ante estas amenazas y los avances cada vez más manifiestos de la Unión Soviética para alcanzar mayor influencia en esos países, EEUU diseña y decide implementar el Plan Marshall (oficialmente llamado European Recovery Program, ERP) para salir en su rescate y reconstruir su infraestructura, sus industrias y ante todo reducir sus barreras comerciales168. Para otorgar esta ayuda económica, EEUU pone como condición que los países europeos acuerden previamente entre ellos, con miras a una unificación para acordar en conjunto. Es así como se crea un Comité para la Cooperación Económica Europea (CCEE), el embrión de la futura Organización Europea de Cooperación Económica (OECE) (Florensa, 1986) y antecesor inmediato de la actual Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE)169 que nuclea a los países de mayor renta o más industrializados del mundo, excediendo hoy largamente los límites europeos.

4Retomando el Plan Marshall, los EEUU se proponían fortalecer a las fuerzas prooccidentales de los países europeos, mejorar la situación de peligrosa debilidad de sus economías e impedir el efecto de atracción que la Unión Soviética de otra forma podría haber ejercido sobre ellos (Florensa, 1986). Ya en ese momento quedaba claro que el mundo se dividía en dos bloques bien definidos: el occidental o capitalista (primer mundo) y el este o comunista (segundo mundo). Ambas partes comenzarían a disputarse la influencia en esos países para tener una mayor hegemonía sobre aquellos que no pertenecían tan inequívocamente a uno u otro bloque, construyendo un sistema de cooperación entre los países del así llamado tercer mundo, con la intencionalidad de atraerlos hacia su esfera (Estenssoro, 2015). “El término Tercer Mundo […] fue acuñado por el economista francés Alfred Sauvy en 1952, haciendo un paralelismo con el término francés tercer estado, para designar a los países que no pertenecían a ninguno de los dos bloques de poder encabezados por Estados Unidos y la Unión Soviética, enfrentados en la Guerra Fría.” (Leschini, 2009).

5En esa época de la posguerra y siguiendo la lógica de la División Internacional del Trabajo (DIT) que conducía a la concentración de la renta en los países centrales industrializados, que había comenzado con la era industrial durante el siglo XIX y continuaba afianzándose durante el XX, surge la clasificación entre países desarrollados o centrales, aquellos que contaban con recursos económicos y tecnológicos, en contraposición a los países subdesarrollados o periféricos, proveedores de materias primas y mano de obra no calificada (Prebisch, 1948). Luego se comienza a utilizar una tercera categoría, la de los países en vías de desarrollo, entre los que se encuentra América Latina, que, sin tener un nivel económico tan elevado como los así llamados países desarrollados, cuentan con una industria incipiente, un poder adquisitivo medio y relaciones comerciales internacionales, aunque con muchas variantes al interior de la región. Como podemos ver, cada una de estas categorías está estrechamente vinculada a conceptos económicos y en ese momento el término desarrollo se asociaba y se medía exclusivamente en función de ellos.

Del desarrollo económico al desarrollo sustentable

6Esa concepción de desarrollo, en sus inicios, era sumamente lineal y no tenía en cuenta en ningún momento el aspecto cultural. Esto queda de manifiesto cuando en un informe del año 1951 un grupo de expertos recomienda a las Naciones Unidas crear políticas y acciones para lograr el desarrollo económico de los países subdesarrollados aun tomando medidas dolorosas ya que en el mismo se consideraba que las filosofías ancestrales deben ser erradicadas; las viejas instituciones sociales tienen que desintegrarse; los lazos de casta, credo y raza deben romperse; y grandes masas de personas incapaces de seguir el ritmo del progreso deberán ver frustradas sus expectativas de una vida cómoda. Muy pocas comunidades están dispuestas a pagar el precio del progreso económico. (OEA, 2002)

  • 170 Un sistema económico tradicional es aquél basado en modelos perennes de intercambio y comercio, com (...)

7En esta concepción de desarrollo, la cultura es considerada un obstáculo para el progreso, el que solo sería considerado como tal si conllevaba un crecimiento económico. Visto así, el desarrollo, tiene como objetivo la expansión constante de la productividad, gracias a una evolución tecnológica e industrial tendiente a superar las economías tradicionales170. Sólo en un segundo o tercer plano implicaría un progreso político, social y cultural propiciando una mejora en la calidad de vida de toda la población y una disminución de la pobreza, pero recién luego de lograr el crecimiento económico del país.

8Siguiendo a Enrique Aliste (2013), podemos decir que aquello que subyace en los discursos de desarrollo, es una mirada hegemónica que pretende alcanzar un estado deseable, de aplicación más bien universalista, asociado a conceptos económicos, con presencia de industrias, de creación de empleo y de crecimiento urbano.

9Pero a lo largo de los años 60 y 70 se comenzó a cuestionar fuertemente la noción de desarrollo, ya que había traído aparejada una fuerte desigualdad, así como también un importante desequilibrio de los sistemas ecológicos del planeta. Había una cierta coincidencia en torno a un creciente problema medioambiental, pero no a sus causas. En este sentido, se comienzan a hacer patentes las diferencias conceptuales desde los así llamados países desarrollados y aquellos en vías de desarrollo. Cuando las Naciones Unidas llaman a una conferencia mundial sobre medio ambiente y desarrollo, que se llevaría a cabo en Estocolmo en 1972, las posturas encontradas se hicieron muy evidentes e incluso llegaron a poner en riesgo la celebración del encuentro (Estenssoro, 2015).

10Los propios países industrializados que convocaban a la Conferencia, traían una fuerte crítica a su propio proceso de crecimiento económico, que los había posicionado en ese Primer Mundo, pero que a la vez había causado grandes daños ambientales, reconociendo el problema que traían la contaminación y la polución industrial, pero veían como un problema mayor el crecimiento demográfico del Tercer Mundo, que en su perspectiva traía aparejada la amenaza de arrasar con los recursos del planeta, más todavía considerando las pretensiones de industrialización de estos países, que llevaría a deteriorar definitivamente los ecosistemas naturales que aún existían en el globo, lo que pondría en riesgo la supervivencia de la biosfera (Estenssoro & Devés, 2013).

  • 171 Se conoce como Río 92 la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (...)

11Ante esta postura, era previsible una fuerte reacción frente a estos argumentos por parte de los países del Tercer Mundo, como podemos ver en el siguiente párrafo de Roberto Guimaraes, que analiza las implicancias que tuvo Estocolmo desde la mirada de Río 92171:

12El énfasis en Estocolmo estaba puesto en los aspectos técnicos de la contaminación provocada por la industrialización acelerada, por la explosión demográfica y por la intensificación del proceso de crecimiento urbano, todo lo cual imprimía un carácter nítidamente primermundista a la reunión. No debería sorprender el alto grado de resistencia demostrado por los países del Tercer Mundo en aquel entonces. Como lo resumió el representante del gobierno de la India en una reunión preparatoria a Estocolmo […] « Los ricos se preocupan del humo que sale de sus autos; a nosotros nos preocupa el hambre » (Guimaraes, 1992).

13Quedaba de manifiesto que los países industrializados del Norte priorizarían la resolución de los problemas que afectaban directamente la calidad de vida de sus propias sociedades sin intentar siquiera superar la falta de industrialización y expansión económica de las demás naciones, principalmente del Sur. Mientras por otro lado, los principales esfuerzos de las naciones periféricas desde por lo menos la finalización de la Segunda Guerra Mundial estaban orientados a implementar procesos de desarrollo, crecimiento y modernización social y productiva, y para esto buscaban cambiar las relaciones desiguales del comercio e intercambio internacional, implementar estrategias de industrialización y/o tener acceso a las nuevas tecnologías, entre otras múltiples medidas (Estenssoro, 2015).

14Estas disputas entre los países del Norte industrializados y los del Sur no industrializados, pusieron en peligro la realización de la Conferencia de Estocolmo, pero por sobre todo fueron productivas desde el punto de vista técnico, científico y académico, ya que hicieron posible que desde los países menos privilegiados, especialmente América Latina, se comenzaran a debatir los principios del desarrollo utilizados hasta ese momento y sus consecuencias. Esto hizo necesario convocar a una reunión de expertos, preparatoria de la Conferencia, principalmente de los países del Sur, para discutir justamente conceptos como desarrollo, economía y relaciones internacionales, los que en junio de 1971 se reunieron en Founex, Suiza y emitieron el Informe Founex, en el que, siguiendo a Estenssoro, se reunieron por primera vez ideas contradictorias como la de proteger el medio ambiente y la idea de alcanzar el pleno desarrollo, resaltando que en los países industrializados la crisis ambiental era consecuencia directa de su estilo de desarrollo, mientras que en el Tercer Mundo, la pobreza y la miseria eran la mayor expresión de la crisis ambiental. En el informe se puede leer:

  • 172 https://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/17364/S7100508_es.pdf?sequence=1

… en gran medida, el actual interés en las cuestiones relacionadas con el medio ambiente ha tenido su origen en los problemas experimentados por los países industrialmente adelantados […] en gran parte, el resultado de un nivel elevado de desarrollo económico [… Esto ha] llegado a alcanzar tales proporciones que en muchos sitios constituye ya un grave peligro para la salud y el bienestar humanos […] Sin embargo, los principales problemas ambientales de los países en desarrollo son básicamente diferentes de los que se perciben en los países industrializados. Son principalmente problemas que tienen su raíz en la pobreza y la propia falta de desarrollo de sus sociedades. […] Por estas razones, la preocupación por el medio ambiente no debe debilitar, y no es preciso que lo haga, el compromiso de la comunidad mundial –tanto de los países en desarrollo como de los industrializados– de dedicarse a la tarea principalísima de desarrollar las regiones más atrasadas del mundo. Por el contrario, subraya la necesidad no sólo de comprometerse plenamente a alcanzar las metas y objetivos del segundo decenio para el desarrollo, sino también redefinirlas a fin de atacar la miseria que es el aspecto más importante de los problemas que afligen al medio ambiente de la mayoría de la humanidad (Informe Founex)172.

  • 173 En 1970, el Club de Roma, una asociación privada compuesta por empresarios, científicos y políticos (...)

15Como consecuencia de los planteamientos tanto del encuentro de Founex como de la Conferencia de Estocolmo, se reconocieron los riesgos de la degradación ambiental, pero se comenzaron a hacer cada vez más evidentes las diversas formas de abordar el tema y los intereses que se encontraban detrás. Los países desarrollados se apegaban al informe Meadows y Meadows173 “Los límites del crecimiento”, que señalaba como uno de los problemas centrales el gran crecimiento demográfico de los países más pobres y la necesidad de su control. Según Díaz López, el “argumento fundamental del modelo fue la necesidad de establecer límites para el crecimiento exponencial de las actividades económicas, la población, la contaminación, debido a que el mundo se consideraba finito, como hoy, en tierras cultivables, yacimientos minerales, recursos energéticos y en la capacidad de soportar la contaminación” (Díaz López, 2004, p. 18). Lo que se dio en llamar luego el “crecimiento cero”.

16Las reacciones del Tercer Mundo no se hicieron esperar y se comenzó a pensar en alternativas a las posturas de los países centrales. Aquí es necesario aclarar, que lo que se denomina Tercer Mundo, países periféricos o países del sur o Sur Global, de ninguna forma se puede considerar un conjunto de países homogéneos y con historias o miradas semejantes. Todo lo contrario. Sin embargo, lo que sí tienen en común es el hecho de haber sido colonizados en su momento por alguno de los países centrales, y esto aplica tanto a países en Asia, África o América Latina. Incluso si nos referimos a esta última, nuestra región, es imposible partir de una similitud entre sus actores. Contamos con procesos históricos, sociales, de alfabetización, de industrialización o de vinculación con los demás países del mundo muy disímiles, sin embargo, sí se pueden reconocer ciertos rasgos comunes que nos permiten hablar de una región que compartió la colonización (española y portuguesa), la evangelización y la pretensión de una cierta hegemonía. En ese sentido Lechini nos dice:

17El Sur es la Periferia, está al sur del Centro, que es el norte. El concepto “Sur” surgió como complementario y/o distintivo de otra realidad diferente a la de los países del Norte, industrializados/desarrollados/ centrales. Comprende a un grupo de países periféricos o en desarrollo, que comparten situaciones similares de vulnerabilidad y desafíos, pero que en función de sus particulares realidades no pueden ser considerados un grupo homogéneo. Poseen diferencias entre los contextos locales, diferencias socio-económicas, político culturales que no condicen con los marcos culturales heredados. Sin embargo, como se mencionara, esta idea del “otro”, de haber sido colonizado, es de alguna manera uno de los nexos entre los países del Sur, del global South.” (Leschini, 2009).

18Entre las alternativas que se plantearon al concepto de desarrollo centrado en la mirada de los países centrales, se destaca el ecodeasarrollo, cuyo principal teórico fue el economista polaco, naturalizado francés y posteriormente brasileño, Ignacy Sachs. Éste aseguraba que era posible un desarrollo continuo, entendido también desde lo social, en armonía con el medio ambiente. Pero para esto era necesario entender que el ambiente era una dimensión del desarrollo, por lo que debía ser asimilado en todos los niveles de decisión, replanteándose seriamente las definiciones de desarrollo dominantes hasta ese momento y entendiendo que podían tener múltiples formas y no una sola. Sachs propuso el ecodesarrollo como una forma de desarrollo adaptado a las realidades “eco-sistémicas” de cada región:

Dada la complejidad del tema y las múltiples formas posibles de combinación de las variables operativas pertinentes, no cabe proponer una sola estrategia de desarrollo. Esto nos lleva a la búsqueda de opciones futuras. El concepto del ecodesarrollo surge de estas consideraciones generales. En efecto, con él se aspira a definir un estilo de desarrollo particularmente adaptado a las regiones rurales del Tercer Mundo […] es un estilo de desarrollo que busca con insistencia en cada ecorregión soluciones específicas a los problemas particulares, habida cuenta de los datos ecológicos, pero también culturales, así como de las necesidades inmediatas, pero también de las de largo plazo. Así, el ecodesarrollo actúa con criterios de progreso relativos, referentes a cada caso, y en el desempeña un papel importante la adaptación al medio, postulada por los antropólogos. […] el ecodesarrollo trata de reaccionar contra la moda predominante de las soluciones pretendidamente universales y las fórmulas maestras (Sachs, 1974).

19Tanto Sachs como muchos otros intelectuales latinoamericanos, afirmaban que no era cuestión de frenar el desarrollo sino de asumirlo desde una perspectiva ecológicamente sana, con una mirada humanista, poniendo la innovación y los avances tecnológicos al servicio del hombre y la protección ambiental, en contraposición a una lógica de acumulación de capital que destruía el medio ambiente.

20Los principios del ecodesarrollo eran:

  • Satisfacer las necesidades básicas de la población

  • Partir de la solidaridad con las generaciones futuras

  • Involucrar a la población local, incluyendo la población rural y originaria

  • Preservar de los recursos naturales y el ambiente

  • Elaborar de un sistema social que garantice el empleo, la seguridad social y el respeto a otras culturas

  • Generar programas de educación, transformando la escuela rural en una verdadera agencia de desarrollo. (Sachs, 1974)

21Como podemos ver, muchos de estos puntos luego se retoman en la definición “clásica” de desarrollo sostenible que se impusiera con posterioridad, luego de la difusión del “Informe Brundtland” o “Informe Nuestro futuro común”, que fuera elaborado en el año 1987 por representantes de distintas naciones para la ONU. En la introducción al mismo, su presidenta la doctora Gro Harlem Brundtland, entonces primera ministra de Noruega, escribe:

  • 174 Informe Comisión Brundtland sobre Medio Ambiente Desarrollo, visto 6.10.18 en:http://www.ecominga.u (...)

El reto que constituye encontrar unas sendas de desarrollo sostenido debería proporcionar el impulso […] para proseguir una renovada búsqueda de soluciones multilaterales y llegar a un sistema económico internacional reestructurado de cooperación. […] El medio ambiente no existe como esfera separada de las acciones humanas, las ambiciones y demás necesidades, y las tentativas para defender esta cuestión aisladamente de las preocupaciones humanas han hecho que la propia palabra “medio ambiente” adquiera una connotación de ingenuidad en algunos círculos políticos. La palabra “desarrollo” también ha sido reducida por algunos a una expresión muy limitada, algo así como lo que “las naciones pobres deberían hacer para convertirse en más ricas” […] Muchos de los caminos de desarrollo que siguen las naciones industrializadas son verdaderamente impracticables y las decisiones en materia de desarrollo que toman estas naciones, […] tendrán una repercusión profunda sobre la capacidad de todos los pueblos de mantener el progreso humano para las generaciones venideras.” (Introducción Informe Brundtland)174

22En este informe se dio a conocer por primera vez la conocida definición del concepto de desarrollo sostenible: “El desarrollo sostenible es el desarrollo que satisface las necesidades de la generación presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades”. (Organización de las Naciones Unidas -ONU- Asamblea General 4 de agosto de 1987).

La incorporación de la cultura a la esfera del desarrollo: de mero instrumento a fin en sí mismo.

23Siguiendo a Enrique Aliste podemos afirmar que, a lo largo de los años 70, 80 y 90 del siglo XX, se van incluyendo diversos elementos a la definición de desarrollo que van complejizando el concepto, de acuerdo con las necesidades y preocupaciones de los seres humanos, así como los desarrollos tecnológicos, los flujos poblacionales, los diversos modos de producción, así como los cambios originados en las formas políticas de cada pueblo y sus culturas y cosmovisiones particulares. El concepto va modificando del primer concepto de desarrollo económico, al ecodesarrollo, al desarrollo sustentable o sostenible, para luego llegar al Reporte de Desarrollo Humano (del Programa para el Desarrollo de las Naciones Unidas -PNUD).

24En el Informe Nuestro Futuro Común de 1987, o Informe Brundtland ya mencionado, el concepto de desarrollo sostenible se articuló en tres dimensiones: el crecimiento económico, la inclusión social y el equilibrio mediomabiental, y los consagró como principios o pautas para las estrategias de desarrollo a nivel local, nacional y global. En La Cumbre de la Tierra, celebrada en Rio de Janeiro en 1992, se afianzaron estos tres puntos como dimensiones del desarrollo sostenible.

  • 175 El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) es un organismo internacional que form (...)

25Ante la necesidad de establecer un parámetro de comparación a nivel mundial de la incidencia del desarrollo en un sentido ampliado, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD175, publica anualmente a partir de 1990 el Índice de Desarrollo Humano, en el que se consideran las siguientes variables: disfrutar de una vida larga y saludable, acceso a educación y nivel de vida digno. A diferencia del crecimiento económico, que implica una medida unidimensional y relativamente fácil de medir y comparar, el desarrollo humano, como vimos, se compone de muchos factores, algunos de los cuales no se pueden ni medir ni comparar con facilidad.

  • 176 http://hdr.undp.org/sites/default/files/hdr_1990_es_completo_nostats.pdf, visto el 12.10.18
  • 177 Ibidem

26Al inicio del documento, reconociendo la utilidad de seguir considerando el aumento de la producción nacional (PBI), igualmente se interroga acerca de “cómo se traduce este crecimiento -o deja de traducirse- en desarrollo humano en diversas sociedades”176, para lo que considera incluir la aplicación de las variables mencionadas, más allá de los parámetros económicos. En todo el informe se vincula el desarrollo humano a factores culturales, sin embargo no se considera necesario tomarlo como un ítem independiente a considerar, aunque está presente en expresiones como “[…] el proceso de desarrollo debe por lo menos crear un ambiente propicio para que las personas, tanto individual como colectivamente, puedan desarrollar todos sus potenciales y contar con una oportunidad razonable de llevar una vida productiva y creativa conforme a sus necesidades e intereses”177.

  • 178 http://unesdoc.unesco.org/images/0010/001036/103628s.pdf, visto el 12.10.18

27Si bien se concedía cada vez más importancia a la cultura en relación al desarrollo sustentable de cada uno de los pueblos de este mundo, lo que se ve reflejado en las conferencias de la UNESCO de Venecia (1970) y México (1982), recién en 1996, durante el Decenio Mundial para la Cultura y el Desarrollo 1988-1997, se publica el Informe de la Comisión Mundial de Cultura y Desarrollo, Nuestra Diversidad Creativa. En éste, por primera vez, se menciona taxativamente la importancia de la cultura para cada comunidad y su desarrollo. En su introducción, su presidente, el peruano Javier Pérez de Cuellar, vincula la emancipación política de las ex colonias con ese cambio de pensamiento, ya que al constituirse las nuevas naciones se “había avivado en los pueblos la conciencia de que sus propios modos de vida constituían un valor, un derecho, una responsabilidad y una oportunidad. Esto había hecho que los pueblos cuestionaran el marco de referencia según el cual el sistema de valores occidental era el único que engendraba normas supuestamente universales y reclamaran el derecho a forjar versiones diferentes de la modernización”178. De esta forma se había logrado una reafirmación de los valores que implicaban las riquezas culturales locales y de su patrimonio tan multifacético, al tiempo que afirmaban los valores universales de una ética global, dejando en evidencia que todo ello no era reductible a un cálculo económico. Pérez de Cuellar también hacía hincapié en que “las iniciativas de desarrollo habían fracasado con frecuencia porque en muchos proyectos […] se había subestimado la importancia del factor humano, la compleja trama de relaciones y creencias, valores y motivaciones que es el corazón de una cultura”. En el mismo Informe se cambia el enfoque que hasta ese momento se le había dado al desarrollo, considerando que “la cultura no es, pues, un instrumento del progreso material: es el fin y el objetivo del desarrollo, entendido en el sentido de realización de la existencia humana en todas sus formas y en toda su plenitud”. Hasta este momento el fin era el desarrollo en sí mismo y la cultura sólo un medio, cuando no un obstáculo, mientras a partir de la difusión del Informe, se entiende la cultura como fin último.

28Lo antes mencionado no implica que en ciertos sectores o para algunas personas la cultura no hubiera estado en un primer plano, pero a nivel general y con una mirada economicista y occidental del mundo, la cultura no revestía la importancia central que se le comenzaba a dar, estando vinculada muchas veces al concepto de “alta cultura” y entendida como privativa de ciertos sectores sociales, más que el fin del desarrollo en sí mismo. Héctor Olmos se pregunta si es posible “dilucidar los aspectos culturales del desarrollo”, considerando que la idea tiene “un punto de partida equivocado ya que concibe a los términos cultura y desarrollo como ámbitos separados cuando se enlazan mutuamente. Esta brecha, […] implica asimismo un reduccionismo en el concepto de cultura. En el primer caso, porque es entendida como un instrumento para el desarrollo en tanto crecimiento económico. En la segunda, porque “al hablar de ´aspectos culturales´ no se toma en cuenta que tanto el desarrollo como la economía son elementos de la cultura de una comunidad” (Olmos, 2009, p. 84).

Las políticas culturales y el surgimiento de una nueva figura profesional: el gestor cultural

29Naturalmente al considerar expresamente la cultura como fin del desarrollo, el Informa Mundial no sólo puso a todo el sector cultural en una posición más destacada, adquiriendo una importancia creciente, sino que lo cultural comenzó a permear a toda la sociedad, que se interroga cada vez más acerca de temas como la identidad, el patrimonio, las costumbres y tradiciones, etc., ya no considerando la cultura sólo como “bellas artes” o en todo caso como entretenimiento, sino incluyendo las más diversas aristas tangibles e intangibles del término. “Se trata entonces de dejar de asignarle un papel instrumental a la cultura y atribuirle uno constitutivo, constructivo y creativo. Solo así se podrá dar cuenta del desarrollo en términos humanos, es decir en la multidimensionalidad de la realización social” (Olmos, 2009). Pero para poder darle a la cultura este lugar central que estamos mencionando y ampliarlo, es necesario contar con profesionales capacitados para poder pensar, diseñar, implementar y evaluar tanto las políticas culturales como los proyectos culturales concretos que las lleven a la práctica en un territorio y en una comunidad dada.

  • 179 http://www.lacult.unesco.org/docc/1998_Conf_Intergub_sobre_pol_cult_para_des.pdf, visto el 11.10.18

30En este mismo sentido, En 1998 la UNESCO convoca a la Conferencia Intergubernamental sobre políticas culturales para el desarrollo179, en la que surge y se afianza un nuevo profesional del sector, el gestor cultural. En ella se “considera la figura del gestor cultural y su profesionalización como herramientas básicas para la Promoción Cultural y con ésta, para el desarrollo de los pueblos: para ese momento, los sectores culturales del continente [americano] ya tenían un camino andado y no fue difícil sembrar la semilla de la profesionalización” (Molina Roldán, 2012). Sin embargo, en cada uno de nuestros países la aplicación de los lineamientos de la Conferencia fue dispar y cada uno la implementó en distintos momentos y con intensidad dispar.

31Justamente a nivel regional se dieron muchos avances con el objetivo de lograr un mayor entendimiento entre los países que la conforman, centrando la cooperación en los temas culturales. Como por ejemplo podemos mencionar la Carta Cultural Iberoamericana, adoptada por la XVI Cumbre de Montevideo en el mes de julio de 2006, en la que se habla de un “espacio cultural iberoamericano”. Como menciona Francisco Piñón, quien fuera Secretario General de la Organización de los Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura, OEI, durante dos períodos seguidos, “la Carta se inscribe en el registro de la unidad latinoamericana o iberoamericana. Una tradición que, enclavada en el acervo cultural de la región, ha recobrado vigor en el escenario intelectual y político en este comienzo de siglo. Y ello ha sido fundamentalmente a partir de un giro que ha vuelto a poner el acento en el desarrollo de las capacidades endógenas y en la integración como un proceso atravesado por valores y culturas, por cuya complejidad no puede limitarse a lo estrictamente comercial y económico.” (Piñón, 2009). El mismo autor también afirma que el análisis de la Carta no se puede reducir a la región Latinoamericana y la península Ibérica, sino que también abarca a millones de latinoamericanos residentes en Europa y en Estados Unidos, desbordando así los límites territoriales de aquella unidad geopolítica.

32Fue justamente durante el mandato de Francisco Piñón frente a la OEI que se hizo especial énfasis en vincular una mayor profesionalización de los gestores culturales con la ampliación del sector cultural, realizándose las primeras convocatorias para becas y subsidios para estos profesionales, además de implementar programas específicos como IBERFORMAT, Red de Unidades de Formación en Gestión Cultural, pero que finalmente no llegó a afianzarse.

33En una primera etapa, este proceso de profesionalización se dio mirando especialmente la experiencia española, que ya llevaba algunos años formando gestores culturales y trabajando en políticas culturales, avalada incluso desde la OEI. Así mismo, muchos de los nuevos especialistas en nuestra región se habían formado en España, especialmente en los programas que ofrecía la Universidad de Barcelona. Sin embargo, ya durante los primeros años del presente siglo, en América Latina se vio la necesidad de revisar tanto las formas como los contenidos, ya que en estas latitudes no se contaba con la financiación estatal usual en España, sobre todo antes de la crisis económica, además de contar con realidades históricas y sociales diferentes. Era necesario comenzar a generar una forma propia y particular no sólo de hacer gestión cultural sino también de pensar al sector desde la propia realidad, construyendo sentidos, apropiándose de los valores simbólicos locales y pensando en el propio territorio. Se veía la necesidad de generar conocimientos desde la propia práctica. “En un mundo donde las certezas escapan de las manos o han caído, surgen nuevas estrategias para encontrar sentidos en torno de los cuales integrar comunidad. Integración sin la cual no es posible edificar un modelo propio de desarrollo. O, mejor dicho, un modelo de desarrollo desde lo propio.” (Olmos 2009). No es posible tomar modelos foráneos y tratar de impulsarlos en nuestros territorios sin una mediación, sin tener en cuenta todo un mundo de valores simbólicos y relaciones sociales particulares, locales y nacionales. Necesariamente hay que contextualizar tanto las políticas como los proyectos, teniendo en cuenta la comunidad en que se piensan y ejecutan, congeniando lo actual, contemporáneo y globalizado, con lo preexistente, lo originario y lo local. Y esas decisiones “no se toman en el vacío, sin contexto o en un contexto neutro. Sino en el seno de un sistema cultural que incluye valores, conocimientos, experiencias, habilidades y capacidades preexistentes.” (Bonfil Batalla en Olmos, 2009, p. 39). Pero no por esto afirmamos que hay que mantener formas arcaicas o tradicionales de vida y/o producción, sino de tener en cuenta los multifacéticos aspectos implícitos en una gestión intercultural, considerando el impacto cultural que cualquier innovación conlleva y tener esto en cuenta al momento de planificar, diseñar o implementar una política o una práctica.

Mirando al futuro: Agenda 2030 y Agendas 21 de la cultura.

  • 180 http://www.un.org/es/millenniumgoals/. Visto el 5.9.18.
  • 181 En la página https://www.onu.org.ar/odm-argentina/, por ejemplo se puede acceder al informe “Inform (...)
  • 182 http://www.un.org/es/millenniumgoals/reports.shtml, visto el 15.9.18

34En el año 2000 se dieron a conocer en la Cumbre del Milenio los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM)180 que fueron el resultado del compromiso de 191 jefes de Estado para luchar contra la pobreza externa en sus varias dimensiones: hambre, enfermedad, pobreza de ingresos, falta de vivienda adecuada, exclusión social, problemas de educación y de sostenibilidad ambiental, entre otras. Estos objetivos eran ambiciosos y tenían un plazo para su cumplimiento: 2015. Ese fue el año elegido para realizar una revisión en cada país, acerca de los resultados obtenidos, las medidas implementadas y los puntos que todavía quedaban pendientes181. Los ocho ODM y sus 17 metas (cuantificables con sus correspondientes indicadores) se acordaron en el 2000, año emblemático por la carga simbólica que implicaba el cambio de siglo y también el fin de un ciclo. Recién en el 2002 el Secretario General de la ONU encargó la elaboración del Proyecto del Milenio a cargo de Jeffrey Sachs, con el objeto de preparar un plan de acción concreto para alcanzar los ODM en el plazo prefijado, presentándose en 2005 el documento “Invirtiendo en el desarrollo: un plan práctico para conseguir los Objetivos de Desarrollo del Milenio”182, como resultado de ese trabajo.

  • 183 http://unctad.org/meetings/es/SessionalDocuments/ares70d1_es.pdf, visto el 15.9.18.
  • 184 https://www.un.org/development/desa/es/news/statistics/sdgs-report-2017.html, visto el 12.9.18

35A pesar de los propósitos y trabajos concretos que encara cada uno de los países pertenecientes a las Naciones Unidas, se puede afirmar que los primeros años del nuevo milenio tuvo mejores intenciones o propósitos que acciones efectivas tendientes a cumplimentar los ODM. Al llegar el momento del balance en el 2015, la ONU lanza un nuevo documento, “Transformar nuestro mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”, en el que propone en total 17 objetivos con 169 metas, con el objetivo de dar continuidad al trabajo inconcluso iniciado con los ODM, “asumiendo un carácter integrado e indivisible que conjuguen las tres dimensiones del desarrollo sostenible: económica, social y ambiental”183. Estos nuevos objetivos mundiales se denominan Objetivos de Desarrollo Sustentable, ODS. Otra vez podemos decir que nos encontramos frente a objetivos muy ambiciosos y difícilmente alcanzables a nivel mundial, considerando que el propio Secretario General de la ONU, António Guterres, dijo en 2017, al presentar un informe sobre el progreso en la implementación de ese plan de desarrollo global acordado en 2015, que « Es cierto que la globalización y el avance tecnológico han impulsado dramáticamente el comercio global y la riqueza del mundo. Es verdad que el número absoluto de pobres se ha reducido y sus condiciones de vida mejorado. Pero también es cierto que la globalización y el progreso tecnológico, en conjunto, han sido factores de inequidad. Ocho personas en el mundo tienen tanta riqueza como la mitad de la población global»184.

  • 185 http://unctad.org/meetings/es/SessionalDocuments/ares70d1_es.pdf, visto el 15.9.18.
  • 186 Ibidem

36Al presentar el documento de la Agenda 2030 se vuelve a hacer hincapié en “las tres dimensiones del desarrollo sostenible: económica, social y ambiental”185. Pareciera que todo el trabajo propuesto por la UNESCO e infinidad de organismos e instituciones multilaterales, regionales y nacionales no se hubieran tenido en cuenta a la hora de diseñar estos nuevos objetivos para lograr una mayor equidad en el mundo. Recién en el punto 8. de la Introducción se menciona, entre otros, que “se respeten las razas, el origen étnico y la diversidad cultural y [un mundo] en el que exista igualdad de oportunidades para que pueda realizarse plenamente el potencial humano y para contribuir a una prosperidad compartida”186. Recién aquí se menciona por primera vez la palabra cultura y vinculada a la prosperidad, que naturalmente no debe entenderse en forma restrictiva como prosperidad económica, pero que tiene una fuerte carga en ese sentido. También en el punto que le sigue se refiere a una cantidad de aspiraciones, pero ninguna de ellas referida directamente a la cultura o a la diversidad cultural u otras menciones parecidas.

  • 187 https://es.unesco.org/courier/abril-junio-2017/cultura-elemento-central-ods, visto el 30.9.18

37En el número de Abril-Junio 2017 de la revista digital Courier de la UNESCO, su Secretaria General, la india Jyoti Hosagraha, publicó “La cultura es todo lo que constituye nuestro ser y configura nuestra identidad. Hacer de la cultura un elemento central de las políticas de desarrollo es el único medio de garantizar que éste se centre en el ser humano y sea inclusivo y equitativo”, en el artículo titulado “La cultura: elemento central de los ODS”187. No deja de parecer una justificación a lo que muchos nos planteamos: la ausencia explícita de la cultura en los ODS. También se puede interpretar como un tema omnipresente, que está obviamente contenido en todo el desarrollo del documento, por lo que no es necesario mencionarlo explícitamente.

  • 188 https://elpais.com/elpais/2018/08/01/planeta_futuro/1533123142_549543.html, visto el 3.10.18

38También se pueden leer críticas veladas, como es el caso de Rebeca Grynspan, Secretaria General Iberoamericana, que publicó el 2 de agosto de este año una columna de opinión en el diario español El País, con el título: “El poder de la cultura para un mundo más próspero, inclusivo y sostenible” y con el subtítulo “Más allá del valor económico que aportan las industrias culturales y creativas, son también un vehículo para la inclusión social188, en el que menciona que “La cultura está en la base de nuestra posibilidad de impulsar un proyecto común de futuro, por eso debe ser un eje transversal de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030. Basta pensarlo un momento. ¿Será posible erradicar la pobreza (ODS 1) sin combatir los prejuicios que alimentan el sexismo, el racismo, la xenofobia y las demás formas de discriminación y exclusión social? ¿Será posible promover una producción y un consumo responsables (ODS 12) sin modificar nuestros patrones de comportamiento, en gran medida aprendidos socialmente? ¿Será posible lograr la igualdad de género (ODS 5) sin una masiva transformación cultural? Sabemos que no”. También señala que en nuestra región fuimos pioneros “en defender la cultura como una dimensión del desarrollo sostenible” (Grynspan, 2018). Ya Francisco Piñón, como ex Secretario General de la OEI, había afirmado que la Carta Cultural Iberoamericana representaba una instancia para consolidar el espacio común, haciendo de nuestra fortaleza cultural tanto un principio de unidad como un factor estratégico para el desarrollo de la región. “O para decirlo con otras palabras, de lo que se trata es de tomar como punto de partida la capacidad política de afirmar verdaderamente el enunciado cultural que nos identifica, para luego sostener estrategias conjuntas para el desarrollo económico y comercial.” (Piñón, 2007).

  • 189 http://www.agenda21culture.net/sites/default/files/files/documents/es/zz_cultura-4pilards_esp.pdf, (...)

39De los diversos organismos internacionales hay uno en particular que deberíamos seguir con mayor interés desde la gestión cultural y es la organización Ciudades y Gobiernos Locales Unidos, CGLU, quienes ya en noviembre de 2010 aprobaron el Documento de Orientación Política, en el marco de la Cumbre Mundial de Líderes Locales y Regionales - 3er Congreso Mundial de CGLU, celebrado en la Ciudad de México, “La cultura es el cuarto pilar del desarrollo sostenible189. En el mismo se considera que ya no es suficiente hablar de las tres dimensiones del Informe Burndtland (el crecimiento económico, la inclusión social y el equilibrio medioambiental), sino que es imprescindible agregar la dimensión cultural, sobre todo orientado a lo local, a través de un doble enfoque: “desarrollando los sectores culturales propios (a saber: patrimonio, creatividad, industrias culturales, arte, turismo cultural); y abogando para que la cultura sea debidamente reconocida en todas las políticas públicas, particularmente en aquellas relacionadas con educación, economía, ciencia, comunicación, medio ambiente, cohesión social y cooperación internacional.” Desde CGLU también se sienten en la obligación de dar continuidad a las culturas indígenas locales de todo el mundo, impulsando la convergencia entre antiguas tradiciones y nuevas formas de creatividad, impulsando la creatividad y conservando la identidad y diversidad. La Comisión de cultura de CGLU es una instancia única como punto de encuentro a escala mundial que agrupe a las ciudades, las organizaciones y las redes que trabajan en la relación entre políticas culturales locales y desarrollo sostenible, lo que la hace especialmente importante para la gestión cultural.

40Consideramos que es en el ámbito local en el que los gestores culturales podrán contribuir en mayor medida al desarrollo, con una mirada profesional y comprometida, entendida en los aspectos más amplios e inclusivos (económicos, sociales, culturales y políticos) pero centrados en su real destinatario: la comunidad de un lugar determinado, la población nominal de un país o una ciudad, aquellos que hacen, viven y gozan de la cultura. Siguiendo a Olmos (2008), debemos dejar de asignarle un papel instrumental a la cultura y atribuirle uno constitutivo, constructivo y creativo, ya que solamente así se podrá dar cuenta del desarrollo en términos humanos, es decir en la multidimensionalidad de la realización social.

Bibliographie

Bibliografía

Aliste, E. (2013) Progreso, desarrollo y sustentabilidad ambiental: representaciones de la ciudad y las tensiones sociedad-naturaleza en una hermenéutica de los territorios. Avance de investigación en curso. GT15 – Medio Ambiente, sociedad y desarrollo sustentable. Departamento de Geografía, Universidad de Chile. Visto el 20.9.18 en: http://actacientifica.servicioit.cl/biblioteca/gt/GT15/GT15_AlisteE.pdf

Bleckwedel, E. (1952). El plan Marshall y la recuperación anónima de Europa, Buenos Aires. Universidad de Buenos Aires, Facultad de Ciencias Económicas. Colección de tesis doctorales de la Biblioteca Central “Alfredo L. Palacios”. Biblioteca Digital de la Facultad de Ciencias Económicas, Universidad de Buenos Aires – UBA-. Visto el 28.9.18 en: http://bibliotecadigital.econ.uba.ar/download/tesis/1501-0560_BleckwedelER.pdf

Cuche, D. (1999) La noción de cultura en las ciencias sociales, Ediciones Nueva Visión, Buenos Aires.

Cuervo, L. (2006) Globalización y territorio. Instituto Latinoamericano y del Caribe de Planificación Económica y Social (ILPES), Área de Gestión del Desarrollo Local y Regional. Santiago de Chile.

Comisión Mundial de Medio Ambiente y Desarrollo (CMMAD), (1987) Informe Burdtland. Visto el 2.10.18 en: file:///C:/Users/ursula/Downloads/document.pdf

Díaz López, M. (2004) Desarrollo sustentable: pasado, presente y futuro. Revista Ingenierías, Universidad de la República, Uruguay, Vol. VII, Nr. 25. pp. 17-23

Estenssoro, F. (2015) El ecodesarrollo como concepto precursor del desarrollo sustentable y su influencia en América Latina. Revista UNIVERSUM, Vol. 30, Nº 1, Universidad de Talca, pp.81-99

Estenssoro, F. & Devés, E. (2013) Antecedentes históricos del debate ambiental global: Los primeros aportes latinoamericanos al origen del concepto de Medio Ambiente y Desarrollo (1970-1980). Estudos Ibero-Americanos, Vol. 39, núm. 2, julio-diciembre, pp. 237-261, Pontifícia Universidade Católica do Rio Grande do Sul, Porto Alegre, Brasil

Florensa, S. (1986) El Plan Marshall, en Revista Siglo XX, Historia Universal 21, Ministerio de Cultura, España

Grynspan, R. (2.8.18) El poder de la cultura para un mundo más próspero, inclusivo y sostenible, diario español El País, visto el 3.10.18 en: https://elpais.com/elpais/2018/08/01/planeta_futuro/1533123142_549543.html,

Guimaraes, R. (1992) El discreto encanto de la cumbre de la tierra. Evaluación impresionista de Río 92, Nueva Sociedad 122: 86-103.

— (2003) La sostenibilidad del desarrollo entre Rio 92 y Jahannesburgo 2002: éramos felices y no sabíamos. CEPAL, Santiago de Chile. Visto el 3.9.18 en: http://www.scielo.br/pdf/asoc/n9/16873.pdf

Gómez Gutiérrez, C. (2014) El desarrollo sostenible: conceptos básicos, alcance y criterios para su evaluación, Cap. III. En Garea Moreda B. et al. Cambio Climático y Desarrollo Sostenible. Bases Conceptuales para la Educación en Cuba. Instituto Superior de Tecnologías y Ciencias Aplicadas. Editorial Educación Cubana. La Habana, Cuba

Hosagraha, J. (Abril-Junio 2017) “La cultura: elemento central de los ODS”, Revista digital Courier de la UNESCO, visto el 30.9.18 en: https://es.unesco.org/courier/abril-junio-2017/cultura-elemento-central-ods

Lechini, G. (octubre 2009) La cooperación Sur-Sur y la búsqueda de autonomía en América Latina: ¿Mito o realidad?, Revista Relaciones Internacionales, N° 12. GERI – UAM, Madrid.

Molina Roldán, A. (2012) El rol del gestor cultural en la comunidad artística. Una validación social por construir. Reflexiones iniciales. Programa de Investigación en Artes. Universidad Veracruzana. Ponencia presentada en el III Congreso Nacional de Ciencias Sociales, México. Visto el 3.9.18 en: https://www.academia.edu/1907750/El_rol_del_gestor_cultural_en_la_comunidad_art%C3%ADstica._Una_validaci%-C3%B3n_social_por_construir._Reflexiones_iniciales

Organización de las Naciones Unidas, ONU. Documentos:

- “Índice de Desarrollo Humano” del PNUD, visto el 12.10.18, en:http://hdr.undp.org/sites/default/files/hdr_1990_es_completo_nostats.pdf

- “Objetivos de Desarrollo del Milenio”. Visto el 5.9.18. en: http://www.un.org/es/millenniumgoals/

“Transformar nuestro mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”, visto el 15.9.18 en: http://unctad.org/meetings/es/SessionalDocuments/ares70d1_es.pdf

Olmos, H. (2008) Gestión cultural y desarrollo: claves del desarrollo. Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, Madrid.

Organización de Estados Americanos - OEA. Documento: - “La cultura como finalidad de desarrollo”. Documento para el Seminario de Expertos en Políticas Culturales, Vancouver, Canadá, marzo 18 y 19 de 2002. Visto el 3.9.18 en: www.oas.org/udse/espanol/documentos/1hub6.doc

Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura, OEI. Documento:

- “Carta Cultural Iberoamericana”, vista el 6.9.18 en: https://www.oei.es/historico/cultura/carta_cultural_iberoamericana2.htm

Piñón, F. (2007) La cultura como estrategia de desarrollo e integración, artículo para la revista Indicadores Culturales, UNTREF, Programa Patricio Lóizaga. Visto el 6.9.18 en: http://www.untref.edu.ar/documentos/indicadores2007/La%20cultura%20como%20estrategia%20de%20desarrollo%20e%20integracion%20Francisco%20J%20Pinon.pdf

Prebisch, R. (1948) El desarrollo económico de la América Latina y algunos de sus principales problemas. Centro de Estudios para América Latina CEPAL, ONU. Visto el 3.9.18 en: https://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/40010/4/prebisch_desarrollo_problemas.pdf

Sachs, I. (1974) Ecodesarrollo: un aporte a la definición de estilos de desarrollo para América Latina. Revista Estudios Internacionales, 7 (25), p. 57- 77. doi: 10.5354/0719-3769.2011.17549

Notes

168 http://bibliotecadigital.econ.uba.ar/download/tesis/1501-0560_BleckwedelER.pdf

169 http://www.oecd.org/centrodemexico/laocde/historia-ocde.htm

170 Un sistema económico tradicional es aquél basado en modelos perennes de intercambio y comercio, como la agricultura y el trueque directo con miembros de la comunidad y vecinos… Los individuos que viven en sistemas económicos tradicionales tienen a dirigir sus actividades en función de satisfacer sus necesidades básicas y las de sus familias, en lugar de generar un excedente e intercambiarlo por productos de consumo (http://www.ehowenespanol.com/sistema-economico-tradicional-sobre_146740/. Visto el 10.09.2018)

171 Se conoce como Río 92 la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo que se llevó a cabo en Río de Janeiro, Brasil, entre los días 3 y 14 de junio de 1992, con el objeto de reafirmar la Declaración de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano, aprobada en Estocolmo el 16 de junio de 1972. Como resultado de esta Conferencia se aprobó la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, con el objetivo de establecer una alianza mundial nueva y equitativa mediante la creación de nuevos niveles de cooperación entre los Estados, los sectores claves de las sociedades y las personas. Se puede ver la Declaración completa en: https://www.un.org/spanish/esa/sustdev/documents/declaracionrio.htm

172 https://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/17364/S7100508_es.pdf?sequence=1

173 En 1970, el Club de Roma, una asociación privada compuesta por empresarios, científicos y políticos, encargó a un grupo de investigadores del Massachusetts Institute of Technology bajo la dirección del profesor Dennis L. Meadows, la realización de un estudio sobre las tendencias y los problemas económicos que amenazan a la sociedad global. Los resultados fueron publicados en marzo de 1972 bajo el título “Los Límites del Crecimiento”. (visto el 26.9.18 en: http://www.eumed.net/cursecon/18/18-4.htm)

174 Informe Comisión Brundtland sobre Medio Ambiente Desarrollo, visto 6.10.18 en:http://www.ecominga.uqam.ca/PDF/BIBLIOGRAPHIE/GUIDE_LECTURE_1/CMMAD-Informe-Comision-Brundtland-sobre-Medio-Ambiente-Desarrollo.pdf

175 El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) es un organismo internacional que forma parte de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y desde 1965 trabaja para reducir la pobreza en el mundo y los problemas asociados con esta, a través de prácticas que apoyan al desarrollo humano y el progreso económico y social de los países en los que el PNUD tiene presencia.

176 http://hdr.undp.org/sites/default/files/hdr_1990_es_completo_nostats.pdf, visto el 12.10.18

177 Ibidem

178 http://unesdoc.unesco.org/images/0010/001036/103628s.pdf, visto el 12.10.18

179 http://www.lacult.unesco.org/docc/1998_Conf_Intergub_sobre_pol_cult_para_des.pdf, visto el 11.10.18

180 http://www.un.org/es/millenniumgoals/. Visto el 5.9.18.

181 En la página https://www.onu.org.ar/odm-argentina/, por ejemplo se puede acceder al informe “Informe Final Argentina 2015: “Un camino hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, en el que nuestro país presenta su balance sobre los ODM en vistas a la próxima etapa.

182 http://www.un.org/es/millenniumgoals/reports.shtml, visto el 15.9.18

183 http://unctad.org/meetings/es/SessionalDocuments/ares70d1_es.pdf, visto el 15.9.18.

184 https://www.un.org/development/desa/es/news/statistics/sdgs-report-2017.html, visto el 12.9.18

185 http://unctad.org/meetings/es/SessionalDocuments/ares70d1_es.pdf, visto el 15.9.18.

186 Ibidem

187 https://es.unesco.org/courier/abril-junio-2017/cultura-elemento-central-ods, visto el 30.9.18

188 https://elpais.com/elpais/2018/08/01/planeta_futuro/1533123142_549543.html, visto el 3.10.18

189 http://www.agenda21culture.net/sites/default/files/files/documents/es/zz_cultura-4pilards_esp.pdf, Visto el 15.8.18.

Auteurs

Argentina. Mag. en Cooperación Internacional. Profesora e investigadora en la Licenciatura en Gestión Cultural, Universidad Nacional de Avellaneda -UNDAV-. ORCID 0000-0002-9370-8280

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search