Version classiqueVersion mobile

Estudios del Trabajo desde el Sur. Volumen III

 | 
Álvaro Galliorio Jorquera
, 
Dasten Julián Vejar

Introducción. Repensar el sur desde el Estallido

Álvaro Galliorio et Dasten Julián

Texte intégral

1Chile ha sido precarizado. Durante décadas el país ha sido conducido por los gobiernos de turno a la consagración de la venta y privatización de derechos sociales tan básicos, como una pensión, una jubilación, o una educación de calidad. La barbarie en que hemos vivido todo este tiempo, como sociedad, nos sorprende y nos indigna. Estos tiempos, nos hacen pensar como hemos tolerado y soportado tantos abusos, tanta impunidad, tanta complicidad y tanta violencia organizada por un grupo tan pequeño de personas, que definimos hoy como “la élite”.

2Chile despertó. Pero no es un Chile homogéneo. Es un Chile que entiende que el país es un espacio donde viven y coexisten distintos pueblos. Un lugar en donde las violencias de un Estado autoritario son las violencias que han marcado por siglos al pueblo mapuche y a los pueblos indígenas. Su expresión no es sólo la del ejercicio militar y policial en la revuelta popular de 2019. Lentamente pareciera que la sociedad chilena cobra sentido de su identidad, su historia y su futuro, desmontando la normalidad del ejercicio sistémico del neoliberalismo y evidenciando nuevas voces, escenarios y posibilidades para un cambio societario.

3Chile ha despertado de las deudas, de las apariencias, de la saturación de Netflix y de las tardes en el mall; del monopolio de los medios de comunicación; del carismático político rubio que llega a la población con la receta asistencial; de presenciar la muerte de ancianas/os en la miseria y el abandono; de la persistencia de niñas/os asesinadas/os en centros de detención que debieran protegerles; de la realidad de trabajar en dos o tres trabajos para obtener ingresos insuficientes; y de miles y miles de etcéteras, que muestran los rostros y vidas que dan forma a un proceso histórico y multidimensional de irrupción, revuelta y rebelión.

4Hoy ha quedado expuesta la fragilidad del orden de gobierno político institucional que administra el actual modelo, evidenciando que la precariedad de la vida no es una normalidad, sino que es una cuestión crítica que aqueja socialmente a la gran mayoría de la población, y que la búsqueda de alternativas es un gran paso para los acontecimientos por venir. Hay una nueva sensibilidad y conciencia colectiva para entender el pasado, el presente y el futuro del país. Se abre un enorme camino para el tránsito de nuevos actores, nuevos discursos y nuevas prácticas, las cuales vienen a cambiar la cara de un neoliberalismo fracasado y en descomposición.

5 La profunda fractura del modelo que se constata desde el 18 de octubre pone en jaque a la clase política, quienes han utilizado como elemento central la precariedad para sostener y reproducir sus formas de poder. De allí que una de las consignas utilizadas durante las movilizaciones sea “acabar con la precariedad de la vida”, ya que se entienden las vicisitudes, incertidumbres y violencias que significa el capitalismo, en su expresión neoliberal, como institución y lógica de producción de gobierno. Es así como la precariedad como fenómeno objetivo y subjetivo atraviesa a los diversos grupos etarios, construyéndolos como desechos y residuos sociales (siempre y cuando no se encuentren en el área de la producción), castigándolos y coaccionándolos de diversas formas para incentivar su sobreexplotación.

6Quienes dominan y han dominado este país durante décadas, sostienen que esta es una condición insuperable y no transformable por una serie de causas y límites que ha interpuesto el neoliberalismo como base para su reproducción. Bajo una condición fatalista y determinista de la realidad, la élite, el sistema político y la clase capitalista de este país construyen un discurso ritualista que se basa en la falta de presupuesto, la condición periférica de Chile, en los límites del crecimiento y las necesidades de la estabilidad económica. Por otro lado, pone el acento en la delincuencia y la criminalización, mientras la violencia social y popular comienza a convertirse en una condición cotidiana.

7Si bien el campo de fuerzas se encuentra aún enfrentado, es una posibilidad el que no consigamos lo que queríamos. Sin embargo, hay algo que queda instalado fuertemente en el centro del mundo político: se ha producido una conmoción, un impacto directo a la comodidad de las lógicas y prácticas de gobierno. El distanciamiento e impunidad, la arbitrariedad y la violencia del Estado y el gobierno, fueron puestas en una nueva balanza de la justicia, una justicia definida por la misma sociedad, y ya no por aparatos e instituciones creadas y dominadas por la élite.

8Como una cuestión central a relevar, es que este proceso no ha tenido una homogeneidad a nivel territorial. La compleja geografía del país, las desigualdades espaciales, el modelo económico extractivista, las diferentes culturas que habitan su territorio, así como el centralismo político y administrativo del Estado, son algunas de las coordenadas a pensar en este mosaico de realidades ensambladas llamado Chile.

Geografías del proceso

9El sur es complejo y es una red de construcciones de poder distinta a la de las metrópolis, pero enlazada y articulada al centro. En esta introducción, pensamos en dar una mirada desde la periferia de la periferia, visibilizando los procesos, movilizaciones y crisis abierta en la sociedad chilena hoy. Sin saber claramente si estas palabras apuntarán a algo más que a esta descripción, y reconociendo que no es posible aquí dar cuenta de todas las potencialidades y particularidades de pensar el sur (desde el sur), creemos que es necesario más bien responder algunas preguntas antes de pensar el presente, especialmente considerando la llamada región de La Araucanía.

10Primero que nada, “el sur” pregunta “al norte” ¿Existe una sociedad chilena? Las diferencias geográficas instalan fronteras, barreras y límites a la hora de pensar la identidad y los procesos de construcción de un hábitat societario. Las formas culturales y las posiciones respecto al centro hacen pensar en un heterogéneo montaje de realidades y sujetos, que no necesariamente es coherente y menos es una cohesión simétrica. Estos diversos escenarios que hoy se encuentran atravesados por prácticas de gobierno centralizadas, nacionales y monoculturales, son también los basamentos del Estado que se encuentran en tensión.

11Por ello es importante primero visualizar que en “el sur” hay características que hacen pensar en definitiva que estas fronteras centralizadas han consolidado, en muchos sentidos, la morfología de zonas y geografías de primera, segunda y tercera categorías. El desarrollo metropolitano y capitalista va acompañado de una gran expulsión de personas desde los territorios rurales y sureños, ya que en el centro se va condensando una zona de toma de decisiones, programas, políticas y oportunidades que tiene su base en Santiago. Esta es la base de una desigualdad socio-espacial del poder, la cual no implica que Santiago sea homogéneo o sea un paraíso de privilegios para el bienestar de la vida.

12La segunda pregunta sería ¿Qué entiende el centro por sur? El sur no es una construcción romántica, acampesinada y tradicional. No es el resguardo moral y paisajístico del centro, ni tampoco su destino migratorio por amenidad. Sino que más bien es un montaje de nuevos aparatos de expansión espacial y simbólico que avanza de manera acelerada en redefinir el carácter y reproducción de los territorios. Las ciudades que se van configurando y creciendo en este proceso, van sujetando, en diversas escalas, a comunidades locales, a “la naturaleza”, la sociabilidad y las formas de pensar el desarrollo. Sin embargo, allí también se van alojando grandes espacios de concentración de marginalidades, exclusiones y malestar.

13La migración interna, sumada a una diáspora rural-urbana, se vuelve el foco de zonas que van quedando deshabitadas por diversos motivos y razones, tales como la expulsión, el despojo y la depredación, así como también por las atracciones y comodidades de la vida en la ciudad, luego de décadas de aislamiento y desolación. El crecimiento demográfico de las ciudades va de la mano con una manera de pensar el crecimiento a través del despojo de las localidades pequeñas, de sus personas, de sus jóvenes, propiedades, agua, tierra, etc. Las promesas del neoliberalismo llegan acá, el sur, con una resonancia propia que vacía y llena de precariedades las vidas y re-instituye en la ciudad un trasvasije de las expresiones rurales.

14Por otra parte, cabe recordarle al centro que “el sur” no es sólo chileno. El sur ha sido construido por el estado chileno como salvaje, inhóspito, deshabitado e improductivo. ¿El sur de quién? Gran parte del pueblo mapuche conoce histórica, política y organizacionalmente los procesos en emergencia. Cuentan con una memoria colectiva que les permite contar con un amplio trazado de formas de entender el avance y la crisis de los proyectos nacionales en Chile. Han visto transitar presidentes, ministros, senadores, diputados, alcaldes, etc., por décadas. Así como poseen una fuerte convicción y experiencia en injusticas, precariedades y asesinatos, es como también pueden ver con claridad en el Estado chileno una máquina organizada de seguir sujetando estos territorios a las necesidades del capital y de los intereses coloniales.

15En este sur, el del pueblo mapuche, Wallmapu, hay experiencias que permitirían un gran aprendizaje al pueblo chileno sobre formas de resistencia, acciones internacionales, solidaridad cotidiana y prácticas organizacionales sofisticadas para enfrentar al Estado. Son experiencias que han ido mutando y transmitiendo intra e inter territorialmente, generando enclaves y nodos de intercambio, de solidaridad y asociatividad colaborativa que encuentran su propio ensamble, tanto en la cotidianidad como en la lucha política. Estas fuerzas se han condensado durante décadas en diversos territorios, siendo invisibles para el norte, pero con sostenibilidad y proyección en el tiempo en el sur.

16Es la sostenibilidad de estos procesos lo que hace interesante preguntarse ¿Qué debe aprender el norte de este sur? El sur ha mostrado hace décadas su propia potencia de organización, resistencia y lucha frente a la dinámica extractiva y expansiva del neoliberalismo. Las formas que han cobrado la protesta y la movilización social recorren Punta Arenas, Aysén, Chiloé, Osorno, Valdivia, Mehuín, Temuco, Lautaro, Collipulli, Ercilla, Renaico y Angol. Diversos casos, experiencias y procesos particulares locales configuran una red de acciones y una larga marcha de acumulación de significados, aprendizajes y fuerzas.

17Estas experiencias también son parte de procesos locales más moleculares, donde lugares como San Juan de la Costa, Curarrehue, Melipeuco, Panguipulli, entre otros, han generado vertientes y caudales propios para procesos populares, plurinacionales, económicos y ecológicos de resignificación de la vida en colectividad. Hoy parece que el norte tiene mucho que aprender de estas experiencias comunitarias, societarias y móviles, ya que allí se encuentran las bases de un proceso más complejo de lucha contra la precarización de la vida y de una nueva definición de la vida en sociedad.

18Entonces queda preguntarse ¿Cuál será la relación del norte con el sur en este proceso de transformación? Mientras más rápido desmontemos el imaginario de un sur opaco, nostálgico y atrasado, más rápido los procesos de respeto, reconocimiento y aprendizaje socio-popular cobrarán forma y expresión en este contexto de rearticulación simétrica. La transferencia de tecnologías de resistencia será parte central de la inteligencia social que se requiere para fundar procesos constituyentes, asamblearios y autónomos de debate, deliberación y decisión democrática.

Antecedentes y crónicas anunciadas.

19Las preguntas que nos quedan en el sur tienen que ver con los aparatos clientelares y conservadores que han extendido una visión oligárquica y latifundista de las relaciones sociales, especialmente en la gestión y manejo de la precariedad. Sin embargo, cabe destacar que este es un problema trans-espacial en el capitalismo periférico y neo-colonial, y que invitan a mirar la explosión de esta movilización en el metro de Santiago y sus resonancias múltiples en los territorios sureños.

20Para la investigación científica y social, este nuevo escenario significa un hito innegable. Como ha sido posible constatar, la intelectualidad del régimen y sus gestores, han tratado de dar plausibilidad de comprensión a este enorme proceso social. Desde las referencias al malestar, la desigualdad, la rabia y la injusticia, aparecen deslizarse las interpretaciones políticas programáticas de las coaliciones políticas a través de sus intelectuales. Un ejercicio que ha rondado en la desesperación y el protagonismo egocéntrico que acompaña el androcentrismo en el campo científico.

21Este vaivén de intentos por conceptualizar y apropiarse de la interpretación de esta rebelión cruza todo el sistema político formal. Científicos y científicas que han venido dando forma al colchón de las políticas públicas neoliberales, la producción de las narrativas y los discursos socialdemócratas, se encuentran en la descomposición de sus posiciones hegemónicas. Esta descomposición abarca sus aparatos teóricos y metodológicos de diagnóstico, la delimitación de lo que se ha entendido por “sociedad chilena”, sus prácticas investigativas y la manera de entender el conocimiento en sociedad.

22Esta descomposición genera un conjunto de preguntas que exigen la movilización de nuevos desafíos para las ciencias, los saberes y el conocimiento en general. Estos desafíos se forjan y acompañan como un humilde, lento y denso horizonte de posibilidades, un horizonte por el cual estamos llamadas/os a trabajar al unísono, no sólo por una nueva constitución, sino que, más bien, por una nueva forma de entendernos societariamente en el mundo, en donde trastoquemos la geografía, y el sur pueda ser el norte y el norte pueda ser el sur.

23Sumándose a este desafío, presentamos algunas investigaciones y ensayos que, pensando en las múltiples configuraciones sociales y relacionales que involucra el concepto de sur, nos invitan a pensar en esta rebelión social desde los múltiples rostros, escenarios y situaciones que atraviesan el sur del mundo. Teniendo como eje “el trabajo” y su multiplicidad, es que presentamos una serie de capítulos que pueden ser leídos como antecedentes y crónicas anunciadas de una rebelión social.

24Este trabajo ha sido posible gracias al proyecto Fondecyt N° 1161347 “Cartografía de la (s) precariedad (es) laboral (es) y las relaciones laborales de la zona centro sur. Tipologías del trabajo precario y su incidencia en la práctica sindical en las regiones del Maule, Biobío y La Araucanía”. Por ello, muchos de estos trabajos corresponden a investigaciones que han sido realizadas como tesis situadas geográficamente en el sur de Chile, y que responden a un programa de investigación en las formas en que se (re) producen, multiplican, interceptan y expresan las precariedades en el trabajo.

25Contamos con dos textos de colaboradoras/es internacionales que le otorgan un componente referencial, situado y de mayor amplitud a las locaciones geográficas antes mencionadas. Estas colaboraciones forman parte del primer apartado del libro titulado “Perspectivas teóricas contemporáneas en el sur global”. Estos trabajos pretenden generar un marco de coordenadas históricas, geográficas, culturales y políticas para adentrarnos en las propuestas empíricas presentes en este volumen.

26Es así como el trabajo de la Dra. Ana Isla y su propuesta para analizar el extractivismo y el capitalismo verde en el caso de Costa Rica, se vuelve relevante para todas/os aquellas/os que deseen introducirse a esta temática, dejando ver la magnitud y la plasticidad del capital, sus movimientos hacia la precarización de la existencia y de la vida, y la maleabilidad de sus discursos para la gobernanza bajo una supuesta óptica ecológica. Este trabajo, que está elaborado desde una perspectiva ecofeminista, aborda cinco aspectos para explicar lo que la autora ha definido como “enverdecimiento”.

27Por otro lado, la Dra. Tania Aillón y el Mg. Luis Castro, investigadores del grupo Llank’aymanta ( “desde el trabajo” en quechua) de Bolivia, nos introducen a una reflexión teórica y conceptual, permitiéndonos entender la localización y temporalidad en que se insertan los trabajos de investigación que se desarrollan en este volumen. Este texto que tiene como centro la crítica al concepto de precariedad, realiza una reconstrucción del contexto histórico en el cual emerge el concepto, luego identifican como la precariedad se ha desarrollado dentro del capitalismo y, como último elemento, reflexionan sobre los alcances del concepto en la actualidad.

28A estas contribuciones internacionales, se suma el trabajo de jóvenes investigadoras e investigadores que, durante el desarrollo del proyecto de investigación y a través de sus propias habilidades, creatividad, ingenio y sensibilidad, han llevado a cabo una labor de enorme calidad, compromiso y disciplina, lo cual logramos colectar en este volumen. Fueron tres años acompañando iniciativas generadoras de aprendizajes, emociones, ideas y actos de resistencia. Este tercer volumen de Estudios del Trabajo desde el Sur presentará tres tesis de magister realizadas en el programa de Magíster en Sociología de la Universidad de Chile, una tesis de pregrado de la carrera de Sociología de la Universidad de Chile y tres tesis de pregrado realizadas en la carrera de Sociología y de Trabajo Social de la Universidad Católica de Temuco.

29Las presentaciones de las tesis comienzan en el segundo apartado, titulado “Luchando contra la precariedad” e integrado por trabajos en los cuales se exponen experiencias de organización colectiva y acción contra situaciones de precariedad laboral y social. Primero, Benjamín Muñoz Ortiz, presenta “Vertedero Boyeco: Precariedad laboral, vulnerabilidad territorial y resistencia colectiva”, abordando la problemática del vertedero que funcionó en la ciudad de Temuco hasta el año 2016 y que dejó ver diversas problemáticas que enfrentaron las familias y las comunidades que realizaban trabajos y habitan en ese lugar. Es así como se visibiliza la lucha contra la precariedad laboral, identificando las dinámicas institucionales que envuelven el conflicto y las subjetividades que son desarrolladas y/o modificadas durante el proceso.

30Luego, Nicolás Ratto en “Sindicatos contra la precariedad. Análisis de tres procesos de organización sindical contemporáneos en el sector del retail y del trabajo doméstico asalariado en Chile”, nos traslada a conocer la experiencia de dos organizaciones sindicales del retail y una de trabajadoras de casa particular a nivel nacional que se enfrentan a diversas dimensiones de la precariedad laboral. Este autor, alojado en lo que define como “proceso de organización sindical”, dará cuenta de las desigualdades estructurales del trabajo, las posibilidades de organización que se encuentran, las estrategias elaboradas y los resultados obtenidos.

31“Migración y marcas de precarización” es el tercer apartado, donde es posible encontrar los trabajos titulados “Trayectoria laboral de trabajadores/as migrantes latinoamericanos y caribeños en la ciudad de Temuco”, de Paz Silva Reyes, y “Migración latinoamericana y caribeña: Trayectorias laborales y precariedad laboral en la ciudad de Temuco”, de Ana Huento Nahuelan. Estos artículos abordarán, desde diversas perspectivas y focos de análisis, las vivencias de trabajadores/as migrantes en la ciudad de Temuco. Ambas investigaciones tienen como componentes relevantes las condiciones laborales, las redes de apoyo y colaboración, las organizaciones sindicales, entre otros, dándonos la posibilidad de conocer las realidades biográficas, las complejas trayectorias de los y las entrevistadas, las relaciones de género y las ocupaciones que van marcando las inserciones laborales de la población migrante.

32En este apartado las autoras se adentran a conocer situaciones de trabajo marcadas por violencias y formas diversas de racismo que, en la condición migrante, se traducen en marcas de precarización en la indefensión que representa el estatuto del migrante en la sociedad chilena. También es posible conocer trayectorias migratorias hacia el sur de Chile, las cuales involucran motivos diversos y distintos a los que suelen reconocerse en las investigaciones sobre migración. De conjunto, este apartado apunta a visibilizar la intersección y radicalización que cobra la precariedad laboral en su cruce con la condición nacional, género y estatus migratorio de las sujetas y sujetos.

33La última sección lleva por título “Estudios sectoriales de la producción de la precariedad” y se encuentra compuesto por tres artículos, los cuales proceden de investigaciones que se anclan en actividades productivas situadas histórica y geográficamente. En primer lugar, Lincoyán Painecura Medina observará cómo los cambios a nivel global, los nuevos mercados y la sobreexplotación ecológica van configurando la realidad en los territorios de la provincia de Malleco, Región de La Araucanía. En este trabajo titulado “Transformación neoliberal en el sector forestal-maderero de La Araucanía. Consideraciones para un estudio de estructura laboral” el autor comienza describiendo las transformaciones del mundo maderero en Chile y las características sociohistóricas del territorio, para terminar, ofreciendo un marco analítico y tipológico que aborda la estructura laboral y ocupacional del sector forestal.

34Alejando Castillo nos presenta “La organización del control en la agroindustria chilena. El caso de los viñedos”, artículo en el que se pregunta por el control dentro del proceso de trabajo. Para eso, el autor sitúa las discusiones sobre el management, el proceso de trabajo, y las relaciones industriales en uno de los sectores históricamente más marcados por las lógicas tradicionales: el sector vitivinícola. El autor pone su atención sobre la hibridez y las contradicciones del sector, pensando en su posición exportadora, la innovación de los métodos de gestión y la cultura de relaciones laborales promovida en las industrias. Se adentra en la organización de la producción, que contiene soportes históricos y territoriales que persisten pese a la introducción de dispositivos de gobierno en el control del trabajo, exhibiendo la complejidad, adaptabilidad y fragilidad que estos procesos involucran.

35Por último, Pablo Seguel Gutiérrez se enfoca en el trabajo portuario. En base a estadísticas descriptivas, el autor busca reconstruir la trayectoria del sector, evidenciando el efecto de las medidas que han desregulado la industria desde el golpe de Estado y la instauración de las políticas neoliberales. En “La ‘modernización portuaria’ en la Región del Biobío. Un caso de privatización con precarización del empleo (1990-2018)” terminará dando cuenta cómo los trabajadores y trabajadoras han logrado frenar, en parte, la precarización del empleo que ha traído consigo el arrase de la privatización.

36Para finalizar, queremos acotar que muchas veces un capítulo no logra dar cuenta de todo el hermoso, complejo y nutritivo proceso que existe detrás de la formulación y la creación conceptual, humana y práctica, que es la experiencia de cada uno de los autores y las autoras en la relación con su investigación. Sin embargo, este es un límite que de seguro el/la lectora solamente podrá comprender a cabalidad cuando tenga la posibilidad de conocer personalmente a estas/os jóvenes investigadoras/os.

37Como GETSUR hemos vivido una experiencia única. Cada momento de dedicación que está puesto en este libro nos ha formado significativamente, ya que hemos cooperado, aprendido y cambiado perspectivas, mundos, realidades y vidas. Durante el tiempo que significó la ejecución del proyecto no sólo potenciamos la formación de nuevas capacidades, sino que también transmitimos el conocimiento, sensibilidad y la experiencia que nos llevó a formular y llevar a cabo esta investigación. Dejando de lado las mezquindades (ya) clásicas de la academia, potenciamos un espíritu comunitario, colectivo y solidario, desde la curiosidad científica y la necesidad de generar conocimiento situado a las necesidades sociales. Podemos decir con responsabilidad, que hemos respetado los intereses de cada estudiante y que también hemos aprendido de ellos y ellas, de cada mundo de posibilidades y riquezas que significa cada una y uno, conociéndolos y acompañándolos. Agradecemos su confianza en este proyecto, y presentamos a ustedes sus trabajos desde el sur.

Auteurs

Sociólogo Universidad Católica de Temuco, estudiante de Magister en Sociología Universidad Alberto Hurtado. Becario COES (Centro de estudios de Conflicto y Cohesión Social, CONICYT/FONDAP n° 15130009), años 2019-2020.

Sociólogo, Dr. en Sociología por la Universidad Friedrich Schiller de Jena Alemania. Académico del departamento de Sociología y Ciencia Política. Investigador responsable FONDECYT Regular n° 1200990 “Precariedades del trabajo en la Macrozona sur de Chile: Intersecciones, territorios y resistencias en las regiones del Maule, Ñuble, Biobío y La Araucanía (2020 – 2023)”.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search