Version classiqueVersion mobile

¿Clase o Pueblo?

 | 
Manuel Salgado

I. No partir del pueblo

Texte intégral

1. Marx antes de Engels: no partir del pueblo

1El primer trabajo de Marx en el cual se sistematiza con algún grado de desarrollo la posición que es necesario adoptar para comprender la realidad y sus distinciones internas, es el “El Manifiesto filosófico de la escuela histórica del derecho”, escrito y publicado entre abril y agosto de 1842. Publicado en la Reinische Zeitung (RZ), en él Marx delinea la crítica al resultado necesario de adoptar hasta el final las posiciones kantianas. Así, el poder estructurante del “noúmeno”, la imposibilidad conocer la verdad, lleva a formulaciones que justifican lo existente en la forma que sea que éste se presente. No existen así criterios de juicio, porque la semilla racional no se encuentra presente en lo positivo:

Hugo malinterpreta a su maestro Kant al suponer que, por el hecho de que no podemos conocer lo que es verdadero, debemos por consiguiente permitir a lo no verdadero, si es que existe del todo, pasar como plenamente válido. Es escéptico respecto de la verdadera naturaleza de las cosas, al punto de hacerle la corte a su apariencia accidental. Por tanto, por ningún motivo intenta él probar que lo positivo es racional; él trata de probar que lo positivo es irracional…
…El razonamiento de Hugo, tal como sus principios, es positivo, e.g. acrítico. No reconoce distinciones. Todo lo que existe le sirve como autoridad, toda autoridad le sirve como argumento. Así, en un mismo párrafo cita a Moisés y a Voltaire, a Richardson y a Homero, a Montaigne y a Ammon, al Contrato social de Rousseau y a la Civitate Dei de san Agustín…El desvergonzado Conci, que corre desnudo y a lo más se cubre con lodo, es tan positivo como un francés, quien no solo se viste, sino que lo hace con elegancia. El alemán, que cría a su hija como joya de la familia, no es más positivo que el Rajput, quien asesina a su hija solo para evitarse la molestia de alimentarla…En un lugar, una cosa es positiva, en otro, una distinta; la una es tan irracional como la otra. Sométete a lo que es positivo en tu propia tierra…(“The Philosophical Manifesto of the Historical School of Law”, Marx, Aprilaug 1842)

2Solo partiendo de esta reacción moderna frente a lo que 150 años después se denominaría “culturalismo”, Marx puede realmente afirmar un punto de partida fértil. Aún bajo un marco hegelianoidealista, Marx argumenta sobre la necesidad de afirmar uno que necesariamente debe analizar (dividir) y emitir unos juicios, los cuales se descubren a sí mismos (debido a su vinculación con una realidad que no es como debiera ser) como “críticos”.

3Premunido de esta premisa, Marx podrá en efecto plantearse problemas correctos, los cuales lo llevarán a tratar la realidad material y sus determinantes. Si en el escrito citado vemos el primer desarrollo importante en las concepciones teóricas de Marx, el siguiente ya coincidirá con su adopción de un punto de vista materialista. En este punto de nuestra “reconstrucción” recurrimos a cómo el Moro observa hacia atrás su propia historia en un momento de relativa madurez, para consignar el lugar y momento específicos en que la semilla de una concepción materialista de la historia (una forma de denominar el programa de investigación marxista) queda sentada:

Aún si la jurisprudencia era mi área de estudio especial, la estudié de cómo materia subordinada a la historia y la filosofía. En el año 1842-1843, como editor de la Reinische Zeitung, me encontré por primera vez en la embarazosa posición de tener que discutir los denominados intereses materiales. Las deliberaciones de la Asamblea de la Provincia del Rin sobre los robos de madera y la división de la propiedad de la tierra; la polémica oficial comenzada por Herr von Schapper, en ese momento Oberpräsident de la Provincia del Rin, contra la Reinische Zeitung sobre la condición del campesinado de Mosela, y finalmente los debates sobre el libre comercio y las tarifas de protección, causaron que por primera mi atención se volcara hacia las cuestiones económicas. (“Preface” to “Contribution to a critique of political economy”, Marx, January 1859)

4Los escritos a los cuales Marx hace referencia en este canonizado “Prefacio” que hemos citado arriba, no solo muestran desarrollos materialistas ya de cierto peso, sino que a la vez (y quizá por lo mismo –debido al carácter específico de la realidad material-), contienen elementos críticos que ya operan conceptualmente (si bien no terminológicamente) con la “división del pueblo en clases”. Que el mismo Prefacio solo consigne la semilla de la perspectiva materialista desnuda y no así la contradicción propia de la base (lo que más tarde M y E consignarán como “lucha de clases”), tiene que ver con las circunstancias de censura a las que se vio sujeta la publicación de la “Contribución”, las cuales, como señaló Arthur M. Prinz en “Background and Ulterior Motive of Marx's "Preface" of 1859” (1969), impidieron a Marx utilizar el concepto “lucha de clases” en este escrito. No obstante, en términos sociales y económicos, este Marx de 1842 escribe ya para y por los “pobres sin propiedad”:

Nosotros, gente poco práctica, demandamos para los pobres, social y políticamente sin propiedad…Demandamos para los pobres un derecho de costumbre, y uno que de hecho no es de carácter local, sino que existe como derecho de costumbre de los pobres en todos los países. Y aún vamos más allá, sostenemos que el derecho de costumbre por su propia naturaleza, solo puede ser un derecho de esta más baja, y sin propiedad, masa elemental. (Proceedings of the Sixth Rhine Province Assembly. Third Article Debates on the Law on Thefts of Wood, Karl Marx, oct 1842)

5El sentido de la crítica de Marx está dado por la oposición entre derecho y costumbre, una que le permite justificar las acciones cotidianas de la base social a la cual nos hemos referido en tanto racionales y naturales, mientras las mismas costumbres de los estamentos privilegiados devendrían ilegales (no racionales) por su ser imposibilitado de universalización.

6En segundo lugar, un cimiento de crítica al “discurso de los derechos”, caro a la mayor parte de las formas populistas que luego criticará el Moro junto a Engels en el curso de su pródiga producción, es elaborada en el escrito que hemos citado, sobre todo en función de una crítica a la “libertad negativa” tan propia de la teoría liberal:

El legislador sabio prevendrá el crimen en orden de no tener que castigarlo, pero lo hará no obstruyendo la esfera del derecho, sino que, eliminando el aspecto negativo de cada instinto del derecho, dándole a éste último una esfera de acción positiva. No se limitará solo a remover lo que imposibilita a los miembros de una clase pertenecer a una esfera del derecho más elevada, sino que alzará a esta clase misma a la posibilidad real de disfrutar de sus derechos. (ibid)

7Tercero, la base social a la cual apunta Marx (“pobres sin propiedad”), le hace desde un comienzo crítico a la entronización de otros tipos de carencia material, reconociendo la estructura estatal como funcional a los “propietarios en general” (véase en la siguiente cita una lúcida crítica a lo que luego será la estrategia antimonopolista del estalinismo a mediados del siglo XX, un estalinismo que específicamente definía “pueblo” como incluyendo a propietarios pequeños y medianos):

No existió intención de otorgar igual protección al propietario forestal que al infractor de las regulaciones forestales, solo se buscó hacer la protección del pequeño propietario forestal igual a la del gran propietario forestal. En este último caso, la igualdad hasta el último detalle es un imperativo, mientras en el primer caso la desigualdad es axioma. ¿Por qué el pequeño propietario forestal demanda la misma protección que el gran propietario forestal? Porque ambos son propietarios forestales. Pero acaso, ¿no son tanto los propietarios forestales como los infractores de las regulaciones forestales, ambos ciudadanos del Estado? Si los pequeños y grandes propietarios forestales tienen el mismo derecho a la protección por parte del Estado, ¿no se aplica esto aún más a los ciudadanos pequeños y grandes del Estado? (ibid)

8En cuarto lugar, el hilo conductor del artículo que aquí venimos citando está dado por una crítica al Estado. Aun no utilizando una terminología plenamente “marxista”, conceptualmente sí está presente de manera fuerte la idea de que el Estado funciona como instrumento en manos de los grupos dominantes:

Esta lógica, que convierte al sirviente del propietario forestal en una autoridad estatal, transforma la autoridad estatal en servidora del propietario forestal. La estructura estatal, el propósito de cada autoridad administrativa individual, todo debe permitirse para que todas las cosas sean degradadas y se conviertan en un instrumento del propietario forestal, y así sus intereses operen como el espíritu que gobierna el completo mecanismo. Todos los órganos del Estado devienen los oídos, ojos, brazos, piernas mediante los cuales el interés de los propietarios forestales oye, observa, evalúa, protege, alcanza y dirige. (ibid)

  • 11 Ver más adelante, pp 28.

9En el curso del escrito Marx mostrará cómo el Estado es financiado por los pobres sin propiedad, pero cómo éste se vuelve contra estos últimos; cómo los propietarios son a la vez “juez y parte”; cómo el pequeño propietario funge como justificación para que el Estado sea de hecho un Estado de propietarios; cómo la estructura misma del Estado contiene en sí la reivindicación del poder absoluto y el “estado de excepción schmittiano”; cómo el Estado sirve para aumentar las ganancias derivadas del trabajo ajeno; cómo el aparato público no es más que una adición al ya crecido poder de los propietarios privados. Esta crítica al Estado es relevante para tratar el concepto “pueblo”, no solo porque muestra cómo el mismo sirve a los intereses de un sector del pueblo y no al pueblo en su conjunto, sino también porque el mismo Marx apuntará un año y medio más tarde cómo la estructura fundante misma del Estado moderno se encuentra estructuralmente vinculada con la categoría pueblo y el contenido sustantivo que ésta designa11.

10Ahora bien, el tratamiento del problema del Estado en este trabajo de Marx, al tiempo que enfatiza la dimensión de “aparato instrumental” propia del Estado moderno, no cae sin embargo en una crítica subjetiva y voluntarista a éste. De ahí que el Estado no sea cualquier tipo de instrumento, sino que uno con una naturaleza específica clara, la cual se evidencia en el carácter y la lógica de desarrollo de unas leyes determinadas: es la lógica de desarrollo de estas leyes propias del Estado moderno la que lleva en su seno la semilla de lo que después los marxistas comprenderán como “dominación de clase”. En suma, este primer Marx ya nos muestra cómo pueden complementarse de manera fértil las teorías expresionistaseconomicistas del Estado (cuyo paradigmático representante será más tarde Pashukanis) con las instrumentalistas-politicistas (con Stutchka como el representante tipo)

11En la cita del Prefacio que hemos consignado no solo se hace referencia a un texto aislado, sino a todo un contexto de discusión, y esto es así porque no solo es relevante el primer documento producido por Marx que ya hemos citado, sino también su complemento escrito a modo de respuesta a las críticas realizadas al primero. En la “Justificación de un corresponsal de Mosel”, escrita y publicada en enero de 1843, Marx vuelve a enfatizar cómo su interés (su punto de partida, aquello que lo que lo lleva a entrar en la discusión y analizar el problema), está puesto enfáticamente en los pobres sin propiedad:

Adicionalmente, es evidente que el viticultor pobre no tiene el tiempo ni la educación para caracterizar su situación; de ahí que el viticultor pobre sea incapaz de pronunciarse, mientras viticultor que es capaz de hablar evidentemente no es pobre, y por tanto sus reclamos parecen infundados. Pero si incluso el viticultor educado es rechazado por no poseer el conocimiento oficial, ¡cómo puede el viticultor sin educación sostenerse a sí mismo frente a este conocimiento oficial! (“Justificación de un corresponsal de Mosel”, Marx, enero 1843)

12Pero en este punto a la perspectiva del Moro se le añade un plus muy distintivo, ya que explica la acción social no por las meras voluntades de grupos e individuos, sino que la deriva de “condiciones generales” situadas por encima de las voluntades individuales. Elabora un prisma materialista que después desarrollará Althusser a mediados del siglo XX, coloreado ya por ribetes estructuralistas:

Al investigar la situación propia de nuestro país, uno está tentado de pasar por encima de la naturaleza objetiva de las circunstancias y explicar todo en función de la voluntad de las correspondientes personas. Sin embargo, existen circunstancias que determinan las acciones de las personas privadas y las autoridades individuales, y que son tan independientes de ellas como lo es la acción de respirar…Estas pueden ser establecidas aproximadamente con la misma certidumbre con la cual el químico determina las condiciones externas bajo las cuales las sustancias que tienen afinidad están constreñidas a formar un compuesto…Aquí, también debemos en primer lugar enfatizar en el punto de vista mediante el cual nos hemos guiado en nuestra exposición, y reconocer la poderosa influencia de las condiciones generales en la voluntad de las personas actuantes. En las circunstancias especiales que imposibilitaron una discusión pública y franca acerca del estado de la situación en la región de Mosel, no debemos sino ver más que la encarnación factual, la obvia manifestación de las condiciones generales arriba mencionadas…Cualquiera que abandone este punto de vista objetivo, es víctima de sentimientos amargos unilaterales contra personalidades individuales en las cuales él ve encarnada toda la dureza de las condiciones contemporáneas que lo confrontan. (ibid)

13Esta antipersonalización de la historia, será insumo muy relevante a la hora de criticar tanto al populismo en general como al modo de explicación de la realidad histórica que adopta éste, signados ambos por la fetichización de los “líderes del pueblo”, de unos supuestos “héroes” que guían a unas “masas indiferenciadas”, manipulándolas a ellas y a la historia a su voluntad. Solo mediante la crítica materialistaestructuralista aquí ya delineada, a la cual se le suma el interés explícitamente declarado en este artículo por el material fáctico, podrá el Moro comprender la realidad social como signada por un tipo de conflicto específico, el cual no niega la acción individual y grupal volitiva, pero sí la subsume en el marco de una contradicción estructural más vasta y abarcante: la lucha de clases.

14La señalada distinción servirá también a Marx para “descubrir” una de las dimensiones constitutivas del Estado moderno (recordemos que en la obra posterior de Marx se señalará a la categoría pueblo como estructurante y constitutiva del mismo): la burocracia y su dimensión en tanto estructura relativamente autónoma, como aparato con una lógica propia y capacitado solo para plantear un tipo de problemas específicos. A la hora de tratar un “problema social”, el burócrata verá a las reclamaciones emanadas desde abajo como “ataque” a su propia actividad reguladora previa, en un contexto donde el experto tiene intereses comprometidos (participa orgánicamente de la vida de la sociedad civil) y el juez imparcial es deficitario en calificaciones. De ahí que el funcionario estatal naturalice los problemas sociales y culpe al reclamante de sus propias penurias: “Por tanto, para el funcionario solo la esfera de actividad de las autoridades constituye el Estado, mientras el mundo exterior a esta actividad es meramente un objeto de la actividad estatal, uno que carece completamente del marco de pensamiento y del conocimiento estatal” (ibid)

15La misma división entre objeto de actividad estatal y la actividad estatal propiamente tal, se internaliza en la propia estructura pública, generando rangos y jerarquías que configuran puntos ciegos: “La misma posición de posesión de conocimiento oficial superior y la misma antítesis entre la administración y el objeto administrado, se repiten dentro del propio mundo oficial” (ibid)

16Bloqueos al acceso de la realidad que hacen ver los problemas como una mera cuestión de administración…

Sin quererlo, pero necesariamente, el funcionario individual que se encuentra más cercano al viticultor ve el estado de cosas como mejor de lo que realmente es. Él piensa que la pregunta acerca de si las cosas están bien en su región, solo se reduce a la pregunta de si él administra la región correctamente. Si los principios administrativos y las instituciones son buenas o no, es una cuestión que está fuera de su competencia, y ello solo puede ser juzgado en niveles más altos que poseen un conocimiento más profundo y amplio de la naturaleza oficial de las cosas, e.g. de su conexión con el país como un todo…(ibid)

17…y así terminan configurando una realidad paralela que se sobre impone a la a realidad “misma”, una realidad burocrática:

Los cuerpos administrativos superiores están constreñidos a tener mayor confianza en sus funcionarios que en las personas administradas, a las cuales no se les puede suponer en posesión de igual conocimiento oficial. Un cuerpo administrativo, más todavía, tiene sus tradiciones. Por tanto, también en lo que concierne a la región de Mosel, tiene principios establecidos de una vez y para siempre, tiene un cuadro oficial de la región en el Catastro, tiene datos oficiales de ingresos y gastos, tiene en todas partes, paralelamente a la realidad efectiva, una realidad burocrática, la cual retiene su autoridad a pesar de lo mucho que cambien los tiempos. (ibid)

18Este punto ciego, fundamento de la actividad estatal y su naturaleza específica, es uno que Marx consigna como objeto de crítica y transformación. Ahora bien, el mismo, al ser un bloqueo estructural, es imposible de ser tematizado por los mismos agentes que aplican la actividad desde el aparato público, lo que redunda en una tesis fuerte de Marx contra la posibilidad de autorreforma de la burocracia:

Las autoridades administrativas, aún con las mejores intenciones, la más celosa humanidad y el más poderoso intelecto, no pueden encontrar solución para un conflicto que sea mayor a lo momentáneo y transitorio, el conflicto constante entre la realidad y los principios de la administración. Porque no es su tarea oficial -ni podría ser ella su posible tarea aún si actuaran bajo las mejores intenciones-, el realizar un quiebre en una relación esencial o, si se quiere, en el destino. Esta relación esencial es la burocrática, tanto dentro del cuerpo administrativo mismo, como en las relaciones entre éste y el cuerpo administrado. (ibid)

  • 12 Nuevamente estas tesis de Marx constituyen un antecedente inapreciable para criticar las posicione (...)

19Si “Estado moderno” y “pueblo” se refieren y constituyen recíprocamente, lo anterior debe ser interpretado en el sentido de que el “pueblo”, en tanto pueblo, es también incapaz de autotematizarse y autorreformarse12. Si bien el desarrollo posterior del marxismo como programa de investigación nos mostrará que el problema de la burocratización solo puede ser cabalmente afrontado poniendo en el centro del análisis a “las clases”, éste Marx de principios de 1843 delinea ya algunos elementos que se incorporaran a la propuesta posterior. En efecto, Marx reconocerá un tercer elemento entre el sujeto de administración y quien administra, al cual identificará con la “prensa política”. Entenderá que ésta no coincide con el Estado formal, pero tampoco es autónoma respecto de éste; es la vinculación entre Estado y economía, no solo en términos locales, sino a que nivel de la totalidad social. Si bien aquí Marx aún mantiene remanentes que ponen el acento en el debate ciudadano, la semilla materialista que ya ha desarrollado en este artículo y el anterior, le permite sostener que este alzarse al nivel del interés general no desvincula al agente de intereses materiales particulares, sino que se da por y en función de su vinculación orgánica con un tipo específico de éstos. Para este Marx ya materialista y que ha sentado premisas clasistas de cierto vuelo, pero a la vez aún retiene elementos de una práctica ciudadanista, su propia posición ante la oficialidad estatal prusiana se resumía de la siguiente manera:

Por su parte, las personas particulares, que han observado la pobreza real de los otros en el completo desarrollo de sus dimensiones, que la ven gradualmente acercarse a ellos mismos, y quienes, más todavía, son conscientes de que el interés particular que defienden es igualmente un interés del Estado, y éste es defendido por ellos como interés del Estado, estas personas particulares no solo se encuentran constreñidas a sentir que su propio honor está siendo impugnado, sino que consideran que la realidad misma ha sido distorsionada bajo la influencia de un punto de vista establecido arbitrario y unilateral. Entonces ellas se oponen a la arrogante presunción de la oficialidad; subrayan la contradicción entre la naturaleza real del mundo y la que se le supone a éste en las oficinas gubernamentales, contrastando las pruebas prácticas con las pruebas oficiales. (ibid)

20Siguiendo la línea de continuidad que descubre en la obra de Marx a un autor que divide efectivamente al pueblo en clases, es menester hacer referencia a los próximos meses de la vida del Moro, los cuales dedicó a un estudio concienzudo de la Revolución Francesa (RF). Es este estudio el que le llevará a distinguir de modo más enfático entre clases sociales, sobre todo porque podrá apreciar cómo esta revolución comenzada en 1789 operó ya un análisis político-práctico de la categoría pueblo, el cual dio forma a las reivindicaciones de clase de los trabajadores y su proyecto comunista. Si bien no podemos dar fe textual de que en este período Marx conoce ya las insurrecciones obreras de germinal y pradial de 1795 y se apropia de la obra de Babeuf y los enragés -sobre todo porque los manuscritos existentes del período (los Manuscritos de Kreznauch) no han sido traducidos al español o al inglés-, el exiguo material consignado en la versión de la MECW con la cual aquí trabajamos al menos nos permite avanzar indirectamente la referida propuesta. Y esto es así porque en las “Notas” a las “Memorias de R. Levasseur (de La Sarthe) de 1829”, escritas a fines de 1843 y principios de 1844, Marx reconoce de forma explícita cómo no existió una verdadera distinción de fundamentos entre jacobinos y girondinos durante la RF, justamente la tesis que sostendrá el trotskista Daniel Guérin en “La lucha de clases en el apogeo de la revolución francesa: 1793-1795” (1973). Al respecto Marx consignará con comentarios aprobatorios pasajes como los siguientes extractados del libro de Levasseur (quien fuera un sobreviviente jacobino):

Ha sido la Gironda la que se ha separado de nosotros. Ha sido Buzot quien dejó el puesto que había ocupado en la Asamblea Constituyente; es Vergniaud quien abandonó el puesto que había recientemente ocupado en la Asamblea Legislativa” (e.g. a la izquierda) p. 49 “Nosotros estábamos lejos de querer buscar divisiones…”
“Por tanto, cuando nos reunimos, los nuevos diputados…que conformaban la gran mayoría en la Montaña, no eran conscientes de que existieran dos campos, y de que los republicanos no estuvieran todos inspirados por los mismos sentimientos y las mismas aspiraciones”
El único partido que ingresó a La Convención con un sistema completo y un plan diseñado de antemano, tomó su lugar en los asientos de la derecha” (los Girondinos) p.52…“Repletando los lugares opuestos a los nuestros, nos declararon la guerra, esto incluso antes de que nos conocieran. (From the Mémoires de R. Levasseur (De La Sarthe). Paris, 1829 (Marx, end of 1843 and the beginning of 1844)

21Si conjuntamos estos pasajes con las posteriores referencias autoidentificatorias de Marx a Babeuf y el comunismo que emerge con la RF (propias ya de un bosquejo de marzo de 1845 realizado pensando en la construcción de una biblioteca de autores socialistas), y le sumamos el conocimiento de Marx de que el ascenso de la Convención jacobina y el comité de salud pública no supusieron cambios sustanciales de personal político dirigente…“Pétion fue designado Presidente (de La Convención) casi unánimemente; los otros miembros del comité fueron elegidos dentro de los diputados más influyentes de la Asamblea previa…Cuando fue por primera vez establecido, el Comité de Salud Pública estaba compuesto por una mayoría abrumadora de Girondinos” (ibid)

22…entonces puede verse cómo no construimos castillos en el aire y lo que afirmamos respecto del desarrollo de la obra de Marx no constituye un artificio arbitrario y gratuito.

23Será sin embargo solo estudiando la teoría de la ley de Hegel, que Marx llegará a poner de modo enfático el acento en el “proletariado” y en la necesidad de una revolución de dimensiones europeomundiales. Efectivamente, la “Introducción a la Contribución a la crítica de la filosofía de la ley de Hegel”, publicada a fines de 1843 y principios de 1844 en la Deutsch-Französische Jahrbücher, es un escrito fundante. En él no solo está ya dibujada la famosa “tríada de la virtud revolucionaria” que asocia Inglaterra con la economía, Francia con la política y Alemania con la teoría, sino que se concibe la posibilidad de una revolución contra los fundamentos de la sociedad europea vigente en ese momento (no una revolución burguesa más), como plausible ya en Alemania. De algún modo se reconoce ya la transitoriedad de la moderna sociedad burguesa y la necesidad de estrechar lo más posible el lapso de su vigencia. Si bien éste fue un instinto correcto que coadyuvó en el proceso de desarrollo del marxismo como expresión teórica de la clase obrera en ese momento, la sustancia argumentativa del mismo expuesta en el escrito daba cuenta aún de cierto grado de artificialidad a la hora de “dividir al pueblo en clases”, una urgencia que forzaba un resultado teórico a una realidad que parecía aún no requerirlo. Esto puede verse en pasajes en los cuales Marx argumenta la necesidad de la revolución proletaria en Alemania no a partir de condiciones materiales determinadas, sino que mediante la experiencia teórica y sentimental de las condiciones propias de naciones más “avanzadas” como Francia e Inglaterra:

Una dificultad mayor, no obstante, pareciera encontrarse en el camino de una revolución radical en Alemania. Esto porque las revoluciones requieren un elemento pasivo, una base material. La teoría puede materializarse en un pueblo solo hasta tanto ella es la realización de las necesidades de ese pueblo. Pero, ¿se corresponderá la enorme discrepancia entre las demandas del pensamiento alemán y las repuestas de la realidad alemana, con las correspondientes discrepancias entre la sociedad civil y el Estado y las existentes en el seno de la sociedad civil misma? No es suficiente que el pensamiento bregue por su realización, sino que la realidad misma debe moverse en la dirección del pensamiento…Pero Alemania no pasó por las fases intermedias de la emancipación política al mismo tiempo que las naciones modernas…Solo una revolución radical en las necesidades puede ser una revolución radical y pareciera ser que para esto faltan las precondiciones y el terreno…Si, sin embargo, Alemania ha acompañado el desarrollo de las naciones modernas solo con la actividad abstracta del pensamiento sin cumplir un rol efectivo en la lucha real que supuso ese desarrollo, ha, por el otro lado, compartido los sufrimientos que supuso ese desarrollo, sin participar de sus disfrutes o de sus satisfacciones parciales. A la actividad abstracta de un lado corresponden los sufrimientos abstractos de otro. (Contribution to the Critique of Hegel's Philosophy of Law. Introduction, Marx, end of 1843-January 1844)

  • 13 Si bien en la Introducción que aquí citamos Marx no habla explícitamente de Weitling y Feuerbach, (...)

24La solución propuesta por Marx para este problema, si bien operaba fértilmente con una de las dimensiones propias de lo que posteriormente Trotsky conceptualizará como “desarrollo desigual y combinado” (en lo fundamental porque Marx apostaba a la fusión de la revolución de Francia, Alemania e Inglaterra en un proceso de dimensiones europeas), “dejó que desear” en tanto fetichizaba e idealizaba a los que consignaba como representantes sentimentales (Weitling) y teórico-intelectuales (Feuerbach) del proletariado13. En cierto sentido, fue una solución idealista que pasó por encima de las condiciones materiales mínimas, tal como la que concibió erradamente Gramsci para aprehender la revolución rusa de 1917 en su escrito de 1919 “La revolución contra El Capital”.

25Dada la infertilidad del camino dibujado por Marx, éste la dejará de lado tempranamente, cuando ya 8 meses después publique “Critical Marginal Notes on the Article The King of Prussia and Social Reform. By a Prussian” (julio de 1844). Ahora bien, no será solo la agudeza mental del Moro la que le permitirá operar la superación dialéctica que referiremos, sino que la misma se explica en una medida no menor también por los acontecimientos de la lucha de clases (derivados de la base material) ocurridos en Alemania durante ese lapso temporal. En efecto, será la huelga semi insurreccional de los tejedores de Silesia, la que le permitirá, primero, dividir enfáticamente a la sociedad en clases:

Distingamos por nuestra parte –cuestión que “el Prusiano” omite- las diferentes categorías contenidas en la expresión “sociedad alemana”: el gobierno, la burguesía, la prensa y, finalmente, los obreros mismos. Las que nos conciernen aquí, son masas diferentes. El “prusiano” amalgama todas estas masas en un conjunto y, desde su encumbrada posición, pasa sentencia en bloque sobre ellas. La sociedad alemana, en su opinión, “aún no ha llegado incluso a presentir la necesidad de su reforma. (Critical Marginal Notes on the Article The King of Prussia and Social Reform. By a Prussian (Marx, julio de 1844).

26En segundo lugar, ésta le permite consignar la incapacidad estructural del Estado moderno (sea inglés o alemán) para tratar con la “cuestión social”:

Pero en tanto los Estados se han ocupado del pauperismo, éstos, o se han confinado a sí mismos a medidas administrativas y caritativas, o han retrocedido a menos que acciones administrativas y caritativas.
¿Puede el Estado actuar de otra forma?
El Estado –contrariamente a lo que el Prusiano demanda de su Rey- nunca verá “en el Estado y el sistema de sociedad” la fuente de los males sociales…buscará la raíz del mal no en la naturaleza esencial del Estado, sino en una forma estatal particular, la cual desea remplazar por una forma estatal diferente. (ibid)

27Tercero, y fundamental, la citada huelga semi insurreccional habilitará a Marx para distinguir un tipo de relación específica entre las clases fundamentales componentes de la moderna sociedad burguesa, la cual se opone a la concepción relacionista directa y mecánica entre estas clases que es propia de la teoría menchevique que emerge más de medio siglo después. Contra los posteriores mencheviques (quienes sostendrán que el crecimiento de la burguesía redundaba en un desarrollo del proletariado), y con el Trotsky de 1906 (“Balance y Perspectivas”), Marx reconocerá ya en 1844 una realidad material alemana compuesta de un proletariado fuerte, clasista y combativo, enfrentado a una burguesía social y políticamente débil:

Primero, recuerden la canción de los tejedores, aquél valiente llamado al combate, en el cual no existía mención alguna de la patria y el hogar, la fábrica o el distrito, sino la proclamación de una vez -de manera ruda, desenfrenada y poderosa-, de su oposición a la sociedad de la propiedad privada.
El levantamiento de Silesia comienza precisamente con lo que los levantamientos de los trabajadores ingleses y franceses terminan, con la consciencia acerca de la naturaleza del proletariado. La acción misma carga con la marca de este carácter superior.
No solo las máquinas, estos rivales de los trabajadores, son destruidas, sino que también los títulos de contabilidad, los títulos de propiedad. Y mientras todos los otros movimientos estaban principalmente dirigidos solo contra el propietario de la empresa industrial, el enemigo visible, este movimiento está al mismo tiempo dirigido contra el banquero, el enemigo oculto.
Finalmente, ni un solo levantamiento de los trabajadores ingleses, fue llevado a cabo con tanto coraje, dedicación y resistencia. En lo que hace al nivel o capacidad educacional de los trabajadores alemanes en general, traigo a colación los brillantes escritos de Weitling, los cuales respecto de los asuntos teóricos son incluso superiores a los de Proudhon, a pesar de ser inferiores respecto de los de éste último en lo que concierne a la forma y ejecución. ¿Dónde, en el seno de la burguesía –y en esto incluimos a los filósofos y a los escritos instruidos-, puede encontrarse un libro sobre la emancipación de la burguesía –su emancipación política- similar al trabajo de Weitling ¿“Garantien der Harmonie und Freiheit”, trabajadores alemanes, es suficiente comparar estos zapatos de niños gigantes del proletariado, con los pequeños y gastados zapatos políticos de la burguesía alemana.
Debe ser admitido que el proletariado alemán es el teórico del proletariado europeo, tal como el proletariado inglés es su economista, y el proletariado francés su político. Debe ser admitido que Alemania se encuentra tan clásicamente destinada para una revolución social como está incapacitada para una política. Porque, tal como la impotencia de la burguesía alemana es la impotencia política alemana, así también la capacidad del proletariado alemán –incluso aparte de la teoría alemana- representa la capacidad social de Alemania. La disparidad entre el desarrollo político y filosófico de Alemania no es una anomalía. Es una disparidad inevitable. Un pueblo filosófico puede encontrar su correspondiente práctica solo en el socialismo, por tanto, es solo en el proletariado en el cual puede encontrar el elemento dinámico de su emancipación. (ibid)

28La fertilidad del pasaje citado para con el desarrollo del “programa de investigación marxista” (lo cual a la vez nos asegura de no estar realizando reconstrucciones artificiales de la obra de Marx, sino que reconstrucciones verdaderamente racionales) fue notada por el mismo Engels 41 años después:

Bismarck es el árbitro de Europa más allá de las fronteras alemanas, pero dentro de éstas crece cada día más amenazadora la atlética figura del proletariado alemán que Marx previó ya en 1844, el gigante para el cual el estrecho edificio imperial diseñado para las medidas del filisteo, se está convirtiendo ya en demasiado pequeño, y cuyo imponente porte y amplios hombros crecen hasta el momento en que, meramente levantándose de su asiento, él hará estallar la completa estructura de la constitución imperial dejando solo escombros. (“On the history of the communist League”, Engels, 1885)

29En este artículo Marx también desarrolla su concepción de la revolución venidera en Alemania, una revolución en la cual ya reconoce su fundamento en una base social material específica (la acción de “clase” y no meramente “teórica” o “sentimental” del proletariado). De ahí que polemice con quienes postulaban la necesidad de una mera “revolución política” y la oponían a una “revolución social”, y argumente en favor de una “revolución política con alma social”. Ahora bien, para ser fieles a las premisas que sentamos al comienzo de este escrito -y a la vez para no presentar un trabajo con reminiscencias teleológicas-, debemos consignar cómo en este texto Marx no solo tendía a sostener la vitalidad cultural del proletariado a través de su expresión teórica en Weitling (uno con el cual quebrará –o dejará atrás- ya en 1847-48) –y de ahí que la dimensión fértil que reconoce un proletariado fuerte frente a una burguesía débil se encuentre estructuralmente vinculada también a esta tesis errada o solo parcialmente correcta (si Marx hubiera sostenido su argumento solo en la huelga semi insurreccional de los tejedores silesianos de 1844, el mismo habría emergido como menos vigoroso)-, sino también a cómo el Moro aún exponía ilusiones frente a una de las fracciones de la burguesía alemana, a la cual creía ver girar hacia “lo social” y acercarse a posiciones “comunistas”:

Finalmente, no es verdad, efectivamente no es verdad, que la burguesía alemana sea totalmente incapaz de comprender la significación general del levantamiento. En varias ciudades los patrones están tratando de actuar conjuntamente con los aprendices. Todos los periódicos liberales alemanes, los órganos de la burguesía liberal, están llenos de artículos sobre la organización del trabajo, la reforma de la sociedad, críticas a los monopolios y a la competencia, etc. Todo esto es el resultado del movimiento entre los trabajadores. Los periódicos de Trier, Aachen, Colonia, Wesel, Mannheim, Breslau, e incluso de Berlín, usualmente publican artículos bastante razonables sobre cuestiones sociales por medio de los cuales “el Prusiano” podría después de todo aprender algo útil. Más todavía, cartas desde Alemania expresan constantemente sorpresa ante la menor resistencia que muestra la burguesía frente a las ideas y cuestiones sociales.
“El prusiano” –si tuviera mayor familiaridad con la historia del movimiento social- debería haber formulado su pregunta, justamente, de manera inversa. ¿Por qué, incluso la burguesía alemana, interpreta un estado de malestar parcial de una manera tan comparativamente universal? ¿De dónde la hostilidad y el cinismo de la burguesía politizada hacia el proletariado, y de dónde la falta de resistencia y la simpatía hacia él de la burguesía no politizada? (Critical Marginal Notes on the Article The King of Prussia and Social Reform. By a Prussian, Marx, julio de 1844).

30El último paso que Marx dará antes de comenzar el programa de investigación que junto a Engels desarrollará por cerca de 40 años, será su propia autoclarificación respecto de la naturaleza del concepto “pueblo”, del contenido material del mismo y la función en la totalidad social que debe adosársele a éste. Construyendo a partir de sus notas de Kreznauch (mencionadas arriba), Marx elabora un diagrama o punteo en el cual vincula la categoría “pueblo” con la naturaleza del Estado moderno al menos en dos lugares. Y nótese que en este punteo ya se establece la necesidad de la destrucción (abolición es el término que se utiliza) del Estado moderno y su sociedad burguesa:

  • 14 Subrayados nuestros. La versión de la MECW con la cual aquí trabajamos no consigna el momento de p (...)

1) La historia del origen del Estado moderno o de la Revolución Francesa.
El auto-engaño de la esfera política –su autoidentificación errada con el Estado de la antigüedad. La actitud de los revolucionarios hacia la sociedad civil. Todos los elementos existen de forma duplicada, como elementos civiles y (como elementos) estatales
2) La proclamación de los derechos del hombre y la constitución del Estado. Libertad individual y autoridad pública. Libertad, igualdad y unidad. Soberanía popular
3) Estado y sociedad civil
4) El Estado representativo y la Carta (charter)
5) División del poder. Poder legislativo y ejecutivo
6) Poder legislativo y cuerpos legislativos. Clubes políticos
7) Poder ejecutivo. Centralización y jerarquía. Centralización y civilización política
Sistema federal e industrialismo. Administración estatal y gobierno local
8’) Poder judicial y ley
8’’) La nacionalidad y el pueblo
9’) Los partidos políticos
9’’) El sufragio, la lucha por la abolición del Estado y de la sociedad burguesa”
(“Draft Plan for a Work on the Modern State”, Marx, nov 1844)14

  • 15 Este concepto lo desarrollamos en distintas partes de este trabajo. Ver: pp 74-75 (nota al pie 64) (...)

31Una primera aproximación respecto del lugar otorgado por Marx en este bosquejo a la categoría “pueblo”, nos muestra cómo vincula la misma con: i) la división de los tres poderes del Estado; ii) la nacionalidad; iii) la política no desde el Estado sino que hacia la conquista del poder del Estado; iv) el sufragio como reivindicación transicional democrático-clasista15: crítica práctica a la soberanía (“el pueblo está compuesto de clases y esto lo demostraremos en el voto”). Los últimos dos elementos que apuntamos, son compatibles con los elementos desarrollados por Trotsky en 1924, el cual distingue certeramente entre “la política en sentido amplio” y la “política en sentido estrecho” (de hecho, sostenemos aquí que el concepto “pueblo”, si es que va fungir en tanto categoría parte del programa de investigación marxista, debiera incorporarse en el marco de esta discusión referida a la dimensión superestructural de la sociedad burguesa y sus fundamentos y relaciones con la base material):

  • 16 La distinción de Trotsky es conceptualmente la misma que realiza Poulantzas en “Poder político y c (...)

Cuando Lenin dice que en el momento actual nuestra tarea se encuentra menos concernida con la política que con la cultura, nosotros debemos tener la suficiente claridad respecto de los términos que él utiliza, de modo que no malinterpretemos su significado. En cierto sentido, la política siempre va en primer lugar. Incluso el consejo de Lenin, de cambiar nuestros intereses desde la política hacia la cultura, es parte de un consejo político. Cuando el partido obrero de un país viene a decidir en un momento determinado que el problema económico y no el problema político debe tomar el primer lugar, esta decisión misma es una política. Es bastante obvio que aquí la palabra “política” es utilizada con dos significados diferentes: en primer lugar, en un sentido materialista amplio y dialéctico, como la totalidad de los principios rectores, los métodos, sistemas que determinan las actividades colectivas en todos los dominios de la vida pública; y, por otra parte, en un sentido restricto, que especifica una parte definida de la actividad pública, directamente concernida con la lucha por el poder y opuesta al trabajo económico, a la lucha por la cultura, etc.
Cuando hablaba de la política como economía concentrada, Lenin se refería a la política en el sentido filosófico amplio. Pero cuando urgió: “Tengamos menos política y más economía”, él se refirió a la política en el sentido restricto y específico. Las dos maneras de utilizar la palabra han sido sancionadas por la tradición y están justificadas. (Trotsky, Problems of every day life, 1924)16

2. Engels antes de Marx: no partir del pueblo

32El caso del Engels anterior a Marx es algo distinto. En sus primeros escritos, Engels no analiza la situación alemana como hizo Marx, sino que la inglesa. Nacido alemán, Engels debió viajar y recorrer la isla británica entre 1842 y 1844 por asuntos relacionados con el negocio que administraba su padre y las vinculaciones de éste con clientes y socios ingleses. En esta estadía, Engels elabora unos primeros trabajos para la revista Reinische Zeitung, describiendo a este órgano de la prensa política alemana la situación inglesa. El marco idealista de estas elaboraciones es notorio:

Y esta es la única opinión posible si uno adopta el particular punto de vista inglés de lo inmediatamente práctico, de los intereses materiales, e.g. si uno ignora la idea motivante, olvida la base porque se queda con la apariencia superficial, y no ve los árboles sino el bosque. Existe una cosa que es auto-evidente en Alemania, pero que al obtuso británico no se le puede hacer entender, a saber, que los denominados intereses materiales nunca pueden operar en la historia como metas independientes y orientadoras, sino que siempre, consciente o inconscientemente, sirven a un principio que controla los hilos del progreso histórico. (The Internal Crises, Engels, RZ, 9-10 dic 1842)

33Este tipo de encuadre, el cual confunde una perspectiva materialista con el mero pragmatismo inmediatista, lleva a Engels a concepciones meridianamente erradas, tales como la intelección de la situación inglesa como la más feudal del continente europeo:

Es por tanto imposible que un Estado como Inglaterra, que por virtud de su autosuficiencia y exclusividad política ha venido finalmente a quedar siglos atrasado respecto del continente, un Estado que solo ve un gobierno arbitrario en la libertad y está hasta el cuello en la edad medieval, que tal Estado no entre en conflicto con el progreso intelectual que se ha realizado en el intertanto. ¿O no es éste acaso el carácter de la situación política en Inglaterra? ¿Existe algún otro país en el mundo donde el feudalismo retenga tanto poder y resistencia y donde permanezca inmune no solo de hecho, sino que también en la opinión pública? (ibid)

34Ahora bien, la propuesta engelsiana en este momento no era internamente coherente, sino que se encontraba claramente en un período de formación, en el cual prima el eclecticismo y reapropiación de distintos elementos de las más diversas tradiciones intelectuales y prácticas. De ahí que en el seno de la misma Engels a la vez “descubra” ya al proletariado como clase específica y divida efectivamente al pueblo en clases:

Porque, si bien la industria hace a un país rico, también crea una clase no propietaria, unas gentes absolutamente pobres, una clase que vive al día, que se multiplica rápidamente, y que después no puede ser abolida, porque nunca puede adquirir propiedad como posesión estable. Y un tercio, casi la mitad, de todo el pueblo inglés pertenece a esta clase. (ibid)

  • 17 Las relaciones entre Engels (y luego Marx) con el cartismo las analizaremos en un capítulo posteri (...)

35Puede verse cómo este descubrimiento de Engels es anterior al de Marx en por lo menos un año. Pero el mismo no se debe al mero azar o a una supuesta mayor agudeza mental por parte del primero, sino que se relaciona de manera estrecha con la situación material que cada uno analiza. En efecto, así como Marx “descubre” de modo más enfático al proletariado luego de la huelga semi insurreccional de los tejedores silesianos en 1844, Engels hace algo similar respecto del proletariado inglés, porque le toca vivir y analizar el movimiento de clase de los trabajadores ingleses, el cual ya en 1842 se encontraba más “avanzado” que el alemán. No solo existían en este país organizaciones “polarizadas hacia la clase obrera” como el cartismo17, sino que los mismos trabajadores emergían ya como un actor relevante e independiente, haciendo evidentes sus métodos clasistas y combativos. Esto lo aprecia Engels cuando presencia la ola de huelgas de agosto de 1842, una movilización con centro en el distrito de Lancashire pero que se extiende a nivel nacional. Si bien Engels es crítico de la movilización en tanto la observa como no planificada, sin dirección y menos todavía unificada en torno a los métodos, esto no le impide ya reclamar como legítimo el “derecho” a la revuelta por parte de los obreros:

El menor estancamiento del comercio priva a una considerable parte de esta clase de su pan, una crisis comercial de gran escala deja a toda esta clase sin pan. Cuando tal situación ocurre, ¿qué le queda a esta gente por hacer, sino recurrir a la revuelta? Por su número, esta clase se ha convertido en la más poderosa de Inglaterra, y ¡ay del inglés rico cuando ella sea consciente de este hecho! (ibid)

36Lenguaje juridicista que no conduce a Engels a proposiciones timoratas, sino que desemboca (quizás algo inopinadamente) en una acerada crítica a los métodos pacífico-legales que primaron durante este ciclo huelguístico. Sea esto como sea, la experiencia de este alzamiento obrero fuerza a Engels a considerar la perspectiva materialista, a la cual le abre una posibilidad (en tanto excepcionalidad) para el caso inglés: “Esta revolución es inevitable en Inglaterra, pero como en todo lo que aquí sucede, serán los intereses y no los principios los que comenzarán y soportarán el peso de la revolución; los principios solo pueden desarrollarse a partir de los intereses, esto quiere decir, la revolución será social, no política” (ibid)

37En las entregas posteriores que Engels escribe desde Inglaterra en este período, no solo acentuará y diversificará sus argumentos respecto del rol fundamental que cumple el proletariado en este país (señalando por ejemplo cómo el campo político debía cristalizar en un lapso no demasiado prolongado, en tres grandes partidos, siendo uno de ellos el organizado en torno al proletariado y sectores cercanos), sino que desarrollará una concepción de la naturaleza de las clases altamente fértil, que adopta una forma de relacionismo no lineal y directo, sino que complejo e “indirecto”. Al igual que Marx en 1844 y Trotsky en 1906, Engels consignará la existencia de un proletariado fuerte, ilustrado y combativo, enfrentado a unos grupos privilegiados débiles y decadentes.

Por tanto, en Inglaterra, el hecho a destacar está en que, mientras más baja la posición de una clase en la sociedad, mientras más “poco educada” en el sentido vulgar de la palabra, más cercanamente conectada con el progreso y más grande su futuro es…Inglaterra es la tierra de la economía política, pero ¿qué puede decirse del nivel educacional vigente entre sus profesores y políticos prácticos?... El libre comercio de Adam Smith ha sido forzado hasta las desquiciadas conclusiones de la teoría malthusiana de población y no ha producido otra cosa que no fuera sino una nueva versión, más civilizada, del antiguo sistema de monopolios…traducciones de Rousseau, Voltaire, Holbach, etc. Byron y Shelley son leídos casi exclusivamente por las clases bajas; ninguna persona “respetable” podría tener las obras de estos últimos en su estante sin caer bajo el desprestigio más terrible
A la primera uno no puede superar la propia sorpresa al escuchar, en el Salón de la Ciencia, a los trabajadores más comunes hablar con claro entendimiento de cuestiones políticas, religiosas y sociales…Los trabajadores ahora tienen buenas y baratas ediciones de la traducciones de las obras filosóficas francesas del último siglo, principalmente El Contrato Social de Rousseau, El sistema de la naturaleza y varios otros trabajos de Voltaire, a lo cual se suma la exposición de los principios comunistas en folletos de uno y dos peniques y en los periódicos. Los trabajadores también tienen en sus manos las obras de Thomas Paine y Shelley. Más todavía, también existen lecturas de domingo, a las cuales se concurre con diligencia; por tanto, durante mi estadía en Manchester vi repleto cada domingo el Salón Comunista, cuya capacidad es cercana a las 3 mil personas. (“Letters from London I-IV”, Engels, Schweizerischer Republikaner, May-June 1843)

38Sin embargo, la concepción marxista aún no plenamente formada en Engels hacía que éste incluyera este tipo de lúcidas proposiciones en un conjunto en el cual, por una parte, aún consignaba como natural (casi un “deber ser”) la base social burguesa del comunismo alemán (la situación inglesa sería un caso excepcional):

En Alemania el movimiento procede de la clase que no solo es educada, sino que aún más, es docta; en Inglaterra, por trecientos años las personas educadas e instruidas han sido ciegas y sordas frente a los signos de los tiempos. Bien conocida a lo largo del mundo es la lamentable rutina de las universidades inglesas, comparadas con las cuales nuestros colegios alemanes son un éxito. (ibid)

  • 18 “Es sorprendente cuánto han declinado intelectualmente y perdido su vigor las clases altas de la s (...)

39Mientras, por otro lado, la debilidad y decadencia de los grupos privilegiados ingleses, no tenía que ver sino con un comportamiento inmoral e insincero18, el cual explicaba una riqueza derivada del mero robo.

La economía política nació como resultado natural de la expansión del comercio, y con ello el comercio ambulante elemental y no científico fue remplazado por un sistema desarrollado de fraude certificado, una completa ciencia del enriquecimiento…ciencia del enriquecimiento nacida de la mutua envidia y la avaricia de los comerciantes, tiene en su frente la marca del más detestable egoísmo.
…la antigua avaricia y el egoísmo, de tiempo en tiempo esta estalló en guerras, que en esos días estaban basadas todas en celos comerciales. En estas guerras también devino evidente que el comercio, como el robo, está también basado en la ley del más fuerte
…economía –el sistema de comercio basado en La riqueza de las naciones de Adam Smith- se revela a sí mismo como la misma hipocresía, inconsistencia e inmoralidad que ahora confronta a la humanidad libre en cada esfera.(Outlines of a Critique of Political Economy, Engels, oct-nov 1843)

  • 19 Existe una buena crítica a la propiedad y el plusvalor como robo también en este escrito On Proudh (...)

40Que un marco moralista de este tipo –que implica entronizar la categoría “robo” como central en lo que hace a la dinámica social- es ajeno a una concepción marxista de la economía, la cual debe fundarse en consideraciones materiales y objetivas, no solo lo muestra Marx ya con sus críticas a Proudhon en 1865 (quien consideraba a la propiedad como “robo”)19, así como también Engels en el Prefacio de 1894 al tercer tomo de El Capital en su crítica a la supuesta solución de Loria del “problema de la transformación” (este autor italiano entendía que excedente se derivaba de una suerte de renta entendida como robo perpetrado por los comerciantes), sino que es paradigmática de uno de los últimos textos escritos por Marx en los cuales éste critica a Adolph Wagner:

En cualquier caso, en mi exposición incluso la “ganancia de capital”, no es de hecho “una deducción, o un robo, hecho al trabajador”. Por el contrario, yo describo al capitalista como el funcionario necesario de la producción capitalista y demuestro con exhaustividad que él no solo “hace deducciones” o “roba”, sino que fuerza la producción del plusvalor, creando así a lo que luego le hará deducciones; lo que es más, yo demuestro en detalle que incluso si solo equivalentes fueran intercambiados en el intercambio de mercancías, el capitalista –hasta tanto él pague al trabajador el valor real de su fuerza de trabajo- tendría todo el derecho -e.g. el derecho que corresponde a este modo de producción-, al plusvalor. (Marginal Notes on Adolph Wagner's Lehrbuch der politischen Oekonomie, enero 1881)

41Hasta la segunda mitad del año 1844, Engels desarrollará un análisis que seguirá mostrando elementos fuertes en los cuales éste no opera “dividiendo al pueblo en clases”. Por una parte, no tendrá problemas con que la base social del comunismo alemán (en ocasiones parte de un denominado “movimiento social”) fuera plenamente burguesa e incluyera como componente estructurante a grupos sociales explotadores:

Existe mayor posibilidad de establecer un partido comunista en Alemania entre las clases educadas de la sociedad, que en cualquier otra parte. Los alemanes son una nación muy desinteresada; si en Alemania los principios entran en conflicto con los intereses, los principios casi siempre silenciarán los reclamos del interés. El mismo amor por los abstractos principios, el mismo desprecio por la realidad y el auto-interés, que han llevado a los alemanes a tal estado de nulidad, estas mismas cualidades garantizan el éxito del comunismo filosófico en este país. Parecerá como muy particular al inglés que un partido que busca la destrucción de la propiedad privada se encuentre principalmente compuesto de aquellos que poseen propiedad; y sin embargo éste es el caso de Alemania. Podemos reclutar a nuestras filas solo de entre aquellas clases que han tenido una educación suficientemente buena; esto es, de entre las universidades y de entre la clase comercial; y en ambas hasta aquí no hemos encontrado dificultades de importancia alguna. (Progress of Social Reform on the Continent, Engels, November 4, 1843)

  • 20 “Description of Recently Founded Communist Colonies” (Engels, mid-October 1844). Marx y Engels cri (...)
  • 21 Si bien la concepción de revolución marxista no se opone a cualquier “reforma de por sí”, sino que (...)

42Por otra parte, en un contexto en el cual evalúa de forma positiva las contribuciones de Proudhon y Weitling (ibid), así como también las experiencias de las comunas autónomas en Norteamérica20, Engels no distinguirá aún entre los distintos tipos de cambio a los cuales aspiraban los diferentes grupos sociales y políticos opuestos al estado de cosas existente, de ahí que pueda unir en este momento en una misma corta frase sin contradicción alguna los términos “reforma” y “revolución”: “Las asociaciones de las clases trabajadores que tienen el objetivo de introducir prácticamente las ideas del socialismo, o, mejor dicho, el comunismo, mediante una reforma revolucionaria, devienen día a día más recurrentes y más peligrosas” (Progress of Communist in Germany. Persecution of the Communists in Switzerland, Engels, 9-16 dic 1843)21 No obstante, lo cual, este momento de la producción autónoma de Engels muestra también otro elemento que constituye uno de los insumos propios y estructurantes de una concepción que reconoce sectores con intereses fundamentales antagónicos en el seno del pueblo: en efecto, Engels ya se reconocerá en este momento en la tradición comunista y clasista que sienta sus raíces en la obra práctica y teórica de Babeuf y sus herederos:

…pasemos ahora al más importante y más radical partido en Francia, los Comunistas…el Comunismo de Babeuf emergió a partir de la democracia de la primera revolución. La segunda revolución, la de 1830, hizo nacer a otro y más poderoso comunismo. La “gran semana” de 1830 fue lograda por la unión de las clases medias y trabajadoras, los liberales y los republicanos. Luego de terminado el trabajo, las clases trabajadoras fueron desechadas, y la posesión de los frutos de la victoria fue tomada solo por las clases medias. Los obreros se levantaron en distintas insurrecciones…
Sin embargo, el comunismo se difundió rápidamente en París, Lyon, Toulouse, y las grandes ciudades manufactureras del reino…Los Trabajadores Igualitarios y los Humanitarios, eran los más importantes. Los Igualitarios eran una suerte de “rudo conjunto” (rough set), como los bauvistas de la gran revolución; su propósito era hacer del mundo una comunidad obrera, eliminando todos los refinamientos de la civilización, la ciencia, las bellas artes, etc, como lujos inútiles, peligrosos y aristocráticos, un prejuicio que se derivaba de su total desconocimiento de la historia y la economía política. Los Humanitarios eran particularmente conocidos por sus ataques al matrimonio, la familia, y otras instituciones similares, etc. (Progress of Social Reform on the Continent, Engels, November 4, 1843)

43La lectura de, y la autoidentificación parcial con, esta tradición comunista, la cual en este mismo escrito Engels ya opone al moralismo utópico de Fourier, probablemente le llevará a ahondar en la situación de los proletarios y sus condiciones de vida. En efecto, Engels pasará varios meses inmerso en el estudio de la clase obrera inglesa, estudio tanto práctico (Engels vivirá en sectores obreros por largos meses) como teórico (leerá las producciones de obreros ilustrados como James Leach e indagará en los libros azules –encuestas parlamentarias sobre el estado de la industria y las condiciones de vida de los trabajadores de los cuales también hará prolífico uso Marx para escribir El Capital-). Será éste estudio concienzudo el que conducirá a Engels a superar nociones que meramente reconocían la relevancia de la clase obrera, para reemplazarlas por juicios que identifican el rol determinante de este agente y la necesidad de hacer del mismo un punto de partida epistemológico:

El libro que prologo en las siguientes páginas, aborda un tema que yo originalmente pretendía tratar en un solo capítulo de un libro más comprehensivo sobre la historia social de Inglaterra. Sin embargo, la importancia de esta materia rápidamente hizo necesario que yo la investigara separadamente…La condición de la clase obrera es la base real y el punto de partida de todos los movimientos sociales actuales, porque es el pináculo más alto y explícito de la miseria social existente en nuestros días. (The Condition of the Working-Class in England, Engels, sept 1844 - march 1845)

  • 22 Explicamos este concepto en el capítulo VI, parte I, sección 4,4.1 c, ii)

44El texto a partir del cual recogemos esta última cita, es uno fundante y muy bien trabajado. No solo fue utilizado y citado por Marx en los Grundrisse y en el primer tomo de El Capital, sino que en el mismo Engels realiza un exhaustivo análisis estructural y accional del movimiento obrero inglés en su conjunto (por fracciones, reconociendo la importancia de Irlanda, desarrollando las distintas fases de su lucha y constitución, describiendo “formas de explotación no clásicas” como el truck system, el cottage system22, la industria doméstica, etc). Ahora bien, una dimensión epistemológica fundante que vicia todos los rasgos clasistas ya presentes en esta obra, está dada por un marco que entroniza la “lucha entre individuos”, casi postulándola como de una jerarquía explicativa superior a la “lucha entre grupos sociales” (luego entendidos plenamente como “clases” en los escritos posteriores):

Y, sin importar lo mucho que uno sea consciente de que este aislamiento del individuo, de que esta estrecha búsqueda propia, es el principio fundamental de nuestra sociedad en todas partes, éste no se muestra nunca tan desvergonzadamente evidente y auto-absorbido, como lo hace justo aquí en las multitudes de la gran ciudad. La disolución de la humanidad en mónadas, cada una de las cuales tiene un principio de acción separado, el mundo de los átomos, es aquí llevado hasta los extremos más aberrantes…De ahí que aquí también la guerra social, la guerra de cada uno contra todos, sea abiertamente declarada. Tal como en el último libro de Stirner, la gente considera a sus semejantes solo como objetos útiles; cada uno explota al otro, y el fin de todo esto es que el más fuerte pisotea al más débil, y que los pocos poderosos, los capitalistas, se apropian de todo para sí mismos, mientras para la mayoría débil, los pobres, solo queda lo mínimo para la subsistencia. (ibid)

45Que éste será uno de los puntos abandonados por el Engels maduro, lo muestra la crítica a esta entronización de la lucha por la existencia (de todos contra todos) por parte de los posteriores diletantes darwinistas:

Toda la teoría darwiniana de la lucha por la existencia se reduce a, y es una extrapolación de, la naturaleza animal a la sociedad (guardando las distancias –aquí Engels cita el artículo de Lavrov en transcripción latina) (…) la teoría de Hobbes del bellum omnium contra omnes (“guerra del hombre contra el hombre”) y la teoría económica burguesa de la competencia complementada por la teoría de la población de Malthus. Habiendo logrado esto (feat) (la absoluta admisibilidad de lo cual, como he indicado en 1, yo pongo en duda, especialmente en lo que hace a la teoría malthusiana), esta gente re-extrapola estas mismas teorías desde la naturaleza orgánica a la historia, y luego reclaman haber probado su validez como leyes eternas para la sociedad humana…Puedo remarcar al pasar que la mera consideración de la historia previa como una serie de luchas de clases es suficiente para revelar la suprema superficialidad de la visión de esa misma historia como representación modificada de la “lucha por la existencia” (Engels to Piotr Lavrov, 12-17 nov, 1875)

46En esta “La Condición de a clase obrera inglesa”, Engels no solo mantendrá sus ilusiones en la naturaleza “comunista” de la burguesía alemana, sino que incluso apostará por una revolución que libere también a los grupos privilegiados de Inglaterra, a los cuales, aún ante su evidente “inconsciencia” e “incomprensión”, se intenta ilustrar acerca de dónde descansan sus verdaderos intereses. Al respecto véase por ejemplo la siguiente cita:

Ya está siendo tiempo también, de que la clase media inglesa haga algunas concesiones a los trabajadores, los cuales ya no ruegan sino que amenazan; porque en un corto lapso puede ser ya demasiado tarde…de ahí la supina ignorancia de parte de toda la clase media respecto de todo lo que concierne a los trabajadores…Estos hechos son prueba de que en Inglaterra, incluso en los años de bonanza comercial, tal como lo fue 1843, la guerra social se lleva a cabo abierta y conscientemente, ¡y aun así la burguesía inglesa no se para a reflexionar! (The Condition of the Working-Class in England, Engels, sept 1844 - march 1845)

47De ahí que, si bien Engels reeditó en muchas ocasiones esta obra –a la cual consideraba junto con Marx como muy valiosa y en algún sentido ya “perenne” (lo que avala nuestra posición que considera a la misma como insumo fundamental en el desarrollo de la dimensión clasista del programa de investigación marxista)-, siempre lo hiciera con prefacios y postfacios en los cuales aclaraba las limitaciones de ésta derivadas de las aún no superadas ilusiones en la conversión comunista de los grupos dominantes:

(En este libro aún se notan) …rastros de la descendencia del socialismo moderno de uno de sus ancestros, la filosofía alemana. De ahí que se ponga énfasis en el dictamen de que el comunismo no es una mera doctrina partidaria de la clase obrera, sino una teoría que abarca la emancipación de la sociedad en su conjunto, incluyendo la clase capitalista, de sus limitadas condiciones presentes. (Appendix to the American Edition of The Condition of the Working Class in England, Engels, February 25, 1886)

3. Nace el programa de investigación marxista “como tal”: Marx junto a Engels

48El primer texto que producirán conjuntamente Marx y Engels será La Sagrada Familia, escrito a fines de 1844 y publicado en 1845. El mismo es importante y estructurante no solo por ser la primera obra en que colaboran ambos autores, sino porque es el primer momento en que ambos se identifican enfáticamente con la tradición comunista y clasista que nace con Babeuf y los enragés durante la RF, y a la vez oponen a la misma al previo jacobinismo de Robespierre, paradigmáticamente populista y burgués. Con respecto a lo primero, apuntamos este primer pasaje:

…la Revolución Francesa parió ideas que fueron más allá de las concepciones de todo el orden mundial antiguo. El movimiento revolucionario que comenzó en 1789 en el Cercle Social, que a mitad de su recorrido tuvo como sus representantes principales a Leclerc y Roux, y que con la conspiración de Babeuf finalmente fue temporalmente derrotado, hizo emerger la idea comunista que el amigo de Babeuf, Buonarotti, reintrodujo en Francia luego de la revolución de 1830. Esta idea, desarrollada consistentemente, es la idea de un nuevo orden mundial. (The Holy Family, or Critique of Critical Criticism Marx y Engels, 1844-1845)

49Y, en relación a lo segundo, obsérvese la siguiente cita:

Esta frase de la Crítica Absoluta, que describe a un “pueblo libre” como una “contradicción” contra la cual los elementos de la “comunidad popular” estarían obligados a reaccionar, es absolutamente vacía, porque de acuerdo con Robespierre y Saint-Just, libertad justicia y virtud, por el contrario, solo podían ser manifestaciones de la vida del “pueblo”, solo propiedades de la “comunidad popular”. Robespierre y Saint-Just hablaron explícitamente de la “libertad, justicia y virtud” de los tiempos antiguos, solo como perteneciente a la “comunidad popular”. Espartanos, atenienses y romanos en su tiempo de grandeza era “pueblos libres, justos y virtuosos”…Robespierre y Saint-Just y su partido cayeron porque confundieron la antigua y pragmáticamente democrática comunidad basada en la esclavitud real, con el Estado moderno representativo espiritualmente democrático, que está basado en la esclavitud emancipada, en la sociedad burguesa. ¡Qué terrible ilusión supone el tener que reconocer y sancionar en los derechos del hombre de la sociedad burguesa moderna, la sociedad de la industria, de la competencia universal, del interés particular que sigue libremente sus objetivos, de la anarquía, de la individualidad natural y espiritualmente enajenada, y luego al mismo tiempo querer después anular las manifestaciones de esta vida de la sociedad en los individuos particulares y simultáneamente buscar modelar la cima política de la sociedad a la manera de la antigüedad! (ibid)

50En segundo lugar, nuestros autores desarrollan por primera vez de manera explícita una concepción materialista de la historia, y consignan que su aporte específico a la misma es la vinculación entre ésta y la tradición política comunista:

  • 23 Marx criticará posteriormente a Bentham de forma polémica en El Capital. Que aquí lo consigne como (...)

La conexión del materialismo francés con Descartes y Locke y la oposición de la filosofía del siglo XVIII con la metafísica del siglo XVII es presentada con detalle en las historias de la filosofía francesas más recientes…Pero el vínculo entre el materialismo del siglo XVIII con el comunismo inglés y francés del siglo XIX, aún no ha sido expuesto con detalle. Aquí nos restringimos a citar unos pocos pasajes típicos de Helvecio, Holbach y Bentham…(ibid)23

  • 24 “La historia de la Revolución Francesa, que data de 1789, no terminó en 1830 con la victoria de un (...)

51En tercer lugar, en este escrito los autores centro de nuestro análisis no solo consignan a la revolución francesa como proceso abierto (en el sentido de que las tareas impuestas por el comunismo clasista de Babeuf y los enragés aún no habían sido cumplimentadas)24, sino que incluso se identifican con un comunismo que divide terminológica y conceptualmente al pueblo en clases, y quiere representar a las “clases bajas” del mismo:

Los reformadores alemanes, nos explica la Crítica, cometieron un pecado contra el Espíritu Santo. Ellos se preocuparon de las “clases bajas del pueblo”, que existían ya en 1842…Si la Crítica estuviera más enterada del movimiento de las clases bajas del pueblo, sabría cómo la extrema resistencia que han debido desarrollar en su vida práctica, las está ya cambiando día a día. La prosa y la poesía modernas que emanan de las clases bajas del pueblo en Inglaterra y Francia, le mostraría que las clases bajas del pueblo saben ya como formarse espiritualmente incluso sin ser directamente opacadas por el Espíritu Santo de la Crítica Crítica. (ibid)

  • 25 En un apartado posterior nos referiremos al escrito donde Engels consigna esta cuestión.

52Que en La Sagrada Familia aún se ensalce la figura de Proudhon, no debe llevarnos a desestimar el escrito, sino que a situarlo en el contexto de una obra “en desarrollo”. Si bien dos años después Marx se desmarcará enfáticamente con respecto a Proudhon, ya en este mismo trabajo los elementos que hemos citado serán un insumo para la concepción marxista plena de la cual darán cuenta ambos autores en sus escritos posteriores. De ahí que Engels el año de su muerte (1895) reconozca la especificidad de la propuesta marxista en el hecho de que la misma divide al pueblo en clases25, y tres años antes en 1892 cite con aprobación la concepción materialista de la historia desarrollada en “La sagrada familia” cuando prologa una nueva edición de “Socialismo: utópico y científico”.

  • 26 También es importante notar cómo este socialismo utópico, tan crítico de la expoliación perpetrada (...)

53Con esta producción como antecedente, Engels mostrará un nuevo desarrollo en sus concepciones, del cual destacaremos aquí tres dimensiones. Primero, Engels delimitará el alcance de las críticas moralistas, subjetivistas y antimercantilistas (con el comerciante como expoliador26) tan propias de una forma de socialismo utópico, y cuyos rasgos aún eran muy fuertes en su propio análisis económico anterior que ya hemos citados más arriba (“Outlines of a Critique of Political Economy”, Engels, oct-nov 1843). Extractando y comentando pasajes de una obra de Fourier, Engels reconocerá que este tipo de crítica impugna aún “solo” a una sociedad burguesa sin proletariado:

Si nuestros académicos alemanes parcial o totalmente comunistas solo se dignaran haber mirado los principales trabajos de Fourier…Hasta ahora esta buena gente muestra no tener reproches con nuestra sociedad actual, exceptuando la condición del proletariado, e incluso acerca de esta no son capaces de decir mucho. Por supuesto, la condición del proletariado es la cuestión principal, pero, ¿agota ésta la crítica de la sociedad actual? Fourier, quien, excepto en sus últimos trabajos, difícilmente toca este punto, nos provee de una prueba de que incluso sin él la sociedad existente puede ser vista como completamente condenable, y que mediante la crítica de la burguesía solamente – principalmente de la burguesía en sus propias relaciones internas, sin contar su actitud respecto del proletariado-uno puede arribar a la necesidad de una reconstrucción social. Respecto de este aspecto de la crítica, Fourier sigue siendo único… (“A fragment of Fourier’s On Trade”, Engels, latter half of 1845)

54En segundo lugar, nuestro autor profundizará en su relación con las raíces del clasismo comunista. Lo hará fortaleciendo su vínculo con las facciones más polarizadas hacia el proletariado del partido cartista inglés, las cuales, en el contexto de una conferencia internacionalista realizada en 1845 se identificarán explícitamente con las banderas proletarias que emergieron durante la revolución francesa, bien distintas a la “libertad, igualdad y fraternidad” tan propia de los jacobinos: “Pan, acero e igualdad”, fue la demanda del pueblo (aplausos). Pan para sus hambrientas familias, acero para repeler las cohortes de los déspotas que los rodeaban, e igualdad como el fin de sus trabajos y la recompensa por sus sacrificios” (discurso del dirigente cartista Julián Harney citado por Engels en “The Festival of Nations in London”, end of 1845)

  • 27 La idea de que el comunismo coincide con democracia no es un lastre liberal que degrada al primero (...)

55Así como Harney criticará a los jacobinos y meramente “rescatará” el método de la dictadura revolucionaria implementado por Robespierre, el cual intentarán implementar Babeuf y sus iguales para aplicar un programa comunista con dimensiones de clase más marcadas, Engels también igualará democracia con comunismo27, destacando la “destrucción de la desigualdad” a la cual le otorga un lugar esencial el mismo Harney.

  • 28 Weitling, no está de más recordar, fue el fundador de la corriente obrera del comunismo alemán. Él (...)
  • 29 Ver, por ejmplo: Rapid progress of communism in Germany (Engels, nov 1844-apr 1845). Ahora bien, y (...)

56Un tercer desarrollo que aquí nos interesa relevar en este período de la obra de Engels, es el quiebre que éste sostiene con su práctica hasta este momento, de organizar una base social comunista en los sectores burgueses de la Alemania de la época. Si bien esta práctica no negaba reconocer la importancia de los trabajadores para el comunismo (de ahí su positiva evaluación de Weitling28 tanto en sus producciones como en sus formas de organización), la misma no tenía problemas en organizar mítines con industriales y altos funcionarios estatales, y a la vez mirar sin malos ojos las semi insurrecciones conspirativas espoleadas por movimientos de burgueses e hijos de burgueses en la Alemania de 184529. Será en septiembre de este año el momento en el cual Engels comenzará a sacar conclusiones, y percibirá la inanidad de una práctica que buscaba acabar con un tipo de sociedad precisamente organizado a sectores que la dominaban y se beneficiaban de su modo de funcionamiento. En un escrito en el cual nuestro autor aún no distingue bien entre una revolución obrera y una revolución burguesa, ya que si bien critica la idea de repetir una “revolución gloriosa” como la inglesa de 1688 no es sistemático a la hora de ofrecer una perspectiva clara respecto de los objetivos de la próxima revolución alemana, Engels sí se desmarca taxativamente de aquellos que identifican al agente de cambio social en la juventud burguesa:

Es verdad, existe un número considerable de republicanos e incluso de comunistas dentro de nuestras clases medias, y hombres jóvenes también, los cuales, si un estallido general ocurriera ahora, serían muy útiles en el movimiento, pero estos hombres son “burgueses”, traficantes de lucro, manufactureros por profesión; y, ¿quién garantizará que no se vean desmoralizados por su negocio, por su posición social, la cual les fuerza a vivir del esfuerzo de otras personas, a engordar a costa de ser las sanguijuelas, los “exploiteurs” de las clases trabajadoras? Y si se mantienen proletarios de mente, aún si burgueses por profesión, su número será infinitamente pequeño en comparación con el número real de hombres de clase media, quienes se mantienen en el orden existente de las cosas a través del interés, y no les interesa otra cosa que no sea el llenar sus billeteras. (“The Late Butchery at Leipzig. The German Working Men's Movement”, Engels, September 8-11, 1845)

57Criticando la naturaleza de esta base social, nuestro autor enfatiza en el rol determinante que cumplirá la clase obrera alemana:

Esta juventud no debe ser buscada entre las clases medias. Es desde el mismo corazón de nuestro pueblo trabajador que la acción revolucionaria comenzará en Alemania…El movimiento es hoy casi generala lo largo del país, y avanza silenciosa pero constantemente, mientras las clases medias ocupan su tiempo agitando por “Constituciones”, “Libertad de Prensa”, “Aranceles de Protección”, “Catolicidad alemana, y la “Reforma de la Iglesia Protestante”. Todos estos movimientos clasemedieros, si bien no dejar de tener algún mérito, no tocan de ninguna forma a las clases trabajadoras, las cuales tienen un movimiento propio –un movimiento de cuchillo y tenedor…El movimiento de los proletarios se ha desarrollado a sí mismo con tan sorprendente rapidez, que en uno o dos años seremos capaces de reunir un glorioso conjunto de demócratas y comunistas –porque en este país la democracia y el comunismo son, en lo que hace a la clases trabajadoras, casi sinónimos. Los tejedores de Silesia dieron la señal en 1844; los impresores de calico y los constructores de ferrocarriles de Bohemia y Sajonia, los impresores de calico de Berlín, y, de hecho, las clases manufactureras de casi todos los lugares de Alemania respondieron saliendo a la calle y con motines parciales; los últimos casi siempre producidos por las leyes que prohibían la organización. El movimiento es casi general a lo largo del país, y progresa silenciosa pero sostenidamente. (ibid)

  • 30 Algunos marxistas como Freddy Perlman intentan vincular estos Manuscritos de 1844 con la sección d (...)

58Si Engels ya desarrolló por su cuenta estas tres conclusiones luego de la primera contribución conjunta de nuestros autores, Marx por su parte también desarrollará sus concepciones de forma independiente. Luego de estudiar la revolución francesa entre 1842 y fines de 1844 (pretendió publicar un texto propio sobre la temática, pero, finalmente, nunca lo hizo –los mencionados manuscritos de Kreznauch parecieran ser lo que quedó de estos proyectos-), Marx comenzó a estudiar sistemáticamente economía política a mediados de 1843. Respecto a cuestión, buena parte del canon marxista posterior enfatiza en los Manuscritos de París de1844, en los cuales se descubre a un autor que pone el acento en la “alienación” tanto de trabajadores como de burgueses, temática que Marx desarrollaría elaborando a partir de los análisis económicos de Adam Smith, pero a la vez manteniendo fuertes elementos de la concepción feuerbachiana de la realidad en su marco epistemológico. Por nuestra parte, sostenemos que estos Manuscritos (publicados en 1932 y difundidos en los 1950s y 1960s) no son relevantes en una reconstrucción del núcleo estructural del programa de investigación marxista. No es solo que los mismos carguen con fuertes componentes feuerbachianos que Marx ya criticará un año después, ni tampoco que en ellos se entronice la problemática de la “alienación”, a la cual Marx nunca hizo referencia en su obra posterior30, sino más fundamentalmente: Marx nunca hizo referencia a ellos y Engels tampoco (este último en su obra tardía escribió tres biografías de Marx consignando sus “obras clave”). De este período, quien escribe relevará un “Manuscrito” muy desconocido, solo publicado pocos años antes de la edición de la versión de la MECW con la cual aquí trabajamos (recuérdese que es de los años 1970s como señalamos al comienzo), el “Draft of an Article on Friedrich List's Book Das nationale System der politischen Oekonomie” (Marx, March 1845). Este es importante al menos por tres cuestiones. Primero, porque es el primer momento en que Marx se enfrenta al concepto “fuerzas productivas”, al cual otorga un lugar privilegiado el libro de List aquí bosquejado y comentado por Marx. Si bien la noción de “fuerzas productivas” propia del programa de investigación marxista no posee un estatus plenamente definido y está sujeta a debate, no es una “operación menor” dar cuenta de su origen y del momento en que Marx comienza a tratar con ella:

  • 31 El debate marxista sobre el concepto “fuerzas productivas” tomó como punto de partida el famoso Pr (...)

El burgués alemán es religioso incluso cuando es un industrial. Evita hablar de los sucios valores de cambio que esconde y habla en cambio de las fuerzas productivas (von Produktivkräften); evita hablar de la competencia y habla en cambio de una confederación de las fuerzas productivas nacionales; evita hablar de su interés privado y habla en cambio del interés nacional. (Draft of an Article on Friedrich List's Book Das nationale System der politischen Oekonomie, Marx, March 1845)31

59Un segundo elemento de importancia en este texto es el hecho de que List rechace y crea estar superando toda la economía clásica, una operación que Marx por primera vez pareciera ver como posible. No solo Plejanov tomará fértilmente elementos de los trabajos de List para criticar al populismo ruso en su obra “Nuestras diferencias” (1885), sino que el mismo Engels recordará en el “Prefacio” de 1894 a la publicación del tomo III de El Capital, que el Moro estudió a List antes de 1848 y que éste fue el único economista alemán del cual pudo de hecho sacar algo en limpio para sus desarrollos posteriores.

60Un tercer elemento de interés en este Manuscrito está dado por evidenciar la primera sustanciación “económica” de la noción de “desarrollo desigual y combinado” (que luego Trotsky hará concepto), la cual fue delineada “filosóficamente” en la “Introducción a la crítica de la filosofía de la ley de Hegel” que hemos citado más arriba y “político-socialmente” en el escrito de julio de 1844 que también hemos consignado en páginas anteriores. Ya habiendo estudiado algunos rudimentos de economía clásica, Marx escribirá:

La industria puede ser considerada como el gran taller en el cual el hombre toma por primera vez posesión de sus propias fuerzas y de las fuerzas de la naturaleza, se objetiviza a sí mismo y se crea a sí mismo condiciones para una existencia humana…Sostener que cada nación experimenta este desarrollo internamente, sería tan absurdo como la idea de que cada nación debe experimentar el desarrollo político de Francia o el desarrollo filosófico de Alemania. Lo que las naciones han hecho como naciones, ellas lo han hecho para la sociedad humana; todo su valor consiste solo en el hecho de que cada nación individual ha logrado para beneficio de las otras naciones una de las principales tareas históricas (una de las principales determinaciones) en el marco del cual la humanidad ha logrado su desarrollo, y por tanto, luego de que la industria en Inglaterra, la política en Francia y la filosofía en Alemania han sido ya desarrolladas, han sido desarrolladas para el mundo, y su significación histórica, tal como la de esas naciones, ha de este modo llegado a su final. (ibid)

61La importancia de estos tres elementos para la dimensión del programa de investigación marxista que aquí nos interesa rescatar (la crítica materialista al concepto “pueblo”), está dada por el hecho de que dan cuenta de cómo Marx reconoce la base económica de los distintos grupos sociales a los cuales Marx ya opone desde 1842, así como también de la crítica a los proyectos de desarrollo nacional y sus implicaciones etapistas, tan propios del estalinismo del siglo XX y su estrategia “frente-populista”.

62Los últimos desarrollos que quien escribe desea relevar antes de cerrar este periodo de la obra de Marx y Engels, son los referidos al quiebre que ambos realizan con todo el socialismo burgués alemán y la supuesta teoría comunista también propia de ese país. Arriba se ha visto que este quiebre ya fue anticipado por Marx desde 1843 y 1844, y por Engels en 1845. Esta separación enfática es un antecedente importante en la crítica marxista posterior a la entronización del “pueblo”, uno que entenderán ambos como compuesto no solo por “trabajadores” sino que también de “fracciones burguesas explotadoras”. A mediados de 1845 Marx publicará sus “Tesis sobre Feuerbach”, y Engels su “Feuerbach” en octubre de ese año. De este modo, ambos delinearán en breves frases la necesidad programática de desvincularse los postulados de este autor. Esta es la crítica de Engels al “pasivismo justificador de lo existente” que observa en los escritos de Feuerbach:

El ser no es concepto general que pueda ser separado de las cosas. Es idéntico con las cosas que existen…El ser está puesto por la esencia. Lo que mi esencia es, ese es mi ser. El pez está en el agua, pero su esencia no puede separarse de este ser. Incluso el lenguaje identifica el ser y la esencia. Es solo en la vida humana en la cual el ser está divorciado de la esencia –pero solo en casos excepcionales, desafortunados –solo en ellos es posible que la esencia de una persona no se encuentre en el lugar en el cual ella está…Pero todas las cosas –aparte de casos anormalesgustan de estar en el lugar en que están, y gustan de ser lo que son” (Feuerbach, citado por Engels)
¡Un bonito panegírico sobre el estado actual de las cosas! Fuera de los casos anormales, unos pocos casos excepcionales, debe gustarte trabajar desde los 7 años como portero en una mina de carbón, permaneciendo solo 14 horas al día, y dado que éste es tu ser por tanto ésta también es tu esencia. (Feuerbach, Engels, oct 1845)

  • 32 El verdadero socialismo alemán será una de las fuentes de las cuales beberán los partidos populare (...)

63Este proyecto programático lo sustanciarán de modo sistemático ambos autores en un escrito de fines de 1845 y principios de 1846, pero solo publicado en 1932. Nos referimos a “La ideología alemana”. Un trabajo fundante que sí tuvo amplia difusión a partir de la fecha de su publicación, la Ideología Alemana tuvo relevancia para sus mismos autores. De hecho, su no publicación no tuvo que ver tanto con un estado de “mero bosquejo”, sino más bien con unas circunstancias políticas transformadas que hicieron declinar su oferta de publicación al editor con el cual Marx y Engels habían tratado, como señala Engels en el Prefacio de 1888 a su libro “Ludwig Feuerbach and the End of Classical German Philosophy”. Es más, el mismo Engels coqueteó en su madurez con la posibilidad de publicarlo, en tanto consideraba podía ser una herramienta valiosa para la lucha contra las tendencias pequeñoburguesas insertas en el seno del movimiento obrero alemán, como puede verse en algunas cartas de 1883 que intercambia con Bernstein (e.g. 27 de agosto a Bernstein). La Ideología Alemana es relevante por ser el primer trabajo en el cual Marx y Engels desarrollan una concepción materialista de la historia de forma sistemática, distinguiendo períodos en función de los cambios en la producción. Si bien el mismo no es un escrito plenamente marxista (se entroniza la “división del trabajo” y no existen todavía las “relaciones de producción”, se habla de modos de producción e “intercambio”, etc), su énfasis en la determinancia de la “producción” es señero y quedará fijado como conquista imperecedera del programa de investigación que aquí tratamos. Una “producción” de la cual no solo derivan una teoría de la “ideología” muy fértil, sino que también es destacada como punto de partida epistemológico por la obra económica madura de Marx (véase la “Introducción” de 1857 a los Grundrisse). En lo que hace a nuestra problemática, Marx y Engels rechazan la ontología y epistemología de Feuerbach, así como también la de todos sus seguidores, a los que engloban en la categoría de “verdadero socialismo alemán”. Esto supone un quiebre sistemático con los fundamentos teóricos de aquellos que intentan fundar el socialismo en bases sociales burguesas, los cuales de algún modo parten del “pueblo” y no de la “clase”32. Dicen nuestros autores:

Estos “socialistas, o “verdaderos socialistas” como se denominan a sí mismos, consideran la literatura comunista extranjera…un proceso en el “pensamiento puro”. Nunca se les ocurre que, aún cuando estos escritos efectivamente predican un sistema, éstos emergen a partir de las necesidades prácticas, enteramente de las condiciones de vida de una clase particular en un país particular. Inocentemente, se hacen parte de la ilusión, cobijada por algunos de estos representantes partidarios ilustrados, de que se trata del orden social “más razonable”, y no de las necesidades de una clase particular y de un tiempo particular…Por esto, este “verdadero socialismo” no es sino la transfiguración del comunismo proletario, y de los partidos y sectas más o menos afines a éste en Francia e Inglaterra, en el cielo de la mente alemana y, como veremos, también del estado de ánimo alemán…Esto es mucho más fácil en tanto el “verdadero socialismo”, al cual no le conciernen los verdaderos seres humanos sino el “Hombre”, ha perdido todo su entusiasmo revolucionario y proclama en cambio el amor universal a la humanidad. A consecuencia de esto, se vuelca no hacia los proletarios, sino hacia las dos clases más numerosas de Alemania, hacia la pequeña burguesía con sus filantrópicas ilusiones y hacia los ideólogos de esta misma pequeña burguesía: los filósofos y sus discípulos; se vuelca, en general, hacia ese sentido común poco común que hoy gobierna Alemania. (“The German Ideology”, Marx y Engels, nov 1845-aug 1846)

  • 33 “Desde el comienzo la teoría de la utilidad tuvo el aspecto de una teoría general de la utilidad; (...)

64Si bien este escrito es muy relevante por todo lo que aquí consignamos, en él aún no está plenamente desarrollado el núcleo estructural del programa de investigación marxista, lo que es evidente en el tratamiento que se le otorga al concepto “explotación” en uno de sus acápites finales, uno que no se diferencia mucho de la “explotación del hombre por el hombre” propia de Saint Simon y sus epígonos, ya que vinculan a éste con la tradición utilitarista y parecieran dejar espacio para que el mismo relacione no solo a obreros y capitalistas sino que también a rentistas con arrendatarios33.

4. Cuatro críticas a cuatro formas de populismo antes de las revoluciones del 48’

65Los años 1846 y 1847 serán claves en la producción teórico-política de Marx y Engels. En este corto lapso podemos descubrir cuatro críticas fundantes a cuatro distintos autores que ponen en el centro de su análisis, cada uno a su manera, al concepto “pueblo”. Cada una de ellas es relevante no solo por sí misma, sino porque preludian y constituyen un antecedente crítico a cuatro formas de populismo que en los años posteriores ganarán fuerza de masas y/o relevancia política.

  • 34 Weitling se declaraba parte de la corriente comunista en ese momento, pero es consignado como el ú (...)
  • 35 “Tribuna del pueblo” en alemán
  • 36 La intención de la crítica es influenciar desde afuera a la “Liga de los Justos”, organización obr (...)
  • 37 Una de las contribuciones específicas del “Marx previo a Engels” al programa de investigación que (...)

66En mayo de 1846 Marx y Engels elaborarán, junto a otros compañeros de armas políticos, una “circular política” en crítica a las posiciones de Hermann Kriege, quien había sido enviado como representante “comunista” a Estados Unidos34. Declaran mediante la misma que el periódico editado por Kriege -el “Volks-Tribune35”- no es “comunista” y por tanto se desligan de cualquier tipo de responsabilidad para con el mismo36. El nombre de este periódico político era toda una declaración programática, la cual habilita a nuestros autores un sinnúmero de críticas que aquí iremos listando de modo algo sumario. En primer lugar, esta pareciera ser la primera ocasión en que nuestros autores critican de modo enfático la utilización de un lenguaje moralista (neokantiano) para abordar los problemas políticos, el cual aún utilizaba Engels en trabajos como “Outlines of a Critique of Political Economy” (1843) y “The Condition of the Working-Class in England” (sept 1844 - march 1845)37. Escriben nuestros autores:

Solo en este número, por tanto, tenemos al amor en aproximadamente 35 formas. Está en perfecto acuerdo con este babeo amoroso que Kriege, en su “Antwort an Sollta” y en otras partes, presente al comunismo como el opuesto amoroso del egoísmo y reduzca un movimiento revolucionario de importancia histórico-mundial a unas pocas palabras: amorodio, comunismo-egoísmo. (Circular Against Kriege, Marx and Engels, may 1846)

67En segundo lugar, en el contexto de una crítica a una perspectiva que meramente expone (y “denuncia”) los excesos y abusos en lo existente (e.g. el término preferido por Kriege es “expoliación”), Marx y Engels comienzan a distinguir la especificidad anti-burguesa de la propuesta “revolucionaria” comunista:

  • 38 Esta crítica a una concepción del comunismo como mera cumplimentación de las banderas e ideales bu (...)

Parte integrante de esto mismo es la cobardía mediante la cual aquí él consiente al usurero prometiéndole no quitarle lo que ya posee, y con la cual más adelante él afirma que no quiere “destruir los apreciables sentimientos de la vida familiar, de la pertenencia a la propia tierra y al propio pueblo”, sino que “solo cumplirlos”. Esta presentación cobarde e hipócrita del comunismo no como “destrucción”, sino que como “cumplimentación” de los males presentes y de las ilusiones que la burguesía tiene acerca de ellos, se encuentra en cada número del Volks-Tribun. (Circular against Kriege”, Marx and Engels, may 1846)38

  • 39 En este momento Engels y Marx aún consideraban la repartición de la tierra como una reivindicación (...)
  • 40 “Lo siguiente es el ideal del hombre comunista: “Él lleva el sello de la especie” (¿y quien no lo (...)

68Pero es la crítica a la base social que Kriege consigna como emancipadora y que a la vez establece como puntal de la sociedad futura, la cual tiene mayor relevancia en el contexto de nuestra discusión. Kriege dice apuntar a una sociedad de pequeños propietarios agrarios, mismos elementos que constituirían ya el pilar de la “nueva sociedad” que propone para el futuro. Esta propuesta es un preludio de los postulados del populismo ruso que Plejanov criticará de manera tan devastadora en 1885, solo que en una versión “individualista” y no aquella “colectivista” que adquirirá luego para los rusos. Respecto de esta propuesta de Kriege nuestros autores desarrollan una panoplia de críticas. No es solo que este supuesto “comunista” que vive en Estados Unidos apueste meramente a una igualdad de propietarios (y no a una igualdad de productores), sino también que considere erradamente a la pequeña propiedad agraria autosuficiente como una realidad, y una con capacidad de universalizarse. Marx y Engels no solo señalarán que Kriege opera ficticia y forzadamente con una población estacionaria (en un momento se acabará la tierra “a repartir” si es que la población no se contiene artificialmente), sino que, ante la mantención de la propiedad privada de la tierra, el intercambio mercantil debe emerger, el cual por fuerza llevará a generar desigualdad (y esto solo teniendo en cuenta que distintas tierras poseen distintos grados de fertilidad). Para nuestros autores, el editor del Volks-Tribun peca de algo muy propio de todos los socialismos que se quedan a medio camino: convierte la repartición de la tierra, que en un específico contexto sí es progresiva, no en medida parcial que hace avanzar el proceso revolucionario de lucha, sino en medida final, en conquista imperecedera39. Por otro lado, en este fetiche de la pequeña propiedad agraria, Kriege abundará en un humanismo ingenuo40 (que nuestros autores ya critican en Feuerbach y sus seguidores desde 1845), el cual no solo pone el acento en la “fraternidad de la especie” como medio de transformación social y objetivo de la sociedad futura, sino que incluso plantea ésta a partir de la “persona humana individual”. Se recordará cómo el Engels de 1844 aún operaba con concepciones que entronizaban el conflicto entre mónadas individuales; ahora bien, esta perspectiva ya es criticada por ambos en su primer escrito conjunto que hemos citado más arriba y en su crítica a Kriege opera como insumo:

Hablando con precisión y en sentido prosaico, los miembros de la sociedad civil no son átomos. La propiedad específica del átomo es no tener propiedades, por lo que éste no se encuentra vinculado con las entidades externas mediante relaciones que estén determinadas por su propia necesidad natural. El átomo no tiene necesidad, es autosuficiente; el mundo fuera de él es un vacío absoluto, e.g. no tiene contenido, sentido ni significado, y esto solo porque el átomo se basta a sí mismo…El individuo egoísta de la sociedad civil puede, en su imaginación inmaterializada y su vida abstracta, inflarse a sí mismo al nivel de un átomo, e.g. a un ser a relacional, autosuficiente, sin necesidades, absolutamente pleno y santo. A la profana realidad de los sentidos no le importa su imaginación, cada uno de sus sentidos lo compele a creer en la existencia del mundo y de individuos externos a él, e incluso su profano estómago le recuerda todos los días que el mundo exterior no está vacío, sino que es él el que realmente llena. Cada actividad y propiedad de este ser, cada una de sus urgencias vitales, deviene una necesidad, un requerimiento, cuya propia búsqueda transforma en una búsqueda por otras cosas y por seres humanos externos. Pero en tanto la necesidad de un individuo no tiene un significado auto-evidente para otro individuo egoísta capaz de satisfacer esta necesidad, y por tanto conexión directa con su satisfacción, cada individuo debe crear esta conexión; por tanto, él deviene el intermediario entre la necesidad de otro y los objetos de esta necesidad. (The Holy Family, or Critique of Critical Criticism Marx y Engels, 1844-1845)

  • 41 Uno de los rasgos distintivos del populismo guevarista de la segunda mitad del siglo XX, será esta (...)

69Otros elementos que Marx y Engels critican en Kriege se relacionan con el mesianismo de tinte religioso que éste muestra en sus publicaciones. Un mesianismo que no solo pone el acento en unas masas empobrecidas que requieren de caudillos que las iluminen para llegar para llegar a una fraternidad universal futura, sino que también insufla “mitos” e intenta movilizar a su base social mediante la fe: “Kriege está aquí por tanto predicando en el nombre del comunismo la vieja fantasía de la religión y la filosofía alemana que es la directa antítesis del comunismo. La fe, más específicamente la fe en el “espíritu santo de la comunidad”, es la última cosa que se requiere para lograr el comunismo” (Circular Against Kriege, Marx and Engels, may 1846)41

70Un Kriege que a la vez solo busca meras “rebeliones” (no revoluciones), cree necesaria una práctica cercana a la noción errada que enfatiza en la idea de “tomar el cielo por asalto”, siempre desde los “desheredados y oprimidos”, a los cuales se “educa pedagógicamente desde arriba” para entregarles la sociedad futura como dádiva. Quienes se oponen al proyecto de Kriege, se consideren ellos revolucionarios, socialistas o comunistas, son realmente “enemigos y reaccionarios”, temática preferida por nuestro autor, al cual Marx y Engels también critican su énfasis en la “justicia”:

  • 42 El énfasis en la “justicia” es un tema recurrente en diferentes tipos de populismo, tanto en el ba (...)

Kriege aparece aquí como un profeta y por tanto necesariamente también como un emisario de una liga secreta de Esenios, la “Liga de la Justicia”. Por tanto, cuando no está hablando en nombre de los “oprimidos”, está hablando en nombre de la “justicia”, la cual no es una justicia ordinaria, sino la justicia de la “Liga de la Justicia. (ibid)42

  • 43 “Su tarea es descubrir la opresión de los proletarios, pequeños campesinos y la pequeña burguesía (...)

71La segunda crítica de este período de la obra de Marx y Engels que expondremos, es la que ambos realizan contra Karl Heinzen. Un hombre que hace política en Alemania, Heinzen será criticado por Engels en octubre de 1847 por no analizar y dividir al pueblo en grupos sociales, una omisión que le imposibilitará determinar los caminos a seguir para implementar el cambio social así como también definir de modo concreto las posiciones de las diferentes clases y partidos43. Será Marx, sin embargo, quien desarrollará de modo más extenso y detallado las críticas a este autor en su trabajo “Moralising Criticism and Critical Morality. A Contribution to German Cultural History. Contra Karl Heinzen” (oct 1847). En primer lugar, el Moro utilizará sus dotes con la pluma para deslizar irónicas alusiones a quienes ponen el acento en la “injusticia de las relaciones de propiedad”, como el mismo Karl Heinzen:

La cuestión de la propiedad, como ha sido puesta en “nuestros días”, es bastante irreconocible incluso formulada como cuestión bajo la forma que Heinzen le da: “si es justo que un hombre debe poseer todo y otro hombre nada…, si debe permitirse al individuo poseer cosa alguna”, y preguntas simplistas similares acerca de la consciencia y clichés acerca de la justicia. (“Moralising Criticism and Critical Morality. A Contribution to German Cultural History. Contra Karl Heinzen”, Marx, oct 1847)

  • 44 Muy similar al énfasis en el “saber popular”, caro a una forma populista dominante en latinoaméric (...)

72Segundo, Marx señalará cómo el fetiche del “sentido común” que abreva en la “plenitud de la vida”44, imposibilita a nuestro autor a la hora de establecer diferencias y analizar de forma correcta una situación política determinada. “Injusticia” y “sentido común” harán que Heinzen sea incapaz de entender por qué quienes dominan lo han hecho por siglos: resta entonces solo la “indignación moral”.

73Tercero, el político criticado aquí por nuestro autor nacido en Trier, se caracteriza por oponerse enfáticamente a la división del pueblo en clases, ya que considera que el mismo debe y puede unificarse en función de su cualidad humana:

La “estrecha visión comunista”, la cual solo trata al pueblo en términos de “clases” e incita a la gente contra los otros de acuerdo a su “oficio”, es una de la cual, en mi propaganda revolucionaria, me debo confesar como inocente, porque yo permito la “posibilidad” de que la “humanidad” no se encuentre siempre determinada por la “clase” o por el “tamaño de la billetera de uno. (Heinzen, citado por Marx en “Moralising Criticism and Critical Morality. A Contribution to German Cultural History. Contra Karl Heinzen”, oct 1847).

74Marx responderá a esta diatriba señalando que las “diferencias remuneracionales” no distinguen clases necesariamente, así como tampoco lo hacen las diferencias de oficios (en una misma clase existen distintos modos de trabajo y la distinción entre oficios es más propia de la época medieval). Asimismo, la transición de agentes individuales entre clases es posible pero no determinante; el bloqueo estructural está dado más bien por unas “clases en su conjunto” que no pueden transitar a placer en el constreñido marco social. De hecho, la mentada “fraternidad entre los súbditos” a la que apunta Heinzen, es incapaz de ver cómo ya existen diferencias sociales insalvables entre un tipo de súbditos y otro tipo. Cómo es imposible unificarlos contra el único enemigo reconocido por el autor (el poder real), porque, mientras unos ven en la estructura político-social una realidad humillante y opresiva, otros la experimentan como oportunidad de ascenso y enriquecimiento. En suma, el humanismo del que aquí hace gala Heinzen no es otra cosa que expresión del “inconsciente burgués”:

Herr Heinzen no entiende más a los obreros que a los burgueses liberales, porque él trabaja inconscientemente en su servicio…Ellos son conscientes de que en las revoluciones la masa deviene insolente y pone mano sobre las cosas. De ahí que el caballero burgués busque, tanto como sea posible, realizar el cambio desde la monarquía absoluta a la burguesa, de una forma amistosa. (ibid)

75En cuarto lugar, Marx abunda sobre el objetivo político declarado por el autor objeto de sus comentarios: una “república con instituciones sociales”. Este punto es importante para la cuestión general que tratamos en este trabajo, ya que justamente una forma de populismo (“populismo-ciudadanista”) específica implementará en la práctica este objetivo luego de la revolución de febrero en la Francia de 1848. De ahí que Heinzen sea un antecedente directo de una forma de populismo que Marx criticará largamente y con fuerza en el contexto de las revoluciones del 48’. En este caso el autor tratado por Marx tomará como modelo países como Suiza y Estados Unidos, “democracias a seguir” a las que solo deberían adosárseles instituciones sociales y medidas que regulen la propiedad. No es solo que Marx se burle del utopismo burdo del cual da aquí cuenta Heinzen mediante aceradas expresiones (“se busca una sociedad diseñada para los humanos “humanos””), sino también que el Moro señale cómo este objetivo que busca regular y acabar con las grandes diferencias y los excesos, no es más que la expresión de la aspiración social del “ciudadano honesto y mediocre de clase media”. A estas disquisiciones derivadas de un inconsciente burgués incapaz de dividir al pueblo en clases, Marx opone ya el proyecto de la “dominación de la clase obrera”:

  • 45 Sobre la “dictadura del proletariado”, su origen y sentido en Marx y Engels, ver el capítulo sigui (...)

Tal como en Inglaterra los trabajadores conforman un partido político bajo el nombre de Cartistas, del mismo modo lo hacen los trabajadores de Norteamérica bajo el nombre de Reformadores Nacionales, y el grito de batalla de ambos en ningún modo es “el dominio de todos los príncipes o el de la república”, sino que “el dominio de la clase obrera o el dominio de la clase burguesa. (“Moralising criticism and critical morality”, Marx, 1847)45

  • 46 El Moro califica en este trabajo de “obrero revolucionario” a Born. La deriva regulacionista y pac (...)

76Una que comenzaba a expresarse en la producción teórico-intelectual que ya elaboraban los mismos obreros alemanes: Marx rescata la crítica que Stephan Born46 hace de las propuestas de Heinzen.

77La tercera crítica que nuestros autores realizan antes de las revoluciones del 48’, fue elaborada por Marx en septiembre de 1847 y será rescatada por Engels en 1865, momento en el cual comienza la prolongada crítica que ambos harán a lo largo de los años a las tendencias populistas insertas en el seno del movimiento obrero alemán. En “The Communism of the Rheinischer Beobachter”, Marx comienza señalando cómo considera que está mal definido el agente de cambio social por quienes critica, en tanto los mismos enfatizan en el elusivo concepto “pueblo”:

El pueblo, o, para remplazar esta expresión vaga y amplia por una definida, el proletariado, tiene muy otra forma de razonar que la que los caballeros del ministerio eclesial se permiten a sí mismos imaginar. (“The Communism of the Rheinischer Beobachter”, Marx, sept 1847)

  • 47 “Se engañan a sí mismos pensando que el proletariado desea ser ayudado, no pueden concebir que él (...)
  • 48 “De todos los elementos políticos el pueblo es por lejos el más peligroso para un rey. No el puebl (...)

78En segundo lugar, el Moro recrimina a sus adversarios porque proponen “ayudar desde arriba al pueblo”, protegerlo y coadyuvar a su bienestar47. Para sus contrarios, la situación de los “desheredados” tenía su solución en unos meros nuevos impuestos que no tocaran el poder de la monarquía, sino que lo relegitimaran. Esto, en tanto los primeros son ignorantes y maleables. Marx señala, no obstante, que esta apreciación solo la puede tener quien mira al “pueblo” desde arriba, ya que el mismo en realidad ya está dividido en clases y su componente proletario en ningún caso aceptará meras dádivas, sino que apuesta ya a la plena eliminación de la monarquía solamente como primer paso48.

  • 49 A lo largo de su producción, Marx va delineando temas que luego constituirán tesis a demostrar y s (...)

79La última crítica de cierta sistematicidad que alguno de nuestros autores hará a una forma de populismo antes de entrar de lleno en el proceso revolucionario de 1848, será la de Marx a Proudhon, quien hasta principios de 1846 era objeto no de ataques, sino que de positivas evaluaciones tanto por el Moro como por Engels. La misma es un preludio al componente anarquista ínsito en distintas formas de populismo que se desarrollarán posteriormente, pero sobre todo de aquél que pone su acento “en la mantención del mundo de las mercancías sin querer que rijan ya sus consecuencias”. Un tipo de populismo que Engels criticará bien en 1872-73 en “On the housing question” para el caso alemán y Plejanov en “Nuestras diferencias” (1885) para el caso ruso. En esta oportunidad, la diatriba crítica de Proudhon a Marx en “La filosofía de la miseria”, hará al Moro reflexionar sobre sus anteriores juicios, y, en el contexto de un cambio de actitud política frente a Proudhon, modificará y desarrollará de modo importante su propio sistema categorial49. Profundizando sus tesis materialistas, Marx no solo derivará lo “social” de lo “económico” y así explicará también el carácter derivado del Estado como cristalización de “lo político”, sino que introducirá una fértil distinción en el seno de lo económico, la cual le permitirá aprehender de mejor manera la dinámica sincrónica y diacrónica del movimiento de las sociedades. En tanto distingue entre unas “fuerzas productivas” que ya vimos cuándo y cómo conoce más arriba, y unas “relaciones de producción”, las cuales por primera vez dibuja “terminológicamente”, Marx es capaz también de criticar su propio énfasis (muy propio de “La ideología alemana”), así como el de Proudhon, en la “división del trabajo”. El Moro señala por tanto cómo el hombre no puede elegir sus fuerzas productivas, sino que hereda éstas, cómo la tarea de la voluntad colectiva que se desea organizar no es renunciar a las conquistas históricas legadas por el pasado, sino que modificar su “forma social” de aparición. La tarea, así, sería transformar las relaciones de producción, las cuales serían determinantes en la distribución mundial del trabajo, la separación de ramas industriales en un mismo país y la organización específica de las tareas productivas en el seno de cada unidad productiva. En cambio, en tanto Proudhon opera con categorías económicas “fijas y eternas”, Marx señala que el mismo opera como un burgués honesto más:

…De hecho el hace lo que todos los buenos burgueses hacen. Todos sostienen que la competencia, el monopolio, etc, son, en principio –e.g. considerados como ideas abstractas- la única base posible para la existencia, pero que dejan mucho que desear en la práctica. Todos ellos quieren la competencia sin las perniciosas consecuencias de la competencia. Todos ellos quieren lo imposible, e.g. las condiciones de existencia burguesas sin las necesarias consecuencias de estas condiciones. (Marx to Annenkov, 28 December 1846)

80Si Proudhon niega por otro lado la acción política, y por tanto cree que “lo nuevo” debe ser fundado por los sabios (que son quienes hacen la historia), Marx consigna que éstas son ilusiones propias de un pequeñoburgués, de un “hombre del pueblo”:

El señor Proudhon es, de pies a cabeza, un filósofo, un economista de la pequeña burguesía. En una sociedad avanzada y debido a su situación, el pequeñoburgués se convierte de una parte en socialista y de otra en economista –se encandila con la magnificencia de las clases medias altas y siente compasión por los sufrimientos del pueblo. Él es a uno y al mismo tiempo, un burgués y un hombre del pueblo…Él debe justificar mediante la teoría lo que es en la práctica, y el señor Proudhon tiene el mérito de ser el exponente científico de la pequeña burguesía francesa, lo cual es un verdadero mérito, porque la pequeña burguesía será parte integral de todas las revoluciones sociales próximas. (ibid)

81Si bien la crítica de Marx a Proudhon en esta carta y en Miseria de la filosofía (1847) es acerada y enfática, puede verse cómo aún el Moro mostraba ciertas ilusiones en una “alianza popular” como base para la próxima revolución. Esto, aún si, como vimos a lo largo de estos 4 primeros apartados, tanto él como Engels sitúan su punto de partida desde el comienzo, no en el “pueblo”, sino en una “sección específica del pueblo” al cual ambos dividen desde temprano en grupos sociales distintos. Será éste el programa con el cual ambos entrarán y actuarán en las revoluciones del 48’, especialmente en los países de Alemania y Francia. Si en el primer caso la “polarización populista programática” será más fuerte que en el segundo, en ambos siempre se planteaba ya que, dentro de esta amplia alianza, era el proletariado el que debía cumplir un rol hegemónico en la acción partidaria de los comunistas. Será este programa, el que servirá como línea guía al desarrollo posterior de las propuestas programáticas de ambos autores, el único programa político que sobrevivirá la experiencia de las revoluciones del 48’. Pero no pervivirá incólume en tanto dogma, sino que deberá modificarse a la luz de las lecciones de la lucha de clases, cristalizando un desarrollo, una superación dialéctica solo posible en tanto realmente demostró ser capaz de aprehender las determinaciones esenciales de la realidad material. Ante una situación revolucionaria, que luego para los marxistas siempre fungirá como “comprobación empírica” de sus “análisis de clase” previos, Marx y Engels profundizarán en una semilla que ya habían sentado y desarrollado antes de 1848: la división del pueblo en clases.

Notes

11 Ver más adelante, pp 28.

12 Nuevamente estas tesis de Marx constituyen un antecedente inapreciable para criticar las posiciones de uno de los sectores del trotskismo desde 1951-1953: justamente Ernest Mandel, Michel Pablo e Isaac Deutscher confiarán en la posibilidad de la autorreforma de la burocracia que ya dominaba el Estado soviético, justo en un momento donde entendían que la línea estratégica a seguir era intentar autorreformar movimientos de masas claramente populistas como el peronismo. Esta corriente pasará a la historia bajo la denominación de “pablo-mandelismo”

13 Si bien en la Introducción que aquí citamos Marx no habla explícitamente de Weitling y Feuerbach, Engels sí menciona que el Moro tenía en mente a ambos cuando entre noviembre de 1844 y abril de 1845 escribe y publica “Rápido progreso del comunismo en Alemania”.

14 Subrayados nuestros. La versión de la MECW con la cual aquí trabajamos no consigna el momento de publicación de este manuscrito. Sin embargo, lo más plausible es que la misma sea propia ya de la segunda mitad del siglo XX, y por lo tanto constituye un insumo con el cual Lenin y Trotsky no contaron a la hora de desarrollar por su cuenta el programa de investigación marxista.

15 Este concepto lo desarrollamos en distintas partes de este trabajo. Ver: pp 74-75 (nota al pie 64), pp 89 (notas al pie 76 y 77) pp 214-217.

16 La distinción de Trotsky es conceptualmente la misma que realiza Poulantzas en “Poder político y clases sociales” (1968) entre “lo político” y “la política”, solo que, a diferencia de este estructuralista griego-francés, no subraya la “originalidad” de la misma, sino más bien su continuidad con la forma de hacer política propia del marxismo clásico. De hecho, la mayor parte de los descubrimientos “originales” que hizo el marxismo estructuralista de cuño francés al abrirse el ciclo de lucha de clases ascendente desde 1968, son reformulaciones de tesis ya desarrolladas por Trotsky casi medio siglo antes. Esto es así para la tesis de la “autonomía relativa del Estado” (sistematizada por Trotsky en “5 años de la Internacional Comunista”, 1924), la tesis de la relación dialéctica y desigual entre base y superestructura (base de la teoría de la revolución permanente que nace en 1906 pero que se desarrolla en varios escritos posteriores también), la tesis de la “desigualdad de los opuestos en la contradicción” de Althusser (que no es más que la reproducción de la tesis desarrollada por Trostky contra los mencheviques en “Balance y perspectivas” de 1906 al tratar el tema de la relación entre burguesía y proletariado), la tesis de la “sobredeterminación” como “acumulación de contradicciones” (que no es más que una reformulación de la especificidad propia de la tesis del desarrollo desigual y combinado), etc. Si Althusser y Poulantzas realmente copiaban a Trotsky y no lo decían por medio a la represión estalinista, o si meramente reproducían sin saberlo (o sabiéndolo a medias) las tesis de Trotsky, quien escribe no está en posición de resolverlo.

17 Las relaciones entre Engels (y luego Marx) con el cartismo las analizaremos en un capítulo posterior, sobre todo por una cuestión de ordenamiento y exposición. En este punto solo bastará enfatizar en el hecho de que la presencia del cartismo cumplió un rol fundamental en el descubrimiento engelsiano del proletariado y su importancia. De ahí que los desarrollos presentados en este trabajo no sean una mera descripción narrativocronológica de la producción intelectual de Marx y Engels.

18 “Es sorprendente cuánto han declinado intelectualmente y perdido su vigor las clases altas de la sociedad, aquellas que el inglés denomina “gente respetable” o “el mejor tipo de gente”, etc, en Inglaterra. Toda energía, toda actividad, toda sustancia se han ido; la aristocracia terrateniente va de caza, la aristocracia del dinero hace entradas de contabilidad y a lo más es aficionada a una literatura que es igualmente vacía e insípida. Prejuicios políticos y religiosos son heredados de una generación a otra; hoy todo es hecho de manera fácil y no es ya necesario preocuparse de los principios como uno debía hacer antes; éstos son ya recogidos en la cuna, listos, y uno no tiene no de dónde provienen” (The Condition of England. Past and Present by Carlyle, Engels, jan 1844)

19 Existe una buena crítica a la propiedad y el plusvalor como robo también en este escrito On Proudhon (Marx, 1865). Ver capítulo VI de este trabajo, parte I, acápite 2.

20 “Description of Recently Founded Communist Colonies” (Engels, mid-October 1844). Marx y Engels criticaran de manera fuerte en toda su posterior producción esta propuesta política de las comunas autónomas (empezando ya con el Manifiesto Comunista de 1847-1848), en lo fundamental por su obliteración del conflicto clasista y los métodos específicos propios del mismo.

21 Si bien la concepción de revolución marxista no se opone a cualquier “reforma de por sí”, sino que la “supera” valorando de forma positiva un tipo de reforma específica (aquella que acusa la lucha de clases y mejora las condiciones en las cuales la clase obrera enfrentará al enemigo en el futuro cercano), la expresión utilizada por Engels no deja de llamar la atención y es por lo mismo característica. El programa de investigación marxista desarrollado por Marx y Engels, si bien nunca criticará ni conceptual ni terminológicamente al “reformismo” (el cual solo cristalizará plenamente en la década final del siglo XIX en tanto influencia burguesa en el seno del movimiento obrero europeo formado ya en gran parte por partidos de un componente marxista no menor), sí se destacará por distinguir en el campo de “aquellos que quieren cambios en el estado de cosas existente”, se denominen estos socialistas, demócratas o anarquistas. El hilo conductor de este trabajo, signado por la tarea de ir descubriendo la forma en que ambos autores “dividen al pueblo en clases”, se enmarca dentro de esta paradigmática práctica político-teórica.

22 Explicamos este concepto en el capítulo VI, parte I, sección 4,4.1 c, ii)

23 Marx criticará posteriormente a Bentham de forma polémica en El Capital. Que aquí lo consigne como parte de una tradición materialista a rescatar, nos demuestra cómo nuestros autores “no nacieron marxistas”, sino que fueron desarrollando un programa de investigación determinado, y este proceso complejo (en el cual es crucial también la intelección y análisis de los sucesos de lucha de clases que les tocó vivir) estuvo signado por los cambios, giros, abandonos (todo lo cual subsumimos con Marx bajo la categoría “superación”).

24 “La historia de la Revolución Francesa, que data de 1789, no terminó en 1830 con la victoria de uno de sus componentes, enriquecido por la consciencia de su propia importancia social” (The Holy Family, or Critique of Critical Criticism Marx y Engels, 1844-1845)

25 En un apartado posterior nos referiremos al escrito donde Engels consigna esta cuestión.

26 También es importante notar cómo este socialismo utópico, tan crítico de la expoliación perpetrada por los comerciantes, consigna dentro de las clases productivas virtuosas al capitalista propiamente tal: “Ha subordinado toda la sociedad a una clase de gente improductiva y parásita, los comerciantes. Todas las clases esenciales de la sociedad –el propietario, el granjero, el manufacturero, e incluso el gobierno- se encuentran a sí mismos dominados por una clase accesoria a inesencial, el comerciante, quien debiera ser su subordinado, su agente empleado, revocable y responsable, y quien, no obstante, dirige y obstruye a su voluntad todos los resortes de la circulación” (extracto de la obra que Engels comenta en “A fragment of Fourier’s On Trade”, Engels, latter half of 1845).

27 La idea de que el comunismo coincide con democracia no es un lastre liberal que degrada al primero, sino que es un hilo de continuidad que recorre al marxismo por entero. En tanto Engels y Harney oponían la democracia de “Los iguales” a la democracia jacobina y burguesa en general, en realidad le otorgaban el único contenido de clase adecuado a su ser en tanto la “trabajadora” no solo es la clase mayoritaria, sino que es determinante en la dinámica de movimiento de toda sociedad que por fuerza debe fundarse en la producción material.

28 Weitling, no está de más recordar, fue el fundador de la corriente obrera del comunismo alemán. Él mismo un trabajador (“semi-artesano” para catalogarlo en términos simples), su comunismo era moralista y explícitamente pretendía aplicar las supuestas prácticas de las primeras comunidades cristianas a la Alemania moderna.

29 Ver, por ejmplo: Rapid progress of communism in Germany (Engels, nov 1844-apr 1845). Ahora bien, ya en este escrito Engels delinea una crítica a las sociedades filantrópicas burguesas, implementadas para calmar los reclamos obreros. Esto nos demuestra, al menos dos cosas. Por un lado, la no plena coherencia de la propuesta engelsiana hasta este momento (a la vez que criticaba la práctica descrita organizaba mitines con industriales y grandes personajes de ciudades medias alemanas). Por otro, el germen de una crítica (que desarrollará plenamente a lo largo de su obra posterior) a las inclinaciones “socialistas” de los burgueses alemanes.

30 Algunos marxistas como Freddy Perlman intentan vincular estos Manuscritos de 1844 con la sección del primer capítulo del tomo I de El Capital referida al “fetichismo de la mercancía”. Por nuestra parte, creemos que esta es una vinculación forzada fundada en meros “parecidos de familia”. La consignada sección de El Capital, antes que ser una alusión velada a estos bosquejos de 1844, es más bien un guiño a la herencia hegeliana de la cual Marx aún se siente de algún modo heredero en esta su obra cúlmine. Sobre la vinculación entre la dialéctica marxista y la hegeliana y algo sobre la temática del “fetichismo”, ver “Dialectical social theory and its critics” (Tony Smith, 1992).

31 El debate marxista sobre el concepto “fuerzas productivas” tomó como punto de partida el famoso Prefacio de 1859 que citamos más arriba, en el cual Marx pone un énfasis central en la contradicción entre éstas y las relaciones de producción. Quienes construyen “teorías de la historia” supuestamente “materialistas” tomando como base este escrito y entronizan el concepto de fuerzas productivas desenfatizando la centralidad de lucha de clases (como hizo Gerald A. Cohen en 1978), solo dan cuenta de su propia ignorancia: el artículo de cual Prinz al cual hicimos referencia más arriba (y que señala las razones externas que hicieron a Marx no mencionar la “lucha de clases” en este Prefacio) fue publicado 10 años antes que el libro de Cohen. Por otra parte, con esto no queremos desestimar la importancia del debate respecto del estatus del concepto “fuerzas productivas” para el programa de investigación marxista, el cual se desarrolló especialmente en torno a las discusiones sobre la transición entre feudalismo y capitalismo y también alrededor de aquellas que trataban la temática de los modos de producción. Por último, nótese aquí que Marx es crítico de la categoría, y a lo largo de este Manuscrito también critica el estatus de “pareja opuesta” a los valores de intercambio que List le otorga a la misma.

32 El verdadero socialismo alemán será una de las fuentes de las cuales beberán los partidos populares durante la revolución alemana de 1848-1849, los cuales organizaron a fracciones burguesas supuestamente democráticas y arrastraron algunos sectores de trabajadores.

33 “Desde el comienzo la teoría de la utilidad tuvo el aspecto de una teoría general de la utilidad; sin embargo, este aspecto solo se llenó de significado cuando las relaciones económicas, especialmente la división del trabajo y el intercambio, fueron incluidas. Con la división del trabajo, la actividad privada del individuo se convierte en útil en general… Tomando en consideración las relaciones económicas de la renta, la ganancia y los salarios, las relaciones de explotación definidas de las distintas clases fueron introducidas, ya que la forma de la explotación depende de la posición social del explotador. Hasta este punto la teoría de la utilidad fue capaz de basarse a sí misma en hechos sociales definidos” (The German Ideology, Marx y Engels, nov 1845-aug 1846)

34 Weitling se declaraba parte de la corriente comunista en ese momento, pero es consignado como el único que no firma la circular. Probablemente debido a que muchas de las críticas que en ella se hacen a Kriege, podían también aplicarse a sus concepciones. Esta pareciera ser la primera vez en que Marx y Engels se desmarcan enfáticamente de Weitling.

35 “Tribuna del pueblo” en alemán

36 La intención de la crítica es influenciar desde afuera a la “Liga de los Justos”, organización obrera alemana que se reivindicaba comunista, y que luego iría a formar la Liga Comunista, en la cual sí participarían orgánicamente Marx y Engels.

37 Una de las contribuciones específicas del “Marx previo a Engels” al programa de investigación que ambos desarrollaron por más de 40 años, tiene que ver precisamente con la perspectiva “objetivista” que puede distinguirse en sus escritos más tempranos. Al comienzo de este escrito ya consigamos cómo se aprecia esto en “The Philosophical Manifesto of the Historical School of Law” (1842) y “Justification of the Correspondent from the Mosel” (enero 1843). También es evidente en la tesis doctoral de Marx escrita en 1840 y publicada en 1841, en la cual, el Moro escribe pasajes como el siguiente: “La necesidad aparece en la naturaleza finita como necesidad relativa, como determinismo. La necesidad relativa solo puede ser deducida a partir de la posibilidad real, e.g. es una verdadera red de condiciones, razones, causas, etc, mediante la cual esta necesidad se revela a sí misma. La posibilidad real es la explicación de la necesidad relativa. Y la vemos utilizada por Demócrito” (Difference Between the Democritean and Epicurean Philosophy of Nature, Marx, 1840-1841). Si en algo específico Marx corrigió a Engels cuando lo conoció, fue en este punto, en el de la crítica a la perspectiva subjetivista-moralista. En segundo lugar, uno de los rasgos recurrentes de uno de los troncos principales del populismo en el siglo XX, es éste moralismo subjetivista criticado aquí por Marx y Engels, uno tan propio de Ernesto Guevara y sus epígonos.

38 Esta crítica a una concepción del comunismo como mera cumplimentación de las banderas e ideales burgueses es toda una impugnación a la corriente trotskista pablo-mandelista referida en una nota al pie más arriba. Ésta operó precisamente con una noción de “revolución permanente” para la cual existían meramente “tareas burguesas”, unas que la “clase burguesa” no podía ya cumplir desde 1848, no “tareas democráticas en el seno de la sociedad burguesa”, las cuales la burguesía, si cumplió en alguna ocasión, lo hizo siempre mal y parcialmente. Trotsky es bastante fino en distinguir su propuesta en el sentido que mencionamos en segundo lugar, e incluso es en su reconceptualización del estado soviético de los 1930s en la cual se observa cómo la identificación correcta con la Revolución Francesa no es con el “jacobinismo sans phrase”, sino que con uno de tipo específico: el jacobinismo después de Termidor, o sea, el comunismo de Babeuf y sus Iguales, la acción de clase de los enragés y las insurrecciones obreras de germinal y pradial. Una organización trotskista que aún mantiene un fuerte componente pablomandelista en sus concepciones acerca de la revolución permanente, es la Fracción-Trotskysta Cuarta Internacional (FT-CI), que tiene su partido madre en Argentina (el “partido de trabajadores socialistas”, PTS). De esto da cuenta no solo el programa que su fracción chilena acaudilla (“contra la herencia pinochetista” y “por una asamblea constituyente libre y soberana”), sino las declaraciones de uno de sus principales dirigentes, Christian Castillo, quien, al preguntársele hace unos meses acerca de la nueva sociedad que proponía su partido, respondió haciendo referencia al 1789 francés http://www.pts.org.ar / Picante-cruce-de-Christian-Castillo-y-Fernando-Iglesias-en-Intratables). Hoy su organización edita noticias con titulares favorables a Cristina Kirchner (ver la publicación virtual “izquierdadiario” del 10 de junio de 2016), cuestión que tiene que ver con su giro social-liberal hacia el “populismo radical” desde fines de 2014, cuyas raíces están en su repropiación de Gramsci desde mediados de la primera década del siglo XXI y su fetichización del feminismo desde 2007. Por más que uno de sus dirigentes máximos (Manolo Romano) se defienda frente a las correctas críticas del Partido Obrero argentino alegando que estas son una copia de otra crítica escrita por la
ICFI
(https://www.wsws.org/en/articles/2017/02/08/fitc-f08.html),
una organización con la que Romano no se digna discutir porque la considera poco seria en su “protocolo de citas”, no deja sorprender que el giro programático fundamental del la FT-CI, el lanzamiento del sitio de noticias “izquierdadiario”, no sea, éste sí, sino una mala copia del sitio wsws de la ICFI, el cual solo llegó a conocer gracias a información de quien escribe. Asimismo, soprende que se acuse de poca rigurosidad a un sitio como wsws, cuando en “izquierda diario” no solo se han presentado defensas de Cristina Kirchner sin crítica alguna, sino también “anecdóticas” defensas de los “gatos revolucionarios” (Quién dijo que los gatos no pueden ser revolucionarios, LID, 13 oct 2016) y un Che Guevara rugbista (El nuevo “ser” del rugby argentino”, LID, 30 sept 2016), por no mencionar la peligrosa defensa del militar represor Aldo Rico (Aldo Rico, LID, 11 de julio 2016). Pero bueno, frente al elitismo progresista de quien defiende un feminismo del 99% (Acto en Nueva York por un feminismo del 99%, LID, 3 mar 2017) y confunde “juventud” con estudiantado universtario elitizado, cabe esperar ya cualquier cosa.

39 En este momento Engels y Marx aún consideraban la repartición de la tierra como una reivindicación transicional en el sentido descrito; sin embargo, durante el desarrollo de su obra abandonarán esta propuesta. Por ejemplo, ya la política de la 1era Internacional (1864-1871), operará con una política agraria que plantea medidas transicionales que colectivizan la tierra y no su división.

40 “Lo siguiente es el ideal del hombre comunista: “Él lleva el sello de la especie” (¿y quien no lo hace por el solo hecho de su existencia?)... determina sus propios objetivos según los objetivos de la especie” (Como si la especie fuera una persona que pudiera tener metas)” (Circular Against Kriege, Marx and Engels, may 1846)

41 Uno de los rasgos distintivos del populismo guevarista de la segunda mitad del siglo XX, será esta necesidad religiosa que enfatiza en la fe, la conciencia y los valores. Aquí queremos dejar en claro que el marxismo es completamente ajeno a estas prácticas, sobre todo porque es racionalista no solo en los medios (eg planificar la política partidaria y formar cuadros), sino también en los fines (eg “sociedad racional de productores libres iguales”, la necesidad de planificar, etc, etc)

42 El énfasis en la “justicia” es un tema recurrente en diferentes tipos de populismo, tanto en el bakuninista posterior que veremos más adelante, como en el proudhoniano reciclado bajo los inicios del movimiento obrero alemán y bien criticado por Engels en “On the housing question” (1872-1873). La distinción entre “amigos y enemigos del pueblo”, que si bien “terminológicamente” no está presente en Kriege pero sí tiene presencia “conceptual”, será propia del populismo de Bakunin, el populismo ruso posterior, y en el siglo XX muy distintivamente de la propuesta populista de Mao.

43 “Su tarea es descubrir la opresión de los proletarios, pequeños campesinos y la pequeña burguesía urbana, porque en Alemania estos constituyen el “pueblo”, por parte de la burocracia, la nobleza y la burguesía; cómo no solo la opresión política sino que sobre todo la opresión social ha cristalizado, y a través de qué medios puede ser eliminada; su tarea es mostrar que la conquista de poder político por parte de los proletarios, pequeños campesinos y la pequeña burguesía urbana es la primera condición para la aplicación de estos medios. Más todavía, su tarea es examinar hasta qué punto puede conquistarse rápidamente la democracia, de cuáles recursos puede hacer uso el partido y con cuáles otros partidos deben aliarse en tanto continúe siendo demasiado débil para actuar por sí solo…No ha revelado absolutamente nada al pueblo, en otras palabras, a los proletarios, pequeños campesinos y pequeñaburguesía urbana. Él no ha examinado nunca la posición de las clases y los partidos” (The communists and Karl Heinzen, Engels, oct 1847)

44 Muy similar al énfasis en el “saber popular”, caro a una forma populista dominante en latinoamérica desde los 1980s.

45 Sobre la “dictadura del proletariado”, su origen y sentido en Marx y Engels, ver el capítulo siguiente de este trabajo.

46 El Moro califica en este trabajo de “obrero revolucionario” a Born. La deriva regulacionista y pacificadora del conflicto clasista que toma la política del mismo desde principios de los 1850s, hace que no merezca ya más menciones positivas por parte de Marx y Engels (descubrimos solo una pequeña mención crítica al mismo en la obra madura de Marx y Engels)

47 “Se engañan a sí mismos pensando que el proletariado desea ser ayudado, no pueden concebir que él no espera ayuda de nadie que no sea de sí mismo. No sospechan que el proletariado ve a través de todas estas parlamentarias frases acerca del “bienestar del pueblo” y las malas condiciones sociales, tal como lo hace con frases similares de la burguesía liberal” (“The Communism of the Rheinischer Beobachter”, Marx, sept 1847)

48 “De todos los elementos políticos el pueblo es por lejos el más peligroso para un rey. No el pueblo del cual Federico Guillermo habla, el cual da las gracias con húmedos ojos por un golpe y un penique de plata; este pueblo es completamente inofensivo, porque solo existe en la imaginación del rey. Pero el pueblo real, los proletarios, pequeños campesinos y los plebeyos –este es, como dice Hobbes, “puer robustus, sed malitiosus”, una juventud robusta y maliciosa que no permite a reyes, sean éstos flacos o gordos, que se aprovechen de ella” (ibid)

49 A lo largo de su producción, Marx va delineando temas que luego constituirán tesis a demostrar y serán fijadas como parte del núcleo estructural del programa de investigación que él funda junto a Engels. Arriba vimos como ya hace esto con lo que Trotsky denominará luego “desarrollo desigual y combinado”, cómo vuelve a hacer lo mismo cuando vincula materialismo con comunismo en “La sagrada familia”. En esta carta a Proudhon, Marx destaca la necesidad de desarrollar la tesis de que en el origen y funcionamiento de la sociedad burguesa es crucial la expropiación de los productores directos. Tesis que desarrollará largamente en el Tomo I de El Capital.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search