Version classiqueVersion mobile

Intelectuales y revolución

 | 
Ivette Lozoya López

Capítulo V. Científicos sociales latinoamericanos y latinoamericanistas en el MIR chileno624

Texte intégral

  • 624 Varias de las ideas de este capítulo han sido publicadas bajo el título de “El pensamiento político (...)

1Como hemos visto hasta aquí, la década de 1960 fue la del desarrollo y la expansión del pensamiento latinoamericano y latinoamericanista, los años de ampliación de las redes intelectuales, de la creación de propuestas alternativas de desarrollo y de legitimidad de la violencia revolucionaria. Los sesenta se presentaron como una época de proyectos contrapuestos, de elaboración de utopías, pero también de adscripción a proyectos concretos. En esta década extendida, las tensiones intelectuales y las políticas se desarrollaban a la par, configurando un periodo de crisis que se resolvió a través de la fuerza.

  • 625 Devés Valdés, Eduardo, El pensamiento latinoamericano en el siglo XX. Tomo II. Desde la CEPAL al ne (...)

2La creación intelectual de cientistas sociales siguió estando ligada al Estado, como había sido la tónica desde la formación de esta área, pero en este periodo, como en el resto de los ámbitos sociales, esta relación se tensionó. Los años sesenta vieron nacer a un grupo de pensadores que heredaron el pensamiento latinoamericanista desarrollado desde principios de siglo y lo profundizaron, superando la propuesta estética de los literatos y novelistas y ampliando la crítica que habían desarrollado ya algunos ensayistas del continente. A esto se agregó la reflexión filosófica sobre el ser latinoamericano625.

3Los científicos sociales de los años sesenta también heredaron la tradición institucionalizada de sus disciplinas creadas al alero del Estado y levantadas para servirlo más que para pensarlo. Fue esa relación subordinada la que comenzó a entrar en crisis en esa década, pero no por un afán de alcanzar autonomía –pensando en una exigencia de libertad para pensar–, sino para elaborar un pensamiento crítico sobre la institucionalidad reinante y para proyectar una transformación sistémica. Los intelectuales no se alejaron institucionalmente del Estado, sino que lo hicieron del paradigma hegemónico, tensionando al primero y nutriendo las propuestas políticas sobre la sociedad civil.

  • 626 Eduardo Devés Valdés, “El ecosistema intelectual Santiago de Chile 1968- 1972: intento de teorizaci (...)

4 La crisis vivida por el modelo desarrollista, la influencia del marxismo en lo teórico y las revoluciones del Tercer Mundo, además de la propia crisis de las universidades, fueron el marco general en el cual se desenvolvió una crisis de las ciencias sociales y la emergencia de un ciclo en el pensamiento latinoamericano de especial brillo y volumen626. La fractura que se produjo en el sistema de dominación permitió la emergencia de visiones y proyectos alternativos, que comenzaron a presionar para convertirse en hegemónicos y reemplazar la ideología dominante.

5La creación de esa alternativa se realizó en tensión con la estructura y en vínculo con la militancia. Los cientistas sociales reconvirtieron la relación de servicio que tenían con el Estado hacia los partidos políticos, convirtiéndose en intelectuales militantes en algunos casos, intelectuales orgánicos en otros o en activos agentes de la revolución. Su aspiración no era la autonomía o la independencia para crear –tan valorada en la actualidad–, sino la transformación social que era vista en ese entonces totalmente ligada al compromiso de la obra y a la adscripción política.

6En la medianía de la década surge el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), el cual logra convocar a intelectuales nacionales que tenían una larga relación con la política, con las tesis críticas al sovietismo comunista y una propuesta nacionalista. No obstante, estas propuestas de los intelectuales fundadores entran en contradicción con la apuesta por la lucha armada representada por los jóvenes militantes. Este proceso de encuentros y disidencias es compartido por otros sujetos y organizaciones políticas en el continente.

7En 1969, a diez años de la Revolución cubana, en casi todos los países latinoamericanos se habían formado organizaciones que adscribían a la lucha armada. En todas partes se discutían las tesis foquistas para la revolución y se innovaba respecto de las formas y los sujetos que debían desarrollar la transformación social. Como reacción, en Argentina y Brasil se habían desarrollado golpes de Estado e instalado dictaduras. En Chile, donde la izquierda también crecía en importancia y en número de organizaciones, se congregó un grupo importante de intelectuales latinoamericanos y latinoamericanistas atraídos por las instituciones políticas académicas o expulsados de sus espacios de origen por la represión o una combinación de ambas razones.

  • 627 Hay otras organizaciones políticas a las cuales adscribieron los intelectuales de izquierda que lle (...)

8En paralelo, el MIR había desarrollado su tercer congreso, había comenzado un proceso de inserción social entre los trabajadores, los pobladores y el campesinado y compartía diagnósticos y definiciones estratégicas con las organizaciones de origen de los intelectuales que llegaban. Fue casi natural, entonces, el acercamiento que se produjo entre ellos627.

9Entre los elementos históricos que explican esta vinculación militante fuera de sus países de origen de estos intelectuales, podemos mencionar la creación de una identidad latinoamericana que traspasó las fronteras nacionales y generó una conciencia internacionalista. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), como lo vimos en capítulos anteriores, tuvo un rol fundamental en la generación de estudios sobre la realidad latinoamericana como una unidad, superando la disgregación de diagnósticos nacionales.

10Por otro lado, la creación de una infraestructura institucional académica e intelectual en la región permitió generar redes que estaban activas varios años antes de que los intelectuales llegaran a Chile. La CEPAL, la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), el Instituto Superior de Estudios Brasileros (ISEB), entre otras instituciones, fueron las que crearon o albergaron estas redes. También existió una vinculación disciplinaria e interpretativa entre los intelectuales que aquí estamos estudiando. Todos ellos eran cientistas sociales y, por lo tanto, se produjo un diálogo disciplinario entre ellos, además de una adherencia común al paradigma interpretativo de la teoría de la dependencia.

11La militancia no generaba ninguna contradicción con el trabajo académico, toda vez que la mayoría de los centros de estudios estaban muy influidos por el marxismo y, por lo tanto, los científicos sociales veían en esta una extensión de sus labores académicas o viceversa. Se desarrolló una producción académica totalmente comprometida.

12Si bien al analizar esta época se habla de un modelo de intelectual sartreano, lo cierto es que los intelectuales latinoamericanos, aunque valoraron, al igual que Sartre, el compromiso de la obra, su vinculación con los procesos superó dicha relación. La reflexión sartreana era sobre todo estética y los intelectuales analizados eran cientistas sociales acostumbrados a analizar las estructuras, el Estado, las políticas económicas, por lo que la consideración sartreana que comprometía la obra pero mantenía la independencia de los partidos políticos no era la intención de los sociólogos y economistas que militaron en el MIR:

  • 628 Josep Picó y Juan Pecourt, Los intelectuales nunca mueren. Una aproximación sociohistórica (1900-20 (...)

Para Sartre, la intervención pública del intelectual era básicamente una intervención literaria, es decir, un acto creativo mediante el cual se transforma el mundo, y aseguraba que el escritor se veía lanzado a esta tarea no por accidente sino por la esencia de su propia naturaleza, por la relación directa entre la escritura literaria y el compromiso político. Para él, el discurso creativo de la literatura y la filosofía era la forma superior de intervención de la realidad social, por encima del discurso científico que consideraba atrapado por las estrategias del control social de la burguesía628.

  • 629 Bajo el seudónimo de Silvestre Condoruna, “La experiencia de la última etapa de las luchas revoluci (...)

13Los cientistas sociales, no discutían sobre la función o la esencia intelectuales, sino acerca de la relación existente entre ciencia y revolución. Economistas y sociólogos reconocían la condición de dependencia material de América Latina, pero también de las teorías desde las cuales se analizaba su historia y su presente. Por ello se arrogaban la tarea de observar las condiciones de dependencia y tratar de romperlas desde una creación teórica propia. Aníbal Quijano escribía en 1966: “La racionalidad sistemática de la totalidad de la experiencia revolucionaria de la última década latinoamericana es la condición sine qua non a partir de la cual sea posible la progresiva elaboración de una teoría de la revolución latinoamericana, sin la cual ya no parece posible, de ninguna manera, el logro de las metas revolucionarias”629.

  • 630 Devés Valdés, El pensamiento…, op. cit.

14El modelo del intelectual revolucionario latinoamericano no era el de Émile Zola o el de Sartre porque su afán no era intervenir en la realidad, sino construir una distinta desde una nueva epistemología. Para los científicos sociales, esta epistemología encerraba el principio de totalidad, con el que se superaba la división entre análisis económico y análisis social. Los primeros pasos ya habían sido dados en los ensayos de José Medina Echavarría, pero los teóricos de la dependencia eran más ambiciosos, se trataba de generar una teoría revolucionaria. Los dependentistas no pretendían mejorar la ciencia existente, sino crear la ciencia que les permitiera a los países periféricos mirarse a sí mismos superando, por lo tanto, la mirada y el análisis desde el centro630.

15Los intelectuales vivieron dialécticamente el proceso de radicalización del pensamiento social y de la política y observaron y evaluaron los límites del Estado desarrollista. La conclusión a la que muchos llegaron fue que las transformaciones que ellos imaginaban solo podían realizarse dentro del proceso revolucionario. Pero pese a esa reivindicación de independencia teórica respecto del centro, las bases teóricas de la teoría de la dependencia fueron el marxismo y la teoría del imperialismo leninista. A estas bases se sumaron, en algunos casos, la heterodoxia del marxismo occidental, las reflexiones gramscianas, el psicoanálisis marxista y una relación tensa con el althusserismo.

16En esta época de politización profunda y de desarrollo de una intelectualidad crítica y creativa estimulada por los desafíos que planteaba el superar el desarrollismo y la dependencia, las organizaciones políticas se transformaron en espacio de convergencia de pensadores y de establecimiento de redes intelectuales. Los partidos también actuaron como estímulo al pensamiento y la creación teórica, y, al encontrarse en un “tránsito histórico”, tensionaron a sus intelectuales y convirtieron sus aportes teóricos en insumos para la elaboración de sus definiciones estratégicas, programas y análisis coyunturales.

17La politización del periodo se pensaba en clave latinoamericana, por lo que la reflexión revolucionaria era continental y se entendía como una gesta internacionalista. Los vínculos y coordinaciones entre organizaciones revolucionaria eran vistos –a partir de la Revolución cubana y la celebración de la Conferencia de la Organización Latinoamericana de Solidaridad (OLAS) en 1967– como una necesidad para enfrentar a los enemigos comunes: el imperialismo y el capitalismo dependiente.

18Coyunturalmente, la instauración de las dictaduras en Brasil y Argentina en 1964 y 1966 propiciaron la confluencia de personalidades intelectuales en Chile –la mayoría de ellos con militancia anterior–, algunas de las cuales encontraron en el MIR la organización hermana de sus organizaciones de origen. Los intelectuales a los que nos referimos son Ruy Mauro Marini, André Gunder Frank, Juan Carlos Marín, Néstor D’Alessio, Tomás Amadeo Vasconi, Marta Zabaleta, Patricio Biedma, Hugo Perret, Marco Aurelio García y Emir Sader.

19Los científicos sociales llegados a Chile que se vincularon al MIR pertenecieron a un grupo que definiremos como intelectuales revolucionarios, no solo porque adscribieron a un proyecto concreto de transformación revolucionaria, sino también porque fueron intelectuales que lograron revolucionar sus disciplinas contribuyendo a la creación de una teoría revolucionaria para Chile y Latinoamérica. Nuestra indagación va en el sentido de aclarar si dicha teoría logró configurar una verdadera filosofía de la praxis.

20Cuando hablamos de intelectuales revolucionarios nos referimos a sujetos de elite en una doble dimensión: primero, porque salvo contadas excepciones, los intelectuales provenían de los sectores acomodados de las sociedades capitalistas y aun los que tenían origen humilde, debido a su función social pasaron a pertenecer a la pequeña burguesía. En segundo lugar, cuando hablamos de intelectuales revolucionarios refiriéndonos a los intelectuales militantes, apuntamos a sujetos que formaron parte de las elites de su partido. Los intelectuales revolucionarios también deben su categoría a la función que cumplieron al interior de las organizaciones populares como elaboradores de teoría revolucionaria y promotores de conciencia.

  • 631 Marx, Carlos y Federico Engels, Manifiesto comunista, Santiago, LOM, 2012 [1848].
  • 632 Löwy, Michael, Para una sociología de los intelectuales (la evolución política de Lukács 1909-1929)(...)

21Michael Löwy, al analizar la frase referida a los intelectuales en el Manifiesto comunista que señala que “[e] n las épocas […] en que la lucha de clases se aproxima al momento decisivo, […] una pequeña fracción de la clase dominante se desprende de ésta y se fusiona a la clase revolucionaria, la clase que tiene en sus manos el porvenir”631, aclara que “no es, en general, una parte de la burguesía la que se fusiona al proletariado, sino, una parte de los ideólogos pequeño burgueses”632. Plantea que no es, como en etapas históricas anteriores, un grupo marginal el que se pasa a las filas de la revolución, sino columnas completas de la inteligencia burguesa. En los largos años sesenta en América Latina, asistimos a ese proceso de vínculo masivo de los intelectuales con los proyectos populares, mismo que genera una hegemonía de la ideología de izquierda entre los pensadores y artistas del continente.

22En la construcción de esta hegemonía jugó un papel muy importante la Revolución cubana, pero de ninguna manera fue una imitación de aquel proceso. En la conformación de esta sensibilidad de izquierda fue determinante el desarrollo histórico de una identidad local latinoamericanista que entroncó con la evidencia de los límites del desarrollismo. La crítica desde los años treinta al liberalismo construyó un pensamiento nacionalista y antiimperialista que se izquierdizó con el ejemplo de la Revolución cubana y se hizo cada vez más amplio con el aumento de las expectativas y la crisis del modelo cepalino desde los años sesenta.

23En el plano político, la imposibilidad de generar un proyecto alternativo desde la institucionalidad, el cierre de los espacios democráticos para la izquierda en países como Colombia y Perú, y las constantes crisis políticas en países como Brasil y Argentina, fueron el contexto para la fundación de organizaciones revolucionarias que adscribieron a la lucha armada y atrajeron a una gran cantidad de intelectuales.

24La trayectoria de los intelectuales latinoamericanos que llegaron a Chile en la segunda mitad de la década de 1960 nos permite afirmar que existió una politización de origen de las ciencias sociales y una adscripción concreta desde siempre a proyectos políticos de la mayoría de los profesionales de estas disciplinas. Si bien no todos fueron militantes, la vinculación a los proyectos de desarrollo para América Latina los instó a participar en instituciones supranacionales, como la CEPAL, o en los gobiernos de sus respectivos países.

Intelectuales argentinos en el MIR: de la intervención de las universidades y las militancias locales al internacionalismo

25Como describíamos en capítulos anteriores, en Argentina las ciencias sociales se desarrollaron en una relativa autonomía respecto del Estado debido a las constantes intervenciones que sufrieron las universidades por parte de los gobiernos autoritarios que llegaban al poder. En los años sesenta, la producción en esta área estuvo tensionada por las concepciones nacionalistas muy arraigadas en los partidos y las discusiones de los pensadores sociales, las polémicas por el intervencionismo imperialista y también por la fundación de las organizaciones guerrilleras como el Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) (1965) y Montoneros (1969).

26La nueva izquierda surgida en esos años tenía una relación ambigua con el nacionalismo y el peronismo. Mientras que para el PRT el nacionalismo y el peronismo eran amarres que se debían dejar atrás, Montoneros los hizo parte de su identidad. Los intelectuales eran sujetos rechazados por la política, por lo que la nueva izquierda intelectual y la nueva izquierda política caminaron por veredas separadas y, cuando se juntaban, el intelectual debía redimir su pecado original –ser representante de la pequeña burguesía– y dejar de pensar la revolución para hacerla. A diferencia de Chile, en Argentina se desarrolló una postura antiintelectualista muy extendida.

  • 633 Vitale, Luis, Interpretación marxista de la historia de Chile, vol. I (tomos I y II), Santiago, LOM (...)

27Respecto a la producción académica de la izquierda intelectual, podemos identificar como uno de los primeros estudios críticos a la tradicional interpretación histórica de la izquierda sobre el modo de producción los desarrollados por Sergio Bagú, citado por Luis Vitale en su artículo para Estrategia, y que serían, a la postre, parte de su Interpretación marxista de la historia de Chile633. Bagú trabajó en Chile en FLACSO en el periodo 1970-1973 y pertenecía a la enorme red de intelectuales instalados en Santiago en ese momento. Según sus palabras, en esos años:

  • 634 Luis Gómez, “El periplo intelectual de un científico social latinoamericano. Entrevista con el prof (...)

… se convivía, y se producía. En una ciudad pequeña como era Santiago, todos estábamos en contacto intelectual pero también en contacto físico, porque estábamos unos cerca de otros y a Santiago llegaban no digo grupos de latinoamericanos, sino torrentes de latinoamericanos que querían ver la experiencia chilena de cerca o que iban a participar en estos cursos y a especializarse634.

28Bagú no fue un intelectual militante pero formaba parte de los referentes de aquellos que se vincularon a la teoría de la dependencia y a la revolución chilena. Los intelectuales argentinos comenzaron a llegar como exiliados en 1967. Antes de eso, ya había vínculos a través de las instituciones latinoamericanas instaladas en Chile, especialmente la CEPAL, cuyo más célebre director fue el criticado Raúl Prebisch.

29La Universidad de Concepción fue el espacio institucional que más intelectuales argentinos recibió durante el periodo 1967-1973. La mayoría de ellos llegaron exiliados luego de la llamada Noche de los Bastones Largos, en que la dictadura materializó su amenaza de intervención en los espacios universitarios y desmanteló la universidad reformista, generando una fuga de cerebros, de la cual algunos países como Chile se vieron beneficiados.

  • 635 Adriana Petra, “El ‘Proyecto Marginalidad’: los intelectuales latinoamericanos y el imperialismo cu (...)

30Uno de los intelectuales destacados que se vinculó de manera orgánica al MIR y que asumió importantes tareas políticas en el partido fue Néstor D’Alessio, sociólogo argentino nacido en 1939 y consultor de la Oficina del Presidente de Argentina entre 1964-1966. Sus actividades investigativas en Argentina estuvieron ligadas al Instituto Di Tella. Ahí participó junto a otros destacados cientistas sociales, entre los que estaban José Nun y Juan Carlos Marín, en el proyecto “Marginalidad”, objeto de debate en 1968 debido a que era financiado por la Fundación Ford635. La investigación abordaba las nuevas formas de exclusión social aparecidas en Buenos Aire en el proceso de modernización. Los intelectuales agrupados en el Frente Antiimperialista de los Trabajadores de la Cultura (FATRAC) argentino denunciaban el servilismo de este tipo iniciativa a los intereses norteamericanos.

  • 636 Oscar Terán, Nuestros años sesentas. La formación de la nueva izquierda intelectual argentina, Buen (...)

31El Instituto Di Tella había permanecido fuera del ambiente de politización justamente por haber sido creado como una forma de escape de la constante intervención de “lo político”, es decir, de las dictaduras en las universidades. No obstante, los años sesenta pasaron también por el Di Tella y la reunión de científicos sociales en ese lugar y una pintura de Ferrari que denunciaba la guerra de Vietnam bastarían para convertir el centro en un lugar sospechoso. Terán cita el testimonio del actor y director de teatro Rodríguez Arias para ejemplificar la situación. Rodríguez Arias dice “a veces estábamos tomando café y nos llevaban a la comisaría por veinticuatro horas, sin ninguna causa. Tal vez no era intencional pero el lugar se volvió político para las autoridades”636.

  • 637 Ibid., pág. 207.

32Definidos como políticos y peligrosos por las autoridades, y como colonizados, alejados de la realidad e imposibilitados de conocer al país real por la izquierda, los intelectuales transitaban por una realidad antiintelectualista tratando de rebelarse a ambas denominaciones. Así, en palabras de Terán, los intelectuales argentinos pretendieron dirigirse hacia y desde el espacio público, “así fuera imaginariamente a sujetos sociales más amplios (la clase obrera y el pueblo) con lo cual la validez de su mensaje estaría tensionado por su capacidad para influir en la sociedad”637.

  • 638 Silvia Sigal, Intelectuales y poder en la década del sesenta, Buenos Aires, Punto Sur, 1991.

33Pero la discusión no se daba solo fuera del mundo intelectual, sino también dentro. Los propios intelectuales rechazaban la condición de tales y criticaban fuertemente el espacio de desarrollo por excelencia de dicha función social, la universidad. Todo esto, según Silvia Sigal, hacía muy difícil la constitución del campo intelectual638.

34Muy diferente era el ambiente intelectual y político en Chile, especialmente en la Universidad de Concepción, donde llegan preferentemente los argentinos. Esta era una universidad reformista y estaba siendo conducida políticamente por la Nueva Izquierda a través del MIR. Lejos del clima antiintelectualista, los dirigentes políticos del MIR hacían uso de sus vínculos académicos para conducir el proceso de las universidades, institución que adquiría aún más prestigio por ser la sede de los cambios y las manifestaciones sociales entre 1967 y 1968.

  • 639 Ver capítulo III.

35Por otro lado, Chile gozaba de un ambiente intelectual local pequeño, pero con prestigio y respeto, que se había nutrido con pensadores extranjeros que lograron expandir las instituciones que se venían instalando desde hacía una década aproximadamente. Juega también a favor de la efectiva inserción la vinculación existente entre los intelectuales y el desarrollo del Estado, así como la incorporación de académicos y expertos a las instituciones gubernamentales o los centros de estudios que colaboraban con el diseños de las políticas públicas639.

36A cuarenta y cuatro años de su llegada a Chile y desde Alemania, su residencia actual, Néstor D’Alessio recuerda su experiencia en Chile:

  • 640 El texto corresponde a la respuesta a un correo electrónico enviado a D’Alessio para solicitarle un (...)

Los cuatro años que pase en Chile fueron los más ricos de mi vida política. Pero no soy chileno y mi relación intensa con el país concluyó en 1982. Fue el año en que terminé de escribir 400 páginas sobre el desarrollo del movimiento obrero y popular en Chile durante los años 1890 y 1958. Fue mi doctorado alemán que, pese a la insistencia de compañeros y amigos chilenos, argentinos y alemanes, por razones políticas y morales nunca lo quise publicar en castellano. 1983, como fecha de publicación, a diez años del golpe y con numerosos compañeros que intentaban organizar la resistencia dentro y fuera del país. El escrito hubiera tenido efectos ideológicos disruptivos que, en esas condiciones, no me interesaba provocar. En los primeros años del exilio mi única preocupación fue entender el país en el que había hecho política y en esa tarea me vi confrontado con los mitos y leyendas con que la izquierda comunista y socialista había construido su propio pasado. Esas discrepancias se mostraban como rupturas reales en los años de la Unidad Popular, algo que como extranjero (en el sentido de extrañamiento) yo podía percibir intuitivamente pero era incapaz de articularlo reflexivamente640.

37D’Alessio llegó a Chile en 1969 y comenzó a hacer clases en la carrera de sociología de la Universidad de Concepción. Fue nombrado director del departamento en 1971, cargo que ejercerá hasta 1973. Es difícil precisar si fueron los vínculos intelectuales los que llevaron al vínculo político o viceversa, lo cierto es que en un ambiente tan politizado y en un espacio tan propicio para el desarrollo de la política como la Universidad de Concepción, era difícil que ambas dimensiones del ser intelectual no se cruzaran, y no solo se cruzaron, sino que se potenciaron al máximo.

  • 641 Entrevista escrita realizada por la autora a Néstor D’ Alessio. Las preguntas fueron remitidas el 2 (...)

38En entrevista escrita para esta investigación D’Alessio señalaba “por razones profesionales estuve en junio del año 1967 en Santiago de Chile. Fue entonces cuando me invitaron a una pequeña reunion de intelectuales, quienes se proponían discutir el folleto de Debray “Revolución en la revolución”. No recuerdo sus nombres, salvo el del peruano Aníbal Quijano, a quien volví a ver más de una vez”641.

39D’Alessio salía de un ambiente de persecución política, antiintelectualista y con una izquierda radical que por esos años comenzaba sus actividades armadas, y se insertaba en un ambiente de libertades políticas, avance de la izquierda, en una universidad reformada y un Departamento de Sociología que, junto con otros de humanidades y ciencias sociales, albergaba a una gran cantidad de argentinos. Esto no quiere decir que el clima de paz reinara en Chile, sino que existían condiciones propicias para el compromiso intelectual militante:

  • 642 Ibid.

Llegué a Concepción en agosto de 1969. El director del Instituto era Francisco Brevis, una persona de trato personal agradable, jurista de formación y masón. En los años movidos de la reforma universitaria apoyó con fuerza las reivindicaciones estudiantiles como también lo hicieron otros profesores del instituto. Su posterior radicalización e identificación con el MIR es algo que no tuve ocasión de conversar con él642.

40La radicalización de la política dentro y fuera de la universidad avanzaba a pasos agigantados. El desarrollo de la izquierda reformista y revolucionaria no se hacía sin oposición. El testimonio de uno de los protagonistas de la época, el profesor de la Universidad de Concepción Alejandro Witker, ilustra la tensión que acompañaba el avance de la izquierda ad portas del golpe militar:

  • 643 Alejandro Witker, Prisión en Chile, México, Fondo de Cultura Económico, 1975, pág 29.

Una investigación, docencia y difusión, de tales contenidos, no pudo realizarse impunemente. El odio de clase contra la Universidad de Concepción se expresó en violentas agresiones de los partidos políticos reaccionarios, provocaciones de los colegios profesionales y desusados ataques de la prensa ligada a quienes la nueva orientación universitaria amenazaba en sus privilegios. En el interior de la Universidad, el fascismo se aglutinó en torno a una conocida consigna reaccionaria: “ ¡Fuera la política de la Universidad!” A la política del compromiso social de la vida académica, el fascismo opuso las hipócritas voces del apoliticismo, postulando una tecnocracia y escapismo social tajantemente reaccionario643.

41En ese contexto, la militancia no era algo a lo cual se derivara naturalmente, sino que era una decisión, un compromiso que implicaba más trabajo y más exposición de lo que exigía la labor académica. Este compromiso era valorado y recompensado por el prestigio que rápidamente iba adquiriendo el intelectual entre los académicos y los estudiantes de izquierda. El compromiso militante era también un estatus.

  • 644 Mario Garcés recuerda este aspecto del compromiso militante: “había otro aspecto que a mí me sorpre (...)
  • 645 Entrevista a Eduardo Santa Cruz, noviembre de 2014. Periodista y encargado del MIR para la Universi (...)

42Los intelectuales militantes eran los académicos más requeridos, citados y seguidos por los estudiantes y, a la vez, desde el saber disciplinario y la función educadora se vivía un compromiso estrecho con la revolución. Cotizaban hasta la mitad de su sueldo644, cumplían tareas especiales de formación, participaban en las reuniones de célula, desarrollaban investigación orientados por las necesidades del periodo y participaban en tertulias de discusión política. Muestra de ello es el testimonio de Eduardo Santa Cruz –periodista y jefe de la estructura en la Universidad Católica–, que señala que llegó a tener 17 reuniones en la semana645.

  • 646 Idem.

43Mario Garcés recuerda a Néstor D’Alessio como un intelectual heterodoxo que no temía incorporar el psicoanálisis en sus clases recomendando la lectura de Freud y Wilhelm Reich: “era un curso sobre El Capital, pero en el fondo era una entrada crítica al marxismo, desde una perspectiva historicista, […] Néstor siempre decía que había dos formas de aproximarse al marxismo: el estructuralismo o el historicismo y en general había una crítica al estructuralismo”646. El enfoque del argentino generaba un enfrentamiento con algunos cursos introductorios de materialismo histórico, que por ese entonces se impartía en las universidades chilenas, incluyendo la de Concepción, y cuyos textos básicos eran los de Marta Harnecker y Althusser.

  • 647 Entrevista a Sergio Zorrilla, enero de 2014.

44Mientras en Santiago se extendían los seminarios de discusión de El Capital, en Concepción D’Alessio integraba la discusión que se daba en Europa sobre psicoanálisis y revolución. Es importante, porque esas reflexiones serán muy influyentes en el Mayo francés, donde la juventud, la revolución y la liberación sexual eran componentes de un mismo movimiento. La experiencia juvenil universitaria europea era muy atractiva para los estudiantes chilenos, tanto, que la visita a Concepción de Gastón Salvatore Pascal, uno de los líderes del movimiento universitario del 68 en Alemania, causó gran expectación en el MIR. Lo invitaron, incluso, a visitar la toma del fundo San Miguel. Mala decisión, ya que en el momento en que llegaban con Salvatore Pascal se produjo el desalojo647.

  • 648 Más de dos décadas más tarde, el sexo, la juventud y la libertad se tomarían el discurso irreverent (...)

45La heterodoxia de D’Alessio fue un aspecto muy significativo para el momento que se vivía, en el que, pese a las críticas intelectuales, lo que primaba era una visión estructuralista de la realidad con poco análisis sobre los individuos y los elementos subjetivos. La lectura de los textos de Freud y Reich permitía un acercamiento a los sujetos, las personas de carne y hueso que tendrían la misión de materializar la revolución648. La nueva izquierda intelectual hacía esfuerzos por incorporar esas otras áreas que competen también a la revolución, aunque claro, eso no tenía mucho impacto en las bases de las organizaciones.

46Respecto al marxismo althusseriano, este era más difundido y valorado por socialistas y comunistas que por miristas y mapus. La gran referencia de esa línea de interpretación en Chile era Marta Harnecker. Theotonio dos Santos recuerda las diferencias entre los distintos grupos de lectura de El Capital que se formaban en el país:

  • 649 Entrevista a Theotonio dos Santos, junio de 2013.

Marta [Harnecker] formó un grupo aparte con la influencia de Althusser que leían atrás, después al frente, no sé... Bueno, en realidad si sé, porque la mentalidad de Althusser es muy poco dialéctica, a pesar de haber contribuido para relativizar mucho el análisis marxista, pero él quería poner de un lado la parte teórica y de otro la parte empírica, en lugar de juntar, porque en Marx sí desarrolla la parte empírica en ciertos momentos de su análisis, la parte empírica ilustraba realmente una base teórica, entonces no es posible poner la teoría primero y luego los ejemplos. Bueno, pero Marta trabaja mucho en esa línea y formó mucha gente, hizo varios cursos649.

47D’Alessio incorporó, además, muy tempranamente los textos de Gramsci para pensar el papel de los intelectuales en la revolución. Esto es especialmente importante recalcarlo, ya que la militancia comunista recién comenzó a leer al italiano en la década de 1980, haciéndose desde ahí más masiva su lectura. A partir de la masificación de Gramsci entre los comunistas se creó también la visión de que este autor no fue leído por la izquierda socialista de los años sesenta. En Concepción, los estudiantes de ciencias sociales estaban muy al día en las interpretaciones críticas del marxismo, sobre todo por la incorporación a las plantas docentes de académicos argentinos, que tenían un privilegiado acercamiento a la literatura europea.

  • 650 Hobsbawm, Eric, Cómo cambiar el mundo. Marx y el marxismo 1840-2011, Barcelona, Crítica, 2011, pág. (...)
  • 651 Ibid., pág. 340.

48Hobsbawm se refiere a la recepción de Gramsci en América Latina cuestionando que este proceso se haya realizado realmente en el periodo que estamos analizando. Para el inglés, “en la década de 1960 la actualidad de Althusser en Latinoamérica bloqueó el camino de Gramsci”650. Para Hobsbawm, en aquellos países en los que aún existía la esperanza de materializar las estrategias clásicas de insurrección y lucha armada, se prefería otros gurús intelectuales”651. En efecto, los gurús de la izquierda armada fueron otros; la lectura de Gramsci se hace en una pequeña porción de la elite intelectual militante y no alcanza para permear hacia las políticas de las organizaciones.

  • 652 Entrevista a Mario Garcés, enero de 2014.

49En términos militantes, D’Alessio participaba activamente en los cursos de formación. En 1972 el MIR decidió hacer un trabajo más sistemático hacia el mundo cristiano y para eso organizó un curso de marxismo clásico en la parroquia universitaria. La experiencia fue muy exitosa, según relata Mario Garcés, y participaron en él “curas, monjas, dirigentes juveniles y de los movimientos”. Los profesores fueron Fernando Mires y Néstor D’Alessio, “o sea, los mejores de sociología”. Las clases se daban una vez por semana y no solo sirvió para la formación política, sino como actividad de difusión y de apertura a nuevas temáticas y un impulso importante a los encuentros de los cristianos por el socialismo que, en Concepción, en 1971 y 1972, congregaban entre 400 a 500 personas652.

  • 653 Sebastián Leiva, “El MIR y los Comandos Comunales: poder popular y unificación de la movilización s (...)

50La inserción en las luchas populares había comenzado a desarrollarse de manera muy exitosa desde 1967 y hacia 1969 era muy masiva. Calificando el periodo que se abrió en 1970 bajo el gobierno de la Unidad Popular como etapa prerrevolucionaria y teniendo una definición estratégica de guerra popular, el MIR intensificó las acciones de masas, que se fueron radicalizando en la misma proporción en que se radicalizaba la oposición al gobierno. Así, luego del paro patronal de octubre de 1972, los militantes de base del MIR participaron en la creación de los comandos comunales, que actuarían como espacios de articulación entre las juntas de abastecimientos y precios (JAP), sindicatos, juntas de vecinos y otras organizaciones populares653.

  • 654 Ibid.

51Estos espacios de poder local y popular nacerán de otras acciones colectivas, como la Asamblea Popular desarrollada en Concepción en julio de 1972. En la Asamblea Popular se expresó una buena parte del trabajo de masas desarrollado por el MIR. Esta fue un “acto convocado y desarrollado por diversos partidos políticos de izquierda y organizaciones sociales de la provincia de Concepción, entre los que se encontraban el PS, MIR, IC, MAPU, Federación de Estudiantes de la Universidad de Concepción (FEC), CUT provincial, entre otros”654.

  • 655 Las juntas de abastecimientos y precios fue una entidad creada durante la Unidad Popular para respo (...)

52D’Alessio era miembro del Comité Regional de Concepción en el momento en que se organizó la Asamblea Popular en 1972. El vínculo de los sectores populares con la revolución y con la vía chilena al socialismo inquietaba a los intelectuales militantes y colaboradores del MIR que teorizaban en torno al poder popular y daban sus propias interpretaciones obre el poder dual. Durante un periodo D’Alessio estuvo a cargo de la Comisión Poblacional Regional y le correspondió estar al mando de la formación de las JAP655. Garcés relata:

  • 656 Entrevista a Mario Garcés, enero de 2014.

… estábamos en reunión y él pide que desde las distintas estructuras contemos cómo nos ha ido en la formación de las JAP. Habló un compañero, no sé si del barrio norte o de algún barrio de Concepción, que dice “hay una vieja que siempre jode”, y sigue el discurso. Entonces Néstor para y pide volver sobre esa vieja: “a ver, ¿qué dice esa vieja?, bueno, la política popular consiste en la capacidad de procesar lo que dijo esa vieja, de la capacidad de hacernos cargo de las críticas”656.

53D’Alessio recuerda de manera crítica la relación que tuvo con el MIR, con sus dirigencias y el vínculo de la organización con los frentes de masa. De sus palabras se desprende que su participación como intelectual de izquierda estuvo limitada por las decisiones de la organización, muchas veces equivocadas.

54Como señalábamos antes, Concepción presentaba características excepcionales para el desarrollo de redes y espacios de convergencia política e intelectual. La universidad, en el plano estudiantil, tenía una conducción política desde el MIR y, en el plano académico, en el área de las ciencias sociales se logró una verdadera hegemonía de la Nueva Izquierda en la dirección de los departamentos, la investigación y las cátedras.

  • 657 Agustín Santella, “En recuerdo de Juan Carlos Marín”, Agencias de Noticias RedAcción [en línea], ma (...)

55En los espacios intelectuales en América Latina, mientras tanto, ocurre un proceso de expulsión y atracción: expulsión de los lugares de origen debido a la persecución política de la dictadura y atracción hacia otros, como la Universidad de Concepción. Así llegó a Chile otro de los intelectuales argentinos, Juan Carlos “Lito” Marín. En su país de origen asistió como estudiante a la fundación de la carrera de sociología de la Universidad de Buenos Aires y, más tarde, “[c]omo parte de la generación rebelde, fundó el Centro de Investigaciones en Ciencias Sociales (CICSO) en 1966, proponiendo una combinación de métodos sociológicos con la teoría marxista. Durante la ruptura con la sociología hegemónica aquí se recuperaron cuestiones clave como el método empírico, pero ahora como base para otra estrategia política intelectual”657.

  • 658 Ibid.

56Marín murió en mayo de 2014, por lo que se realizaron una serie de homenajes por sus contribuciones académicas y sus compromisos políticos. En uno de ellos se destacaba su contribución “hacia la investigación empírica de las luchas de clases en torno de varios conceptos: fuerzas sociales, estrategias, enfrentamientos. […] en esta conceptualización hay una convocatoria a la reproducción analítica de la complejidad de las luchas como parte de una totalidad social”658.

  • 659 Juan Carlos Marín, “Asalariados rurales en Chile”, Revista Latinoamericana, Vol. 69, N° 2, 1969.

57Las investigaciones de Marín se trasladan a Chile cuando él deja la Argentina y se radica en la Universidad de Concepción y en el Instituto de Capacitación e Investigación en Reforma Agraria (ICIRA). Ahí publica los resultados de una investigación sobre el campo chileno que era parte del proyecto de “La marginalidad en América Latina” que había desarrollado en el Instituto Di Tella con José Nun y Miguel Murmis. Este avance tuvo por nombre “Asalariados rurales en Chile” y será publicado en 1969 en la Revista Latinoamericana de Sociología659.

58Esta primera investigación formaba parte de aquellas miradas renovadoras que se estaban realizando sobre el campo chileno y que contradecían las tesis que lo definían como un espacio feudal o señorial. Lejos de eso, al igual como en el mismo periodo lo demuestra Silvia Hernández en el Centro de Estudios Socioeconómicos (CESO), el nuevo enfoque planteaba que en la sociedad rural chilena se desarrollaban relaciones capitalistas de producción, a través, por ejemplo, del arrendamiento de tierras y la explotación de mano de obra de carácter salarial. Estos estudios ayudaban a caracterizar a “los pobres del campo” como un sujeto fundamental en las definiciones estratégicas del MIR.

  • 660 Charla-debate con Juan Carlos Marín, Cátedra Historia Argentina III “B”, Parte I [en línea], 1 de j (...)

59En ICIRA continuó su trabajo investigativo desarrollando una indagación sobre las tomas de terrenos agrícolas en el país en el periodo 1970-1972, que dio origen a un estudio publicado en 1973, en el primer y único número de la revista Marxismo y Revolución, dirigida por Ruy Mauro Marini, y cuyo título fue “Las tomas”. En este texto Marín analiza el proceso de radicalización de la lucha por la tierra en Chile y la participación en él de las organizaciones políticas. El ensayo describe este periodo, en el que estas acciones crecen “de 50 o 70 tomas de fundos al mes a cerca de 300”660.

60Marín estudiaba la estrategia con la que el MIR hacía avanzar el proceso de reforma agraria. En ese sentido, al ser parte de la organización que conducía las tomas, podemos hablar casi de un trabajo de observación participante. Marín no solo describía las relaciones sociales y las condiciones de precariedad que justificaban las tomas, sino que analizaba las formas de acción colectiva y el uso de la violencia por parte de los pobres del campo.

  • 661 Juan Carlos Marín, Los hechos armados, Buenos Aires, La Rosa Blindada, PICASO, 2a ed., 2003.
  • 662 Juan Carlos Marín, El ocaso de una ilusión: Chile 1967/1973, Buenos Aires, PICASO, INEDH, Colectivo (...)

61El argentino sistematizó sus experiencias militantes y su análisis de la realidad social y política en algunas de sus investigaciones posteriores a su estadía en Chile, Los hechos armados (1979) es uno de esos esfuerzos por analizar la violencia, ponerla en perspectiva histórica y evaluar la estrategia661. El otro, referente a la experiencia chilena, es El ocaso de una ilusión (2007), donde recoge los dos textos antes mencionados publicados en Chile, con prólogo de Nelson Gutiérrez662.

  • 663 Sigal, op. cit. Claudia Gilman, Entre la pluma y el fusil. Debates y dilemas del escritor revolucio (...)

62En las figuras de Juan Carlos Marín y Néstor D’Alessio queda representada una generación de intelectuales ya formados y con una importante contribución al desarrollo de las ciencias sociales en Argentina. Como hemos visto en los capítulos precedentes, las ciencias sociales en el país trasandino se desarrollan al margen y a veces en pugna con el Estado. Según Gilman y Sigal663, hay una politización de la discusión sobre el intelectual, pero no hay una presencia determinante en la política del país. En Chile, al contrario, había amplios sectores intelectuales ocupando puestos en la administración del Estado y existía una relación fuerte entre intelectuales y política.

63D’Alessio y Marín, además, llegaron desde Argentina en un periodo de madurez personal e intelectual; no fueron parte de la juventud rebelde. Sin embargo, al igual que esa juventud, fueron seducidos por la potencia de los procesos vividos en Chile y por el proyecto radical del MIR. Su relación con la política en nuestro país superó el compromiso de la obra – condición básica de las ciencias sociales de la época–, que ya habían iniciado en Argentina desde sus estudios sobre la marginalidad, para instalarse en la arena de la política concreta y del compromiso militante.

64El MIR en Concepción, además, tenía características que potenciaban la relación entre intelectuales y partido. Primero, porque el MIR penquista tenía la mística de ser la cuna de los dirigentes destacados que desde 1967 lideraban la organización. Pese a que Miguel Enríquez, Bautista y Luciano habían abandonado la ciudad para radicarse en Santiago, su liderazgo en el Regional estaba bien resguardado por personas de absoluta confianza de Enríquez. Segundo, la cercanía de Concepción al territorio donde se estaban produciendo las tomas de fundos ponía en contacto a estos intelectuales de manera directa con su objeto de estudio y con las luchas concretas. Tercero, a partir de 1972, Concepción mismo se convirtió en un espacio de radicalización de las disputas y de germen de poder popular al conformarse la Asamblea Popular.

65Este episodio fue de especial importancia, ya que implicaba en la práctica llevar a cabo lo que el MIR y varios de sus intelectuales venían proponiendo, que era superar la institucionalidad burguesa y dar paso a la creación de espacios de organización popular autónoma del Estado, aunque conducida por las vanguardias políticas. Garcés destaca la importancia que tenían Fernando Mires y Néstor D’Alessio en el Regional de Concepción al momento de levantarse la Asamblea Popular. Según él:

  • 664 Entrevista a Mario Garcés, enero de 2014.

… la Asamblea popular fue nuestro gran aporte nacional, yo diría. Yo me acuerdo siempre que me encontré con Manuel Vergara, que era el secretario general del MIR, pocos días después de eso, justamente en la casa de Néstor. Venía llegando un grupo y nos dijo: “Antes nos acusaban que éramos cabezas de pistola, ahora resulta que somos muy políticos, nadie quiere entender lo que es la Asamblea Popular”. Esto marcó fuertemente al Comité Regional, porque de alguna manera lo puso ante una situación local como expectante, un poco distinta, que generaba ruido a nivel nacional. Todos tuvimos la sensación de una gran incomprensión a nivel nacional sobre el significado de la Asamblea. Yo estoy convencido que la Asamblea fue eso, un momento, un espacio en que los micrófonos, que siempre los ocupaban los dirigentes de los partidos, se decidió ponerlos a disposición de las organizaciones. Es que hay dos fases: la más Asamblea, que fue por ahí a fines de julio del 72, que fue en el teatro de la Universidad de Concepción. Fue un momento en que la Asamblea pide “ ¡que hable el pueblo, que hable el pueblo!” y uno ve cómo en bambalinas los dirigentes discuten, hasta que uno aparece y se pone al micrófono y dice, “bueno sí, el grupo de los 5 –no estaba el PC, estaban todos los demás de izquierda– ha decidido dar la palabra al pueblo y por lo tanto se van a habilitar dos micrófonos y pedimos a la gente que ordenadamente haga fila y se inscriba”. Eso fue a las nueve de la noche y partimos a las una y media, dos de la mañana, y hablaron todos los que querían hablar: las viejas del centro de madres, los cabros secundarios, los campesinos de Hualqui, los mineros de Coronel, los de Lota y fue escucharnos, escucharnos, qué pensábamos, qué veíamos, cómo imaginábamos que debía ser la revolución en Chile. En mi memoria, es uno de los actos más importantes de la UP, una especie de Asamblea Popular, ¡sí!, de un pueblo que toma la palabra y donde no había ninguna claridad si eso era o así iba a hacer el parlamento, el poder dual, el poder alternativo, ¡no!, esto tuvo bastante de espontáneo. Yo creo que algo venía preparándose, algo había, pero nadie previamente predijo esto va a pasar664.

  • 665 Robinson Silva Hidalgo, “El MIR, Concepción y poder popular”, Rebelión [en línea], 6 de octubre de  (...)

66La Asamblea Popular agrupó a 59 sindicatos, 6 federaciones campesinas, 31 campamentos y comités sin casa, 17 agrupaciones estudiantiles, 27 centros de madres y 5 organizaciones políticas, además de los diversos frentes intermedios del MIR665.

67La adscripción revolucionaria de los intelectuales al proceso chileno se produjo, además, en un momento de dificultad para el desarrollo del proyecto socialista conducido desde el gobierno por Salvador Allende. La reacción conservadora era violenta y amenazaba con poner fin al proceso. En ese contexto, la propuesta de poder desde el pueblo no parecía descabellada. La Asamblea del Pueblo y la construcción del poder popular no eran vistas como una acción violenta o de sabotaje contra el gobierno. Los intelectuales no se estaban incorporando a una organización guerrillerista, más aún cuando esta organización que se decía político-militar había pactado el cese de acciones violentas una vez que asumió Allende.

68El desarrollo de la política de frentes en Concepción estaba en pleno avance, el MIR crecía en los frentes sociales y esto permitía el despliegue de una de las políticas más revolucionarias del periodo, la configuración del Frente de Mujeres Revolucionarias. Las mujeres no eran numerosas ni en los espacios políticos ni en los ámbitos intelectuales de Chile, pero hubo algunas de destacada trayectoria en ambos ambientes. Una de ellas fue Marta Zabaleta, argentina, feminista, intelectual y militante del MIR.

  • 666 Vanessa R. S. Cavalcanti y Antonio Carlos da Silva, “Memória, história e poder: uma entrevista com (...)
  • 667 Blog de Marta R. Zabaleta, recuperado de
    http://martazabaleta.blogspot.com/search?q=MIR.
  • 668 Cavalcanti, op. cit.

69Marta Zabaleta llegó a Chile en 1963, cuando tenía 26 años. Era ya entonces una convencida feminista y socialista. Su traslado al país respondió a su decisión de especializarse en economía, para lo cual ingresó a un posgrado en ESCOLATINA. En 1965 entró a trabajar en el Centro Latinoamericano de Demografía (CELADE) de la ONU666. Trabajó también en el ICIRA con otros importantes intelectuales como Almino Affonso, Paulo Freire, Solon Barraclough y fue profesora titular de economía en la Escuela de Economía y Administración de la Universidad de Concepción desde abril de 1968 hasta el 11 de septiembre de 1973667. Desde su incorporación combinó el trabajo profesional formal con la militancia política: “No podría haber sido de otro modo, pues la sociedad chilena se polarizaba cada vez más, cosa que estimulaba a tomar partido”668.

70En la fundación del Frente de Mujeres Revolucionarias en 1971 participaron Marta Zabaleta y Martine Hugues Jouet, pareja de Luciano Cruz. En sus primeras actividades políticas, la organización feminista organizó clases vespertinas en la Universidad de Concepción. Marta recuerda:

  • 669 Javiera Rojas Ciguentes, “Sobre el Frente de Mujeres Revolucionarias hace 40 años. Entrevista a Mar (...)

Yo ya tenía buena experiencia previa en ese trabajo, pues cuando trabajaba como investigadora del Instituto de Educación y Capacitación para la Reforma Agraria (ICIRA), en Santiago, estuve encargada de evaluar el impacto del método de alfabetización y concientización de adultos de Paulo Freire entre el campesinado organizado y el del Instituto de Educación Rural de la Iglesia Católica669.

71La condición de intelectual de Marta Zabaleta se potenciaba con su postura feminista, extraña para el ambiente chileno, donde el pensamiento emancipador femenino no tenía mucha difusión. Esta característica de la sociedad chilena se reflejaba obviamente en el MIR, donde era difícil que se pensara en un trabajo político hacia las mujeres realmente revolucionario. El Frente de Mujeres Revolucionarias aspiraba a crear, desde la práctica, una política en la que confluyeran las reivindicaciones de clase y de género.

72Hay que distinguir, eso sí, la discusión amplia sobre el feminismo, las posibilidades ciertas de alcanzar la igualdad en las organizaciones revolucionarias, del pensamiento de algunos líderes que lo veían como necesario. Miguel Enríquez realiza alcances importantes a estos temas en 1966, en el Congreso de Estudiantes de la Universidad de Concepción, donde presentó el documento ya mencionado “La revolución universitaria”. En ese texto, Enríquez, citando a Simone de Beauvoir, reconoce las condiciones de opresión cultural y social en que se encuentran las mujeres, aun cuando algunas puedan acceder a estudios universitarios. Propone, por ello, la integración de estas a la lucha estudiantil revolucionaria, pues solo así:

  • 670 Miguel Enríquez, “La revolución universitaria”, 1966. Documento presentado en el Congreso de la Fed (...)

… adquirirán los movimientos estudiantiles peculiaridad histórica, real amplitud y trascendencia a todo el estudiantado y certeras posibilidades de éxito. Ya las mujeres no vendrán a la Universidad a buscar marido, a seguir esclavas de lo doméstico y limitándose, o en el mejor de los casos a constituirse en “asistente” en las labores necesarias de los varones que “trabajan en política” deviniendo sólo entonces mujer y ser humano integral670.

73La relación mujer y política ya era un tema conflictivo en el Chile de los años sesenta, pero no de la manera que una feminista como Marta lo deseaba. En la edición de enero de 1967, Punto Final publicó un artículo con el sugerente título: “Las mujeres: ¿un freno para la revolución?” A través de una encuesta, la revista pretendía responder a la razón por la cual las mujeres se restaban de las ideas socialistas y contribuían a la derrota de los partidos de izquierda.

  • 671 Ximena Canobbio, “Las mujeres: ¿un freno para la revolución?”, Punto Final, N° 19, primera quincena (...)

74Las preguntas fueron dirigidas a mujeres de izquierda y mientras la senadora socialista Carmen Lazo respondía que las ideas socialistas no eran asumidas por las mujeres debido a la poca influencia de la izquierda en el género y de que ellas no estaba preparadas para la revolución, la militante mirista Irma Malebrán Christie señalaba que las mujeres que harían la revolución serían las mujeres populares y no las mujeres en abstracto, que ellas no votaban, pero se ponían a la vanguardia de las luchas en sus espacios locales. Haciendo gala de una clara perspectiva de clase para analizar las relaciones de género, aclaraba que: “Ni las mujeres trabajadoras, ni el pueblo han sido ‘preparados’ para un proceso revolucionario, para el socialismo. Al contrario, la burguesía se empeña en ‘prepararlas’ para mantener su sistema de explotación. Les inyecta el opio religioso por toneladas. Trata de pervertir su sano instinto de clase mediante una propaganda reaccionaria masiva”671.

75Las mujeres intelectuales y de elite del MIR poseían una visión emancipadora de su género, que se desprendía de la reivindicación de emancipación de clase. Zabaleta tenía una formación intelectual y una actitud feminista que se expresa en un artículo de su autoría, en el que pasa revista a su condición de mujer al momento de llegar a Chile y a sus primeras lecturas que la despiertan al feminismo:

  • 672 Marta R. Zabaleta, “Contextualizando la utopía de Paulo Freire”, Gestão & Planejamento, Vol. 1, N°  (...)

Joven, soltera y sin hijos por entonces, viviendo en Chile por elección voluntaria, mi conocimiento de los problemas derivados de la combinación de carrera profesional y matrimonio, más la maternidad, más el exilio, más el uso de una lengua extranjera, era por entonces reducido y claramente teórico. No obstante, había leído bastante de lo que había para leer: trabajos clásicos, tales como los de Bebel, John Stuart Mill, Lévi-Strauss y repetidamente el de Beauvoir acerca de la condición y situación de las mujeres en el mundo, El segundo sexo, aparecido en Francia en 1949. Como los autores clásicos del marxismo ortodoxo, Marx y Engels, creía en la necesidad de desarrollar una sociedad socialista para terminar con todas las opresiones: una sociedad adonde hombres y mujeres iban a ser, pues, todos iguales672.

76Hay pocos testimonios y ninguna investigación que nos permita definir con certeza si el Frente de Mujeres Revolucionarias fue una organización femenina o feminista. Los testimonios de Marta Zabaleta nos dejan en claro, eso sí, su condición de intelectual y revolucionaria, no solo por su función social, sino por incorporar a la discusión de la política un tema subordinado y, para algunos, totalmente desconocido. En esa tarea no estaba sola, también Gladys Díaz y Vania Bambirra fueron compañeras en esa gesta.

  • 673 Bambirra, Vania, “La mujer en el tránsito al socialismo”, Punto Final, N° 133, Suplemento, 22 de ju (...)

77Bambirra pertenecía a esta red de mujeres intelectuales que pensaba el socialismo con perspectiva femenina. Sus escritos concordaban con lo que Marta Zabaleta opinaba sobre las relaciones de género. En el documento adjunto a la edición N° 133 de 1971 de Punto Final, Vania Bambirra critica los objetivos y los discursos de la recién realizada Asamblea de Mujeres Comunistas, donde Mireya Baltra, como oradora principal, instaba a las mujeres a luchar en la batalla por la producción codo a codo con sus compañeros de clase. Para Bambirra, no había en el discurso de la dirigente comunista una especificidad de las problemáticas de la mujer popular673.

  • 674 André Gunder Frank, El desarrollo del subdesarrollo: un ensayo autobiográfico, Caracas, Nueva Socie (...)

78Sin embargo, pese a las críticas de las intelectuales feministas al discurso de la Unidad Popular, no se dio desde el MIR una política hacia las mujeres ni tampoco un posicionamiento. Lo que hubo son mujeres que, de manera incipiente, comenzaron a discutir esas temáticas, no con el partido, sino con las mujeres con quienes trabajaban. Las teorías revolucionarias de la Nueva Izquierda se articulaban en torno a la teoría de la dependencia. Desde ese paraguas, según André Gunder Frank, no existía una verdadera teoría que tratara la dependencia de la mujer. Según sus palabras, “ninguno era lo suficientemente revolucionario como para incorporar la especial dependencia de la mujer a nuestra teoría general de la dependencia o para subvertir el orden patriarcal establecido en la sociedad”674.

  • 675 Cherie Zalaquett, Chilenas en armas. Testimonios e historia de mujeres militares y guerrilleras sub (...)

79El discurso feminista al interior del MIR era el más elitista de todos. Primero, porque en general el discurso feminista está orientado a las mujeres de la burguesía. Impregnado del psicologismo de Simone de Beauvoir, las reflexiones feministas no calzaban con la realidad de las mujeres populares con las que el MIR aspiraba a trabajar, y, segundo, porque las reivindicaciones de igualdad eran exigidas al interior de los espacios de poder. Varios escritos, el de Cherie Zalaquett entre ellos, se refieren a un documento redactado por la profesora de filosofía Lumi Videla, donde denunciaba la poca representación de las mujeres en los espacios de dirección675. Esto era bastante diferente a las recomendaciones que hacía Gladys Díaz a las compañeras que conducían el Frente de Mujeres Revolucionarias cuando las instaba a cuidar de la casa y los hijos de las mujeres populares para que estas pudieran emanciparse, como si la emancipación tuviera que dejar la casa y los hijos fuera.

80Otro argentino relevante para la militancia mirista y el ambiente intelectual chileno de los años sesenta fue Tomás Amadeo Vasconi. Vasconi había llegado a Chile en 1966 y, a diferencia de los argentinos que hemos analizado hasta aquí, no se incorpora a la Universidad de Concepción, sino que al Centro de Estudio Socioeconómicos (CESO) de la Universidad de Chile.

81Vasconi destaca en esos convulsionados años por sus escritos sobre ideología, universidad y movimiento universitario. Sus reflexiones estaban estimuladas por el proceso de reforma universitaria chilena que en 1967 comenzaba a cambiar las estructuras académicas y de formación. En paralelo, además, se estaba desarrollando el estallido estudiantil a nivel mundial y los jóvenes universitarios se convertían en un sujeto de transformación.

82El MIR, en este contexto, alcanzó un importante nivel de inserción en los espacios estudiantiles al conseguir el liderazgo del Movimiento Universitario de Izquierda (MUI), de la Federación de Estudiantes de Concepción (FEC) –gracias a la numerosa militancia existente en esa universidad– y de algunos centros de estudiantes de las carreras esos espacios universitarios. En 1966, en el documento “La revolución universitaria” antes aludido, Miguel Enríquez escribía:

  • 676 Miguel Enríquez, “La revolución universitaria”, 1966, op. cit.

¿Puede seguirse repitiendo hoy mecánicamente la consigna de Reforma Universitaria, desconociendo su contenido? ¿El estudiantado, debe luchar por los problemas universitarios, esto es, los de un medio inmediato, o debe, por el contrario, abandonar la universidad y entregarse por entero a las luchas sociales fuera del ámbito universitario? ¿El replanteamiento de la Reforma Universitaria, debe limitarse a calcar los postulados reformistas enunciados a principios de siglo? ¿profundizarlos más aún? ¿o se trata de una reformulación actual del problema, cualitativamente diferente de la anterior, además de su agudización? Por último, ¿cómo explicar el papel del estudiantado en una revolución en que, supuestamente, no está interesado materialmente?676

  • 677 Miguel Enríquez, “La revolución universitaria”, 1966, op. cit.

83Enríquez realizaba un análisis histórico de la universidad latinoamericana y comparaba el proceso que vivía Chile en ese momento con el de Córdoba a principios de siglo. Citando a Gramsci planteaba que en la universidad chilena “el elemento laico y burgués no ha alcanzado a la etapa de subordinación de los intereses y de la influencia clerical y militar a la política laica del Estado Moderno”677. Esto insertaba a los movimientos universitarios chilenos en el proceso de revolución democrático burguesa. Sin embargo, el carácter dependiente de la burguesía y el desarrollo de las fuerzas tradicionalistas cedieron la universidad al conservadurismo. Es así como en una universidad tradicionalista y en un contexto de ascenso de las luchas sociales, la lucha estudiantil se vinculaba con las luchas populares:

  • 678 Ibid.

Dicho de esta manera, la lucha fundamental de los estudiantes debe ser en defensa de los intereses de las grandes mayorías ausentes hoy de la Universidad, pero no deben descuidarse las luchas estudiantiles reivindicativas, pues a través de ellas, profundizándolas y superándolas, es que se integran los sectores estudiantiles mayoritarios a la lucha política revolucionaria678.

84No obstante, Enríquez aclara que era necesario hacer “la revolución universitaria” y no solo ver la lucha estudiantil al servicio de la revolución más amplia como simple instrumentalización, sino transformar la universidad para que sea una institución desde la cual se pueda construir el socialismo. Importantes son estas definiciones, porque los años siguientes, bajo el liderazgo del MIR, se comenzó un proceso de transformación de las universidades cuyo símbolo será la Universidad de Concepción.

85Ya pasada la coyuntura movimental en las universidades chilenas, Vasconi, desde el CESO, publica en 1970 un trabajo titulado “Movimiento estudiantil y crisis en la Universidad de Chile”, en el que analizaba el proceso de reforma universitaria en dicha institución y explicaba las diferencias entre las reformas aceptadas en la universidad en general y las de la Facultad de Filosofía y Educación, indicando que, mientras que en votaciones la universidad rechazó el cogobierno, en la Facultad de Filosofía y Educación se dieron formas masivas de participación que permitieron modificaciones importantes al interior de la unidad.

  • 679 Vasconi, Tomás Amadeo, “Movimiento estudiantil y crisis en la Universidad de Chile”, Santiago, CESO (...)

86A juicio de Vasconi, el proceso de la facultad dejó como experiencia la movilización como estrategia para la conquista del poder. La contradicción existente entre el estatuto aprobado en la universidad y las acciones de los estudiantes de filosofía y educación, según el autor, planteaba una variante fundamental en el proceso: “la acción de un grupo que traspasa las reglas del juego vigentes en la institución y rompe con los acuerdos democráticamente sancionados al interior del movimiento estudiantil”679. Esa será la estrategia ocupada por los estudiantes coordinados en el MUI y de los actores revolucionarios en general en el periodo 1970-1973: sobrepasar la institucionalidad vigente aprobada bajo las lógicas de la democracia burguesa.

Publicaciones realizadas por Vasconi en el CESO

Nombre de la publicación Título del artículo
BOLETÍN 1 DEL CESO octubre de 1967 Proposiciones para un diseño de investigación sobre educación y cambio social en países latinoamericanos
BOLETÍN 2 DEL CESO noviembre-diciembre de 1967 Educación, distribución y redistribución del ingreso
BOLETÍN 3 DEL CESO octubre de 1968 Cultura, ideología, dependencia y alienación
Universidad de Chile 1968: reforma o modernización
CUADERNOS DEL CESO N° 7, 1967. Educación y subdesarrollo (I). Proposiciones sobre el marco teórico y metodológico de los estudios sobre educación y desarrollo
CUADERNOS DEL CESO N° 8, 1968 Educación y cambio social
SOCIEDAD Y DESARROLLO (en colaboración con Marco Aurelio García) Las ideologías dominantes en América Latina

87La incorporación de Vasconi al MIR se produjo varios años después de haber llegado al país, pero en un momento crucial del proceso chileno. Analizando su producción y su situación política podemos señalar que pasa de la independencia política al compromiso militante. Para Claudia Gilman, ese paso se podía traducir en términos políticos como la diferencia entre reformismo y revolución. Para el caso de Argentina señala que

  • 680 Gilman, op. cit.

[l]as exigencias crecientes de participación revolucionaria devaluaron la noción de compromiso, bajo la cual una gran parte de los intelectuales encontraron sombra y protección durante algún tiempo. […] La creciente oposición entre palabra y acción desnudó entonces los límites de la idea del compromiso.
[…] Por eso mismo, muchos intelectuales se preguntaron si no había llegado la hora de abandonar la máquina de escribir y empuñar el fusil o, al menos, abandonar el goce estético para un futuro en el que la revolución triunfante socializara el privilegio de la cultura680.

88La descripción, bastante caricaturesca, no calza con la realidad chilena, por lo menos no en el MIR. Los intelectuales no eran convocados en esta organización para que abandonaran las letras y tomaran el fusil, sino que eran convocados desde su función social. Para efectos de esta investigación, además, el intelectual revolucionario no era cualquier intelectual militante, sino aquel que podía construir teoría al servicio de un proyecto de transformación y en el desarrollo de esa tarea revolucionaba su disciplina. Vasconi, en ese sentido, era desde antes del vínculo militante un intelectual revolucionario, su nueva condición le asigna tareas extras que no necesariamente tienen que ver con su función social.

  • 681 Carla Rivera Aravena, “Diálogos y reflexiones sobre las comunicaciones en la Unidad Popular. Chile  (...)
  • 682 Pascal Allende solo estará un año en el CEREN, ya que en 1969, tras una acción del MIR, el gobierno (...)

89Como señalábamos en apartados anteriores, el MIR tuvo, a través de sus intelectuales, vínculos con los centros de pensamiento social y político que se fundaron en la época. En el caso del Centro de Estudios de la Realidad Nacional (CEREN), vinculado a la Pontificia Universidad Católica de Chile681, la relación quedó establecida desde la participación de Andrés Pascal Allende en su fundación682, aunque con anterioridad ya se había creado un núcleo militante en dicha universidad, que pasó a estar bajo el mando de un estudiante de periodismo, Eduardo Santa Cruz.

  • 683 Franz Hinkelammert, Pilar Vergara, Hugo Perret y Patricio Biedma, “Dialéctica del desarrollo desigu (...)

90El joven mirista será el jefe de la estructura del MIR en la Universidad Católica y, por lo tanto, debía atender políticamente a las células estudiantiles y a los académicos, incluidos los investigadores del CEREN. A este centro llegaron a trabajar en 1968 dos jóvenes sociólogos argentinos que, huyendo de la dictadura, atravesaron la cordillera y establecieron vínculos militantes en el MIR. Ellos eran Patricio Biedma y Hugo Perret. Ambos habían estudiado en la Universidad Católica Argentina y, una vez instalados en el centro, trabajarán con Franz Hinkelammert en un estudio comparativo de las experiencias socialistas desarrolladas en la URSS, China y Cuba683.

  • 684 Estela Fernández Nadal y Gustavo Daniel Silnik, Teología profana y pensamiento crítico: conversacio (...)

91Esta publicación fue importante porque, a juicio de su autor, contenía un debate con un destacado militante mirista, André Gunder Frank. Los dos alemanes latinoamericanistas interpretaron la dependencia y el subdesarrollo desde ópticas diferentes. Para Hinkelammert, Frank “no hacía un análisis de la estructura económica sino de la mera circulación de mercancías. Entonces era más bien teoría del intercambio desigual; [que no explicaba] por qué razones las políticas de desarrollo fracasan en América Latina. Eso no es explicable por el intercambio desigual”684.

  • 685 Armand Mattelart, Patricio Biedma y Santiago Funes, Comunicación masiva y revolución socialista, Sa (...)

92Patricio Biedma también trabajó en el CEREN con uno de los intelectuales más brillantes del Centro, Armand Mattelart. Como resultado de las investigaciones hechas en equipo se publicó un libro en 1971 titulado Comunicación masiva y revolución socialista685. Mattelart fue uno de los pensadores o intelectuales que, sin ser militante del MIR, se involucró en el trabajo de frentes de masa como experto en comunicaciones. En una publicación reciente habla de esta relación entre el intelectual y la política en el Chile de los años sesenta. Ahí señala:

  • 686 Armand Mattelart, Por una mirada-mundo: conversaciones con Michel Sénécal, Temuco, Universidad de l (...)

Debo decir que sin haber pertenecido a este movimiento, las relaciones de larga amistad que he mantenido con los responsables del MIR, me llevaron muchas veces a discutir con ellos de problemas que yo trabajaba y que les concernían. Pienso que tenían un largo de ventaja sobre los partidos burocráticos, sobre todo a lo que respecta a la reflexión sobre el lugar de los medios de comunicación en la lucha política, tal y como la vivíamos en aquel tiempo. Esto explica por qué el MIR fue uno de los escasos actores políticos en concebir un proyecto de radio propio, durante el gobierno de la Unidad Popular. Si no pudo llegar a realizarlo fue porque se lo impidió el golpe de Estado. Las cuestiones sobre la ideología y la cultura bebían de las fuentes de la heterodoxia marxista, en sintonía con lo que sucedía internacionalmente. Pero, sería un error pensar que mis relaciones con la izquierda se limitaban a estos contactos. Sin haberme encerrado en el claustro de partido alguno, colaboré estrechamente con una gama amplia de militantes, que pertenecían a los sectores críticos de los partidos que integraban la Unidad Popular686.

93La relación del MIR con los centros de investigación le permitió a los intelectuales generar síntesis entre pensamiento y acción. A partir de esta posibilidad fueron muchos los intelectuales que colaboraron con las organizaciones políticas del periodo y que, en esa correspondencia, nutren su pensamiento complejizándolo. Es una relación enriquecedora tanto para las organizaciones políticas como para los pensadores.

94Los intelectuales argentinos encontraron en Chile un espacio de politización concreta. Si bien, como en el resto de América Latina, la politización de las ciencias sociales era un proceso en ascenso, eso no necesariamente significaba una adscripción partidaria, por lo menos no de estos sujetos críticos al marxismo tradicional y sus expresiones partidistas. El antiintelectualismo argentino tuvo en Chile otros significados. Los intelectuales criticados y rechazados en el ambiente político eran aquellos que no pensaban desde la realidad, que era concebida como una realidad en transformación. El intelectual rechazado era aquel que, refugiándose en el cientificismo, reproducía los valores del capitalismo, mientras que los pensadores críticos eran bien valorados.

95De los intelectuales extranjeros militantes del MIR, por los testimonios recogidos, el más vinculado a las luchas concretas fue Néstor D’Alessio. Esto nos remite a una de las interrogantes que trascienden la época y que es la del rol del intelectual en los procesos de transformación. ¿Hasta qué punto esta necesidad de pensar desde la realidad concreta, sustrayéndose de la ideología dominante, implica un vínculo directo con los sujetos estudiados? En Chile y en el MIR, las exigencias hacia el intelectual en la época eran muchas. Si bien se les convocaba como intelectuales a la discusión y al aporte al proceso revolucionario, los intelectuales militantes buscaban el vínculo concreto que les diera la claridad para la interpretación. Es como si pretendieran mirar el proceso sin mediación alguna. ¿Es esto posible?

  • 687 Gilman, op. cit.
  • 688 El MIR desarrolla acciones violentas desde el golpe y durante toda la dictadura. Esa resistencia he (...)

96Para Gilman, los años sesenta marcaron la superioridad de la política sobre los intelectuales. Esto habría implicado, eso sí y curiosamente, que el criterio de eficacia se aplicara con más severidad hacia los intelectuales que hacia los guerrilleros. Gilman concluye que para el guerrillero “la valoración aumentaba con el fracaso y la muerte”. Sin embargo, al intelectual se le exigía una elaboración que sirviera para intervenir de manera eficaz en la política687. Esta comparación no es algo que podamos aplicar a Chile. Pese a que, efectivamente, la condición de guerrillero estaba cargada de un aura heroica y martirológica, el MIR no desarrolla su prestigio con base en el combate, fundamentalmente porque no combate en este periodo688.

97Respecto a la exigencia de eficacia para los intelectuales, para los cientistas sociales esta es una exigencia permanente. Ellos son los que desde la década de 1950 estaban a cargo no solo de pensar la realidad, sino que de participar en el diseño de las políticas de los gobiernos desarrollistas. No obstante, al cientista social revolucionario sí se le planteaba una exigencia mayor, la de imaginar la utopía. En el caso de los argentinos, lejos de eso, lo que hicieron fue identificar las tensiones, analizar la crisis, categorizar las luchas, es decir, alcanzaron a observar la realidad, pero no a proyectarla.

Las carreras de ciencias sociales de la Universidad de Concepción como espacio de vinculación de intelectuales y el MIR

Las carreras de ciencias sociales de la Universidad de Concepción como espacio de vinculación de intelectuales y el MIR

*Los nombres destacados corresponden a militantes del MIR

Los brasileños y el MIR, la crítica a la estrategia

98Muchos de los brasileños que llegaron a Chile luego del golpe de Estado en 1964 ya tenían adscripción militante en su país de origen. La Organización Revolucionaria Marxista-Política Obrera (POLOP) fue uno de esos espacios de confluencia militante para un grupo de intelectuales que, habiendo dado los primeros pasos en la creación de la teoría de la dependencia, comprendían a cabalidad que su opción teórica era también una opción política. La formación del núcleo de origen de la teoría de la dependencia se da en la Universidad de Brasilia. Luego de 1966, el grupo prácticamente completo pasará a Chile. Ellos eran: André Gunder Frank, Vania Bambirra, Theotonio dos Santos y Ruy Mauro Marini.

  • 689 Carlos Eugenio Beca, Cecilia Richards y Lucídio Bianchetti, “Ernani Maria Fiori: un profesor brasil (...)

99Aunque no todos los intelectuales brasileños que llegaron ejercieron la militancia, la mayoría desarrolló una serie de aportes en lo intelectual y lo político que ayudaron a configurar a las instituciones académicas, a difundir las bases del pensamiento dependentista y a tensionar las discusiones sobre la estrategia. De esta manera y ampliando el rango, podemos agregar, a los ya nombrados, a Marco Aurelio García –que fue militante del MIR–, a José Serra, a Paulo Freire y a Ernani María Fiori689.

  • 690 Marco Aurelio García y José Serra fueron, posteriormente, parte de la jerarquía del Partido de los (...)

100Los últimos dos: Freire y Fiori cumplieron roles destacadísimos en Chile entre los años 1966 y1969. El primero estuvo a cargo de las políticas de alfabetización rural del gobierno de Eduardo Frei Montalva; el segundo fue uno de los protagonistas de la reforma universitaria en la Universidad Católica en Santiago de Chile. José Serra, por su parte, terminó sus estudios de economía en la CEPAL y se desempeñó posteriormente, entre 1968 y 1973, como profesor de ESCOLATINA y ocupó también cargos en el gobierno de Salvador Allende690. Francisco Weffor, Almino Affonso y Fernando Henrique Cardoso también serán parte del grupo de brasileños que viven el exilio en Chile.

101La densidad de la red intelectual que se produjo en el país movilizará la teoría de la dependencia y nutrirá las diversas disciplinas, las que a la vez se vieron interpeladas por los procesos políticos experimentados en el país. En este contexto, los intelectuales vieron incluso cuestionada la categoría misma de intelectual, ya que la potencia del periodo no solo les exigirá tener una posición frente a la realidad, sino transformarla.

102En la relación de los intelectuales brasileños con el MIR encontraremos algunos aspectos diferentes de los que caracterizó la relación con los argentinos. Primero, los pensadores brasileños con trayectoria son más numerosos. Estamos hablando de sujetos que, al momento de llegar a Chile, tienen estudios de posgrado, publicaciones y actividad investigativa. Segundo, que el origen de los brasileños es más homogéneo y su confluencia institucional también. Tercero, que la mayoría tenía militancia revolucionaria antes de llegar a Chile.

103Los nodos que conformaron las redes de los intelectuales militantes brasileños fueron, en Brasil, la Universidad de Brasilia y la POLOP, y, en Chile, el CESO y el MIR. Al seguir la trayectoria política intelectual de cada uno podemos ver de qué manera esos espacios de confluencia fueron dando forma a su pensamiento revolucionario y cómo este encuentra sentido en el Movimiento de Izquierda Revolucionaria. Una de esas trayectorias que seguiremos será la de los hermanos Sader.

104Eder Sader llegó a Chile en 1970, tras algunos años de lucha clandestina contra la dictadura en Brasil. En 1961 había sido parte del núcleo fundador de la POLOP y miembro después del grupo dirigente del Partido Comunista de los Trabajadores. Estudió filosofía y realizó un posgrado en la Universidad de Sao Paulo. Cuando llegó a Chile tenía casi 30 años.

  • 691 Marco Aurelio Garcia, “Eder Sader. O futuro sem este homem”, Teoría e Debate, N° 4, 1 de septiembre (...)

105En Chile fue profesor e investigador de la Universidad Católica en Santiago y, más tarde, de la Universidad de Concepción. Sus estudios tuvieron como tema los movimientos sociales urbanos. Ingresó al Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) sin perder sus vínculos con la POLOP y la izquierda brasileña en general. Con el golpe de Estado en septiembre de 1973 fue expulsado del país tras ser detenido por la Marina691. En sus textos políticos escritos en las décadas de 1960 y 1970, Eder Sader utilizaba el seudónimo de Raúl Villa.

  • 692 Eder Sader (Raúl Villa), “O Chile entre a legalidade burguesa e a revolução”, 1971. Disponible en e (...)

106El brasileño combinó la actividad intelectual y las investigaciones académicas con algunos escritos de carácter político. No estamos diciendo que haya una separación entre la actividad del pensador y la militante, pero algunos de sus textos son de manera más directa una reflexión para nutrir las definiciones estratégicas del partido. Ese es el caso del documento en el que discutía con la política de la Unidad Popular sobre la problemática del poder, “Un Chile entre la legalidad burguesa y la revolución”, firmado con su seudónimo. Dicho documento circuló en Brasil en una versión mecanografiada en 1971 y, más tarde, fue traducido a otros idiomas692.

107La reflexión de Sader advertía sobre la existencia de dos peligros al analizar el fenómeno allendista en Chile: el primero, caer en el guerrillerismo ultraizquierdista y no entender los procesos propios del país, y el segundo, creer en el reformismo como posibilidad de transformación. Pensando desde la posibilidad revolucionaria y desde la militancia mirista, Sader concluye que:

El programa y la práctica de la Unidad Popular abren un camino más largo para el proceso revolucionario chileno. Las medidas reformistas se vuelven insoportables para la clase dominante porque la amplia democracia no les garantiza la conducción del proceso. La tarea de la izquierda revolucionaria es justamente aprovechar esas condiciones para encontrar el punto de ruptura ideal que convierta el proceso en irreversible.

  • 693 Eder Sader (Raúl Villa), “Os ensinamentos de Mao Tse-Tung e a guerra revolucionaria no Brasil”, oct (...)

108Eder Sader comenzó a realizar escritos políticos militantes cuando era parte activa de la resistencia política en Brasil, por lo que podemos rastrear algunos de ellos en 1968, cuando la radicalización de la represión entroncaba con el ascenso de la resistencia popular. “Os ensinamentos de Mao Tse-Tung e a guerra revolucionaria no Brasil”, “A crise do reformismo e a formação do partido revolucionário”, “A burguesia entre o populismo e o militarismo”, son algunos de ellos. El primero de estos artículos publicados circuló en Brasil en una versión mecanografiada, los dos últimos aparecieron en la revista Marxismo Militante bajo seudónimos distintos, el primero firmado como Raúl Villa y el último como Ferreira Guerra693.

  • 694 Eder Sader, “Cordón Cerrillos et pouvoir prolétaire au Chili 1972”, Les Temps Modernes, N° 347, 197 (...)

109En Chile, en agosto de 1973, con la crisis política en un punto de no retorno, terminó de escribir su artículo “Cordón Cerrillo y poder proletario en Chile 1972”, que originalmente sería publicado en la revista Marxismo y Revolución. Sin embargo, el golpe de Estado impidió la edición del segundo número de la publicación dirigida por Ruy Mauro Marini, por lo que el artículo apareció en junio de 1975 en la revista Les Temps Modernes en París694.

110El hermano de Eder, Emir Sader, también ingresó a militar en el MIR, donde llegó a ser miembro del Comité Central. Con formación en filosofía y una maestría en la misma disciplina, llegó a Chile en 1971 e ingresó a trabajar en la Universidad de Chile, en tareas de investigación en el Centro de Estudios Socioeconómicos. De su paso por Chile y el MIR, Emir Sader recuerda:

  • 695 Emir Sader, “Latinoamericanos y europeos en el MIR”, Punto Final, N° 814, 3 de octubre de 2014.

Cuando pasé por primera vez por Chile […], me quedé en casa de Ruy Mauro, donde conocí a los miembros de la comisión política del MIR, que a menudo hacían reuniones en aquel departamento: no solamente a Miguel, también a Bautista van Schouwen, Luciano Cruz, Edgardo Enríquez, Nelson Gutiérrez, Andrés Pascal Allende. Era una comisión política, un equipo de dirección, como pocas veces –si es que alguna– una organización de izquierda pudo tener. En ese equipo sobresalía Miguel, un líder revolucionario extraordinario desde todo punto de vista. Nunca he conocido a alguien tan capacitado para la dirección política como Miguel695.

111Su trabajo intelectual se había iniciado en Brasil y también su actividad política militante. Como intelectual y político escribía en la revista de la POLOP, que en uno de sus números definía sus objetivos:

  • 696 En Política Operaria, N° 7, octubre de 1963. Disponible en:http://centrovictormeyer.org.br//wp-cont (...)

Nuestra revista tiene como fin contribuir teórica y prácticamente en el desarrollo de una política para los trabajadores de Brasil. Esta política se hace por el encuentro entre la teoría marxista y la experiencia de lucha de las masas trabajadoras del país. Por eso, mientras más amplio y profundo sea el debate, más vigorosa y eficaz será la política de los trabajadores que nacerá con el surgimiento de un partido revolucionario en Brasil cuya misión será construir el socialismo en el país696.

  • 697 Emir Sader, “Fascismo: de la excepción a la regla”, Sociedad y Desarrollo, N° 1, enero-marzo de 197 (...)

112De la colaboración en revistas políticas en Brasil, pasó a la publicación en revistas académicas en Chile, aunque los objetivos de las segundas, a juzgar por los integrantes del CESO y los temas de investigación, no parecen ser muy diferentes. En el primer número de la revista Sociedad y Desarrollo de este centro, Emir Sader publicó un artículo titulado “Fascismo: de la excepción a la regla”697.

113Cuando el CESO comenzó a publicar esta revista en 1972, definió su programa de trabajo señalando que había una necesidad de relación dialéctica entre reflexión y práctica. Las aspiraciones de Sociedad y Desarrollo no estaba muy distantes de los objetivos de la revista Política Opéraria, pese a que la primera era una revista académica y la segunda una publicación política. En el primer número de la publicación chilena, su director, Theotonio dos Santos, escribía:

  • 698 “Sociedad y Desarrollo: un programa de trabajo”, Sociedad y Desarrollo, N° 1, enero-marzo de 1972, (...)

Solo una apertura de la actividad científica hacia la comunidad, una vigilancia directa de ella sobre esa actividad, una apertura masiva de la universidad a los obreros puede abrir algunos caminos para la solución de estos problemas que están en la raíz de la enorme crisis de la universidad contemporánea698.

  • 699 Emir Sader, “Latinoamericanos…”, op. cit. Emir Sader equivoca el nombre de la revista en el artícul (...)

114Había un trabajo teórico desarrollado en el CESO de la Facultad de Economía de la Universidad de Chile. Este no solo estaba conformado por un conjunto de investigaciones individuales, sino que agrupaba los distintos seminarios bajo un contexto político muy estimulante y un proyecto más o menos compartido de sociedad. Los investigadores formaban también un núcleo de análisis de coyuntura y debate político que alcanzó a publicar un número de la revista Marxismo y Revolución699:

  • 700 Ibid.

La actuación de ese núcleo estaba volcada hacia los estudiantes e intelectuales, aunque algunos –como era mi caso– trabajábamos en otros sectores sociales donde el MIR y sus frentes de masas se hacían presentes. Yo alcancé a dar un curso de formación política para gran número de personas en la Biblioteca Nacional, un trabajo dirigido al sector centro de Santiago vinculado al MIR700.

El CESO como nodo de redes políticas y académicas

115Intelectuales vinculados al CESO (corresponde a una selección de nombres)

116Los nombres descatados eran militantes del MIR

  • 701 Tomás Vasconi y Marco Aurelio García, “Las ideologías dominantes en América Latina”, Sociedad y Des (...)

117En el CESO trabajó también Marco Aurelio García. Cómo señalamos en un apartado anterior, este ingresó a militar en el MIR en 1971, en conjunto con el argentino Tomás Amadeo Vasconi y el chileno Antonio Sánchez García. En el primer número de la revista Sociedad y Desarrollo, Vasconi y Marco Aurelio publicaron un artículo sobre las ideologías en América Latina que formaba parte de la investigación que estaban desarrollando en dicho centro701.

  • 702 “Los lazos de Lula con Chile”, El Mercurio, 30 de octubre de 2002.

118La trayectoria intelectual de Marco Aurelio García en Chile no está mayormente documentada y sus relaciones con el MIR han salido a la luz a propósito de sus visitas a Chile cumpliendo funciones en los gobiernos de Lula da Silva y Dilma Rousseff. García fue considerado como el hombre más intelectual del entorno de Lula y en la prensa chilena y brasileña fueron destacados su exilio en Chile, su militancia mirista y su participación en la formación de cuadros socialistas702.

119Este ingreso al MIR en 1971 podría leerse como fuera de contexto si lo evaluamos con base en el éxito de la vía electoral. Sin embargo, la caracterización del periodo que hacía la organización resultaba atractiva y parecía acertada, sobre todo porque, pese al entusiasmo popular, era difícil para los intelectuales adscritos a la teoría de la dependencia pensar en el éxito del gobierno de Allende:

  • 703 Osvaldo Torres, Democracia y lucha armada. MIR y MLN-Tupamaros, Santiago, Pehuén, 2012, pág. 171.

El MIR caracterizó el periodo político abierto con el triunfo de Allende como de pre-revolucionario, en tanto definió que existía una crisis en el modelo de acumulación capitalista, una división en la clase dominante, un proceso de ascenso de las luchas populares y la idea que “los de arriba” no podían seguir dominando de la vieja manera y “los de abajo” no querían seguir sumidos en la dominación. Por ello, su esfuerzo principal “se orientó a construir el partido, acumular fuerzas en el movimiento de masa a partir de un programa y del impulso a la movilización de éstas, e intentar disputar la conducción del movimiento de masas al reformismo703.

120Los intelectuales en el MIR debían cumplir las funciones de todo militante. En ese sentido, estaban asignados a una célula donde desarrollaban distintas funciones. En el caso de los militantes de las universidades, eran atendidos por el jefe político asignado a la estructura local que, en algunos casos, podía ser un estudiante. Los intelectuales también estaban vinculados a los frentes sociales, donde cumplían funciones de formación, análisis del sector o coordinación del trabajo de masas, participaban de reuniones y asambleas para intentar conducir políticamente al movimiento popular. Uno de los líderes del MIR recuerda el trabajo con los intelectuales señalando que se juntaban cada diez o quince días:

  • 704 Entrevista a Andrés Pascal Allende, enero de 2014.

Nosotros buscábamos esa influencia, el aporte que nos pudieran dar en la comprensión de una realidad que era compleja, sobre todo en el periodo de la Unidad Popular, que nos diera elementos de juicio que nos ayudaran a entender más la dinámica y nosotros no teníamos el tiempo para dedicarnos a estudiar tanto. Era mucho más práctico que otro estudiara y nos dijera esto pasa y de eso absorbíamos como esponjas elementos que utilizábamos luego en diseñar las políticas, los discursos, los programas704.

121Los aportes teóricos desde los intelectuales al MIR se daban en el proceso de discusión política en los espacios de dirección, que eran la Comisión Política, el Comité Central, los comités regionales o los comités locales, y correspondían a textos individuales que eran discutidos y sancionados colectivamente por los dirigentes de la organización. Sin embargo, más que la producción de textos que podamos identificar como de uno u otro intelectual, los pensadores sociales aportaron al MIR y a los espacios de masas una reflexión profunda en torno a la política desde las herramientas que como intelectuales poseían.

  • 705 Devés, El pensamiento..., op. cit. El autor plantea que, a diferencia del desarrollismo, que sí se (...)

122La teoría de la dependencia se convirtió en un paradigma interpretativo desde el cual se pensaba la política. Eso implicaba el reconocimiento de la historia latinoamericana como dependiente y, por lo tanto, la existencia de condiciones estructurales de dependencia. Así – al igual que la teoría de la marginalidad reconocía en ella una condición y planteaba una política para superarla– el paradigma dependentista reconocía la condición de dependencia y ensayaba una práctica política que la superara. En ese sentido, y contrario a lo que plantea Devés705, el dependentismo sí se convirtió en práctica y en política. No obstante, como esta teoría nace de la Nueva Izquierda, se piensa desde ahí y no desde los espacios de poder, puesto que esta corriente nunca accedió a él, aunque intentó construirlo.

123Una de las figuras más relevantes del dependentismo, brasileño y militante del MIR chileno, fue Ruy Mauro Marini, quien llegó a Chile en 1969, luego de su paso por México tras huir de la persecución de la dictadura en su país. En un texto escrito como una especie de currículum para la Universidad de Brasilia, Ruy Mauro Marini escribió de sí mismo: “Nací en 1932. Por mi origen, soy un producto de las tendencias profundas que determinaron el surgimiento del Brasil moderno que emergió en aquella década”.

  • 706 Ruy Mauro Marini, “Memoria”, en El maestro en rojo y negro. Textos recuperados, Quito, Instituto de (...)

124Su formación básica en ciencias sociales se vio profundizada en los años que pasó dando clases e investigando en la Escuela Brasilera de Administración Pública (EBAP) hasta 1958, cuando una beca lo llevó a Francia a estudiar al Instituto de Estudios Políticos de la Universidad de París. Ahí comenzó a mirar la teoría desarrollista desde una perspectiva crítica, entendiéndola como un “instrumento de mistificación y domesticación de los pueblos oprimidos del Tercer Mundo y arma con la cual el imperialismo buscaba enfrentar a los problemas creados en la posguerra con la descolonización”706.

  • 707 Ver capítulo II, Marini se refiere a la confluencia de intelectuales en ese centro.
  • 708 Marini, “Memoria”, op. cit.

125De regreso en Brasil participa en la fundación de la POLOP, actividad política que combina con colaboraciones para Prensa Latina y el periódico O Metropolitano, la docencia y la investigación. En 1962 se integra a la recién fundada Universidad de Brasilia, donde tuvo –según sus palabras– la experiencia más rica de su vida académica707. Ahí conoce y comparte con Andrés Gunder Frank quien, en contacto con la realidad brasileña, da origen a la teoría de la dependencia. Marini aclara que “contrariando a interpretaciones generalmente admitidas que ven la teoría de la dependencia como un subproducto y alternativa académica a la teoría desarrollista de la CEPAL, ella tiene sus raíces en las concepciones que la nueva izquierda elaboró para hacer frente a la ideología de los partidos comunistas”708.

  • 709 Devés, El pensamiento.., op. cit., pág. 61.

126Siguiendo esta línea de vínculo entre la propuesta política y la académica, Eduardo Devés plantea que en los años sesenta se genera una crítica a la sociología desde los sociólogos mismos, que denuncian su economicismo y su incapacidad para lograr el desarrollo y califican su producto como ideología. Para Devés, “la crítica radical y fulminante duró tan poco como la brillantez y fugaz época en la que se implementó”, pues dio paso a una crítica a la crítica, poniendo en movimiento una renovación permanente de las disciplinas afines709. Esta corta pero sobresaliente etapa estuvo liderada por un grupo de intelectuales militantes que levantaron su crítica política desde la academia y la crítica académica desde la militancia. Uno de los más reconocidos fue Ruy Mauro Marini.

  • 710 Entrevista a Theotonio dos Santos, julio de 2004.

127En la POLOP, los intelectuales analizaban la realidad local, hacían política y discutían sobre estrategia. Si bien admiraban la Revolución cubana, no compartían su estrategia para Brasil. Luego del golpe se hicieron sentir grandes presiones sobre la organización; se le reprochaba a la dirección no iniciar la lucha armada. Ante este apremio, la POLOP comienza a organizar acciones armadas, responsabilidad en la que Ruy Mauro Marini y Arnaldo Mourthé van a estar muy comprometidos, al estar a cargo de funciones militares710. Debido a la participación en estas actividades, Marini fue apresado con otros compañeros. Luego de ser encarcelado varias veces, pasó a la clandestinidad, para luego ser enviado por su organización a México, con el objetivo de establecer una relación con Cuba, lo cual nunca pudo desarrollarse.

  • 711 Ruy Mauro Marini, Subdesarrollo y revolución, México, Siglo XXI, 1969.

128En su estadía en México escribió varios artículos sobre el carácter de la política y la economía brasileña, utilizando la teoría de la dependencia como base de sus reflexiones. El primero de ellos partía del informe sobre la situación política brasileña presentado en el Comité Central de la POLOP. Más tarde, escribió su libro más importante, Subdesarrollo y revolución en América Latina711. Complementará esta producción con la realización de una cátedra en la UNAM y la organización de algunos seminarios de lectura de El Capital. Las protestas estudiantiles que estallaron en 1968 generaron un manto de sospechas sobre Marini y el gobierno terminó acusándolo de agitador. Meses después, en 1969, Nelson Gutiérrez lo invitó a dar clases en la Universidad de Concepción y es así como llegó a Chile con una importante trayectoria intelectual y experiencia política militante previa.

129Ruy Mauro Marini es el más relevante de los intelectuales que llegan a militar en el MIR. En un artículo reciente en la revista Punto Final, Emir Sader recuerda la importancia de Marini para los brasileños militantes en Chile:

  • 712 Emir Sader, “Latinoamericanos…”, op. cit.

Yo puedo relatar algo de la experiencia de los brasileños, en especial de los que pudimos trabajar con el MIR. Para todos nosotros, la referencia más importante es la de Ruy Mauro Marini, no sólo por su capacidad intelectual y política, sino también porque fue de la primera generación de los que adhirieron al MIR.
Me acuerdo que la primera vez que pasé por Chile me quedé en el departamento de Ruy Mauro, en Providencia. Éramos amigos y compañeros de militancia en Brasil, en la organización marxista Política Operaria. Ruy Mauro había sido detenido después del golpe de 1964, en el trabajo de organización de un foco guerrillero con el cual pretendíamos desarrollar un trabajo de propaganda armada de la resistencia a la dictadura.
Nuestra organización heredó el trabajo de Leonel Brizola con sargentos y marinos. Le tocó a Ruy Mauro reorganizarlos. Ese trabajo sufrió una dura represión, Ruy Mauro fue detenido y brutalmente torturado por el servicio secreto de la Marina (Senimar). Cuando fue finalmente liberado, decidimos que él debía salir del país. Ruy Mauro escogió ir a México, pero luego se trasladó a Chile, a Concepción, donde conoció a los dirigentes del MIR. Ahí empezó la intensa colaboración de Ruy Mauro con el MIR, así como la apertura de los espacios por los cuales tantos de nosotros hemos transitado712.

130Ruy Mauro Marini fue un intelectual revolucionario en toda la dimensión, tanto por su compromiso político, que no solo implicó a su obra, como por su participación concreta en actividades de carácter militar, por su actitud autodidacta, que lo acompañó toda su vida, y porque sus aportes disciplinarios lograron revolucionar el campo de las ciencias sociales.

131En su llegada a la Universidad de Concepción tomó contacto con Nelson Gutiérrez, pero también con el resto del grupo de la dirección. Al año siguiente se trasladó a Santiago invitado por Theotonio dos Santos, que cumplía funciones de investigador en el Centro de Estudios Socieconómicos. En el MIR, sus funciones estaban vinculadas a la Comisión Política, instancia de la que era miembro. Eso significaba que su labor era la propuesta y la discusión de los análisis del periodo –tareas que ya había cumplido en la POLOP–, pero también la conducción política de la organización, las definiciones tácticas.

132A su muerte, el MIR lo recuerda reconociendo las labores que el brasileño había cumplido:

  • 713 CEME, “El CEME despide a Ruy Mauro Marini”, Revista CEME, N° 2, octubre de 1997. Disponible en Arch (...)

Durante muchos años Ruy (Luis Cerda), fue un destacado militante del MIR chileno, al interior del cual desempeñó diversas responsabilidades temporales a nivel de dirección: miembro del Comité Central desde 1972; responsable de la tarea de trabajo teórico; director de la revista “Marxismo y Revolución”, órgano teórico del MIR; jefe del trabajo exterior con posterioridad al golpe militar; responsable del CC para la ECME (Escuela Central “Miguel Enríquez”). En la construcción de la línea política mirista, durante muchos años, contribuyó de manera importante713.

133Así, tal como los espacios de conducción del MIR se nutrían de intelectuales, los espacios intelectuales se llenaban de miristas. En el CESO había muchos y las discusiones políticas y académicas no tenían una diferenciación clara, se fundían. Al estar los intelectuales pensando desde la teoría de la dependencia y ser esta, a la vez, parte de la renovación del marxismo, los estudios estaban orientados al análisis desde la perspectiva de clase y reconocían la lucha de clases y los límites del desarrollo del capitalismo para las clases explotadas. En ese sentido, las discusiones políticas del partido y los análisis estructurales confluían de manera muy coherente.

134Andrés Pascal Allende nos ilustra sobre la influencia de los miristas en el CESO y las funciones específicas de Ruy Mauro en el MIR:

  • 714 Entrevista a Andrés Pascal Allende, enero de 2014.

Empezamos a hacer escuelas de cuadros, empezamos a tener influencia en espacios de creación intelectual y académica, como en el CESO en la Chile, había bastante gente nuestra en Concepción, y nosotros entendíamos que eso era importante. Eso estaba contribuyendo a construir una teoría que respondiera más a la realidad, que diera cuenta de los problemas que se presentaban en un proceso revolucionario. Luego esa gente se va incorporando a la militancia, se va vinculando a las tareas sociales y muchos a la formación de cuadros. Pasamos a tener escuelas de cuadros en el MIR. Ruy Mauro pasó a ser el maestro, como le decían, porque se dedicaba a esa cuestión, formaba a los cuadristas y a nosotros también, porque nosotros, como te contaba, nos reuníamos cada quince días714.

135La formación, como vemos, no se daba solo hacia los militantes jóvenes, los militantes no intelectuales o de estructuras inferiores. En el MIR se entendía que la formación se realizaba también en la discusión: ser un cuadro requería estar en constante formación. Es por eso que los intelectuales no realizaban tareas “por encargo”, sino que generaban insumos que se discutían y terminaban siendo una creación colectiva.

  • 715 Andrés Pascal Allende, “El MIR, 35 años. Un atajo revolucionario”, Punto Final, 25 de agosto de 200 (...)

136La Nueva Izquierda estaba en construcción, no tenía un itinerario zanjado, y la relación con los sectores populares también estaba en discusión permanente. La dirigencia mirista le disputaba al oficialismo democratacristiano y a la izquierda tradicional la conciencia del pueblo, lo que requería generar una comunicación directa y un discurso cercano. Andrés Pascal recuerda: “nuestra lucha ideológica siempre estaba referida a la situación social y política concreta. Al igual como dábamos nuestra opinión sobre todo hecho significativo, contestábamos permanentemente el discurso de la reacción y el reformismo”715. Lejos de reproducir un antiintelectualismo revolucionario tan presente en América Latina, el MIR valoraba y usaba a su favor la relación con los intelectuales.

137En palabras de Mario Garcés:

Yo creo que en el caso de Chile la crítica al intelectual viene después del golpe, porque en esa época, por lo general, los intelectuales militan y se espera mucho de ellos y se espera mucho del análisis político, de la capacidad de percibir la política. Yo muchas veces he pensado, si uno hiciera una investigación en serio de la Comisión Política del MIR durante la UP, probablemente la mitad del tiempo lo dedicaban a estudiar. […] Por lo que yo me doy cuenta en la dirección nacional había equipos que leían prensa, había gente que trabajaba en inteligencia, que hacía informes periódicos y la Comisión Política discutía, no sé si semanalmente. Miguel escribía siempre, había informes del Comité Central que eran enormes, es decir, parte importante de la actividad política era una actividad intelectual.

138La necesidad de entender el periodo se intensifica en 1970 con el ascenso de Salvador Allende al gobierno. Si bien había, desde la teoría de la dependencia, un reconocimiento de las condiciones particulares del desarrollo del capitalismo en América Latina y, por ende, de sus relaciones sociales y políticas, el triunfo de un gobierno que se proponía instalar el socialismo por vía pacífica abría un escenario muy excepcional. Además, el MIR había nacido como respuesta a lo que se definía como el fracaso de la vía electoral de la izquierda, situación que ahora se revertía. Así, la caracterización del periodo pasó a ser un ejercicio al que los intelectuales le destinaban mucho tiempo.

  • 716 Ruy Mauro Marini, “Antecedentes para el estudio del movimiento de masas en el periodo”, Anexo al in (...)
  • 717 Ruy Mauro Marini, “Dialéctica de la dependencia: la economía exportadora”, Sociedad y Desarrollo, C (...)
  • 718 Ruy Mauro Marini, “La reforma agraria en América Latina (comentarios a la intervención de Michel Gu (...)

139Esta necesidad de analizar el momento que vivía el país no era una preocupación solo de los espacios políticos, sino también entre los académicos. Así, mientras Ruy Mauro Marini redactaba para el MIR un texto titulado “Antecedentes para el estudio del movimiento de masas en el periodo”716, para el CESO escribía “Dialéctica de la dependencia: la economía exportadora”717 y en el simposio que organizan el CESO y el CEREN en enero de 1971 –y que tenía como objetivo discutir sobre la transición al socialismo en Chile– presentaba una ponencia titulada “La reforma agraria en América Latina”718.

  • 719 Ruy Mauro Marini, “Reforma y revolución: una crítica a Lelio Basso”, en varios autores, Acerca de l (...)
  • 720 Ruy Mauro Marini, “La pequeña burguesía y el problema del poder”, Pasado y Presente, Buenos Aires, (...)
  • 721 Ruy Mauro Marini, “Dos estrategias en el proceso Chileno”, Cuadernos Políticos, N° 1, México, ERA, (...)

140En este encuentro, Ruy Mauro Marini discutió con Lelio Basso, debate que fue sintetizado en un artículo publicado posteriormente con el título “Reforma y revolución: una crítica a Lelio Basso”719. En enero de 1973, en un nuevo simposio en el CEREN, Marini presentó la ponencia “La pequeña burguesía y el problema del poder”, que apareció luego o en la revista Pasado y Presente720. Finalmente, escribió el artículo “Dos estrategias en el proceso Chileno” en la bisagra del periodo entre la crisis de la legalidad y el golpe721.

141La producción intelectual de Marini circulaba en dos espacios: el mundo académico y la militancia política. El primero de estos espacios consumía literatura especializada y debatía sobre las teorías del Estado y el desarrollo económico. El segundo era la elite política del MIR, que discute, se forma y escribe desde la búsqueda de la estrategia para la revolución. Pese a lo exigente e intenso que era el trabajo en ambos ambientes, Marini buscó el vínculo más cercano con la realidad social. La intensidad del periodo fue fundamental para que el brasileño se involucrara en algunas iniciativas editoriales y de comunicación: las revistas.

  • 722 Respecto a Chile Hoy, ver capítulo III.

142Si bien el CESO, donde trabajaba Marini, editaba varias publicaciones, no era posible, desde esas tribunas, llegar a un grupo más amplio y tampoco dar una discusión que generara línea política para la izquierda. Es por eso que en el periodo de algidez de la crisis chilena surgen las revistas Chile Hoy y Marxismo y Revolución. Los artículos de Chile Hoy eran sobre la contingencia política, una especie de columna de opinión en la que los temas de investigación sobre la pequeña burguesía, las capas medias, el poder y el movimiento social se transmitían en un lenguaje político y más accesible722.

  • 723 Marini, “Memoria”, op. cit.

143Respecto a Marxismo y Revolución, esta revista es identificada como el órgano teórico del MIR y en ella llegaron a participar principalmente los investigadores del CESO, pues solo llegó a publicar un número. El segundo, “ya editado, fue destruido en la imprenta, en los días posteriores al golpe”723. Resulta relevante que en ese periodo de profunda crisis el MIR haya decidido editar una revista teórica. Interesante si pensamos que la única que había tenido había sido Estrategia, que se dejó de publicar luego del Tercer Congreso de la organización y de la salida del primer grupo de trotskistas fundadores. Interesante, insistimos, si recordamos que los jóvenes líderes del MIR habían despreciado la tendencia intelectualoide de ese grupo.

  • 724 Ibid., pág. 84. Ruy Mauro Marini, “El desarrollo industrial dependiente y la crisis del sistema de (...)

144Marxismo y Revolución era dirigida por Marini. En el primer número se publicaron dos artículos suyos que habían circulado profusamente en la izquierda del periodo alimentando las discusiones sobre la caracterización de la Unidad Popular. Estos eran: “‘El desarrollo industrial dependiente y la crisis del sistema de dominación’, en el que se analizaba la escisión de la burguesía chilena que, expresándose en la campaña electoral de 1970, abriera el camino a la Unidad Popular […] el otro artículo era ‘La política económica de la vía chilena’, escrito en colaboración con Cristián Sepúlveda, que examinaba las motivaciones de clase de la política económica de la UP y sus implicaciones”724.

  • 725 Ver en “Ruy Mauro Marini. Escritos” [en línea], UNAM, op. cit.

145La gran cantidad de espacios políticos y académicos en los que estaba comprometido Ruy Mauro Marini nos habla de las tensiones que vivía un intelectual en los momentos históricos en los que los acontecimientos se precipitan. El golpe militar encontró a Marini desdoblado en el ser político y el intelectual, en una gran cantidad de actividades y responsabilidades. El primer refugio fue la embajada de Panamá en Santiago, luego Panamá y finalmente México. Marini se refirió al periodo que va de 1973 a 1977 como poco productivo en términos académicos, sin embargo, rastreando, vemos que su producción es bastante nutrida en términos políticos. Podemos contar 16 artículos publicados en la revista Excelsior, 26 en El Sol de México, 26 en El Universal y 16 editoriales para El Correo de la Resistencia725. Este último era el órgano oficial del MIR en el exterior. Más tarde, en 1981, Marini pasó a formar parte del consejo de redacción de la revista Punto Final que se editaba en México:

  • 726 Patricio Rivas, “El saber revolucionario y los términos de la dominación mundial”, prólogo a Ruy Ma (...)

Ruy Mauro Marini ha sido un intelectual producido en las luchas históricas; su actualidad deviene en primer lugar de la disciplina y el rigor por el conocimiento indispensable para la libertad y, en segundo lugar, de la sugerencia de modelos teóricos que son susceptibles de construir pistas de trabajo para las nuevas generaciones. El saber humano avanza caprichosamente, recuperando producciones olvidadas y recreando a partir de ellas nuevas formulaciones726.

146Esta cita corresponde a Patricio Rivas, quien desde Ecuador realizó un reconocimiento a la obra y el compromiso de Ruy Mauro Marini editando un libro con algunos de sus textos. El prólogo, escrito por él, se refiere a las características excepcionales de los aportes intelectuales de Marini y rinde homenaje a quien fue un intelectual revolucionario.

147Una de las perspectivas desde la cual podemos analizar la producción intelectual y la participación militante de argentinos y brasileños en Chile y en el MIR es verlos como intelectuales en el exilio. La categoría de exiliado puede ser relativizada en el contexto de los años sesenta, cuando el peso de la identidad latinoamericana era muy fuerte. Los intelectuales que decidieron, luego de las expulsiones o persecuciones en sus respectivos países, refugiarse en algunos de los países de la región se mantuvieron en contacto con sus realidades locales y se integraron plenamente en los espacios de recepción.

  • 727 Marchesi, Aldo, “Imaginación política del antiimperialismo: Intelectuales y política en el Cono Sur (...)

148Desde principios del siglo XX se venía desarrollando en América Latina una corriente identitarista desde el movimiento literario. Esta corriente unificaba las características de las sociedades latinoamericanas y las diferenciaba de los europeos y los norteamericanos. Desde los años cincuenta, con la creación de la CEPAL, esa identidad adquiere elementos más concretos, pasando de una identidad a un proyecto común. Los intelectuales exiliados de los años sesenta se sentían parte de ese proyecto común y ya venían participando en redes latinoamericanas desde hacía una década. Cuando llegaron a Chile, esas redes estaban activas. La imaginación del latinoamericanismo y el antiimperialismo727 se convirtió en una realidad concreta cuando los intelectuales se instalaron en México o Chile, que fueron los países que recibieron a los exiliados en ese momento.

149El exilio de los argentinos y de los brasileños fueron distintos. Los primeros tenían una tradición de golpes de Estado e insilios académicos y, además, las organizaciones revolucionarias no habían logrado atraer a los intelectuales. Desde esa perspectiva, el exilio se vivía como ruptura con una realidad local. En Brasil, en cambio, la intelectualidad estaba muy relacionada con el poder y la izquierda revolucionaria, por lo que el exilio se vivió como continuidad.

150Al analizar los trabajos académicos y políticos de los intelectuales argentinos y brasileños, extraña la falta de referencias a los procesos históricos de sus países de origen. Si analizamos, por ejemplo, la producción de Ruy Mauro Marini, veremos que en su primer exilio en México sus análisis estuvieron centrados en la realidad brasileña, sin embargo, sus trabajos en Chile se centraron en la realidad local. Esto resulta un tanto preocupante en vista de los acontecimientos posteriores, que terminarán instalando una dictadura de carácter similar en Chile.

151Si bien los procesos chilenos eran tan potentes que concitaron las investigaciones y los análisis de estos intelectuales extranjeros en búsqueda de la caracterización del periodo, queda como crítica la falta de reflexión en torno a los procesos latinoamericanos. Al parecer, pensando hacia afuera, la identidad latinoamericanista subordinó la reflexión en torno a las experiencias nacionales y, pensando hacia adentro, la profunda atención a la originalidad del acontecer chileno impidió observar las similitudes en la reacción y en las formas de intervención extranjera.

152La Universidad de Brasilia, el CESO, la revista Punto Final y el MIR fueron espacios donde confluyeron intelectuales militantes y en todos estos espacios participará uno de los intelectuales latinoamericanista más relevantes en el periodo: André Gunder Frank. Sin embargo, la relación militante de Frank con el MIR es relativizada en algunos casos y afirmada en otros.

153Uno de los que aseguran que era una militancia completa es Andrés Pascal Allende, quien se refiere a la relación entre el MIR y los intelectuales como una relación sistemática, con cierto orden y basada en temas concretos. En ese sentido, el vínculo de Frank y su esposa era muy orgánico, ya que proporcionaban el espacio de discusión y los temas a debatir. Respecto de quienes dudan de que Frank haya militado orgánicamente en el MIR, es probable que lo hagan con base en el carácter del alemán. Quienes conocieron a Frank lo definen como crítico, inteligente, pedante, peleador: con esas características cuesta imaginárselo militando en una organización político-militar que exigía disciplina y la aceptación de la jerarquía.

154Frank tuvo una interesante trayectoria intelectual, llena de conflictos con otros científicos sociales. Las primeras disputas surgen con sus maestros en la Universidad de Chicago a propósito del alejamiento del alemán de las ideas liberales fomentadas en esa universidad. Un segundo altercado será con la CEPAL, que lo había contratado al principio de la década de 1960. De hecho, solo llegará a realizar un estudio para esta institución debido a que las conclusiones no fueron del gusto de sus directores. Estos antecedentes retardarán la incorporación de Frank al principal centro de pensamiento de la época, el CESO. Juan Cristóbal Castro, en un estudio sobre este centro, se refiere al “difícil carácter” del alemán y explica:

  • 728 Juan Cristóbal Castro, “ ¡Ojo con el CESO! Hacia una reconstrucción de la historia del Centro de Es (...)

Aunque en octubre de 1968 había sido contratado como profesor en la Escuela de Sociología de la entonces Facultad de Filosofía y Educación de la Universidad de Chile, en el centro se evaluó detenidamente la posibilidad de su arribo, a condición de que “atemperara” su explosivo carácter. Esto resultaba particularmente importante para un equipo que –con alguna excepción– había conseguido tejer una excelente red de relaciones personales y había garantizado espacios para un permanente y fructífero diálogo –al decir de Marini– verdadero secreto de su intensa vida intelectual y del prestigio que alcanzó. El condicionamiento fue asumido rápidamente por Frank, lo que en modo alguno buscó invalidar el sano debate teórico –e incluso la polémica– con sus compañeros. Conocido es que, a esas alturas, Frank era considerado ya un potente intelectual que, con su ensayo “El desarrollo del subdesarrollo” (1966) contribuyó a darle un fuerte impulso teórico a la sociología del (sub)desarrollo728.

  • 729 Frank, El subdesarrollo…, op. cit., pág. 31.

155Siguiendo la trayectoria de Frank advertimos que sus primeros vínculos con Chile se realizan en 1962, cuando, a través de algunas redes personales, conoció a Marta Fuentes, su futura esposa, con quien compartiría su “compromiso social que guiaría [su] quehacer sobre el desarrollo con igualdad antes que con eficiencia”729. Ahí empezó su evolución como latinoamericanista. Su primera polémica en Chile fue con Jacques Chonchol –futuro ministro de Eduardo Frei Montalva y, posteriormente, tras ingresar al MAPU, ministro de Salvador Allende– a través de tres artículos. André Gunder Frank, en un ataque al reformismo – utilizando sus palabras–, abogaba por una reforma agraria rápida contra la implementación lenta que el ministro aconsejaba.

156Frank va y viene a Chile hasta 1968, cuando con su esposa chilena se radica definitivamente en el país hasta 1973. Para él:

  • 730 Ibid., pág. 49.

… fue la ocasión para expresar sentimientos políticos y para poner en práctica la teoría de la dependencia. […] Miristas y socialistas, en especial Miguel Enríquez, Bautista Van Schouwen (el Bauchi), Rafael Barahona, el director de Monthly Review en Chile Ernesto (Tito) Benado y el brasileño Ruy Mauro Marini pasaron días y noches en nuestra casa, y yo en algunas de las suyas o en otras, en discusiones sin fin sobre como traducir “la teoría de la dependencia” en prácticas políticas en Chile730.

157La trayectoria de André Gunder Frank en nuestro país, como en el caso del resto de los intelectuales militantes, combinó las reflexiones intelectuales y políticas, que resultan muy difíciles de separar. Es relativamente fácil seguir su recorrido ya que él mismo se encargó de referenciarlo en su autobiografía, dando con ello evidentes indicios de su conciencia histórica y de la importancia que le asigna al contexto para explicar las ideas. En ese sentido, su libro autobiográfico El subdesarrollo del desarrollo tiene mucho de una historia intelectual del periodo.

  • 731 Ibid., págs. 31-33. El artículo se llamaba “ ¿Ayuda o explotación?”: un título muy gráfico.

158En 1963, en Brasil, ya el reformismo le parecía “una casa remozada del capitalismo”, que había que derribar para levantar una casa socialista. Frente a la tensión chino-soviética se declaró prochino y, antes de integrarse a la Universidad de Brasilia, había escrito ese mismo año un artículo en el que rechazaba la ayuda norteamericana para el desarrollo de Brasil, provocando una polémica política al interior del país731.

  • 732 Ibid., pág. 40.

159El pensamiento crítico de Frank coincide con la reflexión política de los intelectuales brasileños, lo que dio cuerpo a la teoría de la dependencia. Coherente con esa coincidencia, publicó sus tres primeros trabajos teóricos, en los que rechazó la existencia del feudalismo en América Latina y planteó, en cambio, un capitalismo subdesarrollado como condición y no como etapa en el continente. Hacia 1964, Frank había experimentado “un profundo cambio político en el corazón y un cambio teórico, también profundo, en la razón”732.

  • 733 En español publicados como: André Gunder Frank, La acumulación mundial, 1492-1789, Madrid, Siglo XX (...)
  • 734 André Gunder Frank, Capitalismo y subdesarrollo en América Latina, Buenos Aires, Siglo XXI, 1970.
  • 735 André Gunder Frank, Lumpenburguesía: lumpendesarrollo: dependencia, clase y política, en América La (...)
  • 736 André Gunder Frank, Sociología del desarrollo y subdesarrollo de la sociología / El desarrollo del (...)
  • 737 André Gunder Frank, América Latina: subdesarrollo o revolución, México, ERA, 1974. La versión origi (...)

160Así, cuando llega a vivir definitivamente a Chile en 1968, André Gunder Frank tenía a su haber una nutrida producción académica y una profunda reflexión política. En Chile pensó y escribió dos importantes obras: La acumulación mundial, 1492-1789 y Acumulación dependiente y subdesarrollo, que por los efectos políticos del golpe militar en Chile y la consolidación de la ola represiva serían publicados recién en 1978733. Antes de eso, una serie de artículos teóricos y algunos libros aparecieron en distintos medios y partes del mundo. Los más relevantes publicados en español fueron: Capitalismo y subdesarrollo en América Latina (1970)734; Lumpenburguesía: lumpendesarrollo: dependencia, clase y política en América Latina (1970)735; Sociología del desarrollo y subdesarrollo de la sociología (1971)736; América Latina: subdesarrollo o revolución (1976)737, entre otros.

161Esta trayectoria en Chile, mirada desde lo político, resulta igualmente interesante. André Gunder Frank reconocía su participación – aunque pequeña e imperceptible– en los procesos de cambio en el Chile de la Unidad Popular. Esta consistió en la influencia de una teoría –la de la dependencia– que intentará ser aplicada por Allende en las medidas diseñadas durante su gobierno. Además, su involucramiento se produjo con su participación en el debate amplio sobre las salidas económicas, sociales y políticas que ofrecía el proceso y, finalmente, y en una discusión que lo separará de algunos de sus colegas, la defensa de la tesis que planteaba que lo necesario y urgente era prepararse para el advenimiento de la reacción y la posible transición al fascismo.

  • 738 André Gunder Frank, “La dependencia ha muerto: viva la dependencia y la lucha de clases. Una respue (...)

162Esta era también, a fines de 1972, la reflexión en el MIR. Resulta imposible saber si la claridad con la que la organización revolucionaria vio venir el golpe es tomada de las perspectivas de André Gunder Frank, lo que sí es posible afirmar es que hay un fluir de ideas entre ambos. Una expresión muy clara de esta mutua influencia es su provocadora ponencia presentada en el Congreso Latinoamericano de Sociología desarrollado en Santiago en 1972, titulada “La dependencia ha muerto. Viva la dependencia y la lucha de clases”738.

  • 739 Entrevista a Manuel Cabieses, enero de 2014.

163Frank, al igual que otros de los intelectuales del periodo, buscó la difusión de las reflexiones político-intelectuales a través de medios que no fueran académicos. En ese intento, y gracias también a los vínculos con la Nueva Izquierda, comenzó a escribir en Punto Final desde 1968. El director de la revista dice “que siempre se quejaba de que le cortaban los artículos, era el ego del intelectual pisoteado por un periodista”739. En total publicó seis artículos que tendrán un tono muy distinto a sus textos académicos. Los dos primeros, de 1968 y 1969, serán dedicados a la integración latinoamericana y la CEPAL, y tendrán un cariz más intelectual. Sin embargo, desde 1970 en adelante sus textos formaron parte de la guerrilla escrita que se desarrollaba en el periodo.

  • 740 André Gunder Frank y Gladys Díaz, “Los ladrones quieren indemnización”, Punto Final, N° 135, suplem (...)
  • 741 André Gunder Frank, “La política económica en Chile: del Frente Popular a la Unidad Popular”, Punto (...)

164En julio de 1971, la revista publica, en su sección de documentos, un extenso análisis del alemán en colaboración con Gladys Díaz, militante mirista, titulado “Los ladrones quieren indemnización”740, en el que se referían al proceso de nacionalización del cobre impulsado por el gobierno de Allende. En marzo de 1972, en la misma sección que le permitía a la revista analizar temas en profundidad y publicar documentos extensos, Frank escribe “La política económica en Chile: del Frente Popular a la Unidad Popular”741.

  • 742 André Gunder Frank, “Las cartas en la mesa [respuesta a José Rodríguez Elizondo, Punto Final, N° 15 (...)

165En junio de 1972, Punto Final le publica una carta dirigida al diario El Siglo donde exige un desmentido – “por el respeto a la verdad revolucionaria que debe guiarnos y en consideración del compañerismo revolucionario al cual aspiramos”– respecto de las afirmaciones hecha por José Rodríguez Elizondo, que lo tildaban de divisionista y de atacar al Partido Comunista en un evento extranjero. El texto llama la atención por la retórica revolucionaria usada por Frank y por la evidencia de las pugnas existentes entre el Partido Comunista y la Nueva Izquierda, a propósito de las cuales también se enfrentaban los intelectuales de uno y otro lado742.

166¿Por qué un alemán con una brillante carrera intelectual o un cientista social brasileño con una experiencia de fracaso en la lucha armada ingresan a militar en el MIR en un periodo donde la vía pacífica había triunfado electoralmente?

167La respuesta no puede ser solo el contexto. El periodo permite que las decisiones de los individuos sean comprensibles, tengan coherencia, pero no es el contexto el que toma las decisiones, son los sujetos los que optan. Esto es obvio, sin embargo, muchas interpretaciones históricas asumen un historicismo radical que pretende que las actuaciones de los sujetos se expliquen solo por el contexto. Nos parece, por lo menos, insuficiente hablar de una condición de época o un contexto que determina la actuación y la reflexión de los intelectuales, al menos que por contexto entendamos que

  • 743 Löwy, op. cit., pág. 3.

[l]as ideologías, teorías y visiones del mundo deben ser comprendidas como aspectos de una totalidad histórica concreta, en sus lazos dialécticos con las relaciones de producción, el proceso de la lucha de clases, los conflictos políticos y otras corrientes ideológicas. Más especialmente, deben ser comprendidas en su relación con el modo de vida y de pensamiento, los intereses, aspiraciones, deseos y aversiones de las clases, capas y categorías sociales743.

168Las trayectorias individuales de los intelectuales latinoamericanos nos permiten entender sus vínculos militantes con el MIR y observar también su proceso de radicalización política. Los intelectuales de los años sesenta analizaban el contexto, la historia y evaluaban los proyectos en curso. Frente al fracaso de las expectativas creadas por los nacionalismos y los reformismos, algunos de ellos adhirieron a las organizaciones revolucionarias. Los intelectuales exiliados se integraron en los países que los recibieron siguiendo el principio del internacionalismo revolucionario. La realidad no se pensaba desde las naciones hacia América Latina, sino desde el latinoamericanismo hacia las naciones. De ahí que la militancia haya traspasado las fronteras sin complejos. Emir Sader explica las razones de por qué una vez instalado en Chile opta por integrarse al MIR:

  • 744 Emir Sader, “Latinoamericanos…”, op. cit.

Por representar la alternativa revolucionaria frente al camino institucional de la Unidad Popular, el MIR atraía automáticamente a los militantes de otras organizaciones revolucionarias, en particular de las latinoamericanas. La concepción internacionalista del MIR – reivindicada directamente del Che– favorecía aún más la concentración de militantes de esa corriente en el MIR.
Alrededor de Ruy Mauro Marini se ubicaba el núcleo más cohesionado de brasileños en el MIR.
No es posible nombrar a todos los extranjeros que han trabajado en el MIR durante los años del gobierno de la Unidad Popular, por su gran número y por la diversidad de sus orígenes nacionales. El MIR era el lugar natural hacia el cual convergían los militantes de organizaciones revolucionarias de otros países744.

169Analizando los espacios de confluencia de los intelectuales, las discusiones dadas y los vínculos académicos y personales podemos identificar redes y lugares de circulación de ideas. Hacer una revisión a la intelectualidad latinoamericana de la década de 1960 nos lleva a dibujar círculos concéntricos ubicando en el exterior a un grupo importantísimo y numeroso vinculado a una identidad continental amplia que buscaba diferenciarse de lo europeo. Pero había también otros círculos más pequeños definidos en torno a otras identidades. Una de ellas era la teoría de la dependencia, que agrupó a cientistas sociales en torno a una visión crítica al capitalismo, que busca la emancipación no solo identitaria, sino económica. Finalmente, en un círculo aún más pequeño, se ubican los intelectuales que adscribían a la revolución. Esta adscripción no es solo identitaria o disciplinaria, sino que era un compromiso político concreto.

  • 745 Eduardo Devés Valdés, “La circulación de las ideas y la inserción de los cientistas económico-socia (...)

170La teoría de la dependencia es un punto de convergencia para los intelectuales latinoamericanos de esa época. Un grupo importante de ellos funda la red en Brasilia y luego la expande a otros lugares del continente. Esta culmina, para nuestro estudio, en Chile y el MIR. Devés habla de inserción metanacional para referirse a los vínculos establecidos con base en una serie de actividades profesionales que superan lo nacional, pero que por desarrollarse en un ambiente cercano, regional, no son internacionales745. Ese es un buen concepto también para referirse a las redes políticas, ya que si bien trascienden lo nacional, bajo las lógicas del internacionalismo revolucionario no estaríamos hablando de una intervención extranjera. La denominaremos, entonces, como una red política metanacional. A partir de este concepto analizamos las redes que se establecieron con el MIR.

FLUJO EN LAS RELACIONES POLÍTICO-INTELECTUALES ENTRE CEREN-CESO-MIR

FLUJO EN LAS RELACIONES POLÍTICO-INTELECTUALES ENTRE CEREN-CESO-MIR

FLUJO DE LA TEORÍA SOBRE LA ESTRATEGIA

FLUJO DE LA TEORÍA SOBRE LA ESTRATEGIA
  • 746 Entrevista a Theotonio dos Santos, junio de 2013.
  • 747 Eduardo Devés Valdés, Redes intelectuales en América Latina. Hacia la constitución de una comunidad (...)

171La valoración que Ruy Mauro Marini hizo de la teoría de la dependencia como una teoría nacida desde la reflexión de la Nueva Izquierda y la afirmación de Theotonio dos Santos de que los teóricos de la dependencia “no es gente que esté produciendo una obra excepcional, sino es parte del proceso”746 nos permiten justificar nuestro planteamiento de la existencia de una red que es intelectual y política a la vez. Eduardo Devés define el concepto de redes intelectuales como “el conjunto de personas ocupadas en los quehaceres del intelecto que se contactan, se conocen, intercambian trabajos, se escriben, elaboran proyectos comunes, mejoran los canales de comunicación y sobre todo establecen lazos de confianza recíproca”747. Sin duda, lo que funciona en Chile es una red.

172Como decíamos anteriormente, la red se constituyó en Brasilia con intelectuales militantes de la POLOP y en Santiago se radicó en el CESO, que es el espacio de mayor densidad. El otro fue la carrera de sociología en la Universidad de Concepción. Algunos nodos en la red de intelectuales miristas fueron Ruy Mauro Marini, Nelson Gutiérrez y Bautista Van Schouwen. Ellos fueron los sujetos en los que confluyó una relación que era académica y política.

173Las interrelaciones permitían ampliar los vínculos a sujetos que estaban fuera de la militancia y fuera de los espacios de confluencia, ejemplo de ello es la relación existente entre los intelectuales miristas y los intelectuales del CEREN. Este caso nos permite distinguir cuándo la aproximación a la red es meramente intelectual y cuándo es también política. En el caso de la vinculación de Hinkelammert a la red, por ejemplo, fue académica. Este trabajaba con dos jóvenes sociólogos miristas, pero no se vinculó políticamente al MIR. Sin embargo, va a participar en la discusión en torno a las teorías de André Gunder Frank.

174Otro vínculo interesante es el de Armand Mattelart, que se aproxima a la red mirista desde su colaboración con los frentes de masas como experto en comunicaciones.

175Esta vinculación a la red también es síntesis entre pensamiento y acción y se dio en distintos espacios de la política. Fueron muchos los intelectuales involucrados en el proceso que colaboraron con las organizaciones políticas del periodo y en esa relación nutrían su pensamiento complejizándolo. Pese a las críticas que hoy se levantan a la politización de estos intelectuales, en el periodo fue una relación enriquecedora tanto para las organizaciones políticas como para los pensadores. Según Patricio Rivas, los intelectuales que reflexionan en el Chile de la Unidad Popular:

  • 748 Rivas, op. cit., pág. 13.

Lo hacen frente a una urgencia que no proviene de su saber autocentrado sino de la aceleración histórica de los tiempos políticos en nuestra región […]. Esa aceleración impulsa la necesidad de correlacionar investigación, modelo, sugerencia y propuesta en un proceso doble: por un lado, desde el programa de transformación que los agrupa, y por otro, de producción de datos relevantes para su propio pensamiento, como se ve en las reflexiones frecuentes entre estos pensadores748.

  • 749 Aníbal Quijano, “Introducción”, en Carmen Pimentel (ed.), Vidas marginales, Santiago, Editorial Uni (...)

176En esta red política-intelectual estaba también Aníbal Quijano, vinculado a Miguel Enríquez desde 1967, cuando el líder mirista viajó a Perú. Quijano era un maestro en un sentido más clásico. Los miristas lo escuchaban, aprendían de él, reconocían su saber político, su experiencia guerrillera y su gran altura intelectual. Quijano sistematizó sus observaciones sobre el trabajo de masas del MIR en el Frente de Pobladores en el prólogo a un libro titulado Vidas marginales, publicado en 1972. Ahí explica la relación entre dependencia, marginalidad, poder popular y violencia749.

  • 750 Entrevista a Theotonio dos Santos, junio de 2013.

177Otra de las participantes de la red (muy a pesar suyo) es Vania Bambirra. Bambirra proporciona una sistematización académica de las críticas a la teoría del foco que se habían hecho en la POLOP y con las cuales concordaba el MIR. Sus textos sobre la lucha armada en América Latina animaban las discusiones sobre la estrategia. Sin embargo, Bambirra se negó a establecer un vínculo cercano con el MIR debido a que desde su militancia socialista en Chile estimaba que la cercanía con la lucha armada minaría las relaciones con el Partido Comunista. Para Vania Bambirra, los vínculos debían hacerse al interior de la Unidad Popular y no por fuera750.

178Los intelectuales latinoamericanos y latinoamericanistas que se vincularon al MIR entre los años 1968 y 1973 eran militantes o estaban en el proceso de incorporación cuando el MIR decidió comenzar a realizar acciones armadas. Sin embargo, estas acciones consistieron, como lo vimos, en acciones de financiamiento, propaganda armada, acciones de sabotaje y escuelas de formación militar, no en un enfrentamiento armado de tipo guerrillero –como sí lo asumió el PRT en Argentina en ese mismo periodo–.

  • 751 Igor Goicovic, “Contexto en el que surge el MIR”, Revista del Centro de Estudios Miguel Enríquez, N (...)

179Estas acciones violentas comenzaron a realizarse en una compleja coyuntura nacional en la que las medidas reformistas del gobierno democratacristiano se veían débiles e insuficientes. Frei Montalva y su gabinete actuaban con violencia frente a las acciones de autonomía popular, como tomas, huelgas, etc. Entre estas, el episodio más crudo fue la represión en Pampa Irigoin, cuyo saldo fueron diez muertos y varias decenas de heridos. En este contexto la violencia desde los partidos de izquierda adquirió legitimidad. Tanto así, que el propio partido gobernante tendría una escisión por la izquierda que dio origen al MAPU, que también planteaba la lucha armada como estrategia para lograr las transformaciones en el país. Antes de eso, en 1967, en el partido de Allende había triunfado también la tesis insurrecionalista751.

  • 752 Hay varios textos que analizan el proceso de “agudización de las contradicciones” o aumento de las (...)

180La vinculación de estos intelectuales a un partido como el MIR, que adscribía a la lucha armada, estaba, por lo tanto, fundamentada por la coyuntura vivida en Chile. Por lo menos en la superestructura, la violencia revolucionaria tenía cabida. En ese sentido, podemos afirmar que aunque el MIR se funda en 1965, el ciclo de violencia en Chile se abre hacia 1969, cuando diversos actores la asumen como legítima y el Estado, lejos de mantener su monopolio, genera condiciones para su apropiación por estos actores752.

181Pese a esta definición estratégica del MIR, el ascenso del gobierno de Salvador Allende generó nuevas condiciones. La principal es que la izquierda logró ganar las elecciones y, por lo tanto, se revertía la razón que justificaba la creación del MIR, que era el fracaso de la vía electoral. Además, esta organización leyó la elección de Allende como parte de la voluntad popular y de un amplio proceso de avance hacia la revolución. Bajo estos argumentos, el MIR apoyó desde fuera al proceso de la Unidad Popular, decretando el cese de la realización de acciones armadas.

182En palabras de Osvaldo Torres, lo que desarrolló el MIR en el periodo de la Unidad Popular fue la “acción directa de masas”:

  • 753 Torres, op. cit., pág. 187.

… que consistía en organizar y alentar el impulso de acciones populares que, sobrepasando la legalidad, concretaran las reivindicaciones de diversos sectores sociales. En estas acciones se realizaba apoyo armado de tipo defensivo para las represalias patronales o desalojos policiales, aunque no se reporta ninguna acción armada del MIR que haya tenido consecuencias fatales753.

183El pacto con Allende en lo relativo al uso de la violencia es muy importante para entender el vínculo de los intelectuales con la organización. En la práctica, el MIR no combatió y eso impidió que la política se subordinara a lo militar, lo que le dio mayor importancia al rol de los pensadores en una organización obsesionada por definir las características de la formación social y la caracterización del periodo, tarea en la que los intelectuales cumplían una importante función.

184Para entender el desarrollo y la densidad que alcanzan las redes intelectuales al interior del MIR y desde el MIR hay que tener en cuenta el proceso, y comprender las características del contexto que alientan la decisión de los intelectuales de militar en el MIR. No es solo una cuestión de “época”, no era la fatalidad histórica que llevaba a estos sujetos a ser parte de un movimiento del que no podían escapar. Hubo decisión, evaluación y compromiso concreto. Tampoco fue solo la obra comprometida que propone Sartre, sino la conciencia política y la acción concreta.

185El ejemplo de Vania Bambirra grafica la voluntad y la decisión personal, racional y consciente sobre la participación o no en esta red. En su caso son sus textos los que forman parte de la red y no su persona. Si lo comparamos con los vínculos establecidos por su marido, Theotonio dos Santos, podemos plantear que, a pesar de compartir el mismo origen y el mismo periodo, las decisiones son distintas porque las valoraciones también lo son.

186Finalmente y analizando este vínculo de Dos Santos con el MIR, podemos decir que fue uno de los miembros más activos de esta red, pero que curiosamente no fue militante. El brasileño fue director del CESO desde 1970, participó en la fundación de la revista Chile Hoy y era uno de los intelectuales más consultados por el Comité Central del MIR:

  • 754 Entrevista a Theotonio dos Santos, junio de 2013.

Nosotros estuvimos ahí haciendo conferencias y trabajando con ellos. Ellos estaban siempre en mi casa y llegaban armados, nuestros hijos en esa época los adoraban porque decían mira las armas…
Y yo tenía muy buena relación con el MR2 también y muy buena relación con las alas del Partido Comunista, con el MAPU, con toda la gente. Pero el MIR ya era en términos de una simpatía histórica, porque era más parecido a la Política Operaria y tenían un nivel teórico muy bueno, muy capaz, muy ágil […].
Lo que yo intenté personalmente e intelectualmente fue tratar de ganar la izquierda para transformar los movimientos populares en base de poder. Bueno, los Elenos, por ejemplo, no eran grandes intelectuales y no tenían esa fuerza intelectual que tenía Miguel, y todo el grupo […] Pascal era un tipo que tenía un gran nivel intelectual754.

187El compromiso de Dos Santos era con la revolución y no solo con un partido. Se trata de un intelectual revolucionario que mantuvo su compromiso más allá de las estructuras partidistas y del “tiempo de la revolución”.

188El golpe termina con la red de intelectuales vinculados al MIR, por lo menos en los términos en que la hemos analizado hasta aquí. La vinculación a la actividad académica de los intelectuales internacionales actuó como escudo protector de sus vidas y les permitió partir al segundo o tercer exilio. Algunos, como Ruy Mauro Marini, van a intensificar la relación política con el MIR en desmedro del vínculo intelectual anterior. Las condiciones cambiaron, la resistencia se toma las definiciones tácticas y Marini, desde México, asume la dirección de El Rebelde.

  • 755 Marín, Los hechos armados, op. cit.

189Los argentinos volvieron a su país, donde vivieron suertes distintas. Las organizaciones revolucionarias en el otro lado de la cordillera estaban en una intensa actividad militar. Bajo esa condición, Juan Carlos Marín, inserto en el mundo intelectual de su país, desarrolló una investigación que más tarde dará origen al libro Los hechos armados755. Néstor D’Alessio terminó apartándose totalmente de la actividad política en América Latina al radicarse en Alemania. Hugo Perret y Patricio Biedma, vinculados a Montoneros, fueron asesinados en 1976 por la dictadura argentina.

190Algunos intelectuales se mostraron, con posterioridad, muy críticos sobre su experiencia militante, sin dejar de valorar el impulso académico que esta relación significó. Antonio Sánchez García, desde Venezuela, hace un balance:

  • 756 Antonio Sánchez García, “La oposición chilena se merecía un presidente como Chávez”, El Nacional, 2 (...)

Esos tres años transcurridos desde mi llegada al país sin otro bagaje que una formación histórica y filosófica para poner al servicio de la revolución armada y el golpe de Estado tres años después, que nos encontrara a Vasconi, a García, a mí y a un puñado de los más importantes investigadores marxistas de América Latina –muchos de Brasil, entre ellos el mismo Marco Aurelio, Ruy Mauro Marino, Vania Bambirra y Theotonio dos Santos– en nuestro centro de trabajo, sin una pistola en la mano y la más mínima idea de qué debiéramos hacer para ocupar “nuestro puesto de lucha”.
Llevado por el entusiasmo revolucionario, le solicité a “Jorge” y al Campana, como algunos veteranos solíamos llamar a Miguel, me enviaran a Cuba a prepararme en guerra de guerrillas. Eso queda para los “cabeza de músculo”, me respondieron en más de una ocasión […]. ¿Qué haría un ideólogo cargando una RPG-7 o montando minas vietnamitas, esas pailas explosivas que jurábamos poner bajo las orugas de los tanques llegado el momento de los “quiubos” o “cuando las papas quemen”, como solíamos prometernos en nuestros delirios de futuros e inútiles combatientes?756

191Si bien Sánchez García, treinta años después del golpe hace una evaluación desde “la perspectiva militar” planteando el problema desde las armas, es evidente que las deficiencias no fueron solo militares, la derrota fue fundamentalmente política.

192El carácter de la relación de los intelectuales con el MIR solo era posible porque no era una organización guerrillerista. Desde esa perspectiva, el MIR convocó a los intelectuales a incorporarse desde su función social, no para combatir sino para pensar. La derrota de los intelectuales será política, de análisis. Los intelectuales fracasaron en la caracterización del periodo y en el intento de construir la hegemonía del pensamiento revolucionario. Si bien alguien podría alegar que la función de los intelectuales es pensar la utopía y no construir la política, esta diferenciación no cabe en la definición del intelectual militante, del intelectual revolucionario. En esta doble función la mediación desaparece y la responsabilidad del intelectual no es solo con las ideas, sino también con la práctica.

193Respecto a la caracterización del periodo, los intelectuales asumieron que en Chile, Latinoamérica y el mundo se estaba viviendo el tránsito del capitalismo al socialismo, la consolidación del proceso soviético, la revolución cubana, los avances del pueblo vietnamita y el ascenso de Allende al gobierno así lo evidenciaban. Pese a la retórica de que la revolución se construye, los intelectuales y la Nueva Izquierda asumieron que esta llegaría y se instalaría. El golpe era anunciado, pero era visto solo como un escollo en el tránsito al socialismo, no como su derrota.

194El MIR y los intelectuales revolucionarios miraban el avance de la historia como si este estuviera fuera de los sujetos. La movilización popular era asumida como conciencia revolucionaria y se minusvaloraba la capacidad de reacción de la clase dominante y, sobre todo, su capacidad creadora, que terminó derrotando en el largo plazo al proyecto revolucionario.

INTELECTUALES LATINOAMERICANOS Y LATINOAMERICANISTAS EN EL MIR CHILENO

INTELECTUALES LATINOAMERICANOS Y LATINOAMERICANISTAS EN EL MIR CHILENO

Las tesis del pensamiento latinoamericano y latinoamericanista y su circulación en el MIR chileno, 1967-1973

195La teoría de la dependencia fue un referente interpretativo o un imaginario de época. Si bien nos podría parecer que ambos conceptos son distintos y hasta contradictorios –el primero objetivo y científico, el segundo subjetivo e idealista–, lo que proponemos aquí es que las categorías, los objetos de estudio y los métodos son siempre instrumentos disciplinarios, pero también una “aspiración”. Sin pretender caer en el subjetivismo absoluto y más bien todo lo contrario, diremos que la teoría de la dependencia es una definición desde la política que se convierte en un prisma interpretativo que aspira a ser ideología dominante, es decir, a construir hegemonía.

196Tomás Moulián utiliza el concepto de imaginario para criticar la realidad intelectual de los años sesenta. Lo define como un instrumento de la política donde la realidad “aparece simbólicamente elaborada”. Para el sociólogo chileno, el imaginario

  • 757 Tomás Moulian, “Campo cultural y partidos políticos en la década del sesenta”, Santiago, FLACSO, do (...)

… contiene definiciones del mundo social realizadas en términos fácticos (proposiciones donde se afirma la existencia objetiva de “hechos sociales”) y en términos normativos, (proposiciones sobre el deber ser). […]
Este “artefacto” simbólico denominado “imaginario” sirve para orientar la acción (opera como “conocimiento”) y para movilizar voluntades (opera como “conciencia”). En su contenido se mezclan datos, conocimientos considerados científicos, ideologías sistemáticas, sueños, ilusiones, deseos colectivos, mitos compartidos757.

197En esta definición, el imaginario es la construcción de la utopía. Desde el presente análisis, la construcción de la utopía es la tarea de los intelectuales –en la definición clásica del intelectual, no como experto sino como un sujeto que interviene en la realidad desde su función social–. Quienes deben materializar y bajar esa utopía a un programa y un marco de realidad tangible son las organizaciones políticas. En ese sentido, la derrota del proyecto de la izquierda en los años sesenta involucró a los intelectuales en su función política, porque en su dimensión intelectual hicieron lo que les correspondía, evaluar, levantar crítica y pensar la utopía.

198Hay ciertas ideas que circulan por los espacios políticos y se traducen en líneas, definiciones y prácticas a través del análisis de la producción académica de los intelectuales militantes y colaboradores del MIR chileno. Identificaremos cuáles son las líneas de pensamiento o ideas que nutrieron la discusión política en el periodo 1967-1973, momento de estrecha relación con los intelectuales latinoamericanos.

La caracterización del periodo

199Para la Nueva Izquierda el mundo estaba en la etapa de superación del capitalismo y transitaba hacia el socialismo. La tesis de que en América Latina existía un capitalismo dependiente, que generaba un subdesarrollo como condición latinoamericana y no como etapa del desarrollo fue rápidamente asumida por los partidos de esta corriente. Esta tesis “científica” permitía enfrentarse a las tesis de la revolución por etapas y la conciliación de clases levantadas por la izquierda tradicional. Además, la tesis del subdesarrollo como condición se enfrentaba a la tesis desarrollista de la CEPAL, convirtiéndose así en la idea fuerza desde la cual no solo se disputaba la conducción de los sectores populares, sino que se anunciaba el fracaso del proyecto desarrollista de la Democracia Cristiana, que había logrado encantar a una importante cantidad de pueblo pobre y a la mayoría de los sectores medios del país.

  • 758 Entrevista a Eduardo Santa Cruz, noviembre de 2014. Santa Cruz señala: “Nos equivocamos en la carac (...)

200De esta tesis central se desprende otra, que terminará siendo una apuesta de futuro. El capitalismo estaba en su etapa final y el mundo, incluida América Latina, avanzaba hacia el socialismo. Así, basándose en las interpretaciones desarrolladas por los expertos, se pasaba de definir la formación social latinoamericana como feudal y promover la revolución democrático-burguesa, a considerar que América Latina era capitalista y la revolución que había que hacer era la socialista. Para la intelectualidad latinoamericana de izquierda, el periodo que se vivía era de tránsito del capitalismo al socialismo758. En la jerga política marxista de la época, eso era la caracterización del periodo. Esta tesis no era de carácter local sino mundial, pero adquiría mucho más sentido en el Chile de Salvador Allende, donde las políticas reformistas del socialista preparaban las bases sólidas del tránsito a una nueva etapa histórica.

  • 759 MIR, “Programa del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR de Chile), 15 de agosto de 1965, en (...)

201Hasta 1970, los estudios de los intelectuales marxistas ahondaban en la formación social latinoamericana y chilena. En lo específico, esos estudios se referían al carácter de la dependencia, a la caracterización de la burguesía y al análisis de las relaciones de producción. En términos políticos, el MIR, en el programa redactado para su congreso inaugural, señalaba que Chile era “un país semi-colonial tanto por su estructura económica como por su dependencia del mercado mundial”. Debido a esa condición, necesitaba abordar tareas esenciales como la liquidación del imperialismo y la revolución agraria759. Esta definición estaba en plena sintonía con los planteamientos de los teóricos de la dependencia, que señalaban que en el proceso de avance hacia el socialismo se desarrollarían las revoluciones pendientes, como por ejemplo, la modernización agraria.

  • 760 André Gunder Frank, “Chile: El desarrollo del subdesarrollo”, Santiago, Monthly Review, Selecciones (...)

202Un par de años más tarde, André Gunder Frank sistematizaba sus estudios críticos en un artículo publicado en Monthly Review. En él planteaba que “[t]odos los ensayos conducen a una conclusión de importancia cardinal: el capitalismo nacional y la burguesía nacional no pueden ofrecer salida alguna al subdesarrollo en América Latina”760. Los estudios de Frank, Marini y Dos Santos planteaban, a través del análisis de casos (especialmente el brasileño y el chileno), la condición de dependiente de la sociedad latinoamericana y la necesidad de la revolución para superarla. Frente a la pregunta de si es posible, desde el impulso capitalista, lograr el desarrollo, Frank respondía:

  • 761 Ibid., pág. 2.

NO; el camino al desarrollo económico y al progreso social en Chile y en Latinoamérica es otro y pasa por la revolución armada hacia el socialismo.
Podría pensarse, y así lo manifesté últimamente a muchos amigos, que hoy estas verdades están por demás demostradas por los hechos y son conocidas por todos (pues en su esencia esta misma “teoría marxista” y “política revolucionaria”), para no hablar del resultado de la elección de 1964 y de la “revolución en libertad” democratacristiana en Chile, visiblemente dejó sus frutos en Brasil, Indonesia, Ghana, para escoger un solo ejemplo en cada respectivo continente761.

203El dependentismo planteaba el análisis no solo en clave colonial, sino de lucha de clases. Así superaba la perspectiva que situaba la contradicción fundamental en la relación centro-periferia para señalar que esta se reproducía también al interior de los países. Dependencia y explotación eran, de esta manera, dos formas en las que se expresaba la contradicción de clases, solo posibles de superar a través de la revolución:

  • 762 Ibid., pág. 27.

Es tesis fundamental […] que esta misma estructura [dependiente] se extiende desde el centro macrometropolitano del sistema capitalista mundial hacia “abajo”, hasta abarcar a los trabajadores agrícolas más distantes y supuestamente más aislados, los cuales, a través de esta cadena de interrelaciones entre sucesivas metrópolis y satélites, están sometidos a la metrópolis central mundial, y, por lo mismo, incorporados al conjunto del sistema capitalista. La naturaleza y el grado de estas ligazones difieren según tiempos y lugares; y estas diferencias producen otras diferencias importantes en las consecuencias económicas y políticas que de ellas derivan762.

  • 763 Frank, El subdesarrollo…, op. cit.
  • 764 Ibid., pág. 53.

204Las reflexiones de André Gunder Frank circulaban por el MIR, pero también tensionaban al gobierno de la Unidad Popular. A las críticas a la reforma agraria de Chonchol se sumaban sus diálogos con Sergio Ramos, economista del Partido Comunista, sobre los precios y los créditos a privados otorgados por los bancos nacionalizados763. Las tesis del alemán van a levantar una serie de réplicas y críticas. Uno de los principales contendores era Franz Hinkelammert, quien lideró las “críticas académicas a su supuesto circulacionismo”. A Frank se le acusaba de no dedicarse a la producción y, por lo tanto, de que sus tesis no eran suficientemente marxistas. Frente al debate que se dio sobre su carácter de marxista ortodoxo o neomarxista, él respondería más tarde: “nunca he pretendido ninguno de los rótulos”764.

205En las declaraciones del MIR escritas antes de 1970, se insinúan algunos de las discusiones teóricas del periodo. En el documento mirista ya mencionado a propósito de los sucesos de Checoslovaquia en 1968 se planteaban afirmaciones importantes sobre cómo esta organización estaba pensando el socialismo. En él el MIR se declaraba aliado de los países socialistas, sin embargo, era crítico al proceso soviético y su influencia sobre los países de Europa del Este. En la declaración, emitida en septiembre de 1968, sostenía que el socialismo checo tenía las limitaciones de haber sido implementado por los tanques soviéticos y no por la movilización popular, por lo que carecía de una conciencia y una moral socialista. Era, entonces, un socialismo incompleto, economicista y corrupto, que podía haber sido superado por la izquierda de no ser por la invasión soviética, que lo que hacía era frenar las fuerzas populares internas.

  • 765 Franz Hinkelammert, Pilar Vergara, Hugo Perret y Patricio Biedma, “Dialéctica del desarrollo desigu (...)

206Las diferenciaciones entre los tipos de socialismo no eran solo una preocupación de la nueva izquierda política, sino también de los intelectuales. Dentro de esa inquietud, Hinkelammert, en colaboración con Pilar Vergara, Hugo Perret y Patricio Biedma, desarrolló en el CEREN un estudio que diferenciaba los socialismos soviético, cubano y chino765.

207Un tema especial y coyuntural que permitió la “bajada” de la teoría al plano de la política concreta fue la reforma universitaria. Respecto a la reforma vivida en Chile desde 1967, es posible reconocer dos líneas de análisis: la primera, de carácter académico, desarrollada por Tomás Amadeo Vasconi y, la segunda, en clave política, a través del ya aludido documento escrito por Miguel Enríquez “La revolución universitaria”.

208Vasconi tuvo un acercamiento al marxismo en Chile desde el CESO. Su análisis estaba pensado para el cambio social y desde una perspectiva clasista, pero enmarcado en la educación formal y pensado para la universidad. En ese sentido, sus reflexiones iban en una línea distinta a las de Paulo Freire, que pensaba la liberación desde la educación en una matriz filosófica y espiritualista, mientras que la mirada de Vasconi era estructural e institucional.

209El documento escrito por Enríquez para intervenir en el proceso de reforma nos da una idea de las teorías que circulan por la nueva izquierda intelectual chilena sobre el tema. En él destacan los aportes del marxismo gramsciano y del marxismo occidental utilizados para generar una profunda crítica al proceso de modernización y proponer un proceso de revolución:

  • 766 Enríquez, op. cit.

Podemos concluir entonces que la Universidad, sobre la base de permanecer clasista su selección, limitada en su capacidad, abierta a la penetración norteamericana, mediocre en su producción, estimulando el aislamiento social del intelectual, por medio del individualismo y aspirantismo, y pretendiendo constituirse en cátedra de la ideología de la contrarrevolución, se ha transformado notoriamente en relación a los principios de siglo766.

210Enríquez opone a la modernización propuesta por los norteamericanos a las universidades chilenas la revolución universitaria concebida como parte de la revolución social. Reconoce un proceso en curso de transformación de los planteles de estudio, que iba de la mano con el ascenso de la movilización social. Así, el movimiento universitario fue muy importante para construir el imaginario de tránsito al socialismo debido al efecto político que tuvo, en especial en la profundización de la democracia universitaria. Enríquez enfatiza que ese es uno de los ámbitos de mayor impacto:

  • 767 Idem.

Se plantea entonces el proceso revolucionario progresivo que envuelve las luchas reivindicativas remarcando y acentuando como aspiración más importante la cuestión del poder estudiantil, esto es el Cogobierno, como única y limitada forma de impedir la total utilización de la Universidad por parte de la burguesía. El Cogobierno, esto es la dirección tripartita de la Universidad por estudiantes, profesores y egresados, surge así la consigna reivindicativa fundamental de este período, pues además entrega la llave de toda política y administración de la Universidad misma.
La Izquierda Tradicional en cambio afirma que en este frente sólo se puede plantear la Reforma Universitaria, pues: “Revolución hay una sola y ésta es la Revolución social”, revelando así un simplismo conceptual abismante, llegando a una generalización superficial que: o la aleja de la realidad Universitaria concreta en relación a llevar a los estudiantes por cauces revolucionarios en el sentido de no ofrecer estos una vinculación entre la lucha por sus reivindicaciones, y por otro lado su lucha por el “Socialismo”; o los castra y limita, al no ser capaces de plantear en el frente universitario un objetivo más allá de lo inmediato, que les dé toda una línea estratégica, y así cae en una continua y cíclica lucha reivindicativa, táctica, falta de todo contenido y propia vida767.

  • 768 A los teóricos del marxismo citados, como Marx, Lenin, Rosa Luxemburgo, Trotsky se suman, Sartre, S (...)

211Destacamos de este extenso documento (25 páginas) el manejo teórico de Enríquez, la variedad de citas y referencias a autores768 y el abordaje de distintas temáticas ligadas al movimiento universitario. De los temas políticos tratados, merece mención especial el apartado dedicado a “El joven intelectual y la política revolucionaria”. Su importancia radica en que Enríquez, al analizar a este sujeto, estaba hablando de sí mismo y del grupo de compañeros con los que compartía la conducción del MIR. En el documento se entendía al estudiante universitario como “joven intelectual dual”. Haciendo una síntesis del pensamiento de Gramsci, señalaba que

… del análisis de Gramsci nos interesa resaltar cómo entrega a los problemas analizados un amplio y mucho más libre juego en las relaciones de superestructuras e infraestructuras, buscando, eso sí, relaciones específicas sin caer en generalizaciones simplistas y faltas de toda realidad.

212Luego del análisis de la categoría de intelectual desde la perspectiva idealista, culturalista y ortodoxa y su relación con la política, define que

… los intelectuales, especialmente la joven intelectualidad, los estudiantes, han llegado al socialismo y más que eso, están hoy dando sus vidas por él. ¿Que no es su mayoría, sino en escaso número en relación al total? Ni la Historia ha progresado jamás por mayorías, ni las clases buscan su definición en un promedio aritmético de sus miembros, escogen a los más decididos de ellos y éstos definen y deciden su actitud ante la Historia por la totalidad.

213Se reconocía como minoría, pero asumía que él y el MIR estaban en el camino correcto, el camino del socialismo, tesis que era reforzada en la medida que avanzaba el proceso. La visión vanguardista del joven mirista quedaba en evidencia muy tempranamente.

214Desde 1970 en adelante, la discusión respecto a la transición al socialismo adquiere más importancia debido a las políticas aplicadas por Allende y al alza de la movilización popular. Para la izquierda se hacía evidente el tránsito. El MIR publicó en mayo de 1970 su posición frente a las elecciones en las que planteaba sus dudas sobre la posibilidad de que ganara el candidato de la Unidad Popular. En un extenso análisis de la coyuntura política y económica, la organización planteaba su no participación en las elecciones y sus aprensiones respecto de la posibilidad de avanzar hacia la revolución desde la opción legalista.

  • 769 MIR Secretariado Nacional, “El MIR y las elecciones presidenciales”, Punto Final, N° 104, Suplement (...)

215Lo que llama la atención en el texto es la gran cantidad de información utilizada en el análisis para justificar “científicamente” las afirmaciones políticas769. El uso de datos, cifras y discusiones conceptuales habla del vínculo del MIR con “expertos”, que le permite realizar tal levantamiento de información. Por los datos económicos, sin duda Ruy Mauro era el principal intelectual elaborador de insumos.

216En el documento, el MIR reafirmaba la existencia del agotamiento capitalista y el tránsito definitivo al socialismo. En esta tónica planteaba que

  • 770 Ibid.

[s]i el resultado electoral llevara al triunfo de la Unidad Popular, lo que creemos enormemente difícil, partimos de la base que un golpe militar reaccionario tratará de impedir el acceso popular al poder. En ese caso no vacilaremos en colocar nuestros nacientes aparatos armados, nuestros cuadros y todo cuanto tenemos, al servicio de la defensa de lo conquistado por los obreros y campesinos.
Cualquiera que sea el desenlace electoral, estamos ciertos de que no se detendrá el avance de la revolución ni se hipotecará la necesidad de una estrategia revolucionaria, sino que al contrario, se abrirá un nuevo periodo que con renovado vigor nos llevará hacia la revolución socialista en Chile770.

217Una vez instalado el gobierno, el fantasma del golpe de Estado estuvo siempre presente, por lo que el MIR llamará a la defensa del triunfo, que no era visto como un triunfo de la Unidad Popular, sino como un avance hacia al socialismo. Las reformas eran triunfos populares que constituían el piso sobre el cual se avanzaba hacia este.

218Los centros de estudios más importantes del país comenzaron a analizar el tránsito en diversos ámbitos; uno de los más relevantes era la transformación del Estado. Como ya vimos en el capítulo III, los eventos académicos más importantes del periodo fueron los seminarios organizados en conjunto por el CESO y el CEREN en 1971 y 1972. El simposio de 1971 fue muy amplio en temas y participantes. Haciendo una revisión de las materias analizadas podemos ver los temas que discutía la izquierda militante. En el marco de la pregunta sobre cómo se estaba construyendo el socialismo en Chile, las temáticas que se trataron fueron:

  • La transición socialista y el problema del poder.
  • La problemática económica en el caso chileno.
  • La reforma agraria.
  • Perspectivas en el estudio del socialismo771.

219Sobre el tema de la transición socialista y el problema del poder, la discusión se centró en los aspectos teóricos y prácticos de esta transición y en cómo se desarrollaba en el contexto particular del caso chileno. Los autores que discutieron sobre este punto, Lelio Basso, Kalki Glauser, Rossana Rossanda, Marta Harnecker y José Antonio Viera-Gallo, destacaron que en el caso chileno se daba la coexistencia de un proceso revolucionario dentro de un marco institucional, político y jurídico de carácter burgués.

  • 772 Ruy Mauro Marini, “La Reforma Agraria en América Latina”, en Basso et al., ibid., pág 147.
  • 773 Ibid.

220La intervención de Ruy Mauro Marini a propósito de la reforma agraria nos habla de la política del MIR en el campo. Marini, como ya vimos, planteaba que “la nacionalización o estatización de la tierra, que es la medida democrática burguesa más avanzada no puede ser efectuada por la burguesía, sino más bien por el campesinado y el proletariado revolucionario”772. Argumentaba que las reformas agrarias en América Latina no habían sido obra de la burguesía como tal, sino de la lucha de masas campesinas y obreras. Estas reformas, por tanto, iban más allá de la lucha por el poder sobre la tierra como medio de producción; eran la expresión de la socialización de las relaciones de producción en el campo773.

221Como ya habíamos visto, en el evento participaron Lelio Basso y Paul Sweezy, dos referentes para la Nueva Izquierda chilena. El primero era reconocido por su postura de que era posible mantener la legalidad para avanzar al socialismo, de manera de construir desde arriba hacia abajo, y el segundo, por ser inspirador de muchas de las teorías de este sector. La intervención de Sweezy fue una síntesis de las temáticas tratadas y de la visión del periodo.

222Para Sweezy, el socialismo es un proceso en que la propiedad está en manos del Estado al igual que los medios de producción y hay una amplia planificación de la economía. A partir de esto, no cree que Chile esté en una etapa de transición, ya que no ha superado la barrera que impide la entrada hacia el camino del socialismo. Esto tiene relación con la construcción de la vía chilena al socialismo dentro del marco institucional existente, hecho por la clase dominante (oligarquía). Vale decir, que la burguesía tiene una amplia esfera de influencia, que dificulta que las organizaciones populares alcancen una hegemonía y puedan tomar el poder.

  • 774 Ruy Mauro Marini, “Reforma y revolución: una crítica a Lelio Basso”, en Varios autores, Acerca de l (...)

223En el caso de Basso, sus intervenciones en ese simposio y en el que se realizó en 1972 generaron una réplica de Ruy Mauro Marini titulada “Reforma y revolución, una crítica a Lelio Basso”, publicada en el libro Acerca de la transición al socialismo en 1974774. Desde mediados de 1972 las discusiones se hicieron cada vez más urgentes. Debido a la agudización de las contradicciones se asumía con más fuerza que el país estaba en pleno tránsito al socialismo. Lo que se comienza a debatir en ese momento en la Nueva Izquierda, y especialmente en el MIR, es la táctica inmediata para nutrir la estrategia que la organización ya había definido para conseguir ese tránsito.

Las discusiones respecto de la estrategia y la violencia775

  • 775 Una versión ampliada de este apartado fue publicada con anterioridad: Ivette Lozoya López, “Intelec (...)

224Las organizaciones de la Nueva Izquierda se definieron desde la violencia y a partir de esa postura comenzaron a diferenciarse de la izquierda tradicional. El MIR fue parte de esa definición. A pesar de no convertirse en una organización guerrillerista, ni poner la violencia como centro de su política, en sus declaraciones había una exacerbación de ese tópico para diferenciarse de la izquierda llamada reformista.

  • 776 Ver los trabajos sobre los ciclos de violencia en Chile de Igor Goicovic. El Movimiento de Izquierd (...)

225Como base para el análisis es necesario hacer dos precisiones: la primera, es que la retórica violentista del MIR es parte de un ciclo de violencia abierto en América Latina con la Revolución cubana y que va a durar hasta las transiciones políticas de los años noventa. En ese periodo, la violencia como fenómeno historiable y posible de caracterizar adquiere una fisonomía particular. El ciclo de violencia del que hablamos se caracteriza fundamentalmente por dos elementos: es un ciclo de violencia política y, además, el Estado pierde el monopolio de su ejercicio legítimo. Otros actores se arrogan para sí su uso, lo que es legitimado por amplios sectores de la población776. Los intelectuales, como actores de elite reconocidos por la institucionalidad y valorados por las masas, cumplieron un rol fundamental en la legitimación de la violencia al ponerla en el centro del debate y no como una problemática marginal.

  • 777 Torres, op. cit.

226En segundo término, el MIR no hizo una reflexión filosófica sobre la violencia sino más bien la concibió como un instrumento777. En sus documentos podemos leer las concepciones de Frantz Fanon, pero sin una referencia explícita al autor. No hay tampoco en el MIR una referencia a la moralidad de la violencia, concepción instalada como reflexión por Guevara, sino que la organización apela a la efectividad de la misma para el logro de objetivos políticos. Así, la discusión era sobre la estrategia y no sobre los componentes de la estrategia.

227De igual forma, en la reflexión que hicieron la organización y los intelectuales de las acciones de violencia de masa es posible identificar una definición de la esencia de la violencia que se separa de la tradición liberal, ya que para los científicos sociales miristas, la violencia ejercida por las masas era una violencia creadora; no es solo la rebeldía contra la injusticia o la opresión, sino que era la forma de construcción del poder popular. Jean Paul Sartre, George Sorel y Franz Fanon serán los referentes fundamentales que autorizan a invocar la violencia, desde una retórica de justicia moral y no solo social, como si se tratara de una fuerza purificadora. Justicia, libertad y humanización eran las categorías más usadas.

  • 778 Aníbal Quijano (como Silvestre Condoruna), “La experiencia de la última etapa de las luchas revoluc (...)

228El antiimperialismo tercermundista, reivindicado por Fanon, legitimó la violencia erigiéndola como necesaria e inevitable. También, en 1966, a un año de la fundación del MIR chileno, Aníbal Quijano, con el seudónimo de Silvestre Condoruna, como ya fue dicho, escribió en la revista Estrategia asegurando que América Latina había “ingresado, definitivamente, en un periodo revolucionario”, y que tal proceso era continental, aunque vivido en diversos niveles que requerían una “necesaria integración sistemática de los diversos procesos particulares” para “el enfrentamiento global inevitable con el imperialismo”778.

  • 779 Ibid.

229Para Quijano, como para muchos intelectuales militantes, la guerra era algo ineludible porque los ejemplos históricos así lo señalaban. Haciéndose cargo de las críticas a la estrategia guerrillera por parte de quienes afirmaban que la conciliación de clases era posible, aclaraba: “Esta posición es, simplemente, una estupidez. Sin guerra abierta, sin organización armada, sin violencia organizada y duradera, no se conseguirá jamás la liberación del imperialismo y la transformación revolucionaria de estas sociedades”779. La violencia guerrillera suponía también una superación moral de los pueblos oprimidos.

230Las referencias explícitas a la violencia se dieron en relación con el enfrentamiento armado. En ese sentido, la revista Punto Final consigna varios artículos en los que la violencia es parte del titular. De ellos, la mayoría es para referirse a la violencia ejercida por el Estado y, en una proporción menor, a la violencia guerrillera instalada como estrategia para la toma del poder.

  • 780 Mires, Fernando Fundamentos represivos del estado capitalista. Universidad de Concepción 1971. (Dis (...)
  • 781 Nestor D’Alessio tiene una postura crítica sobre Mires. Dice de él: “En cuanto a Fernando Mires, no (...)

231Uno de los líderes del MIR, el joven intelectual chileno Fernando Mires, se especializó en una de las representaciones de la violencia: la de Estado y represión. En su tesis para la obtención del título de sociólogo abordó dicho tema. Las conclusiones y reflexiones de su trabajo, titulado “Los fundamentos represivos del Estado capitalista”780, fueron difundidos a través de las páginas de Punto Final, lo que le permitió llegar no solo a los militantes miristas, sino a los militantes y simpatizantes revolucionarios en general, y alimentar así las discusiones políticas del momento desde conceptos teóricos tensionados por la práctica781.

232Una aproximación distinta es la del texto publicado también en Punto Final, en 1967, que es parte del libro de Adolfo Sánchez Vásquez titulado Sobre la praxis. El artículo se titulaba “Praxis y violencia” y en uno de sus párrafos se preguntaba por el papel de la violencia en la praxis social, es decir, cuando el hombre no solo es sujeto sino también objeto de la acción. A esta cuestión respondía:

  • 782 Adolfo Sánchez Vásquez, “Praxis y violencia”, Punto Final, N° 31, Suplemento, segunda quincena, jul (...)

Se trata aquí de la praxis como acción de unos seres humanos sobre otros, o como producción de un mundo humano tras la subversión de la realidad social establecida. La praxis social cobra así la forma de la actividad práctica revolucionaria que entraña la destrucción de un orden social dado para instaurar o crear una nueva realidad social782.

233Esta aproximación no estaba en las publicaciones del MIR, aunque sí en la forma de describir las acciones de violencia popular en los trabajos de sus cientistas sociales, sobre todo desde 1971 en adelante. Como ya decíamos, previo a esta complejización del concepto de violencia, lo que existió fue una discusión sobre la estrategia para la revolución. Pero este no fue un debate solo sobre los medios, sino que también implicaba un cuestionamiento sobre el carácter de la transformación, el sujeto y la caracterización del periodo. La teoría de la dependencia instaló los términos de dicha polémica y la nueva izquierda intelectual la asumió de manera distinta de acuerdo con las características propias de cada proceso.

234En Chile, las reflexiones sobre la estrategia se fueron complejizando a la luz de las circunstancias nacionales y se fusionaron con las reflexiones sobre los sujetos urbanos y rurales. Esta caracterización del mundo popular no era nueva, ya la habían establecido los sociólogos dentro de la llamada teoría de la marginalidad. Como vimos, una de las líneas de esa teoría, elaborada por Roger Vekemans, había permitido la creación de la política de Promoción Popular del gobierno de Eduardo Frei Montalva, que generó una ola de críticas por parte de los intelectuales revolucionarios. En esta perspectiva, la visión que el MIR levantó sobre los marginados del campo y la ciudad fue revolucionaria y se convirtió en una crítica respuesta a la lógica integradora del gobierno reformista de la Democracia Cristiana.

  • 783 Punto Final compartió junto con otras seis editoriales, a nivel mundial, la misión de publicar el d (...)

235En los años que Van Schouwen y Enríquez asumieron la conducción del MIR hubo una incorporación sin crítica del modelo guerrillero propuesto por la Revolución cubana. La adscripción al modelo cubano estuvo influida por el viaje que Miguel Enríquez realizó a la Isla en 1967, previo al Tercer Congreso del MIR y a la difusión que tuvieron los escritos de Régis Debray y los del propio Guevara en nuestro país, difusión en la que Punto Final tuvo un rol fundamental783.

236Desde esa postura foquista se tensionaba la antigua definición insurreccional del MIR levantada desde la tradición obrerista fundadora de la organización. Sin embargo, y pese a que en su definición estratégica se planteaban el levantamiento de los primeros focos, estos no se establecieron (por lo menos no en su concepción clásica). Ello no sucedió, primero, porque lejos de orientarse a la lucha armada el MIR intensificó en 1967 su inserción social; segundo, porque no había capacidad militar real para levantar tales focos, y tercero, porque la muerte del Che permitió una temprana evaluación de la estrategia generando su adaptación a las condiciones locales específicas.

  • 784 Vania Bambirra, Diez años de insurrección en América Latina, Santiago, Prensa Latinoamericana, 1971 (...)

237Entre los aportes más significativos que cuestionaron la teoría del foco como modelo aplicable a todas las experiencias revolucionarias destacan los textos de Vania Bambirra Diez años de insurrección en América Latina (1971) y La revolución cubana: una reinterpretación (1973)784. En ellos Bambirra reivindicaba el rol del partido en la conducción de los procesos de insurrección armada, basándose en la composición social de la realidad latinoamericana y chilena. La autora reflexionaba a partir del diagnóstico que, en su opinión, no existió en los años sesenta:

  • 785 Bambirra, Diez años…, op. cit., pág. 54.

… un sofisticado cuerpo teórico “táctico-estratégico”. […] Así, aunque muchas organizaciones tuvieron –en líneas generales– una concepción teórica general de guerra prolongada, con combinación de múltiples formas de lucha y comprendieron la necesidad de crear un partido revolucionario proletario, en la práctica ellas vivieron en la disyuntiva de trabajar en la dirección señalada o montar de inmediato guerrillas de acuerdo a la más rigurosa concepción del foco insurreccional (que es la negación de esa concepción general). Este dilema hizo que muchas de ellas perdieran la oportunidad de aprovechar las condiciones propicias que se les han presentado para generar alternativas revolucionarias en el seno del movimiento popular, tradicionalmente controlado por sectores reformistas785.

  • 786 Vania Bambirra, “Los errores de la teoría del foco: Análisis crítico de la obra de Régis Debray”, M (...)

238A partir de 1968, la estrategia comenzó a ser definida como de guerra popular. La crítica al foquismo de Bambirra786 se había debatido en los círculos de la POLOP, antes y después del golpe contra Joao Goulart, a propósito de las características que la revolución debía tener en Brasil. Miguel Enríquez y Bautista Van Shouwen pudieron aprender las lecciones de la lucha en ese país a partir de sus vínculos directos con Theotonio dos Santos y las continuas visitas a la casa de este y Bambirra. El brasileño señala al respecto:

  • 787 Entrevista a Theotonio dos Santos, junio de 2014.

… nosotros éramos contra la idea de los focos y del foquismo, incluso había un par de artículos de crítica al libro del Che, a pesar que apoyábamos la Revolución cubana, no apoyábamos las interpretaciones que el Che [hace] de que fue un foco que se extendió por el país. Hay un libro de Vania sobre Cuba, esa era nuestra interpretación787.

  • 788 Ibid.

239Para Dos Santos, el MIR no era foquista propiamente tal, si bien existía una influencia de la Revolución cubana, esta no determinó su estrategia. “Y como Vania había escrito su libro, ellos lo leían, lo discutían”788. Para este intelectual, el MIR adscribió más bien a la idea de la guerrilla urbana tomando las experiencias y la teorización de los Tupamaros uruguayos. Estas ideas Dos Santos también las había desarrollado en un texto publicado en 1970, en el que se refería a la gestación de nuevas formas de enfrentar la acción armada, las cuales se estarían creando en América Latina y con las que se superaría la estrategia del foco. El análisis del brasileño se basaba en las experiencias guerrilleras de Argentina y Perú:

  • 789 Theotonio dos Santos, “Dependencia y alternativas de cambio en América latina”, Revista Mexicana de (...)

De este modo, podemos ver en la experiencia boliviana y en la teorización que de ella hacía Debray, una etapa de transición entre el foquismo y una nueva estrategia insurreccional que comienza a madurar en el movimiento popular bajo el título general de “guerra popular continental”. Esa estrategia no encuentra aún su teoría, más ya se vislumbra en la práctica de distintos movimientos nuevos, principalmente los Tupamaros en Uruguay y la Vanguardia Armada Revolucionaria (Palmares) y la Alianza Nacional Libertadora (de Carlos Mariguellas) en Brasil. […] En realidad, no hay aún una teorización consecuente de esta forma de lucha armada debido a su carácter aún embrionario. Se trata de saber hasta qué punto es una prolongación de la fase guerrillera anterior, o bien, la apertura de una nueva fase. […] El concepto de guerra popular elimina la tesis de foco, elimina la contradicción foco-partido, la contradicción campo-ciudad, todas ellas alternativas artificiales creadas por la apreciación unilateral de la experiencia de la revolución cubana789.

  • 790 Laura Briceño, “Vania Bambirra y la alternativa insurreccional a inicios de los años 70, Izquierdas(...)

240Los planteamientos de Bambirra hablaban de la existencia de condiciones objetivas y subjetivas en América Latina para la realización de la revolución, sin embargo, planteaba que la problemática de las organizaciones revolucionarias surgidas posteriormente a la Revolución cubana era su inmadurez, lo que les impedía poder asumir el desafío del periodo, que era no solo oponerse a la institucionalidad vigente, sino también construir y llenar el vacío administrativo y político que dejaría la caída del capitalismo. La condición, entonces, para que esas organizaciones fueran realmente revolucionarias era dotarse de un cuerpo teórico y de experiencia práctica790.

241Bambirra criticaba la interpretación de Régis Debray sobre la revolución latinoamericana; lo acusaba de esencializar el caso cubano ignorando otras experiencias. Señalaba que la concepción foquista de Debray instalaba como fórmula la guerra de guerrillas planteando el desarrollo de la revolución desde el enfrentamiento, subordinando así la política a lo militar, desconociendo el rol de los trabajadores en el proceso de construcción revolucionaria y desestimando la importancia del partido. En esta lógica, la insurrección popular no era espontánea, sino conducida por el partido; ese es el rol que debía cumplir el MIR.

242Hacia 1971, luego del triunfo de Salvador Allende, el MIR reconoce una aceleración histórica. Complejizando la idea de guerra popular, planteaba que la acción del pueblo en el periodo debía ir en pos de sus reivindicaciones inmediatas. Para ese objetivo era válido usar la violencia popular, la que serviría además como preparación para el asalto al poder.

  • 791 Devés Valdés, El pensamiento..., op. cit.

243Eduardo Devés plantea que el pensamiento latinoamericano sobre la estrategia estuvo íntimamente vinculado a la idea de liberación como centro de la sensibilidad sesentista. Así, la matriz para la elaboración de las teorías sobre las formas de hacer la revolución estaban dadas por la lectura del marxismo hecho en Cuba791. Esta matriz era la inexistencia de matrices, la ruptura de las lecturas dogmáticas: así lo expresaban las experiencias de los Tupamaros en Uruguay o los escritos de Marighella en Brasil. En esta línea se enmarcaban las propuestas estratégicas de Enríquez y Van Schouwen.

  • 792 Pedro Naranjo, Mauricio Ahumada, Mario Garcés y Julio Pinto (eds.), Miguel Enríquez, el proyecto re (...)

244Las concepciones estratégicas de los revolucionarios del MIR fueron incorporando categorías que iban adquiriendo contenido en el desarrollo mismo de la política. De esta manera, la violencia va a estar cada vez más relacionada con la actividad de masas, el enfrentamiento cotidiano, la construcción de poder popular, y más lejos de una organización militarizada. El MIR, en suma, aspiraba a construir una fuerza social revolucionaria792.

245La percepción de que la historia avanzaba con una rapidez imposible de contener por la burguesía, pero también imposible de analizar desde la teoría, era una visión compartida por los intelectuales revolucionarios en el momento más álgido de la lucha social. Era como si los procesos los superaran y debieran abandonar el intento por interpretarlos y, más bien, dedicarse a observarlos y aprender de ellos. Era como si el antiintelectualismo viniera de los propios intelectuales.

  • 793 Frank, “La dependencia...”, op. cit.

246En un tono distinto, crítico pero reivindicando la función de la teoría, André Gunder Frank presentó una ponencia en el Congreso Latinoamericano de Sociología celebrado en Santiago en 1972, cuyo título fue “La dependencia ha muerto. Viva la dependencia y la lucha de clases”, en la que evaluaba la teoría y la tensionaba con las críticas teóricas y el desarrollo de la lucha de clases. Como ya se dijo, dicha ponencia sería publicada luego en la revista Sociedad y Desarrollo ese mismo año. Frank señalaba en ese texto que debido a la crisis mundial y los problemas surgidos en América Latina y otras partes del mundo, la teoría de la dependencia (la vieja y la nueva) no se encuentra en condiciones para enfrentar las demandas en lo inmediato en lo económico, político e ideológico793.

247De esta manera pasaba revista a las críticas hacia la teoría de la dependencia (adjudicándose por cierto su autoría, por lo tanto, habla de las críticas hacia sus textos) y diferenciaba entre las que eran críticas desde el liberalismo –que desestima por ideológicas–, las que provenían de la izquierda reformista –a las que respondía políticamente– y las de la Nueva Izquierda–, que valora por considerarlas una superación dentro de la teoría, impulsada por la lucidez de sus autores y por la potencia de la lucha de clases. El artículo de Andrés Gunder Frank es un excelente ejemplo de cómo se desarrollan las teorías de las ciencias sociales desde las necesidades políticas de una época.

  • 794 Citado en el artículo de Mattelart, “Prefiguración de la ideología burguesa. Lectura ideológica de (...)

248Algunos intelectuales analizaban ciertas acciones de violencia popular desde el supuesto de que tenían carácter revolucionario y que lo revolucionario era creación. Con este enfoque, Armand Mattelart discute, en el primer número de los Cuadernos de la Realidad Nacional, la revista del CEREN, los postulados de Thomas Malthus, quien, en su obra Ensayos sobre el principio de la población (1798) negaba cualquier poder creador a la revolución, aseverando que, por el contrario, era “la personificación del poder destructor: del parlamento del alcalde y de los monopolizadores. Es sinónimo de anarquía”794. Sobre la base de una concepción clasista, Mattelart rechaza las interpretaciones psicologistas de Malthus, quien veía en la acción violenta revolucionaria los intereses individuales egoístas de un líder al que el resto sigue. La disputa revelaba –según los intelectuales de izquierda del periodo– que la opinión experta era siempre situada y permeada por la ideología.

  • 795 Armand Mattelart, Michèle Mattelart y Mabel Piccini,
    “Los medios de comunicación de masa. La ideolo (...)

249Mattelart y su equipo investigaban sobre comunicaciones, por lo que muchas de sus tesis sobre la violencia se relacionaban con el rol de la prensa como actor central en los fenómenos de violencia o abordaban la función que cumplía en la legitimación o condena de ella. En un estudio, Armand y Michèle Mattelart y Mabel Piccini examinaron la cobertura de prensa sobre los episodios violentos en el politizado contexto nacional de la década de 1960. Su tesis era que la prensa nacional había logrado instalar categorías como “hechos terroristas”, estableciendo un vínculo entre violencia, “grupos extremistas” y juventud. De este modo, se suscitaba en la sociedad chilena la percepción de que la juventud era potencialmente peligrosa y que las acciones de violencia social eran terroristas795:

  • 796 Ibid., págs. 111-112.

[la prensa] llega a aislar el fenómeno de la protesta, o la lucha en contra del sistema, de la realidad socialmente dada y, llevándolo al campo de los conflictos de personalidad, lo reduce al nivel del mero producto de una desviación de la sicología individual, o una manifestación de estados patológicos de un grupo determinado. Van también en este sentido, las explicaciones de la violencia política como expresión de un estado patológico de los actores, o aquellas que encuentran el origen de las revoluciones en la ambición personal de los políticos. Cabe recalcar que, en todas las prensas liberales del mundo, el sicologismo es el fundamento de las estrategias de recuperación de la acción emprendida en contra del sistema. Es así como, por ejemplo, los grupos llamados extremistas siempre están configurados, como un conjunto de psicópatas o, cuando trátese de estudiantes universitarios, de fracasados escolares. Los términos que estigmatizan el trastorno sicológico y el vocabulario taxonómico de la delincuencia común se unen, entonces, y forman una reserva de primera calidad para liquidar y desfigurar a los ojos de la opinión pública, los actores del atentado “terrorista”796.

250En una orientación similar, la ya citada geógrafa e historiadora Silvia Hernández, investigadora del CESO de la Universidad de Chile y militante del MIR, reconocía en las formas que adquieren las acciones violentas de los “pobres del campo” la evidencia de una crisis más profunda que el mero reclamo por la subsistencia. En su texto señalaba:

  • 797 Silvia Hernández, “El desarrollo capitalista del campo chileno”, Sociedad y Desarrollo, N° 3, CESO, (...)

Los enfrentamientos se dan, en todo caso, con inusitada violencia y en un contexto algo confuso por los desalineamientos ideológicos introducidos; pareciera que en el campo chileno se estuvieran produciendo simultáneamente dos procesos, que sumados y entremezclados producen ondas de mayor violencia y menos controlables que cualquiera de los dos por separado. Por una parte, los choques que se derivan del desarrollo capitalista de la agricultura y de la subsistencia de economías precapitalistas (campesinas), que se han descrito antes. Por otra parte, la crisis de este desarrollo capitalista y la agudización extrema de contradicciones ya presentes durante los años 1969-70, pero enardecidas por el ascenso al gobierno de la Unidad Popular797.

  • 798 Ruy Mauro Marini, “El camino legal y las capas medias”, Chile Hoy, N° 7, 28 de julio-3 de agosto de (...)

251Desde octubre de 1972, los intelectuales revolucionarios comenzaron a levantar la tesis del salto revolucionario. Ruy Mauro Marini planteaba que la derecha y el centro anticomunista se habían articulado y comenzado a sabotear el proceso, frente a eso, había que intensificar las acciones de masa, utilizar la violencia popular para defender las conquistas logradas y superar la “trampa legal” de la institucionalidad burguesa que ni la propia derecha estaba dispuesta a respetar798. Esta reflexión circulaba sobre todo a través de la revista Chile Hoy.

  • 799 Entrevista a Mario Garcés, enero de 2014.

252La tesis del salto revolucionario fue compartida por su compatriota Theotonio dos Santos. A juicio de los brasileños, la estrategia pretendida por el Partido Comunista de acercamiento y pacto con la Democracia Cristiana no era la adecuada y lo que se debía hacer era activar los espacios de poder popular construidos y avanzar hacia la ruptura revolucionaria. Una reflexión distinta era la de Néstor D’Alessio que frente a la proximidad del golpe debatía con la dirección nacional del MIR sobre la estrategia que debían tomar. Para él, la opción no era pasar a la ofensiva, sino el repliegue táctico799. La discusión no era solo teórica sino concreta, involucraba el qué hacer.

  • 800 Ruy Mauro Marini, “Dos estrategias en el proceso chileno”, El reformismo y la contrarrevolución (Es (...)

253En 1974, ya fuera de Chile, luego del golpe militar, Marini publicó un ensayo titulado “Dos estrategias en el proceso chileno”, donde diferenciaba las estrategias definidas en el periodo por el Partido Comunista chileno y el MIR800. Manteniendo el análisis de la necesidad del salto revolucionario que había expresado en sus escritos en Chile Hoy, en este texto Marini exculpaba al MIR por el golpe (tesis difundida por la derecha chilena) y responsabilizaba al imperialismo norteamericano y a la burguesía nacional, aunque también recalcaba los errores de ambas estrategias para poder materializarse en la coyuntura abierta por la Unidad Popular.

Ideología, cultura, comunicaciones

Una de las mayores debilidades de las filosofías inmanentistas en general consiste precisamente en no haber sabido crear una unidad ideológica entre lo bajo y lo alto, entre los “sencillos” y los intelectuales.
Gramsci

  • 801 Jorge Larraín, El concepto de ideología. II. El marxismo posterior a Marx: Gramsci y Althusser, LOM (...)
  • 802 “Creer que la conciencia tiene que venir primero y la lucha después es un error. ¡La lucha tiene qu (...)

254El aspecto más descuidado de la sociología marxista y entre la Nueva Izquierda de los años sesenta fue el tema de la ideología y la conciencia de clase. En el caso de la primera categoría, pese a la difusión temprana de los escritos de Gramsci, la ideología solo fue considerada desde la perspectiva negativa, es decir la ideología como dominación801. Eso significaba básicamente que la ideología era vista como el prisma instalado como sentido común por la sociedad burguesa, que permitía su reproducción incluso por los explotados que, alienados, no eran capaces de ver la realidad desde una conciencia propia. Para la Nueva Izquierda, así como el tránsito al socialismo era evidente en el periodo, el desarrollo de la conciencia de clase y, por lo tanto, la construcción de la ideología revolucionaria, era una cuestión práctica. Los revolucionarios se formaban como tal en la lucha, así lo había corroborado Fidel Castro802.

255Que la conciencia se creaba en la lucha implicaba que la ideología era una especie de velo que se correría en el momento en que los individuos descubrieran sus propios intereses de clase y comenzaran a luchar por ellos. Las lecturas de Gramsci y de la Nueva Izquierda estaban encapsuladas todavía, eran lecturas sin apropiación. Sin duda, el leninismo era la base desde la cual la izquierda militante miraba los problemas de la construcción orgánica y, si bien había otros elementos integrados por la teoría de la dependencia, estos estaban aún en desarrollo. En el prólogo del libro que compila los textos de Miguel Enríquez, Mario Garcés escribe:

  • 803 Mario Garcés, “Prólogo”, en Pedro Naranjo, Mauricio Ahumada, Mario Garcés y Julio Pinto (eds.), Mig (...)

… el retorno al marxismo revolucionario que teórica y prácticamente realizó el MIR le permitió mirar de modo crítico a la sociedad y la lucha de clases, a todas luces visibles en la sociedad chilena de mediados del siglo XX, pero al mismo tiempo, sus convicciones marxistas leninistas le impidieron ver todas las especificidades de esta sociedad, por ejemplo, su sentido del orden y su apego a la legalidad, así como su disposición a la protesta callejera y al copamiento urbano, cada una a su tiempo; o a las distancias socioculturales al interior de la propia clase popular, producto del peculiar desarrollo del capitalismo en Chile803.

256Había efectivamente una mirada desde el leninismo que ya había problematizado la mayoría de los temas frente a los cuales los jóvenes revolucionarios latinoamericanos se encontraban. Sin embargo, poner el leninismo como un impedimento para ver las características propias de la realidad chilena parece una afirmación errónea. La Revolución cubana fue un influjo fuerte al momento de pensar la revolución continental y ella tiene como esencia ser heterodoxa, por lo menos en su etapa de guerra revolucionaria y sus primeros años de construcción política. Por otro lado, sin que se pueda separar el partido de quienes lo constituyen, podemos decir que en el MIR había, por lo menos desde 1968 en adelante, la incorporación de discusiones que superaban “el manual revolucionario” e instalaban como objetivo la creación de un tipo de revolución particular para América Latina.

257Vimos ya la integración de las teorías del psicoanálisis por parte de Néstor D’Alessio para problematizar al sujeto revolucionario, las innovaciones realizadas por diseñadores gráficos para que El Rebelde tuviera impacto en el campesinado, la discusión en torno a la estrategia, la creación artística. Los intelectuales miristas estuvieron a la vanguardia de sus disciplinas. Sin embargo, esas ideas revolucionarias –al interior de la revolución– no fueron capaces de convertirse en política, no traspasaron nunca el espacio de la elite, circularon entre los líderes políticos con una concepción sofisticada de la realidad definida por su condición de clase y entre los intelectuales y académicos vinculados, por su función social, a la creación intelectual, y que traspasaban esas reflexiones al pequeño y cerrado mundo de las universidades. El pueblo estuvo siempre muy lejos de ambos.

258Pese a esta evidente separación, los líderes miristas observaban cómo las protestas, las acciones de masa, las actividades culturales populares se propagaban generando un ambiente de aparente hegemonía de la ideología proletaria. Parecía que la conciencia avanzaba y no necesitaba vehículo alguno más que las luchas. En un discurso dado el 26 de julio de 1971, Miguel Enríquez decía:

  • 804 Miguel Enríquez, “Hay que crear una nueva legalidad”, discurso, 26 de julio de 1971. Punto Final, N (...)

Los obreros, los campesinos, los pobladores, los estudiantes han ganado una capacidad de iniciativa, una capacidad de movilización, una capacidad de organización, un nivel de conciencia que es históricamente significativo. Nunca Chile había tenido tantos obreros y tantos campesinos movilizados, nunca el pueblo de Chile había tenido tanta conciencia por sus derechos, nunca había tenido la fuerza suficiente para moverse solo, independiente; hoy como nunca los trabajadores en Chile saben para donde van, saben lo que quieren, saben quienes son sus enemigos, saben lo que tienen que hacer804.

  • 805 Ibid.

259El análisis del tránsito al socialismo fue estructural. Las clases eran estructuras que se movían según sus intereses, a un lado estaban los patrones y al otro el pueblo. La conciencia era algo que devenía de su condición: los patrones tenían conciencia burguesa y el pueblo –que estaba alienado debido a la dominación burguesa– alcanzaba la conciencia en la lucha. “Llevando a cabo esta tarea los trabajadores obtendrán la fuerza necesaria, la conciencia y organización suficiente para pasar a tareas que vayan definiendo el problema del poder”805.

260Desde esa perspectiva la cultura y las comunicaciones populares y revolucionarias fueron vistas como una expresión de la lucha por medio de la cual se rechazaba la ideología dominante y se superaba la alienación. La cultura revolucionaria sería una representación real de los intereses populares.

  • 806 Mattelart, Biedma y Funes, op. cit.

261Ya mencionamos a Patricio Biedma, sociólogo argentino y militante del MIR. Este emprendió, con Mattelart, un proyecto de investigación referido a comunicaciones. La investigación fue publicada bajo el título de Comunicación masiva y revolución socialista. Biedma desarrolló la temática de la prensa popular y la prensa revolucionaria806. En su acápite, resaltaba la importancia de definir las características de los medios de comunicación teniendo en cuenta que Chile estaba viviendo el tránsito del capitalismo al socialismo.

  • 807 Ibid., pág. 256.

262Biedma diferenciaba a la prensa popular de la prensa revolucionaria; cada una se instalaría de acuerdo con los momentos del proceso. Mientras existiera aún la hegemonía burguesa se desarrollaría la prensa popular, publicaciones en la que la pequeña burguesía representaba los intereses populares. Sin embargo, “cuando el proletariado se organiza en pos del poder solo admite una forma de representación: la representación revolucionaria, la representación de un partido revolucionario”807:

  • 808 Ibid., pág. 260.

A medida que los trabajadores van aumentando su nivel político, a medida que sus victorias se hacen cada vez más frecuentes y más intensas, se va creando el proceso de su emancipación de los capitalistas y, como tales, se emancipan también de los canales capitalistas para presentar a toda la sociedad su propia forma de analizar el proceso808.

  • 809 Agradezco a Carla Rivera las referencias bibliográficas y las discusiones respecto a este tópico en (...)

263Ya vimos en el capítulo IV los intentos por crear algunos medios que disputaran la hegemonía de las comunicaciones de la prensa burguesa, pero ninguno logró llegar a lo que Biedma define como prensa revolucionaria. Punto Final, dirigida por intelectuales “pequeños burgueses”, defendía valores de la prensa liberal y El Rebelde estaba dirigido a los militantes, no al pueblo. Hubo algunas experiencias de comunicaciones populares en los frentes de pobladores, pero con muy poco desarrollo. Al momento del golpe dichas experiencias revolucionarias estaban recién pensándose809.

Los pobres del campo y la ciudad, movimiento de masas y poder popular810

  • 810 Una versión ampliada de este apartado fue publicada bajo mi autoría como “Social scientists from th (...)

264La estrategia del MIR implicaba, aparte de definir cuál era el camino hacia la revolución, plantearse con quién se hacía. En ese sentido, y atendiendo a las características del capitalismo dependiente, el MIR señaló que el sujeto de la revolución eran los pobres del campo y la ciudad. Estos sujetos ya habían sido definidos por los análisis sociológicos, históricos y antropológicos unos años antes de la fundación de la organización, por lo que a los nuevos líderes no les fue difícil modificar las propuestas de la izquierda tradicional, que reconocían al obrero como el sujeto revolucionario, por un actor que representaba mucho más la realidad de la estructura latinoamericana.

265Los pobres del campo y la ciudad no debían ser integrados a la modernización, como planteaba la teoría de la marginalidad, sino que tenían que alcanzar la organización autónoma respecto del Estado, movilizarse para reivindicar sus derechos y constituirse como sujetos revolucionarios. La guerra popular propuesta como estrategia por el MIR implicaba eso, la movilización constante y el avance hacia la toma del poder. Las concepciones sobre este último tópico y en específico sobre el poder popular no están muy desarrolladas en los documentos públicos del MIR, pero es evidente que en un primer momento respondían a la concepción leninista de poder dual.

266El análisis de los pobres fue realizado por los intelectuales miristas en sus centros de estudios e incorporado a las discusiones de las direcciones de la organización. No obstante, no existía entre ellos una mirada muy elaborada de la acción colectiva del mundo popular. El MIR tenía el objetivo de conducir el movimiento de masas como vanguardia que era y los intelectuales el de observar el fenómeno para luego sistematizarlo y construir teoría. No hubo en el corto periodo de desarrollo del MIR una propuesta específica sobre cómo pasar de la movilización de masas a la construcción del poder popular.

Los pobres del campo

267Para Silvia Hernández, el campo chileno tenía expresiones diversas de la pobreza y en él las luchas adquirían formas específicas que superaban cualquier teorización previa. A propósito de esto, Andrés Pascal se refiere a la tensión entre teoría y práctica:

  • 811 Entrevista a Andrés Pascal Allende, enero de 2014.

… el Trotsko nos contaba esta experiencia de un año de trabajo. Los jóvenes se organizaban en una suerte de milicia para hacer las corridas en la noche y defender el terreno, el papel de los viejos de la comunidad era que tenían que estar de acuerdo. Para nosotros esto era campesinos y mapuche, pero el Trotsko decía: “Hay algo raro, los cabros que se organizan es ver a Lautaro, a Caupolicán, se sienten que han recuperado su historia”. Ahí hay otra cosa. Nosotros nunca lo teorizamos, lo ejercimos, acompañamos ese proceso, pero nunca lo teorizamos, siempre seguimos hablando de los campesinos mapuche. Te mentiría si te digo que nosotros fuimos los primeros que empezamos a hablar de la lucha del pueblo mapuche para recuperar su identidad. Ahí tienes un ejemplo de cómo un esquema, derivado del marxismo, del campesinado, le daba ciertas funciones, cierta realidad, pero no llegamos a teorizar, a formalizar en un pensamiento intelectual político formal de que esto era la lucha del pueblo mapuche para recuperar su ciudadanía, hasta ahí no llegamos811.

  • 812 Juan Carlos Marín, Las tomas, 1970-1973, Santiago, ICIRA, 1973.

268En esta observación de la realidad del campo participaba también Juan Carlos Marín, quien analizaba las condiciones del campo chileno en las que se aplicaba la reforma agraria y las tensiones que esta provocaba. El mirista argentino plantea que esta reforma representaba la alianza policlasista de las clases medias con el campesinado. Sin embargo, en el proceso de desarrollo del capitalismo el campesinado había alcanzado un grado superior de rebeldía y organización. Así, “el campesinado solo se le permite representarse a sí mismo en sus intereses económicos, la expansión capitalista generó la crisis de la alianza policlasista y surge entonces una nueva fuerza social”812.

269Marín explicaba en su trabajo las condiciones estructurales que habían generado las tomas de terrenos y cómo la aplicación de la reforma agraria contribuía al fenómeno, pues siempre quedaba un sector, el de “los más pobres del campo”, que resultaba excluido. En varios de los párrafos del estudio podemos observar el asombro del investigador frente a la realidad que observaba, aquí un ejemplo:

  • 813 Ibid., pág. 11.
  • 814 Ibid., pág. 15.

En principio, la “toma” al igual que la “huelga” mantiene un carácter instrumental en los dos enfrentamientos sociales; pero pareciera que en ella, a diferencia de la huelga, se inscribiera en otros parámetros estratégicos. La huelga difícilmente puede ser separada de un momento táctico en la defensa estratégica; en cambio, la toma implica una posición para el enfrentamiento, pareciera pertenecer al ámbito de la ofensiva estratégica813.
La toma en cambio, está al alcance de la clase asalariada en su conjunto, […] es una alternativa para aquellos que no mantienen un grado permanente de vinculación con un proceso productivo específico. En esa medida la toma adquiere un sentido de clase que difiere cualitativamente –y no solo cuantitativamente– de la huelga; implica un cambio en la acción y en el grado de unidad de la clase de los asalariados. En esa misma medida veremos que sus objetivos –los que las tomas intentan implementar– sufren un cambio significativo en relación a los que hasta ese momento han mantenido las huelgas814.

  • 815 Hernández, Silvia, “El desarrollo capitalista del campo chileno”, en Solon Barroclough et al., Chil (...)

270Por su parte, Silvia Hernández daba cuenta de las reacciones que provocaba en la burguesía agraria el movimiento popular y la organización revolucionaria en torno al movimiento. Junto con señalar que las tomas se generalizaban y alcanzaban gran combatividad en las provincias donde el desarrollo capitalista era más generalizado y antiguo, destacaba “el trabajo político realizado por el PS y el MCR, orientado bastante al margen de las políticas oficiales de la UP –celosamente respetadas por el PC–”815.

271Los intelectuales del MIR, a la vez que hacían circular sus estudios sobre el campo al interior de los espacios de elite de la organización, contribuían a reafirmar la estrategia y, además, generaban teoría. Pues, si bien asumían, como en Cuba, que los campesinos tendrían un rol importante en la revolución, estaban conscientes de que por las diferencias de cada realidad, no asumirían las mismas labores que en la Isla o en Argentina, donde el PRT había ya instalado focos.

Los pobres de la ciudad

272Los pobres urbanos tampoco estaban totalmente definidos por la estrategia del MIR y una vez más son los intelectuales los que se aproximan al movimiento de masas. Eder Sader, en su texto “Cordón Cerrillo y poder proletario en Chile en 1972”, analiza la transgresión que hacen los trabajadores de este cordón a la estrategia pensada e implementada por la Unidad Popular, que no veía contradicción alguna entre vía legal y revolución. Según Sader, esa pretendida coherencia entre institucionalidad y revolución no fue aceptada por los trabajadores del cordón, quienes se articularon en instancias paralelas. Para el brasileño, los cordones

  • 816 Emir Sader, “Cordón Cerrillos e poder proletário no Chile em 1972”, escrito en agosto de 1973 y pub (...)

… no sólo surgieron fuera del marco institucional, si no que al mismo tiempo demuestran un fuerte deseo de transformarlo. No es casualidad que los voceros burgueses se opongan radicalmente a estos órganos, y movilicen en contra de ellos a los militares, apelando a los temores más oscuros de las clases medias. Esto se debe a que pretenden caminar hacia la democracia directa, el control obrero de la producción, la organización obrera de la distribución, la formación de una alianza entre las clases explotadas. Estos organismos despiertan la energía revolucionaria más profunda del proletariado y se abren como una perspectiva real a la lucha por el poder en Chile816.

273Sader se refiere a los límites al cumplimiento de objetivos revolucionarios que el cordón encontró en la institucionalidad, lo que lo llevó a separarse de ella y establecer una coordinación, a través del Comando Comunal, entre trabajadores, pobladores y campesinos de la zona de Maipú. Para Sader, ese ejercicio de organización, reivindicación y protesta era germen de poder popular.

  • 817 Aníbal Quijano, “Introducción”, en Carmen Pimentel (ed.), Vidas marginales, Santiago, Editorial Uni (...)

274Los pobladores fueron el otro actor urbano analizado por los científicos sociales del MIR o cercanos al MIR. Aníbal Quijano fue uno de ellos. En el prólogo al libro de Carmen Pimentel Sevilla, Vidas marginales, Quijano analiza la condición de los marginalizados (usa ese concepto y no el de marginalidad) planteando que el desarrollo dependiente de América Latina genera un polo marginal excluido de las fuentes de trabajo estable, de la cultura y los servicios sociales817. Explicando su condición señala que

  • 818 Ibid., pág 20

[e]l hecho de que los marginados estén desplazados de las relaciones de producción y de trabajo implica que ellos no pueden percibir a los dominadores como grupo social concreto, pues su relación con ellos se efectúa de manera indirecta y a través de múltiples agentes. […] es así como los marginados tenderán a enfrentarse a grupos abstractos (los ricos, los turcos, los judíos, los poderosos, los políticos, etc.) y no a la burguesía industrial, a los terratenientes, a la burguesía imperialista o a grupos específicos de ellos en un país determinado818.

  • 819 Ibid., pág. 20.

275El peruano hace algunas apreciaciones que trascienden la mirada estructural de los cientistas sociales en general y desliza un breve comentario respecto de las características de la ideología de los sujetos. Señala que la condición de marginado impide una relación permanente de estos sujetos con el empleo y eso dificulta que puedan establecer o distinguir las relaciones “existentes entre el Estado y las clases dominantes o sus grupos hegemónicos. Así, para ellos, el Estado aparece como una entidad arbitral, por encima de las clases y, frecuentemente, como una entidad que se identifica con determinados personeros políticos”819.

276El conflicto consustancial a este tipo de relaciones de explotación y poder dificultaba “el tránsito de la conciencia social, desde estos intereses de sobrevivencia física, al problema mismo de dominación”. Sin embargo, pese a la precariedad en los niveles de conciencia, las tomas de terrenos urbanos terminan cuestionando el régimen de propiedad privada al apropiarse de espacios para poblar:

  • 820 Ibid., pág. 27.

Es así como, en el periodo reciente, Chile se constituyó en el único país de América Latina en donde numerosos grupos de pobladores marginados, […] aparecieron agrupándose en organización de rebelión política ejerciendo una apreciable influencia inclusive entre el resto de los trabajadores820.

  • 821 Quijano trabaja en la CEPAL entre 1968 y 1971, en la División de Asuntos Sociales. Luego va a estab (...)
  • 822 Alexis Cortés Morales, “La urbanización dependiente y el proceso de marginalización en América Lati (...)

277Aníbal Quijano debatía con los teóricos de la marginalidad y generaba una profunda reflexión sobre los “pobres de la ciudad”821. Según el autor, el problema de la marginalidad no era un problema cultural de los sujetos, sino una condición material de las sociedades dependientes, por lo que hablará de marginalizados y no de marginales822.

  • 823 Ibid.

278Teniendo en cuenta la experiencia del movimiento de pobladores en Chile y de la participación del MIR en este a través de la creación de milicias populares, señalaba que en su acción reivindicativa los marginalizados no solo generaban una crítica a la propiedad tomándose los espacios de habitación, sino que, también, lograban un grado superior en la organización y el uso de la violencia. Esto los convertía en sujetos en los cambios revolucionarios que se estaban produciendo y los llevaba, incluso, a jugar un papel importante en la defensa del gobierno de Allende, ya que en su organización había embriones de poder popular823. Resulta peculiar, eso sí, que el libro que Quijano prologa contuviera testimonios de campesinos muy distintos a lo que el sociólogo peruano interpretaba. En lugar del campesino consciente, rebelde y violento, el texto describe a sujetos pasivos, miserables y resignados.

279A partir de la creación de la Asamblea Popular o Asamblea del Pueblo en 1972 y de la actuación coordinada de los trabajadores del Área de Propiedad Social implementada por Vuskovic desde el gobierno, las discusiones entre los científicos sociales sobre el poder se hicieron más recurrentes, sobre todo porque la reacción conservadora se hacía cada vez más evidente y decidida y porque desde el interior del gobierno esta instancia era mirada con desconfianza. Se comienza a discutir sobre la dualidad de poder, el poder del gobierno y el del mundo popular activo.

  • 824 Theotonio dos Santos, “Sobre la dualidad de poderes”, Chile Hoy, Año 1, N° 8, 4-10 de agosto 1972, (...)

280Dos Santos analizaba, en agosto de 1972, en la revista Chile Hoy, la dualidad de poderes y planteaba que su existencia significaba siempre en la historia la superación por la izquierda. Valoraba el proceso de la Unidad Popular, ya que “la existencia de un gobierno popular permite que este poder popular sea apoyado desde arriba, sea legitimado y sea por fin legalizado a través de una mayoría parlamentaria, que cree un nuevo tipo de asamblea del pueblo, que podrá constituirse en gran parte con diputados o representantes de estas nuevas formas de poder”824.

  • 825 Ruy Mauro Marini, “La ENU, un problema del pueblo”, Chile Hoy, N° 45, 19- 26 de abril de 1973, pág. (...)

281Ruy Mauro Marini, por su parte, señalaba, en abril de 1973, que la propuesta educativa del gobierno debía ser implementada a través de la creación de los Consejos Locales de Educación para evitar el sabotaje de la derecha hacia la iniciativa. Para la organización proletaria, esto significaría “extender su papel de vanguardia a otro frente de la lucha de clases, de la cual ni uno solo debe estar excluido de su dirección vigilante y combativa. Significa, por sobre todo, avanzar en el proceso de creación de los órganos de poder popular”825. Los intelectuales no solo observaban lo existente, sino que imaginaban lo que debía ocurrir en lo inmediato.

282Estos espacios de poder local tenían como antecedente las instancias de movilización que se habían gestado desde principio de los años sesenta y que ahora adquirían mayor masividad. Se trataba de las tomas de terrenos urbanos y la autoconstrucción de espacios de habitación por parte de los pobladores, de las tomas de fundo, de la constitución de espacios de organización obrera en las empresas del Área de Propiedad Social y de las tomas de empresas hechas por los propios trabajadores.

  • 826 Ejemplo de esta revolución creativa era el trabajo de Martínez Heredia y de Pensamiento Crítico. Es (...)

283La brillante confluencia de intelectuales revolucionarios y del MIR como espacio de recepción y circulación de ideas tuvo un desenlace trágico el 11 de septiembre de 1973, cuando la violencia obligó a huir a la mayoría de estos intelectuales y a exiliarse en distintas partes del mundo. Para varios de ellos será la segunda o tercera vez. El proceso revolucionario quedó truncado, lo que nos permite compararlo con lo ocurrido en Cuba, donde el periodo de creación revolucionaria experimentado entre 1960 y 1970826 también se vio interrumpido por la adscripción al modelo soviético para garantizar la subsistencia material del proceso. Asistimos así a dos revoluciones truncadas.

  • 827 Naranjo et al., op. cit., pág. 13.

284Según Garcés, la derrota del MIR y de los intelectuales que lo acompañaron, muchos de ellos brillantes, comenzando por el propio Miguel Enríquez, fue, entonces, no solo una derrota política, sino también teórica827. Sin embargo, esa derrota sucedió no por falta de ideas verdaderamente revolucionarias, sino por la imposibilidad de construir hegemonía, de poder convertir esas ideas en política.

285En 1975, Theotonio dos Santos, en un seminario en México, decía que

  • 828 Theotonio dos Santos, “Problemas estratégicos y tácticos de la revolución socialista en América Lat (...)

… en Chile se constituyeron expresiones de poder popular que, de alguna forma, buscaron combinarse con el Estado burgués existente y no lograron –en esa realidad– convertirse en una alternativa nacional, pero representaban una tendencia en esa dirección. [...] No se logró articular las dos fuerzas y quizá ésta hubiese sido una forma de haber ganado la legitimidad para la constitución de milicias populares, la legitimidad de apoyo del sector militar más radicalizado a este nuevo poder emergente828.

Notes

624 Varias de las ideas de este capítulo han sido publicadas bajo el título de “El pensamiento político latinoamericano y su recepción, creación y circulación en el MIR chileno”, en Roberto González Arana y Alejandro Schneider (eds.), Sociedades en conflicto. Movimientos sociales y movimientos armados en América Latina, Barranquilla y Buenos Aires, Universidad del Norte, Instituto de Altos Estudios Sociales y Culturales de América Latina y del Caribe, CLACSO, Imago Mundi, 2016.

625 Devés Valdés, Eduardo, El pensamiento latinoamericano en el siglo XX. Tomo II. Desde la CEPAL al neoliberalismo (1950-1990), Santiago, Biblos, Centro de Investigaciones Diego Barros Arana, 2003.

626 Eduardo Devés Valdés, “El ecosistema intelectual Santiago de Chile 1968- 1972: intento de teorización y ejemplo empírico”, 2014, recuperado de https://www.academia.edu/36375127/2014_Ecosistema_intelectual_Santiago de_Chile_1968-
1972_intento_de_teorizaci%C3%B3n_y_ejemplo_emp%C3%ADrico.

627 Hay otras organizaciones políticas a las cuales adscribieron los intelectuales de izquierda que llegaron a Chile. El Movimiento de Acción Popular Unitaria (MAPU), la Izquierda Cristiana y el Partido Socialista fueron las más importantes.

628 Josep Picó y Juan Pecourt, Los intelectuales nunca mueren. Una aproximación sociohistórica (1900-2000), Barcelona, RBA, 2013, págs. 205-206.

629 Bajo el seudónimo de Silvestre Condoruna, “La experiencia de la última etapa de las luchas revolucionarias en el Perú”, Estrategia, N° 3, abril de 1966.

630 Devés Valdés, El pensamiento…, op. cit.

631 Marx, Carlos y Federico Engels, Manifiesto comunista, Santiago, LOM, 2012 [1848].

632 Löwy, Michael, Para una sociología de los intelectuales (la evolución política de Lukács 1909-1929), Siglo XXI, México, 1978.

633 Vitale, Luis, Interpretación marxista de la historia de Chile, vol. I (tomos I y II), Santiago, LOM, 2011 [1967 y 1969].

634 Luis Gómez, “El periplo intelectual de un científico social latinoamericano. Entrevista con el profesor Sergio Bagú, en Jorge Turner y Guadalupe Acevedo (coords.), Sergio Bagú, un clásico de la teoría social latinoamericana, México, Universidad Nacional Autónoma de México, Plaza y Valdés, 2005, recuperado de http://www.lainsignia.org/2006/febrero/cul_015.htm.

635 Adriana Petra, “El ‘Proyecto Marginalidad’: los intelectuales latinoamericanos y el imperialismo cultural”, Intervenciones, N° 8/9, diciembre, 2009.

636 Oscar Terán, Nuestros años sesentas. La formación de la nueva izquierda intelectual argentina, Buenos Aires, Siglo XXI, 2013, pág. 205.

637 Ibid., pág. 207.

638 Silvia Sigal, Intelectuales y poder en la década del sesenta, Buenos Aires, Punto Sur, 1991.

639 Ver capítulo III.

640 El texto corresponde a la respuesta a un correo electrónico enviado a D’Alessio para solicitarle una entrevista a la que respondió favorablemente y de manera muy amable y con mucho interés.

641 Entrevista escrita realizada por la autora a Néstor D’ Alessio. Las preguntas fueron remitidas el 27 de noviembre de 2014 y recibí un largo y profundo texto de respuesta el 26 de febrero de 2016. En el intertanto recibí varios correos y otros textos muy interesantes. Agradezco a Néstor su disposición para dialogar conmigo.

642 Ibid.

643 Alejandro Witker, Prisión en Chile, México, Fondo de Cultura Económico, 1975, pág 29.

644 Mario Garcés recuerda este aspecto del compromiso militante: “había otro aspecto que a mí me sorprendía mucho cuando yo me enteré de eso. Los profes del MIR cotizaban una parte importantísima del salario, ¡la mitad del salario! Yo no sé si eso era voluntario o se llegaba a acuerdo, pero yo siempre me acuerdo que Néstor tenía en su casa un escritorio hecho con unos troncos y unos palos, y yo le decía por qué no te haces un mejor librero y me decía no, yo entrego la mitad del salario al partido”. Entrevista, enero de 2014.

645 Entrevista a Eduardo Santa Cruz, noviembre de 2014. Periodista y encargado del MIR para la Universidad Católica.

646 Idem.

647 Entrevista a Sergio Zorrilla, enero de 2014.

648 Más de dos décadas más tarde, el sexo, la juventud y la libertad se tomarían el discurso irreverente y revolucionario de los herederos del MAPU, el Movimiento Juvenil Lautaro.

649 Entrevista a Theotonio dos Santos, junio de 2013.

650 Hobsbawm, Eric, Cómo cambiar el mundo. Marx y el marxismo 1840-2011, Barcelona, Crítica, 2011, pág. 339.

651 Ibid., pág. 340.

652 Entrevista a Mario Garcés, enero de 2014.

653 Sebastián Leiva, “El MIR y los Comandos Comunales: poder popular y unificación de la movilización social”, Cyber Humanitatis [en línea], N° 30, otoño de 2004.

654 Ibid.

655 Las juntas de abastecimientos y precios fue una entidad creada durante la Unidad Popular para responder a la escasez de productos y la inflación; tenía una organización barrial.

656 Entrevista a Mario Garcés, enero de 2014.

657 Agustín Santella, “En recuerdo de Juan Carlos Marín”, Agencias de Noticias RedAcción [en línea], mayo de 2014, recuperado de
http://www.anred.org/spip.php?article7662.

658 Ibid.

659 Juan Carlos Marín, “Asalariados rurales en Chile”, Revista Latinoamericana, Vol. 69, N° 2, 1969.

660 Charla-debate con Juan Carlos Marín, Cátedra Historia Argentina III “B”, Parte I [en línea], 1 de junio de 2013, recuperado de
https://www.youtube.com/watch?v=PleTOymVKgA.

661 Juan Carlos Marín, Los hechos armados, Buenos Aires, La Rosa Blindada, PICASO, 2a ed., 2003.

662 Juan Carlos Marín, El ocaso de una ilusión: Chile 1967/1973, Buenos Aires, PICASO, INEDH, Colectivos Ediciones, 2007. Sobre este último ver Julián Rebón, “Reseña bibliográfica. El ocaso de una ilusión: Chile 1967/1973 de Juan Carlos Marín”, OSAL: Observatorio Social de América Latina, Año 8, N° 23, abril de 2008, recuperado de
http://biblioteca.clacso.edu.ar/ar/libros/osal/osal23/21S4Rese2.pdf.

663 Sigal, op. cit. Claudia Gilman, Entre la pluma y el fusil. Debates y dilemas del escritor revolucionario en América Latina, Buenos Aires, Siglo XXI, 2003.

664 Entrevista a Mario Garcés, enero de 2014.

665 Robinson Silva Hidalgo, “El MIR, Concepción y poder popular”, Rebelión [en línea], 6 de octubre de 2014, recuperado de https://rebelion.org/el-mir-concepcion-y-poder-popular/.

666 Vanessa R. S. Cavalcanti y Antonio Carlos da Silva, “Memória, história e poder: uma entrevista com Marta Raquel Zabaleta”, Cordis: Revista Eletrônica de História Social da Cidade, N° 2, 2009.

667 Blog de Marta R. Zabaleta, recuperado de
http://martazabaleta.blogspot.com/search?q=MIR.

668 Cavalcanti, op. cit.

669 Javiera Rojas Ciguentes, “Sobre el Frente de Mujeres Revolucionarias hace 40 años. Entrevista a Marta Zabaleta del Frente de Mujeres Revolucionarias (FMR) de Chile”, Kaos en la Red [en línea], 23 de noviembre de 2013, recuperado dehttps://kaosenlared.net/sobre-el-frente-de-mujeres-revolucionarias-hace-40-aos/.

670 Miguel Enríquez, “La revolución universitaria”, 1966. Documento presentado en el Congreso de la Federación de Estudiantes de Concepción (FEC) de 1966 y publicado en la revista Polémica, N° 5 y 6, FEC, en 1968. Agradezco a Mario Garcés por comentarme de su existencia.

671 Ximena Canobbio, “Las mujeres: ¿un freno para la revolución?”, Punto Final, N° 19, primera quincena, enero de 1967, pág. 14.

672 Marta R. Zabaleta, “Contextualizando la utopía de Paulo Freire”, Gestão & Planejamento, Vol. 1, N° 4, 2001.

673 Bambirra, Vania, “La mujer en el tránsito al socialismo”, Punto Final, N° 133, Suplemento, 22 de junio de 1971.

674 André Gunder Frank, El desarrollo del subdesarrollo: un ensayo autobiográfico, Caracas, Nueva Sociedad, 1991, pág. 49.

675 Cherie Zalaquett, Chilenas en armas. Testimonios e historia de mujeres militares y guerrilleras subversivas, Santiago, Catalonia, 2009.

676 Miguel Enríquez, “La revolución universitaria”, 1966, op. cit.

677 Miguel Enríquez, “La revolución universitaria”, 1966, op. cit.

678 Ibid.

679 Vasconi, Tomás Amadeo, “Movimiento estudiantil y crisis en la Universidad de Chile”, Santiago, CESO, 1970, pág. 13.

680 Gilman, op. cit.

681 Carla Rivera Aravena, “Diálogos y reflexiones sobre las comunicaciones en la Unidad Popular. Chile 1970-1973”, Historia y Comunicación Social, Vol. 20, N° 2, 2015.

682 Pascal Allende solo estará un año en el CEREN, ya que en 1969, tras una acción del MIR, el gobierno firmará una orden de captura para los dirigentes, lo que obligará –en palabras del entrevistado– a la profesionalización de la organización.

683 Franz Hinkelammert, Pilar Vergara, Hugo Perret y Patricio Biedma, “Dialéctica del desarrollo desigual. El caso latinoamericano”, Cuadernos de la Realidad Nacional, N° 6, número especial, 1970

684 Estela Fernández Nadal y Gustavo Daniel Silnik, Teología profana y pensamiento crítico: conversaciones con Frank Hinkelammert, Buenos Aires, CICCUS, CLACSO, 2012, pág 119.

685 Armand Mattelart, Patricio Biedma y Santiago Funes, Comunicación masiva y revolución socialista, Santiago, Prensa Latinoamericana, 1971.

686 Armand Mattelart, Por una mirada-mundo: conversaciones con Michel Sénécal, Temuco, Universidad de la Frontera, 2013, pág. 102.

687 Gilman, op. cit.

688 El MIR desarrolla acciones violentas desde el golpe y durante toda la dictadura. Esa resistencia heroica genera el imaginario combativo y sacrificial del MIR.

689 Carlos Eugenio Beca, Cecilia Richards y Lucídio Bianchetti, “Ernani Maria Fiori: un profesor brasilero en tierras chilenas testimonios. Testimonios”, Educação & Realidade, Vol. 38, N° 3, 2013.

690 Marco Aurelio García y José Serra fueron, posteriormente, parte de la jerarquía del Partido de los Trabajadores de Brasil y de los gobierno de Lula da Silva y Dilma Rouseff.

691 Marco Aurelio Garcia, “Eder Sader. O futuro sem este homem”, Teoría e Debate, N° 4, 1 de septiembre de 1988.

692 Eder Sader (Raúl Villa), “O Chile entre a legalidade burguesa e a revolução”, 1971. Disponible en el sitio en línea del Centro de Estudos Victor Meyer.

693 Eder Sader (Raúl Villa), “Os ensinamentos de Mao Tse-Tung e a guerra revolucionaria no Brasil”, octubre de 1968; “A crise do reformismo e a formação do partido revolucionário” y “A burguesia entre o populismo e o militarismo”, ambos en Marxismo Militante, N° 1, 1968; disponibles en línea en el Centro de Estudos Victor Meyer.

694 Eder Sader, “Cordón Cerrillos et pouvoir prolétaire au Chili 1972”, Les Temps Modernes, N° 347, 1975. Disponible en línea en portugués en el Centro de Estudos Victor Meyer.

695 Emir Sader, “Latinoamericanos y europeos en el MIR”, Punto Final, N° 814, 3 de octubre de 2014.

696 En Política Operaria, N° 7, octubre de 1963. Disponible en:http://centrovictormeyer.org.br//wp-content/uploads/2014/01/Revista-Politica-Operaria-Nr.-7.pdf

697 Emir Sader, “Fascismo: de la excepción a la regla”, Sociedad y Desarrollo, N° 1, enero-marzo de 1972.

698 “Sociedad y Desarrollo: un programa de trabajo”, Sociedad y Desarrollo, N° 1, enero-marzo de 1972, Pág 3

699 Emir Sader, “Latinoamericanos…”, op. cit. Emir Sader equivoca el nombre de la revista en el artículo y la nombra como Marxismo Militante.

700 Ibid.

701 Tomás Vasconi y Marco Aurelio García, “Las ideologías dominantes en América Latina”, Sociedad y Desarrollo, N° 1, enero-marzo de 1972.

702 “Los lazos de Lula con Chile”, El Mercurio, 30 de octubre de 2002.

703 Osvaldo Torres, Democracia y lucha armada. MIR y MLN-Tupamaros, Santiago, Pehuén, 2012, pág. 171.

704 Entrevista a Andrés Pascal Allende, enero de 2014.

705 Devés, El pensamiento..., op. cit. El autor plantea que, a diferencia del desarrollismo, que sí se convirtió en una política, el dependentismo fue más bien un diagnóstico.

706 Ruy Mauro Marini, “Memoria”, en El maestro en rojo y negro. Textos recuperados, Quito, Instituto de Altos Estudios Nacionales, 2012.

707 Ver capítulo II, Marini se refiere a la confluencia de intelectuales en ese centro.

708 Marini, “Memoria”, op. cit.

709 Devés, El pensamiento.., op. cit., pág. 61.

710 Entrevista a Theotonio dos Santos, julio de 2004.

711 Ruy Mauro Marini, Subdesarrollo y revolución, México, Siglo XXI, 1969.

712 Emir Sader, “Latinoamericanos…”, op. cit.

713 CEME, “El CEME despide a Ruy Mauro Marini”, Revista CEME, N° 2, octubre de 1997. Disponible en Archivo Chile [en línea], CEME, recuperado de https://www.archivochile.com/Ideas_Autores/maurinirm/01sobre/marini_sob re00004.pdf

714 Entrevista a Andrés Pascal Allende, enero de 2014.

715 Andrés Pascal Allende, “El MIR, 35 años. Un atajo revolucionario”, Punto Final, 25 de agosto de 2000.

716 Ruy Mauro Marini, “Antecedentes para el estudio del movimiento de masas en el periodo”, Anexo al informe de la Comisión Política al Comité Central del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), Santiago de Chile, 10 de agosto de 1972. Publicado por primera vez en: El reformismo y la contrarrevolución. Estudios sobre Chile, Ediciones Era, México, 1976. Muchos trabajos de Ruy Mauro Marini, entre ellos varios de los aquí citados, han sido recopilados en el sitio electrónico de la UNAM “Ruy Mauro Marini. Escritos”: http://www.marini-escritos.unam.mx/index.html.

717 Ruy Mauro Marini, “Dialéctica de la dependencia: la economía exportadora”, Sociedad y Desarrollo, CESO, N° 1, enero-marzo de 1972.

718 Ruy Mauro Marini, “La reforma agraria en América Latina (comentarios a la intervención de Michel Gutelman)”, Cuadernos Agrarios, N° 4, México, 1976.

719 Ruy Mauro Marini, “Reforma y revolución: una crítica a Lelio Basso”, en varios autores, Acerca de la transición al socialismo, Buenos Aires, Periferia, 1974.

720 Ruy Mauro Marini, “La pequeña burguesía y el problema del poder”, Pasado y Presente, Buenos Aires, Año IV, N° 1 (nueva serie), abril-junio de 1973.

721 Ruy Mauro Marini, “Dos estrategias en el proceso Chileno”, Cuadernos Políticos, N° 1, México, ERA, julio-septiembre de 1974.

722 Respecto a Chile Hoy, ver capítulo III.

723 Marini, “Memoria”, op. cit.

724 Ibid., pág. 84. Ruy Mauro Marini, “El desarrollo industrial dependiente y la crisis del sistema de dominación”, y (con Cristián Sepúlveda) “El desarrollo industrial dependiente y la crisis del sistema de dominación”, Marxismo y Revolución, N° 1, 1973.

725 Ver en “Ruy Mauro Marini. Escritos” [en línea], UNAM, op. cit.

726 Patricio Rivas, “El saber revolucionario y los términos de la dominación mundial”, prólogo a Ruy Mauro Marini, El maestro en rojo y negro. Textos recuperados, Quito, Instituto de Altos Estudios Nacionales, 2012.

727 Marchesi, Aldo, “Imaginación política del antiimperialismo: Intelectuales y política en el Cono Sur a fines de los sesenta”, EIAL: Estudios Interdisciplinarios de América Latina y el Caribe, vol. 17, N° 1, 2006.

728 Juan Cristóbal Castro, “ ¡Ojo con el CESO! Hacia una reconstrucción de la historia del Centro de Estudios Socioeconómicos de la Universidad de Chile, 1965-1973”, Congreso ALAS-Chile, 2013.

729 Frank, El subdesarrollo…, op. cit., pág. 31.

730 Ibid., pág. 49.

731 Ibid., págs. 31-33. El artículo se llamaba “ ¿Ayuda o explotación?”: un título muy gráfico.

732 Ibid., pág. 40.

733 En español publicados como: André Gunder Frank, La acumulación mundial, 1492-1789, Madrid, Siglo XXI, 1979, y Acumulación dependiente y subdesarrollo, México, ERA, 1979.

734 André Gunder Frank, Capitalismo y subdesarrollo en América Latina, Buenos Aires, Siglo XXI, 1970.

735 André Gunder Frank, Lumpenburguesía: lumpendesarrollo: dependencia, clase y política, en América Latina, Santiago, Prensa Latinoamericana, 1970.

736 André Gunder Frank, Sociología del desarrollo y subdesarrollo de la sociología / El desarrollo del subdesarrollo, Barcelona, Anagrama, 1971.

737 André Gunder Frank, América Latina: subdesarrollo o revolución, México, ERA, 1974. La versión original en inglés fue publicada en 1969. También existe el artículo “Latinoamérica: subdesarrollo capitalista y revolución socialista”, Pensamiento Crítico, La Habana, N° 13, febrero de 1968.

738 André Gunder Frank, “La dependencia ha muerto: viva la dependencia y la lucha de clases. Una respuesta a críticos”, Desarrollo Económico, Vol. 13, N° 49, abril-junio de 1973.

739 Entrevista a Manuel Cabieses, enero de 2014.

740 André Gunder Frank y Gladys Díaz, “Los ladrones quieren indemnización”, Punto Final, N° 135, suplemento, 20 de julio de 1971.

741 André Gunder Frank, “La política económica en Chile: del Frente Popular a la Unidad Popular”, Punto Final, N° 153, suplemento, 14 de marzo de 1972.

742 André Gunder Frank, “Las cartas en la mesa [respuesta a José Rodríguez Elizondo, Punto Final, N° 159, 6 de junio de 1972.

743 Löwy, op. cit., pág. 3.

744 Emir Sader, “Latinoamericanos…”, op. cit.

745 Eduardo Devés Valdés, “La circulación de las ideas y la inserción de los cientistas económico-sociales chilenos en las redes conosureñas durante los largos 1960”, Historia, Pontificia Universidad Católica de Chile, Vol. II N° 37, julio-diciembre de 2004.

746 Entrevista a Theotonio dos Santos, junio de 2013.

747 Eduardo Devés Valdés, Redes intelectuales en América Latina. Hacia la constitución de una comunidad intelectual, Santiago, Universidad de Santiago, Instituto de Estudios Avanzados, 2007, pág. 22.

748 Rivas, op. cit., pág. 13.

749 Aníbal Quijano, “Introducción”, en Carmen Pimentel (ed.), Vidas marginales, Santiago, Editorial Universitaria, 1972.

750 Entrevista a Theotonio dos Santos, junio de 2013.

751 Igor Goicovic, “Contexto en el que surge el MIR”, Revista del Centro de Estudios Miguel Enríquez, N° 6, junio de 2000.

752 Hay varios textos que analizan el proceso de “agudización de las contradicciones” o aumento de las tensiones en el periodo 1967-1973, entre ellos: Marcelo Casals Araya, El alba de una revolución. La izquierda y el proceso de construcción estratégica de la “vía chilena al socialismo” 1956-1970, Santiago, LOM, 2010. Otros más antiguos son: Tomás Moulián, Fracturas: de Pedro Aguirre Cerda a Salvador Allende (1938-1973), Santiago, LOM, ARCIS, 2006; Julio Pinto Vallejos, “Hacer la revolución en Chile”, En Julio Pinto Vallejos (coord. y ed.), Cuando hicimos historia. La experiencia de la Unidad Popular, Santiago LOM, 2005.

753 Torres, op. cit., pág. 187.

754 Entrevista a Theotonio dos Santos, junio de 2013.

755 Marín, Los hechos armados, op. cit.

756 Antonio Sánchez García, “La oposición chilena se merecía un presidente como Chávez”, El Nacional, 2002. En En Defensa del Neoliberalismo [en línea], recuperado de http://www.neoliberalismo.com/merecia.htm

757 Tomás Moulian, “Campo cultural y partidos políticos en la década del sesenta”, Santiago, FLACSO, documento de trabajo, Serie Estudios Políticos N° 21, 1992.

758 Entrevista a Eduardo Santa Cruz, noviembre de 2014. Santa Cruz señala: “Nos equivocamos en la caracterización del periodo, pero quién se iba a imaginar que veinte años después iba a caer el muro. Estaba Vietnam, estaba Cuba…”

759 MIR, “Programa del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR de Chile), 15 de agosto de 1965, en Archivo Chile [en línea], CEME. Recuperado de http://www.archivochile.com/Archivo_Mir/Doc_Agosto_65_a_67/miragosto 65a670002.pdf.

760 André Gunder Frank, “Chile: El desarrollo del subdesarrollo”, Santiago, Monthly Review, Selecciones en Castellano, edición especial, 1967, pág. 1.

761 Ibid., pág. 2.

762 Ibid., pág. 27.

763 Frank, El subdesarrollo…, op. cit.

764 Ibid., pág. 53.

765 Franz Hinkelammert, Pilar Vergara, Hugo Perret y Patricio Biedma, “Dialéctica del desarrollo desigual. El caso latinoamericano”, Cuadernos de la Realidad Nacional, N° 6, número especial, diciembre de 1970. En la segunda parte del número Vergara, Perret y Biedma escriben sobre los proyectos socialistas chino, soviético y cubano. Ver las fichas bibliográficas al final.

766 Enríquez, op. cit.

767 Idem.

768 A los teóricos del marxismo citados, como Marx, Lenin, Rosa Luxemburgo, Trotsky se suman, Sartre, Simone de Beauvoir, Paul Baran, Paul Sweezy, Bakunin, Wright Mills, Lukács y muy profusamente a Antonio Gramsci.

769 MIR Secretariado Nacional, “El MIR y las elecciones presidenciales”, Punto Final, N° 104, Suplemento, 12 de mayo de 1970. El documento presentaba cifras referentes al crecimiento económico del país, áreas productivas, inflación y desocupación. Por otro lado, realizaba un recuento de los movimientos sociales en el periodo señalando datos sobre huelgas y acciones de represión

770 Ibid.

771 Lelio Basso et al., Transición al socialismo y experiencia chilena, Santiago, CEREN, CESO, 1972.

772 Ruy Mauro Marini, “La Reforma Agraria en América Latina”, en Basso et al., ibid., pág 147.

773 Ibid.

774 Ruy Mauro Marini, “Reforma y revolución: una crítica a Lelio Basso”, en Varios autores, Acerca de la transición al socialismo, Buenos Aires, Periferia, 1974.

775 Una versión ampliada de este apartado fue publicada con anterioridad: Ivette Lozoya López, “Intelectuales latinoamericanos de izquierda y la reflexión sobre la violencia en Chile en la década de los sesenta”, en Ana Amelia M. C. de Melo y Fernando de la Cuadra (eds.), Intelectuales y pensamiento social y ambiental en América Latina, Santiago, RIL, 2020.

776 Ver los trabajos sobre los ciclos de violencia en Chile de Igor Goicovic. El Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y la irrupción de la lucha armada en Chile, 1965-1990En: Pozzi y Pérez. Historia oral e historia política. Izquierda y lucha armada en América Latina, LOM.2012 La implacable persistencia de la memoria.: Reflexiones en torno al informe de la Comisión de Prisión Política y Tortura Cádiz: Universidad de Cádiz, Servicio de Publicaciones, 2004; Temas y debates en la historia de la violencia política en Chile. Contenciosa 2 (3), 2014.

777 Torres, op. cit.

778 Aníbal Quijano (como Silvestre Condoruna), “La experiencia de la última etapa de las luchas revolucionarias en el Perú”, Estrategia, N° 3, abril, 1966, pág. 34.

779 Ibid.

780 Mires, Fernando Fundamentos represivos del estado capitalista. Universidad de Concepción 1971. (Disponible en la Biblioteca de la sede de Chillán de la Universidad).

781 Nestor D’Alessio tiene una postura crítica sobre Mires. Dice de él: “En cuanto a Fernando Mires, no recuerdo que se haya caracterizado por haber contribuido con alguna idea política innovativa en el marco del comité regional. Al mismo tiempo, por fuera de la organización, me decía que estaba de acuerdo con mis ideas. Hace unos años me mandó un artículo suyo sobre el libro de Negri y Hard, Imperio. En él escribía que se sentía arrepentido por haber sido marxista en su ‘inmadura juventud’. En mi larga respuesta, redactada en tono amable, intenté mostrarle que no tenía la menor idea de las cuestiones sobre las cuales escribía. Me prometió una respuesta que nunca recibí. Para aquellos que quieran consultarla, una copia de mi carta está en manos del historiador Mario Garcés. En cuanto a su arrepentimiento de los pecados juveniles, mucho no le habrá costado, ya que la carga era ligera. Se trataba de un marxismo de segunda mano, expuesto en términos escolásticos en la columna que regularmente escribía en Punto Final. En relación con ello, alguna vez me confesó que era muy poco lo que habia leído de Marx.”

782 Adolfo Sánchez Vásquez, “Praxis y violencia”, Punto Final, N° 31, Suplemento, segunda quincena, julio de 1967.

783 Punto Final compartió junto con otras seis editoriales, a nivel mundial, la misión de publicar el diario del Che en Bolivia. “Una copia fotográfica del Diario del Che, en poder de la inteligencia militar boliviana y de la CIA, fue confiada al ministro de gobierno de Bolivia, Antonio Arguedas. Este decidió enviarla a Cuba en momentos que los militares negociaban la venta del histórico documento a editoriales norteamericanas y británicas. El ministro Arguedas se valió de un amigo, el abogado Víctor Zannier, que se encargó de traerla a Chile a principios de marzo de 1968. Entonces no existían consulado ni embajada de Cuba en Santiago. Zannier se dirigió entonces a Punto Final, suponiendo que por esa vía podría tomar contacto con las autoridades cubanas. El enviado de Arguedas transportó la película oculta al interior de las carátulas de discos de música folclórica boliviana. Casualmente se encontraba en Santiago el funcionario cubano Luis Fernández Oña (ver PF 647) que examinó la película y estimó que efectivamente se trataba de la letra del Che. La enfermera Flora Martínez Pereira, esposa del director de PF, ocultó la película en el interior de una muñeca y así el Diario del Che viajó a La Habana, vía México. La llevó el secretario de redacción de PF, Mario Díaz Barrientos, que finalmente la puso en manos del comandante Manuel Piñeiro Losada, jefe del Departamento América del PC cubano”. En “‘Punto Final’ y el Diario del Che”, Punto Final, N° 648, 28 de septiembre de 2007, recuperado de http://www.puntofinal.cl/648/diarioche.htm.

784 Vania Bambirra, Diez años de insurrección en América Latina, Santiago, Prensa Latinoamericana, 1971, y La revolución cubana: una reinterpretación, Santiago, Nuestro Tiempo, 1973.

785 Bambirra, Diez años…, op. cit., pág. 54.

786 Vania Bambirra, “Los errores de la teoría del foco: Análisis crítico de la obra de Régis Debray”, Monthly Review. Selecciones en castellano, N°. 45, Santiago, diciembre de 1967.

787 Entrevista a Theotonio dos Santos, junio de 2014.

788 Ibid.

789 Theotonio dos Santos, “Dependencia y alternativas de cambio en América latina”, Revista Mexicana de Sociología, Vol. 32, N° 2, 1970, págs. 432-433.

790 Laura Briceño, “Vania Bambirra y la alternativa insurreccional a inicios de los años 70, Izquierdas, N° 28, julio de 2016.

791 Devés Valdés, El pensamiento..., op. cit.

792 Pedro Naranjo, Mauricio Ahumada, Mario Garcés y Julio Pinto (eds.), Miguel Enríquez, el proyecto revolucionario en Chile. Discursos y documentos del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, MIR, Santiago, CEME, LOM, 2004.

793 Frank, “La dependencia...”, op. cit.

794 Citado en el artículo de Mattelart, “Prefiguración de la ideología burguesa. Lectura ideológica de una obra de Maltus”, Cuadernos de la Realidad Nacional, N° 1, 1969, pág. 105.

795 Armand Mattelart, Michèle Mattelart y Mabel Piccini,
“Los medios de comunicación de masa. La ideología de la prensa liberal en Chile”, Cuadernos de la Realidad Nacional, N° 3, marzo de 1970.

796 Ibid., págs. 111-112.

797 Silvia Hernández, “El desarrollo capitalista del campo chileno”, Sociedad y Desarrollo, N° 3, CESO, 1972, sin núm. de pág.

798 Ruy Mauro Marini, “El camino legal y las capas medias”, Chile Hoy, N° 7, 28 de julio-3 de agosto de 1972.

799 Entrevista a Mario Garcés, enero de 2014.

800 Ruy Mauro Marini, “Dos estrategias en el proceso chileno”, El reformismo y la contrarrevolución (Estudios sobre Chile), México, ERA, 1974.

801 Jorge Larraín, El concepto de ideología. II. El marxismo posterior a Marx: Gramsci y Althusser, LOM, Santiago, 2008.

802 “Creer que la conciencia tiene que venir primero y la lucha después es un error. ¡La lucha tiene que venir primero e inevitablemente después de la lucha vendrá con ímpetu creciente la conciencia revolucionaria!”, citado en Punto Final, N° 40, 2a quincena de octubre de 1967, pág. 31.

803 Mario Garcés, “Prólogo”, en Pedro Naranjo, Mauricio Ahumada, Mario Garcés y Julio Pinto (eds.), Miguel Enríquez, el proyecto revolucionario en Chile. Discursos y documentos del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, MIR, Santiago, CEME, LOM, 2004, pág. 13.

804 Miguel Enríquez, “Hay que crear una nueva legalidad”, discurso, 26 de julio de 1971. Punto Final, N° 136, 1971. Pág 30.

805 Ibid.

806 Mattelart, Biedma y Funes, op. cit.

807 Ibid., pág. 256.

808 Ibid., pág. 260.

809 Agradezco a Carla Rivera las referencias bibliográficas y las discusiones respecto a este tópico en particular.

810 Una versión ampliada de este apartado fue publicada bajo mi autoría como “Social scientists from the left-wing party and discussions about power in Chile (1970-1973)”, Universum, vol. 31, N° 2, 2016.

811 Entrevista a Andrés Pascal Allende, enero de 2014.

812 Juan Carlos Marín, Las tomas, 1970-1973, Santiago, ICIRA, 1973.

813 Ibid., pág. 11.

814 Ibid., pág. 15.

815 Hernández, Silvia, “El desarrollo capitalista del campo chileno”, en Solon Barroclough et al., Chile, reforma agraria y gobierno popular, Buenos Aires, Periferia, 1973. El estudio de Hernández había sido publicado con anterioridad en la revista Sociedad y Desarrollo.

816 Emir Sader, “Cordón Cerrillos e poder proletário no Chile em 1972”, escrito en agosto de 1973 y publicado en 1975, disponible en Arquivo Marxista na Internet [en línea], recuperado de
http://www.marxists.org/portugues/sader/1973/08/cordon.htm#r4

817 Aníbal Quijano, “Introducción”, en Carmen Pimentel (ed.), Vidas marginales, Santiago, Editorial Universitaria, 1972. En 2013 fue reeditado por Metales Pesados.

818 Ibid., pág 20

819 Ibid., pág. 20.

820 Ibid., pág. 27.

821 Quijano trabaja en la CEPAL entre 1968 y 1971, en la División de Asuntos Sociales. Luego va a establecerse en el Centro Interdisciplinario de Desarrollo Urbano dependiente de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

822 Alexis Cortés Morales, “La urbanización dependiente y el proceso de marginalización en América Latina: Las contribuciones de Aníbal Quijano”, XXIX Congreso Latinoamericano de Sociología, Santiago, 29 de septiembre-4 de octubre de 2013.

823 Ibid.

824 Theotonio dos Santos, “Sobre la dualidad de poderes”, Chile Hoy, Año 1, N° 8, 4-10 de agosto 1972, pág. 4. Disponible en http://www.socialismo-chileno.org/PS/ChileHoy/chile_hoy/chile_hoy.html

825 Ruy Mauro Marini, “La ENU, un problema del pueblo”, Chile Hoy, N° 45, 19- 26 de abril de 1973, pág. 4. Disponible en http://www.socialismo-chileno.org/PS/ChileHoy/chile_hoy/chile_hoy.html.

826 Ejemplo de esta revolución creativa era el trabajo de Martínez Heredia y de Pensamiento Crítico. Este proceso quedó trunco con la aplicación del modelo soviético desde 1971.

827 Naranjo et al., op. cit., pág. 13.

828 Theotonio dos Santos, “Problemas estratégicos y tácticos de la revolución socialista en América Latina”, Seminario “El gobierno de Allende y la lucha por el socialismo en Chile”, México, UNAM, 1975.

Table des illustrations

Titre Las carreras de ciencias sociales de la Universidad de Concepción como espacio de vinculación de intelectuales y el MIR
Légende *Los nombres destacados corresponden a militantes del MIR
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/7672/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 24k
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/7672/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 40k
Titre FLUJO EN LAS RELACIONES POLÍTICO-INTELECTUALES ENTRE CEREN-CESO-MIR
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/7672/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 24k
Titre FLUJO DE LA TEORÍA SOBRE LA ESTRATEGIA
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/7672/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 20k
Titre INTELECTUALES LATINOAMERICANOS Y LATINOAMERICANISTAS EN EL MIR CHILENO
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/7672/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 62k
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/7672/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 55k

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search