Version classiqueVersion mobile

Intelectuales y revolución

 | 
Ivette Lozoya López

Introducción

Texte intégral

  • 1 Este libro es producto de mi investigación doctoral en el programa de Doctorado en Estudios America (...)
  • 2 Avances de esta investigación fueron publicados como artículos o capítulos en algunas revistas y li (...)

1Intentar conectar una idea con una bala parece difícil, sin embargo, cuando indagamos en la década de 1960 en América Latina logramos establecer esta relación1. En esos años coinciden, sincrónicamente, un ciclo de violencia política que enfrenta a proyectos excluyentes y un momento de desarrollo del pensamiento latinoamericano de profunda lucidez e impacto a nivel mundial. Ambas circunstancias son expresiones de la época y en las dos confluyen las organizaciones revolucionarias que piensan y ensayan el camino al socialismo2. Las organizaciones revolucionarias de la Nueva Izquierda de los años sesenta contaron entre sus filas a académicos, intelectuales y artistas que adhiriendo a la utopía socialista y comprometieron, al servicio de la revolución, mucho más que la obra.

  • * En este texto se utilizarán, indistintamente, las expresiones científicos y cientistas sociales. Si (...)

2La relación entre intelectuales y política no era nueva, sin embargo, adquirió ribetes distintos porque en este periodo estaba mediada por la violencia. La revolución no solo exigía una declaración de compromiso, sino demostrar ese compromiso en la lucha concreta. Las acciones del Che Guevara, Haydée Santamaría o Camilo Torres marcaban el camino: “la revolución no se piensa, se hace”. Esta relación fue especialmente intensa entre partidos y científicos sociales*, ya que, por un lado, la institucionalización de las disciplinas definía su profesionalización y separaba “los campos” y, por el otro, la responsabilidad asignada a los cientistas sociales era mayor que la de un literato o un artista, puesto que debían pensar desde la ciencia y desde su experticia las condiciones para la revolución.

3En Chile, el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) fue protagonista de este proceso. En él confluyeron con mucha potencia ambos fenómenos: la definición de un proyecto revolucionario que incluía el uso de las armas y la vinculación temprana con científicos sociales no solo chilenos, sino que latinoamericanos y latinoamericanistas de distintos países. Si bien el MIR tuvo relaciones con diversos intelectuales, a quienes analizaremos aquí será a los científicos sociales, con quienes la organización estableció un vínculo de mayor responsabilidad debido a la “misión” de constructores de proyectos asignada a su función social como intelectuales. Así, la presente investigación indaga en los referentes intelectuales latinoamericanos que definieron ideológica y políticamente al Movimiento de Izquierda Revolucionaria.

4En términos más específicos, lo que se pretende es examinar las ideas que forman parte del pensamiento político, económico y filosófico latinoamericano que se convirtieron en referencia para el MIR. Se buscará, por lo tanto, describir y problematizar la relación que existía entre los científicos sociales latinoamericanos y la organización revolucionaria, diferenciando entre quienes cumplían un rol de referentes y quienes eran militantes del MIR. Para esto, se hace necesario analizar las redes intelectuales que permitían la difusión del pensamiento a nivel general en América Latina, así como los lazos que habían establecido los intelectuales miristas con sus símiles latinoamericanos. Finalmente, se definirán también los roles que cumplían en la organización dichos intelectuales, así como la existencia de una política del MIR sobre este sujeto específico.

5En términos más amplios, nos interesa saber de qué manera el pensamiento social latinoamericano aportó a la definición del MIR y cómo la organización revolucionaria aportó, a su vez, al pensamiento político local. Nos preguntamos sobre cuáles fueron los motivos por los que un grupo de sujetos de elite y relacionados con las letras y la reflexión teórica se vincularon con proyectos revolucionarios en Chile y cuáles fueron los argumentos que esgrimieron para justificar la lucha armada en un país donde los espacios democráticos estaban abiertos y estaban siendo exitosos. Asimismo, también es importante indagar en las condiciones que hicieron posible esos vínculos y aportes.

6En el periodo que analizamos (1965-1973) ocurrieron una serie de acontecimientos y estaban en desarrollo distintos procesos que potenciaron la relación entre intelectuales y política. En estos años, el agotamiento del modelo de desarrollo, la presión de los movimientos de clase sobre las estructuras nacionales y el ejemplo de la Revolución cubana generaron una inversión de la interpelación entre el poder y los intelectuales. Ya no era el intelectual el que interpelaba a la sociedad, sino era la sociedad, desde los proyectos totalizantes –por lo tanto, desde los espacios de construcción de poder– la que los llamaba a posicionarse y comprometerse. Así, el momento de mayor y más original producción intelectual latinoamericana es también el de mayor y más profundo compromiso político de los intelectuales. Los científicos sociales superaron el análisis y plantearon proyectos de desarrollo absolutamente vinculados a la política partidista.

  • 3 Concepto utilizado por Devés al referirse a la izquierdización de la cultura en lo que él llama los (...)

7El periodo fue intenso en experiencias políticas y fue la sistematización de esas experiencias por sus propios protagonistas lo que nutrió el pensamiento político latinoamericano de la época. Así, fueron las teorías sobre la revolución, el poder popular, el proyecto de construcción socialista y las estrategias militares las que dieron forma a la discusión de los intelectuales de izquierda en las décadas en cuestión. La sensibilidad sesentista3 y el reconocimiento de un movimiento continental facilitaron la circulación y la adscripción a estas ideas. En consecuencia, con esta realidad el MIR incorporó las discusiones dadas a nivel latinoamericano y realizó una lectura adecuada a la realidad chilena. En este ejercicio de apropiación participaron los intelectuales militantes, quienes también emprendieron su traducción hacia las masas a través de los órganos de difusión de la política del partido.

8De esta afirmación se desprende que el Movimiento de Izquierda Revolucionaria pensó e implementó una política respecto de los intelectuales. Estos tuvieron distintos grados de vinculación con la organización, yendo desde la simpatía a la militancia, y diversas funciones, que abarcaron desde la elaboración de documentos internos a la creación de textos pensados como propaganda. Los medios de difusión de la discusión política, principalmente las revistas, cumplieron un rol fundamental en el desarrollo del debate. De estas, las revistas editadas en Cuba, como Tricontinental, Revista de la Casa de las Américas y Pensamiento Crítico, fueron referencia obligada. Su correlato interno fueron las revistas Punto Final y Chile Hoy.

9La década de 1960 vio aparecer las escuelas de sociología a nivel continental y en Chile. Por otro lado, la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), las reflexiones en torno al Concilio Vaticano II y las experiencias guerrilleras generaron un grupo importante de intelectuales latinoamericanos y latinoamericanistas que se posicionaron frente a esa realidad y que teorizaron sobre ella. Fueron esos intelectuales de izquierda, que pensaron el socialismo desde sus espacios académicos, los que dotarán de elementos al MIR para justificar el proyecto de revolución socialista. No eran sujetos marginales al poder, sino intelectuales reconocidos y valorados los que asumieron el llamado no solo a pensar la revolución, sino que a hacerla.

  • 4 Respecto a lo escrito sobre el MIR, destacan recopilaciones de documentos internos y discursos de s (...)

10Los estudios sobre este periodo histórico en Chile aún no se han agotado. Si bien hay varios trabajos desde la historia y las ciencias sociales que abordan los procesos políticos, los movimientos sociales y las organizaciones revolucionarias en el marco temporal propuesto, exiten una serie de temáticas y enfoques que siguen sin ser explorados. Lo mismo ocurre con el objeto específico de estudio, el MIR, que a pesar de ser la organización político-militar sobre la que más investigaciones se han realizado, aún es posible elaborar nuevas preguntas para su estudio4. Estos cuestionamientos más recientes han ido surgiendo en la medida que las transformaciones sociales del presente nos obligan a mirar al pasado en búsqueda de referencias y alternativas.

  • 5 La coyuntura chilena entre 2011 y 2012 estuvo marcada por el resurgimiento de una serie de movimien (...)

11La existencia, por un lado, en las décadas en estudio de proyectos totales alternativos a los de la clase dominante y, por el otro, la imposibilidad de materializarlos, nos lleva a preguntarnos –a propósito de la idea sobre el aletargamiento de la sociedad chilena5– si dichos proyectos fracasaron debido a que su materialización era inviable, a que fueron superados a través de la instalación de otros valores y prioridades o simplemente porque fueron derrotados militarmente. En definitiva, si la causa de la derrota fue la estrategia deficiente o el hecho de que el horizonte utópico perseguido era imposible de realizar.

12Resulta relevante la necesidad de indagaciones más profundas sobre la experiencia revolucionaria latinoamericana. No podemos reducir este proceso al vulgar historicismo que pretende explicar todo desde la base de la existencia de “una época” que configura y condiciona la realidad. Interpretar el surgimiento, y más tarde la derrota, de las organizaciones político-militares en América Latina simplemente por el ejemplo que proporcionaba la Revolución cubana, el contexto de la Guerra Fría y luego la caída del muro, nos parece, a esta altura, no solo insuficiente, sino también caricaturesco.

13Es por eso que volver sobre la temporalidad y el objeto de estudio preguntándonos por la relación entre intelectuales latinoamericanos y el MIR nos parece importante, ya que a través de su revisión es posible indagar en la creación de teorías y discursos justificadores y sustentadores de un proyecto alternativo. Creemos que es un aporte también la aplicación de enfoques que no están muy difundidos en nuestro país, de manera de lograr el desarrollo de la disciplina. Por otro lado, mirar los procesos nacionales en perspectiva latinoamericana nos permite enriquecer el análisis y reconocer tendencias generales y particularidades en la realidad continental. Pensamos, igualmente, que un estudio que analice la relación entre pensamiento político latinoamericano y el Movimiento de Izquierda Revolucionaria nos permitirá discutir las interpretaciones mecanicistas respecto de la aplicación de las concepciones revolucionarias latinoamericanas en Chile.

14Los estudios históricos que existen sobre organizaciones revolucionarias han sido, en general, abordados desde el plano de lo militar y su fracaso. Los análisis desde la perspectiva de la nueva historia política son pocos y, por lo tanto, dejan un campo abierto para explorar. Finalmente, y frente a lo que se ha definido como la muerte del intelectual, resulta atractivo indagar en el proceso precedente, en el que estos no solo intervenían en el debate teórico, sino que también abrazaban la militancia, asumiendo plenamente los compromisos que ello significaba.

15El giro que desde hace algunos años dio la historia política nos abre una serie de temáticas para indagar en las relaciones de poder. La posibilidad de salir del ámbito exclusivo de las elites políticas y el desarrollo del Estado y abrir las investigaciones a otros sujetos que conflictúan con el poder implica también el acercamiento desde otras perspectivas. Así, los discursos, el pensamiento político, la militancia, las redes, entre otros, se convierten en objetos de estudio que son abordados aquí desde dos enfoques: el de la historia de la violencia y el de la historia intelectual.

16 Los métodos, las categorías, las fuentes y las interpretaciones ligados a la historia intelectual nos permiten analizar y seguir la trayectoria, la circulación, las redes y la recepción del pensamiento revolucionario en América Latina y la referencia e influencia que este significó para el Movimiento de Izquierda Revolucionaria. En relación con la historia de la violencia, esta nos otorga las herramientas para vincular a los intelectuales con un periodo histórico y una organización donde la violencia política tiene centralidad. De ahí, entonces, la posibilidad de estudiar la relación de los intelectuales con su época no solo con base en la lectura de su obra, sino también desde el contexto político en el cual se desenvolvieron, considerándolos como referencias intelectuales y militantes del proyecto revolucionario del MIR. De esa manera, mientras que la historia intelectual nos posibilita el acercamiento al pensamiento y el discurso político que es asumido por el partido, la historia de la violencia nos permite analizar al MIR como una organización revolucionaria y su política hacia los intelectuales.

  • 6 Julio Aróstegui, “Violencia, sociedad y política: la definición de la violencia”, Ayer, N° 13, 1994 (...)
  • 7 Eduardo González Calleja, La violencia en la política. Perspectivas teóricas sobre el empleo delibe (...)

17Julio Aróstegui define la violencia política como la “resolución o intento de resolución, por medios no consensuados, de una situación de conflicto entre partes enfrentadas, lo que comporta esencialmente una acción de imposición, que puede efectuarse, o no, con presencia manifiesta de fuerza física”6. En esta definición se encuentran presentes los elementos básicos para poder estudiar histórica y operacionalmente las dinámicas particulares de la violencia política, ya que se señala e identifica su naturaleza relacional al considerarla como producto de las relaciones sociales, su carácter de acción deliberada, su enorme potencialidad de ruptura del orden social y su diferenciación, tanto de la noción de fuerza como de la de conflicto7.

  • 8 Ibid., pág. 13.

18Por tanto, entendemos la violencia como un modo determinado de comunicación, cuya singularidad reside en que busca forzar el cambio de una situación o un comportamiento. La violencia, en este sentido, “es un modo de interlocución que a veces resulta ser la única alternativa posible ante la oclusión de otros medios de relación mutua. La violencia no es, contra lo que pudiera parecer a simple vista, la ruptura de todo tipo de interacción social, sino un modo especial de la misma”8.

19Al entender la violencia como un elemento propio de lo social y de lo político, estamos señalando que es susceptible de ser historiada, fundamentalmente a través de su relación con las estructuras sociales y económicas que la moldean en diferentes intensidades. De esta manera, es esencial identificar las variables históricas de gran trascendencia que inciden de manera destacable en las dinámicas y el comportamiento violento de los sujetos, en particular en sus formas de protesta o expresión política.

  • 9 La reflexión que precede a estas afirmaciones se inserta en la crítica al positivismo y al concepto (...)

20La lectura del pensamiento político latinoamericano que nos interesa es aquel que va más allá del análisis de las ideas en sí mismas y que propone el estudio del proceso desde el cual las ideas son elaboradas y apropiadas. Este enfoque nos obliga a cuestionar la posibilidad de llegar a las ideas en su “esencia” y más bien asumir su lectura e interpretación como una creación permanente en cada recepción. Desde este punto de vista, resulta inoficioso cualquier intento por evaluar como correcta o incorrecta la apropiación del pensamiento político latinoamericano que hace el MIR, pero sí nos obliga a analizar la traducción que hace la organización al contexto específico en el cual se desenvuelve9.

  • 10 Carlos Altamirano, Para un programa de historia intelectual y otros ensayos, Buenos Aires, Siglo XX (...)

21En palabras de Carlos Altamirano, la historia intelectual “indica un campo de estudios, más que una disciplina o una subdisciplina. Aunque inscribe su labor dentro de la historiografía, su ubicación está en el límite de ese territorio, y a veces cruza el límite y se mezcla con otras disciplinas. Su asunto es el pensamiento, mejor dicho, el trabajo del pensamiento en el seno de experiencias históricas”10. Desde esta perspectiva, se hace posible analizar la política del MIR no solo como práctica, sino también como proyecto. Ideas que se nutren en la práctica, se reformulan e influyen en las definiciones políticas de la organización.

22Entendemos que los intelectuales están insertos en una época y que su creación recoge los elementos de su momento histórico a la vez que impacta en la realidad transformándola:

  • 11 Ibid., pág. 20.

No obstante, es válido analizarlos en sí mismos, convertirlos en objetos de la historia y no solo en fuentes para el análisis de esta. En definitiva, pese a que los textos de una época son indisociables de la acción política, para esclarecer el sentido intelectual de los escritos no basta con remitirlos al campo de la acción o su contexto. Ponerlos en conexión con su exterior, con sus condiciones pragmáticas, contribuye, sin dudas, a su comprensión, pero no ahorra el trabajo de la lectura interna y de la interpretación correspondiente11.

23 Al analizar la historia del MIR desde el enfoque de la historia intelectual, podemos ver la obra de los pensadores latinoamericanos como la expresión escrita de la política de una época. Este enfoque nos permite salir del análisis del pensamiento en sí mismo, o de las ideas en abstracto, para trabajarlas en relación con un momento en el pensamiento político, analizando qué significado tienen y de qué manera se transforman en referencia para las definiciones ideológicas de una organización como el MIR y, de esta manera, situarlas históricamente.

24Poniendo en relación a los intelectuales latinoamericanos y el Movimiento de Izquierda Revolucionaria estamos indagando en una doble dirección: por una parte, desde los intelectuales hacia el MIR y, por otra, en la definición de la política de la organización hacia los intelectuales. En este vínculo, el concepto de violencia política adquiere pertinencia y relevancia ya que estamos hablando de una agrupación que se considera político-militar, lo que implicaba que los intelectuales que militaban en ella debían legitimar discursivamente un proyecto y una estrategia que incluía el uso de la violencia revolucionaria.

25Hay una dimensión de la producción intelectual latinoamericana que no necesariamente tiene una relación directa o de carácter orgánico: el pensamiento político de una época fluye y, en ese fluir, es interpretado y resignificado en un intento por convertirlo en proyecto de transformación. La lectura de la historia continental, las teorías sobre el desarrollo del capitalismo y la teorización respecto de la revolución latinoamericana fueron referencias obligadas para la organización político-militar que nos convoca. La transferencia que hizo el MIR de estas teorías no fue la de la aplicación de un manual, sino que las recepcionó, las leyó y las resignificó de acuerdo con las condiciones de la lucha de clases en Chile, la realidad geográfica y la particularidad del desarrollo político del país.

26Abordaremos, entonces, en el capítulo I a las organizaciones político-militares de la región desde una perspectiva distinta, analizándolas como espacios de reflexión y circulación de ideas. Nos enfocaremos en el concepto de intelectual a partir de la sistematización de las discusiones que se dieron en América Latina para llegar a la definición de una tipología de los intelectuales que se vincularon con el MIR en el periodo 1965-1973.

27En el capítulo II revisaremos el desarrollo de las ciencias sociales en América Latina, en específico en México, Brasil y Argentina, bajo el argumento de que estas disciplinas nacieron politizadas, vinculadas con el Estado y al servicio de los proyectos de desarrollo. Con esta afirmación base reconstruiremos la trayectoria de las disciplinas sociales desde su institucionalización hasta la persecución política de sus exponentes por las dictaduras instaladas en los años sesenta.

28 Nos interesa, en ese apartado, dejar en claro que la relación entre científicos sociales y proyectos políticos es permanente, por lo que nos resulta antojadizo hablar de una “politización” y pérdida de neutralidad de las ciencias sociales a partir del ciclo revolucionario. Nuestra afirmación central, insistimos, es que las ciencias sociales siempre han asumido la construcción y la defensa de proyectos sociales que tienen un claro domicilio político.

29En capítulo III analizaremos el desarrollo de las ciencias sociales en Chile desde el planteamiento de que en el momento de la llegada de intelectuales exiliados al país existía un desarrollo institucional que permitió su rápida y exitosa instalación y vinculación con la realidad política nacional.

30En el capítulo IV veremos al Movimiento de Izquierda Revolucionaria y su relación con los intelectuales fundadores y la generación de jóvenes intelectuales que comienzan a conducir la organización desde 1967. Operacionalizando las categorías de intelectual definidas previamente, clasificaremos a los intelectuales de ese periodo. Finalmente, en el capítulo V abordaremos la relación del MIR con los intelectuales latinoamericanos, las razones de sus vínculos políticos y las ideas que ellos aportaron a la organización.

31El presente estudio no pretende ser un juicio sobre los intelectuales militantes y sus interpretaciones de la realidad. Su intención es la de presentar una aproximación alternativa a la historia de los movimientos revolucionarios en América Latina. Es por eso que este trabajo es una historia política que aborda a la elite intelectual del MIR y que utiliza las herramientas de la historia de la violencia y la historia intelectual.

Notes

1 Este libro es producto de mi investigación doctoral en el programa de Doctorado en Estudios Americanos de la Universidad de Santiago. Se desarrolló con el patrocinio del proyecto FONDECYT regular N° 1130323 “Contexto histórico y dinámicas políticas de la insurgencia armada en Chile (1978-1994)”, cuyo investigador responsable era Igor Goicovic Donoso y del cual fui tesista. La publicación final tiene revisiones e incorporaciones que se realizaron en el marco del FONDECYT de iniciación N° 11170759 Intelectuales y revolución en Chile y Cuba 1960-1973.

2 Avances de esta investigación fueron publicados como artículos o capítulos en algunas revistas y libros detallados a continuación: “Pensar la revolución: pensamiento latinoamericano e intelectuales en el MIR chileno 1965-1973. Propuesta teórica y metodológica para su estudio desde la historia intelectual y la historia de la violencia”, Revista de Humanidades, N° 27 (enero-junio), UNAB, 2013; “Debates y tensiones en el Chile de la Unidad Popular. ¿La traición de los intelectuales?”, Pacarina del Sur, año 5, N° 17 (octubre-diciembre), 2013; “El pensamiento político latinoamericano y su recepción, creación y circulación en el MIR chileno”, en Roberto González Arana y Alejandro Schneider (eds.), Sociedades en conflicto. Movimientos sociales y movimientos armados en América Latina, Barranquilla y Buenos Aires, Universidad del Norte, Instituto de Altos Estudios Sociales y Culturales de América Latina y del Caribe, CLACSO, Imago Mundi, 2016; “Social scientists from the left-wing party and discussions about power in Chile (1970- 1973)”, Universum, vol. 31, N° 2, 2016; “Intelectuales latinoamericanos de izquierda y la reflexión sobre la violencia en Chile en la década de los sesenta”, en Ana Amelia M. C. de Melo y Fernando de la Cuadra (eds.), Intelectuales y pensamiento social y ambiental en América Latina, RIL, Santiago, 2020.

3 Concepto utilizado por Devés al referirse a la izquierdización de la cultura en lo que él llama los largos años sesenta. En Eduardo Devés Valdés, El pensamiento latinoamericano en el siglo XX. Entre la modernización y la identidad. Tomo II. Desde la CEPAL al neoliberalismo (1950-1990), Santiago, Biblos, Centro de Investigaciones Diego Barros Arana, 2003.

4 Respecto a lo escrito sobre el MIR, destacan recopilaciones de documentos internos y discursos de su líder político Miguel Enríquez. También existen artículos y libros que analizan la formación y el desarrollo histórico de la organización y obras basadas en entrevistas y testimonios.

5 La coyuntura chilena entre 2011 y 2012 estuvo marcada por el resurgimiento de una serie de movimientos de protesta, lo que para algunos implica la finalización de un ciclo histórico definido por el pacto político entre izquierda y derecha que materializa el proceso de transición a la democracia. Ese pacto habría significado, en términos sociales, una desmovilización, lo que habría facilitado la continuidad de las políticas neoliberales de la dictadura, sin contrapeso alguno.

6 Julio Aróstegui, “Violencia, sociedad y política: la definición de la violencia”, Ayer, N° 13, 1994, pág. 30.

7 Eduardo González Calleja, La violencia en la política. Perspectivas teóricas sobre el empleo deliberado de la fuerza en los conflictos de poder, Madrid, CSIC, 2002, pág. 42.

8 Ibid., pág. 13.

9 La reflexión que precede a estas afirmaciones se inserta en la crítica al positivismo y al concepto de ciencia desarrollado por autores como Gadamer, Kuhn, Eco, Feyerabend, y que tiene un correlato en la disciplina histórica a través del llamado giro lingüístico. Sobre discusiones más actuales respecto de la historia política, ver autores como Elías Palti, José Antonio Aguilar, Pierre Rosanvallon y Roberto Vila.

10 Carlos Altamirano, Para un programa de historia intelectual y otros ensayos, Buenos Aires, Siglo XXI, 2005, págs. 10-11.

11 Ibid., pág. 20.

Notes de fin

* En este texto se utilizarán, indistintamente, las expresiones científicos y cientistas sociales. Si bien la adjetivación “científicos sociales” es la grafía más adecuada al castellano, se ha dejado la de derivación anglo de “cientistas”, a fin de no introducir confusión.

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search