Version classiqueVersion mobile

Exilio y Renovación

 | 
Mariana Perry Fauré

Conclusiones

Texte intégral

1El desarrollo de la presente investigación permitió analizar un importante, pero poco estudiado, aspecto de la historia reciente de la política en Chile: la dimensión internacional del pensamiento político chileno de la segunda mitad del siglo XX. La particularidad del período de tiempo analizado, que se inicia con el golpe de Estado en 1973, radica en que representó un periodo único de internacionalización sustantiva de la política chilena. Luego del quiebre institucional, la izquierda salió masivamente al exilio, aterrizando en diversos contextos políticos. Así, junto con el trauma, los chilenos debieron procesar la derrota política que implicó el abrupto fin de la Unidad Popular en escenarios políticos que contenían vivos y dinámicos debates políticos, influenciando fuertemente las posteriores reflexiones de la comunidad política chilena en el exilio. Además, dichas reflexiones se desarrollaron al interior de una comunidad altamente politizada y fragmentada. No obstante, diez años después, cuando fue posible regresar a Chile, muchos de estos líderes habían reformulado ampliamente su proyecto político a la luz de las ideas que seleccionaron y activamente apropiaron, del contexto del exilio.

2El análisis de la transferencia política que estos líderes políticos realizaron del contexto del exilio permitió complejizar el entendimiento que se tiene sobre la historia política chilena, cuyas implicancias se observan incluso el día de hoy. Así, se sostiene, como se planteó en el objetivo general, que no es posible plantear un análisis comprehensivo de la historia del pensamiento político chileno de la segunda mitad del siglo XX sin considerar su dimensión internacional. De esta manera, el presente estudio, se inserta en las preocupaciones de académicos como Berger (2003; 2011); Te Velde (2005; 2007), Van Dongen et al. (2014) y Olstein (2015) los cuales buscan revisitar las historias nacionales a la luz de los nuevos aportes que una mirada ampliada al mundo puede otorgar al análisis.

3Junto con lo anterior, y de manera particular, la presente investigación, a través del análisis de las formulaciones políticas desarrolladas en el escenario del exilio en Europa Occidental durante el fin de la década de 1970 e inicios de 1980, abordó la dimensión internacional de la redemocratización chilena, considerando -en línea con lo propuesto por Altman, et al., (2008)-, que la acción de los exiliados políticos chilenos ejerció una directa influencia en la redemocratización chilena. A través del foco del presente estudio en la dimensión internacional del procesamiento intelectual del golpe militar, se sostiene que las ideas contenidas en el proceso de Renovación, particularmente su revalorización de la democracia como espacio y límite de la labor política y el consecuente replanteamiento en torno a las alianzas políticas definidos por las iniciativas de la Convergencia, definieron nuevas formas de aproximarse a la política por parte de la elite intelectual de izquierda. Así, a través del análisis de los factores internacionales que incidieron en estas ideas en la izquierda chilena durante su exilio, fue posible identificar un momento clave de vinculación de Chile con el mundo y los orígenes internacionales del proceso de organización de una oposición democrática al régimen militar, logrando de esta manera, contribuir a la complementación del análisis de la política chilena actual.

4El desafío específico planteado para la presente investigación era entonces abordar la conexión entre los exiliados chilenos y el contexto de Europa Occidental, a fin de poder identificar tanto el origen, como el desarrollo y las consecuencias de dicha interacción para el desarrollo político chileno. En vista de las necesidades del caso de estudio, el concepto de transferencia política propuesto por Te Velde (2005), proveyó de la flexibilidad necesaria para abordar la relación del político chileno con el contexto europeo bajo la circunstancia del exilio político. La crisis provocada por el golpe, la violación de los derechos humanos en Chile, sumado a la experiencia de vida en los socialismos reales, incentivaron a los exiliados a buscar nuevos referentes en las ideas circulantes para replantearse el proyecto político. Así, para aquellos políticos que participaron del proceso de Renovación, el principal aprendizaje fue la revalorización de la democracia liberal como el único espacio político que garantiza el respeto a los derechos humanos y la posibilidad de convivir dentro de una misma sociedad con intereses políticos diversos.

5Además la particularidad del caso chileno, determinado por la vinculación masiva de líderes políticos intelectuales con el escenario político de Europa Occidental, implicó que el proceso de reflexión no solo fuese nutrido por una reflexión intelectual, sino que la experiencia de vida durante un exilio especialmente largo, haya implicado que los chilenos estudiados, se involucraran de manera experiencial con su contexto lo que, sin duda, complementó el incentivo del desarrollo de transferencia y aprendizaje político.

6El enfoque sensibilizador del concepto de transferencia política permitió observar la relación de la comunidad chilena con el sistema internacional. Asimismo, se pudo estudiar cómo, junto a su propio proceso de resignificación de la realidad a partir de la crisis provocada por el golpe, una vez superadas las primeras etapas del shock del exilio, se conectaron con el espacio de Europa. En dicha relación se analizó el procesamiento creativo del fracaso político tanto de las ideas como de las alianzas formadas por los partidos políticos de la Unidad Popular, lo cual fue necesario para la elaboración de la nueva propuesta política contenida en la Renovación y Convergencia socialista. Para ello, primero, los líderes políticos, incentivados por la crisis del fracaso, desarrollaron un proceso de cuestionamiento de las bases fundantes de su pensamiento a la luz de las ideas disponibles en circulación en el escenario internacional del exilio. Posteriormente, una vez diagnosticados los propios errores, se reconstruyó la propuesta política que le daba un renovado espacio a la idea de democracia a la vez que se distanciaba del paradigma político del marxismo-leninismo. Esta nueva propuesta política se debatió y profundizó en redes político-intelectuales, que conectaron y difundieron la discusión entre los distintos espacios desde donde se procesaba la reformulación del proyecto de izquierda.

7Es importante destacar, en base al análisis hecho, la importancia del contexto y del agente, en los planteamientos políticos efectuados en el exilio. Lo anterior quedó demostrado en que el devenir de las reflexiones políticas no condujo a las mismas conclusiones para todos los sujetos analizados. Las diferencias identificadas en los caminos tomados PCCh, el MAPU, y, particularmente, los procesos al interior del PSCh, permitieron identificar la centralidad del contexto en el procesamiento intelectual de los exiliados. El caso del PCCh, por ejemplo, de acuerdo con su ordenamiento e historia, el giro hacia la política de rebelión popular de masas, que se planteó desde Moscú, se adoptó sin generar graves divisiones, como si se dieron en el PSCh.

8Una vez identificada la problemática, se buscó enmarcar la importancia de lo internacional en la historia del pensamiento chileno del siglo XX. Quedó demostrado, a lo largo del primer capítulo, que el factor internacional ha sido siempre un elemento importante en las dinámicas políticas chilenas. Además, se identificó que para el caso chileno es posible relacionar las crisis políticas con el incentivo para buscar nuevas ideas en circulación. En otras palabras, históricamente ante el desarrollo de una crisis política, la elite político intelectual chilena buscó en referentes internacionales las ideas que podrían contribuir a superar las incertidumbres, reorganizando el entendimiento del escenario político, potenciando la importancia de los enfoques globales para analizar la historia de Chile. Frente a esto se concluyó, que las crisis, sean éstas reales o percibidas, son los puntos de inflexión a partir de los cuales los líderes políticos-intelectuales recurren a nuevas ideas para proponer nuevas maneras de hacer frente a los desafíos del escenario político. Lo anterior fue comprobado a través de las grandes crisis que se dieron lugar en la historia del siglo XX chileno, siendo la última la crisis provocada por el golpe de Estado en 1973. En todas, los líderes políticos recurrieron a ideas globales para, mediante su adaptación a códigos propios, transferirlas al escenario político chileno. Lo anterior no solo significó la inclusión de corrientes de pensamiento globales, sino que además originaron nuevas formaciones políticas de importancia radical para el desarrollo político chileno enfatizando, de esta manera, el rol cumplido por los agentes de trasferencia. Sin ellos quienes adaptan las ideas en circulación global a los códigos locales, en vista de la demanda del contexto, resignificándolas y, por ende, transfiriéndolas. Dicha constante en la historia chilena fue reforzada para el estudio de caso, en donde, a propósito de la crisis provocada por el golpe militar, los líderes políticos de izquierda buscaron en referentes internacionales, nuevas maneras de reconstruir su proyecto político. A pesar de la persistencia de la tendencia a incorporar la dimensión internacional en la solución a las crisis políticas chilenas a lo largo de toda la historia del país, el estudio de caso demostró ser especialmente importante debido a la masividad con que los líderes se conectaron con las ideas circulantes en la arena internacional, siendo su efecto de una importancia trascendental.

9De lo analizado en el tercer capítulo, fue posible identificar la importancia del contexto en la reflexión política que siguió a la traumática experiencia del golpe de Estado para los chilenos en el exilio. A través del desarrollo del capítulo, construido sobre la investigación de fuentes primarias, entrevistas y bibliografía secundaria, no solo la importancia del contexto sino específicamente la manera en que se desarrolló dicha influencia, lo que moldeó la reflexión posterior de los chilenos. No obstante, antes de identificar la forma en que se desarrolló la influencia contextual, se procedió primero a describir cuál era el contexto de Europa Occidental, al que aterrizaron los exiliados chilenos. A través del análisis de hitos históricos como los movimiento político-sociales en Praga y en París y el surgimiento del Eurocomunismo, se pudo constatar que Europa Occidental se encontraba en medio de fuertes movimientos doctrinarios en donde la experiencia de la Unidad Popular y su violento fin, fueron puestos en un lugar preferente en el debate. Esto se pudo constatar especialmente a través de las evaluaciones que las distintas corrientes políticas europeas hicieron del caso chileno. Lo anterior demostró que el aprendizaje chileno se desarrolló en paralelo a los procesos de aprendizaje europeos, desafiando aquellas perspectivas que sostienen que la relación de los chilenos con sus contrapartes europeas fue asimétrica. Por el contrario, como conclusión de la presente investigación, se sostiene que las fuerzas políticas europeas occidentales de izquierda también se encontraban en un proceso de reestructuración doctrinaria, en donde el caso chileno colaboró en los acercamientos de las posiciones entre socialismo y democracia.

10Además, se pudo observar, en línea con lo analizado en el primer y segundo capítulo, que el panorama político europeo Occidental guardaba una sintonía bastante cercana con la organización del panorama político chileno, tendiendo tempranos puentes en las formulaciones políticas. Lo anterior facilitó la interacción entre los chilenos y su nuevo contexto, pues al existir un escenario intelectual en movimiento con actores políticos asimilables, los chilenos pudieron incorporarse a los debates políticos de manera activa. Gracias a ello los exiliados fueron construyendo, al igual que sus pares europeos (como el PSOE español o el PS en Francia), sus propias opiniones en base a las ideas en circulación, las que, para el caso de la Renovación, privilegiaron la construcción de un socialismo democrático menos ideológico y más orientado a programas concretos que asegurasen alianzas políticas.

11El debate más importante en el cual se insertaron los chilenos, para los fines de la presente investigación, fue la discusión entre socialismo y democracia. Desde su propia experiencia con regímenes autoritarios (sea en Chile o al este de la Cortina de Hierro), un sector de la izquierda chilena comenzó a replantear, su tradicional vinculación con la democracia. Estas primeras reflexiones, alimentadas por la necesidad de hacer sentido a una realidad traumática como la del golpe, instó a los líderes político-intelectuales a buscar nuevos referentes para hacer sentido a su propia realidad.

12El escenario que acompañaba dicho proceso coincidió con una renovada atención, desde el escenario internacional, a los derechos humanos. Así, la llegada de los chilenos a Europa se encontró con la maduración de una estructura internacional de defensa a los derechos humanos, que permitió canalizar el activismo político en contra del régimen militar a través del discurso en torno a los derechos humanos. Ello contribuyó a que, aún en el contexto de Guerra Fría, se pudiese manejar un lenguaje apolítico que facilitase asociaciones temporales en torno a la causa chilena. Así, la organización transversal desde europeos como desde chilenos logró tender puentes entre distintas militancias. En este sentido, se pudo observar que fue a través de esta bandera de lucha que los chilenos se vincularon de manera masiva con ideas y prácticas políticas europeas, en especial a través de la organización de redes trasnacionales de solidaridad. En dicho contexto, los chilenos exiliados pudieron dejar prejuicios de lado para interactuar masivamente con ideas y prácticas que sirvieron como referente ideológico en un periodo de replanteamiento intelectual, luego de la crisis del sistema político chileno.

13Asimismo, se pudo sostener que la comunidad política chilena en el exilio, gracias a su organización, logró canalizar las simpatías del escenario internacional. Reconocimiento que, siguiendo a Shain (2005), determinó ampliamente el camino que las reflexiones políticas tomaron en el exilio. Se constata en este punto una paradoja, pues a pesar de que la naturaleza masiva del exilio chileno significó el traslado de estructuras partidarias completas, las cuales acarreaban consigo rivalidades y conflictos, la comunidad chilena logró manejar estas diferencias, evitando que ello afectase el activismo político en contra del régimen militar, destacando su efectividad en comparación con otras comunidades latinoamericanas.

14La centralidad del contexto ya sea por los vivos debates intelectuales que se desarrollaban o por las espontáneas organizaciones de solidaridad construidas alrededor de las preocupaciones por los derechos humanos, marcaron la primera etapa del exilio chileno, la que experimentó sus primeras transformaciones generadas por el procesamiento intelectual de la derrota en nuevos espacios. Fue justamente el contexto uno de los factores determinantes en la explicación de dicha variación. Así, mientras durante su estadía en Moscú el PCCh abandonaba su tradicional camino institucional para comenzar el de “todas las formas de lucha”, el PSCh se dividía radicalmente y de manera geográfica. La rama del PSCh que se quedó en Berlín Oriental, mantuvo un discurso de continuidad con la ideología predominante del socialismo durante la Unidad Popular. Mientras que la rama del PSCh que migró a Europa Occidental, inauguró un profundo proceso de reflexión intelectual determinada, en gran parte, por su interacción con ideas y prácticas de su nuevo contexto de exilio.

15La segunda etapa del procesamiento intelectual durante el exilio fue analizada en el capítulo 5 sobre la base de la revisión de documentación original, entrevistas y bibliografía secundaria. A través del desarrollo de este capítulo se pudo constatar cómo, a diferencia de la etapa anterior, la elite político-intelectual chilena en el exilio europeo se plantó objetivos más complejos en sus formulaciones políticas. Es decir, ya no solo se trataba de procesar la crisis del fin de la Unidad Popular en un contexto nuevo, sino que, a la luz de la interacción con nuevas ideas y prácticas políticas, la comunidad chilena en el exilio en Europa Occidental reconstruyó un nuevo proyecto político contenido en la Renovación que en su centro planteaba un nuevo tipo de socialismo democrático. La Renovación y su aplicación práctica en la Convergencia socialista, buscaba ya no solo denunciar el régimen militar a través de las plataformas dispuestas por el exilio, sino también plantear una alternativa real de gobierno en la eventualidad del fin del régimen militar, en donde se privilegiaría la formación de amplias alianzas democráticas en base a proyectos políticos concretos que asumieran los cambios instaurados por el régimen militar.

16La trasferencia política, posibilitada por el aprendizaje a la luz del procesamiento intelectual de la derrota -ahora reconocida como fracaso propio-, permitió el surgimiento del proceso de la Renovación socialista en el exilio. Considerando especialmente los factores internacionales que incidieron en este proceso, el análisis se concentró en dos ejes. Por un lado, se abordó la reconsideración de la democracia en el panorama político de la izquierda en el exilio. Dicho proceso, iniciado en la etapa anterior, se consolidó y ahondó en el período analizado en el capítulo 5. En vista a los acontecimientos mundiales como el fin de las dictaduras en Europa del sur, la constatación del agotamiento del sistema soviético, y habiendo interactuado con las ideas en circulación que venían desarrollando el tema de la democracia, los chilenos reformularon su entendimiento de esta, planteándola como el campo privilegiado para desarrollar el trabajo socialista.

17Por otro lado, aunque también derivado de la reevaluación de la democracia, y a través de sus propias reflexiones políticas, producidas de su interacción tanto con socialismos reales como con el socialismo europeo occidental, los chilenos de la Renovación se distanciaron del marxismo-leninismo; matriz ideológica que había sustentado su actividad política desde la década de 1960 e inicios de 1970. Lo anterior inauguró una era de acuerdos políticos en torno a los valores mínimos de la democracia, tanto para el socialismo europeo como para la oposición política al régimen. En este nuevo período se construyeron discursos orientados a temas concretos, quitando del camino temas ideológicos a fin de evitar confrontaciones que pusieran en peligro el frágil equilibrio de las alianzas. En otras palabras, se logró un consenso y una unión en torno a concepciones abstractas de la democracia, las que eran colocadas por sobre los temas ideológicos, a fin de lograr una cooperación entre miembros de las distintas fuerzas políticas. De este modo, el eje que unió a la Convergencia socialista estuvo en la misma línea del eje que aglutinaba los programas del PSOE en España, del PS en Francia y del enfoque de la Internacional Socialistas: unir intereses a veces contradictorios en torno a proyectos concretos, unidos de manera abstracta por un compromiso con la democracia y el respeto a los derechos humanos.

18Así, abandonando las rigideces partidarias que impedían el acercamiento entre las elites políticas en el exilio, los líderes de la Renovación se encontraron en torno a puntos concretos para sentar las bases de una oposición renovada y democrática al régimen militar. El proceso naturalmente no fue inmediato y la oposición debió recorrer un largo camino para constituirse en una real alternativa de gobierno democrático. Sin embargo, es posible reconocer en estas instancias los orígenes de la oposición que eventualmente asumió el gobierno chileno entre 1990 y 2010.

19El análisis en torno al desarrollo del trabajo en el Instituto para el Nuevo Chile permitió abordar los principales elementos enunciados en las secciones anteriores. En primer lugar, la interacción con el contexto holandés constató el dinamismo en que el contexto holandés en general y la izquierda en particular se encontraba al momento de la llegada de los exiliados chilenos. Ello, a su vez, determinó que tanto chilenos como holandeses experimentaran caminos paralelos en la vinculación entre socialismo y democracia. Asimismo, se pudo observar cómo a través de la interacción con políticos holandeses, los chilenos iniciaron un proceso de selección, apropiación y eventualmente trasferencias de aquellos elementos del entorno que hicieron sentido para la reconstrucción del proyecto político realizado en el exilio, en donde se reconocen como elementos principales de esta transferencia: la aceptación de la democracia como espacio y límite de la actividad política, el trabajo en coalición, particularmente privilegiando el trabajo en conjunto entre socialistas y demócrata cristianos y la tendencia a buscar consensos en el ámbito político.

20Sobre la labor del Instituto en particular, se destacó su función de difusión y circulación de las ideas de la Renovación, las que amplificaron el debate. Con ello se logró armar una red amplia, a través de la cual las nuevas ideas contenidas en la Renovación fueron pensadas y debatidas. Asimismo, la reorientación de la labor del Instituto una vez instalado en Chile comprobó cómo la transferencia política iniciada en el exilio, se completó cuando se aplicaron las ideas de la Renovación en el contexto chileno.

21En referencia a lo anterior, en el análisis de la literatura sobre el proceso político chileno, particularmente en torno a la oposición del régimen militar, fue posible identificar cómo la mirada del sector de la Renovación fue ocupando un rol preponderante en la realidad política chilena. Es decir, se confirmó que las hipótesis contenidas en el proceso de Renovación, fueron convirtiéndose en mayoritarias (apoyadas por el sistema internacional y el discurso pro democrático) transfiriéndose eventualmente en la realidad chilena. En este sentido, más que hacer un juicio sobre esta constatación, lo que interesa es resaltar la centralidad que la dimensión internacional jugó en este caso.

22La importancia demostrada de la Renovación socialista en el ámbito intelectual, y de la Convergencia en el ámbito de las prácticas políticas en el devenir político chileno demuestran que un análisis de la historia política chilena de las últimas décadas sería incompleto sin considerar la dimensión global de dicho proceso.

23La experiencia del exilio, además de ser un momento oscuro y doloroso en las páginas de la historia chilena resultó ser un período creador para el pensamiento político nacional. Fue en el contexto del exilio que los líderes de los partidos considerados en la presente investigación desarrollaron el procesamiento intelectual del fracaso. Ello, a su vez, conllevó a un proceso determinado por la transferencia política de los elementos del entorno que más sentido hicieron para reconstruir un proyecto político aplicable en Chile. Dicha reconstitución político-intelectual, no solo de las ideas sino también de la forma de hacer política, derivó en las bases que fundaron la Concertación de Partidos Políticos por la Democracia, coalición que asumió el gobierno político en Chile en 1990 manteniéndolo hasta el año 2010. Las consecuencias de esta transferencia son múltiples y muy complejas y plantean interesante pregunta para futuras reflexiones.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search