Version classiqueVersion mobile

Exilio y Renovación

 | 
Mariana Perry Fauré

Capítulo 5. Transferencia política y Renovación Socialista en el exilio (1979-1988)

Texte intégral

1La década de 1980 inauguró una nueva etapa para el exilio chileno. Particularmente para aquellos líderes políticos que se encontraron desarrollando su procesamiento intelectual en torno al proyecto político de la izquierda chilena en el escenario de Europa Occidental. Los primeros años luego del golpe se habían caracterizado por etapas de shock y sobrevivencia. Sin embargo, como fue posible identificar en el capítulo anterior, hacia la segunda mitad de la década de 1970, cada agrupación política, considerando su historia y características particulares, habían comenzado un proceso reflexivo a partir de la crisis que albergó distintos caminos y que determinó de manera radical el devenir de la política chilena durante la década de 1980 y de la propia transición hacia la democracia en la década de 1990.

2Tras el resultado del plebiscito impulsado por el régimen militar en 1980, los líderes políticos en el exilio tomaron conciencia de la consolidación del régimen y de la profundidad del cambio que el proyecto refundacional del régimen estaba ejerciendo sobre la sociedad chilena. Esto último significó un giro en la mirada del exilio. El retorno a Chile no sería tan pronto como se pensaba y, por lo tanto, la relación con el medio se volvía más importante. Como ejemplo, Antonio Leal, miembro del PCCh, exiliado en Italia sostuvo: “Empezamos a aculturarnos más, para aprender de nuestros amigos italianos acerca de la naturaleza y la prolongación del fascismo, y poco a poco deshicimos las maletas” (Hite, 2000: 138). Este giro hacia el entorno, una vez constatada la permanencia de la dictadura, llevó a un mayor involucramiento de los políticos chilenos en el exilio con las instituciones de los países de recepción. Contactos que se vieron facilitados a través de las redes de solidaridad con Chile. Hasta el momento, los líderes en el exilio chileno, apoyados por la cada vez más creciente preocupación por los derechos humanos y un espacio favorable en Europa, se habían enfocado en aislar al régimen chileno denunciando las violaciones a los derechos humanos ante tribunales internaciones. Sin embargo, esta nueva etapa trajo consigo planteamientos políticos de mayor profundidad en coherencia con las reflexiones políticas que se estaban desarrollando. Además, los chilenos se dieron cuenta que la solidaridad espontánea y comprometida de los primeros años no se mantendría por sí sola a menos que se gestionara activamente, lo que requería una organización eficiente en mantener la atención hacia el caso chileno. Todo lo anterior, derivó en que los debates e ideas en circulación en el exilio condujeron a replantear el proyecto político de la izquierda y a pensar en estrategias de largo plazo, tanto para derribar al régimen militar, como para presentar alternativas de un futuro gobierno. Esto último en particular, generó el desarrollo de una serie de instituciones y publicaciones en el exilio que, por un lado, se dedicaron a amplificar la denuncia del régimen militar en la arena internacional y por otro, contribuyeron a fomentar el intercambio -que el contacto con las ideas e instituciones europeas- estaban generando entre la intelectualidad chilena tanto al exterior como al interior de Chile. Al respecto Devés sintetiza: “Casi una década se demora la intelectualidad en asumir, no como reacción visceral ni como simple depresión, sino creadoramente, la derrota” (Devés, 2003: 136).

3Así, el presente capitulo busca demostrar que el contexto político de Europa Occidental de la década de 1980 influenció de manera importante el contenido de las ideas y las prácticas del proceso de Renovación política. Asimismo, se sostiene que la llegada a Chile de los políticos exiliados desde 1983 en adelante reforzó la transferencia de las ideas y prácticas políticas en suelo chileno que los exiliados habían incorporado en Europa Occidental. De esta manera, la organización de una oposición democrática al régimen militar, cristalizada en la alianza del socialismo renovado con el PDC, se transformó en un corolario práctico de las ideas de la Renovación debatidas y circuladas en el exilio europeo.

4En términos de estructura y considerando la problemática anteriormente expuesta, el presente capítulo se divide en tres secciones. La primera, caracteriza el contexto político, especialmente el que interpeló al pensamiento político de izquierda y acompañó el proceso reflexivo del exilio chileno, con el objetivo de identificar aquellos elementos del contexto que el agente político en el exilio incluyó en la reconstrucción de un proyecto político renovado. Este primer abordaje del contexto será general para luego, en las siguientes secciones, hacer referencia a aquellos casos específicos del contexto político que incentivaron y moldearon la reflexión de los chilenos.

5La segunda sección, identifica la transferencia de ideas políticas circulantes en el contexto de Europa occidental, que los líderes de izquierda realizaron a la luz de las reflexiones que se desarrollaban tanto desde el exilio como desde el interior, a propósito de la nueva situación en Chile, utilizando como eje de análisis el proceso de Renovación Socialista. Dicho análisis es una continuación de los procesos abordados en el capítulo anterior y contempla dos dimensiones: la dimensión intelectual del proceso de Renovación y la dimensión práctica contenida en la Convergencia Socialista. La inclusión de las ideas democráticas de la Renovación en prácticas políticas tuvo la función de generar una nueva cultura política dentro de la izquierda chilena en el exilio, sentando las bases de la coalición que tomará las riendas políticas de Chile luego de la transición. Además, a través de las actividades políticas en el exilio –en sintonía con los acontecimientos al interior de Chile particularmente luego de la emergencia de protestas nacionales a partir del año 1983- se buscó gestionar la organización de una oposición democrática al régimen. Este análisis multinivel se justifica debido a que la Renovación Socialista implicó una transformación compleja que cruzó la esfera ideológica, estratégica y organizacional, convirtiéndose en un proceso que desató un cambio cultural en la izquierda chilena (Roberts, 1998).

6La última sección está dedicada a la difusión del pensamiento de Renovación a través de iniciativas que actuaron de bisagra entre el contexto europeo Occidental y la reflexión política de los chilenos en el exilio, acentuando la generación y circulación de ideas de la oposición chilena democrática. En esta sección se dedica mayor atención al Instituto para el Nuevo Chile, al representar una síntesis de lo que se trató en el capítulo, pues incorpora en su análisis la importante gravitación del contexto holandés y, además, alberga, genera y difunde discusiones centrales en torno a la Renovación Socialista. Finalmente, desde su estructura organizacional y en función de las nuevas ideas en circulación, contribuyó a la idea que plantea la Renovación de sentar las bases para la formación de una coalición de centro izquierda que permita construir una alternativa democrática de gobierno para el “nuevo Chile” post dictadura.

  • 257 James Petras, por ejemplo, sostuvo que, a través del financiamiento externo de institutos y centros (...)
  • 258 Aplicado al caso de las ideas de eugenesia, Nancy Stepan continua la idea sosteniendo que “las idea (...)

7A propósito de lo anterior, resulta necesario hacer dos aclaraciones previas. Primero, a diferencia de los enfoques que sitúan el proceso de Renovación Socialista como una mera importación de ideas desde el exilio a la realidad chilena,257 en la presente investigación se sostiene que el proceso de transferencia de ideas y prácticas tiene como elemento central la apropiación que el agente político –a través de procesos de aprendizaje y selección- realiza de las ideas circulantes a códigos propios. En esta sentido se asume que las ideas “no mantienen identidades fijas a medida que viajan a través del espacio y el tiempo; ni ocupan espacios sociales o intelectuales previamente vacío” (Stepan, 1991: 33), sino que por el contrario, es el receptor quién completa el mensaje reconfigurando su contenido a la luz de las propias necesidades.258 Además, como fue analizado en el capítulo anterior, la conexión con las ideas circulantes en el contexto de recepción durante el exilio, se vio acompañado con un fuerte proceso interno de los líderes políticos chilenos cuyo eje central se relacionó con la autocrítica que la izquierda chilena se hizo luego del golpe de Estado (Camargo, 2013). Por ende, el procesamiento intelectual ya sea en el exilio como al interior de Chile parte del estímulo de la política en el interior del país y su reflexión y se nutre de ideas en circulación. Derivado del punto anterior, se torna importante aclarar que la Renovación Socialista chilena fue un proceso múltiple que, si bien tuvo ciertos hitos en común que alimentaron su reflexión, y que en ciertos momentos históricos facilitaron su encuentro, existieron diversas versiones del mismo proceso. Los elementos que caracterizaron sus diferencias tienen relación con los énfasis con que se criticaron las matrices intelectuales que alimentaron la izquierda chilena hasta 1973 y los espacios geográficos desde donde se pensaron estos temas. En el caso del presente libro, se opta por iluminar el proceso desarrollado en Europa occidental sin dejar de considerar aquellos episodios que conectaron la reflexión del interior y exterior de Chile, como los encuentros en Francia o Italia a comienzos de la década de 1980. Asimismo, resulta relevante resaltar en este punto otro aspecto que refuerza la idea tanto de diversidad como de selección activa de las ideas circulantes, el hecho de que la vinculación con el entorno ideológico implicó importantes tensiones identitarias al interior del socialismo, especialmente en su relación con la social democracia europea. Así, en este capítulo se identificará el desarrollo de esta tensión, que representa un aspecto importante de la cultura política socialista hasta el día de hoy.

  • 259 Sobre el rol del intelectual en la historia política de Chile de las últimas décadas ver también Pi (...)

8Otro importante elemento que es imprescindible tomar en cuenta, es la característica de los líderes políticos que llevaron a cabo el proceso de reflexión. Se trata de políticos que ya sea por intereses previos o por las circunstancias del exilio, abordaron el proceso de reflexión política en términos intelectuales, abocándose al trabajo en centros de investigación combinándolo con la práctica política. Esta característica particular de los líderes políticos chilenos en el exilio marcó un elemento distintivo de la Renovación Socialista ya que tuvo un fuerte sello teórico, convirtiéndose así el político-intelectual en puente entre las ideologías que habían guiado la izquierda chilena hasta 1973 y aquellas nuevas ideas que el contexto europeo presentaba para hacer frente a los desafíos que planteaba la nueva situación en Chile. Como estableció Jeffrey Puryear para el caso de la oposición chilena al régimen militar: “En lugar de estar separados, el dominio político e intelectual se interpenetra” (Puryear, 1994: 63).259

El giro hacia el contexto

9Los planteamientos políticos que inauguraron esta nueva etapa en el exilio, producto de las reflexiones derivadas del desarrollo político en Chile, tuvieron una alta vinculación con la dinámica política existente en Europa.

[E] l contexto político del exilio será atravesado por acontecimientos históricos de gran envergadura, como las crisis de la economía mundial y el comienzo de la llamada segunda guerra fría; la crisis, la tentativa de reforma y la caída final del socialismo real; el declive del Estado del bienestar en Europa y la imposición de la globalización y del modelo neoliberal. Además, en estos mismos años se manifiesta una transformación sustantiva de la política, con el surgimiento de nuevos actores y temas de agenda (Rojas y Santoni, 2013: 127).

10Sobre el contexto, vale señalar, que desde la segunda mitad de la década de 1970 e inicios de 1980, Europa Occidental y las economías de occidente en general asistían a una crisis del tipo de crecimiento capitalista que, con fuerza desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, había permitido la emergencia de los Estados de bienestar y el cumplimiento de los programas básicos de las social democracias europeas. Periodo denominado por Jean Fourastié como los “30 años gloriosos” (Judt, 2005). Este rol clave de las socialdemocracias había permitido balancear el capitalismo, incorporando legislaciones laborales tales como: salario mínimo, regulación del día laboral, vacaciones pagadas, estándares de seguridad y salud. No obstante, el surgimiento de esta crisis implicó un nuevo conflicto entre proyectos políticos disímiles. Si durante los 1950 y 1960 la disputa había estado sobre la distribución del superávit, la disputa ahora se daba sobre el rol del Estado en la reorganización de las relaciones capitalistas. Mientras la izquierda buscaba ahondar en las regulaciones al régimen, la derecha buscaba reducir el rol del Estado y la liberalización de un mercado expandido a través de las privatizaciones (Hobsbawn, 1998: 408-415). No obstante, lo anterior, sostiene Donald Sassoon, paradójicamente el fin de este período coincidió (como se identificó en el capítulo anterior) con una “aparente revitalización de la izquierda” (2010: 462). Como herencia del giro hacia la izquierda que los gobiernos de la social democracia habían logrado en el norte de Europa en la década de 1970, el fin de gobiernos autoritarios en España, Grecia y Portugal, sumado a los espacios de influencia que el PC había logrado en Italia con el eurocomunismo, dieron paso a gobiernos inclinados a la izquierda en Europa del sur. Esto llevó a que las discusiones sobre socialismo en suelo europeo durante la década de 1980 incluyeran las preocupaciones en torno a la democracia, los debates en torno al rol del Estado en las reorganizaciones de las relaciones capitalistas y la resignificación del marxismo alejado del modelo soviético. En base a estos movimientos políticos generalizados, se estimularon importantes debates al interior de las fuerzas socialistas en Europa. Discusiones que se encontraron con las reflexiones que ya venían planteando la izquierda chilena, como se analizó en el capítulo anterior, y que en determinados aspectos se conectaron y sirvieron de estímulo mutuo.

11De acuerdo con Sassoon (2010), los programas del socialismo europeo se veían aún más interpelados por la aparición de nuevos sujetos sociales (como la inclusión de la mujer en la fuerza laboral, el surgimiento de grupos ecologistas, etc.) que fragmentaba aún más la noción de clase trabajadora manejada por la izquierda, y el cada vez más aceptado proceso de privatización de las funciones del Estado. Esto llevó a algunos a pensar que la única manera de sobrevivir a estos cambios era la formación de coaliciones sostenidas por el consenso en torno a programas ad hoc para maximizar resultados electorales. “Estos "revisionistas" estaban evaluando no solo los cambios estructurales y económicos, sino también el hecho de que la política democrática obligaba a los partidos socialistas a atraer a todo el electorado.” (Sassoon, 2010: 650). A pesar de lo anterior, Sassoon (2010), señaló que éstos revisionistas o modernizadores no correspondían solamente a los sectores más conservadores dentro del socialismo, sino que convivían con una nueva generación de actores que habían descubierto el socialismo a través de sus propias experiencias como activistas de diversos movimientos sociales y campañas ad hoc (identificados en el capítulo anterior), lo que impide catalogar el proceso revisionista del socialismo europeo en un solo bloque. Así, los intelectuales de izquierda en el exilio se vieron inmersos en un momento de alto dinamismo teórico político en el socialismo occidental. En palabras de Sassoon: “Para fines de 1980, todos los partidos de la izquierda -sin excepciones- pasaron por la reevaluación programática más dramática en toda la historia del movimiento.” (2010: 692).

12En términos teóricos, pero muy conectado con los cambios políticos descritos, desde los 1960s en adelante –y con fuerza en los 1980s- se empezó a hablar de una “crisis del marxismo”, referida a la crisis que afectaba a los regímenes políticos oficialmente identificados con el marxismo tanto en Europa como en China. Además, el evidente declive de la Unión Soviética y sus satélites inevitablemente barría con el marxismo-leninismo que se había convertido en la religión del Estado en los “socialismos reales”, afectando a comunistas y socialistas de todas partes, quienes; “no podían escapar del evidente fracaso de la predicción de futuro histórico de su teoría” (Hobsbawm, 2011: 387). No obstante, Hobsbawm advirtió que la crisis del marxismo no solo provenía del alejamiento del marxismo leninismo, sino que se venía desarrollando desde las primeras fisuras del movimiento comunista internacional con la descomposición gradual y cambio en el carácter de los partidos comunistas de Europa Occidental. Italia jugó un rol importante en estos acontecimientos. Con los primeros cuestionamientos que el Partido Comunista Italiano hizo sobre el comunismo internacional, pero también con otras expresiones desde la izquierda italiana como la línea autonomista de Toni Negri, los debates liderados por Lelio Basso, el grupo que se escindió del PCI de Rossana Rossanda, y los cuestionamientos de Norberto Bobbio, desataron una serie de debates intelectuales que ponían en entredicho las bases del tipo de marxismo que había predominado en Europa Occidental hasta entonces. En un seminario organizado en 1977 por el grupo Il Manifesto, Louis Althusser se refirió directamente a la crisis circulante del marxismo que emanaba de las derrotas de la izquierda en occidente y del fracaso de los socialismos reales que representaban la realización del proyecto político tradicional vinculado con Marx (Cortés, 2014). El centro del debate residía – según Althusser- en la carencia de una teoría política marxista del Estado. Lo anterior desde el Este se evidenciaba en los dilemas de la transición que se habían ampliado más allá de Marx y Lenin, y en Occidente “los nuevos interrogantes que partidos y sindicatos sacan a la luz en torno de la relación entre democracia y socialismo” (Cortés, 2014: 143). Los dilemas a los que se enfrentaba el marxismo en occidente, y a los cuales el eurocomunismo buscó dar respuesta, eran entre la compleja relación entre las instituciones representativas y las organizaciones populares buscando eludir por un lado el burocratismo estalinista y el integracionismo socialdemócrata, por otro. Nikos Poulantzas pensando en la idea misma del socialismo a la luz de estos estímulos, planteaba la pregunta:

¿Cómo emprender una transformación radical del Estado articulando la ampliación y la profundización de las instituciones de la democracia representativa y de las libertades (que fueron también una conquista de las masas populares) con el despliegue de las formas de democracia directa de base y el enjambre de los focos autogestionarios?: aquí está el problema esencial de una vía democrática al socialismo y de un socialismo democrático (Poulantzas, 2005: 313-134).

  • 260 De acuerdo con Martín Cortés (2014), la crisis del marxismo según su versión europea fue incluso de (...)

13No obstante, en los hechos como se verá más adelante, el eurocomunismo no logró repercutir mayormente en las políticas europeas, cediendo espacio frente a la ofensiva neoliberal de la década de 1980 (Santoni, 2013). Aun así, los temas que contenían esta crisis, que obligaba al pensamiento marxista a reflexionar frente a los nuevos desafíos que las transformaciones político-sociales instalaban, especialmente aquellos que requerían el cuestionamiento de la relación entre socialismo y democracia, inundó el espectro político de izquierda tanto en Europa como América latina, acompañando el espacio del exilio.260

14El mayor involucramiento con este contexto político implicó que se desarrollara una transferencia entre las ideas políticas en circulación y las reflexiones teóricas que los exiliados se plantearon a propósito del golpe de Estado y las experiencias vividas inmediatamente después. Consciente de estas dinámicas, Jorge Arrate un representante insigne del socialismo tanto en su trayectoria histórica como en su experiencia en el exilio, señaló:

Para una izquierda con un tan alto grado de ideologización como la chilena no ha sido un factor insignificante, en la revisión crítica de sí misma el proceso de discusión general, especialmente intenso en la década recién pasada, desarrollado en el conjunto del movimiento obrero internacional. Este debate ha abarcado tres de los elementos básicos que constituían aun con importantes matices, soportes solidos de la manera de pensar predominantemente en el conjunto de la izquierda chilena en los últimos quince años. El primero, la naturaleza de las sociedades del ‘socialismo realizado’, especialmente en las de Europa del este y el reconocimiento de sus limitaciones, sus insuficiencias y deformaciones no superadas (…). El segundo, evidente consecuencia del anterior, el examen crítico de los fundamentos teóricos de dichas experiencias y de las sociedades del partido-estado, concretamente de la codificación específica denominada marxismo leninismo. (…) El tercero, corolario de los dos anteriores, el contenido mismo de la idea socialista. (Arrate, 1982: 12).

15La transferencia política en el exilio, –a diferencia de las reflexiones políticas que se desarrollaron al interior del país- contó con mayor libertad, ensanchando las fronteras tanto teóricas como prácticas del cuestionamiento a las ideas. La limitación no radicaba únicamente en la represión del régimen en Chile que dificultaba enormemente el intercambio de ideas, sino que al interior de los partidos políticos tradicionales que en su mayoría debían actuar en clandestinidad, los márgenes de libertad para cuestionar sus principios fundamentales, también se veían reducidos. Esto se vio especialmente en torno a la resistencia que la Convergencia socialista encontró, entre algunos líderes de la izquierda.

16A continuación, se aborda el desarrollo de transferencia de ideas y prácticas políticas en el proceso de la Renovación en el exilio.

Crisis y renovación

  • 261 El proceso de Renovación de la política de izquierda chilena es un tema complejo y muy amplio. En l (...)

17El proceso de Renovación Socialista en el exilio representó un momento particular en la historia del pensamiento político chileno. Su especificidad residió, principalmente, en la vinculación masiva de líderes políticos intelectuales con el escenario político de Europa Occidental, luego de la experiencia traumática del golpe. Lo anterior, generó un proceso de reflexión intelectual y práctica que afectó de manera determinante el devenir de la política chilena, hasta el día de hoy. Así como en otros momentos en la historia política chilena, el proceso de la Renovación también se generó a partir de crisis políticas que obligaron a la reflexión. Kenneth Roberts (1994), en este sentido, sostuvo que la Renovación respondió a tres crisis fundamentales que posibilitaron el cambio. La primera, fue una crisis de sentido o teleológica que obedeció a una progresiva deslegitimación del socialismo como modelo material de la sociedad, para considerarlo como un modelo a conseguir en el marco democrático. La profundidad de la crisis del sentido generó a su vez una crisis en las estrategias, puesto que la nueva finalidad del socialismo requirió otros medios para alcanzarlos. De ahí que el consenso y la búsqueda de nuevas alianzas políticas hayan sido centrales para conseguir las hegemonías políticas que permitan el cambio. Tanto la crisis del sentido, como de estrategias condujeron a una tercera crisis en torno al agente del cambio. Así, Cristina Moyano sintetizó la Renovación Socialista como un “proceso de reconfiguración ideológica y práctica de lo que significaba ser y hacer en política, desde el campo de la izquierda cuya experiencia en el poder fracasó con el golpe del Estado el año 1973” (Moyano, 2007: 88). Tomando en consideración la complejidad de este proceso, es que se aborda la Renovación tanto en su dimensión intelectual como en su dimensión práctica a través del proceso de la Convergencia Socialista.261

Del procesamiento intelectual del fracaso a la Renovación

18Como se vio en el capítulo anterior, la primera fase del procesamiento intelectual de la derrota tuvo como característica la crítica interna y externa de las circunstancias que habían llevado al golpe. El paso del uso del concepto de derrota, externalizando el origen del golpe, al uso del concepto de fracaso para ubicar el origen en elementos propios del proyecto político de la izquierda chilena, significó un distanciamiento con las bases intelectuales fundantes del quehacer político de la izquierda hasta 1973. Este tránsito que llevó a cuestionar el propio proyecto y la metodología para llevarlo a cabo fue lo que condujo a los agentes político-intelectuales de la Renovación a buscar nuevos referentes que colaboraran en la construcción de un marco teórico que apoyara las nuevas propuestas políticas a la luz del fracaso y de los nuevos desafíos que Chile –con régimen militar mediante- presentaban para la política en general. Eduardo Devés sintetizó esto con el sentimiento de perplejidad; “La perplejidad es la expresión psíquica que resume la sensación de haberse equivocado, de haber estado ajenos a la realidad, de encontrarse inmersos en un caos. En ese esquema surge la demanda de empiria: volver a las cosas” (Devés, 2003: 292). Luis Jerez, complementó la idea narrando la antesala de la renovación, de la siguiente manera:

Después del sismo, y con los huesos maltrechos, la reacción inmediata fue aferrarse al “acervo teórico” que había alentado nuestro largo camino al poder. Más tarde, mucho más tarde, los desasosiegos masticados en la intimidad dieron paso a dudas que reclamaban un alero colectivo. (…) La sola idea de plantear la revisión de los textos parecía un sacrilegio. Pero, intelectualmente, era inevitable. El exilio ofrecía mayores estímulos y posibilidades al esfuerzo de repensar, en la misma medida en que el entorno político e ideológico se prodigaba en la emergencia de fenómenos novedosos que alteraba, casi con violencia, el cuerpo doctrinal en que nos habíamos congelado (Jerez, 2007: 362).

  • 262 Vale la pena destacar que la complejidad del proceso de renovación dentro del mundo de las izquierd (...)

19La Renovación Socialista no fue homogénea en su desarrollo en los partidos políticos de izquierda.262 Por ende, si bien el golpe de Estado fue la gran fuente de reflexión, los estímulos que determinaron las direcciones de la Renovación, variaron. Así, para el MAPU, fue su experiencia con la represión política al interior de Chile y la constatación de los cambios que el proyecto refundacional del régimen militar estaba implementando en Chile, lo que motivó de manera más central sus posteriores reflexiones. Para el Partido Socialista, en cambio, fue la experiencia y el contacto primero con el socialismo real y luego con los socialismos y social democracias de Europa occidental, los elementos principales que caracterizaron su desarrollo que condujo a la división de 1979 y que determinaron el camino que tomaron sus posteriores reflexiones. Así, durante la década de 1980, las fuerzas socialistas chilenas en el exilio miraron con atención los debates intelectuales que se desarrollaban a propósito del socialismo real, la social democracia y el eurocomunismo. Los chilenos utilizaron dichos debates como referencia para desencadenar sus propias reconstituciones de identidad, buscando mantener al mismo tiempo, una suerte de ‘distancia’ que permitía evaluar los caminos tomados.

20Lo anterior permitió que, a pesar de algunas diferencias, las fuerzas socialistas convergieran en aspectos centrales de la reflexión, logrando forjar un trabajo en conjunto. Con matices, se llegó a acuerdo en determinados ejes que serían los ordenadores del discurso en la década siguiente. Por un lado, alimentados por las experiencias en sistemas autoritarios, se estableció un acuerdo en torno a la crítica con que se entendía el concepto de democracia durante la UP y a la necesidad de enarbolarla como base fundante de cualquier acuerdo político que buscara presentar una alternativa al régimen militar. Es, por tanto, una resignificación del concepto de democracia, el que adquiere sentido en función del uso específico que demanda el contexto político del momento. Así la democracia dejó de ser un instrumento para lograr el poder, para convertirse en un fin en sí mismo. Este nuevo uso del concepto de democracia política que viene aparejado del uso de un nuevo vocabulario identificó el campo semántico de un grupo particular dentro de la izquierda intelectual que buscó la renovación (Lesgart, 2000). Esta resignificación, no obstante, encontró su origen en la emergencia del discurso en torno a los derechos humanos que concitaba interés mundial, en donde la democracia aparecía como el sistema político por excelencia para cautelarlos. Para Eduardo Rodríguez Elizondo, ex miembro del PCCh y representante de una de las tantas corrientes dentro de la renovación, el quiebre democrático es el principal elemento que ayudó a entender la Renovación, puesto que luego de la dureza del golpe y las experiencias en los socialismos reales, se revalorizó la democracia como el sistema político más adecuado para cautelar los derechos humanos; “La Democracia ya no puede ni debe ser concebida como una simple estación táctica, para tomar el tren estratégico de alguna revolución” (Rodríguez, 1995: 325). Esta aceptación implicaba criticar cualquier régimen que pusiera a la democracia en segundo plano, incluidos los socialismos reales y sus formas de instalación en el poder, lo que implicaba entrar en un abierto conflicto con el PCCh y por ende replantear las alianzas políticas.

21Desprendido del proceso anterior de revalorización de la democracia, y en conjunto con los principios gramscianos derivados de las interpretaciones italianas del Eurocomunismo, la crítica al marxismo leninismo también generó acuerdo entre las fuerzas socialistas. Ya sea por la necesidad de una política autónoma del eje soviético como fue para el caso del socialismo, o por una constatación de las fallas del proyecto de izquierda a la luz de un seguimiento ortodoxo del marxismo leninismo, ambos enfoques comenzaron un camino hacia un abandono progresivo de esta matriz ideológica, lo que implicó la necesidad de buscar nuevos referentes políticos.

22Manuel Antonio Garretón, intelectual de la Renovación Socialista, planteó una síntesis del centro intelectual de dicho proceso al sostener que, en el análisis reflexivo en torno a la política chilena, se constató un vacío teórico que debía ser subsanado a la luz de las lecturas y relecturas que la crisis del proyecto de izquierda había motivado. En relación con la evaluación que comenzó la intelectualidad socialista luego del golpe, Garretón señaló:

  • 263 Manuel Antonio Garretón. Entrevista con la autora. Santiago, 12 de enero de 2015.

No hay teoría que dé sustento a una revolución en marco democrático. Lo único que se acercaba era la literatura socialdemócrata que no tenía el aspecto de superación del capitalismo. Además, no incluía el tema de la revolución que para la UP era lo base. Algo había en la concepción gramsciana (que no fue tan leída, sino más bien después sí) pero en la concepción gramsciana antes del golpe había sido de algún modo derrotada en el imaginario por las tesis leninistas. Es decir, se trata de tomar el poder del Estado, solo que hay que tomarlo de otra manera y ahí faltaba ¿Qué es esa otra manera? Es decir, la relación entre democracia y socialismo era el vacío teórico en el proyecto.263

23En esta cita Garretón, reúne entonces la preocupación por la temática democrática, que derivó en un alejamiento de la doctrina leninista y la constatación de la falta de sustento intelectual que diese el marco teórico del proceso. Teorías que, como en el caso de Gramsci, se habían desestimado debido a los enfoques leninistas predominantes en la izquierda chilena antes de 1973. Asimismo, deslizó el cuestionamiento sobre la conexión entre teoría y práctica cuando se preguntó por la manera alternativa de alcanzar los objetivos una vez que se desestimaba la lectura leninista.

24Lo anteriormente expuesto por tanto permite afirmar que la Renovación Socialista fue un cambio político, pero también cultural, pues alteró las maneras sobre cómo se entendía la construcción de la política en su acepción más general, entre todas las fuerzas de oposición al régimen militar. Además, su rasgo intelectual implicó también que las nuevas ideas se expandieran a las ciencias sociales, impulsando de manera más comprehensiva el cambio cultural. De hecho, la transferencia de ideas en circulación al corpus teórico de la Renovación se aplicó también al conocimiento académico, pues la revisión y critica a los modelos que históricamente habían dado forma a las representaciones políticas y cognitivas que estaba llevando a cabo la Renovación Socialista, empujó a otras disciplinas sociales a revisar y transformar su valoración tradicional sobre aspectos variados de representación política. De esta manera, se incorporaron nuevos temas en las agendas de aquellos intelectuales que, en su paso por el exilio europeo, se nutrieron de las nuevas tendencias y las aplicaron al debate intelectual chileno.

25Resalta el sello altamente intelectual de la Renovación, pues como sostuvo Jeffrey Puryear, el análisis político realizado en el exilio se hizo a través de un prisma académico.

Los intelectuales fueron crucialmente importantes en cada paso de este proceso. Dirigieron las críticas a las posiciones de los partidos ortodoxos, ayudaron a establecer la convergencia socialista, produjeron la mayoría de los análisis y documentos que alimentaron la discusión, convocaron a las partes interesadas, participaron directamente en los debates y ayudaron a lanzar el partido socialista renovado (Puryear, 1994: 62).

  • 264 En torno a las coincidencias del proceso de renovación entre MAPUs y PSCh, específicamente en su di (...)
  • 265 Refuerza la caracterización intelectual de este fenómeno el hecho que la desarticulación de los par (...)

26En la misma línea, Héctor Concha situó la labor del intelectual como parte “de la transformación del ethos ideológico que ocurre en el mundo, situación que condiciona su propia y cuasi kafkiana metamorfosis” (Concha, 2000: 254). Así, el intelectual-político actuó como puente entre su contexto ideológico y las formulaciones políticas que se puedan construir para representar la realidad. Esta interrelación entre político e intelectual que se aludió en el comienzo del capítulo, tuvo especial sentido para la reflexión sostenida tanto por el MAPU como por el PSCh, puesto que a través de los debates con intelectuales del MAPU y de la IC, el PSCh complementó sus ideas de renovación, lo que es explicado por Roberts por la estructura organizacional flexible del PSCh y su tradicional pluralismo interno, sumado al carácter eminentemente intelectual de los miembros del MAPU (Roberts, 1998).264 Es por esto que, a diferencia del capítulo anterior en donde se enfatizó el procesamiento intelectual por agrupación política, en el presente capítulo se considerará más bien a los políticos/intelectuales que participaron en el proceso de renovación (ya sean de origen socialista, mapucista o comunista) se involucraron en un campo semántico común.265

  • 266 Entre la literatura existente se identifica una tensión entre los que sostienen que la deconstrucci (...)

27En el mismo sentido, Miguel Valderrama arrojó importantes luces para abordar este proceso al sostener que la Renovación Socialista, “tipo singular de identidad política e intelectual” (Valderrama, 2001: 21), implicó una deconstrucción del sistema de representaciones desde donde la izquierda se reconocía, para reconstruir de otra manera un nuevo modelo de representación de la realidad en base a los nuevos desafíos presentados en la sociedad chilena tras los cambios instaurados luego del golpe. No solo la experiencia del golpe de Estado en tanto crisis fundamental, sino que además su reconocimiento como fracaso y quiebre, se convirtieron en motores que desencadenaron la deconstrucción de las bases fundantes de la izquierda.266

28La deconstrucción de programa de la izquierda chilena en el exilio, a la luz de la crisis de representación del fracaso de su proyecto político, como advirtiera Valderrama, en su origen no contenía ni línea ni estrategia política específica “sino un cambio ideológico y, más precisamente, cultural, en cuyo interior podían darse muy diversas líneas o estrategias políticas” (2001: 24). Esta constatación permite comprender que, ante la crisis generada por el golpe, se hayan originado diversos cambios como los constatados en el capítulo anterior entre el PCCh y el PSCh e incluso al interior del PSCh mismo. La Renovación Socialista, plantea por tanto su especificidad por el escenario contextual que la albergó y por el particular momento histórico que se vivía, lo que implicó que los vínculos entre los exiliados y su nuevo contexto se hayan amplificado por medio de las redes de solidaridad entre los representantes de la Renovación y los referentes intelectuales del socialismo occidental europeo y la social democracia.

29Ahora bien, esta deconstrucción aconteció en un espacio contextual particular que contenía un campo de fuerzas que interactuaban entre sí y que eran irrenunciables (LaCapra, 1995). Así, las consecuencias de la represión de regímenes autoritarios (ya sean el chileno o los del eje soviético), la experiencia de exilio, las señales de quiebre al interior del bloque socialista al tiempo de una consolidación del neoliberalismo y la globalización presentaron una constelación de referentes (prácticos e ideológicos) para los políticos-intelectuales que motivaron el replanteamiento de la manera de auto percibirse desde el campo de la izquierda.

30En síntesis, la crisis del proyecto de la izquierda –percibida por los agentes de la Renovación-, generó un proceso intelectual complejo y diverso que obligó a los líderes políticos en el exilio a reconstruir las maneras de representación de la realidad. Esto provocó la exploración, y decisivo aprendizaje de nuevas ideas políticas que permitieran una transferencia para dar forma a dicha reconstrucción. En el caso del proceso conocido como Renovación, fue la reconsideración de la democracia como eje de la actividad política, el corolario del aprendizaje que llevó a la reconstrucción de las ideas y prácticas políticas capaces de dar una alternativa democrática al régimen militar en un contexto de alto dinamismo intelectual como fueron los debates socialistas presentes en Europa occidental en la década de 1980. Esta reconsideración, a su vez, implicó, un cuestionamiento del corpus marxista leninista para sus exponentes. A continuación, se analizan los dos ejes centrales de la reflexión intelectual conducente a la Renovación socialista; la revaloración democrática y el distanciamiento del marxismo leninismo.

Democracia: marco regulatorio de la Renovación

  • 267 Revisar la revisión la valoración del concepto de democracia en el proyecto de izquierda chilena en (...)

31La experiencia de vida en regímenes autoritarios y el masivo contacto con influencias de ideas provenientes de Europa occidental vehiculizadas a través de la enorme solidaridad internacional, tuvieron un profundo impacto en el pensamiento socialista en el exilio, siendo la lectura de Gramsci y su articulación en el eurocomunismo la principal base teórica que influyó sobre el devenir de la izquierda chilena. Como consecuencia, la división del PSCh en 1979 se transformó en el hito fundante del pensamiento de la Renovación Socialista, como se analizó. De esta manera, los derechos humanos y su inviolabilidad emergían como la principal preocupación de los líderes políticos de izquierda. Además, el lenguaje derivado de la defensa de los derechos humanos implicó trascender del discurso de clases para promover una institucionalidad que respete los derechos de toda la sociedad. Dicha máxima se elaboraba en un escenario donde sólo pocos años antes, a propósito de los acontecimientos en Praga y París, se debatían los mismos temas y sus consecuencias habían hecho surgir importantes debates entre la izquierda europea al momento del golpe en Chile. Justamente, la interrelación entre democracia y socialismo había liderado la dirección de los debates teóricos de los intelectuales progresistas de gran parte de la década de los 1970. En este contexto es que el gobierno de Salvador Allende había sido observado con tanta atención; un experimento marxista delimitado por instituciones democráticas en un país con un sistema político afín al de la mayoría de los países de Europa proyectaba la síntesis entre los reclamos por más socialismo en París y por más democracia en Praga. No obstante, esta ‘expectativa simbólica’ que el proyecto de Allende había generado alrededor del mundo, la realidad en Chile era mucho más compleja. Particularmente en torno al punto de la confianza y la valoración de la democracia liberal y su real lugar entre los partidos (y al interior de ellos) de la coalición de la Unidad Popular.267

32Con el objeto de dar sentido a los hitos políticos en Chile, y a la luz de las nuevas ideas circulantes, las reflexiones provenientes del sector de la Renovación, se orientaron a analizar el pasado histórico político chileno identificando una frágil relación con el concepto de democracia. Hasta 1973, la izquierda chilena “no vivía ideológicamente [la democracia] como su mundo” (Moulian, 1983a: 165), sino que se trataba más bien de “concepciones formalistas e idealistas de la democracia” (Santiso, 2001: 85). Famosa es también la cita de Víctor Raúl Haya de la Torre, líder del APRA peruano, quien sostuvo sobre los socialistas chilenos “Ellos desprecian la democracia, porque no les ha costado nada adquirirla. Si solo conocieran la verdadera cara de la tiranía” (citado en Walker, 1988: 6). En referencia al caso latinoamericano en general, pero poniendo atención en la experiencia chilena, Ángel Flisfisch, analizando sobre el lugar que históricamente se le ha dado a la democracia en la reflexión política, señala:

si se observan los desarrollos intelectuales sobre el problema de la democracia, se verificará que ellos muestran un atraso armónico con la pobreza de las experiencias democráticas (…) El caso chileno ilustra bien este aserto (…) Malgastaría su tiempo quien intentara identificar esfuerzos de reflexión sobre el problema de la democracia, que hayan incidido de manera importante y efectiva en la vida política nacional (Flisfisch, 1987: 211).

33Según Flisfisch, la razón del rol secundario que históricamente se le había dado a la democracia, residía en que, durante el siglo XX, las reflexiones políticas giraron en torno al Estado y a sus potencialidades transformadoras, lo que derivó en la conformación de ideologías estatistas. En este sentido, el problema político había estado centrado en cómo acceder al Estado para poder utilizarlo en función del logro de determinadas metas derivadas del diagnóstico socioeconómico de la realidad nacional. En este contexto, la democracia aparecía como un problema de “medios y no de fines”. El mismo autor sostiene que si bien hay algunos desarrollos ideológicos que, a partir del principio de mayoría, asociaron la democracia con el fundamento de legitimidad, “la más de las veces tiende a fusionársela con el problema del acceso del Estado y de los contenidos de la acción estatal”. En el caso de las corrientes políticas de izquierda “esta idea de la democracia como simple medio aparece en una de sus formas extremas” (Flisfisch, 1987: 213).

34De hecho, incorporadas las críticas a los regímenes autoritarios en base a la defensa de los derechos humanos, en cierto sector de la izquierda se desencadena la autocrítica al protagonismo que hasta hace no tanto se le otorgaba a la revolución como único medio para alcanzar los objetivos. Como señala Norbert Lechner (1988), intelectual del MAPU; “La crítica intelectual ya no invoca el futuro (la revolución) contra el pasado (el subdesarrollo). Por el contrario, asume la defensa de una tradición en contra de la ruptura violenta”. Esta reconsideración teleológica se vio reforzada con la crítica hacia las posturas tomadas por el PCCh hacia inicios de la década de 1980, lo que hará más evidente la ruptura con la estrategia guerrillera representada por los postulados de Regis Debray (Lechner, 1988: 26). De esta manera la crítica se concentró en la progresiva leninización experimentada particularmente por el PSCh desde la década de 1950 en adelante, lo que había llevado a optar por la opción más radical en el debate histórico de la izquierda chilena entre ´reformismo´ y ´revolución’.

35Carlos Altamirano, revisando el rol de la democracia en la historia del PSCh, sostuvo:

al menos hasta la década del cincuenta, el socialismo chileno no se preocupó ni teorizó sobre la cuestión de la democracia, manteniendo respecto de ella una permanente ambigüedad. Las influencias anarquistas, trotskistas y populistas, entre otras, habrían contribuido a este fenómeno. La situación se habría hecho aún más crítica desde la década del cincuenta. El proceso de “marxistización”, “leninización” y “cubanización”, característico de dicho período, habría contribuido a alejar aún más al socialismo de la democracia (Walker, 1988: 11).

36Siguiendo este tipo de reflexión, que inundó el espectro político derivado de la división socialista, las reflexiones teóricas en el exilio y al interior buscaban dar un sustento conceptual entre socialismo y democracia, alimentados por los debates al interior del socialismo occidental (sea su vertiente eurocomunista, social demócrata o socialista), poniendo en el centro la revaloración de la democracia liberal (es decir, la defensa de la tradición que alude Lechner), la búsqueda de alianzas estratégicas con el centro político para evitar los división en tres tercios del espectro político y el rechazo terminante a la vía armada (Pérez, 2003). Resulta interesante subrayar la salvedad que realiza Ángel Flisfisch, quien sostiene que la novedad de la incorporación de una “nueva ideología democrática” -la que sitúa a la democracia en el centro del campo intelectual de la política- radica en que no solo se trata de una continuidad de cierta tradición democrática (más o menos débil según el caso), sino que ahora se exigía el desarrollo de una teoría democrática. Lo anterior, es particular para el caso de Chile que contaba con un “pasado rico en experiencias [democráticas] pero siempre teóricamente pobre” (Flisfisch, 1987: 214). Esta idea, subraya el carácter intelectual que el reposicionamiento de la democracia adquiere en el proceso de Renovación.

37A la luz de estos planteamientos, se reconsideró la democracia como una conquista política popular y no como una simple “concesión burguesa”, como en el pasado (Fernández y Biekart, 1991). Además, esta reconsideración suponía una relectura de la UP y del socialismo al cual se aspiraba. En relación con esto sostuvo Jorge Arrate, uno de los representantes del socialismo renovado:

el autoritarismo del régimen implantado en Chile influye en consolidar el antiautoritarismo en el seno de la izquierda, que se proyecta de un modo general, es decir, que abarca también el re pensamiento del tipo de socialismo que se propugna y su vinculación con la libertad (Arrate, 1983: 93).

38Además, la naturaleza del golpe y la dictadura demostró que –a diferencia de lo que creía la matriz tradicional de izquierda- la alternativa real no era socialismo o fascismo, sino dictadura militar o democracia política, en donde se necesita una mayoría sociopolítica para realizar transformaciones con sentido socialista (Garretón, 1987b). Así, las conclusiones se ordenaban en la afirmación de la existencia de dos proyectos contradictorios; uno marxista-leninista y el de la vía chilena al socialismo, ésta última, se definía en torno a los conceptos de democracia, pluralismo y libertad.

39A partir del rescate de estos rasgos de continuidad, se permitió construir un concepto de democracia entendido como:

el arreglo incierto de intereses es el avance por negociaciones, es el marco de unos consensos cambiantes. Es un sistema sujeto a incertidumbre que, por eso mismo no tolera las conquistas irreversibles, las verdades oficiales. Las leyes inmutables de la historia. La democracia, en cambio, hace posibles las reformas. Incluso las mayores, las más profundas, las más vastas. No las asegura. Sólo las vuelve alcanzables para el juego de las mayorías por el acuerdo y el conflicto, por la persuasión eficaz (Brunner, 1984: 19).

40Lo anterior implicaba que la democracia hace posible incluso las reformas más grandes en base al juego de las mayorías. Esta reconsideración del valor democrático en la ecuación socialista es lo que está al centro, tanto de la división socialista analizada en el capítulo anterior como de la Renovación Socialista. Las consecuencias de esta incorporación radican en que, si la transformación socialista solo puede avanzarse a través del principio de las mayorías, el eje fundamental de la acción histórica pasa a ser la política cultural; la construcción de consensos, la convicción, aprendizajes y enseñanzas para las acciones colectivas de movilización (Van Klaveren, 1984). Asimismo, lo anterior supone que no hay un modelo de sociedad establecido para siempre, sino que el socialismo pasa a ser un principio de transformación social, un proceso socialista sujeto a un régimen democrático que supone disputas, competencias y transacciones (Garretón, 1987b).

41En este sentido, Carlos Altamirano, quien se encuentra al origen de ambos procesos señalaba: “Ha sido una lección, derivada de nuestra experiencia reciente, haber menospreciado las conquistas democráticas alcanzadas por nuestro pueblo y desconsiderar algunos logros evidentes de la democracia liberal, que el socialismo no elimina, sino, por el contrario, profundiza” (citado en Benavente, 1984: 173).

  • 268 Resulta interesante la afirmación que realiza Eduardo Devés al sostener que, si bien el proceso de (...)
  • 269 La temática en torno a la reconsideración del marxismo será analizada en mayor detalle en la siguie (...)

42Lechner resalta cuatro aspectos que incidieron en la revalorización de la democracia. En primer lugar, la experiencia del golpe y la alteración radical de la vida cotidiana obligó a los intelectuales que habían evaluado la “democracia burguesa” como una manipulación, a defender la instauración de reglas del juego básicas para garantizar los derechos esenciales. Esta reapreciación por la “democracia formal” incluso adquirió un vínculo emocional para aquellos intelectuales de izquierda que se vieron afectados por el golpe. En segundo lugar, Lechner, le otorgó al exilio el rol de posibilitador de la circulación internacional de los intelectuales, lo que permitió disminuir el provincialismo y facilitó un proceso intelectual independiente de estructuras partidarias que, en determinados sentidos, actuaban como obstáculos al debate. En tercer lugar, Lechner aludió a la apertura intelectual provocada por el golpe, en donde se desmitificó la fe revolucionaria haciendo estallar un marxismo dogmatizado. La crisis de paradigma derivado de la brutalidad del golpe permitió ampliar el horizonte cultural y reencontrarse con “obras antes desdeñadas o ignoradas”. Entre estas obras, Lechner destacó la “recepción masiva de Gramsci a mediados de los 70, de Foucault posteriormente y el actual interés por Habermas”, lecturas que se complementaban con “cierto eclecticismo en que pueden mezclarse elementos de Max Weber, Agnes Heller y Norberto Bobbio”.268 En este contexto, Lechner sostiene que la aplicación de las críticas de Laclau y Nun a las visiones reduccionistas del marxismo, hacen pensar en un post marxismo en su aplicación a la realidad de América Latina.269 Finalmente, Lechner otorgó a la profesionalización del intelectual, un rol importante en la redemocratización, puesto que en esa nueva etapa el intelectual buscó ocupar un rol de crítico abandonando compromisos de militancia partidistas (Lechner, 1988: 27-30).

43Eduardo Devés, otro pensador proveniente del MAPU, a propósito de la valoración de la democracia, cita a Laclau a quien le otorga un “tenor gramsciano” cuando dice que “no es en el abandono del terreno democrático sino, al contrario, en la extensión del campo de las luchas democráticas al conjunto de la sociedad civil y del Estado donde reside la posibilidad de una estrategia hegemónica de la izquierda” (Devés, 2003: 302).

  • 270 El caso del exilio italiano es paradigmático para los chilenos que iniciarán corrientes de reflexió (...)

44Teniendo presentes estas reflexiones en torno a la democracia en la izquierda chilena, y la necesidad de buscar teorías que ayudasen a rearmar el imaginario político de la izquierda, es que se observarán los debates intelectuales europeos, siendo el escenario político italiano –como ya se adelantó en el capítulo anterior-, uno de los más seguidos por los chilenos.270 Especialmente por el debate que se abrió en Italia a fines de los 1970 sobre la relación entre socialismo y democracia. En relación con la noción de la democracia no como un fin a alcanzar, sino como un proceso continuo que orienta el accionar de la política es que se considera la obra del italiano Norberto Bobbio (Santiso, 2001). Al respecto M.A. Garretón señala:

  • 271 Manuel Antonio Garretón. Entrevista con la autora. Santiago de Chile, 12 de enero de 2015.

Bobbio hace una pregunta: Esta bien, hay que hacer la revolución, y hay que hacer el socialismo, pero ¿qué reemplaza la democracia representativa?; ¿Tienen los socialistas una propuesta de reemplazo a la democracia representativa? Esa pregunta fundamental de Bobbio al comienzo de los 1970 es la que a uno lo lleva a reflexionar: bueno tiene que ser la democracia.271

  • 272 La influencia del Eurocomunismo en el debate de la izquierda chilena en el exilio se trató en más d (...)
  • 273 En términos electorales, el PCI había alcanzado su peak en 1976, momento desde el cual comenzó a de (...)

45La pregunta de Bobbio se inserta en las críticas que un socialismo liberal le hace al Partido Comunista Italiano (PCI), el que a principios de 1980 “había perdido actualidad” (Santoni, 2013: 161). Al igual que sus pares en España y Francia, el PCI272 “se encontraba relegado a la oposición” y perdiendo terreno frente al socialismo de Bettino Craxi, quien buscaba seguir la línea de Felipe González en España y François Mitterrand en Francia (Santoni, 2013: 160-161).273

  • 274 Lelio Basso coincide en este punto. Señala que la sociedad burguesa ha provocado apatía e individua (...)
  • 275 Cancino, en su trabajo de 1988, sostiene que Salvador Allende y sectores del socialismo chileno “es (...)
  • 276 Alberto van Klaveren pensando en el Chile post Pinochet, a la luz de las enseñanzas de la democraci (...)

46Las ideas de Bobbio dirigieron el debate sobre la relación entre socialismo y democracia. Una primera idea fuerza de Bobbio fue explicitar la idea de que el marxismo adolecía de una teoría política. Esta carencia se debía, según Bobbio, a que, por un lado, los marxistas habían concentrado su atención en el estudio del partido más que en el estudio del Estado y, por otro, una ilusión mantenida por la tradición marxista de la extinción del Estado. Como contrapropuesta, Bobbio señalaba que solo el Estado liberal (en su acepción política y no económica) es el fundamento del Estado democrático, ya que éste garantiza las libertades cívicas y derechos individuales. La segunda idea de Bobbio es que la democracia representativa constituye la forma dominante de la democracia moderna y que la democracia directa no está en condiciones de reemplazarla. Con esto, Bobbio buscaba superar las nociones de la incompatibilidad entre democracia representativa y democracia directa para sostener que en una opción democrática y socialista, ambas democracias son compatibles274 (Guardia, 1990).275 Por último Bobbio, planteaba la necesidad de entender una democracia mínima en el sentido de una democracia basada en procedimientos acordados a la luz de la tradición liberal (gobierno de las leyes, Estado de derecho, trama de libertades, disminución del arbitrio de los hombres, canalización pacífica de los conflictos, limitación de la fuerza, etc.). Democracia que debía considerar alternativas políticas reales en donde las minorías fueran respetadas y tuvieran la posibilidad de convertirse en mayoría siguiendo las reglas de la democracia. En este sentido, Bobbio apelaba a una democracia “reformista, gradual y pacífica” (Ottone, 2005: 6) en contra de los “atajos” que dañen el valor de la democracia mínima.276 Este nuevo “vocabulario del liberalismo político” que se articula a través del término de democracia se transformó en el campo semántico en donde la izquierda de la renovación convergió con otras tendencias políticas con las que pocos años antes se había enfrentado y, asimismo, permitió trazar la diferencia con aquellas líneas políticas que mantenían el discurso que oponía la democracia formal y sustantiva, y la democracia liberal versus socialismo revolucionario. La renovación socialista chilena, optó por la democracia política como el régimen político del proyecto socialista, convirtiéndola en un factor constitutivo de sí (Garretón, 1987b).

  • 277 Lo anterior se puede vislumbrar en la entrevista que Eugenio Scalfari le hace a Enrico Berlinguer y (...)

47Objeto de esta crítica era el eurocomunismo de Enrico Berlinguer, que tanto impacto había causado al pensamiento político chileno en el exilio (particularmente en el rol jugado en la división del PSCh en 1979). Para Alessandro Santoni, esta crítica que emerge desde el socialismo liberal de Bobbio a las indefiniciones del eurocomunismo,277 el que era “poco propenso a poner énfasis en la democracia participativa y no exento de algunas taras del marxismo leninismo respecto de la concepción del partido” (Santoni, 2013: 161), son parte de una declinación mayor del PCI frente a la emergencia del socialismo con énfasis democrático. Cancino, coincide, al señalar que el eurocomunismo oficial no tematizó en torno “a la democracia directa y su función en el cuadro de una estrategia socialista democrática” (Cancino, 1988: 36).

  • 278 La figura de Lelio Basso es muy importante para la Renovación Chilena. No solo lideró el Segundo Tr (...)

48Lelio Basso, otro representante de la izquierda independiente italiana, hizo eco de las críticas que enarboló Bobbio en referencia a la indefinición del eurocomunismo respecto al concepto de democracia: “Pero mientras está claro que el “eurocomunismo” abandona de modo definitivo la estrategia tradicional de los partidos comunistas (la que justificó desde los años de la primera posguerra la escisión de los partidos socialistas), no me parece tan claro cuál sea la estrategia que se ha adoptado en su lugar” (Basso, 1988: 57).278

49No obstante, el eurocomunismo seguía siendo observado como una fuente renovadora para la izquierda chilena. Y quizás con mayor peso, el pensamiento de Antonio Gramsci. Si bien ya se identificó su influencia en el capítulo anterior, vale la pena destacar que el “descubrimiento” que se hizo de Gramsci por parte de los exiliados chilenos, corrió de manera paralela a su descubrimiento por parte de los marxistas latinos europeos de los 1970s. De hecho, recién en 1975 se publicó la primera edición crítica en italiano de los Cuadernos de la cárcel (Paramio, 1987). Lo que demuestra que los debates al interior de la izquierda europea se desarrollaron en paralelo a los debates intelectuales de la izquierda chilena, nutriéndose mutuamente.

50Sin embargo, más allá de las diferencias en términos políticos en la izquierda italiana, el concepto en torno a la democracia, especialmente la sostenida por Bobbio, que la conceptualiza como un proceso, -sostiene Ernesto Ottone (2005)-, resultó ser la lección “más grande de todas para la historia política del Chile del último tercio del siglo XX y los comienzos del siglo XXI”. Particularmente para una generación que miró a la democracia “con un fatal desdén, a lo sumo como una ventaja táctica, pero “formal”, que escondía un mundo de injusticia y desigualdad cuya superación abrupta debía conducirnos a una ansiada “democracia real” popular o socialista cuyos procedimientos importaban menos” (Ottone, 2005: 266-267). Es en el mismo sentido que Lechner sostuvo: “La gran enseñanza de los golpes militares es que el socialismo no puede (no debe) ser un golpe” (Lechner, 1988: 26). Para Alexis Guardia, la revaloración de Bobbio sobre la democracia liberal como lugar que “viabiliza las decisiones colectivas” implica que es la mayoría, la que, bajo reglas claras, puede decidirse por el socialismo: “La contribución de Bobbio es que saca el concepto de socialismo de cualquier visión utópica y lo pone dentro de un horizonte histórico previsible” (Guardia, 1990: 95).

51Así, la lección extraída por este sector de la izquierda centró su atención en la democracia y en una nueva forma de entender la confrontación política, la que debía ser siempre en el espacio democrático:

El período, entonces, fue el "primer eslabón de la cadena de eventos que ... hizo posible la restauración de la democracia en 1990", la culminación del proceso de aprendizaje de la oposición ", y un momento altamente definitorio en el que la división principal rodeó las actitudes hacia la confrontación. Los inicios de la década de 1980 pueden verse como un período de experimentación política, donde el resultado puede no haber sido lo deseado, pero el proceso fue instructivo, de hecho, vital (Funk, 2004: 95).

52La dirección del debate intelectual en la izquierda europea, (en donde la izquierda chilena se insertó), les demuestra a los exiliados la heterogeneidad tanto dentro del eurocomunismo, como dentro de la socialdemocracia. De hecho, durante estos años, mientras los partidos socialdemócratas en gobiernos gestionaban el capitalismo del Estado de bienestar, aquellos en la oposición, aun planteaban una línea anticapitalista y aspiraciones de transformación social. Estos últimos permitían tender puentes con los socialistas chilenos que si bien más cerca de estas sensibilidades por el exilio, cargaban con una herencia histórica de mirar con recelo la social democracia europea.

Este dualismo ideológico de los partidos miembros de la IS se reflejaba en el anterior enamoramiento por la experiencia allendista, a la vez que desempeñaba un papel importante en la apertura de los chilenos hacia un universo que antes habían ignorado y menospreciado (Santoni, 2013: 164).

53De hecho, líderes fundamentales del socialismo chileno como Jorge Arrate, veían una “nueva energía” en los partidos social demócratas luego de la elección de Willy Brandt como presidente de la Internacional Socialista el año 1976 y su renovada atención prestada a América Latina. En ese sentido, le atribuyó a la tendencia socialdemócrata (por sobre la eurocomunista y la de un socialismo autónomo) un “singular vigor” entre el socialismo latinoamericano, debido a tres razones. La acción organizada de la social democracia hacia el continente, el rol “socialdemócrata que asumen varios partidos de carácter populista y vocación nacional conservadora y la centralidad que adquiere en el debate político e ideológico el concepto de democracia” (Arrate, 1984: 103).

  • 279 Un ejemplo se encuentra en los artículos publicados en la revista Convergencia, la que, de claro te (...)

54Con estos nuevos enfoques, los políticos-intelectuales de la renovación en el exilio, comenzaron a interpretar los hitos de su época a la luz de los nuevos referentes intelectuales, logrando introducir al socialismo chileno dentro de los procesos y debates que preocupaban a la izquierda mundial de los 1980, incluso desde las distintas vertientes que el proceso de renovación generaba dentro de la izquierda.279

La intensidad de las preocupaciones teóricas de la izquierda ha tenido, como ya se señaló, razones más amplias y han incidido en ella otros factores significativos. Uno, quizá el principal, es el hecho que los debates en curso no han sido un monopolio de los chilenos, sino que han constituido un fenómeno internacional de gran dimensión motivada por dos elementos centrales: la crisis del modelo derivado de las experiencias de los países del socialismo real, especialmente acentuada después de la invasión soviética a Checoslovaquia en 1968 y más aún después de la constitución de un gobierno militar en Polonia en 1982. Y, segundo, el desmoronamiento del edificio teórico constituido sobre la base de la herencia establecida por Stalin y su codificación del marxismo-leninismo. La experiencia yugoslava, el desarrollo de los "eurocomunismos", algunas experiencias revolucionarias en el Tercer Mundo, han abierto nuevas perspectivas teóricas, antes negadas o suprimidas por el poderío incontestado del "marxismo-leninismo" oficial. Para la izquierda chilena, siempre interesada en los temas ideológicos, estos fenómenos no podían pasar inadvertidos (Arrate, 1985a: 190-191).

  • 280 Para analizar cómo se observaron hitos internacionales entre 1976 y 1989 a través de la mirada de l (...)

55Así, uno de los hitos catalizadores que interpeló a que intelectuales socialistas en el exilio participaran del debate mundial y aplicaran las nuevas perspectivas desarrolladas, marcando posiciones, fue el desarrollo de las protestas de Solidaridad en Polonia en 1980.280 A propósito, Ignacio Walker señaló que el PS Altamirano, se vio directamente afectado debido a que muchos socialistas se encontraban exiliados en Polonia e hicieron suyas los reclamos por mayor democracia y participación del grupo liderado por Lech Walesa. Ante la amenaza que significaba para el orden soviético la formación de un sindicato como Solidaridad por fuera del sistema del partido, el 13 de diciembre de 1981 se declaró ley marcial, ilegalizando la organización y apresando a todos los dirigentes sindicales. “Polonia, Walesa y el movimiento “Solidaridad” sirvieron para adquirir una conciencia más cabal acerca de los rasgos autoritarios del mundo de los “socialismos reales”” (Walker, 1988: 16).

56Un grupo de políticos chilenos en el exilio, reunidos en diciembre de 1981 en el foro sobre la Convergencia Socialista, a propósito de la situación en Polonia “y de las violaciones masivas y sistemáticas de derechos humanos que tienen allí lugar”, manifestaron su “absoluta e incondicional solidaridad con los trabajadores del pueblo de ese país”. Haciendo una lectura de la situación polaca desde su experiencia, y a la luz de las reflexiones políticas que estaban realizando, declararon:

  • 281 Esta declaración estuvo suscrita por importantes líderes representantes de la Renovación en el exil (...)

Precisamente nosotros chilenos por haber vivido la interrupción de un proceso democrático comprendemos en toda su magnitud la tragedia que hoy aflige a la mayoría del pueblo polaco, expresada en el movimiento Solidaridad. En consecuencia, no podemos sino rechazar el intento de resolver recurriendo al expediente de las fuerzas armadas el avance del pueblo polaco a formas superiores de democracia y participación en la determinación de su propio destino. Los dramáticos acontecimientos que ocurren en Polonia revelan igualmente la contradicción que existe entre el sistema de bloques y el derecho de los pueblos a su soberanía e independencia nacional.281

57El Partido Socialista Renovado (por ese entonces conocido como Partido Socialista 24 Congreso) reafirmando la crítica al “socialismo real” que venía formulando desde la división en 1979, declaró que la dictadura militar en Polonia “es un fenómeno absolutamente extraño a la concepción marxista” puesto que lo ocurrido en Polonia con la intervención del general Jaruzelsky “significa arrebatar por la fuerza el poder que debiera estar radicado en los obreros y campesinos polacos” (citado en Chile América, 1982: 36).

58El PCCh en línea con las definiciones programáticas analizadas en el capítulo anterior, defendió el accionar del Ejército Polaco sosteniendo que los “contrarevolucionarios” con Reagan a la cabeza (como hizo Nixon con el Chile de Allende) harán todo lo posible por desestabilizar el régimen socialista. En un documento firmado por Luis Corvalán, secretario del PCCh se sostuvo:

En Polonia, el pueblo y su gobierno, contando con la lealtad y el patriotismo del Ejército han encontrado en sí mismos las energías necesarias para emprender el camino que les permitirá desbaratar los planes de los enemigos interiores y exteriores del socialismo y de la independencia de su país” (citado en Chile América, 1982: 36).

59En un tono muy similar al PCCh, Almeyda desde Berlín, culpó a los grupos internos nombrados por el dirigente socialista como “lumpen capitalista” de controlar el movimiento de Solidaridad y los sindicó como el “estímulo soterrado más perseverante y resuelto de todo aquello que podía llevar a la crisis del sistema y a la bancarrota del socialismo”. Tan importante como los factores internos, Almeyda situó también al imperialismo nortamericano encabezado por Reagan en la agudización de la crisis polaca provocando por esta vía “la intervención armada de los países del Pacto de Varsovia y más concretamente de la URSS”; todos factores que se pusieron al servicio “del proceso desintegrativo que se promovía desde “Solidaridad””. Frente al caos generado por Solidaridad - sostuvo Almeyda-, el general Jaruzelski no tuvo más alternativa que imponer la ley marcial “con el triple objetivo de normalizar la situación política -conteniendo la disidencia y reprimiendo a la contrarevolución-, sacar al país del caos económico y proseguir e intensificar en nuevas condiciones el proceso de democratización de la sociedad polaca y de Renovación Socialista”. El costo político concluyó Almeyda, “fue alto, pero soportable” finalizando que la salida emprendida por el general Jaruzelski “es la única salida posible en favor de Polonia, del Socialismo y de la paz” (Almeyda, febrero 1982: 10-15). Con el caso polaco las divisiones en la izquierda chilena en el exilio se definían más claramente alineándose con las redes intelectuales correspondientes.

60La transición española también fue observada cuidadosamente por los chilenos, al presentar una experiencia cercana a las maneras de rearmar un gobierno democrático luego de una dictadura. Esta especial atención indicó la manera en que los intelectuales en el exilio se planteaban los debates sobre Chile, comenzándose ya con la nueva década de 1980, a pensar en el Chile que vendría luego del fin del régimen militar. De hecho, de acuerdo con Sassoon (2010) en las tres transiciones a la democracia que se desarrollaron en Europa en ese período -Grecia, Portugal y España- el socialismo emergió como un actor victorioso como representantes de un nuevo socialismo mediterráneo. A pesar de que los tres partidos socialistas (PS Portugués, PASOK y PSOE) no habían jugado importantes roles en la actividad clandestinidad (siendo los partidos comunistas los más activos), eventualmente se convirtieron en fuerzas dominantes en las políticas nacionales. De la mano de este éxito emergieron las figuras de Mario Soares, Andreas Papandreou (ambos fundadores de sus partidos) y Felipe González, un joven andaluz que tomó control del PSOE poco antes de la transición a la democracia. El liderazgo de este último se proyectó a nivel internacional, entablando importantes vínculos con Willy Brandt, François Mitterrand y Bettino Craxi y en general con la Internacional Socialista. De hecho, fue este organismo quién patrocinó al PSOE y al socialismo portugués primero en sus campañas durante la clandestinidad, y luego para apoyar sus candidaturas. Esta vinculación coincidió para el caso español – según Ricardo Núñez- con que Felipe González “empezó a pensar en una España inserta en Europa y específicamente, en la Europa democrática” (Fernández, Góngora y Arancibia, 2013: 187).

  • 282 Álvaro Cunhal, líder del partido comunista portugués perdió pronto el apoyo del PC italiano, cuando (...)

61Resulta interesante observar que cuando estuvieron en la oposición estos partidos se caracterizaron por una retórica promarxista y anticapitalista, distanciándose de los partidos socialdemócratas convencionales. No obstante esto, buscaron marcar sus diferencias con los partidos comunistas, lo que se vio subrayado con el firme apoyo de la Internacional Socialista.282 Mientras que el PASOK se convirtió rápidamente en un partido de masas incluyendo a miembros que no habían participado en política, el PSOE y el PS Portugués, al igual que sus contrapartes en Italia y Francia, no contaban con grandes números entre sus miembros, lo que les permitía mayor flexibilidad doctrinal que sus rivales comunistas. “Una organización pequeña, de rápido crecimiento, puede reaccionar de una manera menos inhibida a una situación de rápido movimiento” (Sassoon, 2010: 596). En referencia al surgimiento de estos socialismos mediterráneos, Ricardo Lagos señaló:

Uno de los que más me afectó a mí fue el de la Revolución de los claveles en Portugal. También estaba al tanto del proceso de renovación que vivía el PSOE, bajo el liderazgo de Felipe González, así como otros encabezados por Papandreou en Grecia y Bettino Craxi en Italia. Esto porque los socialistas moderados habían pasado a la cabeza, dejando de asumir un mero papel secundario tras los democratacristianos. Una cosa que me marcó profundamente fue ver en París el triunfo de Mitterrand, en 1981 (Lagos, 2013: 388).

62La moderación a la que hace alusión Lagos en el socialismo europeo y mediterráneo en particular tiene que ver con la constatación de una realidad que se presentaba distinta frente a la que se concibió en los discursos radicales de antaño. Los movimientos internacionales que se producen a consecuencia de la crisis económica, por un lado, la formación de la Comunidad Económica Europea, las evidencias que se comienzan a adquirir del derrumbe de los socialismos reales y las discusiones en torno al rol del Estado en las nuevas relaciones capitalistas, estimularon el replanteamiento de las doctrinas socialistas. Benjamín Teplisky, del Partido Radical chileno, a propósito del triunfo del PASOK en Grecia y de Mitterrand en Francia sostuvo que “las masas trabajadoras europeas, tan golpeadas por el agravamiento de la situación económica internacional vislumbran en las izquierdas de sus respectivos países capacidad para encarar la situación con mayor imaginación y mayor sentido de justicia.” En referencia a las victorias electorales del socialismo y a las posibilidades de triunfo que se veían en España y al crecimiento del socialismo italiano con Bettino Craxi a la cabeza, Teplisky sostuvo: “Hoy, el “socialismo a la europea”, y sus propuestas de cambios en las estructuras y en las instituciones sin amagar la democracia y la libertad, atraen a las grandes masas de desempleados y de trabajadores castigados prolongadamente por gobernantes seducidos por fórmulas insensibles como las de Milton Friedman” (Teplisky, 1981: 22). Así, los discursos renovados del socialismo europeo, que ponen su énfasis en la democracia y la libertad para hacer frente a los problemas económicos que la crisis del capitalismo significaba para las grandes masas trabajadoras, fue lo que según Teplisky, promovió el triunfo electoral del socialismo europeo.

  • 283 Patricio Silva identificó un proceso similar de grandes transformaciones sociales y culturales en C (...)

63Otro punto clave que se extraía de los socialismos mediterráneos tenía que ver a su vez con el espíritu de la época. Como se señaló en un principio, la crisis del modelo económico que había permitido el Estado de Bienestar de la post guerra, sumado a los acontecimientos políticos de los 1970, habían conducido a que las nuevas generaciones en la década de 1980 -con la rápida ofensiva de las políticas neoliberales, en donde Estados Unidos y Gran Bretaña, llevaban el liderazgo- abandonaran preocupaciones colectivas para concentrarse en el individuo.283 En línea con esto, la emergencia de nuevos sujetos sociales había fragmentado el panorama de la clase trabajadora, dejando de ser la depositaria de los cambios políticos en las retóricas partidistas. Esto fue absorbido por los nuevos socialismos, los que dejaron atrás las rigideces doctrinarias para armar programas políticos más flexibles e inclusivos. De hecho, resulta interesante la lectura que realiza Tilman Evers sobre la vinculación de la social democracia con América Latina, cuando sostiene que una vez que ambos sectores se plantean concretamente las posibilidades y reales alcances de estos contactos, se construye un discurso que sugiere un enfoque pragmático y concreto que deja de lado una real discusión de ideas. Los mismos actores, señala Evers, propusieron que una ausencia de teoría era en sí mismo un prerrequisito para el éxito en la práctica. No había un discurso con lógica coherente, con la valiosa excepción de una postura genérica antidictatorial y el apoyo a una democracia política y social, que no era definida más que por concepciones generales sobre políticas económicas keynesianas y un compromiso verbal con el estado de bienestar (Evers, 1993: 26-27). Este nuevo enfoque desde Europa permitía mayor flexibilidad tanto para abordar los problemas, como para proponer las alianzas, lo que sintonizaba con los planteamientos de los chilenos en el exilio.

64En referencia a estos cambios mundiales, pero en su aplicación en Chile a través de las ideas de la Renovación socialista, Ricardo Lagos señalaba:

Las ideas de renovación que circulaban entre nosotros apuntaban principalmente a abandonar el horizonte utópico del socialismo, asumiéndolo no como la vía para crear una nueva y distinta sociedad, sino como una acción reformista constante sobre la sociedad existente. Por lo mismo revalorizamos la democracia liberal como un bien en sí mismo y apostamos por su profundización. También abandonamos el contenido estrechamente clasista y nos propusimos representar intereses sociales más amplios, incluyendo las demandas de nuevos actores sociales. Esto conducía a generar un cambio en la táctica del partido y en su estrategia coalicional (Lagos, 2013: 390).

65En el caso español, durante el franquismo, se habían impulsado proyectos industrializadores que habían cambiado la realidad española. Al respecto, Fernando Claudín, importante teórico de izquierda, en una entrevista para la Revista APSI, señaló que el principal error del PC español fue no reconocer dicho cambio. Esta crítica le significó su expulsión del mismo partido. Claudín reconocía que, si bien el programa Eurocomunista del PC español tenía coincidencias programáticas con el PSOE, la razón del triunfo de este último en las elecciones de 1982, tuvo que ver con que la histórica tradición democrática del PSOE: “La herencia histórica del PSOE es estar en una línea democrática y nunca ha estado ligado a los países del este. Este es precisamente uno de los factores de la victoria del PSOE” (Claudín, 1983: 12). Sergio Marras escribió lo paradojal que es que los mismos que fueron sacados del poder en 1936 por un alzamiento militar, vuelvan a tomar el poder con la elección que le dio la victoria al PSOE. No obstante, no son los mismos, dice Marras;

La paradoja ha sido posible, fundamentalmente, gracias a la revalorización de una vieja idea: en España la mayor parte de las instituciones políticas y militares de todos los signos han cuestionado el 36; hoy, aprendida la lección, se apresuran a retomar y respetar la convivencia democrática, sin más apellido que su propio nombre de pila (Marras, 1983: 15).

66Tomás Moulian, otro importante intelectual de la Renovación Socialista chilena escribió un artículo en la Revista APSI titulado: “Las lecciones de España”, en donde rescató aquellos elementos que permiten reflexionar a los estudiosos de las democracias y las crisis de las dictaduras. Con respecto a la transición española, Moulian sostuvo:

España demuestra que se puede estabilizar un orden democrático, aun en una situación de crisis económica mundial, con el fantasma de la guerra civil pasada, con el hándicap de cuarenta años de inmovilismo, y con el fracaso del centrismo que había encabezado los procesos de democratización (Moulian, 1983b: 6).

67Asimismo, en esta fase de transición en España, Moulian le concedió particularmente al socialismo español el haber “creado una fórmula política que hasta el momento ha permitido estabilizar la democracia parlamentaria, administrar la crisis recesiva, y proponer un programa que recoge aspiraciones populares y nacionales” (1983: 6). De especial importancia para las preocupaciones en torno a la democracia que el proceso de Renovación discutía durante el período, -y como mensaje para la izquierda chilena en relación a su rol en un eventual proceso democrático en Chile-, Moulian señaló a propósito de España,

Esa izquierda tuvo la capacidad de centrar su discurso en el tema de la democracia y de ser un factor de presión para una redemocratización efectiva (…) Esa izquierda capaz de movilizar, capaz de negociar, y de formar alianzas, liberadas de las pretensiones maximalistas fue un actor decisivo del proceso (Moulian, 1983b: 6).

  • 284 Eric Schnake, miembro del PSCh, en sus memorias, manifiesta su cercanía con el proceso de transició (...)

68Así, la transición española no solo enfatizaba el rol central de la democracia para los intelectuales chilenos, sino que además demostraba el valor de las alianzas en la construcción de gobierno. Incluso más, líderes intelectuales socialistas valoraron el llamado que hizo el PSOE de poner a la democracia en primer lugar, por sobre objetivos programáticos, para profundizar la conformación de alianzas;284 “Plantea [el PSOE] la necesidad de la formación de un gobierno de amplia base parlamentaria para la realización de un programa mínimo de gobierno orientado a las metas (…) de defensa de las libertades conquistadas” (Hormazábal, 1981: 21). En el mismo sentido Eduardo Boeninger, miembro del PDC y quien jugaría un rol protagónico en la transición chilena, sostuvo en 1980 que: “a Chile lo que le hace falta es nuestro equivalente de los Pactos de La Moncloa en España que significaron un gran acuerdo nacional en torno a qué hacer en el país” (Boeninger, 1980: 2).

  • 285 Resulta interesante observar cómo a propósito del caso de la transición española, se ordenaban las (...)

69En síntesis, fue la enarbolación de la democracia, la concientización en torno al rol de las alianzas y la construcción de un programa de acuerdo con la realidad de España lo que permitió la victoria del PSOE en la España post franquista, lecciones que fueron observadas atentamente por los chilenos tanto en el exilio en Europa como al interior de Chile.285

  • 286 En este contexto Alain Touraine escribe su libro Apres du socialisme que para Manuel Antonio Garret (...)

70En Francia, la derrota y renuncia de De Gaulle en 1969 fue seguida por la reorganización del Partido Socialista que condujo a su victoria en 1981. Como se observó en el capítulo anterior, el PS francés había sido de los pocos partidos del establishment que luego de la emergencia de la nueva izquierda, había logrado combinar aspectos de la social democracia y elementos más dinámicos derivados del movimiento de 1968. Para Sassoon (2010), la vaguedad presente tras la idea del “socialismo autogestionario”, era la fortaleza del programa de esta izquierda no comunista. Aunque su origen se podía rastrear al socialismo no estatal del siglo XIX, el concepto moderno se había incluido en el discurso político francés en la mitad de 1960 a propósito de la experiencia Yugoslava y su sistema de democracia industrial y economía descentralizada. Los eventos en mayo de 1968 reforzaron la popularidad del concepto aunando a la izquierda no comunista, la que subrayaba su distancia con el modelo de planificación central de la URSS. Este socialismo, planteaba la generación de consejos administrativos para cada empresa nacionalizada con representantes elegidos de trabajadores, el Estado y algunas categorías de consumidores. Pierre Rosanvallon, editor de la Revista CFDT Aujourd’hui y uno de los teóricos del socialismo autogestionario, veía el modelo como una alternativa entre el compromiso de la social democracia con el capitalismo y el modelo soviético (Sassoon, 2010: 538-539). El socialismo autogestionario de Mitterrand permitía a los socialistas chilenos un tránsito menos abrupto hacia sensibilidades occidentales.286 Vale la pena recordar la cita de Ricardo Núñez incluida en el capítulo anterior sobre el aggiornamiento presente en el socialismo autogestionario, liderado por François Mitterrand, Olof Palme y Felipe González. Nuevas corrientes que – según Núñez- alimentadas por las críticas del eurocomunismo al socialismo real- tendían mayores puentes de identificación con el socialismo chileno. Trazando asociaciones directas entre Allende y Mitterrand, Arturo Navarro sostuvo:

Todavía no han pasado diez años desde que se dieran por clausuradas en el mundo -con el derrocamiento de Salvador Allende- las posibilidades de un gobierno socialista elegido democráticamente, cuando el pueblo francés ha demostrado su confianza en las soluciones socialistas. La elección de François Mitterrand creó un hecho que puede revertir la corriente conservadora que recorría parte del mundo occidental. La diferencia con el caso de Allende, es que Mitterrand ha sido elegido por el voto directo del 52 % de los franceses y tiene expectativas de contar, en el corto plazo, con un Parlamento renovado que refleje ese apoyo (Navarro, 1981: 2).

71Por su parte, François Fugier, asistente para el Tercer Mundo del Secretariado Internacional del PSF, sostuvo que el caso chileno “es un caso sentimentalmente muy cercano (…) Mitterrand conoció personalmente a Salvador Allende y la suya es una de las experiencias socialistas que nos marcó mucho” (Navarro, 1981: 3).

72Asimismo, el triunfo de Mitterrand frente a la tendencia mundial que había puesto a Margaret Thatcher a la cabeza de Gran Bretaña y a Ronald Reagan en Estados Unidos, representaba una “derrota de la política económica al servicio exclusivo del gran capital financiero transnacional” como señalaba la editorial de la Revista Convergencia el año 1981, triunfo que junto a la renovación activada en Polonia, daban cuenta de una “creciente variedad de formas y direcciones que asume el desarrollo de la realidad política contemporánea, distante de toda pretendida reducción a esquemas de bipolaridad” (Santoni, 2013: 165). Tanto las evaluaciones del proceso de Polonia y el triunfo de Mitterrand proveían de herramientas a esta corriente del socialismo chileno que buscaba rescatar su tradición autonomista.

  • 287 Manuel Antonio Garretón. Entrevista con la autora. Santiago de Chile, 12 de enero de 2015.

73Como ya se mencionó, el apoyo y atención a estas iniciativas socialistas en Europa occidental era observado de cerca por aquellas fuerzas socialistas chilenas que buscaban diferenciarse de la social democracia. La nueva definición de socialismo que la renovación estaba desarrollando; un socialismo autónomo y democrático, tenía la particularidad de considerar un “principio anticapitalista” lo que no se encontraba en la social democracia.287 Fernández y Biekart (1991) identifican esta diferencia en la tradición histórica del socialismo chileno de plantear cambios radicales, lo que implica que la búsqueda por una “tercera vía” no se refiera a una alternativa entre capitalismo y socialismo, sino entre la III y la II Internacional. Ahora bien, con la incorporada valoración democrática, los autores se preguntaron entonces ¿Qué quiere decir cambios radicales? Para Garretón, esta será la interrogante que funda la redefinición socialista de la Renovación. El socialismo dejó de ser un fin estático para convertirse en un proceso, es decir, redefinir

  • 288 Manuel Antonio Garretón. Entrevista con la autora. Santiago de Chile, 12 de enero de 2015.

el concepto de socialismo, en términos ya no de un tipo de sociedad que está determinada de una vez para siempre, determinado un tipo de economía, etc., sino como un proceso permanente de lucha contra las diversas formas de dominación, opresión, etc. En este sentido, la lucha por la democracia es parte de un proceso de construcción socialista.288

74Fernando Mires en la misma línea sostuvo: “el socialismo no debe ser encontrado al final de la lucha, sino que en la lucha misma que no tiene final” (Mires, 1982: 27). No obstante, los matices en las diferencias, el gran punto de unión entre la renovación de la izquierda en general con las vertientes socialistas en Europa era la preocupación de conciliar socialismo y democracia, lo que:

[G] enera una seria tentativa de rejuvenecer la teoría (…) Ahí está la raíz de las corrientes eurocomunistas, de los reajustes políticos de la internacional Socialista, de la impetuosa critica que se extiende por la entraña del campo socialista y de la experiencia autogestionaria surgida, inicialmente en Yugoslavia, proseguida ahora en otros países socialistas (Waiss, 1983: 12).

75En la misma línea, Jorge Arrate argumentó que el socialismo autónomo “no es integralmente antagónica con otras expresiones progresistas representadas por el movimiento comunista o por las fuerzas socialdemocratizantes” (1984: s/p), representando una alternativa a la lógica de bloques.

76Así, la mayoría de la izquierda chilena, proclamó hacia la mitad de los 1980s que no puede haber socialismo sin democracia, que muchos aspectos del marxismo leninismo habían errado y que eran los socialismos español y francés, el comunismo italiano e incluso la social democracia alemana, (por sobre los socialismos reales del Este), los que proveían de la dirección adecuada para las reflexiones chilenas (Loveman, 1993).

  • 289 Es necesario enfatizar que esta tensión derivada de corrientes en algunos puntos contrastantes y a (...)

77La relación del socialismo chileno en el exilio con el socialismo europeo por más evidente y declarada, no deja de provocar tensiones entre los intelectuales socialistas. La búsqueda por autonomía de los intelectuales del socialismo chileno entró en conflicto ante las simpatías y sintonías que el debate europeo despertaba en los chilenos.289 Revisando la historia de Chile, señaló Carlos Altamirano: “Nos caracterizábamos por la complejidad de nuestras tradiciones institucionales y por un universo cultural e ideológico diversificado más similar, reconociendo las diferencias, al de ciertas sociedades europeas que de otros países latinoamericanos” (Altamirano, 1977: 11). En las múltiples declaraciones de los protagonistas de la Renovación es posible encontrar esta relación cercana y al mismo tiempo distante con las tradiciones socialistas europeas, siendo quizás la social democracia la corriente más representativa de esta tensión. Frente a lo anterior, es desde la reafirmación democrática y su predominancia en el pensamiento europeo desde donde se facilitó el acercamiento a las corrientes europeas. Se sintetiza por ende la influencia del socialismo europeo en el socialismo chileno en un doble proceso, por un lado, derribando prejuicios que impedían la conexión, especialmente desde su matriz democrática, y por otro, la necesidad, en que se vieron los socialistas chilenos, de marcar su autonomía de pensamiento. A la luz de lo anterior, sostuvo Jorge Arrate, el socialismo en América Latina, “debe necesariamente buscar una articulación con expresiones socialistas europeas con mucha mayor flexibilidad que en el pasado”. Con estas palabras, Arrate confirmaba el camino tomado por Altamirano en la división del PSCh en referencia a abandonar el “provincialismo aislacionista” y se abría a interactuar con nuevas ideas sin caer en la “falta de realismo evidente” de la “traslación de modos de análisis y visiones europeas”. El camino, según Arrate, se encontraba en la ruta abierta por Mariátegui en su forma de teorizar y en Allende con su obra inconclusa (Arrate, 1984: 104-106).

78Así los intelectuales de la Renovación Socialista, habiendo recorrido el camino descrito, cuyo corolario fue la revaloración democrática, sumado a la necesidad de desarrollar un proyecto propio, encontraron en la figura de Allende y su proyecto de la “vía chilena al socialismo” la manera para asentar su propia identidad, construida en base a no solo ideas nuevas, sino que rescatando una continuidad existente en la tradición socialista.

Para la Renovación Socialista, Allende expresa las grandes virtudes de la izquierda, combinando la vocación popular con la presencia y el manejo institucional, adelantando más intuitiva y prácticamente que a nivel teórico, la vinculación entre socialismo y democracia política, combinando el proyecto nacional con su instrumento, la unidad de la izquierda. No es extraño, entonces, que tanto la renovación como la unificación del campo socialista quieran hacerse bajo la figura de Allende, reclamando su legado (Garretón, 1987b: 11).

  • 290 Manuel Antonio Garretón. Entrevista con la autora. Santiago de Chile, 12 de enero de 2015.

79En este sentido el propio M.A. Garretón señala que, si bien estaban las nociones de socialismo y democracia en Allende, (en donde el primer mensaje al congreso es un ejemplo) estas ideas no estaban “estructuradas en términos de un proyecto coherente que tuviera al mismo tiempo el apoyo político y que concitara el acuerdo del otro sector, para que se convirtiera en mayoría”.290 Esto es, entonces, lo que busca ser continuado y profundizado por el discurso de la Renovación.

80En el libro Socialismo Chileno: Rescate y Renovación de Jorge Arrate, se identificó de manera directa la intención de buscar una continuidad entre el socialismo histórico chileno y el proceso de Renovación. Arrate observó en las formulaciones teóricas de Eugenio González (particularmente aquellas plasmadas en el programa del partido del año 1947) la tradición con la que se buscaba retomar el proyecto socialista original. Al respecto señala:

La renovación es cambio, es novedad, pero también -me parece indispensable reafirmarlo- es rescate de un pasado muy rico en ideas y experiencias. Muchas de las ideas « renovadoras » están ancladas en la historia del socialismo chileno, en los planteamientos de sus fundadores en 1933, en el ideario humanista, autónomo y auténticamente democrático contenido en el Programa de 1947 elaborado principalmente por Eugenio González, en la aspiración profundamente libertaria que caracterizó la utopía de Allende (Arrate, 1983: 86).

81En síntesis, la identificación del tronco democrático en la historia del socialismo, junto con la construcción de un proyecto propio tuvo como objetivo convertir en el centro esencial, en términos de contenido del nuevo socialismo, a la democracia. “Por eso, la aspiración de los socialistas se confunde con la aspiración democrática, cuya plenitud se realiza en la emancipación del trabajo humano, la extensión de los derechos individuales y sociales, la elección y rotación periódica de las autoridades y en el pluralismo de la cultura” (Brunner, 1983: 18). Esta redefinición del concepto del socialismo, amplio y abstracto, buscaba plantear los requisitos mínimos sobre eje democrático, para concertar mayorías y posibilitar alianzas más transversales. En este sentido, Manuel Antonio Garretón sostuvo que la Renovación llevó a:

  • 291 Ibídem.

(…) redefinir el concepto de socialismo, en términos ya no de un tipo de sociedad que está determinada de una vez para siempre, determinado un tipo de economía, etc., sino como un proceso permanente de lucha contra las diversas formas de dominación, opresión, etc. Yo me acuerdo que dijimos: ser socialista hoy es luchar contra la violación a los derechos humanos. Eso es ser socialista (…) Estar por un orden social que permita que se cumpla el respeto a los derechos humanos.291

82Este rescate de la figura de Allende, y su compromiso democrático, le permitió a los teóricos de la Renovación conciliar su histórica relación con la democracia y de algún modo conciliar las percepciones que desde las visiones progresistas europeas se tenía sobre el gobierno de la Unidad Popular, permitiendo localizar la experiencia de la vía chilena en un simbólico y positivo espacio histórico, cuyo futuro proyecto político (entendido como las re significaciones del socialismo en democracia), debía superar sus transitorios errores históricos.

La secularización del marxismo en la Renovación

83En paralelo, y conectado con los procesos de profundización democrática que las fuerzas socialistas de occidente en general y la chilena en particular estaban realizando -que como corolario conllevaba la crítica a los socialismos reales-, se atendió a una crisis del marxismo ortodoxo que se había iniciado a raíz del XX Congreso del PCUS en 1956 con el distanciamiento de la era estalinista (Lesgart, 2000). Hasta ese momento, la disidencia al marxismo ortodoxo soviético, como los casos de Trotsky o la experiencia yugoslava, no había jugado un rol de importancia en el núcleo comunista internacional. No obstante, con las revelaciones del XX Congreso que se encadena a la disidencia China, el surgimiento de intelectuales marxistas independientes como Sartre, los hitos en Hungría, Checoslovaquia y Polonia y la generación del pensamiento eurocomunista, terminaron por agitar las bases del pensamiento ortodoxo y la idea de la Unión Soviética como experiencia modelo y el Partido Comunista como líder natural y guardián del movimiento obrero (Moulian, 1980). Particularmente, entre los años 1968 y 1978 el marxismo “entra en una espectacular crisis” cuya consecuencia es su derrumbe “como ideología política, como visión de mundo y como paradigma teórico” (Paramio, 1987: 63).

84Ludolfo Paramio (1987), crítico del marxismo ortodoxo, identificó la crisis del marxismo occidental entre 1968 y 1978, por una progresiva escisión entre una teoría (y retórica) radicalmente anticapitalista y una práctica política. El “sujeto revolucionario”, la clase trabadora, en occidente, se había adaptado a la expansión capitalista, lo que se traducía en una consistente elevación del nivel de vida y en una creciente inserción social. Esta escisión, había sido superada por los países de Europa del norte (ejemplificado con el congreso de Bad Godesberg del SPD alemán) en donde la modernización de la cultura política de la clase obrera había relegado la tradición marxista al museo del pensamiento clásico. En los países del sur de Europa, en cambio, habían persistido partidos comunistas “que se auto identificaban con la crítica milenarista del capitalismo, a la vez que mantenían políticas tan reformistas como las de la socialdemocracia del norte” (Paramio, 1987: 78). La retórica anticapitalista se había acentuado en estos partidos debidos a que -por circunstancias políticas locales-, su rol se había mantenido en la oposición, teniendo así mayor margen para reforzar su identidad anticapitalista. Lo anterior habría implicado que la izquierda del sur europeo llegase a la década de 1970 con “una visión religiosa del socialismo, con una interpretación religiosa del marxismo” (Paramio, 1987: 78). En esta línea el eurocomunismo habría sido un intento tardío por secularizar el marxismo, buscando desarrollar estrategias reformistas en función de las transformaciones de la sociedad, pero sin abandonar elementos de identidad histórica revolucionaria. Es posible identificar esta tensión, por ejemplo, en la defensa del modelo polaco que hizo Berlinguer y en la retórica pro soviética de Cunhal y Carrillo identificadas en la sección anterior. No obstante, dicho equilibrio se tornó difícil de mantener, particularmente debido a la incompatibilidad con que se comenzó a reconocer (especialmente por parte de la intelectualidad progresista europea) entre la renovada valoración de la democracia y el modelo soviético. Prueba de ello fue la emergencia del discurso democrático de los partidos socialistas, particularmente en los países de la Europa latina, lo que significó importantes victorias electorales a costa de la disminución de la influencia en sus contrapartes comunistas. Así, este intento fallido de secularización marxista presente en el eurocomunismo “vino acompañado del derrumbamiento del marxismo latino como ideología” (Paramio, 1987: 82). Hugo Cancino, sintetizó el núcleo central de la crítica al marxismo de la tercera internacional, en la definición del Estado, del concepto de Democracia y de democratización (Cancino, 1988: 37).

85El cambio del emergente rol clave del socialismo a costa del marxismo tuvo su reflejo intelectual en los planteamientos del post-marxismo elaborado por Ernesto Laclau y Chantal Mouffe, específicamente en su obra de 1985 Hegemonía y estrategia socialista: hacia una radicalización de la democracia. Su propuesta acompañó los procesos de la social democracia y del socialismo democrático en aquellos países en donde el socialismo había conquistado importantes posiciones, tales como Francia, España, Portugal e Italia. El discurso se enfocó en la transición al socialismo, la necesidad de bloques de fuerzas políticas de centro izquierda para asegurar mayorías políticas en espacios de alta fragmentación política, reformas populares para mitigar las demandas de la clase popular y tolerancia para desarrollar y promover las fuerzas de producción en el actual desarrollo capitalista (Chilcote, 1990). Visión que impactó fuertemente a los teóricos chilenos de izquierda causando el progresivo abandono de la categoría de lucha de clases para adoptar la teoría de hegemonía de Laclau (Camargo, 2013). Esta tendencia, retomando los grandes procesos analizados a lo largo de este capítulo, buscaba combinar un mayor apego a los cambios producidos en la realidad y un consiguiente abandono de la retórica revolucionaria dentro de la izquierda europea. La recepción de esta vertiente para el caso chileno se dio a través de intelectuales de izquierda tales como Norbert Lechner, Ángel Flisfisch y José Joaquín Brunner, quienes a través de homólogos españoles como Fernando Claudín y Ludolfo Paramio, se conectaron con las ideas del marxismo analítico y colaboraron a los debates revisionistas del socialismo chileno tanto en el exilio como al interior de Chile (Mella, 2011; Santiso, 2001).

86Estas ideas se relacionaron específicamente con la lectura que se hizo desde las corrientes renovadoras de algunos latinoamericanos, de la crisis del estructuralismo francés, representadas en la obra de Louis Althusser. Estas ideas, como se observó en el capítulo dos, circularon en Chile a través de intelectuales como Rodrigo Ambrosio y Marta Harnecker. El libro Los conceptos elementales del materialismo histórico elaborados por ésta última, fue la manera más directa en que las ideas de Althusser circularon por América Latina y Chile en particular. Mientras las relecturas latinoamericanas del marxismo durante la década de 1980, analizaban un declive en el estructuralismo francés, la experiencia inglesa se perfilaba como una lectura de moderación en las posiciones marxistas intelectuales, transitando hacia un marxismo analítico, el que concluyó que, -ante el fracaso de las expectativas de la clase obrera organizada en sociedades capitalistas-, la forma de lucha debería mutar hacia la inclusión de múltiples intereses que emanen de diversos estratos, grupos y movimientos sociales (Chilcote, 1990).

  • 292 Cancino al respecto sostuvo: “Paradojalmente, la ruptura con el paradigma de la revolución de octub (...)
  • 293 Arnaldo Córdova, sobre la recepción de Gramsci en la izquierda mexicana, sostiene que, para Althuss (...)

87A pesar del declive electoral que el eurocomunismo estaba experimentando, el marco teórico que rescató a Gramsci –como se observó con fuerza en el capítulo anterior-, jugó un rol central en las formulaciones teóricas que criticaban al marxismo ortodoxo dentro de la reflexión teórica de los exiliados chilenos.292 Según Marcelo Starcenbaum (2011) ha habido un cierto consenso en los estudios de recepción de Gramsci entre los latinoamericanos, en torno a la idea de que el auge del althusserianismo durante la segunda mitad de la década de 1960, bloqueó la circulación de la obra gramsciana y le otorgó a ésta la marca del prejuicio althusseriano293 (Massardo, 2001). Al mismo tiempo, el gramscianismo comenzó a ser hegemónico en el continente a medida que el althusserianismo perdía su interés a mediados de la década de 1970. Estos marcos interpretativos, según Starcenbaum, parecen estar condicionados en gran medida por el ajuste de cuentas de la intelectualidad de la izquierda latinoamericana con la conciencia filosófica (y política) de un pasado radicalizado (Starcenbaum, 2011: 36). Lo anterior aplica para el caso de la renovación chilena en donde se transitó desde la influencia de Althusser, -que se asoció con el giro revolucionario de la década de 1960- a la influencia de Gramsci, identificando aquellos elementos que permitieran conciliar las ideas socialistas con la nueva valoración de la democracia. Lo que había detrás de este tránsito, era una crítica por parte de esta intelectualidad de izquierda a la manera en que se había considerado el uso del marxismo en su vertiente leninista en la izquierda chilena hasta el momento del golpe de Estado (Moulian, 1982a).

88Norbert Lechner leyó por primera vez a Gramsci en 1974, lo que lo “ayudó a salir del marxismo” y lo llevó a la lectura de Arendt, Aricó y Paramio. (Santiso, 2001: 85). Lechner, citando a Arendt señaló: “la condición humana es la pluralidad; la pluralidad es específicamente la condición de toda vida política”. Bajo este entendimiento, defendió Lechner, se debía abandonar el marco tradicional de la izquierda de la lucha de clases, pues

[S] ólo abandonando la idea de una predeterminación económica de las posiciones político-ideológicas se hace posible pensar lo político. Y uno de los rasgos específicos de la construcción de un orden democrático es justamente la producción de una pluralidad de sujetos (Lechner, 1988: 31).

89Manuel Antonio Garretón también rescató al pensador italiano, y señaló que:

  • 294 Manuel Antonio Garretón. Entrevista con la autora. Santiago de Chile, 12 de enero de 2015.

Gramsci es la puerta de entrada a la renovación socialista y la puerta de salida del marxismo. (Les guste o no les guste). Es el abandono del marxismo-leninismo y a la larga la combinación del marxismo con otras fórmulas. La no necesidad de pensar desde el marxismo todo el proceso, aun cuando hay muchos que sí.294

  • 295 Antonio Leal se mantuvo al interior del PCCh, buscando transformar la línea teórica del partido des (...)

90Roberts, complementó esta noción al señalar que con Gramsci se abandonó el marxismo-leninismo, pues se volvió “demasiado sectario, dogmático y exclusivo para proporcionar una base para una nueva hegemonía política multiclase. Como tal, segregó a la izquierda políticamente y bloqueó la construcción del bloque sociopolítico mayoritario requerido para sostener cualquier proyecto de transformación social.” (Roberts, 1994: 12). Interesante resulta la opinión de Antonio Leal,295, miembro del PCCh y seguidor de la línea de la Renovación, quien señaló:

En mi opinión, la estrategia de hegemonía de Gramsci supera definitivamente, en términos teóricos, pero también históricos, a la noción de “dictadura del proletariado” que nace con Marx, en tanto abstracción histórica, que absolutiza Lenin y que Stalin transforma en dictadura del “partido comunista”. Hegemonía, por el contrario, es sinónimo de dirección cultural, es el componente obligatorio de la ampliación social e ideológica del Estado en general, es un momento de medición entre teoría e historia, un momento de tránsito de la filosofía a la ciencia política (Leal, 1994: 81).

91Siguiendo con el concepto de hegemonía, meollo de la teoría de Gramsci, y la renovada posición de la democracia a través de su lectura, Leal señala:

La concepción de hegemonía supone un régimen político de libertades democráticas y Gramsci lo señala claramente: “somos liberales, aun cuando somos socialistas. El liberalismo, en cuanto costumbres, hábitos, reglas, es condición ideal e histórica del socialismo”. Es decir, Gramsci supera la idea de Marx y de Lenin del Estado-fuerza y le contrapone la idea de la sociedad regulada y de una libertad orgánica donde Estado se identifica con sociedad civil (Leal, 1994: 81).

92No obstante, existen versiones contrapuestas en torno a la utilización que se hizo de Gramsci desde las distintas vertientes de la Renovación. Para Enzo Faletto, por ejemplo, el uso selectivo de aspectos del pensamiento de Gramsci por parte de la Renovación se limitó a ser un enfoque político-práctico, para distanciarse del marxismo e incluso de algunos aspectos del socialismo. “Los intelectuales políticos de izquierda chilenos, guiados por su espíritu político- practico utilizaron de modo fragmentado el pensamiento de Gramsci, sacando de él solo partes que parecieron ser útiles al momento político que se vivía” (Faletto, 1991: 91), esto ayudado también, según Faletto, por la comisión Togliati del PC italiano que había hecho un compendio del pensamiento gramsciano obedeciendo una estructura temática y no cronológica. En el mismo sentido, Juan González, miembro del PCCh, defendiendo a su partido de las críticas que ciertos intelectuales hacían en contra del marxismo (se refirió específicamente a Eugenio Tironi y Tomás Moulian), denunció interpretaciones abusivas de “un pensador leninista tan eminente como Gramsci”. Además, agregó González, le parecía singular que en vez de “enfrentar al fascismo real” sociólogos como los mencionados, dediquen su energía a atacar la teoría marxista y al cuestionamiento de los socialismos reales, posicionando a la “moda de atacar al leninismo” como una “irresponsabilidad ante nuestro pueblo” (González, 1981: 97-98).

93Tomás Moulian en las páginas de la Revista Chile América ejemplificó esta crítica al marxismo ortodoxo advirtiendo sobre los efectos del dogmatismo, sosteniendo que:

Concebir el marxismo como una filosofía sobre cuya base se construye un saber total, una serie de ciencias entre las cuales la principal, pero no la única, es la ciencia de la historia, conduce objetivamente hacia un pensamiento dogmático que está en la base de una política sectaria, difícilmente conciliable con una concepción democrática del poder (Moulian, 1981: 102).

  • 296 Ricardo Camargo (2013) sostuvo que la persistencia en una lectura ortodoxa del marxismo por parte d (...)

94En un artículo elaborado por el grupo editorial de la Revista Chile América en 1979, se realizó un compendio de declaraciones de los principales exponentes del socialismo chileno en el exilio en referencia a su relación con el marxismo leninismo. De acuerdo con el artículo “con excepción de Almeyda, los entrevistados de Chile América toman distancia de la formula marxista leninista”.296 En referencia al Congreso de Chillán, abordado en el capítulo anterior, que declaró el marxismo leninismo como línea de PSCh, Raúl Ampuero señaló: “Una cosa es la adquisición crítica de las enseñanzas de Lenin en la aplicación del marxismo a los países de la periferia del capitalismo y otra es su sacralización en un rígido cuerpo doctrinario”. En la misma línea, Jorge Arrate reconoció que “hubo insuficiente maduración en esta definición”. Desde una mirada histórica, Aniceto Rodríguez sostuvo:

[L] os socialistas no creemos que el único marxismo es el del “socialismo real”, el de la III Internacional… Sería absurdo abominar de Lenin, los socialistas siempre hemos tenido respeto por su elaboración ideológica y teórica, pero quienes usan el manual leninista como un recetario inmodificable están ajenos a los grandes cambios que se han producido en la humanidad (Chile América, 1979: 19-20).

  • 297 Estas críticas en América Latina fueron lideradas por Norbert Lechner. Además, fruto de estas exige (...)

95La crítica al marxismo se desarrollaba en dos dimensiones. Por un lado, la constatación que la teoría marxista no podía dar cuenta de una versión positiva de la transición hacia otro tipo de sociedad y por tanto se marcaba el límite del marxismo en la elaboración de nuevas formas de acción política hegemónica. La segunda dimensión de la crítica tenía relación con la imposibilidad del marxismo por elaborar una teoría del orden social que diera cuenta de la complejidad de las sociedades modernas, en donde voces como las de Foucault afirmaban que el marxismo era una ideología del siglo XIX297 (Valderrama, 1998). Asimismo, se criticaba la idea de un marxismo único, pues se asociaba con una visión no democrática de la sociedad: “La versión de un marxismo científico, capaz de oponer la verdad al error, la ciencia a la ideología es incompatible con una comprensión de la democracia como organización social en donde la única epistemología aceptable es una epistemología descentrada” (Valderrama, 1998: 177).

96Una vez distanciados del marxismo-leninismo, y tras el abandono de una visión dogmática, los exiliados chilenos debieron seleccionar, aprender y transferir las ideas circulantes en Europa que estaban surgiendo de las críticas al marxismo ortodoxo, a la luz de los hitos políticos tanto de Europa del Este como en la Europa mediterránea:

Los latinoamericanos exiliados en Lisboa, Madrid y París pudieron observar la caída de las dictaduras en el sur de Europa y contemplar las aperturas democráticas y las maniobras pragmáticas de los partidos socialistas y comunistas en su búsqueda de la teoría y la práctica marxista. Una vez que regresaron a casa, muchos de ellos recurrieron a la política práctica y las perspectivas de la democracia (Chilcote, 1990: 11).

97Esta tendencia generalizada hacia desacralizar el marxismo se caracterizó por una “extendida heterodoxia en lo conceptual y por trayectorias intelectuales atípicas de sus principales exponentes” (Mella, 2011: 158). Según Marcelo Mella, fueron tres los componentes del marxismo analítico que penetraron en el pensamiento reformista chileno de la década 1980: la teoría de las preferencias adaptativas de Jon Elster, la noción de cambio político como proceso contingente de Adam Przeworski y la desestructuración de la teoría posicional del interés como dogma proveniente del marxismo clásico. El primer componente de Jon Elster, contempló dos elementos, el primero era el paso de un enfoque centrado en la estructura a un enfoque centrado en el individuo, lo que implicó mayor énfasis en la racionalidad formal. El segundo fue el paso de un concepto de preferencias estáticas a preferencias dinámicas lo que implicó un análisis intencional y no determinista de los procesos políticos. El segundo componente, se refería al desplazamiento impulsado por el marxismo analítico hacia desencializar la idea de cambio político del marxismo ortodoxo (noción leninista de cambio revolucionario) para tratarlo como un proceso contingente. Así, el proyecto socialista no era considerado como una garantía de felicidad futura sino una sociedad libre de alienaciones. En este sentido Przeworski señaló que los movimientos políticos no son determinados por las condiciones estructurales, sino que el cambio en la dirección deseada se desarrolla en base a decisiones contingentes de los agentes. Finalmente, el tercer componente de influencia en la izquierda chilena, argumentó Mella, es la reelaboración de la relación entre sujeto y estructura lo que implicó una revalorización del agente y la deconstrucción de la relación entre ubicación social e interés individual, descomponiendo así el concepto de clases del marxismo ortodoxo (Mella, 2011: 158-161).

98En síntesis, estas influencias apuntaban a desacralizar el marxismo ortodoxo para relevar el protagonismo del individuo en los procesos de cambio y adaptarse a la realidad existente, alejándose de futuros estáticos y predeterminados. Según Mella, estas adaptaciones reformistas implicaron “una negociación particular entre marxismo y pensamiento liberal que erradicó todo elemento normativo y otorgó a la izquierda mayor eficacia performativa frente a los procesos de transición en Europa y América Latina” (Mella, 2011: 171). El denominador común de estas revisiones del marxismo estaba en la democracia como espacio que permite la reconstrucción de las relaciones al interior de la sociedad, en donde el acuerdo y el compromiso político permiten la flexibilización de las metas en función de las circunstancias contingentes. Además, esta nueva visión permitía comprender, desde una mejor posición teórica, los cambios provocados por el proyecto neoliberal en la sociedad chilena en donde las nociones de clase, intereses colectivos y fuerzas estructurales dejaban de hacer sentido. Según Ricardo Camargo, el apego a la ortodoxia marxista desde el PCCh, (tanto desde representantes de la vieja guardia como Orlando Millas, como desde los jóvenes que tomaron la dirección del partido a partir de 1984 como Gladys Marín), implicó la imposibilidad de hacer una lectura adecuada de los cambios en la sociedad chilena, y por ende el fracaso de adaptar la política de rebelión popular de masas a las nuevas características de la fuerza laboral que contenía mayor pauperización pero sin una marginación social extrema (Camargo, 2013: 187).

99La transferencia de las ideas críticas al marxismo ortodoxo que surgieron en Europa entre la década de 1970 y 1980 –tanto por parte de intelectuales como de políticos- se puede identificar de manera directa en las síntesis que realizó Manuel Antonio Garretón sobre el eje central de la renovación socialista en el caso chileno. Garretón señaló que el centro de la teoría marxista-leninista se derrumbó porque sus elementos habían perdido lógica y coherencia interna. Esto era el resultado de las transformaciones materiales, sociales y culturales de la sociedad contemporánea. Así, la Renovación planteó el distanciamiento con el marxismo leninismo en tres sentidos principales. Primero, la concepción marxista-leninista se constituyó para pensar en un modelo particular de cambio social; la revolución, la que consistía en el colapso de un orden social, la toma de poder por un actor determinante y el fin de un orden antiguo y su reemplazo por uno nuevo. Dado que el escenario de la revolución – a diferencia de la década de 1960- ya no se percibía como inminente, el marxismo leninismo probó su límite para pensar y actuar otro tipo de proceso sociológico. Segundo, la concepción marxista leninista presuponía pensar y actuar la historia de acuerdo con leyes generales de evolución histórica, lo que dificultaba el reconocimiento completo y complejo de las sociedades concretas. Finalmente, la Renovación se distanció de la concepción marxista leninista en donde el actor que encarnaba estas leyes de la historia que permitían realizar la revolución era una clase social determinada que se expresaba o identificaba con una vanguardia o partido. La emergencia del sector terciario en la economía, los avances tecnológicos, el declive de la importancia de la clase trabajadora en el panorama general de la fuerza laboral, la explosión de las demandas sociales, la proliferación de actores sociales que rebasaban la clase trabajadora, la heterogeneidad de la sociedad y de los movimientos sociales, etc., hacían imposible que el proyecto socialista considerara a una clase como único motor del movimiento (Garretón, 1987a).

100Frente a estos elementos crítico-negativos que motivaron el proceso conocido como la Renovación, y en base a la circulación de ideas y procesos políticos recorridos durante la década de 1980, Garretón, identificó las propuestas alternativas “que definen un contorno positivo del socialismo.” Así, frente a la crítica de la noción clásica de revolución, “se propone un proceso de constitución de mayorías y una redefinición de la noción de poder extensible a todas las esferas de la sociedad y no solo al Estado”. Frente a la crítica de concebir la historia de acuerdo a leyes generales, se rescató un “método de análisis que privilegia las contradicciones histórico específicas de cada sociedad”. En la crítica frente a una visión instrumental de la democracia, se incluyó el régimen democrático como factor fundante del proyecto socialista. En la crítica a los modelos de socialismo históricos, se propuso un socialismo que “rescata el predominio de la sociedad civil y de movimiento social autónomo, las formas de autogobierno y autogestión colectiva, la afirmación de la vigencia universal de los derechos humanos”. Frente a la crítica de reduccionismos clasistas, emergió “la postulación de un proyecto nacional no reductible a ningún mesianismo de clase”. Frente a la crítica al modelo partidario clásico se propuso un sistema de representación multipartidaria donde los partidos no se identifican a priori con una clase “donde se enfatiza una relación no vanguardista entre partido y masa, lo que lleva a una afirmación de la democracia interna del partido” (Garretón 1987a: 249-251).

101En todas las propuestas antes mencionadas, era posible identificar rasgos de las ideas circulantes en Europa, que dieron cuenta de una izquierda que abandonaba los aspectos rígidos de la doctrina marxista-leninista, para postular un socialismo comprehensivo y por sobre todo democrático, en donde la renovada preocupación por los derechos humanos relevaba la importancia del individuo en los procesos sociales.

De las ideas a las prácticas: Convergencia Socialista

  • 298 El “Llamamiento de Milán por la Convergencia Socialista” firmada por una gama de representantes de (...)

102La autocrítica intelectual, desarrollada desde la corriente de la Renovación, que en términos generales había revalorizado la democracia al tiempo que se distanciaba de entendimientos dogmáticos del marxismo-leninismo, había implicado una revisión y cuestionamiento del pasado político. En este sentido, el procesamiento intelectual del fracaso de la UP se había orientado al diagnóstico de un vacío teórico en torno al fin deseado, provocado por el progresivo distanciamiento entre realidad y practica entre los representantes de la izquierda chilena. Sin embargo, este diagnóstico y consecuente reconstrucción de la auto representación de la izquierda renovada en el exilio, encontró en Salvador Allende y en la vía chilena al socialismo, entendida como política democrática y propia, el hilo conductor que le permitía a los socialistas chilenos la formulación de una narración de continuidad con su trayectoria histórica. Así el centro de la autocrítica no fue dirigido al gobierno de Allende en sí, si no al estilo de hacer política sobre la cual estaba concebida la acción de los partidos políticos reunidos en la UP. En este sentido fue que Jorge Arrate sostuvo que: “Allende no tuvo un partido o conjunción de partidos que, desarrollados teórica y políticamente, estuviera al nivel de los requerimientos que imponía una situación inédita, tan inédita como acostumbran ser los procesos de cambio social radical” (Arrate, 1979: 100).298

103Julio Silva Solar, líder de la izquierda cristiana en Roma, sostuvo que, si la vía allendista era institucional, se requería,

naturalmente de una mayoría institucional o, en otros términos, de un frente político y social muy amplio basado en el consenso (ya que no hay cómo imponerlo por la fuerza). La UP tuvo muy escasa conciencia de la necesidad de esta mayoría institucional (Silva Solar, 1977: 124).

104En la misma línea, José Antonio Viera-Gallo, dando cuenta del importante trabajo interno que los partidos políticos de izquierda habían realizado desde el golpe, sostenía que éste “ha sido insuficiente para evitar la parálisis de la Unidad Popular” agregando “que existe una sensación muy extendida de que la UP no está a la altura de las exigencias políticas actuales”. Viera-Gallo culpaba en primer lugar a la subsistencia de los factores que determinaron la derrota en 1973, lo que se manifestó en falta de coherencia política y en una distancia abismal entre propuestas formuladas y realidad. En segundo lugar, -dijo Viera-Gallo- la UP “no ha asumido la magnitud de la derrota” al no tocar el centro mismo de las políticas impulsadas por la izquierda en 1970. Asumir la derrota “significa proponerse (…) la reinserción en la vida nacional”. En tercer lugar, la parálisis de la UP obedecía también a que ésta no había reflexionado y absorbido los “términos actuales de la nueva situación nacional y mundial”. Para Viera-Gallo hacía falta renovar la organización de la izquierda para buscar una recomposición del Estado en términos democráticos (Viera-Gallo, 1979: 61-62).

105Frente a este diagnóstico, algunos intelectuales tanto en el exilio como en Chile comenzaron tempranamente a criticar las insuficiencias de la UP, y de manera más profunda la forma de hacer política entre la izquierda. De esta crítica, surgió el movimiento de la Convergencia Socialista. Las nuevas ideas en circulación que la corriente de la Renovación estaba insertando en su campo intelectual, se orientaban a la concreción de un nuevo proyecto político de izquierda que suponía nuevas alianzas y estructuras orgánicas. La reconsideración de la democracia y, por ende, la necesidad de buscar mayorías para la introducción de proyectos políticos ponía a la idea de consenso en el centro del debate sobre las maneras de entender el proyecto socialista. En este sentido la idea de la Convergencia Socialista surgió “como el más serio intento de concretizar políticamente la existencia de una corriente cuya acción se ha circunscrito hasta ahora principalmente al terreno de las ideas” (Ominami, 1982: 15). La Convergencia por ende comenzó como una instancia de encuentro entre personas de distintas corrientes socialistas de todos los sectores, miembros de partidos de distinto origen, intelectuales sin militancia, etc., con el objeto de insertar en una estructura organizativa las ideas de la Renovación en cuyo eje se encontraba, por un lado, el rescate de una tradición democrática en el socialismo chileno que se entroncaba con los postulados de Eugenio González y Salvador Allende y por otro, en una reformulación sobre la manera que se entendía el hacer política dentro de la izquierda. Así, la idea de consenso y generar amplias mayorías de manera democrática para cumplir los objetivos socialistas se encontrará en todos los pasos del tránsito socialista hacia la Convergencia.

  • 299 En agosto de 1980 circuló un documento titulado Convergencia Socialista, fundamentos de una propues (...)

106Tanto desde el exilio como desde el interior de Chile se publicaron distintos documentos orientados a reforzar la necesidad de la Convergencia entre las fuerzas socialistas.299 Los puntos centrales de esta iniciativa apuntaban a resolver los problemas de la evidente crisis del proyecto político de la izquierda y de su unidad partidaria, en circunstancias de una renovada mirada al socialismo, junto con el desafío de terminar con el régimen militar (Dávila, 1994).

  • 300 María Rosaria Stabili llegó a establecer la reunión de Ariccia como la génesis de la Concertación d (...)

107De acuerdo con Pollack y Rosenkranz-Schikler (1986), fue en el curso del congreso “Socialismo chileno. Historia y perspectivas”, organizado por Raúl Ampuero y apoyado por la fundación Lelio Basso, en Ariccia, Italia en marzo de 1979, donde la idea de una masiva convergencia socialista fue recibida por primera vez con entusiasmo.300 En su discurso inaugural, Ampuero subrayó que uno de los propósitos de Bassio fue organizar un encuentro orientado al “libre intercambio de análisis, críticas e ideas, en lugar de una simple y tal vez estéril confrontación de meras consignas de partido” con el objeto de poner en primer lugar “la necesidad histórica y objetiva de recomponer la unidad del movimiento popular” (Ampuero, 1991: 41). De acuerdo con el comunicado de prensa del encuentro, los asistentes acordaron sobre la necesidad de construir un tipo de proyecto socialista que sería internacionalmente independiente y que conduciría a la construcción de un nuevo bloque político. Este proyecto –de acuerdo con las ideas de la Renovación- debía representar los intereses no solo del proletariado, sino que los intereses de todos los trabajadores, las mayorías oprimidas del país, incluyendo los estratos medios. Se enfatizó también en “la necesidad de un proceso gradual de convergencia política y orgánica de todas las tendencias socialistas que sentarán las bases de una nueva organización política” (citado en Pollack y Rosenkranz-Schikler, 1986: 196). Al centro de la reflexión del congreso, por tanto, estaba la idea de hegemonía gramsciana presente en las discusiones teóricas analizadas en la sección anterior. Es decir, la constatación que la manera para alcanzar un determinado fin político que supusiera cambios estructurales en la vida política del país debía contar con un consenso mayoritario que lo permitiera. Este consenso requería, por tanto, la inclusión de intereses políticos antes no considerados. En términos prácticos estas ideas se traducían en la incapacidad de la coalición de la UP, para llevar adelante las nuevas ideas en discusión.

  • 301 Garretón, Oscar Guillermo. Sobre la propuesta de Convergencia Socialista. Diciembre de 1979. Adjunt (...)

108En la misma ciudad, pero en enero del año siguiente, se realizó un segundo encuentro de las mismas características. En esta segunda oportunidad Oscar Guillermo Garretón realizó un discurso en donde sostuvo que, desde la primera reunión, la idea de la Convergencia pasó “por el juicio de la realidad” y había pasado de ser “una consigna ideológica de unos pocos” a “un hecho político de gravitación creciente”. La idea de la Convergencia, según Oscar Guillermo Garretón, interpretaba a aquellos que pensaban que la izquierda se debía recomponer “a partir de sus logros históricos, superando lastres para dar respuesta a una diferente realidad nacional”. La convergencia, en este sentido, agregó Garretón, comprometía a quienes ven la necesidad de una nueva organización política, que superase a los partidos políticos, “que responden a necesidades históricas de un periodo pasado” y que diera cuenta de “nuestra maduración de estos años.” En referencia a la reformulación del proyecto socialista en vista de los cambios instaurados en la realidad chilena, Garretón en línea con las ideas de la Renovación, sostuvo que “la realidad dictatorial ha revalorizado la democracia en el pueblo, y en nosotros como parte de él (…) esto exige algo más que una incorporación de la palabra democracia en nuestro discurso”.301

  • 302 Para Jaime Gazmuri, líder del MAPU-OC, la participación en la Convergencia, luego en su expresión o (...)
  • 303 Oscar Guillermo Garretón, en entrevista con la autora, corroboró este punto al decir “que no fue un (...)

109La importancia de estas iniciativas tendientes a la Convergencia, radicaba en que fue la primera vez, en donde representantes del socialismo tradicional y representantes de la vertiente cristiana del socialismo, se encontraban en torno a las ideas de la Renovación.302 Este debate de ideas se vio facilitado por la composición del encuentro, pues como señaló Jaime Gazmuri, “La Convergencia es un momento de agrupación de gentes, no de partidos”, ya que finalmente, -insistió Gazmuri- “es un movimiento de ideas” (Gazmuri y Martínez, 2000: 298-299), lo que sin duda permitió mayor flexibilidad en el tratamiento de temas sensibles.303 Lo anterior se vio potenciado por la naturaleza particularmente intelectual de los políticos involucrados en la Convergencia (Puryear, 1994).

110Tan importantes como las reuniones de Ariccia, fueron los encuentros organizados por el Instituto para el Nuevo Chile y la Asociación para el Estudio de la Realidad Chilena, en Chantilly, Francia los años 1982 y 1983. Estos encuentros también fueron decisivos para la aglutinación del proceso de Convergencia (Dávila, 1994). La primera reunión tuvo como título “Chile-80: Movimientos, Escenarios y Proyectos” y se discutieron diversos temas relacionados con la situación chilena, tales como: sindicalismo, situación económica, situación de la mujer, etc. Entre los temas planteados y de mayor importancia en términos ideológicos fue el consenso que se generó en torno a la necesidad de abandonar el esquema marxista-leninista como marco teórico para el socialismo en general. Durante el encuentro se trataron además cuatro temas generales que convocaban a diversos intelectuales tanto del exilio como de Chile, lo que permitió circular las ideas entre interior y exterior. Los temas de discusión fueron: “Problemas del marxismo, el Socialismo y la Democracia”; “Presencia y composición de las fuerzas sociales en conflicto”; “Evolución político-cultural del régimen militar y escenarios posibles de una transición a la democracia”; “Sobre los contenidos de una propuesta alternativa” (Actas del encuentro de Chantilly I, 1982). La selección temática del debate ya daba cuenta del tenor de la discusión y la dirección que la corriente de la Renovación estaba tomando en términos políticos.

111El segundo encuentro, tuvo como título “Los desafíos de la redemocratización” y continuando con las temáticas del primer congreso, se debatió sobre la necesidad de desacralizar el marxismo y se buscó confrontarlo, en tanto matriz teórica, a otras realidades conceptuales como la democracia y el socialismo (Actas del encuentro de Chantilly II, 1991). Al igual que en el encuentro anterior, la discusión se realizó en torno a cuatro ejes temáticos: “La dimensión cultural de la redemocratización”; “Fuerzas armadas y Relaciones internacionales”; “Movilización Popular y fuerzas sociales”; “Marxismo, Socialismo y Redemocratización” (Actas del encuentro de Chantilly II, 1991). Dentro de los consensos del encuentro se estableció que no era necesario romper con el marxismo para avanzar en un proyecto socialista y democrático, pero si es necesario reconocer las:

debilidades e insuficiencias del enfoque marxista en la aprehensión y comprensión de los fenómenos propiamente políticos y de otros problemas que desbordan las fronteras de clase como la ecología, los conflictos interpersonales, la opresión que sufren las mujeres, la cultura cotidiana, etc.” Así, se coincidió en la “necesidad imperiosa de desacralizar al marxismo” (Actas del encuentro de Chantilly II, 1991: 140- 141).

  • 304 En torno a un llamado de unidad amplia del mundo de izquierda en contra del régimen de Pinochet y a (...)

112Desde la vertiente Almeydista del PSCh, las ideas de Renovación y su articulación a través de la Convergencia evidenciaban no solo “tendencias de derecha que se manifiestan en una crítica negativa –de obsolescencia-del marxismo, y de conceptos como lucha de clases y carácter de clase de un Estado” (Partido Socialista de Chile, 1982: 93), sino que además un despropósito para la organización de la lucha en contra del régimen militar.304 La constatación de estas reacciones permite comprender la diversidad de caminos tomados entre la izquierda chilena, especialmente aquella del exilio, frente al desafío impuesto por el régimen militar. En 1983, desde la editorial de la revista “Cuadernos de Orientación Socialista”, editada en Berlín oriental, se veía el proyecto de la renovación socialista como una política activa de círculos de derecha y centro de constituir ese PS “democrático (…) netamente divorciado del perfil revolucionario del Partido Socialista” como “un intenso despliegue ideológico con el fin de provocar y justificar una ruptura irreversible en el seno del socialismo chileno con sus concepciones tradicionales”. Las aludidas concepciones tenían relación con un programa anticapitalista, aspirar al poder como vanguardia de sectores explotados, y la aplicación de criterios marxistas-leninistas. Asimismo, la editorial señalaba que esa táctica de la derecha y centro no buscaba la eliminación del PSCh, sino “la dilución de sus posiciones revolucionarias, facilitando la cristalización de una instancia socialista reformista y marcadamente anticomunista y promoviendo el aislamiento de quienes se mantengan en la línea ideológica marxista-leninista y sostengan una conducta unitaria ante toda la izquierda” (Cuadernos de Orientación Socialista, 1983, págs. 3-4)

113Orlando Millas, uno de los líderes más importantes del PCCh, sostuvo sobre el proceso de Renovación en general y las reuniones de Chantilly en particular:

  • 305 Las críticas de O. Millas sobre la valoración del manejo económico del régimen militar, se refieren (...)

Allí se quiso formular a la manera de las sentencias judiciales condenaciones al método marxista. Y en las intervenciones se propició por algunas personas llamados a pasar de la primera renovación –como se calificó al antimarxismo- a una segunda renovación inspirada en el neoconservantismo monetarista de Friedman (…) Se levantó tribuna pretendiendo declarar “inviable” el gobierno de Allende. Se manifestó simpatía por las “modernizaciones” pinochetistas (Millas, 1983: 53).305

114Orlando Millas llegó a catalogar la reunión de Chantilly como: “la manifestación de un anticomunismo morboso. En resumen, se dijeron disparates demasiado reaccionarios” (Millas, 1983: 53). En el número 86- 87 de la Revista Chile América del año 1983, José Antonio Viera-Gallo, escribió una columna titulada “Chantilly y los ataques del PC”. La columna buscaba defender las reuniones de Chantilly frente a las críticas comunistas publicadas en el boletín exterior del PC, a las que catalogó de “esquemáticas” y que revelaban “una actitud defensiva” por las críticas que acusaron “de haber hecho un viraje a la derecha” a los participantes de Chantilly que se distanciaron de la formulación dogmática del marxismo-leninismo. Viera-Gallo concluyó sobre los críticos:

(…) habría entonces que concluir, no que una parte de la izquierda se ha derechizado, sino que en Chile se perfilan dos culturas de izquierda relativamente correspondientes a los partidos políticos: una democrática y otra que no lo es. Hubo pleno acuerdo en Chantilly sobre el valor permanente y universal de los derechos humanos y los valores democráticos, sin los cuales el socialismo desfigura ¿O se puede pensar todavía, después de lo vivido en Chile, en ofrecer como camino de liberación viejas y nuevas formas de autoritarismo y dictadura? (Viera-Gallo, 1983: 74).

115Lo anterior reflejaba de manera explícita la dirección que los debates posteriores al golpe habían llevado a las distintas corrientes de izquierda, en donde la relación con el marxismo, la valoración de la democracia y las evaluaciones sobre los cambios impuestos por el régimen, dividían las aguas. La misma evaluación en torno a la crisis de la izquierda da cuenta de distintos sets de representación de los problemas. Por ejemplo, desde una perspectiva comunista, Juan González, sobre la visión de la crisis de la izquierda por parte de la corriente de la Convergencia, señaló: “Se enfrascan en una eterna discusión sobre la crisis de la izquierda, como si la peor crisis no fuera la existencia de un régimen cuyo quehacer político es la de destruir a los partidos políticos” (González, 1981: 98). A modo de respuesta y contrapunto, Fernando Mires, sostuvo:

Afortunadamente ya son sólo personas incapaces de hacer la menor diferenciación las que siguen repitiendo que la “derrota” ocurrió como consecuencia de la “traición” de un par de generales y de las conspiraciones “de la CIA y de la ITT”, y muchas más las que afirman que tal fue el fracaso de toda una concepción política de poder, de partido y de sociedad. Ya son más los sectores que explican la “derrota” a causa de la “crisis” y no la “crisis” a causa de la “derrota” (Mires, 1982: 26).

  • 306 Ver Dossier: Convergencia Socialista y Unidad Democrática. En Revista Chile América, Número 78-79. (...)

116En la misma línea de los seminarios anteriores, el Instituto para el Nuevo Chile organizó en Rotterdam el año 1982 un seminario llamado “Convergencia Socialista y Unidad Democrática”.306 Con respecto a la libertad de expresión presente en este tipo de reuniones tanto por el espacio del exilio como la prescindencia de rigideces partidarias, Luis Jerez, sostuvo que los participantes: “animaron una discusión franca, sin cautelas limitantes, de oxígeno renovado y liberada de las rituales expresiones de chauvinismo partidario”. El encuentro, según Jerez, partió del diagnóstico de la crisis de la “vieja” izquierda, particularmente “en el plano de sus estructuras orgánicas, sus métodos, su lenguaje, su proyecto y su estilo de hacer política” (Jerez, 1982: 3). Los exponentes del congreso, particularmente Luis Jerez, Aníbal Palma, Fernando Mires y José Antonio Viera-Gallo, sostuvieron que, a partir del diagnóstico mencionado y los cambios producidos en Chile, la Convergencia, constató “el agotamiento del eje socialista-comunista en tanto conductor privilegiado de la lucha popular”. En el centro de la Convergencia estaba la idea de construir una izquierda democrática que se nutría del patrimonio cultural que rodea el marxismo y de las corrientes más avanzadas del cristianismo, lo que a la postre significa un rescate del socialismo chileno que, desde sus orígenes, se había caracterizado por una mirada no dogmática del marxismo. Derivado de lo anterior, se reconoce la multiplicidad de intereses dentro de las sociedades cada vez más complejas y la progresiva desconexión entre partido político y movimiento social. Así, la Convergencia Socialista aspira a: constituirse en una fuerza política nacional capaz de reestablecer el poder de convocatoria que perdió la izquierda chilena y representar una alternativa coherente para convertir al socialismo en un factor real de unidad nacional y democrática. Ser capaz de entregar una “respuesta concreta a la necesidad de compatibilizar práctica y teóricamente democracia y socialismo (…) y asegurar el pluralismo político e ideológico en el pleno derecho de las minorías”. Finalmente, sostuvo Jerez, la Convergencia aspiraba a superar la disyuntiva entre violencia y pacifismo en la derrota a la dictadura, para concentrar la lucha hacia la conquista de un espacio político y rearmar ideológica, política y orgánicamente el movimiento de masas (Jerez, 1982: 5-6). Esto último fue de gran importancia tanto en el distanciamiento práctico con las corrientes representadas en el PCCh, el PSCh Almeyda y el MIR como en el acercamiento con fuerzas políticas de centro que privilegian el trabajo político en el enfrentamiento al régimen.

  • 307 La declaración fue el resultado de una reunión ampliada de partidos políticos en Ciudad de México e (...)

117A propósito del distanciamiento sobre las formas de enfrentar a la dictadura entre las corrientes de la izquierda, resulta interesante revisar el contenido de la llamada “Declaración de México” de septiembre de 1981,307 firmada por importantes líderes de los partidos de izquierda, y las opiniones que ésta despertó entre los intelectuales socialistas que adscribían al proceso de Renovación. En la declaración, los firmantes expresaban que la implantación del terror por parte de la dictadura “legitima plenamente el derecho del pueblo a la rebelión”. Derecho que se traduce en que “el movimiento popular empleará las formas de lucha que estime objetivamente más adecuadas”. Puesto que, continua la declaración “No será negociando con la dictadura como podremos devolver a nuestro pueblo las libertades que han sido arrebatadas”, por lo que “deberán desarrollarse en forma racional y progresiva la dimensión militar de la lucha política”. La declaración, al igual que las corrientes contenidas en la Convergencia- también reconoce la necesidad de aunar todas las fuerzas posibles para derrotar a la dictadura “incluidos los democratacristianos”. La declaración finaliza con el reconocimiento de la autocrítica de los partidos de izquierda, “comprometidos en impulsar la renovación y reagrupamiento de vastos alcances que ya se ha iniciado ante los requerimientos del momento actual” (Sule et al., 1981). Al respecto, Luis Jerez, catalogó la declaración de México como “un documento nostálgico, con añoranzas de un pasado ya muerto. Convocatoria que no convoca y que no asume la necesidad de impulsar una movilización social amplia para derrocar a Pinochet” (Jerez, 1982: 5). Alejandro Montesino fue más severo, al catalogar dicha declaración como un nuevo intento de definir “en conversaciones y discusiones elitarias la situación chilena” la cual, según el autor, “ha mutado radicalmente los últimos años”, agregando sobre el llamado al derecho a rebelión y a todas las formas de lucha de la declaración, que “es una nueva propuesta para acentuar la inamovilidad (ya casi endémica) de los aparatos direccionales de las formaciones políticas de la oposición de izquierda. Congelar una vez más nuestra democracia interna en virtud de exigencias “revolucionarias”” (Montesino, 1982: 30). Tanto en la Declaración de México, como en los juicios de los participantes en los congresos sobre la Convergencia, es posible identificar la multiplicidad de corrientes que contiene la Renovación y cómo la Convergencia es solo una de las fórmulas que debatía la izquierda en el exilio. No obstante, dicha diversidad, la Convergencia Socialista, tuvo la característica de acercar a representantes de múltiples partidos que progresivamente, y en vista de los acontecimientos tanto en Chile como en el mundo, concordaron que las posibilidades reales no solo del fin de la dictadura, sino de crear una alternativa de gobierno una vez vuelta la democracia, requería la inclusión de nociones tales como el consenso, mayorías políticas y cambios culturales.

  • 308 Ver Núñez (2002) sobre las diferencias del PS entre el interior y el exilio.

118Tanto los encuentros de Ariccia, como los de Chantilly y Rotterdam dieron cuenta de la búsqueda de espacios de reflexión que el proceso de Renovación había motivado entre la comunidad de izquierda. Espacios que en su mayoría (aunque no exclusivamente) se habían encontrado en el exilio, el que debido a la represión del régimen militar se había convertido en “el frente más efectivo para luchar contra la dictadura” (Sznajder y Roniger, 2009: 239).308 Así, en las Actas de Chantilly se justifican los encuentros a la luz de dos necesidades: por un lado, “definir una nueva forma de vinculación con la realidad de Chile” buscando dar cuenta “de las mutaciones que ha sufrido el país y de aquellas que se han vivido en el exilio”. Por otro, “reunir a los grupos de trabajo, reflexión y de estudio que existen en Chile y en diversos países” (Actas del encuentro de Chantilly I, 1982).

119De este modo, los encuentros realizados en el espacio del exilio tenían como sello la libertad de discutir y difundir ideas por fuera de estructuras partidarias, las que habían evidenciado en algunos aspectos, su incapacidad para abordar las nuevas temáticas que se abrían para repensar el proyecto político de la izquierda. Se convirtieron en una plataforma de intercambio de ideas entre personas del exilio y aquellos intelectuales que se encontraban en Chile, lo que permitió reconocer y compartir las distintas corrientes de la Renovación que habían surgido tanto afuera como adentro del país. Este espíritu enmarcó las actas del último encuentro, donde se sostuvo: “estamos convencidos que aquel lugar de tensión y confluencias que fue Chantilly es una vertiente fecunda para la búsqueda, el intercambio y la transformación de la sociedad chilena en la cual estamos empeñados” (Actas del encuentro de Chantilly II, 1991: 140).

  • 309 Según Jaime Gazmuri, líder del MAPU, otro hito del movimiento de Convergencia fue cuando en un encu (...)

120La consolidación tras las ideas de Renovación primero a través de las discusiones de ideas en las reuniones de la Convergencia y luego en su expresión orgánica a través del Bloque Socialista como coordinador de partidos, (PS 24 Congreso, los dos MAPU y la IC) marcaron la ruptura con el tipo de pensar la política en este sector de la izquierda, con respecto al período previo al golpe.309 “Eso hace que en los años 1983-1987, cuando se comienzan a construir los nuevos referentes políticos nacionales, incluso con presencia pública en el país, en la práctica se produce la liquidación de la Unidad Popular” (Gazmuri y Martínez, 2000: 302). Sumado a lo anterior, las ideas de la Renovación albergadas tanto en el movimiento de Convergencia como en el Bloque Socialista se distanciaban cada vez más de las reorientaciones de la política comunista, por tanto “se da una doble ruptura, en el plano de las ideas y en el plano de la estrategia política” (Gazmuri y Martínez, 2000: 302).

121Durante este mismo período el PCCh junto con el PSCh Almeyda, por su parte, consolidaban su alianza derivada de los planteamientos que los habían acercado desde el giro de 1979, con fuerte influencia de los anfitriones de la RDA, en donde la vía pacífica se había supeditado a la vía rupturista para enfrentar a la dictadura. El PCCh en 1980 con la PRPM y el PSCh Almeyda desde 1981 con la ya mencionada “lucha de masas rupturista con perspectiva insurreccional” en donde el movimiento popular emplearía “las formas de lucha que estime objetivamente más adecuada” (Almeyda, Sule, y otros 1981, 25). Esta alianza que compartía posturas ideológicas y estratégicas consolidó su propuesta en torno al Movimiento Democrático Popular el año 1982, que incluía también al MIR en clara diferencia a la coalición gestada desde el socialismo renovado y el centro aglutinada en la Alianza Democrática.

122Los críticos de Convergencia, particularmente por el planteamiento de alianzas con el centro, la asociaban –de manera peyorativa- con un intento de acercarse a la socialdemocracia, “de reeditar los fracasados intentos de conformar una fuerza de izquierda sometida a la Democracia Cristiana” (García, 1991: 37). Desde la corriente Almeydista del socialismo, por ejemplo, se sostuvo que la Convergencia: “altera el contenido esencialmente clasista y revolucionario de nuestro proyecto socialista”, en donde se debe plantear la rearticulación de la unidad de la izquierda en un “fortalecimiento de la alianza PS-PC” (Partido Socialista de Chile, 1982: 94). Consultado sobre la iniciativa de la Convergencia, Clodomiro Almeyda, en línea con lo señalado por el PCCh, señaló que el afán de dividir a la izquierda presente en la Convergencia contribuye a los objetivos de los adversarios del mundo popular (Almeyda, 1982).

123Además del distanciamiento del tradicional aliado comunista, la Convergencia planteaba la revalorización de las fuerzas socialistas de vertiente cristiana y las fuerzas democráticas progresistas de centro. En una carta firmada por Carlos Altamirano, Raúl Ampuero y Aniceto Rodríguez de octubre de 1982, se establecía directamente la diferenciación con el PCCh. Añadían que, en vista de las graves consecuencias sociales de la implantación del modelo de la dictadura, hacía falta proponer un partido unido y renovado. En este sentido, el proyecto de Convergencia se vuelve complementario al objetivo del partido y envuelve una apremiante demanda de Renovación. En el centro del proyecto de Convergencia existía una apuesta estratégica de largo plazo; “se trata de construir un consenso nacional para el cambio, en el que confluyan las constantes históricas del socialismo chileno (...) y los valores solidarios y humanistas del movimiento cristiano” (1991: 113). La idea de consenso, por tanto, se volvió fundamental para el proyecto de la Convergencia y obligó al replanteamiento de las alianzas políticas que se encontraban en el tradicional repertorio de la izquierda chilena.

  • 310 Los firmantes del documento eran: Grupo por la Convergencia Socialista, Secretariado Político de la (...)

124A finales del mes de febrero de 1983, se realizó en Madrid una reunión de la Convergencia Socialista con la participación de más de 60 representantes de distintos grupos en Europa, Estados Unidos y Chile. En esa oportunidad se elaboró un documento titulado: “Objetivos políticos esenciales de la Convergencia Socialista” en donde se establecía que la democracia era la única manera de convivencia que permitiría enfrentar los problemas internos y externos heredados por la dictadura. Así dice el texto: “si algo hemos aprendido de nuestros propios errores es que la democracia es un valor en sí y que debe ser cada día defendida y profundizada”. Resulta de interés que –pensando en el desarrollo posterior de los eventos en la política de Chile- en este temprano documento se utilizó el concepto de Concertación como un “objetivo indispensable” para luchar por el derrocamiento de la dictadura y para establecer las bases de una nueva convivencia democrática. Detrás de esta noción, resaltaba la idea de crear un “vasto acuerdo nacional entre todas las fuerzas identificadas con un itinerario de democratización, más allá de un gobierno de emergencia”. La incorporación de la idea de concertación de todas las fuerzas democráticas se superponía a la “agotada formula de la Unidad Popular”, pues el documento rechazaba “cualquier otra [fórmula] que se base en la proscripción de algún sector democrático” (1983: 60-61).310Lo anterior se reforzaba con el giro inédito del PCCh en su estrategia de “todas las formas de lucha”. Así sostuvo Ricardo Lagos:

Lo anterior se tradujo en un llamado a romper el eje comunista-socialista que se había consolidado a mediado de los años cincuenta y a sustituirlo por una alianza con las fuerzas centristas, sobre todo la Democracia Cristiana, de manera de constituir así una amplia mayoría política y social que permitiera derrotar a la dictadura y avanzar hacia la democratización del país (Lagos, 2013: 390).

125En esta línea, Tironi señaló que, ante la nueva realidad en Chile, se debía refundar lo que se conocía como partidos políticos de izquierda, ampliando al cristianismo, quienes habían sido fundamentales en la protección de los derechos humanos al principio de la dictadura. Esta ampliación era la única manera de construir hegemonías culturales (Moyano, 2007). Lo mismo sostuvo Viera-Gallo, quien señaló que la Convergencia socialista “debe expandir su influencia hacia el centro político asumiendo intereses diversos en una propuesta programática independiente de una definición ideológica general” (Viera-Gallo, 1982: 9). El alejamiento de la tradicional alianza con el PCCh, para acercarse al PDC, dio cuenta de lo relacional del proceso de Renovación. Es decir, el giro de la política de los comunistas polarizó el debate entre la oposición chilena, empujando a que las posturas del debate se “ordenaran” entre aquellos que apoyaban una vía pacífica para retornar a la democracia y aquellos que apoyaban una vía violenta.

126El replanteamiento de las alianzas políticas daba cuenta de un socialismo renovado que abandonaba formas dogmáticas de hacer política. Al respecto José Joaquín Brunner, sostuvo: “El socialismo como pathos revolucionario y como imaginación utópica debe ceder ante las exigencias relativamente opacas de la democracia, con su carga de incertidumbre, su juego de inestabilidades, sus cambiantes climas políticos y de opinión” (Brunner, 1984: 23). Recogiendo las tendencias del socialismo europeo, reconocen en las propuestas de Convergencia, la idea de la democracia como eje aglutinador en torno a programas flexibles y ad hoc, libres de ideología, y por lo tanto concitadores de mayorías.

Factores internacionales en las “políticas de apertura”, aterrizaje en Chile y conformación de una oposición

  • 311 El texto del plebiscito de 1980, al que había que contestar “Si” o “No” decía: “Frente a la agresió (...)
  • 312 Las manifestaciones sociales que surgieron en Chile a propósito de las consecuencias de la crisis e (...)

127Las demandas y presiones internacionales para proteger los derechos humanos, impulsadas desde distintos países e instancias internacionales (entre otras iniciativas gestadas desde el exterior), lograron que el régimen militar tuviera que preocuparse por su legitimidad. Como respuesta, buscó institucionalizar su poder primero a través del plebiscito de 1980311 y luego con la instauración de la Constitución del mismo año (Barros, 2001; Altman et al., 2008; Angell y Pollack, 1993). Sumado a lo anterior, y en un segundo gran hito de influencia internacional, la ya mencionada crisis económica internacional, que condujo al quiebre de muchas empresas y conglomerados en Chile, provocó grandes movilizaciones sociales. Estas “jornadas de protesta”, alteraron el plan del régimen y lo obligaron a flexibilizar sus políticas internas, abriendo un espacio para la organización de la oposición bajo las herramientas institucionales que el mismo régimen había incorporado en la Constitución (Altman et al., 2008).312

128Así, a partir de 1983 el régimen militar, inauguró una “política de liberalización” que contemplaba una mayor flexibilización del exilio, permitiéndoseles la entrada a un gran contingente de líderes políticos, menor control sobre los medios de comunicación, tolerando la circulación de opiniones críticas al gobierno y la aparición pública de figuras de oposición. Esto se tradujo en un aumento de la información política, generando un incremento en las movilizaciones y los primeros acercamientos para dialogar entre los intentos de organización de una oposición política (Huneeus, 2000).

129La flexibilización de la política del exilio implicó la llegada de varios líderes socialistas que, desde el extranjero, habían mirado con atención – desde enfoques novedosos- los sucesos en Chile, debatiendo e intercambiando ideas sobre el futuro de Chile. Así, tal como sostienen Read y Wyndham sobre la llegada de los exiliados a Chile: “A medida que la economía se debilitaba y las campañas por los derechos humanos se fortalecía, ellos empezaron, cuidadosamente, a implementar su camino moderado que habían primero entendido, y luego bosquejado en Europa Occidental” (Read y Wyndham, 2015: 122).

130Bajo invitación del cardenal Fresno, Sergio Onofre, ministro del interior del régimen, puso en movimiento un diálogo entre la recién creada Alianza Democrática (que aunaba al socialismo renovado y a la DC) y el gobierno. Pinochet, a diferencia de su ministro, consideró las concesiones como una “retirada táctica” por lo que los diálogos no tuvieron mayor efecto práctico (Huneeus, 2000). Sin embargo, la crisis económica había generado una ventana de oportunidad para que los líderes de oposición -fuertemente influenciados por las dinámicas políticas del exilio-, se insertaran en la vida nacional (Huneeus, 2000). Si bien su participación política era limitada, la presencia en Chile de las fuerzas renovadas permitió la gestación y desarrollo de acuerdos amplios entre las fuerzas democráticas chilenas, antes separadas por la barrera del exilio. Teniendo como eje la consolidación del acercamiento entre la corriente de la Convergencia y la Democracia Cristiana, comenzada ya desde el exilio, se instalaba esta alternativa de oposición en Chile como una alternativa viable de gobierno (Altman et al., 2008).

131Mientras estos acercamientos se producían entre el centro y la izquierda renovada, el desarrollo político al interior del PSCh seguía batallando con las fragmentaciones. Debido a las flexibilizaciones de las políticas del régimen sobre el exilio, muchos líderes políticos socialistas retornaron a Chile, incluidos los socialistas del sector Almeyda. Desde 1983, las agrupaciones que separaban a socialistas entre MDP y AD y que simplificando, presentaban alternativas distintas para enfrentar al régimen, siendo la primera una vía rupturista y la última una vía pactada con la institucionalidad del régimen, buscaron dirigir el movimiento popular surgido de las jornadas de protestas. No obstante, a pesar de las diferencias, en el socialismo se reconocía la necesidad de aspirar a la unidad al interior del partido para fortalecer la oposición al régimen. De hecho, Ricardo Núñez, quien para entonces lideraba la facción renovada del socialismo, sostuvo que la razón que impulsó años después la salida del PS de la AD fue la constante negativa democratacristiana de allanar la entrada del PS Almeyda al conglomerado (Fernández, Góngora, & Arancibia, 2013).

  • 313 Para un completo análisis de la rearticulación política de la oposición al régimen en este período, (...)
  • 314 Para la dinámica interna del socialismo durante los 1980 especialmente en torno a la dificil unific (...)
  • 315 La respuesta del régimen vino a través de requerimiento ante el Tribunal Constitucional en donde se (...)

132La situación del país, caracterizada por una mayor movilización social, y el tipo de discusión que se comenzó a dar entre la oposición cada vez más organizada, generó la instalación de los necesarios puentes para que el socialismo se organizara principalmente en torno al tronco que derivó de la Renovación. En 1985 luego de la reunión de Punta de Tralca se integraron los socialistas históricos, con los socialistas de origen cristiano (muchos provenientes de los dos MAPU) y los intelectuales de la Renovación. Así, entre 1983 y 1986, el proceso de Renovación socialista adquirió una articulación orgánica de mayor consistencia. Desde el enfoque relacional que se plantea en el proceso de Renovación, es importante señalar que el año 1986 coincidió con dos hechos importantes que contribuyeron al aislamiento de las políticas del PCCh: el descubrimiento de armas ilegales y el fallido intento de asesinar a Pinochet, ambos hechos vinculados al Frente Patriótico Manuel Rodríguez. La represión por parte del régimen que siguió a estos acontecimientos condujo a la deslegitimación de la PRPM y la “lucha de masas rupturista con perspectiva insurreccional” del PS Almeyda, apurando en alguna medida el convencimiento de generar instancias para la unificación socialista.313 A la postre, los eventos del año 1986, fueron el catalizador de la ruptura en la alianza entre el PCCh y el PS Almeyda al ver, éste último, reducida su incidencia en la política nacional y la preparación para el camino de la unión al interior del socialismo. Sumado a lo anterior, y luego del paro de julio del año 1986, se impuso la lógica dentro de la oposición política del fracaso de la movilización como estrategia para derribar el régimen y se impuso “una visión pragmática de la negociación con el régimen dentro de su institucionalidad jurídica” (Bravo 2012, 109).314 La imposición de la vía pactada o política fue finalmente, también respaldada por el PS Almeyda, no sin polémica interna. Esta disposición se confirmó simbólicamente cuando en marzo de 1987, Almeyda decidió ingresar clandestinamente a Chile, para entregarse a un Tribunal de Justicia. De este modo, reconocía la legalidad determinada por la Constitución de 1980.315 A través de este acto, sostuvo el socialista Eduardo Ortiz, la facción Almeyda hizo evidente el giro que implicó abandonar la perspectiva insurreccional para participar en la transición pactada en el marco de la legalidad del régimen (Ortiz 2007, 349-350).

133Según Heraldo Muñoz, una explicación para que finalmente se haya impuesto la vertiente renovada en el tronco central del PSCh, fue que se lograron resaltar las ideas de un nuevo socialismo necesario para las condiciones sociales actuales en Chile. “su capacidad para articular un nuevo pensamiento socialista, una nueva imagen socialista -más pragmática, más realista, más en sintonía con el sentimiento popular… Yo creo que la presencia de intelectuales, esa capacidad de visión nos permitió terminar siendo la fuerza principal” (Puryear, 1994: 64).

  • 316 Camila Jara sostiene que el trauma político heredado de la dictadura, junto con las transformacione (...)

134A la lectura intelectual que hace Muñoz, habría que agregar el profundo trauma, que los rebrotes de violencia hacían evidentes entre los movimientos sociales en el país. Este trauma que se tradujo en una desarticulación de los movimientos sociales, el consecuente fracaso de la política implementada por el PCCh y la decisión por ende de apoyar una política pacifica de transición hacia la democracia, representada por las fuerzas de la renovación.316

135La presión internacional gestada desde el golpe mismo, junto con las circunstancias de la crisis económica de los años 80, confrontaron al régimen no solo con una amplia base de descontento social, sino que también con una organización política de la oposición que con dificultad, fue capaz de convertir ese descontento en formas colectivas de acción (Garretón, 1991). Esto significó el acceso a la realidad política nacional de una izquierda renovada, dispuesta a buscar y consolidar acuerdos con el centro político no solo para derribar el régimen militar, sino para plantearse como una alternativa real de gobierno. Esta nueva izquierda traía consigo un amplio y renovado bagaje intelectual que proponía nuevas prácticas políticas. En este contexto es que se dio una reorientación en las alianzas desde la oposición política. A la Alianza Democrática, le siguieron otras iniciativas del estilo orientadas a una organización democrática de la oposición durante estos tumultuosos años en Chile. En 1985, por iniciativa de la Iglesia Católica, se firmó el Acuerdo Nacional para la Transición a la plena Democracia incluyendo a una gama más amplias de partidos de oposición. Sin embargo, esta iniciativa falló en su intento por diversos motivos. Al año siguiente, en 1986, se creó la Asamblea de la civilidad que ampliaba su convocatoria a organizaciones sociales de base, incluyendo iniciativas comunistas. A pesar de que estas iniciativas no prosperaron, si fueron avances hacia la convergencia de la oposición, la que se articuló finalmente en torno a la decisión de participar en el plebiscito de 1988. Iniciativas en torno a las cuales redes intelectuales tanto en Chile como en el exilio, se abocaron a debatir sobre las mejores y más realistas estrategias para enfrentar al régimen militar (Garretón 1991, Oppenheim 2007).

136Esta reorientación en las formas de hacer política por parte de los renovados que habían logrado instalar la idea de ruptura negociada a través de una vía pacífica, obedeció también a un reconocimiento de los profundos cambios que la dictadura había impuesto por la fuerza en Chile. Los renovados así, buscaron hacerse cargo de ellos en términos políticos en su afán de volver a ser actores políticos.

137Es en este marco, y considerando las enseñanzas dejadas por las jornadas de protesta, junto con las experiencias de transición en América Latina, Europa y Asia, es que el socialismo renovado en coordinación con la DC constató que el régimen militar en Chile no terminaría por un colapso o derrota, sino que a través de un proceso político. Así, señaló M. A Garretón, en vista del tiempo perdido y la inhabilidad de la oposición de formular un escenario político de transición paralelo al propuesto por el mismo régimen en la Constitución de 1980, la oposición democrática acordó participar en el plebiscito de 1988. Este camino -entre 1983 y 1988- , en palabras de M.A. Garretón “fue la culminación de un proceso de aprendizaje de la oposición” (Garretón, 1991: 219). Además de la culminación de un proceso de aprendizaje, en la decisión de participar en el plebiscito de 1988, se detecta también la culminación del proceso de transferencia política realizada por los líderes de la renovación.

Difusión y debate de las ideas de Renovación

  • 317 Se puede acceder a la lista catalogada en chile.exilio.free.fr/chap03g.htm. Ver también: Orellana ( (...)

138Según la investigación de Estela Aguirre, Sonia Chamorro y Carmen Correa, entre los años 1973 y 1989, se contabilizaron 1.068 publicaciones en el exilio (en 37 países distintos). Estas publicaciones se dividían entre: producción literaria, científica y técnica publicada en libros, así como tesis de grado sin contar documentos, revistas ni artículos de prensa.317 Además de la producción intelectual, los chilenos en el exilio crearon diversas iniciativas de encuentro. Si bien muchas de estas iniciativas tenían un carácter cultural, el fin que acompañó a este tipo de iniciativas fue la denuncia internacional de los abusos cometidos por el régimen militar. En la presente sección se analiza de manera más específica aquellas instancias de producción intelectual y plataformas de encuentro, que ejercieron una influencia particularmente importante en las discusiones en torno al tema de la Renovación y la Convergencia en Europa occidental.

Bisagras entre el contexto europeo y el debate chileno

  • 318 Otra iniciativa de importancia fue ASER-Chile en París, integrada por los ex miristas Carlos Ominam (...)

139Los núcleos de pensamiento renovado tanto en el exilio como en Chile tuvieron oportunidad de reunirse y fortalecer la tendencia gracias a la emergencia de plataformas que actuaron como articuladores entre las distintas redes de reflexión. Estas “estructuras de intermediación (…) posibilitaron la penetración de ideas cosmopolitas en el circuito de los intelectuales periféricos” (Mella, 2011: 161), actuando de bisagra entre las ideas circulantes en Europa Occidental mencionadas en las secciones anteriores, y la reflexión política llevada adelante por los chilenos de la corriente de la Renovación. Asimismo, estas estructuras posibilitaron la circulación de estas ideas a través de la publicación de propuestas intelectuales y la organización de encuentros como los mencionados de Ariccia, Chantilly o Rotterdam, para generar el debate entre la izquierda chilena. Si bien estas instancias se dieron tanto en Chile como en el extranjero, fueron las del exilio las que contaron “con mayor libertad para la reflexión política” (Mella, 2011: 161). En el espacio del exilio en Europa Occidental, según Valenzuela (2014b), Mella (2011) e Isern (2012), las más importantes plataformas de corte intelectual, de intercambio y circulación de ideas, fueron: la Revista Chile América en Roma y el Instituto para el Nuevo Chile en Rotterdam.318

  • 319 Los integrantes eran: dos representantes de la Democracia Cristiana: Bernardo Leighton y Esteban To (...)
  • 320 Esteban Tomic, ejemplificando el nivel de atomización en la oposición al régimen, en entrevista con (...)
  • 321 Esteban Tomic. Entrevista con la autora. Santiago de Chile, 21 de noviembre de 2014.
  • 322 Esteban Tomic, Chile-América: un salto en el vacío. Discurso pronunciado por Tomic al hacer entrega (...)

140La Revista Chile América se originó en Roma, tan temprano como 1974, bajo la meta de superar las divisiones ideológicas dentro de la izquierda chilena, para sentar las bases de un diálogo político constructivo que permitiera denunciar el régimen militar en Chile. Jeffrey Puryear, la catalogó como “el órgano de debate más influyente en el proceso de renovación” (1994: 63). La composición del grupo que fundó la revista es en sí mismo un temprano avance para la discusión política en momentos en que la izquierda chilena estaba altamente atomizada.319 Especifican los editores que el grupo inicial de la revista estuvo compuesto por militantes de izquierda y personas que “perteneciendo a la democracia cristiana, criticaron desde el primer momento la intervención militar y la dictadura en Chile”.320 En la base de su propuesta se buscaba ser una plataforma de debate para todo el que quisiera construir diálogo político.321 En su primera edición en septiembre de 1974, el grupo editor sostuvo que ante la radicalidad del golpe de Estado en Chile, “nos ha parecido indispensable canalizar la voz de los cristianos que, en diversas tiendas políticas o independientemente, luchan por el restablecimiento de la democracia y la libertad en Chile”. Continúa esta declaración de objetivos, sosteniendo que Chile América “quiere hacer llegar esta voz unitaria al mayor número de personas dentro y fuera de Chile, a fin de que no se adormezca la conciencia democrática. No queremos ser una voz excluyente. Muy por el contrario, pensamos que este es el momento de sumar el mayor número de fuerzas” (Leighton, Viera-Gallo, Tomic y Silva, 1974: 4). La revista funcionó durante 9 años, entre 1974 y 1983 con 89 números publicados y llegando a 66 países (Bulnes, 2003). Además de columnas originales de los cuatro editores, la Revista reprodujo entrevistas y artículos divulgados en otras publicaciones para dar cuenta de los debates que circulaban tanto en el exilio como en Chile. Por ejemplo, en separatas especiales, la revista publicó un completo compendio de la división del Partido Socialista, que incluía entrevista a los principales actores. De la misma manera, publicó un compendio sobre las reuniones de Ariccia, Chantilly y Rotterdam, orientándose a ser plataforma de las ideas relacionadas tanto con la Renovación como con la Convergencia. Esteban Tomic sobre la Revista señaló: “Durante 9 años, sobre esta tribuna levantada en el exilio que fue Chile América, se forjó en parte la unidad de los partidos y movimientos que no lograron reconocerse ni entenderse el 73.”322

El Instituto para el Nuevo Chile323

  • 323 Este apartado sirvió de base para la confección de los siguientes artículos: Perry (2016) y Perry ( (...)

141De similar importancia a la Revista de Roma, en referencia al impacto que su actividad tuvo sobre la política chilena en el exilio, el Instituto para el Nuevo Chile (INC) se perfila como un importante caso de estudio para comprender cómo se desarrolló la transferencia, el aprendizaje y la circulación de ideas políticas que afectaron el desarrollo político de Chile de las últimas décadas.

142Fundado en Rotterdam el año 1977, el Instituto debe su importancia al haberse perfilado, desde temprano, como un espacio de debate y circulación de ideas entre las fuerzas democráticas de oposición al régimen militar, siendo de las pocas iniciativas de su tipo en mantener su actividad constante en el tiempo hasta 1990 y por tanto participando de manera activa en los debates que la oposición democrática al régimen desarrollaba tanto en sus procesos internos, como en reacción a las políticas del régimen militar. A través de sus actividades, las ideas de Renovación y Convergencia se pensaron, debatieron y difundieron tanto entre el exilio chileno como al interior del país, siendo una importante plataforma de conexión del pensamiento político chileno durante fines de la década de 1970 y la década de 1980, conformando también una importante red político-intelectual a través de la cual, circulaban las ideas. Sin embargo, es impensable entender la importancia y alcance del trabajo del Instituto sin abordar también las circunstancias que posibilitaron su existencia. Es así como, antes de analizar el origen, funcionamiento y producción intelectual del Instituto, se abordará la especial circunstancia política de los Países Bajos de fines de la década de 1970 que posibilitó la existencia y mantención del Instituto, el que se transformó en una pieza central de la organización democrática chilena.

Desde los Países Bajos a Chile. El contexto político de la solidaridad

143Para comprender las razones tras la positiva recepción de la causa chilena en suelo holandés es importante identificar cuáles fueron las circunstancias políticas que condujeron a que el mismo año del golpe de Estado, una coalición liderada por el partido de los trabajadores (De Partij van de Arbeid, PvdA) asumiera el gobierno, implicando un apoyo directo y estable en el tiempo a la oposición chilena al régimen.

144Al igual que el resto de Europa Occidental, los Países Bajos experimentaron cambios políticos y culturales significativos después de la Segunda Guerra Mundial. Algunos de estos cambios ayudan a explicar tanto las razones de su positiva bienvenida a la comunidad chilena en el exilio, como el enorme impacto del caso chileno en el escenario político de los Países Bajos durante la década de 1970 y principios de 1980. Los años de post guerra de los Países Bajos, se caracterizaron por una completa reorganización económica, enmarcado en un ambiente de alto nivel de consenso político. Este tipo de desarrollo político fue descrito por Arendt Lijphart como "democracia consociativa”, definida como "el gobierno por parte de una elite designada para cambiar una democracia con cultura política fragmentada a una democracia estable" (1969: 216). Como resultado de este consenso político, los Países Bajos fueron testigo del nacimiento de un Estado de bienestar sofisticado que incluía un rápido crecimiento económico y el aumento de los niveles de la educación y la seguridad social a través de una extensión de la legislación de bienestar social. Por otra parte, se generaron cada vez más oportunidades para la movilidad social ascendente, dando paso a una rápida expansión de las clases medias (Middendorp, 1991; Lucardie, 1980; Righart, 2008).

145Sin embargo, después de 1956, el panorama político de la reconstrucción sobre la base de un acuerdo entre los cinco partidos políticos comenzó a desmoronarse. La principal crítica se dirigía a los compromisos alcanzados por un gobierno multipartidista, que se asociaba con “una falta de principios, falta de responsabilidad y una respuesta artrítica a situaciones inesperadas” (Gladdish, 1991: 51). En respuesta, durante la década de 1960, se desarrolla una explosión de partidos pequeños en el escenario político que, combinados, representaron el 28 % de los votos en las elecciones de 1971. Detrás de esta emergencia se identifica –de acuerdo con un estudio dirigido por Inglehart (1977)- una disminución en la importancia de los valores materiales tales como el ingreso general y la seguridad social, frente a un aumento en la importancia atribuida a los valores intangibles tales como la protección del medio ambiente, el desarrollo personal y temas humanitarios. Frente a estos nuevos desafíos presentados por la sociedad durante la década de 1960, la elite política utilizó las cuestiones referidas a policía exterior para fortalecer su identidad y por ende atraer a este nuevo tipo de votantes. Así la preocupación por los derechos humanos y la pobreza del Tercer Mundo, fueron utilizados para marcar la diferencia entre las políticas propuestas entre los partidos del establishment (Malcontent, 2003). Este nuevo enfoque preparó el camino que explica la posterior recepción holandesa del caso chileno luego del golpe de 1973.

146Es en este contexto, al igual que como se pudo observar anteriormente, que surge una corriente correspondiente a una ‘nueva izquierda’ en el espectro político de izquierda en los Países Bajos. De esta corriente emergen agrupaciones tales como el Partido Socialista Pacifista, el Movimiento Provo, Nieuw Links (Nueva Izquierda) y el Partido Radical (PPR). De una mayor y más duradera importancia, fue el movimiento Nieuw Links surgido al interior del Partido del Trabajo (PvdA). De acuerdo con Orlow, este movimiento aspiraba a redemocratizar la política tanto dentro como fuera del partido y a recobrar la orientación socialista del partido (1995: 44). Así, Nieuw Links buscaba “una política de ingresos más igualitaria, más participación de los trabajadores en la gestión de las empresas, más ayuda hacia el exterior, la nacionalización de los bancos, una política exterior más neutral -reconociendo al Viet Cong y la República Democrática Alemana- y una revolución sociocultural” (Van den Doel y Lammers, 1966: 9, citado en: Lucardie, 2008: 8). Combinando una ideología moderada con el activismo político y una positiva presencia en los medios de comunicación, el grupo Nieuw Links, logró ocupar puestos clave dentro del PvdA. Para 1971, el grupo controlaba la mitad del comité ejecutivo del partido y uno de sus líderes, André van der Louw, era elegido presidente del partido. En comparación a otros movimientos del estilo en Europa Occidental, Nieuw Links compartía elementos como la solidaridad internacional, la tendencia hacia el pacifismo, el énfasis en la democracia y la negativa a tomar partido en la Guerra Fría entre capitalismo occidental y el socialismo del Este (Lucardie, 1980). No obstante, Nieuw Links, se diferenciaba de la nueva izquierda de otros países europeos, ya que optó por quedarse dentro del establishment, logrando que el PvdA diera un giro progresista.

  • 324 Para ver el programa Radikalen Keerpunt 1972: Regeerakkoord van de progressieve drie / PvdA, D’66, (...)

147En 1971, el PvdA, en conjunto con el Partido D66 y el Partido Radical (PPR), formó la denominada Alianza Progresista, dirigida por Joop den Uyl del PvdA. El programa de esta coalición se llamó Keerpunt 1972 (Punto de inflexión 1972) y sus propuestas incluían reformas electorales y sociales, mayor participación en beneficios, educación integral, recortes en defensa, mayor preocupación por cuestiones ambientales y el aumento de la ayuda al exterior.324 En las elecciones de 1972, la Alianza Progresista y los liberales obtuvieron un importante respaldo, mientras que los demócratas cristianos - que habían estado en el poder desde la década de 1960 - sufrieron pérdidas considerables. Fueron necesarios varios meses para formar un gabinete de consenso. Como resultado, se formó un gabinete de coalición dirigido por el líder del PvdA; Joop den Uyl, incluyendo la Alianza Progresista (Hellema, 2009). Debido a la naturaleza del gabinete de consenso, Den Uyl tuvo que adaptar los principios del programa Keerpunt 72. Sin embargo, y obedeciendo al giro progresista desde los Nieuw Links, en términos de política exterior Den Uyl anunció embargos más estrictos para Sudáfrica debido al apartheid y un aumento de la ayuda para el Tercer Mundo, además de formular declaraciones en oposición a la formación de una fuerza nuclear europea y para la instalación de misiles de mediano alcance de la OTAN en los Países Bajos (Hellema, 2009). Este particular enfoque en política exterior, probó ser esencial para comprender la positiva recepción holandesa del caso chileno.

Los primeros lazos: el gobierno holandés y el experimento socialista chileno

148Con el PvdA representando el socialismo democrático en los Países Bajos, la vía chilena al socialismo influyó profundamente entre la élite política de este partido, que pretendía representar los valores socialistas y, al mismo tiempo, el pragmatismo que inundó el escenario posterior a la Segunda Guerra Mundial en Europa. En este contexto, el triunfo democrático de la UP de Allende, también representó un triunfo para el PvdA.

  • 325 Jan Pronk. Entrevista con la autora. La Haya, 22 de septiembre de 2013.

149Jan Pronk, miembro del movimiento Nieuw Links y Ministro de Cooperación para el Desarrollo en el gabinete Den Uyl, inició su vinculación con Chile en 1971, cuando, en el marco de una investigación sobre empresas transnacionales, visitó muchos países de América Latina, incluyendo Chile, donde estaba "fascinado por lo que estaba pasando".325 A su regreso a los Países Bajos, escribió muchos artículos sobre la experiencia chilena, afirmando que:

  • 326 Ibídem.

Chile estaba intentando establecer una política económica y social progresista a través de medios democráticos (...) y no era tan revolucionaria en términos económicos como muchos de sus críticos, particularmente desde los Estados Unidos, argumentaban... y esto significaba mucho, porque en ese período se veían revoluciones con violencia hacia la izquierda, como el caso cubano que era seguido por muchos progresistas. Allende presentó una alternativa a Cuba demostrando que te puedes convertir en un régimen democrático que se interesa por su pueblo.326

  • 327 Ibidem.
  • 328 Ibidem.
  • 329 Ibídem.
  • 330 Saskia Stuiveling. Entrevista con la autora. La Haya, 16 de agosto de 2013.

150En 1972, cuando Jan Pronk, era miembro del parlamento, regresó a Chile con una delegación de parlamentarios y periodistas para la Conferencia Mundial UNCTAD III realizada en Santiago. El líder del partido PvdA, Joop den Uyl, también fue parte de la delegación holandesa y participó en todas las discusiones y los debates de la UNCTAD sobre la vía chilena al socialismo de Allende. Los Países Bajos fue uno de los pocos países occidentales (junto con los países escandinavos) presente en la reunión de la UNCTAD. De hecho, Kees Boertien, Ministro de Cooperación para el Desarrollo de ese entonces, se comprometió a transformar al Chile de Allende en un nuevo "país de concentración" de la ayuda holandesa, convirtiéndose en una referencia importante para el escenario político en de los Países Bajos a principios de 1970 (Hellema, 2009: 239). Según Jan Pronk, la presencia de Den Uyl en esta visita a Chile fue fundamental para los eventos posteriores, ya que, después de este viaje, Den Uyl se convenció del camino de Allende hacia el socialismo. Por consiguiente, en su papel como Primer Ministro durante el golpe militar de Chile, fue capaz de “tomar decisiones inmediatamente (...) y eso era muy útil pues no necesitábamos un debate cada vez que se decidía algo” sobre Chile.327 Ese mismo año, Pronk, junto a Jan Joost Teunnisen y Max Arian, fundaron el Chili-Komitee en los Países Bajos para dar a conocer el experimento socialista de Allende contra la “resistencia geopolítica capitalista americana”.328 La idea principal detrás del Chili-Komitee era “apoyo político, solidaridad y darles una voz”.329 En 1973, en una entrevista con una revista holandesa, Pronk se refirió a la “vía chilena al socialismo” como un modelo en el que creía y en el que tenía muchas esperanzas (Van Galen y Vuijsje de 1973, citado en Malcontent, 2003: 237-238). Después de su nombramiento como ministro en el gabinete de Den Uyl, Pronk “le prometió al Chili-Komitee que ahora tendrían un aliado en el gabinete y que continuaría defendiendo la causa Chilena" (Beerends, 1998, citado en Hindriks, 2012: 36). Tras el golpe militar de septiembre de 1973, Joop den Uyl y todos los miembros de su gabinete, reaccionaron rápida y enérgicamente para rechazar la pérdida de la democracia en Chile, tomando medidas políticas y económicas contra el régimen militar. Este acercamiento personal al Chile de Allende por parte de la élite política holandesa marcó el tono de la participación de los Países Bajos en la lucha por la democracia en Chile. Den Uyl pudo enfocar su atención en el caso chileno sin generar controversia o alterar el equilibrio en el gabinete. De hecho, las políticas adoptadas en contra de Sudáfrica fueron utilizadas como base para hacer frente al régimen militar en Chile. Saskia Stuiveling, importante figura del PvdA, al respecto señaló: “Teníamos conocimiento de las dictaduras por España y sabíamos cómo hacer campañas a raíz de Sudáfrica. Por lo que, si mezclas ambas cosas, tienes un semillero de ideas sobre cómo manejar el caso chileno”.330

  • 331 En un reporte anual sobre las relaciones entre Chile y los Países Bajos, el Embajador chileno sostu (...)

151A pesar de ser considerado como uno de los ministros más conservadores del gabinete (Hellema, 2009), Max Van der Stoel, Ministro de Asuntos Exteriores, dirigió sus energías en denunciar reiteradamente las violaciones de los derechos humanos cometidas por la junta militar chilena en la Asamblea General de las Naciones Unidas. En particular, apoyó activamente la idea de crear una misión de investigación ad hoc, ya que representaba una medida concreta frente a las condenas verbales que sugerían otros miembros (Grünfeld, 2002). Tras la negativa de Pinochet de dejar que la comisión ad hoc ingresara al país, el ministro holandés apoyó la redacción de estrictas resoluciones de condena al régimen chileno.331 El objetivo principal de los representantes de los Países Bajos fue asumir un papel de liderazgo en unir a los países occidentales y no alineados para apoyar las resoluciones estrictas en contra de la junta militar. La posición explícita e inamovible adoptada por los Países Bajos en referencia a Chile les significó las críticas de sus socios de la cooperación política europea durante los años 1970 y 1980. De hecho, el departamento del hemisferio occidental del Ministerio de Asuntos Exteriores de los Países Bajos no estaba de acuerdo con una posición tan abiertamente negativa, específicamente en el rol de liderazgo que los Países Bajos habían adquirido en la redacción de la resolución contra Chile en las Naciones Unidas. Sin embargo, el Ministro Van der Stoel mantuvo su posición con el apoyo de los Miembros del Parlamento (Grünfeld, 2002).

  • 332 (ARA), National Archives Cabinet Minutes. 14th September 1973, (citado en Malcontent, 2003: 235).

152En términos bilaterales, el gobierno decidió rápidamente poner fin a cualquier tipo de cooperación al desarrollo con Chile, pues no quería financiar un gobierno que viola los derechos humanos. En palabras de Jan Pronk, “es incierto si la ayuda bajo las nuevas circunstancias estará de acuerdo con las políticas de desarrollo de los Países Bajos” (ARA).332 En este sentido, Jan Pronk decidió redirigir la ayuda económica a las víctimas de violaciones de los derechos humanos en Chile a través de diversas ONG. Benjamín Teplizky, jefe de Chile Democrático en Roma, declaró que “El país que dio la mayor cantidad de dinero en solidaridad con Chile fue Holanda, debido a que tienen una verdadera cultura política de solidaridad; este también fue el caso de los países escandinavos, y del comité chileno de la Internacional Socialista” (Wright y Oñate, 1998: 164).

  • 333 Jan Pronk. Entrevista con la autora. La Haya, 22 de septiembre de 2013.
  • 334 Chili-Komitee Nederland; Transnational Institute; Research-group MOL, 1980. En: Box 41-62. Chili Ko (...)

153En términos económicos, el gabinete se comprometió activamente en aplicar medidas de presión para frenar la inversión privada holandesa en Chile. Por ejemplo, el gobierno puso fin a créditos de asistencia para la exportación e importación, con el fin de poner bloqueos económicos para Chile. Esto provocó un debate en todo el país y enfrentó a conglomerados privados contra el gobierno.333 En la misma línea, el gobierno holandés se negó a renegociar la deuda chilena en el Club de París y bloqueó la venta de aviones Fokker a la Fuerza Aérea de Chile.334 “Esas decisiones financieras nunca más se hicieron en términos tan explícitamente políticos. Los Países Bajos eran abiertamente contrarios al régimen de Pinochet y actuaron en solidaridad con las víctimas” (Grünfeld, 2002: 63).

  • 335 Antes del caso chileno, los Países Bajos nunca había tenido que hacer frente a la acogida de un gra (...)

154En términos políticos, los Países Bajos decidieron mantener las relaciones diplomáticas con el fin de proteger a los ciudadanos holandeses en Chile y los chilenos que estaban en riesgo político. En 1974, el gobierno holandés - debido a las demandas del movimiento Chile-Komitee, el PvdA y los democratacristianos - comenzó a ofrecer asilo a los presos políticos en Chile.335 En tres ocasiones, el gobierno concedió asilo político a 150 personas. De acuerdo con Peter Malcontent, el número total de refugiados chilenos en los Países Bajos en 1989 fue de alrededor de 2.500 (Grünfeld, 2002).

  • 336 El caso de Chile, como ya se ha mencionado, se enmarcó dentro del enfoque de Jan Pronk hacia el mun (...)
  • 337 Duco Hellema. Entrevista con la autora. Utrecht, 24 de agosto de 2015.
  • 338 Si bien el gobierno Den Uyl y el PvdA en particular apoyó fuertemente a la causa chilena, la democr (...)

155La política exterior holandesa hacia Chile durante el período militar ocupa un lugar único en la historia de los Países Bajos. En primer lugar, porque el proyecto de Allende fue considerado un hito en una tendencia progresista en todo el mundo, en donde el gobierno de Den Uyl se sentía parte. En segundo lugar, la elite política holandesa no sólo estaba involucrada personalmente con el gobierno de Allende, sino que además se encontraba en mayor sintonía ideológica con el programa político de “la vía chilena al socialismo” y el sistema político de Chile que otras causas mundiales como las de Sudáfrica o Vietnam. En tercer lugar, teniendo en cuenta el equilibrio de la coalición, Chile no provocó inestabilidad al interior del gabinete como fue el caso de otros países.336 A lo anterior se añade un “progresivo sentimiento humanitario de involucramiento internacional dentro de la sociedad holandesa” (Hellema, 2009: 293). Según André van der Louw, líder del PvdA, respecto a la participación del caso chileno y el compromiso holandés, “la lección de Chile es que debemos crear condiciones internacionales apropiadas de largo plazo que permitan darle una oportunidad justa a experimentos como el chileno” (Van der Louw, 1975: 13). A pesar de que los gobiernos que siguieron el gabinete Den Uyl fueron más conservadores, continuaron oponiéndose al régimen de Pinochet, situando al caso chileno, en una preocupación permanente de la política exterior holandesa. De acuerdo con Grünfeld (2002), la opinión pública y el parlamento neerlandés, fueron más conscientes de las políticas de derechos humanos en general, debido al caso chileno, lo que resultó en que el Parlamento solicitara la elaboración de un Memorando específico en 1979, que sigue guiando la política hasta hoy. En este documento, el gobierno estableció que los derechos humanos son una razón legítima para la intervención internacional y afirmó que la los Países Bajos se concentrará en aquellos casos específicos en donde violaciones graves a los derechos humanos se estén llevando a cabo. “Siempre que sea posible, el gobierno desea ayudar para contrarrestar abusos en contra de los Derechos Humanos en el exterior, en particular aquellas violaciones masivas y persistentes” (conclusión n ° 14, p 133; citado en Baeher, Castermans-Holleman y Grünfeld, 2002: 16). Este apoyo permanente puede ser explicado a través de lo que Moyn (2010) identifica como “la última utopía”. Durante este período, los derechos humanos –como se estableció en el capítulo anterior- surgieron como la última utopía factible de ser apoyada “mientras otras visiones se derrumbaron (…) los Derechos Humanos se volvieron el único tema alrededor del cual construir un movimiento de base y popular (Moyn, 2010: 4-5). Por lo tanto, en un período político dinámico, en donde el malestar doméstico surgió en un escenario de Guerra Fría, la atención prestada a la defensa de los derechos humanos en Chile fue apoyada ampliamente en los Países Bajos. Teniendo en cuenta esta convergencia de factores, es posible establecer, que el caso chileno afectó de forma permanente la política exterior holandesa en particular sobre esta temática. Sin embargo, la atención prestada a la causa chilena comenzó a disminuir en la década de 1980. Con muchos países de Europa occidental y los Estados Unidos moviéndose hacia políticas más conservadoras y la incorporación de las políticas neoliberales, el enfoque y el alcance de los programas de ayuda al desarrollo, cambiaron (Westad, 2005). Entre 1977 y 1989, varios gabinetes de centroderecha gobernaron en los Países Bajos, desplazando aspectos específicos del gobierno Den Uyl (Hellema, 2009: 275). Sin embargo, los programas iniciados por Jan Pronk fueron continuados por su sucesor Jan de Koning (democratacristiano),337 sufriendo sólo algunos cambios (respecto al apoyo a Vietnam y Cuba).338 De la misma manera, la causa chilena continuó siendo relacionado con los derechos humanos, particularmente además porque, durante la década de 1980, Pinochet seguía en el poder. Por lo tanto, el apoyo a la lucha democrática de la oposición chilena al régimen se mantuvo durante la década de 1980 a través de iniciativas como el Instituto para el nuevo Chile en Rotterdam.

  • 339 El apoyo del gobierno holandés al caso chileno no solo se mantuvo dentro de los marcos de políticas (...)
  • 340 Para mayor detalle sobre la amplia respuesta de solidaridad que la causa chilena despertó entre la (...)
  • 341 Jan Pronk. Entrevista con la autora. La Haya, 22 de septiembre de 2013.
  • 342 Subsecretario de Relaciones Exteriores, dirigido al Embajador de Chile en los Países Bajos. Santiag (...)

156Según Jan Pronk, el pleno apoyo del gobierno a los exiliados chilenos,339 fue bien recibido por la sociedad civil del momento,340 en contraste, por ejemplo, con la política del gobierno en relación con el caso cubano, “Chile nunca fue un foco de polémica en el parlamento; era tan evidente; había un régimen democrático y un régimen fascista que mataba gente”.341 Como señala un reporte del Subsecretario de Relaciones Exteriores, dirigido al Embajador de Chile en los Países Bajos,: “Holanda se ha caracterizado por ser un país en el cual la acción anti-chilena es de una virulencia y dinámica muy fuerte, que la convierten en uno de los principales opositores al actual gobierno”.342

Rotterdam y la causa chilena

  • 343 Comunicado de prensa. Misión de la Internacional Socialista a Chile. Chile. Corr. and doc. 1973-74. (...)

157La “causa chilena” capturó la atención del público holandés cuando en 1973 André van der Louw, en ese momento Presidente del PvdA, fue nombrado jefe de una delegación de la Internacional Socialista que visitó Chile inmediatamente después del golpe. Junto con Antoine Blanca (asistente especial de François Mitterrand), Anne-Marie Sundbom (en representación de los partidos nórdicos miembros de la Internacional Socialista) y Hans Janitschek (Secretario General de la Internacional Socialista), viajó a Chile el 28 de septiembre “con el fin de investigar la situación política”.343 Durante la visita a Chile, la delegación se reunió con importantes miembros del Partido Radical, representantes de la oposición, y embajadores socialdemócratas entre ellos, Harald Edelstam, con el fin de obtener información de primera mano sobre los acontecimientos en el país. En un telegrama enviado el 6 de octubre al Secretario General de las Naciones Unidas, Kurt Waldheim, la delegación resumió su visita afirmando que:

(...) nunca hubo conspiración alguna por parte del gobierno constitucional del fallecido Salvador Allende en contra de las fuerzas armadas chilenas (...) la Junta ha creado una cruda máquina de propaganda que ha iniciado una viciosa campaña de difamación contra los dirigentes de la Unidad Popular, e incluso contra el propio difunto presidente (...) la grave crisis económicas que enfrenta Chile fue deliberadamente provocada.

158En cuanto al régimen actual, la delegación llegó a la conclusión que,

  • 344 Texto del telegrama mandado el sábado 6 de octubre de 1973 al Secretario General de Naciones Unidas (...)

El nuevo régimen en Chile es uno que ha desterrado toda libertad y que está persiguiendo a los dirigentes y militantes de la Unidad Popular, simplemente a causa de sus convicciones políticas. La prensa y los medios de difusión exhiben todas las características que caracterizaron a la prensa fascista y nazi en Europa. Los Tribunales Marciales dispensan justicia sumaria a aquellos cuyo único delito ha sido la defensa de la legalidad constitucional.344

  • 345 Vrij Nederland 13 de octubre de 1973. Chile. Corr. and doc. 1973-74. Box 560. Archivo de la Interna (...)

159El último punto del telegrama fue dedicado al relato de un episodio vivido mientras le ponían flores a la tumba de Salvador Allende. En esa ocasión, la delegación fue “encerrada, amenazada a punta de pistola y detenida por dos horas por las fuerzas armadas”. La cobertura de los medios de comunicación holandeses del viaje a Chile y la descripción de Van der Louw de su experiencia con la violencia del nuevo régimen en Chile, causó un gran impacto en la sociedad holandesa.345

  • 346 De hecho, en un reporte realizado por la embajada chilena sobre la cobertura mediática en referenci (...)
  • 347 Saskia Stuiveling. Entrevista con la autora. La Haya, 16 de agosto de 2013.
  • 348 Ibidem.
  • 349 El caso al que hace referencia el título responde a una importante campaña de protesta organizada p (...)
  • 350 André Van der Louw “Rotterdam and Chile. Rotterdam and Stevin” en International Spectator No 6. 197 (...)

160André van der Louw, luego de este viaje, se convirtió en el vocero de la causa chilena en Holanda. Este compromiso se extendió durante su período como alcalde de Rotterdam entre los años 1974-1981, en donde participó en numerosas campañas para visibilizar la causa chilena.346 Al respecto, Saskia Stuiveling, asistente de van der Louw en la alcaldía, señaló: “… él trajo consigo su caso Chileno y su visibilidad chilena a Rotterdam”.347 De hecho, uno de sus primeros actos como Alcalde fue el boycott de un barco chileno lleno de manzanas en el Puerto de Róterdam, “por eso era que Chile tenía tan un perfil tan grande (…) Chile se convirtió en parte del debate local”.348 En un artículo titulado “Rotterdam and Chile. Rotterdam and Stevin”349 escrito en 1977 en el International Spectator, Van der Louw señaló que los alcaldes no son solo representantes de divisiones administrativas, sino que también son miembros de partidos políticos, y como tales, también buscan hacer política nacional al nivel local. Bajo este entendido, la política exterior es parte de la política nacional. Es por esto, que la Municipalidad de Rotterdam “hará un esfuerzo constante para influir en el indignante régimen chileno apuntando a restablecer la democracia en el país”.350

  • 351 Luis Jerez, socialista e integrante fundador del INC, sostuvo sobre la idea de Orlando Letelier: “T (...)
  • 352 Jan Pronk. Entrevista con la autora. La Haya, 22 de septiembre de 2013.
  • 353 Saskia Stuiveling. Entrevista con la autora. La Haya, 16 de agosto de 2013.

161En este favorable contexto de recepción a la causa de los exiliados chilenos en los Países Bajos y en Rotterdam en particular, es que se inserta el origen del Instituto para el Nuevo Chile. Orlando Letelier, -que había sido Embajador en Estados Unidos, ministro en distintas carteras durante el gobierno de Allende, y después se había convertido en una figura clave de la resistencia chilena en el exterior-, pronto se dio cuenta de la necesidad de poner fin a la fragmentación entre los partidos políticos en el exilio y unificar la oposición al régimen de Pinochet. En este sentido, Letelier – junto a otros líderes- ideó un plan para fundar un centro de estudios chileno en el exilio.351 Su primera tarea fue conseguir financiamiento, por lo que comenzó una gira a través de todos los gobiernos social demócratas en Europa en agosto de 1976, con el fin de conseguir apoyo para este proyecto. Como parte de su gira, Letelier visitó a Jan Pronk en los Países Bajos, en la cual le comentó que tarde o temprano ellos [los exiliados políticos] volverían a Chile y que tenía que estar preparado para ello.352 Como parte del recorrido, Letelier también visitó Rotterdam y a su alcalde debido al perfil público que había alcanzado su activismo por Chile. En esta reunión con Van der Louw, Letelier le habló de su proyecto de fundar un instituto de pensamiento del exilio chileno. Saskia Stuiveling, presente en la reunión, dijo que Letelier estaba muy satisfecho con los resultados de su gira y le dijo a Van der Louw acerca de los apoyos que había reunido (incluido el apoyo de Pronk). En esa oportunidad incluso compartió con Van der Louw la lista de las personas que pensaba debían integrar el instituto. Sin embargo, el 21 septiembre de 1976, poco menos de un mes después de la reunión, Letelier y su asistente personal Ronni Moffitt, murieron en Washington a causa de una bomba colocada en el auto de Letelier por el régimen de Pinochet. Van der Louw y Stuiveling después de recibir esta noticia se sintieron responsable de llevar adelante el plan de Letelier, “estábamos sentados sobre la herencia de Orlando Letelier",353 por lo que decidieron retomar el plan y reunir el apoyo que había logrado para su proyecto.

162Aparte de reunir el apoyo financiero, Van der Louw y Stuiveling tenían que reunir el apoyo político y legal para invitar a los miembros del personal que Letelier había pensado para el Instituto. El personal estaba formado por importantes representantes de los partidos políticos de Chile en el exilio. Según lo descrito por Stuiveling no fue una tarea fácil porque en ese momento existía un bloqueo en los Países Bajos para la mano de obra extranjera por lo que con la ayuda de Jan Pronk y Jaap Boersma (Ministro de Asuntos Sociales) consiguieron dar contratos legales e invitaciones a todos los nombres de la lista de Letelier.

  • 354 Carlos Parra en una carta enviada a Bernt Carlsson, secretario general de la Internacional Socialis (...)

163Después de encontrar un edificio en Rotterdam donde ubicar el Instituto, invitaron a Jorge Arrate para dirigirlo y para iniciar el reclutamiento del personal. Carlos Parra del Partido Radical y miembro de la Internacional Socialista, también fue nombrado director, pero vivía en Londres. El instituto también estuvo integrado por Jorge Tapia, del Partido Radical, Luis Jerez del Partido Socialista; Roberto Celedón de la Izquierda Cristiana, Otto Boye de la Democracia Cristiana y como miembro independiente; Cecilia Medina. El consejo chileno representaba el carácter ecuménico que buscaba imprimírsele al Instituto. Así formaban parte de éste: Renán Fuentealba, Carlos Fortín, Máximo Lira, Julio Silva, Carlos González Márquez y Jacques Chonchol (Jerez, 2007). El instituto también tenía un directorio holandés, dirigido por Willem Verkruisen en donde Saskia Stuiveling, asistente de Van der Louw en la alcaldía de Rotterdam, funcionaba de tesorera y de enlace entre chilenos y holandeses. Las funciones de este directorio eran actuar como supervisor en materias administrativas, sin interferir en los contenidos intelectuales del instituto. La idea de reunir miembros de distintos partidos para formar el Instituto, incluyendo demócratas cristianos, fue un enorme signo político hacia el objetivo de unificar la oposición en el exilio.354 Como señala uno de sus miembros: “En Róterdam se encontraron para pensar juntos, hombres que en otras latitudes evitaban el saludo” (Jerez, 2007: 358).

  • 355 Del embajador chileno en los Países Bajos al Ministro de relaciones Exteriores. La Haya, 29 de sept (...)
  • 356 En dicha conferencia, organizada por el PvdA, la Internacional Socialista y el INC, cuyo tema centr (...)

164Jan Pronk, defendiendo al financiamiento hecho por el gobierno al INC frente a una interpelación parlamentaria hecha por Henk Van Rossum, miembro de un partido conservador calvinista ortodoxo, sostuvo que la idea del INC es “servir de lugar de encuentro para discutir las principales ideologías democráticas de Chile, lo cual no es legal en el Chile actual”.355 En la misma ocasión Van Rossum también expresó su preocupación por el financiamiento gubernamental a la Conferencia “Perspectivas futuras de Chile” -también organizada por el Instituto-, que se llevó a cabo en Rotterdam entre el 29 y el 31 de agosto 1977.356 La objeción de Van Rossum se debía a su temor de que el gobierno holandés haya financiado un encuentro insuficientemente representado, en donde solo partidos de izquierda habían asistido. Pronk en la ocasión, respondió que la aspiración del gobierno había sido financiar una iniciativa que representara a todas las fuerzas políticas democráticas chilenas, incluyendo las democracias cristianas holandesa y chilena. Es por lo anterior que un representante de la Democracia Cristiana Holandesa había asistido como observador. Sin embargo, la versión chilena había declinado la invitación a último momento.

  • 357 Por esta sugerencia de incorporar a los radicales, es que Arrate relata que cuando se reunieron él (...)
  • 358 Piet Bukman. Entrevista con la autora. Leiden, 15 de enero de 2016. Wim Meijer. Entrevista con la a (...)

165La importancia atribuida a la interpelación de Van Rossum sobre el financiamiento de una iniciativa de representación democrática amplia reflejaba la preocupación del gobierno y parlamento holandés por promover el entendimiento entre socialistas y demócratas cristianos chilenos, para que cooperaran en la construcción de una oposición organizada a la dictadura desde el exilio. De ahí que, por ejemplo, los holandeses hayan insistido en la incorporación de representantes del Partido Radical a la organización del Instituto, debido a la filiación de ellos con la Internacional Socialista.357 En la misma línea destaca el viaje que los parlamentarios Wim Meijer del PvdA y Piet Bukman del CDA, hicieron el año 1983 a Chile, en parte solicitado por Jorge Arrate, para estimular el entendimiento entre sus pares en Chile.358 Es posible identificar la misma preocupación en la estructuración del INC. En un informe realizado en 1979 sobre las actividades del INC, se identifica el esfuerzo holandés por tender puentes entre fuerzas de centro e izquierda de tendencia democrática.

  • 359 Ideas for the further development of the INC. 23 de Agosto de 1979. En: Board. Minutes of Meetings (...)

El INC fue creado para fomentar el estudio de la situación actual en Chile y de las oportunidades para lograr un nuevo Chile, promover la difusión responsable de información factual relevante y estimular y mantener contactos entre las principales corrientes chilenas de pensamiento democrático. En la mayoría de sus actividades se han logrado estos objetivos. Sin embargo, dadas las circunstancias actuales, especialmente las relacionadas con el movimiento democrático y la fusión en su base de las diversas corrientes progresistas, es necesario reforzar la presencia del pensamiento cristiano en el INC, hasta ahora no representado ni en el Consejo ni en el staff.359

  • 360 De hecho, Otto Boye fue nombrado director del Instituto en 1979 junto a Jorge Arrate y Carlos Parra (...)

166Como respuesta a esta necesidad de incorporar el pensamiento cristiano tanto en el directorio como en el staff de investigación del INC, es que se incorporó a Renán Fuentealba de la Democracia Cristiana y Jacques Chonchol del MAPU en el directorio, y se incluyó a Otto Boye y a Roberto Celedón ya no como miembros asociados, sino como parte del staff.360

  • 361 Wim Kok. Entrevista con la autora. Amsterdam, 21 de enero de 2016.
  • 362 Piet Bukman. Entrevista con la autora. Leiden, 15 de enero de 2016.

167Si bien, los Países Bajos desde la post guerra habían estructurado un sistema político que privilegiaba el trabajo político de compromiso, la social democracia, hacia fines de 1970 y comienzos de 1980, se encontraba también –como el movimiento socialdemócrata en general, como ya se observó- en un proceso de reconfiguración y aprendizaje. La experiencia durante la administración Den Uyl, había hecho evidente para el PvdA, lo difícil que era cumplir ideales cuando se debe dirigir un gobierno, y, posteriormente, -durante la década de los ochenta, siendo oposición-, se habían dado cuenta de la importancia de trabajar estableciendo compromisos en el marco de coaliciones.361 Por otro lado, la democracia cristiana holandesa, durante este período también estaba transitando por sus propias reconfiguraciones, siendo el año 1980 la culminación de un proceso de unificación del partido. Según Piet Bukman, líder de este proceso, la unificación fue estimulada y acelerada en parte, por la social democracia y las líneas progresivas del gobierno de Den Uyl.362 A la postre, esta dinámica relacional de los partidos políticos en los Países Bajos, significó un propio proceso de aprendizaje confirmando que, desde las propias identidades, es necesario trabajar orientados al consenso.

  • 363 Saskia Stuiveling. Entrevista con la autora. La Haya, 16 de agosto de 2013.

168Este, probablemente, sea el lugar donde localizar la mayor influencia holandesa en la articulación de una oposición democrática en el exilio. Los continuos incentivos para trabajar en conjunto contra la dictadura, reforzado por el sistema político holandés que, demostró en la práctica los beneficios de trabajar juntos, representaron un significativo avance en la lucha democrática. En tal sentido, Patricio Silva señaló: “Lo que tal vez tuvo el mayor impacto en ellos fueron las sociedades de Europa Occidental en su conjunto, su pueblo, sus sistemas sociales y políticos y su capacidad para resolver problemas por consenso” (Silva, 1992: 13). Reforzando esta idea y relacionándola con el Instituto, Saskia Stuiveling sostuvo: “El concepto de Letelier se adaptaba a la experiencia europea. (...) Así, viviendo en Europa vieron la práctica del concepto (...) El mundo que les rodeaba encajaba en la realidad de ese concepto y podían comparar su propia realidad de Chile con la realidad de Europa Occidental, donde hay coaliciones por todos lados, y crear una mezcla entre los dos”.363 Por tanto, el Instituto se transformó en una herramienta esencial de transferencia – tanto de ideas, como de prácticas políticas- del contexto holandés a la organización y desarrollo de la oposición democrática chilena al régimen militar.

El cuartel europeo de la oposición intelectual contra la dictadura

169Los objetivos del INC eran básicamente tres. El primero y quizás con mayor repercusión en la política chilena de fines de la década de 1980, fue el actuar de espacio de debate e intercambio de ideas para la organización de una red político-intelectual de oposición democrática en el exilio. El segundo, era –al igual que otras instancias en el exilio- representar una plataforma internacional de denuncia en contra del régimen militar y el tercero, analizar y debatir en torno a los cambios provocados en Chile en diversas áreas con para monitorizar la dirección que Chile tomaba bajo el régimen. Todo lo anterior con el fin de lograr un “Nuevo Chile”. Así, en el segundo artículo de los estatutos del Instituto se estableció que los propósitos de la fundación (stichting) eran:

  • 364 Estatutos del Instituto para el Nuevo Chile. Escritura notarial 16 de mayo de 1977. Rotterdam. En B (...)

Fomentar el estudio de la situación actual en Chile y de las oportunidades para lograr un nuevo Chile, promover la difusión responsable de información factual relevante y estimular y mantener contactos entre las principales escuelas chilenas de pensamiento democrático. El stichting será sin fines de lucro.364

170Enfatizando la pluralidad de funciones que cumplió el INC, Carlos Parra, uno de sus directores, destacó que, en su sentido más general, la actividad del INC buscaba el tratamiento de aquellos temas que fortalecieran el consenso:

  • 365 Carta de Carlos Parra a M. van Ditmarsch. 8 de septiembre de 1978. En Board. Correspondence 1977-19 (...)

El Instituto no pretende ser una institución puramente académica, ni un organismo preocupado por los esfuerzos solidarios por restablecer la democracia en Chile o un punto de encuentro de los partidos políticos. El Instituto es una organización que investiga la realidad chilena con una orientación política, pero apunta a resultados objetivos que pueden llegar a ser contribuciones positivas y constructivas a un amplio consenso democrático.365

171Reforzando el objetivo del consenso y convergencia de pensamiento en torno al análisis de Chile y su futuro, un informe realizado sobre las actividades del INC entre 1977 y 1979, señalaba que:

  • 366 Ideas for the further development of the INC. 23 de Agosto de 1979. En: Board. Minutes of Meetings (...)

El INC debe procurar concentrar sus esfuerzos en líneas de trabajo específicas en las que sea más urgente la necesidad de una reflexión unitaria, o que se requiera para llenar un vacío en el pensamiento político chileno, estableciendo así un diálogo permanente entre las distintas tendencias para aclarar las convergencias y divergencias más allá de los prejuicios, los dogmas y las interpretaciones del pasado, así como entre los chilenos que viven en Chile y los que viven en el exilio. Debe tenerse en cuenta que, al seleccionar las áreas de investigación, el Instituto toma en consideración que existen otros grupos u organizaciones que también realizan investigaciones sobre temas chilenos y por lo tanto los recursos humanos y financieros del INC se asignan principalmente a áreas que no han sido eficientemente cubiertas por estas otras entidades.366

172La anterior cita hace alusión a la situación de fragmentación entre los partidos políticos chilenos en el exilio, ya analizada en el capítulo anterior. Frente a la dispersión política originada tanto en “prejuicios, dogmas e interpretaciones del pasado” y la separación geográfica generada por el exilio, el INC buscaba ser un punto de encuentro que enfatizara las convergencias por sobre las divergencias para plantear un proyecto político para el Chile democrático.

173La presencia de Jorge Arrate dirigiendo el Instituto representó un importante hito en este sentido. Desde su estadía en Roma trabajando en la plataforma de coordinación de la solidaridad “Chile Democrático”, Jorge Arrate había empezado un profundo proceso de reflexión política que lo acompañó durante todo su exilio. Durante el gobierno de Allende, Arrate había estado a cargo de la nacionalización de las minas de cobre en 1972 y había sido un importante dirigente dentro del PSCh. Sin embargo, luego del golpe militar, su permanencia en Roma y su posterior experiencia en Berlín Oriental, comenzó junto con otros políticos chilenos el proceso – ampliamente tratado- de Renovación al interior del PSCh.

  • 367 Jorge Arrate, entrevistado por P.R. van Dijk en el diario holandés NRC Handelsblad, 11 de septiembr (...)
  • 368 Jorge Arrate. Entrevista con la autora. Santiago de Chile, 26 de agosto de 2013.

174Jorge Arrate trajo estas ideas a la misma estructura del Instituto y pronto se convirtió en un referente de la corriente de la renovación en el exilio. En referencia al instituto, Arrate dijo en una entrevista en 1978: “Si, usted puede llamarnos el cuartel europeo de la oposición intelectual contra la dictadura”.367 Como parte de la producción intelectual del Instituto, Arrate publicó en 1979 –entre otros libros- el libro Socialismo chileno: rescate y renovación en donde por un lado identificó los elementos democráticos de las primeras etapas del PSCh, y por otro, conectó las ideas políticas de la renovación con las corrientes de la intelectualidad europea durante los 1960s, tales como el Eurocomunismo y el debate más ampliado entre socialismo y democracia, y durante los durante los 1970s la relevancia del marxismo clásico en política.368 El mismo año, el INC ganó incluso mayor importancia, luego de la división interna del PSCh en el exilio. Como resultado, el INC se perfiló como punto de referencia de la corriente socialista que defendía el proceso de Renovación, liderado por Carlos Altamirano, mientras que la otra corriente, liderada por Clodomiro Almeyda, se mantuvo en Alemania Oriental apoyada por la Unión Soviética. Este resultado significó en concreto que la línea de Altamirano, Arrate y otros, entabló puentes con la social democracia europea, actuando el INC como plataforma intelectual y operacional para las nuevas ideas que emergieron desde la izquierda chilena en el exilio.

  • 369 P.R. van Dijk en entrevista a Jorge Arrate en el diario NRC Handelsblad 11 de septiembre de 1978. D (...)

175El INC, además de circular las ideas en torno a la Renovación para organizar una oposición democrática al régimen militar, mantuvo un trabajo sostenido de denuncia internacional de la violación a los derechos humanos que se desarrollaban en Chile con la idea de aislar y aplicar presión en contra del régimen. P.R van Dijk, de su entrevista ya citada con Arrate el año 1978, sostuvo que: “Arrate cree que el quiebre puede ser causado por una presión internacional, por el aislamiento de Chile, por las publicaciones de la realidad económica.”369

176Tomando en consideración los mencionados objetivos, la investigación desarrollada en el Instituto se dividió en diversas áreas prioritarias tales como: área jurídico-institucional; área sindical; área de seguridad nacional; área de relaciones internacionales; área de movimientos sociales cristianos; área de asuntos sociales y económicos básicos; y área de alternativas políticas para el cambio social. Esta última es la que contiene la investigación y debate en torno a los temas de la Renovación. Así, un documento del Instituto del año 1979, sobre esta área en particular, sostuvo:

  • 370 Ideas for the further development of the INC. 23 de Agosto de 1979. Board. Minutes of Meetings of t (...)

La dictadura ha producido un efecto traumático sobre la sociedad chilena y sus organizaciones políticas. La necesidad de superar esto requiere un nuevo esfuerzo de reflexión que emprenda, con una perspectiva renovada, problemas abordados solo superficialmente en el pasado. Por otro lado, las diversas tendencias políticas se enfrentan a la necesidad indispensable de confrontar sus concepciones filosóficas, sus proyectos históricos, sus métodos y estilos de acción política y sus lenguajes. El objeto de esta área debe ser proporcionar un marco para llevar a cabo esfuerzos en dicha dirección.370

  • 371 informe de trabajo de 1981. 18 de diciembre de 1981. Board. Minutes of Meetings of the board 1980-1 (...)
  • 372 Propuestas al consejo. 18 de diciembre 1981. Board. Minutes of Meetings of the board 1980-1988. 26  (...)

177En un Informe de actividades del INC, se establece que esta área (la de alternativas políticas para el cambio social) ha sido la más prolífica durante 1981. Entre sus actividades destacaron la recopilación y edición del conjunto de ensayos recogidos con motivo del seminario: “Reflexión Chile 80” a la que contribuyeron aproximadamente 15 representantes de diversas tendencias político-ideológicas. Asimismo el área culminó su trabajo con la preparación de una mesa redonda política sobre el tema “Convergencia socialista y unidad democrática” que se realizó a fines de Diciembre “constituyendo uno de los eventos políticos importantes del exilio chileno en el año 1981”.371 En el mismo sentido, en un documento titulado “Propuestas al consejo para el trabajo de 1982” del INC, se estableció que sin perjuicio de mantener la atención dada a las 8 áreas del INC, durante el año 1982 el trabajo debiese concentrarse en cinco temáticas en particular: Los problemas de la recomposición y renovación del movimiento democrático, específicamente la búsqueda de grandes consensos nacionales de contenido democrático y el desarrollo de la denominada “Convergencia Socialista”; la supervivencia y desarrollo de las ideas vinculadas de democracia y socialismo en la tradición política chilena; la supervivencia y desarrollo de las ideas cristianas en sus diversas expresiones políticas populares; el desarrollo y recomposición del movimiento sindical y el desarrollo de los movimientos sociales de base en sus diversas expresiones (movimientos de mujeres, de estudiantes, de pobladores, de cristianos de base).372 Estos objetivos tuvieron su mayor concentración en el desarrollo de los ya mencionados encuentros de Chantilly el año 1982 y 1983.

178De esta forma, la orientación del INC al debate en torno a las ideas de la Renovación y Convergencia con fuerza desde 1980, posicionan al Instituto como la plataforma de mayor importancia en el exilio en Europa occidental desde donde se discutieron las fórmulas democráticas para recomponer el proyecto de la izquierda, a la vez que se discutieron las estrategias políticas para enfrentar al régimen militar y construir un gobierno para el Chile democrático. Si bien la Revista Chile América cumplió también un rol sustancial en la circulación de esta corriente en el exilio, el trabajo del INC, se orientó a la circulación de las ideas, pero además a generarlas y debatirlas a través de la facilitación de instancias de debate en el exilio. La variedad de su trabajo y actividades, refuerzan esta noción, como se verá a continuación.

Actividades del INC

  • 373 A balance of seven years. Institute for the New Chile 1977-1984. 1985. En Board. Correspondence 198 (...)

179Las actividades del INC se dividieron entre charlas, seminarios, grupos de estudio permanentes, investigación y escuelas internacionales de verano. En un informe de las actividades del INC realizadas entre 1977 y 1984373 (período en que el INC funcionó principalmente en el exilio) se daba cuenta de la labor realizada por el INC. En él se señaló que el INC organizó 39 charlas, 32 mesas redondas, seminarios, talleres y coloquios y 4 escuelas de verano. El mismo informe dio cuenta que aproximadamente 3000 personas participaron en las actividades del INC organizadas desde Rotterdam, pero también en la República Federal Alemana, Bélgica, Gran Bretaña, Francia, Argentina y Chile.

Publicaciones del INC

180En el citado informe, que cubrió la actividad del INC entre 1977 y 1984, se señalaba que durante ese período el INC creó un fondo de aproximadamente 200 ensayos originales en una amplia gama de temas y produjo tres publicaciones periódicas. Además, imprimió cerca de 30 brochures y 12 libros. Para esta labor, el INC recibió la cooperación de al menos 200 miembros de la comunidad académica chilena tanto en el exilio como en el interior del país, y más de 20 investigadores y profesores tanto de universidades latinoamericanas como europeas. De esta manera, el INC imprimió aproximadamente 13.000 copias de libros, brochures, y revistas con un estimado de 1.000.000 de páginas impresas. Los temas fueron variados cubriendo desde aspectos económicos y políticos hasta poesía y música. Los documentos en el fondo del INC tuvieron una amplia circulación y muchos fueron publicados en inglés y/o español. Este nivel de actividad permitió que las ideas que estaban siendo discutidas en el espacio del exilio, tuvieran un amplio alcance, encendiendo importantes debates entre la oposición chilena al régimen tanto al interior como al exterior del país.

181Durante el período de tiempo referido en el informe, el INC clasificó sus publicaciones en los siguientes rubros:

  1. Fondos de documentos: colección de ensayos correspondientes a las diversas áreas de investigación del INC, escritos por los investigadores permanentes, visitantes o asociados.374
  2. Fondo de tesis: con 6 publicaciones.
  3. Publicaciones periódicas.375
  4. Cuadernos del ESIN: aportes escritos de los docentes y estudiantes de las ESIN.
  5. Ediciones INC y otras publicaciones: aproximadamente 12 libros, colecciones y artículos y folletos publicados por el INC.

182Sobre las revistas publicadas por el INC, Carlos Orellana destacó su excepcionalidad con respecto a otras de su tipo en su “evidente cambio de óptica marcado por el transcurso del tiempo ya que se creó diez años después del golpe de Estado, donde se dio espacio para el debate cultural”. Además, señaló Orellana, su mayor calidad técnica se explica por el sólido apoyo internacional con el que contaba el INC (Orellana, 2001).

Las Escuelas internacionales de verano

183Además de sus publicaciones, y seminarios de extensión, la actividad del INC se destacó principalmente por la organización de las Escuelas Internacionales de Verano. Jorge Arrate introdujo la idea de las escuelas de verano como una forma de

  • 376 13th Meeting of the board of directors. En: Board. Minutes of Meetings of the board 1980-1988. 26 d (...)

Revivir el espíritu de libertad que era característica de las universidades chilenas cuando solían funcionar en condiciones democráticas. La idea era reunir a un número de estudiantes chilenos y no chilenos que permanecerían por un período de nueve días en Rotterdam y con las posibilidades de asistir a una variedad de cursos.376

184En este sentido y en el contexto del exilio, las Escuelas Internacionales de Verano (ESIN) se plantearon como:

  • 377 Propuestas al consejo. ESIN: Escuela Internacional de Verano. 18 de diciembre de 1981. En Board. Mi (...)

[U] na ocasión permanente para que el exilio chileno y latinoamericano sistematice conocimientos científicos, aproximaciones culturales y experiencias de estudio y trabajo adquiridos en el contacto con las sociedades europeas, con una perspectiva moderna y renovadora orientada hacia la democratización y mejoramiento de las condiciones de vida de las sociedades latinoamericanas.377

  • 378 Propuestas al consejo. ESIN: Escuela Internacional de Verano. 18 de diciembre de 1981. En Board. Mi (...)

185Así, las ESIN, desde su origen, se transformaron en una herramienta privilegiada de transferencia política, de y hacia el contexto europeo que acompañaba el exilio, no solo chileno, sino que también el latinoamericano. Lo anterior se refuerza en las aspiraciones generales de las ESIN de: “Ser punto de intercambio cultural e intelectual entre latinoamericanos exiliados y europeos interesados en la realidad y cultura latinoamericana, en la perspectiva de profundizar el estudio de la relación entre Europa y América Latina.”378 Asimismo, las escuelas se perfilaron como un espacio de intercambio y difusión de las renovadas ideas en política, especialmente en torno a la democracia.

  • 379 La temática tratada en el primer cuaderno del ESIN, en reflejo de la I ESIN, fue en torno al patria (...)

186Siguiendo esta idea, se realizaron tres ESIN en Rotterdam. La primera, organizada en agosto de 1981, contó con la asistencia de aproximadamente 315 personas, provenientes de 18 países de residencia y de 18 nacionalidades diversas. Cada alumno pudo participar en un máximo de 40 horas de clases elegidas entre un conjunto muy diverso de cursos, en donde el tema del feminismo contemporáneo predominó en las discusiones.379 La segunda ESIN, también en agosto, pero del año 1982, contó con la asistencia aproximadamente de 420 personas, provenientes de 21 países de residencia y de 16 nacionalidades diversas y se siguió la misma estructura de la escuela anterior. En esta oportunidad, la discusión fue monopolizada por la Renovación y la idea de dar una mirada distinta al socialismo, al marxismo, al Estado, a los partidos, a los movimientos sociales y al cristianismo. Al respecto el director del INC, señaló: “Lo notable es que vinieron diez docentes de Chile y se pusieron a la cabeza. Fue casi un perdón para los exiliados: supimos que esta nueva mirada no era un fenómeno europeo o canadiense, exclusivo de exiliados, sino que también ocurría en Chile” (Arrate, 1985b: 132). Para la tercera escuela, organizada en agosto de 1983, asistieron aproximadamente 430 personas provenientes de 22 países de residencia y de 16 nacionalidades diversas. En esta ocasión el programa amplió considerablemente el espacio para los talleres y seminarios y las actividades más participativas. El gran tema que inundó esta escuela fue el exilio, debido principalmente a las listas que el régimen militar publicó con los nombres de los exiliados autorizados a retornar al país (Arrate, 1985b). Se recuerda que fue el año 1983 cuando el régimen aplicó las mencionadas “Políticas de liberalización” que permitieron el retorno de algunos exiliados.

  • 380 A balance of seven years. Institute for the New Chile 1977-1984. 1985. En Board. Correspondence 198 (...)
  • 381 Síntesis de Actividades. Primer Semestre de 1986. En Box B. 9.6 A 1. INC. Archivos personales de Sa (...)
  • 382 No fue posible encontrar el detalle de los asistentes a la VI ESIN.
  • 383 Jorge Arrate, Instituto para el Nuevo Chile. Informe de Actividades INC. 1988. Box B. 9.6 A 1. INC. (...)

187Con la transferencia del INC a Santiago, producto de las flexibilizaciones de las políticas del régimen en torno al exilio, se comenzó la preparación de las ESIN en Mendoza. Luis Triviño, Rector de la Universidad Nacional de Cuyo, actuó de anfitrión para las escuelas internacionales. Así, se retomaron las escuelas en el verano latinoamericano. La cuarta ESIN, realizada en enero de 1985 en Mendoza, contó con la participación de 350 personas provenientes de 13 países de residencia y de 10 nacionalidades diversas. Tuvo como particularidad la presencia muy mayoritaria de estudiantes y docentes provenientes de Chile.380La quinta versión, también en Mendoza, en enero de 1986, contó con la asistencia de cerca de 700 personas, de ellas un número cercano a 600 provenientes de Chile.381 La sexta ESIN, como de costumbre, se realizó entre el 9 y el 15 de enero de 1987 en Mendoza.382 La séptima ESIN, en el verano de 1988, “fue la última de las Escuelas peregrinas”383 pues la VIII, en el año 1989, se desarrolló en Santiago, con el plebiscito por el No ganado y a un mes de la elección que otorgó a Patricio Aylwin el triunfo presidencial.

  • 384 Informe de actividades. Instituto para el nuevo Chile. Año 1989. Box B. 9. 6 A 2 INC. Archivos pers (...)

188La octava ESIN, realizada en octubre de 1989 y ya en Santiago, tuvo como invitado especial al Cardenal Emérito Raúl Silva Henríquez, quien dio el discurso de inauguración junto a los directores del INC, Jorge Arrate y Otto Boye. Destacó el hecho de que fue el entonces candidato presidencial de la coalición Concertación de Partidos por la Democracia, Patricio Aylwin, quien dio el discurso de cierre de la última versión de la ESIN. En esta oportunidad, con un variado programa, participaron más de 700 personas, entre profesores (200) y alumnos inscritos (552), que provenían de distintos sectores de Santiago y de todas las regiones del país. El abanico de temas desarrollados fue amplio y diverso: arte y cultura, economía, derechos humanos, ecología, política, educación popular, mujeres, juventud, relaciones internacionales, etc.384

  • 385 Resulta interesante el testimonio de Luis Guastavino, dirigente del PCCh sobre su participación de (...)

189Las ESIN, desde sus versiones europeas como las últimas en suelo latinoamericano, tuvieron el importante mérito de tender puentes y circular las ideas de Renovación entre variados grupos de chilenos.385 Así, las nuevas ideas se debatieron entre exiliados y quienes se quedaron en Chile, entre jóvenes y adultos, entre representantes de diversos partidos políticos, entre representantes de diversos países, etc. A través de su funcionamiento, las ESIN crearon redes de conexiones político-intelectuales que, al igual que otras ONGs de oposición en Chile, “pese a las diferencias teóricas o incluso ideológico partidista que muchos actores de forma individual pudieron representar, se articuló una sociabilidad intelectual de oposición que discutió la democracia y la democratización desde nuevos espacios y con nuevos referentes” (Moyano, 2016: 7). Lo anterior contribuyó a posicionar la idea de la organización de una oposición democrática que se consolidara lo suficiente para ser alternativa de gobierno. Es en este sentido que Otto Boye, catalogó a las ESIN y este tipo de actividades, como “las raíces externas de la concertación” (Boye, 2009: 83).

El Instituto en Chile

  • 386 Según Huneeus, Cuevas y Hernández (2014), dicha multiplicación de intelectuales en centros de pensa (...)

190Las políticas “de liberalización” iniciadas por el régimen para neutralizar las protestas ciudadanas provocadas por la crisis económica, derivaron en una masiva llegada de exiliados a Chile. Este regreso, consecuentemente, implicó también la instalación de numerosos centros académicos que venían a complementar la actividad de aquellos que se habían formado para mantener espacios de autonomía intelectual, luego de que el régimen ilegalizara los espacios tradicionales de intercambio, como partidos políticos, e intervenido las universidades. Esta multiplicación de centros de pensamiento de oposición se debió al aumento de financiamiento externo (principalmente europeos), que beneficiaban los trabajos conducentes al tránsito democrático (Huneeus, Cuevas y Hernández, 2014; Puryear, 1994).386 En este contexto es que se insertó la transferencia del INC a Chile, momento en que su actividad se reorientó en gran medida a la reeducación democrática, puesto que como ya se ha señalado, el régimen militar, desde su instalación, se había orientado a lograr una desactivación política en la sociedad (Silva, 2004).

  • 387 Acta de la reunión del Consejo del Instituto para el Nuevo Chile realizada el 13 de enero de 1985. (...)

191Las primeras actividades que acompañaron su proceso administrativo de instalación en el país fueron seminarios sobre derecho a la defensa y a la justicia, un seminario sobre unidad de la oposición chilena y un curso de capacitación para dirigentes del Comité Pro-Retorno de los Exiliados. Además, en cooperación con las ediciones Chile América, el INC publicó el primer libro en Santiago Comentarios sobre la Constitución chilena.387

  • 388 Líneas de trabajo del INC-Santiago para 1987. En: Box B. 9.6 A 1. INC. Archivos personales de Saski (...)
  • 389 Acta de la reunión del Consejo del Instituto para el Nuevo Chile, realizada en Mendoza el día 13 de (...)
  • 390 Líneas de trabajo del INC-Santiago para 1987. En: Box B. 9.6 A 1. INC. Archivos personales de Saski (...)

192Las actividades de INC del año 1985-1986 se orientaron, como era tradicional, a reflexionar sobre la situación contingente en Chile y al “esfuerzo por lograr avanzar hacia la unidad de toda la oposición”.388 Para el caso de 1985, fue posible catalogar las actividades en dos temáticas centrales. Por un lado, debates en torno a la represión y el Estado de sitio y por otro, seminarios en torno al socialismo democrático y el compromiso cristiano en relación a la reflexión incentivada por el “Acuerdo Nacional para la Transición a la Plena Democracia”. De estos dos grandes temas se derivaron tanto sus actividades de extensión como sus publicaciones.389 El año 1986, la unidad de la oposición se paralizó debido a la contingencia política reseñada en apartados anteriores, por lo que la actividad del INC “realizó un esfuerzo para estimular y contribuir a generar acciones comunes”. Por ejemplo, el INC ese año a través de su Taller de “Análisis de la Cultura Política”, asesoró formal y oficialmente a la Asamblea de la Civilidad, actividad que se suspendió a raíz del Estado de sitio.390

  • 391 Memorándum. Esquema de reorganización del INC. En: Board. Minutes of Meetings of the board 1980-198 (...)
  • 392 En las disposiciones transitorias de la Constitución de 1980, se estableció que el año 1988 se desa (...)

193Desde 1987, pero particularmente durante el año 1988, como señala un memorándum de ese último año, la labor del INC se destinó al “campo de la capacitación para la democracia y, en primer lugar, hacia la preparación de cuadros que participaran activamente en el control del acto plebiscitario”.391 Estas nuevas circunstancias políticas en Chile, marcadas por las posibilidades que el desarrollo de un plebiscito para definir la continuidad del régimen presentaba para la oposición democrática, implicaron una reestructuración en las actividades tradicionales del INC392:

  • 393 Memorándum. Esquema de reorganización del INC. En Board. Minutes of Meetings of the board 1980-1988 (...)

El INC, fiel a sus metas originales, ha decidido volcar desde ahora en adelante todas sus energías a la tarea de fortalecer y llevar al máximo grado de madurez la dinámica democratizadora en marcha. Para ello, ha hecho un esfuerzo de redefinición de sí mismo, conforme a las pautas que se exponen a continuación: 1. El INC debe tender a convertirse en un “centro de estudios y activación de la democracia”. Esta definición se incorporará a su propia denominación debiendo figurar inmediatamente después del nombre del Instituto en todas sus comunicaciones. 2.- En consecuencia, el eje central en torno al cual deben estructurarse sus programas y actividades es el tema de la democracia en sus más variados aspectos.393

  • 394 Instituto para el Nuevo Chile. Actividades 88. En: Box B. 9.6 A 1. INC. Archivos personales de Sask (...)

194En esta línea, el INC, se concentró en realizar actividades de capacitación democrática orientadas principalmente a aquellos sujetos sociales que no estaban inscritos en los registros electorales, entre ellos los jóvenes, las mujeres y personas en regiones fuera de Santiago. Con este objetivo en mente, el INC realizó “Escuelas para la Democracia” con cerca de 4.000 participantes, en donde más del 65 % eran jóvenes. Además, el INC financió la revista “Giros” editada y redactada por estudiantes de la Universidad de Chile, en donde se trataban temas culturales, políticos y sociales. El INC desarrolló también “Talleres para la Mujer” en donde se elaboró una cartilla de formación cívica: “Aseguremos nuestro voto democrático en el plebiscito”, material de apoyo con que el taller trabajó durante 1988 en el quehacer de la capacitación electoral. Además, el INC organizó ocho “Escuelas Regionales para la Democracia”, en diversas regiones de Chile, y contaron con la participación de personas provenientes de partidos políticos, comandos por el no, juventudes políticas y sociales, cooperativas campesinas, comisiones de derechos humanos, sindicatos de pescadores, federaciones de estudiantes, cooperativas, ollas comunes, etc. Finalmente, entre los meses de julio y septiembre de 1988, el INC en conjunto con CESOC e IDEAS, organizó ocho “Escuelas comunales para la democracia” orientadas a la capacitación de apoderados de mesa, en especial en aquellas comunas donde los partidos tuvieron dificultades de convocatoria y funcionamiento. Participaron cerca de 850 personas en estos encuentros.394 La extensión académica del INC durante ese año, dividida entre charlas, coloquios, seminarios y algunas publicaciones, además de tocar temas en torno a la Renovación y a la política mundial (monopolizado en ese entonces por las políticas de la Perestroika), también se orientaron a la reactivación política de sujetos sociales como los jóvenes y las mujeres.

  • 395 Informe de actividades. Instituto para el nuevo Chile. Año 1989. Box B. 9. 6 A 2 INC. Archivos pers (...)

195La actividad del INC el año 1989, estuvo altamente determinada por el triunfo de las fuerzas democráticas en el plebiscito de 1988. Por lo tanto, siguiendo la línea de las actividades de los dos años anteriores, el Instituto se concentró en: la formación democrática; los encuentros programáticos regionales; la capacitación electoral; el área de análisis político y el funcionamiento regular de los talleres, apoyados por un trabajo de investigaciones y publicaciones del INC. Para el desarrollo de estas actividades, el INC, no solo contó con el apoyo financiero holandés, sino que se le sumaron diversos países y agencias para la cooperación y desarrollo europeas.395

196En síntesis, la actividad del INC se definió por un rol articulador de redes político-intelectuales que buscaron difundir y circular las ideas de Renovación que, tanto desde el exilio como desde el interior de Chile, se habían gestado en respuesta al trauma del golpe y de los cambios que el régimen militar imponía sobre la sociedad chilena. A través de sus publicaciones, encuentros, escuelas democráticas y escuelas internacionales de verano, el INC buscó conectar la reflexión intelectual política que se había venido realizando desde la oposición en el exilio, con las bases sociales en Chile. Bases que, por la acción del régimen, habían perdido su tradicional vinculación con la política contingente. El eje aglutinador de estas diversas redes intelectuales fue la democracia, entendida como discurso orientador de la actividad de oposición.

Consideraciones finales

197El estudio de la Renovación aquí presentado analizó cómo, a partir de una crisis política como el golpe militar en Chile, la elite política intelectual de izquierda en el exilio, a través de su vinculación masiva con ideas y prácticas circulantes en Europa Occidental, junto a su propio proceso, transfirió aquellos elementos del contexto que le hicieron sentido para enfrentar los desafíos impuestos por el régimen militar. El énfasis puesto en la transferencia de ideas y prácticas políticas a través de su vinculación con el contexto implica sostener que el proceso de Renovación (lejos de ser un proceso uniforme y unívoco) representó un esfuerzo intelectual por rearmar un proyecto político en base a una renovada manera de representar los problemas a la luz de nuevas circunstancias e ideas en circulación. Es decir, a diferencia del período inmediatamente posterior al golpe, durante este segundo período, la intelectualidad de izquierda en el exilio no solo tomó conciencia de la derrota, sino que desde ahí, transitó a su procesamiento creativo para plantear, en base a nuevas ideas sobre democracia y socialismo, un nuevo proyecto político que le permitiese participar del escenario político chileno.

198Asimismo, la circulación de estas nuevas ideas en la intelectualidad de izquierda chilena en Europa -contenidas en el proceso de Renovación, a través de seminarios, publicaciones o de manera más general, instituciones derivadas de redes políticas como las analizadas-, puso un énfasis explícito en la agencia de los chilenos en la apropiación y transferencia de las ideas y prácticas circulantes en Europa a la luz de sus propias reflexiones y de las necesidades que se derivan del intercambio de ideas entre personas tanto del interior como del exterior de Chile.

199Se pudo derivar del análisis también, que la especificidad del momento político europeo ejerció una influencia particular en la dirección de la reflexión chilena. De manera casi simultánea, se desarrollaban procesos políticos dentro de las fuerzas de la izquierda mundial, que no solo interpelaban de manera directa al tipo de debate que se sostenía entre los chilenos, sino que la presencia masiva de exiliados hizo que éstos se convirtieran en actores relevantes en los debates en Europa. En esta línea, fue posible constatar que la intelectualidad política de izquierda europea también pasaba por un período de reconfiguración ideológica, en donde el caso chileno ejerció una importante influencia, la que encontraba en la figura de Salvador Allende y su programa de gobierno una clara propuesta para conciliar socialismo y democracia. Debido a esto, la figura del derrocado presidente y “la vía chilena al socialismo” fueron reclamadas por el socialismo renovado en general, como aspecto de continuidad en su reconstrucción discursiva.

200La política chilena, como pocas veces en su historia, se conectaba directamente y en masa con las discusiones teóricas y prácticas en Europa, resultando en que la influencia de los acontecimientos domésticos en Europa, impactaran fuertemente en la dirección del debate político chileno en el exilio y viceversa. Por tanto, los procesos de reflexión entre europeos y chilenos se daban de manera paralela e interconectada. Esto refuerza la idea de Santoni quien señala que, “El socialismo chileno “renovado” no imitó como se le ha criticado a menudo experiencias de origen foráneo, pero sí repensó su misma identidad a partir de ellas” (2013: 174). Además, esta simultaneidad en los procesos reflexivos facilitó el diálogo entre fuerzas políticas que, hasta ese momento, no habían coincidido en los planteamientos políticos. El diálogo se facilitó también por la reconsideración de la democracia como discurso uniformador de las fuerzas progresistas tanto en Europa como en América Latina. Desde estímulos distintos (pero relacionados), el movimiento de izquierda internacional se había distanciado de un pasado que ponía la democracia en segundo lugar para posicionarla en un lugar central del discurso programático, elevando la defensa de la democracia a un status casi doctrinario. Desde ahí, se encontraban los socialistas de orígenes diversos y desde ahí se facilitaba la justificación de alianzas políticas nuevas.

201Asimismo, la dirección del debate intelectual más general del período condujo a que la social democracia y el socialismo europeo occidental construyeran discursos orientados a temas concretos, quitando del medio temas ideológicos, para evitar confrontaciones que pusieran en peligro el frágil equilibrio de las alianzas que se habían unido en torno a las preocupaciones democráticas. De este modo, el eje que unió a la Convergencia socialista y que permitió su factibilidad a pesar de la convivencia de intereses diversos, estuvo en la misma línea del eje que aglutinaba los programas del PSOE en España, del PS en Francia y del enfoque de la Internacional Socialistas: el unir intereses a veces contradictorios en torno a proyectos concretos, unidos de manera teórica por un compromiso con la Democracia y el respeto a los derechos humanos. Este es también el eje que se encuentra en el corazón de la alianza de la Concertación que ganó las elecciones presidenciales en Chile el año 1989.

202Esta “flexibilización ideológica” permitió que una amplia variedad de socialistas chilenos se sintiese cómodo acercándose a los planteamientos prácticos y políticos de los socialdemócratas europeos, a pesar de las percibidas diferencias históricas. Lo anterior se suma a la naturaleza intelectual de los líderes políticos en el exilio, quienes a partir de las lecciones que extrajeron de su papel político en la crisis chilena, se despojaron de un lenguaje politizado, para pasar a una aproximación más concreta de la realidad. No obstante lo anterior, y subrayando el carácter complejo de la Renovación, esta vinculación de las fuerzas socialistas chilenas con el entorno europeo y la nueva utilización de un lenguaje despolitizado, no estuvo exenta de conflicto, generando importantes debates identitarios que permanecen hasta el día de hoy.

203El análisis tanto del aspecto estructural del Instituto para el Nuevo Chile como de contenidos, representan todos los procesos antes mencionados. Por un lado, la vinculación de los agentes chilenos con el contexto holandés, en el marco del INC, les permitió transferir aquellas ideas y prácticas que evaluaron como necesarias para la organización de una oposición democrática al régimen miliar que, al mismo tiempo, fuese capaz de reconstruir un proyecto político factible para el Chile post Pinochet. Por otro lado, el INC se transformó en generador de debate al convertirse en una plataforma de difusión y circulación de las ideas que la corriente de la renovación planteaba en el exilio, permitiendo su conexión con los intelectuales del interior del país a través de seminarios y encuentros internacionales. Asimismo, la preocupación constante del INC por analizar la coyuntura en Chile buscaba acercar el análisis a la realidad nacional, por un lado, y por otro mantener el debate en torno a los temas concretos, evitando caer en abstracciones teóricas. Además, el INC, primero a través de las escuelas internacionales realizadas en Rotterdam, sirvió como herramienta de vinculación entre exiliados y su contexto. Luego, con la llegada de las Escuelas de verano a Mendoza y finalmente a Chile, se logró circular y socializar las ideas de la Renovación entre los distintos sujetos sociales que el régimen militar había buscado despolitizar. El eje aglutinador de estos intereses era la organización de una oposición democrática al régimen, lo que atraía la vinculación entre personas del exilio como del interior y entre distintas generaciones. Finalmente, tras su llegada a Chile en 1984, el INC aplicó los conocimientos generados y aprendidos en el exilio, para transferirlo a la realidad chilena a través de todas las iniciativas de educación democrática que se desarrollaron en Chile, con especial fuerza en el período previo al plebiscito.

204A través de la labor del INC tanto en el exilio como en Chile, es posible destacar que una vez que el régimen militar se vio presionado por diversos factores (externos e internos) para flexibilizar el control político, la oposición política democrática que venía gestando sus bases intelectuales y prácticas desde el exilio, se insertó en el espacio nacional trayendo consigo nuevas perspectivas de cómo pensar y abordar la política. El proceso no estaba acabado, y la década de 1980 presentó nuevos desafíos a la izquierda renovada en su afán de coordinar una coalición democrática de oposición. Sin embargo, el nuevo enfoque permitió sentar las bases del acuerdo democrático que derivó en la Concertación de Partidos por la Democracia que asumió el gobierno en Chile entre 1990 y 2010.

Notes

257 James Petras, por ejemplo, sostuvo que, a través del financiamiento externo de institutos y centros de pensamiento de intelectuales de izquierda, se traspasó una determinada ideología que buscaba evitar desafíos a la hegemonía occidental del libre mercado y crear una ideología política común entre los intelectuales América Latina. Ver Petras (1990).

258 Aplicado al caso de las ideas de eugenesia, Nancy Stepan continua la idea sosteniendo que “las ideas, incluso las científicas, siempre se reconfiguran selectivamente a través de las fronteras culturales y el resultado es una ciencia modelada sutilmente por las tradiciones locales: culturales, políticas y científicas” (1991: 33).

259 Sobre el rol del intelectual en la historia política de Chile de las últimas décadas ver también Pinedo (2000).

260 De acuerdo con Martín Cortés (2014), la crisis del marxismo según su versión europea fue incluso desbordada por su versión latinoamericana -representada por personajes como José Aricó, Juan Carlos Portantiero, Ernesto Laclau, Enzo Faletto, Norbert Lechner, entre otros, - ya que los latinoamericanos le agregaron la noción de derrota a la crisis del marxismo.

261 El proceso de Renovación de la política de izquierda chilena es un tema complejo y muy amplio. En la presente investigación solo se tratarán aquellos aspectos que se vinculan con su dimensión internacional, derivado del contacto del exilio con Europa occidental, dejando afuera otros aspectos de su análisis. Para completar el análisis sobre la renovación de distintas perspectivas, se sugiere revisar los trabajos de Walker (1990); Valenzuela (2014b); Corvalán (1995); Moyano (2007); Jocelyn-Holt (1998); Salazar, Muñoz, Toro y Pinto (2002), entre otros.

262 Vale la pena destacar que la complejidad del proceso de renovación dentro del mundo de las izquierdas de la década de 1980 es extensiva a la izquierda mundial en general y no solo la chilena, la que se inserta dentro de un debate mayor sobre la dirección de las fuerzas socialistas que buscaban su lugar lejos de los bloques de Guerra Fría y que debía definirse frente a la ofensiva conservadora que experimentaba Europa Occidental y Estados Unidos en dicha década.

263 Manuel Antonio Garretón. Entrevista con la autora. Santiago, 12 de enero de 2015.

264 En torno a las coincidencias del proceso de renovación entre MAPUs y PSCh, específicamente en su dimensión intelectual, resulta interesante esta cita de Jorge Arrate: “Esta es compañeros la actitud con que los socialistas chilenos concurrimos al proceso de Convergencia Socialista. Compartimos vuestra pasión por las tareas que nos aguardan. Los herederos de Eugenio González estamos orgullosos de compartir lugares en la lucha con los herederos de Rodrigo Ambrosio y con los cristianos que abrazan la causa socialista. El afianzamiento de nuestra unidad y de nuestra mutua comprensión es el mejor homenaje que podemos rendir a nuestra memoria histórica y a sus protagonistas” (Arrate, 1983: 79).

265 Refuerza la caracterización intelectual de este fenómeno el hecho que la desarticulación de los partidos políticos chilenos (debido a la represión y censura del régimen) habían tenido como resultado una autonomía entre intelectualidad y orgánica partidaria, lo que significó un acercamiento ideológico entre la elite en el exilio, particularmente entre la antigua elite de izquierda y la democracia cristiana, ya para esa altura, parte de la oposición al régimen (Ruiz, 2015).

266 Entre la literatura existente se identifica una tensión entre los que sostienen que la deconstrucción es una desintegración del proyecto político de la UP, por ejemplo en Gazmuri (2002), o en la misma línea Luis Corvalán que habla de la Renovación como una “ruptura radical con las definiciones originarias e históricas del partido” (1995: 169), versus quienes sostienen que hay un rescate de la identidad socialista, por ejemplo: Arrate (1983) y especialmente a través del rescate de la figura de Allende en Garretón (1987b). Esta tensión, que es la búsqueda por una identidad autónoma por quienes incorporan ideas circulantes en Europa occidental, será identificada a lo largo del capítulo y tiene su mayor expresión en torno a la relación con la social democracia.

267 Revisar la revisión la valoración del concepto de democracia en el proyecto de izquierda chilena entre 1950 y 1980 en Casals y Perry (2020).

268 Resulta interesante la afirmación que realiza Eduardo Devés al sostener que, si bien el proceso de Renovación se encuentra inserto en el pensamiento latinoamericano y es heredero del dependentismo y del cepalismo, recupera muy poco de las trayectorias de pensamiento continentales. “Sin duda la renovación se produce afirmándose mucho más en la obra de Antonio Gramsci y de Norberto Bobbio, Giovanni Sartori, Robert Dahl y Joseph Schumpeter que en autores latinoamericanos” (Devés, 2003: 291-292).

269 La temática en torno a la reconsideración del marxismo será analizada en mayor detalle en la siguiente sección.

270 El caso del exilio italiano es paradigmático para los chilenos que iniciarán corrientes de reflexión política. A través de la lectura de intelectuales en circulación en suelo europeo, se daban cuenta de la dificultad de remover la dictadura, especialmente cuando se había comenzado un proceso de transformación al interior mismo de la sociedad chilena. Esta distancia reflexiva acercaba a un comunista como Antonio Leal con representantes del MAPU como José Antonio Viera Gallo y Enrique Correa.

271 Manuel Antonio Garretón. Entrevista con la autora. Santiago de Chile, 12 de enero de 2015.

272 La influencia del Eurocomunismo en el debate de la izquierda chilena en el exilio se trató en más detalle en el capítulo anterior pues se sostiene, fue esencial en el proceso que derivó en la división del PS en 1979.

273 En términos electorales, el PCI había alcanzado su peak en 1976, momento desde el cual comenzó a decaer. El Partido Socialista Italiano, en contraste, empezó a acortar la brecha con el PCI. Mientras que en 1976 el PCI tenía cuatro veces más electorado que el PSI, para 1987 tenía solo el doble (Sassoon, 2010).

274 Lelio Basso coincide en este punto. Señala que la sociedad burguesa ha provocado apatía e individualismo que han generado una merma en las concepciones colectivas de la vida, afectando la democracia representativa. Para revertir esto, se deben multiplicar las ocasiones de participación en los procesos decisorios de base mediante formas de democracia directa, “que naturalmente no pueden sustituir a las formas representativas, pero que deben integrarlas” (Basso, 1988: 65).

275 Cancino, en su trabajo de 1988, sostiene que Salvador Allende y sectores del socialismo chileno “esbozaron la posibilidad de conciliar la democracia representativa con el emergente poder popular, anticipándose al debate introducido por la izquierda eurocomunista” (Cancino, 1988: 39). Razón por la cual se facilitará el rescate de la figura de Allende en los discursos del socialismo renovado.

276 Alberto van Klaveren pensando en el Chile post Pinochet, a la luz de las enseñanzas de la democracia consociativa aplicada en varios países europeos, planteaba que en una etapa fundacional o pre democrática de un recién instaurado régimen democrático debería establecer reglas básicas que permitan la vida política (en línea con la democracia mínima de Bobbio). “Se trata, pues de diseñar un marco general que no contenga otro proyecto más que la consolidación de la democracia política y que a la vez permita la realización futura de todos los proyectos de sociedad que sean compatibles con ese régimen” (Van Klaveren, 1984: 42). La idea que subyace a la democracia consociativa de Arendt Lijphart que busca ser aplicada al caso chileno por Van Klaveren es que una sociedad con cultura política fragmentada puede construir una institucionalidad desde las elites que obligue a distintos grupos a cooperar para lograr estabilidad política en puntos específicos acorados en un programa. Esta idea estará al centro de la vinculación con las ideas social demócratas, como se verá más adelante en el capítulo, especialmente en torno al modelo español de transición.

277 Lo anterior se puede vislumbrar en la entrevista que Eugenio Scalfari le hace a Enrico Berlinguer y que es reproducida en la Revista APSI en 1980 en donde Berlinguer no se aleja categóricamente del leninismo por una parte (de hecho, rescata ciertos elementos al mismo tiempo que descarta otros como superados por el desarrollo histórico) y valora ciertos aspectos del socialismo real (o “socialismo hasta ahora realizado”, como él mismo define para los países del Este). Para el caso de Polonia (antes de la intervención soviética) defiende frente al periodista el carácter socialista del modelo polaco puesto que “la propiedad privada de los medios de producción fundamentales ha sido abolida. Se ha roto la unidad del mercado capitalista mundial” Además, Berlinguer sostiene que en el sistema socialista polaco “hay una notable tendencia a la igualdad de los ingresos, hay un desarrollo y difusión notabilísimo de la instrucción de la asistencia social” (Berlinguer y Scalfari, 1980: 19)

278 La figura de Lelio Basso es muy importante para la Renovación Chilena. No solo lideró el Segundo Tribunal Russell para denunciar la represión de los derechos humanos en América Latina en general y Chile en particular, logando altos niveles de eco internacional, sino que además promovió dos de los seminarios más importantes para la Renovación chilena en el exilio realizados en Ariccia, Italia en 1979 y 1980. Sobre estos encuentros, se hablará en la siguiente sección del presente capítulo.

279 Un ejemplo se encuentra en los artículos publicados en la revista Convergencia, la que, de claro tenor renovacionista, se dedicaba a analizar acontecimientos mundiales que fuesen atingentes al debate intelectual de las izquierdas. Vale la pena destacar que, si bien el socialismo chileno siempre defendió su orientación latinoamericanista por sobre la europea, para el caso de Convergencia, los artículos dedicados a Latinoamérica eran escrito por intelectuales Latinoamericanos, mientras que los artículos dedicados a problemáticas europeas eran escritos predominantemente por chilenos, los que a su vez “más se entrecruzaban con su reflexión teórica” (Santoni, 2013: 157).

280 Para analizar cómo se observaron hitos internacionales entre 1976 y 1989 a través de la mirada de la Revista APSI y sus implicancias para Chile, ver Orrego (2002).

281 Esta declaración estuvo suscrita por importantes líderes representantes de la Renovación en el exilio: Carlos Fortín, Waldo Fortín, Jorge Arrate, Luis Jerez, Carlos Parra, Aníbal Palma, Sergio Villegas, Alejandro Montesino, Claudio Grossman, José Antonio Viera Gallo, Cecilia Medina, Carlos Ominami y Fernando Mirestronco (Carlos Fortín, 1982: 7).

282 Álvaro Cunhal, líder del partido comunista portugués perdió pronto el apoyo del PC italiano, cuando a pesar de apoyar la asociación de Portugal con la OTAN y dejar de referirse a la dictadura del proletariado, apoyó todas las medidas de la Unión Soviética. Se enfrascó además en un debate sustantivo con Berlinguer al sostener la vieja idea leninista (en contradicción al concepto gramsciano de hegemonía presente en el eurocomunismo) de que la mayoría cualitativa se construía después (una vez conquistado el Estado). Esto significó su aislamiento y, por ende, el perfilamiento de Mario Soares y el PS portugués como la mejor apuesta por parte de occidente para apostar por transición hacia la democracia en el contexto de una Europa que se modernizaba (Sassoon, 2010: 599). Para el caso español del líder del PC, Santiago Carrillo, si bien diferente al de Cunhal debido a que sus vínculos con el eurocomunismo tenían raíces más profundas, éste último no pudo competir con el prestigio de Felipe González y sus fuertes vínculos con la Internacional Socialista frente a un PCI que ya para 1980 se encontraba en declive.

283 Patricio Silva identificó un proceso similar de grandes transformaciones sociales y culturales en Chile con la imposición de un modelo de sociedad neoliberal por parte del régimen de Pinochet. De esta manera, sostuvo Silva, “Los Chicago boys rechazaron los esfuerzos colectivos de la población y estimularon el logro de objetivos individualistas. La felicidad y las recompensas individuales tenían que encontrarse en el mercado en un intento constante de aumentar los niveles personales de consumo de bienes” (Silva, 2004: 68).

284 Eric Schnake, miembro del PSCh, en sus memorias, manifiesta su cercanía con el proceso de transición española y la idea de consenso al narrar la visión de Felipe González sobre el caso chileno, quién sostenía que el fin del régimen militar se daría cuando se afianzara en plenitud la alianza socialista y democratacristiana, que a su vez atraería a radicales, liberales y gente tanto de centro izquierda como de centro derecha (Ruiz, 2015).

285 Resulta interesante observar cómo a propósito del caso de la transición española, se ordenaban las distintas posturas de la oposición chilena. Mientras los representantes del sector renovado miraban positivamente las lecciones extraíbles de España, representantes del PCCh y del sector no renovado del PSCh, criticaban el modelo de “ruptura pactada” español para optar por el modelo de “ruptura democrática” como manera para terminar con el régimen militar. Ver Ruiz (2015).

286 En este contexto Alain Touraine escribe su libro Apres du socialisme que para Manuel Antonio Garretón fue relevante para su propia construcción de la problemática en torno al rol de los sujetos sociales en contexto democrático. Manuel Antonio Garretón. Entrevista con la autora. Santiago de Chile, 12 de enero de 2015.

287 Manuel Antonio Garretón. Entrevista con la autora. Santiago de Chile, 12 de enero de 2015.

288 Manuel Antonio Garretón. Entrevista con la autora. Santiago de Chile, 12 de enero de 2015.

289 Es necesario enfatizar que esta tensión derivada de corrientes en algunos puntos contrastantes y a momentos contradictorias, es parte de la tradición histórica del socialismo chileno, en donde la Renovación es la representación de una corriente más en la historia de PSCh. Jorge Arrate, revisando el período de la UP sostiene “Dicho proceso, visualizado como un todo, está surcado más que por líneas temporales o cronológicas, por tensiones o por influencias contradictorias, tanto en su dialéctica interior como en su relación con otros procesos ideológicos, sociales o políticos nacionales e internacionales” (Arrate, 1985a: 57). En este sentido una disyuntiva que acompañará la reflexión al interior de la Renovación será el lugar que distintos intelectuales socialistas le otorgan al concepto de Revolución en las nuevas redefiniciones del socialismo democrático. Mientras algunos intelectuales como José Joaquín Brunner ven que la instalación de la democracia al centro del discurso descarta la pertinencia de la revolución, otros intelectuales, los pertenecientes al “tronco histórico” como Ricardo Núñez, reivindican para el socialismo su carácter revolucionario. Al respecto ver Walker (1988).

290 Manuel Antonio Garretón. Entrevista con la autora. Santiago de Chile, 12 de enero de 2015.

291 Ibídem.

292 Cancino al respecto sostuvo: “Paradojalmente, la ruptura con el paradigma de la revolución de octubre y con el marxismo de la III Internacional, se gesta en soledad de la prisión de Antonio Gramsci en sus “Cuadernos de la Cárcel”. En ellos se encuentra a nuestro juicio las fuentes y la inspiración de la reformulación del discurso marxista en una perspectiva no economicista ni sociológico-reduccionista, a la vez que la problematización de la estrategia revolucionaria en los países de Europa occidental” (Cancino, 1988: 32).

293 Arnaldo Córdova, sobre la recepción de Gramsci en la izquierda mexicana, sostiene que, para Althusser, Gramsci “no podía ser considerado un verdadero marxista” esto debido a que Gramsci “era un crociano y las enseñanzas de Croce lo habían conducido a un historicismo neo hegeliano que reñía resueltamente con el verdadero marxismo”. Debido a esta visión althusseriana de Gramsci, Córdova sostiene cuando finalmente Gramsci cayó en manos de la izquierda mexicana estaba precedido por esta mala fama de crociano y hasta de reformista (Córdova, 1991: 163).

294 Manuel Antonio Garretón. Entrevista con la autora. Santiago de Chile, 12 de enero de 2015.

295 Antonio Leal se mantuvo al interior del PCCh, buscando transformar la línea teórica del partido desde dentro hasta su retorno a Chile en donde renunció al PCCh y se integró al Partido por la Democracia, espacio que recibió a variadas corrientes del socialismo renovado.

296 Ricardo Camargo (2013) sostuvo que la persistencia en una lectura ortodoxa del marxismo por parte de líderes importantes del PCCh como Orlando Millas, que lo acercaban al dogmatismo oficial de la Unión Soviética, impidió que se nutriera de los ricos insumos teóricos que Gramsci -y otros teóricos críticos- ofrecía para analizar las complejidades de las sociedades contemporáneas.

297 Estas críticas en América Latina fueron lideradas por Norbert Lechner. Además, fruto de estas exigencias en donde el marxismo incumplía, surgieron las propuestas sociológicas del orden y la integración de Emile Durkheim. Según Valderrama, en Chile, intelectuales como Eugenio Tironi suscribirán a interpretaciones teóricas neodurkheimnianas (Valderrama, 1998).

298 El “Llamamiento de Milán por la Convergencia Socialista” firmada por una gama de representantes de la izquierda en el exilio a propósito del rescate de la figura de Allende sostuvo: “El enorme desafío que Allende representó está plenamente vigente. Su coherencia política y coraje personal, la obra revolucionaria que legó al país, su muerte heroica y ejemplar para las nuevas generaciones, son una página central de la historia más reciente que reivindica la convergencia socialista” (Ampuero, Arrate, Alvarez et al., 1982: 77).

299 En agosto de 1980 circuló un documento titulado Convergencia Socialista, fundamentos de una propuesta que recogía las conclusiones de un seminario amplio realizado en Santiago. En agosto de 1980, Carlos Altamirano en un documento preparado para el XXIV Congreso del PSCh apoyó la Convergencia. En junio de 1981, la Izquierda Cristiana publicó un documento titulado 6 tesis para la Convergencia Socialista. También en 1981 un grupo de socialistas en Italia publican el ya mencionado, Llamamiento de Milán por la Convergencia. En 1983, en Madrid, se publica el documento Objetivos políticos esenciales de la Convergencia socialista (Dávila, 1994: 52).

300 María Rosaria Stabili llegó a establecer la reunión de Ariccia como la génesis de la Concertación de Partidos por la Democracia. Ver Stabili (2013).

301 Garretón, Oscar Guillermo. Sobre la propuesta de Convergencia Socialista. Diciembre de 1979. Adjunto de carta enviada a Bernt Carlsson el 13 de marzo de 1980. Socialist International, Comisco y SILO. Box Número 1066. Archivo de la Internacional Socialista. Instituto Internacional de Historia Social. Amsterdam.

302 Para Jaime Gazmuri, líder del MAPU-OC, la participación en la Convergencia, luego en su expresión orgánica; el bloque socialista, fue parte de un primer gesto de independencia de su anterior alianza entre el PCCh, el PSCh y el MAPU-OC en el marco de la UP, la que se expresó también en no reconocer como legítimo el Partido Socialista de Almeyda luego de la División del PSCh, acción que –según Gazmuri- fue la primera vez que los dos MAPU y la IC articulaban una política común (Gazmuri y Martínez, 2000).

303 Oscar Guillermo Garretón, en entrevista con la autora, corroboró este punto al decir “que no fue una discusión de partidos, sino que fue una discusión de personas. Nos juntamos gente de distinto origen por lazos de amistad, de comunicación, de inquietudes que quizás al principio no teníamos mucho en común, en torno al tema de la democracia” Entrevista con la autora. Santiago de Chile, 26 de noviembre de 2014.

304 En torno a un llamado de unidad amplia del mundo de izquierda en contra del régimen de Pinochet y a propósito de iniciativas como Convergencia, Luis Corvalán, líder del PCCh dijo: “Los comunistas no rehuimos la discusión sobre ningún tema, pero preferimos discutir en medio del combate y ante todo para combatir mejor” (Corvalán, 1982: 90).

305 Las críticas de O. Millas sobre la valoración del manejo económico del régimen militar, se refieren a las declaraciones por parte de algunos importantes representantes de la corriente renovacionista, en torno al crecimiento económico que el modelo adoptado por el régimen militar, había alcanzado. Por ejemplo, Carlos Ominami sostuvo: “La derrota de la Unidad Popular nos llevó a constatar que era imposible conducir una política económica autárquica y proteccionista. La experiencia militar puso en evidencia que el crecimiento económico era factible solamente al abrirse a los mercados internacionales. Para nosotros, uno de los cambios fue constatar que el mercado no es más reaccionario que el Estado […] en cierto sentido, el mercado trae consigo cierta impersonalidad mucho más deseable que la administración económica del Estado” (citado en Santiso, 2001: 86).

306 Ver Dossier: Convergencia Socialista y Unidad Democrática. En Revista Chile América, Número 78-79. Abril-Mayo-Junio de 1982.

307 La declaración fue el resultado de una reunión ampliada de partidos políticos en Ciudad de México el 18 de septiembre de 1981, y estuvo firmada por: Anselmo Sule, Volodia Teitelboim, Clodomiro Almeyda, Nelson Gutiérrez, Hugo Miranda, Alejandro Toro, Galo Gómez, Gladys Díaz, Adonis Sepúlveda, José Miguel Insulza, Javier Ossandón, Roberto Celedón, Luis Guzmán, Gabriel Gaspar, Ximena Rodríguez y Juan Silva.

308 Ver Núñez (2002) sobre las diferencias del PS entre el interior y el exilio.

309 Según Jaime Gazmuri, líder del MAPU, otro hito del movimiento de Convergencia fue cuando en un encuentro de la Unidad Popular en México en 1983 que tenía como objetivo unificar criterios dentro de la izquierda, Ricardo Núñez (PSCh 24 Congreso), Fernando Villagrán (Mapu O-C) y Fernando Villagrán (Mapu) asisten al encuentro como representantes del Bloque Socialista, lo que según Gazmuri “era un reto a la Unidad Popular” al desafiar al Partido Socialista de Almeyda por un lado y asistir como bloque en vez de partidos políticos (Gazmuri y Martínez, 2000).

310 Los firmantes del documento eran: Grupo por la Convergencia Socialista, Secretariado Político de la Convergencia Socialista, el Comité de enlace permanente de la unidad Socialista, y el Movimiento de Convergencia Socialista (Europa).

311 El texto del plebiscito de 1980, al que había que contestar “Si” o “No” decía: “Frente a la agresión internacional desatada en contra de nuestra Patria, respaldo al Presidente Pinochet en su defensa de la dignidad de Chile, y reafirmo la legitimidad del Gobierno de la República para encabezar soberanamente el proceso de institucionalidad del país”.

312 Las manifestaciones sociales que surgieron en Chile a propósito de las consecuencias de la crisis económica, fueron centrales en la presión puesta sobre el régimen militar para lograr su flexibilización. Sin embargo, en el presente trabajo se ha buscado relevar más bien la dimensión internacional de este período a través de los procesos de Renovación y no sobre los elementos domésticos. Para mayor información sobre el rol de las jornadas de protestas sociales a inicios de los 1980 en el fin del régimen revisar: De la Maza y Garcés (1985) y Oxhorn (1995).

313 Para un completo análisis de la rearticulación política de la oposición al régimen en este período, revisar: Garretón (1991; 1987a), Drake y Jaksic (1995) y Oppenheim (2007).

314 Para la dinámica interna del socialismo durante los 1980 especialmente en torno a la dificil unificiación, ver Perry (2018).

315 La respuesta del régimen vino a través de requerimiento ante el Tribunal Constitucional en donde se declaraba la responsabilidad de Almeyda por infracción al artículo 8 de la Constitución, el que declaraba inconstitucional a la persona o grupo que defienda doctrinas que “propugnen la violencia o una concepción de la sociedad del Estado o del orden jurídico de carácter totalitario o fundada en la lucha de clases” (Constitución Política de la República de Chile 1980, 9).

316 Camila Jara sostiene que el trauma político heredado de la dictadura, junto con las transformaciones del proyecto neoliberal sobre la sociedad chilena y la corriente de la renovación tras el paradigma de la gobernabilidad, que aplicó la Concertación durante la transición, condujeron a consolidar una transición pactada y pacífica a la democracia (Jara, 2019).

317 Se puede acceder a la lista catalogada en chile.exilio.free.fr/chap03g.htm. Ver también: Orellana (2001) e Isern (2011).

318 Otra iniciativa de importancia fue ASER-Chile en París, integrada por los ex miristas Carlos Ominami y Gonzalo Martner. ASER, junto con el Instituto para el Nuevo Chile fueron los organizadores de los encuentros de Chantilly.

319 Los integrantes eran: dos representantes de la Democracia Cristiana: Bernardo Leighton y Esteban Tomic; y dos representantes de izquierda de origen cristiano Julio Silva Solar y José Antonio Viera-Gallo.

320 Esteban Tomic, ejemplificando el nivel de atomización en la oposición al régimen, en entrevista con la autora mencionó que tanto él como Bernardo Leighton recibieron instrucciones por parte de Rafael Moreno, secretario general de la Democracia Cristiana, de retirarse de la revista.

321 Esteban Tomic. Entrevista con la autora. Santiago de Chile, 21 de noviembre de 2014.

322 Esteban Tomic, Chile-América: un salto en el vacío. Discurso pronunciado por Tomic al hacer entrega de la colección de la Revista Chile-América al Museo de la Memoria en Santiago de Chile. 19 de diciembre de 2012. Documento entregado por el autor.

323 Este apartado sirvió de base para la confección de los siguientes artículos: Perry (2016) y Perry (2017).

324 Para ver el programa Radikalen Keerpunt 1972: Regeerakkoord van de progressieve drie / PvdA, D’66, PPR. By Partij van de Arbeid; D66; Politieke Partij Radikalen. Link al documento: irs.ub.rug.nl/ppn/810579219

325 Jan Pronk. Entrevista con la autora. La Haya, 22 de septiembre de 2013.

326 Ibídem.

327 Ibidem.

328 Ibidem.

329 Ibídem.

330 Saskia Stuiveling. Entrevista con la autora. La Haya, 16 de agosto de 2013.

331 En un reporte anual sobre las relaciones entre Chile y los Países Bajos, el Embajador chileno sostuvo que “Holanda continúa manteniendo una actitud hostil a nuestro país en los Organismos Internacionales por el asunto de los derechos humanos. En febrero pasado, este país, volvió a co-patrocinar el Proyecto de resolución contra Chile, conjuntamente con Grecia y Dinamarca en la Comisión de Derechos Humanos en Ginebra.” Del Embajador chileno en los Países Bajos al Ministro de Relaciones Exteriores. La Haya 23 de noviembre de 1982. Nr. 818/24. Fondo Países. Países Bajos. Archivo General Histórico. Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile. Santiago de Chile.

332 (ARA), National Archives Cabinet Minutes. 14th September 1973, (citado en Malcontent, 2003: 235).

333 Jan Pronk. Entrevista con la autora. La Haya, 22 de septiembre de 2013.

334 Chili-Komitee Nederland; Transnational Institute; Research-group MOL, 1980. En: Box 41-62. Chili Komitee Nederland. Archief Chili Komitee Nederland. Instituto Internacional de Historia Social. Amsterdam.

335 Antes del caso chileno, los Países Bajos nunca había tenido que hacer frente a la acogida de un gran número de refugiados políticos. Incluso con la crisis de los refugiados de Hungría en 1956, la escala había sido mucho menor. Un ejemplo de esto fue el escándalo reportado por varios periódicos de la época, sobre la negativa inicial del embajador holandés en Chile para recibir refugiados políticos en la Embajada en Santiago en 1973. Ante la insistencia tanto de los miembros del gabinete como de la prensa, el Ministro de Asuntos Exteriores Van der Stoel tuvo que aclarar públicamente que el embajador Goedhart había entendido mal sus instrucciones, ya que los Países Bajos habían abierto sus puertas a los refugiados políticos de la embajada. Ver la prensa holandesa de la época en: Carpeta Número 560. Corr. and doc. 1973-74. En Archivo de la Internacional Socialista. Instituto Internacional de Historia Social, Amsterdam.

336 El caso de Chile, como ya se ha mencionado, se enmarcó dentro del enfoque de Jan Pronk hacia el mundo en desarrollo. Durante su etapa como ministro, se centró en proporcionar ayuda a los países que habían introducido reformas socio económicas, incluyendo países comunistas como Cuba, Vietnam reunificado y Mozambique. Como Hellema señaló, “El enfoque de Pronk despertó mucha controversia en La Haya, pero tuvo, en retrospectiva, resultados limitados. No obstante, a que algunas decisiones de Pronk, tales como la ayuda a Cuba y Vietnam fueron pronto revocadas por sus sucesores, el nivel de ayuda holandesa en relación al PIB, permaneció alto” (Hellema, 2010: 77). Este no era el caso de la cooperación holandesa con los refugiados chilenos, la que se mantuvo incluso bajo coaliciones más conservadoras.

337 Duco Hellema. Entrevista con la autora. Utrecht, 24 de agosto de 2015.

338 Si bien el gobierno Den Uyl y el PvdA en particular apoyó fuertemente a la causa chilena, la democracia cristiana holandesa, unificada desde 1980 en el partido Christen-Democratisch Appèl (CDA), contribuyó también de múltiples maneras con la resistencia democrática en Chile. En su caso, la ayuda se canalizó a través de ONGs como CEBEMO, en donde destaca el rol de su director Jos van Gennip y se dirigió a iniciativas vinculadas a la Iglesia Católica y a proyectos de desarrollo al interior de Chile. Ver Vrijsen (2005).

339 El apoyo del gobierno holandés al caso chileno no solo se mantuvo dentro de los marcos de políticas institucionales. En muchas ocasiones, el primer ministro Den Uyl, sus ministros y miembros del parlamento no solo del PvdA, sino que también de la democracia cristiana y otros, participaron en manifestaciones públicas en contra de la Junta Militar. Su presencia en este tipo de protestas fue ampliamente cubierta por los periódicos holandeses, lo que contribuyó al impacto mediático de la solidaridad hacia Chile.

340 Para mayor detalle sobre la amplia respuesta de solidaridad que la causa chilena despertó entre la sociedad holandesa ver Perry (2016) y De Kievid (2013).

341 Jan Pronk. Entrevista con la autora. La Haya, 22 de septiembre de 2013.

342 Subsecretario de Relaciones Exteriores, dirigido al Embajador de Chile en los Países Bajos. Santiago 16 de junio de 1978. Nro 12. Fondo Países. Países Bajos. Archivo General Histórico. Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile. Santiago de Chile.

343 Comunicado de prensa. Misión de la Internacional Socialista a Chile. Chile. Corr. and doc. 1973-74. Socialist International, Comisco y SILO. Archivo de la Internacional Socialista. Instituto Internacional de Historia Social, Amsterdam.

344 Texto del telegrama mandado el sábado 6 de octubre de 1973 al Secretario General de Naciones Unidas, Kurt Waldheim, por la Delegación de la Internacional Socialista a Chile (30 septiembre- 5 octubre 1973). Chile. Corr. and doc. 1973-74. Box 520. Archivo de la Internacional Socialista. Instituto Internacional de Historia Social, Amsterdam.

345 Vrij Nederland 13 de octubre de 1973. Chile. Corr. and doc. 1973-74. Box 560. Archivo de la Internacional Socialista. Instituto Internacional de Historia Social, Amsterdam.

346 De hecho, en un reporte realizado por la embajada chilena sobre la cobertura mediática en referencia a Chile, ante la pregunta “Líderes de opinión que actúan en contra de los intereses de Chile”, la respuesta es “a) Ministro de Cooperación al Desarrollo, Señor Jan Pronk. b) Primer Ministro, Señor Joop Den Uyl c) Parlamentario, Señor Van der Spek d) Alcalde de Rotterdam, André Van der Louw” Del Encargado de negocios de Chile en los Países Bajos. Al Ministro de Relaciones Exteriores. La Haya, 6 de Mayo de 1977. Nr. 206/1. Fondo Países. Países Bajos. Archivo General Histórico. Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile. Santiago de Chile.

347 Saskia Stuiveling. Entrevista con la autora. La Haya, 16 de agosto de 2013.

348 Ibidem.

349 El caso al que hace referencia el título responde a una importante campaña de protesta organizada por el Chile Comité, el año 1976, para evitar una millonaria inversión del grupo Stevin en Chile. En julio de 1975, El Grupo Stevin había recibido un permiso del régimen militar para invertir 62,5 millones de dólares en la extracción de oro, plata, platino y otros minerales de la costa chilena. Esta cifra habría convertido al grupo Stevin en el mayor inversor extranjero en Chile. Sin embargo, animado por la campaña del Chile Comité, los Municipio de Groningen y Rotterdam, amenazaron con cancelar los contratos con el Grupo Stevin si invertía en Chile. Finalmente, la inversión no se llevó a cabo. Jan Joost Teunissen. Entrevista con la autora. Amsterdam, 14 de mayo de 2013.

350 André Van der Louw “Rotterdam and Chile. Rotterdam and Stevin” en International Spectator No 6. 1977. Documento adjunto. Del Embajador chileno en los Países Bajos al Ministro de Relaciones Exteriores. La Haya, 25 de agosto, 1977. Nr. 377/151. Fondo Países. Países Bajos. Archivo General Histórico. Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile, Santiago de Chile.

351 Luis Jerez, socialista e integrante fundador del INC, sostuvo sobre la idea de Orlando Letelier: “Tempranamente entendió que la vuelta a la democracia no era tarea de compartimentos estancos empecinados, más en el póker de las culpas que en la necesidad de golpear juntos” (Jerez, 2007: 357).

352 Jan Pronk. Entrevista con la autora. La Haya, 22 de septiembre de 2013.

353 Saskia Stuiveling. Entrevista con la autora. La Haya, 16 de agosto de 2013.

354 Carlos Parra en una carta enviada a Bernt Carlsson, secretario general de la Internacional Socialista, sostiene que el INC tiene un directorio compuesto casi enteramente por miembros del PvdA. Los directores son él y Jorge Arrate y los acompañan camaradas socialistas y radicales. “It is a safe assumption to say that it is a social democratic institute”. 15 de Julio de 1977. En: Chile. Seminar, Rotterdam. 1977. Box Número 1068. Socialist International, Comisco y SILO. Archivo de la Internacional Socialista. Instituto Internacional de Historia Social, Amsterdam.

355 Del embajador chileno en los Países Bajos al Ministro de relaciones Exteriores. La Haya, 29 de septiembre de 1977. Nr. 426/56. Fondo Países. Países Bajos. Archivo General Histórico. Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile. Santiago de Chile. La traducción al español de la interpelación es hecha por la embajada.

356 En dicha conferencia, organizada por el PvdA, la Internacional Socialista y el INC, cuyo tema central era el futuro de Chile, asistieron líderes internacionales como Willy Brandt, Bernt Carlsson, Gian Piero Orsello, Ina van den Heuvel, y chilenos como Anselmo Sule, Carlos Altamirano, Hortensia Bussi, entre otros. Además, Mario Soares y Olof Palme, quienes no pudieron asistir, mandaron sus discursos para hacerse presentes en la conferencia. Entre las resoluciones de la conferencia, se acordaron acciones para reforzar la solidaridad con Chile En: Chile. Standing Committee. 1975-1979. Número 562. Socialist International, Comisco y SILO. Archivo de la Internacional Socialista. Instituto Internacional de Historia Social, Amsterdam.

357 Por esta sugerencia de incorporar a los radicales, es que Arrate relata que cuando se reunieron él y Orlando Letelier con Jan Pronk para solicitar financiamiento, el proyecto ya venía con la aprobación de los radicales a través de su presidente, Anselmo Sule y el secretario de Relaciones Internacionales del Partido Radical, Carlos Parra. Jorge Arrate. Entrevista con la autora. Santiago de Chile, 26 de agosto de 2013.

358 Piet Bukman. Entrevista con la autora. Leiden, 15 de enero de 2016. Wim Meijer. Entrevista con la autora. Amsterdam, 10 de Marzo de 2016.

359 Ideas for the further development of the INC. 23 de Agosto de 1979. En: Board. Minutes of Meetings of the board 1977-1979. Box B. 92 A 1. INC. Archivos personales de Saskia Stuiveling.

360 De hecho, Otto Boye fue nombrado director del Instituto en 1979 junto a Jorge Arrate y Carlos Parra, y luego, en el año 1984, fue el encargado de trasladar el Instituto a Santiago.

361 Wim Kok. Entrevista con la autora. Amsterdam, 21 de enero de 2016.

362 Piet Bukman. Entrevista con la autora. Leiden, 15 de enero de 2016.

363 Saskia Stuiveling. Entrevista con la autora. La Haya, 16 de agosto de 2013.

364 Estatutos del Instituto para el Nuevo Chile. Escritura notarial 16 de mayo de 1977. Rotterdam. En Board. Minutes of Meetings of the board 1977-1979. Box B. 92 A 1. INC. Archivos personales de Saskia Stuiveling.

365 Carta de Carlos Parra a M. van Ditmarsch. 8 de septiembre de 1978. En Board. Correspondence 1977-1981. 1978. Box B. 92 A 1. INC. Archivos personales de Saskia Stuiveling.

366 Ideas for the further development of the INC. 23 de Agosto de 1979. En: Board. Minutes of Meetings of the board 1977-1979. Box B. 92 A 1. INC. Archivos personales de Saskia Stuiveling.

367 Jorge Arrate, entrevistado por P.R. van Dijk en el diario holandés NRC Handelsblad, 11 de septiembre de 1978. Documento adjunto. Del Embajador chileno en los Países Bajos al Ministro de Relaciones Exteriores. La Haya, 12 de septiembre de 1978. Nr. 451/133. Fondo Países. Países Bajos. Archivo General Histórico. Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile. Santiago de Chile.

368 Jorge Arrate. Entrevista con la autora. Santiago de Chile, 26 de agosto de 2013.

369 P.R. van Dijk en entrevista a Jorge Arrate en el diario NRC Handelsblad 11 de septiembre de 1978. Documento. Del Embajador chileno en los Países Bajos al Ministro de Relaciones Exteriores. La Haya, 12 de septiembre de 1978. Nr. 451/133. Fondo Países. Países Bajos. Archivo General Histórico. Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile, Santiago.

370 Ideas for the further development of the INC. 23 de Agosto de 1979. Board. Minutes of Meetings of the board 1977-1979. Box B. 92 A 1. INC. Archivos personales de Saskia Stuiveling

371 informe de trabajo de 1981. 18 de diciembre de 1981. Board. Minutes of Meetings of the board 1980-1988. 26 de noviembre de 1980. Box B. 92 A 1. INC. Archivos personales de Saskia Stuiveling.

372 Propuestas al consejo. 18 de diciembre 1981. Board. Minutes of Meetings of the board 1980-1988. 26 de noviembre de 1980. Box B. 92 A 1. INC. Archivos personales de Saskia Stuiveling.

373 A balance of seven years. Institute for the New Chile 1977-1984. 1985. En Board. Correspondence 1982-1985. Box B. 92 A 1. INC. Archivos personales de Saskia Stuiveling.

374 Tema Jurídico-Institucional: 24 publicaciones. Tema Internacional: 18 publicaciones. Tema Derechos Humanos: 5 publicaciones. Tema Sindicatos: 12 publicaciones. Tema Fuerzas Armadas y Política Militar: 24 publicaciones. Tema Mundo Cristiano: 12 publicaciones. Tema Grupos y movimientos sociales: 14 publicaciones. Tema Ideología y Educación: 16 publicaciones. Tema Economía: 22 publicaciones. Temas Políticos: 52 publicaciones. Tema Exilio: 4 publicaciones.

375 Boletín Internacional. Se publicaron 11 números hasta junio de 1983. Informe Mensual de Coyuntura política, que apareció mensualmente desde 1981. Cada número está constituido por aproximadamente 10 páginas de análisis realizado por el Taller Análisis Político, que trabaja en Santiago. Plural. Revista del INC que aparece dos veces al año. Contiene ensayos y entrevistas y los catálogos del INC. Ya en Santiago, se agrega la publicación de la Revista Giros Universitarios, que se encargaba del análisis de la situación universitaria. Ver en Sección Publication and Documentation (in chronological order). En Index Work. Box 9.1 A.1. INC. Archivos personales de Saskia Stuiveling.

376 13th Meeting of the board of directors. En: Board. Minutes of Meetings of the board 1980-1988. 26 de noviembre de 1980. Box B. 92 A 1. INC. Archivos personales de Saskia Stuiveling.

377 Propuestas al consejo. ESIN: Escuela Internacional de Verano. 18 de diciembre de 1981. En Board. Minutes of Meetings of the board 1980-1988. 13 de octubre de 1988. Box B. 92 A 1. INC. Archivos personales de Saskia Stuiveling.

378 Propuestas al consejo. ESIN: Escuela Internacional de Verano. 18 de diciembre de 1981. En Board. Minutes of Meetings of the board 1980-1988. 13 de octubre de 1988. Box B. 92 A 1. INC. Archivos personales de Saskia Stuiveling.

379 La temática tratada en el primer cuaderno del ESIN, en reflejo de la I ESIN, fue en torno al patriarcado y al feminismo contemporáneo. En la editorial, Jorge Arrate, sostuvo que quien cree en la necesidad de una sociedad más justa y humana, denominada por algunos como “socialista”, debe emprender una empresa más comprehensiva que solo cambiar las relaciones sociales de producción. “No habrá sociedad más justa y humana sin cambiar la vida, la cotidiana vida, y superar los signos, formas, sacramentos y hábitos que la caracterizan” Esta empresa, dice Arrate, llama a cerrar el trecho entre “deber ser y deber hacer”, difícil convergencia, a la que, entre otras, invita la temática planteada por el feminismo contemporáneo (Arrate, 1981).

380 A balance of seven years. Institute for the New Chile 1977-1984. 1985. En Board. Correspondence 1982-1985. Box B. 92 A 1. INC. Archivos personales de Saskia Stuiveling.

381 Síntesis de Actividades. Primer Semestre de 1986. En Box B. 9.6 A 1. INC. Archivos personales de Saskia Stuiveling

382 No fue posible encontrar el detalle de los asistentes a la VI ESIN.

383 Jorge Arrate, Instituto para el Nuevo Chile. Informe de Actividades INC. 1988. Box B. 9.6 A 1. INC. Archivos personales de Saskia Stuiveling.

384 Informe de actividades. Instituto para el nuevo Chile. Año 1989. Box B. 9. 6 A 2 INC. Archivos personales de Saskia Stuiveling.

385 Resulta interesante el testimonio de Luis Guastavino, dirigente del PCCh sobre su participación de la Cuarta ESIN en Mendoza. A propósito del ambiente que acompañaba el intercambio de ideas, Guastavino sostuvo que eran conversaciones “en que se tratan todos los temas sin que la irracionalidad y la incivilidad política metan su cola, creando un clima de respeto”. De su experiencia como expositor en la escuela exponiendo el pensamiento del PCCh frente a la realidad en Chile, Guastavino sostuvo: “En la Escuela se produjo en torno a éstas y otras ideas, un gran debate, un debate que yo llamaría centripetante, hacia el centro de la unidad, con ese gran lema de la unidad en la diversidad” (Guastavino, 1984: 186-188).

386 Según Huneeus, Cuevas y Hernández (2014), dicha multiplicación de intelectuales en centros de pensamiento autónomos, con financiamiento extranjero, resultaron en la imposición de un estilo político que se guio más bien por la práctica científica basada en argumentos de autoridad con escaso debate público y participación, muy distinta a la práctica de los partidos políticos.

387 Acta de la reunión del Consejo del Instituto para el Nuevo Chile realizada el 13 de enero de 1985. Mendoza, Argentina. En: Box B. 9.6 A 1. INC. Archivos personales de Saskia Stuiveling.

388 Líneas de trabajo del INC-Santiago para 1987. En: Box B. 9.6 A 1. INC. Archivos personales de Saskia Stuiveling

389 Acta de la reunión del Consejo del Instituto para el Nuevo Chile, realizada en Mendoza el día 13 de enero de 1986. En: Box B. 9.6 A 1. INC. Archivos personales de Saskia Stuiveling.

390 Líneas de trabajo del INC-Santiago para 1987. En: Box B. 9.6 A 1. INC. Archivos personales de Saskia Stuiveling

391 Memorándum. Esquema de reorganización del INC. En: Board. Minutes of Meetings of the board 1980-1988. 13 de octubre de 1988. Box B. 92 A 1. INC. Archivos personales de Saskia Stuiveling.

392 En las disposiciones transitorias de la Constitución de 1980, se estableció que el año 1988 se desarrollaría un Plebiscito nacional para decidir si Augusto Pinochet se mantendría como presidente o no hasta el 11 de marzo de 1997.

393 Memorándum. Esquema de reorganización del INC. En Board. Minutes of Meetings of the board 1980-1988. 13 de octubre de 1988. Box B. 92 A 1. INC. Archivos personales de Saskia Stuiveling.

394 Instituto para el Nuevo Chile. Actividades 88. En: Box B. 9.6 A 1. INC. Archivos personales de Saskia Stuiveling.

395 Informe de actividades. Instituto para el nuevo Chile. Año 1989. Box B. 9. 6 A 2 INC. Archivos personales de Saskia Stuiveling.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search