Version classiqueVersion mobile

Exilio y Renovación

 | 
Mariana Perry Fauré

Capítulo 3. El escenario del exilio: Europa occidental y la experiencia chilena

Texte intégral

1La crisis generalizada que desató el golpe militar en Chile inauguró complejos procesos políticos cuyas consecuencias son posibles de constatar en la actualidad. Un país con tradición democrático-republicana se vio forzado a adaptarse a un sistema autoritario de gobierno y a un nuevo tipo de desarrollo económico, alterando radicalmente las reglas del juego político-institucional. En este contexto, el grupo más afectado por estos cambios fue la izquierda en general, que sufrió una activa campaña de represión por parte del régimen militar. Por consiguiente, de detentar el poder liderando el gobierno entre 1970 y 1973, los militantes de los partidos y asociaciones políticas que participaron en el gobierno de la UP, junto con simpatizantes de izquierda, pasaron a ser marginados del sistema político ya sea a través de la prisión, la desaparición o el exilio. Este último fue un proceso fundamental, en cuanto se constituyó como el espacio que recibió a una comunidad de chilenos que debieron procesar la dramática derrota de un proyecto político y la pérdida de una democracia que se pensaba asegurada. Al acompañar dicho proceso, el impacto del entorno adquirió un protagonismo especial, puesto que fue testigo de un replanteamiento esencial por parte de estos agentes políticos.

2En consecuencia, el presente capítulo tiene como objetivo dibujar el escenario que recibió a la comunidad política en el exilio e iluminar la importancia del contexto en la generación del proceso de reflexión política que condujo a la Renovación en un importante sector de la izquierda chilena. Así, se sostiene, que dicho proceso estuvo determinado principalmente por dos factores. Por un lado, el proceso interno de análisis y aprendizaje realizado por los líderes políticos en el exilio a propósito del fin del proyecto político contenido en la UP. Por otro lado, el escenario internacional, el que a través de los planteamientos intelectuales europeos derivados del golpe y del reconocimiento internacional de la actividad política en contra del régimen militar, afectaron y modelaron los caminos de la reflexión política de los líderes de los partidos políticos de izquierda. Es decir, se sostiene que fue la organización de redes de solidaridad, nutridas por el particular momento político que vivía Europa Occidental, el puente entre el contexto europeo y el exilio chileno. Redes que, organizadas bajo la bandera de la defensa de los derechos humanos, se transformaron en el principal vehículo a través del cual, los líderes políticos se pusieron en contacto con las ideas y prácticas circulantes de Europa Occidental, influenciando de manera determinante el camino de reconstrucción política que condujo a la Renovación entre un determinado sector de la izquierda chilena en el exilio. Se sostiene además que las ideas circulantes en Europa se encontraban también en un período de reconfiguración profunda, por lo que se buscará identificar qué rol jugó el caso chileno en las discusiones europeas.

3En vista de lo anterior, la primera sección del presente capítulo busca proveer de herramientas teóricas para aplicarlas al caso concreto del exilio chileno en Europa Occidental. Una segunda sección, busca identificar el contexto intelectual y político del escenario al que llegaron los chilenos, así como también las raíces de los debates políticos que afectaron en la reconstrucción de la izquierda y las razones de la positiva recepción que la causa chilena tuvo en el escenario europeo. Una tercera sección aborda el reconocimiento tanto desde la sociedad civil como desde los gobiernos a la lucha política de los chilenos a través de la organización de redes transnacionales de solidaridad. Estas fueron fundamentales en la vinculación entre el escenario político europeo y la comunidad chilena, determinando profundamente el carácter que adquirió la reflexión de la elite política chilena.

Activismo político en el exilio

  • 138 Líder político del socialismo chileno. Ocupó cargos de relevancia durante el gobierno de la Unidad (...)

4La reflexión política en el exilio fue sumamente compleja y varió dependiendo de distintos factores, entre ellos el destino del exilio. Jorge Arrate138, líder político y exiliado, distingue tres espacios según el país de acogida para comparar las distintas experiencias en el exilio:

América Latina, Europa occidental y Europa del Este, sin considerar otras realidades particulares como Estados Unidos, Canadá y Australia. Con el tiempo surgirán de esa matriz exiliados de muy distinto tipo. Efectivamente la residencia prolongada en cualquiera de aquellos sitios generaría un proceso imperceptible (…) lo que se consideraba propio, se iría desdibujando ante el empuje de lo ajeno. Y algo de lo ajeno comenzaría a ser propio (Arrate, 2007: 49-50).

5Debido a la magnitud de la problemática, se precisa acotar el campo de estudio del presente capítulo. En este sentido el foco estará puesto en el grupo político que vio su propio proceso de reflexión política impactado por las ideas y prácticas circulantes en el escenario europeo occidental de fines de los 1970s. Grupo representado centralmente por sectores del Partido Socialista de Chile (PSCh), del Movimiento de Acción Popular Unitaria en sus dos versiones (MAPU) y de la Izquierda Cristiana (IC). Dicha selección se deriva de la magnitud y complejidad del proceso político de estos exiliados en particular. Haber predicho que estos líderes políticos, que como fue abordado en el capítulo anterior, eran guiados por ideologías radicalizadas, iniciarían el proceso conocido como la Renovación política, y además serían protagonistas de una transición pacífica y pactada con el régimen militar a fines de la década de 1980, habría sido impensable. En este punto se torna necesario aclarar que si bien el proceso de Renovación no se limitó al espacio del exilio, pues tuvo importantes representantes desde el interior de Chile durante el período del régimen militar, el presente capítulo se ocupará del desarrollo político intelectual de aquellos líderes políticos que durante su período en el exilio comenzaron a plantearse interrogantes esenciales tanto en el ámbito de la estrategia como en ideales políticos, marcando la dirección de su evolución política.

6Sobre el exilio, es necesario precisar algunos puntos que serán fundamentales a la hora de abordar la temática propuesta. En primer lugar, es importante señalar que, de acuerdo a la literatura especializada, el quiebre espacio-temporal desatado por el exilio termina con las certezas básicas desde donde se origina la identidad tanto individual como colectiva. Para el caso del exilio político, a este nuevo estado de incertidumbre identitario, se le suma la percepción de fracaso del proyecto político que generó el exilio. Por lo tanto, el exilio antecede una reconstitución de certezas y paradigmas políticos en nuevos escenarios políticos sociales (Bolzman, 1990; Cornejo, 2008). Esta dualidad temporal inunda la actividad del exiliado en el país de recepción y genera una reinterpretación del pasado en base a los nuevos incentivos recibidos en la situación presente. Para Sznajder y Roniger (2009), el espacio del exilio es la antesala para la reflexión y el cambio, tanto a nivel personal como colectivo, ya que la dinámica en sí promueve una constante redefinición de las premisas culturales y políticas y de las imágenes colectivas que hasta hace muy poco se creían inviolables. Además, el exilio no solo contiene la reflexión de estos agentes políticos, sino que también representa el encuentro y comunión de dos culturas o sistemas de referencia ontológica diferentes. Es un espacio de contacto, en donde el exiliado activo en política actuará de agente mediador entre sociedades con ideas y prácticas políticas diversas.

7Así el espacio del exilio es testigo activo y participativo de una transformación ideológica generada por la reflexión en torno a la condición misma del exilio, y por la constatación de fracaso del proyecto político. Además, es espacio de la lucha política que el exiliado gestiona desde el exterior para conseguir las garantías que permitan su retorno. La condición impuesta del exilio político genera un vínculo con la tierra de origen que alimenta una devoción constante en la tarea de construir las garantías que permitan el retorno. Esto resulta particularmente importante para el caso a analizar, ya que toda la reflexión política resultante de la experiencia traumática del golpe, se tradujo en una incansable actividad política desde el exterior para lograr derrotar a la dictadura y su retorno a Chile. Esta actividad política se desarrolló en un escenario que no solo recibió a los exiliados, sino que además cooperó con su afán de denuncia resaltando de manera especial el contexto político de Europa Occidental.

  • 139 Los cerca de 200.000 exiliados se establecieron entre 110 y 140 países, de los cuales cerca de un t (...)

8La recepción europea en gran medida apoyó la actividad política de los exiliados chilenos volviéndose un factor más a considerar en su procesamiento intelectual.139 Lo anterior es respaldado por Yossi Shain (2005), quien sostiene que el reconocimiento internacional a la actividad política del exiliado determinará en gran medida el carácter de la lucha en el exterior y a la reflexión política de quienes vuelvan a hacerse cargo de la política del país de origen una vez derrotado el régimen anterior. En la misma línea, Sznajder y Roniger (2009) sostienen que a pesar de que el exilio es restrictivo en el corto plazo, también puede representar mayores libertades en el escenario internacional, en donde la exposición a distintas instituciones e ideas, fuerza procesos de cambio tanto individuales como colectivos.

9La llegada de los exiliados chilenos a Europa occidental durante los 1970, los expuso a una serie de debates ideológicos y políticos, diversas propuestas institucionales y una amplia plataforma internacional que contribuyó a dar forma a su actividad política. Desde esta perspectiva, y de acuerdo con Katherine Hite, la influencia de los sesenta y su fuerte carga ideológica sobre la juventud no puede dejar de enfatizarse (Hite, 2000: 17). Este conjunto de factores derivó en una positiva recepción de la “causa chilena” en Europa. Para efectos prácticos, este escenario, como establece Shain (2005), está dividido en dos amplios segmentos que sirvieron tanto de apoyo a la causa política de los chilenos como de marco institucional para el intercambio y circulación de ideas que acompañó el proceso de transformación ideológica. Estos segmentos son, por un lado, los gobiernos y por otro, la sociedad civil. Esto comprueba la importancia del escenario que recibió a los exiliados y entrega nuevas luces para el análisis de este período en la historia del pensamiento político chileno.

10Finalmente es necesario tomar en cuenta que la experiencia del exiliado político, al igual que el proceso de aprendizaje político a la luz de una crisis o trauma, variará enormemente. La teoría da cuenta que aspectos tales como la historia personal, el grado de formación política y profesional, el origen social, edad, entre otros, determinan en gran medida la orientación que se le otorgue al período del exilio.

11A partir de lo anteriormente expuesto, es posible conjugar los conceptos de crisis y exilio que determinaron la experiencia de los líderes políticos de izquierda exiliados en Europa Occidental. Según su historia personal, su historia partidista y su condición de exiliados políticos, este grupo de personas emprendieron un proceso de Renovación política alimentada tanto por su propia experiencia como por el contexto que los albergó y que sirvió no solo de escenario sino de marco referencial para el desarrollo político-intelectual de los exiliados chilenos en el exilio.

El escenario europeo occidental de los 1970: raíces de la reacción a la “causa chilena”

12El año 1968, heredó en la sociedad europea, -siguiendo a Anderson (1991)- una “comunidad revolucionaria imaginada”, en donde los casos simbólicos de resistencia se instalaban en el centro de la preocupación de los activistas. En este sentido, la causa chilena, adquirió un espacio privilegiado en el debate mundial. Particularmente en Europa, los acontecimientos que se desarrollaban en Chile fueron seguidos con atención por estos activistas quienes veían al proyecto de la UP como posible modelo a seguir. ¿Por qué un país al sur del mundo se convirtió en un símbolo indiscutido en la política mundial de la segunda mitad del siglo XX, atrayendo la atención global como ningún otro caso?, ¿Por qué Chile concentró tal compromiso internacional? En esta sección se da respuesta a estas interrogantes con el objetivo de comprender las raíces de las reacciones al golpe militar chileno en Europa Occidental para posteriormente analizar cómo estas reacciones incidieron en la reflexión política chilena en el exilio. Un primer elemento para considerar es la emergencia de una “nueva izquierda” de carácter internacionalista en el escenario europeo, que preparó el camino hacia la positiva recepción de la causa chilena. En este escenario se desarrollaron las discusiones políticas en torno a socialismo y democracia a ambos lados de la cortina, y que afectaron de manera central las reflexiones políticas de los chilenos. Asimismo, se considera importante destacar los tempranos vínculos entre activistas de izquierda europeos con el gobierno de la UP; vínculos que se vieron acompañados por una importante resonancia mundial frente a la elección de un presidente marxista por medios electorales. A continuación, se revisarán las evaluaciones y análisis que el golpe de Estado provocó en Europa. Lo anterior entrega las herramientas para comprender la singularidad de la respuesta europea al golpe de Estado a través de medidas gubernamentales concretas y organizaciones solidarias para recuperar la democracia en Chile.

La nueva izquierda y su impacto en el ordenamiento ideológico de Europa

13La prosperidad y estabilidad alcanzada en Europa tras la Segunda Guerra Mundial habían requerido un alto grado de consenso entre los partidos políticos. Dichos acuerdos en los contextos locales europeos habían sido también fomentados por las tensiones propias de la Guerra Fría, disminuyendo los conflictos internos. Tony Judt caracterizó este período como “verdaderamente post ideológico” (Judt, 2005: 362). Desde 1950 los partidos tradicionales habían alterado sus discursos para adaptarse al espíritu pragmático. Asimismo, la izquierda de Europa occidental se había vuelto más gradualista, compartiendo en algunos casos el poder con el centro. En este sentido, la izquierda europea, organizada siempre a través de partidos institucionales (comunismo y socialdemocracia), promovía los cambios a través de maniobras parlamentarias al interior del poder establecido. La revolución como mecanismo y fin ya había sido descartada (Horn, 2007). Los socialistas hablaban menos de nacionalización y más de solucionar problemas técnicos derivados del crecimiento económico. El primer partido marxista de Europa occidental, el Sozialdemokratische Partei Deutschlands (SPD) decidió, en 1959, renunciar a la doctrina marxista como principal guía y basarse en la social democracia como un set de objetivos políticos pragmáticos designados a establecer un modo de vida, no una revolución (Paxton, 1975). Los partidos comunistas por su lado, salvo el caso italiano como se verá más adelante, se habían retirado hacia los márgenes existiendo una suerte de despolitización frente a la tecnocratización de la post guerra. A lo anterior se sumó que luego de la invasión soviética a Hungría el año 1956, el comunismo estalinista había caído en desgracia para amplios sectores, especialmente las nuevas generaciones. Así, entre 1956 y 1968 el marxismo en Europa vivió en un estado de “animación suspendida” (Judt, 2005: 401).

14Desde el Este de la cortina, se había llevado a cabo un proceso similar. Para 1960 el proceso industrializador había dado paso a una clase media educada y con expectativas de paz, seguridad y bienestar. Lo anterior, junto con el contexto post-estalinista en la Unión Soviética, había dado lugar a nuevas exigencias de espacios de libertad de expresión y de acceso a mejores y mayores bienes de consumo (Hughes, 1976).

15Como reacción a esta izquierda “suspendida”, surge una nueva corriente de izquierda disidente que, desde Europa occidental, criticaba la falta de renovación ideológica, la estrategia reformista de participación en las instituciones y las estructuras jerárquicas. Desde el este se les acusó de haberse convertido en burócratas inflexibles que no dejaban espacio a ningún tipo de izquierda alternativa (Mark y Gildea, 2013; Fink, Gassert y Junker, 1998). Esta nueva corriente, recibía a todos aquellos disconformes con las maneras tradicionales de la izquierda. Desde marxistas, socialdemócratas hasta católicos, la nueva izquierda albergó a una gran variedad de tendencias. A pesar de su naturaleza pluralista y ecléctica, es posible identificar algunos puntos en común que permiten su análisis. Su formación inicial se atribuyó a un grupo de intelectuales quienes, a través de sus trabajos en revistas con prestigio internacional, dieron forma a una nueva manera de abordar la realidad proveyendo de argumentos y eslóganes llamativos para los activistas, superando las ortodoxias de una izquierda que se asumía anticuada. En la figura de intelectuales como, C. Wright Mills (1916-1962), E.P. Thompson (1924-1993), Louis Althusser (1918-1990), Raymond Williams (1921-1988), Edgar Morin (1921-), Cornelio Castoriadis (1922-1997), Lelio Basso (1903-1978) y Raniero Panzieri (1921-1964), entre otros, se encontraron en los esfuerzos para reformular la izquierda europea.

16Dentro de este grupo de intelectuales, se destacó la figura de Herbert Marcuse, quien le aportó a la formación de la nueva izquierda la crítica a la tendencia de la civilización moderna de integrar la potencial oposición a las estructuras represivas del Estado contemporáneo liberal, pero igualmente autoritario (Horn, 2007). En su obra One-Dimensional Man publicada en 1964, Marcuse, les asignaba responsabilidad a los estratos marginales, para lograr el cambio revolucionario que hacía falta en la sociedad, a la que acusaba de crear falsas necesidades en función del consumo y la producción en masa. Así, asignando a los marginados de las sociedades industrializadas avanzadas el rol protagónico, logró cautivar el espíritu juvenil de una generación que no se sentía representada en el acontecer mundial (Horn, 2007). Así, la nueva izquierda apeló a enfatizar los movimientos de base social en oposición a los partidos políticos tradicionales con el objeto de descentralizar la toma de decisión, favoreciendo un marxismo desconectado de las prácticas e ideologías de los partidos comunistas en el poder (o fuera de él). En este sentido, la nueva izquierda –siguiendo a Marcuse- les otorgaba a nuevos agentes sociales, tales como intelectuales, estudiantes y -lo que será importante para la simpatía con las revoluciones en América Latina: campesinos del Tercer Mundo- el rol de ser el agente del cambio social (Horn, 2007). Por otro lado, si bien no había homogeneidad en torno a la naturaleza revolucionaria de los cambios dentro de la nueva izquierda, estos activistas abogaban por cambios estructurales y en circunstancias de estallidos revolucionarios generalmente se le encontraba a la vanguardia de procesos radicales o movimientos sociales. Desde el este, las aspiraciones de reforma del comunismo tradicional en el poder se expresaron en distintos grados entre 1956 y 1968, motivados por un retorno del impulso revolucionario del pensamiento y práctica temprana del comunismo y por la ambición de volver a un proyecto comunista más acorde con las sociedades modernas (Bracke, 2014; Suri, 2003).

  • 140 Intelectuales como E.P. Thompson, Louis Althusser y Perry Anderson se insertaron en el debate sobre (...)

17Para la nueva izquierda la sociedad a la cual aspiraban se derivaba no solo de una revolución en términos económicos –como se planteaba la izquierda tradicional- sino que apuntaban también a una revolución cultural con nuevas formas de relacionarse y vivir. En última instancia la revolución de la nueva izquierda era anti-jerárquica, anti-institucional y antiburocrática y ponía su énfasis en la autodeterminación y la autogestión. Así se rescató un problema central que había estado marginado de los programas de gobierno marxistas: el lugar y el sentido de la libertad individual en el socialismo (Bracke, 2014).140 En este sentido, tanto el rol del individuo como de la voluntad general eran trascendentales para el cambio radical, por lo tanto, todo ejemplo de voluntad revolucionaria era asignado como modelo. Desde aquí se puede identificar la alta preocupación por los eventos revolucionarios en otras partes del mundo. Si la represión en Hungría en 1956 había impulsado su emergencia, la revolución cubana y los tempranos movimientos estudiantiles en Turquía, Corea del Sur y Japón serían ejemplos que seguir para esta nueva izquierda que identificaba a diversos movimientos sociales a ambos lados de la cortina (Horn, 2007). Este enfoque fueron la antesala de la atención generada por los cambios revolucionarios que se desarrollaron en Chile en la década siguiente.

Lenguaje común y contenido diverso: de Praga a París

  • 141 Westad (2005: 158) llama “malentendidos creativos” a la inspiración, que casos como los de Vietnam (...)

18Gracias a la flexibilización de las fronteras en el marco de la Détente una gran circulación de personas y textos recorrieron los escenarios en Europa y Estados Unidos, otorgando un carácter pronunciadamente internacional a las protestas (Hanhimäki, 2015; Bracke, 2014). Esto permitió el contacto entre jóvenes de ambos lados de la cortina volviéndose experiencias fundamentales para la formación del contenido y la forma de sus propias protestas, acentuando la idea de una comunidad revolucionaria imaginada. El éxito de la revolución castrista en Cuba y la lucha de Vietnam del norte en contra de Estados Unidos, sirvieron de inspiración y sentido de unidad a los jóvenes activistas a lo largo del globo. Los activistas se unían en un sentimiento revolucionario que se desmarcaba de los contextos locales, creándose lo que Suri llama un “lenguaje internacional del disenso” (Suri, 2003: 3). Esta idealización del concepto de revolución trascendió y se usó como lugar común entre los activistas. Se apoyaron todos los movimientos revolucionarios, particularmente aquellos llevados a cabo en el “tercer mundo” y se usaron como modelos para aplicarlos a su propia realidad, sean éstos, un contexto colonial, economías occidentales basadas en el mercado o regímenes comunistas (Bracke, 2014). El alcance del concepto idealizado de revolución era equívoco y flexible. Podía ser una revolución política que se orientaba a conseguir mayor democracia justificando el uso de la violencia de ser necesario. O podía ser una revolución cultural que contenía desde la alteración de las relaciones sociales, pasando por diversas concepciones de género, liberación sexual o el solo hecho de adoptar un estilo de vida revolucionario (Mark y Gildea, 2013; Bracke, 2014). Esta flexibilización del término lograba aunar a todos los movimientos dentro de un mismo paragua, aglutinado por conceptos tan amplios como juventud, revolución e inconformismo.141

19Ahora bien, si los contactos y la circulación de textos, música, moda e ideas sirvieron para consolidar un lenguaje común entre los jóvenes, también permitió constatar las diferencias entre un lado y otro de la cortina de hierro, lo que afectó profundamente su radicalización.

Para aquellos activistas que criticaban el socialismo real desde la izquierda, visitas al occidente podían resultar inspiradoras puesto que proveían evidencia de la existencia de una cultura de izquierda democrática de base que contrastaba fuertemente con la aparente esterilidad de su propio socialismo de Estado (Mark y von der Goltz, 2013: 135).

  • 142 En Chile, las reacciones frente a la intervención soviética en Praga no se hicieron esperar. El PCC (...)

20La “primavera de Praga” en enero de 1968, enmarcada en el contexto de Détente tuvo como eje central la preocupación de cómo vincular justicia social con libertad, o en palabras de Vladimir Kusin; cómo desarrollar “una forma social justa de democracia” (Bracke, 2008: 1737). Las demandas se descomponían en mayor soberanía nacional frente al dominio de la Unión Soviética. Asimismo, se demandó mayores espacios de expresión buscando mayor libertad individual frente al control del Estado. A su vez se buscaba superar el pasado estalinista con el objeto de establecer un pluralismo político que permitiera la libertad socio-económica y la autogestión en las organizaciones sindicales y laborales. En definitiva, se buscaba reemplazar los gobiernos autoritarios en pos de una democracia liberal (Bracke, 2008; Fink, Gassert y Junker, 1998). La severa represión de la Primavera de Praga por parte del ejército soviético terminó con las esperanzas de reformar los “socialismos reales” desde dentro. Leonid Brezhnev justificó la intervención militar argumentando que los Estados socialistas estaban obligados a intervenir para salvaguardar el régimen socialista de otro Estado.142

  • 143 Para adentrarse en el tema de la vinculación chilena con el mayo francés ver el trabajo de Yanko Go (...)

21El caso de las protestas en París ese mismo año, si bien también apelaba a mayores libertades, se centraba en apelar a una revolución total que cambiara las formas institucionales de la democracia instaurada desde la Segunda Guerra Mundial, en contraposición a una reforma dentro de las instituciones establecidas y guiadas por partidos políticos. El movimiento de mayo en París (o en Alemania occidental o Estados Unidos), actuaba bajo el convencimiento que las restricciones autoimpuestas del socialismo democrático al modelo del Estado de bienestar, junto con las perversiones del comunismo bajo el período estalinista, habían perjudicado el contenido emancipatorio de los movimientos socialistas y comunistas. Esta pérdida del convencimiento de la posibilidad de una utopía social provocó una incapacidad de los partidos tradicionales de izquierda de ofrecer una alternativa real frente al status quo. Frente a la situación descrita, los activistas de los movimientos en Europa Occidental proponían una reinterpretación de la teoría marxista, acentuando los aspectos de alienación y no de explotación desde los escritos más tempranos de Marx, combinándolo con los postulados del existencialismo y el psicoanálisis en boga para liberarlo de la parálisis provocada por la institucionalización. Se proponía a su vez un nuevo modelo de sociedad socialista, en donde se debía eliminar la alienación del individuo en las prácticas de cada día, así como en las relaciones sociales y sexuales. Además, el individuo debía liberarse de la subordinación al colectivo distanciándose de lo que interpretaban ocurría en los socialismos reales. La premisa era que cambios en el ámbito cultural debían preceder a transformaciones sociales y políticas, así se debían generar nuevos estilos de vida y modos de comunicación para crear nuevos ideales culturales. En términos organizacionales, el movimiento ponía énfasis en la acción más que en la organización asumiendo que a través de la acción se generaba la toma de conciencia y se transformaba al individuo. Finalmente, se asumía que los trabajadores ya no eran los únicos agentes de cambio social, sino que se incorporaban nuevos grupos tales como la nueva clase trabajadora educada, la joven elite intelectual y los grupos marginales de la sociedad (Gilcher-Holtey, 1998). Al igual que con el caso en el bloque oriental, el Estado en muchos casos reprimió fuertemente las manifestaciones de estos grupos.143

22En síntesis, las nociones de libertad y utopía que se encontraban en el centro de las protestas del 1968 en los bloques occidental y oriental, variaban enormemente. Las protestas en occidente veían a la democracia de post guerra como un obstáculo para la imposición de una utopía socialista generada desde las bases. Desde el Oeste se acusaba a los activistas del este de tener una “preocupación patéticamente burguesa por la democracia” (Mark y Gildea, 2013: 331) y por carecer de habilidad para promover una revolución que involucrara a los trabajadores. Mientras tanto, desde el este, no se entendía la obsesión de occidente con el marxismo, siendo que –en vista de su experiencia- era lo que ellos buscaban democratizar. Un protagonista del movimiento estudiantil en Polonia, Seweryn Blumsztajn, señalaba al respecto:

Tenía un sentimiento de conexión; conexión generacional y al mismo tiempo de absoluto malentendido. Tú sabes, su atracción por el marxismo… Eso era; nosotros estábamos luchando para obtener lo que ellos estaban rechazando- todo eso es muy obvio. Para nosotros la democracia era un sueño -pero para ellos era una prisión. Por lo que yo simplemente no podía comprender; su comunismo, toda esa ideología de izquierda (Mark y Gildea, 2013: 331).

23En un artículo publicado en el diario ilegal de oposición Narodni noviny en octubre de 1973, la resistencia checa sostenía:

La izquierda en el oeste debe ser claramente informada que la solidaridad no va en una sola dirección. Uno no puede protestar en contra de la supresión de las libertades y los derechos humanos en Grecia, España, Brasil y muchos otros países capitalistas y guardar silencio e incluso aprobar cuando las mismas cosas pasan en países que se hacen llamar socialistas, bajo el pretexto que ese tipo de crítica se generaba “desde las manos de la reacción”. La supresión de derechos humanos y cívicos en los países socialistas es en sí misma la peor propaganda antisocial que pueda haber, y es en el interés de cualquiera que crea en el socialismo, tomar una posición abierta y de principios en contra de ello (Pelikán, 1976: 206).

24También se evidenciaba una diferencia entre movimientos al oeste y al este de la cortina con respecto a su relación con la violencia. Por un lado, para las democracias de Europa occidental, el ejercicio de la violencia era una opción válida para los movimientos estudiantiles (con grandes divergencias internas). Por otro, en el bloque comunista, las dictaduras eran tan férreas que la violencia política simplemente no era opción para los movimientos sociales de fines de 1960 (Mark y Gildea, 2013). De manera simplificada, Maud Bracke (2014) concluyó sobre los movimientos al este y oeste de la cortina que, mientras los países occidentales buscaban ser más socialistas, los regímenes del este buscaban volverse más democráticos. Esta tensión en torno a los conceptos de democracia y socialismo en el repertorio ideológico europeo de fines de los 1960 y comienzos de 1970 probó su trascendencia en la reflexión política de los exiliados chilenos, quienes incluyeron las reflexiones derivadas de los acontecimientos de 1968 a su propio proceso intelectual.

25En consecuencia, las experiencias revolucionarias de 1968 impulsaron en Europa Occidental una serie de replanteamientos y reflexiones en torno al marxismo y su rol en la sociedad, que dieron paso a nuevas propuestas políticas. Así, mientras el socialismo en tanto propuesta política renovaba sus planteamientos, la represión en el caso de Praga, condujo a un mayor fraccionamiento del movimiento comunista internacional, inspirando la independencia de importantes partidos comunistas de occidente, entre ellos el italiano.

26Así, mientras que, en el Este, los partidos comunistas en el poder criticaron y reprimieron las revisiones heterodoxas del marxismo, lo que les valió la consiguiente merma de apoyo al régimen, en occidente el marxismo adquirió nuevos enfoques con los conceptos revolucionarios de 1968, ajenos a la tradición soviética, dando paso a los que Horn llama “far left” (Horn, 2007). Buscando evitar los vicios de la vieja izquierda y los errores de la nueva izquierda, la far left se multiplicó en distintos movimientos políticos revolucionarios, siendo los principales los de orientación maoísta y los trotskistas. En sus inicios, inmediatamente después de 1968, la far left fue experimentada como un estilo de vida que contemplaba un alto compromiso e involucramiento político. Ya sea a través de la distribución de documentos políticos, actos en solidaridad con movimientos similares en distintas partes del mundo, o la instalación de cooperativas de diversa índole para fomentar la vida en comunidad, la far left convocó a más seguidores que lo que la nueva izquierda había logrado hasta entonces. Entre los años 1968 y 1976, la izquierda radical (categoría que unifica la nueva izquierda con la far left) en Estados Unidos y Europa Occidental, alcanzó su punto culmine de influencia en términos de membresía, distribución geográfica y profundidad social (Horn, 2007). No obstante, mientras la far left comenzó a rigidizar la membresía en estos nuevos movimientos revolucionarios, algunos partidos tradicionales como el Partido Socialista francés lograron combinar la tradición de la socialdemocracia con los conceptos más dinámicos derivados de 1968 tales como la descentralización de la toma de decisiones, una ampliación de la visión del socialismo y la noción de autogestión (Horn, 2007: 163).

27Dentro de este ambiente dinámico de búsqueda de nuevos referentes, algunos marxistas comenzaron a releer a Antonio Gramsci, quien proponía una actualización de Marx y una adaptación al siglo XX. Según Boggs (1976), Gramsci fue el único teórico que amplió, democratizó y enriqueció la teoría leninista de revolución social. A través de sus escritos, Gramsci valoró y apoyó la lucha ideológica orientada a crear una visión “contrahegemónica” del mundo que abarcaba la economía, la política, la cultura, la ideología y las relaciones sociales, y una estrategia organizativa que buscó superar el elitismo y autoritarismo del modelo leninista. Al igual que Rosa Luxemburgo en su momento, Gramsci buscó una estrategia política que se posicionara entre la social democracia y el leninismo. Boggs también sostuvo que Gramsci enriqueció la estrategia marxista de dos maneras principales. Por un lado, estableció que si el objetivo de la movilización era ser un fenómeno popular ésta debía asumir un carácter nacional, lo que implicaría agregar elementos de la historia y tradición local a la teoría. Por tanto, muchos marxistas desilusionados luego de las reacciones frente a los movimientos de 1968, se volcaron a Gramsci, quien legitimó múltiples vías para alcanzar el socialismo, abandonando el modelo soviético como única vía. Por otro lado, el marxismo de Gramsci mostró un camino abierto y no-sectario que apeló a los marxistas que se habían visto envueltos en el sectarismo autodestructivo de la nueva izquierda, así como para aquellos que aún podían concebir algún grado de unidad entre los partidos socialistas y comunistas (Kann, 1980: 261-262). La figura de Gramsci en esta época adquiere un rol relevante al presentar una forma actualizada y más escéptica del marxismo en contraposición al optimismo de la ilustración presente en Marx, Mao y Lenin. Este nuevo escepticismo producto de las experiencias catastróficas del siglo XX, y las políticas represivas en el marco de la Dètente, se resume en un “escepticismo de la inevitabilidad de la revolución, del resultado de la lucha de clases, y de la conciencia racional de los líderes y movimientos proletarios” (Kann, 1980: 266).

28De este modo, es posible observar que la década de los 1970 en Europa era un escenario de dinamismo político e intelectual que albergaba diversas tendencias y obligaba a constantes replanteamientos en la esfera de las ideas políticas, particularmente desde las izquierdas. Este dinamismo teórico dentro de la izquierda europea, y las lecciones extraídas tanto del origen de las protestas de 1968, como de sus consecuencias, iniciaron un debate que daría forma a las nuevas maneras de entender el marxismo en general y las consideraciones entorno al socialismo y la democracia en particular. La mencionada relectura de Gramsci generada por estos eventos, así como la aplicación de nuevas tendencias intelectuales en boga para leer a Marx, provocaron un fuerte terremoto intelectual para la izquierda en general, pero particularmente para el comunismo occidental.

29En este escenario tanto el triunfo del gobierno de la UP, como su fin, se transformaron en un insumo, tan importante como los eventos de 1968, para el debate político intelectual europeo. Esta pertinencia del caso chileno a los movimientos teóricos que se estaban experimentando, explica la fuerza que adquieren tendencias tan centrales como el Eurocomunismo el cual, como se verá en las siguientes secciones, tuvo un efecto trascendental en el pensamiento político chileno en el exilio. El escenario intelectual europeo y el caso chileno se transformaron en espejos que emanaron y recibieron influencias ideológicas que fueron centrales para las reflexiones políticas de la izquierda occidental. Asimismo, la conexión generacional provocada por el surgimiento de esta nueva izquierda a ambos lados de la cortina de hierro, y la instalación de una sensibilidad especialmente receptivas a propuestas innovadoras de revolución, explicaron las implicancias que el experimento chileno -de combinar socialismo y democracia de la mano de un gobierno popular-, tuvo para la nueva generación de izquierda surgida en Europa. En las siguientes secciones se identificará la vinculación tanto ideológica como política entre la vía chilena al socialismo de Salvador Allende con la reactivada política de izquierda europea de la década de 1970.

Vínculos de la izquierda europea con el gobierno de la Unidad Popular

  • 144 A propósito de los debates que la experiencia chilena suscitó en la izquierda internacional ver el (...)
  • 145 En el siguiente capítulo se tratará con mayor atención los vínculos entre la social democracia hola (...)

30Los tempranos vínculos de la izquierda europea con el gobierno de Allende fueron los primeros pasos en la atención destinada a Chile, lo que determinó la posterior reacción al golpe de Estado. La idea misma de una “vía pacífica al socialismo” había generado largos debates en las diferentes versiones de la izquierda europea y su triunfo electoral planteaba importantes desafíos tanto para la práctica como para la teoría socialista.144 Muchos revolucionarios europeos viajaron para ser testigos del gobierno de Allende, transformando a Chile en un lugar de encuentro internacional (Eckel, 2014). De hecho, muchos de estos activistas crearon comités de solidaridad con Chile en sus países de origen orientados a crear conciencia internacional tanto sobre el programa de la UP, como de las dificultades impuestas por factores externos, que el programa estaba experimentado.145

31En 1972, Santiago fue la sede de la Conferencia de Naciones Unidas sobre comercio y desarrollo (UNCTAD III), recibiendo representantes de todo el mundo, creando y reforzando vínculos personales tanto con Allende como con el programa de la UP. Bajo una gran cobertura mediática, Allende inauguró la conferencia con un discurso que acusaba a las naciones industrializadas de explotar a las naciones del sur. Lo anterior, le valió el apoyo ya no solo de la izquierda occidental, sino también de los países post coloniales y no alineados. En palabras de Steve Stern, “Chile, un país pequeño decidido a lograr la justicia social por medios democráticos, contra las probabilidades establecidas por un monstruoso poder que disemina la muerte y la destrucción en Vietnam, se erigió como el asediado pero orgulloso símbolo de un ansia más amplia.” (2006: xxiv).

32Por otro lado, la propia figura de Salvador Allende había adquirido fama internacional. A través de sus intervenciones en la Asamblea General de Naciones Unidas, en que denunciaba las intervenciones norteamericanas y la posición de los países del sur, los restablecimientos de relaciones con Berlín oriental, la Unión Soviética y países del bloque del este, desafiando el orden bipolar que Europa misma ya venía cuestionando, elevaron a Allende a una posición privilegiada en el mundo progresista. Esta imagen se consolidó con las circunstancias de su propia muerte, convirtiéndolo en, como expresa Jan Eckel, “un presidente que había proporcionado a los escolares un vaso de leche diario y había sido asesinado con fusil en mano; un valiente soldado de su propia visión política” (Eckel, 2014: 71).

  • 146 Para un acusioso trabajo sobre las relaciones interamericanas durante el período de la UP y el rol (...)
  • 147 The White House secret Memorandum for the President, “NSC Meeting, November 6—Chile,” November 5, 1 (...)

33Asimismo, estos tempranos vínculos de apoyo al gobierno de Allende se fortalecieron cuando se reveló la colaboración bajo mandato del presidente norteamericano Richard Nixon entre la CIA y la compañía norteamericana International Telephone y Telegraph (ITT) para desestabilizar el gobierno de Allende (Kornbluh, 2013). Este escándalo confirmó las sospechas de la izquierda nacional y mundial de la intervención norteamericana en Chile y agregó otro argumento más para posicionar el caso chileno como un símbolo de resistencia revolucionaria. Asimismo, demostró que el proyecto de Allende había concitado la atención no solo de la izquierda en general sino también de la derecha y de gobiernos conservadores como el de Nixon en Estados Unidos, que miraban con preocupación los efectos mundiales de un gobierno marxista elegido democráticamente.146 En el memorándum secreto que Henry Kissinger le envió a Nixon solo dos días después que Allende asumió la presidencia, es posible dimensionar la importancia del caso para Estados Unidos. Kissinger sostuvo que la elección de Allende suponía uno de los desafíos más importantes nunca antes enfrentados en el hemisferio, puesto que lo que pase en Chile “tendrá un efecto en lo que suceda en el resto de América Latina y el mundo en desarrollo; sobre cuál será nuestra posición futura en el hemisferio; y en el panorama mundial más amplio, incluidas nuestras relaciones con la URSS”.147

34Esta atención generalizada, ya sea desde la oposición internacional como desde fuerzas políticas europeas y países post coloniales, determinó en gran medida las posteriores respuestas al régimen militar instaurado luego del golpe del 11 de septiembre de 1973. Con Pinochet –al igual que con Allende-, Chile volvía a ser un laboratorio de ideas políticas circulantes cuyas consecuencias eran seguidas con atención por el público internacional. Stern sintetiza de la siguiente manera la reacción mundial al golpe en Chile: “La mezcla de una cultura política electoral de estilo occidental con el idealismo socialista y las políticas económicas tuvo una resonancia obvia en Europa Occidental y sus partidos orientados al trabajo, y provocó gran hostilidad por parte de la administración Nixon.” (2006: xxiv). El panorama sintetizado por Stern refuerza la construcción tratada en este apartado sobre el particular momento que vivía Europa occidental en términos políticos-ideológicos que pavimentó el camino de la posterior reacción frente a los hechos en Chile. Así, el caso chileno se transformó en un símbolo para la nueva generación surgida de las protestas del 1968 en el mundo occidental. Generación que, junto con la crueldad del golpe y la revelación del involucramiento de Estados Unidos, posicionó la causa chilena junto a las otras causas que habían definido a esta comunidad revolucionaria imaginada, tales como Vietnam y Cuba. Las particularidades de Chile, junto con un escenario internacional receptivo, facilitó que Chile se convirtiera en cause célèbre en el mundo.

El procesamiento intelectual europeo del golpe de Estado en Chile

  • 148 Llama la atención la manera en que los políticos europeos consideraron los devenires políticos en C (...)

35La posibilidad de acceder a la sociedad socialista desde los movimientos de base propugnada por la nueva izquierda se identificó con la movilización popular que la elección de Allende había generado en Chile, siendo su triunfo electoral un corolario al modelo bottom-up que se apostaba desde la izquierda europea. De hecho, Alain Touraine situó en este punto la fascinación del mundo europeo con el caso chileno, en la “pureza de las luchas populares” en la “gran autonomía de acción”, que es lo que “atrae hacia Chile tantas esperanzas y tanta solidaridad” (Touraine, 1974: 8-9). Asimismo, el hecho de que fuera posible identificar en el Chile de la UP las diversas tendencias que la izquierda europea había albergado dentro del marco extendido de la generación de 1968 y sus postrimerías, hacía que la situación política chilena representara una proyección de las fuerzas similares en el resto del mundo.148

36Las vinculaciones entre la izquierda europea con los debates presentes en Chile se evidenciaron también en las evaluaciones y reflexiones que surgieron en el viejo continente a propósito del golpe de Estado con el objeto de extraer lecciones, las que en su gran mayoría eran instrumentalizadas para tratar temáticas locales. Como sostiene un protagonista de la época, Ralph Miliband, ya sea para analizar la estrategia más eficiente para alcanzar el socialismo, o la manera en que las elites económicas tanto nacionales como internacionales reaccionan frente a este tipo de transformaciones, “Chile ha obligado a mucha gente de izquierda a reflexionar y hacerse algunas incómodas preguntas” (Miliband, 2013: 353). A continuación, se revisará la evaluación que las distintas versiones de la izquierda europea, realizaron tanto de la experiencia de Allende, como del golpe militar.

  • 149 Todas las traducciones del original en inglés al español son responsabilidad de la autora.

37Desde la izquierda radical europea se criticó el “modelo reformista” de Allende. Ralph Miliband, y Tariq Ali, ambos representantes de alas más radicales de la nueva izquierda en Inglaterra, argumentaron que el modelo de la UP, hizo imposible estar a la altura de los desafíos, pues contravino el principio esencial del canon marxista que buscaba “hacer pedazos” la “máquina burocrática” para lograr una “verdadera revolución popular en el continente” (Miliband, 2013; Ali, 1977). Miliband sostuvo que el excesivo espíritu conciliador de Allende le impidió la construcción de una infraestructura paralela que apoyase su proyecto, ausencia que “obligó” a los críticos dentro de la misma izquierda, como el MIR, a actuar por su propia cuenta. “En parte por lo menos, el ‘ultra izquierdismo’ es consecuencia del ‘izquierdismo ultra moderado’” (Miliband, 2013: 378). En la misma línea Kyle Steenland acusó la falta de un plan de contingencia por parte del gobierno de la UP el que, argumentó Steenland, debería haber contemplado un intento de derrocamiento por parte de las fuerzas armadas, lo que “solo podría haberse enfrentado con un plan para armar la clase trabajadora” (Steenland, 2013: 298). Conectando con la crítica de la nueva izquierda a los partidos políticos tradicionales, Tariq Ali del International Marxist Group criticó el rol colaboracionista del comunismo chileno, el que a su juicio no había aprendido ninguna lección de su propia historia ni de la Revolución cubana; solo gracias a la corriente antiparlamentaria surgida al interior del socialismo chileno, representada por su secretario general Carlos Altamirano, es que el comunismo no arrastró a la Unidad Popular a la Democracia Cristiana (Ali, 1977: 3-5). Pero en última instancia la culpa, sostuvo Ali, la tiene “esta adicción a la legalidad burguesa y su rígido constitucionalismo [que] demostraría ser la roca sobre la cual la UP fracasó y fue aplastada”149 (Ali, 1977: 9). En referencia a los caminos de la movilización en contra del régimen, Ali criticó al PCCh en el exilio por llamar a restablecer la democracia burguesa, puesto que fue esta misma “democracia burguesa” la que se decidió por una dictadura militar. Para Ali, llamar a restablecer la democracia burguesa es peligroso y confuso para las masas ya que la gran lección del caso chileno es la misma que se extrajo de las tesis de Trotsky sobre la revolución permanente, y es que el contexto de movilización para luchar contra la dictadura no debe ser la democracia burguesa sino la lucha por alcanzar el socialismo (Ali, 1977). El mismo autor subraya la importancia de aprender del caso chileno pues “The British army, like its Chilean counterpart, also claims to be neutral, apolitical and professional. A close study of its actions in the Six Counties of Ireland, and a reading of the works of its ideologues like Kitson provides a very different picture” (Ali, 1977: 23).

  • 150 Communist Party of Great Britain. (1973). Chile: solidarity with popular unity: Solidarity with pop (...)
  • 151 Statement by central committee of CPSU, p. 393. Soviet News. Publicado por el Departamento de Prens (...)
  • 152 Comité Central del PSUA. El comité central del Partido Socialista Unificado de Alemania llama a la (...)

38En contraposición, el comunismo soviético, a través de un informe de 1975, realizado por A.N Sobolev, director del Departamento del Movimiento Comunista Internacional y máxima autoridad teórica para los temas del movimiento comunista internacional, culpó principalmente a la ultraizquierda, al trotskismo y al maoísmo del fracaso de la vía pacífica chilena, (citado en Ulianova, 2000: 118). En ese documento aparecen las primeras advertencias en contra de las “desviaciones reformistas” que buscan “nuevas vías del desarrollo del movimiento obrero” provocadas por las inseguridades a propósito del caso chileno, lo que según Ulianova, eran referencias implícitas al Eurocomunismo. Asimismo, se atribuyó al capitalismo global en asociación con la oligarquía nacional el fracaso de Allende. El Partido Comunista Inglés, a través de un panfleto, concluyó sobre el caso chileno, vinculándolo con la realidad política en Inglaterra, que el empecinamiento del capitalismo mundial de desafiar la posibilidad de alcanzar el socialismo sin una guerra civil solo demostró la intención de usar métodos violentos para desestimar el voto democrático del pueblo británico. En Chile, la violencia provino de la derecha creando una excusa para la intervención militar. “ ¿Estamos siendo amenazados con tácticas similares? La respuesta es seguramente sí”.150 Por su parte, el Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética afirmó que el golpe en Chile fue el punto culmine de las acciones subversivas de la reacción chilena respaldada por las fuerzas del imperialismo extranjero, los que durante el gobierno de la UP quebraron las reglas, violaron la constitución y obstruyeron la implementación de un programa de transformaciones sociales y económicas en función de los intereses de los trabajadores y del desarrollo independiente del país.151 En la misma línea, el Comité Central del Partido Socialista Unificado de Alemania concluyó que “los acontecimientos evidencian que las fuerzas reaccionarias anticonstitucionales en Chile apoyadas por imperialistas extranjeros, especialmente el imperialismo estadounidense, quieren ahogar en sangre la justa lucha del pueblo chileno por su libertad e independencia”.152

  • 153 Este giro del Partido Comunista Soviético será nuevamente abordado en la secciones siguientes cuand (...)

39No obstante, la evaluación del golpe y el proceso a seguir toman un camino distinto. El comunismo soviético, de una posición cercana al PCCh antes e inmediatamente posterior al golpe, en donde culpa principalmente al ultra izquierdismo y al poder del capitalismo global, pasa a tomar una posición que acentúa la necesidad de la “defensa de la revolución, entendida rigurosamente como defensa armada” (Ulianova, 2000: 116).153 Según Prizel (1990), el comunismo soviético en general y el comunismo chileno en particular alteraron su evaluación del golpe y la estrategia para combatir la dictadura a razón del triunfo del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en Nicaragua. En un ambiente de progresivo decaimiento del proyecto socialista soviético, el movimiento comunista buscaba posicionarse a la cabeza de los procesos revolucionarios, cosa que no había pasado en el derrocamiento de Somoza (Angell y Carstairs, 1987). De hecho, en documentos soviéticos posteriores a 1979 se comparan los casos de Chile y Nicaragua como casos de fracaso y éxito respectivamente, lo que lleva a la conclusión de la pertinencia de la ´revolución armada´ (Ulianova, 2000). Por lo tanto, luego de transcurrido los primeros años, el discurso oficial del comunismo soviético llegó a concluir del caso chileno que la única forma de defender la revolución de las amenazas externas e internas del imperialismo y el capitalismo “está en apelar a un partido fuerte y a un socialismo guiado por el estado” (Christiaens, Rodríguez García y Goddeeris, 2014: 20-21). Como se verá en secciones posteriores cuando se aborde la lectura de los partidos chilenos, la vinculación entre las miradas de las redes internacionales y las lecturas de los partidos chilenos fue evidente y aborda un aspecto trascendental tocado en la presente investigación: cual es la vinculación directa y la homologación de visiones que el exilio generó entre los partidos chilenos y sus respectivas redes políticas internacionales. Lo anterior, fue especialmente cierto para PCCh.

40Particular importancia reside en la lectura del golpe de Estado que se hizo desde el comunismo occidental de algunos países como Francia, España y particularmente Italia. El secretario general del Partido Comunista Italiano (PCI), Enrico Berlinguer, ya desde 1969 en el marco de una conferencia de partidos comunistas en Moscú, había marcado su distancia sobre varios elementos centrales de la política soviética, especialmente en referencia a la invasión en Praga. Desde esta perspectiva, el experimento de Allende en Chile representaba grandes esperanzas para el comunismo italiano pues proponía un proyecto en muchos aspectos similares a las ideas del PCI (Santoni, 2011). Por lo mismo el golpe de Estado significó un hito trascendental para la discusión de la política local. Enrico Berlinguer sobre el caso chileno sostuvo:

  • 154 Berlinguer, ¨Imperialismo e coesistenza alla luce dei fatti cileni¨, Rinascita, 28 de septiembre de (...)

Los acontecimientos chilenos nos llevan a una reflexión que no tiene que ver solo con el escenario internacional y los problemas de la política exterior, sino también con aquellos relativos a la lucha y a la perspectiva de la transformación democrática y socialista de nuestro país.154

41El PCI extrajo variadas lecciones del caso chileno, pero quizás la mayor lección fue la expuesta por Giancarlo Pajetta, quien sostuvo que la UP no se planteó “el problema de la defensa del desarrollo democrático”. A su juicio, “la experiencia chilena había representado la ilusión de utilizar la presidencia para hacer el socialismo, no una verdadera vía democrática”. Pero sobre todo Pajetta tomó como base de reflexión la relación de la UP con la DC en donde la primera había dejado sin espacio de maniobra alguna a la segunda (Santoni, 2011: 199-200). En vista de lo anterior, Berlinguer propuso un “gran y nuevo compromiso histórico” entre las fuerzas sociales que representan al pueblo italiano a través de la Democracia Cristiana y el Partido Socialista con el objetivo de lograr las reformas sociales pretendidas, pero evitando una respuesta violenta de grupos de derecha extremistas (Pons, 2010). El PCI, entonces carente de símbolos universales a los cuales apelar para su vía italiana al socialismo, usó la causa chilena como “el símbolo ad hoc del matrimonio entre socialismo y democracia, [la que] se presentaba como perfectamente funcional a las líneas directivas de la política de Berlinguer” (Santoni, 2011: 223). Con este símbolo no solo convocaba a democratacristianos y socialistas en el compromiso histórico, sino que también apelaba a los jóvenes y a la clase media que, como se observó, habían perdido la confianza en los partidos tradicionales como el PCI.

  • 155 Estas ecuaciones político-ideológicas se volverán a tratar en detalle en el capítulo siguiente, cua (...)

42Así, Berlinguer buscó generar una base de apoyo renovada y ampliada para canalizar el renacimiento socialista que percibía en Europa occidental a partir de las lecciones extraídas del caso chileno. El PCI buscó integrar a los partidos comunistas francés y español en este nuevo tipo de comunismo reformado de Europa occidental para representar una tercera vía entre el comunismo ortodoxo y la social democracia. Este fenómeno político fue conocido como el Eurocomunismo (Di Donato, 2015). Éste combinó los postulados de Gramsci que habían fundado el PCI, con las críticas al régimen soviético de Rosa Luxemburgo, la revaloración de la democracia como resultante de luchas subalternas (y no una emanación burguesa) y la posibilidad de transformación socialista de Nikos Poulantzas, utilizando el caso chileno como modelo para extraer lecciones y evitar errores. El gran debate era la conciliación entre democracia y socialismo distanciándose del Estado burocrático-autoritario soviético.155

43Las discusiones en torno al desenlace del caso chileno (más que sobre la experiencia del gobierno de la UP) dividieron las aguas entre el comunismo soviético y el Eurocomunismo. Mientras que el Eurocomunismo se basó en Chile para acentuar la necesidad de consenso y convergencias con el centro para defender el desarrollo del socialismo democrático, el comunismo soviético centró su discurso en debilitar el mito de socialismo en democracia para defender el principio de dictadura del proletariado y la vía revolucionaria. Así, mientras el ideólogo del comunismo internacional Boris Ponomariov escribía en 1974 “(…) los sucesos de Chile vuelven a recordar la importancia de saber defender las conquistas revolucionarias y la enorme trascendencia de estar preparados para cambiar rápidamente las formas de lucha pacíficas y no pacíficas y de ser capaces de responder con la violencia revolucionaria a la violencia contrarrevolucionaria de la burguesía” (citado en Riquelme, 2009: 114); el líder del comunismo italiano, respondía en consecuencia en contra de la conclusión propuesta “por ciertos desdichados de abandonar el terreno democrático y unitario para elegir otra estrategia hecha de mistificaciones, pero cuya salida rápida e inevitable, un aislamiento de la vanguardia y su derrota, está clarísima” (citado en Riquelme, 2009: 114).

44En conexión con las consecuencias de la primavera de Praga, resulta interesante abordar también la evaluación que un protagonista de esos eventos hizo respecto a Chile. Jiří Pelikán, director general de la televisión checoslovaca entre 1963 y 1968 y posteriormente líder en el exilio de la resistencia checa frente a los abusos soviéticos, asoció el caso chileno con la situación vivida por Checoslovaquia cinco años antes, sosteniendo que, si bien hay muchas diferencias en ambos casos, la condena internacional debería ser la misma en el sentido de la violación de libertades civiles y derechos humanos. Indicó además que el golpe en Chile satisfizo no solo a Estados Unidos, sino también a la Unión Soviética, pues el experimento chileno de socialismo en democracia representaba el peligro de ser un ejemplo más en el mundo de socialismo con cara humana. En sus palabras, “Pronto el centro de Moscú ya no sería el centro sino solo una de las provincias, como lo predijo de hecho Lenin. Brezhnev nunca podría apoyar tal curso. Hubiera sido difícil para los países del Pacto de Varsovia invadir Chile, pero otras personas se encargaron de eso” (Pelikán, 1976: 208).

45Por su parte, las lecturas del caso chileno desde los partidos socialistas y socialdemócratas europeos generaron importantes repercusiones debido a que, durante la primera mitad de la década de los 1970s en Europa, los partidos socialistas en general obtuvieron importantes logros electorales. Desde 1969 con el gobierno liderado por la social-democracia en Alemania Federal, los partidos socialistas europeos ganaron el liderazgo en los gobiernos de Austria en 1970, Noruega y Dinamarca en 1971, los Países Bajos en 1973 y Gran Bretaña en 1974. Este giro a la izquierda en Europa, confirmado con el fin de la dictadura en España y Grecia, ayudó a que el socialismo ahora empoderado, diera respuestas a algunas de las demandas de la nueva izquierda surgida a fines de los 1960s (Di Donato, 2015). En este sentido, el caso chileno se leyó como parte del despertar del internacionalismo socialista logrando construir puentes entre los partidos políticos tradicionales y las nuevas sensibilidades surgidas de la generación de 1968. De hecho, antes del golpe de Estado, fueron los partidos de la izquierda tradicional, como fue analizado, los primeros en crear asociaciones de amistad con Chile (Christiaens, Rodríguez García y Goddeeris, 2014). Esto se debe en gran parte a que los partidos tradicionales progresistas debieron fortalecer su identidad para atraer votantes como respuesta al movimiento del ’68, para lo que temas de política exterior, tales como la preocupación por los derechos humanos y la pobreza en el “tercer mundo”, fueron usados para marcar diferencias políticas (Malcontent, 2003). Hans Janitschek, secretario general de la Internacional Socialista, con ocasión de la toma de posesión del gobierno le escribió a Salvador Allende:

  • 156 Janitschek, Hans. Carta al Presidente Salvador Allende. 23 de noviembre de 1970. En Socialist Inter (...)

Estoy muy impresionado por la naturaleza democrática y socialista de su programa, por su gran prestigio e indiscutido liderazgo en ese gran país (...) Con los mejores deseos de éxito en todos los aspectos y asegurándole nuestro pleno apoyo, queda muy sinceramente a sus órdenes, su amigo Hans Janitschek.156

46Esta distintiva actitud “Euro-socialista” aplicada a las relaciones Norte-Sur buscaron conectar las demandas domésticas con este renovado interés internacionalista a través de la democratización de las relaciones con el emergente “tercer mundo” (Di Donato, 2015). En esta línea Judith Hart, ministra británica y miembro del Partido Laborista sostuvo:

  • 157 Hart, Judith. The echoes of Allende’s death. The Guardian. Miércoles 19 de septiembre de 1973. Soci (...)

Para los socialistas de esta generación, Chile es nuestra España: y es aún más que eso. Ahora parece que, en todo el mundo, tenemos la respiración contenida, esperando y observando para ver si el experimento chileno podría tener éxito en la creación de una sociedad socialista dentro de un marco completamente democrático y sobre la base de la cooperación entre los socialistas y los comunistas dentro de la coalición de la Unidad Popular157

  • 158 Van der Louw, André. Report of Socialist International Mission to Chile. (M.17/73, 20/73, 22/73) En (...)

47La izquierda tradicional vio en la experiencia de Allende la manera de superar la fragmentación que la década de los 1960 había generado sobre la izquierda en Europa. Además, representaba una forma de tender puentes entre ambos lados de la cortina de hierro, independizándose así de los dictámenes de la bipolaridad. En palabras de André van der Louw, jefe de la delegación de la Internacional Socialista que visitó Chile pocas semanas después del golpe desde Europa, la vía de Allende fue vista como “el emocionante experimento de aplicar los principios del socialismo marxista a una democracia”.158 Así, la vía chilena al socialismo fue considerada por los principales líderes del espectro político como una fuente de renovación para sus propios partidos. El momento histórico del golpe en el escenario intelectual europeo se vivió como un punto de inflexión cuyas lecciones marcaban profundamente el camino político a seguir.

48Ya sea por su raíz marxista leninista, o por su insistencia por mantenerse dentro de los límites impuestos por la democracia, el caso de Allende fue leído a conveniencia por sus contrapartes en Europa occidental. “Sorprendentemente, el destino de la Unidad Popular en Chile sirvió no solo como una inspiración para la renovación de la Vieja Izquierda, sino también por su autoconfirmación y consolidación frente al radicalismo de muchas tendencias de la Nueva Izquierda.” (Christiaens, Rodríguez García y Goddeeris, 2014: 20).

49Este punto es sumamente relevante, pues la experiencia chilena en tanto hito definitorio de tendencias políticas en el escenario europeo y como fuente de renovación, tendrá un eco dentro de la propia comunidad en el exilio, la que procesará su propia experiencia junto con las interpretaciones europeas del golpe. La absorción de esta reflexión se revela como fundamental para el devenir político de Chile. Asimismo, la atención derivada del golpe no fue solo instrumental para intereses propios, ya que amplios y variados movimientos de solidaridad surgieron en Europa tanto desde gobiernos como desde la sociedad civil para apoyar una condena internacional al régimen de la Junta y apelar al pronto restablecimiento de la democracia en Chile. Reconocimiento y respaldo internacional que, como sostuvo Shain (2005), junto al impacto de los debates políticos europeos, determinaron de manera fundamental el proceso interno de reflexión política de la comunidad chilena en el exilio, especialmente sobre aquellos retornados que vuelvan a hacerse cargo de la política del país tras la salida del poder de Pinochet.

Los movimientos de solidaridad; desde el gobierno a la sociedad civil

50A diferencias de las evaluaciones del golpe, lo que unió a europeos de distintas facciones en relación con el caso chileno fue el convencimiento de desarrollar un movimiento de solidaridad para ejercer presión internacional sobre la junta militar. Como fue mencionado anteriormente, la solidaridad internacional y la revaloración del Tercer Mundo como sujetos revolucionarios atrajo ampliamente a los representantes de esta nueva izquierda. Tal como los eventos en Vietnam, la independencia de Argelia y la revolución cubana, la vía chilena al socialismo se transformó en un símbolo para la sociedad europea y su crudo desenlace aunó a activistas a través del globo. “Ningún otro reino de terror causó tanta indignación en todo el mundo como la represión en Chile” (Eckel, 2014: 68). Como explican Sznajder y Roniger,

Los términos bien definidos del proceso del golpe militar y la magnitud y dureza de la represión, transformaron a Chile en la causa célèbre de la izquierda y luego de las fuerzas democráticas en general. Los exiliados chilenos pudieron encontrar resonancia para su causa en todas partes, tanto en las democracias occidentales como en los países comunistas. (Sznajder y Roniger, 2009: 254).

  • 159 Jean Fourastié llama al periodo entre 1945 y 1975 como los “treinta años gloriosos”, en donde la so (...)
  • 160 Jan Pronk. Entrevista con la autora. La Haya, 22 de septiembre de 2013.

51Esta condena moral generalizada se tradujo en medidas concretas sin precedentes por parte de importantes gobiernos en Europa Occidental. Vale recordar que al momento del golpe, Europa estaba experimentando un giro hacia la izquierda con múltiples gobiernos socialdemócratas en el poder, lo que facilitó la introducción del caso chileno en las agendas nacionales, proveyendo de una base estructural determinante en la severa respuesta internacional al régimen militar.159 De hecho, Jan Pronk, entonces Ministro de Cooperación al Desarrollo en los Países Bajos, sostuvo que inmediatamente después del golpe de Estado, junto con Judith Hart, ministra de Desarrollo de Ultramar en el gobierno laborista inglés, Erhard Eppler, ministro de Cooperación Económica en Alemania Federal, y Thorvald Stoltenberg, ministro de Relaciones Exteriores de Noruega, todos de partidos laboristas que lideraban los gobiernos de sus respectivos países, mantenían reuniones regulares para discutir y coordinar medidas conjuntas en torno al caso chileno.160

  • 161 Ver casos de “exilio en serie” en (Sznajder y Roniger, 2009).

52Una contribución central por parte de gobiernos europeos a los exiliados chilenos comenzó desde el momento mismo del golpe en donde chilenos y extranjeros buscaron refugio en distintas embajadas en Santiago. Para diciembre de 1973, cuatro mil chilenos buscaron asilo en embajadas. Aunque no es posible establecer con precisión los números en relación con el exilio chileno, se estima que entre 1973 y 1990 ya sea por razones políticas o económicas (o por ambas) cerca de doscientos mil chilenos habían salido de Chile. A este número se suma también la salida de los extranjeros que durante el gobierno de Allende habían buscado asilo político en Chile escapando de represión política en sus propios países.161

  • 162 Ver las diversas publicaciones de Fernando Camacho al respecto.

53Si bien muchas embajadas de países latinoamericanos y de Europa del este fueron claves en asegurar la protección de chilenos y extranjeros y su salida segura del país, embajadas de Europa Occidental también cumplieron un rol central en salvar vidas, destacando las embajadas de Italia y Francia. De hecho, según Wright (2014), entre la mitad y un tercio de los exiliados se quedaron en Europa Occidental. En este contexto, el caso de la Embajada de Suecia en Chile y el rol jugado por el embajador Harald Edelstam, merecen una mención aparte.162 Gracias a las gestiones del embajador sueco, quien reaccionó recibiendo asilados políticos sin esperar respuesta de su Ministerio de Relaciones Exteriores, hasta su expulsión de Chile en diciembre de 1973, más de 200 personas lograron salir a salvo. Tras este episodio, Edelstam se convirtió en un destacado activista de la causa de los exiliados chilenos y los derechos humanos en el mundo. Así, muchos gobiernos de Europa Occidental hicieron especiales esfuerzos por recibir a los exiliados ofreciendo ayuda financiera, servicios de asentamiento, clases de idioma, localización de trabajos y educación para los hijos.

  • 163 Al respecto ver el trabajo comparado que realiza Geldenhuys (1990) entre Chile, Israel, Sudáfrica y (...)
  • 164 En 1980, el gobierno conservador de Margaret Thatcher rescindió la prohibición de vender armas a Ch (...)
  • 165 Ejemplo de la política adoptada destaca este reporte encontrado en el archivo de la Internacional S (...)
  • 166 De acuerdo a datos de la División de Estadísticas de las Naciones Unidas, entre 1973 y 1983 Chile r (...)

54Además de la recepción de refugiados políticos, muchos gobiernos en Europa occidental aplicaron medidas económicas concretas para presionar y aislar a la Junta militar. Inmediatamente después del golpe muchos gobiernos cancelaron la ayuda al gobierno de Chile, redirigiéndola a organismos que trabajaran para el retorno de la democracia.163 Del mismo modo, se redujo drásticamente la venta de armas a Chile. Importantes casos al respecto fueron el término de las negociaciones de venta de aviones Fokker entre los Países Bajos y la Fuerza Aérea chilena y la petición por parte del gobierno inglés a la empresa Rolls Royce para que dejara de prestar servicios a los motores chilenos.164 En 1975, el gobierno británico decidió no renegociar la deuda externa chilena en el club de París, contraviniendo la regla no escrita de dejar la política fuera del área de las finanzas. A pesar de las duras críticas de Estados Unidos, otros países siguieron a Gran Bretaña y el Club de París no renegoció la deuda chilena ese año (Eckel, 2014).165 Además el gobierno laborista británico suspendió la cobertura financiera de exportaciones para Chile. Por su parte, la administración Carter también tomó una serie de medidas punitivas, entre ellas la prohibición de que Eximbank (Export-Import Bank) financiara actividades comerciales con Chile (Geldenhuys, 1990). Ciertamente fue relevante en estas decisiones el hecho de que Chile no representara grandes intereses económicos para los países occidentales.166 Aun así, en palabras de Alan Angell, es difícil exagerar el impacto del golpe chileno en el mundo y en Europa en particular. En el parlamento europeo, Chile fue el país que causó mayor debate y condena desde 1973 y por muchos años. (Angell, 2003).

55Los partidos políticos europeos también fueron centrales en organizar y gestionar la solidaridad con Chile. Su identificación ideológica con los partidos chilenos, fueron esenciales para generar vínculos con los partidos “hermanos” europeos. El PCCh encontró apoyo tanto en Europa del este como en partidos comunistas occidentales, como el caso del PCI. Los socialistas fueron recibidos por los partidos socialistas de Alemania, Suecia, Francia y otros, y después de 1975 con la muerte de Franco por el partido socialista español (PSOE) y el partido laborista inglés, todos organizados a través de la Internacional Socialista. Los exiliados de la Democracia Cristiana chilena (PDC) fueron menores en número, pero aun así encontraron gran apoyo de los partidos Demócrata Cristiano italiano y alemán.

  • 167 Michael Löwy, sostiene que el golpe de Estado en Chile marca la llamada “ofensiva” de la Internacio (...)
  • 168 Bruno Pittermann, Presidente y Hans Janitschek, Secretario General. “Chile”. Statement by Internati (...)
  • 169 Press Release. Socialist International Mission to Chile. Embargo, 30 September 8pm. 28 September 19 (...)
  • 170 La delegación estuvo integrada por André Van der Louw, jefe del Partido del Trabajo Holandés, Antoi (...)

56A nivel transnacional, la Internacional Demócrata Cristiana y la Internacional Socialista, fueron muy relevantes en la organización de apoyo a gran escala, siendo el golpe en 1973 un punto de inflexión en el involucramiento de las internacionales en América Latina (Grabendorff, 1996).167 La primera, debido a que el PDC no sufrió el exilio masivo de sus militantes, se concentró en ayudar a reconstruir el partido al interior del país, mientras que la segunda se dedicó a mantener a Chile en el centro de la agenda mundial, presionando la denuncia del régimen de Pinochet en organismos internacionales, facilitando la organización de una oposición democrática en el exilio y financiando centros de investigación, universidades y publicaciones varias al interior para construir un discurso disidente al interior del país (Wright, 2014). De hecho, el 18 de septiembre de 1973, la Internacional Socialista declaró que veía con “conmoción y aborrecimiento” los hechos en Chile, los que situaba como “el resultado de una campaña continua de las fuerzas reaccionarias e imperialistas dentro y fuera del país contra el gobierno legalmente establecido del presidente Salvador Allende”. Asimismo, manifestó su preocupación por la democracia en América Latina y el mundo pues “otro país progresista está siendo víctima de las fuerzas armadas reaccionarias”. Concluía haciendo un llamado a “todos los gobiernos democráticos para condenar el golpe militar y rechazar el reconocimiento de la inconstiucionalmente auto proclamada Junta”.168 Además, la Internacional Socialista junto a sus partidos miembros en reunión de emergencia el 22 de septiembre decidió, por un lado, “ofrecer ayuda política, humanitaria y financiera a nuestros camaradas chilenos” y, por otro, “emprender una investigación inmediata de los eventos en Chile, incluido el envío de una misión”,169 siendo una de las primeras organizaciones en enviar una delegación de reconocimiento al país.170 Así, el golpe de estado marcó un antes y un después en el perfilamiento de la Internacional Socialista como actor político en el sistema internacional y en las potencialidades que su rol de coordinación entre partidos políticos afines y gobiernos podían significar en el nuevo escenario global.

  • 171 Al respecto, ver el trabajo de Puryear (1994) sobre el financiamiento principalmente de Estados Uni (...)

57Esta atención generalizada al caso chileno se tradujo también en un constante flujo de dinero proveniente de partidos políticos, organizaciones sindicales, organismos no gubernamentales y centros de investigación que se dedicaron a apoyar a la oposición chilena tanto en el exilio como en Chile. Particularmente sobre la financiación de trabajo intelectual, Petras sostuvo que la presión internacional sirvió también para que agencias gubernamentales de ayuda financiera tanto en Europa como en Estados Unidos, liberalizaran los criterios ideológicos para sus potenciales beneficiarios en América Latina, generando “un matrimonio entre liberales y la social democracia con intelectuales vulnerables” (Petras, 1990: 103).171 Del mismo modo, intelectuales en el exilio también recibieron financiamiento de fundaciones ligadas a la socialdemocracia y a corrientes liberales que debido al proceso político ya mencionado, vieron aumentado su interés por intelectuales post-marxistas que, como se verá en las siguientes secciones, respondió al perfil de muchos exiliados chilenos luego de los primeros años de llegada a Europa (Petras, 1990).

  • 172 Ver el trabajo de Jones (2014) sobre la acción de los sindicatos obreros australianos y británicos (...)

58Las organizaciones sindicales en muchos países también lideraron importantes campañas de solidaridad con los opositores a la Junta militar en Chile. Junto a las campañas organizadas en contra del Apartheid en Sudáfrica y el apoyo dado a la organización sindical Solidarność en Polonia, el caso chileno se convirtió en una de las campañas más importantes en la historia europea de la posguerra (Christiaens, 2014b). Debido a su tamaño y alcance, las organizaciones sindicales de mayor importancia en Europa Occidental fueron la Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales Libres (CIOSL) y la Confederación Mundial del Trabajo (CMT), las que se transformaron en órganos de coordinación entre toda su estructura para gestionar, impulsar y mantener la atención sindical tanto local como internacional en contra de la dictadura en Chile. De hecho, para principios de 1974, el fondo “Chile” de la CIOSL tenía un presupuesto de más de US$ 25.000 provistos principalmente por sus miembros de Europa occidental. Asimismo, fueron entregados fondos estatales a estas organizaciones, por lo que sindicatos en Holanda, Suecia y Alemania occidental podían entregar más cooperación que sus pares en otros países. Estos capitales fueron utilizados principalmente para asistir a los refugiados, financiar las organizaciones sindicales clandestinas en Chile y crear estructuras de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) en el exilio (Christiaens, 2014b; Featherstone, 2012). Asimismo, la CUT jugó un rol central en mantener contactos con organizaciones clandestinas en Chile, lo que proveyó de información trascendental para llevar a cabo acciones de boicots a los barcos con productos chilenos desde puertos europeos.172

  • 173 Ver los casos de redes de solidaridad con Chile en Suiza, Bélgica, Gran Bretaña, Alemania occidenta (...)
  • 174 La red de solidaridad al interior del país durante la dictadura jugó también un rol preponderante y (...)
  • 175 Como ejemplo de organización de solidaridad, una declaración del Chile-Komité de Holanda sostuvo: E (...)

59Desde la sociedad civil, los movimientos de solidaridad con los exiliados chilenos en Europa se construyeron generalmente sobre la base de organizaciones preestablecidas, ya sea de otras causas, como Vietnam o Sudáfrica, o de organizaciones que se habían instaurado desde la UP orientadas a apoyar el proyecto de Salvador Allende.173 Sin embargo, como ya fue mencionado, lejos de ser grupos homogéneos, los miembros de estos movimientos incluían estudiantes, sindicatos, congregaciones religiosas, partidos políticos y exiliados (Elsey, 2013). La red de solidaridad internacional tenía como funciones principales recabar y diseminar información referente a los abusos en Chile, buscar la condena internacional del régimen, presionar para la liberación de prisioneros políticos y apoyar financiera y logísticamente organizaciones de oposición al régimen, tanto dentro como fuera de Chile (Bruey, 2013).174 Asimismo, los activistas buscaron el aislamiento del régimen a través de protestas, manifestaciones, festivales y acciones de boicot en contra de productos chilenos.175

  • 176 Recommendations on actions of solidarity with the Chilean people. International Conference in Solid (...)

60En la Conferencia Internacional de Solidaridad con Chile llevada a cabo en Helsinki el 29 y 30 de septiembre de 1973, se recomendaron 21 puntos para llevar a cabo una campaña a escala internacional de solidaridad. Los que en la mayoría de los casos se aplicaron en las distintas redes creadas en Europa. Entre los puntos mencionados destacaban: la creación de comités nacionales de solidaridad; una gran campaña de información y denuncia de los crímenes de la Junta militar; la organización de protestas y manifestaciones populares; la organización de campañas destinadas a gobiernos locales para que aislaran a la Junta militar y para que apliquen sanciones morales, políticas y económicas para que el régimen no pueda obtener armas “para el asesinato del pueblo chileno”, en este respecto celebraron la decisión de estibadores franceses de no cargar armas destinadas a Chile; actividades de boicot a todos los representantes de la Junta que visiten distintos países, y en consecuencia promover viajes internacionales de representantes de la Unidad Popular; organizar delegaciones de investigación que viajen a Chile a evaluar la situación y recabar información y desarrollar campañas públicas para recolectar ayuda material para las víctimas y los movimientos de resistencia en Chile.176

  • 177 De hecho, la foto tomada por Orlando Lagos del presidente Allende afuera de la Moneda con un arma e (...)

61La primera herramienta en la organización de los movimientos de solidaridad fue la exposición mediática. De la mano de muchos reporteros internacionales que estaban en Chile como parte de las delegaciones que habían querido relatar de primera mano el gobierno de la UP, imágenes del golpe de Estado recorrieron el mundo entero (Ventura, 2013).177 De acuerdo a lo establecido por Angell (2003), el golpe chileno fue el primero en ser televisado, amplificando las escenas de los Hawker Hunter bombardeando el Palacio de La Moneda, sede del Presidente de la República de Chile, de soldados quemando libros en las calles, de Pinochet sentado con lentes oscuros encabezando la Junta militar, y las imágenes de prisioneros políticos esperando con miedo en el Estadio Nacional.

62Resulta interesante destacar que a pesar de que, durante el mismo período, la escena internacional atendió a diversos casos de dictaduras militares con comunidades en el exilio, la causa chilena tuvo comparativamente mayor impacto en el escenario mundial. Como explicó Angell,

Por ejemplo, los golpes en Argentina y Uruguay produjeron condena, pero no fue de largo aliento, y menos atrajo solidaridad internacional considerable. Los partidos políticos en dichos países no poseían los vínculos internacionales de los chilenos, y existía menor simpatía, y menos comprensión con los regímenes que habían sido derrocados por golpes militares. La comunidad internacional entendió y pudo identificarse con lo que estaba ocurriendo en Chile, mientras que la política de Argentina, Brasil o Uruguay eran tan diferentes a la experiencia de la mayoría de los países desarrollados que los golpes militares en dichos países no produjeron mayor respuesta (Angell, 2013: 63).

63Este alto grado de identificación que los actores europeos manifestaron con las ideologías políticas de los chilenos tiene su origen, como fue precisado en capítulos anteriores, en la alta sintonía del sistema político chileno con los devenires políticos europeos. Desde los años 1930 Chile, a diferencia del resto de los países de América Latina, contaba con una división político-ideológica muy cercana a la política europea. Esto se vio fuertemente reflejado en los contactos que los partidos políticos chilenos establecieron con partidos similares en Europa, lo que permitió extender una fuerte red de contactos entre altas autoridades políticas, ubicando al caso chileno en los debates de los principales actores políticos europeos. Además, el momento histórico mundial analizado en el apartado anterior contaba ya con una masa crítica de activistas herederos del destape político y cultural de 1968. En contraste, la comunidad de activistas que trabajaron con gran entusiasmo para el movimiento de solidaridad con Chile, eran adolescentes cuando el gobierno de Goulart en Brasil fue derrocado en 1964. La masa crítica de estudiantes no había emergido aun en los primeros días de la Alianza para el Progreso y los cuerpos de paz. Sumado a lo anterior, el gobierno de Goulart no había propuesto un claro modelo de cambio revolucionario sin atraer a la comunidad revolucionaria imaginada que se venía gestando en los 1960s. A principios de 1970 en cambio, estos activistas incentivados por los movimientos antiguerra, pro-derechos civiles, entre otros, observaron con atención el programa de la UP. La represión y los excesos del régimen de Pinochet, como se verá a continuación, canalizaron dicho activismo incluso de comunidades menos políticas, haciendo de la defensa de los derechos humanos una bandera internacional (Green, 2003).

  • 178 Por ejemplo, entre noviembre de 1973 y noviembre de 1974, 1075 refugiados políticos latinoamericano (...)

64Otro punto que determinó la solidaridad con Chile fue su masividad. A diferencia de otros regímenes similares, la junta militar chilena exilió a un gran número no solo de políticos chilenos sino también de simpatizantes de izquierda, poblando el exilio de estudiantes, obreros, intelectuales y mujeres que llegaron en grandes cantidades a Europa. Al respecto James Green señaló que “Pinochet cambió la dinámica del disipado movimiento de solidaridad latinoamericano”. Comparando con los activistas brasileros en el exilio, el autor sostuvo que “Con Chile, sin embargo, los esfuerzos se intensificaron tanto en la organización de base como en un cabildeo gubernamental de alto nivel.” (Green, 2003: 111). Precisamente, la naturaleza de la comunidad en el exilio, compuesta por importantes líderes y estructuras políticas prácticamente completas, implicó que llegara al escenario europeo una comunidad política ya organizada, lo que contrastó con otros casos. Esta importante presencia chilena en el exilio, a diferencia de otros casos emblemáticos como Vietnam, hizo que la realidad de las violaciones a los derechos humanos bajo el gobierno de la Junta Militar se hiciera más real para los activistas del país de recepción.178

65Esta falta de precedentes en escala, alcance y arbitrariedad del exilio bajo el régimen de Pinochet obligó a los activistas a generar vínculos de identificación para acercar el caso chileno a los mapas mentales europeos. Aunque muchas veces forzadas y superficiales, estas asociaciones buscaban sustentar simbólicamente la conceptualización de las organizaciones solidarias (Christiaens, Rodríguez García y Goddeeris, 2014). Por ejemplo, la llegada de los exiliados a los movimientos de solidaridad implicó también la llegada de la cultura popular chilena. Peñas, música y comida tradicional inundaron las organizaciones de solidaridad facilitando el diálogo entre activistas y conectando a personas de procedencias políticas, geográficas y lingüísticas lejanas (Elsey, 2013; Palacios, 2011).

66Estos acercamientos cumplieron una doble función, por un lado, permitieron la identificación y empatía por el caso chileno y por otro, a través de asociaciones locales, se utilizó la solidaridad con Chile para debatir y argumentar en torno a problemáticas políticas contingentes durante el período en Europa.

Los activistas construyeron conexiones mentales e ideológicas que unieron el abismo entre la realidad chilena y la de las sociedades europeas (...) Lo que hizo que la crisis chilena fuera tan efectiva en la movilización de grupos extranjeros fue que podía soldarse a temas actuales identificables por los activistas (Christiaens, Rodríguez García y Goddeeris, 2014: 20).

67Por ejemplo, particularmente en Europa, la Junta Militar y la figura de Pinochet fueron asociados a la memoria colectiva de los crímenes fascistas de las décadas de 1930 y 1940. Hubo comparaciones que permitieron la identificación y empatía europea con las víctimas de las represiones de estos regímenes. Por ejemplo, el Chile-Comité de La Haya, organizó el 11 de septiembre de 1979 una manifestación en contra del régimen militar chileno, llamada: “Duitsland Toen-Chili Nu? ( ¿Antes Alemania, ahora Chile?)”. En referencia al título de la manifestación, el Comité sostuvo:

  • 179 Chili-Komitee- La Haya. Documento adjunto. Del Embajador chileno de los Países Bajos al Ministro de (...)

Este tema fue elegido por las similitudes entre Alemania Nazi y Chile bajo el reinado de terror de la junta militar. Ambos, gracias al apoyo de grandes empresas industriales (Krupp y otros en Alemania, ITT y otros en Chile) llegaron al poder y ambos se caracterizaron por el terror sangriento con que los opositores de la explotación capitalista y el fascismo fueron perseguidos. Para ilustrar estas similitudes, el Chile Comité Den Haag, instaló una exposición sobre la resistencia. La exposición consiste en fotos, paneles, artículos de prensa, etc. También hay material sobre la lucha en América Latina.179

68En el reporte sobre la Conferencia Internacional de Solidaridad con el pueblo de Chile realizada en octubre de 1973 en Helsinki, particularmente en el documento titulado “Llamado urgente para la solidaridad con el pueblo de Chile” se reforzaba la asociación del régimen en Chile con el régimen Nazi, sosteniendo que:

  • 180 Urgent appeal for world solidarity with the Chilean people. International Conference in Solidarity (...)

Chile vive hoy por la repetición del hitlerismo: impunidad para asesinar y destruir, incitación a la denuncia, persecución de ideas y cultura, quema de libros en las calles, caza frenética de hombres, tortura, establecimiento de campos de concentración e innumerables entradas forzadas a casas de familia. Ningún hombre con consciencia y dignidad puede permitir estas atrocidades.180

69En la misma línea, y relacionando con el apartado anterior, resulta interesante identificar la asociación hecha por el ya mencionado Jiří Pelikán, quien luego del golpe en Chile asoció el ejército soviético a los golpistas chilenos, sosteniendo que “Los métodos de los golpistas son los mismos, ya sea que provengan de una estepa rusa o de Sudamérica” (Pelikán, 1976: 208). Pelikán quien tuvo un rol fundamental en la formación del comunismo liberal de la “Primavera de Praga” y debió exiliarse luego de la represión soviética, manifestó su solidaridad con el pueblo chileno señalando que “el fascismo es simplemente fascismo, sin importar bajo qué etiqueta opere, ya sea en Chile o en Checoslovaquia. Es por eso por lo que estamos unidos con el pueblo chileno” (Pelikán, 1976: 209).

  • 181 La burocracia del Foreign Office británico atribuía la inusitada reacción de la RDA al golpe debido (...)

70En la Unión Soviética, la causa chilena fue utilizada para dar un reforzado impulso a la evocación romántica del activismo revolucionario antiimperialista y antifascista, que para entonces y luego de las situaciones vividas en Hungría, Checoslovaquia y Polonia, se encontraba desgastada (Rojas y Santoni, 2013). Desde la RDA también se apeló a la memoria antifascista para estrechar los vínculos con la causa chilena. Con este fin, se incentivó la creación de un “frente antifascista” entre los distintos partidos chilenos y el PSUA para hacer frente al régimen militar. El mismo 12 de septiembre de 1973, el Comité Cetral del PSUA emitió una declaración condenando el “military putsch” proclamando su apoyo al pueblo chileno. En la misiva, se culpó directamente al “imperialismo norteamericano” de apoyar el golpe. El 14 de septiembre se organizó una masiva concentración liderada por Erich Honecker y miembros del Politburó en donde los discursos estuvieron enfocados en homenajear las políticas sociales progresistas de Allende y condenar el involucramiento norteamericano en el golpe181.

71Así la solidaridad germana oriental se expresó en el financiamiento del Comité Antifascista, el que se ocupaba desde aspectos humanitarios de la solidaridad, hasta del esfuerzo por prevenir el fascismo a nivel mundial. Esto tenía una doble función, por un lado, buscaba contrarrestar la doctrina Hallstein en donde la RFA amenazaba con cortar lazos diplomáticos con cualquier nación que reconociera el régimen liderado por Erich Honecker. Por tanto, la generosa solidaridad material provista por Berlín oriental era parte de una estrategia de posicionamiento internacional que buscaba demostrar a Chile y al mundo de lo que el socialismo real era capaz. Por otro, se buscaba apelar a la memoria colectiva europea de los 1940 en donde se proveían de puentes para unificar la resistencia entre Este y Oeste para enfrentar a esta nueva versión del fascismo proveniente de Chile (Pieper Mooney, 2014).

  • 182 En Ginebra, Suiza, la protesta que originalmente se había organizado el 15 de septiembre de 1973 en (...)
  • 183 Hart Judith “The echoes of Allende´s death”. The Guardian, 19 de septiembre 1973. IS, Box 558 en II (...)

72No solo se apelaba al antifascismo para invocar a una memoria histórica, sino también para vincular las experiencias actuales de la Europa mediterránea. Las crisis democráticas del sur de Europa. España, Grecia, Portugal y Turquía habían preparado el camino simbólico para el caso chileno y se usaron como referencia para comprender los alcances de la ruptura democrática en Chile (Christiaens, 2017).182 De hecho, en más de una ocasión se asoció el destino de la comunidad española exiliada por el régimen de Franco con la realidad chilena. Peter Winn bautizó al Chile de Allende en el New York Times como "la España de la década de 1970, un sueño socialista transformado en una pesadilla fascista" (citado en Nogee y Sloan, 1979: 368). Judith Hart, Ministra británica de Desarrollo de Ultramar en la ya citada columna en el The Guardian del 19 de septiembre de 1973, señalaba que “para los socialistas de esta generación, Chile es nuestra España”183

73Sobre la utilización del caso chileno para asuntos domésticos, la solidaridad con Chile buscó enfrentar la creciente amenaza que el capitalismo, -a través de grandes compañías multinacionales- representaba para las organizaciones laborales. Las organizaciones sindicales europeas vieron al caso chileno como parte de una lucha global por los derechos humanos y sindicales, los que eran amenazados por la colusión entre multinacionales y gobiernos dictatoriales. A propósito, Christiaens, Rodríguez García y Goddeeris, sostienen que Chile y el golpe “(…) confirmó que la solidaridad internacional y el trabajo fuertemente organizado eran necesarios para resistir las fuerzas de la globalización económica” (2014: 21). En la misma línea, para Tariq Ali, la solidaridad con el caso chileno debía llevarse a los trabajadores tanto de Inglaterra como del resto de Europa con el objeto de vincular Chile con los problemas reales que enfrentaban los trabajadores y los oprimidos en Europa: “Chile puede ser un país lejano de América Latina, pero lo que sucedió allí tuvo un profundo impacto en los sectores avanzados del movimiento de la clase obrera en toda Europa.” (Ali, 1977: 23).

74Por su parte, los exiliados, conscientes de la importancia de acercar el caso chileno a la realidad europea para aunar voluntades y generar una mayor movilización en su favor, se encargaron de subrayar las similitudes con sus anfitriones y reforzar el simbolismo ‘antifascista’ de la causa de los exiliados. Una carta de Aniceto Rodríguez, ex secretario general del PSCh, felicitando al recién nombrado secretario general de la internacional socialista Bernt Carlsson, ejemplifica lo anterior reforzando el carácter simbólico del caso chileno en tanto representantes de los movimientos revolucionarios del Tercer mundo que tanto convocó a los europeos de izquierda;

  • 184 Rodríguez, Aniceto. Carta a Bernt Carlsson. 21 de enero de 1977. Caracas. En Socialist Internationa (...)

Pienso que el espíritu que estuvo presente en la reunión Cumbre de Caracas en el sentido de un acercamiento más directo del socialismo europeo con los movimientos liberadores y revolucionarios del Tercer Mundo, puede ahora profundizarse en la Internacional bajo la dirección del compañero Brandt y la suya. Específicamente esto resulta más importante para nosotros los latinoamericanos, donde requerimos la mayor comprensión y espíritu de colaboración por la vigencia de tantas tiranías oprobiosas y los reiterados atropellos que se cometen a diario contra todos los derechos humanos.184

75De esta manera, los chilenos tempranamente –y a pesar de divisiones internas, lograron capitalizar la sensibilidad heredada del ´68, que incentivaba grandes organizaciones de solidaridad con Chile.

El potencial unificador de los derechos humanos. El caso de Chile

  • 185 La Vicaría de la solidaridad ocupó un lugar prominente en la oposición al régimen desde el interior (...)

76No obstante lo anterior, el tema que aunó voluntades y hegemonizó el apoyo a la causa de los exiliados de manera transversal fue la recientemente estrenada preocupación mundial por los derechos humanos. A pesar de que la Declaración Universal sobre derechos humanos de las Naciones Unidas había sido adoptada en 1948, fue durante la década de los setenta que los derechos humanos fueron considerados como base para un programa de acción social (Kelly, 2013). Antes de 1973, las organizaciones de derechos humanos o no existían o eran muy pequeñas en su alcance. Como señaló Patrick William Kelly, “Chile, más que cualquier otro país, rediseñó el terreno del activismo por los derechos humanos, especialmente en el plano transnacional” (Kelly, 2013: 166; Sikkink, 1996; Stites Mor, 2013). En concreto, el golpe en Chile y especialmente el activismo de los exiliados alteró los entendimientos existentes en derecho internacional y soberanía estatal, pues las violaciones de derechos humanos ejercidas por el régimen de Pinochet dejaron de ser un tema de jurisdicción doméstica y fueron consideradas de responsabilidad internacional. Asimismo, las organizaciones chilenas que se formaron para hacer frente la emergencia de derechos humanos, como por ejemplo el Comité pro paz (que luego fue conocido como la Vicaría para la Solidaridad) se convirtieron en modelos para grupos de derechos humanos tanto en América Latina, así como fuentes de inspiración para activistas en Estados Unidos y Europa (Sikkink, 1996).185

  • 186 Esta unidad en torno a los derechos humanos por parte de la comunidad chilena en el exilio, marcó u (...)

77El “potencial unificador de los derechos humanos” (Kelly, 2013: 177) abarcó no solo a activistas europeos de distintas ideologías, sino que también envolvió a los chilenos en el exilio, quienes encontraron en la defensa de los derechos humanos la manera de superar sus diferencias.186 En contraste a las redes trasnacionales de solidaridad desplegadas en el exilio, las organizaciones de derechos humanos buscaron activamente ser estructuras apolíticas con el objeto de involucrar a más actores sin encontrar contradicciones ideológicas. Al respecto, Samuel Moyn sitúa al activismo por los derechos humanos como “la última utopía”. Moyn sostiene que luego de las derrotas de 1968, los activistas se abocaron a la lucha de una ley universal de derechos humanos como la última utopía; “el único grito de guerra imaginable alrededor del cual construir un movimiento popular de base” (2010: 5).

  • 187 Comparando la respuesta internacional frente al golpe de Estado en Uruguay en 1973 versus la respue (...)

78Coincidió también que la estructura relacionada con derechos humanos había estado experimentando importantes cambios institucionales en los años precedentes al golpe chileno, lo que conllevó a que la Junta Militar haya tenido que enfrentar un activismo civil mucho más fuerte que otras dictaduras militares.187 Por ejemplo, tanto la Comisión Internacional de Juristas como la Liga Internacional de los derechos del hombre establecidas en 1952 y 1941 respectivamente, habían estado acumulando recursos y experiencia, teniendo mayor eficacia en la denuncia del régimen de Pinochet (Eckel, 2014).

79En América Latina, también se estaba gestando una estructura de protección a los derechos humanos. En 1948 la OEA aprobaba el primer documento internacional de carácter general sobre derechos humanos y en 1959 creó la Comisión Interamericana de Derechos Humanos orientada a promover y proteger los derechos humanos en el continente.

80En la misma línea, Amnesty International (Amnesty), fundada en 1961, dio un gran salto en términos de tamaño, organización y alcance para inicios de la década de 1970, organizando campañas a gran escala en contra del régimen militar en Chile, a diferencia de lo que lograron organizar en contra de las dictaduras de Brasil o Grecia en los años 1960s. De particular importancia resultaron ser las investigaciones de campo hechas por Amnesty en referencia a la situación de derechos humanos en Chile. El reporte que la organización publicó luego de su visita solo dos meses después del golpe “fue una de las pruebas clave en las primeras discusiones sobre los crímenes militares e hizo más por publicitar que cualquier otro documento” (Eckel, 2014: 78). De hecho, con el impulso dado por el Premio Nobel de la Paz que la organización recibió en 1977, “la popularidad de su nuevo modo de defensa transformó para siempre lo que significaba agitar las causas humanas y generó una nueva marca y una nueva era de defensa del ciudadano internacionalista” (Moyn, 2010: 4).

81Otro importante incentivo a la lucha por los derechos humanos se vio en las evoluciones democráticas en países europeos como Grecia, Portugal y España. A través de estos resultados se demostró que “la defensa de los derechos humanos no era una tarea perdida, y que el daño a corto plazo a las relaciones diplomáticas podía ser más que compensado por la amistad resultante, una vez que las fuerzas democráticas hubiesen recuperado al poder” (Voorhoeve, 1979: 220).

82Una de las primeras iniciativas concretas de activismo transnacional en defensa de los derechos humanos fue la creación de una Comisión Internacional de investigación de los crímenes de la Junta Militar, que tuvo su primera reunión en Helsinki en 1974 con la participación de miembros de 27 países, con representantes de la comunidad chilena en el exilio. Recurriendo a un lenguaje despolitizado para evitar dividir el apoyo, y valiéndose de testimonios de víctimas para generar un impacto mayor, la comisión buscó amplificar las protestas chilenas para darles un efecto político y generar conciencia internacional (Kelly, 2013; Stern, 2006).

  • 188 Resolución 3219. (XXIX). Protección de los Derechos Humanos en Chile. 2278a. sesión plenaria. 6 de (...)

83Haciendo eco de esta preocupación mundial y apoyándose en los testimonios que, tanto la Comisión Internacional, Amnesty y otras ONGs recababan, Naciones Unidas se involucró como nunca con el caso chileno a través de tres organismos. El primero fue la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas, comité que se reunía anualmente para revisar temas de derechos humanos; el segundo fue un grupo de trabajo adhoc sobre la situación de los derechos humanos en Chile nombrado por la comisión cuyo objetivo era recabar y analizar información y finalmente, la Asamblea General, que recibía reportes y recomendaciones de los otros dos organismos. La Asamblea General pasó resoluciones condenatorias en contra del régimen militar chileno, cada año entre 1974 a 1989. El 6 de noviembre de 1974 a través de la resolución 3219, la Asamblea expresó “su más profunda preocupación por el hecho de que se siga recibiendo información sobre constantes y abiertas violaciones a los derechos básicos y a las libertades fundamentales en Chile”, haciendo un llamado a las autoridades para que respeten plenamente los principios de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Asimismo, pidió al presidente de la Asamblea General y al Secretario General “que ayuden por todos los medios que consideren apropiados a restablecer los derechos humanos básicos y las libertades humanas fundamentales en Chile”.188 Con un tono de mayor urgencia se generó una resolución similar en 1979 (No179) con una serie de pasos específicos que se esperaban que el país tomara con respecto a los derechos humanos. La siguiente resolución (No 161) de 1986, insistía con las medidas específicas que el país debía aplicar inmediatamente para restaurar los principios de democracia y respeto a los derechos humanos. En enero de 1988, la Asamblea General por quinceava vez consecutiva, condenó las violaciones a los derechos humanos en Chile. La labor de los representantes de los países de Europa occidental en estos foros internacionales fue central al liderar iniciativas conducentes a generar acciones para denunciar la violación de los derechos humanos en la dictadura militar. Consciente de la debilidad internacional del régimen, Pinochet prohibió la entrada de la comisión ad hoc de Naciones Unidas hasta 1978. Esto tuvo como efecto paradojal que la información de Naciones Unidas hasta entonces estuviese basada en testimonios de víctimas, en la cooperación del exilio chileno y la red de solidaridad (Stern, 2006).

  • 189 Es necesario mencionar que el activismo de Europa occidental con respecto a los derechos humanos no (...)

84Parte de esta renovada atención mundial a los derechos humanos fue reforzada por el giro de la política exterior norteamericana a partir de 1976 con la elección de Jimmy Carter como presidente. Desde entonces, Estados Unidos posicionó la temática de los derechos humanos como un aspecto central de su política en el ámbito internacional, buscando limpiar la mala imagen internacional que la guerra de Vietnam y la política de Nixon habían generado. Este giro en la potencia norteamericana fue recibido como un renovado impulso a la lucha por los derechos humanos desde Europa189 (Van Klaveren, 1986).

85Así, la reacción internacional frente al golpe y particularmente frente a las sistemáticas violaciones a los derechos humanos perpetradas por la dictadura, fue inmediata. Diversas organizaciones que venían creciendo tomaron el caso chileno como la gran prueba a asumir para poner en práctica la reciente institucionalidad en torno al sistema internacional de protección a los derechos humanos. Desde ONGs hasta gobiernos nacionales, pasando por organismos internacionales como Naciones Unidas, fueron centrales en la organización de campañas sin precedentes de información y denuncia para generar conciencia sobre la responsabilidad internacional de proteger los derechos humanos, incluso por sobre el entendimiento que hasta entonces se defendía en torno a la soberanía nacional (Eckel, 2014).

  • 190 Como señala Bastias (2013), el caso chileno motivó que el ACNUR (Alto Comisionado de Naciones Unida (...)

86Este reconocimiento y respaldo absoluto por parte de la comunidad internacional a la actividad política de la comunidad chilena en el exilio tuvo dos efectos esenciales para los efectos del presente capítulo. Por un lado, canalizó una sensibilidad generalizada que venía gestándose desde décadas anteriores en torno a la defensa de luchas que sobrepasaran enfoques políticos, como era la defensa de los derechos humanos. Estas sensibilidades se habían traducido en el empoderamiento de variadas iniciativas que conectaron el mundo incluso por sobre las diferencias de la Guerra Fría. Por otro lado, actuó como elemento unificador tanto para activistas europeos como para activistas chilenos, que a través de las narrativas en torno a la protección de los derechos humanos habían logrado dejar atrás diferencias políticas que hasta entonces habían paralizado la posibilidad de trabajar conjuntamente en contra del régimen.190 En este sentido, se adscribe a la propuesta de Kelly (2013) de analizar el activismo transnacional en torno a los derechos humanos durante los 1970s, como una serie de intercambios entre personas, ideas y experiencias que afectó tanto a europeos como a chilenos, más que como un modelo de exportación de conceptos occidentales al Sur. El impacto que el reconocimiento internacional de las campañas de solidaridad desde los gobiernos y la sociedad civil generó en la comunidad chilena en el exilio, y particularmente en los líderes políticos de izquierda, se abordará la siguiente sección.

Notes

138 Líder político del socialismo chileno. Ocupó cargos de relevancia durante el gobierno de la Unidad Popular y durante el exilio jugó un rol central en los procesos políticos en el socialismo. Dirigió el Instituto para el Nuevo Chile desde su fundación y fue central en la política chilena. Se abordará su participación en la política chilena del exilio en las siguientes secciones.

139 Los cerca de 200.000 exiliados se establecieron entre 110 y 140 países, de los cuales cerca de un tercio y la mitad de los exiliados se instalaron en Europa occidental, resaltando la importancia de su análisis particular (Wright, 2014).

140 Intelectuales como E.P. Thompson, Louis Althusser y Perry Anderson se insertaron en el debate sobre el problema que presenta la interacción entre agencia humana y las limitaciones impuestas por las circunstancias objetivas y materiales (Horn, 2007). Particularmente la visión de Louis Althusser sobre el marxismo jugará un rol central en la recepción del marxismo en América Latina y en Chile en particular, como se analizará con más detalle en el siguiente capítulo.

141 Westad (2005: 158) llama “malentendidos creativos” a la inspiración, que casos como los de Vietnam o Cuba, despertaron sobre los movimientos de izquierda tanto en Europa, Estados Unidos y América Latina, pues, en general, esta inspiración era más indirecta que directa y basada en conocimiento superficial.

142 En Chile, las reacciones frente a la intervención soviética en Praga no se hicieron esperar. El PCCh se alineó con su par soviético. De hecho, Luis Corvalán, presidente de la colectividad chilena, expresó que la Unión Soviética, a diferencia de Estados Unidos, cuando se ha visto en la necesidad de mandar tropas “ha sido para evitar la exportación de la contrarrevolución… en este caso concreto sólo para ayudar al pueblo checoslovaco a salvar su régimen socialista” citado en: Casals (2009: 198-199). El PSCh al igual que el resto del espectro político chileno, censuró la intervención soviética en Praga. Michal Zourek incluso sostiene que, bajo la influencia de los eventos en Praga, la derecha chilena, en su campaña presidencial de 1970, utilizó los fotomontajes de los tanques soviéticos en las calles de Santiago (Zourek, 2014: 157).

143 Para adentrarse en el tema de la vinculación chilena con el mayo francés ver el trabajo de Yanko González (2010). En este artículo, González concluye que la relación entre Chile y la revolución parisina de 1968 interpeló a un horizonte de culturas juveniles que se revelaban desde el lugar común de la juventud para construir sus propias maneras de llegar al socialismo.

144 A propósito de los debates que la experiencia chilena suscitó en la izquierda internacional ver el libro “Transición al Socialismo y la Experiencia Chilena” (Basso, 1972) que recoge las presentaciones de personalidades internacionales marxistas tales como Lelio Basso, Rossana Rossanda y Paul Sweezy e intelectuales residentes en Chile tales como: Marta Harnecker, José Antonio Viera-Gallo, Pedro Vuskovic, Alberto Martínez, Ruy Mauro Marini, Jacques Chonchol, Franz Hinkelammert y Theotonio Dos Santos. Presentaciones realizadas a propósito del Seminario del mismo nombre organizado por CESO y CEREN en Santiago en 1971.

145 En el siguiente capítulo se tratará con mayor atención los vínculos entre la social democracia holandesa y el gobierno de Allende. Otro caso interesante es el del Comité Internacional de Solidaridad con el gobierno de la Unidad Popular en Suecia. Para mayor detalle ver: Camacho (2013). En Gran Bretaña se creó el Association for British–Chilean Friendship (ABCF) and Liberation para expresar solidaridad con la UP. Ver Jones (2014). En Italia existían lazos importantes entre el Instituto dirigido por Lelio Basso y el Ceren en Santiago, lazos que serán muy importantes luego del golpe para la denuncia internacional del régimen militar, particularmente en torno a la composición del Tribunal Russel II. Ver Mulas (2005).

146 Para un acusioso trabajo sobre las relaciones interamericanas durante el período de la UP y el rol de países como Brasil y Cuba en el caso chileno, ver: Harmer (2011)

147 The White House secret Memorandum for the President, “NSC Meeting, November 6—Chile,” November 5, 1970. Document 2. En Kornbluh (2013: 121).

148 Llama la atención la manera en que los políticos europeos consideraron los devenires políticos en Chile. Lejos de plantear una relación asimétrica en su percepción, como fue el caso con otros países latinoamericanos, el caso chileno se consideró cercano a la política local. Esto se puede explicar por la tradición generalizada de los intelectuales políticos chilenos a través de la historia, de mirar las tendencias políticas europeas, como fue analizado en capítulos anteriores. Asimismo, el temprano vínculo entre líderes políticos chilenos y europeos acercó aún más el caso chileno, particularmente a través de una vinculación intelectual características de los políticos chilenos. A lo anterior se le agrega el paralelismo en el sistema de partidos políticos entre Europa y Chile. A diferencia de otros países en América Latina, Chile desde inicios del siglo XX y en consonancia con su atención a las ideas políticas emanadas de Europa, conformó su escenario político en sintonía y relación con el sistema de partidos europeo.

149 Todas las traducciones del original en inglés al español son responsabilidad de la autora.

150 Communist Party of Great Britain. (1973). Chile: solidarity with popular unity: Solidarity with popular unity. Londres: Communist Party. En: Instituto Internacional de Historia Social. Amsterdam.

151 Statement by central committee of CPSU, p. 393. Soviet News. Publicado por el Departamento de Prensa de la Embajada soviética en Londres. No 5705. Martes 18 de septiembre de 1973. Socialist International, Comisco y SILO. Box Número 558. Archivo de la Internacional Socialista. En: Instituto Internacional de Historia Social. Amsterdam.

152 Comité Central del PSUA. El comité central del Partido Socialista Unificado de Alemania llama a la solidaridad con el pueblo combatiente de Chile. Página 3. Panorama DDR. Berlín. 1973. Box Número 558. Socialist International, Comisco y SILO. Archivo de la Internacional Socialista. En: Instituto Internacional de Historia Social. Amsterdam.

153 Este giro del Partido Comunista Soviético será nuevamente abordado en la secciones siguientes cuando se analice el camino recorrido por el PCCh en el exilio.

154 Berlinguer, ¨Imperialismo e coesistenza alla luce dei fatti cileni¨, Rinascita, 28 de septiembre de 1973, pp. 3-4 (citado en Santoni, 2011: 14).

155 Estas ecuaciones político-ideológicas se volverán a tratar en detalle en el capítulo siguiente, cuando el análisis se detenga en los debates político-intelectuales en los que se insertó la comunidad chilena en el exilio en Europa Occidental.

156 Janitschek, Hans. Carta al Presidente Salvador Allende. 23 de noviembre de 1970. En Socialist International, Comisco y SILO. Box 559. Archivo de la Internacional Socialista. En: Instituto Internacional de Historia Social. Amsterdam.

157 Hart, Judith. The echoes of Allende’s death. The Guardian. Miércoles 19 de septiembre de 1973. Socialist International, Comisco y SILO. Box 558. Archivo de la Internacional Socialista. En: Instituto Internacional de Historia Social. Amsterdam.

158 Van der Louw, André. Report of Socialist International Mission to Chile. (M.17/73, 20/73, 22/73) En Socialist International, Comisco y SILO. Box 1064. Archivo de la Internacional Socialista. En: Instituto Internacional de Historia Social. Amsterdam.

159 Jean Fourastié llama al periodo entre 1945 y 1975 como los “treinta años gloriosos”, en donde la social democracia jugó un rol clave. Gracias al constante crecimiento del capitalismo y alta tasa de empleo, la social democracia pudo instalar programas mínimos durante estos años gloriosos. Una considerable porción del superávit fue invertida en medios políticos (y no en el mercado) tales como educación, transporte, salud, pensiones, cuidado infantil, etc; medidas todas destinadas a regular el sistema capitalista preparándolo para la introducción de legislaciones laborales impuestas por sindicatos organizados tales como restricciones en las jornadas laborales, vacaciones pagadas, estándares de salud y seguridad y salarios mínimos (Sassoon, 2010).

160 Jan Pronk. Entrevista con la autora. La Haya, 22 de septiembre de 2013.

161 Ver casos de “exilio en serie” en (Sznajder y Roniger, 2009).

162 Ver las diversas publicaciones de Fernando Camacho al respecto.

163 Al respecto ver el trabajo comparado que realiza Geldenhuys (1990) entre Chile, Israel, Sudáfrica y la República Popular China sobre estados aislados. Ver también el trabajo de Bastias (2013), especialmente el capítulo 2.

164 En 1980, el gobierno conservador de Margaret Thatcher rescindió la prohibición de vender armas a Chile, excepto para ítems que puedan ser utilizados para represión interna

165 Ejemplo de la política adoptada destaca este reporte encontrado en el archivo de la Internacional Socialista: “Una vez más, como en 1974 y 1975, se puede esperar que la junta presente una solicitud a los catorce gobiernos acreedores para una prórroga en el pago que está previsto para 1976. Los mismos argumentos que se utilizaron en 1974 y 1975 para justificar el rechazo a dicha solicitud, se siguen aplicando”. Chile, a report for the Socialist International. Página 9. January 1976. Chili Komitee Nederland. Box 1-5. Archief Chili Komitee Nederland. En: Instituto Internacional de Historia Social. Amsterdam.

166 De acuerdo a datos de la División de Estadísticas de las Naciones Unidas, entre 1973 y 1983 Chile representó en promedio 0.12 % de las exportaciones y 0.21 % de las importaciones de Europa Occidental (Alemania Occidental, Bélgica-Luxemburgo, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Italia, Noruega, Países Bajos, Portugal, Suecia y Reino Unido).

167 Michael Löwy, sostiene que el golpe de Estado en Chile marca la llamada “ofensiva” de la Internacional Socialista hacia América Latina con el objeto de crear redes políticas que compitan con las acciones del gobierno norteamericano y sus aliados sindicales (Löwy, 1981).

168 Bruno Pittermann, Presidente y Hans Janitschek, Secretario General. “Chile”. Statement by International Socialist and Member Parties. 18 September 1973. Box 559. En Socialist International, Comisco y SILO. Archivo de la Internacional Socialista. En: Instituto Internacional de Historia Social. Amsterdam.

169 Press Release. Socialist International Mission to Chile. Embargo, 30 September 8pm. 28 September 1973. Box 560. En Socialist International, Comisco y SILO. Archivo de la Internacional Socialista. En: Instituto Internacional de Historia Social. Amsterdam.

170 La delegación estuvo integrada por André Van der Louw, jefe del Partido del Trabajo Holandés, Antoine Blanca, asistente especial de François Mitterrand, Bettino Craxi, subsecretario del partido socialista italiano, Ann Marie Sundbom, secretaria general de la federación de mujeres del partido social demócrata de Suecia y Hans Janitschek, secretario general de la Internacional Socialista.

171 Al respecto, ver el trabajo de Puryear (1994) sobre el financiamiento principalmente de Estados Unidos y los países de Europa occidental a centros de pensamiento de oposición privados en Chile. Esta era la única vía a través de la cual disidentes en Chile podían reflexionar críticamente sobre la dictadura, lo que condujo según Puryear a que la política en Chile se “intelectualizara” (Puryear, 1994: 60).

172 Ver el trabajo de Jones (2014) sobre la acción de los sindicatos obreros australianos y británicos en las campañas de solidaridad con Chile.

173 Ver los casos de redes de solidaridad con Chile en Suiza, Bélgica, Gran Bretaña, Alemania occidental, Francia, Italia y Finlandia en el libro editado por Christiaens, Rodríguez García y Goddeeris (2014). En Holanda, por ejemplo, los “Chili-Komités” ya se encontraban activos apoyando el gobierno de la Unidad Popular, por lo que solo cuatro días después del golpe lograron reunir a 20.000 personas en Amsterdam para protestar en contra de Pinochet (Grünfeld, 2002).

174 La red de solidaridad al interior del país durante la dictadura jugó también un rol preponderante y urgente en la organización social. Alison Bruey trata particularmente el concepto de solidaridad que emerge en sectores populares de la convergencia entre activistas de izquierda perseguidos y representantes de la Iglesia católica (2013). El caso holandés resulta interesante también por su apoyo constante a través del tiempo. A través de organizaciones no gubernamentales como CEBEMO, HIVO y NOVIB fondos holandeses se dirigieron al apoyo financiero de proyectos concretos, al interior del país. Ver Vrijsen (2005).

175 Como ejemplo de organización de solidaridad, una declaración del Chile-Komité de Holanda sostuvo: En el primer semestre de 1977, Chile estuvo repetidamente en las noticias en los Países Bajos. Mediante huelgas de hambre, manifestaciones frente a la embajada de Chile en La Haya, peticiones al gobierno holandés y acciones de boicot de los consumidores y el movimiento obrero, el pueblo de los Países Bajos dio rienda suelta a su desaprobación de las graves violaciones de los derechos humanos en Chile. (Chili Komitee Nederland; Transnational Institute; Research-group MOL, 1980) Chili Komitee Nederland. Archief Chili Komitee Nederland. En: Instituto Internacional de Historia Social. Amsterdam.

176 Recommendations on actions of solidarity with the Chilean people. International Conference in Solidarity with the Chilean people. Helsinki, September 29-30, 1973. En Socialist International, Comisco y SILO. Box 560. Archivo de la Internacional Socialista. En: Instituto Internacional de Historia Social. Amsterdam.

177 De hecho, la foto tomada por Orlando Lagos del presidente Allende afuera de la Moneda con un arma en sus manos fue premiada con el primer lugar en el World Press Photo de 1974.

178 Por ejemplo, entre noviembre de 1973 y noviembre de 1974, 1075 refugiados políticos latinoamericanos llegaron a Francia, de los cuales un 70 % eran chilenos, 10 % brasileros, 8 % bolivianos y un 4 % uruguayos (Sznajder y Roniger, 2009: 113).

179 Chili-Komitee- La Haya. Documento adjunto. Del Embajador chileno de los Países Bajos al Ministro de Relaciones Exteriores. La Haya, 13 de septiembre de 1979. Nr. 441/47. Fondo Países. Países Bajos. Archivo General Histórico. Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile. Santiago de Chile.

180 Urgent appeal for world solidarity with the Chilean people. International Conference in Solidarity with the Chilean people. Helsinki, 29-30 de septiembre de 1973. En Socialist International, Comisco y SILO. Box 560. Archivo de la Internacional Socialista. En: Instituto Internacional de Historia Social. Amsterdam.

181 La burocracia del Foreign Office británico atribuía la inusitada reacción de la RDA al golpe debido a que lo más probable es que estuviesen obedeciendo la directriz de Moscú de liderar la reacción del bloque soviético al caso chileno. Al no tener relaciones formales con Estados Unidos, la RDA estaba bien posicionada para liderar la campaña sin poner en peligro los recientes acercamientos entre la URSS y Norteamérica. De IL Blackley de la Embajada británica en Berlín Oriental, 19 de september de 1973. Confidencial. FCO 7/2412

182 En Ginebra, Suiza, la protesta que originalmente se había organizado el 15 de septiembre de 1973 en contra del régimen dictatorial en Portugal, se transformó en una protesta de solidaridad con Chile. Para mayor detalle sobre el desarrollo de una red de solidaridad con Chile en Suiza y sus vínculos con las luchas antifascistas y antiimperialistas ver Pereira (2014).

183 Hart Judith “The echoes of Allende´s death”. The Guardian, 19 de septiembre 1973. IS, Box 558 en IISH

184 Rodríguez, Aniceto. Carta a Bernt Carlsson. 21 de enero de 1977. Caracas. En Socialist International, Comisco y SILO. Box 1065. Archivo de la Internacional Socialista. En: Instituto Internacional de Historia Social. Amsterdam.

185 La Vicaría de la solidaridad ocupó un lugar prominente en la oposición al régimen desde el interior de Chile. Destacó particularmente su preocupación por los derechos humanos en momentos especialmente difíciles de represión en Chile. Al menos durante los primeros diez años de la dictadura, fue el órgano institucional más visible de oposición al régimen en Chile. Al respecto, ver el trabajo de Lowden (1996).

186 Esta unidad en torno a los derechos humanos por parte de la comunidad chilena en el exilio, marcó una diferencia radical con la comunidad uruguaya en el exilio, la que -según Sznajder y Roniger- percibía el trabajo con ONGs de derechos humanos una señal de debilidad revolucionaria ya que éstas eran percibidas como trampas puestas por el imperialismo occidental (2009: 248).

187 Comparando la respuesta internacional frente al golpe de Estado en Uruguay en 1973 versus la respuesta frente al golpe de Estado en Perú en 1992, Sikkink concluye que la expansión de los movimientos y redes de derechos humanos en términos de tamaño, alcance y contenido de trabajo, en los años que median ambos golpes ha sido sin precedente. Asimismo, identifica la movilización internacional en reacción al golpe en Chile como un acontecimiento decisivo en la creación de una red latinoamericana de derechos humanos (Sikkink, 1996).

188 Resolución 3219. (XXIX). Protección de los Derechos Humanos en Chile. 2278a. sesión plenaria. 6 de noviembre de 1974. Resoluciones aprobadas por la Asamblea General durante el 29° período de sesiones.

189 Es necesario mencionar que el activismo de Europa occidental con respecto a los derechos humanos no se extendió necesariamente a otras áreas. En términos económicos y militares, el intercambio entre Europa Occidental y Chile incluso aumentó durante la década de 1980, siendo 8 de los 16 mayores mercados de exportación de Chile en el período 1970- 1988 países de Europa Occidental (Geldenhuys, 1990: 324). De acuerdo a la Agencia de Control de Armas y Desarme de Estados Unidos, entre 1982 y 1986 Chile importó casi el 90 % de sus armas de Europa occidental y se firmaron acuerdos referentes a la producción de material de guerra tales como el firmado entre la Compañía Aérea Nacional y la corporación española CASA que produce aviones militares. En referencia a la renegociación de la deuda externa de Chile, Europa en su mayoría votó a favor de ajustar la posibilidad de créditos al régimen militar (Portales, 1991).

190 Como señala Bastias (2013), el caso chileno motivó que el ACNUR (Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados) por primera vez estableciera contactos con países de la Unión Soviética para la recepción de exiliados chilenos.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search