Version classiqueVersion mobile

Exilio y Renovación

 | 
Mariana Perry Fauré

Capítulo 1. Dimensión internacional de las ideas políticas de izquierda: Una visión histórica

Texte intégral

1La historia política de Chile, desde sus inicios como Estado Nación, ha estado altamente conectada con las dinámicas políticas globales, obligando una visión ampliada para entender sus vaivenes políticos. Como señala Fermandois (2005), por más finis terrae que se encuentre geográficamente, la universalidad de Chile, a lo largo de su historia, es indudable. Debido a que en el presente libro se busca analizar el desarrollo del vínculo del pensamiento político chileno con Europa Occidental en el marco del exilio, a partir de la crisis política que implicó el golpe de Estado, resulta necesario abordar los antecedentes históricos que preceden la vinculación del pensamiento chileno con la política mundial, especialmente desde el campo experiencial de la izquierda.

2El objetivo será articular los debates que constituyeron el sistema de representaciones desde donde la izquierda se reconocía para 1973, lo que permitirá identificar el bagaje ideológico con el cual los exiliados chilenos arribaron a Europa Occidental. Su cuestionamiento y reflexión será el objeto de análisis de los capítulos siguientes. A través de dicho recorrido histórico se pondrá de relieve, asimismo, el debate identitario que surge a partir de esta vinculación con las ideas globales y que acompaña el desarrollo político chileno. El foco estará dado por los debates intelectuales que antecedieron y acompañaron el período de gobierno de la Unidad Popular por la necesidad de identificar las principales corrientes ideológicas políticas que son cuestionadas y sujetas a revisión durante el período del exilio.

3El presente capítulo y siguiendo en parte a Devés (2004), se plantea cuestionar tanto a los enfoques colonialistas (en donde se asume que en Chile somos solo receptores de ideas que desde las metrópolis elaboran y promueven) como a los enfoques marxistas (en donde se sostiene que los intelectuales orgánicos de cada clase social van al centro a buscar las teorías que les son funcionales para sustentar sus posiciones) para plantear que en el caso chileno, los intelectuales formadores de tendencia política, se apropiaron de aquellas ideas circulantes una vez que fueron necesarias y exigidas por el contexto. Estas ideas, una vez transferidas, debieron competir por su lugar dentro del escenario político e ideológico del país. Esto explica el que hayan convivido propuestas de ideas antagónicas en las tendencias políticas chilenas. En este sentido, el énfasis de toda la investigación estará siempre puesto en la agencia del intelectual en la transferencia, pues ésta requiere un proceso activo de selección, aprendizaje y apropiación en vista de las demandas del contexto.

  • 1 Esta tensión no es exclusiva de Chile y se encuentra en la historia de las ideas del resto de los p (...)

4La transferencia de ideas políticas a códigos chilenos da paso a una realidad distinta tanto del contexto original de las ideas como del que las transfiere, dando paso a una hibridación de la cultura política chilena. Esta hibridación en el caso de Chile, no estuvo exenta de conflicto, puesto que la convivencia entre ideas globales y contextos locales implica un proceso complejo acompañado de polémica en donde las fuerzas de lo “propio” y lo “foráneo” chocan durante el proceso de transferencia y apropiación.1 En este sentido las propuestas antagónicas usaron la denuncia del origen extranjero de las ideas como argumento para descalificar su pertinencia, lo que podrá ser identificado en diversas ocasiones a lo largo de toda la historia del pensamiento político chileno. Lo anterior es muestra de las múltiples versiones que dentro de un mismo contexto pueden existir con respecto a la pertinencia de una determinada transferencia.

  • 2 Elías Palti recorre el debate de las historias de las ideas en América Latina a propósito de los ar (...)

5Por tanto, se parte de la base de la universalidad de las ideas y que su contextualización a diversas realidades, mediante la acción de los agentes de la transferencia, obedece al uso político de las ideas, es decir el lenguaje político como “acto del habla” que posee una intencionalidad política performativa (Skinner, 1972). Así, se seguirá a Palti (2006), quien ilustra lo anterior al defender que no existe un solo “lugar de realidad” en donde se pueda determinar de manera absoluta qué ideas están “fuera de lugar”.2 Lo que sí se puede aspirar es a reconocer qué significa que alguna idea esté “fuera de lugar” en cada contexto discursivo particular, identificando qué actores lo consideran así y porqué otros no. Conviene precisar que es un uso estratégico de las ideas circulantes, dado que los actores políticos, necesitan nuevas maneras de enfrentar los desafíos políticos luego de las crisis. En este sentido, historizar las ideas requiere una distinción entre el contenido semántico de ellas y su uso. Es decir, diferenciar el “qué se dice” con el “cómo, cuándo, quién, a quién, para qué y porqué se dice”. Esta acotación teórica permite abordar la temática de las ideas superando la problemática en torno a su origen para aterrizar el análisis de su uso a través del lenguaje. Es a través del uso de las ideas que podemos identificar las características del contexto que determinan los modos de apropiación, circulación y transferencia de las ideas en discursos políticos públicos (Palti, 2006). En línea con esta idea, Ulianova sostiene para el caso chileno que:

Por un lado, como ya lo hemos señalado, los actores políticos chilenos se sirven de los discursos ideológicos globales para, a través de su relectura y reapropiación, construir sus discursos y proyectos aplicables a Chile. Por otro lado, las intervenciones externas pueden, en ciertos casos, reforzar las tendencias ya presentes en la política chilena, pero no crearlas artificialmente, ni operar al margen de relación de fuerzas políticas internas” (Ulianova, 2009a: 256).

Cambio de siglo y aparición del discurso político de izquierda

6Desde la segunda mitad del siglo XIX chileno, si bien con crisis internas (revoluciones de 1851, 1859 y 1891) y conflictos externos (Guerra contra la confederación Perú-Boliviana en 1836, la Guerra contra España entre 1865 y 1866 y la Guerra del Pacífico en 1879), fue un período de importante crecimiento económico, de consolidación de una solidez político-institucional poco conocida en la región y grandes avances culturales que se orientaron a la formación de una Estado-Nación “en forma”. Sin embargo, las nuevas riquezas obtenidas producto de la Guerra del Pacifico, significaron la formación de grandes fortunas que contrastaron fuertemente con la realidad precaria de la inmensa mayoría del pueblo. Además, los frutos del crecimiento económico impactaban el orden económico y la composición social generando problemas derivados tanto de la migración interna como del sucesivo aumento de la población. Asimismo, el régimen parlamentario que siguió al derrocamiento de Balmaceda comenzaba a dar signos de tensión afectando el curso del país. Es así como el período que se inaugura luego de la guerra civil de 1891 tiene como característica una sensación compartida por un amplio espectro de la intelectualidad chilena de que el fin de siglo estaba siendo acompañado por una crisis amplia en todos los ámbitos de la sociedad. La inminencia del cambio de siglo incentivó balances y diagnósticos que condujeron a pensar que Chile estaba viviendo un período de decadencia y que se requerían soluciones estructurales para frenar dicho proceso. Las razones de esta situación variaban de acuerdo con el diagnóstico realizado, variando también las soluciones propuestas (Cancino, 2012). A pesar de que dicha sensación –sea cual sea el enfoque de la interpretación- encuentra sus raíces mayoritariamente en procesos internos, es posible encontrar antecedentes de este diagnóstico crítico en Europa y en la crisis de valores que muchos intelectuales identificaron a finales del siglo XIX, la que erosionó en algunos casos la creencia en el progreso y en los grandes correlatos socioculturales del siglo XIX (Hughes, 1976).

  • 3 Enrique Mac Iver fue un político radical que jugó un importante rol en la política chilena del camb (...)

7Enrique Mac Iver3 en un discurso pronunciado el 1 de agosto de 1900 reflexionaba en torno a la sociedad chilena:

Me parece que no somos felices; se nota un malestar que no es de cierta clase de personas ni de ciertas regiones del país, sino de todo el país y de la generalidad de los que lo habitan. La holganza antigua se ha trocado en estrechez, la energía para la lucha de la vida en laxitud, la confianza en temor, las expectativas en decepciones. El presente no es satisfactorio y el porvenir aparece entre sombras que producen intranquilidad (Mac Iver, 1900: 5).

  • 4 Para una visión de esta tendencia ver el discurso “Ante la decadencia” de Emilio Rodríguez Mendoza (...)

8Como se esbozó, la sensación de crisis, si bien generalizada, obedecía a distintas interpretaciones de lo que ocurría en el Chile de cambio de siglo. La visión de Mac Iver formaba parte de una óptica positivista de la crisis que aquejaba al país y culpaba a la descomposición de los partidos políticos, la corrupción administrativa del aparato estatal, la crisis económica y el rol del salitre y el oro que en vez de fuentes de energía “fue un torrente devastador que arrancó del alma la energía y la esperanza y arrastró con las virtudes públicas que nos engrandecieran” (Mac Iver, 1900: 23). No obstante, según Yáñez (2003), Mac Iver depositaba sus esperanzas en la misma elite como sujeto de cambio, una vez que ésta comprendiera que los problemas del país eran los problemas de la elite. Desde un tronco positivista también, pero desde otro enfoque, Valentín Letelier encontraba la causa de la crisis en la ausencia de una filosofía unificadora que reemplazara la cosmovisión metafísica del pasado (Letelier, 1895). Para otros positivistas ilustrados, como Emilio Rodríguez Mendoza, la decadencia se encontraba en un sistema en donde el Estado educaba al individuo para el Estado y no para el individuo. Así, resaltando la mirada al exterior para presentar soluciones a los desafíos locales, para este enfoque “la solución residía en el positivismo inglés y en el sistema pedagógico anglosajón, que situaba responsabilidad del progreso en la iniciativa individual”4 (Subercaseaux, 2011a: 424). Para los modernistas, la raíz de la crisis se encontraba en la ausencia de ideales espirituales y trascendentes (Subercaseaux, 2011a: 424). La vertiente católica en su versión más clerical y ultramontana leyó la crisis como consecuencia del pecado social, el que aquejaba no solo a Chile, sino a todo el mundo occidental, y cuyo origen se encontraba desde la Revolución francesa en adelante, siendo acentuada por las ideas liberales, positivistas y que hacia 1900 se manifestaba en la presencia de principios socialistas y anarquistas (Subercaseaux, 2011a).

9De manera general, el diagnóstico positivista culpaba a la falta de racionalidad en el pensamiento y a la continuación de prácticas heredadas de la colonia. La solución se encontraba en la educación para lograr “la convergencia de todos los corazones a un mismo propósito y de todos los entendimientos a una misma fe, con el deliberado intento de producir el desarrollo armónico de todas las fuerzas activas de la sociedad” (Letelier, 1895: 47). La visión católica se mantuvo más o menos estable a lo largo del siglo XIX e inicios del siglo XX y en general actúa más bien en reacción a las innovaciones ideológicas que conlleva el proceso de modernización.

Irrupción de la cuestión social en el discurso político: corolario de la crisis

10Al igual que con las interpretaciones de crisis, la lectura en torno a la cuestión social también indicó distintas visiones de proyectos de país con un fuerte componente internacional. A pesar de esta divergencia, la problemática en torno a la cuestión social que emergió con fuerza a partir de 1880, vino a dar un marco conceptual de origen europeo a una realidad ya instalada en la sociedad chilena (Cruzat y Tironi, 1999), pero es durante el cambio de siglo que los intelectuales toman conciencia de sus alcances (Pinedo, 2011). La preocupación por la cuestión social –en línea del espíritu que guía el presente capítulo, representa “un hito en la historia de las ideas en Chile; revela un cuestionamiento de carácter bastante global; una reflexión en torno al futuro de nuestra sociedad de entonces” (Cruzat y Tironi, 1999: 152-153). Es por lo señalado que las lecturas en torno a los orígenes y soluciones globales de la “cuestión social” son esenciales para entender qué estimula la incorporación y apropiación de ideas en circulación universal en la realidad nacional en el Chile del cambio de siglo. Las autoras Cruzat y Tironi (1991) identifican tres corrientes diferentes a partir de la lectura que se hace de la cuestión social durante las últimas dos décadas del siglo XIX y que según Sergio Grez (1995), marcan la tendencia política de todo el siglo XX; la corriente conservadora-católica, corriente radical-reformista y nacionalista y la corriente demócrata socialista.

11Desde la perspectiva cristiana, la preocupación por la cuestión social surge a partir de la publicación de la Encíclica de León XIII, Rerum Novarum del 15 de mayo de 1891. Desde esta corriente, Augusto Orrego Luco y Fanor Velasco ya habían alertado sobre las problemáticas en torno a la miseria. Este último “quizás impresionado por los recientes sucesos de la commune de París, reconoce los gérmenes de la revolución social en la atmosfera del mundo” (Góngora, 1986: 98). Otros católicos, como el caso de Abdón Cifuentes, emprendieron la formación de círculos obreros “movidos por las experiencias conocidas de Alemania y Francia” (Góngora, 1986: 100). Sin embargo, el ámbito social que albergó a esta corriente fue principalmente desde la clase dirigente, por lo que sus proposiciones, sostiene Góngora, no alcanzaban más que arreglos parciales y acotados que garantizaran sus intereses,

esta primera oleada del social-cristianismo se plantea sobre todo como un conjunto de obras de beneficencia de leyes de reformas puntuales; aunque marcan su distancia del liberalismo y del socialismo, no plantean un ideario positivo de orden social (…) El grueso del conservantismo no se interesó a fondo por la “cuestión social” (Góngora, 1986: 101).

12Uno de sus mayores exponentes fue Enrique Concha Subercaseaux. Según las autoras Cruzat y Tironi (1999), su diagnóstico ubicó el origen del problema social en que la clase dirigente que, legítimamente a la cabeza de la estructura social por el orden natural, había descuidado sus obligaciones como patrones, dejando espacio abierto para nuevas ideas subversivas como las nuevas ideas de democracia moderna. La solución para Concha se encontraba en el orden social cristiano, donde se armonizaban los problemas originados por la riqueza, la que;

tenía deberes que cumplir inspiradas en la fe católica si quería conservar su influencia legítima sobre el pueblo. Este a su vez, debía obedecer en virtud de un hecho natural-providencial- económico, aceptar la condición en que nació, respeto por el Estado, la riqueza, la sociedad y la familia (Cruzat y Tironi, 1999: 134-135).

13Esta autopercepción de la elite de principios de siglo se reafirma con la evaluación que Ricardo Krebs sostuvo: “La aristocracia de entonces (…) estaba aun sinceramente convencida de que ella era realmente una aristocracia, o sea, una clase de los mejores y que ella tenía legítimos derechos a estar en el lugar que ocupaba” (Krebs, 1986: 52).

  • 5 Esta transformación tiene su punto culmine en la Convención Radical de 1906 en donde se enfrentan l (...)

14Desde la corriente radical-reformista, la cuestión social se puso al centro de su preocupación y programa político, especialmente en torno a la situación de los trabajadores. El Partido Radical, en particular, abandonó su inicial postura liberal e individualista para asignarle mayor relevancia al Estado.5 Esta transformación se vio alimentada por las nuevas realidades sociales que generaron el aumento del proletariado y la importancia creciente de los sectores medios. A lo anterior, se sumó la influencia de corrientes europeas más estatistas (Cruzat y Tironi, 1999). El mayor líder de esta transición, Valentín Letelier, interpretó la cuestión social como los efectos de haber “abandonado a los pobres a su propia suerte”. Como resultado, se estaban desatando luchas de clases “fatales para el funcionamiento regular de la verdadera democracia” (Cruzat y Tironi, 1999: 137). Para Letelier, la única solución a la cuestión social era fomentar la construcción de un Estado activo, fuerte y protector, que anticipe los problemas para evitarlos basado en una política científica, la que podría poner fin a las continuas huelgas, a la amenaza permanente del comunismo, a las crisis periódicas, entre otros males. De acuerdo con Silva (2008), y relevando la dimensión internacional de esta corriente, Letelier consolidó sus ideas políticas y filosóficas en torno al rol del Estado, durante su estadía en Alemania entre 1881 y 1885, tiempo que le permitió observar directamente la realidad política, social y cultural de la Prusia de Bismark. Entre otras cosas, sostuvo Silva, Letelier pudo observar las políticas de Bismark orientadas a reducir la influencia de la iglesia católica en Alemania a la vez que observaba las luchas político-religiosas en Francia. En particular, Letelier, rescató las reformas político-sociales orientadas al objetivo específico de frenar los movimientos revolucionarios socialistas. En su estadía en Berlín, Letelier concluyó que la labor activa del Estado puede desactivar las amenazas generadas tanto dentro de la elite como desde las masas. Otro connotado representante de esta corriente es Arturo Alessandri, quien, sin embargo, propone un rol más bien regulador del Estado, sin contravenir la libertad económica (Grez, 1995).

  • 6 Artículo Primero del Programa de la Democracia (Concha, 1905: 15).

15Dentro del propio Partido Radical, sin embargo, se fortaleció una facción que buscaba poner el énfasis del partido en la “emancipación política, social y económica del pueblo” y poner al centro del programa político la preocupación por la situación de los trabajadores.6 Esta facción, junto a otros que no encontraban satisfacción en las propuestas mencionadas, fundaron el Partido Demócrata (PD) en 1887. La fundación encontró asidero también en la unificación de movimientos populares de protesta social que habían incentivado la discusión intelectual en torno a la cuestión social dentro de la clase dirigente (Grez, 1995). La gran diferencia con las otras corrientes radicaba en que la solución a la “cuestión social”, no vendría ni de las clases dirigentes, ni del Estado, sino que del pueblo mismo. En este sentido el movimiento popular representado en el PD manifestó su fe en la lucha política y electoral como una herramienta válida para renovar la sociedad. Su fundador, Malaquías Concha, reconoció la influencia del socialismo belga y alemán en la redacción de los principios programáticos del PD (Cruzat y Tironi, 1999: 145). Para Concha el origen de la “cuestión social” radicaba en la desigualdad de las fortunas y en la opresión que surgía de esa desigualdad. Su denuncia iba hacia la organización social misma, la que impedía el desarrollo en igualdad de derechos entre los individuos. Asimismo, Concha culpaba al pueblo mismo por desinteresarse de la lucha política, a quien acusaba de:

no haber sabido ejercer el noble atributo de la soberanía que radica en sus manos la generación de todos los poderes públicos y por tanto los medios para alcanzar su bienestar y felicidad. Falto de ilustración, esclavizado a la fe de una religión que tampoco comprende, corrompido por los mismos que debían moralizarlo, hastiado de luchas políticas (…) concluyó por desinteresarse” (Concha, 1905: 18).

  • 7 Para una introducción al origen y desarrollo del PD ver: Grez (2013).

16Solo a través de la acción del pueblo ilustrado y consciente sería posible salir del círculo de la desigualdad que obstaculiza el ejercicio de la democracia (Concha, 1905: 29-35). Es a través del Partido Democrático que los pobres irrumpen en política (Grez, 1995).7

Origen del pensamiento socialista a través de la figura de Luis Emilio Recabarren

17Las corrientes socialistas surgen al interior y al exterior del PD (Grez, 1995) y sus propuestas se difunden a través de conferencias y periódicos vinculados a las nuevas organizaciones de obreros y artesanos que habían comenzado a surgir en las últimas décadas del siglo XIX en directa relación al desarrollo de la moderna economía del capitalismo industrial. Como sostuvo Subercaseaux, destacando la dimensión internacional de las ideas socialistas que surgieron en esta época,

En la difusión de las ideas socialistas en estos ámbitos predominó un tono milenarista y teleológico, con frecuentes sincretismos entre las ideas de Marx, las de Darwin, Rousseau, Spencer, Zola y Víctor Hugo, o se proclamó como socialismo científico lo que en la literatura especializada correspondía al socialismo utópico (Subercaseaux, 2011a: 408).

18El primer pensador en Chile, con ideas socialistas propiamente tal fue Víctor José Arellano, quien expuso sus ideas a raíz de un folleto del arzobispo de Santiago, Mariano Casanova, quien criticaba duramente las ideas socialistas (Grez, 1995). Arellano, en su folleto de 1893 construyó una genealogía socialista “que parte de Platón, pasa por Giordano Bruno y Campanella, para llegar a una conceptualización del socialismo cercana a la actual” (Subercaseaux, 2011a: 407-408), demostrando un buen conocimiento de las ideas socialistas y de la influencia marxista en circulación (Grez, 1995). Su doctrina se apoyaba en los socialistas utópicos, y ubicaba el origen de los problemas en el surgimiento de la propiedad privada, la que en Chile había comenzado con la conquista y el desalojo de los indígenas. Este pensador rechazó las ideas de los economistas liberales y advirtió que el Estado no es un ente neutral, sino que por el contrario es el instrumento al servicio de una clase. La solución al conflicto social debía pasar por una apropiación por parte del Estado de las fuerzas productivas (Grez, 1995).

19Siguiendo la misma visión clasista de la sociedad, emergió desde las filas del PD, la voz crítica y de denuncia de Luis Emilio Recabarren, quien ubicó la “cuestión social” como el desenlace de la miseria que aqueja a la sociedad. En una columna de noviembre de 1904, Recabarren sostuvo que con “La cuestión social”;

nace una agitación de los de abajo que quieren desasirse de las garras de la miseria, sedientos de justicia y de vida, contra los de arriba que en su egoísmo se creen con derecho a encarcelar los goces de los pobres y encerrar sus raciones de vida, privándoles de sus derechos sin que exista necesidad alguna para ello (Recabarren, 2015a: 250-251).

20Con la “irrupción temprana de Luis Emilio Recabarren, que incorpora al mundo obrero y su necesaria organización se desarrolla al sujeto social popular que es el más avanzado de una época” (Pinedo, 2011: 30). Asimismo, y retomando la noción de la agencia en la transferencia política, Recabarren es quien conecta la situación social interna de Chile con las corrientes mundiales del marxismo internacional. La “nacionalización del marxismo” en Recabarren (Varas, 2010: 61) tiene un interesante camino muy relacionado con la evolución política que vivió tanto él mismo como el socialismo en Chile. En palabras de Ronald Wilson, analizando su obra, es posible identificar el camino recorrido,

desde posiciones anarcosindicalistas, pasando por un socialismo de tendencias utopistas hasta llegar al dirigente que ha asumido creadoramente la ideología propia de la clase obrera, el marxismo, aún con todas las limitaciones que en esos años había en Chile para conocer dicho pensamiento (Wilson, 1986: 94-95).

  • 8 Para mayor detalle revisar: Massardo (2008).
  • 9 De sus viajes se reconocen dos etapas de transferencia política. La primera se da entre 1906 y 1908 (...)

21En 1894, Recabarren ingresó a las filas del PD, que por entonces estaba conformado principalmente por obreros, artesanos y algunos profesionales. En paralelo se destacó en su labor como periodista del semanario, La Democracia, y luego de su relocalización en el norte del país, destacó también en su labor de denuncia de las condiciones sociales de los trabajadores desde el diario El trabajo de Tocopilla. En 1905 fue elegido diputado por las circunscripciones de Taltal y Tocopilla de la provincia de Antofagasta. Sin embargo, representantes del Congreso le impidieron la toma de posesión del cargo,8 y se vio obligado al autoexilio.9

El conocimiento que adquiere en los viajes a Argentina, Bélgica y Francia en 1906 y 1908 lo habilitarán para revisar especialmente aquellos aspectos relativos a la caracterización de las fuerzas revolucionarias en países dependientes o neocoloniales, las formas y vías originales de acción y las alternativas locales de emancipación socialista (Varas, 2010: 61).

22En Bruselas se quedó tres meses recopilando material y estudiando la organización de cooperativas. Ahí asistió a una reunión del Bureau de la Internacional Socialista en 1909, en donde habría conocido a Vladimir Lenin (Ljubetic, 2013; Lara, 2013). Especial importancia representó también su estadía en Argentina, donde formó parte activa del Partido Socialista Argentino, y donde habría tomado contacto con enviados de la Komintern (Ulianova, 2008). Pinto sostiene que durante su primera estadía en Buenos Aires y bajo el influjo del Partido Socialista Argentino, Recabarren, invitaba a sus correligionarios “a reconocer que la democracia no satisface la aspiración del presente de los proletarios, siendo muy superior para ese efecto la adscripción franca al socialismo” (Pinto, 1999: 317). Por la misma época, sostiene Pinto, en una colaboración para el Pueblo Obrero de Iquique, Recabarren llamaba al PD a “ponerse al nivel de los grandes partidos obreros del mundo” y cambiar su nombre a Partido Demócrata Socialista (Pinto, 1999: 317).

23Observando la centralidad de la dimensión internacional en el temprano pensamiento de Recabarren, estos viajes, marcaron sin duda un hito fundamental en su proceso político, y en los cambios que experimentó su pensamiento (Devés y Díaz, 1987), especialmente los primeros viajes, puesto que,

se pone en contacto con dirigentes socialdemócratas como Juan B. Justo, Pablo Iglesias y Jean Jaurés, al mismo tiempo que conoce más a fondo la doctrina socialista y las experiencias de los movimientos obreros europeos. Y tercero, la influencia que por diversas vías le llega del socialismo utópico y luego del marxismo (Wilson, 1986: 95).

24A regreso en Chile, es detenido y recluido en la cárcel de Los Andes, período en el cual se publicaron algunas de sus obras más importantes, entre ellas; Mi Juramento de 1910 y Ricos y pobres en un siglo de vida republicana también de 1910. En este último, Recabarren otorgó un análisis negativo de Chile en su centenario, cuando sostuvo que

No es posible mirar la nacionalidad chilena desde un solo punto de vista, porque toda observación resultaría incompleta. Es culpa común que existan dos clases sociales opuestas, y como si esto fuera poco, todavía tenemos una clase intermedia que complica más este mecanismo social de los pueblos (Recabarren, 1910: 167).

25Frente a este diagnóstico Recabarren justificó la importancia de la organización popular y la ilustración del pueblo como ruta a seguir para generar el cambio necesario. Para Recabarren este cambio no se operaría por la acción de la burguesía sino por el proletariado “que empuja la acción de la sociedad” pues es el pueblo quien poseía “el espíritu regenerador de los pueblos” (Cruzat y Tironi, 1999: 151). En este punto es que Varas identifica la originalidad de Recabarren en tanto agente de transferencia, puesto que, a diferencia de Marx, “que hace depender la capacidad revolucionaria de la clase obrera del propio desarrollo y dominio del capital industrial” el pensador chileno, “identifica los límites de la acción económica de la oligarquía para, después de constatar su incapacidad como clase, proyectar las tareas de transformación socialista a partir de las propias fuerzas de la clase trabajadora” (Varas, 2010: 63). De este modo, Recabarren en su discurso político sentó las bases “de la primera expresión popular del ideal socialista” (Varas, 2010: 61). Esta visión -en esta primera etapa de Recabarren- sugiere un importante elemento para los objetivos del presente capítulo, en tanto Recabarren, representó una apuesta por trasferir a códigos propios las ideas globales en circulación.

  • 10 Todas las citas de Luis Emilio Recabarren sobre esta publicación en particular fueron extraídas del (...)

26En paralelo, las tensiones entre la dirigencia general del PD y las secciones del partido principalmente del norte, representantes de un ala socialista, se fueron endureciendo durante la primera década del siglo XX. El punto culmine se desenvolvió por las tratativas de la Dirección General del partido por formar alianza con “partidos burgueses” en directa oposición a lo esperado por el ala más socialista del partido. Luego de los fracasos en las elecciones de 1912, los obreros demócratas de las oficinas salitreras del norte desataron la inminencia de la escisión al proponer la separación del PD y la fundación de un Partido Obrero Socialista. Recabarren y otros asumieron la propuesta y fundaron en junio de 1912 el Partido Obrero Socialista (POS) en Iquique (Grez, 2011). Con el objetivo de sistematizar las ideas del POS y aclarar la confusión generalizada sobre el socialismo, Recabarren publicó en 1912 su obra: “El Socialismo. ¿Qué es y cómo se realizará?” en El despertar del Pueblo.10 El folletín exponía los fundamentos doctrinarios de la propuesta socialista incluyendo un diagnóstico sobre los defectos en la organización popular. Además, detallaba las razones de la existencia del socialismo las que eran de “carácter histórico, económicas, científicas, morales y de derecho”. Aclaraba además que la base del socialismo consistía en “el reemplazo de la propiedad privada por una propiedad colectiva”, cuyo objetivo radicaba en “aumentar los goces humanos”. Esto pues el socialismo, señalaba, “es una doctrina de sentimientos de justicia y moral (…) en suma: única doctrina capaz de garantizar la plena humanización de todas las personas, y por ende la felicidad humana sobra la tierra”. Dicha transformación, aclaraba Recabarren, no se debe desviar del “espíritu de amor y justicia”, apartándose del tema de la revolución, cuya connotación violenta, lo incomodaba (Pinto, 1999: 344-346). Este folleto pasó a ser la base programática del recién fundado partido y se extendió por varios años al socialismo en todo el país. La temprana emergencia del POS en Chile presenta elementos innovadores y revolucionarios para su contexto. De partida, su énfasis en la organización de sindicatos y cooperativas como modo de resguardar los derechos de los trabajadores, lo transformaba en un partido vanguardista y lo acercaba a otros movimientos anarcosindicalistas presentes en el país. Otros rasgos ideológicos a destacar del POS se encontraban en su anticlericalismo, antimilitarismo y fuerte perfil internacionalista (Barnard, 1978). Este último especialmente vinculado al estilo ya referido de Recabarren, quien decididamente vio afectado su pensamiento político en su propia vinculación personal con el movimiento socialista internacional, principalmente a través de sus viajes.

  • 11 Atendiendo a la conflictividad del concepto de “socialismo utópico” utilizado por estos autores, se (...)

27En el pensamiento de Recabarren, en tanto articulador del pensamiento socialista en Chile, es posible identificar la confluencia de dos grandes vertientes ideológicas, que según Varas (2010) se funden para dar origen al socialismo en Chile: el socialismo utópico11 decimonónico y una insuficiencia teórica política marxista (Varas, 2010; Barnard, 1978). Varas, sintetiza esta posición de Recabarren como “la mezcla de una postura ideológica democrática reactiva al liberalismo, junto a un manejo original de algunas categorías de análisis marxista, todo ello en el contexto de un movimiento de masas en ebullición” (Varas, 2010: 61-62). Esta apropiación del marxismo por parte de Recabarren, sentó las bases dentro de la izquierda chilena en general al buscar la adaptación de la ideología revolucionaria internacional a los desafíos presentados por Chile.

28La canalización del pensamiento socialista en partidos políticos propiamente tal no llegó hasta después con la creación del Partido Comunista en 1922, y su bolchevización en años posteriores y el Partido Socialista en 1933. Es importante mencionar también en este sentido, que, si la conformación de partidos políticos en Chile durante el siglo XIX se desarrolló en torno al conflicto generado por el papel de la Iglesia dentro del Estado y de las instituciones sociales, en el siglo XX, la principal ruptura social generadora de partidos políticos pasó a ser la diferencia de clases. Esto implicó que el sistema político del país desarrolló un nuevo eje de diferenciación entre partidos, grupos sociales y subculturas nacionales con la inclusión de nuevas ideologías y programas que se superpusieron a la oferta ya existente (Valenzuela, 1995).

Del POS al PCCh: el tránsito hacia la bolchevización del movimiento obrero.

  • 12 Para mayor detalle sobre la recepción en Chile de la Revolución rusa y su imaginario político ver F (...)

29Uno de los principales hitos de la política mundial que implicó una mayor apertura de la política chilena a los vaivenes internacionales, fue el estallido y desarrollo de la Revolución Rusa en 1917, la que causó un fuerte impacto tanto en Recabarren como entre los miembros del POS. Fermandois (2013) establece que su impacto fue instantáneo “como una de las tantas consecuencias de la política mundial, es decir, aquellos lenguajes universales de identificación que tienen efecto en una gran mayoría de las sociedades del globo, no como consecuencia de una enajenación, sino como una apropiación” (Fermandois, 2013: 64). De hecho pocas semanas después de ocurridos los hechos en Rusia, el POS ya emitía comunicados en apoyo y adhesión total al régimen popular recién instaurado en Rusia.12 Recabarren, quien se encontraba en Argentina para formar parte de la fundación del Partido Socialista Internacionalista, que luego adquirirá el nombre de Partido Comunista Argentino, conoció sobre la Revolución Rusa y señaló desde Buenos Aires el 13 de febrero de 1918, para el periódico Adelante de Talcahuano: “Doy sin vacilar mi voto de adhesión a los maximalistas rusos, que inician el camino de la paz y de la abolición del régimen burgués, capitalista y bárbaro. Quien no apoye a esta causa sostendrá el régimen capitalista con todos sus horrores” (Recabarren, 2015b: 553).

30Iluminando la dimensión internacional del pensamiento chileno en esta etapa, el historiador Sergio Grez, apoyado en Leandro Lillo, sostuvo que la adhesión del POS chileno a la Revolución en Rusia se debía a que veían en ella la aplicación de sus propios principios, anhelos e ideales. Además, el triunfo del socialismo en Rusia actuaba como un elemento legitimador en su propia lucha y “parecía contener el germen de un proceso que desembocaría en la liberación de los explotados del mundo entero.” (Grez, 2011: 156). Así el POS, adoptó rápidamente los principios bolcheviques, comenzando a discutir desde 1920 la adhesión al Komintern o la III Internacional (comunista), fundada en Moscú en 1919.

  • 13 Recabarren, Luis Emilio “La Rusia obrera y campesina” de 1923 citado por Wilson ( 1986: 104).

31En 1922, en el Tercer Congreso del POS realizado en Rancagua se solicitó oficialmente la incorporación a la III Internacional o Komintern. Esto implicaba introducir 21 condiciones establecidas por la Internacional para aceptar la membresía de cualquier partido a su organización. Dichas condiciones implicaban romper con el socialismo reformista de la II Internacional, la construcción de partidos comunistas de acuerdo con el modelo leninista, y por tanto aplicar principios del centralismo democrático, reelaborar programas comunistas de acuerdo a las condiciones de cada país, pero conformes al espíritu de la Internacional Comunista (Grez, 2011). La adhesión a las 21 condiciones culminó con el nacimiento del Partido Comunista de Chile (PCCh) en enero de 1922 (Pinto, 1999; Álvarez, 2001). Debido a que el PCCh heredó muchas costumbres del POS, su “bolchevización” fue un proceso “lento y traumático, por la crisis interna que el partido vivió, la cual se vio acompañada por la represión ibañista” (Álvarez, 2001: 37). El mismo 1922, Recabarren viajó a Rusia, en esta segunda etapa de transferencia política, y sostuvo: “he vuelto de Rusia más convencido que antes que urge apresurar la Revolución social que ponga en manos del pueblo todos los poderes para la construcción de la sociedad comunista”.13 Sin embargo, en el período 1922-1927, ciertas posturas “maximalistas” (más cercanos a tendencias bolcheviques) entran en pugna con el liderazgo de Recabarren, cuya figura comienza a debilitarse ante los cambios por los que estaba experimentado el PCCh. Además, dichas tensiones se explican como reacción a los primeros esfuerzos por establecer una estructura orgánica más fuerte y centralista (Rojas, 2000).

32En el primer período del PCCh, confluyen la tensión entre las tradiciones ideológicas de origen popular presentes en el POS “nacido en el marco de las explotaciones mineras del salitre en el norte del país, y el marco eurocéntrico de la Internacional comunista” (Gómez, 2010: 77). No fue hasta el período 1927-1935, que se produjo la real bolchevización del PCCh con la adaptación concreta del partido a la organización centralizada y la estructura en células y cuando se dieron los primeros pasos hacia la vinculación orgánica con el movimiento comunista internacional (Rojas, 2000; Riquelme, 2009). Justamente es en noviembre de 1926 que el Secretariado Sudamericano de la Komintern envió a la “Directiva para la Bolchevización del Partido Comunista en Chile”, la que entregaba la hoja de ruta para aplicar la estructura orgánica de un partido marxista leninista (Gómez, 2010). Según Varas (2010), el Secretariado transfirió una teoría política que se opuso y bloqueó la capacidad utópica y de masas que el POS, bajo el liderazgo de Recabarren, había logrado reunir. Los lineamientos que venían de Moscú tenían que ver con la tesis del “Frente Único Proletario” ligado a las tareas de bolchevización y la política antiimperialista (Riquelme, 2009). El objetivo era lograr el apoyo de las bases obreras que, en ese entonces, se encontraban bajo la esfera de influencia de la II Internacional Social Demócrata, a través de la pronta “leninización” de los partidos comunistas afiliados al Komintern (Varas, 2010: 68-69). A pesar de esto, el PCCh difundió su “Plataforma de Reivindicaciones Inmediatas contra la dictadura militar fascista de Carlos Ibáñez”, en donde a pesar de utilizar el concepto de Frente Único, y no adherir mecánicamente a la tesis de clase contra clase,

contiene una variación de dicha política, puesto que propone un frente amplio que incluye a los sectores medios (…) y a todas las organizaciones obreras y núcleos intelectuales y de la clase media para derribar la dictadura militar fascista gestada y sostenida por el imperialismo capitalista y en particular el norteamericano (Gómez, 2010: 78).

  • 14 El secretariado Sudamericano del Komintern llegó a criticar a representantes comunistas que habían (...)

33Gómez, explicó esta diferencia del PCCh, respecto a los lineamientos de la Komintern por su carácter debutante en la Internacional (Gómez, 2010). Sin embargo, también incidió el que los lineamientos de la Komintern se introdujeron sobre la base de un partido político ya formado con cultura y funcionamiento propia, como lo era el POS14 (Faúndez, 1988).

34En referencia a la temática del presente capítulo en particular, resulta interesante observar lo que establece Varas (2010) con respecto a que el esfuerzo que Recabarren había hecho por nacionalizar la visión marxista de la sociedad, modificando aquellos conceptos no pertinentes a la situación chilena, creando otros dentro del campo marxista, es frenado por el Secretariado quien llevó al PCCh “a convertirse, antes de la nueva orientación de constituir frentes populares, en un factor político poco relevante, revirtiendo la tendencia de masas en ascenso observada en los tiempos de Recabarren” (Varas, 2010: 72). Los resultados de esta política se tradujeron en fuertes divisiones y debilitamiento del PCCh, separando al partido de los movimientos sindicales y dejando profundas huellas en el período fundacional del socialismo chileno (Varas, 2010).

  • 15 Al respecto ver Fermandois (2005), especialmente a partir de la página 73, con el capítulo: “El des (...)

35La adhesión al marxismo internacional será uno de los puntos que la oposición usó para criticar las posturas de la izquierda chilena al acusar al movimiento de responder a instrucciones extranjeras.15 Nuevamente es posible detectar en la historia del pensamiento político en Chile la tensión frente a las ideas mundiales y su crítica como parte de un discurso que buscó menoscabar su incidencia en la realidad nacional. Frente a esto resulta interesante observar que la crítica en contra de las ideas foráneas no es propiedad de alguna postura ideológica determinada y su utilización política varía dependiendo del contexto. Asimismo, destaca para los efectos del presente capítulo, el efecto en tanto fuerza capaz de movilizar masas, de la bolchevización del POS y su conversión al PCCh. El esfuerzo de Recabarren reconocido por Varas de transferir las ideas mundiales sobre el socialismo a códigos chilenos y su consecuente apoyo de las masas trabajadoras, se vio revertido por la adscripción acrítica a nociones externas.

Emergencia de nuevas fuerzas políticas: 1929-1956

36Chile inicia su vida política en la década del 1930 con un complejo escenario. Por un lado, el régimen oligárquico estaba siendo cuestionado por la emergencia de nuevos grupos sociales organizados que, a propósito de las evaluaciones y consecuencias de la “cuestión social”, exigían mayor participación en las decisiones políticas. Esta situación se vio acentuada e impulsada con la crisis económica mundial que siguió al año 1929 con el crack financiero. Sin embargo, la crisis económica ya había hecho una temprana aparición en Chile en la década anterior con la crisis mundial del salitre. Toda esta conjunción de eventos, con un fuerte componente global en su configuración, precipitó el final de un estilo político en Chile y el inicio de una era definida por la emergencia de grupos con nuevas ideas para enfrentar los desafíos que aquejaban al país, todo en un marco institucional en donde el Estado y la figura del presidente crecían en importancia de acuerdo con el signo de los tiempos.

Crisis económica, y reconfiguración del escenario político

37Como ya se mencionó, la década del 1920 había dado señales del impacto que la crisis del salitre había generado en el país tanto a nivel social como político. La drástica reducción del ingreso fiscal implicó la contracción de un modelo que ya invertía poco en lo social, acentuando las tensiones y antagonismos sociales. De la crisis que afectó la década de 1930, surgieron nuevas propuestas políticas que tomaban la posta del descontento social desafiando las formas tradicionales de organización. El ejemplo más claro de esta transformación se encontró en la elección presidencial de Arturo Alessandri (Brunner y Catalán, 1985). No obstante, las consecuencias de la crisis tensionaron aún más el ya delicado ambiente político. En 1924 se desarrolló un golpe de Estado militar liderado por Luis Altamirano generando la salida abrupta de Alessandri de la presidencia. Su restablecimiento en el cargo temporal incluyó importantes reformas, como la Constitución de 1925 y otras de naturaleza social. Sin embargo, Alessandri aun temiendo la imposibilidad de instaurar un gobierno democrático en Chile se retiró al auto exilio. Como respuesta, se instaló un gobierno de consenso liderado por Emiliano Figueroa, quien renunció en 1927 ante la falta de garantías institucionales. El mismo año se convocó a elecciones y el general Carlos Ibáñez confirmó constitucionalmente la autoridad que venía ejerciendo. Ibáñez encontraba sus pilares de gobierno tanto en el apoyo popular como en su uso de poderes dictatoriales, los que no se hicieron esperar en la represión ejercida en contra de sus opositores.

38Resaltando la injerencia de los vaivenes internacionales, la gran señal del arribo de la crisis económica a Chile afectó primero a la inversión extranjera que estaba mayoritariamente en el sector minero. Asimismo, los créditos extranjeros que mantenían a flote el gobierno de Ibáñez se redujeron drásticamente. De 443 millones de pesos que Estados Unidos otorgaba en 1929, se disminuyó a cero en 1933 (Drake, 1978). Según el World Economic Survey 1923-1933, Chile fue el país más afectado por la crisis de 1929. El desempleo provocado por la crisis llegó a 129.000 de una fuerza de trabajo estimada en 1.300.000 en 1932. El valor del salario había caído un 40 % de 1929 a 1932 (Drake, 1978). La situación puso en evidencia la dureza de las condiciones de trabajo existentes y la ineficiencia de las reformas laborales introducidas en la década de 1920. La crisis de la política parlamentaria, la caótica década de 1920 y el golpe final de la crisis económica mundial provocaron grandes tensiones sociales. Esto obligó la renuncia y autoexilio de Carlos Ibáñez del Campo en julio de 1931, dejando al país sumido en graves turbulencias político-sociales (Sznajder, 1992). Los desórdenes se alargaron por meses, hasta que en junio de 1932 se desató un segundo golpe de Estado que buscó instaurar una república socialista a cargo del general Marmaduque Grove. Como resultado de divisiones entre los líderes, el presidente de la Corte Suprema convocó a elecciones en septiembre del mismo año, saliendo reelecto como presidente Arturo Alessandri Palma. Este segundo periodo de Alessandri logró restituir la democracia liberal en Chile (Sznajder, 1992).

  • 16 Lo que sucedía en Chile, podía proyectarse a nivel regional. En este sentido el cientista político (...)
  • 17 Giovani Sartori (1976) Parties and Party Systems: A Framework for Analysis (citado en Valenzuela, 1 (...)

39El complejo proceso de crisis que experimentó Chile con fuerza a partir de 1920 empujó a un proceso amplio de renovación e innovación en el nivel de las ideas: “Nunca en la historia chilena ha habido un período comparable de confusión política e innovación” (Drake, 1978: 65). De hecho, en la década de 1930, Chile reconstituyó un sistema de partidos con representantes fuertes y organizados, que recorrió todo el espectro ideológico mundial que emergió luego de la Revolución rusa. Para el historiador Ricardo Krebs, los años 1931 y 1932 estuvieron caracterizados por la anarquía política, pero de la misma manera fue un “período semillero de nuevas ideas, y en que proliferaron las ideologías,16 quedando planteadas todas las variantes del socialismo, desde el marxismo leninista y trotskista hasta el corporativismo fascista y el socialismo cristiano (Krebs, 1986: 17). Al respecto, señaló Valenzuela (1995), que un trabajo realizado el año 1976 por Giovani Sartori situaba al sistema partidario chileno de los años de post guerra, junto con la República de Weimar, la Cuarta República francesa e Italia, como un ejemplo de “pluralismo extremo y polarizado”.17 La importancia de la formación del panorama político que origina este crítico período, se debe a que sienta las bases de las tendencias políticas centrales del siglo XX chileno. Asimismo, de la evaluación de Sartori, destaca otro importante punto para efectos del presente capítulo: la construcción de un sistema de partidos políticos en la línea del espectro político europeo, lo que sin duda facilitó la apropiación de ideas políticas europeas en el escenario chileno. A diferencia de la mayoría de los países de América Latina, Chile en esta época construye un sistema de partidos políticos en consonancia casi total con el ordenamiento político europeo. Este ordenamiento probará ser de central importancia para el establecimiento de lazos interpartidarios con sus pares europeos cuando llegan los chilenos en masa al exilio luego del golpe de 1973.

Nacionalismo, socialismo y antimperialismo en el origen del Partido Socialista de Chile

40La crisis que inauguraba la década del 1930 en Chile encontró a una organización de izquierda dividida y débil. El PCCh ya no figuraba como una fuerza política dominante dentro de la clase obrera (como sí lo había sido el POS en su momento). La represión del gobierno de Ibáñez había alterado radicalmente la estructura interna del partido. Además, el impacto de la depresión económica mundial afectó de manera principal las zonas mineras del norte, lugar donde el comunismo contaba con sus mayores representaciones. Asimismo, la división del comunismo soviético entre Trotsky y Stalin no pasó desapercibida en su filial chilena, contribuyendo a mayores divisiones internas y, por ende, mayor debilidad del partido. Finalmente, el seguimiento de las directrices de la Komintern entre 1928 y 1933 aisló al PCCh de otros movimientos políticos de izquierda (Faúndez, 1988). Esta debilidad condujo a la creación de una serie de movimientos inspirados en los principios socialistas que compartían la preocupación por la clase trabajadora y la desconfianza de la lealtad del PCCh hacia los lineamientos de la Komintern (Pollack, 1978). Esta desconfianza se potenció cuando el PCCh decidió no apoyar a la ya mencionada República Socialista en 1932 (Faúndez, 1988). El mismo año, el líder de la República Socialista, el general de la Fuerza Aérea, Marmaduque Grove se presentó a elecciones presidenciales reuniendo el 18 % de los votos, obteniendo el segundo lugar. Esta inesperada votación convenció a los diversos grupos socialistas de la necesidad de unificarse, conduciendo a la fundación del Partido Socialista de Chile (PSCh) en abril de 1933.

  • 18 La naturaleza heterogénea de la composición del PSCh será un elemento central a lo largo de toda su (...)

41El naciente PSCh actuó como un punto de encuentro entre populistas, socialistas democráticos y marxistas antiestalinistas, representantes de las clases medias y sectores populares, en torno a un programa que buscaba la transformación del orden social y económico a través de la revolución (Riquelme, 2009).18 Inicialmente la doctrina política tuvo un rol menor en el éxito que comenzó a recibir el reciente partido. A pesar de la rotación de documentos oficiales con alto contenido revolucionario, el discurso se complementaba con versiones más moderadas de representantes de un partido que reunió a distintos proyectos en uno, generando un pensamiento híbrido. Según Drake (1978), la ideología política fue puesta en segundo plano para favorecer promesas concretas que solucionaran demandas de las clases medias y bajas. Se prefirió un estilo directo y pragmático para capturar las masas en vez del intelectualismo de los comunistas. Debido a la composición heterogénea del partido, se buscó lograr la uniformidad ideológica en torno al programa político del socialismo, apoyándose en prácticas caudillistas (Corkill, 1976). De hecho, en sus inicios, las figuras de Marmaduque Grove, Eugenio Matte y Oscar Schnake personificaron el socialismo para muchos de sus seguidores y a la vez ejercieron una influencia trascendental en la organización y vida cotidiana del joven partido (Jobet, 1971a).

  • 19 Esta clara y abierta posición anti fascista contrastó con el inmovilismo del PCCh que se explicaba (...)

42Destacando la dimensión internacional de la formación de esta nueva agrupación política, durante estos años, el PSCh tomó elementos de modelos extranjeros que se mezclaron con el socialismo europeo (Drake, 1978). Estos se complementaron con aquellos elementos que incluyeran la realidad del desarrollo económico propio. Dado el contexto mundial de su fundación, el PSCh se definió rápidamente como un partido antifascista, lo que se reflejó en sus enfrentamientos callejeros con miembros del movimiento nacista19. En un documento realizado por el Comité regional del partido socialista de Santiago con ocasión del 6to aniversario del PSCh, titulado “No somos un partido más”, con respecto a su orientación, sostuvo:

Pretendemos conocer la realidad chilena, interpretarla en su mecanismo económico y social y hacer del Partido un instrumento capaz de cambiar esa realidad (…) Vamos impulsando la acción de todo un pueblo, el movimiento de un pueblo hacia su liberación, por eso queremos darle un contenido nacional que abarque nuestra manera de trabajar, gozar, sufrir y sentir, para hacer un pueblo nuevo en todas sus facetas (...) Nuestro programa tiende a realizar lo más posible dentro de la realidad contra la utopía, contra la infantilismo de izquierda (Devés y Díaz, 1987: 232-233).

43Esta postura nacionalista fue una evidente reacción al internacionalismo doctrinario del comunismo y señalaba un énfasis revolucionario de refundación social desde un enfoque pragmático (lejos del socialismo utópico del POS) y de acuerdo con la realidad nacional.

44A pesar de la crítica al PCCh, el PSCh reconocía al marxismo como un método para interpretar la sociedad y a la lucha de clases como la expresión de intereses de clase antagonistas. Es decir, el socialismo adoptó al marxismo como orientación ideológica pero no como dogma (Jobet, 1971a). Para el PSCh el conflicto de clase era el motor para el cambio, pues la revolución social era el objetivo último. La teoría sobre el desarrollo nacional apuntaba a que la clase trabajadora expulsara a la elite capitalista tanto nacional como extranjera. El método era que el Estado controlara la propiedad privada a gran escala para lograr el crecimiento económico y la justa redistribución (Pollack, 1978; Drake, 1978). Esta visión del socialismo rechazaba tanto el reformismo de los modelos democráticos de Europa, como el comunismo revolucionario de la Rusia Soviética. A pesar de esto, es posible identificar en su período formativo distintas influencias de modelos internacionales:

En una escala mundial, trataron de ser más marxistas revolucionarios que los social demócratas europeos, pero sin imitar a los comunistas. Aunque básicamente reformistas, el socialismo chileno se asemeja a las variedades heterodoxas actuales del Tercer Mundo; envuelve tanto un énfasis utilitarista en crecimiento industrial inducido por el Estado y un énfasis humanitario en programas estatales de redistribución. (Drake, 1978: 144).

  • 20 En relación al eclecticismo del socialismo chileno, Góngora señala: “Tienen algo del americanismo d (...)
  • 21 Sobre la recepción de ideas políticas latinoamericanas en Chile en las primeras décadas del siglo X (...)
  • 22 Para más detalle sobre la relación del movimiento formado por Eugenio Matte Hurtado y el Aprismo pe (...)
  • 23 El impacto de esta influencia latinoamericanista y anti-imperialista es posible de identificar en l (...)

45Considerando su dimensión internacional, el PSCh, como se ve a lo largo de toda su historia, se caracterizó por el eclecticismo dentro de sus influencias globales.20 Por su parte, Marmaduque Grove, admiraba el socialismo francés y el laborismo inglés tanto como el marxismo. Según Drake (1978), el socialismo chileno al igual que el partido laborista de Inglaterra buscaba un Estado mixto con un sistema económico privado, pero a diferencia del inglés, el socialismo en Chile buscaba mayor control estatal de la propiedad. Además, el PSCh, incorporó también a través de sus diversos miembros otras ideas europeas que influenciaron el devenir del partido, tales como el anarquismo, el anarcosindicalismo y el corporativismo. Ahora bien, fueron interesantes también y especialmente innovadoras dentro de la cultura política chilena, las influencias latinoamericanas en las ideas políticas del PSCh.21 Entre ellas destacaron la influencia de la Revolución mexicana y de Lázaro Cárdenas, de la rebeldía de Luis Carlos Prestes en Brasil y de los escritos del argentino Juan B. Justo y del peruano José Carlos Mariátegui (Drake, 1978). Sin embargo, la mayor influencia latinoamericana al PSCh fue incorporada por Eugenio Matte Hurtado, fundador junto a Marmaduque Grove del Partido, y líder de uno de los movimientos que conformó el PSCh, la Nueva Acción Popular. Matte, imprimió la influencia del APRA peruano y de su líder Víctor Raúl Haya de la Torre, sobre el recién fundado partido.22 El aprismo ejerció una influencia central en muchos movimientos de corte socialista pues sintetizó ideas socialistas y nacionalistas23 dando una orientación latinoamericanista que se vieron reflejadas en muchos movimientos que surgieron durante la misma época. De hecho, el PSCh se caracterizó por ser un partido político internacionalista, cuyo principal foco y meta estaba en lograr la libertad de los trabajadores de Latinoamérica. Grove, en el discurso de clausura del Primer Congreso General el 31 de diciembre de 1933 señaló:

El primero de nuestros deberes es afirmar la personalidad de nuestro partido, como propulsor y guía de la revolución de los pueblos latinoamericanos, cuyo desenvolvimiento y realización constituyen la etapa más valiosa y trascendental para la libertad de los trabajadores del mundo (...) Hasta ahora la economía americana ha servido al imperialismo internacional; al Partido socialista le corresponde arrojar del poder a los grupos directivos que no han sabido mantener nuestra independencia frente a los intereses extranjeros de la banca, la industria o el comercio. El trabajo de los americanos debe servir en primer lugar a los americanos mismos (Jobet, 1971a: 87).

46Este antiimperialismo fue útil al PSCh pues logró canalizar las ideas socialistas y nacionalistas que habían estado al origen del movimiento y que eran, mayoritariamente, los pilares en los que descansaba la popularidad que adquirió el partido. Al respecto, un líder de PSCh en 1936 sostuvo:

En estos momentos (…) existe en Chile (...) una confluencia política en donde muchas organizaciones se han dado cuenta que solo en base al socialismo y al nacionalismo se puede continuar apelando a las masas, y los discursos, símbolos y publicaciones hacen difícil para el hombre común distinguir entre lo que dice un socialista, un comunista, un joven conservador o incluso un Nazi. (citado en Drake, 1978: 148).

47Así, y retomando la idea de cultura política híbrida abordada en la introducción, el PSCh buscó cristalizar en una propuesta política flexible, los debates ideológicos globales en circulación con las demandas múltiples locales que se desarrollaban al alero de un sistema político que buscaba adaptarse al surgimiento de nuevos sujetos políticos.

Contra el enemigo común: la estrategia del Frente Popular

48La creación del Frente Popular en Chile en tanto coalición multipartidista con importantes diferencias ideológicas a finales de la década de 1930, encontró su explicación tanto en el entorno nacional como en el contexto internacional. Si bien el origen de la estrategia de los frentes populares tuvo su raíz en el escenario político europeo y en la amenaza del fascismo, la elite política chilena y particularmente los líderes de los partidos políticos de centro e izquierda, hicieron una lectura del propio entorno, el que favorecía la creación de una coalición de fuerzas “a la europea” para hacer frente al enemigo común; en este caso: la derecha representada en el gobierno de Alessandri y en su continuación con la candidatura presidencial de Gustavo Ross. Ulianova afirmó que la lectura y apropiación del modelo europeo del Frente Popular “sirvió para terminar de institucionalizar un modelo político multipartidista con representación de variados sectores de la sociedad” (Ulianova, 2009a: 249) reforzando el carácter europeo del ordenamiento político chileno.

  • 24 Este éxito económico fue apoyado también por la mejoría en la economía mundial y la triplicación de (...)

49El contexto político nacional durante la década de 1930, estuvo fuertemente marcado por las medidas económicas y sociales del gobierno de Arturo Alessandri Palma. Su principal objetivo fue restaurar la economía fuertemente golpeada por la recesión mundial a través de una política fiscal de austeridad, programas de incentivo económico y políticas especiales para reducir el desempleo. En términos estrictamente económicos, según Faúndez, su gestión fue bastante exitosa.24 De hecho el déficit fiscal creado por la depresión mundial fue eliminado, los niveles de desempleo controlados, y el gobierno concentró su política económica en reinsertar a Chile en el sistema económico mundial por lo que se logró un importante aumento en las exportaciones, así como un notable aumento en las cifras de producción industrial (Faúndez, 1988).

  • 25 El ministro de economía de Alessandri, Gustavo Ross, reorganizó la industria del salitre para garan (...)

50Las críticas de los opositores se hicieron sentir primero por el privilegiado trato que el gobierno de Alessandri tuvo con los extranjeros en desmedro de la clase trabajadora.25 Según Paul Drake (1978), las medidas económicas beneficiaron a la clase alta por sobre los trabajadores. De hecho, en el sector público, la remuneración real cayó entre 1930 y 1938 un 48 % (Faúndez, 1988). A lo anterior, se sumó que la administración Alessandri se concentró en favorecer a los trabajadores de clase media, ejerciendo un trato laboral discriminatorio con los obreros, aumentando los descontentos entre las clases populares (Drake, 1978). Este descontento, se tradujo en una intensa actividad de huelgas laborales, las que fueron fuertemente reprimidas por el gobierno, el que encarceló y exilió a los principales líderes de los partidos y movimientos de izquierda. La consecuencia de la actitud tomada por el gobierno incentivó un proceso de unificación dentro del movimiento laboral, particularmente entre comunistas y socialistas (Faúndez, 1988). Otro importante elemento de la administración de Alessandri fue su tensa relación con las Fuerzas Armadas. Luego de la caída del gobierno militar de Ibáñez, éstas quedaron débiles y con graves divisiones internas. Sin embargo, Alessandri aún tenía por delante la tarea de asegurar que los militares se mantuvieran alejados del poder político. Para esto implementó medidas para controlar a las Fuerzas Armadas como, por ejemplo, el paso a retiro adelantado de muchos generales. Esto provocó antagonismos y desconfianzas, lo que a su vez tensionó aún más el ambiente político. Lo anterior se vio agravado puesto que Alessandri no quiso recurrir a las Fuerzas Armadas para mantener el orden que las organizaciones obreras desafiaban, por lo que incentivó y apoyó la existencia de milicias republicanas de manera paralela para mantener el orden (Faúndez, 1988).

51Como consecuencia, la administración de Alessandri, si bien había mejorado los números de la economía chilena luego de la depresión internacional, no se vio reflejado en la vida de los trabajadores, quienes se reunieron en torno a un amplio movimiento laboral respaldado por los Partidos Socialista y Comunista que a lo largo del gobierno de Alessandri habían entablado puentes de comunicación para acordar políticas en reacción a sus medidas. Además, las fuertes desconfianzas entre las Fuerzas Armadas abrieron otro foco de conflicto para el gobierno, el que eventualmente prepararía el camino para la conformación del Frente Popular.

52Como ya fue mencionado en la sección anterior, a finales de la década del 1920, el PCCh, siguiendo las directrices del Komintern, había rechazado cualquier contacto o alianza con partidos burgueses. En esta categoría caía el PSCh, el que, desde sus orígenes, había mostrado una tendencia a formar alianzas con grupos disidentes del Partido Radical o el Democrático. El PSCh por su parte, rechazaba la política del PCCh por estar dictaminada por un ente extranjero y provocar el aislamiento del comunismo de los movimientos obreros (Corkill, 1976). A pesar de esta temprana enemistad, las visiones doctrinarias de los liderazgos de ambas agrupaciones comenzaron a converger, principalmente debido a la represión del gobierno de Alessandri (Faúndez, 1988).

  • 26 Luego de su rol en el golpe que derroca a Juan Esteban Montero y la instauración de la breve Repúbl (...)
  • 27 Como fue mencionado, bajo la dictadura de Ibáñez el PCCh resultó fuertemente reprimido debilitando (...)

53Una de las primeras iniciativas para formar bloques organizados de oposición al gobierno de Alessandri proviene desde el PSCh, y es la liderada por Marmaduque Grove.26 En 1934 es elegido senador y como tal forma parte de un bloque opositor al gobierno con algunos representantes radicales-socialistas, demócratas y algunos disidentes del PCCh,27 iniciativa conocida como “Bloque de izquierdas” (Corkill, 1976: 236). Dicho bloque tuvo poca incidencia real, y su actividad se concentró en hacer propaganda en contra de las políticas económicas de Gustavo Ross y el gobierno del presidente Alessandri. Otra importante iniciativa concurrente a formar oposición se debió al retiro del apoyo del Partido Radical al gobierno de Alessandri, lo que impulsó a los jóvenes del ala izquierda del Partido a fortalecer su posición dentro de la organización.

54Las anteriores iniciativas tendientes a organizar la oposición se vieron facilitadas por el peso del factor internacional que antecedió al desarrollo del Frente Popular en Chile: el cambio de actitud del comunismo internacional en relación a los otros partidos de izquierda. Como expresa Faúndez:

El punto de inflexión en este proceso de convergencia de intereses políticos de izquierda vino en 1935 cuando el Comintern abandonó la línea del tercer período y comenzó a defender la creación de una alianza amplia con partidos políticos burgueses para salvar la democracia de la amenaza fascista (Faúndez, 1988: 41).

  • 28 Este se realizó en 1928, y sus elementos esenciales fueron “la definición del ala izquierda de la s (...)
  • 29 España, al igual que Francia, representa otro antecedente en la política de formación de alianzas q (...)

55Este cambio de actitud derivó del impacto que causó dentro del mundo comunista internacional el resultado de las elecciones de 1932 en Alemania. En dicha ocasión, la izquierda alemana se presentó dividida a las elecciones parlamentarias (siguiendo las directrices del VI Congreso de la Internacional Comunista28), dándole el triunfo a los conservadores y a los nacionalsocialistas. Al año siguiente, Adolf Hitler es designado canciller, siendo una de sus primeras medidas, desmantelar el Partido Comunista Alemán (KPD). La desaparición del KPD en cuestión de meses ejerció un impacto decisivo en la Internacional Comunista, generando reflexión y aprendizaje para todas las filiales del comunismo a través del mundo. En este sentido, se comprendió que el fascismo, al igual que el imperialismo, constituye una amenaza al “proceso histórico” (Riquelme, 2009: 60). Así lo comprendieron los líderes de los partidos comunistas franceses, alemanes y polacos, quienes dos semanas después de la asunción de Hitler como canciller emitieron un comunicado conjunto dirigido a la social democracia para unirse en contra del fascismo (Haslam, 1979). En la misma línea y pocas semanas después; el 5 de marzo de 1933, el Komintern emitió un comunicado para todas sus secciones instruyendo “la creación de un frente de lucha en asociación con las masas trabajadoras social-demócratas a través de su representación en los partidos social-demócratas para hacer frente a la amenaza fascista” (Haslam, 1979: 675). Los eventos sucedidos en Alemania, el intento de golpe de Estado por parte de un grupo fascista en Francia, entre otros eventos en Europa, prepararon el camino para que el Komintern internacional se acercara a la idea de la necesidad de cambiar la política comunista llevada hasta ese momento. De hecho, ya desde el año 1934 el partido comunista francés, en vista de las circunstancias mencionadas, formó alianza con el partido socialista para enfrentar la amenaza fascista.29 Luego de varias reuniones dentro del comunismo internacional, desde Moscú y en el VII Congreso del Komintern celebrado en julio de 1935, se oficializó la estrategia de Frente Popular iniciada en Francia y se universaliza como política para todos los partidos comunistas del mundo (Haslam, 1979).

56En Chile, y en línea con su tradición, la reflexión había corrido un camino paralelo en relación con la evaluación de la política del VI congreso y a la necesidad de abrirse a formar alianzas con partidos burgueses. Se evaluó que la concepción de Frente Único debilitaba la tarea de transformar al PCCh en un partido de masas, el que se identificó como central para cumplir el objetivo de la revolución socialista. Además, el logro de la meta comunista pasaba por,

culminar las tareas de industrialización y modernización correspondientes a la etapa capitalista antes de que sea posible pensar en una etapa superior de organización. Rescata el papel de las burguesías nacionales para lograr el desarrollo capitalista frente a una oligarquía incapaz y no interesada en crear, desde el Estado, las condiciones de la industrialización (Gómez, 2010: 80).

57Augusto Varas describió de manera más radical la evaluación que se desarrolló de la política del Komintern de 1928, identificando los perjudiciales resultados de la política seguida hasta el momento:

Se constataba que los PC de la región no eran consistentemente comunistas y estaban contaminados por elementos de clase hostiles; tenían débiles contactos con las masas y no habían eliminado su sectarismo; observaban grandes fluctuaciones de militancia e inmadurez ideológica de los cuadros dirigentes; no habían logrado desplazar a los elementos anarco-sindicalistas de las organizaciones de masas; y, finalmente, no eran capaces de trabajar simultáneamente en el campo legal e ilegal (Varas, 2010: 73).

58Dentro de la reflexión del PCCh se incluyó la formulación teórica de Stalin con respecto a la distinción en el carácter de la revolución entre países imperialistas y países coloniales o dependientes. Esta distinción era relevante pues en los países imperialistas, la burguesía “es opresora de otros pueblos [y] es contrarrevolucionaria en todas las etapas de la revolución. En estos países, el factor nacional no existe como fuerza emancipatoria” (Gómez, 2010: 80). En cambio, en los países dependientes o coloniales, la burguesía local también es oprimida, por lo que –al menos en una primera etapa- “la burguesía nacional puede apoyar el movimiento revolucionario de su país contra el imperialismo. El factor nacional, como factor de lucha de emancipación es un factor de la revolución” (Gómez, 2010: 80). El supuesto indicaba que la burguesía eventualmente se separaría quedando una sección revolucionaria (la pequeña burguesía) y otra sección que formaría parte de un mismo bloque con el imperialismo (la gran burguesía). Adoptando esta teoría, el PCCh “se planteó la tarea de formar un bloque abierto con el ala revolucionaria de la burguesía con el objeto de “aislar a la burguesía nacional conciliadora” y arrastrar tras de sí a la pequeña burguesía urbana y rural a la lucha contra el imperialismo” (Gómez, 2010: 81). Así, en la Conferencia Nacional del PCCh llevada a cabo en 1933 se planteó que se debía alcanzar la revolución chilena democrático-burguesa, agraria y antiimperialista, antes que la revolución socialista (Rojas, 2000) con lo cual se inicia un camino de moderación política que caracterizará al partido hasta 1973 (Álvarez, 2001), lo que junto con las resoluciones del VII Congreso de la Internacional Comunista –que determinó como tarea principal la creación de alianzas antifascistas a nivel nacional e internacional-, el PCCh, “se abrió a otorgar a otras clases un rol en la etapa de la revolución democrática” (Gómez, 2010: 82).

  • 30 Un antecedente que había distanciado al Partido Radical del gobierno de Alessandri había ocurrido e (...)
  • 31 Con la emergencia de variados grupos socialistas en las décadas de 1920 y comienzos de 1930, el Par (...)

59Ahora bien, los antecedentes del contexto nacional e internacional descritos abrieron la posibilidad para que los comunistas fomentaran la formación de una alianza, pero aún existían desconfianzas entre los diversos partidos opositores al gobierno de Alessandri.30 El punto de quiebre se presentó el 2 de febrero de 1936 con una huelga de los empleados de ferrocarriles que exigían un aumento de sueldo. La represión por parte del gobierno de Alessandri empujó la formación de la coalición en contra de Alessandri (Corkill, 1976). En la víspera de ese hecho, el Partido Radical31 convocó formalmente al Bloque de Izquierdas, a los comunistas, sindicatos, empleados, artesanos, estudiantes, intelectuales e independientes a apoyar el Frente Popular (Corkill, 1976). El éxito del Frente en las elecciones generales de 1937 consolidó la alianza y presentó una real alternativa frente a la alianza de partidos políticos de derecha que representaban el 40 % de los votos. Este éxito aplicó presión sobre la selección del candidato que competiría con Gustavo Ross, ministro de Alessandri, para las elecciones presidenciales del año siguiente. Surgen así los primeros disensos al interior del Frente, pues tanto el Partido Radical como el Partido Socialista querían presentar su candidato. El hecho se dirimió con los comunistas, quienes no apoyaron la candidatura de Grove, quedando el piso despejado para la candidatura del Radical Pedro Aguirre Cerda (Faúndez, 1988). El resultado fue un 50,2 % para Pedro Aguirre Cerda y un 49,3 % para Gustavo Ross. Según Collier y Sater, gracias al General Ibáñez y a los nacistas, Chile había elegido al único gobierno de Frente Popular fuera de Europa (1996: 234).

  • 32 En términos intelectuales y culturales, la conformación del Frente Popular en Chile fue acompañada (...)
  • 33 Andrew Barnard, por ejemplo, señala sobre el quiebre del Frente Popular que si bien las razones del (...)

60En línea con lo analizado a lo largo del presente capítulo, la estrategia del Frente Popular, europeo en su origen, tuvo en el contexto chileno un ambiente propicio para su desarrollo, pues sus protagonistas transfirieron las nociones tras la estrategia europea a los códigos que las dinámicas políticas chilenas presentaban hacia fines de la década de 1930. En palabras de Rojas: “si bien hubo un trasplante un tanto forzado (que llevó a crear un conglomerado antifascista que terminó siendo apoyado por el nacismo criollo, después de la matanza del Seguro Obrero), el terreno fue propicio y muy fructífero” (Rojas, 2000: 19), lo que demuestra -en este caso- que fue el contexto el que preparó el camino para la transferencia de ideas políticas globales.32 En el mismo sentido, Ulianova refuerza esta idea señalando que si bien “para todos los actores locales involucrados, su realidad y actuar político eran parte de los procesos mundiales” su uso en el discurso político local “se interpretaban y se justificaban internamente a partir de los conflictos ideológicos y políticos globales” (Ulianova, 2009a: 249).33 En base a lo anterior, se retoma la aclaración metodológica de Elías Palti, realizada al comienzo del capítulo en donde se enfatiza el abordar las ideas en su uso con el objeto de historizarlas. El uso que Chile hizo de las ideas políticas mundiales en el contexto local prueba su validez a la vez que resaltan el rol de la dimensión internacional en la formulación del pensamiento político chileno.

Anticomunismo y Guerra Fría en Chile

61Chile ingresó de lleno a los debates internacionales sobre la incipiente Guerra Fría hacia fines de la década de los 1940. La alianza radical y comunista que se había conformado para asegurar la elección de un tercer radical como presidente de la República en las elecciones de 1946, fue vista por sus protagonistas “como una reafirmación nacional y democrática frente a la ofensiva imperialista” (Riquelme, 2009: 68). El programa de gobierno aspiraba a un proyecto de transformación social interno cuyo cumplimiento había sido garantizado por el candidato radical, Gabriel González Videla. Dado que el resultado de las elecciones no le había dado una mayoría absoluta, fue el congreso quien debió aprobar su triunfo. Para obtener el apoyo del congreso, el candidato ofreció puestos en su gabinete a representantes de las más antagonistas tendencias, sembrando las diferencias que prontamente se harían sentir en su administración (Barnard, 1992).

62Las elecciones municipales de 1947, en donde los comunistas obtuvieron el 16,5 % de los votos –convirtiéndolos en el tercer partido más popular en Chile- prendieron las alarmas de los partidos de derecha que ya desde 1940 habían estado buscando maneras legales de prohibir las ideas y la acción del comunismo en el país, acusándolas de servilismo a los intereses soviéticos (Collier y Sater, 1996; Huneeus, 2009; Fermandois, 2005).

  • 34 El punto de quiebre fue la huelga de los trabajadores del cobre en el sur del país en octubre de 19 (...)
  • 35 Popularmente fue conocida como “Ley Maldita”. Para mayor detalle sobre los antecedentes, aplicación (...)
  • 36 La expulsión de los comunistas del gobierno chileno se desarrolló casi simultáneamente con la expul (...)

63Fue así como, acusando a los comunistas de promover el desorden social y la organización de huelgas a lo largo del país,34 González Videla rompió su alianza con los comunistas y expulsó a sus representantes del gabinete en 1947 (Barnard, 1992). La primera medida del nuevo gabinete formado por radicales, liberales, socialistas, conservadores y demócratas, fue introducir una ley (Ley de Defensa Permanente de la Democracia35) para prohibir el PCCh36 en septiembre de 1948. Con esta ley, se inauguraba una política anticomunista estatal que buscó eliminar a los comunistas de los registros electorales para impedir su participación en las elecciones y así anular su presencia en el congreso y en la representación municipal, desmantelando su presencia en los movimientos sindicales, a lo que se sumó su expulsión de la administración pública. Así, la llamada “Ley Maldita” buscó “eliminar jurídica y políticamente a los comunistas” (Huneeus, 2009: 195).

64El discurso y práctica anticomunista, oficializada por González Videla, tiene una tradición de más largo aliento en Chile. Marcelo Casals incluso lo definió como “el vínculo ideológico de mayor presencia en Chile, en la medida en que su impacto dentro de las formas de hacer política ha sido visible y a ratos determinante en el curso de distintos procesos y acontecimientos de relevancia” (2013: 35). El mismo autor, identificó tres matrices que fundamentan el discurso anticomunista: la católica, la nacionalista y la liberal, todas tradiciones de fuerte influencia en la formulación política chilena del siglo XX. Así, cada corriente político-ideológica elaboró su propia versión del anticomunismo dependiendo de la combinación que hiciese de las matrices mencionadas (Casals, 2013) estando presente de una u otra forma en las principales agrupaciones políticas del siglo XX.

  • 37 Ya en 1943, el gobierno de Estados Unidos, durante la administración Roosevelt, le había informado (...)
  • 38 Para mayor detalle sobre la política exterior norteamericana en contexto de Guerra Fría, ver: Westa (...)

65A los factores internos del desarrollo del discurso anticomunista (cuyas matrices ideológicas tienen origen global, pero apropiación nacional), se le debe reconocer su igualmente importante momentum histórico en relación con la reciente inaugurada política de Guerra Fría. En 1947 el Presidente Truman planteó la política de containment también conocida como “Doctrina Truman” para ayudar económicamente a las democracias amenazadas por el comunismo con el objetivo de “contener” la influencia de la Unión Soviética (Palmer y Colton, 1978). Por esto, autores como Collier y Sater (1996), Barnard (1992), entre otros, atribuyen la formulación de la Ley de Defensa Permanente de la Democracia a la necesidad de González Videla de evadir un equilibrio político inestable y en el peligro que corría la extensión del crédito norteamericano debido a sus relaciones con los comunistas.37 También existió una presión mayor de formar parte del eje de influencia norteamericano a través de la suscripción de diferentes tratados regionales (Organización de Estados Americanos, Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, entre otros). González Videla ya había cortado relaciones diplomáticas en 1947 con la Unión Soviética, Checoslovaquia y Yugoslavia, y debido al pobre desempeño económico de los últimos años en Chile, González Videla requería de los recursos (de cualquier índole) que le pudiera proveer Estados Unidos, o los organismos multilaterales liderados por la potencia (Fermandois, 2005). Pero, más allá de las necesidades puntuales del gobierno de González Videla, la versión anticomunista local, se desprendió de una política mayor norteamericana que buscó hacer frente al modelo propugnado por la Unión Soviética.38 A la política de Truman le sucedió la política exterior del gobierno de Dwight Eisenhower, quien se planteó como objetivo lograr la “solidaridad hemisférica” para ganar el apoyo de América Latina en su lucha contra la Unión Soviética y en contra del comunismo (Rabe, 1988).

66En Chile, la reacción política a la introducción de la Ley de Defensa Permanente de la Democracia también influyó el devenir político nacional y determinó de manera clara y “oficial” la vinculación de las fuerzas políticas chilenas con los polos que se estaban configurando en el escenario mundial bajo la Guerra Fría. Luego de la influencia de la Revolución Rusa y antes de la universalidad en la atención al gobierno de la Unidad Popular, el anticomunismo chileno es uno de los hitos más evidentes de la vinculación internacional del pensamiento político chileno.

  • 39 El delicado equilibrio al interior del PSCh es también identificado por Cristián Pérez, quien sosti (...)
  • 40 Para encontrar un listado de las divisiones del Partido Socialista chileno hasta 1979, ver: nota al (...)

67En reacción a la “Ley Maldita”, desde el socialismo, y atendiendo a la naturaleza heterogénea de su composición ya identificada,39 el partido se dividió entre aquellos líderes que apoyaban al diputado Bernardo Ibáñez en su política anticomunista y los que no (como Salvador Allende, Marmaduque Grove y Carlos Alberto Martínez, entre otros), formando el Partido Socialista Popular (Barnard, 1992).40 Desde el Partido Conservador, se dividieron dos sectores; “social cristianos” y “tradicionalistas”. Los primeros, liderados por Eduardo Cruz-Coke se opusieron a los alcances de la Ley argumentando con el axioma de Jacques Maritain “las ideas se combaten con ideas” (Casals, 2013: 45).

  • 41 Rodríguez de la Sotta, “O capitalismo o comunismo. O vivir como en Estados Unidos o vivir como en R (...)

68Los tradicionalistas en tanto, según Correa (2005), fueron los más férreos defensores de la Ley argumentando que el comunismo era el resultado de “agentes externos a la nacionalidad y que era lícito reprimir la divulgación de las ideas” (Correa, 2005: 128). En 1952, el mayor representante de la tendencia tradicionalista del momento, Héctor Rodríguez de la Sotta, publicó un libro titulado O capitalismo o comunismo. O vivir como en Estados Unidos o vivir como en Rusia introduciendo en Chile las nociones del bipolarismo ideológico que la Guerra Fría estaba separando a nivel mundial. Su mensaje estaba orientado en contra del social cristianismo y las tendencias del tercer frente aduciendo que “ya no es tiempo de seguir discutiendo teorías o posibles nuevos regímenes que nos salven del dilema”, ya que concluía “solo dos fuerzas están frente a frente: la presidida por Estados Unidos y la presidida por Rusia”.41 Lo expuesto por Rodríguez de la Sotta es un ejemplo de cómo la bipolaridad de Guerra Fría modificó el pensamiento conservador chileno, hasta el momento, reacio a identificarse con referentes internacionales. La apropiación del discurso anticomunista del bloque occidental, y la aceptación de la hegemonía global norteamericana por parte del conservadurismo chileno inauguraba un compromiso total con el capitalismo en tanto ideal social y económica, determinando gran parte de los acontecimientos políticos de la segunda mitad del siglo XX chileno (Casals, 2016).

  • 42 En 1947 el Partido Comunista Francés es eliminado del gobierno del primer ministro de la IV Repúbli (...)

69Mientras tanto, para los comunistas, recogiendo el bipolarismo de Guerra Fría pero rechazando las acusaciones que se les hacían de ser agentes de Rusia, la “traición” de González Videla “subordinó por completo a Chile a la más absoluta hegemonía económica y política norteamericana”, que había comenzado “una ofensiva global en contra de los gobiernos de ‘unidad democrática’ en el mundo” (Riquelme, 2009: 68).42 Al igual que con los otros partidos, el comunismo se dividió en relación a qué estrategia adoptar en reacción a la Ley que los censuraba del espectro político. Por un lado, estaba el “reinosismo” propuesta de Luis Reinoso cuya acción se orientaba a:

  • 43 Luis Reinoso, “El Pueblo de Chile no está vencido: enseñanzas de diecisiete meses de resistencia de (...)

la lucha organizada y unida de las masas. Los comunistas no creemos en las virtudes de la democracia burguesa [ya que] da la espalda a los últimos precarios restos de libertades, instaura el estado policial, adopta los métodos del fascismo y hace del terror y de la farsa legalista más repugnante la norma de su dictadura reaccionaria y proimperialista.43

  • 44 Para mayor detalle sobre la división al interior del partido entre 1848 y 1951, los años más tensos (...)
  • 45 La Kominform (Oficina de Informaciones de los Partidos Comunistas) fue creada en septiembre de 1947 (...)

70Esta postura fue muy criticada y de hecho el partido expulsó a su exponente en 1951, pues se le acusó de aislar al PCCh al plantear que éste se debía abstener de la participación electoral.44 La alternativa que terminó vencedora al interior del partido, fue la corriente defendida por Galo González, la que promovía la política del repliegue “pues en Chile, Brasil y Argentina las condiciones aún no están dadas para el establecimiento de dictaduras del proletariado en forma de democracias populares” (Gómez, 2010: 117). La política de Galo González se alimentaba de dos dimensiones; la interna pues se visualizaba la importancia de la reinserción del PCCh en el sistema político institucionalizado y una dimensión internacional en línea con las políticas de repliegue recomendada por la Kominform45 (Gómez, 2010).

  • 46 De hecho, Fermandois va más allá al decir que en Chile, la Guerra Fría comenzó antes que la Guerra (...)

71Es así como el anticomunismo chileno y la conformación del resto del panorama político a raíz de la promulgación de la Ley que eliminó al comunismo del sistema electoral chileno, se alimentó de ideas y proyectos políticos producidos en el exterior.46 Como el propio Casals sostiene, en referencia a la ya mencionada ley: “Producida, creada y aplicada por actores políticos locales para la resolución de sus conflictos particulares, se alimentaron y relacionaron con ideas y realidades originadas más allá de sus fronteras, pero que la fuerza de los hechos hacían propias” (2016: 189). La pronta internalización de los códigos de Guerra Fría apropiada por la elite gobernante en el Chile de fines de la década de 1940, no solo determinó su alineamiento en el ámbito internacional en un momento en donde la globalización se hacía más presente y palpable, sino que además “influyó decisivamente en la política nacional, acabando con el predominio de las coaliciones entre el centro y la izquierda, que habían tenido como pilares a radicales y comunistas desde la llegada al gobierno del Frente Popular en 1938” (Riquelme, 2013: 13). La directa vinculación chilena con las ideas globales en este período, marcaron las pautas de los acontecimientos políticos de la segunda mitad del siglo XX chileno. En referencia al propósito que guía el presente capítulo, el anticomunismo y la magnitud de su sincronización con las políticas globales internacionalizó como nunca antes el pensamiento político chileno, momento solo superado luego del golpe de 1973.

La CEPAL y el surgimiento de las ciencias económicas y sociales como vehículos del progresismo en Chile

  • 47 Cristóbal Kay (1991) sostiene que la Escuela latinoamericana de Desarrollo y Subdesarrollo encuentr (...)
  • 48 Para mayor detalle sobre el desarrollo tecnocrático en Chile ver: Silva (2008).
  • 49 Para el caso de Chile, Silva sostiene que los tecnócratas se constituyen alrededor de la clase medi (...)
  • 50 Las etapas eran: una fase tradicional, seguida por un periodo de precondiciones, el despegue, creci (...)
  • 51 Para profundizar más sobre los factores (tanto internos como externos) que facilitaron la instituci (...)
  • 52 Darcy Ribeiro, representante de esta nueva elite intelectual latinoamericana, reflexionó sobre la o (...)

72El período que se inicia con el fin de la Segunda Guerra Mundial es caracterizado por la literatura especializada como un período de crisis. Los resultados de las medidas de la llamada estrategia de Sustitución de Importaciones, impulsadas en la década de 1930 en Latinoamérica, comenzaban a mostrar sus límites en su objetivo de alcanzar el desarrollo. Sus resultados eran economías estancadas y alta inflación, impactando directamente a la sociedad en su conjunto. Derivado de lo anterior, aparecen cordones de marginalidad urbana en las principales ciudades del continente. En muchos países de América Latina, surgen gobiernos populistas que solo logran profundizar la crisis (Correa, 2004). Ante esta situación, la intelectualidad latinoamericana (y la chilena), incorporó nuevas ideas para hacer frente a los desafíos presentados, ideas que Jorrín y Martz denominaron “ideologías del desarrollo” (1970: 428).47 Estas nuevas ideas son recibidas por una emergente elite tecnocrática48 llamados también “planificadores económicos” (Jorrín y Martz, 1970: 429), formada generalmente por hombres de origen de clase media,49 dedicados a la solución directa de problemas, y cuyas respuestas, -si bien originadas dentro de un determinado set de creencias-, no partían de una doctrina política en particular, el único rasgo ideológico en común podría encontrarse en “su idolatría por el progreso y la modernidad” (Silva, 2006: 184) y en su enfoque “a favor de la industrialización y al intervencionismo de Estado en temas económicos” (Silva, 2008: 13). Muchos de ellos, pensaron las crisis económicas en América Latina a partir de la teoría de evolución económica, la que proponía que el desarrollo económico estaba compuesto por etapas evolutivas hacia la modernización. El representante de esta teoría más leído dentro de América Latina fue Walt Rostow, quien diseñó un análisis de cinco etapas para lograr una economía de desarrollo50 (Jorrín y Martz, 1970). A la influencia económica se le suma la influencia socio-cultural con las teorías de modernización apoyadas por la emergencia e institucionalización de las ciencias sociales,51 las que generaron “una nueva clase de productores culturales,52 la de los científicos sociales, detentadores de una competencia intelectual y técnica exclusiva y autorepresentados como una elite intelectual moderna” (Blanco, 2010: 606). Importantes representantes de esta tendencia son: Gino Germani, quien sistematizó en clave latinoamericana la obra de Max Weber y del ya mencionado Walt Rostow y José Medina Echavarría quien desarrolló una versión weberiana sobre la necesidad de acompañar el desarrollo económico con factores socio culturales. De hecho, Echavarría es quien formuló “la mejor y más temprana definición de una sociología como disciplina científica, teórico-empírica y con un objeto específico para América Latina” (Garretón, 2005: 4), lo que se enmarcó dentro de la preocupación de estos intelectuales por pensar la sociedad en su conjunto.

  • 53 El gobierno de Harry Truman reorientó su política exterior hacia América Latina cambiando el envío (...)
  • 54 Para un análisis más detallado sobre el origen de las Ciencias Sociales en Chile ver: Garretón (200 (...)

73Estas ideologías del desarrollo, con un marcado enfoque económico, se elaboraron en el contexto de Guerra Fría, por tanto, durante esta época, “la influencia de los Estados Unidos no tiene contrapeso y se manifiesta no sólo en el plano económico y en las relaciones internacionales, sino también en la política interna y en el ámbito cultural, incluido el universitario” (Correa, 2004: 276). La influencia norteamericana –ejercida a través de programas de asistencia técnica y acuerdos multilaterales-,53 y la preocupación por el desarrollo se tradujeron en la formulación y gestación de disciplinas del conocimiento que ya no solo observaban la historia, sino que también proponían maneras concretas para salir de la crisis y, en definitiva, transformar la realidad. Es en esta línea, en que las Universidades norteamericanas vincularon la necesidad por el desarrollo con la investigación científica. Así, generaron puentes de intercambio y cooperación con las universidades chilenas, con financiamiento del gobierno de Estados Unidos. Cooperación que tenía especial énfasis en la enseñanza de la economía, pero también desde la Sociología y la Ciencia Política. En este contexto es que, por ejemplo, asumió el norteamericano Joseph Grunwald como director del Instituto de Economía de la Universidad de Chile, la Universidad de California cooperó en la creación de la carrera de Agronomía en la Universidad de Concepción, y la Universidad Católica firmó con la Universidad de Chicago un convenio para la formación de economistas, originando la generación de economistas conocida como “Chicago boys” en Chile (Biglaiser, 2002), entre otras iniciativas. Desde la sociología,54 la influencia de Estados Unidos se relacionó con la contribución que realizó el estructural-funcionalismo a las interpretaciones sobre desarrollo, destacando la idea de estructura-sistema para entender los fenómenos sociales, siendo Talcott Parsons figura relevante en este sentido (Devés, 2004).

  • 55 En 1950 se redactó el National Security Council Número 69 (NSC69); “primer documento de política ex (...)
  • 56 De hecho, gracias a las democracias populares que se establecieron en los países de Europa del Este (...)

74El enfoque de la mayoría de los economistas norteamericanos que aterrizaron en Chile en la década de 1950 tenía un fuerte componente libremercadista, el que pudo identificarse en su crítica a las políticas implementadas desde 1939 de protección industrial y de intervención económica en el sector agrario (Correa, 2005). En este sentido es posible vincular esta influencia económica norteamericana con la sección anterior y las políticas anticomunistas impulsadas desde Estados Unidos. Dentro de la conformación de la política exterior estadounidense de comienzos de 1950, liderado por Eisenhower, se transformó la autopercepción de sí mismo desde potencia regional a potencia mundial.55 Esto significó que (a diferencia de lo que había pasado con el período inmediatamente posterior al fin de la Segunda Guerra Mundial) América Latina fue incluida de manera directa en la dicotomía de Guerra Fría. Bajo este nuevo paradigma, Estados Unidos hizo una lectura del escenario latinoamericano y concluyó que el nacionalismo reformista que algunos gobiernos habían instaurado desde la década de 1930, entre ellos el chileno con las políticas del Frente Popular, generaron las circunstancias para temer una amenaza soviética dentro del continente56 (Pettinà, 2007). Esta asociación se debió a que los países de la región pusieron en el centro político la necesidad de la industrialización como camino para salir del subdesarrollo y la “experiencia del exitoso desarrollo industrial de un país sustancialmente subdesarrollado, como era Rusia en los años 20, ofrecía más atractivos” (Pettinà, 2007: 585). Además, la introducción que Lenin hizo del nacionalismo como manera pragmática para aplicar la doctrina marxista, propuso una versión local del marxismo soviético en función de los desafíos de industrialización tanto para los países latinoamericanos, como para los países derivados de los procesos de descolonización en Asía, África y Oriente Medio, durante la década de los cincuenta (Pettinà, 2007).

  • 57 Para mayor detalle de la doctrina cepalina revisar el trabajo de Kay (1989).
  • 58 En Chile, los antecedentes de políticas oficiales para la industrialización se encuentran desde 188 (...)
  • 59 Para un mayor detalle sobre las influencias que impactaron el pensamiento de Raúl Prebisch revisar: (...)

75Desde la vereda contraria y en paralelo, surge toda una serie de economistas y sociólogos que piensan en términos “estructurales y globales” (Góngora, 1986: 246). Esta tendencia encontró su articulación en la creación por parte de Naciones Unidas, de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL); institución que influenció fuertemente el pensamiento político y económico de los países en América Latina, y en particular Chile, en donde se instaló su sede principal el año 1948. Bajo la dirección de Raúl Prebisch, CEPAL desarrolló un conjunto de principios para guiar la política de desarrollo en América Latina.57 La primera obra que reunió estas ideas fue escrita por Prebisch y se transformó en el manifiesto de la Institución y se tituló: El desarrollo económico de América Latina y algunos de sus principales problemas de 1948. En ella Prebisch - releyendo a Keynes a la luz de las nuevas ideas sobre crecimiento y desarrollo de la posguerra, unidas a las ideas del aprismo (Devés, 2004)- diagnosticó y criticó la división internacional del trabajo que trazaba una división entre países desarrollados o modernos y no desarrollados o tradicionales. Esta clasificación en términos de comercio internacional se dividía en centro y periferia, en donde el rol de los países de la periferia era producir comida y materiales primarios para los países industrializados. Esto contribuía a mantener la asimetría de países de la periferia en el escenario mundial (Hirschman, 1961). La solución debía moverse hacia el fomento de la industrialización,58 acompañado de medidas de protección y control a la importación. Estas medidas debían ser impulsadas desde los gobiernos, quienes debían promover y orientar las políticas de desarrollo (Jorrín y Martz, 1970).59 A la primera formulación de la propuesta estructuralista, se le sumó el desafío de abordar el problema práctico e inmediato de la inflación que aquejaba a la región. Desafío recogido por tres discípulos de Prebisch: Celso Furtado, Osvaldo Sunkel y Aníbal Pinto.

  • 60 Autóctona en el sentido que la teoría de la dependencia no tiene antecedentes inmediatos en otra pa (...)
  • 61 Para una mirada al ambiente intelectual presente en el Chile de los 1960 y 1970 ver la entrevista q (...)

76La centralidad del pensamiento “estructuralista” impulsado por Raúl Prebisch y la CEPAL y la subsecuente “teoría de la dependencia”, en relación a la dirección del presente capítulo es que a diferencia del resto de las ideas políticas adaptadas en América Latina en general y Chile en particular, éstas fueron una creación autóctona (Latinoamericana) que influyó el pensamiento en los países del tercer mundo en general (Kay, 1989).60 En la misma línea, Devés, sostuvo que Chile, por primera vez, subsanó el déficit secular que tenía en el mercado global de las ideas ya que “en esta época [Chile] tuvo un saldo muy favorable y no solo en las ciencias económico-sociales; también exportó pensamiento político y otras dimensiones culturales como poesía y música del neo folclore” (2004: 347). A su vez, sobre el flujo internacional de ideas asentadas en Chile, Cristóbal Kay (1989) señaló, particularmente durante la década de 1960, que las Ciencias Sociales se beneficiaron de la contribución de los exiliados latinoamericanos que encontraron refugio en Chile durante las décadas de 1960 y 1970, como se verá más adelante.61 Así, la dimensión internacional del pensamiento político chileno y latinoamericano cobra mayor importancia durante este período, en sintonía con los procesos mayores de globalización y en el escenario de Guerra Fría.

77La influencia del pensamiento de CEPAL causó un fuerte impacto en Chile y sus ideas fueron adoptadas y apropiadas. Un representante de esta adaptación se encontró en Aníbal Pinto, abogado y economista que se incorporó en la reciente creada CEPAL en la década de 1950. Dentro de sus obras, destacó el libro de 1953, Chile, un caso de desarrollo frustrado, obra que causó gran impacto en las reflexiones en esa década. En su trabajo, Pinto atribuyó el desarrollo frustrado y la decadencia económica de Chile “al afán imitativo del chileno. A consecuencia de este condicionamiento, se trasplantaron los ideales democráticos de Francia e Inglaterra, sin que estos tuviesen su equivalente en el nivel de la economía” (Correa, 2004: 279). En línea con el desarrollo de las Ciencias Sociales, Pinto en su obra propuso de manera concreta, la intervención del latifundio para salir de la crisis que aquejaba a Chile. El autor identificó en el latifundio “una unidad económica fundamentalmente estática; resistente al cambio tecnológico y susceptible de escasa expansión de su potencialidad productiva ante los requerimientos de la demanda” (Pinto, 1959: 85), lo que afecta no solo el nivel de producción, sino que también la distribución del ingreso y la composición del mercado interno, así como la representación política (Correa, 2004).

78Siguiendo la misma tendencia y vinculando la relación entre ideas y crisis, Jorge Ahumada, también economista de la CEPAL, publicó en 1958 su libro En vez de la miseria. En él, Ahumada también diagnosticó una crisis integral en Chile frente a un pasado idealizado. Dicha crisis, que no es solo económica, sino que también moral y social, se debía a que Chile –frente a los cambios en la economía la cultura y la sociedad- “no ha sido capaz de modificar la adaptación de las distintas piezas de la máquina que hace posible la vida colectiva, de modo de sincronizarlas entre sí y con el ambiente” (Ahumada, 1958: 17). Para el autor, los problemas de Chile son de fácil solución, pero identificó tres obstáculos que impedían pensar en una solución integral a la crisis. En primer lugar, mencionó “la falta de comprensión de cómo opera la sociedad en general y la sociedad chilena en particular” (Ahumada, 1958: 51). La segunda razón que explicaba la incapacidad de realizar las adaptaciones necesarias para enfrentar los cambios era porque éstas “son demasiado revolucionarias para la clase alta, acostumbradas a 150 años de status quo” (Ahumada, 1958: 53). La tercera razón “es de naturaleza política” puesto que “la ley electoral permite que tenga mayoría parlamentaria la derecha que, en realidad, es una minoría, [siendo que la mayoría] del país es izquierdista, no en el sentido marxista, sino en el sentido de que desea el progreso, iguales oportunidades para todos y menos diferencias de clases” (Ahumada, 1958: 53). Ahumada, sintetizó por tanto que para solucionar la crisis chilena se requería comprender su naturaleza, construir una opinión pública ilustrada dispuesta a “respaldar soluciones realistas” y finalmente “reorganizar la estructura legal política, de modo que las fuerzas mayoritarias ejerzan realmente el poder” (Ahumada, 1958: 54). La importancia del pensamiento de Ahumada radicó en que la Falange Nacional, convertida en el Partido Demócrata Cristiano desde 1957, se apropió del diagnóstico y propuestas contenidas en su libro, convirtiéndolas en el programa de gobierno llevado a cabo en 1964 con el triunfo de la elección presidencial de Eduardo Frei Montalva, siendo la reforma agraria la principal de las reformas estructurales, “cuyo impacto en el desenvolvimiento histórico chileno no tiene paralelo” (Correa, 2004: 283). Se constituyó de esta forma, con la contribución del pensamiento cepalino, un pensamiento progresista frente tanto a la crisis integral como a la influencia libremercadista en la economía.

  • 62 Jobet, Julio Cesar (1955), Ensayo crítico del desarrollo económico social de Chile. Santiago. Edito (...)
  • 63 Jobet, Julio Cesar “Los fundamentos del marxismo”. Arauco, n° 38, marzo de 1963, p. 16.

79Dentro del pensamiento progresista del momento, pero desde el socialismo, Julio César Jobet publicó en 1955 su obra: Ensayo crítico del desarrollo económico-social de Chile. El propósito de su libro fue “estudiar e interpretar el pasado con un criterio científico, para así transformar las bases económicas y sociales del país” (Correa, 2004: 283). Su influencia directa era el materialismo histórico del marxismo, pues defendía, era el “único camino para conseguir la verdadera transformación estructural y progresiva que Chile requiere”,62 cuya clave estaba en “la planificación de la economía nacional a base de la intervención técnica del Estado” (Devés, 1999: 230). La obra de Jobet destacó por representar uno de los primeros esfuerzos por elaborar una forma local de marxismo “que consistió en ejemplificar el marxismo ortodoxo con fenómenos históricos locales, combinándolos con las expresiones ideológicas de la izquierda chilena” (Sagredo, 1999: 360-361). Expresión de la propuesta de Jobet eran sus críticas en contra del liberalismo y la democracia burguesa porque, en el hecho, decía Jobet analizando la historia chilena, han consagrado “la dominación de la clase capitalista, y ésta a través del control de los medios de producción han dominado las grandes mayorías trabajadoras”63

80A la propuesta para abordar la historia chilena en código marxista de Jobet, se unieron las innovaciones en el resto de las Ciencias Sociales con enfoque marxista. Durante la década de 1950, éstas recibieron una nueva orientación, la que se caracterizó por “la adopción del leninismo, la idea de revolución a la orden del día, el deseo de interpretar la realidad específica, el afán de “aplicar” las tesis del marxismo a la economía y a la política de nuestro país” (Devés, 1999: 223). A lo anterior, durante la década siguiente, se le sumó “el tercermundismo y la categoría de “dependencia”, una herencia guerrillera, guevarista y un carácter latinoamericanista, en lo filosófico confluyó Althusser con el humanismo marxista” (Devés, 1999: 223). La influencia de Althusser en Chile será analizada en secciones posteriores.

  • 64 Según Vergara (2010), estos autores tuvieron mucha influencia dentro de los socialistas chilenos ha (...)
  • 65 Paul Baran (1961), La economía política del crecimiento. Ciudad de México, Fondo de Cultura Económi (...)
  • 66 Baran, Paul (1961), La economía política del crecimiento. Ciudad de México, Fondo de Cultura Económ (...)

81Impactó también, en el pensamiento marxista, la obra de Paul Baran y del neomarxismo, compuesto por Leo Huberman, Charles Bettelheim y Paul Sweezy, grupo que había establecido vínculos con sectores de izquierda no comunista en Chile,64 Argentina y México. De hecho, es en Chile donde se realizó la versión en español de la revista Monthly Review, donde se difundió de manera más decidida las ideas de este enfoque. En el capítulo siguiente, se desarrollará en mayor detalle el desarrollo de la Nueva izquierda en Europa y su vinculación con el caso chileno. No obstante, vale la pena destacar que fue a través de revistas como Monthly Review que este tipo de ideas circularon tanto en Europa como en Chile. Entre sus exponentes, Paul Baran sostuvo que en América Latina confluyeron las peores características del capitalismo y feudalismo lo que bloqueó todas las posibilidades efectivas de desarrollo económico. Asimismo, denunció que los países capitalistas más avanzados se oponen a la industrialización de los países subdesarrollados puesto que su crecimiento económico no es funcional a sus propios intereses,65 sosteniendo que el crecimiento de los países desarrollados se ha hecho en gran medida, a costa de los países productores de materias primas. Para Baran- al igual que el resto de las propuestas progresistas presentes en Chile en este período- el tránsito hacia el desarrollo y crecimiento económico solo podía lograrse enfrentándose a las fuerzas conservadoras a través de un cambio de la estructura social, política y económica66 (Devés, 2004).

  • 67 Pinto, Aníbal (1968) Crítica del modelo político de la izquierda oficial. En: Política y desarrollo(...)

82La idea de una crisis integral denunciada desde el materialismo histórico por Jobet, el neomarxismo de Baran y desde el pensamiento estructuralista y dependentista de CEPAL, tenían en común su articulación desde las Ciencias Sociales, las que apuntaban “a transformar la realidad según los resultados de estudios realizados siguiendo los paradigmas científicos” (Correa, 2004: 284). Dichas corrientes formaron parte del pensamiento progresista el cual se caracterizó por experimentar “una mezcla de frustración y hastío con fe en el futuro [el que] adquiere un sentido fuertemente revolucionario” (Devés, 1999: 221). El pensamiento se orientó entonces a “denunciar” la necesidad de un cambio –enmarcado en un proyecto modernizante- pero defendiendo la identidad a través del desarrollo. “A esta mentalidad de denuncia se articulan ideas como dependencia y antiimperialismo, en primer lugar, así como también nacionalización, recuperación de riquezas básicas, chilenización, etc.” (Devés, 1999: 222). La diferencia entre ambas corrientes (marxismo y pensamiento estructuralista) fue expresada por Aníbal Pinto, al señalar que la “independencia económica de un país” más que de los pronunciamientos políticos del verbalismo antiimperialista – de los cuales acusaba al marxismo- dependía esencialmente de su grado y tipo de desarrollo económico.67

  • 68 La comunidad de exiliados brasileros en Chile de la “generación de 1964” (Rollemberg, 2007) pertene (...)
  • 69 Destacó en este sentido el trabajo realizado en el Centro de Estudios Socioeconómicos de la Univers (...)

83En este ambiente dinámico de la generación y circulación de ideas progresistas en Chile se le sumaron las contribuciones de connotados intelectuales latinoamericanos exiliados que aterrizaron en Chile atraídos por un sistema político estable y por una izquierdización progresiva y legal (Devés, 2004; Kay, 1989). Destacaron los nombres de Vania Bambirra, Fernando H. Cardoso, Paulo Freire, Celso Furtado, Ruy Mauro Marini, Theotonio dos Santos,68 quienes, entre otros, se insertaron en centros de pensamiento y universidades en Chile colaborando y dinamizando el debate del pensamiento progresista del momento (Devés, 2004).69

  • 70 Representante de esta tendencia se encuentra en la institucionalización de la carrera de Sociología (...)

84La otra gran corriente del progresismo en Chile fue articulada por el pensamiento socialcristiano, que encontró en el Partido Demócrata Cristiano (PDC) su mayor vehículo en el Chile de los 1960s. Su líder, Eduardo Frei Montalva, se alejó del pensamiento decadentista encontrado en los partidos conservadores, para adoptar plenamente las propuestas de los proyectos modernizadores (Devés, 1999). Con Frei y el PDC en el gobierno a partir del año 1964, la política chilena se caracterizó por un nuevo estilo altamente influenciada por los cientistas sociales70 y los puntos de vista de la CEPAL respaldados como ya vimos por la adaptación de las propuestas de Jorge Ahumada al programa político de la candidatura de Frei en 1964 (Góngora, 1986).

  • 71 Estados Unidos, a través de la Alianza para el Progreso, otorgó a Chile en el período 1961-1970 alr (...)

85El PDC se fortaleció aún más cuando en respuesta a la creciente izquierdización de los procesos mencionados, Estados Unidos inauguró una nueva política exterior para la región concentrada en la “Alianza para el Progreso” el año 1961.71 El PDC en particular, fue visto por Estados Unidos como un socio confiable pues presentaba una fórmula moderada para hacer frente a las demandas por cambios estructurales que se había generalizado dentro de la sociedad latinoamericana en general, y chilena en particular. El objetivo de Estados Unidos para este plan general para el continente, era reorientar la imagen de la potencia en contexto de Guerra Fría para convocar a los gobiernos de centro como respuesta a la amenaza de la recientemente desatada Revolución cubana. Así, Estados Unidos favorecía –entre otras iniciativas- las reformas agrarias para terminar con los malos desempeños de los latifundios frente a lo cual los capitales norteamericanos se asociarían a capitales e industrias nacionales de alto rendimiento dando empleo a mano de obra local (Góngora, 1986). De esta manera, las dos grandes decisiones del gobierno de Frei en términos de reformas estructurales fueron: la chilenización de la minería del cobre y la reforma agraria. La evolución del pensamiento social cristiano en esta época demostró una “radicalización creciente que hace que en los años sesenta el capitalismo fuera cuestionado muy fuertemente, incluso por movimientos y partidos de centro de origen social cristiano” (Larraín, 2010: 122).

  • 72 Revisar también el documento; Obispos de la CECH “El deber social y político en la hora presente” P (...)

86Junto con lo anterior, el pensamiento social cristiano se vio altamente influido con los cambios y transformaciones que se venían desarrollando en el mundo católico, específicamente frente a los desafíos y cambios radicales que se manifestaron en el Concilio Vaticano II. Su objetivo principal fue la renovación y modernización de la religión católica a la luz de los desafíos que el escenario de post guerra había dejado al pensamiento universal. Junto a las renovaciones de carácter litúrgicas y doctrinarias, también se buscó una apertura a la dinámica política internacional del siglo, con el objeto de involucrar de manera más directa al catolicismo en la contingencia mundial. En esta línea el documento preconciliar Mater et magistra (1961) enfatizó el valor de la dimensión ética al desarrollo económico mundial aludiendo al rol de los poderes públicos en la promoción del progreso y justicia social. Un segundo documento de importancia y que, al igual que el anterior, sirvió de inspiración para el Concilio, fue el “Pacen in Terris” (1963) documento que hacía un llamado a la paz mundial y al respeto por las libertades en el contexto del enfrentamiento global de la Guerra Fría. Ambas encíclicas del Papa Juan XXIII, contribuyeron espiritual y prácticamente al catolicismo y a la Democracia Cristiana en América Latina (Williams, 1967).72 Gracias a esta renovación desde el catolicismo, el pensamiento social cristiano pudo escindirse con mayor respaldo de las tendencias conservadoras a la vez que fortalecía el discurso de cambio estructural que se requería para evitar el triunfo del marxismo (Correa, 2004).

  • 73 El primer libro que llevó como título Teología de Liberación, fue escrito en 1971 por el sacerdote (...)

87Esta tendencia alimentó el surgimiento en América Latina de la Teología de la Liberación,73 ideas que comenzaron a circular por el continente luego de la reunión de Obispos que se había convocado para analizar los resultados del Concilio Vaticano II en Medellín, Colombia el año 1968. Esta nueva corriente –que se originó en un momento histórico de grandes trasformaciones sociales y cuestionamientos generalizados a las fórmulas de desarrollo como ha sido analizado- propuso una reinterpretación de la fe cristiana desde el sufrimiento y la esperanza de los pobres, unida a una crítica a la sociedad y a las ideologías que la organizaban y una crítica a las actividades de la iglesia y a los católicos en general (Berryman, 1987). En este sentido, la teología de la liberación explicó a la pobreza de manera estructural utilizando códigos marxistas de clase, conflicto y explotación. Los sacerdotes de esta tendencia hicieron esfuerzos consientes por abordar los asuntos contingentes desde la mirada de los pobres. Los aspectos centrales de la Teología de la Liberación, según Levine eran:

(1) preocupación por la historia y el cambio histórico; (2) la vuelta a las fuentes bíblicas; (3) énfasis en los pobres, y un énfasis relacionado en hacer teología de manera que se destaque el valor de la experiencia cotidiana y el conocimiento desde gente común; y (4) una relación cercana y compleja con el marxismo (Levine, 1988: 244).

  • 74 Los principales teóricos de la teología de la liberación fueron: el sacerdote peruano Gustavo Gutié (...)

88Los miembros de esta corriente,74 situaron a la iglesia y a la comunidad cristiana no como un ente atemporal y por tanto inmutable, sino como una organización histórica que está inserta en el mundo y por tanto debía participar activamente en él. La vuelta a las fuentes bíblicas tenía que ver con las conclusiones doctrinales del Concilio Vaticano II y la traducción de la biblia a los idiomas locales, que, aunque ya tenía tradición, permitió una participación más directa y empoderada con la doctrina de la Iglesia: “Si todos pueden leer y comentar sobre la Biblia, esto aumenta el valor de las ideas populares y socava las distinciones tradicionales de rango en la vida religiosa” (Levine, 1988: 244). El énfasis en los pobres representaba el centro de esta teología cuyo objetivo fue moverse de una lógica deductiva y axiomática a una forma de interpretación de la realidad en la que se insertaba la comunidad católica (Levine, 1988). La teología de la liberación se comprometió a escuchar y aprender de los pobres para liberarlos de esta condición que fue impuesta sobre ellos.

  • 75 Algunos de ellos fueron: Yves Congar, Karl Rahner, Christian Duquoc, Edward Schillebeeckx, Pierre T (...)

89Según Klaiber (1989) los teólogos de la liberación en un comienzo se apoyaron fuertemente en las ideas de sus maestros europeos,75 cuyas enseñanzas se encontraron al origen del Concilio Vaticano II. Sin embargo, el desarrollo posterior de esta doctrina radicó fuertemente en las circunstancias políticas y sociales de América Latina durante la década de 1970 en donde las agitaciones revolucionarias de Fidel Castro, la teoría de la dependencia y las Ciencias Sociales en tanto instrumentos de análisis, contribuyeron en la transferencia de estas ideas de origen europeas, a una ideología latinoamericana (Levine, 1988).

  • 76 Algunas alianzas cristianas-marxistas se desarrollaron en Centroamérica también, pero estas fueron (...)
  • 77 Tanto Rodrigo Ambrosio, fundador del MAPU, como Marta Harnecker, importante referente intelectual d (...)

90Dentro de este dinámico escenario social las vinculaciones ideológicas y las versiones locales de la teología de la liberación variaron entre un país y otro. En este sentido, su relación con los movimientos marxistas fue compleja y dependió de las circunstancias. Uno de los casos en donde se desarrollaron alianzas cristianas-marxistas fue en Chile76 a fines de 1960 y comienzo de 1970 con la conformación de movimientos políticos –que se abordarán con más detalle en la siguiente sección, como el Movimiento de Acción Popular (MAPU77) o la Izquierda Cristiana. Sus miembros predicaban una nueva participación de la Iglesia en el camino hacia el socialismo y argumentaban que como la propia iglesia había obstaculizado la vinculación entre las personas y las ideologías socialistas, era su responsabilidad liberarlos de las condiciones que estos bloqueos ideológicos habían generado (Berryman, 1984).

91Las fuerzas progresistas que toman protagonismo durante este período abocaron su pensamiento –alimentado por ideas externas propias del escenario de Guerra Fría- a poner al Estado chileno como rector del devenir nacional. Se convergió en ese sentido con las ideologías del desarrollo, las que se transfirieron al contexto nacional ubicando al momento contingente en una perspectiva histórica para proyectar el futuro, en relación con las manifestaciones modernizantes que prometían las nuevas ideologías. Lo anterior se acompañó de otra característica central en este período; la convicción generalizada de todas las fuerzas progresistas de la necesidad inminente de un cambio estructural que permitiera el desarrollo y crecimiento del país. Destacó también en este período el protagonismo ejercido por tecnócratas que basaron sus diagnósticos en el conocimiento de las nuevas disciplinas de las Ciencias Sociales y económicas que orientaron su atención al desarrollo. Se trata de una intelectualidad con estudios en universidades del centro global, pero con una clara orientación al desarrollo de su propia región. Su labor mediadora entre idea y realidad dinamizó la política chilena de la segunda mitad del siglo XX y se mantienen como agentes de cambio fundamentales hasta nuestros días.

92En síntesis, las diversas respuestas desde el progresismo para enfrentar las desigualdades en Chile, que para muchos tenía carácter de crisis, conectaron las formulaciones locales con las corrientes de pensamiento universales, haciendo de la dimensión internacional del pensamiento político de las décadas de 1950 y 1960 un elemento especialmente importante para el desarrollo político posterior. Si el anticomunismo había evidenciado de manera innegable la internacionalización de la política chilena, el ambiente político intelectual generado por las ciencias sociales y el sistema político chileno habían hecho de Chile un escenario de interacción político-intelectual internacional, atrayendo intelectuales de diversos orígenes.

Notes

1 Esta tensión no es exclusiva de Chile y se encuentra en la historia de las ideas del resto de los países de América Latina. Un ejemplo es el contenido en el interesante debate que se desarrolló en la literatura académica brasilera en los años 1970s en relación a la importación de ideas extranjeras y su aplicación en el contexto sudamericano en general y brasilero en particular. El debate se inició con la publicación, en 1973, del artículo “As idéias fora do lugar” de Roberto Schwarz (1973), quien sostuvo –en contra de las tendencias nacionalistas-que, si bien el proceso de adopción de conceptos extraños genera graves distorsiones, los latinoamericanos no lo podemos evitar puesto que desde la concepción cargamos con la síntesis de lo extraño con lo propio. No obstante, aquello, son estas distorsiones las que evidenciaban las particularidades latinoamericanas y las que se deben rastrear. Como respuesta, María Sylvia de Carvalho Franco (1976), argumentó que las ideas jamás están “fuera de lugar”, ya que si las mismas pueden circular en un contexto determinado es porque obedecen a alguna necesidad, lo que implica que están dadas las condiciones para su recepción. Esta discusión cruza toda la historia latinoamericana de las ideas y plantea interesantes debates intelectuales. Al respecto ver Cancino, Klengel y Leonzo (1999), Palti (2005a) y Zea (1986).

2 Elías Palti recorre el debate de las historias de las ideas en América Latina a propósito de los artículos de Schwarz y de Carvalho para proponer una historia intelectual que considere el contexto. Revisar Palti (2006).

3 Enrique Mac Iver fue un político radical que jugó un importante rol en la política chilena del cambio de siglo. Fue diputado, senador y ministro de Estado en numerosas ocasiones.

4 Para una visión de esta tendencia ver el discurso “Ante la decadencia” de Emilio Rodríguez Mendoza de 1899 (citado en Gazmuri, 2001).

5 Esta transformación tiene su punto culmine en la Convención Radical de 1906 en donde se enfrentan las visiones del liberalismo económico de Enrique Mac Iver, versus el triunfador estatismo laicisista de Valentín Letelier en torno a las problemáticas del obrero y la clase trabajadora. El primero proponía moralizar al obrero manteniendo los principios liberales. El último proponía un socialismo de Estado fuerte “bebido por Letelier en Alemania”, que evitara el socialismo de lucha. Para Letelier, el liberalismo había sido útil para destruir el despotismo, pero “después solo desquicia el progreso, se opone a un servicio público de instrucción” (Góngora, 1986: 105-106).

6 Artículo Primero del Programa de la Democracia (Concha, 1905: 15).

7 Para una introducción al origen y desarrollo del PD ver: Grez (2013).

8 Para mayor detalle revisar: Massardo (2008).

9 De sus viajes se reconocen dos etapas de transferencia política. La primera se da entre 1906 y 1908 luego de su autoexilio, y la segunda se da luego de la Revolución rusa, como se verá en la siguiente sección.

10 Todas las citas de Luis Emilio Recabarren sobre esta publicación en particular fueron extraídas del trabajo de Pinto (1999: 344-346).

11 Atendiendo a la conflictividad del concepto de “socialismo utópico” utilizado por estos autores, se sugiere indagar el concepto de “socialismo romántico” para referirse a esta época. Al respecto ver: (Tarcus, 2016).

12 Para mayor detalle sobre la recepción en Chile de la Revolución rusa y su imaginario político ver Fediakova (2000).

13 Recabarren, Luis Emilio “La Rusia obrera y campesina” de 1923 citado por Wilson ( 1986: 104).

14 El secretariado Sudamericano del Komintern llegó a criticar a representantes comunistas que habían alcanzado puestos en el congreso tales como el caso de Miguel Hidalgo (senador por Tarapacá y Antofagasta), Abraham Quevedo (diputado por Valdivia) y Ramón Sepúlveda Leal (diputado por Valparaíso), acusándolos de desviar sus directrices al manifestar la necesidad de proteger la industria nacional, y de emitir juicios contingentes utilizando argumentos en torno a la nación. El secretariado criticó fuertemente estas posturas aduciendo que proteger al Estado burgués y a su industria capitalista solo agrava la explotación de la masa trabajadora (Varas, 2010).

15 Al respecto ver Fermandois (2005), especialmente a partir de la página 73, con el capítulo: “El despunte una nueva polaridad”. Ver también Casals (2013) sobre la matriz nacionalista como uno de los fundamentos del anticomunismo en Chile.

16 Lo que sucedía en Chile, podía proyectarse a nivel regional. En este sentido el cientista político Charles Anderson en 1960 acuñó el concepto de “museo viviente” para señalar que América Latina era un museo viviente de todas las ideologías políticas que habían sido inventadas desde el principio de los tiempos (citado en Wiarda, 2001: 283). Según Wiarda, esto se debe a que –con la excepción de la revolución mexicana- en América Latina no se había desarrollado una revolución que impusiera un orden nuevo, descartando el anterior, por lo que todas las ideologías se mantenían presentes con distintos grados de apoyo popular (2001: 283-284).

17 Giovani Sartori (1976) Parties and Party Systems: A Framework for Analysis (citado en Valenzuela, 1995: 8).

18 La naturaleza heterogénea de la composición del PSCh será un elemento central a lo largo de toda su historia, lo que explica en gran medida las múltiples fragmentaciones que el partido ha experimentado. De particular relevancia para el presente libro resulta este punto en torno a la fragmentación que se desarrolla en el exilio luego del golpe militar de 1973.

19 Esta clara y abierta posición anti fascista contrastó con el inmovilismo del PCCh que se explicaba por el Pacto Molotov-von Ribbentrop. Pacto que entre sus cláusulas contenía la no agresión mutua entre la Alemania Nazi y la Unión Soviética firmado en 1939 (Pollack, 1978: 122). Lo anterior vuelve a subrayar el alto perfil internacionalista del joven PCCh, incluso cuando se trataba de desafíos internos.

20 En relación al eclecticismo del socialismo chileno, Góngora señala: “Tienen algo del americanismo del APRA, pero con un mayor número de ingredientes. Abarcan desde simpatizantes del trotzkysmo, o, mejor dicho, anti estalinistas, hasta simpatizantes de Tito; marxistas doctrinarios, pero no moscovitas; masones, hombres de una izquierda definida como actitud más que con una idea; violentistas junto a hombres que podrían haber sido ministros durante el régimen parlamentario” (Góngora, 1986: 240).

21 Sobre la recepción de ideas políticas latinoamericanas en Chile en las primeras décadas del siglo XX leer el trabajo sobre la revista Claridad de los estudiantes universitarios chilenos en: Moraga (2010). Ver también (Ulianova, 2009b).

22 Para más detalle sobre la relación del movimiento formado por Eugenio Matte Hurtado y el Aprismo peruano ver: Moraga (2009).

23 El impacto de esta influencia latinoamericanista y anti-imperialista es posible de identificar en la insignia del PSCh de un hacha indígena sobre el continente latinoamericano.

24 Este éxito económico fue apoyado también por la mejoría en la economía mundial y la triplicación de las exportaciones de salitre en 1934 en referencia al mismo período del año anterior (Barnard, 1978: 165-166).

25 El ministro de economía de Alessandri, Gustavo Ross, reorganizó la industria del salitre para garantizar el 25 % del ingreso del Estado, los que fueron destinados inmediatamente al pago de la deuda externa. Sumado a lo anterior, a pesar de la reorganización, la industria salitrera permaneció principalmente (60 %) en manos de los Guggenheims de Nueva York. Además, el ministro Ross hizo un trato con la Compañía Eléctrica de Chile, de capitales norteamericanos, para que ésta aumentara sus operaciones en Chile a cambio de beneficios económicos para la empresa (Drake, 1978: 166).

26 Luego de su rol en el golpe que derroca a Juan Esteban Montero y la instauración de la breve República Socialista el año 1932, es exiliado a Isla de Pascua por Carlos Dávila quien se hace con el poder total del gobierno. A pesar de estar en el exilio, y sin posibilidad de hacer campaña política, obtiene un sorprendente segundo lugar en las elecciones presidenciales (después de Arturo Alessandri).

27 Como fue mencionado, bajo la dictadura de Ibáñez el PCCh resultó fuertemente reprimido debilitando su incidencia política. En este contexto surge una sección dentro del Partido que critica las políticas del Tercer Período y aboga por mayor cooperación con partidos de izquierda. Sin embargo, el comité central del Partido rechaza las críticas y expulsa a uno de sus mayores exponentes: Manuel Hidalgo. Eventualmente Hidalgo se acercó a los postulados de Trotsky (que por entonces planteaban fuertes divisiones con las políticas de Stalin) y crea el partido Izquierda Comunista en 1933 adherido a la IV Internacional (Barnard, 1978: 140-141).

28 Este se realizó en 1928, y sus elementos esenciales fueron “la definición del ala izquierda de la socialdemocracia como más peligrosa que la derecha, la concepción del Frente Único solo como colaboración con obreros socialistas, el rechazo por principio, de todas las ofertas de los partidos socialistas y sólo en raras ocasiones, admisión de acuerdos con sus organizaciones de base” (Gómez, 2010: 78).

29 España, al igual que Francia, representa otro antecedente en la política de formación de alianzas que antecede la consolidación de la política del Frente Popular desde Moscú en 1935. Al respecto ver: Jackson (1970).

30 Un antecedente que había distanciado al Partido Radical del gobierno de Alessandri había ocurrido en julio de 1934 con la “Masacre de Ranquil” donde mueren más de 500 campesinos y mapuches a manos de las Milicias Republicanas y Carabineros. Para un novedoso análisis del vínculo entre el levantamiento en Lonquimay (en el fundo Ranquil) y las acciones del Partido Comunista Chileno a la luz de los dictados de Moscú, ver: Ulianova (2003).

31 Con la emergencia de variados grupos socialistas en las décadas de 1920 y comienzos de 1930, el Partido Radical había perdido el rol de partido de centro. Esto explica que, a comienzos de 1931, el Partido haya reorientado su política hacia la izquierda con el rechazo formal a los principios individualistas del liberalismo y llamó a la propiedad colectiva de los medios de producción nacional. Esta transformación ideológica significó inmediatos dividendos electorales, transformándose en el mayor partido político del momento (Faúndez, 1988: 38-40). De ahí su rol central en la conformación del Frente Popular.

32 En términos intelectuales y culturales, la conformación del Frente Popular en Chile fue acompañada por un clima “extraordinariamente sensible a la solidaridad con la lucha antifascista europea, sobre todo con la república española”. El Frente Popular, y sus sucesivos gobiernos contribuyeron a este clima “y a una izquierdización del espectro político e incluso del Estado”. En este sentido el Estado gestionó la ayuda oficial del Winnipeg, barco de carga que arribó a Chile con aproximadamente 2200 refugiados españoles, entre los que venían cientos de intelectuales, profesionales y artistas, estimulando la circulación de ideas republicanas y anti fascistas en Chile (Subercaseaux, 2008: 223).

33 Andrew Barnard, por ejemplo, señala sobre el quiebre del Frente Popular que si bien las razones del PSCh para abandonar la alianza política eran internas se usó la existencia del pacto Molotov-Ribbentrop para justificar las diferencias con el PCCh.

34 El punto de quiebre fue la huelga de los trabajadores del cobre en el sur del país en octubre de 1947.

35 Popularmente fue conocida como “Ley Maldita”. Para mayor detalle sobre los antecedentes, aplicación y consecuencia de la Ley de Defensa Permanente de la Democracia. Ver: Huneeus (2009).

36 La expulsión de los comunistas del gobierno chileno se desarrolló casi simultáneamente con la expulsión de los comunistas de los gobiernos de Italia y Francia. De hecho, los Diarios conservadores el Diario Ilustrado y El Mercurio, informaron extensamente sobre las huelgas convocadas por los sindicatos comunistas en Francia con el objeto de demostrar las similitudes con el comportamiento dual que llevaba el PC en Chile, sacando conclusiones marcadamente anticomunistas. Especial atención le dieron al quiebre del jefe de gobierno con el Partido Comunista francés (Huneeus, 2009: 124-126).

37 Ya en 1943, el gobierno de Estados Unidos, durante la administración Roosevelt, le había informado a Chile que, si no le declaraba la guerra a Japón y Alemania, le serían retirados los programas de ayuda económica de postguerra (Rabe, 1988).

38 Para mayor detalle sobre la política exterior norteamericana en contexto de Guerra Fría, ver: Westad (2005), especialmente el capítulo “The empire of liberty: American ideology and foreign interventions”, pp. 8-38.

39 El delicado equilibrio al interior del PSCh es también identificado por Cristián Pérez, quien sostiene en el PSCh coexisten “una estrategia de corte socialdemócrata y una revolucionaria” las que “dependiendo de las coyunturas, una predomina sobre la otra” (Pérez, 2003: 99). La “ley maldita” es un ejemplo de estas coyunturas.

40 Para encontrar un listado de las divisiones del Partido Socialista chileno hasta 1979, ver: nota al pie 18 de Moulián (1982a: 51) y Fernández Jilberto (1985).

41 Rodríguez de la Sotta, “O capitalismo o comunismo. O vivir como en Estados Unidos o vivir como en Rusia” Héctor Editorial Jurídica de Chile 1952 (citado en Riquelme, 2013: 11).

42 En 1947 el Partido Comunista Francés es eliminado del gobierno del primer ministro de la IV República, Paul Ramadier y el Partido Comunista Italiano sale del gobierno de Alcide De Gasperi.

43 Luis Reinoso, “El Pueblo de Chile no está vencido: enseñanzas de diecisiete meses de resistencia de nuestro pueblo”, Santiago. Marzo de 1949 (citado en Gómez, 2010: 113-114).

44 Para mayor detalle sobre la división al interior del partido entre 1848 y 1951, los años más tensos luego de la promulgación de la Ley de Defensa de la Democracia, ver: Loyola (2012).

45 La Kominform (Oficina de Informaciones de los Partidos Comunistas) fue creada en septiembre de 1947 desde la Unión Soviética. Su objetivo fue por un lado reconocer la división irreconciliable del mundo en dos campos opuestos, y por otro, llamar al movimiento comunista internacional a cooperar con los objetivos de política exterior de la Unión Soviética orientados a consolidar el área socialista de Europa Oriental y alcanzar a Estados Unidos en la carrera atómica, a través del repliegue (Faúndez, 1988).

46 De hecho, Fermandois va más allá al decir que en Chile, la Guerra Fría comenzó antes que la Guerra Fría del sistema internacional con la pugna marxismo-anti marxismo de 1945 (2013: 186).

47 Cristóbal Kay (1991) sostiene que la Escuela latinoamericana de Desarrollo y Subdesarrollo encuentra su origen (en al menos una de sus vertientes) en los debates entre Mariátegui y Haya de la Torre a fines de la década de 1920 y comienzos de 1930. Discusión que sienta las bases de las dos facetas más importantes de la escuela latinoamericana: la reformista-estructuralista y la marxista-revolucionaria. Estas dos facetas coparán la producción de la ciencia social en Chile entre los 1960 y 1970 y ejercerán una importante influencia en los debates intelectuales del período previo y durante el desarrollo de la UP, como se verá a continuación.

48 Para mayor detalle sobre el desarrollo tecnocrático en Chile ver: Silva (2008).

49 Para el caso de Chile, Silva sostiene que los tecnócratas se constituyen alrededor de la clase media, “caracterizada por tener un marcado carácter meritocrático y anti oligárquico, y en donde la educación y la adquisición de conocimiento científico ocupan un lugar privilegiado” (2008: 15).

50 Las etapas eran: una fase tradicional, seguida por un periodo de precondiciones, el despegue, crecimiento sostenido y el último nivel de economía desarrollada. Según George Blanksten, las primeras tres etapas eran de particular relevancia para América Latina (Jorrín y Martz, 1970: 431).

51 Para profundizar más sobre los factores (tanto internos como externos) que facilitaron la institucionalización de las Ciencias Sociales a partir de la década de 1940 en América Latina y el desarrollo de la sociología científica a través de centros de pensamiento e iniciativas regionales ver Blanco (2010).

52 Darcy Ribeiro, representante de esta nueva elite intelectual latinoamericana, reflexionó sobre la obligación y rol del intelectual en relación a la sociedad que lo rodea: “En las sociedades que enfrentan graves crisis sociales, las exigencias de la acción práctica no permiten dudas en cuanto a lo que es necesario hacer. Pueden los científicos de los pueblos satisfechos con su destino dedicarse a investigaciones de por si válidas como contribuciones para pulir el discurso humano sobre el mundo y el hombre. Pero los científicos de los países insatisfechos consigo mismos, están por el contrario urgidos de usar los instrumentos de la ciencia para volver más lúcida la acción de sus pueblos en la lucha contra el atraso y la ignorancia” (Ribeiro 1969: 10, citado en Cristoffanini, 1999: 98).

53 El gobierno de Harry Truman reorientó su política exterior hacia América Latina cambiando el envío de ayuda directa hacia una política desarrollada bajo el Point Four Foreign Technical Assistance Program de 1949, el que consistía en la transferencia de conocimiento científico o técnico industrial desde Estados Unidos a las economías subdesarrolladas no europeas, con el objeto de reclutar a los países no –alineados a su esfera de influencia (Goldstein, 2008).

54 Para un análisis más detallado sobre el origen de las Ciencias Sociales en Chile ver: Garretón (2005) y Brunner (1986).

55 En 1950 se redactó el National Security Council Número 69 (NSC69); “primer documento de política exterior en el que Washington reconocía el fin del dominio europeo y asumía directamente las responsabilidades del nuevo orden internacional” (Pettinà, 2007: 580; Leffler, 1984).

56 De hecho, gracias a las democracias populares que se establecieron en los países de Europa del Este, en donde se dieron alianzas entre comunistas y fuerzas nacionalistas representantes de las clases medias, Moscú logró ocupar progresivamente el poder a través de la ocupación de comunistas en puestos claves de la maquinaria del Estado (Pettinà, 2007: 586-587).

57 Para mayor detalle de la doctrina cepalina revisar el trabajo de Kay (1989).

58 En Chile, los antecedentes de políticas oficiales para la industrialización se encuentran desde 1883 con la fundación de la Sociedad de Fomento Fabril (SOFOFA) y en la propagación de las ideas del alemán Friedrich List, fundador de la Escuela historicista alemana de economía, por parte del Partido Democrático; Malaquías Concha (Hale, 1996).

59 Para un mayor detalle sobre las influencias que impactaron el pensamiento de Raúl Prebisch revisar: Hale (1996: 232-237).

60 Autóctona en el sentido que la teoría de la dependencia no tiene antecedentes inmediatos en otra parte del mundo. Sin duda, tanto Prebisch como la CEPAL son herederos de las ideologías que lo precedieron como fue mencionado más atrás. Hirschman, por ejemplo, menciona a Haya de la Torre y a algunas teorías económicas de occidente como fuente de inspiración de las doctrinas de CEPAL (Hirschman, 1961; Devés, 2004).

61 Para una mirada al ambiente intelectual presente en el Chile de los 1960 y 1970 ver la entrevista que Ivette Lozoya le realiza a Cristóbal Kay: Lozoya (2013). De particular importancia resultan los debates que inundaban el espectro intelectual identificados por Kay en este período, en donde destaca el “Gran debate” sobre la teoría de la dependencia. Ver también al respecto Kay (1989).

62 Jobet, Julio Cesar (1955), Ensayo crítico del desarrollo económico social de Chile. Santiago. Editorial Universitaria p. 18. Citado en Correa (2004: 283).

63 Jobet, Julio Cesar “Los fundamentos del marxismo”. Arauco, n° 38, marzo de 1963, p. 16.

64 Según Vergara (2010), estos autores tuvieron mucha influencia dentro de los socialistas chilenos hasta los primeros años de los sesenta, cuando fueron reemplazados por algunas corrientes leninistas a partir de la influencia ideológica y política de la Revolución cubana.

65 Paul Baran (1961), La economía política del crecimiento. Ciudad de México, Fondo de Cultura Económica pp. 6-7. Citado en Devés (2004: 354).

66 Baran, Paul (1961), La economía política del crecimiento. Ciudad de México, Fondo de Cultura Económica, p. 30. Citado en Devés (2004: 354).

67 Pinto, Aníbal (1968) Crítica del modelo político de la izquierda oficial. En: Política y desarrollo. Editorial Universitaria. Santiago, p. 141. Citado en Devés (1999: 223).

68 La comunidad de exiliados brasileros en Chile de la “generación de 1964” (Rollemberg, 2007) pertenecían al Partido Trabalhista Brasileiro o al Partido Comunista. La mayoría tenía carreras profesionales consolidadas y eran activos participantes del sistema político. Además, se identificaban con las políticas reformistas de Quadros y Goulart (Sznajder y Roniger, 2009).

69 Destacó en este sentido el trabajo realizado en el Centro de Estudios Socioeconómicos de la Universidad de Chile, el cual albergó intelectuales latinoamericanos y desarrolló la circulación del pensamiento marxista y estructuralista en Chile. Para ahondar en los alcances de este centro ver Cárdenas (2011).

70 Representante de esta tendencia se encuentra en la institucionalización de la carrera de Sociología en la Universidad Católica. Su fundación es encomendada al jesuita belga Roger Vekemans, cuyo propósito fue crear un núcleo de pensamiento social católico con énfasis científico, lo que lo alejaba de la filosofía tomista que había predominado en la reflexión social católica hasta el momento. Esta nueva ciencia social retomó la necesidad de cambio social ante la crisis, presente en el pensamiento progresista, identificando la inevitabilidad de la revolución a lo que los cristianos debían imprimir su sello y dirección (Correa, 2004).

71 Estados Unidos, a través de la Alianza para el Progreso, otorgó a Chile en el período 1961-1970 alrededor de 720 millones de dólares, el mayor monto per cápita dado a un país latinoamericano (Collier y Sater, 1996).

72 Revisar también el documento; Obispos de la CECH “El deber social y político en la hora presente” Publicación del Secretariado General del Episcopado de Chile, En Revista Católica N.º 994, 1962, p. 3618.

73 El primer libro que llevó como título Teología de Liberación, fue escrito en 1971 por el sacerdote peruano Gustavo Gutiérrez.

74 Los principales teóricos de la teología de la liberación fueron: el sacerdote peruano Gustavo Gutiérrez, los jesuitas Juan Luis Segundo y Juan Carlos Scannone, el sacerdote diocesano chileno Segundo Galilea, los brasileros Hugo Assmann y Leonardo Boff; en El Salvador, el jesuita, Jon Sobrino y en Costa Rica, el chileno Pablo Richard. En tanto grupo de teólogos, todos fueron influídos por las mismas ideas que prepararon el Concilio Vaticano II. La mayoría de ellos estudiaron en algún punto de su vida en uno de los más importantes centros de renovación del pensamiento católico europeo luego de la Segunda Guerra Mundial: la Universidad de Lovaina en Bélgica, el Instituto Católico de París, la facultad de teología jesuita en Lyon o la Universidades de Innsbruk y Munich (Klaiber, 1989).

75 Algunos de ellos fueron: Yves Congar, Karl Rahner, Christian Duquoc, Edward Schillebeeckx, Pierre Teilhard de Chardin, entre otros.

76 Algunas alianzas cristianas-marxistas se desarrollaron en Centroamérica también, pero estas fueron más bien alianzas funcionales de base, que parte de un programa político como fue el caso en el caso chileno. Para mayor detalle de los casos en Centroamérica ver: Berryman (1984).

77 Tanto Rodrigo Ambrosio, fundador del MAPU, como Marta Harnecker, importante referente intelectual del pensamiento marxista en Chile, comenzaron sus caminos políticos desde contextos cristianos. Ambrosio desde la Democracia Cristiana, llegó a presidir la facción juvenil. Harnecker, desde su rol en Acción Católica se involucró en la investigación en torno al marxismo. Ambos viajaron a Francia para estudiar con Louis Althusser, quien también formó parte de Acción Católica antes de incorporarse de lleno al estudio del marxismo. La influencia de Althusser en el pensamiento de izquierda en Chile se abordará más adelante en el capítulo.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search