Version classiqueVersion mobile

El Partido Comunista de Chile, 1922-1947

 | 
Andrew Barnard

Capítulo 4. La Estrategia del Frente Popular, 1935-1938

Texte intégral

1Los signos de éxito y los buenos resultados que el PCCh comenzó a mostrar a fines de la década de 1930 parecían aún más notables al ser contrastados con los fracasos y derrotas que casi habían hundido al Partido en los años que siguieron a la caída de Ibáñez. Para fines del año 1938, el PCCh había dejado de ser un partido insignificante, situado al margen de las principales corrientes políticas, dividido por el faccionalismo interno y perseguido por las autoridades. Para entonces, había elegido a siete congresistas, ejercía una influencia considerable en un movimiento sindical unificado, y había desempeñado un rol clave en la conformación de la coalición electoral que, por primera vez en la historia de Chile, colocó a un miembro activo del Partido Radical en la Presidencia de la República. Al igual que en el caso de los fracasos que había vivido con anterioridad, sus éxitos fueron el producto de la interacción entre las condiciones locales de Chile y las políticas de la Comintern.

  • 370 FOR FO 371/17507, A 4658/230/9, despacho de R. Mitchell a Sir John Simon, con fecha 22.5.1934.
  • 371 Ibid.

2A comienzos del año 1934, Chile se encontraba camino a la recuperación económica, ayudado por la reactivación del comercio internacional y por las rigurosas medidas adoptadas por Gustavo Ross, Ministro de Hacienda del Presidente Alessandri. El principal motor del repunte económico chileno fue la reactivación de la industria salitrera. Durante el primer trimestre de 1934, las exportaciones de salitre fueron casi tres veces mayores que las del mismo periodo en 1933, y la cantidad de trabajadores contratados por dicha industria se encontraba cerca de duplicarse.370 Tal como se recuperó la industria salitrera, también lo hizo la economía en su totalidad, y en mayo de 1934 el desempleo había bajado a 40.000, tras haber alcanzado su punto más alto, con 160.000 cesantes, en diciembre de 1932.371

3Si bien existieron signos ocasionales de descontento y agitación social, como aconteció a inicios de 1934 con el levantamiento de Ranquil, la recuperación económica ayudó a reducir las tensiones sociales y a debilitar las pasiones revolucionarias. Sin embargo, el Presidente Alessandri, que aún sentía peligrar su régimen, echó mano de facultades extraordinarias otorgadas por el Congreso, con el fin de mantener bajo control a la oposición, apoyando con poco disimulo las Milicias Republicanas, un cuerpo paramilitar situado fuera de los límites de la legalidad. Su tendencia a recurrir al uso de facultades extraordinarias y su política de acoso constante a la oposición-la que incluso afectó a las actividades opositoras legales, fueron en gran medida responsables de la destrucción del consenso político que se había alcanzado durante los primeros meses de su gobierno.

  • 372 Ver Donoso, II, p. 95, p. 57 para conocer la actuación de Alessandri durante el motín naval y el g (...)
  • 373 El conservador era Miguel Cruchaga, ministro de relaciones exteriores. Los dos ministros radicales (...)

4Cuando Alessandri tomó posesión de la Presidencia por segunda vez, en diciembre de 1932, prometió restaurar el orden y la prosperidad en Chile, y persiguió dichos objetivos con la misma firmeza, realismo y falta de escrúpulos que habían caracterizado sus poco ortodoxos esfuerzos por volver al poder, luego de la caída de Ibáñez.372 Determinado a construir una amplia mayoría en el Congreso para su administración, ofreció puestos en su gabinete a miembros de partidos que se habían opuesto a su reelección en 1932, incluyendo a liberales y a un conservador disfrazado de tecnócrata, mientras que al Partido Radical, su principal apoyo en dichas elecciones, le dio dos puestos de gabinete y tres ministerios de menor importancia.373

  • 374 FOR FO 371/16568, A 5398/73/9, despacho a Sir John Simon de parte de H. Chilton, con fecha 5.7.193 (...)
  • 375 Alessandri, Recuerdos… op. cit., III, p. 47.

5Durante los primeros meses de la administración Alessandri, el Partido Radical se mostró dispuesto a aceptar esta situación, cooperando junto a los partidos de derecha en el gabinete en el afán de restablecer el orden y un gobierno firme. Sin embargo, no pasó mucho tiempo para que se sintiera víctima de una injusticia. Ya en julio de 1933, los radicales comenzaron a hacer esfuerzos destinados a que Alessandri escogiera entre los partidos de derecha o ellos como el principal apoyo de su gobierno.374 Alessandri realizó algunos intentos para satisfacer las exigencias del PR, promoviendo ese mismo mes a un radical al Ministerio del Interior, además de otros tres puestos en el gabinete (cuatro cargos en total). Sin embargo, esto no los dejó conformes.375

  • 376 Donoso, op. cit., II, p. 135.
  • 377 Ibid. pp. 136-138.

6Algunos radicales criticaron varios aspectos de las políticas económicas del gobierno, y otros tantos se alarmaron por la actitud displicente ante los derechos civiles y las libertades públicas. A fines del año 1933, una parte de los congresistas del PR estaba preparada para votar en contra de la petición presidencial de extender las facultades extraordinarias por seis meses.376 En abril de 1934, la oposición radical al Presidente recibió un impulso adicional debido a los resultados de dos elecciones complementarias. En Antofagasta, Alessandri recurrió a métodos inmorales para asegurar la elección de su hijo liberal, Fernando, a un puesto que los radicales se sentían con derecho, mientras que en Santiago, Marmaduke Grove derrotó al candidato patrocinado por el Gobierno en una elección que fue interpretada como un plebiscito sobre la gestión gubernativa.377 Así como la primera elección resultó ofensiva para los radicales, tanto por su explícito nepotismo como por su indiferencia para con las aspiraciones del partido, la segunda pareció indicar que la tendencia de la opinión pública se estaba volviendo en contra del Gobierno. En este escenario, el radicalismo decidió presentar otro ultimátum a Alessandri, con el fin de forzarlo a escoger entre su apoyo o el de la derecha. Alessandri rechazó el ultimátum y el PR ordenó a sus ministros renunciar al gabinete.

  • 378 Snow, op. cit. pp. 85-86.

7Con todo, este partido no adoptó una política de oposición total al Gobierno, y ello posiblemente por dos motivos. En primer lugar, se quería proteger a aquellos radicales que continuaban sirviendo en la administración fuera de los puestos ministeriales. En segundo lugar, que los radicales influyentes seguían creyendo que sus intereses serían mejor atendidos por la administración Alessandri. De hecho, a principios de 1934, el partido se dividió entre los más ricos y conservadores, que preferían la seguridad de un acuerdo con Alessandri y los partidos de derecha, y los sectores juveniles y profesionales, que tenían pocas esperanzas de que sus ambiciones fuesen satisfechas en el escenario político imperante. Este último sector prefería llegar a un acuerdo con la oposición de izquierda a Alessandri. Pese a que los sectores juveniles y de izquierda del radicalismo ganaron la batalla en abril de 1934 y tuvieron éxito al retirar al partido del gabinete, la lucha entre la izquierda y la derecha radical no había acabado de ninguna manera. Hasta 1937, Alessandri tuvo algo de éxito en persuadirlos para que formaran parte de sus gabinetes, en algunos casos en desobediencia explícita a las instrucciones de su partido.378

  • 379 Por ejemplo, los conservadores protestaban en contra de la destrucción de la revista satírica Topa (...)
  • 380 Choque (Santiago) 8.8.1933.
  • 381 Unidad Obrera (Santiago) 1.7.1934.
  • 382 El PCCh rechazó el llamado del PS para participar en un Frente Sindical Proletario en 1934. Justic (...)
  • 383 La Opinión 6.12.1934. El PRS fue formado en 1931 por disidentes radicales de izquierda.

8El PR no fue el único que experimentó dificultades respecto de su actitud ante la administración de Alessandri. Algunos partidos de izquierda y de centro de menor importancia, como el Partido Social Republicano (PSR) -una facción escindida del Partido Radical- y el Partido Demócrata, oscilaban entre el oficialismo y la oposición, divididos entre su deseo de asumir cargos y el creciente descontento con las acciones y políticas del Gobierno. Incluso hubo ocasiones en que los partidos de derecha, como el Partido Conservador, se mostraron dispuestos a protestar ante lo que consideraban violaciones a las libertades públicas por parte de Alessandri.379 Solamente un sector de la opinión política parecía haber soslayado el atolladero de la indecisión: la extrema izquierda. En este sentido, tanto el Partido Socialista (PS), como el PCCh y la Izquierda Comunista (IC) se opusieron a la administración Alessandri desde el principio. Sin embargo, ninguno de ellos contaba con la fuerza individual suficiente para montar una oposición efectiva al Presidente, ni dentro ni fuera del Congreso. Se volvía evidente que tanto la resistencia a las tendencias políticas derechistas del Gobierno como el rechazo a su tendencia a violar las libertades públicas, generarían alguna forma de unidad izquierdista. Sin embargo, ni el PS ni el PCCh estaban dispuestos a promover un proceso de convergencia que escapara de su control. De este modo, cuando la Confederación General de Trabajadores -de ideología anarcosindicalista-, invitó a los partidos de la izquierda a formar un Frente Antifascista, en agosto de 1933, el PCCh se unió a dicha instancia como una oportunidad para denunciar como enemigos del proletariado al resto de sus miembros.380 Un año después, Grove intentó crear un Frente Nacional de Defensa de la República, con la ayuda del PS, la IC y sectores disidentes de los partidos Radical y Demócrata. Sin embargo, dicho esfuerzo fue denunciado por el PCCh y no logró prosperar.381 De manera similar, tanto los intentos del PS como del PCCh de crear un movimiento sindical unificado fallaron debido a sus mutuos antagonismos.382 Recién en los meses finales de 1934, cuando recrudeció el hostigamiento de Alessandri a sus opositores, el PS comenzó otro intento de organizar un frente unido de partidos de izquierda. En este escenario, la decisión gubernamental de reanudar los pagos de la deuda externa produjo el efecto catalizador. En diciembre de 1934, el PS, la IC, el Partido Demócrata y el Partido Radical Socialista (PRS) formaron el Block de Izquierdas (en adelante Block), con el fin de combatir dicha medida y, en líneas generales, para defender las libertades públicas.383

  • 384 Frente Único 26.12.1934
  • 385 Izquierda 27.3.1935.
  • 386 Frente Único primera semana de abril, 1935.

9Fiel a las políticas del tercer periodo, el PC no saludó la aparición del Block. Según la interpretación comunista, este era una manifestación más del colaboracionismo de clases, el cual solo podía servir para fortalecer la “dominación imperialista, feudal y burguesa” sobre Chile.384 Sin embargo, hacia febrero de 1935, moderó notoriamente su lenguaje en el trato con el Block, aunque continuó manteniendo una actitud crítica. Este cambio no pasó inadvertido para la IC, que comenzó a pronosticar que se produciría una transformación aguda en las políticas del PCCh.385 En abril de 1935, el PC se comprometió a transformar sus posturas, anunciando que había que adaptar las políticas a las cambiantes condiciones del mundo y que a la luz de la ofensiva mundial del fascismo y de la ofensiva reaccionaria en Chile, la unidad de acción había pasado a ser una “necesidad vital” para las clases populares chilenas.386 Está claro que el PC no decidió cambiar su curso de acción debido a sus propias consideraciones.

  • 387 Ver D. R. Brower, The New Jacobins-the French Communist Party and the Popular Front, Cornell, 1968 (...)
  • 388 A.I. Sobolev et al., op. cit. pp. 375-378.
  • 389 Ibid. p. 368.
  • 390 Ibid.

10Desde el arribo de Hitler al poder en Alemania el año 1933, el problema sobre cómo detener el ascenso del fascismo había sido el tema de algunos debates dentro de la Comintern. Dicha polémica asumió una nueva urgencia en los primeros meses de 1934, cuando el Partido Comunista Francés se unió a los socialistas con el fin de prevenir una toma del poder de carácter fascista.387 En julio de 1934, un destacado miembro de la Comintern, el comunista búlgaro Georgi Dimitroff, argumentó que los peligros del fascismo se habían vuelto tan grandes que los ataques en contra de los socialdemócratas debían terminar, que las tácticas del “frente unido desde abajo” debían ser eliminadas, y que los movimientos sindicales debían unirse, independientemente de si estuviesen controlados o no por los partidos comunistas, con el fin de asegurar hegemonía sobre ellos.388 Aunque las líneas principales de las recomendaciones de Dimitroff recién fueron adoptadas en el Séptimo Congreso de la Comintern, en agosto de 1935, las políticas del tercer periodo que este evento cuestionó, permanecieron intactas nominalmente hasta entonces. Durante 1934, el Partido Comunista francés y otros partidos comunistas europeos habían comenzado a buscar alianzas en frentes comunes con partidos socialistas. Los partidos comunistas latinoamericanos, reunidos en conferencia en Montevideo en 1934, también hicieron el llamado a formar “frentes antiimperialistas lo más amplio posible”.389 No obstante, según versiones más recientes sobre aquella conferencia, los delegados no pudieron derrotar completamente la actitud sectaria de parte de los partidos de la región respecto de los partidos reformistas nacionalistas y pequeños burgueses”.390 Por esta razón, y probablemente porque los líderes del PCCh no estaban dispuestos a caer en desviaciones de derecha, se mantuvieron apegados a las políticas que había logrado digerir con dificultad entre los años 1930 y 1933 y, en consecuencia, atacó al Block con sus ya usuales diatribas.

  • 391 El equipo incluía a Ricardo Martínez, un venezolano experto sindical, a Federico Glaufbauf, un aus (...)
  • 392 Ibid. p. 287. Brower op. cit., p. 82.
  • 393 Prestes era un ingeniero del ejército que saltó a la fama mundial a mediados de la década de 1920 (...)

11A pesar de la reorientación que sufrieron las políticas de la Comintern durante el año 1934, y los signos de que se estaba produciendo una modificación parcial en la actitud del PC chileno hacia otros partidos de izquierda (primeros meses de 1935), el llamado a la unidad de acción que los comunistas locales hicieran en abril de 1935, parece haber sido el resultado directo de la llegada a Chile de un equipo especial de la Comintern liderado por el comunista peruano Eudocio Ravines.391 Según Ravines, dos países de América Latina, Chile y Brasil, habrían sido elegidos para probar dos variantes de la estrategia de Frente Popular, que luego fueron adoptadas por el Séptimo Congreso de la Internacional. El objetivo básico en ambos países era organizar un frente unido de fuerzas democráticas, lo más amplio posible. Sin embargo, una vez logrado dicho objetivo, los comunistas brasileños tomarían el poder por la fuerza, mientras que los chilenos llegarían a través de medios normales de los procesos electorales. Ravines sostiene que las diferencias en las tácticas para Brasil y Chile eran el resultado de las divergencias entre dos líderes Manuilsky y Dimitroff. El primero sostenía que, fuera de los países desarrollados de Europa, los frentes populares no podían alcanzar el poder sino por la insurrección armada.392 Cualesquiera hayan sido las razones precisas para las tácticas utilizadas en Brasil y Chile –y, en este sentido, también vale la pena señalar que la adopción de tácticas de insurrección en Brasil en parte obedeció a la experiencia del líder comunista, el ex-oficial de ejército Luis Carlos Prestes–, la estrategia básica continuó siendo la misma en ambos casos.393

  • 394 El MNS fue fundado en 1932 por Jorge González Von Marées y otros. A pesar de haber ganado cierta n (...)
  • 395 Donoso, op. cit., II, pp. 155-159. 56 congresistas votaron por la destitución y 76 votaron en cont (...)
  • 396 Ravines, op. cit. p. 313,321.

12A pesar de que en ese momento no hubo ninguna amenaza fascista real -el partido Nazi local, el Movimiento Nacional Socialista (MNS), era ruidoso pero débil-, para abril de 1935 las condiciones parecían propicias para promover la unidad de la izquierda como paso previo a la formación de una coalición de Frente Popular.394 Importantes partidos de izquierda se encontraban agrupados en el Block, y las acciones de Alessandri continuaban dando motivos para temer que la democracia estuviera en peligro. De hecho, la sobrerreacción del Gobierno al reprimir brutalmente una huelga ferroviaria nacional en enero de 1935, no sólo indignó a la izquierda, sino también al propio Partido Radical e, incluso, a algunos miembros de los partidos de derecha. Estos se unieron en el Congreso en marzo de 1935 en un esfuerzo infructuoso por destituir al Ministro del Interior.395 Sin embargo, aún existían obstáculos para la creación de una acción unida entre el PC y otros partidos de izquierda. El PS y la IC albergaban profundos resentimientos y antagonismos en su contra, mientras que, según Ravines, al interior del comunismo, seguía existiendo una resistencia considerable a las nuevas tácticas.396

  • 397 Izquierda 15.5.1935.
  • 398 Frente Único segunda semana de mayo, 1935.
  • 399 Oscar Schnake, “Política Socialista” (Santiago, 1938) pp. 85-89.
  • 400 Ibid.
  • 401 Izquierda 15.5.1935.

13El primer paso que dio el PC en pos de conseguir la unidad de acción, fue sugerir al Block que las celebraciones del 1 de mayo se realizaran de manera conjunta, a lo que los partidos del Block se negaron de manera unánime.397 Al mismo tiempo, solicitó su incorporación al Block a través de una carta dirigida a Óscar Schnake, Secretario General del PS.398 Schnake respondió de manera mordaz: felicitó al PCCh por reconocer finalmente que sus tácticas de los últimos años habían estado equivocadas, pero lamentó que dicho cambio de rumbo se debiese a la llegada de nuevas órdenes desde el extranjero. Como condición para aceptar la unidad, Schnake exigió al PC que pusiera fin a sus intentos de unidad de acción por la base, convenciendo a la militancia socialista a espaldas de su dirigencia, deteniéndose los esfuerzos comunistas de sembrar la intriga dentro del PS.399 Schnake también indicó que la conducta que tuviera el PC en un Congreso de Unidad Sindical que tendría lugar prontamente, sería examinada cuidadosamente para evidenciar las buenas intenciones de los comunistas.400 El primer esfuerzo comunista para unirse al Block terminó por ser rechazado. La razón aludida en aquella ocasión fue que aquella tentativa atentaba contra las políticas del Block sobre la admisión de facciones de un mismo partido. Tal como Izquierda, periódico de la Izquierda Comunista, informó con cierto regocijo, el Block aconsejó al PC que buscara un acuerdo con la agrupación de Hidalgo antes de solicitar nuevamente la admisión.401

  • 402 Ver La Opinión 18.7.1935 y Consigna 8.6.1935 para descripciones socialistas de las tácticas del PC (...)
  • 403 La Opinión 8.7.1935.
  • 404 Izquierda 24.7.1935. Artículo “Bajo las banderas de Juan Antonio”.
  • 405 Consigna 3.8.1935.

14Sin dejarse intimidar por los desaires recibidos, el PC persistió en sus esfuerzos por formar un frente unido con el PS durante mayo de 1935. Sin embargo, pronto se hizo evidente que no estaba preparado para satisfacer las condiciones exigidas por Schnake. En el Congreso de Unidad Sindical, que tuvo lugar en Valparaíso en junio de 1935, los comunistas recurrieron a la manipulación de votos, en un intento por evitar que la Confederación Nacional de Sindicales Legales (CNSL), dominada por socialistas, unificara el movimiento sindical bajo su hegemonía.402 Si bien la conducta del PCCh estuvo lejos de hacer algo por ganar la confianza del PS en dicha ocasión, las relaciones entre estos partidos pasaron a ser incluso más frías cuando se hizo evidente que las nuevas tácticas del PC iban más allá de la unidad de acción en la izquierda. En julio de 1935, en el funeral del senador radical por Santiago, Pedro León Ugalde, el PCCh realizó su llamado histórico a la constitución de un Frente Popular, el que uniría a todas las fuerzas democráticas en la lucha contra la reacción y el imperialismo.403 Mientras los intentos comunistas de unirse al Block representaban un retroceso de las posturas extremistas de del tercer periodo, su llamado a organizar un Frente Popular significó un brusco giro a la derecha y abrió la puerta a la cooperación con los partidos de centro, en particular con el radicalismo. Las primeras reacciones de los partidos del Block no fueron favorables. La Izquierda Comunista denunció la nueva fórmula como otro intento estalinista de vender al proletariado, y declaró que el PCCh estaba transitando de las “plantaciones de estridencia rabiosa a los pantanos del colaboracionismo de clases”.404 El PS, por su parte, insistía en que el Block era el instrumento adecuado para luchar contra el gobierno de Alessandri, y en que no veía la necesidad de crear una nueva organización según los lineamientos de la política del Frente Popular. Por otra parte, el PS expresaba serias dudas sobre si el PR, claramente dividido entre aquellos que aún colaboraban con Alessandri y los que no lo hacían, podría ser incorporado en una alianza de izquierda.405

  • 406 El periódico socialista Consigna era muy frío ante Mery y el PCCh sostenía que algunos socialistas (...)
  • 407 Ravines, op. cit. p. 319. Ver también, FOR FO/371/18664, A 6529/11/9, despacho de parte de Charles (...)
  • 408 Ureta Echazarreta obtuvieron 29.437 votos ante los 28.134 de Mery. Según el embajador británico, M (...)

15A pesar de la hostilidad del PS y de la Izquierda Comunista a la idea de formar un Frente Popular, el PC siguió adelante con sus esfuerzos. La elección complementaria para ocupar el escaño que quedó vacante debido a la muerte de León Ugalde, le dio la oportunidad para poner en práctica las nuevas tácticas. Nominó a un candidato no comunista, Juan Luis Mery, e invitó a otros partidos de izquierda y centro a apoyarlo. La elección de Mery como candidato fue particularmente astuta, ya que era militante de un partido del Block, el Partido Radical Socialista, un conocido ibañista y director del diario La Opinión, el principal periódico opositor. Por lo demás, se encontraba prófugo de la policía, pues pesaba sobre él una orden judicial y había sido condenado a la pena de extrañamiento. El PS, que había planeado presentar a Óscar Schnake como candidato, quedó en una posición incómoda ante la iniciativa de los comunistas. Negarse a apoyar a Mery hubiera expuesto a los socialistas a la acusación de no estar dispuestos a hacer los mínimos esfuerzos para lograr la unidad de la izquierda. Esto en un desfavorable contraste con la actitud del PCCh, el que, pese a su anterior sectarismo, se mostraba ahora preparado para cambiar sus métodos. Por otra parte, la negativa a apoyar a Mery bien podría haber causado que el PRS dejara el Bloque, dando inicio a un proceso de desintegración que ya había caracterizado a los anteriores esfuerzos por lograr la unidad de la izquierda. Los socialistas decidieron retirar la candidatura de Schnake, no sin antes evidenciar su descontento.406 El PR, por su parte, tenía la intención de presentar como candidato a Juan Antonio Ríos, su líder de izquierda más prominente. Sin embargo, como los radicales de izquierda venían buscando una alianza con los partidos de izquierda, el PR también se convenció de retirar la candidatura de Ríos y apoyar a Mery.407 Finalmente, la elección parcial fue disputada entre Mery y Arturo Ureta Echazarreta, el candidato patrocinado por el gobierno. Los comicios fueron mostrados por ambos bandos como una prueba de popularidad del Gobierno. Si bien Ureta ganó la elección, lo hizo por un margen tan estrecho que el resultado fue visto como una victoria moral de la izquierda, y una derrota para el Gobierno.408

  • 409 Ver Jane Degras, The Communist International 1919-1943, 3 volúmenes, Londres, 1960, Vol. III, p. 3 (...)
  • 410 International Press Correspondence, Viena y Londres, volumen 15, número 34, 10.8.1935.
  • 411 Ibid.
  • 412 Ibid.

16El mismo mes en que el PC realizó el llamado a formar un Frente Popular, la Comintern se encontraba en proceso de adoptar formalmente las políticas de Frente Popular en su Séptimo Congreso, en Moscú. Curiosamente, los análisis de las condiciones de la economía mundial que respaldaban a las nuevas políticas no fueron muy diferentes a los que habían sido utilizados para apoyar las políticas del tercer periodo. El mundo capitalista estaría “entrando en un periodo de fuertes enfrentamientos, como resultado de contradicciones tanto internas como externas”.409 Sin embargo, en esta ocasión se sostuvo que las crisis políticas y económicas inminentes favorecerían el crecimiento del fascismo en lugar de la rápida evolución de la lucha revolucionaria. Para enfrentar esta amenaza, se instruyó a los partidos comunistas para que formaran amplios frentes populares de todos los partidos y organizaciones que estuvieran interesados en defender la democracia burguesa, reconociendo que ésta, con todos sus defectos, era preferible al fascismo. Por lo tanto, los partidos comunistas fueron compelidos a cooperar con demócratas y reformistas sociales en coaliciones sindicales y de partidos políticos. En países coloniales o semicoloniales y en países dependientes, como Chile, el enemigo principal no era tanto el fascismo, sino el imperialismo. La tarea en dichos países era formar anchos frentes antiimperialistas y trabajar en la instalación de gobiernos populares revolucionarios nacionales, los que una vez funcionando, se comprometerían con reformas fundamentales.410 Si las condiciones lo permitían, un solo partido revolucionario debía ser creado sobre la base de la unión entre los socialistas y los comunistas.411 Con respecto a sí mismos, se exhortó a los partidos comunistas a que prescindieran del “sectarismo autocomplaciente”, el cual habría retrasado su crecimiento, y se les advirtió en contra de los peligros del oportunismo de derecha, el que tendía a pasar por alto las diferencias entre los comunistas y otros partidos políticos.412

  • 413 Frente Único, segundas semanas de septiembre, octubre y noviembre de 1935.

17Aunque el modo en que inicialmente fue presentada la estrategia del Frente Popular enfatizaba que esta no se trataba de un retroceso de los principios revolucionarios, sino que simplemente era la continuación de la lucha revolucionaria adaptándose mejor a las circunstancias imperantes, y aunque el PC logró cierto éxito al ganarle a los socialistas en proponer la idea de un Frente, los liderazgos del PS y la Izquierda Comunista continuaron sin convencerse de la necesidad de una nueva coalición de Frente Popular, y siguieron resistiéndose a los esfuerzos comunistas por unirse al Block. En noviembre de 1935 el PC afirmó que una solicitud de ingreso al bloque, realizada a su nombre por el PRS, fue rechazada por no ser escrita, y que una petición escrita posterior, fue denegada luego de una demora excesiva, esto pese a que todos los partidos del Block habían aceptado públicamente la admisión del PCCh.413

  • 414 Ravines, op. cit. p. 316.
  • 415 Consigna 14.9.1935.
  • 416 Ibid. 26.10.1935.
  • 417 Ibid. 30.11.1935.
  • 418 Donoso op. cit., II, pp. 179-180.
  • 419 Jobet, El Partido Socialista de Chile, op. cit. I, pp. 124-7.
  • 420 Donoso, op. cit., II, pp. 182-183.
  • 421 Entrevista con Marcos Chamudes, Santiago, 1969.
  • 422 Snow, op. cit. P. 82.

18Ante la intransigencia mostrada por el PS y la Izquierda Comunista, la idea del Frente Popular fue ganando aceptación en otros sectores del Block. Los radicales de izquierda se vieron particularmente atraídos por ella, mientras que el PRS y el Partido Democrático, que no compartían el profundo antagonismo ante el PCCh, apreciaron con rapidez las ventajas que les ofrecía una coalición más amplia.414 Si bien los esfuerzos del PC por lograr la aceptación de la idea del Frente Popular estaban progresando-lo que precipitó la formación del Frente Popular en marzo de 1936-fue la fuerza de los hechos antes que las habilidades tácticas de los comunistas lo que agilizó el objetivo. Pese a los evidentes signos de que la izquierda y el PR se encaminaban hacia la cooperación, el gobierno de Alessandri continuó dando motivos para temer que la democracia se encontraba en peligro. En septiembre de 1935, el Gobierno intentó suprimir a una de las principales voces críticas de su gestión mediante la compra de acciones del periódico radical La Hora.415 En el mes siguiente, las autoridades afirmaron haber descubierto otro complot revolucionario, relegando a provincias a varios dirigentes políticos, y promoviendo acusaciones destinadas a privar a Grove de su fuero parlamentario, con el fin último de procesarlo judicialmente.416 En noviembre, el ministro del Interior ordenó a los intendentes que no se reunieran con los representantes de las confederaciones sindicales -organizaciones técnicamente ilegales-, acción que provocó una airada protesta de la clase obrera.417 Aún más importante que lo anterior, fue el debate sobre el acuerdo Ross-Calder, el que a fines de 1935 y 1936, causó un gran revuelo en el Congreso. Las pasiones despertadas por este acuerdo -por el cual el Gobierno retiró los cargos de evasión de impuestos en contra de la Compañía Chilena de Electricidad, de propiedad estadounidense, a cambio de acciones de la Compañía- ensanchó la brecha que separaba a Alessandri de sus opositores de izquierda y radicales.418 Estos hechos, junto con una creciente presión dentro del Partido Socialista en favor de la idea del Frente Popular, permitieron que, en enero de 1936, en un Congreso Nacional partidario, los socialistas aprobaran una resolución que pedía la ampliación del Block,419 evitándose así resolver la formación de una coalición de Frente Popular. En esa misma instancia, se dio a los militantes de la Izquierda Comunista -los enemigos más resentidos del PC-, permiso para unirse de manera individual al PS. Sólo después de una nueva serie de actos hostiles por parte de la administración Alessandri, la resistencia al Frente Popular en el PR y en el PS pudo ser vencida. En febrero de 1936, tras una reacción evidentemente desmedida ante una huelga ferroviaria nacional, Alessandri declaró Estado de sitio, clausuró los periódicos La Hora y La Opinión, descubrió otro complot revolucionario y arrestó a varios ibañistas prominentes, incluyendo a Juan Antonio Ríos, líder del ala izquierda del Partido Radical.420 En respuesta, la Asamblea Radical de Santiago, la organización local del partido más importante del país, aprobó entusiastamente una resolución que urgía la formación de un Frente Popular. La moción fue presentada por el radical Justiniano Sotomayor, pero es evidente que fue preparada y escrita por Carlos Contreras Labarca y Marcos Chamudes.421 Al mes siguiente, en marzo de 1936, nació el Frente Popular.422

19La formación del Frente Popular fue una victoria significativa para el PCCh y sus nuevas tácticas. Sin embargo, las lealtades de sus dos miembros más importantes, el PR y el PS, no se encontraban completamente aseguradas y, a ratos, el PC se vio en serias dificultades para mantener la unidad de una coalición en cuya formación había invertido grandes esfuerzos.

  • 423 La Hora 27.10.1936; 2.12.1936.
  • 424 En diciembre de 1936,13 organizaciones provinciales radicales votaron por el Frente Popular, 6 en (...)
  • 425 Urzúa Valenzuela op. cit., p. 73, p. 87.
  • 426 La Hora 23.3.1937.
  • 427 Ibid. 16.5.1937; 17.5.1937.
  • 428 Gustavo Ross era un especulador que había hecho una fortuna en la bolsa de valores de París, antes (...)
  • 429 Eran pocas las diferencias políticas entre Aguirre Cerda y Ríos para liderar la izquierda y la der (...)
  • 430 La Hora 29.11.1937.
  • 431 Ibid. 8.1.1938. Ver también el artículo de Wilfredo Mayorga en Ercilla, no 1619, 16.6.1966.

20Al interior del radicalismo, las principales resistencias al Frente Popular provinieron de los radicales de derecha, quienes no aprobaban la asociación con el PC ni con la izquierda. Estos tenían serias dudas sobre la eficacia del Frente como una coalición electoral y creían que el PR obtendría mayores beneficios de continuar asociado a la administración de Alessandri. Así, durante 1936 las lealtades del PR para con el Frente fluctuaron de acuerdo a los resultados de las elecciones complementarias al Congreso, y en respuesta a los numerosos intentos realizados por Alessandri para persuadir al radicalismo de regresar a su gabinete. De hecho, a finales de ese año, la división entre frentistas y anti frentistas al interior del PR se tornó cada vez más seria. Tres radicales aceptaron puestos en el gabinete sin el permiso del partido y su insubordinación fue respaldada por los senadores de la colectividad.423 Por su parte, los radicales frentistas se habían visto fortalecidos por un sólido voto de las organizaciones provinciales en apoyo al Frente y por la aprobación de una nueva ley de seguridad interior en el Congreso, la que era vista por muchos como una prueba más de las intenciones dictatoriales de Alessandri.424 Para diciembre de 1936, la unidad del PR y el futuro de su política ante el Frente Popular parecían estar en suspenso, dependiendo de los resultados de las elecciones al congreso en que tendrían lugar en marzo de 1937. Con miras a ellas, se había dado libertad de acción a las organizaciones locales del PR para pactar con partidos del Frente Popular. En la práctica, los resultados de las elecciones parlamentarias de marzo no fueron tan claros como hubiesen deseado frentistas y anti frentistas. Aunque el PR obtuvo 76.941 votos comparado con 59.413 en la última elección general de 1932, su participación en el total de los votos emitidos solo aumento levemente, de 18,2% a 18,7%, mientras que la cantidad de escaños ganados en la cámara de diputados cayó de 34 a 29.425 Si bien los radicales frentistas sostuvieron que el PR perdió precisamente en aquellas circunscripciones en que no pactaron con el Frente y, a pesar que señalaron las ganancias considerables que habían logrado los partidos de izquierda en esas elecciones, los anti frentistas continuaron participando del gabinete de Alessandri.426 En mayo de 1937, el PR convocó a una convención extraordinaria para decidir el tema de una vez por todas. Dicha convención votó abrumadoramente a favor de continuar participando en el Frente y ordenó a los ministros radicales a dimitir so pena de expulsión. Al mismo tiempo, aclaró que el PR esperaba que el Frente Popular apoyara a su candidato presidencial en las elecciones presidenciales que tendrían lugar en octubre de 1938.427 Fue este último factor, más que la inesperada adquisición de un sentido de disciplina partidaria, lo que obligó a los ministros radicales a cumplir las instrucciones de la convención y renunciar a sus cargos. En mayo de 1937, el problema de quién iba a ser el próximo presidente de Chile había asumido urgencia. También parecía cada vez más probable que el ministro de hacienda de Alessandri, Gustavo Ross, un hombre célebre por sus duras actitudes políticas y aversión casi patológica al PR, sería el candidato de la derecha y, como tal, recibiría el apoyo de la maquinaria gubernamental.428 Ante esta probabilidad, los radicales más conservadores ya no veían ninguna ventaja en seguir participando en los gabinetes de Alessandri y reconocieron, de acuerdo con la opinión mayoritaria dentro de su partido, que si querían que uno de sus miembros llegara a ser el próximo Presidente de Chile, tendrían que aceptar el Frente Popular. Por lo tanto, después de mayo, la disputa interna del PR dejó de versar sobre su participación en el Frente y se centró en la lucha por la nominación del candidato presidencial del partido. Los principales contendientes fueron Juan Antonio Ríos, líder de los frentistas, y Pedro Aguirre Cerda, un radical conservador muy respetado que, a pese a haber sido uno de los anti frentistas más importantes, no había ocupado una posición de primera línea en las recientes pugnas internas.429 En noviembre del 37, el PR sostuvo una elección interna para decidir entre los dos, y Aguirre ganó con 5.611 votos sobre 4.091.430 La victoria de él fortaleció la lealtad de los sectores conservadores del radicalismo hacia el Frente Popular. Sin embargo, Ríos no aceptó fácilmente su derrota, y se embarcó en una campaña para desbancar al ganador proponiendo a sus correligionarios que apoyaran la candidatura presidencial del General Carlos Ibáñez.431

  • 432 Ver artículo de Contreras Labarca, “La gran Experiencia del Frente Popular”, Principios número 120 (...)
  • 433 Frente Único, última semana de agosto, 1935.
  • 434 Frente Popular 23.1.1937.

21La actitud del PC ante el PR y sus luchas internas fue dictada por la necesidad de mantener al PR dentro del Frente Popular. Con dicho fin, el PCCh se aprovechó de las ambiciones presidenciales del PR apoyando, en tanto le era posible, a los radicales frentistas en su lucha por controlar al PR y en sus afanes por neutralizar al centro, combatiendo a los radicales de derecha.432 Por lo demás, el PC fue diluyendo el programa de transformaciones revolucionarias que originalmente había sugerido como plataforma para la coalición Frente Popular. Las propuestas comunistas contenidas en el programa de agosto de 1935-que demandaban la confiscación de los latifundios y de las tierras de la Iglesia Católica, la nacionalización de las industrias de servicios públicos más importantes, y la devolución de las tierras robadas a los indígenas-fueron rápidamente retiradas.433 A principios de 1937, el PCCh enunció un programa que no hacía referencia directa a la confiscación de tierras ni a las nacionalizaciones, con excepción de las industrias de propiedad extranjera que se negaban a cumplir con la ley chilena, hablaba en términos más moderados sobre la necesidad de subordinar los capitales extranjeros a los intereses nacionales, y promovía la protección y el fomento de la industria y la agricultura nacional.434

  • 435 Ibid. 23.5.1936; 17.6.193 (aunque el Frente Popular comunista comenzó una publicación con el mismo (...)

22En su política de acercamiento al Partido Radical, el PCCh dejó en claro que no se oponía categóricamente a su participación en los gabinetes de Alessandri, siempre que dicha participación fuese la base de un programa claro, que trajera beneficios a las masas.435 Del mismo modo, aunque el PC atacó a los radicales anti frentistas, tuvo la precaución de reservar sus invectivas más virulentas para radicales que habían violado abiertamente la disciplina del partido. Por otra parte, a pesar de que el PCCh apoyó a Ríos en la lucha por la nominación presidencial del PR, lo hizo sin gran entusiasmo y sin ataques a su rival. Es evidente que, si el costo de la lealtad del PR hacia el Frente Popular era la aceptación del liderazgo de los radicales conservadores, era un precio que el PCCh estaba dispuesto a pagar.

  • 436 Jobet, El Partido Socialista de Chile, op. cit. I, p. 125.
  • 437 Consigna 31.8.1935.
  • 438 Las ventajas incluían un cese de hostilidades con el PCCh en el movimiento sindical, la cooperació (...)

23El otro partido importante del Frente Popular, el PS, tenía una actitud muy diferente ante la coalición. Al igual que en el caso del PR, el PS tenía en su interior a sectores frentistas y anti frentistas. Sin embargo, la mayoría de sus dirigentes nunca fueron más allá de una actitud tibia hacia el Frente. Después de todo, el PS había creado el Block como instrumento de lucha en contra de Alessandri, y no veía la necesidad de crear una nueva coalición, particularmente una en la que era poco probable que tuviera el rol principal. A lo anterior hay que añadir que la mayoría de los dirigentes socialistas compartían los miedos de los anti frentistas, en cuanto recelaban que el Frente llevaría al PS al pantano del reformismo y que solo serviría para reanimar al miembro más conservador de la colación, el Partido Radical, salvándolo de su tendencia a la baja electoral.436 Dadas todas las reservas que demostraron tener los socialistas, cabe preguntarse: ¿Por qué fueron partidarios de unirse? En primer lugar, porque Alessandri continuaba dando motivos para temer que la democracia se encontraba en peligro. En segundo lugar, porque los socialistas consideraban que el Frente era esencialmente una ampliación del Block, objetivo explícito del PS desde antes de la formación del Frente, y no podían argumentar una buena razón para oponerse a la forma que dicha expansión se hizo finalmente.437 En tercer lugar, porque el Frente había sido aceptado por otros partidos del Block, así como también por algunos socialistas, y hacer caso omiso de estos hechos habría traído aparejado el riesgo de aislamiento y fragmentación. En cuarto lugar, el PS, como otros partidos que se habían unido a la coalición, estaban influidos por la batalla mundial que entonces se llevaba a cabo entre el fascismo y la democracia. Por último, el Frente Popular ofreció algunas ventajas inmediatas en los campos electoral y sindical, así como también la posibilidad de que el Frente apoyara al candidato presidencial socialista, Marmaduque Grove.438

24En efecto, el PS se unió al Frente Popular y permaneció ahí debido a que no podía ofrecer alternativas realistas e, incluso, podía recibir algunas ventajas concretas. Sin embargo, la lealtad del PS al Frente fue puesta en tensión en varias ocasiones, no por las maquinaciones de Alessandri, sino por las propias políticas y actuaciones comunistas. Dejando de lado, por un momento, las luchas entre socialistas y comunistas en el movimiento sindical y en varias campañas electorales, hubo tres áreas que tensaron particularmente la relación entre ellos en 1936-1938, problemas que derivaron de: los esfuerzos del PCCh para crear un solo partido revolucionario en Chile, un Partido Único; de intentos comunistas por ampliar el Frente Popular mediante la incorporación de nuevos aliados, y de la pregunta sobre quién sería el candidato presidencial del Frente.

  • 439 Correspondencia de Prensa Internacional volumen 15, número 34, 10.8.1935.
  • 440 Consigna 27.2.1937; 27.3.1937.
  • 441 Ibid. 22.5.1937.

25La creación de un Partido Único (PU) había sido uno de los objetivos centrales de la estrategia de Frente Popular diseñada por Dimitroff en el Séptimo Congreso. El búlgaro deseaba un partido único revolucionario sobre la base de la unidad entre socialistas y comunistas, siempre que los socialistas estuviesen de acuerdo en la necesidad del derrocamiento revolucionario de la burguesía y de la dictadura del proletariado, y aceptaran los principios organizacionales del centralismo democrático, entre otras condiciones.439 El PCCh comenzó su campaña por el PU a fines del año 1936, a través de acercamientos tanto al PS como a otros partidos frentistas. Sin embargo, el PS consideró que las propuestas eran vagas y carentes de sentido. Los socialistas sostenían que no existía necesidad de formar un PU dado que el propio PS ya cumplía dicha función. Por lo demás, argumentaban que mientras el PCCh continuara perteneciendo a la Comintern, la formación de dicho partido era claramente imposible.440 Sin embargo, pese a la hostilidad del PS y su rechazo formal a la idea en un Congreso Nacional del partido (Talca en 1937), el PC continuó agitando tal iniciativa.441

  • 442 Frente Popular 2.2.1937; 10.11.1937.
  • 443 Según Claridad, 14.7.1938, los partidos de la derecha obtuvieron 187.910 votos en las elecciones m (...)
  • 444 Frente Popular 10.11.1937.
  • 445 Artículo de Wilfredo Mayorga en Ercilla, no 1619, 15.6.1966.
  • 446 Volvemos sobre este punto más adelante.

26Los problemas referidos a la ampliación del Frente y a quién sería el candidato presidencial de la coalición se relacionaban desde que el PCCh utilizó la nominación presidencial como incentivo para atraer nuevos aliados al Frente. Quizás el uso más controversial de esta estratagema se relacionaba con el ex Presidente Ibáñez, el viejo archienemigo del PCCh. En los primeros meses de 1937, el PC comenzó a realizar gestiones conciliatorias con Ibáñez y luego, ese mismo año, declaró públicamente que estaba preparado para apoyar a Ibáñez en una eventual candidatura a la Presidencia, siempre que demostrara haber aceptado el programa del Frente, rompiera sus vínculos con la reacción, y demostrara ser aceptable para el resto de los partidos frentistas.442 Aunque, a primera vista, la actitud adoptada por el PC hacia Ibáñez podría parecer extraña, existían razones de peso para ello. Era importante prevenir que Ibáñez se presentara como candidato presidencial independiente, ya que todos los partidos frentistas importantes, excepto el PCCh, tenían en su interior una corriente ibañista más o menos potente y esto supondría una fuerte presión sobre sus lealtades. También, era cada vez más claro, especialmente tras las elecciones municipales de abril de 1938, que los partidos ibañistas que se encontraban fuera de la coalición -como era el caso de la Unión Socialista y el MNS- podían definir el balance electoral entre los partidos del Frente y sus opositores de derecha.443 En tercer lugar, el PC no opinó sobre ninguno de los probables candidatos presidenciales del Frente que aparecieron a fines de 1937 con mucho entusiasmo. Dudaba de que el socialista Grove tuviera mucho atractivo fuera del PS y de las clases obreras, mientras que el radical Pedro Aguirre Cerda se encontraba marcado por su larga asociación con gobiernos de centro y por sus vínculos comprometedores con la reacción.444 Ibáñez, por su parte, había liderado una administración reformista, obviando sus otros pecados, y podía llegar a contar con el apoyo de distintos sectores de la sociedad chilena. Por lo demás, se pensaba que Ibáñez poseía cualidades como candidato para enfrentar a Gustavo Ross.445 Aparte de estas razones, un tanto pragmáticas, el PCCh también se vio influido por consideraciones teóricas. Parte integral de la estrategia del Frente Popular era aislar a la derecha atrayendo a todas las fuerzas populares hacia su interior, casi independientemente de su ideología. Además, algunos partidos comunistas en otras partes del mundo, como en el caso de China y Cuba, habían apoyado a “gobiernos militares populares” en la lucha contra el imperialismo y el fascismo.446

  • 447 Consigna 2.11.1937; Claridad 24.2.1938, 27.2.1938.

27Aunque, de acuerdo con una fuente, el Secretario General socialista, Oscar Schnake, entró en negociaciones secretas con el comité electoral de Ibáñez, en público el PS reaccionó con indignación ante los acercamientos del PC a Ibáñez, y rechazó vehementemente la idea de que la Unión Socialista, un partido ibañista creado por disidentes del PS, pudiera entrar al Frente.447 Para abril de 1938, cuando los partidos frentistas se reunieron en una convención con el fin de elegir al candidato presidencial del Frente, las negociaciones entre Schnake e Ibáñez se encontraban claramente quebradas, y el PS desarrolló una vigorosa campaña en apoyo a Grove.

  • 448 Claridad 21.4.1938.
  • 449 Ver La Opinión 4.11.1937. Pese a estar hecho de manera anónima, este alegato probablemente provino (...)

28Uno de los principales factores que explican el triunfo de Aguirre Cerda en la convención fue la abstención del PC luego de la primera ronda de votación, acción que impidió que alguno de los candidatos obtuviera la mayoría necesaria y que, por lo tanto, obligó al PS a escoger entre aceptar la victoria de Aguirre Cerda o asumir la responsabilidad del quiebre del Frente. En un gesto dramático, Grove sacrificó sus ambiciones personales en pro de la unidad y retiró su candidatura, al mismo tiempo que el PS lanzó apasionadas acusaciones de traición en contra del PC.448 Sin embargo, ni el gesto de Grove ni las acusaciones de traición eran del todo sinceras. En realidad, una vez que el PS descartó la idea de apoyar a Ibáñez, no tenía una alternativa real a la candidatura de Aguirre Cerda. Esto se debía a que el Frente necesitaba del apoyo total del PR para ganar en las elecciones de octubre de 1938, y para conseguir dicho respaldo, era imprescindible que Pedro Aguirre Cerda fuera electo candidato. De hecho, algunas fuentes señalan que, en más de una ocasión, Schnake habría declarado que la candidatura de Grove no tenía posibilidades reales de éxito.449 Por otra parte, mientras que el PS acusaba al PCCh de traición, y pese a que en el pasado los comunistas habían dado a los socialistas algunas señales de que los apoyarían, a inicios del año 1938 las relaciones entre ambas colectividades estaban tan frías, que el PS hubiera sido extremadamente ingenuo al creer en aquella posibilidad. En este contexto, cabe preguntarse por qué el PS dio una lucha tan vigorosa en favor de la nominación de Grove en la convención. En primer lugar, porque era necesario mostrar a las filas socialistas que habían hecho todos los esfuerzos posibles para asegurar su nominación. En segundo lugar, y aún más importante, promover la candidatura de Grove era una manera eficiente de hacer sentir a los radicales en deuda con el PS, lo que les permitiría a estos últimos obtener recompensas concretas en caso de que Aguirre Cerda ganara la elección. Y finalmente, le dio al PS la oportunidad de obtener algunas ganancias políticas, útiles en sus disputas con el PCCh.

  • 450 Frente Único, última semana de febrero, 1935.
  • 451 Frente Popular 9.5.1937. Sin embargo, el PS afirmaba que Baeza fue expulsado por haber nombrado a u (...)
  • 452 Consigna 23.10.1937.
  • 453 Ibid. 13.11.1937.
  • 454 La Opinión 7.1.1937; Frente Popular, Iquique, 12.12.1937.
  • 455 Frente Popular, Iquique, 12.12.1937.

29Sin embargo, cabe sostener que lo que produjo las más airadas reacciones por parte del PS, más que las políticas del PCCh, fueron los métodos utilizados por los comunistas para incidir en las filas socialistas. En términos generales, fueron métodos de doble faz. Por una parte, intentaron que personalidades socialistas apoyaran de manera individual sus posturas, con independencia de los pronunciamientos del Comité Central socialista. Por otra parte, atacaron a los opositores de sus políticas al interior del PS, calificándolos de trotskistas. Por lo tanto, pese a que a inicios de 1935 el PC comenzó a aproximarse a los dirigentes en busca de la unidad en acción, en forma paralela cortejó a miembros de organizaciones socialistas locales e, intentó que sus células infiltraran al PS.450 A pesar de las airadas protestas del PS, el PC siguió con estos métodos con algo de éxito. En mayo de 1937, el electo diputado socialista Óscar Baeza fue expulsado del PS, según su propia versión, porque era un defensor del partido único, y prontamente fue incorporado al PCCh.451 En octubre de 1937, un grupo de socialistas fue expulsado por crear un partido único, al cual llamaron Partido Nacional Revolucionario, y por defender la candidatura de Ibáñez. Según los socialistas, dichas actividades habrían sido promovidas por el PCCh.452 Por razones similares, unos 200 socialistas, incluyendo a dos diputados, Ricardo Latcham y Amaro Castro, fueron expulsados el mes siguiente. De esta escisión surgió un nuevo partido, la Unión Socialista, el cual rápidamente se pronunció en favor de la candidatura presidencial de Ibáñez.453 El PC se mostró indiferente ante el surgimiento de la Unión Socialista, ya que esta no se pronunció de inmediato en favor del Frente Popular. Sin embargo, existen algunas razones que permiten creer que al menos uno de sus líderes, Ricardo Latcham, había estrechado sus vínculos con el PCCh. Latcham sostuvo públicamente que las dificultades que había vivido al interior del PS se debían al entusiasmo de su frentismo, el cual le habría granjeado la hostilidad de Schnake, al igual que sus esfuerzos por prevenir que trotskistas y miembros de la Izquierda Comunista entraran al PS. En ambos casos, se trataba de planteamientos que el PCCh aprobaba con agrado.454 Además, Latcham realizó declaraciones elogiosas sobre los dirigentes comunistas, al mismo tiempo que sostuvo que uno de sus principales objetivos era lograr una “unidad sincera y leal con el PCCh”.455

  • 456 Claridad 21.4.1938.

30El PS también objetó enérgicamente los ataques del PC por los “trotskistas” que habría en su interior, vale decir, a los socialistas que no estaban de acuerdo con las políticas del PCCh. Estas declaraciones generaron gran molestia en las filas socialistas, pues hacían entender que el PS recibía órdenes de la Cuarta Internacional, tal como los comunistas lo hacían de la Tercera, y porque fueron interpretadas como un intento por fomentar la desunión al interior del socialismo. El PS declaró que sus políticas respondían a decisiones autónomas y que no existía una fracción trotskista actuando en su interior.456 Sin embargo, es claro que el anti frentismo al interior del PS se vio reforzado con la llegada de miembros de la Izquierda Comunista, quienes continuaron atacando al Frente Popular y presionando en favor de la creación de un Frente Proletario, una coalición compuesta exclusivamente por partidos de clase trabajadora.

  • 457 Frente Popular 29.4.1938; Claridad 27.5.1938.
  • 458 Rene Montero Moreno, Confesiones Políticas, Santiago, 1959, p. 101.
  • 459 Ibáñez aparentemente ayudó al plan del golpe de Estado, pero vaciló durante su puesta en acción. V (...)
  • 460 Ver Donoso, op. cit., II, pp. 258-261.
  • 461 Marta Infante Barros, Testigos del treinta y ocho”.
  • 462 Ibid. p. 90.

31Tras la elección de Aguirre Cerda como candidato frentista, las negociaciones entre la coalición ibañista, llamada Alianza Popular Libertadora (APL), y el Frente alcanzaron un punto muerto temporal para pasar prontamente a reanudarse. Durante abril y mayo de 1938, las actuaciones de Alessandri estuvieron a punto de producir la unidad de acción entre ambas coaliciones, algo que todas las negociaciones realizadas con anterioridad, no habían podido lograr. La negativa del Presidente a reunirse con congresistas frentistas para discutir garantías con miras a las elecciones presidenciales, llevó a la Unión Socialista a apoyar la unidad de acción con el Frente. Poco tiempo después, la policía detuvo brutalmente a algunos congresistas en un incidente en que el líder del MNS, Jorge Gonzales Von Marées, disparó una pistola al interior de la Cámara, mientras Alessandri se encontraba abriendo oficialmente las sesiones ordinarias del Congreso. Tras estos hechos, el Frente, la Unión Socialista y el MNS se mostraron proclives de la unidad de acción.457 Sin embargo, el 4 de junio Ibáñez anunció formalmente su candidatura a la Presidencia y los periódicos del Frente comenzaron a lanzar todos los ataques posibles en su contra. En forma paralela, dirigentes radicales y comunistas habrían mantenido negociaciones secretas con Ibáñez, las que se extendieron hasta septiembre de 1938, cuando nuevamente los acontecimientos externos terminaron por resolver los problemas.458 El 5 de septiembre, los nacistas intentaron adelantarse a las elecciones presidenciales realizando un golpe de Estado a favor de Ibáñez quien, por supuesto, no había dado su consentimiento expreso. Con dicho fin, se apoderaron de edificios públicos a distancia de tiro del Palacio Presidencial.459 Sin embargo, el Ejército no respondió de la manera que los golpistas esperaban, y estos terminaron rodeados por la policía y masacrados. Supuestamente, detrás de las órdenes que dieron pie a la masacre, se encontraba Alessandri.460 Aunque un carabinero había sido asesinado en el intento de golpe, la masacre de 61 nacistas, varios de ellos jóvenes estudiantes de clase media, conmocionó al país y forzó a Ibáñez a retirarse de la contienda presidencial. Desde la cárcel, González Von Marées ordenó al MNS votar por Aguirre Cerda, una instrucción que fue aprobada unos días después por la APL.461 Como resultado, Aguirre Cerda derrotó a Ross por 222.720 votos contra 218.609.462

  • 463 Más adelante se analizan las ganancias electorales del PCCh.
  • 464 Ver en La Opinión 11.2.1935 las críticas al sindicalismo legal realizadas por parte de los miembro (...)
  • 465 CTCH, Santiago, 10.9.1943.
  • 466 Angell, op. cit. p. 107.

32A pesar de que los hechos accidentales jugaron un papel casi tan grande como el de los planificados en la victoria de Pedro Aguirre Cerda, el triunfo fue el punto culminante de una estrategia frentista que ya le había dado ganancias impresionantes al PCCh y al PS en las elecciones parlamentarias de marzo de 1937 y en las elecciones municipales en abril de 1938.463 Sin embargo, estos éxitos electorales no fueron conseguidos de manera aislada o desconectada de los logros obtenidos en otros ámbitos. Uno de los objetivos principales de la estrategia Frente Popular, era la creación de un movimiento sindical a base de la FOCh (Federación Obrera de Chile) comunista, la CNSL socialista y la CGT (Confederación General de Trabajo) anarquista. A pesar de que tanto el PS como el PC habían hecho llamados en favor de la unidad sindical en los años 1933 y 1934, ninguno se había mostrado dispuesto a realizar concesiones importantes para lograrla. A principios de 1935, las condiciones habían cambiado. Al interior de la CNSL existía una gran desilusión con el sindicalismo legal, el que en varias ocasiones había sido ignorado o manipulado por las autoridades con el fin de favorecer a los sectores patronales. La FOCh, por su parte, estaba dispuesta a aceptar el sindicalismo legal y a hacer campaña para su reforma y no para su abolición.464 A pesar del cambio de actitud del PCCh, este no estaba dispuesto a rendirse dócilmente a las ambiciones del CNSL y menos a aceptar su hegemonía al interior de un movimiento de unidad sindical. Por esta razón, la FOCh utilizó con éxito tácticas poco ortodoxas para derrotar la fórmula de unidad de la CNSL en el Congreso de Unidad Sindical, que tuvo lugar en junio de 1935, al mismo tiempo que logró que su propia fórmula fuese adoptada. No es sorprendente que las relaciones entre sindicalistas comunistas y socialistas se hayan deteriorado luego del Congreso, y no fuese sino hasta julio de 1936 que pudieron ponerse de acuerdo para formar un Frente Único Sindical, el que recién en diciembre de aquel año terminó por sentar las bases para fundar la Confederación de Trabajadores de Chile (CTCh). Aunque la FOCh se vio obligada a aceptar el predominio de los socialistas en el nuevo Consejo Directivo Nacional (CDN) de la Confederación (como precio a pagar por la unidad), en el difícil proceso de negociaciones se aseguraron para sí cuatro de los trece escaños del CDN, el control de la subsecretaría general y la promesa de obtener la secretaría general cuando el socialista Juan Díaz Martínez terminara su mandato.465 Antes que cualquier acuerdo entre la FOCh y el CNSL, el factor decisivo en la creación de la CTCh fue la presión política ejercida por el PS y el PCCh sobre sus adherentes en los sindicatos. De hecho, la naturaleza política de la CTCh se encontraba claramente reflejada en su preocupación por la lucha contra el fascismo y en su pertenencia al Frente Popular.466

  • 467 Frente Popular 7.8.1939.
  • 468 Los esfuerzos del PCCh y el PS para crear nuevos sindicatos tuvieron éxitos considerables. Entre 1 (...)
  • 469 Frente Popular 6.1.1937; 15.3.1937; 9.4.1937; 7.7.1937.

33Entre 1936 y 1938, las relaciones comunistas-socialistas en la CTCh nunca fueron muy cordiales. Sin embargo, no fue hasta 1939 que una discusión importante, desarrollada durante la elección de un nuevo CDN, amenazó seriamente la unidad de la Confederación.467 En los primeros años, los sindicalistas de ambos partidos eran alentados por sus respectivos dirigentes políticos a mantener su inquina controlada, a operar lo más independientemente posible, dirigiendo sus energías al reclutamiento de trabajadores no alineados y a la creación nuevos sindicatos. De esta manera, lograron un incómodo modus vivendi468. Sin embargo, también se dieron cuenta que en algunas áreas podían cooperar de modo fructífero. La CTCh lanzó campañas destinadas a reformar ciertos aspectos de la legislación sindical, a reducir del costo de la vida, a oponerse a la nueva Ley de Seguridad Interior del Estado y a recaudar fondos para los republicanos españoles.469

  • 470 Juan Díaz Martínez, “Treinta Meses de Acción en Favor del Proletariado de Chile”, Santiago, 1939, (...)

34La llegada de la estrategia de Frente Popular no solo facilitó la creación de un movimiento sindical unificado, sino también transformó la actitud del PC ante las huelgas. Durante el tercer periodo, había alentado a los trabajadores a organizar huelgas en cada oportunidad posible con el fin de acelerar el proceso revolucionario. Bajo el Frente Popular, los trabajadores eran alentados a conducir sus disputas dentro de los marcos del Código del Trabajo, y a utilizar la huelga como una suerte de último recurso, teniendo especial cuidado en asegurar la victoria de los huelguistas mediante la movilización de apoyo material y moral. Según la CTCh, esta política – que por lo demás siempre había sido defendida por el PS-, permitió que una alta proporción de los conflictos laborales que tuvieron lugar durante los años 1937 y 1938, se resolvieran a favor de los trabajadores.470

  • 471 Ravines, op. cit., pp. 325-327.
  • 472 Ibid. p. 328.

35Aunque las nuevas políticas comunistas respecto de las huelgas y los sindicatos eran expresión de sus preocupaciones por disipar los temores de los radicales y de las clases medias, también sirvieron para otros fines. Según Ravines, la aceptación del Código del Trabajo le permitió consolidar y expandir su influencia en el ámbito laboral. El PCCh ofreció asistencia legal y técnica a líderes sindicales sin militancia cuidadosamente seleccionados, en un esfuerzo por ganarlos para el Partido. Sin embargo, en caso de mostrarse reacios a dichos acercamientos, eran aislados y destruidos.471 Ravines también afirma que las nuevas políticas del PC le permitieron ganar adeptos en la Dirección General del Trabajo (DGT), agencia estatal encargada de velar por el cumplimiento del Código del Trabajo. Según Ravines, la Dirección habría permitido al Partido extender su control sobre el movimiento sindical en retribución por la cooperación que el PC había comenzado mostrar en el ámbito de las relaciones industriales.472 Sin embargo, los planteamientos de Ravines deben ser analizados con extremo cuidado, ya que los realizó en un momento en que se encontraba luchando contra el comunismo en el marco de las batallas de la Guerra Fría. Sus denuncias sobre las ventajas injustas e irregulares que la DGT habría ofrecido al PCCh para expandir su control sindical, requieren especial precaución pues, entre 1936 y 1938, no sólo los Ministros del Trabajo fueron hostiles o, a lo menos, indiferentes al PCCh, sino también, porque el rol de inspección se encontraba estrictamente circunscrito al Código del Trabajo, y los miembros de la Dirección tenían prohibido tomar parte en actividades políticas. Ravines pierde la perspectiva cuando afirma que las autoridades del Trabajo no habrían tenido empacho en tirar por la borda los derechos de trabajadores y patrones, en aras de mantener la tranquilidad, olvidando que el fomento de las transacciones, tan despreciado Ravines, era precisamente la función central de la DGT. Incluso concediendo que su descripción sobre las tácticas sindicales de los comunistas tenga algo de verdad, el crecimiento de la influencia del PC sobre el movimiento sindical probablemente se debió más al papel constructivo que adoptó en la solución de los conflictos laborales y a la popularidad que, en general, tuvo la línea del Frente Popular, antes que a cualesquiera de las practicas maquiavélicas que describe.

  • 473 Frente Único, tercera semana de julio, 1935; Bandera Roja primera semana de mayo, 1936.
  • 474 Boletín Interno del CC PCCh – Año I, número 2, 1937, pp28-31.
  • 475 Frente Popular 29.7.1937, 27.8.1937; ver también los hechos en Barricada, Santiago, (una publicació (...)
  • 476 Claridad 24.6.1938; Barricada, segunda quincena de septiembre, 1937.

36La pasión por la unidad que el PC evidenció en sus esfuerzos por crear la coalición del Frente Popular y la CTCh, también se hizo evidente en otras áreas de la actividad del Partido. Bajo la dirección de Luis Hernández Parker, la FJC creó una Alianza Libertadora de la Juventud (ALJ), diseñada para canalizar el apoyo de jóvenes de todas las clases en favor del Frente Popular y de la lucha antiimperialista.473 La mayoría de las organizaciones juveniles de los partidos frentistas se incorporaron a la ALJ, y en 1937, en medio de la euforia triunfalista, la FJC se auto-disolvió formalmente y sus miembros comenzaron a ser absorbidos por el PCCh.474 Sin embargo, la Federación de Juventudes Socialistas (FJS) atacó con fuerza a la ALJ, defendiendo la unidad de las juventudes de la clase obrera y haciéndose eco de los ataques de los socialistas anti frentistas hacia el PCCh y el Frente Popular.475 Las luchas entre la FJS y la FJC tuvieron su correlato en la política estudiantil. Los comunistas fundaron un Grupo Único Antifascista (GUA) para agrupar a los estudiantes universitarios democráticos, pero al instante se le opuso la Brigada Universitaria Socialista (BUS). De hecho, la lucha entre el GUA y la BUS se volvió tan amarga que, en ocasiones, el GUA prefería cooperar con el movimiento estudiantil nacista en las elecciones de directiva en la Federación de Estudiantes de Chile.476

  • 477 Ver Marta Vergara, Memorias de una mujer irreverente, Santiago, 1962, pp. 135-6. Ver también “La M (...)
  • 478 El LDDH sostenía haber ayudado a unas 2.000 víctimas de persecución por parte del gobierno a fines (...)
  • 479 Según Frente Popular 4.1.1937, estaban entre los asociados a la campaña algunos prestigiosos histo (...)

37El PC creó una serie de otras organizaciones diseñadas para fomentar y canalizar el apoyo a la causa del Frente Popular. El Movimiento pro-Emancipación de la Mujer Chilena (MEMCh) se fundó por un grupo de esposas de líderes prominentes del Partido, e hizo campaña tanto por los derechos de la mujer como por el Frente.477 La Liga de Defensa de los Derechos del Hombre (LDDH) fue fundada con la ayuda de miembros destacados de todos los partidos frentistas, y brindó ayuda efectiva a las víctimas de persecución policial, mientras que la Alianza de Intelectuales de Chile (AICh) asoció a una cantidad impresionante de intelectuales con la causa frentista.478 La guerra civil española fue otro tópico que ayudó a canalizar apoyo hacia el Frente. El PCCh y otros partidos frentistas crearon comités para recaudar fondos con el fin de ayudar a la causa republicana. Quizás los comités no fueron muy efectivos en su objetivo, pero ayudaron a conseguir el apoyo de diversos sectores.479

38Las campañas y organizaciones lanzadas por el PC probablemente ayudaron a atraer el apoyo de algunos elementos que aún no se habían comprometido con la causa del Frente y, sin duda, contribuyeron a fortalecer la determinación de aquellos que todavía ayudaban o pertenecían a partidos frentistas. Estas acciones también dieron a los comunistas instancias para demostrar a sus aliados que la cooperación con ellos no solo era posible, sino también fructífera, y que ellos se encontraban dispuestos a emprender las tareas pesadas y rutinarias de administración, dejando las posiciones más prestigiosas a otros.

  • 480 Ravines op. cit. p. 313, p321.
  • 481 Ibid. pp. 336-338.

39¿Qué efectos tuvo la estrategia de Frente Popular en el PCCh? A diferencia de los cambios de política que tuvieron lugar entre los años 1928 y 1930, la introducción de la nueva estrategia no produjo desafecciones significativas ni dio lugar a la emergencia de grupos cismáticos. Sin embargo, Ravines relata que en el Comité Central (CC) existió una considerable resistencia, una actitud que explicó por la baja calidad de sus miembros y por su apego a las políticas y concepciones del tercer periodo.480 Según su testimonio, Ravines se habría visto obligado a tomar medidas extraordinarias con el fin de sacudir al CC, sacándolo de la mentalidad de aislamiento y de la inercia a la que años de persecución y lucha entre facciones lo habían condenado. Para corregir la línea de acción del CC, primero atacó duramente a sus miembros por sus errores pasados, haciéndoles sentir su culpabilidad e incapacidad. Rechazando los consejos de sus colegas de la Comintern que le sugerían reemplazarlos por hombres nuevos, les permitió mantener sus puestos y les dio la oportunidad de redimirse a través de la identificación con la nueva línea y del trabajo enérgico en favor de su consecución. En segundo lugar, promovió a varios jóvenes para asistir a los viejos cuadros en sus tareas, y colocó a nuevos hombres a cargo de los importantes comités regionales.481

  • 482 Ver, por ejemplo, Marcos Chamudes, Chile, una advertencia americana, pp. 39-50.
  • 483 Entrevista realizada por Wilfredo Mayorga a Oscar Sagues, director de Investigaciones (seguridad i (...)
  • 484 Ibid. Ver también, el artículo de J. C. Jobet “El PS y el Frente Popular en Chile”, en Arauco, San (...)
  • 485 Entrevista a Hernán Ramírez Necochea, Santiago 1972. Según datos recientes, esta versión sobre la (...)
  • 486 Vergara, op. cit. p. 120.
  • 487 Ravines, op. cit. p. 321.
  • 488 Claridad 16.3.1938, 24.3.1938.
  • 489 Frente Popular 22.2.1938.
  • 490 Boletín de la Comisión Nacional de Organización No. I, mayo de 1936
  • 491 Ibid.

40Los relatos de Ravines sobre las dificultades que enfrentó y los métodos que utilizó para superarlos son avalados por otros ex comunistas, y es plausible que, en esencia, sean correctos.482 Sin embargo, es probable que la resistencia mostrada por el CC tuviera muy poco que ver con la calidad de sus miembros o con cualquier apego genuino que en el pasado hubieran tenido con las políticas del tercer periodo. Ravines, después de todo, era un extranjero -y lo que es más importante, un peruano- que arribó a Chile en un período en que el Partido se encontraba en la clandestinidad y el Secretario General, Contreras Labarca, estaba fuera del país. Ravines quería imponer una línea política radicalmente diferente en cosa de semanas, cuando al partido le había tomado años absorber los cambios asociados a las políticas del tercer periodo. Para lograr su cometido, dio instrucciones perentorias e hizo que la dirigencia sintiera amenazada la conservación de sus puestos. Por otra parte, las transformaciones estaban teniendo lugar en un momento en que el Partido recién se había recuperado de la lucha entre facciones que había tenido lugar entre 1931 y 1933, con un CC que se mostraba particularmente temeroso a caer en los errores del desviacionismo de derecha. Además, al parecer, no todos los miembros de la Comintern estuvieron de acuerdo en los detalles tácticos de la nueva estrategia. Manuel Cazón, comunista alemán, quien posiblemente era un hombre de Manuilsky inserto en un equipo dominado por nombramientos de Dimitroff, había llegado a Chile antes que Ravines y, aparentemente, habría llamado al CC a trabajar en favor de la instalación de una “democracia militar popular” con Ibáñez a la cabeza.483 Cazón fue el artífice de la candidatura de Mery en agosto de 1935, y aparentemente continuó presionando para cooperar con Ibáñez en los años siguientes.484 De hecho, según una fuente, Cazón alentó a grupos de estudiantes comunistas para que, en 1938, lanzaran un movimiento insurreccional a favor de Ibáñez.485 Teniendo en cuenta todos estos factores, no era extraño que algunos miembros del CC se mostraran reacios a aceptar la nueva estrategia de manera entusiasta. Sin embargo, ninguno de ellos cuestionó abiertamente el derecho de la Comintern para imponer la nueva línea y, aparentemente, nadie intentó responder a las acusaciones de Ravines sobre sus actuaciones anteriores, y menos a señalar que varios de esos fracasos se debían a que las políticas de la Comintern eran inapropiadas para las condiciones chilenas.486 Aunque a principios de 1936 el CC aún se quejaba de que algunos de sus propios miembros no habían adoptado la nueva estrategia con suficiente entusiasmo, las señales de resistencia abierta dentro y fuera del CC fueron escasas. Sin embargo, algunos comunistas se sintieron compelidos a protestar cuando la nueva estrategia fue puesta en práctica. Así, a mediados de 1936, algunos comunistas se opusieron cuando su Partido respaldó la candidatura parlamentaria por Cautín de Cristóbal Sáenz, un latifundista radical de derecha.487 Del mismo modo, a principios de 1938, estudiantes universitarios comunistas y miembros de la FJC en Santiago protestaron contra los acercamientos que el Partido estaba teniendo con Ibáñez.488 Por el contrario, unos pocos comunistas fueron expulsados por continuar trabajando para la candidatura presidencial de Ibáñez luego de que se les ordenara que desistieran.489 A pesar de la ausencia de una oposición abierta y determinada a la nueva estrategia, la tarea de adaptar la organización del Partido a las demandas de las nuevas tácticas no fue fácil. En efecto, la nueva estrategia necesitaba de métodos de trabajo novedosos y de nuevas formas organizacionales, que pudieran transformar al PCCh de una secta introvertida -que se había vuelto tímida debido a los miedos de la persecución y el desviacionismo-, a un partido más abierto, seguro de sí mismo y extrovertido, capaz de ganar el apoyo de masas. Para ese fin, el PCCh introdujo dos nuevas formas organizacionales, el sector industrial y el radio de calle.490 A diferencia de la fracción, que básicamente había sido creada para funcionar en una planta o fabrica en particular, el sector industrial tenía la tarea de fomentar la formación de nuevos grupos en las fábricas y de apoyar los movimientos hacia la unidad sindical. El radio de calle, por otra parte, tenía la particular tarea de ayudar a crear comités y organizaciones del Frente Popular y de reclutar para el Partido. Estas nuevas organizaciones, al menos inicialmente, parecen haber sido un obstáculo más que una ayuda. De hecho, hubo denuncias que sostuvieron que dichas instituciones complicaban la cadena de mando, generaban conflictos de autoridad e impedían la transmisión de la línea del partido hacia los sindicatos.491

  • 492 Bandera Roja cuarta semana de mayo de 1936; 20.6.1936. Tercera semana de agosto, 1936.
  • 493 Boletín interno del CC, año I, No. 2, sin fecha, p. 20.
  • 494 Ver, por ejemplo, Boletín de Departamento Regional de Organización del PCCh, Santiago, febrero de (...)
  • 495 Bandera Roja cuarta semana de mayo de 1936.
  • 496 Boletín de Departamento Regional de Organización del PCCh, Santiago, febrero de 1938.

41Si bien las nuevas formas organizacionales produjeron dificultades, el Partido todavía sufría algunos defectos en su organización que ya habían sido acusados a inicios de la década de 1930. Conferencias regionales que se llevaron a cabo durante 1936, sostuvieron que las organizaciones locales aún sufrían de sectarismo y burocratismo, y que aún existían muy pocos cuadros capacitados. Las células continuaban siendo organizadas con base en el territorio antes que en la fábrica, el trabajo de la colectividad seguía siendo dependiente de las energías de una pequeña cantidad de militantes y las tareas del Partido no se distribuían a los militantes más capacitados para realizarlas.492 A pesar de las exhortaciones de los líderes, hacia 1937 la situación no había mejorado. Peor aún, no solo persistían las viejas fallas, sino que además habían emergido otras nuevas. Una sesión plenaria del CC referida a asuntos de organización, en marzo de 1937, denunció la tendencia que algunos grupos locales mostraban a sumergirse en los órganos del Frente Popular, abandonando su propia vida institucional.493 A pesar de que la mayoría de los comités regionales (CR) reportaban una mejora en el desarrollo de sus organizaciones a principios de 1938, los reclamos sobre el bajo nivel ideológico y organizacional de los miembros, de la falta de control sobre el desarrollo de las tareas y del bajo reclutamiento de nuevos militantes, se continuaban realizando.494 Sin embargo, a pesar de las culpas repetidas y ritualizadas que el Partido impartía por sus deficiencias organizacionales, existe evidencia que sugiere que se comenzó a experimentar una mejora general poco después de la formación del Frente Popular. En mayo de 1936, los CR de Antofagasta y Concepción fueron felicitados por corregir algunas de sus deficiencias organizacionales, y durante ese año el PC fue capaz de mantener una serie de conferencias regionales -a veces en provincias como O’Higgins- que simplemente no figuraban en las noticias partidarias a principios de la década de 1930.495 Por otra parte, aunque a inicios de 1938 el CR de Santiago se autocensuró por sus deficiencias organizacionales, reveló que el 40% de sus miembros pagaban cuotas. Se trata de una estadística que, a pesar a haber sido citada como un tema de preocupación, era una mejora considerable con respecto a lo que sucedía a principios de la década de 1930. Por lo demás, se planteó la intención de contratar a dos funcionarios para trabajar a tiempo completo en las actividades sindicales, campesinas y juveniles de la región, con el dinero obtenido gracias a dichas cuotas.496

  • 497 El Congreso de la Victoria. Resumen de los informes, discusiones y resoluciones del X congreso del (...)
  • 498 Ibid. p. 44.
  • 499 Ibid. p. 45.
  • 500 Ibid. p. 44.

42En el Décimo Congreso Nacional (Santiago, abril de 1938), el PCCh tuvo una actitud más complaciente. Esta se expresó en una auto-felicitación por el progreso que había realizado desde su último congreso, del año 1933, el que había finalizado sus sesiones en la penitenciaria de Santiago.497 Las preocupaciones organizacionales del PCCh en el Décimo Congreso evidenciaron una confianza y una fuerza inéditas. Si bien se criticaron las viejas deficiencias y errores, la preocupación central había pasado a ser la creación de los mecanismos de control que regularían el desarrollo de las tareas por parte de sus miembros, y proporcionarían una estructura de disciplina para una militancia que vivía un proceso de crecimiento por la llegada de nuevos militantes. Se dieron instrucciones a las organizaciones regionales y locales para la creación de comisiones de control, compuestas de tres miembros de al menos cinco años de militancia, quienes eran directamente responsables ante la Comisión Nacional de Control en Santiago, dirigida por Galo González.498 El Décimo Congreso también instruyó a sus miembros para que estrecharan relaciones con los socialistas, e incluso para que realizaran proselitismo entre los trotskistas, tratando de ganarlos “uno por uno”.499 Finalmente, el Congreso dio instrucciones para elaborar de estadísticas precisas sobre los miembros, e institucionalizar el pago de las cuotas.500 En general, las resoluciones sobre temas organizacionales demostraron que el PC estaba sentando las bases de una maquinaria partidista mucho más eficaz y profesional que la que había tenido hasta la fecha.

  • 501 Carlos Contreras Labarca, Principios, julio/agosto de 1967, p29.
  • 502 A veces, sin embargo, la perspectiva del PCCh sobre los feriados patrióticos era diferente. El Día (...)
  • 503 Boletines del Congreso. Diputados, Sesiones Ordinarias, 1938. Volumen I, p797. Ver Bandera Roja 4.6 (...)

43De tomarse literalmente las críticas del PCCh sobre sus deficiencias organizacionales, es claro concluir que su creciente fuerza después de 1935, tuvo más que ver con la popularidad de su nueva línea política que con los esfuerzos por corregir sus falencias en esta área. En efecto, la estrategia Frente Popular permitió que el PC pusiera fin a sus costosas confrontaciones con el Gobierno y con otros partidos de la clase obrera. Estas pugnas habían dificultado la implementación de reformas efectivas en la organización partidaria a inicios de la década de 1930, colocando una fuerte presión a la lealtad y el entusiasmo de los militantes. Además, la nueva estrategia le exigió la realización de esfuerzos extraordinarios para acercarse a diferentes clases sociales y conseguir un apoyo masivo. Para conseguir dichos fines, y siguiendo el ejemplo del Partido Comunista francés, echó mano al recurso del patriotismo, intentando crear un abismo de división entre las masas -que por definición serían democráticas y progresistas-, y una oligarquía antinacional: las “cincuenta familias”, que venían gobernado Chile desde un largo tiempo y que habrían vendido el patrimonio del país a los imperialistas.501 En agudo contraste con la década de 1920 y principios de la siguiente -cuando había tratado a las instituciones y a los padres fundadores de la Republica con indiferencia o desprecio-, se comenzaron a celebrar las fiestas patrias y a alabar a las fuerzas armadas.502 De un modo similar, la actitud del PCCh ante los héroes y efemérides celebrados por otros partidos políticos también cambió. Los diputados comunistas rindieron homenaje a las personalidades liberales del siglo XIX, como José Victorino Lastarria y, en el ámbito de la historia más reciente, incluso dedicó algunas palabras de alabanza respecto de la República Socialista y sus líderes, moderando sus críticas hacia ellos.503

  • 504 Para descripciones de persecuciones por parte de la policía, ver Bandera Roja de la cuarta semana (...)

44Las nuevas orientaciones del PC no solo facilitaron su acercamiento hacia sectores con una opinión política más moderada, sino también ayudaron a evitar su persecución y el acoso policial. Aunque los activistas continuaron siendo objeto de detención arbitraria y de prisión, ahora que el PCCh ya no llamaba a una lucha revolucionaria violenta y era miembro de una poderosa coalición que podía protestar con fuerza, la represión policial se volvió más cautelosa.504

  • 505 No existen estadísticas oficiales de las elecciones municipales de 1935. Se llegó a la cifra de ap (...)
  • 506 Sergio Guilisasti, Los Partidos Políticos Chilenos, Santiago, 1964, p. 319. Los seis diputados era (...)
  • 507 Estadística Chilena, junio de 1938, p281.

45Si bien es difícil medir el incremento en la fuerza a través de sus progresos organizacionales, ella puede demostrarse claramente a través de las estadísticas electorales. En abril de 1935, el PCCh luchó en las elecciones municipales sin aliados y obtuvo aproximadamente 4.000 votos a nivel nacional, eligiendo a cinco regidores.505 En las elecciones legislativas de marzo de 1937, el PCCh obtuvo 17.162 votos (4,16% de los votos emitidos), eligiendo a un senador y a seis diputados.506 En las elecciones municipales de abril de 1938, el PCCh obtuvo, con ayuda frentista, 27.175 votos (un 7% del total de los votos emitidos), eligiendo 42 regidores.507

  • 508 Frente Popular, Iquique, 18.7.1937. El salario de los congresistas era de 2.000 pesos y los diputad (...)

46Significativamente, el CC tuvo cuidado de no permitir que los congresistas del Partido se constituyeran en centro de poder alternativo, tal como lo habían hecho a mediados de la década de 1920. La mayor parte de militantes comunistas elegidos para el Congreso en 1937 ya eran miembros del CC desde antes de esa fecha, y los dirigentes principales del PCCh -Lafertte, Presidente, y Contreras Labarca, Secretario General- fueron electos al Senado y la Cámara de Diputados, respectivamente. En consonancia con la práctica anterior, los congresales comunistas fueron instruidos para entregar sus salarios a la tesorería de la organización, recibiendo –de vuelta- menos de la mitad de sus asignaciones.508

  • 509 Bandera Roja segunda semana de mayo de 1936.
  • 510 Boletín Interno del CC PCCh  – Año I, No. 2, p28.
  • 511 El Popular, Antofagasta, 19.12.1938.

47Es probable que la militancia del PCCh no haya crecido con la misma rapidez con que lo hizo su apoyo electoral entre 1935 y 1938. A pesar de la amplia aceptación que tuvo la campaña del Frente Popular, y de la implementación de una política de reclutamiento que abría las puertas del Partido a nuevos miembros de todas las clases sociales, incluyendo a las clases medias, algunos miembros que llevaban más tiempo en la tienda, tuvieron dificultades para sobreponerse a sus antagonismos de clase y los hábitos de precaución y sospecha que habían aprendido durante los años de clandestinidad.509 Aun así, en caso de ser reales las estimaciones que sostenían que la cifra de militantes, en 1935, rondaba entre 4.000 y 5.000, pareciera que este número se duplicó o incluso triplicó, en octubre de 1938. De hecho, a principios de 1937, solamente la FJC, pese a que en estricto sentido no admitía ser parte del PC, sostuvo que tenía 6.000 miembros, esto en contraste con los pocos cientos que había dicho tener a principios de la década de 1930.510 En diciembre de 1938, el CR de Antofagasta declaró que su militancia regional alcanzaba la cifra de 7.000, de los cuales 1.000 se habían unido al Partido tras el triunfo de Aguirre Cerda.511 Incluso, teniendo en cuenta la posibilidad de que fueran exageradas, las declaraciones del CR de Antofagasta-uno de los tres bastiones principales del PC-, hacen razonable considerar que, justo antes de la elección de 1938, la organización tenía entre 10.000 y 15.000 miembros.

48No se cuenta con datos precisos para realizar un examen del crecimiento de la militancia del PCCh entre 1935 y 1938, lo que lleva a que el tema se preste para conjeturas. Sin embargo, el Partido sí mostró evidentes señales de fortalecimiento en otros ámbitos. En septiembre de 1936, comenzó a publicar un diario nacional, un objetivo que solo había logrado concretar por breves periodos en la década de 1920. El periódico Frente Popular fue el primer esfuerzo exitoso del PCCh en el ámbito del periodismo popular, pues prontamente logró alcanzar una circulación más amplia que la tenida por los periódicos serios y doctrinarios que había publicado con anterioridad. Algunos comités regionales siguieron el ejemplo de Santiago y publicaron periódicos similares, como fue el caso de Frente Popular en Iquique y El Popular, en Antofagasta.

  • 512 La Hora 7.9.1937.

49A pesar de las evidencias de creciente fuerza y prosperidad que, en términos relativos, comenzó a mostrar el PCCh en 1938, bien podría argumentarse que el partido falló en lograr los objetivos más profundos que planteaba la estrategia del Frente Popular. Según lo previsto originalmente, el Frente Popular estaba destinado a ser un gran movimiento estructurado, el que atraería apoyos de todas las clases sociales y de todos los partidos políticos, excepto los elementos más intransigentes de la extrema derecha, y que avanzaría sin descanso hasta lograr el objetivo de la liberación nacional. Sin embargo, pese a que el PC fue capaz de crear una coalición electoral, un movimiento sindical unificado y una serie de organizaciones frentistas auxiliares, falló en crear un movimiento de Frente Popular, medido según las metas planteadas en sus concepciones originales, ya sea en alcance o impulso. Las rivalidades y sospechas entre los partidos retrasaron la estructuración formal del Frente Popular hasta septiembre de 1937 e impidieron que se convirtiera en algo más que una coalición electoral, como las que ya eran familiares en la política chilena y que se mantenían unidas por la fuerza de las circunstancias externas y las ambiciones políticas, antes que por algún compromiso común sobre reformas fundamentales.512 Más aún, como demostraron los resultados de la elección de octubre de 1938, a pesar de los esfuerzos del PC por un Frente lo más amplio posible, éste no logró penetrar sustancialmente en las bases de apoyo popular que tenían los partidos de derecha. De hecho, así como los acontecimientos mundiales y la batalla entre la democracia y el fascismo contribuyeron a la victoria del Frente, los mismos eventos -y el crecimiento frentista en Chile- hicieron que el conservadurismo sintiera que el orden y la civilización cristiana se encontraban amenazados.

  • 513 Boletín del CC PCCh, marzo de 1936, No. 8.

50El Frente Popular se había pensado como un medio para continuar e, incluso, acelerar la lucha revolucionaria en Chile. Uno de sus objetivos principales era la disminución, si es que no la liquidación, de la influencia de la “burguesía nacional reformista” entre las masas. Tal como el CC lo expresó gráficamente en febrero de 1936, “si la burguesía reformista nacional está dispuesta a dar un paso con el proletariado, buscaremos la forma de que dé dos; si intenta detenerse, pasaremos por encima suyo y de la masa a la que influencia”.513 Sin embargo, fue el PC el que terminó encontrándose en una posición muy similar a la que había esperado colocar a la “burguesía reformista nacional” o, al menos, a sectores de ella, representados por el PR. Fue el comunismo el que se vio obligado a hacer las concesiones más significativas para crear y mantener unida a la coalición. Finalmente, fue el “proletariado” (el PCCh y el PS) el que fue utilizado para los planes políticos y las ambiciones de la “burguesía reformista nacional”, y no al revés.

  • 514 El embajador británico, por ejemplo, informó que Ross le había contado que consideraba necesario d (...)

51Si bien el Partido falló al no crear el tipo de movimiento de masas que se esperaba, y no dio cuenta del potencial ofensivo de la estrategia del Frente Popular en la lucha de clases, de igual modo alegó que la estrategia había tenido éxito al defender la democracia en Chile. Es difícil determinar cuán justificado fue dicho argumento. Si bien la existencia de una oposición más o menos unida probablemente sirvió para contrapesar algunos de los impulsos autocráticos de Alessandri, las acusaciones frentistas que denunciaban que el presidente planeaba la instauración de una dictadura, son cuestionables. Las inclinaciones dictatoriales de Ross sí están bien documentadas, y parece probable que el triunfo del Frente Popular, en octubre de 1938, al menos salvó a Chile de otro periodo de gobierno más autoritario que el que terminó viviendo bajo Aguirre Cerda.514

52Si se intenta realizar un balance sobre los objetivos más importantes de la estrategia Frente Popular en los que PCCh logró incidir, los resultados serán diversos y matizados. Sin embargo, los beneficios que cosechó en el intento de poner en práctica la estrategia fueron sustanciales. Como miembro de la coalición, fue capaz de operar con un grado considerable de libertad ante el acoso de las autoridades, hacer contacto efectivo con los sectores más amplios de la comunidad, incrementar su cantidad de miembros y apoyo electoral, y mejorar su organización. Por otra parte, el Frente Popular le permitió crear una relación de trabajo con el PR y con otros partidos de la izquierda, rompiendo con el círculo vicioso del aislamiento y la derrota en el que se encontraba entrampado por la política del tercer periodo. En resumen, el Frente Popular ayudó al PC a moverse desde los márgenes de la vida política chilena a su corriente principal, un tránsito que, en el corto plazo, lo desvió de sus objetivos revolucionarios, pero que aseguró su supervivencia y crecimiento como organización y que, a largo plazo, incrementó sus oportunidades para influir de manera efectiva el curso que tomaba la política chilena.

Notes

370 FOR FO 371/17507, A 4658/230/9, despacho de R. Mitchell a Sir John Simon, con fecha 22.5.1934.

371 Ibid.

372 Ver Donoso, II, p. 95, p. 57 para conocer la actuación de Alessandri durante el motín naval y el golpe de Estado de 1932. Ver Charlín, op. cit. pp. 535-544, para un recuento de los planes en contra de Montero en la que se estuvieron envueltos los alessandristas.

373 El conservador era Miguel Cruchaga, ministro de relaciones exteriores. Los dos ministros radicales controlaban los ministerios de justicia, educación y fomento. Alessandri, Recuerdos… op. cit. III, pp. 6-8.

374 FOR FO 371/16568, A 5398/73/9, despacho a Sir John Simon de parte de H. Chilton, con fecha 5.7.1933.

375 Alessandri, Recuerdos… op. cit., III, p. 47.

376 Donoso, op. cit., II, p. 135.

377 Ibid. pp. 136-138.

378 Snow, op. cit. pp. 85-86.

379 Por ejemplo, los conservadores protestaban en contra de la destrucción de la revista satírica Topaze en 1938. Alessandri estaba furioso. Ver Arturo Alessandri, Recuerdos… op. cit., III, p. 91.

380 Choque (Santiago) 8.8.1933.

381 Unidad Obrera (Santiago) 1.7.1934.

382 El PCCh rechazó el llamado del PS para participar en un Frente Sindical Proletario en 1934. Justicia 9.6.1934. El PS rechazó los llamados de unidad por parte del PCCh realizados en 1933 y 1934. Justicia 5.1.1933; 9.6.1934.

383 La Opinión 6.12.1934. El PRS fue formado en 1931 por disidentes radicales de izquierda.

384 Frente Único 26.12.1934

385 Izquierda 27.3.1935.

386 Frente Único primera semana de abril, 1935.

387 Ver D. R. Brower, The New Jacobins-the French Communist Party and the Popular Front, Cornell, 1968, pp. 31-34. Ver también, Fernando Claudin, The Communist Movement from Comintern to Cominform, London, 1975, pp. 176-179.

388 A.I. Sobolev et al., op. cit. pp. 375-378.

389 Ibid. p. 368.

390 Ibid.

391 El equipo incluía a Ricardo Martínez, un venezolano experto sindical, a Federico Glaufbauf, un austríaco especialista en entrenamiento ideológico, Manuel Cazón, un alemán, Kazanov, un ruso y Marcucci, un joven italiano. Eudocio Ravines, La Gran Estafa, Ediciones del Pacífico, Santiago, 1954, p. 312.

392 Ibid. p. 287. Brower op. cit., p. 82.

393 Prestes era un ingeniero del ejército que saltó a la fama mundial a mediados de la década de 1920 al liderar una columna revolucionaria de soldados a través de la selva brasileña. A pesar de no haber sido comunista para ese entonces, con el tiempo pasó a ser el líder del Partido Comunista brasileño.

394 El MNS fue fundado en 1932 por Jorge González Von Marées y otros. A pesar de haber ganado cierta notoriedad por medio de batallas callejeras con comunistas y socialistas a mediados de la década de 1930, siempre afirmó ser tanto socialista como nacionalista y en 1938 se declaró anti imperialista. (Claridad, 27.5.1938). Luego del fallido golpe de Estado de septiembre de 1938 (ver más adelante) apoyó al candidato del Frente Popular en las elecciones presidenciales de octubre de 1938.

395 Donoso, op. cit., II, pp. 155-159. 56 congresistas votaron por la destitución y 76 votaron en contra.

396 Ravines, op. cit. p. 313,321.

397 Izquierda 15.5.1935.

398 Frente Único segunda semana de mayo, 1935.

399 Oscar Schnake, “Política Socialista” (Santiago, 1938) pp. 85-89.

400 Ibid.

401 Izquierda 15.5.1935.

402 Ver La Opinión 18.7.1935 y Consigna 8.6.1935 para descripciones socialistas de las tácticas del PCCh en este congreso.

403 La Opinión 8.7.1935.

404 Izquierda 24.7.1935. Artículo “Bajo las banderas de Juan Antonio”.

405 Consigna 3.8.1935.

406 El periódico socialista Consigna era muy frío ante Mery y el PCCh sostenía que algunos socialistas boicotearon su candidatura. Frente Único la primera semana de agosto, 1935.

407 Ravines, op. cit. p. 319. Ver también, FOR FO/371/18664, A 6529/11/9, despacho de parte de Charles Bentick para Sir John Simon con fecha 15.7.1935.

408 Ureta Echazarreta obtuvieron 29.437 votos ante los 28.134 de Mery. Según el embajador británico, Mery perdió debido al cohecho masivo y manipulación de los registros electorales. FOR FO 371/18664, A 7289/11/9, despacho de parte de Bentick para Simon con fecha 12.8.1935.

409 Ver Jane Degras, The Communist International 1919-1943, 3 volúmenes, Londres, 1960, Vol. III, p. 369.

410 International Press Correspondence, Viena y Londres, volumen 15, número 34, 10.8.1935.

411 Ibid.

412 Ibid.

413 Frente Único, segundas semanas de septiembre, octubre y noviembre de 1935.

414 Ravines, op. cit. p. 316.

415 Consigna 14.9.1935.

416 Ibid. 26.10.1935.

417 Ibid. 30.11.1935.

418 Donoso op. cit., II, pp. 179-180.

419 Jobet, El Partido Socialista de Chile, op. cit. I, pp. 124-7.

420 Donoso, op. cit., II, pp. 182-183.

421 Entrevista con Marcos Chamudes, Santiago, 1969.

422 Snow, op. cit. P. 82.

423 La Hora 27.10.1936; 2.12.1936.

424 En diciembre de 1936,13 organizaciones provinciales radicales votaron por el Frente Popular, 6 en contra y 4 se abstuvieron. Ibid. 21.12.1936.

425 Urzúa Valenzuela op. cit., p. 73, p. 87.

426 La Hora 23.3.1937.

427 Ibid. 16.5.1937; 17.5.1937.

428 Gustavo Ross era un especulador que había hecho una fortuna en la bolsa de valores de París, antes de entrar de lleno a la actividad política en Chile. Como el Ministro de Hacienda de Alessandri entre 1933 y 1937, desarrolló de manera exitosa políticas fiscales que eran, quizás, inevitablemente poco populares para la izquierda. Aunque tenía algunas ideas nacionalistas en lo económico, tal como demostró el acuerdo de Ross Calder (véase más arriba), en algunas ocasiones expresó sentimientos brutalmente antipopulares y antidemocráticos, promoviendo, entre otras medidas, una masiva inmigración blanca y “latigazo” para los obreros. FOR FO 371/18665, A 9193/11/9, despacho de parte de Bentick para Anthony Eden, con fecha 25.10.1935. Donoso op. cit., II, p. 166; los comunistas lo apodaron “el último pirata del Pacífico”.

429 Eran pocas las diferencias políticas entre Aguirre Cerda y Ríos para liderar la izquierda y la derecha del PR. De hecho, los estilos personales, los escenarios y la ambición de llegar a ser el próximo presidente de Chile los separó más que ciertos temas e, irónicamente, el Aguirre Cerda de “derecha” probó ser un presidente más consciente desde el punto social y popular que el Ríos de “izquierda”. Ver Florencio Durán Bernales, El Partido Radical, Santiago, 1958 para una descripción de las carreras y logros de ambos.

430 La Hora 29.11.1937.

431 Ibid. 8.1.1938. Ver también el artículo de Wilfredo Mayorga en Ercilla, no 1619, 16.6.1966.

432 Ver artículo de Contreras Labarca, “La gran Experiencia del Frente Popular”, Principios número 120, julio-agosto de 1967, p. 33.

433 Frente Único, última semana de agosto, 1935.

434 Frente Popular 23.1.1937.

435 Ibid. 23.5.1936; 17.6.193 (aunque el Frente Popular comunista comenzó una publicación con el mismo nombre que incluía a radicales, socialistas y comunistas en su consejo editorial.)

436 Jobet, El Partido Socialista de Chile, op. cit. I, p. 125.

437 Consigna 31.8.1935.

438 Las ventajas incluían un cese de hostilidades con el PCCh en el movimiento sindical, la cooperación comunista en la creación de un movimiento sindical y puestos claves en la nueva organización. La ayuda electoral del Frente permitió que el PS eligiera a 19 diputados y a 4 senadores en 1937, a diferencia de los 5 diputados que los nuevos partidos socialistas habían elegido en 1932, antes de la fundación del PS.

439 Correspondencia de Prensa Internacional volumen 15, número 34, 10.8.1935.

440 Consigna 27.2.1937; 27.3.1937.

441 Ibid. 22.5.1937.

442 Frente Popular 2.2.1937; 10.11.1937.

443 Según Claridad, 14.7.1938, los partidos de la derecha obtuvieron 187.910 votos en las elecciones municipales de abril de 1938, mientras que los partidos frentistas consiguieron 161.950. La Unión Socialista y el MNS mantuvieron el balance con 26.037 votos. Ver más adelante los orígenes de la Unión Socialista.

444 Frente Popular 10.11.1937.

445 Artículo de Wilfredo Mayorga en Ercilla, no 1619, 15.6.1966.

446 Volvemos sobre este punto más adelante.

447 Consigna 2.11.1937; Claridad 24.2.1938, 27.2.1938.

448 Claridad 21.4.1938.

449 Ver La Opinión 4.11.1937. Pese a estar hecho de manera anónima, este alegato probablemente provino de un disidente socialista. Ver también Wilfredo Mayorga, “Las intrigas electorales del 1938” en Ercilla, no 1619, junio de 1966.

450 Frente Único, última semana de febrero, 1935.

451 Frente Popular 9.5.1937. Sin embargo, el PS afirmaba que Baeza fue expulsado por haber nombrado a un socialista expulsado para dirigir su campaña electoral, por denigrar al CC del PS y por revelar el contenido de las sesiones secretas del congreso del PS a elementos externos. Ibid. 12.5.1937.

452 Consigna 23.10.1937.

453 Ibid. 13.11.1937.

454 La Opinión 7.1.1937; Frente Popular, Iquique, 12.12.1937.

455 Frente Popular, Iquique, 12.12.1937.

456 Claridad 21.4.1938.

457 Frente Popular 29.4.1938; Claridad 27.5.1938.

458 Rene Montero Moreno, Confesiones Políticas, Santiago, 1959, p. 101.

459 Ibáñez aparentemente ayudó al plan del golpe de Estado, pero vaciló durante su puesta en acción. Ver H. E. Bicheno, “Anti-Parliamentary themes in Chilean History; 1920-1970” en K. Medhurst (ED.) Allende’s Chile, Londres, 1972 p. 123.

460 Ver Donoso, op. cit., II, pp. 258-261.

461 Marta Infante Barros, Testigos del treinta y ocho”.

462 Ibid. p. 90.

463 Más adelante se analizan las ganancias electorales del PCCh.

464 Ver en La Opinión 11.2.1935 las críticas al sindicalismo legal realizadas por parte de los miembros de la CNSL.

465 CTCH, Santiago, 10.9.1943.

466 Angell, op. cit. p. 107.

467 Frente Popular 7.8.1939.

468 Los esfuerzos del PCCh y el PS para crear nuevos sindicatos tuvieron éxitos considerables. Entre 1936 y 1938, la cantidad total de sindicatos legales creció de 670 a 932 y el número total de sus miembros de 84.699 a 125.978. Estadística Chilena, junio de 1947, p. 100.

469 Frente Popular 6.1.1937; 15.3.1937; 9.4.1937; 7.7.1937.

470 Juan Díaz Martínez, “Treinta Meses de Acción en Favor del Proletariado de Chile”, Santiago, 1939, pp. 34-36.

471 Ravines, op. cit., pp. 325-327.

472 Ibid. p. 328.

473 Frente Único, tercera semana de julio, 1935; Bandera Roja primera semana de mayo, 1936.

474 Boletín Interno del CC PCCh – Año I, número 2, 1937, pp28-31.

475 Frente Popular 29.7.1937, 27.8.1937; ver también los hechos en Barricada, Santiago, (una publicación FJS) para septiembre, octubre y noviembre de 1937.

476 Claridad 24.6.1938; Barricada, segunda quincena de septiembre, 1937.

477 Ver Marta Vergara, Memorias de una mujer irreverente, Santiago, 1962, pp. 135-6. Ver también “La Mujer Nueva”, Santiago, 8.11.1935.

478 El LDDH sostenía haber ayudado a unas 2.000 víctimas de persecución por parte del gobierno a fines de 1937. Frente Popular 13.12.1937. Figuras destacadas de la AICh incluían a Pablo Neruda, Alberto Romero, Vicente Huidobro y Pablo de Rokha. Ibid. 4.11.1937.

479 Según Frente Popular 4.1.1937, estaban entre los asociados a la campaña algunos prestigiosos historiadores conservadores, como Eugenio Pereira Salas y Ricardo Donoso.

480 Ravines op. cit. p. 313, p321.

481 Ibid. pp. 336-338.

482 Ver, por ejemplo, Marcos Chamudes, Chile, una advertencia americana, pp. 39-50.

483 Entrevista realizada por Wilfredo Mayorga a Oscar Sagues, director de Investigaciones (seguridad interna) bajo Aguirre Cerda. Ercilla no 1618, 8.6.1966.

484 Ibid. Ver también, el artículo de J. C. Jobet “El PS y el Frente Popular en Chile”, en Arauco, Santiago, febrero de 1967.

485 Entrevista a Hernán Ramírez Necochea, Santiago 1972. Según datos recientes, esta versión sobre la actuación de Cazón debería ser revisada con mayor detención. En efecto, actualmente Víctor y Lazar Jeifets nos informan que M. Cazón –cuyo verdadero nombre era Jan Jolles- llegó a Chile antes del arribo de Ravines, compartiendo con este la tarea de adecuar al PC chileno a la nueva línea de Frente Popular y la lucha antifascista. Hay, al parecer, acuerdo en sostener que Cazón se excedió en sus actuaciones propiciando acercamientos con militares pro ibañistas, lo que suscitó enojo en la dirigencia comunista local, pidiendo su alejamiento del país, lo que habría ocurrido en 1936 y no dos años después. Conste, en todo caso, que la fuente señalada por Barnard es Hernán Ramírez. (Nota de los traductores).

486 Vergara, op. cit. p. 120.

487 Ravines, op. cit. p. 321.

488 Claridad 16.3.1938, 24.3.1938.

489 Frente Popular 22.2.1938.

490 Boletín de la Comisión Nacional de Organización No. I, mayo de 1936

491 Ibid.

492 Bandera Roja cuarta semana de mayo de 1936; 20.6.1936. Tercera semana de agosto, 1936.

493 Boletín interno del CC, año I, No. 2, sin fecha, p. 20.

494 Ver, por ejemplo, Boletín de Departamento Regional de Organización del PCCh, Santiago, febrero de 1938.

495 Bandera Roja cuarta semana de mayo de 1936.

496 Boletín de Departamento Regional de Organización del PCCh, Santiago, febrero de 1938.

497 El Congreso de la Victoria. Resumen de los informes, discusiones y resoluciones del X congreso del PCCh, Santiago, 1938, p. 15.

498 Ibid. p. 44.

499 Ibid. p. 45.

500 Ibid. p. 44.

501 Carlos Contreras Labarca, Principios, julio/agosto de 1967, p29.

502 A veces, sin embargo, la perspectiva del PCCh sobre los feriados patrióticos era diferente. El Día de las Glorias Navales en 1937, por ejemplo, fue utilizado para celebrar el Motín Naval de 1931. Frente Popular 21.5.1937.

503 Boletines del Congreso. Diputados, Sesiones Ordinarias, 1938. Volumen I, p797. Ver Bandera Roja 4.6.1936 y Frente Popular 4.6.1937 por el comentario del PCCh sobre la República Socialista.

504 Para descripciones de persecuciones por parte de la policía, ver Bandera Roja de la cuarta semana de mayo de 1936, segunda semana de julio de 1936, primera semana de agosto de 1936, Frente Popular, Concepción, 25.12.1937. Glaufbauf, uno de los miembros del equipo de la Comintern, fue lo suficientemente desafortunado para caer en manos de la policía, fue torturado y luego exiliado. La Opinión 6.9.1935; 7.9.1935.

505 No existen estadísticas oficiales de las elecciones municipales de 1935. Se llegó a la cifra de aproximadamente 4.000 votos del PCCh mediante un estudio exhaustivo de prensa regional.

506 Sergio Guilisasti, Los Partidos Políticos Chilenos, Santiago, 1964, p. 319. Los seis diputados eran Juan Guerra, Amador Pairoa, Andrés Escobar Díaz, José Vega Díaz, Marcos Chamudes y Carlos Contreras Labarca. Luego se les unió Oscar Baeza, electo como socialista.

507 Estadística Chilena, junio de 1938, p281.

508 Frente Popular, Iquique, 18.7.1937. El salario de los congresistas era de 2.000 pesos y los diputados del PCCh recibían 700 pesos.

509 Bandera Roja segunda semana de mayo de 1936.

510 Boletín Interno del CC PCCh  – Año I, No. 2, p28.

511 El Popular, Antofagasta, 19.12.1938.

512 La Hora 7.9.1937.

513 Boletín del CC PCCh, marzo de 1936, No. 8.

514 El embajador británico, por ejemplo, informó que Ross le había contado que consideraba necesario disolver el Congreso, que la democracia era impracticable en Chile y que el país necesitaba un giro brusco a la derecha. FOR FO 371/18664, A 6375/11/9, despacho de Bentinck a Sir John Simon, con fecha 12.7.1935. Ver también Donoso op. cit., II, pp. 178-179.

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search