Version classiqueVersion mobile

Diálogos compartidos en Nuestramérica

 | 
Sandra Iturrieta Olivares

Ponencias

Los pensamientos emergentes y proyecciones futuras

Alejandra Ruiz Tarrés, José Luis Cabrera Llancaqueo, Karla Henríquez Ojeda, Pedro Canales Tapia et Sandra Iturrieta Olivares

Texte intégral

Introducción

  • 2 Grupo de Trabajo Intelectualidades Emergentes en Nuestramérica. Para más detalles ver: https://www. (...)

1En este acápite ofrecemos una síntesis analítica del material incorporado en este libro, mostrando su vínculo con la visión conceptual del Grupo de Trabajo Intelectualidades Emergentes en Nuestramérica (GTIIEE)2, así como con el capítulo de Eduardo Devés, mentor y precursor de esta iniciativa académica colectiva. Se ponen a disposición diferentes formas de acercarse a mirar y comprender Nuestramérica, desde diversos lugares de enunciación e intelectualidades que hoy disputan no sólo espacios institucionales, sino también los sentidos y métodos del conocimiento, las agendas políticas, y la creación de ideas contrahegemónicas.

2En consecuencia y con la finalidad de poner en escena, valorar, pero sobre todo abrir espacios para la articulación y encuentro de pensamientos emergentes, las propuestas acá contenidas y los proyectos de transformación que sostienen, confluyen en este primer recuento de la trayectoria del GTIIEE, que como se señalara principio, fue pensado por Sandra Iturrieta Olivares, a partir de la publicación mensual de las columnas de opinión Emergencias, donde colaboraron generosamente diversas personas de nuestro continente.

  • 3 Para más detalles ver: https://www.ideausach.cl/grupo-de-trabajo-emergencias

3Con todo este rico material a disposición, se decidió hacer un libro que reuniera las Columnas Emergencias que han sido publicadas mensualmente durante tres años por el Grupo de Trabajo, en la página web del Instituto de Estudios Avanzados (IDEA) de la Universidad de Santiago de Chile (USACH)3. Se decidió además integrar otros materiales producidos-recogidos a lo largo del camino recorrido, que ilustran en conjunto sobre los distintos énfasis que ha caracterizado el quehacer de este grupo. De este modo han sido incorporadas tres ponencias, de las veintiocho presentadas en las cinco jornadas realizadas hasta ahora. Las tres ponencias seleccionadas en esta ocasión representan identidades que concebimos como expresión de intelectualidades y pensamiento emergente en Nuestramérica. Es decir: indígenas, mujeres, afrodescendientes y jóvenes. Además, estos tres escritos simbolizan una creación colectiva contrahegemónica, puesto que aun cuando cada persona habla desde un territorio y un locus de enunciación, existen entramados sumergidos y diálogos compartidos.

4En cuanto a las columnas, cabe mencionar que éstas no son fruto de un proceso de selección después de impulsar una convocatoria amplia para recolectar varias propuestas, sino que más bien el proceso fue inverso. Se seleccionó a personas cuyos pensamientos cumplieran con los criterios que orientaban las columnas cada año, y cada integrante del Grupo de Trabajo solicitó personalmente los textos. En cuanto a la escritura, aun cuando había una línea editorial orientadora, una cualidad de las Emergencias es que corresponden a documentos trabajados con mayor libertad literaria y creativa que la escritura académica formal. Así, por ejemplo, hay columnas que incorporan poesía para interpelar el fenómeno social sobre el cual se reflexiona, hay también escrituras más ensayísticas, y otras que expresan pensamientos sobre diversos acontecimientos sociales plasmados con un estilo libre en formato columna de opinión.

5Considerando que las ideas son abstracciones/acciones, cuya comprensión no puede prescindir de las circunstancias que las provocan y del designio que la ha inspirado, ya que de lo contrario tendremos sólo un perfil vago y abstracto de ellas (Gaos, 1980), es que nos hemos preguntado: ¿Quiénes han escrito las Emergencias y sobre qué temas escriben?

¿Quiénes han escrito las emergencias?

6Como hemos dicho con antelación, las personas que han sido convocadas para escribir las columnas agrupadas bajo el rótulo de Emergencias, lo hacen desde determinadas superficies de enunciación. Para hacer visible aquello es que a continuación damos cuenta de un perfil general de ellas:

7De las 36 columnas publicadas, 20 (56 %) fueron escritas por personas cuyos nombres corresponden al género femenino y 16 (44 %) corresponden al masculino. Ello vendría a desmitificar a lo menos preliminarmente, la idea referida a que las mujeres escriben menos que los hombres.

8Al clasificar las columnas de acuerdo al área profesional de sus autores se obtiene la siguiente caracterización:

Tabla N° 1. Área profesional de quienes escriben las columnas

9Por otra parte, las columnas provienen de personas preponderantemente de nacionalidad chilena, aun cuando hay presencia de otros países de Nuestramérica. Al revisar la concentración de las columnas por países y año de publicación es posible dar cuenta de que, en un inicio, el GTIIEE poseía redes más bien nacionales por lo que las publicaciones se centraron en personas chilenas. El año 2017 se decide ampliar la convocatoria hacia otros países del continente, diversificando las superficies de enunciación de los discursos. En el año 2018, se tiende nuevamente a la concentración en el territorio chileno. Ello se aprecia en la siguiente tabla:

Tabla N° 2. Número de columnas según país-nacionalidad de quienes la escribieron y año de publicación.

10En lo relativo a la actividad profesional de estas personas, mayoritariamente escriben quienes tienen vínculo laboral con universidades desempeñándose en el ámbito académico, seguidas de estudiantes de doctorado, magister y licenciaturas en diversas universidades; además del editor de una revista. La tabla siguiente muestra las frecuencias:

Tabla N° 3. Actividad profesional al momento de la escritura.

¿Quiénes son las personas destinatarias de estos pensamientos?

11Por otra parte, considerando que todos los discursos orales o escritos, están dirigidos explícita o implícitamente a alguien o “alguienes”, es que nos hemos preguntado quienes son las personas destinatarias de tales pensamientos. Ello se ilustra en la tabla siguiente:

Tabla N° 4. Personas destinatarias de los pensamientos.

12Conforme a las intencionalidades del GTIIEE, la mayor parte de las Emergencias son escritas pensando en que serán leídas, de modo no excluyente, por público general. Destacándose también aquellas dirigidas a la academia y las intelectualidades.

¿Sobre qué temas escriben?

13Tomando las ideas algunas veces latentes, en otras oportunidades explícitas, y en ocasiones textuales de las personas convocadas para escribir estas columnas, y en el afán de hacer una síntesis de ello, es posible sostener que abordan diferentes fenómenos vinculados a actorías sociales de indígenas, jóvenes y mujeres.

14Entendida la actoría social como una cotidianeidad donde las personas desarrollan pensamientos, conductas y acciones basadas en un algún tipo de compromiso y participación social, es posible sostener que en relación a lo indígena, las ideas allí vertidas se refieren a nuevas formas de construir, habitar y pensar la resignificación de ser mapuche; a la autonomía ante diversas formas de colonización; a las propuestas de trabajo, y compromiso político e identitario, en contextos latinoamericanos indígenas y también mestizos. Se plasma además el debate feminista y el desafío de ser mujer mapuche, que lucha contra el patriarcado también presente en estas comunidades.

15En cuanto a la juventud, esta es abordada de modo específico en referencia a los problemas que enfrentan en territorios rurales. En tanto que, desde una dimensión más global, se pone el acento sobre los modos de inclusión/exclusión política de las juventudes y las propuestas que desde allí emergen.

16Mientras que la actoría social de las mujeres, es interpelada desde los pensamientos de mujeres intelectuales; desde los impedimentos que a través de la historia han existido para que puedan estudiar y poner en juego sus ideas en las sociedades en las que se han desarrollado. Las columnas también dan cuenta del modo en que algunas mujeres han asumido como espacios de aprendizaje todo sitio que les permita reflexionar, crecer y pensar, aun cuando la historia y la literatura ilustran sobre las diversas pruebas que ellas han debido sortear, vinculadas a demostrar sus inteligencias y sabidurías. Además, la actoría social de las mujeres, es abordada en estas columnas a través de un homenaje a una mujer Lenca, asesinada por ser la lidera defensora de los ríos y cursos fluviales en Honduras.

17Por otra parte, las columnas publicadas en estas Emergencias presentan diversas ideas relativas a temáticas tales como construcción de subjetividades; cambios políticos; democracia y racismo.

18Respecto a la construcción de subjetividades, se plantean problematizaciones desde dos lugares: el primero, como una construcción que se enfrenta a la exclusión patriarcal; el segundo, desde la nostalgia, como posibilidad de desarrollar una mirada crítica que permita pensar en una alternativa social y política para dar sentido a un mundo cada vez más incierto y cambiante.

19Entretanto, los cambios políticos vivenciados en nuestras sociedades, son examinados desde el contexto de la crisis representacional de la política partidista en la actualidad, que llevarían a cuestionar los modos de hacer política. Se planea entonces la necesidad de examinar la democracia y la validez del voto como ejercicio democrático. Igualmente, los cambios políticos son analizados desde el racismo, que sería incentivado por la política partidista. Se sugiere reflexionar sobre las influencias de las TICs en torno a estos fenómenos.

20Las emergencias publicadas invitan además a debatir sobre distintas institucionalidades presentes en las sociedades Nuestraméricanas, tales como: los modos de organización social; el estado chileno; las universidades y disciplinas de las ciencias sociales.

21En cuanto a los modos de organización social, se aboga por la construcción de una sociedad de paz a partir de la convivencia con otras personas, donde la interculturalidad debiera ser la nueva forma de entenderla. En relación al estado chileno, las columnas ilustran sobre la ayuda interesada que desde esta institución se ofrece en catástrofes naturales. Asimismo, argumentan el modo como esta institucionalidad vulnera de los derechos laborales de profesionales y las personas destinatarias de sus trabajos.

22A su vez, las universidades son debatidas como institucionalidades simbólicas patriarcales persistentes en la formación de estudiantes de ciencias sociales, en que estaría cada vez más ausente la noción de universidad, concebida como espacio de encuentro de ideas y sentidos.

23Con un raciocinio similar son interpeladas algunas disciplinas de las ciencias humanas tales como la historia y los efectos que habría tenido la globalización en su desarrollo. Mientras que, de un modo específico, se analiza la superposición de tres concepciones que han definido la historia contemporánea del islam. Igualmente se cuestiona el racismo científico y las prácticas de la antropología actual, y se propone el realce de la sociología de la imagen, donde la imagen, es política, es lo cotidiano y una interpretación imperecedera.

24Por otra parte, siempre en el campo de lo disciplinar, se propone avanzar desde la idea de una sociedad Nuestraméricana en permanente crisis, hacia la idea de la emergencia de la crisiología como disciplina que permitiría contribuir al desarrollo del pensamiento crítico social para potenciar la reflexión sobre la cultura efímera.

25Igualmente, las columnas publicadas en Emergencias esbozan algunos conceptos tales como posverdad, sus definiciones y alcances. Además, se incluye el pensamiento poscolonial y el giro decolonial, articulándolos con desarrollos conceptuales y teóricos previos, y con procesos de investigación específicos. También se alude a la antropofagia como conducta cultural entre quienes estudian a las sociedades y comunidades en su sitio y tiempo.

26Finalmente, una preocupación transversal en las columnas publicadas se refiera a la conceptualización de nuestra américa como: pensamientos emancipatorios; pensamientos emergentes y silenciados; vocación olvidada; lugar que es el origen de la emergencia indígena y el neoindigenismo, donde existe la presencia de filósofos relevantes, un pensamiento emergente afroamericano, y de mujeres, que son expresados desde a marginalidad y exclusión. Por ello se insta a la problematización de la conquista y sus implicancias en los significados de la memoria y las construcciones identitarias.

¿A qué se oponen?

27Según Roig (1984) existen a lo menos dos tipos de discursos antitéticos: aquellos en que se invierte la jerarquía de valores, es decir los anti-discursos; y los que se organizan sobre la base de la crítica a los supuestos del discurso dominante, que corresponderían a los discursos contrarios. Considerando que las Emergencias, dada la naturaleza conceptual e ideológica que las sustenta, representan discursos contrarios, nos hemos preguntado a qué se oponen las ideas presentes en ellas.

28De modo sintético es posible sostener que se oponen a algunos sistemas de ideas (Devés y Kozel 2018), y a vivencias experienciadas en Nuestramérica. Entre los sistemas de ideas a los que se oponen estos relatos se encuentran los discursos hegemónicos, y distintos modos de pensamientos.

29A las críticas en torno a hegemonías discursivas concurren las Emergencias que cuestionan a las ciencias sociales que entronizan prácticas conversadoras en el estudio de sociedades y comunidades, ya que reproducirían el orden establecido e impuesto “desde arriba”. Igualmente, estas columnas objetan el discurso desarrollista, la revolución verde, y el adulto-centrismo, como discursos reproductores del actual ordenamiento social. Del mismo modo, las ideas vertidas en estos escritos, son contrarias a los discursos tradicionalistas, mapuche y no mapuche, que erigen propuestas “rebeldes” sobre escenarios que, en definitiva, son los nodos (patriarcales, machistas) que se cuestionan y critican actualmente.

30El patriarcado y el machismo ocupan un lugar central en estos discursos contrarios vertidos en estas columnas, oponiéndose a la manifestación de operaciones selectivas que descartan la presencia de mujeres pensantes. A autoritarismos patriarcales y las desigualdades producidas por la sociedad occidental patriarcal blanqueada. Además, a la sociedad colonial, conservadora y excluyente de la otredad en su conjunto.

31Igualmente, estas Emergencias contienen múltiples discursos contrarios a formas de pensamientos emergentes pero dualistas, es decir, que sólo visibilizan al pensamiento intelectual “con poder”. También disienten de la temporalidad finita de las ideas como una categoría que considera un pensamiento como añejo o pasado. Igualmente, se oponen a visiones incompletas, parcializadas y discriminadoras. Asimismo, a ideas basadas en la razón y pensamiento moderno. Del mismo modo, se contraponen al eurocentrismo y la arabización de la religión islámica; y a la multiculturalidad estando a favor de la interculturalidad. Entretanto, también se refuta el uso abusivo del poscolonialismo y decolonialismo como corrientes teóricas usadas por simple repetición de categorías y traslape automático de marcos conceptuales. También se expresa oposición a las ideas que instalan la nostalgia solamente como una relación activa con un pasado o un lamento por una pérdida y no ven su potencia. A la par, los discursos objetan las ideas que sustentan interacciones vacías en el espacio universitario y la ausencia de debates honestos en tales contextos.

32Entre las vivencias experienciadas en Nuestramérica, los discursos vertidos en estas columnas se oponen a las invenciones de las otras personas; a la falta de autonomía; a procesos colonizadores; a la forma de la actual democracia. Igualmente son discursos contrarios a la vulneración de derechos; a la represión y muerte, y a los privilegios de quienes producen conocimientos.

33En cuanto a las invenciones de las otras personas, los discursos objetan la construcción de categorías sociales basadas en imaginarios que tipifican estereotipadamente a las otras personas provocando discriminación; racismo; miedo a quienes son diferentes, y a quienes provienen desde el extranjero. Todo lo que acarrearía xenofobia y racismo; llegando incluso a producirse una banalización del racismo, lo que finalmente conformaría ideas neoracistas, y vulneración de derechos.

34Por otra parte, los discursos contrarios presentes en estas columnas, se oponen a la falta de autonomía producida por la memoria de opresión y subalternización, sostenida en una visión esencialista. Desde allí que son contrarios a la dependencia capitalista que dicha conexión genera en culturas que tienen pocas posibilidades de autonomía material y cultural. Por tanto, se contraponen a la cultura europea occidental; la cultura civilizadora europea; a la filosofía europea ajena al contexto latinoamericano. Es decir, son discursos contrarios a la visión eurocéntrica, y a la historia de la “occidentalización”. Entretanto que también se oponen al modo importado de hacer política conservador y desgastado que excluye a las juventudes periféricas.

35En el mismo sentido, estos discursos se oponen a los procesos colonizadores que niegan la existencia de lo indígena en el contexto latinoamericano. Asimismo, a la negación a la que tuvieron que recurrir personas mapuches producto de la colonización, y por tanto a los efectos del colonialismo interno e internalizado sobre las culturas locales.

36Desde otra arista, los discursos contenidos en esas columnas discrepan de la forma de la actual democracia. Se oponen al neoliberalismo y al modo que se pasó de la transición a la democracia, luego de la dictadura chilena. Del mismo modo que son contrarias a los sistemas de votación ponderados, puesto que invisibilizan intenciones de las personas y su decisión de voto particular.

37Conjuntamente, estos discursos con contrarios al modo como se diseñan y se instruye la ejecución de las políticas sociales en Chile, ya que vulneran los derechos laborales de profesionales y de las personas que el mismo Estado ha definido como destinatarias de tales políticas. Como igualmente, al neoextraccionismo transnacional, que acecha, agobia y explota territorios indígenas en toda Nuestramérica. En el mismo sentido, son contrarios a la represión y muerte de líderes indígenas.

38Finalmente, estas Emergencias se oponen a los privilegios arbitrarios que se otorga el sujeto cognoscente en la producción de conocimientos. En tal sentido, se contraponen al cientificismo europeo y blanco, y a las propuestas epistemológicas lineales, tradicionales y esquemáticas de la imagen y de la dinámica social en construcción, diálogo, tensión e incluso contradicción. Igualmente, impugnan el statu quo y el control que los hombres han tenido históricamente sobre del saber, el conocimiento y su trasmisión.

¿Cuáles son sus mandatos o el deber ser subyacente a sus relatos?

39Considerando que los pensamientos, se articulan sobre la base de sistemas de ideas que representan cosmovisiones e ideologías, y que por tanto no gozan de neutralidad valórica, es posible preguntarse cuáles son los mandatos o el deber ser subyacente en estas Emergencias.

40Éstos se expresan en torno a la cotidianeidad como categoría abarcadora; a las actorías sociales de mujeres; juventud indígena; intelectuales y sus pensamientos emergentes. Igualmente, en torno a Nuestramérica, y a la inmigración.

41En cuanto a la cotidianeidad, se mandata a relevar la importancia hacer cotidiana la resistencia hacia la globalización, realzando las visiones propias de las personas involucradas. En un sentido similar se exhorta a considerar que las palabras no sólo hablan de la realidad, sino que también la construyen, por tanto, la instalación de la posverdad afecta no sólo a la verdad y a la vida individual, sino y fundamentalmente a la vida en sociedad y a la democracia.

42Respecto de las actorías de las mujeres, los mandatos subyacentes presentes en las columnas corresponden a que las mujeres no tienen por qué ser como las normas dicen que deben ser y hacer. Se exige más que el mero reconocimiento de las diferencias, debiendo instalarse mecanismos plurales de convivencia que integren la complementariedad, la reciprocidad y el respeto por las autonomías. Así, urgiría potenciar la necesaria autonomía del pensamiento de las mujeres, lo que supone la deconstrucción del androcentrismo presente en la formación profesional. Es necesario además romper con trabas y mordazas patriarcales-coloniales, reconociendo que las mujeres en planos de discusión, investigación y ciencias, han aportado al debate y ofreciendo nuevas miradas.

43Por otra parte, las Emergencias exhortan a reconocer a la juventud periférica desde sus propios modos de vida y quehaceres. Especial consideración se debiera tener hacia la juventud rural que quiere vivir dignamente en el campo.

44Igualmente, estas columnas recomiendan el reconocimiento constitucional de los pueblos indígenas por parte del estado chileno, siguiendo el ejemplo de la historia de colonización inglesa, que favoreció la emergencia de autonomías indígenas reconociéndolas desde un inicio. En tal sentido, preconizan la necesidad de observar que las personas indígenas y habitantes de las tierras que fueron “conquistadas” se apropian de la tensión con quienes representan la cultura europea civilizadora, permitiendo un quiebre, por tanto, es necesario atender a su propia historia de lo vivido en el “descubrimiento de América”. Ello permitiría aprender que las nuevas formas de habitar, resignifican el ser mapuche, se muestran y enfrentan en la cotidianidad como nuevas formas de construir desde la descolonización. En razón de ello, habría que valorar la interculturalidad para reconocer el lugar y existencia de los distintos pueblos, lenguas, historias, credos, etcétera. No obstante, también habría instar al movimiento mapuche y su proceso de emancipación, al examen sobre el modo de entender y aceptar el feminismo dentro de una lógica que concede roles tradicionales a las mujeres.

45Referente a las actorías intelectuales, se les mandata a oponerse a los discursos y conductas coloniales que se dan desde el poder y desde las sociedades. Asimismo, a interpelar el conjunto teórico poscolonial y decolonial desde los materiales, contextos y problemáticas específicas de las experiencias de investigación. Igualmente se insta a juzgar como un error abandonar el estudio de la globalización y sus diversas facetas, y reemplazarlo tajantemente por otro basado en el nacionalismo extremo. Entretanto, se instiga a relativizar la concepción de crisis latinoamericana quedando en el lugar de lo efímero, de lo inmaterial circunscrito al universo simbólico de cada persona. A la par, se advierte sobre la conveniencia de profundizar reflexiones sobre las experiencias subjetivas del tiempo y del espacio en el contexto actual, desde la nostalgia, haciendo posible un cuestionamiento crítico más amplio sobre la modernidad, el desarrollo y el progreso. Finalmente se mandata a la apertura en el ejercicio de pensar e interpretar la realidad latinoamericana, empleando nuevas epistemologías y metodologías; a advertir la ausencia de definiciones éticas de Universidad; y a poner en discusión la idea de que la protección social sea un bien de mercado susceptible de ser licitado al mejor postor, como asimismo el rol profesional que cabe en ello.

46En cuanto a los pensamientos emergentes, se mandata a apelar a la moral de la emergencia, que además de hacer hincapié en la necesidad de esclarecer valores comunes, implica un compromiso y quehacer social fuertes. Por tanto, habría que observar el pensamiento emergente como infinito, sincrónico y diacrónico a la vez, considerando las tensiones dialécticas que se dan en las tramas de poder, y la temporalidad infinita que permite dar cabida al pensamiento emergente como un pensamiento dinámico y abierto, que incorpora lo nuevo, lo emergente (silenciado) y lo pasado. Por otra parte, se mandata además a reflexionar sobre incluirse o no a la sociedad red para luego confluir en la consolidación de una contra-emergencia.

47En lo relativo a Nuestramérica, se exhorta a la necesidad de examinarla realzando elementos del continente que hablan de una historia común, que no es solo coincidencia territorial con el pasado. En tal sentido, se insta a reconocer que la filosofía latinoamericana se está enriqueciendo, antes se cuestionaba si era posible, hoy está presente. Por otra parte, se impulsa a consignar que el sistema neoliberal en Nuestramérica es un modelo que depreda la flora, fauna y todo tipo de recursos naturales, en suelo indígena y no indígena.

48Finalmente, la inmigración también es objeto de mandatos expresados en estas columnas. Entre ellos destacan la necesidad de acoger a quienes han inmigrado sin importar las condiciones económicas disminuidas del país de origen. Por tanto, hay que favorecer la apertura al diálogo con quienes han inmigrado, lo que permite que portemos riqueza intercultural. En tal sentido, se debe erradicar la ideología racial y racista como corriente de pensamiento que pone en peligro al planeta.

¿Qué proponen?

49Sobre la base de que las ideas son a su vez abstracciones de la realidad y orientaciones para la acción, es decir que tienen una dimensión inmaterial y otra que genera movimientos y proposiciones, es que nos hemos preguntado cuáles son las propuestas que de modo explícito o subyacente han sido plasmadas en estas Emergencias.

50Entre las variadas propuestas es posible identificar aquellas vinculadas más bien a cambios a nivel de los sistemas de ideas, que se distinguen de las dirigidas hacia actorías sociales, como una dimensión activa de las ideas basadas en el compromiso y participación social de las personas.

51En relación a los cambios propuestos en los sistemas de ideas, destacan aquellos dirigidos a la igualdad; los pensamientos emergentes; a los pensamientos de mujeres; a la democracia; a Nuestramérica y a la descolonización. Mientras que las propuestas dirigidas hacia las actorías sociales abarcan a indígenas; jóvenes y niñez, y profesionales. Ligadas a esta última categoría, se elaboran propuestas relativas a las formas de producir conocimientos.

52Como un ideario abarcador se propone en relación a la igualdad, aspirar a su renovación diaria, para la construcción de una sociedad de paz y aceptación de la diferencia.

53En cuanto a los pensamientos emergentes, se plantea considerar que las emergencias y sus propuestas abrirán nuevos marcos de comprensión y nuevas estrategias de acción. Por ello se sugiere que haya definiciones colectivas de pensamientos emergentes, para llegar a generar una contra-emergencia que dispute espacios económicos, sociales y culturales.

54En lo que dice relación con los pensamientos de mujeres, se propone considerar que éstos se caracterizan por tener afinidad con los márgenes y aperturas que sitúan las reflexiones en lugares poco habitados, y que por tanto tendrían formas de interpretación mediadas por la experiencia personal de vivir en un cuerpo sexuado en femenino. En tal sentido se propone reflexionar en torno al rol de las mujeres ilustradas en contextos coloniales, conservadores y patriarcales, para realzar los pensamientos con los que se revelaron en sus épocas, ya que, aunque en apariencia mantuvieron las formas, en sus interiores, en sus conciencias y en su intimidad, sus vidas fueron gritos de rebeldía al orden establecido por los sabios hombres de su tiempo.

55En torno a la democracia, se propone considerar que la transición a la democracia postdictadura pretendió cambiar la relación entre los pueblos indígenas y el estado chileno. Se plantea además que la juventud tenga posibilidades de inclusión política por propia opción y no por destino heredado. En relación al contexto universitario, se manifiesta la necesidad de que un voto sea equivalente a una persona como ejercicio agonista en la participación política ciudadana dentro de tales contextos.

56Respecto a Nuestramérica, se sugiere reconocer el escenario histórico-social, los grupos sociales subalternos que comienzan a visibilizarse, el desdibujamiento de lineamientos republicanos coloniales producto del neoliberalismo, y el diagnóstico de la situación de los pueblos y comunidades en los entramados nacionales, como pilares que explican la emergencia de pensamientos en la región. Igualmente, se manifiesta la necesidad de evidenciar la vocación Nuestraméricana sus implicancias y alcances, como facetas de algunas mujeres del continente poco exploradas y poco enseñadas. En el mismo sentido se plantea poner en relieve la figura de filósofos latinoamericanos que comparten un sentipensar ontológico propio de la región. Finalmente, se aspira a desarrollar la solidaridad e interculturalidad en este Sur continente.

  • 4 Ver Emergencias 23: "Sobre evocaciones poscoloniales y decoloniales. una nota"

57Para hacer posible lo anterior, se propone decolonizar y deconstruir matrices y lineamientos impuestos por la cultura europea civilizadora, desarrollando nuevas formas de resistencia, así como dando reconocimiento a nuevas formas de construir y habitar identidades Nuestraméricanas. Pero también construyendo una mirada crítica de los instrumentos de análisis del “conjunto teórico poscolonial y decolonial desde los materiales, contextos y problemáticas específicas de las experiencias de investigación” (De Oto, 2017)4, de manera de no caer en una reiteración de marcos conceptuales sin discernir los contextos de su aplicación.

58En lo referente a las actorías sociales, como una dimensión activa de las ideas basadas en el compromiso y participación social, se propone en torno al mundo indígena, el análisis de un nuevo habitar como eje de la construcción y resignificación de las personas mapuches urbanas. Además de poner en discusión la tensión entre feminismo y tradición indígena, así como denunciar asesinatos de la dirigencia indígena en contextos de crisis extraccionista y deterioro medioambiental. En suma, se propone desarrollar actitudes favorecedoras ante lo indígena.

59En lo tocante a la juventud y niñez, se argumenta la necesidad de considerarles como personas situadas histórica y políticamente, y facilitar procesos que reconozcan sus capacidades para construir alternativas.

60Por otra parte, la actoría social profesional es instada a dar cuenta de batallas culturales de resignificación de espacios, y a confrontar el proceso de formación profesional, trabajándolo no como meros contenidos cognitivos, sino como modos de habitar el mundo. Se propone además modificar la manera como son diseñadas y ejecutadas las políticas sociales en Chile, para evitar un Estado ejerciendo violencia simbólica sobre profesionales y las personas destinatarias de sus trabajos.

61Ligada a la actoría profesional, se elaboran propuestas para el campo de la producción de conocimientos, en que se insta a dotar de reflexividad y rigurosidad el pensamiento crítico para alejarlo de concepciones efímeras. Se propone también no renunciar a seguir investigando el tema de la globalización, ya que ésta no es necesariamente “global”. Igualmente, se planea considerar que los procesos de diáspora ofrecen una oportunidad para pensar en la circulación de personas y flujos humanos en el largo plazo. En el mismo sentido, se sugiere el estudio de la nostalgia como entrada para interrogar la sociedad actual. Desde otra perspectiva, se propone democratizar la producción de conocimientos evidenciando la condición histórica en contextos coloniales, del saber, de los estudios y la sabiduría en general, cuestión reservada exclusivamente para hombres en ese escenario. Asimismo, se indica la necesidad de visibilizar científicos negros en la ciencia y ciencia de élite, y potenciar aprendizajes alternativos a la antropofagia.

62Ahora bien, al hacer una análisis transversal de las ponencias de Valentina Bulo, Rodolfo Meriño y Claudio Alvarado Lincopi, lo primero que asoma es el enfrentamiento al problema de reconocer la pertinencia de acercarse no sólo a observar, sino que ir más allá, a escuchar con atenta apertura ideas, pensamientos, cuerpos, sujetos, que en el largo alcance de una historia colonial de más de 520 años; según Alvarado Lincopi en el marco de “una academia colonial que invisibiliza, niega e inferioriza la voz de lo indio; (…) nos cataloga como voces no oficiales y no objetivas”, y “ha racializado cuerpos y pensamientos” en palabras de Meriño. Al mismo tiempo, en el acto de reconocer tanto las propias como las otras voces, de acercarse a conocer sus planteamientos, no sólo como material que nutra una producción intelectual, sino como creación y propuesta en sí misma, bajo sus propios parámetros, ajenos al orden hegemónico del saber, se abren perspectivas emancipatorias, colectivas, descolonizadoras.

63Valentina Bulo que participó en las primeras jornadas, planteó la problematización de pensar la emergencia y específicamente el pensamiento emergente no como la aparición, “el brote” del mismo, sino más bien a partir de la fuerza que está empujando a la emergencia propiamente tal. Esa fuerza que se despliega en un mundo sumergido resulta fundamental para comprender los contenidos, las tramas, la potencia de aquello que en ese espacio se construye. Para hablar sobre esta fuerza que empuja, Bulo acude en primer lugar al pensamiento del conocido filósofo argentino: “Arturo Roig va a decir que en Nuestramérica la voluntad de emergencia ha sido desconocida sistemáticamente, especialmente por la academia, y en el mundo colonizado los recomienzos de emergencia han sido sucesivas fisuras o quiebres con respecto a una totalidad opresiva que impiden las distintas formas de emergencia”, sostiene la autora. Y luego agrega que una de las características de la emergencia en el pensamiento en Roig es el disenso, o sea, “la afirmación utópica y la afirmación de la alteridad, lo que no está comprendido en los márgenes de una lógica imperante y estaría expresada como resistencia”.

64Por su parte, Rodolfo Meriño, quien participó de las II Jornadas en el día dedicado a pensamientos e investigaciones sobre descolonización; afirmado en lecturas de Frantz Fanon, invita a la reflexión desde la racialización de los cuerpos y los pensamientos, así como los procesos para su descolonización. Para dar cuenta de tales fenómenos, dice el autor, lo primero es reconocer la colonización y sus efectos perversos sobre los cuerpos/sujetos y pensamientos racializados. Y agrega, citando a Fanon: “Todo pueblo colonizado, es decir, todo pueblo en cuyo seno ha nacido en un complejo de inferioridad debido al entierro de la originalidad cultural local, se posiciona frente al lenguaje de la nación civilizadora, es decir, de la cultura metropolitana (Fanon, 2009, 50)”. Nuevamente está presente una fuerza opresora que pormenoriza, anula, invisibiliza cuerpos y pensamientos de ciertos grupos étnicos, pero cuya potencia colonizadora abarca incluso la forma de referirse a sí mismos. En otras palabras, incorpora hasta un punto significativo la racialización y colonización.

65Entretanto Claudio Alvarado Lincopi, que participó en las IV Jornadas donde se debatía sobre la noción de “autonomía”, habla directamente desde el sujeto subalterno, el pensador indígena urbano que no tiene cabida en las reflexiones “objetivas”, pues ha sido negada su capacidad de enarbolar ideas universales y legítimas en los marcos de la Universidad colonial. No obstante, frente a dicha característica colonial que aplasta y condiciona las posibilidades de despliegue del pensar, el autor constata la emergencia de un pensamiento mapuche en Chile cuyo brote inicial, hace tres décadas, estuvo dado por la poesía de Leonel Lienlaf y Elicura Chihuailaf, para luego ampliarse con los trabajos realizados por la Comunidad de Historia Mapuche.

66Como se puede ver, estas tres ponencias interpelan desde los márgenes y las profundidades: raciales, sociales, de género, disciplinares, institucionales. Marcan la experiencia y sentidos de un mundo colonizado, subsumido, oprimido; desde donde se construyen relatos y fuerzas contra hegemónicas que muchas veces no logran la emergencia pública de su identidad o pensamientos colectivos, más siguen avanzando sobre las condiciones de transformación, al tiempo que producen el orden posible. Es decir, dan muestra de un reconocimiento de la experiencia colonial, la opresión de pensamientos y sus efectos perversos, en palabras de Meriño.

  • 5 Paréntesis nuestro

67Se observa cierta tensión entre las propuestas contenidas en estas tres ponencias y las ideas que sobre la emergencia de intelectualidades indígenas, mujeres, afrodescendientes y jóvenes, agregando los pentecostales, plantea Eduardo Devés al comienzo de este libro, quien sostiene que “han sido poco capaces de decir su palabra y ponerla en el tapete de la discusión en los ecosistemas intelectuales locales, nacionales o globales”, pero agrega “hay algunas con infinitamente pocas (posibilidades de expresión)5 y es fácil que no se les escuche o que opten por el silencio, hasta que logren o se atrevan a articular discursos que a ellas mismas les parezca que vale la pena hacer presentes”. Pero hay un elemento más que es dispuesto por Valentina Bulo, y tiene relación con la potencia de permanecer en un estado de “no reconocimiento oficial”, mantener la producción de pensamiento propio a nivel de subsuelo, en aquel espacio receptor de los “excesos” de la sociedad instituida (como bien lo recoge de Luis Tapia).

68Ahora bien, la principal distancia que presenta la propuesta de las ponencias, buscando una generalización de elementos, con el planteamiento de Eduardo Devés es que los focos están puestos en distintos lugares. El primer foco se centra en el fenómeno de la emergencia desde lo sumergido, la experiencia colonial y racial sobre los cuerpos e ideas; mientras el segundo busca dar cuenta de que habitamos un mundo donde dichas emergencias intelectuales son posibles, porque existen mayores grados de institucionalización y participación de la polis, por la aparición de nuevas tecnologías de información y comunicación, por el crecimiento y diversificación de los “ecosistemas intelectuales”, en palabras de Devés. De manera que mientras las ponencias, en alguna medida, comparten un lugar de enunciación situado en el rescate y reconocimiento de las redes subterráneas de creación colectiva del conocimiento, bajo condiciones violentas, racializadas y coloniales; Eduardo Devés pone atención a una mayor apertura en la participación de estas intelectualidades y, junto a ellas, la emergencia de nuevas hegemonías y sus propias exclusiones. No obstante, la atención y los énfasis se instalan en distintos lugares, vale tener presente aquello señalado por Claudio Alvarado Lincopi: “más allá de que el colonizado se mueva (…), la estructura colonial pervive en su cuerpo, lo cual resulta ser la materialización del racismo, la deshumanización del otro”. Por tanto, aun cuando existan nuevos espacios y medios que pluralizan la participación de diversos grupos sociales, las experiencias coloniales no dejan de mostrar la fuerza de sus dinámicas.

69En relación a las propuestas y los desafíos que instalan los planteamientos de las tres ponencias, es posible sostener que todas y cada de ellas son expresión de pensamientos emancipatorios, colectivos, descolonizadores, presentes en Chile, en Nuestramérica actual y en el Sur Global.

70En el caso de Valentina Bulo, la autora se sitúa desde una perspectiva materialista del pensamiento, donde “vamos a ver un pensamiento que brota en el sentido que hace algo, que está removiendo, que está provocando cosas, que está produciendo realidades y que está conformando una Historia”. Desde su visión, el concebir el pensamiento como praxis, diluye la escisión entre teoría y práctica en la producción del conocimiento. Propone, además, el reconocimiento del pensamiento como un acto colectivo, a su vez como productor de realidad. Aludiendo la idea de Luis Tapia de “subsuelo” como “la geografía del reconocimiento fragmentado y local”, la autora sostiene: “Hoy miramos la realidad chilena y boliviana, y está llena de colectivos trabajando y produciendo conocimiento, (…) que no quieren ser reconocidos en términos universales, sino que tienen un trabajo local y concreto”. Esta perspectiva se enfrenta a la privatización e individualización del pensamiento, que es tan característica de la academia neoliberal.

71Frente a la academia y la Universidad colonial, se enfrentan las propuestas de Claudio Alvarado Lincopi; desde un pensamiento propio y colectivo, que se opone a las ciencias sociales y humanas “clásicas”, así como a los “mapuchógrafos” (Herson Huinca) quienes realizan “investigación extractivista”, en palabras del autor. Sostiene Alvarado Lincopi respecto al conocimiento hegemónico: “mientras que nuestras reflexiones y discusiones teóricas, políticas e históricas no tuvieran lugar en esas interpretaciones totales y cabales. Al parecer, para hablar desde la totalidad hay que ser blancos. Yo me niego a eso, no quiero blanquearme para intentar hablar desde este lugar”. Así, Alvarado Lincopi plantea la tensión y el conflicto que genera la pretensión de totalidad por parte de identidades contra hegemónicas. Pero más allá de estas afrontas, el pensamiento de la Comunidad de Historia Mapuche se articula con otros pensamientos “anticoloniales” del Sur Global. Dialogan con las teorías poscoloniales del sudeste asiático y del pensamiento africano “anticolonial”. Siguiendo esta línea, a partir de las ideas de Aníbal Quijano, Alvarado Lincopi se pregunta: “ ¿sólo el territorio es el colonizado?” y responde: “nosotros creemos que los cuerpos, las vidas, las biografías y los tránsitos mapuche también están colonizados”.

72Son historias coloniales del hoy, que además de compartir largas memorias colectivas (Rivera Cusicanqui, 1986), siguen dando cuenta del desafío enunciado por Rodolfo Meriño: “Es necesario seguir pensando las consecuencias y las huellas del colonialismo en nuestras sociedades”. Según el autor para continuar analizando estas experiencias, hay que “primeramente asumir la colonización como parte de nuestra historia y reconocer no solo nuestro pasado colonial, sino también nuestro presente.”

73En cuanto a las propuestas vertidas en estas ponencias, Alvarado Lincopi plantea: “La emergencia de estos nuevos pensamientos y reflexiones, y también colectividades y hermandades que se desarrollan para pensar y reflexionar nuevos mundos posibles, donde quepan muchos mundos, están avizorando nuevas metodologías no extractivistas, nuevas categorías conceptuales, nuevas entradas metodológicas etcétera”. Al tiempo que instala la agenda del Pueblo Mapuche de estos tiempos: autonomía, autodeterminación y territorio.

74Mientras, Rodolfo Meriño nos invita a “pensar la descolonización como una manera de salir de aquellos circuitos”, refiriéndose a la necesidad de afrontar las huellas y los efectos del colonialismo presente en nuestras sociedades. Por su parte, Valentina Bulo, a partir de la idea de subsuelo de Luis Tapia, esa suerte de espacio donde confluyen los excesos de la sociedad, de la organización política formal, el mundo sociocultural que no es parte del orden institucionalizado; invita a reconocer el carácter colectivo y plural del pensamiento, así como la potencia que podría comportar el inevitable despliegue de ideas y prácticas autonómicas a nivel de subsuelo, que si bien no serán reconocidas por las instituciones y los órdenes imperantes, gozan de un reconocimiento intersubjetivo, sumergido, que en ciertos momentos de la historia ocasiona crisis en el orden establecido, y aunque eleve propuestas sobre recomposiciones posibles, nunca llega a instituirse propiamente como un nuevo orden, pues cada orden genera sus propios excesos, o cada nueva hegemonía sus exclusiones en los términos de Eduardo Devés.

Palabras finales…

75La realización de este proyecto editorial nos lleva inexorablemente a un proceso de autorreflexión y, por tanto, a la necesidad de un análisis autocrítico del trabajo hasta ahora sostenido, así como la propuesta de una agenda que nos permita continuar en la senda que nos hemos trazado.

76Tal como ha sido indicado con antelación, en este primer compendio de una parte del trabajo colectivo que llevamos hace un lustro, el Grupo de Trabajo Intelectualidades Emergentes en Nuestramérica se ha dedicado a convocar, difundir, articular, analizar, y poner en circulación pensamientos y actorías de determinados grupos sociales, a saber: indígenas, mujeres, afrodescendientes y jóvenes. Tal selección se hace ex profeso, por considerar son expresión de emergencias significativas en Nuestramérica actual.

  • 6 Ver Emergencias 2: " Emergencias nuestramericanas"

77Ahora bien, ¿qué entendemos por emergencia? algunos trazos se han dado también; no obstante, para aclarar tal expresión consideraremos que “la idea de emergencia hace alusión a un fenómeno que asombra, aparece como algo inesperado, una “novedad” que irrumpe con vehemencia, pues da cuenta de la realización de un movimiento que cambia las condiciones; por lo mismo, aparece cargada de misterio: aquello que emerge asoma inexplicable desde la lógica. En definitiva, es la manifestación de un conjunto complejo de relaciones discretas que son las que permiten su acaecimiento” (Ruiz Tarrés, 2015)6.

  • 7 Para profundizar sobres estas perspectivas, ver: Maldonado, (2004); Mascareño, (2008) y Vivanco, (2 (...)

78Desde la filosofía de la ciencia, las teorías de la complejidad y la sociología analítica que se desarrollan en Nuestramérica, la emergencia aparece producto de relaciones entre elementos que componen una totalidad o estructura, donde las preguntas principales son: ¿por qué emerge tal o cual fenómeno? ¿Cuáles son las causas de dicha emergencia? Ello bajo el entendido de que la emergencia da cuenta de un conjunto de interacciones que no pueden ser explicadas sólo a través de la observación de la totalidad o las partes, sino que da cuenta de algo más que urge comprender7.

79Pero la emergencia, además del misterio sobre su ocurrencia y los factores que ahí influyen, también alude a la posibilidad de mirar aquello que ha estado oculto, aquel sustrato desde dónde emerge el fenómeno en cuestión, el reducto donde ha permanecido en un estado de resistencia y creación frente a ciertas condiciones que no permitían la emergencia como tal. En ese lugar sumergido, el “subsuelo” de Luis Tapia rescatado por Valentina Bulo en su ponencia, desde el entramado subterráneo de actorías y pensamientos colectivos, despuntan y han atravesado los márgenes estructurales de lo posible, cuerpos e ideas de indígenas, mujeres, afrodescendientes y jóvenes de Nuestramérica en el siglo XXI. De ahí emana la búsqueda y motivaciones básicas que estimulan la construcción de instancias de encuentro y difusión de estas intelectualidades y sus ideas. Trabajamos en el rescate de otras epistemologías y abrimos la “racionalidad pura” al encuentro de otras formas de comprender y conocer el mundo. Intentamos promover diálogos de saberes desde una mirada intercultural, intergeneracional, interdisciplinaria e inter o extra géneros. Claro está, muchas veces nuestro ámbito de incidencia es reducido y no hemos encontrado las fórmulas para ampliarlo. Sin duda, este libro es un paso más en este andar que abre posibilidades para co-imaginar y co-construir nuevos horizontes.

  • 8 Siguiendo los planteamientos de Devés (2013) el vocablo “eidético” refiere a las ideas, o a sistema (...)

80Ahora bien, más allá de las orientaciones y pretensiones del GTIIEE, al revisar el contenido de este volumen, se puede constatar la presencia de tramas temáticas que son recurrentes y transversales. Eso es aún más sugerente en las columnas que, a pesar de ser expresión de una gran diversidad de autorías y ámbitos disciplinares (dentro de las ciencias sociales y humanas), dan cuenta de una forma actual de pensar en el continente. Por ejemplo, temas como el colonialismo y procesos descolonizadores son entramados eidéticos8 que están presentes en reflexiones de personas de distinto género, pertenecientes a distintas disciplinas, provenientes de distintos países, etcétera. Lo mismo pasa con la hegemonía patriarcal, la democracia, los cambios sociales y políticos. Es decir, las personas que han escrito o han participado de las convocatorias del GTIIEE evidencian “preocupaciones comunes”, intereses afines, marcos conceptuales cercanos. Es relevante constatar que en Chile y Nuestramérica, en esta diversidad de intelectualidades, sea posible dar cuenta de un entramado de ideas colectivo que adquiere cada vez más consistencia, o al menos marca ciertas tendencias. Claramente ello está vinculado a los desafíos de estos tiempos convulsos y a los modos de participar, desde el rescate de los territorios, en el Sur global y el mundo.

81Otro elemento relevante a nuestro entender, es la impronta de cada una de las personas que escribió en Emergencias, el arrojo de poner a circular una idea, en un formato de escritura breve con mayor holgura literaria, hacer una apuesta eidética con nombre y apellido, no se escribe desde el anonimato, hay una inquietud por participar e influir desde la puesta en escena de ideas, en un espacio democrático donde no existen hegemonías constrictoras. Ello de cierta manera entra en tensión con la idea que plantea Eduardo Devés, al iniciar este libro, donde señala sus reticencias respecto a la extendida consideración de que ciertas intelectualidades han sido silenciadas, y dice: “Quizás, más criterioso sería señalar también han sido poco capaces de decir su palabra y ponerla en el tapete de la discusión en los ecosistemas intelectuales locales, nacionales o globales”.

82Ahora bien, no es que el GTIIEE considere que el espacio de las Emergencias o las jornadas de Intelectualidades Emergentes, con sus respectivas ponencias, sea una plataforma de influencia global, sería demasiado ambicioso. Lo que se quiere señalar es que el interés por participar de esta instancia, da cuenta de que hay un gran número de intelectualidades de diversas características que están dispuestas a poner en juego sus ideas, abrir debates, provocar discusiones. Ello nos parece destacable no sólo en cuanto a impronta personal-individual sino también en relación al provecho y contribución que la presencia de pluralidad de voces, pueden hacer a la “biodiversidad eidética”, siguiendo la expresión de Eduardo Devés.

83Vivimos un siglo donde las emergencias se han multiplicado y diversificado, así como los medios de su expresión, lo que, si bien da cuenta de expansión y proliferación de identidades e ideas en el ámbito público, también ha conformado la imagen de un atomismo y una fragmentación sin horizonte común. Pues bien, frente a ese diagnóstico de ausencia de utopías más amplias, de confinación a territorios estrechos y sus saberes hiper especializados y hasta tecnocratizados, esta primera compilación de tan diversas fuentes, permite encender una luz sobre la presencia de entramados eidéticos que van consolidando nuevas “versiones de caminos hacia mayor justicia, expresión, libertad, producción intelectual, que no deben transformarse en lugares para explotar todas las contradicciones posibles sino lugares de concertación de voluntades”, en palabras de Devés al inicio de este texto. Quien agrega: “Las emergencias deben escucharse y discutir. (… .). Las emergencias intelectuales deben articular su agenda, sus nuevas voces, en relación a lo que interesa a los sectores emergentes, (…) e instalar allí sus ejes de discusión”.

84En este último punto vemos un desafío ya que, si bien es evidente que en el material aquí incluido subyace una dimensión política, no siempre es explícito un proyecto ético-político para poner en discusión. En ese sentido, el desarrollo de un pensamiento crítico capaz de dar cuenta de ciertas tendencias eidéticas comunes, requiere de pasos concretos para acercarse a las propuestas enarboladas.

85Asumiendo nuestro lugar frente a este desafío, queremos terminar señalando algunas líneas de agenda a corto y largo plazo respecto a nuestro trabajo colectivo particular, relacionado con las emergencias que convocamos:

  1. En el material recopilado en esta ocasión, se denota una escasa participación de personas afroNuestraméricanas. Por ello será parte importante de nuestra labor por venir, enfatizar en estas intelectualidades y sus pensamientos. Una manera concreta de llevar a cabo tal propósito es, por ejemplo, orientar la línea temática de las Emergencias futuras desde estos lugares de enunciación. Otra estrategia será realizar una próxima Jornada Internacional de Intelectualidades Emergentes enfocada en el pensamiento afroNuestraméricano. De esta manera, por una parte, lograremos hacer confluir ideas sobre estos temas, y a su vez promovemos el intercambio, diálogo y encuentro físico de personas cuyos intereses y proyectos se despliegan desde esta inquietud común.
  2. La incorporación de pensamientos provenientes desde jóvenes, tanto respecto a la producción de ideas elaboradas por diversos grupos e individualidades juveniles, como también referidas a las formas de entender, conceptualizar y concebir las juventudes en Nuestramérica, es otro desafío del GTIIEE. En relación a ello, se nos impone el desafío de identificar las fuentes y movilizar aquellas con las que contamos, para avanzar para saldar esta deuda.
  3. Vemos que tanto la emergencia indígena como las mujeres son las más fuertes en Nuestramérica, adquiriendo las mujeres la preponderancia durante los últimos años. Será relevante este sentido, en el largo plazo, seguir generando espacios de confluencia y articulación de dichas intelectualidades y sus pensamientos, buscando puntos de encuentro que fortalezcan el quehacer y la proyección de sus propuestas.
  4. Como fue visto las reflexiones acá publicadas que provienen de variados lugares de enunciación donde destacan, principalmente, aquellas manifestaciones que logran empatizar con campos de conocimiento cercanos a las ciencias sociales y humanidades, por lo tanto, nos planteamos como desafío futuro intentar diversificar las fuentes de proveniencia del entramado de ideas que da vida a las Emergencias, y en general al quehacer del GTIIEE:
  5. En el largo plazo, tenemos el gran desafío de lograr que nuestro trabajo se proyecte y manifieste con más fuerza en las redes intelectuales del Sur Continente; es decir, lograr ampliar la presencia y alcance de nuestro trabajo en redes intelectuales de Nuestramérica y el Sur global. Una forma de incidir en ello será participar colectivamente de instancias como los congresos de la Internacional del Conocimiento y otras iniciativas similares, así como la incorporación de nuevos integrantes e institucionalidades que refuercen el trabajo que hemos realizado. En este mismo sentido, también será relevante seguir consolidando el trabajo del GTIIEE a través de nuevas publicaciones colectivas, y ampliar sus redes académicas hacia otros grupos de trabajo, presentes en otras instituciones con los que se pueda hacer sinergia intelectual, para en el futuro ir pensando posibilidades de investigaciones o publicaciones también conjuntas.

86Esperamos que estas reflexiones y propuestas movilicen e interactúen con sus inquietudes: singulares y plurales, territoriales y globales.

Bibliographie

Referencias bibliográficas:

Devés, Eduardo (2013) “Pensando el mundo en-desde el Sur: circulación de ideas y puntos de encuentro”, Cuadernos Americanos, 146, 33-48.

Devés, Eduardo y Kozel, Andrés (2018) Estudios eidéticos Una conversación desde el Sur sobre la vida de las ideas y la reconfiguración de un espacio disciplinar, Ariadna, Santiago.

Gaos, José (1980) Entorno a la filosofía mexicana, Alianza Editorial, México.

Maldonado, Carlos (2004) “Explicando la sorpresa: un estudio sobre emergencia y complejidad en Causalidad o Emergencia. Diálogo entre filósofos y científicos”, Universidad de la Sabana/Sociedad Colombiana de Filosofía de la Ciencia, Bogotá, 31-63

Mascareño, Aldo (2008) “Acción, estructura y emergencia en la teoría sociológica”, Revista de Sociología, 22; Universidad de Chile, 217-256

Rivera Cusicanqui, Silvia (1986) Oprimidos, pero no vencidos: Luchas del campesinado aymara y qhechwa de Bolivia, 1900-1980, UNRISD, Ginebra.

Roig, Arturo (1984) Narrativa y cotidianeidad, Ed. Belén, Quito.

Vivanco, Manuel (2014) “Emergencia, concepto y método”, Cinta Moebio, 49, 31-38, www.moebio.uchile.cl/49/vivanco.html

Notes

2 Grupo de Trabajo Intelectualidades Emergentes en Nuestramérica. Para más detalles ver: https://www.ideausach.cl/grupos-de-trabajo-idea y también: https://www.facebook.com/GTIIEE/

3 Para más detalles ver: https://www.ideausach.cl/grupo-de-trabajo-emergencias

4 Ver Emergencias 23: "Sobre evocaciones poscoloniales y decoloniales. una nota"

5 Paréntesis nuestro

6 Ver Emergencias 2: " Emergencias nuestramericanas"

7 Para profundizar sobres estas perspectivas, ver: Maldonado, (2004); Mascareño, (2008) y Vivanco, (2014)

8 Siguiendo los planteamientos de Devés (2013) el vocablo “eidético” refiere a las ideas, o a sistemas de ideas.

Table des illustrations

Légende Tabla N° 1. Área profesional de quienes escriben las columnas
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/7512/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 19k
Légende Tabla N° 2. Número de columnas según país-nacionalidad de quienes la escribieron y año de publicación.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/7512/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 24k
Légende Tabla N° 3. Actividad profesional al momento de la escritura.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/7512/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 17k
Légende Tabla N° 4. Personas destinatarias de los pensamientos.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/7512/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 39k

Auteurs

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search