Version classiqueVersion mobile

El Partido Comunista de Chile, 1922-1947

 | 
Andrew Barnard

Capítulo 2. Los primeros años, 1922-1927

Texte intégral

1En términos políticos nacionales, el fin de la Republica Parlamentaria y el surgimiento de las Fuerzas Armadas (FFAA) como árbitros activos en los destinos del país fueron, claramente, los desarrollos más sorprendentes que experimentó Chile entre 1922 y 1927. Los golpes militares de septiembre de 1924 y enero de 1925 llevaron a las FFAA a la política de una manera no vista desde principios del siglo XIX, e inició un proceso que culminó en un régimen dictatorial de cuatro años, luego de la elección, como Presidente de la Republica, de un oficial activo del ejército el coronel Carlos Ibáñez del Campo (1927). A pesar de la importancia de estos eventos, otros hechos también tuvieron impacto para el desarrollo del PCCh. El suicidio de Recabarren, en diciembre de 1924, lo dejó sin un líder sobresaliente en momentos de grandes turbulencias políticas y, más importante aún, el gran interés que la Comintern comenzaba mostrar por los asuntos internos de sus afiliados latinoamericanos, a mediados de la década de 1920, trajo cambios que tuvieron consecuencias duraderas para el Partido.

2Mientras Recabarren vivía, las prácticas políticas, tácticas y organizacionales del PCCh seguían siendo las del POS, adoptadas con pequeños cambios. La retórica revolucionaria continuaba de la mano con políticas, acciones y actitudes reformistas, lo que se demostró claramente cuando el gobierno de Alessandri fue desplazado por el golpe de septiembre de 1924, evidenciándose, en la oportunidad, que el PC no había cambiado su estrategia a la par con el nuevo nombre que había asumido.

  • 119 Nunn, op. cit. p. 52-53,
  • 120 Ibid. pp. 55-66.

3Desde que Alessandri tomó el poder, en 1920, se enfrentó a una mayoría conservadora hostil en el Senado, utilizando sus poderes para bloquear el programa de reformas y dificultar su posibilidad de gobernar. Aunque en marzo de 1924 Alessandri logró dar con la elección de un Congreso nominalmente a su favor, para entonces estaba más bien alineado con los anteriores opositores, de manera que la nueva legislatura probó ser menos dócil que la previa.119 En varios niveles de su conflicto, tanto Alessandri como sus oponentes, se habían ido acercado a las Fuerzas Armadas con el objetivo de persuadirlos a que actuaran a base de sus respectivos intereses. En el caso de los elementos más jóvenes e inferiores, que proporcionaron la fuerza motriz para el golpe del 5 de septiembre, estos actuaron por su iniciativa y por su propia concepción de interés nacional, forzando al Congreso a aprobar varios de los programas de reforma de Alessandri, pero negaron convertirse en herramientas dóciles del Presidente, quien renunció a su cargo y huyó del país.120

  • 121 Artículo de EQUIS en El Socialista, Antofagasta, 14.8.1920, “Barros o Alessandri”.
  • 122 El POS rechazó un pacto formal con la Alianza Liberal en su Congreso Nacional de 1920, pero Víctor (...)
  • 123 Federación Obrera 15.3.1923.

4La actitud del PCCh ante Alessandri y sus oponentes, antes de septiembre de 1924, no fue distinta a la del POS. En 1920, luego de presentar por primera vez a Recabarren como candidato en las elecciones, el POS decidió apoyar a Alessandri en la segunda tanda de la elección presidencial. Esto no lo hizo saliéndose de sus creencias, pues la candidatura de Alessandri parecía presentar al menos alguna posibilidad de cambio, mientras que su oponente no presentaba ninguna.121 Además, el apoyo del POS a Alessandri ofrecía a cambio la posibilidad de recibir la cooperación de la Alianza Liberal en las elecciones al Congreso de 1921.122 Al poco tiempo que Alessandri asumiera el cargo, dio pruebas de que, más allá de su retórica popular, se encontraba más dispuesto que sus oponentes de derecha a atender las aspiraciones de la clase obrera. El POS estableció así una posición de neutralidad ante partidarios y opositores de derecha, una postura de la que se hizo cargo, sin mayores cambios, el PCCh, manteniéndose fuera del conflicto entre Alessandri y el Senado. En ocasiones, no obstante, zigzagueó entre uno y otro, pero llamando siempre a sus partidarios y a la FOCh a permanecer distantes de los conflictos burgueses y a preservar la independencia del movimiento de la clase obrera.123

  • 124 Ver, por ejemplo, DTIQ 5.9.1924; Justicia 7.9.1924; La Defensa Obrera, Tocopilla (de aquí en adela (...)
  • 125 Justicia 13.9.1924.
  • 126 Ibid.
  • 127 Ibid. 16.9.1924; 13.9.1924.
  • 128 Ibid. 11.9.1924; 13.9.1924; 17.9.1924.
  • 129 Ibid. 31.10.1924.
  • 130 Ibid. 8.11.1924; DOT 16.12.1924.

5Esta postura el PCCh la mantuvo durante los primeros días del golpe de septiembre, si bien la prensa del partido dio voces a una variedad de emociones, desde las esperanzadas en un cambio revolucionario, hasta el presentimiento de que una dictadura militar era inminente.124 Pero cuando el movimiento militar dio a conocer el manifiesto del 11 de septiembre, declarando que las fuerzas armadas respetarían las libertades civiles, que planeaban “abolir las políticas enfermas” e hicieron un llamado a una asamblea constituyente para crear una nueva constitución, la actitud del PCCh cambió.125 La intención de “abolir las políticas enfermas” tocó una fibra sensible entre amplios sectores de chilenos y Recabarren parece haberse particularmente entusiasmado por las posibilidades en un cambio radical y por la asamblea constituyente. Tomando el eslogan militar de que “creación, y no de reacción, es el momento”, Recabarren llamó al Partido y a la FOCh a ayudar a los militares a implementar las promesas que habían realizado.126 Junto a otros líderes comunistas (Hidalgo y Luis Víctor Cruz), comenzó a alentar activamente el apoyo a los militares y sus objetivos, direccionando sus actuaciones públicas al encuentro con oficiales del ejército.127 Sin embargo, siempre se mantuvo la precaución. Se prometió el apoyo de los trabajadores en la medida que los militares los redimiera con sus promesas. Por su parte, la prensa comunista no cejó en expresar algunas dudas sobre la habilidad y sinceridad de los militares128 al punto que las críticas sobre el movimiento militar y la Junta de Gobierno (compuesta de altos mandos) no tardó en hacerse oír. Para fines de septiembre, las relaciones entre el PCCh y la Junta eran cada vez más frías, y el 29 de octubre, la FOCh, por completo bajo el control comunista, generó un manifiesto por el que acusó a la Junta de fracasar en sus promesas y traicionar a los objetivos del movimiento militar.129 A la vez, la FOCh generó un interesante trabajo de acercamiento hacia la oficialidad más joven e idealista a fin de que recuperaran el control sobre el movimiento, cada vez más atenazado por los sectores más conservadores de la Junta de Gobierno. Estos llamados fueron cautelosamente repetidos en los meses finales de 1924 de 1924.130

  • 131 Ramírez Necochea, Origen… op. cit. pp. 255-278.
  • 132 Vicuña Fuentes, op. cit. I, pp. 159-161,

6Aunque a comienzos de los años 20 el PC se mostró indeciso y carente de una estrategia revolucionaria más incisiva, se debe convenir en que las opciones ante el panorama que se estaba dibujando no eran nada fáciles. La neutralidad del Partido en el conflicto entre Alessandri y sus opositores en el Senado, obedeció a un comprensible disgusto y desconfianza de ambos lados, pero también, a una apreciación realista de la debilidad del PC y la fortaleza del atractivo popular de Alessandri. Del mismo modo, la precaución que mostraron los comunistas ante el movimiento militar fue, en cierta medida, poco entendible dado que, en sus inicios, el movimiento careció de definición, aunque se debe tomar en cuenta que es muy probable que en esto pesara la natural aversión militar a raíz del permanente rol represivo que las FFAA habían desempeñado en contra del movimiento de trabajadores. Aun así, prevalecen las sospechas de que el PCCh careció de resolución y consecuencia revolucionaria en tal momento, si bien los historiadores oficiales del Partido han identificado sus primeros años como de “infantilismo revolucionario”.131 Los comunistas creían que la revolución era inminente e inevitable, pero no parece haber sentido la necesidad de tomar acciones que apresuraran ese fin. En varios momentos críticos a comienzos de los 20, el PCCh expresó su determinación de evitar la guerra civil a cualquier costo, mientras que la FOCh, abordada por el Partido Radical para lanzar una huelga general en contra de los militares durante los primeros días del golpe de septiembre, insistió en obtener garantías. En primer lugar, contar con una gran suma de dinero para alimentar a los huelguistas y, en segundo lugar, la legitimidad: que se hiciera el llamado a huelga desde el Congreso, antes de actuar.132 Desde el comienzo el PCCh parece haber estado dominado por una cautela realista más que por su romanticismo revolucionario.

  • 133 Revisar en el apéndice A una explicación de qué era la célula y el centralismo democrático.

7Si bien en su fundación no adquirió una estrategia revolucionaria, es evidente que aún si se lo hubiera propuesto, no contaba con estructuras ni prácticas apropiadas para convertirse en Partido revolucionario con acciones decisivas. Hasta 1926, momento en que adoptó el esquema celular y el centralismo democrático como normas organizacionales, permaneció como una asociación informal de secciones, compuesta cada una de once o más miembros que se reunían periódicamente en asambleas abiertas, enviando delegados a la Junta Federal que coordinaba las actividades del Partido al nivel provincial.133 La máxima autoridad era el congreso nacional de la colectividad, el que delegaba poderes administrativos a un Comité Ejecutivo Nacional (CEN), sin que este buscara aplicar una disciplina rígida de estilo militar a otras instancias. En caso de profundos desacuerdos o problemas complejos, las soluciones se esperaban de nuevas convocatorias a congresos nacionales. A pesar de la ausencia de una disciplina jerárquica, lo corriente fue que la mayoría de las secciones siguieran las resoluciones del CEN, lo que lleva a suponer que la carencia de una disciplina rígida, ayudó antes que obstaculizó el normal funcionamiento del partido, permitiéndose la coexistencia pacífica de distintas corrientes de opinión hasta que un congreso partidario dilucidara sobre las cuestiones de fondo.

  • 134 El Comunista, Antofagasta, 18.2.1923.

8El PCCh no sólo siguió al POS en su organización, sino que también en su preocupación prioritaria por los temas electorales. Luego de que el proceso de convertir las secciones del POS en similares del PC había concluido en 1922 –proceso que, en general, fue llevado a cabo rápidamente y con poca resistencia– el Partido pasó por un letargo digno de cualquier otro partido chileno entre elecciones. Para fines de 1922, el CEN se quejaba de los problemas para reunir a los cinco miembros necesarios para alcanzar quórum y, en enero de 1923, excluyó a dos de sus miembros, que habían descuidado su asistencia, reduciéndose el quórum necesario.134 Incluso Recabarren, ausente por estar en Moscú asistiendo al IV congreso de la Comintern (noviembre de 1922 a febrero de 1923), no reactivó su actuación local sino hasta marzo de 1923.

  • 135 Federación Obrera 10.7.1923.
  • 136 Ibid. 21.7.1922; 31.12.1923.
  • 137 Justicia 30.9.1924.
  • 138 Report of the fourth Congress of the Communist International (Londres, sin fecha) p. 292. Report o (...)

9Al regresar Recabarren de Moscú, el Partido reactivó su labor enfocándose en las elecciones al Congreso de 1924. Los centros de propaganda, compuestos de cinco o más miembros, empezaron a multiplicarse, y en los Comités Centrales Administrativos (CCA) de Santiago y otros lugares, comenzaron a coordinarse las actividades. A mediados de 1923, el CEN había encontrado necesario restringir los poderes de las secciones a fin de dar cabida a nuevas estructuras.135 De hecho, durante 1923, la cantidad de organizaciones del PCCh aumentó notoriamente. En julio de 1922 había declarado tener 16 secciones esparcidas a lo largo del país, pero en diciembre de 1923, señaló disponer de 70.136 Con todo, a septiembre de 1924, su número había mermado a 58, y de esas, sólo 38 se consideraban activas.137 Aunque el aumento en la cantidad de secciones parecía indicar un crecimiento significativo de la membresía del Partido, las estadísticas de la Comintern sugieren que su militancia permaneció en alrededor de 2.000 miembros entre 1922 y 1924.138

10Mientras la mayoría de las secciones del PC solían estar, en gran parte, preocupadas de hacer propaganda interna, batallas por cargos seccionales y temas electorales, algunas tomaron un rol más activo en los problemas de la clase obrera de sus zonas, lo que fue especialmente evidente en las seccionales de Antofagasta e Iquique. Por su parte, algunas agrupaciones de Santiago alentaron la organización de Ligas de arrendatarios, apoyando también algunas huelgas. En términos generales, las opiniones que señalan de que el POS había avanzado en detrimento del PD –organización que sólo mostraba señales de vida en los momentos de elecciones– también podrían ser hechas respecto de la actuación del PCCh durante sus primeros años.

  • 139 Federación Obrera 17.12.1923; Justicia 17.10.1924.
  • 140 Justicia 15.12.1924.

11Una de las razones principales de por qué el partido de Recabarren presentó esta apariencia, se debió a que, para muchos comunistas, la FOCh y no tanto el PC, seguía siendo su principal foco de atención y energía. De hecho, ante la disyuntiva de asistir a reuniones más o menos simultaneas del PCCh y de la FOCh, no pocos adherentes escogían asistir a la segunda; incluso, algunos miembros de la FOCh electos para el CEN partidario en 1924, se mostraron reacios a asumir sus cargos, ya que esto les reducía el tiempo para los temas sindicales.139 Además, el PC se colocó conscientemente en posición secundaria a la FOCh; por ejemplo, en caso de que los militantes no pudieran pagar cuotas u otras deudas a ambas organizaciones, se recomendaba priorizar por las finanzas de la FOCh, y no así por las del partido140. A la vez, el PC sostuvo sus congresos nacionales luego de los hechos por la FOCh, y postergó la elaboración de sus programas de demandas hasta que no se establecieran los de la Federación obrera. Finalmente, en momentos de crisis nacional, fue la FOCh y no el PCCh el vehículo elegido para las declaraciones y decisiones comunistas. De hecho, y aunque Recabarren había rechazado formalmente la idea de formar un partido laborista, durante sus primeros años el PCCh pareció ser, precisamente, eso: el brazo electoral y político de la federación sindical más poderosa del país.

  • 141 Ver en el Apéndice A una explicación de la fracción.

12A pesar de que el PCCh aparentaba ser un instrumento de la FOCh, rechazándose el control partidario de la instancia sindical –pues ello habría sido ir en contra del papel que jugaba la FOCh como aglutinadora de obreros de variadas creencias-, lo contrario se fue instalando como realidad. En efecto, aunque no fue sino hasta fines de los años 20 que el Partido reunió a sus militantes en fracciones para influir en las decisiones de la FOCh y, además, se procuró diferenciar las funciones entre ambas organizaciones, el ascenso de los comunistas en la Central comenzó a notarse cada vez más desde 1922.141 De hecho, Recabarren, que por lo menos hasta 1924 no ocupó cargo nacional en ninguna de ambas organizaciones, igual pudo controlar el comportamiento general de ellas a través de contactos personales, sus columnas en Federación Obrera y, después de julio de 1922, por medio de la presencia de su compañera, Teresa Flores, en la jefatura de la FOCh.

  • 142 Barría Serón, Movimientos 1910-1926, op. cit. p. 141; Ramírez Necochea, Origen… op. cit. p. 93; Ac (...)
  • 143 Barría Serón, Movimientos 1910-1926, op. cit. pp. 148-149; Federación Obrera, 3.1.1924.
  • 144 Los registros de los pagos mensuales de cuotas muestran un promedio de 4000 pagadores a principios (...)

13Durante 1922 y 1923, la influencia de comunista en la FOCh se fortaleció, en gran medida, por una baja sustancial de los miembros de la FOCh. Si bien la carencia de estadísticas fiables complejiza señalar cuánto disminuyó, parece probable decir que la membresía de la FOCh cayó de aproximadamente 80.000 integrantes, en diciembre de 1921, a un máximo de 30.000, a fines de 1922.142 Al año siguiente la FOCh recuperó terreno, sobrepasando los 40.000 adherentes en diciembre de 1923143. La publicación de pagos de cuotas, indica un total de unos 11.000 miembros al día, en diciembre de 1923. Sólo en diciembre del año siguiente la cifra mejoró, con 12.000 inscritos con cuotas al día.144 De este modo, todo indica que luego de la notoria baja de afiliados de 1922, la membresía de la FOCh parece haber mostrado señales de recuperación un par de años después.

  • 145 Los sindicatos ferroviarios se retiraron debido a que sentían que sus intereses estaban siendo des (...)
  • 146 Federación Obrera 9.4.1922.
  • 147 Ibid. 17.8.1923.

14Las razones del descenso de la FOCh fueron varias. El desempleo generalizado, la hostilidad y la indiferencia gubernamental, la deserción de los poderosos sindicatos ferroviarios en agosto de 1922, y el retiro de los que no eran comunistas, en particular de los anarquistas y demócratas radicales, lo que facilitó el creciente control de los comunistas sobre las organizaciones locales de la FOCh.145 Los mismos comunistas, a la vez, enfatizaron otro factor. La convención de Rancagua había decidido reorganizar a la FOCh por faenas industriales por sobre las artesanales, agrupando a los asociados en Consejos Industriales basados en la manufactura, procesamiento de alimentos, construcción, transporte o industrias de servicios públicos. Incluso cuando esto no era posible, se crearían Consejos de Oficios Varios.146 Según la Federación Obrera, la reconstitución de las organizaciones provocó bastante confusión y conflictos, lo que aportó al estancamiento y declive.147

  • 148 El Comunista, Antofagasta, 23.3.1923; 4.4.1923; 15.4.1923; 25.4.1923; 26.4.1923; 16.9.1923.

15Junto al mayor ascendiente comunista en la Federación Obrera, debemos apuntar que en ella seguía existiendo una importante influencia anarquista, la que se registraba aún en el mismo PCCh. Esta influencia se manifestó en una crítica ante las políticas electorales y de coalición y, en ocasiones, dio lugar a luchas entre organizaciones locales de la FOCh y del PCCh en las que los protagonistas de ambos lados eran comunistas. Por ejemplo, en Antofagasta, en 1923, la FOCh local permitió la campaña en contra del liderazgo de la sección del PC, la cual se había unido a una unión civil provincial en conjunto con demócratas liberales, demócratas y disidentes radicales con el fin de acabar con el dominio del PR en el consejo municipal.148 Mientras el PCCh se beneficiaba de sus contactos con la FOCh, una de las desventajas de la asociación –y de su naturaleza no estructurada– era que los conflictos de una organización se esparcían a la otra.

  • 149 Federación Obrera 28.6.1922; 5.7.1922; 10.7.1922; 22.7.1922.
  • 150 Ibid. 24.7.1922. Hidalgo fue readmitido en el PCCh en diciembre de 1923.
  • 151 Ibid. 2.7.1922.
  • 152 Ibid. 3.8.1922; 4.8.1922; 5.8.1922; 8.8.1922; 9.8.1922.
  • 153 Ibid. 5.10.1922.

16Para mediados de 1922, la Junta Provincial (JP) de la FOCh en Santiago mostraba señales de descontento con el trabajo de la Junta Ejecutiva Federal de la FOCh, por aquel entonces controlada por su secretario general socialista, Carlos Alberto Martínez, y su tesorero comunista, Manuel Hidalgo. La JP criticó a la JEF por ser permisiva en el desarrollo de sus deberes, por proceder arbitrariamente al declarar cuatro de sus puestos vacantes y por negarse a despedir a dos empleados de la JEF de la FOCh.149 La fricción entre la JP y la JEF aumentó cuando Hidalgo, en posición de candidato comunista en unas elecciones parciales al Congreso por Santiago, fue acusado de hacer un pacto electoral con el candidato conservador, Tizzoni. Aunque Hidalgo negó la acusación, fue expulsado de la sección de Santiago del PC por un periodo de cinco años.150 Sin embargo, los dos empleados de la JEF, a quienes la JP había estado intentando remover desde la Convención de Rancagua (posiblemente porque no eran comunistas), fueron acusados de haber trabajado abiertamente en nombre de Tizzoni, falta que indignó mucho a un activista de la FOCh, Castor Vilarín, que los expulsó por la fuerza, a punta de pistola, de la sede central de la JEF. Vilarín fue, a su vez, marginado por este hecho.151 Las dos facetas del conflicto se juntaron en la convención provincial de la FOCh en Santiago, donde Vilarín y sus aliados lanzaron un ataque a gran escala contra Martínez e Hidalgo, intentando probar que ellos tenían menos derecho a ocupar un cargo en la JEF que los miembros que habían excluido.152 Aunque el ataque falló y las decisiones de la JEF fueron ratificadas, en las elecciones llevadas a cabo para llenar los puestos vacantes, uno de los miembros que había sido expulsado de la JEF, Ernesto González, fue reelecto con la segunda mayoría de votos. Y lo que es más curioso, la persona que recibió más votos fue Teresa Flores, quien ocupó debidamente su puesto en la JEF.153

17La aparición de Teresa Flores sugiere que, frente a los ataques que algunos de sus viejos colegas estaban experimentando, Recabarren había decidido tomar parte activa en los asuntos de la FOCh. De hecho, ante hechos posteriores –y las personalidades envueltas –parece probable que los incidentes de Santiago de mediados de 1922, constituyeron la primera vuelta de un conflicto entre jóvenes activistas de inclinación anarquista y las viejas generaciones de líderes del Partido, un conflicto que terminó en un asalto a gran escala al liderato de Recabarren y sus más cercanos en el Congreso Nacional del Partido llevado a cabo en Viña del Mar, septiembre de 1924.

  • 154 Para una evidencia de la continua tensión entre la JEF y el JP Santiago, ver Federación Obrera 25. (...)
  • 155 Ibid. 1.6.1923.
  • 156 DTIQ 13.2.1924.
  • 157 Ver Donoso, op. cit. I, pp. 350-372, para un informe sobre las elecciones de 1924. Los candidatos (...)
  • 158 Ver en Justicia 30.9.1924 a 16.10.1924 los informes oficiales sobre el congreso de Viña.

18Aunque las relaciones entre la JP de la FOCh y la JEF continuaron tensas después de 1922, fueron diferencias sobre las tácticas electorales y los fracasos del PC en las elecciones al Congreso de marzo de 1924, lo que ocasionó el ataque sobre la vieja guardia en el Congreso partidario de septiembre de 1924.154 Para esas elecciones, Recabarren había sostenido que al partido se le debía permitir hacer pactos con cualquier partido, ya que como representantes de los burgueses, estaban todos mal por igual.155 El congreso nacional del partido llevado a cabo en Chillán en diciembre de 1923, había propuesto tal definición con la condición de que los pactos debían contar con la aprobación del CEN, al que se le ordenó “no perder de vista la moralidad de nuestro programa o el concepto de la lucha de clases”.156 Ahora bien, debido a los inescrupulosos actos de Alessandri por armar un Legislativo con sus partidarios, el PCCh no pudo escoger a ningún candidato a pesar de haber logrado su mayor cantidad de votos hasta esa fecha.157 En una atmosfera de derrota electoral, tuvo entonces lugar el congreso de Viña.158

  • 159 DOT 14.10.1924.
  • 160 Ibid. 9.10.1924.
  • 161 Ibid. 1.5.1924; Justicia 13.10.1924.

19El objetivo inmediato de los ataques de los activistas de izquierda en Viña, no fue Recabarren, sino Luis Víctor Cruz, su estrecho colaborador y colega en la legislatura. En las elecciones de 1924, Cruz, candidato comunista en Valparaíso, había hecho acuerdo con el PR y, peor aún, había estado implicado en la utilización de votos comprados. Desde que el CEN había aprobado el pacto y había estado representado directamente en el comité de elección de Cruz, se le consideraba también culpable.159 Luego de un largo y acalorado debate, en el cual el voto sobre el castigo a Cruz fue realizado nueve veces, se propuso su suspensión por tres años mientras que otros recibieron sentencias que iban desde la expulsión permanente, a periodos más limitados de exclusión.160 La complexión izquierdista del congreso también se vio reflejada en resoluciones que llamaban a los miembros a no tener nada que hacer con los elementos burgueses, dentro o fuera del poder, y en una serie de medidas diseñadas para prevenir que los concejales municipales del PCCh cayeran en errores reformistas.161 Es interesante señalar, por su parte, que el congreso parece haber aceptado sin oposición las resoluciones de Recabarren sobre el golpe militar de septiembre.

  • 162 Justicia 3.10.1924; 4.10.1924.
  • 163 Ibid. 6.10.1924.
  • 164 Ibid. 7.10.1924.
  • 165 Ibid 15.10.1924.
  • 166 Ibid. 17.10.1924.

20Los principales problemas del partido habían sido resueltos. Recabarren se iba a Santiago aún antes del cierre formal del congreso, llevándose a cabo las elecciones de un nuevo CEN. Antes de partir, sin embargo, Recabarren había aprobado a siete candidatos para el nuevo CEN, pero, en su ausencia, solo tres de estos siete -uno de los cuales era él mismo- fueron electos. Los cuatro restantes nuevos miembros del CEN, incluyeron a Ernesto González y a otros que habían permitido o apoyado el ataque sobre la “vieja guardia”.162 Recabarren reaccionó ferozmente ante la posibilidad de ser minoría en el CEN: se negó a aceptar su propio cargo y se embarcó en una campaña para destruir el nuevo CEN. En circulares públicas para las secciones, sostuvo que el nuevo CEN fue compuesto por personas “que carecían de la experiencia y la capacidad para enfrentar la responsabilidad de su cargo”.163 Enumeró los defectos individuales de cada miembro, los que iban desde holgazanería y carencia total de habilidad, hasta ser “incultos, ignorantes y extremadamente petulantes”.164 Recabarren rechazó específicamente las declaraciones de que ellos eran jóvenes idealistas de izquierda y declaró que este grupo juvenil no había contribuido en nada al partido, que sus ideales izquierdistas no existían y que todo lo que tenían era un deseo de poder personal.165 Por su parte, los rebeldes de Viña atacaron a Recabarren achacándole delirios de grandeza y reiteraron su determinación de derrotar a la “vieja guardia” que había sido responsable de los fracasos electorales del partido; ellos no descansarían hasta que el “convencionalismo pactista” del partido burócrata, fuera rápidamente alejado.166

  • 167 Ibid. 24.10.1924.
  • 168 Ver en DTIQ 21.11.1924 esta lista de candidatos.
  • 169 Justicia 2.12.1924. Varios de estos disciplinados ya se habían retirado del partido en protesta en (...)
  • 170 Ibid. 31.12.1924. El nuevo CEN incluía a Galvarino Gil, Lino Paniagua, Carlos A. Sepúlveda, Tomás (...)

21Los acalorados intercambios en la prensa del Partido entre Recabarren y los contradictores de Viña, llegaron a un fin a mediados de octubre en 1924 y, un poco después, el anterior CEN electo en Iquique llamó a elecciones para un nuevo CEN.167 Estas se realizaron el 30 de noviembre y a las distintas secciones del país se les pidió que seleccionaran nombres de una lista con unos treinta candidatos ya chequeados por la sección de Santiago para asegurarse de que, a diferencia de aquellos electos en Viña, cumplieran con los requisitos establecidos por las normas partidarias.168 Para entonces, la sección Santiago había suspendido o expulsado a unos 30 miembros considerados responsables del reciente conflicto.169 El nuevo CEN fue formalmente dado a conocer a fines de diciembre e incluía a cuatro miembros que habían sido militantes del POS desde 1912 o 1913. El mismo Recabarren también fue reelecto.170 Para fines de ese año, entonces, el triunfo de Recabarren y la “vieja guardia” era completo.

  • 171 Ramírez Necochea, Origen… op. cit. pp. 195-199.
  • 172 Lafertte, op. cit.
  • 173 Federación Obrera 4.1.1924.
  • 174 Justicia 17.10.1924.
  • 175 Ibid.

22Ramírez Necochea sugirió que los rebeldes de Viña estaban “inspirados” en Hidalgo y que el CEN electo en Viña estuvo dominado por sus adeptos.171 Sin embargo, mientras Hidalgo había sido –y continuaría siendo-el pájaro de mal agüero del comunismo chileno, los rebeldes de Viña, no habían nunca aparecido solidarizándose con él, si bien, más tarde, efectivamente lo apoyaron. Recordemos que el fracaso habitual de Hidalgo parece haber sido su propensión al “colaboracionismo” con grupos y partidos burgueses, cuestión que para los jóvenes de Viña estaba reñido con sus creencias, oponiéndose a dicho comportamiento. Aparte de una acotación en la autobiografía de Lafertte, existe poca evidencia directa que sugiera que las relaciones de Recabarren con Hidalgo fueran poco armoniosas.172 Aparentemente, juntos habían trabajado bien en la Federación Obrera desde principios de la década de 1920. Tampoco hay señales de que Recabarren haya rebatido la readmisión de Hidalgo al PCCh cuando este la pidió, en diciembre de 1923.173 Ciertamente que entre ambos hubo diferencias; por ejemplo, sobre el cambio de nombre del POS, pero no existe evidencia para sugerir una confrontación de personalidades. Recabarren nunca dudó de que el arquitecto del ataque al CEN y a su liderazgo personal, hubiera sido Castor Vilarín.174 Este lo admitió públicamente en una mordaz carta en la que señaló a “los burócratas, los activistas de escritorio y aquellos que creían que los treinta años de lucha conceden infalibilidad”, y terminó con un llamado a “Santa Teresa de las Flores” para interceder en su comportamiento ante el “zar del PCCh”.175 Cabe recordar que Vilarín, nada parco en sus ataques sobre las autoridades del PC y la FOCh, había llevado a cabo vigorosas embestidas contra Hidalgo en 1922. De este modo, mientras no se alleguen nuevos datos a la causa, es probable que en este asunto Hidalgo no haya sido el malo de la película.

  • 176 Lafertte, op. cit. pp. 165-166. Juan Chacón, sin embargo, ha sostenido que la idea vino de jóvenes (...)
  • 177 DTIQ 22.1.1925.
  • 178 Ibid.
  • 179 Morris, op. cit. p. 205, hace una lista de estas sugerencias.
  • 180 Entrevista con J. de la C. Leyton, Santiago, marzo de 1973.

23Aunque Recabarren estaba ganando la lucha contra sus detractores, a mediados de diciembre de 1924, cerca de las 7 AM, se suicidó con una pistola automática que había comprado en su reciente viaje a Rusia. Este hecho provocó consternación y desaliento en el Partido y la FOCh. Tal era la importancia de Recabarren que casi todos los partidos políticos y periódicos nacionales lamentaron públicamente su fallecimiento. En el movimiento obrero, las circunstancias de su muerte y, en particular, las numerosas heridas de bala en su cuerpo y cabeza, dieron lugar al rumor de que había sido asesinado, rumor que, según Lafertte, el PR instó al PCCh a respaldar para alentar un alzamiento o insurrección general en contra de la Junta Militar de Gobierno.176 El PCCh y la FOCh, sin embargo, no tenían estomago para tal aventura, calmando los miedos y la inquietud que la muerte de Recabarren había causado, a través de la creación de una comisión partidaria que informara sobre su suicidio. En la publicación abreviada de su informe, se estableció que Recabarren había estado sufriendo de malestares neurológicos progresivos, con fuertes dolores cabeza y a los ojos, dolores que, en los meses últimos, lo habían vuelto cada vez más irascible.177 También se estableció que Recabarren había dicho a sus más cercanos que terminaría con su vida cuando sintiera que sus facultades mentales le fallaran y, de hecho, había realizado un intento de suicidio el 30 de agosto de 1924.178 De ser este el caso, las opiniones realizadas por varios comentaristas de que él estaba abatido y desilusionado por la reacción de los trabajadores ante el golpe militar y conducido a la desesperación por sus oponentes dentro del Partido, parecen tener poco que ver con su muerte.179 Su enfermedad y la inminente ruptura de su relación con Teresa Flores180, parecen haber sido las razones básicas de su suicidio, a todo lo cual se habría sumado el estrés físico y mental proveniente de la carga de hechos nacionales y los asuntos partidarios.

24La muerte de Recabarren marcó el fin de una era para el PCCh. Durante los meses siguientes, los hechos lo impulsarían a tener que involucrase más firmemente con las tendencias de la vida política chilena y a profundizar los contactos con la Comintern, todo lo cual produciría cambios que alterarían sustancialmente el carácter del PCCh. Frente a ello, no es nada seguro que el prestigio y reputación de Recabarren hubiesen permanecido del todo incólumes.

  • 181 Ver Carlos Charlin, Del avión rojo a la República Socialista, Santiago, 1972, pp. 50-69, para sabe (...)

25Para fines de 1924, era claro para los militares progresistas que dieron el golpe de septiembre de ese año, que la Junta de Gobierno ya no era digna de su confianza. La Junta no sólo había fracasado en las medidas de implementación de los objetivos del movimiento militar, sino que parecía estar operando para traspasar el poder a aquellos sectores contra los que se había dado el golpe de septiembre. El 23 de enero, la oficialidad joven descontenta, liderada por Carlos Ibáñez y Marmaduque Grove –y apoyada por civiles alessandristas-, derribaron la Junta de Gobierno, reafirmaron sus promesas de reforma constitucional y regeneración nacional, e invitaron a Alessandri a regresar a Chile para completar su mandato.181

  • 182 Ver, por ejemplo, Arturo Alessandri, Recuerdos de Gobierno, Santiago, 1967; 3 volúmenes, II, p. 16 (...)

26Aunque la llegada de Alessandri a Santiago, en marzo de 1925, aparentemente marcó el retorno de Chile al régimen civil y la normalidad constitucional, la realidad era algo distinta. La constitución de 1833 estaba suspendida, el Congreso estaba cerrado y las libertades civiles dependían de la misericordia de los militares. Del mismo modo, tal como Alessandri reconoció en más de una ocasión, su habilidad para gobernar dependía de su lealtad con los objetivos declarados del movimiento militar.182 Además, aunque Alessandri había insistido que las fuerzas armadas volverían a sus deberes y preocupaciones tradicionales –por lo demás, requisitos para su propia vuelta-, muy pronto se dio cuenta de que necesitaba del apoyo militar para derrotar la resistencia de aquellos que se oponían a las reformas constitucionales. Finalmente, junto con la reasunción de Alessandri, surgió otro motivo para el continuo involucramiento de las fuerzas armadas en la política: las ambiciones presidenciales del coronel Ibáñez, vocero presidencial y líder de los elementos jóvenes.

  • 183 Ver, ibid. II, pp. 263-282, para el informe sobre la renuncia de Alessandri.
  • 184 Sáez, op. cit., II, pp. 29-31.
  • 185 Vicuña Fuentes, op. cit., II, pp. 80-85 se juega por esa línea de interpretación de los hechos y S (...)
  • 186 Julio César Jobet, El Partido Socialista de Chile, Santiago, 1971; 2 volúmenes, I, pp. 28-29.

27La principal preocupación de Alessandri en los meses que restaban de su mandato, fue promulgar una nueva Constitución que, de una vez por todas, pusiera fin a los abusos de la Republica Parlamentaria. Cuando esta tarea se completó, ya no se sintió obligado a tener que tolerar la intervención militar, cada vez más tajante en su conducta de política. En septiembre de 1925, Ibáñez, que tenía el cargo de Ministro de Guerra, permitió que su nombre siguiera como postulante presidencial en las elecciones venideras, negándose a renunciar al gabinete, tal como demandaba la costumbre. Ante este impasse, Alessandri entregó el poder a su antiguo rival, Barros Borgoño,183 a la par que Ibáñez fue forzado a bajar su candidatura presidencial ante la oposición de la Armada y el descontento en algunos sectores del Ejército.184 No existe evidencia que sostenga que él continuó bregando para llegar a ser presidente, a pesar de que había sido forzado a retirar su candidatura. Insistió en que los partidos políticos debían escoger a un candidato único para las elecciones presidenciales de octubre de 1925, aparentemente a la espera de que fallaran y él pudiera impulsar su candidatura -una vez más- en nombre de unidad nacional. Cuando esta estrategia falló y los partidos políticos estuvieron de acuerdo en un candidato único: Emiliano Figueroa Larraín, representante de la oligarquía tradicional, respetable, aunque totalmente mediocre, Ibáñez probó con otra estrategia. Alentó las ambiciones presidenciales de José Santos Salas, médico militar y amigo personal que, como ministro reformador de Salud a principios de año, había ganado una popularidad considerable. Al hacer esto, aparentemente Ibáñez esperaba que Santos Salas -quien había prometido reformas radicales y que era apoyado por el PCCh y por un conglomerado ad hoc de organizaciones de obreros y de productores que más tarde formaron la Unión Social Republicana de Asalariados de Chile (USRACh)- fuera visto como una temible amenaza roja por las FFAA y los partidos del establishment. Delante de tal panorama, Figueroa Larraín, impotente, se retiraría de la carrera presidencial185, allanándose el camino para que se reactivaran sus pretensiones presidenciales, ahora en calidad de candidato de transacción. Pero, una vez más, Ibáñez calculó mal, y tanto Figueroa Larraín como Santos Salas concurrieron a las urnas. Aunque el segundo recibió sorprendentemente 74.091 votos, el primero se alzaría con el triunfo, con 186.187.186

  • 187 Sáez op. cit., II, pp. 43-47; Vicuña Fuentes, op. cit., II, pp. 36-39.
  • 188 Según La Nación, Santiago, 23.5.1927, Ibáñez obtuvo 222.139 votos ante los 8.072 de su oponente. 3 (...)
  • 189 Lafertte recibió cerca de 2.000 votos nacionalmente pero solo 593 de las fortalezas comunistas de (...)

28Figueroa Larraín asumió como Presidente de la República en diciembre de 1925, pero desde el principio estuvo a merced de Ibáñez, quien permanecía en el gabinete como Ministro de Guerra. Bloqueó el nombramiento de ministros que él no había aprobado y se encargó personalmente de instruir a los Ministros del interior en sus deberes. Al mismo tiempo, continuó consolidando su apoyo personal en el Ejército y trabajó para debilitar la autoridad de los jefes navales que habían bloqueado su candidatura presidencial en octubre de 1925.187 A principios de 1927, Ibáñez estaba listo para actuar. Forzó la renuncia del Ministro del Interior y organizó su propio nombramiento a dicho cargo. Desde esa posición, a principios de febrero de 1927 lanzó la primera de varias olas represivas en contra de sus opositores políticos. En abril de 1927, Figueroa Larraín renunció, asqueado de la persecución política que había tocado a su familia y cercanos, y dejó a Ibáñez como Vicepresidente. En los meses siguientes, Ibáñez organizó su propia elección al Ejecutivo, alcanzando sorprendentemente un 98% del total de los votos.188 El 2% restante fue compartido entre un montón de candidatos, entre ellos, uno comunista, Elías Lafertte, quien para ese entonces ya estaba detenido en la isla de Más Afuera.189

  • 190 Justicia 16.1.1925. Artículo de Salvador Barra Woll; ibid. 25.1.1925: Manifiesto del CEN y de la F (...)
  • 191 DTIQ 14.1.1926. Informe del CEN para 1925.
  • 192 Justicia 25.1.1925.
  • 193 Ibid. 27.1.1925.

29Aunque a mediados de enero de 1925 un miembro del CEN comunista había instado a los obreros a mantenerse alejados de los conflictos burgueses, este mismo CEN recibió el golpe del 23 de enero con gran entusiasmo.190 En parte, al menos, las distintas reacciones iniciales del CEN ante el segundo golpe, podrían explicarse por el surgimiento de Hidalgo como el líder más importante del Partido tras la muerte de Recabarren. Sin embargo, desde que el CEN continuó dominado por recabarrenistas, y desde que el PC instara a los oficiales jóvenes a recuperar su movimiento –situaciones acaecidas cuando Recabarren seguía con vida-, no es en absoluto seguro que el CEN hubiera respondido de forma distinta si es que él hubiera sobrevivido. De hecho, mientras Hidalgo se convertía en la figura más prominente del PC, el CEN siempre afirmó que él actuaba bajo sus instrucciones.191 Como fuera, lo cierto es que una vez acometida la actuación militar de enero del 1925, el CEN (PCCh) y la JEF (FOCh) comprometieron inmediatamente su apoyo e, incluso, se ofrecieron para compartir el gobierno, una oferta que sorprendió a algunos sectores del Partido, pero que el CEN justificó con el argumento de que podía ser la mejor manera de asegurar que las FFAA realizaran sus promesas.192 La extendida consternación que, al parecer, produjo la postura del CEN, lo llevó luego a cambiar, proponiendo que el apoyo estaría sujeto al desarrollo que demostraran los militares.193 Además, en las siguientes semanas, el CEN produjo una justificación cada vez más alambicada y condescendiente con su oposición.

  • 194 Estos argumentos se pueden encontrar en Justicia, 27.1.1925; 29.1.1925; 3.2.1925. La explicación m (...)

30Según el CEN, la cooperación con las FFAA trajo beneficios a corto y largo plazo. En lo inmediato, al apoyar el golpe, el PCCh había ayudado a abortar la amenaza de una entrega a la reacción de derecha -que la Junta de Gobierno anterior había planeado- y, al mismo tiempo, había apresurado el regreso de Chile al régimen civil y la convocatoria de una Asamblea Constituyente para preparar una nueva constitución. A largo plazo, el CEN sostuvo que en el momento lo que se libraba era una lucha entre burgueses y oligarcas, de modo que atacar a ambos y llamar a una revolución inmediata, sólo serviría para unirlos en contra del movimiento de la clase obrera. En estas circunstancias, la mejor táctica era apoyar a la burguesía, manteniendo la relación con las masas que aún se encontraban bajo la influencia de ella. Cuando estas masas entendieran la debilidad de las reformas y promesas burguesas, el Partido estaría bien preparado para aprovechar su desilusión y utilizarlas para el desarrollo de las luchas revolucionarias. Finalmente, al mantener vínculos cercanos con las FFAA, el Partido mejoraría su posición estratégica en el caso de una guerra civil, e incrementaría las posibilidades de entregarle un resultado revolucionario a dicha lucha.194

  • 195 Justicia 27.1.1925.
  • 196 Ibid. 29.1.1925; 12.2.1925.
  • 197 Ibid. 9.2.1925.

31El PCCh parece haberse aferrado persistentemente a esta estrategia durante la mayor parte de 1925, a pesar de que pronto comenzó a criticar al movimiento militar y, luego de su regreso, al presidente Alessandri. Dos días después del golpe, el PC ayudó a crear un Comité Obrero Nacional (CON) en Santiago, que era presidido por Hidalgo y, luego, comités similares fueron establecidos en otros lugares del país.195 El CON, que incluía representantes de una amplia gama de organizaciones obreras, fue creado especialmente para popularizar los objetivos del movimiento militar, pero no era de ninguna manera una herramienta incondicional de las FFAA, ya que mantenía una constante presión por la implementación de dichos objetivos.196 Sin embargo, a principios de febrero en 1925, el PC retiró a su delegado ante el CON en un intento por bloquear la admisión a otros partidos políticos al Comité, dejando el ejercicio de su influencia en manos de los representantes de la FOCh.197

  • 198 Ibid. 26.4.1925; Charlin, op. cit. pp. 114-115.

32En abril de 1925, en cumplimiento de su estrategia, el PC se unió brevemente a una curiosa coalición con demócratas y ultraconservadores, en el Frente Social Republicano (FSR).198 El FSR había sido creado para oponerse al Frente Único Civil (FUC) creado por radicales y conservadores, aparentemente para defender el régimen civil pero, en la práctica, fue una expresión de oposición a Alessandri y al movimiento militar.

  • 199 Ver en Justicia, 5.4.1925; 7.4.1925; 16.4.1925; 17.5.25, las primeras críticas de Alessandri y las (...)

33Aunque para mayo de 1925 el PCCh había comenzado a expresar su desilusión del movimiento militar y el gobierno de Alessandri, y había llamado a un frente unido de todos los asalariados para preparar las elecciones previstas para el fin de año, continuó manteniendo una postura de apoyo de facto a la administración y mantuvo vínculos cercanos con ciertos elementos en el movimiento militar. Aun así, su confianza en ambos recibió algunos duros golpes en junio y julio de 1925.199

  • 200 Ver ibid., 13-17 de marzo, 1925, para informes sobre los procedimientos de la Constituyente Chica.
  • 201 Según Donoso, op. cit., I, pp. 417-418; pp. 422-423, siete de los delegados estaban clasificados c (...)
  • 202 Ver Federico Gil, El sistema político de Chile, Santiago, 1969, pp. 105-8, para un resumen de la C (...)

34Una de las principales razones del apoyo del PC al golpe de enero, fue la promesa de que una Asamblea Constituyente electa prepararía una nueva constitución. De hecho, antes de que Alessandri regresara a Chile, el Partido había llamado a una Asamblea Constituyente de su preferencia, la “Constituyente Chica”, en la que una amplia gama de organizaciones obreras debatieron el tipo de Constitución que querían alcanzar.200 Sin embargo, la Asamblea Constituyente electa prometida por las FFAA no se materializó. Alessandri sostuvo exitosamente que había muy poco tiempo y que el país debía regresar a la normalidad constitucional lo más pronto posible. A cambio, Alessandri nombró una comisión consultiva que tenía 121 miembros– de ellos, siete “comunistas” –pero se aseguró de que el trabajo de sustanciar la Constitución fuera hecho por una subcomisión de 15 miembros, uno de los cuales fue Hidalgo.201 En este escenario, el PC afirmó que en dicha subcomisión había hecho sentir lo resuelto por la “Constituyente Chica” a pesar de haber estado en minoría. Lo concreto fue que poco o nada podía influir en la nueva Constitución, y la Comisión Consultiva finalmente la aprobó en julio de 1925 por un hecho más consistente: la presión militar mal disimulada. La nueva Carta fortaleció considerablemente la Presidencia respecto del Legislativo; retiró del Congreso los poderes para remover ministros mediante votos de censura, para retrasar el debate sobre el presupuesto público y para controlar la presencia de las tropas en Santiago. También separó a la Iglesia del Estado, introdujo elecciones directas para Presidente, extendió los periodos de funciones del Ejecutivo y del Legislativo, e incorporó principios sociales confusos.202

  • 203 Justicia 7.8.1925.
  • 204 Ibid. 3.9.1925.

35El PC se opuso vehementemente al “cesarismo presidencial” consagrado en la nueva Constitución y ordenó a sus partidarios a votar por la retención del antiguo sistema parlamentario en el plebiscito nacional que la ratificaría.203 No obstante otros grupos políticos compartieron con el PC los rechazos, el nuevo ordenamiento legal fue aprobado por 127.509 votos contra 6.825.204

  • 205 Ibid. 19.6.1925. Ver también Vicuña Fuentes op. cit., II, pp. 38-50. Los plebiscitos para decidir (...)
  • 206 Morris op. cit. p. 209. Incluso los comunistas estimados variaban de 2.000 a unos pocos cientos. J (...)
  • 207 Justicia 19.6.1925; 10.7.1925.

36En medio de estas tratativas y debates, en junio de 1925 los obreros del salitre de Tarapacá y Antofagasta se declararon en huelga. Las razones para ella eran principalmente económicas, sin embargo, otras fricciones entre obreros y militares de esas provincias se venían incubando a raíz de un plebiscito que resolvería sobre el destino de Tacna y Arica.205 La huelga, acompañada de los habituales actos aislados de violencia ante los directores de las compañías salitreras y de la policía de la empresa, se vio envuelta en un supuesto intento revolucionario de autoridades consentidas por Alessandri. El coronel Ibáñez –Ministro de Guerra– ordenó a las tropas restaurar el orden público, asunto que desembocó en numerosos asesinatos. Las cifras estimadas de la matanza que prosiguió, fue de menos de cien hasta trescientos muertos. Obviamente, la ocasión había sido utilizada para lanzar una ofensiva a gran escala en contra de las organizaciones del PCCh y de la FOCh en la zona.206 Las pertenencias de ambos fueron requisadas, destruidas y los activistas comunistas, arrestados y deportados.207

  • 208 DTIQ 14.1.1926.
  • 209 Justicia 27.8.1925; editorial.
  • 210 Ibid. 2.10.1925.
  • 211 Ibid. 31.10.1925.
  • 212 Manuel Hidalgo (senador); José Santos Córdoba, Pedro Reyes, Salvador Barra Woll, Ramón Sepúlveda L (...)

37A pesar de la masacre de junio, el PCCh no revisó su estrategia. El CEN con base en Santiago sentía que podía hacer algo más que estampar una protesta formal en contra de los asesinatos y, de hecho, más adelante sostuvo que su baja respuesta había salvado al Partido de una persecución aún más grande, manteniendo recursos para trabajar por la liberación de líderes sindicales detenidos.208 Sin embargo, quizás la razón principal para continuar con la estrategia que venía expresando desde inicios de año, se encuentre en las cercanías de las elecciones agendadas para octubre y noviembre de 1925. Para estas elecciones, el PC no sólo quería mantener sus vínculos con el movimiento militar, sino, a la vez, ganar algo de la popularidad que el movimiento aún disponía. De hecho, en esta etapa, todavía se consideraba que las FFAA estaban entre las fuerzas vivas de la nación que intentaban sacudir la mano muerta de la oligarquía. Ciertamente, las relaciones del PCCh con los militares y, en particular, con Ibáñez (cuyo rol en la masacre de junio Justicia la había descrito como un “gran error”) se hicieron más acogedoras en la segunda mitad del año.209 De hecho, el PC aplaudió la determinación de Ibáñez de no cumplir con la costumbre que exigía que los ministros del gabinete renunciaran cuando pasaban a ser candidatos presidenciales: Ibáñez ofreció su renuncia al Vicepresidente, Barros Borgoño. Justicia se deshizo en elogios y alabanzas.210 “Ibáñez…. Enérgico, espiritual, justo y de confianza… ha sido el único hombre que ha sabido lo que el país necesita en este momento. Ha sido el único que, con una espada de fuego en su mano derecha, ha protegido el tesoro nacional de los roedores, y el santo altar de nuestras libertades en contra de los déspotas.”211 ¿Estaba Justicia pagando a Ibáñez su renuncia a utilizar la fuerza para enfrentar una huelga general que el PC, la FOCh y la USRACh habían declarado en protesta por las presuntas irregularidades en las elecciones presidenciales, o le estaba haciendo el juego para las elecciones al congreso de noviembre?, quizás si ambas cosas pudieron ser. Como fuera, el PCCh fue bien recompensado. En dichas elecciones, con la ayuda de un pacto con el PD y la USRACh, eligió a un senador y a seis diputados, mientras que al año siguiente, en elecciones parciales, eligió a un representante más para cada cámara.212

  • 213 Justicia 12.4.1926.
  • 214 Ibid. 22.10.1926.
  • 215 Ibid. 13.12.1925; 1.1.1926.
  • 216 Ibid. 23.10.1926; 18.11.1926; 23.11.1926; 3.2.1927; 12.2.1927; 13.2.1927.

38La postura del apoyo al movimiento militar comenzó a cambiar luego de las elecciones de noviembre de 1925. Desde comienzos del año siguiente, el Partido fue tomando distancia de las FFAA y en abril llevó a cabo el primero de varios ataques en contra de Ibáñez.213 Para octubre de 1926, había cambiado a una total oposición y declaró que el país estaba amenazado por el inminente peligro de una dictadura militar fascista.214 El PCCh llamó a la formación de un amplio frente unido de organizaciones obreras para combatir esta amenaza. Sin embargo, para ese entonces, los comunistas habían perdido la oportunidad de crear dicho frente, en gran parte debido a su hostilidad a una organización que ellos mismos habían ayudado a crear, la USRACh. Esta, originalmente surgió para apoyar la candidatura presidencial de José Santos Salas, atrayendo el apoyo de una amplia gama de organizaciones de obreros y de trabajadores de cuello blanco. No obstante, luego de las elecciones, algunos de los principales miembros no comunistas de la USRACh, -entre otros, Carlos Alberto Martínez y a Oscar Schnake, quienes jugarían importantes roles en la creación del Partido Socialista de Chile (PS) en la década de 1930- vieron en ella un potencial como base para un nuevo partido de ideología radical y socialista. Mientras el PCCh expuso su deseo de que la USRACh no continuara existiendo luego de las elecciones -sugirió que se convirtiera en una especie de foro permanente de la clase obrera-, tampoco vio con simpatía el surgimiento de un nuevo partido izquierdista que concitara apoyo popular.215 La USRACh, según declaró el PCCh a fines de 1925, no pasaba de ser otro insignificante partido burgués dedicado a desconcertar a las masas. No contentos con las polémicas, los comunistas siguieron adelante con la creación de un organismo de frente unido de su autoría: la Unión General de Obreros y Empleados, que tenía por objeto, en parte, debilitar el apoyo de la clase obrera a la USRACh. Para fines de 1926, la hostilidad entre la USRACh y el PCCh hizo difícil la creación de un frente unido, si bien este último realizó algunos nuevos -pero tímidos- acercamientos a la USRACh, a la luz de que el peligro de una dictadura militar parecía aumentar. No obstante, la USRACh fue criticando crecientemente a Ibáñez y al movimiento militar, mantuvo algo de fe en sus buenas intenciones, aún después que los comunistas perdieran completamente sus esperanzas. Así, mientras la reacción de la USRACh ante los ataques de Ibáñez contra el parlamento y los políticos -acentuados luego de octubre de 1926- fue marcadamente ambivalente, la postura del PC fue más nítida en la defensa del Legislativo y en el llamado a la formación de comités antifascistas216, lo cual traería sus consecuencias. En efecto, debido a que importantes sectores del PR y del PD compartían la ambivalencia de la USRACh, cuando Ibáñez inició su escalada represiva en contra de sus opositores, en febrero de 1927, el PCCh experimentaría el aislamiento de la mayoría de sus posibles aliados.

  • 217 Jobet, Ensayo Crítico, op. cit. p. 172; Justicia 20.4.1926.
  • 218 Ver en Morris, op. cit. una mirada sobre esta legislación y su respaldo político.
  • 219 Ibid. pp. 204-210.
  • 220 Justicia 28.9.1926.

39Por su lado, al igual que el PC, a principios de 1927 la FOCh también estaba debilitada. En el paso de 1924 a 1925, la FOCh había experimentado un fortalecimiento de su situación, en parte por el resultado de mejoras en la economía y, también, quizás, debido a las esperanzas de cambio radical estimuladas por las intervenciones militares. Sin embargo, aunque algunos sostenían que los miembros de la Federación eran cerca de 100.000 miembros, en 1925, a principios de 1926 sólo unos 6.000 pagaban sus cuotas regularmente.217 La causa principal del rápido descenso en la membresía fueron los sangrientos acontecimientos de junio de 1925, hechos que destrozaron a las poderosas organizaciones regionales en el norte, propinándose un durísimo golpe a la FOCh en su totalidad. La recuperación posterior fue obstaculizada por el resurgimiento de las dificultades económicas del país y por la implementación de una nueva legislación diseñada para darle estructura legal a los sindicatos.218 Mientras el PCCh aceptaba de malas ganas las nuevas leyes sindicales, su aplicación irregular y desigual, provocó confusión y conflictos considerables.219 Irónicamente, en tanto la fortaleza de la FOCh disminuía, el Partido realizó un primer esfuerzo para reajustar su relación con la Central. En diciembre de 1925, dos miembros de la JEF de la FOCh fueron electos para el CEN comunista, mientras que en septiembre de 1926, este mismo órgano, siguiendo el ejemplo del Partido Comunista Paraguayo, creó una Comisión Central Sindical (CCS)220, diseñada para organizar y dirigir el trabajo del Partido en los sindicatos y coordinar las actividades de comisiones similares a niveles regionales y locales.

  • 221 Ver en ibid. 5.2.1925 una cuenta de los eventos que produjeron la Ley 261.

40De esta manera, a medida que el poder de la FOCh disminuía dramáticamente luego de junio de 1925, la efervescencia política provocada por la intervención militar, estaba permitiendo al PCCh extender su influencia a otras organizaciones de la clase obrera. A principios de 1925, la agitación anarquista, apoyada por comunistas, produjo la Ley 261 que creó una serie de comisiones tripartitas para controlar los arriendos.221 Estas comisiones, que incluían organizaciones obreras representativas, servían de base para el resurgimiento de una forma tradicional de organizaciones obreras: la Liga de Arrendatarios. Bajo el ímpetu de la nueva ley, las ligas de arrendatarios se unieron para formar una Liga Nacional de Arrendatarios (LNA) en la que los comunistas llegaron a jugar un importante papel. Otras organizaciones obreras en las que los comunistas pasaron a ser importantes a mediados de la década de 1920, fueron la Federación Obrera Ferroviaria, la Unión de Empleados de Chile (UECh) y la Asociación General de Profesores.

  • 222 Justicia 10.11.1925.
  • 223 El Nacionalista, Valparaíso, primera quincena, febrero de 1927 para ver la posición de la USRACh en (...)

41Si bien la USRACh se negó a un frente unido con el PCCh y la FOCh, su capacidad fue debilitándose; mientras, para finales de 1926, el PC avanzaba en grados de cooperación con otros grupos obreros. Lanzó una campaña con organizaciones anarquistas en contra de la ley de seguridad social, la Ley 4054, que servía para reducir salarios y operaba a favor de los empleadores.222 En enero de 1927, los comunistas y sus aliados lanzaron una huelga general en contra de los fracasos del gobierno para resolver los problemas obreros. Ningún movimiento, sin embargo, parece haber tenido mucho éxito: la huelga de enero de 1927 fracasó por la acción policial y la oposición de la USRACh.223

  • 224 La Jornada Comunista, Valdivia (JCV) 8.3.1925 reimprimió el ataque antofagastino, ver ibid. 18.9.25 (...)

42La desaparición de Recabarren no produjo diferencias notorias en la política del PC hacia principios de 1925; tampoco parecen haber existido intensas luchas de poder por el liderazgo nacional. No obstante, lo que sí comenzó a aparecer fue que las organizaciones locales se volvieron más críticas de las políticas del Partido. Así, por ejemplo, se expresaron varios grados de oposición de las secciones por el apoyo que el CEN brindara al golpe de enero, su participación en el FSR, a sus errores al no condenar suficientemente la masacre de junio, el apoyo a la candidatura presidencial de Santos Salas, y sobre el pacto electoral con el PD y la USRACh. Sin embargo, a pesar de todo ello, las críticas públicas al CEN no fueron frecuentes y este fue desafiado abiertamente sólo en dos veces durante 1925. La sección de Antofagasta lo atacó vigorosamente por apoyar al movimiento militar de “reformistas burgueses” de enero. Más tarde, la sección de Valdivia sostuvo que el apoyo del CEN al movimiento militar, había resultado en la “muerte moral” del Partido, acusando a la dirigencia nacional de “torpeza vergonzosa”, peor, según su punto de vista, que el reformismo y el colaboracionismo.224

  • 225 Justicia 6.5.1925; 22.5.1925.

43A pesar de las evidencias de descontento en las secciones, el Partido no mostró señales de fragmentación seria. En primer lugar, las críticas públicas al CEN no estuvieron acompañadas de ningún intento de producción de crisis. En segundo lugar, el CEN adoptó una actitud conciliadora ante la disidencia interna. De hecho, una de las primeras medidas que tomó fue hacer un sondeo en las secciones respecto de la posibilidad de levantar las sanciones impuestas a Cruz y a otros en el Congreso de Viña; tampoco parece haber objetado la readmisión en Santiago de Vilarín y Ernesto González, los líderes de los opositores de Viña.225 Del mismo modo, el CEN no tomó medidas disciplinarias precipitadas en contra de las secciones de Antofagasta y de Valdivia, dejando que el tema fuera decidido en el próximo congreso nacional del Partido, apuntado para diciembre de 1925.

  • 226 Ibid. 12.4.1925; 7.5.1925.
  • 227 DTIQ 14.1.1926.

44Pero puede haber existido una razón más prosaica para la carencia de luchas internas durante 1925. Una vez más, los hechos y desarrollos fuera del Partido absorbieron las energías de sus miembros. El golpe de enero había concitado altas esperanzas de cambio radical y los pronunciamientos del CON y de la FOCh atrajeron más la atención que las circulares partidarias, en tanto que leyes como la 261, absorbió las preocupaciones de los activistas comunistas. Tal fue el impacto de los acontecimientos externos que, en abril de 1925, el CCA en Santiago hizo notar que existía una “carencia total de espíritu trabajador” en la organización y que, desde el punto de vista del no pago de cotizaciones, la amplia mayoría de los miembros estaba, técnicamente, al margen del Partido.226 Luego de junio de 1925, las secciones del norte se encontraban en completo desorden, al punto que, de hecho, unas 15 secciones dejaron de funcionar debido a la feroz represión de las huelgas del salitre.227

  • 228 Siguiendo las primeras costumbres del PCCh, los congresos nacionales del partido eran numerados de (...)

45A pesar de estas dificultades, en diciembre de 1925, cuando el séptimo Congreso del Partido se llevó a cabo en Santiago, sus adherentes habían crecido, probablemente, de 2.000 en 1924, a cerca de 5.000, no bien ahora sólo se contaban 46 secciones, 41 menos que las habidas un año antes.228 La razón para este crecimiento, probablemente se relacionaba con el éxito electoral de los comunistas en noviembre de 1925, causa que también, jugó a favor para que en el Congreso no se expusieran disputas internas. Por mucho que algunos sectores desaprobaran la línea política del CEN durante 1925, la posición de este quedaba refrendada por la elección al parlamento del mayor cuerpo de representantes que el Partido nunca había tenido.

  • 229 Revisar en el Apéndice A, el lugar de la célula y el centralismo democrático en la organización de (...)
  • 230 DTIQ 30.1.1925.
  • 231 Justicia 3.1.1926; 5.1.1926.

46Luego del examen y de las críticas silenciadas al informe del CEN, el Congreso continuó discutiendo la adopción de nuevas formas y prácticas organizacionales -la célula y el centralismo democrático- para reemplazar la antigua asociación de las secciones.229 El CEN recomendó el estudio de dichas formas organizacionales, adoptadas formalmente por la Comintern entre julio de 1924, a enero de 1925.230 El Congreso no sancionó la adopción obligatoria de las nuevas formas, si bien algunas secciones comenzaron a crear células durante los primeros meses de 1926. Tomó, eso sí, otras medidas para reforzar la organización: propuso los requisitos mínimos para la membresía en el Partido e incrementó las calificaciones necesarias para convertirse en miembro del CEN o en delegado a un Congreso Nacional. El Partido fue exhortado, una vez más, a deshacerse de cualquier elemento anarquista que se mantuviera entre sus filas y se decidió fundar un instituto central de estudios para aumentar el nivel político e ideológico de la militancia. Al mismo tiempo, se tomaron otras medidas para estructurar las relaciones entre el Partido y sus parlamentarios quienes, a su vez, fueron instruidos para entregar sus salarios a los fondos centrales de la organización, la cual les aportaría la mitad de los mismos. Los militantes fueron informados de que el contacto con los parlamentarios debía hacerse sólo a través del CEN, en tanto que a aquellos se le ordenó que no tuvieran relaciones privadas con partidos burgueses, desenmascarándolos sistemáticamente en el Congreso.231

  • 232 El CEN electo en diciembre de 1925 incluía a dos de las “antiguas generaciones”, Manuel Leiva (CEN (...)

47A pesar de la aparente ausencia de controversias en este Congreso, sus temas echaron las bases para los serios conflictos que desafiaron la unidad del Partido durante 1926. Con la elección de varios prominentes miembros de la antigua generación de líderes del Partido al Legislativo, el CEN electo en diciembre de 1925 fue dominado por dirigentes jóvenes que no contaban con experiencia para tan alto cargo.232 No tardó en reaparecer, con gran vigor, el conflicto generacional que había amargado los meses finales de Recabarren.

  • 233 Justicia 23.2.1926.
  • 234 Rebelión, Santiago, 1.5.1926.

48El primer desafío serio para el nuevo CEN no vino de los congresistas, sino de parte de la sección de Santiago, y más concretamente del ala izquierda que de la derecha. En febrero de 1926, la sección de Santiago se negó a aceptar la expulsión de varios de sus miembros, ordenada por el Congreso reciente, por no apoyar la candidatura de Cruz en las elecciones parlamentarias de noviembre de 1925.233 También criticó al Congreso del Partido por fracasar en disciplinar a Hidalgo al permitir que su nombre apareciera en un telegrama que llamaba al retorno de Alessandri (a principios de 1925), a pesar de que el incidente había sido sellado oficialmente. También criticó a Justicia por dar espacio a justificaciones sobre ley de seguridad social (ley 4054), siendo que el Partido se oponía a ella. Aunque Maclovio Galdames, miembro del CEN, intentó defender las decisiones del Congreso partidario, fue abucheado. En represalia, el CEN se negó a publicar noticias de la Sección de Santiago y, en abril de 1926, ordenó su disolución. 59 miembros rechazaron esta orden, contactaron a otras secciones para justificar su posición, apelaron al Secretariado Sudamericano de la Comintern, y comenzó a publicar su propio periódico, Rebelión.234 El CEN, por su parte, consiguió organizar una nueva sección en Santiago, si bien el grupo Rebelión continuó funcionando hasta su reabsorción en el Partido, unos meses más tarde

  • 235 JCV 24.7.1926; Justicia 6.8.1926.
  • 236 La Batalla, Valdivia, fue publicado quince veces entre agosto y octubre de 1926.
  • 237 JCV 28.7.1926.

49El segundo conflicto importante que el CEN tuvo que enfrentar, involucró el tema de sus relaciones con los representantes públicos del Partido. Aunque el Séptimo Congreso había realizado algunos intentos para formalizar esta relación, los parlamentarios tendían a seguir su propio camino. Un congresista, en particular, se distinguió por ignorar las instrucciones del CEN. Abraham Quevedo, diputado por Valdivia, no solo no entregaba su salario a la tesorería del Partido, sino que, en agosto de 1926, desobedeció una instrucción explicita del CEN para abstenerse ante una moción de censura diseñada para remover el gabinete.235 El CEN inmediatamente suspendió a Quevedo por su indisciplina. Él retomó el conflicto en Valdivia, donde sus partidarios, que retenían el control sobre el periódico La Jornada Comunista, adoptaron el nombre de doctrinarios. El CEN, por su parte, financió en aquella ciudad las actividades de una facción anti-Quevedo, que publicó su propio periódico La Batalla.236 La división en Valdivia persistió durante la mayor parte de 1926 y los doctrinarios sostuvieron que, de Santiago, tenían el respaldo tanto de la sección Rebelión como de la sección oficialista.237

  • 238 El primer contacto directo parece haber sido hecho en septiembre de 1921 cuando las agencias del C (...)
  • 239 Federación Obrera 11.7.1924; DTIQ 7.9.1924. El Comintern llamó a una campaña de ayuda financiera en (...)
  • 240 Ver, por ejemplo, un artículo de Jaime Fortuño en Justicia 26.11.1925 y las minutas de una reunión (...)
  • 241 Ibid. 8.12.1925.

50En parte, estos conflictos fueron el producto de la nueva determinación del CEN por imponer una disciplina más rígida entre las secciones, decisión en la que fueron alentados por el poderoso interés que la Comintern estaba expresando por influir en los asuntos de sus afiliados latinoamericanos. Aunque el contacto entre el PCCh y la IC venía de antes de la fundación de 1922, diferencias de lenguaje, distancia y la falta de preocupación, afectaron la calidad de estos primeros encuentros.238 Aun así, el PC respondía a las circulares cominternistas que llamaban a campañas en contra de la guerra, al estudio de nuevas formas organizacionales y a la asistencia financiera.239 Además, como los comunistas argentinos asistían regularmente a los congresos del partido chileno como delegados de la IC, existe cierta evidencia para sugerir que el PC local se encontraba en contacto directo con la Comintern en los días de los golpes militares de 1924 y 1925.240 No obstante en septiembre de 1924 se fundara en Buenos Aires un Secretariado Sud Americano (SSA), no hay indicios que señalen que la Comintern haya desaprobado la línea política del PCCh durante 1925, enviándole, incluso, cálidas felicitaciones por su éxito electoral de noviembre de aquel año. Todo indica a que el SSA sólo comenzó a tener incidencia en los asuntos chilenos a partir de 1926.241

  • 242 Ibid. 18.8.1926; 25.8.1926.

51En 1926, el SSA comenzó una campaña para “bolchevizar” a los partidos comunistas del cono sur, para introducir nuevas formas y prácticas organizacionales, y para purgar a los partidos de sus ideas, políticas y líderes reformistas. La técnica utilizada en cada caso era la misma: el SSA estudiaba al partido en cuestión, publicaba una carta detallando sus fortalezas y debilidades, y sugería futuros cursos de acción. La carta era liberada para el debate que se llevaba a cabo en una reunión ampliada sobre liderazgo nacional, preparándose resoluciones para su ratificación en una reunión nacional del Partido. A mediados de 1926, el Partido Comunista Uruguayo cursó este proceso y los procedimientos de reunión de su comité central y el Comité Ejecutivo Ampliado (CEA), se publicaron en Justicia, dándole al PCCh una muestra de lo que venía, destacando el aspecto más dramático de todo el asunto: las críticas públicas a los antiguos y respetados líderes del Partido.242

  • 243 Ibid. 29.11.1926; 30.11.1926.
  • 244 Para una explicación de la política del frente unido, revisar más adelante el capítulo 3.
  • 245 Uno de los delegados del SSA del CEA indicó que, a pesar de sus méritos indiscutibles, Recabarren (...)

52Un delegado del SSA llegó a Chile en septiembre de 1926 en misión de investigación y, en noviembre, el SSA publicó su carta abierta al PCCh.243 El SSA descubrió que, a pesar de que el PC chileno era una de las expresiones latinoamericanas más poderosa y popular, tenía serios defectos, que iban desde la ausencia y mal funcionamiento de células, a la carencia de vínculos entre el CEN y los escalones subordinados en el Partido, cuestiones que facilitaron las luchas personalistas, la ausencia de trabajo sistemático entre campesinos, mujeres, jóvenes y sindicatos. Aunque el SSA criticó al CEN por desviacionismo de izquierda en los terrenos que había fallado, por haber abandonado el trabajo político concreto y cometido errores en la aplicación de las políticas de frente único, al apreciar la necesidad de un partido de masas, halló que la línea política general del CEN había estado en lo correcto.244 En la lucha entre el CEN y los parlamentarios, el SSA apoyó al primero y determinó que las tendencias reformistas de los parlamentarios eran el mayor peligro para el desarrollo del Partido. El SSA procedió a criticar a tres de estos en particular, por sus concepciones reformistas: Hidalgo, Quevedo y Ramón Sepúlveda Leal. De haber estado vivo Recabarren, y en calidad de congresal, probablemente también habría estado sujeto a las críticas públicas.245

  • 246 Ibid. 11.12.1926 a 27.12.1926; “Tribuna Libre”.

53Se dio a conocer la carta del SSA y se debatió en Justicia: mientras algunos aceptaban los planteamientos, otros manifestaron su enfado por las críticas sobre los viejos líderes del partido y objetaron el procedimiento de introducir la bolchevización por medio de una carta abierta. La acusación del SSA de que el PCCh había sido, hasta la fecha, en gran parte una organización electoral, despertó indignación considerable, no faltando los miembros que apuntaron a que el Partido siempre había jugado un papel en la FOCh y en el movimiento sindical. Finalmente, algunos participantes del debate dieron rienda suelta al sentimiento anti argentino y sugirieron que los delegados del SSA, miembros del Partido argentino, no estaban en posición para instruir y hacer ver las deficiencias del congénere chileno246.

  • 247 Ver en ibid. del 4 al 7 de enero de 1927. Los informes del CEA. Los dos delegados del SSA eran evi (...)
  • 248 Justicia 12.1.1927.

54Concluido el debate por la prensa, a finales de diciembre de 1926, el CEA se reunió en Santiago con los miembros del CEN, algunos parlamentarios, dos delegados del SSA y una variedad de representantes provinciales.247 Curiosamente, los debates en el CEA no se centraron en la bolchevización como tal. Para todos parecía aceptarse la necesidad de nuevas formas organizacionales; del mismo modo, nadie cuestionó el derecho del SSA para intervenir en los asuntos internos del PCCh, aunque cierto anti argentinismo se mostró una vez más. En su lugar, los debates giraron en torno a si el PCCh había sido o no una organización primordialmente electoral, además de los respectivos méritos de los parlamentarios y del CEN en las luchas del año anterior. Las sesiones del CEA revelaron un abismo generacional y un orgullo y dignidad muy heridos, más que cualquier diferencia política e ideológica profunda. La mayoría de los congresales estaban preparados para admitir que habían caído en errores reformistas, pero culparon de ello a su propia falta de educación política y a la ausencia de dirección puntual y adecuada de parte del CEN en sus errores. Solo Hidalgo, ausente del CEA hasta su sesión final, defendió algunas de sus posiciones “reformistas” en el Congreso del Partido, cruzando espadas ideológicas con los delegados del SSA.248

  • 249 Ibid. 4.1.1927; 5.1.1927; 6.1.1927.
  • 250 Ibid. 4.1.1927; 8.1.1927.
  • 251 Ibid. 8.1.1927.

55Si bien la CEA no reveló divisiones ideológicas y políticas, mostró los extremos de articulación y desorganización que el conflicto entre los parlamentarios y el CEN había producido en el Partido durante 1926. Según los congresistas, el CEN había fracasado en responder a peticiones de direcciones en la línea del partido en ciertas legislaciones; no había apoyado sus viajes de propaganda y había escogido, de manera injusta, criticar a algunos cuando todos eran responsables de las faltas. Además, negaron que el CEN hubiera tenido un rol útil en la solución de las divisiones en Santiago y Valdivia. Sobre la primera, afirmaron había sido resuelto por un compañero que había estado pasando por Santiago, mientras que la segunda, había sido resuelta a través de la persistencia de un delegado del SSA.249 Por su parte, el CEN acusó a los congresistas de realizar discursos sin la preparación o el respeto debido para con la doctrina del Partido; de, a veces, tomar distintas posiciones sobre un mismo problema en las Cámaras, y de negarse a obedecer instrucciones para realizar o regresar de viajes de propaganda.250 De hecho, las relaciones entre los dos grupos se habían vuelto tan malas que, en las elecciones al Senado en el norte, en las que Juan Luis Carmona había triunfado, Hidalgo había hecho campaña en contra de Carmona como candidato comunista, mientras que el CEN había enviado delegados para colaborar con Carmona y desfavorecer a Hidalgo.251

56Las mutuas recriminaciones en el CEA dieron paso a que ambos sectores reconocieran que habían cometido errores. Para la sesión final del CEA, ambos lados, alentados por un pequeño pero significativo grupo que había tomado el curso medio en el conflicto CEN/congresistas, tomaron medidas para aumentar el nivel político e ideológico del Partido a través de la adopción de las normas bolcheviques.

  • 252 Ver en Ibid. del 8 al 16 de enero de 1927 los informes sobre el Octavo Congreso Nacional del parti (...)
  • 253 Ibid. 12.1.1927.

57El 15 de enero de 1927, el Octavo Congreso se reunió en Santiago y los debates siguieron la misma línea de aquellos del CEA.252 Quizás lo más destacado del Congreso fue la asistencia de Hidalgo quien llegó para defenderse de la acusación de traición presentada en su contra por el CEN. Esta acusación impulsó la confrontación entre algunos delegados (como Salvador Ocampo) quienes, en la década de 1930, se opondrían tenazmente a Hidalgo, y uno de los delegados del SSA, Gómez, que encontró que la acusación era “injusta e inadecuada”. Luego de una defensa inspirada sobre sus acciones, Hidalgo declaró que renunciaría si se le declaraba culpable de traición, pero los representantes del SSA y los otros delegados, lo instaban a quedarse.253

  • 254 Ibid.
  • 255 Ibid. 5.12.1926.

58En los mecanismos del CEA y del Congreso, los delegados del SSA habían adoptado un tono conciliador, buscando mediar entre las partes. Gómez describió el conflicto entre parlamentarios y el CEN como el resultado de dos exageraciones injustas; por un lado, la de los antiguos líderes del Partido que despreciaban al CEN por su inexperiencia juvenil y, por otro, la exageración del CEN, que parecía pensar que la historia del Partido antes de 1926, no tenía importancia alguna.254 Los delegados del SSA insistían en que la tarea del CEA y del Congreso no era acusar ni castigar, sino que identificar errores y corregirlos, y fue con ese espíritu que habían examinado los discursos de los congresistas ante los errores reformistas.255

  • 256 Ibid. 15.1.1927.

59Hacia el fin de sus sesiones, el Congreso del Partido, con las pasiones aparentemente superadas, aprobó varias medidas diseñadas para mejorar el funcionamiento interno. La célula y el centralismo democrático fueron formalmente adoptados, la prensa del Partido se colocó más fuertemente bajo el control del CEN, que ahora cambió su nombre a Comité Central (CC). En materias disciplinarias, se tomaron medidas en contra de sólo uno de los tres parlamentarios que habían señalado críticas a la carta del SSA: la suspensión de Quevedo se convirtió en expulsión. A la influencia moderada y correccional del SSA, se le dio expresión en la composición del nuevo CC. Expandido a nueve miembros -con cinco suplentes- dio mejor cabida a la representación geográfica al Partido, conteniendo un cuidadoso equilibrio entre miembros de la “vieja guardia” -incluyendo a Sepúlveda Leal, uno de los tres objetivos del anterior CEN en el CEA y el Congreso- y la “nueva guardia”, es decir, los miembros que habían servido en el CEN durante 1926. Un tercer grupo, que incluía a Carlos Contreras Labarca y Salvador Ocampo, quienes se habían distinguido ante los delegados del SSA, también quedó representado. De igual modo, el balance oportuno de facciones también quedó establecido en la creación de seis subcomisiones vinculadas del CC.256

  • 257 Stephen Clissold, Soviet Relations with Latin America 1918-1968, Londres, 1970, p. 17.
  • 258 Justicia 17.12.1926; 9.1.1927.

60En la ocasión, parecía que la intervención del SSA había resultado completamente beneficiosa para el Partido y que, lejos de crear fricción, como alguien ha supuesto, había logrado la resolución de conflictos que eran un desafío serio para la unidad del Partido.257 Tal como un miembro moderado de la “vieja guardia” destacó -uno que había expresado antagonismo ante los delegados del SSA de Argentina- “solo gracias a la visita de la delegación del SSA, que vinieron a mostrarnos el camino que debía seguir el Partido, se ha salvado su unidad”.258

61Las medidas que el Partido tomó para mejorar y fortalecer su organización y liderazgo en enero de 1927, no tuvieron la oportunidad de alcanzar los resultados deseados. A principios de febrero 1927, la dictadura fascista militar, de la que el PCCh había dado repetidamente advertencia en los meses anteriores, se convirtió en una realidad. La purga que inició Ibáñez contra sus opositores, cayó fuertemente sobre el Partido y la FOCh, y a pesar de la corrección de sus predicciones, el PCCh desatendió sus propias profecías: no se tomaron medidas para contar con una dirigencia alternativa, ni tampoco se desarrollaron métodos especiales para ser utilizados en la clandestinidad. En pocas palabras, el Partido no estaba preparado para el prolongado periodo de persecución y represión que surgía.

Notes

119 Nunn, op. cit. p. 52-53,

120 Ibid. pp. 55-66.

121 Artículo de EQUIS en El Socialista, Antofagasta, 14.8.1920, “Barros o Alessandri”.

122 El POS rechazó un pacto formal con la Alianza Liberal en su Congreso Nacional de 1920, pero Víctor Cruz y Recabarren tenían acuerdos locales con los partidos de la Alianza Liberal en las elecciones al Congreso de marzo de 1921. El Socialista, Antofagasta, 11.6.1920; 12.6.1920; 3.3.1921. DTIQ 16.1.1921.

123 Federación Obrera 15.3.1923.

124 Ver, por ejemplo, DTIQ 5.9.1924; Justicia 7.9.1924; La Defensa Obrera, Tocopilla (de aquí en adelante citado como DOT) 7.9.1924.

125 Justicia 13.9.1924.

126 Ibid.

127 Ibid. 16.9.1924; 13.9.1924.

128 Ibid. 11.9.1924; 13.9.1924; 17.9.1924.

129 Ibid. 31.10.1924.

130 Ibid. 8.11.1924; DOT 16.12.1924.

131 Ramírez Necochea, Origen… op. cit. pp. 255-278.

132 Vicuña Fuentes, op. cit. I, pp. 159-161,

133 Revisar en el apéndice A una explicación de qué era la célula y el centralismo democrático.

134 El Comunista, Antofagasta, 18.2.1923.

135 Federación Obrera 10.7.1923.

136 Ibid. 21.7.1922; 31.12.1923.

137 Justicia 30.9.1924.

138 Report of the fourth Congress of the Communist International (Londres, sin fecha) p. 292. Report of the Fifth congress of the Communist International, Londres, 1924 p. 269.

139 Federación Obrera 17.12.1923; Justicia 17.10.1924.

140 Justicia 15.12.1924.

141 Ver en el Apéndice A una explicación de la fracción.

142 Barría Serón, Movimientos 1910-1926, op. cit. p. 141; Ramírez Necochea, Origen… op. cit. p. 93; Acción Directa, Santiago, diciembre, 1922.

143 Barría Serón, Movimientos 1910-1926, op. cit. pp. 148-149; Federación Obrera, 3.1.1924.

144 Los registros de los pagos mensuales de cuotas muestran un promedio de 4000 pagadores a principios de 1924 y de 7000 a mediados de 1924. Federación Obrera 1.1.1924; Justicia 22.8.24; 6.12.1924; 19.3.1925; 20.3.1925.

145 Los sindicatos ferroviarios se retiraron debido a que sentían que sus intereses estaban siendo desatendidos a favor de los obreros del carbón y del salitre. Luego se unieron a la ISR por su propia cuenta. Alan Angell, Politics and the Labour movement in Chile, Londres, 1971), p. 36. (Existe traducción al español Alan Angell, Partidos políticos y movimiento obrero en Chile. De los orígenes hasta el triunfo de la Unidad Popular, Ciudad de México, Era, 1974).

146 Federación Obrera 9.4.1922.

147 Ibid. 17.8.1923.

148 El Comunista, Antofagasta, 23.3.1923; 4.4.1923; 15.4.1923; 25.4.1923; 26.4.1923; 16.9.1923.

149 Federación Obrera 28.6.1922; 5.7.1922; 10.7.1922; 22.7.1922.

150 Ibid. 24.7.1922. Hidalgo fue readmitido en el PCCh en diciembre de 1923.

151 Ibid. 2.7.1922.

152 Ibid. 3.8.1922; 4.8.1922; 5.8.1922; 8.8.1922; 9.8.1922.

153 Ibid. 5.10.1922.

154 Para una evidencia de la continua tensión entre la JEF y el JP Santiago, ver Federación Obrera 25.1.1923; 25.9.1923; 24.8.1924.

155 Ibid. 1.6.1923.

156 DTIQ 13.2.1924.

157 Ver Donoso, op. cit. I, pp. 350-372, para un informe sobre las elecciones de 1924. Los candidatos del PCCh alcanzaron cerca de 13.000 votos comparado con los 5000 en marzo de 1921. Federación Obrera 7.3.1924; 14.3.1924. Existen estadísticas no oficiales de las elecciones de 1924, pero parece probable que hayan sido emitidos menos de 200.000 votos.

158 Ver en Justicia 30.9.1924 a 16.10.1924 los informes oficiales sobre el congreso de Viña.

159 DOT 14.10.1924.

160 Ibid. 9.10.1924.

161 Ibid. 1.5.1924; Justicia 13.10.1924.

162 Justicia 3.10.1924; 4.10.1924.

163 Ibid. 6.10.1924.

164 Ibid. 7.10.1924.

165 Ibid 15.10.1924.

166 Ibid. 17.10.1924.

167 Ibid. 24.10.1924.

168 Ver en DTIQ 21.11.1924 esta lista de candidatos.

169 Justicia 2.12.1924. Varios de estos disciplinados ya se habían retirado del partido en protesta en contra de las actividades de Recabarren; ibid. 4.11.1924.

170 Ibid. 31.12.1924. El nuevo CEN incluía a Galvarino Gil, Lino Paniagua, Carlos A. Sepúlveda, Tomás Conelli, L. E. Guzmán, Recabarren, Roberto Salinas, S. Barra Woll. Guzmán, Conelli y Barra Woll se habían unido al POS en 1912; Gil en 1913. DTIQ 21.11.24.

171 Ramírez Necochea, Origen… op. cit. pp. 195-199.

172 Lafertte, op. cit.

173 Federación Obrera 4.1.1924.

174 Justicia 17.10.1924.

175 Ibid.

176 Lafertte, op. cit. pp. 165-166. Juan Chacón, sin embargo, ha sostenido que la idea vino de jóvenes funcionarios que prometían volver a la insurrección con sus tropas. José Miguel Varas, Chacón, Santiago, 1968. pp. 51-52.

177 DTIQ 22.1.1925.

178 Ibid.

179 Morris, op. cit. p. 205, hace una lista de estas sugerencias.

180 Entrevista con J. de la C. Leyton, Santiago, marzo de 1973.

181 Ver Carlos Charlin, Del avión rojo a la República Socialista, Santiago, 1972, pp. 50-69, para saber cómo se llevó a cabo el golpe de enero de 1925; Nunn, op. cit., pp. 67-87; Carlos M. Sáez, Recuerdos de un Soldado, Santiago, 1933-34; 3 vols.) I, capítulo 7.

182 Ver, por ejemplo, Arturo Alessandri, Recuerdos de Gobierno, Santiago, 1967; 3 volúmenes, II, p. 168.

183 Ver, ibid. II, pp. 263-282, para el informe sobre la renuncia de Alessandri.

184 Sáez, op. cit., II, pp. 29-31.

185 Vicuña Fuentes, op. cit., II, pp. 80-85 se juega por esa línea de interpretación de los hechos y Sáez, op. cit., II, pp. 33-36 suele estar de acuerdo. Ibáñez sostenía que sus acciones eran dictadas por las circunstancias y no por la ambición: Luis Correa Prieto, El Presidente Ibáñez, Santiago, 1926, pp. 112-120. Pero las declaraciones de Ibáñez sobre el desinterés patriótico no eran del todo convincentes. Probablemente, como Nunn ha sugerido, Ibáñez simplemente no sabía qué hacer para octubre de 1925; op. cit., p105.

186 Julio César Jobet, El Partido Socialista de Chile, Santiago, 1971; 2 volúmenes, I, pp. 28-29.

187 Sáez op. cit., II, pp. 43-47; Vicuña Fuentes, op. cit., II, pp. 36-39.

188 Según La Nación, Santiago, 23.5.1927, Ibáñez obtuvo 222.139 votos ante los 8.072 de su oponente. 302.142 personas estaban aptas para votar.

189 Lafertte recibió cerca de 2.000 votos nacionalmente pero solo 593 de las fortalezas comunistas de Tarapacá, Antofagasta y Concepción. Ibid.

190 Justicia 16.1.1925. Artículo de Salvador Barra Woll; ibid. 25.1.1925: Manifiesto del CEN y de la FOCh.

191 DTIQ 14.1.1926. Informe del CEN para 1925.

192 Justicia 25.1.1925.

193 Ibid. 27.1.1925.

194 Estos argumentos se pueden encontrar en Justicia, 27.1.1925; 29.1.1925; 3.2.1925. La explicación más completa y coherente sobre las razones del CEN se pueden encontrar en Bandera Roja (Santiago) año I, número 1, abril de 1925.

195 Justicia 27.1.1925.

196 Ibid. 29.1.1925; 12.2.1925.

197 Ibid. 9.2.1925.

198 Ibid. 26.4.1925; Charlin, op. cit. pp. 114-115.

199 Ver en Justicia, 5.4.1925; 7.4.1925; 16.4.1925; 17.5.25, las primeras críticas de Alessandri y las fuerzas armadas.

200 Ver ibid., 13-17 de marzo, 1925, para informes sobre los procedimientos de la Constituyente Chica.

201 Según Donoso, op. cit., I, pp. 417-418; pp. 422-423, siete de los delegados estaban clasificados como “comunistas”, solo cuatro, sin embargo, se podían identificar definitivamente como miembros del PCCh para ese entonces: Cruz, Hidalgo, Contreras Labarca y Córdoba.

202 Ver Federico Gil, El sistema político de Chile, Santiago, 1969, pp. 105-8, para un resumen de la Constitución de 1925.

203 Justicia 7.8.1925.

204 Ibid. 3.9.1925.

205 Ibid. 19.6.1925. Ver también Vicuña Fuentes op. cit., II, pp. 38-50. Los plebiscitos para decidir si Tacna y Arica (requisados por Chile en la Guerra del Pacífico) debían regresar a Perú, nunca se llevaron a cabo. En 1929, se acordó que Tacna debía volver a Perú y Chile mantendría Arica. Ver Luis Galdames, Estudio de la Historia de Chile, octava edición, Santiago, 1928, pp. 504-506.

206 Morris op. cit. p. 209. Incluso los comunistas estimados variaban de 2.000 a unos pocos cientos. Justicia 15.8.1925; DTIQ 14.1.1926.

207 Justicia 19.6.1925; 10.7.1925.

208 DTIQ 14.1.1926.

209 Justicia 27.8.1925; editorial.

210 Ibid. 2.10.1925.

211 Ibid. 31.10.1925.

212 Manuel Hidalgo (senador); José Santos Córdoba, Pedro Reyes, Salvador Barra Woll, Ramón Sepúlveda Leal, Luis Víctor Cruz, Manuel Bart Herrera, Abraham Quevedo (diputados) fueron electos en 1925. Sin embargo, a pesar de que el PCCh originalmente apoyó a Bart, luego manifestó que no era miembro del partido, sino que fochista y luego se unió al PD. En 1926, Juan Luis Carmona fue electo al senado y Carlos Contreras Labarca a la cámara de diputados.

213 Justicia 12.4.1926.

214 Ibid. 22.10.1926.

215 Ibid. 13.12.1925; 1.1.1926.

216 Ibid. 23.10.1926; 18.11.1926; 23.11.1926; 3.2.1927; 12.2.1927; 13.2.1927.

217 Jobet, Ensayo Crítico, op. cit. p. 172; Justicia 20.4.1926.

218 Ver en Morris, op. cit. una mirada sobre esta legislación y su respaldo político.

219 Ibid. pp. 204-210.

220 Justicia 28.9.1926.

221 Ver en ibid. 5.2.1925 una cuenta de los eventos que produjeron la Ley 261.

222 Justicia 10.11.1925.

223 El Nacionalista, Valparaíso, primera quincena, febrero de 1927 para ver la posición de la USRACh en la huelga de enero.

224 La Jornada Comunista, Valdivia (JCV) 8.3.1925 reimprimió el ataque antofagastino, ver ibid. 18.9.25; 23.9.1925 para el ataque valdiviano.

225 Justicia 6.5.1925; 22.5.1925.

226 Ibid. 12.4.1925; 7.5.1925.

227 DTIQ 14.1.1926.

228 Siguiendo las primeras costumbres del PCCh, los congresos nacionales del partido eran numerados desde el primer congreso del POS (1915) a lo largo de este trabajo. Ver Ramírez Necochea, Origen… op. cit. p. 265 y DTIQ 14.1.1926 para las figuras sobre la militancia y las secciones.

229 Revisar en el Apéndice A, el lugar de la célula y el centralismo democrático en la organización del PCCh.

230 DTIQ 30.1.1925.

231 Justicia 3.1.1926; 5.1.1926.

232 El CEN electo en diciembre de 1925 incluía a dos de las “antiguas generaciones”, Manuel Leiva (CEN, POS y PCCh 1920-1923) y Lino Paniagua (CEN 1925) pero estos luego se retiraron dejando el poder efectivo a Luis Hernández, J. R. Bascuñán Zurita, Maclovio Galdames, José Santos Zavala y Rufino Rosas.

233 Justicia 23.2.1926.

234 Rebelión, Santiago, 1.5.1926.

235 JCV 24.7.1926; Justicia 6.8.1926.

236 La Batalla, Valdivia, fue publicado quince veces entre agosto y octubre de 1926.

237 JCV 28.7.1926.

238 El primer contacto directo parece haber sido hecho en septiembre de 1921 cuando las agencias del Comintern de los países latinos, actuando sobre la información recibida por el comunista argentino Rodolfo Ghioldi, envió una carta (en francés) dando la bienvenida prematuramente al PCCh por ingresar a la familia; fotocopia en el Museo Recabarren. Una circular del CEN en Federación Obrera 15.8.1923 denuncia las dificultades para encontrar a traductores confiables para las comunicaciones del Comintern, las que, evidentemente, a menudo venían escritas en alemán.

239 Federación Obrera 11.7.1924; DTIQ 7.9.1924. El Comintern llamó a una campaña de ayuda financiera en 1923 y el PCCh la comenzó a fines en agosto. Federación Obrera 15.8.1923. Es poco probable que el PCCh haya recaudado mucho dinero, pero es interesante que independiente de que el PCCh recibiera después ayuda financiera de Moscú, el primer flujo de fondos transcurrió en la dirección opuesta.

240 Ver, por ejemplo, un artículo de Jaime Fortuño en Justicia 26.11.1925 y las minutas de una reunión del CEN en ibid. 11.3.1925, que sugerían esto. Desafortunadamente, no se conocieron de manera precisa los consejos o comentarios que dio el Comintern.

241 Ibid. 8.12.1925.

242 Ibid. 18.8.1926; 25.8.1926.

243 Ibid. 29.11.1926; 30.11.1926.

244 Para una explicación de la política del frente unido, revisar más adelante el capítulo 3.

245 Uno de los delegados del SSA del CEA indicó que, a pesar de sus méritos indiscutibles, Recabarren había cometido fallas; no las enumeró. Justicia 5.1.1927.

246 Ibid. 11.12.1926 a 27.12.1926; “Tribuna Libre”.

247 Ver en ibid. del 4 al 7 de enero de 1927. Los informes del CEA. Los dos delegados del SSA eran evidentemente Rodolfo Ghioldi y Miguel Contreras, ambos comunistas argentinos. Sus seudónimos eran Vargas y Gómez. Lafertte, op. cit. Pp184-187.

248 Justicia 12.1.1927.

249 Ibid. 4.1.1927; 5.1.1927; 6.1.1927.

250 Ibid. 4.1.1927; 8.1.1927.

251 Ibid. 8.1.1927.

252 Ver en Ibid. del 8 al 16 de enero de 1927 los informes sobre el Octavo Congreso Nacional del partido.

253 Ibid. 12.1.1927.

254 Ibid.

255 Ibid. 5.12.1926.

256 Ibid. 15.1.1927.

257 Stephen Clissold, Soviet Relations with Latin America 1918-1968, Londres, 1970, p. 17.

258 Justicia 17.12.1926; 9.1.1927.

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search