Version classiqueVersion mobile

Diálogos compartidos en Nuestramérica

 | 
Sandra Iturrieta Olivares

Columnas “Emergencias”. Octubre 2015 – Diciembre 2018

Emergencias n° 28 abril 2018, gt. Iiee idea-usach.

La urdiembre androcéntrica de la formación profesional en ciencias sociales

Sandra Iturrieta Olivares

Texte intégral

1En América Latina el avance de los estudios de género, la difusión de tales conocimientos y su aplicación en la intervención social, han propiciado en el mundo laboral, la deslegitimación paulatina del machismo como sistema ordenador de las relaciones profesionales. No obstante, resabios machistas continúan sustentado el neo-machismo que constituye un modo soterrado de legitimación de los patrones de interrelación patriarcales. Tal neo-machismo, se reflejaría entre otros aspectos, en el modo en que lo “femenino” y lo “masculino”, como categorías binarias de atribuciones socio-culturales a las características biológicas de los sexos, soterradamente afectan el pensamiento de cientistas sociales.

2En tal sentido, la formación profesional de pregrado es influyente dada la subsistencia actual en nuestras aulas, de un currículum oculto de género, en que el modo como operan las concepciones respecto de “lo femenino” y “lo masculino” durante dicho proceso de formación, se invisibiliza y en ocasiones se banaliza en nombre de un ideario de igualdad y justicia, las más de las veces sustentado en concepciones de género circunscritas meramente a la división sexual del trabajo, desatendiendo la dimensión simbólica de las atribuciones culturales a los sexos.

  • 1 Esta investigación fue desarrollada en el marco de la pasantía posdoctoral desarrollada por la auto (...)

3Investigaciones recientes demuestran como el pensamiento de las mujeres es silenciado. Ello se refleja por ejemplo en el análisis de un total de 71 textos escritos por cientistas sociales latinoamericanos, en la última década, respecto de los tipos de reflexividad trabajados1. Para dicho análisis el tipo de reflexividad fue desagregado en: Cognitiva; estética y hermenéutica. Del total de textos, 30 fueron escritos por hombres, 29 por mujeres y 12 en equipos mixtos, lo que viene a desmitificar en primer lugar la idea de ciencia como privilegio androcéntrico patriarcal, ya que se demuestra que las cientistas sociales producen igual cantidad de textos escritos en que sus colegas. No obstante, al adentrarse en los contenidos, se evidencia que el pensamiento de las mujeres es silenciado en los equipos mixtos, lo que se refleja por ejemplo en los textos que conceptualizan la reflexividad como modernización reflexiva, en que las mujeres analizan la reflexividad estética, mientras que en los textos escritos por hombres ello no está presente, como tampoco lo está en los textos escritos por equipos mixtos. Por tanto, en el trabajo mixto, la inquietud de las cientistas sociales por la reflexividad estética conceptualizada como modernidad reflexiva pierde protagonismo, primando los intereses de sus colegas hombres.

  • 2 Esta investigación fue financiada por el concurso interno de proyectos de investigación de la direc (...)

4Por otra parte, la investigación desarrollada en relación a las ideas con las que hombres y mujeres construyen su ser profesional2, muestra diferencias atribuibles a su socialización de género, la que no habría sido deconstruida durante la formación profesional de pregrado. A través del análisis de las ideas contenidas en 32 entrevistas en profundidad desarrolladas con profesionales del campo de la sociología y del trabajo social, se estableció el constructo eidético respecto al “ser profesional” subyacente a sus discursos y los destinatarios de dichas ideas. Así, por ejemplo, cuando las mujeres indistintamente de su profesión, evidencian las ideas de sí mismas en relación al ser profesional, construyen un tipo de profesional que no escribe por falta de formación teórico-metodológica; al que le faltan elementos teóricos para enfrentar la intervención social; capaz de sorprenderse con la injusticia social y de cautivarse con el trabajo, con la gente; que entiende a los demás y se siente útil. Mientras que, en iguales condiciones, a los discursos de los hombres subyacen las ideas relativas a que como profesionales necesitan validarse frente a profesionales de otras áreas ya que trabaja interdisciplinariamente; generan ciencia para no equivocarse; manejan distintos tipos de conocimientos; funciones amplias e ilimitadas, son mal remunerados, pero con gusto por su profesión. De este modo quedan en evidencia las construcciones simbólicas que sustentan los estereotipos de género y que se mantienen vigente en la actualidad.

5De allí la necesidad de que la formación profesional de pregrado se haga cargo de la urdiembre que va entretejiendo y que contribuye a silenciar y encasillar el pensamiento de mujeres creadoras, amplias y disidentes, constructoras de relaciones igualitarias. Urge entonces, potenciar la necesaria autonomía del pensamiento de las mujeres que supone la deconstrucción del androcentrismo presente en la formación profesional. Para ello se debiera confrontar el proceso de formación profesional, trabajándolo no como meros contenidos cognitivos, sino como modos de habitar el mundo.

Notes

1 Esta investigación fue desarrollada en el marco de la pasantía posdoctoral desarrollada por la autora en el Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Santiago de Chile. (IDEA-USACH), la que fuera acompañada por el Dr. Eduardo Devés.

2 Esta investigación fue financiada por el concurso interno de proyectos de investigación de la dirección de investigación de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search