Version classiqueVersion mobile

Hegemonía y Cultura Política en el Partido Comunista de Chile

 | 
Ximena Urtubia Odekerken

Conclusión

Texte intégral

1Hasta 1925, la representación tradicional o inicial del militante era la del comunista crítico y proactivo, con una moral intachable y consecuente con su experiencia en el seno de los sindicatos y en las luchas sociales. Para el PC chileno, este tipo de persona era quien, a través del ejemplo o la palabra, lograría concientizar a las masas y así posicionar al partido en la conducción del proceso revolucionario. Sin embargo, desde fines de ese año, este modelo hegemónico, tanto en los discursos como en las prácticas políticas de los comunistas, sufrió modificaciones importantes.

2Tras el VII Congreso partidario, fue formalizado el sistema celular como la nueva estructura orgánica, lo que se tradujo en el acatamiento a las órdenes de las directivas partidarias, como principio que buscó regir la selectividad de los militantes y sus actividades, además de las resoluciones komintereanas sobre la fracción parlamentaria. Asimismo, en esta instancia se buscó fortalecer las referencias doctrinarias (lecturas y escuelas ad hoc) para corregir lo que ya se consideraba una infiltración de “influencias corrosivas” en el seno del PC. En conjunto, todos estos cambios implicaban una reformulación de las relaciones de poder que se establecían entre los comunistas y, consiguientemente, eran funcionales a una forma particular de entender la militancia.

3Este repertorio de incorporaciones, fueron impulsados a partir del siguiente diagnóstico: la descoordinación, la ineficiencia y la inestable constancia de la actividad partidaria, eran contraproducentes ante un momento crucial para el movimiento obrero revolucionario, la inminente reacción de la burguesía contra sus avances y conquistas.

4El sentido de urgencia para responder a estos nuevos desafíos que planteaba la coyuntura nacional (incluso, internacional) parece ser razón suficiente para considerar las referencias bolcheviques como respuestas aceptables. En ese sentido, la bolchevización aparece como una respuesta obligada que se explicaría por una predisposición de los comunistas chilenos a elevar a los bolcheviques como modelos a seguir, y también a su deseo de internacionalizar su rol. No obstante, esta hipótesis no explica por qué la implementación de estas resoluciones empezó a concretarse con mayor decisión, una vez que el PC fue intervenido directamente por el SSA, y cuando sus condiciones materiales mejoraron tras la salida de la clandestinidad. Hasta ese momento, la mayoría de las decisiones que se tomaron en el VII Congreso quedaron en el papel, o su aplicación fue incipiente e intermitente. Por tanto, el supuesto consenso sobre la urgencia de incorporar la bolchevización, no era tal.

5Pese a lo anterior, durante 1926 solo la disciplina férrea fue impulsada energéticamente por el CEN de ese año. Sin embargo, a raíz de los altísimos costos que le significaba a la militancia, esta impronta generó importantes contradicciones y controversias entre posiciones divergentes (entre las disciplinas “férrea” y “consciente”).

6Al respecto, es posible sostener que hubo un consenso en la dirigencia sobre la introducción de la disciplina, pero no así en sus términos específicos. En este contexto, la labor desarrollada por la fracción parlamentaria, conformada por antiguos dirigentes del PC, fue motivo de amonestaciones y tensiones, los cuales culminaron en la abierta confrontación, a propósito del diagnóstico planteado por carta del SSA a fines del año.

7Contemporáneo a este fenómeno, los llamados a corregir las “influencias malsanas”, finalmente derivaron, una vez que el CEN consolidó sus posiciones en el VIII Congreso gracias al apoyo de los delegados komintereanos invitados, en la formalización del monolitismo doctrinario y la prohibición de las “desviaciones”. De esta manera, la controversia sobre la fracción parlamentaria, fue gatillada una vez que los miembros del CEN, omitiendo sus propias faltas, aprovecharon las denuncias de “desviaciones de derecha” sobre este sector. De ahí que el despliegue del debate que suscitó la Carta Abierta del SSA no se enfocara específicamente en la actuación de la bancada comunista, sino en temas que evidencian las divergencias en torno a la bolchevización: ¿el PC requiere o no bolchevizarse?, ¿subordinarse o no al SSA?, ¿criticar públicamente a todos los militantes solo en los congresos o supervigilarlos constantemente?, ¿los liderazgos comunistas y la autoridad de las directivas partidarias se fundamentan en la trayectoria política o en el conocimiento doctrinario?

8Asimismo, como dimos cuenta, estos nudos críticos tensionaron las relaciones entre el SSA y su sección chilena durante la dictadura ibañista. Por tanto, ni la disciplina férrea ni el monolitismo doctrinario –las principales referencias bolcheviques de estos años– fueron incorporadas mecánicamente por los comunistas chilenos. En suma, la bolchevización fue un proceso conflictivo. En ese sentido, no se trató de incorporaciones que respondieron a una emulación inocente, precisamente porque son principios que delimitan las características de la militancia y, con ello, establecen hegemonía. De ahí que sea posible reconocer un proceso de discusión sobre la bolchevización, que gozó de significativos márgenes de libertad hasta la intervención del SSA, y cuya interrupción fue definitiva por esta causa.

9Este discurso sobre la ineficiencia del partido y la apremiante necesidad de remediarlo, como es posible inferir, generó la legitimidad suficiente para que ciertos dirigentes comunistas lograran un equilibrio a su favor y, consiguientemente, sus propuestas fuesen aprobadas. Este primer avance en el cambio de la correlación de fuerzas en el PC, ya advertido en la crisis de septiembre-octubre de 1924, también se expresó en la constitución del CEN que operó para 1926.

10La temprana implementación de los principios bolcheviques, dirigida por la cúpula partidaria y abogada por algunos dirigentes, estuvo en función de su interés por consolidar su hegemonía en el PC. En ese sentido, podemos sostener que la bolchevización, impulsada por la Internacional Comunista, terminó siendo instrumentalizada por este grupo. Sin embargo, respecto a esto último, las contradicciones y los debates abiertos que se produjeron a lo largo de este año, no demuestran una continuidad clara respecto a quiénes se resistieron a la intervención del SSA e integraron las fracciones desde 1931. Si bien hay una continuidad en las ideas, no podemos decir lo mismo de los que las sustentaron.

11Esto nos lleva a sugerir que el conflicto no reunió dos bandos totalmente diferenciados, sino que correspondió a una confluencia de posiciones entre distintos dirigentes. Evidentemente, es necesario un estudio más detallado sobre este tema para despejar esta pregunta.

12En conjunto, todas estas tensiones estuvieron mediadas por las correlaciones de poder en el seno de la organización y, en ese sentido, manifestaron las distintas miradas sobre la hegemonía en el partido. En este marco, los cambios aplicados en el modelo del militante, fueron cambios respecto al horizonte de acciones e interpretaciones posibles sobre la vida partidaria de los comunistas, en definitiva, en su cultura política. De ahí a la importancia de estas discusiones para el devenir de la organización.

13La cultura política tradicional, como señalamos a lo largo de este libro, concibió que la base constitutiva del ser comunista, era la toma de consciencia sobre la propia situación de explotación. El acceso a una racionalidad específica, cuyo contenido era concomitante al proselitismo comunista, conducía a un posicionamiento crítico respecto al sistema capitalista. Esta racionalización, más que ser un ejercicio puramente doctrinario, tenía la particularidad de constituirse y retroalimentarse en la experiencia de los trabajadores. Por tanto, la consciencia revolucionaria fue una interpretación política de vivencias compartidas y, consiguientemente, la doctrina operó como un marco flexible a la contingencia.

14Desde este lugar, la idea de un sujeto comunista fue medular para comprender tanto la militancia en la medida que la acción partidaria se entendía como actos conscientes y productos de una reflexión constante, como el compromiso individual. De ahí que las problematizaciones en torno a la militancia giraran en torno al cómo debían ser los comunistas en su dimensión humana racional.

15En razón de lo anterior, la experiencia de los militantes en las luchas sociales y en el trabajo partidario-sindical, operó como un criterio de autoridad entre los comunistas chilenos, en la medida que se consideraba como la fuente del conocimiento. Por esta razón, este tipo de trayectoria, fundamentó el análisis político de los comunistas y consecuentemente, sus liderazgos. Bajo la impronta de la bolchevización, estos elementos fueron vistos como los principales conducentes a indisciplinas y desviaciones, precisamente porque podían exceder el marco doctrinario y las jerarquías partidarias. A partir de 1926, estas dimensiones de la experiencia militante fueron puestas en tela de juicio por quienes aspiraban a instalar una nueva hegemonía.

16De la misma manera ocurrió con la centralidad otorgada al sujeto comunista, como mencionamos anteriormente, por la cultura política tradicional. Si se consideraban importantes las convicciones y compromisos personales, la moral y la capacidad de esgrimir opiniones críticas en las asambleas, era porque la acción partidaria se constituía a partir de actos individuales conscientes. Esta amplia libertad de acción e interpretación de cada militante desde fines de 1925, fueron catalogadas respectivamente de “traición de anarquía” y “confusionismo”, por significar una grave amenaza a los principios bolcheviques y, con ello, al tipo de militancia promovida por las cúpulas partidarias.

17De ahí a la insistencia por normalizar el nivel doctrinario de los militantes, a través del establecimiento de referentes ad hoc; supervigilar su accionar y las discusiones asamblearias; endurecer las sanciones disciplinarias y remarcar las jerarquías partidarias.

18En conjunto, para consolidar el poder de quienes abrazaron el modelo militante de los bolcheviques, fue imprescindible someter a crítica las bases de lo que consideraron sus principales obstáculos. Solo de esta forma les era posible consagrar una red de jerarquías, cuya autoridad estaba fundada en el conocimiento de experto de la ortodoxia doctrinaria. En este escenario, la Carta Abierta del Secretariado Sudamericano, y la llegada de los emisarios komintereanos jugaron un rol gravitante. Efectivamente, los cambios en las correlaciones de fuerza operaron en un proceso que abarcó desde el debate desarrollado en diciembre de ese año, hasta la realización del VIII Congreso. A partir de ese momento, una nueva hegemonía empezó a consolidarse en el discurso oficial del PC.

19La lógica de las recepciones de los comunistas chilenos sobre la cultura política bolchevique, tal como revisamos a lo largo de este trabajo, entendía que la consciencia revolucionaria solo podía ser profundizada a través de la adopción de un marco doctrinal específico: el definido por la instrucción del partido. Desde este lugar, se tendió a hiper-racionalizar la militancia, es decir, se concibió como algo desprovisto de lo subjetivo, reconociendo con ello la preponderancia del órgano partidario, por sobre la persona comunista. En ese sentido, podríamos considerarlo como una apuesta por la deshumanización. Por esta razón, las ideas de fracciones y cuadros aludían a unidades funcionales, objetivas y coherentes, cuyo marco de acción estaba determinado por la ortodoxia y las jerarquías de la organización. De ahí que las problematizaciones sobre la militancia, se hicieran en torno al qué era lo que le faltaba al PC, y no a cómo debían ser sus militantes.

20Esta concepción implicó desplazar las iniciativas individuales, minimizar el rol crítico de los militantes y aplastar los posibles contra-poderes (los liderazgos supra-partido, en particular), y a cambio, fortalecer la autoridad de las direcciones centrales. Asimismo, la implementación de estas recepciones requirió instalar un conjunto de dispositivos reproductores: la auto-crítica, la instrucción doctrinaria institucional (como los cursos de capacitación), la supervigilancia (pública y burocrática), el repertorio de sanciones disciplinarias y la estructura celular.

21Por otro lado, esta concepción deshumanizadora de la militancia, a propósito del énfasis en la funcionalidad de los sujetos, impactó en la matriz moral de los comunistas. Si bien esto significó la pérdida de relevancia de la moral, como una condición necesaria para la revolución comunista, se canalizó la experiencia de los militantes durante la dictadura ibañista, hacia el heroísmo y el sacrificio con mayor decisión que en los tiempos de antaño.

22No obstante lo anterior, las condiciones generadas por la dictadura y la forma en que el partido reaccionó frente a la adversidad, obstaculizaron en gran parte la aplicación de estos principios. Las tensiones producidas entre el CC Provisorio y el SSA, expresaron hasta qué punto los emisarios y representantes komintereanos estuvieron dispuestos a llegar por la bolchevización. La resistencia a la intervención y el posicionamiento de un grupo en favor del SSA, generaron la formación de dos fracciones en el seno del PC, a partir de 1931. Ambos grupos expresaron distintas concepciones sobre la cultura política comunista.

23Sobre las fracciones del PC, la historiografía precedente trató sus diferencias de acuerdo a una dicotomía. Mientras que al PC oficial se le atribuyó el triunfo de la bolchevización, al PC de oposición se le imputó la continuidad –bajo un sentido un tanto conservador– de las prácticas y discursos de los tiempos de antaño. Tal como dimos cuenta a lo largo de este libro, la crisis de la hegemonía de la cultura política tradicional, no derivó en su total aniquilamiento. En ese sentido, ni los oposicionistas ni los comunistas de la fracción oficial estuvieron exentos de las prácticas y discursos de antaño. De la misma forma, tampoco la bolchevización afectó exclusivamente a una fracción.

24El militante comunista, para los oposicionistas, debía ser una persona crítica, abnegada y disciplinada, dispuesta a considerar su experiencia para definir su acción y a la vez, ser capaz de teorizarla desde el marxismo. El ser comunista, por consiguiente, significaba tener la capacidad de aunar fuerzas en el movimiento obrero y posicionar al PC a la cabeza del ansiado proceso revolucionario.

25En tanto, la representación hegemónica del activista, vigente en la fracción oficial, exigió al militante ser una persona experta en el comunismo ortodoxo; abnegada y disciplinada, con capacidades de liderazgo sobre las masas, y a su vez, intransigente en la forma correcta del camino revolucionario. El tipo de militante ideal era quien, a partir de lo anterior, fuese capaz de aprovechar la crisis para que su partido lograra conducir la revolución inminente. Si bien en el discurso, ambas representaciones manifiestan más diferencias que similitudes, en la práctica éstas tendieron a flexibilizarse.

26Ambos grupos adoptaron elementos de las culturas políticas que hemos identificado, evidentemente, estableciendo diferentes énfasis. Los oposicionistas le dieron mayor relevancia a una versión renovada de la cultura política tradicional. El PC oficial, por su parte, si bien aspiró a cumplir las políticas del “Tercer Período”, y a figurar como un partido en su versión bolchevique, no siempre logró mantener esa línea, pese a que estableció las bases para lograrlo. Efectivamente, en la cultura política resultante de ambas fracciones, es posible hablar de continuidades y cambios. En definitiva, este proceso histórico fue producto de una serie de acomodaciones, imposiciones y negociaciones que respondieron a la impronta de la bolchevización y a la vigencia de las tradiciones de antaño. Asimismo, respondieron a las correlaciones de fuerza, que le dieron a esta interrelación la forma de lucha fraccional.

27A partir de este resultado, por supuesto sujeto a lo que será planteado en las próximas investigaciones, nos parece que nuestra propuesta no es solo una consideración teórica para el estudio de la cultura política comunista de este período. Esta investigación, si bien inició desde una mirada crítica respecto a la historiografía oficial del PC, tal como lo hemos señalado, no fue ese su punto de término.

28En ese sentido, insistimos en afirmar la importancia de interpretar los procesos históricos desde su específica complejidad, evitando dejarse llevar por hipótesis precipitadas, que poco o nada les hace justicia a los hechos. En definitiva, creemos que este tipo de criterios permitirá, junto a la aparición de nuevas fuentes, desarrollar estudios con mayor consistencia y rigurosidad.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search