Version classiqueVersion mobile

Diálogos compartidos en Nuestramérica

 | 
Sandra Iturrieta Olivares

Columnas “Emergencias”. Octubre 2015 – Diciembre 2018

Emergencias n° 18 abril 2017, gt. Iie idea-usach.

Interculturalidad: bases de una nueva sociedad

Cristián Parker Gumucio

Texte intégral

1En una época en que se anuncian medidas discriminatorias y xenófobas en todas partes, desde Trump, el Brexit y Le Pen, hasta la discriminación diaria de nuestros hermanos indígenas e inmigrantes en Chile, es necesario decir: ¡Basta! La xenofobia crece como peste precisamente en épocas de incertidumbre. La gente se refugia en sus identidades tradicionales y atávicas, revitaliza sus prejuicios históricos, étnicos, nacionales, religiosos y nacionales. Y el resultado es el desprecio del otro, originado en el miedo, el rechazo y el odio al Otro. Este rechazo y discriminación se basa principalmente (aunque no exclusivamente) en la ignorancia y es ese desconocimiento e incomprensión que alimenta los fantasmas del otro que obsesionan la mente irracional que busca eliminarlos de cualquier forma, aunque ello signifique violencia y destrucción de vidas.

2Sabemos dónde comienzan los comportamientos racistas y xenófobos, pero nunca es claro dónde terminan… y ahí están las cámaras de gas del Holocausto que aguijonea la consciencia de la humanidad en la época contemporánea… En realidad, luego de las tragedias vividas durante el siglo XX ya deberíamos haber aprendido la lección: las monstruosidades cometidas contra los derechos humanos se inician en simples actitudes de molestia, alejamiento, marginación, discriminación, culpabilización del otro. De ese otro que veo con anteojos que lentamente se ennegrecen por el sesgo de la propaganda y la maquinaria política que va dando forma una orientación nefasta para la democracia. En Chile hemos vivido el odio sistemático y su culminación en una dictadura que dejó su negra huella en nuestra convivencia. Frente a la discriminación y el odio ¡hay que reaccionar a tiempo!

3En Chile y América Latina debemos estar muy atentos a las formas de convivencia. Hay signos de que somos sociedades frágiles. El discurso que se escucha por doquier es de tolerancia y de aceptación de la diversidad. La práctica es distinta: muchas veces alimenta el odio y la destrucción del otro diferente.

4Si queremos construir una sociedad de paz y democrática debemos afirmar la posibilidad de convivir con el otro distinto. Debemos buscar evitar toda preferencia, exclusión o distinción basada en motivos de raza, color, linaje, origen nacional, étnico, religioso, u orientación sexual. Debemos postular la apertura hacia el otro distinto porque él o ella nos traen lo nuevo, lo diferente que nos enriquece.

5No basta cambiar en nuestras relaciones personales, es necesario cambiar también las estructuras que discriminan y las instituciones que fomentan las inequidades, el odio y la marginación.

6La interculturalidad como proyecto es precisamente eso: la apertura al diálogo con el otro porque es portador de riqueza. La generación de cohabitaciones entre comunidades diferentes. El rechazo a la xenofobia, la discriminación y el asimilacionismo fácil. Una actitud de espíritu con puertas abiertas a quienes vienen a colaborar, a construir, a aportar con otros colores, amores, comidas, bailes, tejidos, olores y valores, a la convivencia ciudadana. ¡Todos tienen derecho al goce y ejercicio de sus derechos humanos en condiciones de igualdad en la esfera pública! La construcción de una verdadera sociedad democrática en este siglo se consolida viviendo la interculturalidad y alentando la diversidad.

7Construyendo convivencias e instituciones, leyes y constituciones que no solo hablen de derechos humanos, sino que promueven la práctica del diálogo intercultural, de comunidades donde cohabiten las diferencias.

8Tarea que no es fácil, porque la humanidad no está exenta de tendencias que la alejan de este ideal, pero tarea que merece la pena ser vivida para construir una sociedad más sana y mejor, una sociedad nueva para nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos, sociedad enriquecida por la diversidad y la interculturalidad.

Auteur

Chileno, Doctor en Sociología, Académico e investigador IDEA-USACH.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search