Version classiqueVersion mobile

Diálogos compartidos en Nuestramérica

 | 
Sandra Iturrieta Olivares

Columnas “Emergencias”. Octubre 2015 – Diciembre 2018

Emergencias n° 17 marzo 2017, gt. Iiee idea-usach.

La irrupción del racismo

Marta Elena Casaus Azú

Texte intégral

  • 1 El racismo en Estados Unidos es una de las ideologías con mayor presencia histórica. La llegada del (...)

1¡El racismo ha muerto! era la consigna de muchos intelectuales en la década de 1960-1970, con la falsa idea y esperanza de que el racismo había dejado de existir como un problema en las sociedades postmodernas, y todo lo que quedaba de esa etapa oscura de la sociedad eran unas actitudes discriminatorias o unos neorracismos no ya de carácter racial sino cultural. Taguieff (1995) nos advertía, sin embargo, del peligro de su banalización o de su mutación a este respecto. Wieviorka también señalaba el recrudecimiento del racismo en las sociedades europeas, al focalizarse ahora en el inmigrante, el islamista o en determinados extranjeros; en otras palabras, en el nuevo “bárbaro”: aquel que no habla nuestra lengua ni practica nuestros usos y costumbres ni tampoco se puede asimilar a la sociedad occidental por su comportamiento cruel e inhumano con sus congéneres1

2La miopía de Occidente ante un racismo, como una corriente soterrada bajo comportamientos o actitudes “políticamente correctas”, ignoró su permanente latencia en nuestras sociedades con la falsa esperanza en el poder paliativo de la multiculturalidad o la interculturalidad, y nos ha llevado a enfrentarnos - improvisamente y como quien se despierta de una pesadilla - a un racismo manifiesto y brutal, conducido y expresado por el Estado y los partidos políticos nacionalistas, cuya máxima expresión es el presidente de Estados Unidos y su administración.

3La complacencia de intelectuales, académicos, elites simbólicas, medios de comunicación y los electores nos hace reflexionar, sobre la connivencia de algunos de grupos sobre la nueva emergencia del racismo. Ello ha conducido a la situación actual, del racismo manifiesto y brutal, expresado no solo en las redes sociales en todo el mundo contra: el inmigrante pobre - “moro”, “indio”, “negro” o “mexicano” -; en otras palabras, contra todo aquel catalogado como “bárbaro” (Todorov, 2008), no solo por su forma diferente de usar el idioma o de compartir la cultura hegemónica, sino por el modo como se desatar el acoso y el miedo que nos lleva a generalizar que todo inmigrante – por no pertenecer a la “comunidad occidental”- es una amenaza para nuestras sociedades, un peligro público que hay que erradicar.

  • 2 Algunos ejemplos de los partidos que disputan las próximas elecciones en Europa y sus regiones son: (...)

4La ideología racial y racista es una corriente de pensamiento que se ha ido fortaleciendo en los últimos veinte años en Europa y en América Latina, y que hemos seguido denunciando, padeciendo y combatiendo, pero que no la hemos negado y, quizá por ello, somos más cautos para aceptar lo inevitable de este hecho histórico-estructural, y hemos elaborado algunas políticas públicas para combatirlo o paliarlo.2

5El racismo nos ha vuelto a sorprender, creíamos que obedecía exclusivamente a comportamientos y actitudes de los partidos nacionalistas de extrema derecha (filonazis) en Francia, Alemania, Grecia, Austria, Holanda y otros países de Europa. Por ello, resulta difícil de creer que esta corriente hegemónica y esta ideología racista desaparecieran en el siglo XXI. Muy al contrario, los partidos nacionalistas europeos y la administración Trump, con la doctrina de la supremacía blanca han vuelto a ponerla en el centro del debate y de la agenda política, poniendo en grave riesgo a nuestro planeta.

Notes

1 El racismo en Estados Unidos es una de las ideologías con mayor presencia histórica. La llegada del presidente Trump lo ha exacerbado, y se retorna la idea y defensa de la supremacía blanca y del destino manifiesto.

2 Algunos ejemplos de los partidos que disputan las próximas elecciones en Europa y sus regiones son: el Frente Nacional en Francia (Marine Le Pen); el Nationaldemokratische Partei Deutschlands (NPD, de Udo Voigt y Holger Szymanski; converge con Die Republikaner (REP) y Alternative für Deutschland (AfD, de Frauke Petry y Jörg Meuthen); Amanecer Dorado de Grecia (Nikos Michaloliakos); el Perussuomalaise o Partido de los Verdaderos Finlandeses (de James Hirvisaari); el Partido Popular Danés (PPD, de Pia Kjærsgaard y Kristian Thulesen Dahl); el Partido para la Libertad (PVV de Geert Wilders) y el Centrum Democraten (Pym Fortuyn) de Holanda; el Movimiento por una Hungría Mejor (JOBBIKk) de Márton Gyöngyösi y Gábor Vona; el Freiheitliche Partei Österreich (FPÖ), de Heinz-Christian Strache y Norbert Hofer; la Liga Norte, Casa Pound de Gianluca Iannone y Fuerza Nueva de Roberto Fiore, en Italia; el Partido de la Independencia del Reino Unido, se Nigel Farage; el Partido Demócrata Sueco de Björn Söder

Auteur

Guatemalteca, Doctora en Ciencias Políticas y Sociología, Universidad Autónoma de Madrid.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search